Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1033556 mensajes en 47343 argumentos.

Tenemos 1564 miembros registrados

El último usuario registrado es Nicolaz

¿Quién está en línea?

En total hay 58 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 57 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Maria Lua


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» CLARICE LISPECTOR II
POETAS LATINOAMERICANOS  EmptyHoy a las 19:46 por Maria Lua

» VINICIUS DE MORAES
POETAS LATINOAMERICANOS  EmptyHoy a las 19:42 por Maria Lua

» CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE
POETAS LATINOAMERICANOS  EmptyHoy a las 19:41 por Maria Lua

»  FERNANDO PESSOA II (!3/ 06/1888- 30/11/1935) )
POETAS LATINOAMERICANOS  EmptyHoy a las 19:36 por Maria Lua

» FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)
POETAS LATINOAMERICANOS  EmptyHoy a las 19:32 por Maria Lua

» 2011-06-05 ERES TÚ FÚLGIDA ESTRELLA...
POETAS LATINOAMERICANOS  EmptyHoy a las 15:26 por Pedro Casas Serra

» Luís Vaz de Camões (c.1524-1580)
POETAS LATINOAMERICANOS  EmptyHoy a las 10:11 por Maria Lua

» Dante Alighieri (1265-1321)
POETAS LATINOAMERICANOS  EmptyHoy a las 10:07 por Maria Lua

» William Shakespeare (1564-1616)
POETAS LATINOAMERICANOS  EmptyHoy a las 10:04 por Maria Lua

» HERMANN HESSE (1877-1962)
POETAS LATINOAMERICANOS  EmptyHoy a las 10:01 por Maria Lua

Febrero 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829   

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


POETAS LATINOAMERICANOS  Empty

2 participantes

    POETAS LATINOAMERICANOS

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 08:12


    https://versoslibres.com/poemas/20-poemas-latinoamericanos-que-amaras/


    20 Poemas Latinoamericanos que amarás (¡uno de cada país!)


    Latinoamérica siempre se ha caracterizado por ser cuna de grandes poetas y poetisas. Muchos de los poemas más famosos en el mundo son de autores latinoamericanos, así lo demuestran las muchas traducciones que existen de los mismos.

    En esta ocasión en Versos Libres hemos elaborado una recopilación de nuestros poemas latinoamericanos favoritos. Elegimos 20 poemas latinoamericanos porque tomamos un poema por cada país.

    Cabe recalcar que el orden de los poemas latinoamericanos que les mostraremos es aleatorio y no obedece a un criterio de predilección.





    ( ARGENTINA ) El Sueño – Jorge Luis Borges


    Si el sueño fuera (como dicen) una
    Tregua, un puro reposo de la mente,
    ¿Por qué, si te despiertan bruscamente,
    Sientes que te han robado una fortuna?

    ¿Por qué es tan triste madrugar? La hora
    Nos despoja de un don inconcebible,
    Tan íntimo que sólo es traducible
    En un sopor que la vigilia dora

    De sueños, que bien pueden ser reflejos
    Truncos de los tesoros de la sombra,
    De un orbe intemporal que no se nombra

    Y que el día deforma en sus espejos.
    ¿Quien serás esta noche en el oscuro
    Sueño, del otro lado de su muro?



    *****************


    ( BOLIVIA ) Sal de mis lágrimas – Yolanda de Bolivia


    Tanto por ti he llorado
    tanto, tanto
    que te has identificado
    con la sal de mis lágrimas.

    Ya no puedo llorar de cosa alguna
    sin que tú vengas a mis ojos.

    Si me enternece un niño,
    si me tortura un ansia
    y hasta si lloro de alegría
    o sin motivo,
    en la sal de mis lágrimas
    tú siempre estás presente.

    En la hebra de hilo,
    en el libro que leo,
    entre mis dedos torturados,
    sobre la almohada
    a veces caen mis lágrimas,
    te juro, sin motivo!
    Y siento como si tu sangre
    goteara de mis ojos.

    Tengo necesidad de llorar
    por algo que no seas tú
    y que no te puede decir. Bueno, te digo:
    Por las angustias del que amo ahora. –
    Y tú presente siempre!

    Libértame por Dios!
    Sal de la sal de mis lágrimas.
    Ya nunca pienso en ti.
    Ya no te quiero.
    Sal de la sal de mis lágrimas.



    **************


    ( REPÚBLICA DOMINICANA ) Alas Rotas – Fabio Fiallo


    La cárcel? – Sí; muy triste,
    como cualquier recinto
    en donde tú, mi amada,
    no estés siempre conmigo.

    Que si a la oscura cárcel
    vinieras? – Amor mío,
    sólo el pensarlo cambia
    mi celda en paraíso!



    ******************


    (PANAMÁ ) Ricardo Miró – A la eterna



    Tu rostro me acompaña, tu sombra va conmigo,
    conmigo va la música dividida de tu acento;
    y si respiro me hallo tu perfume en el viento
    y escucho tus pisadas, detrás por donde sigo…

    Adonde quiera vaya buscando paz y abrigo
    me alcanza el delicioso contacto de tu aliento,
    porque te llevo toda dentro del pensamiento
    ¡como si amarte fuera pecado a tal castigo!…

    A veces he querido tirar todo muy lejos
    como se tiran flores o versos ya muy viejos,
    y entonces ha brotado sangre del alma mía…

    Y es que con tu lozano frescor de primavera
    tu gracia fue como una victoriosa bandera
    clavada en lo más alto de mi melancolía.



    ************************

    ( COLOMBIA) Ruptura – Meira Delmar


    Apenas nos hubimos encontrado
    comenzó la distancia a destejernos
    los ojos, las palabras, el asombro,
    antes que se apretaran nuestras vidas
    en la urdimbre del tiempo.

    Y quedaron los hilos en el aire.
    Un instante en el aire, como queda
    un pájaro, su vuelo,
    en tanto que lo borra
    la tormenta.

    Después, no más,
    el viento.



    ****************



    CONT.

    https://versoslibres.com/poemas/20-poemas-latinoamericanos-que-amaras/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 08:18

    ( URUGUAY) Por qué Cantamos – Mario Benedetti



    Si cada hora viene con su muerte
    si el tiempo es una cueva de ladrones
    los aires ya no son los buenos aires
    la vida es nada más que un blanco móvil

    usted preguntará por qué cantamos

    si nuestros bravos quedan sin abrazo
    la patria se nos muere de tristeza
    y el corazón del hombre se hace añicos
    antes aún que explote la vergüenza

    usted preguntará por qué cantamos

    si estamos lejos como un horizonte
    si allá quedaron árboles y cielo
    si cada noche es siempre alguna ausencia
    y cada despertar un desencuentro

    usted preguntará por qué cantamos

    cantamos porque el río está sonando
    y cuando suena el río / suena el río
    cantamos porque el cruel no tiene nombre
    y en cambio tiene nombre su destino

    cantamos por el niño y porque todo
    y porque algún futuro y porque el pueblo
    cantamos porque los sobrevivientes
    y nuestros muertos quieren que cantemos

    cantamos porque el grito no es bastante
    y no es bastante el llanto ni la bronca
    cantamos porque creemos en la gente
    y porque venceremos la derrota

    cantamos porque el sol nos reconoce
    y porque el campo huele a primavera
    y porque en este tallo en aquel fruto
    cada pregunta tiene su respuesta

    cantamos porque llueve sobre el surco
    y somos militantes de la vida
    y porque no podemos ni queremos
    dejar que la canción se haga ceniza.




    ******************


    ( COSTA RICA) Digo – Jorge Debravo



    El hombre no ha nacido
    para tener las manos
    amarradas al poste de los rezos.

    Dios no quiere rodillas humilladas
    en los templos,
    sino piernas de fuego galopando,
    manos acariciando las entrañas del hierro,
    mentes pariendo brasas,
    labios haciendo besos.

    Digo que yo trabajo,
    vivo, pienso,
    y que esto que yo hago es un buen rezo,
    que a Dios le gusta mucho
    y respondo por ello.

    Y digo que el amor
    es el mejor sacramento,
    que os amo, que amo
    y que no tengo sitio en el infierno.



    ********************


    (MÉXICO ) Amado Nervo –¡Amémonos!


    Si nadie sabe ni por qué reímos
    Ni por qué llorámos;
    Si nadie sabe ni por qué vinimos
    Ni por qué nos vamos;
    Si en un mar de tinieblas nos movemos;
    Si todo es noche en derredor y
    Arcano,
    ¡A lo menos amémonos!
    ¡quizá no sea en vano!



    CONT
    https://versoslibres.com/poemas/20-poemas-latinoamericanos-que-amaras/



    *****************


    ( EL SALVADOR) ¿Por qué? – Francisco Antonio Gamboa



    Si sabes lo que pienso cuando escondo
    tu recuerdo en mi mente soñadora,
    si sabes lo que busca mi alma ardiente
    cuando la invaden del amor las olas;

    si tú has soñado lo que yo he soñado,
    si tú has oído -como yo- esas notas,
    resonancias de músicas lejanas
    que vibran en regiones misteriosas;

    si tú has sentido como yo he sentido
    volcarse el corazón hora tras hora,
    si sientes en tu pecho los oleajes
    de un océano de amor que se desborda…

    ¿Por qué no estalla la pasión ferviente
    -tempestad de las almas que se adoran-
    por qué calla ¡cobarde! el labio trémulo
    y las manos, convulsas, no se tocan?


    **************


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 08:29

    ( GUATEMALA) Nunca Estoy Solo – Otto René Castillo


    De veras, nunca estoy solo.
    Tan solo estoy triste
    cuando tus ojos
    huyen
    del sitio
    en que debimos
    encontrarnos
    por la tarde.
    Ahora
    se pudre la espera
    debajo del tiempo,
    del tiempo que se ríe
    de mí, gran amador,
    desprovisto de amada
    en búsqueda siempre.


    ******************



    (CHILE) Jorge Teillier


    EDAD DE ORO

    Un día u otro
    todos seremos felices.
    Yo estaré libre
    de mi sombra y mi nombre.
    El que tuvo temor
    escuchará junto a los suyos
    los pasos de su madre,
    el rostro de la amada será siempre joven
    al reflejo de la luz antigua en la ventana,
    y el padre hallará en la despensa la linterna
    para buscar en el patio
    la navaja extraviada.

    No sabremos
    si la caja de la música
    suena durante horas o un minuto;
    tú hallarás –sin sorpresa–
    el atlas sobre el cual soñaste con extraños países.
    tendrás en tus manos
    un pez venido del río de tu pueblo,
    y Ella alzará sus párpados
    y será de nuevo pura y grave
    como las piedras lavadas por la lluvia.

    Todos nos reuniremos
    bajo la solemne y aburrida mirada
    de personas que nunca han existido,
    y nos saludaremos sonriendo apenas
    pues todavía creemos estar vivos.


    ******************


    (HAITI ) Nada Permanece tanto como el Llanto V – Jacques Viau Renaud



    Tengo miedo.
    Han golpeado a tantos,
    tanto y tanto caído,
    tanto y tanto derrumbado.

    Hemos padecido y habremos de padecer nuevamente.
    Todos lo sabemos
    y sabemos también que la sonrisa no es nuestra,
    que nunca ha estado en nuestros labios,
    en nuestras manos.

    Hay algún camino que conduzca a la alegría?
    Hay alguna ruta desconocida?
    No.
    Todas han sido holladas por el hombre,
    todas conducen a la alegría.
    Aún no hemos llegado.
    Hay muros, celdas y centinelas.

    Que nadie piense que llega a la alegría con la alegría:
    Cuesta mucho ser hombre.
    Duele mucho querer la alegría.
    Tengo miedo.
    Tanto y tanto golpeado.
    Tanto y tanto derrumbado.
    Hace tiempo que dura esta marcha,
    Esta búsqueda incontrolable.


    ****************


    ( PARAGUAY) Querer es – Josefina Plá


    Querer es
    sacarse del bolsillo cada noche
    un pedazo de aurora para seguir viviendo

    Vivir es
    extraerse del corazón cada mañana
    una brasa de sueño para seguir creando

    Crear es fabricarse cada día
    un espejo benigno
    que te permita continuar en ti mismo creyendo

    Creer es regresar los ojos cada instante
    a la naciente antigua del arroyo
    que en el lodo final está muriendo

    Morir es renunciar a seguir creando
    para poder al fin
    seguir siendo creado en otros reviviendo.



    ******************


    ( NICARAGUA) Ama tu ritmo – Rubén Darío


    Ama tu ritmo y ritma tus acciones
    bajo su ley, así como tus versos;
    eres un universo de universos
    y tu alma una fuente de canciones.

    La celeste unidad que presupones
    hará brotar en ti mundos diversos,
    y al resonar tus números dispersos
    pitagoriza en tus constelaciones.

    Escucha la retórica divina
    del pájaro del aire y la nocturna
    irradiación geométrica adivina;

    mata la indiferencia taciturna
    y engarza perla y perla cristalina
    en donde la verdad vuelca su urna.


    ***********


    CONT.

    https://versoslibres.com/poemas/20-poemas-latinoamericanos-que-amaras/







    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 08:34

    ( VENEZUELA) Mariposas – María Calcaño



    Cazando mariposas
    me sorprendió la lluvia.
    Y al besar el agua
    con goloso deseo mis mejillas
    soñé contigo en la quietud del huerto…

    Un azahar florido
    completó mi retozo
    y penetró de símbolo
    mi fiesta de muchacho.

    Y del verde ramaje estremecido
    cien gritos
    de pétalos fragantes
    cayeron en el hueco de mis manos…

    Y al sentir el invierno
    tan de cerca,
    hermoso y dominante,
    pensé que lo mismo pasaría
    cuando tú me quisieras.



    ***************


    ( HONDURAS) Clementina Suárez – Ansias



    He soñado tanto que a veces he querido
    soplar sobre esos sueños y hacerlos florecer,
    fundirme en sus fragancias, perderme entre su olvido
    y diluirme entre las ondas de un suave atardecer.

    Que sea esta mi vida como un dulce latido
    de nota melodiosa que se apagó al nacer,
    como un suave suspiro, como un tenue quejido
    de ilusión que quiso haber sido y nunca logró ser.

    Ansia dolorosa de hundirme entre la nada
    y volver de sus antros con alma lacerada..
    Locura de perderse dentro de uno mismo

    para quedar como siempre, sin rumbo, sin oriente,
    sin saberlo que somos, con ojos de demente
    clavados con fijeza al borde de un abismo.


    ******************


    (PERÚ ) El romance de la felicidad – José Santos Chocano


    Felicidad: yo te he encontrado
    más de una vez en mi camino;
    pero al tender hacia ti el ruego
    de mis dos manos… has huido,
    dejando en ellas, solamente,
    cual una dádiva, cautivo
    algún mechón de tus cabellos
    o algún jirón de tus vestidos…

    Tanto mejor fuera no haberte
    hallado nunca en mi camino.
    Por ser tu dueño, siento a veces
    que no soy dueño de mí mismo…
    Toda esperanza es un engaño;
    todo deseo es un martirio…

    Felicidad: te vi de cerca;
    pero no pude hablar contigo.

    Ya voy sintiéndome cansado…
    Cuando en la orilla del camino
    me siento a ver pasar a muchos
    que hacia ti vayan cuál yo he ido,
    tal vez te atraiga mi reposo,

    mi displicente escepticismo,
    mi resignada indiferencia,
    mi corazón firme y tranquilo;
    y, paso a paso, a mí te acerques,
    sin que yo llegue a percibirlo,
    y, al fin, sentándote a mi lado,
    hablarme empieces: – Buen amigo…

    ¿Será mejor el no buscarte?
    ¿Será mejor el ser altivo
    en la desgracia y no sentirse
    juguete vil de tus caprichos?

    Yo sólo sé que cuantas veces
    con más afán te he perseguido,
    más fácilmente, hacia más lejos,
    más desdeñosa, huir te he visto.
    Yo sólo sé que cuantas veces
    tornó perfil un sueño mío,
    Felicidad, te vi de cerca,
    pero no pude hablar contigo…



    ****************


    ( CUBA) José Martí – Dos Patrias



    Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche.
    ¿O son una de las dos? No bien retira
    Su majestad el sol, con largos velos
    Y un clavel en la mano, silenciosa
    Cuba cual viuda triste me aparece.
    ¡Yo no sé cuál es ese clavel sangriento
    Que en la mano le tiembla! Está vacío
    Mi pecho, destrozado está y vacío
    En donde estaba el corazón. Ya es hora
    De empezar a morir. La noche es buena
    Para decir adiós. La luz estorba
    Y la palabra humana. El universo
    Habla mejor que el hombre.

    Cual bandera
    Que invita a batallar, la llama roja
    De vela flamea. Las ventanas
    Abro, ya estrecho en mí. Muda, rompiendo
    Las hojas del clavel, como una nube
    Que enturbia el cielo, Cuba, viuda, pasa…


    ***************


    (BRASIL ) Motivo – Cecília Meireles



    Yo canto porque el instante existe
    y mi vida está completa.
    No soy feliz ni soy triste:
    soy poeta.

    Hermano de las cosas fugaces,
    no siento ni alegría ni tormento.
    Atravieso noches y días
    en el viento.

    Ya sea que me derrumbe o me edifique,
    si me quedo o me alejo,
    – no sé, no sé. No sé si me quedo
    o paso.

    Sé que canto. Y la canción lo es todo.
    El ala que rima tiene sangre eterna.
    Y un día sé que me quedaré mudo:
    – Nada más.

    ..................


    Original en portugués:



    Motivo


    Eu canto porque o instante existe
    e a minha vida está completa.
    Não sou alegre nem sou triste:
    sou poeta.

    Irmão das coisas fugidias,
    não sinto gozo nem tormento.
    Atravesso noites e dias
    no vento.

    Se desmorono ou se edifico,
    se permaneço ou me desfaço,
    – não sei, não sei. Não sei se fico
    ou passo.

    Sei que canto. E a canção é tudo.
    Tem sangue eterno a asa ritmada.
    E um dia sei que estarei mudo:
    – mais nada.





    https://versoslibres.com/poemas/20-poemas-latinoamericanos-que-amaras/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 10:09

    Antología de poesía latinoamericana.


    Eugenio Montejo (Venezuela)



    La poesía

    La poesía cruza la tierra sola,
    apoya su voz en el dolor del mundo
    y nada pide
    —ni siquiera palabras.

