Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Temas similares

    Estadísticas

    Nuestros miembros han publicado un total de 804126 mensajes en 39947 argumentos.

    Tenemos 1370 miembros registrados

    El último usuario registrado es Almudena 1964

    Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

    ¿Quién está en línea?

    En total hay 32 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 29 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

    Chambonnet Gallardo, Edith Elvira Colqui Rojas, Walter Faila


    El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

    Noviembre 2019

    LunMarMiérJueVieSábDom
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930 

    Calendario Calendario

    Conectarse

    Recuperar mi contraseña

    Galería


    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty

    UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



    Flujo RSS


    Yahoo! 
    MSN 
    AOL 
    Netvibes 
    Bloglines 

    Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E


    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Vie 15 Nov 2013, 06:35

    .



    LISTA DE POEMAS Y AUTORES RESEÑADOS EN ESTE TEMA POR EL ORDEN EN QUE APARECEN



    Página 1


    Jorge Manrique............................... COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE
    Miguel Hernández............................... ELEGÍA A RAMÓN SIJÉ
    Antonio Machado................................ POEMA A LA MUERTE DE RUBÉN DARÍO
    Federico García Lorca........................ LLANTO POR IGNACIO SÁNCHEZ MEJÍAS
    Pedro Calderón de la Barca............... A LA MUERTE
    Xavier Villaurrutia González............... NOCTURNO MUERTO
    Gustavo Adolfo Bécquer..................... RIMA LXXXIII
    Salvador Novo.................................... LA RENOVADA MUERTE DE LA NOCHE
    W.H. Auden......................................... EN MEMORIA DE W.H. YEATS
    Yoel Hoffman....................................... “POESÍA JAPONESA-HAIKUS PARA MORIRSE”
    W.H. Auden......................................... UN CEMENTERIO EN UNA ISLA
    Gioconda Belli..................................... AL COMANDANTE MARCOS (EDUARDO CONTRERAS ESCOBAR)
    Bernardo Atxaga................................. EL ERIZO
    Kirmen Uribe....................................... EL CEREZO
    Kirmen Uribe....................................... UN POCO MÁS ALLÁ
    Adam Zagajewski................................ STAGLIENO
    Adam Zagajewski................................ MARIPOSAS
    Juanjo Olasagarre............................... JOXERRA AGIRRE SE PREPARA PARA LA MUERTE, ALBADA
    Miren Agur Meabe............................... NOTAS BREVES – 1
    Nicolás Guillén.................................... CHE COMANDANTE
    Denizé Lauture.................................... VISTIENDO
    Theodore Roethke............................... DESEO PARA UNA JOVEN ESPOSA
    Wallace Stevens.................................. EL EMPERADOR DE LOS HELADOS
    Wallace Stevens.................................. CORTEJO PARA ROSEMBLOOM
    Wallace Stevens.................................. LA MUERTE DE UN SOLDADO
    Wallace Stevens.................................. DOS EN NORFOLK
    Charles Hamilton Sorley...................... ASÍ ES LA MUERTE / CUANDO VEAS MILLONES DE LOS MUERTOS SIN BOCA
    Sara Teasdale...................................... AMOR ENTERRADO / SI LA MUERTE ES AMABLE / DESPUÉS DE LA MUERTE




    Página 2


    Dylan Marlais Thomas......................... Y LA MUERTE NO TENDRÁ DOMINIO
    Charles Baudelaire.............................. REMORDIMIENTO PÓSTUMO
    Carolina Coronado.............................. NADA RESTA DE TI
    José de Espronceda............................ CANCIÓN DE LA MUERTE
    Francisco Álvarez Hidalgo................... DOLOR
    Edgar Allan Poe................................... PARA ANNIE
    Lope de Vega....................................... POEMA A LA MUERTE DE CRISTO NUESTRO SEÑOR
    Raymond Carver................................... OTRO MISTERIO
    Margaret Atwood................................... CONVERSACIÓN
    Gonzalo Rojas....................................... CONTRA LA MUERTE
    Aleksandr Aleksándrovich Blok............. NO TEMAS A LA MUERTE
    James Arlington Wright......................... EL SUEÑO DE UN ENTIERRO
    Juan Boscán......................................... EL RUISEÑOR QUE PIERDE SUS HIJUELOS
    Garcilaso de la Vega............................. ÉGLOGA PRIMERA
    Santa Teresa de Jesús.......................... VERSOS NACIDOS DEL FUEGO DEL AMOR DE DIOS, QUE EN SÍ TENÍA / GLOSA
    César Vallejo.......................................... MASA / LOS DADOS ETERNOS / PIEDRA BLANCA SOBRE PIEDRA NEGRA
    Francisco de Quevedo........................... FUE SUEÑO AYER, MAÑANA SERÁ TIERRA... / RENDIMIENTO DEL AMANTE DESTERRADO
    Jorge Luis Borges................................. REMORDIMIENTO POR CUALQUIER MUERTE
    Jorge Luis Borges................................. LÍMITES
    Mario Benedetti..................................... POEMA FRUSTRADO
    Anónimo................................................ NO ME MUEVE, MI DIÓS, PARA QUERERTE...
    Miguel de Cervantes............................. AL TÚMULO DE FELIPE II EN SEVILA
    Pedro B. Palacios “Almafuerte”............. FÚNEBRE
    Paul Eluard............................................ SIN TI
    Federico García Lorca........................... GACELA DE LA MUERTE OSCURA
    Vladimir Mayakosky............................... MUERTE
    Wole Soyinka......................................... ¿Y QUÉ MÁS DA SI ENTONCES MURIERA?
    Francisco Pino....................................... CUANDO HABLO DE LOS MUERTOS, HABLO DE ALGO...
    Víctor Botas........................................... UN DÍA ESTARÉ MUERTO. DE LA MANO...
    José Ángel Valente................................ CENIUZA
    Antonio Machado................................... PARÁBOLAS
    Anónimo................................................. ROMANCE DE LA MUERTE DEL REY DON PEDRO




    Página 3


    Charles Péguy......................................... LA MUERTE NO ES NADA
    Guillermo Carnero.................................. CONCERTADO / MUERTE EN VENECIA
    Cesare Pavese......................................... VENDRÁ LA MUERTE Y TENDRÁ TUS OJOS
    Félix Lope de Vega................................. RUEGO A LA MUERTE
    Juan Ramón Jiménez.............................. EL VIAJE DEFINITIVO
    Juan Díaz Covarrubias............................ EPITAFIO EN LA TUMBA DE...
    Joan Vinyoli............................................ CASTAÑADA CON LECTURA DE POEMAS Y UN MUERTO ACCIDENTAL
    Carlos Edmundo de Ory.......................... CANTO A LA MUERTE
    Roque Dalton........................................... ALTA HORA DE LA NOCHE
    Seamus Heaney........................................ TAMBIÉN UN PERRO AULLABA EN WICKLOW
    ESTA NOCHE
    Mario Quintana.................................... POEMA DA GARE DO ASTAPOVO / TORRE AZUL / DA VEZ PRIMEIRA EM QUE ME ASSASSINARAM... / O MORTO / A MORTE É QUE ESTÁ MORTA / O MORITURO
    Florbela Espanca...................................... À MORTE
    Federico García Lorca.............................. LA LUNA Y LA MUERTE
    Pablo Neruda............................................ SOBRE LA MUERTE
    John Donne............................................... ¿POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS?
    Jaime Gil de Biedma................................. NO VOLVERÉ A SER JOVEN
    Juan Ramón Jiménez................................. EL VIAJE DEFINITIVO
    Paul Celan.................................................. FUGA DE MUERTE
    Ángel Crespo............................................. UN VASO DE AGUA PARA LA MADRE DE JUAN ALCAIDE
    José Hierro................................................. REQUIEM
    Dionisio Ridruejo....................................... CEMENTERIO
    Francisco Martínez de la Rosa...................  EPÍSTOLA AL SEÑOR DUQUE DE FRÍAS CON MOTIVO DE LA MUERTE DE SU ESPOSA
    Manuel Fernández y González................... ELEGÍA
    Jorge Teiller................................................ DESPEDIDA
    Grigore Vieru............................................. NO TENGO, MUERTE, CONTIGO NADA MÁS...
    Miguel de Unamuno.................................. MORIR SOÑANDO
    Federico García Lorca............................... ASESINATO
    Vicente Aleixandre.................................... MIRADA FINAL
    Evaristo Carriego...................................... AQUELLA VEZ QUE VINO TU RECUERDO
    Dulce María Loynaz................................. EL JUEGO DE LA MUERTE




    Página 4


    José Martí................................................. YO TENGO UN AMIGO MUERTO
    José Asunción Silva................................. MUERTOS
    Juana de Ibarbourou................................. LAS CUATRO ALAS DE ABEJA
    Amado Nervo........................................... AMIGA, MI LARARIO ESTÁ VACÍO
    Joan Salvat-Papasseit............................... TOT L'ENYOR DE DEMÀ
    Miquel Martí i Pol.................................... PARLEM DE TU
    Emili Dickinson....................................... MORIR NO DUELE MUCHO
    José María Valverde................................. ELEGÍA PARA MI MUERTE
    Màrius Torres........................................... DOLÇ ÀNGEL DE LA MORT
    Salvador Rueda........................................ EL ROSARIO DE MI MADRE
    Georg Trakl.............................................. A UN MUERTO PREMATURO
    Juan Ramón Jiménez............................... EL VIAJE DEFINITIVO
    Juan Ramón Jiménez............................... LA ROSA AZUL
    Rafael Alberti.......................................... ELEGÍA DEL NIÑO MARINERO
    Rafael Alberti....................................... FUNERALES
    Rafael Alberti............................................ LA NIÑA ROSA, SENTADA...
    Rafael Alberti............................................ LOS ÁNGELES MUERTOS
    Dámaso Alonso......................................... CANCIONCILLA
    Porfirio Barba Jacob................................. MI VECINA CARMEN / FUTURO / ELEGÍA DE SEPTIEMBRE
    Leopoldo Lugones.................................... LA PALMERA
    Javier Egea............................................... CUANDO DIJISTE ¡BASTA! ERA DICIEMBRE
    Juan Ramón Jiménez............................... CARTA A GEORGINA HÜBNER EN EL CIELO DE LIMA
    Juan Ramón Jiménez............................... ¡CÓMO, MUERTE, TENERTE MIEDO?
    Juan Ramón Jiménez............................... CENIT
    José Emilio Pacheco................................. CAVERNA / LA TUMBA Y LA ROSA
    Víctor Hugo............................................ LA BELLEZA Y LA MUERTE
    WilliamShakespeare.................................. CUANDO HAYA MUERTO, LLÓRAME TAN SOLO...
    Sylvia Plath............................................ Últimas palabras
    Francesco Petrarca................................. EN LA MUERTE DE LAURA
    Hermann Karl Hesse................................. NOCHE DEL TEMPRANO ESTÍO
    Xavier Villaurrutia González....................... DÉCIMAS DE NUESTRO AMOR / DÉCIMA MUERTE
    Clara Janés........................................... IRREMEDIABLEMENTE / ME DEJARÉ MORIR EN TU SILENCIO
    Luis Pimentel......................................... ORACIÓN AL POETA MUERTO




    Página 5


    Anne Sexton.......................................... LOS BOMBARDEROS / NOCHE ESTRELLADA / LA VERDAD QUE LOS MUERTOS CONOCEN
    Anne Sexton.......................................... DESEANDO MORIR / EL ASESINO
    Breyten Breytenbach............................... FIN DE UNA VOZ
    Pablo Neruda.......................................... SÓLO LA MUERTE
    Jorge Luis Borges.................................... LÍMITES
    Julio Cortazar.......................................... CHE
    Nicolás Guillén......................................... CHE COMANDANTE
    Roque Dalton.......................................... EL CREDO DEL CHE
    Pablo Neruda.......................................... TRISTEZA EN LA MUERTE DE UN HÉROE
    Mario Benedetti...................................... CHE 1997
    Carlos Bousoño....................................... PRIMERA ELEGÍA EN LA MUERTE DE VICENTE ALEIXANDRE
    Cavafis................................................. QUE EL DIOS ABANDONABA A ANTONIO
    Carlos Bousoño....................................... SEGUNDA ELEGÍA A VICENTE ALEIXANDRE, EN SU MUERTE
    Raquel Lanseros...................................... 2,059
    Elvio Romero........................................... SILENCIO
    Elvio Romero........................................... ESPERA SIEMPRE
    Elvio Romero........................................... CREPÚSCULO HELADO
    Elvio Romero........................................... MUERTOS BAJO EL AGUA
    Elvio Romero........................................... FLORES BAJO LOS MUERTOS
    Elvio Romero........................................... NUBES SOBRE LOS MUERTOS
    Elvio Romero........................................... MUERTOS EN EL AIRE
    Elvio Romero........................................... ANTE EL MUERTO
    Elvio Romero........................................... LOS AMIGOS MUERTOS
    Elvio Romero........................................... SOL DE LA MUERTE
    Elvio Romero........................................... RUMOR LEJANO
    Elvio Romero........................................... LO FATAL
    Elvio Romero........................................... ESTA NOCHE
    Elvio Romero........................................... AMANECER
    José Luis Hidalgo..................................... MANO DE DIOS




    Página 6


    José Luis Hidalgo..................................... SI SUPIERA, SEÑOR
    José Luis Hidalgo..................................... LUZ SOMBRÍA
    José Luis Hidalgo..................................... HAS BAJADO
    José Luis Hidalgo..................................... Y EL SUEÑO DE DIOS
    José Luis Hidalgo..................................... VIVIR DOLOROSO
    José Luis Hidalgo..................................... YO QUIERO SER ÁRBOL
    José Luis Hidalgo..................................... VERBO DE DIOS
    José Luis Hidalgo..................................... ESTOY MADURO
    José Luis Hidalgo..................................... LOS HIJOS
    José Luis Hidalgo..................................... NO SOY ETERNO
    José Luis Hidalgo..................................... TE BUSCO
    José Luis Hidalgo..................................... DÉJAME ASÍ
    José Luis Hidalgo..................................... LLEGA LA NOCHE
    José Luis Hidalgo..................................... AHORA QUE YA ESTOY SOLO
    José Luis Hidalgo..................................... ¿POR QUÉ VOY A LLORARME?
    José Luis Hidalgo..................................... DIOS EN LA PRIMAVERA
    José Luis Hidalgo..................................... PREGUNTAS
    José Luis Hidalgo..................................... ME MIRAS
    José Luis Hidalgo..................................... DIOS EN LA PIEDRA
    José Luis Hidalgo..................................... POLVO DE MI RUINA
    José Luis Hidalgo..................................... HOMBRE SOY
    José Luis Hidalgo..................................... MANOS QUE TE BUSCAN
    José Luis Hidalgo..................................... HUIDA
    José Luis Hidalgo..................................... ORACIÓN EN SILENCIO
    José Luis Hidalgo..................................... TRISTEZA
    José Luis Hidalgo..................................... ORILLA DE LA NOCHE
    José Luis Hidalgo..................................... YO SOY EL CENTRO
    José Luis Hidalgo..................................... HOGUERA DE AMOR
    José Luis Hidalgo..................................... VUELTA