    Llega de lejos y sin hora, nunca avisa;
    tiene la llave de la puerta.
    Al entrar siempre se detiene a mirarnos.
    Después abre su mano y nos entrega
    una flor o un guijarro, algo secreto,
    pero tan intenso que el corazón palpita
    demasiado veloz. Y despertamos.



    ***************


    Rosario Castellanos (México)



    Monólogo en la celda


    Se olvidaron de mí, me dejaron aparte.
    Y yo no sé quien soy
    porque ninguno ha dicho mi nombre; porque nadie
    me ha dado ser, mirándome.

    Dentro de mí se pudre un acto, el único
    que no conozco y no puedo cumplir
    porque no basta a ello un par de manos.

    (El otro es el espacio en que se siembra
    o el aire en que se crece
    o la piedra que hay que despedazar.)

    Pero solo… Y el cuerpo
    que quisiera nacer en el abrazo,
    que precisa medir su tamaño en la lucha
    y desatar sus nudos
    en un hijo, en la muerte compartida.

    Pero solo… Golpeo una pared,
    me estrello ante una puerta que no cede,
    me escondo en el rincón
    donde teje sus redes la locura.

    ¿Quién me ha enredado aquí? ¿Dónde se fueron todos?
    ¿Por qué no viene alguno a rescatarme?

    Hace frío. Tengo hambre. Y ya casi no veo
    de oscuridad y lágrimas.


    ******************


    Cintio Vitier (Cuba)



    Cito textualmente las estrellas
    y el hogar complejo de la naranja herida.
    Diminuta es la luz en que el buey se esconde
    lejos del ave, asoleando eternamente
    las estudiosas manos del guajiro,
    sus diez uñas sonoras de cavar el viento.

    Dónde estuve, qué es esto, qué era tanto,
    por qué laúd de sufrir o cal o estiércol frío
    se me propaga en piedras la voracidad del corazón.
    ¡Ay, los dorados mulos de su costa difunta!
    Veo mi rostro en el soez cristal partido,
    en la espuela rota, en la leve nieve del sillón de mimbre.

    Cito el insólito fieltro de las nubes idas.
    Qué flora vuestra, qué dolor, qué tacto aherrojado y libre
    desciende, estricto juez de oro, y canta.
    Sí, desciende, paño de la luna, sobre un sucio mendigo,
    y descarnándolo hasta sus flores o risas o planetas canta:
    grácil noche de todos, alas de todos, vago perro.




    *****************


    Alejandra Pizarnik (Argentina)


    L’obscurité des eaux



    Escucho resonar el agua que cae en mi sueño.
    Las palabras caen como el agua yo caigo. Dibujo
    en mis ojos la forma de mis ojos, nado en mis
    aguas, me digo mis silencios. Toda la noche
    espero que mi lenguaje logre configurarme. Y
    pienso en el viento que viene a mí, permanece
    en mí. Toda la noche he caminado bajo la lluvia
    desconocida. A mí me han dado un silencio
    pleno de formas y visiones (dices). Y corres desolada
    como el único pájaro en el viento.





    *******************


    Raúl Zurita (Chile)


    Diálogo de Chile


    Verás un mar de piedras
    Verás margaritas en el mar
    Verás un Dios de hambre
    Verás el hambre
    Verás figuras como flores
    Verás un desierto
    Verás el mar en el desierto
    Verás tu odio
    Verás un país de sed
    Verás acantilados de agua
    Verás nombres en fuga
    Verás la sed
    Verás amores en fuga
    Verás el poco amor
    Verás flores como piedras
    Verás sus ojos en fuga
    Verás cumbres
    Verás margaritas en las cumbres
    Verás un día blanco
    Verás que se va
    Verás no ver
    Y llorarás




    ************


    Julia de Burgos (Puerto Rico)



    Poema con la última tonada


    ¿Que adónde voy con esas caras tristes
    y un borbotón de venas heridas en mi frente?

    Voy a despedir rosas al mar,
    a deshacerme en olas más altas que los pájaros,
    a quitarme caminos que ya andaban en mi corazón como raíces…

    Voy a perder estrellas,
    y rocíos,
    y riachuelitos breves donde amé la agonía que arruinó
    mis montañas
    y un rumor de palomas
    especial,
    y palabras…

    Voy a quedarme sola,
    sin canciones, ni piel,
    como un túnel por dentro, donde el mismo silencio
    se enloquece y se mata.


    ***************


    Álvaro Mutis (Colombia)



    Sonata

    Otra vez el tiempo te ha traído
    al cerco de mis sueños funerales.
    Tu piel, cierta humedad salina,
    tus ojos asombrados de otros días,
    con tu voz han venido, con tu pelo.
    El tiempo, muchacha, que trabaja
    como loba que entierra a sus cachorros
    como óxido en las armas de caza,
    como alga en la quilla del navío,
    como lengua que lame la sal de los dormidos,
    como el aire que sube de las minas,
    como tren en la noche de los páramos.
    De su opaco trabajo nos nutrimos
    como pan de cristiano o rancia carne
    que se enjuta en la fiebre de los ghettos
    a la sombra del tiempo, amiga mía,
    un agua mansa de acequia me devuelve
    lo que guardo de ti para ayudarme
    a llegar hasta el fin de cada día.


    *****************


    Gabriela Mistral (Chile)


    Una palabra



    Yo tengo una palabra en la garganta
    y no la suelto, y no me libro de ella
    aunque me empuja su empellón de sangre.
    Si la soltase, quema el pasto vivo,
    sangra al cordero, hace caer al pájaro.

    Tengo que desprenderla de mi lengua,
    hallar un agujero de castores
    o sepultarla con cal y mortero
    porque no guarde como el alma el vuelo.

    No quiero dar señales de que vivo
    mientras que por mi sangre vaya y venga
    y suba y baje por mi loco aliento.
    Aunque mi padre Job la dijo, ardiendo,
    no quiero darle, no, mi pobre boca
    porque no ruede y la hallen las mujeres
    que van al río, y se enrede a sus trenzas
    o al pobre matorral tuerza y abrase.

    Yo quiero echarle violentas semillas
    que en una noche la cubran y ahoguen,
    sin dejar de ella el cisco de una sílaba.
    O rompérmela así, como la víbora
    que por mitad se parte entre los dientes.

    Y volver a mi casa, entrar, dormirme,
    cortada de ella, rebanada de ella,
    y despertar después de dos mil días
    recién nacida de sueño y olvido.

    ¡Sin saber ¡ay! que tuve una palabra
    de yodo y piedra-alumbre entre los labios
    ni poder acordarme de una noche,
    de la morada en país extranjero,
    de la celada y el rayo a la puerta
    y de mi carne marchando sin su alma!

    ***************


    Luis Cardoza y Aragón (Guatemala)



    Siempre

    He vivido casi toda mi vida lejos de mis cielos.
    Pero mis pies están marcados en los códices,
    en la voz profunda de mi pueblo.
    Camino sobre el mar y las nubes que me traje:
    son mi tierra firme.
    ¿Quién me la puede quitar?
    Cuando digo que estoy solo es porque no estoy en la plaza pública
    sino en cada uno de vosotros,
    como en los granos la granada.
    Podríais enterrarme en la voz de cualquier niño
    si tiene los pies descalzos y ha visto los volcanes.
    Mis ojos siempre se abren sobre la luz primera,
    y al cerrarlos, sobre mí cae siempre la sombra de mi infancia.
    ¿Y todo lo que he vivido,
    me pregunto, toda el agua escurrida entre mis dedos,
    todo lo bailado, no es un sueño?
    No he tenido tiempo para soñar, amigos.
    Apenas si he tenido para no morirme.
    No puedo descifrar el símbolo
    porque el símbolo no es un lenguaje.
    Estoy tan cerca que no me veis
    en las cenizas de los muertos
    y en las manos de los niños futuros.
    Tercamente guatemalteco,
    no necesito recordar, me basta con palparme.
    El sueño no tiene vocales,
    pero tiene llamaradas y tambores mudos,
    y las mismas fogatas
    arden en las mismas cumbres.
    …Si tiene los pies descalzos y ha visto los volcanes



    **************

    Amanda Berenguer (Uruguay)



    Primavera I


    A veces en que estamos sobre el mundo
    para ver la espantable maravilla,
    en que vemos nacer la primavera
    bajo un grito mortal, como los niños.
    Hay veces tan difíciles, y estamos
    de pie, en la irrespirable tolerancia
    de la tierra, entre luces de peligro,
    comiéndonos las uñas, escribiendo
    una letra con tierra sobre el cielo,
    para vernos el hasta dónde, el hasta
    cuándo, y vernos a veces como muertos
    con los huesos floridos, así reyes
    yacentes y enjoyados. Para vernos.
    Y hay veces entre otras, tan serenas,
    en que vamos de sombra, y no se ve.



    ***************


    Mario Benedetti ( Uruguay)



    Mejor te invento
    Estás alicaído, estás dudando,
    no te alcanzan las pruebas ni las preces,
    cada Dónde te ofusca, y cada Cuándo.

    Recorres el confort, las estrecheces
    que quedaron atrás y es razonable
    que reclames la vida que mereces,

    las ventanas en paz, el techo estable.
    Pero yo, te confieso, prefería
    (¿cómo querés, hermano, que te hable?)

    cuando tu vieja angustias estaba al día
    con la angustia del mundo, cuando todos
    éramos parte en tu melancolía.

    Sé qué polvos trajeron estos lodos
    pero saberlo no es la mejor suerte.
    Inventaré quién sos, De todos modos,
    inventarte es mi forma de creerte.








    ************************

    Oliverio Girondo


    Apunte callejero
    En la terraza de un café hay una familia gris. Pasan
    unos senos bizcos buscando una sonrisa sobre las
    mesas. El ruido de los automóviles destiñe las hojas de
    los árboles. En un quinto piso, alguien se crucifica al
    abrir de par en par una ventana.

    Pienso en dónde guardaré los quioscos, los faroles,
    los transeúntes, que se me entran por las pupilas. Me
    siento tan lleno que  tengo miedo de estallar… Necesitaría
    dejar algún lastre sobre la veredas…

    Al llegar a una esquina, mi sombra se separa de mí,
    y de pronto se arroja entre las ruedas de un tranvía.


    ******************

    Octavio Paz ( México)



    Insomne
    Vigilia del espejo:
    la luna lo acompaña.
    Reflejo tras reflejo
    urde tramas la araña.

    Apenas parpadea
    el pensamiento en vela:
    no es fantasma ni idea
    mi muerte centinela.

    No estoy vivo ni muerto:
    despierto estoy, despierto
    en un ojo desierto.



    **************

    Ida Vitale ( Uruguay)


    Círculo muy vicioso
    A mí misma me ofrezco
    aprender día a día en el mundo,
    luego al mundo le ofrezco
    día a día olvidarlo,
    para yo no ser menos.

    Porque el riesgo
    de ser menos se corre
    si no se olvida mucho
    de lo algo aprendido
    y tenazmente atroz.
    Tras lo vertiginoso,
    recordar el olvido
    abre la calma.
    Y basta.



    ****************


    https://www.moonmagazine.info/antologia-de-poesia-latinoamericana/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 10:16

    Poesía joven de Ecuador (1985-1995)


    Presentamos una muestra de 20 poetas ecuatorianos nacidos entre 1985 y 1995. La selección y la nota introductoria están a cargo del joven poeta Abel Ochoa (Guayaquil, 1986). Esta breve muestra expone el panorama amplio y diverso de la tradición poética de este país andino.



    20 POETAS ECUATORIANOS DEL 85 AL 95

    por Abel Ochoa

    Nuestros más grandes poetas como César Dávila Andrade o Jorgenrique Adoum podrán aproximar al mundo a la poesía ecuatoriana. Hugo Mayo o David Ledesma desde una trinchera menor también lo harán, pero algo se fragua en las páginas nacientes, rebosantes de ideas que se actualizan con mayor rapidez. “El gran hombre es un final; la gran época […]” como decía Nietzsche, y ahora presentamos un final y un comienzo a la vez.

    La poesía en Ecuador no se estanca; alimentándose de sus antepasados y avizorando el futuro. Pero también se alimentan del otro, como Juan José Pozo –el poeta más joven de la muestra con apenas 20 años– que se adentra en el Haikú, ya que los medios digitales ayudan a que los lectores jóvenes tengan un abanico de lectura mucho mayor que en el pasado.

    La intención fue recabar a escritores nacionales de diversas ciudades, edades y voces. A algunos escritores los conozco hace algún tiempo, a otros los he leído con atención y otros han sido recomendados por los mismos poetas. Ellos comienzan a publicar sus obras, para renovar la poesía: para forjar la Gran Época.


    ***************

    Juan José Pozo

    (Quito, 1995)

    LLUVIA



    Agujas de agua

    tejen en mi cuerpo una

    trémula manta.



    ALEGRÍA



    Vi un colibrí,

    temblor de mariposas

    en todo el cuerpo.



    EL ÁRBOL



    Nunca supieron

    del árbol que murió:

    lo hizo de pie

    y fue su dignidad

    la que lo hizo inmortal.


    ************************


    Juan Romero Vinueza

    (Quito, 1994)



    MIS ADORADOS MUERTOS



    guardo en mi armario todo un arsenal de muertos

    son cadáveres empolvados

    mis manos han ensuciado

    lo que alguna vez fue

    el nombre de uno de ellos



    ¿qué lleva ahí, señor, un muerto?

    me pregunta un niño curioso

    no, llevo varios, le digo

    y el niño huye llorando



    mis muertos son hermosos

    son tiempo y espacio

    condensados en un árbol

    en los residuos

    de su tallo

    yo los veo y me maravillo

    de cómo pueden vivir más que yo



    retazos de vidas pasadas

    embalsamados en la memoria oblicua

    y barnizados con miel gris

    tinta china y una funda de plástico



    ¿una vida insignificante puede llegar a ser trascendente

    si la guardo en mi armario?

    yo no mato

    solo colecciono los restos de los

    que no pudieron sobrevivirse más





    de los que sabían sufrir

    de los que escribían

    poesía


    ****************

    Amanda Priscila Pazmiño Torres


    (Quito, 1993)



    CIUDAD SIN VELO



    La fuerza del sol se anuncia como una carcajada sobre el cemento/ lo sórdido ha logrado dislocarte/ te reconstruirás después/ llevas la metrópolis y la ruina en la retina/

    simultáneamente, de ella te libras/ los papeles se invierten/ la ciudad camina por tu espalda/ busca tu nuca/nuca vertical de secretos y tacto en delirio de neón fosforescente /se enrosca en tu cuello/ te inventa un destino/ lo susurra en tu oído/ ipso facto, caen uno por uno tus pecados/ la ciudad los borra con sus manos: flor de guayacán/ te invita a sentir el viento en el malecón al pie del río/ amanece/ no haces más que verla sin transeúntes mientras el cielo nace/ te fumas la inutilidad de las ideologías/ juegas a sostener el sol con tus dedos/ juras que la felicidad es eso/la libertad de la luz, despacio, te enceguece/ bendita la ausencia de nubes que enriquece tu mirada y la purifica/ protagonizas una gloria antigua/ sin miedo, lees la ciudad en un pacto definitivo/ amas el último fuego de la acendra/ claudicas al engaño/ eres.




    cont

    https://circulodepoesia.com/2015/01/poesia-joven-de-ecuador-1985-1995/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 10:22

    Poesía joven de Ecuador (1985-1995)


    Azael Álvarez

    (Guayaquil, 1993)



    JAPI BIRDEY



    En el décimo día de Agosto desperté sacudido por un sismo de 8.8, cuyo epicentro fue el 2011. Debe haber una fuerza cósmica enorme detrás de quien sueña con alguien que lleva años muerto o fuera de su vida, que al final es lo mismo.

    Escribo esto a las cuatro y treinta y seis de agosto de 2014. O del 2012. Realmente ya no me agarro de horas o fechas.

    Me parece extrañísimo que yo siga teniendo que estrujarme contra gente que huele exactamente igual a ti en el transporte público. Que cada vez que hago un nuevo amigo y me agregan al feibú, te tenemos como amigo en común. Como una corona de hielo puesta sobre mi cabeza por un dioshombreosonerviosodefrentenorme. Que todos los buses que cojo pasan siempre, al menos, por un lugar en el que caminé contigo.

    Quizás es mi obsesivo-compulso ideal de encontrar coincidencias hasta en la etiqueta del champú. Quizás sufro de eso que padece mi mejor amiga. Lo de encontrar conexiones que no existen, ver en elementos sin sentido un orden que no es.

    De pronto es que llevo años cogiendo los mismos putos buses y que sigo viendo sitios en los que estuvimos porque nos caminamos toda la puta ciudad, porque estábamos tan putamente chiros. Caminamos tanto porque esta ciudad es tan chiquita, y más cuando se la pone al lado de una pesadilla tan grande como volver a verte. Pesadilla que se ve chiquita al lado de una pesadilla más enorme, como sería no volver a verte. Pesadillas de gigantes azules en un planeta salvaje, ciudades minúsculas como camafeos en los que se guarda la fotografía de una hormiga bebé. Enanísima, como este puerco pueblo en el que todos nos conocemos y todos nos hemos culeado entre todos. Por eso todos nos hemos visto y nos tenemos en el feibú. Por eso te tenemos todos agregado. Porque nos hemos puesto a beber licor barato juntos y nos hemos bebido el semén y otros fluidos de los demás.

    Porque hemos charlado sobre poesía después de mandarnos profundos y malévolos tragos; de alcohol, no de semén. Bueno, también. O no.

    De pronto, Guayakil es una mota de polvo sobre la esquina de un copo de nieve con enanisno, un pañuelo embarrado con los mocos de la oligarquía y el sudor de los comerciantes.

    Un pañuelo en el que todos los maricones hemos coqueteado con esos maricones que están en una relación con otros. Esos otros del clóset, obviamente. Y esos maricones de pluma o de clóset que viajan en los mismos putos buses desde hace 3 años usan tu perfume. Quizás usabas un perfume tan barato, pero tan barato que todo Guayakil lo puede comprar, ke todo Guayaquil lo compró. Seguro era de esos que se venden en los catálogos de Yanbal y que para el día del Padre se ponen a mitad de precio. Por eso me veo obligado a olerte cada mañana mientras viajo al instituto o cada tarde mientras me dirijo a la casa de un maricón que no huele a ti y no te tiene como amigo en feibu para tener sexo, más que por cariño, por necesidad.



    ****************





    Juan Suárez


    (Quito, 1993)



    NOMINACIONES



    A cada cosa le hemos otorgado una palabra,

    Una forma de mentirnos dulcemente

    Para creer que habitamos otras formas de silencio.



    Así, por ejemplo,

    El vaso de limonada se ha convertido en infancia

    La habitación, en ausencia

    El cuadro del pasillo ha pasado a ser una palabra impronunciable

    Que recuerde el viaje de papá

    Años antes

    A un lugar desconocido.



    El problema es que aprendemos a vivir con las palabras

    Más que con las cosas.

    Nos resulta imposible bebernos la infancia

    Habitar la ausencia,

    Descolgar de la pared el lugar desconocido

    Repleto de muertes y dichas también desconocidas.



    El rostro que miramos al espejo

    Termina por ser nuestra ruina.

    La sonrisa aquella no tiene palabra.

    No es frío

    Ni dolor

    Ni teléfono

    Ni memoria.



    Tememos despertar un día

    Y que todas las cosas lleven el timbre del tiempo,

    De la vejez inconclusa,

    Del inevitable silencio

    Que nos acoge.



    ************************



    Johan Brito

    (Cuenca, 1992)



    HIC ET NUNC



    En el páramo

    de los sueños,

    donde se pierde

    el hombre

    Sin el tiempo,

    y regresa

    como un pez

    blanco

    hacia la tierra.

    La noche escupe luz,

    para que sangre

    el hombre

    por la mañana.

    Viene pegada

    la muerte

    como un pájaro

    en la lejanía.



    Hay miles

    de moscas

    en la nariz

    del tiempo,

    recordando

    el cadáver

    de la página.



    Llega la hora

    De la lluvia,

    Y el hombre

    se hincha

    como un sapo

    en la página, y muere…



    *******************



    Yuliana Ortiz Ruano


    (Esmeraldas, 1992)



    XVI



    A mi vuelta

    madre ha escondido los cadáveres en el entretecho

    finjo no saber de ellos

    coloco dos algodones con cloroformo

    en mis ventanas nasales,

    tomo el café antes de destrozarme en el suelo.

    El hedor entra por mis oídos

    zumba mi cabeza.

    Madre,

    experta en reír

    aún cuando brotan gusanos de su sien

    bebe a sorbitos lentos el café,

    tarareando la canción

    de mi descenso.

    ¿Cuánto tiempo tendrá que pasar para percatarse que la niña ha muerto

    y que en ese mismo instante doce buitres se disputan sus residuos?

    Madre sostiene el vestido verde con encajes

    Y baila un vals desolador

    mimando a una niña inexistente.




    *********************




    Cristina Pavón Burbano

    (Quito, 1991)



    HUÉRFANA

    A Georg Trakl



    Padre,

    La noche está herida, gime como un animal

    Y las huestes del tiempo huelen mi miedo.

    En la superficie oscura los cántaros se parten

    Derramando la sangre de los pájaros.



    En la aldea de la huérfana,

    Los niños se marchitan ante la voz de un dios sodomita.



    La niña viento

    Busca dormir en los campos.

    Oye cómo los ángeles lloran desplumando sus alas

    En un sacrificio de amor.



    Hay un lugar en tus ojos, padre,

    Donde las lámparas de aceite alumbran,

    Cubres con hojas de otoño mi desnudez

    Y el agua se tiñe de luna



    La huérfana danza en los negros arbustos

    Que coronan tu frente.



    Padre

    Mi cuerpo rueda en el campo de rastrojos

    Mientras la lluvia negra comienza a caer.*



    Desde la tumba, padre,

    La novia del viento nos cantará a los dos.



    Padre,

    Detrás de mí

    Los dementes muertos hieden.

    Asaltaré el bosque

    Para buscar a la huérfana y a la hermana que perdiste.



    Padre, lloverás siempre en mis ojos…



    Llora la huérfana,

    La huérfana

    Es mi espejo



    Padre, arroja mi cuerpo a las parcas

    Para que tejan la nueva humanidad con mi carne.



    *Referente a un verso del poema De Profundis de Georg Trakl.



    ********************

    Nelson Bodero


    (Guayaquil, 1991)



    METASUEÑO



    Si usted está bien consigo mismo, ¿para qué vino a la literatura?

    Durante la noche me levanto de una travesía Dantesca, he visto seres caminando al borde del abismo, sus pies son libros prohibidos y libros abyectos, sus lenguajes ocultos, sus manos de algodón; enumero los hechos acontecidos durante el sueño y…

    Primero caminaba por las costas de una isla desconocida; vi ninfas, faunos y sátiros; todos en una armonía celestial; Homero al pie mediterráneo inventó una religión, la de los que ya no creen en nada.

    Soñé que conversaba con Rimbaud, me dijo que sentando la belleza en sus rodillas había perdido una pierna. Sus ojos parecen vagones en constante persecución, en su rostro todo dice huir.

    Visité a Baudelaire en su covacha de París, el hachís que prendimos nos hizo ir, desde la ventana hasta la raíz, de un árbol en el cielo; donde nunca conocí tanta sensibilidad en un alma.

    Luego hablé con García Lorca y me dijo que el primer “trans” es el hombre, que su patética figura supone una raza en peligro de extinción, un vulgar primer modelo.

    Vi a Vallejo a la orilla del Guayas y me dijo que el Sena es más ancho en cuanto sabes que el mundo no cambia si cambias de lugar, que la soldad puede ser triste y vacía, de no escribir.

    También soñé con Borges, pero en este punto ya no sé si fui yo el soñado, pienso que soy producto de una mente perversa, que quien diseña el sueño es un arquitecto de la mentira.

    Luego en una carretera calurosa y desierta, Burroughts conduciendo un cacharro me dijo –viajar es la única forma de atrapar el presente, y yo seguí caminando, contra la poniente.

    Llegué hasta un hipódromo, donde Bukowski acariciaba un caballo, me dijo que escriba cual galope esquizofrénico, como si la muerte estuviera mordiéndote los talones.

    Y escribí, un espacio, un tiempo, queda en el papel fragmentos del recuerdo; pero sigue presente, entre los libros amontonados como bóvedas en orden alfabético.

    Me levanto con la cabeza molida, pienso que la vida de un hombre es imaginaria, tiene amigos y problemas imaginarios, lee libros imaginarios, escritos por autores imaginarios; o es quizá este mundo, resultado de una imaginación insana.



    **********************





    Yanki Smith

    (Guayaquil, 1990)



    CIRCULO CERRADO



    Somos seres frágiles

    Nos duele el vacío cada vez que nos dejan solos con nosotros mismos.



    Sí mujer magnolia, senos de cristal, frágil como yo y este poema.

    Ahora sé por qué hiciste lo que hiciste

    y sé por qué ahora yo lo hago pero sin ti.



    Somos seres horribles

    Nos enamoramos siempre de los unos, y no de uno mismo



    Viviendo en un mundo sin pares iguales

    sin cadáveres que viajan juntos a la nada,

    a tener familias de calaveras que nos pesan más que la muerte.



    Somos seres vulgares

    Vamos ofreciendo nuestra tragedia al mundo para ver si alguien nos hace la vida.



    Perdiéndonos con pasajes sin retorno

    con choques de cuerpos embutidos de placer

    con rutas escabrosas

    …ecos de una vida peligrosa.



    Somos seres diminutos

    Nos marginamos dentro de nuestra pequeñez,

    en estrechos cubículos que imitan la realidad.

    Pero no, mejor cualquier melodía salada a recaer.

    Constante y vertiginosamente, recaer.



    Somos gente,

    calaña.

    leve,

    aparte,

    sin historias,

    sin recuerdos borrosos.

    La peor gente somos…



    Y esa gente querida mía, somos nosotros.

    ahora me voy acomodando en esta vasija de sombras donde la sangre se agria y las promesas se vuelven temporales.

    Una hermosa bestia sensible ha caído de su altar y nos enseña a todos cómo enterrar el sueño. El último amor es siempre carnal.



    *****************


    Eduardo Mariño Moreno


    (Guayaquil, 1990)



    MINUSKA



    Minuska desconoce al vendedor de artesanías

    ella solo piensa en los cuartos con sonidos;

    va de aquí para allá con una sonrisa encendida,

    con esos potentes pasos, con esa cintura galáctica.



    Desconoce el momento en que se le dicen las cosas

    pero sabe aún de las rosas que crecen en tu cerebro.

    Desconoce el agrio miedo que sale de tu boca

    pero sabe que aún tienes mucho por saborear de su gracia.

    Desconoce los actos que a escondidas realiza el sol

    pero sabe aún de la luz fragante de la responsabilidad.



    Minuska pregunta, con sus ojos condenados de un verde mar infinito,

    ¿por qué no me quieres?

    Descubriendo segundos bastardos

    que hacen del día la más tristes de las rameras.



    Su rostro se volverá de un rojo frió, muy frió

    cuando veas a su carita de muñeca.

    Diosa del ritmo, no temas a sus miradas, sé fuerte.

    ríe una corta vez o paraliza con tus delicadas manos

    la tortura de no ser libre y no poder divertirte.



    Minuska ahora, Minuska ayer, Minuska hasta mañana.

    Esta vez te acompaño a la parada del bus de los olvidados.

    Te llevo cálida en mis sentimientos como té de anís.

    Espero me recuerdes como el acompañante sordomudo

    que protegía la sonrisa esplendida de diosa que te enaltecía.



    Escrito con el heterónimo Eddie Stardust


    ****************




    Leira Araujo


    (Guayaquil, 1990)



    CÁMARA



    Perpetuarlo

    en el instante del abrazo

    el letargo de las puertas cerrándose

    Oler

    como caen mis manos cual hojas

    gracias a las estaciones que lo persiguen.



    No hay felicidad más absoluta

    mayor signo de lo trágico

    temor al futuro

    llagas que no querrán sanar

    la memoria se aniquila en este pasado

    que sufrimos para no variar el ritmo.



    Altera

    su boca mordiendo la mía

    sus dientes cortándose de raíz

    para darse

    A mí, a mi saliva

    A mi temor a los taxis vacíos

    A mi odio a la ciudad más triste del mundo

    donde nació

    donde nacimos

    para vernos y lanzarnos al otro.



    Como me ves, yo te veo.





    Naderías.

    Nada harías

    Nada implosiona en el centro de la mesa.



    ****************



    cont

    https://circulodepoesia.com/2015/01/poesia-joven-de-ecuador-1985-1995/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 10:25

    Poesía joven de Ecuador (1985-1995)



    Cristina Narel Pavón

    (Pasaje, 1990)



    TÚ II



    Amor,

    que más quieres de mí,

    si soy un iceberg de dudas.



    Qué buscan tus manos efímeras,

    lejanas al orbe,

    si han conseguido desnudarme de lágrimas las alas.



    No comprendo la ansiedad en tus dedos caníbales,

    de repasar cicatrices;

    de limitar la humedad de mis años,

    si sabes bien que no he conseguido soltar el dolor del oxígeno que enhebra mi pecho;

    si luzco una sombra extenuada de transitar categóricamente

    detrás de tus pasos.



    Lo lamento,

    pero no puedo seguir extinguiéndole mariposas a mis ovarios,



    y ya sé que ha sido sin querer nuestra compenetración con la ausencia,

    y ya sé que vas a decir que no podremos consumarnos el daño;



    pero no soy cruel por musitarte este adiós

    sin boca,



    no es cuestión de entrelazar asuntos,

    nuestro espacio siempre fue fragmento anestesiado;



    el tiempo masticó nuestros relojes,

    y tu silencio terminó digiriendo a mi entusiasmo.


    *******************




    Luis Franco

    (Santa Elena, 1988)



    ABETOS

    (Fragmento)



    los niños quiebran su voz en un cáncer de luz

    mientras mi padre duerme en otra habitación de la noche

    esta unión ahora es posible



    nadie está detrás

    solo un rostro que se cierra como el ritmo

    un animal que se abre en la profecía

    un lengua que alguien viste de ojos

    una orfandad de lirios devorados en el poema



    la esperanza más tierna que puede hallarse en el mundo



    números que saltan a otra tristeza para cantar sobre los cuerpos

    números que sólo abren otra hipótesis sobre las despedidas

    números que emigran que espero que violo que transfiguro

    números que el viento encuentra en el rostro que veo cruzando esta puerta



    que no existen que no viven que no se escriben que no son vírgenes que no son dios



    he desplegado el violín como un mapa

    para encontrar a mis muertos

    para habitar

    desmentirme

    y ladrar

    bocabajo

    los deseos

    el poema



    pero todavía hay un rumor encarnizado en los plumajes del cielo

    moviéndose despacio en los números de seda que gimen por mi alma


    ******************




    Calih Rodríguez

    (Macas, 1988)



    ANTROPÓFAGA



    Verás con adicción como desdoblo el equilibrio

    Que edifica tu ingle y mi aliento bastardo de hielo

    Oh mi lesbiana esquizofrénica que vomitas lunas

    Y restos de acuáticos buitres sobre el dibujo de algo que se

    invierte

    oh reina de los abismos clámame en tu rezo demoníaco un

    alarido

    Sembrar latigazos piel hambrienta de brutales fobias

    Y allá al otro lado del rostro

    Despojarse del vértigo que aplasta al paladar como un

    pánico emplumado de huesos

    masticar a la perfección la piel abrazada de espinos

    y toser la clavícula del profeta de los aleros en el mar

    muerto de toda mi lascivia

    que revela la mansa lógica del crimen que gotea sobre el

    miembro embrutecido





    San Agustín se martiriza bebiendo los ojos pútridos

    de los 12 gorriones del libro ancestral de las quimeras



    -Aleluya de cráneos bíblicos-





    La niña empezó a comer carne humana en un día como hoy


    *****************




    Yuly Marcillo

    (Chone, 1987)



    LA MARIPOSA MÁS FEA DEL MUNDO

    (Fragmento)



    El amor es una cosa que se instala en el estómago

    y desde ahí comienza a enviar señales de gozo y auxilio

    piensas que por fin las luces se van a encender

    y me termino envolviendo en sus cabellos,

    danzando entre los movimientos esparcidos por el aire

    una y otra vez invocando aquel nombre

    entonces corro a la cocina y comienzo a hablar sola

    es importante que me escuchen los de arriba

    es importarte articular bien ante el abandono

    es justo y necesario morirse hoy con una sonrisa;

    uno no está aquí porque el aire es gratis.

    uno tiene que joder, sudar, hacer llover en la madrugada

    y manchar a propósito las calles limpias

    ¿sino, cuál es el chiste?

    ¿caminar como cojudos pensando que la vida es bella

    usando zapatos caros para evitar gastar los talones?

    ¡já!



    El viento desordena miradas

    y de repente te descubres de pie, parado frente al olvido

    con una maleta llena de pequeñas anotaciones

    instrucciones de supervivencia,

    citas célebres y un amor vestido de loco y desordenado

    yo brillo silenciosa ante tanta magnificencia

    las cosas buenas se hicieron para los malos

    a lo mejor por eso me empino para ver la catedral vieja

    allá donde la vida es más sabrosa, allá donde las rodillas salen limpias.


    ********************




    Diego Rojas Arias

    (Pasaje, 1986)



    CANCIÓN DE HOGAR



    -con todo el dinero malgastado en tu crianza

    ya tendría una casa más grande que esta pocilga-

    solía gritarme papá

    en medio de su borrachera

    y no lo culpo,

    con el revólver que mi amigo sicario

    pidió guardara en mi cuarto

    para que no lo encarcelaran

    le robe toda la ternura a mi madre

    para empeñársela al brujo de la esquina,

    oh dulce cielo azul

    de nubes de humo de bazuco,

    el tiempo ha sido una terrible diarrea

    de horas enfermas

    (los años tóxicos de mi juventud)

    el tiempo me ha cambiado,

    y si antes estaba mal

    ahora estoy mucho peor

    y no los culpo

    he aquí el fruto de tu vientre mamá

    pudriéndose







    Ernesto Intriago

    (Manta, 1986)



    LA ALAMEDA



    Desinspiró al rapero en el paisaje más inspirador

    hundió el barquito de papel

    humedeció canciones

    diluyó consignas

    colgó los guantes

    los vio largarse

    nos vio largarnos

    no es más el fin

    no es más el fin

    nos vio largarnos con el amor a las palabras

    nos vio largarnos con el amor y el frío

    cuáles palabras si no dijimos demasiado

    cuál frío si a pesar del frío el frío no fue pesar

    :qué hace un rapero en la Alameda con la hoja en blanco

    :no es el mar pero es la Alameda

    el gobierno de este gobierno es una caricatura era la consigna

    la consigna es una caricatura en el gobierno de este gobierno era la canción

    corazón valiente tienes un corazón valiente

    mi mano lo supo de tu mano en La Alameda

    corazón valiente tienes un corazón valiente

    si yo tuviera un poco de tu corazón

    créeme quiero tener un poco de tu corazón

    si en La Alameda habitara tu corazón

    pero no

    La Alameda Desinspiró al rapero en el paisaje más inspirador

    La Alameda hundió el barquito de papel

    La Alameda humedeció canciones

    La Alameda diluyó consignas

    La Alameda colgó los guantes

    La Alameda los vio largarse

    La Alameda nos vio largarnos

    La Alameda no es más el fin

    La Alameda no es más el fin.