    Página 7


    José Luis Hidalgo..................................... ALGO MÁS
    José Luis Hidalgo..................................... IMPOSIBLE
    José Luis Hidalgo..................................... DESPUÉS DEL AMOR
    José Luis Hidalgo..................................... INVIERNO
    José Luis Hidalgo..................................... ROJO OTOÑO
    José Luis Hidalgo..................................... ANSIA
    José Luis Hidalgo..................................... NACIMIENTO
    José Luis Hidalgo..................................... BELLEZA
    José Luis Hidalgo..................................... PENETRA
    José Luis Hidalgo..................................... DE ESPALDAS A ESTE MAR
    José Luis Hidalgo..................................... NO, NO ERA POSIBLE
    José Luis Hidalgo..................................... ESTÁN TODOS
    José Luis Hidalgo..................................... ESTE AMOR
    José Luis Hidalgo..................................... A MI MADRE MUERTA
    José Luis Hidalgo..................................... TE ESTOY ESPERANDO
    José Luis Hidalgo..................................... ÚLTIMO POEMA





    Página 8


    José Luis Hidalgo..................................... LOS MUERTOS
    Rafael Morales........................................ SONETO TRISTE PARA MI ÚLTIMA CHAQUETA / LOS QUE RECUERDAN
    Gabino Alejandro Carriedo.......................... EL NIÑO MUERTO
    Leopoldo Lugones..................................... LAMUERTE DE LA LUNA
    Manuel Altolaguirre.................................... COMO UN ALA NEGRA
    Manuel Altolaguirre.................................... ERA MI DOLOR TAN ALTO
    José Ángel Valente.................................... EL CRIMEN
    Antonio Colinas......................................... NECRÓPOLIS
    Ramón María del Valle-Inclán....................... GARROTE VIL / ROSA DEL SANATORIO
    León Felipe............................................... LOS MUERTOS VUELVEN
    León Felipe............................................... ME VOY PORQUE LA TIERRA Y EL PAN Y LA LUZ YA NO SON MÍOS
    León Felipe............................................... AL GLORIOSO GENERAL FRANCISCO FRANCO DESPUÉS QUE FIRMÓ EL FUSILAMIENTO DE GRIMAU
    Delmira Agustini........................................ LO INEFABLE
    Juana de Ibarbourou................................. CARNE INMORTAL
    Jorge Guillén............................................ ARS VIVIENDI
    Dámaso Alonso...................................... INSOMNIO
    Manuel Gaya......................................... A DIOS
    Manuel Mantero........................................ A QUÉ TANTO CUIDAR LA CASA
    Germán Espinosa Villarreal.......................... EPITAFIO PARA LA MUERTE
    Rufino Blanco Fonbona............................... CANCIÓN DE LA MUERTE
    Carlos de Rokha....................................... MEMORIAL Y LLAVES
    Roberto Juarroz....................................... LA MUERTE ES OTRO HILO DE LA TRAMA.../¿QUIÉN PUEDE SOPORTAR CUATRO VELAS...
    Ernestina de Champourcin...........................EL ÚLTIMO DIÁLOGO
    Leopoldo Panero....................................... EPITAFIO
    Garcilaso de la Vega.................................. SONETO X
    Anónimo.................................................. FONTEFRIDA
    León Felipe.............................................. ELEGÍA





    Página 9


    Antonio Machado........................................ EN EL ENTIERRO DE UN AMIGO
    Manuel Machado....................................... A ALEJANDRO SAWA (EPITAFIO)
    Rubén Darío.............................................. LO FATAL
    Jorge Guillén............................................. MUERTE A LO LEJOS
    Jorge Guillén............................................. DEL TRANSCURSO
    Federico García Lorca................................. CANCIÓN DEL JINETE
    Federico García Lorca................................. CANCIÓN DE JINETE
    Federico García Lorca................................. ROMANCE SONÁMBULO
    Rafael Alberti............................................ SI MI VOZ MURIERA EN TIERRA
    Luis Cernuda............................................. DONDE HABITE EL OLVIDO
    Luis Cernuda............................................. DESPEDIDA
    Juan Gil Albert........................................... LA FIDELIDAD
    Leopoldo Panero........................................ A MIS HERMANAS
    Miguel Hernández...................................... UMBRÍO POR LA PENA, CASI BRUNO...
    Miguel Hernández...................................... SONETO FINAL
    Gabriel Celaya........................................... BIOGRAFÍA
    Blas de Otero............................................ HOMBRE
    Blas de Otero............................................ GRITANDO NO MORIR
    José Hierro................................................ FE DE VIDA
    José Hierro................................................ EL MUERTO
    José Ángel Valente..................................... EL ADIÓS
    Francisco Brines........................................ LA ESPERA
    Francisco Brines........................................ LA DESPEDIDA
    Francisco Brines........................................ LA ÚLTIMA COSTA
    Enrique Gil y Carrasco................................. A LA MEMORIA DEL GENERAL TORRIJOS
    José Zorrilla.............................................. A LA MEMORIA DESGRACIADA DEL JOVEN LITERATO DON MARIANO JOSÉ DE LARRA
    Ramón de Campoamor................................. EL TREN EXPRESO (Canto III, II
    Carolina Coronado...................................... SIEMPRE TÚ
    José Selgas............................................... LA CUNA VACÍA
    Ángel María Dacarrete................................. ACUÉRDATE DE MÍ





    Página 10


    Gustavo Adolfo Bécquer.............................. RIMA LXXIII
    Rosalía de Castro.......................................... ORILLAS DEL SAR, VII
    Rosalía de Castro.......................................... LOS TRISTES, I, II y III
    Evaristo Silió................................................ UNA TARDE
    Gaspar María de Nava, conde de Noroña............ A LA MUERTE DE SU DAMA, POR ABU SAHET AL HEDHILY
    Manuel José Quintana.................................... DESPEDIDA DE LA JUVENTUD
    Lope de Vega............................................... A UNA CALAVERA
    Francisco de Quevedo.................................... DE COMO TODAS LAS COSAS AVISAN DE LA MUERTE
    Francisco de Quevedo.................................... SALMO XIX (CONOCE LAS FUERZAS DEL TIEMPO, Y EL SER EJECUTIVO COBRADOR DE LA MUERTE)
    Bernardino de Rebolledo, conde de Rebolledeo..... A UN RELOJ DE ARENA EL MIÉRCOLES DE CENIZ. SONETO LIV
    Baltasar del Alcázar........................................ MADRIGAL
    Anónimo....................................................... ENDECHAS A LA MUERTE DE GUILLÉN PERAZA
    Anónimo....................................................... EN ÁVILA, MIS OJOS...
    Anónimo....................................................... GRITOS DABA LA MORENICA...
    Anónimo....................................................... QUE DE NOCHE LE MATARON...
    Comendador Escrivà........................................ CANCIÓN
    Anónimo........................................................ ROMANCE DEL ENAMORADO Y LA MUERTE
    Anónimo........................................................ ROMANCE DE LOS MOZOS DE MONLEÓN




    .............




    Iniciamos un nuevo tema en este foro, en el que ir colgando, entre todos, poemas relacionados con la muerte, escritos por grandes poetas, preferentemente muertos. Lo inicio con este de:


    Jorge Manrique (1440-1479)

    Se ignora mucho de su vida, pero existen datos importantes sobre ella. Fue oriundo de Paredes de Nava; hijo del conde de Paredes, don Rodrigo Manrique, y de doña Mencía de Figueroa.

    A pesar que su vida fue corta, la vivió intensamente. Fue señor de Belmontejo, miembro de la Orden de Santiago. Intervino en varias batallas, siempre un leal paladín de la reina Isabel. Luchó con valentía y fiereza. En una de esas batallas, en Uclés, ante el castillo de Garcí Muñoz, fue herido mortalmente, y en ese mismo sitio le dieron sepultura.

    Escribió varias canciones que aparecen en diversos cancioneros. Su gloria como poeta proviene de sus famosa Coplas a la muerte de su padre. Un poema que consta de cuarenta y tres coplas en “pie quebrado”, de las cuales una tercera parte está dedicada a su padre y el resto, la mayoría, a la muerte en su sentido universal, lo cual hace de este poema una obra universalmente reconocida. Parece ser que Lope de Vega dijo que este poema “merecía estar escrito con letras de oro”.





    COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE

    Recuerde el alma dormida
    avive el seso e despierte
    contemplando
    cómo se pasa la vida,
    cómo se viene la muerte
    tan callando,
    cuán presto se va el placer
    cómo, después de acordado,
    da dolor;
    cómo, a nuestro parecer ,
    cualquiera tiempo pasado
    fue mejor.

    Pues si vemos lo presente
    cómo en un punto se es ido
    e acabado,
    si juzgamos sabiamente,
    daremos lo non venido
    por pasado.
    Non se engañe nadie, no,
    pensando que ha de durar
    lo que espera
    más que duró lo que vio,
    pues que todo ha de pasar
    por tal manera.

    Nuestras vidas son los ríos
    que van a dar en la mar,
    que es el morir;
    allí van los señoríos
    derechos a se acabar
    e consumir;
    allí los ríos caudales,
    allí los otros medianos
    e más chicos;
    i llegados, son iguales
    los que viven por sus manos
    e los ricos.

    Dejo las invocaciones
    de los famosos poetas
    y oradores;
    non curo de sus ficciones,
    que traen yerbas secretas
    sus sabores;
    a Aquél sólo me encomiendo,
    Aquél sólo invoco yo
    de verdad,
    que en este mundo viviendo,
    el mundo non conoció
    su deidad.

    Este mundo es el camino
    para el otro, que es morada
    sin pesar;
    mas cumple tener buen tino
    para andar esta jornada
    sin errar.
    Partimos cuando nascemos,
    andamos mientras vivimos,
    y llegamos
    al tiempo que fenecemos;
    así que, cuando morimos,
    descansamos.

    Este mundo bueno fue
    si bien usásemos dél
    como debemos,
    porque, según nuestra fe,
    es para ganarse aquel
    que atendemos.
    Aun aquel Fijo de Dios,
    para sobirnos al cielo,
    descendió
    a nascer acá entre nos,
    y a vivir en este suelo
    do murió.

    Ved de cuán poco valor
    son las cosas tras que andamos
    y corremos,
    que en este mundo traidor ,
    aun primero que muramos
    las perdemos;
    dellas deshace la edad,
    dellas casos desastrados
    que acaescen,
    dellas por su calidad,
    en los más altos estados
    desfallescen.

    Decidme: la hermosura,
    y gentil frescura y tez
    de la cara,
    la color e la blancura,
    cuando viene la vejez,
    ¿cuál se para?
    Las mañas e ligereza
    e la fuerza corporal de juventud,
    todo se torna graveza
    cuando llega al arrabal
    de senectud.

    Pues la sangre de los godos,
    y el linaje e la nobleza
    tan crescida,
    ¡por cuántas vías e modos
    se pierde su gran alteza
    en esta vida!
    Unos, por poco valer,
    por cuán bajos e abatidos
    que los tienen;
    otros que, por non tener ,
    con oficios non debidos
    se mantienen.

    Los estados e riqueza,
    que nos dejen a deshora
    ¿quién lo duda?
    non les pidamos firmeza
    pues que son de una señora
    que se muda,
    que bienes son de Fortuna
    que revuelve con su rueda
    presurosa,
    la cual non puede ser una
    ni estar estable ni queda
    en una cosa.

    Pero digo que acompañen
    e lleguen fasta la fuesa
    con su dueño,
    por eso non nos engañen,
    pues se va la vida apriesa
    como sueño.
    E los deleites de acá
    son, en que nos deleitamos,
    temporales,
    e los tormentos de allá,
    que por ellos esperamos,
    eternales.

    Los placeres e duIzores
    desta vida trabajada
    que tenemos,
    non son sino corredores,
    e la muerte, la celada
    en que caemos.
    Non mirando a nuestro daño,
    corremos a rienda suelta
    sin parar ;
    desque vemos el engaño
    e queremos dar la vuelta
    no hay lugar.

    Si fuese en nuestro poder
    hacer la cara hermosa
    corporal,
    como podemos hacer
    el alma tan gloriosa,
    angelical,
    ¡qué diligencia tan viva
    toviéramos toda hora
    e tan presta,
    en componer la cativa,
    dejándonos la señora
    descompuesta!

    Esos reyes poderosos
    que vemos por escripturas
    ya pasadas,
    con casos tristes, llorosos,
    fueron sus buenas venturas
    trastornadas ;
    así que no hay cosa fuerte,
    que a papas y emperadores
    e perlados,
    así los trata la muerte
    como a pobres pastores
    de ganados.

    Dejemos a los troyanos,
    que sus males non los vimos,
    ni sus glorias;
    dejemos a los romanos,
    aunque oímos e leímos
    sus hestorias,
    non curemos de saber
    lo de aquel siglo pasado
    qué fué dello ;
    vengamos a lo de ayer,
    que también es olvidado
    como aquello.

    ¿Qué se hizo el rey don Joan?
    Los Infantes de Aragón,
    ¿qué se hicieron?
    ¿Qué fué de tanto galán,
    qué de tanta invinción
    que trujeron?
    ¿Fueron sino devaneos?
    ¿Qué fueron sino verduras
    de las eras,
    las justas e los torneos,
    paramentos, bordaduras
    e cimeras?

    ¿Qué se hicieron las damas,
    sus tocados e vestidos,
    sus olores?
    ¿Qué se hicieron las llamas
    de los fuegos encendidos,
    de amadores?
    ¿Qué se hizo aquel trovar,
    las músicas acordadas
    que tañían?
    ¿Qué se hizo aquel danzar,
    aquellas ropas chapadas
    que traían?

    Pues el otro, su heredero,
    don Enrique, ¡qué poderes
    alcanzaba!
    ¡Cuán blando, cuán halaguero
    el mundo en sus placeres
    se le daba!
    Mas verás cuán enemigo
    cuán contrario, cuán cruel
    se le mostró
    habiéndole sido amigo,
    ¡cuán poco duró con él
    lo que le dio!

    Las dádivas desmedidas,
    los edificios reales
    llenos de oro,
    las vajillas tan fabridas;
    los enriques e reales
    del tesoro.
    los jaeces, los caballos
    de sus gentes e atavíos
    tan sobrados,
    ¿dónde iremos a buscallos?
    ¿Qué fueron sino rocíos
    de los prados?

    Pues su hermano el inocente
    que en su vida sucesor
    le ficieron,
    ¡qué Corte tan excellente
    tuvo e cuánto gran señor
    le siguieron!
    Mas, como fuese mortal,
    metióle la muerte luego
    en su fragua.
    ¡Oh juicio divinal,
    cuando más ardía el fuego,
    echaste agua!

    Pues aquel gran Condestable
    maestre que conoscimos
    tan privado,
    non cumple que dél se hable,
    mas sólo cómo lo vimos
    degollado.
    Sus infinitos tesoros,
    sus villas e sus lugares,
    su mandar,
    ¿qué le fueron sino lloros?
    ¿qué fueron sino pesares
    al dejar?

    E los otros dos hermanos,
    maestros tan prosperados
    como reyes,
    que a los grandes e medianos,
    trujieron tan sojuzgados
    a sus leyes;
    aquella prosperidad
    que en tan alto fue subida
    y ensalzada
    ¿qué fue sino claridad
    que cuando más encendida
    fue amatada?