    ******************



    Agustín Guambo

    (Quito, 1985)

    DE CENIZA DE RINOCERONTE

    [.iii.]

    a mi madre y padre



    la noche revienta sobre los cráneos de las flores la lluvia reposa en la caverna del cielo ¿escuchas? es la propagación del huracán atiborrado de nuestras almas ¡escucha el llamado de los andes! Yarukí Y Punín dónde mi madre danzó en medio de arcilla salobre [sombras vegetales que creciéndole íntimamente en el cráneo extraviaron la brújula de sus pesadillas y la destrozaron en medio del frío y la intemperie de una ciudad ajena a su sangre] mirando a su padre descender al sol del alcohol e inflamarse hasta blanquear su esqueleto Yarukí Y Punín donde el tambor del cielo reventó la tierra y llenó de semen andino al maíz ñukanchi Daquilema Wiñaypa paktakuna hemos llorado la sangre de aquellos que nunca verán el rocío de los peces tumbarse y enraizarse en nuestra piel Yarukí Y Punín extinción de la soledad lobos desnudos corriendo lobos desnudos y alegres ñukanchi Daquilema Wiñaypa paktakuna [marx sería un buen shamán en el siglo XXIII] padre y madre galoparon un anciano río madre no sabe nada del tercer mundo donde le ha tocado parir padre no sabe nada sobre Pachacamak señor del universo aquel que no es kari ni warmi pero siente que éste agoniza en su semen padre y madre remontaron el páramo chorreando trizados ancestros remontaron el páramo calculando la velocidad de la memoria para tatuarla en árboles paleolíticos instauraron un nuevo reino en cada huella ñukanchi Daquilema Wiñaypa paktakuna he aquí tu raza en medio del smog en medio de la mácula lunar del páramo desnudos y ebrios preguntando de casa en casa por Yarukí Y Punín [granizo enfermo afincado en las venas de los andes] por mi abuelo por mis padres por mis hijos y no hallamos sino ofertas y saldos y a un gringo albino sonriendo bobamente mientras graba el llanto de un wawa como quién graba su serie dominical Yarukí Y Punín punks andinos brotan del vientre húmedo de las flores I´m Useless, But Not For Long The Future Is Coming On larvas doloridas carcomen los andes Is Coming On he aquí tu raza eclipsándose en medio de un manglar de cemento The Future

    madre derrite los pájaros de tu sangre en la brisa derrítelos y permíteles que renazcan en el olfato de los ciegos anhelando

    s o l e d a d

    ******************





    Kléber Ax

    (Loja, 1985)



    son en verdad tristes los días en que miro a mis abuelos guardar sus escasos cabellos negros que se destiñen a golpe de abandono. Desean que un nieto los vea envejecer; pero no es posible. Mi abuela era estéril, mi abuelo creía que lo era. No tuvieron hijos. Mi padre y yo brindamos por eso.



    *

    ///cómo he de hacerle caso a mi inteligencia

    escuchada como una voz

    si no es una voz en otros oídos///



    *

    en el orden quizá hermano mío:

    el exterminio.

    olvida lo que hayas aprendido

    desentierra algunos muertos

    y asiste al parto precoz de un niño africano

    en donde sin entender

    comprendes que tú mismo estás naciendo.



    *

    Li Po navegaba ebrio buscando la otra orilla de su cabeza




    https://circulodepoesia.com/2015/01/poesia-joven-de-ecuador-1985-1995/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 10:32

    LA CINTURA DE LA LUNA: POESÍA ECUATORIANA CONTEMPORÁNEA


    Cada uno construye su casa como quiere.
    La pone sobre el aire,
    la siembra en la cintura de la luna
    o encima de las olas.

    Violeta Luna

    Selección Juan Suárez Proaño


    Introducción: Emilio Paz



    La poesía une todas las lenguas, credos, artes. Las junta en la mesa donde comen aquellos que desean tocar el sol y describir dicha experiencia de una forma que solo el alma se logre satisfecha. Pero la poesía no es solo una recopilación de experiencias, no es una bitácora, sino que se transforma en un conjunto de reinterpretaciones que buscan dar explicación al mundo que lo rodea. Desde aquellos primeros seres humanos que buscaban darle alguna explicación a su entorno hasta aquellos que transmitían el conocimiento adquirido a lo largo de los años. De alguna manera, la poesía se vuelve en el último bastión para la humanidad. Pero también se transforma en la voz de los profetas, como decía Ernesto Cardenal: anuncia y denuncia. Por eso, hablar de poesía ecuatoriana es hablar de memoria, tradición y denuncia.

    Escritores de la talla de Medardo Ángel Silva, Arturo Borja, Violeta Luna, Jorge Carrera, Karina Gálvez, Gonzalo Escudero, Dolores Veintimilla, José Joaquín Olmedo, Ileana Espinel, José María Egas, Mercedes González de Moscoso, Mary Corylé, Martiza Cino, Efraín Jara, Hugo Mayo, María Natalia Vaca, Dina Bellrham, Iván Carvajal, Antonio Preciado, Catalina Sojos, Joaquín Gallegos Lara, Ulises Estrella, entre otros; solo nos presentan los grandiosos frutos que hay en Ecuador. Tierra con fecunda lírica y tradición viva, que promueve en sus letras una comunión entre las distintas procedencias de sus escritores. La marca natural de una comunión de historias que se entrelazan como los hilos del manto eterno en honor a Odiseo.

    De tal manera, la poesía que proviene de Ecuador es una forma de humanidad que trae, consigo, las voces de sus antecesores, permitiendo que hasta los muertos tengan voz. Es gracias a su estilo y presencia, que la poesía ecuatoriana logra mantener vigente estructuras internas que van más allá del tiempo. De alguna manera estética se da la presencia de la voz del ayer-hoy-siempre en un acto que revela los misterios de un pueblo. El mismo que se levanta y procede a reclamar lo que debe ser sin caer en una poesía clásica social, sino que trasgrede la forma tradicional para abrirse a la trascendencia metafísica del sujeto. Por ello, sin más contenido innecesario, presentamos esta muestra de poesía ecuatoriana.


    ***********************


    cont

    https://liberoamerica.wordpress.com/2021/05/29/la-cintura-de-la-luna-poesia-ecuatoriana-contemporanea/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 10:34

    Luis Enrique Yaulema (Riobamba, 1968) Tecnólogo en Promoción y Defensoría Social, poeta, fotógrafo, gestor cultural; ha publicado los poemarios: ‘TEOREMAS’ (1996), ‘TRAVERSA’ (2005) en Ibiza España, ‘TRES’ (2011) y ‘Hoy me da por llover’, (2017). Ha participado en encuentros de poesía dentro y fuera del Ecuador. Sus publicaciones han aparecido en antologías y revistas especializadas, algunos de sus textos han sido traducidos al inglés.



    Diferentes

    nunca seremos los mismos
    como agua de río

    serás gota
    veré mi reflejo en tu liquida caída

    tendré sombrero negro
    tal vez gafas de sol

    tampoco seré el mismo
    seré otra gota y no me reconocerás

    tal vez sea sombra de otra luz
    eco de una explosión de voces

    algún universo moribundo

    no serás la misma
    yo tampoco

    nos encontraremos
    en la misma lluvia
    en la misma flor

    alimentaremos los mismos pájaros

    ***

    Sin tiempo

    Te miraré de frente
    tan profundo
    como al hilo de agua
    que agoniza en la arena
    del verano

    tan largo
    como al camino en el ojo
    de quien espera
    sin tiempo
    hasta que llegues

    tan profunda
    como semilla germinada

    te miraré alta
    rompiendo el azul inconcluso
    del silencio




    ****************


    Xavier Oquendo Troncoso (Ambato, 1972). Periodista y Magister en Escritura Creativa por la Universidad de Salamanca. Profesor de Letras y Literatura. Ha publicado los libros de poesía: Guionizando poematográficamente (1993), Detrás de la vereda de los autos (1994), Calendariamente poesía (1995), El (An)verso de las esquinas (1996), Después de la caza (1998), La Conquista del Agua (2001), Esto fuimos en la felicidad (Quito, 2009, 2da. Ed. México, 2018), Solos (2011, 2da. Ed. traducido al italiano por Alessio Brandolini. Roma, 2015), Lo que aire es (Colombia, Buenos Aires, Granada, 2014), Manual para el que espera (2015) y Compañías limitadas (2020) y los libros recopilatorios de su obra poética: Salvados del naufragio (poesía 1990-2005), Alforja de caza (México, 2012), Piel de náufrago (Bogota, 2012), Mar inconcluso (México, 2014), Últimos cuadernos (Guadalajara, 2015), El fuego azul de los inviernos (1era. Ed. Virtual, Italia, 2016 – 2da. Ed.Aumentada, Nueva York, 2019), Los poemas que me aman (antología personal traducida integramente al ingles por Gordon McNeer -Valparaiso USA, 2016- y por Emilio Coco al italiano -Roma, 2018-, El cántaro con sed (traducido al portugues por Javier Frías, Amagord Ediciones, Madrid, 2017), Todo mar es inconcluso (Bolivia,2019) y Dedicatorium (Lima, 2020); un libro de cuentos: Desterrado de palabra (2000); Las novelas infantiles El mar se llama Julia (2002, con muchas reemprimsiones y ediciones a partir de su aparición) y Migol (2019), así como las antologías: Ciudad en Verso (Antología de nuevos poetas ecuatorianos, Quito, 2002); Antología de la poesía ecuatoriana contemporánea –De César Dávila Andrade a nuestros días- (México, 2011), Poetas ecuatorianos -20 del XX- (México, 2012). Fue seleccionado entre los 40 poetas más influyentes de la lengua castellana en “El canon abierto”, Antología publicada por Editorial Visor, en España (40 poetas en español -1965-1980-). Su obra está en muchas de las más importantes antologías de la poesía contemporánea de la lengua española. Ha sido invitado a los más importantes Encuentros y festivales de poesía en Argentina, Bolivia, Chile, Perú, Colombia, Nicaragua, México, EEUU y España. Organizador del Encuentro internacional de poetas “Poesía en paralelo cero”, uno de los más importantes festivales de poesía de América latina, ya con 11 años de edición consecutiva. Es director y editor de la firma editorial El Ángel Editor, en donde ha publicado alrededor de 300 libros de poesía de autores ecuatorianos y del mundo, haciendo una amplia difusión de la poesía contemporánea en la región.

    Anti-oración para un dios feliz

    Señor dios de las fiestas,
    gendarme con cara feliz todos los días.
    Dios que te tomas el trago de los ángeles.
    Deidad que creaste la llanura alegre de Disneylandia.

    Escúchame, tú, dios de la niñez
    con sonrisa siempre dispuesta,
    con la mejor diadema de la reina
    con el más bello zapato de la corte.

    Dios que sin ser rico eras de hacienda.
    Señor que sabes ganar, en lid buena, la baraja,
    tú, debes escucharme, señor dios de las vecinas bellas
    y de sus regalías invisibles.
    Rey o reina. Hombre y mujer de los dones culinarios.
    Párame oído, señor dios de los asados
    en donde saltaron las más líquidas botellas de vino
    que nos hizo ver en alcohol a las estrellas,
    donde cayó el ojo justo en la mina de oro y el petróleo.

    Dios mío, que eres un ejército de dulces,
    dios del chocolate y los pasteles,
    señor del manjar de leche y los biscochos.
    Dios que hiciste el ron, el whisky ahumado, la borrachera,
    dios que estuviste conmigo y con solo unos pocos niños
    en la escuela, haciéndonos cosquillas y felices.
    Protector de los pequeños señores populares, de los guapetones
    con cara de tabaco de James Dean.
    Señor que me hiciste de la mejor talla en pantalones.
    Dios que estuviste en el calor y en el frío y en el baile adolescente
    justo cuando el corazón estaba templado.

    Escúchame, deidad de la felicidad doméstica,
    dios de las flores y los edificios con vistas al valle o al océano.
    Mírame a los ojos, señor de los pulpos con brazos ambidiestros,
    señor de los misterios más precisos y poblados,
    persona que me has mimado tanto:
    con la ciencia, con el conocimiento, con las mandarinas.
    Que me has dado amaneceres bailando,
    que me hiciste fuerte cuando debía caer en picada,
    que me hiciste conocer el mundo justo
    cuando pasó el metro bajo el conducto de aire
    del vestido de Marilyn Monroe.

    Señor de la alta alcurnia de los felices,
    de la alta costura de Chanel y del sastre imitador de elegancia.
    Príncipe que me hiciste adolescente en la dicha,
    dios de las cosas que brillan estando lejos
    y que siguen brillando en cercanía.

    Señor de los momentos, de los instantes felices,
    me diste los cuadernos para garabatear mis sueños buenos
    y gente buena de manzana y novias fieles con azúcar
    y grandes salones de baile donde dejó el zapato Cenicienta.

    Dios de los gatos
    que miran por tu nombre sus propios ojos
    y luego son tan hundidos en belleza
    y tan seres como tú y como tu alfombra
    de plumas de querubín y papagayo.
    Dios que me invitaste a ser humano en tu mundo creador
    y feliz y completo: de dos patas y sin arrugas y sin barba rala,
    que nunca me lanzaste desde un muro
    y que puedo contar la matemática de mis costillas,
    no fui ni hípster, nunca me rompí más que de risa,
    nunca me drogué más que con viento,
    y con las olas de las cordilleras y sus cigarros
    que me dabas tú mismo en la sequía.

    Escúchame, señor de las entregas:
    tú que me diste todo el equipaje
    para que viaje, para que mire el amor desde el costado,
    para que se me haga fácil lo difícil,
    para ahuyentar toda sombra del pecado.

    Óyeme bien, Dios que hueles a perfumes,
    señor que no tienes de tortuga,
    Dios que pareces una liebre, debes escucharme,
    debes decirme, por qué ahora, por qué, señor, ahora,
    en que me has dado todo, de todo y para todo
    me siento tan en hueco
    tan tristemente profundísimo como el hoyo de guitarra,
    tan solito, tan colchón de cabaña de invierno,
    tan huérfano de ti y de todos. Tan de llanto.

    ¿Por qué señor, dios de la caverna platónica,
    estoy llorando justo, aquí, frente a tu fuente?

    ***

    Recuento de los hechos

    Todos nos fuimos.

    Atrás se escucha el torpedo de la fiesta,
    la corona roja de los bares,
    el aguardiente azul que nos amaba
    y la marcha desigual de la jarana.

    Después, la madrugada con olor a miel.
    Los amigos dormidos, amontonados
    como un pozo de trinos,
    como un manzano cargado.

    Éramos todos, solo el viento era solo.
    Los demás, los otros nosotros,
    éramos uno en la soledad del nuevo día.

    Nos dolíamos juntos y eso era la felicidad.





    cont

    https://liberoamerica.wordpress.com/2021/05/29/la-cintura-de-la-luna-poesia-ecuatoriana-contemporanea/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 10:38


    Julia Erazo (Quito, 1972). Es gestora cultural en la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión. Ha trabajado en la cátedra universitaria en el área de lenguaje y comunicación y en diversos proyectos literarios del Municipio de Quito y la Cinemateca Nacional. Fue directora del centro cultural y galería Imágenes. Es autora de Imágenes de viento y de agua (Quito, 2007); Verbal (Quito, 2008); La voz habitada, siete poetas ecuatorianos frente a un nuevo siglo, (Quito, 2008); Tu verano en mis alas, (La Cabra Ediciones, México DF, 2011); el libro Atajos de otra piel, poemas de amor, sobre la obra del poeta ecuatoriano Euler Granda (Quito, 2013); la reedición de Tu verano en mis alas (El Suri Porfiado Ediciones, Buenos Aires, 2014). Sus textos han aparecido en diversas antologías como: De César Dávila Andrade a nuestros días (México, 2011); Séparer le blanc de la lumière, 33 poètes Équatoriens du XXIème siècle (Quito, 2011); Antologia della poesia ecuadoriana contemporanea (Italia, 2012); Poetas de la emoción (España, 2012), La muchedumbre de tu risa, la mujer negra en la poesía (Quito, 2014), y Giovane poesia latinoamericana (Raffaelli, Italia, 2015).

    Cicatrices

    Hay algo en ella que sonríe al subir los escalones de la casa
    algo que despierta la danza entre los guacamayos
    algo en su mirada donde chocan las olas y saltan los peces
    algo que se mueve delicado entre sus piernas
    hay algo que hace salir a los sapos de entre la maleza
    algo que ha dejado huellas allende sus sandalias
    algo en el batir vaporoso de su falda
    algo en el viento
    que cruza por su cabellera
    algo desfigura el paisaje
    algo asusta de pronto a los sapos que se esconden
    algo empuja a las aves a volar
    algo desborda el brillo del océano en sus ojos
    algo me inquieta
    si voy detrás
    algo en sus hombros
    algo justo encima del cinto de su falda
    algo que su blusa revela tenue en su espinazo
    hay algo en esa mujer que no se justifica

    ***

    Espantapájaros

    deseas
    una jarra de té hirviente sobre la mesa
    encuentras una estela de polvo y polillas

    deseas
    un timbre que anuncie visitas halagüeñas
    no hallas la puerta ni la ventana

    deseas
    una copa con bebida fresca
    un desierto te ha dividido los labios

    los lugares que no te conocieron te reclaman
    las esquinas que te vieron pasar no te conocen

    alguna vez apareces
    cargando tus bronquios secos

    alguna otra
    tu alma de espantapájaros
    tu crucifixión

    ha claudicado la velocidad de tus palabras
    la novela de aventuras que inventaste

    has muerto




    **************

    Ana Cecilia Blum (Ecuador, 1972). Licenciada en Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Laica de Guayaquil. Post-Grado en Lengua Española, Universidad Estatal de Colorado, USA. Maestría en Escritura Creativa, Universidad de Salamanca, España. Es autora de seis libros de poesía, compiladora de varias antologías y editora de la gaceta literaria Metaforología.

    Se estira El Muro, también se enrosca

    Culebra de palo y de metal tajando el horizonte.
    Baja la montaña hasta adentrarse al mar
    que intenta dividir, pero no puede.

    En el principio fue una sola tierra.
    En el principio fue un solo cielo.

    Ahora
    de un lado Tijuana
    del otro San Diego.

    Países para inventar las soledades.
    Paredes para imponer los cautiverios.
    Mientras los pájaros arriba pasan
    sin papeles.

    ***

    Todo sabe a Polvo, dios que da vida y también mata

    Cuando es de día el calor del desierto quema.
    Cuando es de noche el frío del desierto quema.

    El cansancio se lleva la cordura y
    el caído desespera,
    confunde la tierra por el agua.

    Nadie para limpiar
    las piedrecillas incrustadas en la lengua
    para bajar
    el hueso del índice apuntando el norte,
    para registrar
    las letras nueve meses pensadas por la madre,

    Nadie para anotar en la pupila
    las últimas palabras.

    El desierto se hace de soledades,
    soplo de llama quemando
    soplo de hielo quemando
    en alba o en crepúsculo.



    ***********


    Carlos Vallejo
    (Quito, 1973). Premio Nacional de Literatura “Aurelio Espinoza Pólit”, 2007. Premio Nacional de Literatura Cesar Dávila, Ministerio de Cultura, 2009. Premio Fondos concursables, Ministerio de Cultura, por el libro Ritual de moscas, 2017. Premio de fotografía revista Vanguardia, 2007. Mención de honor en las Bienales de cuento ecuatoriano Pablo Palacio 2001 y 2003. Ha publicado los poemarios: En mi cuerpo no soy libre (2001), Fragmento de mar (2003), La orilla transparente (2007) y Ritual de moscas (2017). En Narrativa: Relatos del mal soñar (2004). Coautor del cuaderno de fotografía y poesía: Matrioshka (2001).