    Tantos duques excellentes,
    tantos marqueses e condes
    e varones
    como vimos tan potentes,
    di, muerte, ¿do los escondes
    e traspones?
    E las sus claras hazañas
    que hicieron en las guerras
    y en las paces,
    cuando tú, cruda, te ensañas,
    con tu fuerza las atierras
    e desfaces.

    Las huestes innumerables,
    los pendones, estandartes
    e banderas,
    los castillos impugnables,
    los muros e baluartes
    e barreras,
    la cava honda, chapada
    o cualquier otro reparo,
    ¿qué aprovecha?
    Cuando tú vienes airada
    todo lo pasas de claro
    con tu flecha.

    Aquél de buenos abrigo,
    amado por virtuoso
    de la gente,
    el maestre don Rodrigo
    Manrique, tanto famoso
    e tan valiente;
    sus hechos grandes e claros
    non cumple que los alabe,
    pues los vieron,
    ni los quiero hacer caros
    pues que el mundo todo sabe,
    cuáles fueron.

    Amigo de sus amigos,
    ¡qué señor para criados
    e parientes!
    ¡Qué enemigo de enemigos!
    jQué maestro de esforzados
    e valientes!
    ¡Qué seso para discretos!
    ¡Qué gracia para donosos!
    ¡Qué razón!
    ¡Qué benigno a los sujetos!
    ¡A los bravos e dañosos,
    qué león!

    En ventura, Octaviano,
    Julio César, en vencer
    e batallar;
    en la virtud, Africano;
    Aníbal, en el saber
    e trabajar;
    en la bondad, un Trajano;
    Tito, en liberalidad,
    con alegría,
    en su brazo, Aureliano;
    Marco Atilio, en la verdad
    que prometía.

    Antonio Pío, en clemencia;
    Marco Aurelio, en igualdad
    del semblante;
    Adriano, en elocuencia;
    Teodosio, en humanidad
    e buen talante.
    Aurelio Alexandre fue
    en disciplina e rigor
    de la guerra;
    un Constantino, en la fe;
    Camilo, en el grand amor
    de su tierra.

    Non dejó grandes tesoros.
    ni alcanzó muchas riquezas
    ni vajillas;
    mas fizo guerra a los moros,
    ganando sus fortalezas
    e sus villas;
    y en las lides que venció,
    cuántos moros e caballos
    se perdieron;
    y en este oficio ganó
    las rentas e los vasallos
    que le dieron.

    Pues en su honra y estado,
    en otros tiempos pasados,
    ¿cómo se hubo?
    Quedando desamparado,
    con hermanos e criados
    se sostuvo.
    Después que fechos famosos
    fizo en esta misma guerra
    que hacía,
    fizo tratos honrosos
    que le dieron más tierra
    que tenía.

    Estas sus viejas hestorias
    que con su brazo pintó
    en joventud,
    con otras nuevas victorias
    agora las renovó
    en senectud.
    Por su gran habilidad,
    por méritos e ancianía
    bien gastada,
    alcanzó la dignidad
    de la grand Caballería
    dell Espada.

    E sus villas e sus tierras
    ocupadas de tiranos
    las halló;
    mas por cercos e por guerras
    e por fuerza de sus manos
    las cobró.
    Pues nuestro rey natural
    si de las obras que obró
    fue servido,
    dígalo el de Portugal
    y en Castilla quien siguió
    su partido.

    Después de puesta la vida
    tantas veces por su ley
    al tablero;
    después de tan bien servida
    la corona de su rey
    verdadero;
    después de tanta hazaña
    a que no pudo bastar
    cuenta cierta,
    en la su villa de Ocaña
    vino la muerte a llamar
    a su puerta,

    diciendo: -«Buen caballero,
    dejad al mundo engañoso
    e su halago;
    vuestro corazón de acero
    muestre su esfuerzo famoso
    en este trago;
    e pues de vida y salud
    fecisteis tan poca cuenta
    por la fama,
    esfuércese la virtud
    para sufrir esta afrenta
    que vos llama.

    No se os haga tan amarga
    la batalla temerosa
    que esperáis,
    pues otra vida más larga.
    de la fama gloriosa
    acá dejáis.
    Aunque esta vida de honor
    tampoco no es eternal
    ni verdadera,
    mas con todo es muy mejor
    que la otra temporal
    perecedera.

    El vivir que es perdurable
    non se gana con estados
    mundanales,
    ni con vida delectable
    donde moran los pecados
    infernales;
    mas los buenos religiosos
    gánanlo con oraciones
    e con lloros;
    los caballeros famosos,
    con trabajos e aflictiones
    contra moros.

    E pues vos, claro varón,
    tanta sangre derramaste
    de paganos,
    esperad el galardón
    que en este mundo ganaste
    por las manos;
    e con esta confianza
    e con la fe tan entera
    que tenéis,
    partid con buena esperanza,
    que estotra vida tercera
    ganareis.»

    «Non tengamos tiempo ya
    en esta vida mesquina
    por tal modo,
    que mi voluntad está
    conforme con la divina
    para todo;
    e consiento en mi morir
    con voluntad placentera.
    clara e pura,
    que querer hombre vivir
    cuando Dios quiere que muera
    es locura.»

    «Tú, que, por nuestra maldad,
    tomaste forma servil
    e bajo nombre;
    Tú, que a tu divinidad
    juntaste cosa tan vil
    como es el hombre ;
    Tú, que tan grandes tormentos
    sofriste sin resistencia
    en tu persona,
    non por mis merecimientos,
    mas por tu sola clemencia
    me perdona.»

    Así, con tal entender,
    todos sentidos humanos
    conservados,
    cercado de su mujer
    y de sus hijos e hermanos
    e criados,
    dio el alma a quien se la dio
    -el Cual la dio en el cielo,
    en su gloria-,
    que aunque la vida perdió,
    dejónos harto consuelo
    su memoria.


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Miér 21 Feb 2018, 13:12, editado 18 veces

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 17 Nov 2013, 13:42




    .



    Miguel Hernández (Orihuela, 1910 - Alicante, 1942)

    Poeta español. Adscrito a la Generación del 27, destacó por la hondura y autenticidad de sus versos, reflejo de su compromiso social y político.

    Nacido en el seno de una familia humilde y criado en el ambiente campesino de Orihuela, de niño fue pastor de cabras y no tuvo acceso más que a estudios muy elementales, por lo que su formación fue autodidacta.

    Su interés por la literatura lo llevó a profundizar en la obra de algunos clásicos, como Garcilaso de la Vega o Luis de Góngora, que posteriormente tuvieron una marcada influencia en sus versos, especialmente en los de su etapa juvenil. También conoció la producción de autores como Rubén Darío o Antonio Machado. Participó en las tertulias literarias locales organizadas por su amigo Ramón Sijé, encuentros en los que se relacionó con la que luego fue su esposa e inspiradora de muchos de sus poemas, Josefina Manresa.

    Con veinticuatro años viajó a Madrid y conoció a Vicente Aleixandre y a Pablo Neruda; con este último fundó la revista Caballo Verde para la Poesía. Las ideas marxistas del poeta chileno tuvieron una gran influencia sobre el joven Miguel, que se alejó del catolicismo e inició la evolución ideológica que lo condujo a tomar posiciones de compromiso beligerante durante la Guerra Civil.

    Tras el triunfo del Frente Popular colaboró con otros intelectuales en las Misiones Pedagógicas, movimiento de carácter social y cultural. En 1936 se alistó como voluntario en el ejército republicano. Durante la contienda contrajo matrimonio con Josefina Manresa, publicó diversos poemas en las revistas El Mono Azul, Hora de España y Nueva Cultura, y dio numerosos recitales en el frente. El fallecimiento de su primer hijo (1938) y el nacimiento del segundo (1939) se añadieron como motivo inspirador de su obra poética.

    Murió en la prisión de Alicante, encarcelado por los franquistas.


    .........



    ELEGÍA A RAMÓN SIJÉ

    (En Orihuela, su pueblo y el mío, se
    me ha muerto como del rayo Ramón Sijé,
    con quien tanto quería.)

    Yo quiero ser llorando el hortelano
    de la tierra que ocupas y estercolas,
    compañero del alma, tan temprano.

    Alimentando lluvias, caracolas
    y órganos mi dolor sin instrumento,
    a las desalentadas amapolas

    daré tu corazón por alimento.
    Tanto dolor se agrupa en mi costado,
    que por doler me duele hasta el aliento.

    Un manotazo duro, un golpe helado,
    un hachazo invisible y homicida,
    un empujón brutal te ha derribado.

    No hay extensión más grande que mi herida,
    lloro mi desventura y sus conjuntos
    y siento más tu muerte que mi vida.

    Ando sobre rastrojos de difuntos,
    y sin calor de nadie y sin consuelo
    voy de mi corazón a mis asuntos.

    Temprano levantó la muerte el vuelo,
    temprano madrugó la madrugada,
    temprano estás rodando por el suelo.

    No perdono a la muerte enamorada,
    no perdono a la vida desatenta,
    no perdono a la tierra ni a la nada.

    En mis manos levanto una tormenta
    de piedras, rayos y hachas estridentes
    sedienta de catástrofes y hambrienta.

    Quiero escarbar la tierra con los dientes,
    quiero apartar la tierra parte a parte
    a dentelladas secas y calientes.

    Quiero minar la tierra hasta encontrarte
    y besarte la noble calavera
    y desamordazarte y regresarte.

    Volverás a mi huerto y a mi higuera:
    por los altos andamios de las flores
    pajareará tu alma colmenera

    de angelicales ceras y labores.
    Volverás al arrullo de las rejas
    de los enamorados labradores.

    Alegrarás la sombra de mis cejas,
    y tu sangre se iráN a cada lado
    disputando tu novia y las abejas.

    Tu corazón, ya terciopelo ajado,
    llama a un campo de almendras espumosas
    mi avariciosa voz de enamorado.

    A las aladas almas de las rosas
    del almendro de nata te requiero,
    que tenemos que hablar de muchas cosas,
    compañero del alma, compañero.

    Miguel Hernández


    .

    Liliana Aiello
    Liliana Aiello
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 20176
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Edad : 66
    Localización : Ciudad Autonoma de Buenos Aires

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Liliana Aiello el Dom 17 Nov 2013, 16:05

    Poema a la muerte de Ruben Darío - autor Antonio Machado

    Si era toda en tu verso la armonía del mundo,
    ¿dónde fuiste, Darío, la armonía a buscar?
    Jardinero de Hesperia, ruiseñor de los mares,
    corazón asombrado de la música astral,

    ¿te ha llevado Dionysos de su mano al infierno
    y con las nuevas rosas triunfantes volverás?
    ¿Te han herido buscando la soñada Florida,
    la fuente de la eterna juventud, capitán?

    Que en esta lengua madre la clara historia quede;
    corazones de todas las Españas, llorad.
    Rubén Darío ha muerto en sus tierras de Oro,
    esta nueva nos vino atravesando el mar.

    Pongamos, españoles, en un severo mármol,
    su nombre, flauta y lira, y una inscripción no más:
    Nadie esta lira pulse, si no es el mismo Apolo,
    nadie esta flauta suene, si no es el mismo Pan.


    _________________
    yo y la que fui nos sentamos
    en el umbral de mi mirada.
    Alejandra Pizarnik
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 18 Nov 2013, 13:40

    .


    Gracias, Lili, por tan bella aportación.

    Un abrazo.
    Pedro


    ..........................



    Federico García Lorca (Fuentevaqueros, 5 de junio de 1898 - Víznar, 19 de agosto de 1936). Poeta y dramaturgo español.

    En 1915 comienza a estudiar Filosofía y Letras, así como Derecho, en la Universidad de Granada. Forma parte de El Rinconcillo, centro de reunión de los artistas granadinos donde conoce a Manuel de Falla. Entre 1916 y 1917 realiza una serie de viajes por España con sus compañeros de estudios, conociendo a Antonio Machado. En 1919 se traslada a Madrid y se instala en la Residencia de Estudiantes, coincidiendo con numerosos literatos e intelectuales.

    Junto a un grupo de intelectuales granadinos funda en 1928 la revista Gallo, de la que sólo salen 2 ejemplares. En 1929 viaja a Nueva York y a Cuba. Dos años después funda el grupo teatral universitario La Barraca, para acercar el teatro al pueblo, y en 1936 vuelve a Granada donde es detenido y fusilado por sus ideas liberales.

    Escribe tanto poesía como teatro, si bien en los últimos años se volcó más en este último, participando no sólo en su creación sino también en la escenificación y el montaje. En sus primeros libros de poesía se muestra más bien modernista, siguiendo la estela de Antonio Machado, Rubén Darío y Salvador Rueda. En una segunda etapa aúna el Modernismo con la Vanguardia, partiendo de una base tradicional.

    En cuanto a su labor teatral, Lorca emplea rasgos líricos, míticos y simbólicos, y recurre tanto a la canción popular como a la desmesura calderoniana o al teatro de títeres. En su teatro lo visual es tan importante como lo lingüístico, y predomina siempre el dramatismo.

    En la actualidad Federico García Lorca es el poeta español más leído de todos los tiempos.


    ...........



    LLANTO POR IGNACIO SÁNCHEZ MEJÍAS



    LA COGIDA Y LA MUERTE


    A las cinco de la tarde.

    Eran las cinco en punto de la tarde.

    Un niño trajo la blanca sábana
    a las cinco de la tarde.

    Una espuerta de cal ya prevenida
    a las cinco de la tarde.

    Lo demás era muerte y sólo muerte
    a las cinco de la tarde.

    El viento se llevó los algodones
    a las cinco de la tarde.

    Y el óxido sembró cristal y níquel
    a las cinco de la tarde.

    Ya luchan la paloma y el leopardo
    a las cinco de la tarde.

    Y un muslo con un asta desolada
    a las cinco de la tarde.

    Comenzaron los sones del bordón
    a las cinco de la tarde.

    Las campanas de arsénico y el humo
    a las cinco de la tarde.

    En las esquinas grupos de silencio
    a las cinco de la tarde.

    ¡Y el toro, solo corazón arriba!
    a las cinco de la tarde.

    Cuando el sudor de nieve fue llegando
    a las cinco de la tarde,

    cuando la plaza se cubrió de yodo
    a las cinco de la tarde,

    la muerte puso huevos en la herida
    a las cinco de la tarde.

    A las cinco de la tarde.

    A las cinco en punto de la tarde.

    Un ataúd con ruedas es la cama
    a las cinco de la tarde.

    Huesos y flautas suenan en su oído
    a las cinco de la tarde.

    El toro ya mugía por su frente
    a las cinco de la tarde.

    El cuarto se irisaba de agonía
    a las cinco de la tarde.

    A lo lejos ya viene la gangrena
    a las cinco de la tarde.

    Trompa de lirio por las verdes ingles
    a las cinco de la tarde.

    Las heridas quemaban como soles
    a las cinco de la tarde,

    y el gentío rompía las ventanas
    a las cinco de la tarde.

    A las cinco de la tarde.


    ¡Ay qué terribles cinco de la tarde!
    ¡Eran las cinco en todos los relojes!
    ¡Eran las cinco en sombra de la tarde!



    *



    LA SANGRE DERRAMADA


    ¡Que no quiero verla!

    Dile a la luna que venga,
    que no quiero ver la sangre
    de Ignacio sobre la arena.

    ¡Que no quiero verla!

    La luna de par en par,
    caballo de nubes quietas,
    y la plaza gris del sueño
    con sauces en las barreras

    ¡Que no quiero verla!

    Que mi recuerdo se quema.
    ¡Avisad a los jazmines
    con su blancura pequeña!

    ¡Que no quiero verla!

    La vaca del viejo mundo
    pasaba su triste lengua
    sobre un hocico de sangres
    derramadas en la arena,
    y los toros de Guisando,
    casi muerte y casi piedra,
    mugieron como dos siglos
    hartos de pisar la tierra.

    No.

    ¡Que no quiero verla!

    Por las gradas sube Ignacio
    con toda su muerte a cuestas.
    Buscaba el amanecer,
    y el amanecer no era.
    Busca su perfil seguro,
    y el sueño lo desorienta.
    Buscaba su hermoso cuerpo
    y encontró su sangre abierta.
    ¡No me digáis que la vea!
    No quiero sentir el chorro
    cada vez con menos fuerza;
    ese chorro que ilumina
    los tendidos y se vuelca
    sobre la pana y el cuero
    de muchedumbre sedienta.
    ¡Quién me grita que me asome!
    ¡No me digáis que la vea!
    No se cerraron sus ojos
    cuando vio los cuernos cerca,
    pero las madres terribles
    levantaron la cabeza.
    Y a través de las ganaderías,
    hubo un aire de voces secretas
    que gritaban a toros celestes,
    mayorales de pálida niebla.
    No hubo príncipe en Sevilla
    que comparársele pueda,
    ni espada como su espada,
    ni corazón tan de veras.
    Como un río de leones
    su maravillosa fuerza,
    y como un torso de mármol
    su dibujada prudencia.
    Aire de Roma andaluza
    le doraba la cabeza
    donde su risa era un nardo
    de sal y de inteligencia.
    ¡Qué gran torero en la plaza!
    ¡Qué gran serrano en la sierra!
    ¡Qué blando con las espigas!
    ¡Qué duro con las espuelas!
    ¡Qué tierno con el rocío!
    ¡Qué deslumbrante en la feria!
    ¡Qué tremendo con las últimas
    banderillas de tiniebla!
    Pero ya duerme sin fin.
    Ya los musgos y la hierba
    abren con dedos seguros
    la flor de su calavera.
    Y su sangre ya viene cantando:
    cantando por marismas y praderas,
    resbalando por cuernos ateridos
    vacilando sin alma por la niebla,
    tropezando con miles de pezuñas
    como una larga, oscura, triste lengua,
    para formar un charco de agonía
    junto al Guadalquivir de las estrellas.
    ¡Oh blanco muro de España!
    ¡Oh negro toro de pena!
    ¡Oh sangre dura de Ignacio!
    ¡Oh ruiseñor de sus venas!
    No.

    ¡Que no quiero verla!

    Que no hay cáliz que la contenga,
    que no hay golondrinas que se la beban,
    no hay escarcha de luz que la enfríe,
    no hay canto ni diluvio de azucenas,
    no hay cristal que la cubra de plata.
    No.

    ¡Yo no quiero verla!



    *



    CUERPO PRESENTE


    La piedra es una frente donde los sueños gimen
    sin tener agua curva ni cipreses helados.
    La piedra es una espalda para llevar al tiempo
    con árboles de lágrimas y cintas y planetas.

    Yo he visto lluvias grises correr hacia las olas
    levantando sus tiernos brazos acribillados,
    para no ser cazadas por la piedra tendida
    que desata sus miembros sin empapar la sangre.

    Porque la piedra coge simientes y nublados,
    esqueletos de alondras y lobos de penumbra;
    pero no da sonidos, ni cristales, ni fuego,
    sino plazas y plazas y otras plazas sin muros.

    Ya está sobre la piedra Ignacio el bien nacido.
    Ya se acabó; ¿qué pasa? Contemplad su figura:
    la muerte le ha cubierto de pálidos azufres
    y le ha puesto cabeza de oscuro minotauro.

    Ya se acabó. La lluvia penetra por su boca.
    El aire como loco deja su pecho hundido,
    y el Amor, empapado con lágrimas de nieve
    se calienta en la cumbre de las ganaderías.

    ¿Qué dicen? Un silencio con hedores reposa.
    Estamos con un cuerpo presente que se esfuma,
    con una forma clara que tuvo ruiseñores
    y la vemos llenarse de agujeros sin fondo.

    ¿Quién arruga el sudario? ¡No es verdad lo que dice!
    Aquí no canta nadie, ni llora en el rincón,
    ni pica las espuelas, ni espanta la serpiente:
    aquí no quiero más que los ojos redondos
    para ver ese cuerpo sin posible descanso.

    Yo quiero ver aquí los hombres de voz dura.
    Los que doman caballos y dominan los ríos;
    los hombres que les suena el esqueleto y cantan
    con una boca llena de sol y pedernales.

    Aquí quiero yo verlos. Delante de la piedra.
    Delante de este cuerpo con las riendas quebradas.
    Yo quiero que me enseñen dónde está la salida
    para este capitán atado por la muerte.

    Yo quiero que me enseñen un llanto como un río
    que tenga dulces nieblas y profundas orillas,
    para llevar el cuerpo de Ignacio y que se pierda
    sin escuchar el doble resuello de los toros.

    Que se pierda en la plaza redonda de la luna
    que finge cuando niña doliente res inmóvil;
    que se pierda en la noche sin canto de los peces
    y en la maleza blanca del humo congelado.

    No quiero que le tapen la cara con pañuelos
    para que se acostumbre con la muerte que lleva.
    Vete, Ignacio: No sientas el caliente bramido.
    Duerme, vuela, reposa: ¡También se muere el mar!



    *



    ALMA AUSENTE


    No te conoce el toro ni la higuera,
    ni caballos ni hormigas de tu casa.
    No te conoce el niño ni la tarde
    porque te has muerto para siempre.

    No te conoce el lomo de la piedra,
    ni el raso negro donde te destrozas.
    No te conoce tu recuerdo mudo
    porque te has muerto para siempre.

    El otoño vendrá con caracolas,
    uva de niebla y monjes agrupados,
    pero nadie querrá mirar tus ojos
    porque te has muerto para siempre.

    Porque te has muerto para siempre,
    como todos los muertos de la Tierra,
    como todos los muertos que se olvidan
    en un montón de perros apagados.

    No te conoce nadie. No. Pero yo te canto.
    Yo canto para luego tu perfil y tu gracia.
    La madurez insigne de tu conocimiento.
    Tu apetencia de muerte y el gusto de tu boca.
    La tristeza que tuvo tu valiente alegría.
    Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace,
    un andaluz tan claro, tan rico de aventura.
    Yo canto su elegancia con palabras que gimen
    y recuerdo una brisa triste por los olivos.


    Federico García Lorca


    .

    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 7477
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 63

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Evangelina Valdez el Lun 18 Nov 2013, 18:49

    No pude resistirme a leerte y a comentarte, se me hace difícil venir, leer e irme como si no pasara por aquí, al menos contigo me siento con mas libertad de expresarme.
    Había leído sobre esos poemas al torero muerto y me impactaron, me gusta tu nueva línea-de amor a muerte-jajajajajaja.
    El de Manrique ya es un clásico.
    Seguiré leyéndote, amado amigo.
    Abrazos
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 7477
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 63

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Evangelina Valdez el Lun 18 Nov 2013, 19:15

    Y para no perder la costumbre, fui tentada y volví y aquí te traigo algo del primo Calderón De la Barca, que me parece que lo escribió montado sobre la barca de Caronte... ¿será por eso que le decían Calderon De la Barca? jajajajajajajaja.
    Vamos... a lo que venimos:

    "A LA MUERTE"

    Décimas

    ¡Oh tú, que estás sepultado
    en el sueño del olvido,
    si para tu bien dormido,
    pata tu mal desvelado!
    Deja el letargo pesado,
    despierta un poco, y advierte
    que no es bien que desa suerte
    duerma, y haga lo que hace
    quien está desde que nace
    en los brazos de la muerte.

    Da lugar al pensamiento
    para que discurra, y veas
    y que lo más que tú deseas
    no es más que soplo de viento.
    No labres sin fundamento
    máquinas de vanidad,
    pues la mayor majestad
    en un sepulcro se encierra,
    donde dice, siendo tierra:
    «Aquí vive la verdad...

    Mira cómo pasó ayer,
    veloz como tantos años:
    evidentes desengaños
    del limitado poder.
    Lo que fue dejó de ser,
    y no quedó dello más
    del ha sido: tú, que vas
    por este mundo inconstante,
    mira que el que va adelante
    avisa al que va detrás.

    La corona y la tiara
    que tanto el mundo estimó
    ¿qué se hizo?, ¿en qué paró
    sino en lo que todo para?
    ¡Oh mano del mundo avara!
    Si tanto bien nos limitas,
    ¿para qué, di, nos incitas
    a aspirar a más y más,
    si lo que despacio das
    tan de prisa nos lo quitas?

    Si te engaña el propio amor
    para que no veas el daño,
    la muerte, que es desengaño,
    sirva de despertador.
    Hoy nace la tierna flor
    y hoy su curso se termina;
    todo a la muerte camina:
    la estatua del más bizarro,
    como está fundada en barro,
    la deshace cualquier china.

    ¿En qué piensas o a qué aspiras
    cuando tras tu gusto vas,
    pues dél no te queda más
    que enemigos que conspiras?
    Si es que adelante no miras,
    mira la vida pasada,
    que si en tan corta jornada
    lo más pasa desa suerte,
    hasta llegar a la muerte,
    ¿qué te queda? Poco o nada.

    Desde el nacer al morir
    casi se puede dudar
    si el partir es el parar,
    o el parar es el partir.
    Tu carrera has de seguir:
    y pues con tal brevedad
    pasa la más larga edad,
    ¿cómo duermes y no ves
    que lo que aquí un soplo es
    es allá una eternidad?

    Mira el tiempo volador
    cómo pasa, y considera
    cómo va tras la carrera
    desde el menor al mayor.
    El esclavo y el señor
    corren parejas iguales,
    que como nacen mortales,
    iguales van a la hoya,
    de cuya deshecha Troya
    aún no quedan la señales.

    La juventud más lozana
    ¿en qué paró?, ¿qué se hizo?
    Todo el tiempo lo deshizo
    y anocheció su mañana,
    la muerte siempre es temprana
    y no perdona a ninguno:
    goza del tiempo oportuno,
    granjea con tu talento,
    que aquí dan uno por ciento
    y allí dan ciento por uno.

    ¿Qué eternidades te ofrece
    la más dilatada vida,
    pues que apenas es venida
    cuando se desaparece?
    Hoy piensas que te amanece
    y es el día de tu ocaso.
    ¡Término breve y escaso!
    Mas ¿qué mucho, si volando
    te va la muerte buscando
    cuando tú vas paso a paso?

    La dama más celebrada,
    lazo en que todos cayeron,
    ella y ellos, di, ¿qué fueron
    sino tierra, polvo y nada?
    ¡Oh limitada jornada,
    oh frágil naturaleza!
    La humildad y la grandeza
    todo en nada se resuelve:
    es de tierra y a ella vuelve,
    y así, acaba en lo que empieza.

    ¿De qué te sirve anhelar,
    por tener y más tener,
    si eso en tu muerte ha de ser
    fiscal que te ha de acusar?
    Todo acá se ha de quedar;
    y pues no hay más que adquirir
    en la vida que el morir,
    la tuya rige de modo,
    pues está en tu mano todo,
    que mueras para vivir.


    Pedro Calderón de la Barca:
    (Madrid, 17 de enero de 1600 - ibídem, 25 de mayo de 1681) fue un escritor barroco español del Siglo de Oro, fundamentalmente conocido por su teatro. Caballero de la Orden de Santiago.

    La obra teatral de Calderón de la Barca significa la culminación barroca del modelo teatral creado a finales del siglo XVI y comienzos del XVII por Lope de Vega.
    Según el recuento que él mismo hizo el año de su muerte, su producción dramática consta de ciento diez comedias y ochenta autos sacramentales, loas, entremeses y otras obras menores,1 como el poema Psale et sile (Canta y calla) y piezas más ocasionales. Aunque es menos fecundo que su modelo, el genial Lope de Vega, resulta técnicamente mejor que aquel en el teatro y de hecho lleva a su perfección la fórmula dramática lopesca, reduciendo el número de escenas de esta y depurándola de elementos líricos y poco funcionales, convirtiéndola en un pleno espectáculo barroco al que agrega además una especial sensibilidad para la escenografía y la música, elementos que para Lope de Vega tenían una menor importancia.

    -------------
    Para leer su extensa biografía, puede dirigirse a:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Calder%C3%B3n_de_la_Barca
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 7477
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 63

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 19 Nov 2013, 12:29

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Villaurrutiaxavier5


    "NOCTURNO MUERTO"

    Primero un aire tibio y lento que me ciña
    Como la venda al brazo enfermo de un enfermo
    Y que me invada luego como el silencio frío
    Al cuerpo desvalido y muerto de algún muerto.

    Después un ruido sordo, azul y numeroso,
    Preso en el caracol de mi oreja dormida
    Y mi voz que se ahogue en ese mar de miedo
    Cada vez más delgada y más enardecida.

    ¿Quién medirá el espacio, quién me dirá el momento
    En que se funda el hielo de mi cuerpo y consuma
    El corazón inmóvil como la llama fría?

    La tierra hecha impalpable silencioso silencio,
    La soledad opaca y la sombra ceniza
    Caerán sobre mis ojos y afrentarán mi frente.


    Nombre: Xavier Villaurrutia González
    Lugar y fecha nacimiento: México D.F. (México), 27 de marzo de 1903
    Lugar y fecha defunción: México D.F. (México), 25 de diciembre de 1950 (47 años)

    cultivó los géneros de poesía, crítica literaria y dramaturgia.
    nició sus estudios en el Colegio Francés de la Ciudad de México, más tarde, en la Escuela Nacional Preparatoria, inició su amistad con Salvador Novo y Jaime Torres Bodet.
    Comenzó estudios superiores de derecho, que luego abandonó para dedicarse por completo a las letras. Hizo estudios de teatro en el Departamento de Bellas Artes. Becado en 1935 por la Fundación Rockefeller, estudió arte dramático durante un año en la Universidad de Yale de New Haven, Connecticut, Estados Unidos.
    Formó parte del grupo llamado Los contemporáneos, que se definían a sí mismos como "grupo sin grupo" y miembro fundador de la revista Contemporáneos. Dirigió, junto con Salvador Novo, la revista Ulises y junto con Rafael López Pérez, Barandal.

    *POESÍA:
    Inspirado en la obra de López Velarde, pero influido definitivamente por el surrealismo, su obra poética se distinguió por su oscuridad y sus referencias a imágenes de abandono, de desolación, y de una presencia y relación constante con la muerte. Sus trabajos más destacados son Primeros poemas, Reflejos (1926), Nocturnos (1933), Nostalgia de la muerte (1938), Décima muerte (1941) y Cantos a la primavera y otros poemas (1948).