    Foto

    Nuestra alma se preña de grietas
    y no tenemos cosméticos para llegar
    flamantes a la hora del té.
    Ya se han muerto los grandes
    y los antiguos niños nos quedamos
    sumando el óxido de las viejas canicas.

    Hay un espejo anciano
    brillando en el patio de los decenios
    y ya las aguas se movieron solas
    hacia mares que nunca tuvimos.

    ¡Allá va ese segundero como un profesor olvidado!
    ¡Allá, las cenizas de mis terceros pasos!

    Sumando entre juventud y juventud
    algo se nos fue por los caños, un
    agujero en la arena del reloj,
    un descuido en los minuteros, insisto.
    Porque los propios dientes
    se nos están cayendo en mitad del ring
    y todavía seguimos recogiendo el hilo
    de esa cometa que lanzamos
    ese verano muerto anteayer.

    ***

    He caído de muerte

    De vena en vena me voy
    descolgando;
    de raíz en raíz, a latigazos,
    por debajo de mi sombra
    y de las narices del topo
    me despeño, solo,
    a lo largo del ojal de mi zapato,
    a lo ancho de mis tristes pulgas,
    abandono, sin querer, lo inmenso,
    como huye la mancha de luz
    de una torre vencida,
    como se desboca el ingenuo río
    perseguido por su vertiente;
    caigo, a empellones,
    a martilladas y codazos,
    lluvioso como esa alcantarilla
    a la que nadie llora;
    desciendo de resta en resta
    por los centavos del aire,
    con mi cuervo en el ojo
    y mi medio pañuelo,
    vencidamente,
    a fuerza de gravedad,
    cayendo
    por el hilo de mis silencios,
    por el trapecio de la araña que
    se desplomó de tedio:
    cayendo,
    por el peso de mis huesos contrincantes,
    por el lodo cardíaco
    y sus decimales;
    rasgando el aire entre mis uñas,
    en picada por el oído en polvo de mis pasados;
    asombrado, moribundo, de bruces, descalzo.
    Instalado en mi fila de nadie he venido
    para ver este espectáculo de arqueología
    en que, desmoronado de mí, ingenuote,
    apunto a fondo las córneas
    y me estrello en la vida
    como esa inmensa bala
    que disparé frente a mi espejo.



    *******************


    César Eduardo Carrión (Quito, 1976) ha publicado los libros de poesía Emboscada / Ambush, (Translation by Kimrey Anna Batts, 2019), Es lodo y es polvo y es humo y es nada (2018), Emboscada (2017), Cinco maneras de armar un travesti (2011), Poemas en una Jaula de Faraday (2010), Limalla babélica, (2009), Pirografías (2008) y Revés de luz (2006). Ha publicado los libros de ensayo El deseo es una pregunta (2018), Habitada ausencia (2008) y La diminuta flecha envenenada (2007 y 2019). Es docente e investigador universitario.

    Invitación a la pesadilla

    Volvamos a ser uno solo: los mismos en el dolor, los mismos en el olvido.
    Volvamos a ser una tribu cercana a la peste, el acero y el miedo.
    Juntemos de nuevo las manos en torno del fuego sagrado de un sueño.
    Pero no porque lo digan tus ancestros. Los he visto: no son nada extraordinario,
    No son nada extraordinario, no son nada extraordinario, no son nada extraordinario,
    Debería repetir cuarenta veces “No son nada extraordinario”. Te lo juro: ¡No son nadie!

    Juntemos de nuevo los labios en torno del beso y el grito de un ángel caído,
    Cualquiera, no importa, que vista talar de bacante o vestido de monja, ¡qué importa!
    Pero no porque lo invoquen los pontífices. Los oigo: parlotean y babean,
    Parlotean y babean, parlotean y babean, parlotean y se ensucian las sotanas.
    Volvamos a ser una tribu cercana a la peste, el acero y el miedo,
    Porque el necio pontifica como un cristo, porque el sabio balbucea como el río.

    Regresemos a la hoguera donde ardieron las leyendas más lascivas y sangrientas.
    Que nos narren nuevamente aquellos mitos donde el hijo mata al padre, donde el padre come
    al hijo,
    Donde el hijo se amanceba, para ser su propio padre, con su madre, con su tía, con su abuela.
    Que nos hablen los poetas nuevamente de los ritos que vencieron a la muerte.
    Y cantemos, con gargantas de gigantes, que los simios domadores del relámpago y el trueno
    Hemos vuelto de una larga caminata por los bosques de la magia, de la ciencia y la mentira.
    Que nos mientan nuestros hijos, que nos digan que triunfamos, que nos juren que jamás se
    fue el verano…

    Volvamos a ser una tribu cercana a la peste, el acero y el miedo.
    Pero no porque tengamos entre manos el remedio de una nueva enfermedad,
    Que ha nacido del cerebro de una vaca, del estómago de un cerdo, de la piel de una gallina.
    Pero no porque llevemos a la lumbre aquella presa inagotable contra el hambre,
    Que ha nacido del cerebro de una vaca, del estómago de un cerdo, de la piel de una gallina.
    Retornemos a la cueva, porque el único sonido que se impone es el silencio.
    Los demás son alaridos de placer, son gemidos de dolor o son bostezos.
    Volvamos a ser uno solo: los mismos en el dolor, los mismos en el olvido.

    ***

    Monumentos carcelarios

    Nos mintieron nuestros héroes, nos mintieron nuestros mártires y próceres.
    Inventaron esos himnos, inventaron las naciones, inventaron geografías.
    Inventaron las banderas percudidas con su sangre, que inventaron por la guerra.
    Miro los templetes, las estatuas del terruño, recubiertos con estiércol de palomas:
    Toda patria es pasajera, pre-santuario, proto-infierno, limbo eterno…

    Ruge el río de la muerte en las pupilas del que observa nuestros campos de batalla:
    Las ficciones de la Historia Nacional, de los Destinos Manifiestos, de los dogmas
    Del que apura la bebida venenosa de las copas de los padres fundadores.
    Conocí a mis abuelos, conocí a mis ancestros: no son nada extraordinario,
    No son nada extraordinario, no son nada extraordinario, te lo juro: ¡no son nadie!
    Toda patria es pasajera, pre-santuario, proto-infierno, limbo eterno…

    La alternancia del aliento y el silencio, del aliento y el silencio, del aliento y el…
    Me recuerda que en los mármoles inertes yace el frío corazón de la memoria.
    Nos impone los estigmas de los santos, que ya fueron o serán becerros de oro,
    O ecuménicos prelados de la bruma, pies de plomo, pies de barro, pies del humo.
    Toda patria es pasajera, pre-santuario, proto-infierno, limbo eterno…

    Cada brillo, cada huella, cada mínimo relámpago de sílice en las dunas,
    Cada grano de esta arena es un murmullo que compone la borrasca de la fe.
    Cada hilo y cada hebra de esta soga que nos ata a los recuerdos heredados,
    Nos impide despegar con entusiasmo, desatarnos del terror de ser fragmentos,
    Nada más y nada menos que fragmentos de la risa, que fragmentos de la angustia.
    Toda patria es pasajera, pre-santuario, proto-infierno, limbo eterno…

    Tomados de César Eduardo, Es lodo y es polvo y es humo y es nada, Quito, Ruido Blanco, 2018.






    cont

    https://liberoamerica.wordpress.com/2021/05/29/la-cintura-de-la-luna-poesia-ecuatoriana-contemporanea/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 10:42


    Fanny Rodríguez
    (Quito 1977). Poeta, narradora y guionista. Docente y gestora cultural. Participante en varios encuentros de poesía desde 2007. Autora de los poemarios “Lunas en el zócalo”, 2010 y “Los adioses y otros males”, 2015. Incluida en las antologías “La voz de Eros”, 2008; “Mujeres en vuelo”, 2003; “Letras del Ecuador”, 2017; “De repente, la vida”, 2021; “Encuentro Paralelo Cero”, 2016; “Nubes”, 2020; “Cuentos cortos para esperas largas”, 2016. Sus publicaciones constan en revistas nacionales e internacionales (España, Uruguay, Colombia y Argentina). Editora de la primera antología de relato inclusivo “La estrategia del ciempiés”, 2017.

    Tregua

    Mis armas han caído a sus pies
    piel más desnuda que la mía no existe.

    Le he dado la cuerda de mi tiempo
    la llave de mis únicos refugios
    la cuna donde anidaron sus semillas
    …y él se ha puesto una coraza para hacer el amor.

    ¿Para qué mis uñas entre tanta roca?
    ¿Para qué mis ojos sin hallar reflejo?
    ¿Para qué yo impar en el trapecio,
    sin lugar para la caída?

    ***

    Calendario

    Quizá no vuelvas a elegirme entre mil
    mucho menos entre dos
    ni por cimbreante ni por esbelta ni por sublime
    tan solo por transparente, por dualidad.

    Ya no más la inocencia ni el aura vaporosa que vestía mi cuerpo
    ni el deseo unidireccional que emergía de mi boca
    ni las fiestas de piel
    nada.

    Dos gotas se fugaron del útero y me dejaron sola
    dosis incompleta
    no saciar, no embriagar, no ser…

    ¿A qué nuevo rosal irán tus manos, cuando los pétalos de lo que fui se vuelvan lodo?



    **************


    María Auxiliadora Balladares (Guayaquil, 1980) es escritora, profesora e investigadora de Literatura en la Universidad San Francisco de Quito. Obtuvo su Ph.D. en la Universidad de Pittsburgh. Estudia la obra de poetas latinoamericanos del siglo XX y del XXI, así como la teoría crítica contemporánea. Ha publicado el libro de cuentos Las vergüenzas (Antropófago, 2013), el ensayo Todos creados en un abrir y cerrar de ojos (Centro de Publicaciones de la PUCE, 2015) acerca de la obra de Blanca Varela y los poemarios Animal (La caída, 2017), URUX Una correspondencia (Pirata Cartonera, 2018), escrito junto a Sebastián Urli, y Guayaquil (Prefectura de Pichincha, 2019). Es parte del comité editorial de la revista en línea Sycorax (http://proyectosycorax.com).

    21 de diciembre 2017

    Querido:

    He recibido tu azul impredecible
    los fragmentos de Pittsburgh acordonados
    Tu lluvia llega hasta Quito y moja el revés de la montaña
    La montaña no sabe qué hacer con tanta agua
    No sabe dónde meterse
    por dónde empezar
    Somos mansos en los puentes y
    en las calles
    dos salvajes que apenas ven sus manos
    Quizás por eso amamos tanto el apacible burgo
    donde todo se confunde
    y las mañanas no nos obligan
    a ser otra cosa que silenciosos goznes imantados

    Yo me ahogo en las ciudades
    Ur
    Te planteo un dilema
    Necesito que me ayudes
    que por favor me encuentres
    ¿Que una mujer te anuncie la muerte de un poeta
    es o no la anticipación de un movimiento atarantado?
    Otro perfil del mismo dilema
    ¿Por qué se le antoja al cuerpo otro cuerpo que no existe?
    Hay un camino aprendido que es el que debería recorrer
    pero me distrae la belleza del río
    la destrucción
    la ira

    ¿Qué somos
    amigo mío
    animales de agua o de aire?
    Me escribes desde adentro
    Casi puedo intuir las imágenes que duermen en los espejos de tu casa
    predecir la desintegración de las gotas que caen del tumbado hasta tus pies descalzos
    y ver cómo la paciencia
    colmada de nosotros
    aprende a destruir la piedra

    Hoy te abrazo
    y abrazo todo lo que amas

    Tuya
    Ux

    ***

    14 de marzo 2018

    Querido

    Qué extraño es decir que la calma ha descendido finalmente a mi entrecejo
    Pasadas las semanas
    la calma no es nada más que el estrecho espacio por donde mis ojos miran tu cuerpo
    flotando
    ¿Soy el aire en el que flotas? ¿Soy la forma del viento cuando tu cuerpo lo corta? ¿Soy algún
    fragmento tuyo tu brazo tu cuello? ¿Una falange? ¿Soy la forma de tu lengua cuando lees en
    voz alta un poema? ¿La más sencilla de tus cuerdas vocales?
    No debo hablar más del canto de la mona porque no soy ya el coyote que ansía su voz
    Sospecho que soy de vuelta persona
    ¿He abandonado al animal para sonreír con mis colmillos deficientes?
    ¿O ahora soy yo la mona
    la de la inocencia que temes?
    Habrá que analizar a la luz del día los acontecimientos alrededor de mi espeso pelaje
    Me basta saber que en una ciudad lejana (hoy más lejana que de costumbre) su voz resuena
    en los tímpanos del vientre del lecho del poema

    Hacer listas
    numerar
    desaparecer un conejo en el sombrero infinito del mago
    imitar el gesto que cuelga de un árbol morido
    Volvamos al inicio y hagamos todo para convertirnos en las imágenes que soñamos cada
    noche y decantan en estos nuestros sencillos poemas
    Seamos nuestras cartas
    Lo que decimos en ellas
    Seamos nuestras palabras atragantadas
    los angostos rugidos
    lo que mire el ojo visor seamos con urgencia
    Prometo soñarte para convertirme en ti
    Mirar desde la altura de tus ojos el balido de las mariposas que nacen prematuras en las
    aguas congeladas del invierno
    Abrir las tapas de las botellas con tu fuerza
    sentir cada músculo moverse mientras el agua desciende por el tracto que termina en tu
    pecho
    dar pasos largos con tus piernas
    sentir el peso de tu boina en la frente

    Como si hubiera nacido en Quilmes un día caluroso del año ochenta y siete

    Me saco la boina y en mi frente te beso

    Ux

    De URUX Una correspondencia


    ***************

    Luis Franco (Santa Rosa, Santa Elena. 1988) Ha publicado los libros: Sueños Inconstantes (Santa Elena, 2010); Ángeles Sodomizados (Editorial Jaguar, 2012); Jardines Inconexos (Rastro de la Iguana y Cadáver Exquisito, 2014, Premio Nacional de Poesía Desembarco); Detrás, los pájaros (Guatemala, 2015, Premio Juego Florales Hispanoamericanos); Fragmentos para armar una ciudad debajo de un asterisco (Universidad Autónoma del Estado de México, 2016, X Premio Internacional de Poesía Gilberto Owen Estrada); Hoy no vengo a vencer tu cuerpo (Editorial Difácil, España, 2018, 1era edición; Universidad de Cuenca, Ecuador, 2019, 2da edición, XVII Premio Internacional de Poesía Martín García Ramos y la primera mención en el IX Premio de Poesía César Dávila Andrade); Cierro mis ojos y el mundo entero cae muerto (Premio Fondos Concursables 2019). Consta en Antologías como: R.E.M. [Antología de los Sueños] (Delahogado Elsombrero & Dadaif Cartoneras, 2015); HARAWIQ [Muestra de Poesía Joven Boliviana-Ecuatoriana] (Murcielagario Cartonera, 2015); SANGRE DE SPONDYLUS [muestra de poesía ecuatoriana reciente] (Vallejo &co. Ediciones, 2016), entre otras digitales e impresas. Ha colaborado junto al poeta y periodista cubano, José Ernesto Nováez, en la recopilación y edición de Corazón central [muestra de poesía villaclareña reciente] (Casa de la Cultura de Santa Elena, 2017). Ha sido finalista del Premio de Poesía Pilar Fernández Labrador, Paralelo Cero, entre otras menciones. Su libro Como un lirio entre cardos recibió, en el 2019, el Accésit del Premio Iberoamericano de Poesía Mística Rey David. Ha coordinado el Festival de Poesía SumpaVive. Actualmente labora como docente.

    DOS | Antífonas para retocar El Mito de Sísifo y no herir a T. W. Adorno

    Antífona 1: la irreductibilidad de este mundo a un principio racional y razonable

    no se trata de enfrentarse a la envidia que el ser reviste en su única morada
    o la novela que ha dejado inconclusa porque su padre guardó el traje de novia
    con el que su madre se pegó dos tiros luego de una raya blanca previa al amanecer
    no se trata de decir aquí dejo el universo
    y regresar a la orilla del neobarroco a beber agua sucia
    no se trata de sepultar la otra ternura con las manos aruñadas por el lenguaje
    se trata de carcomer cada fibra del látigo que nos asegura la restauración

    es sólo un sueño del que jamás despertaremos con sed y hambre
    aquí no hay una mentira ni una palpitación que diga que fuimos o somos
    aquí no se obvia el ritmo como una explicación astrofísica u ontológica

    esto es un himno que se va destruyendo / que se desmorona / que se enfrenta al destino
    con la única cara
    la de la locura + la de la distancia + la del silencio que tengo en esta esquina
    el resto de la poesía es una judería donde fornican con el prepucio de la palabra cárcel
    un nacimiento ensangrentado bajo el propio nombre del poeta
    es la humanidad y su fracaso que abren nuestros ojos
    para nutrir la idea absolutista de la dictadura

    así que baja la cabeza y recuerda que la soledad es una e invencible, poeta
    el alivio es una ramera que los débiles guardan en sus bolsillos


    dibújate otro cuarto para convencerte que te has vencido
    duerme como si nadie
    en este mundo te esperara

    y remolca la piedra, otra vez.

    Antífona 2: no se trata de un grito de liberación y de alegría, sino de una
    comprobación amarga

    una metáfora más y nos acostamos
    una metáfora para contradecir lo que calienta esta pequeña línea
    un golpe oblicuo que estalla en las alas polícromas de esa torpeza
    la debilidad que tengo cuando estoy frente al computador
    y no resisto desparramarme como un territorio sin dientes
    pero el terreno no está dentro de ti
    él no va dentro de ti
    tu nación es la jaula donde el sol se acuesta con las piernas hinchadas
    tu patria es el adjetivo que advierte como puede otro gorrión cautivar la tristeza

    otra metáfora y nos acostamos
    puede ser que digamos que mañana volveremos menos sucios
    puede ser que no
    diles algo que quieran oír para que no reclamen a los muertos
    su pobre huella centinela que es un animal caído
    diles algo que quieran oír
    puede ser que no
    espero que incluso la piel se extienda como un gusano absorbido por la planta de tu pie
    espero encontrar el desahogo del acto final
    la tragedia – por ejemplo – la tragedia
    pero para todo hay tiempo
    [mojado y abierto]

    dicen que detrás de la sonrisa también se puede negar a los hijos
    en mi sangre no desfila la consumación del loto
    | ¿a dónde? | ¿quiénes? | ¿cuántos? | ¿cómo? | ¿hombre o mujer? | ¿niño o anciano? |
    + + + ¿douglaselmarnoexiste?
    esto se desnuda como una vulva encharcada de estrellas postradas en mi cenicero
    esto es otra vez volver y no quiero
    puede ser que no
    volver a remover las entrañas y querer estancarse en la vida
    reclamar el sacrificio que la mujer olvida cada día en el panteón
    mientras Jacinto peina los cabellos del arpa
    y riega su sangre como un insecto atrapado en orquídeas
    signos a los que no tenemos a quién dedicar
    puede ser | puede.