    *DRAMA:
    Dentro de sus obras teatrales destaca Autos profanos (1943). También la obra dramática de Villaurrutia refleja su preocupación por la muerte, especialmente en Invitación a la muerte (1944), pero también en La mulata de Córdoba (1948) y Tragedia de las equivocaciones (1951).

    http://es.wikipedia.org/wiki/Xavier_Villaurrutia
    Walter Faila
    Walter Faila
    Fundador del Foro
    Fundador del Foro

    Cantidad de envíos : 16211
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Edad : 57
    Localización : Santiago Del Estero

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Walter Faila el Mar 19 Nov 2013, 12:37

    Gustavo Adolfo Becquer.- (nada más que agregar).- Enorme idea la tuya Pedro.- Abrazos y gracias a los que participan.-

    LXXXIII

    Cerraron sus ojos
    Que aún tenía abiertos,
    Taparon su cara
    Con un blanco lienzo,
    Y unos sollozando,
    Otros en silencio,
    De la triste alcoba
    Todos se salieron.

    La luz, que en un vaso
    Ardía en el suelo,
    Al muro arrojaba
    La sombra del lecho,
    Y entre aquella sombra
    Veíase a intérvalos
    Dibujarse rígida
    La forma del cuerpo.

    Despertaba el día,
    Y a su albor primero,
    Con sus mil ruidos
    Despertaba el pueblo.
    Ante aquel contraste
    De vida y misterio,
    De luz y tinieblas,
    Yo pensé un momento:
    “¡Dios mío, qué solos
    Se quedan los muertos!”

    De la casa, en hombros,
    Lleváronla al templo,
    Y en una capilla
    Dejaron el féretro.
    Allí rodearon
    Sus pálidos restos
    De amarillas velas
    Y de paños negros.

    Al dar de las ánimas
    El toque postrero,
    Acabó una vieja
    Sus últimos rezos,
    Cruzó la ancha nave,
    Las puertas gimieron
    Y el santo recinto
    Quedóse desierto.

    De un reloj se oía
    Compasado el péndulo
    Y de algunos cirios
    El chisporroteo.
    Tan medroso y triste,
    Tan oscuro y yerto
    Todo se encontraba
    Que pensé un momento:
    “¡Dios mío, qué solos
    Se quedan los muertos!”

    De la alta campana
    La lengua de hierro
    Le dio volteando
    Su adiós lastimero.
    El luto en las ropas,
    Amigos y deudos
    Cruzaron en fila,
    Formando el cortejo.

    Del último asilo,
    Oscuro y estrecho,
    Abrió la piqueta
    El nicho a un extremo;
    Allí la acostaron,
    Tapiáronla luego,
    Y con un saludo
    Despidióse el duelo.

    La piqueta al hombro
    El sepulturero,
    Cantando entre dientes,
    Se perdió a lo lejos.
    La noche se entraba,
    Reinaba el silencio,
    Perdido en las sombras
    Medité un momento:
    “¡Dios mío, qué solos
    Se quedan los muertos!”

    En las largas noches
    Del helado invierno,
    Cuando las maderas
    Crujir hace el viento
    Y azota los vidrios
    El fuerte aguacero,
    De la pobre niña
    A solas me acuerdo.

    Allí cae la lluvia
    Con un son eterno;
    Allí la combate
    El soplo del cierzo.
    Del húmedo muro
    Tendida en el hueco,
    ¡Acaso de frío
    Se hielan los huesos...!

    ………………………

    ¿Vuelve el polvo al polvo?
    ¿Vuela el alma al cielo?
    ¿Todo es vil materia,
    Podredumbre y cieno?
    ¡No sé; pero hay algo
    Que explicar no puedo,
    Que al par nos infunde
    Repugnancia y duelo,
    A dejar tan tristes,
    Tan solos los muertos.



    _________________



    Cualquier realidad desmerece lo soñado, pero todos tenemos derecho a nuestros sueños*
    P.Casas Serra¨Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Xmas10


    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) 5xixr510
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 7477
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 63

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Evangelina Valdez el Miér 20 Nov 2013, 16:26

    Bueno Pedro, como que los muertos están resucitando eh jaaaaaa

    "LA RENOVADA MUERTE DE LA NOCHE"

    La renovada muerte de la noche
    en la que ya no nos queda
    sino la breve luz de la conciencia
    y tendernos al lado de los libros
    de donde las palabras escaparon sin fuga,
    crucificadas en mi mano, y en esta cripta de familia
    en la que existe en cada espejo
    y en cada sitio la evidencia del crimen
    y en cuyos roperos dejamos
    la crisálida de los adioses irremediables
    con que hemos de embalsamar el futuro,
    y en los ahorcados que penden de cada lámpara,
    y en el veneno de cada vaso que apuramos,
    y en esa silla eléctrica
    en que hemos abandonado nuestros disfraces
    para ocultarnos bajo los solitarios sudarios,
    mi corazón ya no sabe sino marcar el paso
    y dar vueltas como un tigre de circo
    inmediato a una libertad inasible.
    Todos hemos ido llegando a nuestras tumbas
    a buena hora, a la hora debida,
    en ambulancias de cómodo precio
    o bien de suicidio natural y premeditado.
    Y yo no puedo seguir trazando un escenario perfecto
    en que la luna habría de jugar un papel importante,
    porque en estos momentos
    hay trenes por encima de toda la tierra
    que lanzan unos dolorosos suspiros
    y que parten,
    y la luna no tiene nada que ver
    con las breves luciérnagas que nos vigilan
    desde un azul cercano y desconocido
    lleno de estrellas políglotas e innumerables.


    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Novo_salvador

    *SALVADOR NOVO
    (Ciudad de México, 30 de julio de 1904 — Ibídem, 13 de enero de 1974) fue un poeta, ensayista, dramaturgo e historiador mexicano, miembro del grupo 'Los Contemporáneos' y de la Academia Mexicana de la Lengua.1 Su característica principal, como autor, fue su prosa hábil y rápida, así como su picardía al escribir.

    Salvador Novo publicó 11 libros de poesía. Su obra trata temas como la llegada de un provinciano a la capital, los inventos modernos de inicios del siglo XX, el amor, y la modernidad.


    Si deseas saber más sobre él, aquí el enlace:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Salvador_Novo

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 21 Nov 2013, 14:33

    Gracias, Evangelina y Walter, por vuestras aportaciones. Me ha interesado especialmente Salvador Novo porque no lo conocía y tiene un lenguaje poético muy moderno.

    Os dejo un poema de W.H.Auden.

    Un abrazo.
    Pedro


    ...............



    W.H. Auden

    Wystan Hugh Auden (York, Reino Unido, 1907 - Viena, 1973) Poeta, ensayista y libretista estadounidense de origen británico. Junto a Cecil Day-Lewis, Louis MacNeice y Stephen Spender, W. H. Auden representó la más rica e interesante producción de su época. En su primera etapa de abierto compromiso de izquierda, se apoyó en las innovaciones rítmicas introducidas por G.M. Hopkins para construir una poesía vigorosa de contenida emoción; tras la Segunda Guerra Mundial, Auden se refugió en un moderado anglicanismo, desde el cual retomó formas más tradicionales y las renovó radicalmente al introducirles términos psicoanalíticos, científicos, técnicos, filosóficos y religiosos. Surgió de esa mezcla una poesía coloquial y moderna a la vez, de sensibilidad compleja, de excepcional y versátil fuerza, cuya influencia ha sido enorme.

    Nacido en el seno de una familia católica, manifestó una pronta atracción por la poesía. Su reputación en este campo empezó a verse reconocida a partir de 1928, en que Stephen Spender, compañero de estudios en la Universidad de Oxford, hizo una edición privada de sus poemas. Tras graduarse ese mismo año, impartió clases en distintos centros británicos, colaborando con su compañero de la infancia, Christopher Isherwood, en dramas en verso como El perro bajo la piel (1935) y La subida del F-6 (1936).

    El tono profético y el contenido social de sus poemas lo convirtieron en el poeta clave de la lírica británica de la década de 1930. El convencimiento que expresan las obras de este período de que la fuerza de la palabra y la acción política podían cambiar el curso de la historia se vio trágicamente cuestionado a raíz del estallido de la guerra civil española. La derrota de la causa republicana y el avance del fascismo en Europa le obligaron a replantearse su concepción del arte: lejos de influir en el curso de la historia, aquél no era más que un producto de ésta.

    A pesar de las críticas que le llegaban desde su patria por lo que se consideraba una «huida», en 1939 fijó su residencia en Estados Unidos. Allí conoció a Chester Kallman, un joven poeta con el cual compartiría el resto de su vida. Fruto de la colaboración entre ambos fueron algunos de los más perfectos libretos de ópera de la historia del género: La carrera del libertino (1951), con música de Stravinski; Elegía para jóvenes amantes (1961) y Los basáridas (1966), ambas para Henze. Su última etapa creativa estuvo marcada por su aproximación al cristianismo y su preocupación por la adecuación entre arte y verdad: La edad de la ansiedad (1947), El escudo de Aquiles (1955), En torno a la casa (1965).



    ........................



    EN MEMORIA DE W. B. YEATS
    (muerto en enero de 1939)

    I

    Él desapareció en lo muerto del invierno:
    Los arroyos estaban congelados, los aeropuertos casi desiertos.
    Y la nieve desfiguraba las estatuas públicas;
    El mercurio se hundía en la boca del día agonizante.
    Los instrumentos de que disponemos están de acuerdo
    En que el día de su muerte fue un día frío y oscuro.

    Lejos de su enfermedad
    Los lobos correteaban por las florestas siempre verdes,
    Al río campesino no le tentaban los muelles a la moda;
    La muerte del poeta quedó guardada en sus poemas
    Por lenguas de luto.

    Pero para él era su última tarde como él mismo,
    Tarde de enfermeras y rumores;
    Las provincias de su cuerpo se rebelaban,
    Las plazas de su mente estaban vacías,
    El silencio invadía los suburbios,
    El flujo de su sentimiento se quebró; él se convirtió en sus admiradores.

    Ahora está repartido entre cien ciudades
    Y dado por entero a afectos no familiares,
    Para encontrar su felicidad en otra clase de bosque
    Y ser castigado con un extraño código de conciencia.
    Las palabras de un muerto
    Se modifican en las entrañas de los vivos.

    Pero en la importancia y el ruido del mañana
    Cuando los corredores rugen como bestias en el parquet de la Bolsa,
    Y los pobres soportan los sufrimientos a los que están bastante acostumbrados,
    Y cada uno en la celda de sí mismo está casi convencido de su libertad,
    Unos pocos miles pensarán en este día
    Tal como uno piensa en un día en el que hizo algo ligeramente inusual.
    Los instrumentos de que disponemos están de acuerdo en que
    El día de su muerte era frío y oscuro.

    II

    Eras igual de tonto que nosotros; tus dones sobrevivieron a todo:
    A la parroquia de las ricas, a la decadencia física,
    A ti mismo. La loca Irlanda te hirió de poesía.
    Ahora Irlanda sigue con su locura y su tiempo en calma,
    Porque la poesía no hace que nada suceda: sobrevive
    En el valle de su quehacer donde los ejecutivos
    Nunca desearían entrometerse, flujos hacia el sur
    Desde haciendas de aislamiento y activas congojas,
    Crudas ciudades en las que creemos y morimos; sobrevive,
    Una forma de acontecer, una boca.

    III

    Tierra, recibe a un honorable huésped:
    William Yeats es puesto a descansar.
    Que el irlandés bajel repose
    Privado de su poesía.

    En la pesadilla de la oscuridad
    Todos los perros de Europa ladran,
    Y las naciones vivientes esperan,
    Cada una secuestrada en su odio;

    La vergüenza intelectual
    Atisba desde cada rostro humano
    Y los mares de la piedad permanecen
    Helados y cerrados en cada ojo.

    Sigue poeta, sigue recto
    Hasta el fondo de la noche,
    Con tu voz sin ataduras que
    Todavía nos persuade para el regocijo;

    Con el cultivo de un verso
    Haz un viñedo de la maldición,
    Canta sobre los fracasos humanos
    En un rapto de desasosiego;

    En los desiertos del corazón
    Que comience la fuente de la salud,
    En la prisión de sus días
    Que enseñe al hombre libre a rezar.

    W.H. Auden
    (Traducción de Margarita Ardanaz)


    .

    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 7477
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 63

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Evangelina Valdez el Jue 21 Nov 2013, 15:40

    ¡Vaya Pedro, qué intenso el poema de Yeats! Uffff

    Oye, rebuscando por esos mundos cibernéticos, encontré esto y me gustó mucho por la tradición y enseñanza que encierran otras culturas.

    *POESÍA JAPONESA-HAIKUS PARA MORIRSE:

    "El libro de Poemas japoneses a la muerte, de Yoel Hoffmann es una de aquellas brillantes rarezas que surgen en el mundo editorial. Invito a los no lectores de poesía a leer los versos, son poemas cortos que se beben como un seco trago de sake. Un recopilatorio de escritos por monjes zen y poetas de haiku redactados antes de morir. Una muerte que no es siempre vista con resignación, el humor hace presencia también antes de dejar este mundo. Fue un libro de poesía de éxito, con varias reediciones. En el prólogo, Hoffmann advierte:
    «Puede que la muerte, en efecto, no sea nada, pero la consciencia de la muerte forma parte de la vida en casi todas las culturas. Quizá en ningún lugar sea esto más cierto que en Japón, donde la cercanía del fin ha dado origen a una tradición secular que consiste en escribir un “poema a la muerte”, que muchas veces resultan un último adiós."

    "Estos haikus a la muerte están muy buenos ya que nos muestran la perspectiva de los monjes Zen hacia la muerte como están preparados para esta y se despiden de la vida atraves de estos preciosos poemas, ya que no solo se supera a la muerte mofándose de ella sino que es mucho mejor estar preparado y verla de frente a los ojos, pero bueno que mejor que los haikus para hablar por ellos mismos."



    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Japanese+Death+Poems


    Los crisantemos eran amarillos
    o eran blancos
    hasta la helada.


    Quien viene sólo sabe que viene.
    Quien se va sólo conoce su final.
    Para salvarse del abismo
    ¿Por qué sujetarse al precipicio?
    Las nubes bajas
    Nunca saben adónde las llevará la brisa.

    Sengai Gibon

    ------------

    Las sombras de un prolongado sol
    se desdibujan en el crepúsculo.
    Caen los pétalos del cerezo.

    Soko

    --------------

    Cielo claro.
    Por el camino por el que vine
    vuelvo.

    Gitoku

    -------------

    La noche en que comprendí
    que éste es un mundo de rocío,
    me desperté del sueño.

    Retsuzan

    --------------

    Si alguien preguntara
    adonde ha ido Sokan,
    decid tan solo:
    "Tenia cosas que hacer
    en el otro mundo".

    Sokan

    ------------

    Hoy, pues, es el día
    en que el muñeco de nieve que se derrite
    es un hombre.

    Fusen

    ----------

    Venas de agua
    sombrean los arrozales con distintos
    matices de verde.