    Antífona 3: la diferencia consiste en que no haya guión, sino una ilustración sucesiva e
    inconsecuente

    en otra latitud alguien escribirá otro canto
    quemar detrás del relámpago un quejido que retroceda para buscar su lugar en el
    policosmosexual
    ¿dónde quedaron los pasos que nos buscaban?
    despedirse ante la cabeza caída o el mar que no existe
    y no oír la luz cuando abre tu jaula / la jaula de los pájaros ciegos
    convencerse que el secreto no es otra ventana que se agrieta
    sino creer en las imágenes que la lluvia estampa en el linaje de los peces


    estremecerse ante el dolor de la carne que ya no es un engaño
    y ahora medir la profundidad de la respiración que lame el otro labio de esta ciudad

    para ya no cantar y sólo puedas ver su cabellera recogida en el insomnio más fiero
    entre el agua y su obstinación de abrir el vientre para encontrar el estío

    madre
    ¿dónde quedó el gemido que la oruga traspasó en la habitación
    como un halo atrapado en el tiempo que vertió el duelo de tu hermano?
    ¿y las azucenas que el extraño veló sobre tu pecho como un silbido?

    aquí yace esta mano que parte hacia la frontera de tu miedo

    en otra latitud alguien dirá que el destierro no es perderse
    sino que agotará la última palabra para esta juventud
    para callar ante el lengua de ojos abiertos
    para convencerse de su propósito en el mundo
    de ingresar al útero tan pobres como vinimos
    descalzo
    siempre.

    Antífona 4: no hay destino que no se venza con el desprecio

    la arquitectura de la oscuridad se entiende
    cuando tenemos los puertos en la punta de la lengua
    en la delicadeza del silencio podrá encarnarse el último botón en los huesos
    de este mamífero que arde en fiebre y oculta su cabeza

    una mano con ansiedad que se arriesgue ante el cigarro
    una mano para la abstracción del viento que huye de lo concebido

    [mojado y abierto]

    no hay destino
    puede ser que no

    quédate aquí
    con la madera y los libros
    para que sientas la añoranza de los conceptos
    donde la desgracia peina la melena de los árboles de pehuén
    mientras nos despedimos

    puede ser que no | puede ser.


    ********************









    cont

    https://liberoamerica.wordpress.com/2021/05/29/la-cintura-de-la-luna-poesia-ecuatoriana-contemporanea/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 10:44

    Pablo Mériguet Calle (Quito, 1989) Escritor. Licenciado en Historia por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, PUCE, y Maestro en Sociología por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Flacso. Actualmente se encuentra realizando un Doctorado en Filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid, UAM. Co-fundador y co-editor de la Revista de Poesía “Cuando E.P. Thompson se hizo poeta”. Ha publicado poemas y ensayos en revistas nacionales e internacionales. Aparece en antologías dentro y fuera del país. Autor de los libros de poesía: Théoden, Es luciérnaga la ceniza, Se me emperró la vida y Macrogramas (Premio Paralelo Cero 2020). En el ámbito historiográfico escribió el libro Historia del Movimiento Antifascista del Ecuador 1941-1944.

    Plaza de Stalingrado, París, Francia

    «Habrete olvidado
    Me daré cuenta de que es el último
    Estaré consciente y entenderé que ésa
    será mi primera muerte…»
    María Auxiliadora Balladares

    el amor
    Llegaron desplomándose sobre la entrada de tu casa
    hombres y mujeres intoxicados de nieve
    con el pánico desollado entre sus muelas Su presa para la eternidad
    Y la gloria en sus espaldas trepada y tosiendo con nacimientos de plumas
    se derrumbaron ahí con un balazo atorado en la garganta
    la guerra despeja al mundo de voluntades por medio de la Voluntad
    no fue la bala la que los tumbó a la manera de un pájaro enmudecido
    un pájaro que sobrevolaba lisiado el lago para ver su reflejo en silencio
    y decidió un día alarse y alzarse demasiado sobre este espejo
    creyendo que el cielo es un horizonte alado y alzado se terminó yendo para abajo
    en un solo estruendo que eventualmente dejó de sonar infinito cuando
    alguien perdió su cabeza escondido en la alcantarilla del barrio.

    Si el sol alado llega al suelo deja una cicatriz de abrigo sobre la nieve
    a la manera de unas manos que envuelven a una mano azulándose
    Los que llegaron alados dejaron su marca en el suelo
    mancha de gusanos y plumas y luego la lluvia y el polvo se la llevaron
    Y LA LUZ
    titánicamente Moisés juntando mares por encima de las ruinas hacinadas
    como si nada habría sido disparado porque alguien sí fue atravesado
    (y cuando el atravesado se levanta y sigue y sigue y sigue/
    no queda nada que decir)
    algo se les atravesó en el camino
    ellos llegaron y se fueron Pasó que
    ellos
    estuvieron
    y
    se murieron
    sin inventar la mirada que los salvaría
    y así sigue siendo su ayer.

    Eso ve la paloma en Stalingrado En la Batalla y en esta plaza en París:
    los niños hermosos corriendo como bombas//Y LA LUZ
    las jóvenes derrumbadas caminando como bombas//Y LA LUZ
    los viejos olvidados bostezando como bombas//Y LA LUZ
    las africanas arrancadas riéndose como bombas//Y LA LUZ
    los jóvenes deprimidos temblando como bombas//Y LA LUZ
    los sirios viendo el horizonte rojo en silencio como bombas//Y LA LUZ
    y nadie explota —dice la paloma—
    nadie termina de ser bomba aquí//NI LA LUZ
    les quitaron los gatillos y les dejaron los cañones
    a ellos
    que se desploman sobre tu historia
    a ellas
    que llegaron y se fueron
    y su historia latiguea para levantarlos
    inútilmente
    como la pintura de la mujer en el Louvre
    que mueve en la noche el dedo cuando sueña que
    es algo más que adorno y soporte del deseo de un muerto famoso
    pero despierta y se queda quieta quietísima
    porque sabe que
    los sueños son inútiles si nadie más los ha visto
    de qué sirve un sueño si no se retorna a la noche.

    Y luego la luz
    ah
    la luz que se arranca de sí misma y decide ser otra cosa
    ¡el amor puede decidir ser otra cosa! De hecho
    casi nunca es amor el amor
    así como nosotros casi nunca somos nosotros
    el amor se hace luz a veces y otras amor
    se hace una paloma viendo una plaza en París
    y cuando eso sucede
    la Plaza y el Oeste se retiran de a poco de la garganta
    Se hacen paloma Se hacen ellos desplomados Se hacen amor otra vez
    la tolvanera lo convierte en otra cosa
    como la luz que cambia por el objeto que ha tocado
    se hace parte del objeto la luz
    y no hay más objeto sin esa luz
    como el amor que es también todo lo que toca
    y todo lo tocado por el amor es así
    amor
    incluyendo el rostro medio agujereado de un soldado
    incluyendo esta plaza en París con vagabundos escondidos de los turistas
    que cambia al ser vista por mis ojos que están quietos pero moviéndose
    como las bombas.

    Créeme lo que te digo:
    esta paloma está al frente mío casi desnucada
    y lo calla tan claramente
    Y LA LUZ
    tremenda mierda esto de entender la luz
    y también la luz tremenda me lo ha dicho
    y lo que no me dice también debes creerme
    como decía el poema del saturnal Apollinaire en la tumba de Apollinaire
    créeme cuando juro que he entendido
    que
    llegará el amor…
    llegará el amor encima/al final de todo
    demencial titánico bestial pesado animal armado animal de pólvora
    animal de animales el amor
    será nuevo comienzo de las plantas y los músculos
    aniquilando el Todo rompiéndote la espalda en dos senderos
    llegará brutalmente descansado
    a dejarnos partir levantando a los que dormitan junto a las carreteras
    marchando por millones a lo largo de los caminos que llevan a tu casa
    desapareciendo las pieles en un incendio para que no haya frío
    haciéndonos bombas y luego reventándonos en millones de colores
    estampándonos contra el techo del universo

    el amor va a llegar en el estruendo de un pájaro cayendo a tierra
    el amor va a llegar cuando estemos dispuestos a la extinción
    el amor va a llegar
    como llegó a barrer Stalingrado el 2 de febrero de 1943
    como llegó a detener el tiempo en la Plaza Stalingrado el 15 de junio de 2019
    como llegará entre tus costillas al mirar unos ojos terribles temblando
    de ternura
    llegará a destruirlo todo.

    Créeme
    furioso:
    va a ser terrible

    no quedará nada.

    ***

    Hijos del vértigo

    A Roberto C.

    «Cuando el destino nos perseguía
    como un loco con una navaja en la mano.»
    Arseni Tarkosvky

    ¿Te acuerdas cuando afilamos una estrella con nuestros dientes
    con sus puntas abrimos la espalda de una humanidad que se
    escondía en un rincón temblando de miedo como un toro ido con la cabeza
    mortiguada?
    ¿Recuerdas las altas grises psicóticas torres telefónicas
    a donde trepamos e inventamos entre cigarrillos esa fantasía de caer en una batalla
    con caballos hambrientos espadas pesadas una roca incendiada con nuestro
    nombre?
    Los soldados sueñan con ese pedazo de materia que tiene destino de nervio suyo
    Sí/esas altas cumbres proféticas de metal donde se atascó la mensajera
    que salvaría a nuestra juventud de ser un grillete de navajas.

    ¿Recuerdas cuando lancé la droga que guardabas en una fundita heroica hacia
    un río puerco y pese al odio no te lanzaste de cabeza desde el puente?
    ¿Te acuerdas cuando no fui a sostenerte el día en que sí ibas a lanzarte desde un
    puente
    cuando miramos el color perfecto en un atardecer que brotaba
    de las cejas de nuestros enemigos y entonces me dijiste que para qué sirven los
    colores
    para cuándo si un hijo es un odio parido por lo tanto
    de qué sirve agarrarse del borde y luego de ese día durante años me llamaste
    a despedirte casi todos los sábados
    a donde yo crecía como ramas secas me estiraba crujiendo bajo las sábanas
    y tú andabas allá afuera en el mundo que brama abriéndote
    la cabeza como revienta de golpe a borbotones un volcán bajo la nieve?

    Porque creo que debo decirte con la boca llena triturando madera de ataúd
    que a la muerte hay que ignorarla y estar sereno cuando no queda más que
    morderla
    y si hay que morder a la muerte se la debe besar entre las tascadas
    pero con la vida —ah/con la vida/amigo de mi vida—
    hay que ser un ladrón entumecido escondido en el bosque
    hay que ser un torpedo enternecido avanzando con furia de naufragar
    hay que ser las rocas catapultadas contra las montañas y derrumbar la cordillera
    hay que ser verdaderos hijos del vértigo
    (o unos hijos de puta como dirías vos).

    Espero que sí Que lo hagas Que tengas como un clavo en la rodilla de la memoria
    la madrugada afuera de la casa del Ariel cuando temblaste de pánico
    y me salvaste para siempre de ser un hombre de brillantes zapatos
    y corbatas templadas al coro de una compañía
    y así recuerdo
    y así quiero pensar que vos fuiste a irrumpir el espacio que me tocaba llenar
    en una empresa ocupando el lugar donde se atora en la copiadora
    la libertad de correr en cualquier momento
    porque se salva uno de la riada del libremercado si una fuerte brazada ocupa
    el lugar de otro ahogamiento/y eras el más fuerte de los dos.

    ¿Y si te pido que recuerdes mijo cuando en la casa del Diego
    fundamos un pequeño reino digno de cualquier leyenda negra
    derrotada en una cruzada y defendida por un pelotón de soldados rojos
    y entonces a la mierda Roma Mesopotamia y los incas invasores
    y entonces para eso y por eso decidimos hacer cicatrices
    en niños olvidados en un pasillo donde una vez pensaste que
    tal vez quién sabe sería más fácil si nos odiáramos
    sería más dócil el respeto si hubiera una cicatriz pedagógica
    y cómo entre hermanos a veces el respeto muere cuando el amor renace?

    ¿Te acuerdas cuando te olvidaste por años de que tuviste un padre
    y eso podía hacerte llorar en el vacío como a un manantial que nace
    desparramado solo en medio de la Maternidad Isidro Ayora durante la madrugada
    a gritos tragando aire muriendo caído del balde de una camioneta
    tus recuerdos te secan como la piel de un perro embestido por el Sol
    entre gritos haciendo y pariendo al silencio?

    Pero no Roberto no lo harás No
    vas a recordar que saber destruirse debe tener un método No
    tendrás memoria porque ya no importa saber que un día
    pudiste patear al coraje como se patea una cabeza
    y decidiste dar media vuelta por si acaso no era prudente
    tragarte el miedo y ser valiente tú solo No
    has de saber que un día lloré creyendo que a un pájaro hay que
    enseñarle también a romperse un ala rompiéndole el ala Ni
    siquiera sabrás que te estás matando exactamente
    como aprovechan las esquinas para suicidarse en los terremotos.

    Y tal vez lo más importante:
    que aún no es muy tarde
    para hacerlo todo
    absolutamente todo.

    Aunque/claro
    al final ya sabemos que
    de esto
    Hijo del vértigo
    nunca te vas a acordar.




    *****************



    Karla Páez. Cursó una licenciatura en Lenguas, Letras y Artes y una maestría en Ciencias de la Educación. Sus poemas han sido publicados en Cuando E. P. Thompson se hizo poeta: revista de poesía comprometida y Con ciertas palabras, selección del taller de escritura creativa de Xavier Oquendo Troncoso (El Ángel Editor, 2021).

    De espaldas

    No habrá cordel para perpetuar lo íntimo.
    Tampoco una casa que conjeture sin error
    su sombra
    ni hormigas que den con lo que quede del día.
    No habrá perro que quiera sernos fiel
    ni gato para encararnos de reojo.
    De haber sido amantes
    desenterrados
    nos habrían encontrado de espaldas.
    Nada nacerá siendo nuestro
    ni un aguacate
    ni el sueño de un hijo.
    Ni siquiera lo ajeno caerá en el jardín
    para ser medio nuestro.

    ***

    Celda con pájaro

    A Antonio Preciado

    Soy Rapiña
    Lengua Mansa
    El Coca
    José Vicente Zambrano Morán
    hijo de Elvia.

    Soy este pudor
    de cóndor caído
    arremetiendo
    entre cuatro paredes
    cívicamente
    contra su propia grandeza.

    Soy el cuviví
    que se ahoga sediento
    en un lago de Ozogoche
    y a veces ando como las gallinas
    esa vergüenza
    para la taxonomía.

    Este gallinazo soy
    clavado en la espalda
    de mi propio cadáver
    como si yo
    hombre muerto
    estuviera a punto
    de salir volando.




    ****************


    Santiago Grijalva (Ibarra, Ecuador; 1992) Psicólogo Social Comunitario. Publicó los poemarios; La revolución de tus cuerpos (2015), Arreglos para la historia poemario (2017), Los desperdicios del polvo (2018) Cerrar una ciudad (New York Poetry Press, 2019), Propositti della belleza (Propósitos de la belleza; Raffaelli Editore, 2020). Consta en la Antología de Poesía Española Contemporánea «Y lo demás es Silencio Vol. II» (Chiado Editorial; Madrid, 2016), Seis poetas ecuatorianos (Editorial Caletita; México 2018); está incluido en la selección de poetas ecuatorianos «Voices form the center of the world» realizada y traducida por la poeta Margaret Randall. Sus poemas han sido publicados en la revista Caravansary Revista Internacional de poesía (Colombia; 2019); Aérea Revista Hispano Americana de Poesía (Santiago de Chile; 2018) Utopía (Edición N°93; 2016) Cuando E. P. Thompson se hizo poeta: revista de poesía política (N°4; 2017); Además, en varias revistas digitales en Iberoamérica. Participó como invitado en el Festival Internacional de poetas Poesía en Paralelo Cero (Ecuador, 2016) y Las líneas de su mano (Bogotá,2018), Jauría de palabras (Bolivia, 2019). Coordinador del Encuentro de poetas en Ecuador “Poesía en Paralelo Cero”.

    Al bajar la calle

    I

    Cabeza arriba te luce lo inservible,
    un casco para ser orgullo del padre,
    para apuntillar al ruido de aquel que también te defiende,
    bota negra, y todo lo que pisas son dolores,
    a lo mejor las nostalgias tienen el color cobrizo
    que adquiere el casquillo después de reventada la pólvora.

    Te has crecido en la esquina de tu abuela,
    la viuda que trapea el piso de los recuerdos
    con el uniforme ceñido camuflaje de su marido muerto,
    en nombre de mí, esculpió aquella baranda con alambre.
    Era yo, o ellos, respondía cuando algún soñador
    apuntaba su carga hacia la sien,
    era su hambre o mi hambre,
    sueños por mis sueños,
    heridas por cicatrices,
    era todo en nombre de nada,
    la espada en nombre del hombre.
    ¡Qué valiente haber cometido contra tu tío,
    tu huésped,
    y todo a nombre de un trapo inasible
    tricolormente inconforme.

    Pero si la viuda ya no quiere más atrancones
    con medallas y grilletes,
    que cante aquella canción
    apretando los nudos en las coyunturas,
    que vista un vestido largo y se engulla
    en girasolada sonrisa,
    que cante amapolamente a los espectros de su casa,
    que descienda por aquella calle,
    con un vestido color turquesa
    y unas botas negras, pateando a los dientes de león,
    vislumbrando cuánto dolor acoge la muerte,
    pero, de cuántos sedimentos están hechas las historias.

    II

    La casa de la esquina guarda entre sus tejas,
    la primera ojiva que huerfaneó a más de medio barrio,
    a más de 38 cristos santificándose en nombre del hambre.

    III

    Ha vuelto por la calle donde
    agoniza un burro.
    Será que la humildad deambula
    por un empedrado
    en cuatro patas,
    cuatro y la triada falla,
    cuatro y se quedan pares,
    cuatro y ya no hay mitad,
    cuatro y no hay tercero de resurrección.

    Más allá de la bifurcación,
    lo único que nos aleja de la nobleza,
    es querer andar sobre el cuadrúpedo
    más no brindarle agua.

    (Inédito)

    ***

    Plegaria sobre el olvido

    Sobre el camino divago,
    rondo e imagino la forma que tiene el olvido:

    Acaso es un árbol reseco
    que de a poco va desprendiéndose de sus hojas,
    quizá tiene la forma del agua
    que va goteando y se evapora para ser parte de la ausencia.
    En ocasiones puede ser la tierra cuarteada por donde nacen brotes.

    De vez en cuando creo que el olvido
    puede ser una casa en fiesta donde
    los inquilinos empiezan a marcharse de a poco,
    o quizá una autopista desierta en mitad de la noche
    que juega a poblarse de polvo y luces intermitentes
    usualmente toma forma de luz y no se descubre si no es con sombras.

    Pero también puede parecerse a un pájaro de alas cortas
    o a un colibrí que no camina
    o a un gato doméstico que vive de lo que cae entre sus zarpas,
    un ciervo escondido que solo surge
    cuando se escucha el tronar de una escopeta
    o un elefante que migra en el verano
    para volver en invierno,
    también puede ser el cocodrilo y su llanto interminable,
    una hiena que ríe cuando pide clemencia.

    A menudo el olvido puede ser cosas que guardamos en los bolsillos:
    una llave que no abre ninguna cerradura,
    unos fósforos húmedos que de nada sirven,
    unos trompos con las que nadie juega,
    una servilleta sucia que ya no hace falta,
    el pañuelo que adorna el lado que le hace falta al pecho,
    unas monedas que no pagan, pero brillan.

    Quizá el olvido pueda ser sitios:
    un cementerio sin epígrafes y desperdicios,
    una estatua de arcángel pisando el cuello a la serpiente,
    o tan solo la plaza de armas sin bandera
    pero con adoquines manchados de sangre.

    El olvido puede ser todo aquello que se duele,
    se relame las heridas,
    todo aquello que no reconoce ni empatiza
    ni se conmueve ni abraza ni siquiera un puente,
    pero lo andamos buscando en cada esquina,
    en cada cerrar de ojos…
    creyendo que el olvido vendrá de frente
    nos enseñará los dientes y aprenderemos a masticar los recuerdos.

    (Inédito)




    cont

    https://liberoamerica.wordpress.com/2021/05/29/la-cintura-de-la-luna-poesia-ecuatoriana-contemporanea/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 10:47


    René Gordillo Vinueza
    (Ambato, Ecuador, 1993). Licenciado en Comunicación y Literatura por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, PUCE, Quito. Autor del libro de poesía Espera de la hoja (2017) editado por el sello editorial El Ángel. Consta en la antología Seis poetas ecuatorianos (2018) editado por Ediciones Caletita (México). Ganador del premio nacional de poesía Paralelo Cero 2019 con el libro Poemas de mi patio y de otros lados. Sus textos constan en revistas impresas y digitales.

    Un lugar

    El agua tiene un Agua que la conduce,
    el espíritu tiene un Espíritu que lo llama.
    -Rumi-

    Si yo fuera un lugar
    sobre esta carne
    sería seguramente
    un estuario.
    Y si fuera una balsa mi corazón
    y un par de remos mi manos
    navegaría hacia mi mismo.
    La tierra es una esfera,
    pero vivir a veces es la medida
    plana entre dos acantilados.
    Amanece a uno y al otro lado
    de la roca, anochece desde todos
    los lados de la luz.
    Dentro del agua hay otra agua
    que rige el recorrido del retorno.

    ***

    Las nieves del Kilimanjaro

    Kilimanjaro en idioma nativo significa
    la casa de Dios
    y es la montaña más alta de África
    con 5891 metros.
    Cerca de su cima occidental hay un leopardo congelado.
    Nadie sabe que quería, ni que hacía aquel animal ahí.
    Tal vez nadie nunca pueda saberlo.
    Yo a 2850 metros, en otro continente
    me recuesto en mi cama mientras
    el sol llega a mi cuerpo y el cielo azul
    es una realidad impecable.
    Es un día de verano, es decir, de sequía
    y la sequía en la ciudad no existe.
    Me temo mucho que tendré que levantarme,
    el brillo de este cuarto es tan innecesario
    que cierro los ojos y aun así encuentro siluetas rojas.
    Me pregunto si le dolieron los ojos al Leopardo congelado del Kilimanjaro
    o si le gustaría la nieve sobre sus patas polvosas.
    Recuerdo cuando toqué la nieve por primera vez
    fue en un jardín hace años y las plantas parecían muertas.
    Me saqué un guante, metí mi mano en lo blanco
    y saqué un pedazo, tampoco nunca supe para que,
    pero ahí estaba el frío y ahí también estaba yo.

    (De Poemas de mi patio y de otros lados- 2019)



    *******************



    Juan José Pozo
    (Quito, 1995). Estudió Comunicación y Literatura en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. En 2013 publicó el poemario “Sísmicas mariposas” (El Ángel Editor); en 2021, el ensayo “Entre dos ríos, una corriente. Influencia de Matsuo Bashô en la poética de Octavio Paz” (beneficiario del Fondo Publícalo de la PUCE). Ha participado en congresos literarios y recitales, entre los cuales destacan el XIII Congreso Internacional de Literatura. Memoria e Imaginación de América Latina y el Caribe (2017), así como el 7mo Encuentro Internacional de Poetas, dentro del Festival Poesía en Paralelo Cero (2015). Además, cuenta con una formación en artes escénicas, específicamente en lenguajes de danza folklórica, danza aérea, contemporánea e improvisación. Desde 2016 forma parte de la Compañía TALVEZ, dirigida por Marcela Correa, con la cual ha participado en proyectos, de entre los cuales destaca el cortometraje Fasciia: piel adentro (2018), dirigido por Juan Pablo Viteri.

    Vigilia

    1
    Un abejorro
    pasa volando. Flores de manzanilla.

    2
    Lago San Pablo.
    Esa vaca en la orilla: cruza una lancha.

    3
    Bajo la lluvia
    seis mujeres y un perro jugando fútbol.

    4
    El chancho viejo.
    Las marcas de la soga sobre su cuello.

    5
    Viento en la noche: la flor roja de un día se está cerrando.

    ***

    Noticias de casa

    A Esteban

    1

    Estoy en tu habitación
    mientras empieza el día.
    Pero solo amanece
    cuando recojo las cortinas
    y llegan hasta el suelo de madera
    rayos de luz

    los rayos que pudieron atravesar
    el arupo frente a tu ventana.

    Abro las cortinas
    y amanece
    el gato del vecino, viejo,
    cruzando la calle.

    viernes 11 de diciembre de 2020

    2

    Tú sabes
    que cuando llueve
    se acumula el agua en la terraza.

    Pero,
    ¿sabías que a veces
    esa agua refleja la luna
    cuando la noche se aclara?

    Con frío en el aire
    tomo una escoba.

    Subo a la terraza
    y la perra negra apoya sus patas
    en mi pecho.

    Por más que lo espero,
    siempre es nuevo,
    como es nuevo siempre
    el sonido del agua barrida
    y la luna ondulando
    a mis pies.

    viernes 11 de diciembre de 2020

    3

    Algunos días
    veo pasar una sombra
    por la casa.

    ¿Será acaso esa sombra
    la misma que a mi voz ensordece?

    ¿Acaso la misma que,
    como una nube lenta,
    muy lenta,
    sobrevoló los senos de nuestra madre
    hundiendo meses de su mirada?

    domingo 13 de diciembre de 2020

    4

    La flor de taxo
    en un cable de luz
    está colgando.

    domingo 13 de diciembre de 2020

    5

    Ha llovido
    toda la noche.
    A la mañana siguiente
    brillaba un cielo de pocas nubes.

    Podías ver el vapor
    salir del piso de la terraza.

    Durante años
    ha llovido en mi cabeza:
    mi frente es una terraza ardiente;
    vapor, mis pensamientos nocturnos.

    martes 29 de diciembre de 2020

    6

    Cuentas que en invierno
    la gente enfría sus cervezas
    al borde de la ventana.

    Aquí no para de llover
    y, aunque a veces sale el sol,
    un nuevo frío anda entre la gente.

    Por más que quisiera
    no puedo enfriar mi cerveza
    como tú lo haces:

    apenas puedo deslizar mi mano
    por la reja que cubre la ventana
    cuando detengo todo para escuchar mejor al sinsonte.

    Escucho a veces
    un vidrio estallar en la noche:
    sé que no es una botella

    lo sé cuando cierro la ventana
    y la reja emana su frío:

    ese nuevo frío
    que cubre nuestra casa

    lunes 11 de enero de 2021



    ****************


    Estefany Vaca (1996). Ha participado en varias publicaciones digitales e impresas de revistas. En el año 2018 sacó su primer poemario Las ventanas del cuerpo. Escribe y hace collage análogo (@enbusquedadealgo)

    Retrato

    Mujer que inevitablemente es ella misma
    sin que el agua la lave y cambie.

    Mujer cruzada de labios,
    con sangre amarilla, transparente.
    Pálida como una luz de la tarde
    y mirando siempre a los árboles.

    Mujer antigua expulsada de alguna fotografía,
    que solo guarda en su memoria pájaros
    y siempre le busca lugar a las preguntas.

    Mujer que anhela ser solo humano
    y hacer de sus lágrimas un columpio.

    Mujer partida de las piedras
    que ella mismo se ha lanzado
    y ahora le pesan hacia dentro.

    Mujer que no sabe ser mujer
    y le gusta soñar con el color de las palabras.

    ***

    Razones

    Dios me hizo mujer,
    quiero decir,
    me hizo
    con un pequeño taller
    de muertos dentro.

    Soy un conjunto de
    células que, con suerte,
    recuerdan su significado
    y se estremecen.

    Me dio un par de senos
    pequeños que no
    funcionan muy bien
    de escudo.

    Me hizo larga de piernas
    y miedo, porque siempre
    quiero topar
    el cielo.

    Dentro de mí parece
    que sembró algo
    profundo y oscuro
    que se esconde.

    Pienso:
    pequeño sería el mundo
    si fuera mi tarea usar ese taller
    pero, gracias a dios,
    lo mío solo es escribir.


    *****************



    Kevin Villacís Larco
    (Sangolquí, 1997). Poeta, periodista, productor de artes literarias y multimediales. Es licenciado en Comunicación Social con mención en Periodismo por la Universidad Politécnica Salesiana (UPS). Fundador de la Plataforma de artes colectivas La Calamita Producciones. Actualmente es editor en El Ángel Editor; así como asistente de coordinación y librero en el Encuentro Internacional de Poesía en Paralelo Cero. Ha participado de varios talleres de escritura creativa en Ecuador, Colombia y México. Miembro de la FELS, Federación Latinoamericana de Semiótica. Sus poemas aparecen en la antología del XI Encuentro de Poesía en Paralelo Cero 2019; Revista Cuando E.P. Thompson se hizo poeta; Rizoma, plataforma de poesía; Espacio, Me Has Vencido – Antología de poesía hispanoamericana (2020), Uni-di-versos – El Ángel Editor (2020), entre otras. Sus artículos han sido publicados en la Revista Utopía (97-103). Actualmente conduce La Hora de siempre, programa de tertulia y rarezas, y dirige el estudio de fotografía profesional La Mica.

    Lo que mora en la cabeza, lo que mora en la tumba

    De ti aprendí a cubrirme las orejas
    para que ningún frío se apodere de las voces pasadas
    Esquivé las lluvias eternas
    Puse mis manos como cielo
    y recibí el granizo a corazón abierto
    Hice de mi cabello un impermeable
    de buenos recuerdos
    como tú hiciste de la paja
    un nido para los pensamientos
    Te solté en el noble viento de las seis,
    guardé un sapito amarillo con su canto
    bajo tus aleros y juntos nos fuimos
    croando vida abajo
    Bebimos, uh sí que bebimos de ti
    terminamos la sed del mar
    y en tus dulces hebras,
    en tus finos encajes
    descubrimos lo épico del calor
    bajo los cactus del desierto
    Nos descocimos de golpe
    porque de golpe nos recibe la vida
    en nuestros cuerpos de paja
    Muertos de vergüenza nos tapamos el rostro
    cuando descubrimos que no hay cementerios
    para más como nosotros
    Armarios, perchas, tendederos
    abrieron sus brazos a recibirnos
    y siempre dejaron entre abierta
    la ventana de la suerte
    para ser recogidos por el azar
    Ahora llevamos puestos mil abriles
    diciembres en pedacitos
    y la cólera de los eneros sin un pelo en los bolsillos
    Sombrero, viejo amigo,
    por ti salté al río del jazz negro
    para rescatarte de la heroína y los bongós
    Hasta que sanaras,
    no me importó entrar desnudo de ti
    en las fiestas de sombreros
    porque debías curarte del último resfrío
    de las cabezas con malos aires
    Temía por tus marcas,
    esas heridas en la copa de tu cumbre
    Temía llevarte a la montaña más alta del Perú,
    no vayan a ver que su dios volvió
    hecho sombrero y vayan a adorarte degana
    A ti que te gusta lo humilde
    lo simple
    lo perpetuo
    como los cabellos dorados de niñas tiernas
    que se parecen al rubio olvido
    No vayan a creer que te haces el santo tampoco,
    tú que elegiste mi cabeza pecaminosa
    para combatir el humo y sembrar
    lechuzas en la selva
    Seré sincero contigo,
    me conoces demás
    sabes que juntos podemos subir y bajar
    cielo e infierno
    árbol y tierra
    pero es tarde o se hizo tarde mientras te esperaba
    Hemos muerto y no nos habíamos dado cuenta
    No se permiten sombreros en la iglesia
    y los muertos no podemos protestar
    con tanto gusano que nos aprieta la mandíbula
    En este limitado cajón no se permiten amigos
    ni fieles compañeros de vida
    que dan la cabeza para verte bien
    Es mi destino, amigo,
    consíguete otra cabeza
    y cuéntale nuestras andanzas,
    o mejor dicho, sombreranzas
    No te quedes en la copa de mi tumba
    ni en la de nadie
    Cubre bien la cabeza de la muerte
    y no dejes que la lluvia detenga lo inevitable
    Que si vuelves a visitarme
    sé el primero en salir de los pelos enredados de la parca
    y cúbreme por última vez de los huracanes,
    del vacío,
    del frío río en el que morimos de ser,
    en el que navegamos sin luces
    hasta el oscuro mar de la eternidad
    Eh, pero eso sí,
    alzando el sombrero
    para despedirnos en paz.

    ***

    Vestigios, vestigios y vestigios o Rapsodia del desaparecido

    Qué sería de mí si me escucharas…

    ¿Por qué soy una cifra, Don?
    Estoy cansado de salir y no encontrarte
    ¿Será que nuestras calles se acuerdan de nosotros?
    Íbamos nomás, haciendo de la media noche un amuleto
    de esos que se llevan en las manos o en el cuello
    por miedo a perderlos o que ellos nos pierdan a nosotros.
    Nuestros perros callejeros se han muerto de hambre,
    ya nadie cambia los focos quemados
    y la ciudad se ha vuelto más oscura.
    Los zapatos no han dejado de correr por ti,
    se despiertan a las cinco de la madrugada
    anudan sus recuerdos, se atan al aire que dejaste
    y no vuelven hasta que algún policía cruel
    los encuentra borrachos por los barrancos
    y no les queda más que dar media vuelta,
    patear algún triste gato de mimbre
    e imponer un paso doble para la luna
    que ha dejado de sonreír menguante,
    como si hubiese perdido la fe por la humanidad.
    ¿Sabes? Nos han puesto nuevas leyes
    y ya no somos personas, ni uno solo,
    porque somos tantos que hasta un nombre es demasiado,
    somos cifras sentimentales que empapan
    las paredes de las casas de gobierno
    y llenan todos los espacios vacíos con:
    Quizá se fue por tanto mal amor
    Quizá le mordieron las ganas de huir
    Quizá sus hijos, las deudas, algún dolor secreto
    o una herida bajo las sedas o un pequeño muerto
    que ha crecido tanto en su vientre
    o una demorosa deuda con los del guetto
    o un cansado odio ajeno
    o un misterio que no necesita ser resuelto.
    ¿Para qué mentirte?
    Los autos suenan diferentes,
    te atropellan en silencio, “por respeto”
    te abandonan a tiempo, “por honor al reloj”
    y todas las rutas parece que lindan
    con el cementerio
    Los edificios cerraron para siempre sus ojos
    Los hidrantes se murieron de sed y desaparecieron
    Las alcantarillas engordaron por los desechos
    Los adoquines olvidaron que fueron piedras
    Las balaustradas ya no dan la mano
    Los semáforos ya no se sonrojan
    al ver una dulce niña pasar con sus zapatitos rosas
    Las aceras derritieron los pies de los mendigos
    Las rejas nos amurallaron y ya no podemos pasar
    a fumar en nuestro olvidadizo parque
    Los espejos evitan nuestras caras
    Los balcones combaten a los recuerdos
    montados en pequeñas ratitas anémicas
    que se asoman con hambre de matarnos
    El calentamiento global
    le alzó las faldas a los nevados
    La corrupción pervirtió a poetas
    y ahora se quejan por falta de recursos literarios
    Los malabaristas ya no viven bajo luces
    inmortales de diestras lunas faroleras
    Las estrellas ya no van a la ciudad
    El sol calienta “ya por obligación”
    Las nubes sufren penurias blancas
    y son más mortales, mastodontes, químicas
    Las lluvias, si mojan, da igual
    El único favorecido ha sido el granizo,
    y regala humildes caballeros de hielo a los niños
    Todos los demás:
    Las carameleras, pescadores, riachuelos,
    buzones, monolitos y el aire limpio
    han sido expulsados por comuneros barriales
    y los silbidos ya no silban:
    son todo aire,
    bandoleras de viento
    donde sigues amarrado, libre en la noche,
    querido amigo.
    Tampoco quedan tradiciones, ni misterios
    ni ilustres individuos impecables.
    Nos ocultaron la verdad
    y esta tierra se ha vuelto cueva.
    Daré las gracias, si me dejas,
    porque has conseguido una libertad justa
    para alguien tan viento como tú,
    mientras que aquí todos enflaquecemos
    competimos por quién tiene las mejores costillas rotas
    o quién tiene las mejores cabezas rotas
    o a quién le han tirado más dientes
    a punte de golpes y putizas.
    Y mira, de todos soy el campeón
    porque cuando la nada te absorbió
    mi búsqueda se convirtió en hito
    y hasta las masas me echaron glorias,
    se dice que soy el dios de las pendejadas
    por andar ladrando a las dos de la madrugada
    para ver si te apareces y me lanzas tus zapatos
    O por andar gritando: ¡Pescado!
    Para ver si te apareces y me compras el mar
    O por andar buscando viejas cabinas telefónicas
    y ver si alguien llama pidiendo una recompensa
    O por lo mínimo un soborno para hacerte volver
    Pero mira, dejaría que me corten lo que quieran
    y ojalá así, solo así, pierdo de una vez esta cabeza
    que no para de pensarte
    Ya te me has hecho un vicio
    y el doctor dice que soy un adicto a ti,
    aunque no entienda sus letras y cuando voy a la farmacia
    llego a pedir que me vendan tu olvido.
    También recuerdo que un día llamé a los bomberos
    pensando que te vi trepar en el árbol más bonito
    que jamás vieron mis esperanzas, pero, loco,
    qué difícil es rendir cuentas a los oficiales,
    se me acabaron las escusas y muchos me abandonaron
    en la mitad de la nada, pareciendo todo.
    Aún tengo razones para creer que existes
    que sigues usando la misma túnica
    confeccionada al alba para que los pájaros
    refuercen sus tejidos rojos en los nidos con ella
    Aún tengo lástima por todos los que perdieron la batalla
    de quizá despertar un día
    y encontrarte en la cocina
    friendo un momento o ennegreciendo de cafeína.
    Aún sigo comprando pan integral
    por si vuelves y no encuentras nada en casa
    Sé que tendrás hambre, frío, pena
    o solo ganas de dormir en el sofá de la sala
    Pero aquí estaré, con hambre, frío y pena
    o solo ganas de dormir en el mismo suelo
    recordando esas guitarras blancas
    que nos envenenaron las venas con rock
    y nos hicieron bien heavys,
    “pesaditos pesaditos” como dice mi madre.
    Pero está bien, no te perdono por dejarme
    con la canción final en la puntita de la lengua.
    Tendrás que un día soñar
    y en la recóndita enredadera de los sueños
    pedirme perdón
    porque mi recuerdo de ti ha crecido tanto
    que temo un día no volver a salir
    y así, por mala y propia suerte,
    olvidarte.
    Vuelve a mis sueños,
    antes que sea tarde.