    Seiju


    -------------

    Vine al mundo con las manos vacías,
    descalzo lo dejo.
    Venir, partir:
    Dos sencillos sucesos
    que se entrelazaron.

    Kozan Ichikyo

    -------------

    Se enciende
    tan tenuemente como se apaga:
    una luciérnaga.

    Chine


    Yoel Hoffman (autor de la antología, prólogo y comentarios) ha dividido este libro en tres partes: En la primera analiza las diferentes maneras de afrontar la muerte en la cultura japonesa a lo largo de los siglos a través de la tradición del poema a la muerte. En principio, estos poemas adoptaron una forma denominada tanka y estaban escritos sobre todo por monjes budistas, samuráis y estudiosos de la literatura china. A partir del siglo XVI la costumbre se fue popularizando, y muchas personas comenzaron a componer en forma de haiku sus poemas mortuorios.
    En las otras dos partes de esta obra se recogen poemas escritos por monjes budistas zen y por poetas de haiku -muchos de ellos con notas explicativas de Hoffman sobre el significado de determinadas imágenes o las circunstancias o que rodearon a la muerte del autor-. La antología recorre un periodo de casi 700 años (1256-1935).
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 23 Nov 2013, 08:49

    "Los crisantemos eran amarillos
    o eran blancos
    hasta la helada."

    Muy interesante tu aportación, Evangelina. Escribir una poesía para cuando hayas muerto no es tan raro, incluso en el mundo occidental. Creo que sacados del mismo libro que tú (no hay tantos sobre este tema) publiqué yo en el foro de Haiku un tema "Poetas japoneses en su muerte". Te dejo el enlace:

    https://www.airesdelibertad.com/t16015-poetas-japoneses-en-su-muerte?highlight=Poetas+japoneses+en+su+muerte

    Te dejo también otro poema de Auden. ¡Que finura de ironía la de este autor! Me recuerda en poco a Wislawa Szymborska.

    Un abrazo.
    Pedro


    .................



    UN CEMENTERIO EN UN ISLA

    Este cementerio con sus pinos piñoneros
    Es inferior en estatus a las viñas
    Y aunque nuevos huéspedes continúen amontonándose,
    Debe mantener el tamaño que siempre ha tenido.

    Donde los hombres son muchos y los acres pocos,
    Los muertos deben ser cultivados también
    Por los huesos que producen
    Como se plantan las semillas en el campo de cualquier labriego.

    Lleva unos dieciocho meses que alguien
    Madure en esqueleto,
    Para ser lavado, doblado, empaquetado en un pequeño
    Nicho ahuecado en la pared del cementerio.

    La curiosidad hizo que me detuviera
    Mientras los sepultureros desenterraban una cosecha:
    Los bardos han tomado a mal
    Que los Alejandros se conviertan en esto.

    Donde quiera que nuestras personalidades vayan
    (Y, a decir verdad, no lo sabemos),
    Las estructuras sólidas que dejan tras de sí
    No son descrédito para nuestra especie.

    Los dolientes pueden echar de menos, y lo hacen, una cara,
    Pero, al menos, no detectan la huella
    De aquellos hambrientos como peces, mamíferos en celo,
    Que emparenta nuestra carne con carnes más asperas.

    ¿Y quién se avergonzaría de poseer
    La paciencia que compartimos con la piedra,
    Eso que subyace en nosotros y
    Que nunca en ningún momento hizo aspavientos alguno?

    Considerando cuáles son nuestros motivos,
    Deberíamos agradecer a nuestra afortunada estrella
    Que el Amor debe avanzar hasta alcanzar sus fines,
    Un montículo que no necesita amigos.

    W.H. Auden
    (Traducción de Margarita Ardanaz)


    .

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 10 Dic 2013, 06:41

    .



    Gioconda Belli nació en Managua, Nicaragua en 1948. A los catorce años, dejó Nicaragua para finalizar el colegio en España. Después del colegio, estudió publicidad en Filadelfia y a los dieciocho regresó a Nicaragua y se casó. Trabajó como una ejecutiva de cuenta en publicidad hasta que se involucró activamente en la lucha por acabar la dictadura de Somoza. Para esta época también había comenzado a escribir poesía y su primer libro "Sobre la grama", publicado en 1974, le deparó el premio literario más prestigioso otorgado por la Universidad Nacional de Nicaragua, el Premio Mariano Fiallos Gil.
    Debido a sus nexos con el movimiento de liberación nacional, Gioconda Belli tuvo que exiliarse en 1975. Vivió en Costa Rica por tres años con sus dos hijas. En Costa Rica también dió a luz a su hijo, Camilo, y finalizó su segundo libro de poesía "Línea de Fuego", por el cual recibió el Premio Casa de las Américas en 1978.
    Regresó a su patria después del triunfo revolucionario en 1979, ocupando importantes posiciones tanto en el Gobierno como en las estructuras partidistas del Frente Sandinista de Liberación Nacional, hasta que 1986 decidió dedicar todo su tiempo a su trabajo como escritora. Pero en 1994, descontenta con el rumbo tomado por el FSLN como partido, se separó de él.
    Su obra literaria incluye los poemarios: "Sobre la grama" (1974), "Línea de fuego" (1978), "Truenos y arcoiris" (1982), "De la costilla de Eva" (1986) y "Apogeo" (1997) y las novelas "La mujer habitada" (1988), "Sofía de los presagios" (1990) y "Waslala" (1996), así como dos antologías poéticas "Amor insurrecto" (1984) y "El ojo de la mujer" (1991).



    AL COMANDANTE MARCOS
    (EDUARDO CONTRERAS ESCOBAR)


    El ruido de la metralla nos dejó con la puerta en las narices.
    La puerta de tu vida cerrada de repente
    en la madera que te duerme y acurruca en el vientre de la tierra.

    No puedo creer tu muerte,
    tan sin despedida,
    -sólo ese lejano presentimiento de aquella noche, ¿te acordás?-
    en que lloré rabiosamente viéndote dormido,
    sabiéndote pájaro migratorio
    en rápida fuga de la vida.

    Después,
    cuando partiste,
    cuando agarraste el peligro por las crines
    y te sabía rodeado de furiosos perros,
    empecé a creer que eras indestructible.
    ¿Cómo poder creer en el final de tus manos,
    de tus ojos, de tu palabra?
    ¿Cómo creer en tu final cuando vos eras todo principio;
    la chispa, el primer disparo, la orden de fuego,
    los planes, la calma?

    Pero allí estaba la noticia en el periódico
    Y tu foto mirándome sin verme
    y esa definitiva sensación de tu ausencia
    corriéndome por dentro sin consuelo,
    dejando muy atrás la frontera de las lágrimas,
    echándose en mis venas,
    reventando contra todas mis esquinas.

    Va pasando el tiempo
    y va siendo más grande el hueco de tu nombre,
    los minutos cargados de tu piel,
    del canto rítmico del corazón,
    de todo lo que ahora nada en mi cerebro
    y te lleva y te trae como el flujo y el reflujo
    de una marea de sangre,
    donde veo rojo de dolor y de rabia
    y escribo sin poder escribir este llanto infinito,
    redondo y circular como tu símbolo,
    donde no puedo vislumbrar tu final
    y siento solamente con la fuerza del abrazo,
    de la lluvia,
    de los caballos en fuga,
    tu principio.

    Gioconda Belli

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 15 Dic 2013, 14:23

    .


    Bernardo Atxaga

    Bernardo Atxaga, seudónimo de José Irazu Garmendia, nació en Aesteasu, provincia de Guipúzcoa, el 27 de julio de 1951. Es licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao y en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona.
    Escribió sus primeras obras en vasco bajo el pseudónimo de Bernado Atxaga. Es autor de poemas, cuentos y novelas, así como de una veintena de libros para niños.

    La edición de Obaboak representó su consagración en tanto en el ámbito vasco como en el mundo hispánico. La traducción a más de veinte idiomas de esta obra han reportado al autor un merecido respeto, revalidado hasta la fecha sin excepción en cada una de sus entregas. También dio lugar a la película Obaba de Montxo Armendáriz.

    Su manejo exquisito del mundo interior, convirtieron a Bernardo Atxaga en excelente e insoslayable referencia de la expresividad y la solidez del euskera como lengua culta. La soberbia transparencia de su estilo, la emocionante sencillez de sus argumentos y la elocuente consideración de sus imágenes configuran a Bernardo Atxaga como uno de los creadores de mayor hondura y originalidad en el panorama literario hispánico actual.

    Es miembro de pleno derecho de la Real Academia de la Lengua Vasca desde 2006,3 en noviembre de 2010 también fue nombrado miembro de Jakiunde, Academia de las Ciencias, de las Artes y de las Letras.


    ..............


    EL ERIZO

    El erizo despierta al fin en su nido de hojas secas,
    y acuden a su memoria todas las palabras de su lengua,
    que, contando los verbos, son más o menos veintisiete.

    Luego piensa: El invierno ha terminado,
    Soy un erizo, Dos Águilas vuelan sobre mí;
    Rana, Caracol, Araña, Gusano, Insecto,
    ¿En qué parte de la montaña os escondéis?
    Ahí está el río, Es mi territorio, Tengo hambre.

    Y vuelve a pensar: Es mi territorio, Tengo hambre,
    Rana, Caracol, Araña, Gusano, Insecto,
    ¿En qué parte de la montaña os escondéis?

    Sin embargo, permanece quieto, como una hoja seca más,
    porque aún es mediodía, y una antigua ley
    le prohíbe las águilas, el sol y los cielos azules.

    Pero anochece, desaparecen las águilas, y el erizo,
    Rana, Caracol, Araña, Gusano, Insecto,
    Desecha el río y sube por la falda de la montaña,
    tan seguro de sus púas como pudo estarlo
    un guerrero de su escudo, en Esparta o en Corinto;

    Y de pronto atraviesa el límite, la línea
    que separa la tierra y la hierba de la nueva carretera,
    de un sólo paso entra en tu tiempo y el mío;
    Y como su diccionario universal
    no ha sido corregido ni aumentado
    en estos últimos siete mil años,
    no reconoce las luces de nuestro automóvil,
    y ni siquiera se da cuenta de que va a morir.

    Bernardo Atxaga, 1988 (versión castellana del propio autor)


    .

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 15 Dic 2013, 14:40

    .


    Kirmen Uribe

    (Ondárroa, Vizcaya, 5 de octubre de 1970) es un escritor español en lengua vasca. Sus obras están traducidas a catorce idiomas, incluidos el inglés, francés, ruso o el japonés.

    Ha publicado tanto poesía como literatura para niños, consiguiendo el Premio de la Crítica en euskera por Mientras tanto dame la mano (2003)

    Uribe es conocido por realizar montajes multimedia, en los que combina poesía con otras artes -música, narración, vídeo- en espectáculos itinerantes.

    La obra de Uribe ha ganado prestigio internacional en los últimos años, sobre todo su poesía, que ha sido traducida y publicada en prestigiosas revistas y antologías.

    Ganador del Premio Nacional de Narrativa en 2009 por su obra Bilbao-New York-Bilbao, todavía no traducida al castellano.


    ............


    EL CEREZO

    Ha muerto el cerezo de casa,
    el que veíamos en flor desde la ventana,
    ¿te acuerdas?
    Tan frágil frente a ese mar inmenso.

    El cerezo es un árbol delicado.
    Me lo decía mi tío, ya sabes,
    el que nos enseñaba dónde hacían sus nidos
    las golondrinas.
    El cerezo no suele vivir
    más allá de veinticinco años.

    El perro de casa también ha muerto.
    Bueno, lo mató el veterinario con una inyección.
    Enloqueció de la noche a la mañana.
    Al principio no quería salir de su caseta.
    Luego empezó a matar ovejas y a morder a los de casa.

    Murieron poco después de que murieras tú.

    Kirmen Uribe, 2004 (versión castellana de Kirmen Uribe, Gerardo Marrkuleta y Ana Arregui)


    .

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 16 Dic 2013, 06:35

    .


    UN POCO MÁS ALLÁ

    Mi padre y mi tío se embarcaron por primera vez con nueve años,
    y aprendieron a navegar en el "Bustío".
    Eran duros los patrones de entonces,

    de aquellos que en días de tormenta apretaban los puños
    y mirando al cielo amenazaban a Dios:
    "¡ven aquí si tienes lo que hay que tener!".

    Cuando eran chiquillos, los cuatro hermanos mayores
    tenían que ir a misa por turnos,
    ya que sólo había un traje en casa. Cuando uno volvía de la iglesia,

    se quitaba el traje, se lo daba al siguiente,
    y así solían ir a misa,
    cada cual a su hora, cada uno con sus propios zapatos.

    Cuando era niño, el día en que mi padre volvía del mar,
    solíamos esperarlo en el espigón más alejado del puerto,
    mirando hacia el Oeste. Aunque al principio

    no se veía nada, pronto
    uno de nosotros divisaba en el horizonte
    un punto negro, que poco a poco se convertía en barco.

    Tardaba una hora en llegar hasta el espigón,
    y giraba frente a nosotros antes de entrar a puerto.
    Mi padre nos saludaba con la mano.

    Nada más pasar el barco, corríamos
    hacia el lugar donde atracaba.
    Incluso estando en las últimas, mi padre

    siempre alababa la vida,
    nos decía que hay que vivir el momento,
    que si siempre estás preocupado la vida se te escapa.

    Y nos decía: tenéis que ir
    más al Norte, no hay que echar la red
    allí donde sabéis que seguro habrá pescado,

    hay que buscar un poco más allá,
    sin conformaros con lo que ya tenéis.
    "La muerte no vencerá",

    escribió Dylan Thomas,
    pero de vez en cuando gana,
    y así terminó también la vida de mi padre,

    como un barco que se pierde en el horizonte
    girando hacia el Oeste,
    dibujando recuerdos en su estela.


    Kirmen Uribe, 2004 (versión castellana de Kirmen Uribe, Gerardo Marrkuleta y Ana Arregui)


    .

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 16 Dic 2013, 13:19

    .


    Adam Zagajewski

    Poeta, novelista y ensayista polaco nacido en Lvov, hoy Ucrania, en 1945.

    Su infancia transcurrió en Gliwice, Silesia, donde sus padres fueron repatriados poco después de su nacimiento. Estudió Psicología y Filosofía en la Universidad de Cracovia.

    Fue miembro del grupo poético Ahora hasta 1975, y es uno de los poetas más brillantes de la llamada Generación de la Nueva Ola, junto a Kornhauser, Lipska, Krynicki y Baranczak.

    Censurado por el régimen comunista de su país, emigró a Paris en 1982. Desde 1989 es profesor visitante asociado de la Universidad de Houston, alternando la docencia con la práctica literaria ejercida desde su residencia actual en Cracovia. Ha sido galardonado con los premios Prix de la Liberté 1987, Gran Premio de Literatura de la Fundación Konrad Adenauer de Weimar 2002 y el Premio Horst Bienek de la Academia de Bellas Artes de Baviera en 2003. De su obra poética se destacan "Comunicado" 1972, "Carnicerías" 1975, "Oda a la mayoría" 1982, "Ir a Lvov" 1985, "Lienzo" 1990, "Tierra de fuego" 1994 y "Sed" 1999.


    ..........



    STAGLIENO

    No te demores en este cementerio
    donde aún cumple penitencia el siglo diecinueve
    polvoriento, privado de encanto; te recibirán
    médicos con levitas yesosas
    abrochadas hasta el cuello, con corbatas pétreas,
    pétreos abogados de pétrea sonrisa, un poco
    triste (la hipocresía sobrevivió a sí misma).
    Te recibirán padres de familia, profesores
    y niños, niños marmóreos y perros de yeso,
    siempre obedientes, sin reproche.
    Verás el pasado, encontrarás
    a tus hermanos mayores, verás
    Pompeya anegada en
    la lava gris del tiempo.

    Adam Zagajewski (De "Antenas", 2005)
    (Traducción de Xavier Farré)


    .

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 17 Dic 2013, 06:50

    .


    MARIPOSAS


    Es una tarde de diciembre, pronto llegará el fin
    .......... de siglo,
    ............................... tranquilo y oscuro.
    Sin prisa leo poemas de amigos, observo los lomos
    .......... de los libros
    ....................................... en los estantes, las fotografías.
    ¿Dónde está C.? ¿Dónde desaparecieron el pugnaz
    .......... K. y el risueño T.?
    .................................................. ¿Dónde se metieron B. y N.?
    Unos ya no viven desde hace miles de años, otros,
    .......... debutantes, apenas
    ....................................................... desde hace algunos meses.
    ¿Están juntos? ¿En el desierto donde se levanta el
    .......... amanecer carmesí?
    ................................................... No sabemos donde viven ahora.
    ¿Cerca de un río de montaña, sobre el que
    .......... se divierten las mariposas?
    ................................... En un pueblo con fragancia a reseda?
    Die Toten reiten schnell, repetía de buen grado S.,
    ................................... quien tampoco está.
    Van sobre pequeños caballos, en el silencio de la
    .......... estepa, bajo una redonda
    ................................................................... nube amarilla.
    Tal vez roban carbón en una pequeña estación de
    .......... Asia y funden la nieve
    ............................................................. en una cazuela tiznada,
    como aquellos a los que transportaron en vagones de
    .......... mercancías.
    ....................... (¿Hay también allí campos de concentración
    ................................................................................ y alambre de púas?)
    ¿Juegan a las damas? ¿Escuchan música? ¿Ven a
    .......... Cristo?
    .......................... Dictan poemas a los poetas que viven.
    Pintan bisontes en las paredes de una cueva,
    .......... empiezan a alzar
    ............................................... la catedral de Beauvais.
    ¿Entendieron ya la esencia del mal que nosotros no
    .......... sabemos percibir
    ............................................ y perdonaron a sus perseguidores?
    Se hunden en un glaciar alpino, mullido por los
    .......... calores de agosto.
    ................................................ ¿Lloran? ¿Se arrepienten?
    ¿Pasan horas al teléfono? ¿Callan? ¿Están aquí,
    .......... entre nosotros?
    ........................... ¿En ningún sitio?
    Leo poemas, escucho el enorme murmullo
    ........................... de la noche y de la sangre.


    Adam Zagajewski. De "Antenas", 2005.
    ((traducción de Xavier Farré)


    .

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 19 Dic 2013, 12:53



    Juanjo Olasagarre


    Nacido en Arbizu, en 1963. Escritor, dramaturgo y poeta español, Juanjo Olasagarre ha desarrollado la mayor parte de su carrera en lengua vasca, siendo uno de sus más destacados narradores actuales.


    JOXERRA AGIRRE SE PREPARA
    PARA LA MUERTE, ALBADA


    Llegará con el alba,
    la habitación dejará las distancias de la luz
    y se adentrará en las tinieblas minerales;
    me iré como en un viaje a destiempo,
    el cuerpo encogido por los temblores,
    en esa hora en que los objetos no son más que voces...
    Y la vida seguirá adelante
    como si nunca nadie hubiera muerto.

    Tengo el sida. Da espanto
    no poder pensar, no ver, no oír.
    No ser, y regresar a alguna forma de olvido
    como una idea equivocada que no nace.
    El armario, la cama, los libros
    seguirán aquí para algún
    otro. Puede usarlos -le dirán-,
    pero los llevará a los traperos de Emaús,
    por si acaso, para que pierdan
    la mugre de lo que fue una vida,
    convencido de que así conjura la repentina
    llegada de la sombra cierta. Almoneda de nada.

    Llega el alba. Aquel yo que solo era
    una asamblea de voces se va apagando
    al tiempo que palidece la aurora muerta.
    No oír, no pensar, no ser
    y ser sin remedio alguna forma de olvido.
    El estrépito de la lluvia, la nieve,
    el espanto, a cántaros, derritiendo todo lo vivido.
    Una paz helada, a modo de un frío vacío.
    Ya está aquí, ya está aquí. Y como polen
    se posará sobre los muebles el silencio.

    Juanjo Olasagarre
    (Traducción del autor, Jon Kortazar y Gerardo Markuleta)


    .

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 19 Dic 2013, 13:00

    .


    Miren Agur Meabe

    Nació en Lekeitio (Bizkaia), un pueblo con mar, en 1962. Su color es el lila. Su número es el 7. Su paisaje, la playa en otoño. El animal que más le gusta es el cachorro humano. Su comida preferida, los langostinos. Su palabra mágica, Joanes, el nombre de su hijo. Su mejor recuerdo, las manos de su madre. 



    Maestra y filóloga vasca, trabajó en la enseñanza y en la elaboración de libros escolares en euskera, y es autora de una extensa obra de literatura infantil y juvenil.

    Recibió el Premio Euskadi de Literatura Juvenil en dos ocasiones, por las obras Itsaslabarreko etxea (La casa del acantilado, 2002) y Urtebete itsasargian (Un año en el faro, 2006).

    El álbum Mila magnolia-lore (Mil flores de magnolio, 2010), en el que combina prosa y poesía, fue incluido en la Lista de Honor del IBBY.

    Ha participado en encuentros literarios internacionales, y algunos de sus textos han sido traducidos a otras lenguas y al braille.


    NOTAS BREVES - 1

    Ayer se me quemó una sábana.
    La quemé yo, con la plancha.
    Le estampé un triángulo color pan tostado
    por culpa de la tele.
    Siempre tengo encendida la tele pequeña de la cocina
    cuando toca plancha:
    un niño negro de la guerra
    chupaba el pecho de su madre muerta.
    Se me hizo un nudo de pelo en la garganta.

    No se me olvidará:
    la leche me mojó el sujetador.

    Miren Agur Meabe
    (Traducción de la autora)


    .

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 43097
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Maria Lua el Dom 22 Dic 2013, 16:02

    Poema del poeta cubano Nicolás Guillén.
    a la muerte de Che Guevara:



    Che Comandante



    No porque hayas caído
    tu luz es menos alta.
    Un caballo de fuego
    sostiene tu escultura guerrillera
    entre el viento y las nubes de la Sierra.
    No por callado eres silencio.
    Y no porque te quemen,
    porque te disimulen bajo tierra,
    porque te escondan
    en cementerios, bosques, páramos,
    van a impedir que te encontremos,
    Che Comandante,
    amigo.

    Con sus dientes de júbilo
    Norteamérica ríe. Mas de pronto
    revuélvese en su lecho
    de dólares. Se le cuaja
    la risa en una máscara,
    y tu gran cuerpo de metal
    sube, se disemina
    en las guerrillas como tábanos,
    y tu ancho nombre herido por soldados
    ilumina la noche americana
    como una estrella súbita, caída
    en medio de una orgía.
    Tú lo sabías, Guevara,
    pero no lo dijiste por modestia,
    por no hablar de ti mismo,
    Che Comandante,
    amigo.

    Estás en todas partes. En el indio
    hecho de sueño y cobre. Y en el negro
    revuelto en espumosa muchedumbre,
    y en el ser petrolero y salitrero,
    y en el terrible desamparo
    de la banana, y en la gran pampa de las pieles,
    y en el azúcar y en la sal y en los cafetos,
    tú, móvil estatua de tu sangre como te derribaron,
    vivo, como no te querían,
    Che Comandante,
    amigo.

    Cuba te sabe de memoria. Rostro
    de barbas que clarean. Y marfil
    y aceituna en la piel de santo joven.
    Firme la voz que ordena sin mandar,
    que manda compañera, ordena amiga,
    tierna y dura de jefe camarada.
    Te vemos cada día ministro,
    cada día soldado, cada día
    gente llana y difícil
    cada día.
    Y puro como un niño
    o como un hombre puro,
    Che Comandante,
    amigo.

    Pasas en tu descolorido, roto, agujereado traje de campaña.
    El de la selva, como antes
    fue el de la Sierra. Semidesnudo
    el poderoso pecho de fusil y palabra,
    de ardiente vendaval y lenta rosa.
    No hay descanso.
    ¡Salud, Guevara!
    O mejor todavía desde el hondón americano:
    Espéranos. Partiremos contigo. Queremos
    morir para vivir como tú has muerto,
    para vivir como tú vives,
    Che Comandante,
    amigo.







    Gracias, Pedro, por el post, genial
    idea!
    Gracias a los compañeros!
    Besos
    Maria Lua


    _________________



    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Marialuaf


    Te encuentro
    tus huellas son tatuajes en mi corazón
    intensas e inmensas
    como el vino de la pasión
    y la rosa roja del amor
    eternas y etereas
    como los sortilegios de una Luna Creciente... 


    Maria Lua




    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Luna7
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 23 Dic 2013, 11:14

    "No porque hayas caído
    tu luz es menos alta."

    Nicolás Guillén

    ...

    Gracias, Maria, por dejarnos esta bella elegía de Nicolás Guillén al Che Guevara.

    Te dejo un poema de Denizé Lauture.

    Un abrazo.
    Pedro


    ..............


    Denizé Lauture

    Denizé Lauture (Denize Lotu) nació 11 de mayo 1946 en Mountain Jacmel (Haití). Hijo mayor de pequeños agricultores con trece hijos, Denizé Lauture abandonó Haití en 1968. Antes de terminar la escuela secundaria, trabajó como soldador en Harlem mientras asistía a clases nocturnas en la Universidad de la Ciudad de Nueva York para la primera licencia (BA) en Sociología, y luego una Maestría (MS) en Educación bilingüe. Algunos años más tarde, en otra facultad de CUNY (City University de Nueva York), Lehman College, hizo un segundo grado de maestría en la literatura española. Él escribió en creole, francés e Inglés. Sus poemas han aparecido en numerosas revistas, incluyendo Negro Foro Literatura Americana (African American Review), Bomba, Callaloo, Drumvoices Journal, Litoral (España), LittéRéalité, Presencia Africana y Tanbou. Denizé Lauture reside en El Bronx y enseña francés y español en St. Thomas Aquinas College en Sparkill, Nueva York. Invitado a menudo a dar lecturas públicas de sus textos en escuelas, museos y bibliotecas, y festivales de poesía. -

    Más en: http://translate.googleusercontent.com/translate_c?depth=1&hl=ca&rurl=translate.google.es&sl=fr&tl=es&u=http://www.lehman.cuny.edu/ile.en.ile/paroles/lauture.html&usg=ALkJrhh8NiPCknDv_OEYObrHRVCYg_GksQ#sthash.BgQpjXr1.dpuf


    VISTIENDO

    Vistiendo
    Zapaos negros y sombrero
    Pantalones negros y camisa
    Guantes negros y corbata
    Gafas negras y bufanda
    Se mantenía derecho
    En la puerta
    Del terminal del aeropuerto
    Saludando sombríamente
    A la lenta comitiva
    De coches fúnebres sin carga
    Sin conductores,
    Y repitiendo
    Tras un altavoz
    Cubierto de nieve
    .........."¡El POETA ha muerto!
    ...........¡El POETA ha muerto!
    ...........¡El POETA ha muerto!
    Hasta que una enloquecida paloma-torcaz
    Rasgó las ruedas del primer coche
    Con picos-de veintiuna-pulgadas
    Interrumpiendo la macabra marcha.

    Denizé Lauture
    (traducción de Ana Jorda y Charles Matz)


    .

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 23 Dic 2013, 12:53

    .


    Theodore Roethke


    Theodore Huebner Roethke nació en Saginaw, Michigan, hijo de Otto Roethke y Helen Huebner, quien, junto con un tío poseía un invernadero local. Cuando era niña, pasaba mucho tiempo en la naturaleza de efecto invernadero de observación. Roethke creció en Saginaw, asistiendo al Aurthur Hill High School, donde pronunció un discurso en la Cruz Roja de la Juventud que se publicó en veintiséis idiomas diferentes. En 1923 su padre murió de cáncer, un evento que siempre informa sus visiones creativas y artísticas. Desde 1925 hasta 1929 Roethke asistió a la Universidad de Michigan en Ann Arbor, donde se graduó magna cum laude. A pesar de los deseos de su familia que seguir una carrera legal, dejó la escuela de derecho después de un semestre. A partir de ahí pasó los años 1929-31, tomando cursos de posgrado en la Universidad de Michigan y más tarde en la Escuela de Graduados de Harvard. Allí conoció y trabajó con el también poeta Robert Hillyer.

    Cuando la Gran Depresión golpeó, Roethke no tuvo más remedio que salir de Harvard. Comenzó a dar clases en la universidad de Lafayette y permaneció allí desde 1931 hasta 1935. Fue aquí donde Roethke comenzó su primer libro, Open House. En Lafayette conoció a Stanley Kunitz, que más tarde en la vida, se convirtió en un gran apoyo y amigo. A finales de 1935 Roethke enseñaba en la universidad de estado de Michigan en Lansing. Su carrera allí, sin embargo, no duró mucho. Roethke fue hospitalizado por lo que resultaría ser una enfermedad mental, lo que resultaría ser recurrente. Sin embargo, la depresión, tal como se daba en Roethke, era útil para la escritura, ya que le permitió explorar una mentalidad diferente.

    En 1936 se mudó a la Universidad Estatal de Pennsylvania, donde fue profesor durante siete años. Durante su tiempo allí, publicó en revistas tan prestigiosas como la Poesía, la Nueva República, la Saturday Review, y Sewanee Revisión. Su primer volumen de versos, Casa Abierta, fue finalmente publicado y puesto en libertad en 1941. Open House fue revisado favorablemente en el New Yorke, la Saturday Review, la Kenyon Review, y el Atlántico; WH Auden llamó "un éxito total." Su primera obra muestra la influencia de los modelos poéticos como John Donne, William Blake, Léonie Adams, Louise Bogan, Emily Dickinson, Rolfe Humphries, Stanley Kunitz, y Elinor Wylie, escritores cuyos versos había dado forma a la imaginación y el estilo de principios del poeta.

    En 1942 la Universidad de Harvard pidió a Roethke para dar conferencias Morris Gray. Luego en 1943 se fue de Penn State para enseñar en el Bennington College, donde conoció a Kenneth Burke, quien colaboró ​​con él. El segundo volumen de la carrera de Roethke, El hijo perdido y otros poemas se publicó en 1948.

    Durante su visita con los amigos en Bainbridge Island en 1963, Washington, Roethke sufrió un ataque cardíaco fatal. Durante los últimos años de su vida había compuesto los sesenta y un nuevos poemas que fueron publicados póstumamente en 1964 - que recibió el Premio Nacional del Libro - y en los poemas recogidos en 1966.


    DESEO PARA UNA JOVEN ESPOSA

    Mi lagartija, mi retorcida viva,
    Que nunca se marchiten tus miembros,
    Que los ojos en tu cara
    Sobrevivan el verde hielo
    De la malvada mirada de la envidia;
    Que vivas tu vida
    Sin odio, sin dolor,
    Y que tu pelo siempre brille,
    Al sol, al sol,
    Cuando me deshaga,
    Cuando me convierta en nada


    Theodore Roethke
    (Traducción de Ana Jorda y Charles Matz)


    .

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 23 Dic 2013, 13:37

    .



    Wallace Stevens

    Poeta norteamericano nacido en Reading, Pennsylvania, en 1879.
    Hijo de un prestigioso abogado, tuvo acceso a una esmerada educación en Reading Boys' High School, en Harvard College,  y posteriormente en New York Law School, donde se graduó como abogado en 1903.
    Aunque algunos de sus mejores poemas están contenidos en  "Harmonium" 1923, "Ideas de orden" 1935, "El hombre con la guitarra azul" 1937, y "Las auroras de otoño"  1950, sólo fue reconocido internacionalmente cuando publicó los  "Poemas completos" en 1954.
    En 1946 fue aclamado por el Instituto Nacional de Artes y Letras. Entre los galardones obtenidos merecen destacarse el Premio Bollingen en 1950, y los premios Pulitzer y National Book Award en 1955.
    Falleció, víctima de un cáncer en agosto de 1955.



    EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

    Llamad al liador de grandes puros,
    al musculoso, y pedidle que monte
    en copas de cocina natas concupiscentes.
    Dejad que las criadas se demoren en prendas
    que acostumbran a usar, y dejad que los niños
    traigan consigo flores en periódicos viejos.
    Que sea el triunfo de la apariencia.
    El único emperador es el emperador de los helados.

    Coged del tocador de madera de pino,
    al que le faltan los tres pomos de cristal,
    la sábana en la que ella bordara unas palomas
    y extendedla del todo para cubrir su rostro.
    Quizás asomen algo sus callosos pies
    para mostrar que está fría y enmudecida.
    Dejad que la lámpara fije su rayo.
    El único emperador es el emperador de los helados.

    Wallace Stevens (De"Harmonium", 1923)
    (Traducción de Julián Jiménez Heffernan)


    .

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 23 Dic 2013, 13:46

    .


    CORTEJO PARA ROSENBLOOM

    Ya está muerto el sardónico Rosenbloom
    y sus remilgados portadores pisan,
    sobre cien piernas, el camino
    del muerto.
    Rosenbloom está muerto.

    Llevan este cuerpo marchito
    del color del cuerno
    a la colina sombría
    marchando al unísono
    en honor del muerto.

    Rosenbloom está muerto.
    El paso de los portadores no se detiene
    sobre la colina, sino que gira
    hacia el cielo.
    Llevan su cuerpo hacia el cielo.

    Son los niños de los misántropos
    y los niños de la nada
    los que recorren
    las rampas de madera
    para el ascenso del muerto.

    Llevan turbantes
    y botas de piel
    mientras pisan los tablones
    en una región de escarcha,
    contemplando la escarcha;

    hacia el chirrido de los gongs
    y la cháchara de los gritos
    y el denso repiqueteo
    del camino interminable
    que caminan;

    Hacia un estruendo de muerte
    y un revoltijo de palabras
    del intenso poema
    de la más estricta prosa
    de Rosenbloom.


    Y allí lo entierran,
    en cuerpo y alma,
    en algún lugar del cielo.
    ¡Lamentable camino!
    Rosenbloom está muerto.


    Wallace Stevens (De"Harmonium", 1923)
    (Traducción de Julián Jiménez Heffernan)


    .

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 23 Dic 2013, 14:10

    .


    LA MUERTE DE UN SOLDADO

    La vida se contrae y se espera a la muerte,
    como en una estación de otoño.
    El soldado cae.

    No se convierte en un personaje de tres días,
    imponiendo su separación,
    pidiendo ceremonia.

    La muerte es absoluta, sin conmemoración,
    como en una estación de otoño,
    cuando cesa el viento,

    cuando cesa el viento, y, sobre los cielos,
    las nubes, sin embargo,
    siguen su camino.


    Wallace Stevens (De"Harmonium", 1923)
    (Traducción de Julián Jiménez Heffernan)


    .

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 23 Dic 2013, 14:18

    .



    DOS EN NORFOLK

    Id segando ya, negros, hierbas del cementerio,
    estudiad esos símbolos y también los requiescats,
    pero dejad un lecho debajo de los mirtos.
    Este esqueleto tubo un hijo, ése una hija.

    Éste tuvo en su día muy poco que decir,
    la más suave palabra se pudría en su cráneo.
    Para él la luna estaba siempre en Escandinavia
    y su hija no era sino algo muy extraño.

    Y ése no fue jamás hombre de corazón.
    Concebir a su hijo fue una obligación más.
    Cuando el canto del niño se derramó cual fuente
    quiso alabar a Johann Sebastian, como es propio.

    Las sombras tenebrosas de funéreos magnolios
    están llenos de cantos de Jamanda y Carlotta;
    son el hijo y la hija, que acuden a lo oscuro,
    él por su pecho ardiente y ella por sus brazos.

    Y éstos nunca se encuentran en este aire preñado
    de verano, y se tocan, con cierta intimidad,
    sin una escapatoria al lapso de sus besos.
    Haz un lecho y derrama en él todos los lirios.

    Wallace Stevens (De"Harmonium", 1923)
    (Traducción de Julián Jiménez Heffernan)


    .

    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 7477
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 63

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 07 Ene 2014, 18:25

    Intensos estos poetas y sus escritos, como la muerte misma; se sobrecoge uno al leerlos.
    Muy peculiar el de Miren Agur Meabe. ¡Vaya!
    Gracias Pedro por traerlos, aquí te dejo un cadáver jaaaaaaa:

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Charles-hamilton-sorley

    "ASÍ ES LA MUERTE"

    Así, así es la Muerte: ningún triunfo: ninguna derrota:
    Sólo un cubo vacío, una limpia pizarra rota,
    Una distancia misericordiosa de lo que ha sido.

    Y esto sabemos: La muerte no es la Vida,
    Estrellado, el cubo se vacía. Y nosotros, que hemos alcanzado
    Cosas maravillosas, sabemos que el final no ha llegado.

    Vencedor y vencido son uno en la muerte:
    Amigo y enemigo, cobarde y valiente.
    Los fantasmas no dicen, "¿Qué recuerdas de tu atarceder?"
    Pero un desacorde se oculta en cada ayer,
    Tan famélico, tan prolijamente incompleto.
    Y su Promesa brillante, marchita y apresurada,
    Se roza, se mueve, se eleva, crece dulcificada.
    Esas flores son como tú cuando estés muerto.

    ---- 000 -------

    "CUANDO VEAS MILLONES DE LOS MUERTOS SIN BOCA"

    Cuando veas millones de los muertos sin boca
    Atravesando tus sueños en pálidos batallones,
    No pronuncies palabras suaves como otros hombres,
    Pues no necesitas hacerlo.
    No les regales elogios ¿cómo los sordos pueden saber
    Que no son maldiciones las que se acumulan en sus cabezas?
    Tampoco lágrimas, sus ojos ciegos no pueden ver tu llanto.
    Ni honor; es fácil estar muerto.
    Sólo dí esto: Ellos están muertos; y luego agrega:
    Muchos mejores han muerto antes.
    Entonces, observa la multitud apretada,
    Y percibirás un rostro que antaño has amado.
    Un espectro. Nadie viste aquel rostro abandonado.
    La Gran Muerte hace tiempo los ha arrebatado.

    *Charles Hamilton Sorley:

    (19 mayo 1895 hasta 13 octubre 1915) fue un británico poeta de la Primera Guerra Mundial .
    Nacido en Aberdeen , Escocia , que era el hijo de William Ritchie Sorley . Fue educado, como Siegfried Sassoon , en el Marlborough College (1908-1913). En el Marlborough College pasatiempo favorito de Sorley fue a campo través de la lluvia, un tema evidente en muchos de sus poemas anteriores a la guerra, entre ellos "Rain" y "La Canción de los corredores desciñéronse". De acuerdo con su estricta educación protestante, Sorley tenía opiniones firmes sobre lo correcto e incorrecto, y en dos ocasiones se ofreció a ser castigado por romper las reglas de la escuela. [
    Antes de tomar una beca para estudiar en la Universidad de Oxford , Sorley pasó un poco más de seis meses en Alemania entre enero y julio de 1914, tres meses más de los que estaban en Schwerin el estudio de la lengua y la cultura local. Luego se matriculó en la Universidad de Jena , y estudió allí hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial
    Después de Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania, Sorley fue detenido durante una tarde en Trier , pero quedó en libertad el mismo día, y dijo que se fuera del país.  Él volvió a Inglaterra y se ofreció como voluntario para el servicio militar, uniéndose al Regimiento de Suffolk . Llegó al frente occidental en Francia como teniente en mayo de 1915, y rápidamente alcanzó el rango de capitán a la edad de veinte años. Sorley fue muerto en acción cerca Hulluch ,  en el que recibió un disparo en la cabeza por un francotirador en la Batalla de Loos el 13 de octubre de  1915.
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 7477
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 63

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 07 Ene 2014, 18:41

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Teasdale2

    *"AMOR ENTERRADO"

    He venido a enterrar el Amor
    Debajo de un árbol,
    En el bosque negro y alto,
    Donde nadie lo pueda ver.

    No pondré flores en su cabeza,
    Ni una lápida a sus pies,
    Pues esos labios que tanto amaba
    Fueron amargos, nada.

    No volveré al sepulcro,
    Pues el bosque es frío.
    Reuniré toda la alegría
    Que mis manos puedan abarcar.

    Estaré todo el día bajo el sol,
    Donde los salvajes vientos soplan,
    Pero lloraré por las noches,
    Cuando no haya nadie para escuchar.


    *"SI LA MUERTE ES AMABLE"

    Si la muerte es amable, y puede que haya un retorno,
    volveremos a la tierra alguna noche fragante,
    y tomaremos estos caminos para encontrar el mar, y girando
    respirar la misma azalea, baja y blanca.

    Bajaremos de noche a esas playas resonantes,
    y al extenso, delicado trueno del océano,
    aquí por una sola hora en la amplia luz de las estrellas
    seremos felices, pues los muertos son libres.

    POEMAS: Llama y Sombra (Flame and Shadow)-1920-


    *"DESPUÉS DE LA MUERTE"

    Ahora, mientras mis labios viven
    Sus palabras eternamente deben callar,
    ¿Pues mi alma habrá de recordar
    Su voz cuando esté muerta?

    Sin embargo, si mi alma lo recuerda
    Tu atención ya no será mía, querido;
    Pues ya nunca entenderás el latido
    De aquello que no puede oírse.

    *SARA TEASDALE:
    (San Luis, 8 de agosto de 1884 – Nueva York, 29 de enero de 1933) fue una poetisa lírica estadounidense. Nació como Sara Trevor Teasdale y después de su matrimonio pasó a llamarse Sara Teasdale Filsinger.

    Sara Teasdale nació el 8 de agosto de 1884. Fue la hija menor del matrimonio entre John Warren Teasdale y Mary Elizabeth Willard. Durante toda su vida tuvo una salud delicada contrayendo enfermedades muy fácilmente, debido a esto comenzó la escuela a la edad de nueve años. En 1898 comenzó a asistir al Mary Institute pero un año después cambió al Hosmer Hall donde acabó graduándose en 1903.
    El primer poema de Sara fue publicado en el periódico local Reedy's Mirror hacia el año 1907. Como también le fue publicada ese mismo año su primera colección de poemas, Sonnets to Duse and Other Poems.
    En 1911 fue publicada su segunda colección de poemas, Helen of Troy and Other Poems. Esta colección fue bien recibida por los críticos, que destacaron su dominio lírico y sus temas románticos. Durante estos años, Sara fue objetivo de varios hombres, entre ellos el poeta Vachel Lindsay o el que sería su futuro marido, Ernst Filsinger, profuso admirador de su poesía desde hacía varios años. Sara contrajo matrimonio con Ernst el 19 de diciembre de 1914.
    La tercera colección de poemas Rivers to the Sea publicada en 1915 fue un best seller con varias ediciones impresas. Un año más tarde se mudó a Nueva York junto con Ernst. Se ubicaron en un apartamento del barrio Upper West Side cercano a Central Park.
    En 1918, la colección de poesías Love Songs (1917) fue galardonada con dos premios: el Premio de Poesía de la Universidad de Columbia (actualmente Premio Pulitzer de Poesía) y el Premio de la Sociedad de Poesía de América.
    En 1929, debido a la ajetreada vida empresarial de su marido, Sara se ve sumida en la soledad y decide viajar a otro estado para permanecer allí durante tres meses, cumpliendo así un criterio para obtener el divorcio. Ella no quería informar a su marido de los trámites pero lo tuvo que hacer debido a la insistencia de sus abogados. Esto sorprendió y conmocionó a Ernst.
    Después del divorcio, Sara permaneció en Nueva York viviendo a tan sólo dos manzanas de su antiguo hogar. Volvió a cartearse con Vachel Lindsay, ya con esposa e hijos.
    El 29 de enero de 1933 se suicidó con sobredosis de somníferos. Su amigo Vachel también se suicidó dos años antes. Está enterrada en el Cementerio Bellefontaine.
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 30389
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 71
    Localización : Barcelona

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 08 Ene 2014, 13:40

    "Cuando veas millones de los muertos sin boca
    Atravesando tus sueños en pálidos batallones,
    No pronuncies palabras suaves como otros hombres,
    Pues no necesitas hacerlo.
    No les regales elogios ¿cómo los sordos pueden saber
    Que no son maldiciones las que se acumulan en sus cabezas?
    Tampoco lágrimas, sus ojos ciegos no pueden ver tu llanto.
    Ni honor; es fácil estar muerto."

    Charles Hamilton Sorley


    *

    "No pondré flores en su cabeza,
    Ni una lápida a sus pies,
    Pues esos labios que tanto amaba
    Fueron amargos, nada."

    Sara Teasdeale




    Muy interesantes tus aportaciones, Evangelina.

    Los poemas de Charles Hamilton Sorley nos recuerdan que este año se conmemora el centenario de la Gran Guerra, la guerra más devastadora y cruel de la historia hasta entonces, en que por primera vez se emplearon las armas químicas. Mas tarde, en 1944, la humanidad dio un paso al frente y estrenó el arma atómica. En fin, para qué continuar...

    Los poemas de Sara Teasdale revelan una personalidad muy sensible, muy necesitada de amor, lo cual acostumbra a suponer hacer una apuesta clara por el suicidio, porque el mundo es muy cruel para la gente sensible.

    Gracias por tus aportaciones.

    Un abrazo.
    Pedro


    Contenido patrocinado

    Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras) Empty Re: Poemas de Muerte (Al inicio de la primera página está la lista de autores y obras)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue 21 Nov 2019, 02:44