    https://liberoamerica.wordpress.com/2021/05/29/la-cintura-de-la-luna-poesia-ecuatoriana-contemporanea/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Amalia Lateano
    Amalia Lateano


    Cantidad de envíos : 3358
    Fecha de inscripción : 29/04/2022

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Amalia Lateano Sáb 03 Feb 2024, 12:27

    Gracias por compartir.
    Un beso
    Amalia
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 13:58

    Gracias, Amalia, por siempre estar.
    Besos


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 14:00

    Poesía ecuatoriana: Iván Oñate


    Leemos poesía ecuatoriana. Leemos a Iván Oñate (Ambato, 1948). Su obra ha sido traducida al alemán, francés, inglés, portugués, griego, rumano, polaco e italiano. Krystyna Rodowska, traductora de Borges, Proust y Octavio Paz, tradujo su poesía al polaco. Fabienne Prat de la Sorbona de París tradujo en su totalidad los cuentos del El hacha enterrada al francés. Cursó estudios universitarios en Quito, Argentina y España. Profesor de Semiótica y Literatura Hispanoamericana en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central del Ecuador. Actualmente es Director de Los Anales de la Universidad Central del Ecuador, revista emblemática fundada en 1883. Ha sido invitado por prestigiosas universidades a nivel mundial y fue condecorado como Huésped distinguido de la Ciudad de Salamanca, Ayuntamiento de Salamanca 2019. Ha publicado: Estadía poética (Argentina, 1968); En casa del ahorcado (1977); El ángel ajeno (1983); El hacha enterrada (1987, cuentos, nueve ediciones); Anatomía del vacío (1988); El fulgor de los desollados (1992); La canción de mi compañero de celda (cuento, 1995). La nada sagrada (1998, 2010); La frontera (Colombia, 2006); El país de las tinieblas (México, 2008, Perú 2016); Cuando morí (Primera edición, México 2012, Ecuador 2013); Epistemología de la nada (New York 2017). Alfred Hitchcock Mystery Magazine publicó su cuento “La fiel literatura” que también fue antologado por la editorial española Páginas de Espuma. También fue llevado al cine por el director Diego Arteaga. Su poema “Lluvia bastarda” fue grabado por el grupo de rock El delicado sonido del trueno. Fue homenajeado por el Encuentro Internacional de Poetas en Ecuador “Poesía en Paralelo Cero”, en el año 2022. Acompañamos la lectura del prólogo del poeta español Rafael Soler.







    Poeta de raza, maestro de todos

    Corría el año de gracia de 1977 cuando el joven Iván Oñate, en un arrebato inesperado y consentido nos propinó estos versos que nacían de su hondón, allí donde anidan los grandes misterios que merecen ser contados y cantados: y sin embargo, escúchame / escúchame // jinete del espanto // una ráfaga de luz / un torbellino ensimismado / te tirará vencido y amargo / a lo que eres. Pudo ser lo que desencadenó todo, nos confiesa en los primeros versos de este poema impar que lleva por título “Materiales subversivos”, una carta, un peine, una lata de café y una cuchara, un escarpín junto a un libro de Vallejo o una mano, digamos una mano pequeñita buscando un seno, un seno de madre dormida por ser un caracol despierto, fin de la cita. Aquí, en estos versos martillo, versos epifanía que atropellados nacen con su verdad a cuestas, el lírico puñetazo encima de la mesa de un poeta entonces inaugural y hoy maestro de todos, indiscutible referencia en nuestro panorama de autores contemporáneos con vocación de perdurar cuando el tiempo, antólogo veraz y voraz, culmine su trabajo.

    Bienvenido seas, poeta Iván Oñate, a la corta galería de los grandes.

    ¿Qué edad tiene un poeta? ¿La de su cuaderno honesto, bien guarecidos en sus páginas poemas que nunca verán la luz y recogen su verdad? ¿Quizá la de tantos momentos compartidos con afines y cercanos en ese ritual renovado de recitales y encuentros verso en copa y copa en mano? ¿La del poema último, que siempre es el penúltimo, con su voz propia y su mirada? Iván Oñate tiene la justa y juvenil edad de esta antología personal que bien recoge su decir impetuoso, su rota voz entera al servicio de la Poesía y su belleza.

    Conste, pues, en acta aquí y ahora: si Oñate no cabe en ningún libro, pues ancho es su decir y pocas siempre las páginas para recogerlo con aproximada exactitud, este libro que ahora disfrutará el lector entre el pasmo y el asombro, es una muestra cabal del testimonio vital de un Poeta que sigue acompañándonos con su verbo singular, su imaginario, su testimonio de bien vivido y bien bebido a tragos cortos pues la vida, ese accidente vertical y transitorio que en soledad acompañada disfrutamos, merece de notarios así, que ponen su cámara donde nadie más lo haría para mostrarnos, implacable e impecable, la razón última de nuestro paso entre acantilados y jardines, presta la voz, firme el decir, revelador el verso que siempre suena a nuevo porque nuevo es cuando, ya en su plenitud, nos dice: Señor Dios del insecto / pero también / de los dedos que palpan la yugular/ en la última cita con el espejo. //Señor Dios que habitas / en todas / y cada una de las cosas / del universo, / pues en todas / y en cada una de ellas te percibí / cuando llegó a mi sueño / el poema que me obsequiaste. El poema, entonces, como sujeto objeto del deseo, dádiva recompensa al poeta que, con humildad, se escucha y nos escucha. El poema, así, como trampantojo de la vida y sus postrimerías. El poema, pues, como último bastión irrenunciable ante los desmanes de La Parca, tan solícita, tan pertinaz, tan bien armada para rebañar, con falsa misericordia, el gaznate de todos.

    Ferozmente independiente y combativo, nuestro poeta es uno de esos artistas geniales que se ponen el mundo por montera, y saben sacar de sus entresijos lo mejor: Bendito seas tango, / porque en mis noches de rabia y dolor / me abracé a ti / sin importarme quién ponía la música / y quién el llanto, / quién ésta niebla de adiós, quién el reiterado argumento. Decir lo justo, porque en poesía lo que no suma resta, y hacerlo con el escalpelo de la ironía, para ofrecernos lo contrario de lo que se quiere dar a entender, arte que prodiga Oñate sin aspavientos ni ruido, cerrando un poema de forma inesperada, dándole ese quiebro que, desconcertado, agradece el lector. Poeta completo, asertivo cuando toca, íntimo, descarnadamente tierno pese a sus versos pedernal, poeta en militante disputa con la vida, que se escapa, y sin permiso vuelve, poeta ángel para los ángeles poetas, guardián celoso de la Palabra.

    Bienvenido sea este cuaderno de Iván Oñate, tan lleno de testimonios personales, de cicatrices bien llevadas, necesario cuaderno para ajustar cuentas con quien tanto nos ha dado en voz bien alta y sin levantar nunca la voz, mérito mayor en este mundo nuestro de poetas que son y lo parecen, de poetas que están y nadie espera, de poetas por un día en las inanes redes del fatuo reconocimiento.

    Bienvenida esta iniciativa de la editorial que con tanto acierto y generosidad dirige Xavier Oquendo, para dar luz y espacio a un poeta que nada pide y todo merece.

    Bienvenido, querido maestro amigo, a la mesilla de los tuyos, ejército de incondicionales que ahora podremos disfrutar, más y mejor, de tu sabio decir, tu talento, tu compañía.

    Rafael Soler



    La puerta

    No,
    no lloraré, malditos. No me verán
    llegar a rastras
    y golpear en vuestra puerta por
    un cuenco de agua
    donde pueda reflejar mis ojos y
    saber quién soy
    a esa altura de la vida o de la noche. Nadie sabrá
    de esa voz que me saca de la cama
    ya sin fuerzas para estar de pie, apenas
    un vuelco, un resbalón de costado
    que me tira al piso
    y que yo acepto en silencio.
    Un jadeo inútil por llegar a alguna parte.

    Nadie sabrá
    que arrimo la oreja contra la puerta
    y al otro lado escucho
    a mi propio eco que solloza.

    Pero esta noche
    no hay eco.

    Sólo una puerta que gime,
    un madero nostálgico, un árbol
    partido como yo
    en encierro y encerrada víctima.







    La caída

    Señor Dios del insecto,
    de la ameba
    que desasosiega al intestino recto. Dios
    de la fatiga que levantó al Duomo de Milán para que en la niebla
    se manifieste. Dios

    del ingenuo
    que se toma fotografías
    arrimado a la torre de Eiffel. Dios,

    del otro ingenuo
    que se toma fotografías
    arrimado a la brevedad de un ángel. Dios,

    de la música y del silencio
    pero también del verdugo
    que afina su instrumento. Dios,
    de lo vivo y de lo muerto.

    De los que deliran
    olvidados
    en la estantería atroz
    de una morgue. Dios
    que se nombra
    cuando se alcanza la cima de un orgasmo
    pero también
    cuando hay que reconocer lo querido
    en el fondo de un cajón
    o de un abismo. Dios,

    de lo que nace y muere
    y en el trayecto se corrompe. Dios

    de mis padres y de mis hijos
    venidos o no
    pero al fin hijos. Dios solitario,
    colega que tachonas ciego
    un borrador incesante, afrentoso. Dios
    sin Dios
    para tu perdón, sin Quién
    para que te corrija.

    Dios sin recursos a Ti mismo.
    Dios abandonado,
    Dios ateo.







    Carta con lápiz mordisqueado

    Mamá
    por qué no me avisaste
    que los niños envejecen,

    Que llega una hora
    donde los barcos no zarpan
    los sueños
    ya no vuelan,

    ¿Por qué
    esta mano en la quijada?
    ¿Estos ojos infelices,
    agobiados
    entre la negrura? Mamá

    Si me hubieses dicho
    que el amor suele cobrar un precio
    demasiado caro y
    que no hay otra embriaguez
    que la del propio llanto
    servido
    en un corazón vacío, si me hubieras
    anticipado.

    Mamá
    si entre tus afanes
    me hubieras hablado
    de una enfermedad
    que se llama tiempo, entonces
    sabría explicarme
    este desgano,
    este descreimiento, ahora que
    justamente,
    con gafas de ciego,
    la gente se aprestaba
    a contemplar a la rubia
    cruzándose por mi película:

    Perfecta,
    triste como un eclipse y
    con un dejo de pudor
    sosteniéndose la falda,
    mientras
    un irónico viento
    soplaba
    desde la alcantarilla. Mamá,

    Te juro
    que hubiese aprendido
    a poner
    estampillas
    en mis cartas y
    no estos huecos obstinados,
    razón
    por la que quizá
    de Dios
    jamás obtuve respuesta.

    Mamá,
    si me hubieses alertado
    que la vida
    no era nada más
    que un relámpago que se pierde
    entre los párpados
    del que despierta,

    Un solo vuelco afiebrado
    desde la cuna
    hasta la tumba. Mamá,

    Si te lo hubieran
    advertido.







    El esplendor de la hierba

    Y en un instante,
    en la maldita rebanada de un siglo
    o de un segundo,
    ves un lago,
    ves un río, ves los árboles,

    El verde paraíso donde un día fuiste feliz
    y presientes los pasos de un dios jubilado,
    de un dios indigente,

    Un dios que va recogiéndolo todo
    en un mantel desechable, en una bolsa inmunda
    donde caen las cosas, los sueños
    consumidos y muertos.

    Todo,
    irremediablemente todo
    lo que ha de ser condenado al olvido
    y a la podredumbre.

    Porque el dios del invierno
    es un empleado de motel,
    una carroñera divinidad que empuja su carrito
    por el largo corredor de la soledad
    y apaga las luces del deseo
    a quienes no merecimos el esplendor
    en la hierba.







    Reposo del guerrero

    Un lugar
    donde no sobre ni falte nada.

    Un lugar
    donde la tierra me abrace
    con la exacta medida de mi culpa.







    Te escogí como mi espejo.

    Allí vería todos mis pecados, todas mis culpas,
    todas todos mis sueños no cumplidos y
    todas mis canciones no cantadas.

    Eso buscaba en ti,
    porque eres mi espejo rayado.

    Espejos que tienen una línea,
    casi invisible,
    partiéndolos en dos.
    La mayoría de las veces
    no nos damos cuenta
    que somos dos.

    Dos seres que nos hemos dado cita
    en el mismo espejo.

    No el doctor Jekyll y mister Hyde,
    no.

    Somos dos destinos,
    dos extraños
    que nos hemos citado en el mismo espejo

    Luego nos separamos
    por diferentes dimensiones.

    Mundos completamente distintos
    que por poco coinciden.

    Pero una décima
    de milímetro,
    apenas de separación,
    nos condena
    a este divorcio.

    A la desesperación
    de ese otro que soñamos que nos sueña.

    Eres el espejo que elegí.

    No pido nada.

    Tal vez un poco de paz.




    https://circulodepoesia.com/2022/11/poesia-ecuatoriana-ivan-onate/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 14:03

    Poesía ecuatoriana


    Ecuador es un verdadero crisol de etnias y culturas. Indígenas, afroecuatorianos, mestizos y descendientes de españoles se reparten sobre la costa, la sierra, el oriente y la región insular. Aunque el idioma oficial del país es el castellano, en el territorio ecuatoriano también conviven lenguas indígenas como el kichwa shimi, awapit, paicoca y záparo, entre otras.

    César Davila AndradeLa literatura ecuatoriana se caracteriza, en rasgos generales, por su tinte costumbrista y por encontrarse ligada a los sucesos nacionales. Las narraciones suelen girar en torno a la vida y las problemáticas de los ciudadanos.

    Ecuador, por supuesto, cuenta con una buena cantidad y calidad de poetas. Sin embargo, no son pocos los que afirman que la poesía ecuatoriana es muy poco conocida fuera de sus fronteras, ante la falta de difusión y la escasez de antologías.

    En la época colonial, al igual que en el resto de la región, la poesía solía tener temática religiosa o estar dedicada a personajes de la nobleza. Juan Bautista Aguirre (1725–1786) y Jacinto de Evia son algunos de los referentes literarios ecuatorianos de aquel tiempo.

    Durante el siglo XIX surgen poetas como José Joaquín Olmedo (1780–1847), autor del poema épico «Canto a Bolívar», y la poetisa Dolores Veintimilla de Galindo (1829–1857), quien se suicidó a los 28 años de edad.

    De todas formas, los especialistas consideran que lo mejor de la poesía ecuatoriana apareció en el siglo XX, con el auge del modernismo y, más adelante, de la vanguardia. Medardo Ángel Silva (1898–1919), Arturo Borja (1892–1912), Humberto Fierro (1890–1929), Ernesto Noboa Caamano (1891–1927), Jorge Carrera Andrade (1903–1978), Gonzalo Escudero (1903–1971), Alfredo Gangotena (1904–1944), César Davila Andrade (1919–1967), Jorge Enrique Adoum (1926) y Euler Granda (1935) son algunos de los principales exponentes.

    https://www.poemas-del-alma.com/blog/especiales/poesia-ecuatoriana


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Sáb 03 Feb 2024, 14:05


    Casa da América Latina


    POESÍA CONTEMPORÁNEA DEL ECUADOR
    ___________________________________________________________________________________

    Antes que culmine la primera mitad del Siglo XX aparecerán los poetas que dejarán atrás “una nostalgia de cisnes, el anhelo de París” y los refinamientos de “los paraísos artificiales” y se arribará a los mayores poetas de la poesía contemporánea del Ecuador; con representantes tan individuales como sus pares de cualquier parte del continente. Tal el caso de Hugo Mayo (1898-1988), el más vanguardista de todos, Jorge Carrera Andrade (1903-1978), con una obra monumental y espléndida, digna de ser colocada en los índices de la mejor poesía escrita en lengua española. Pero también están Alfredo Gangotena (1904-1944), poeta curioso que escribe y publica en francés, y Gonzalo Escudero (1903-1971), con una rigurosa disciplina en la forma del poema. Estos poetas nos colocan de lleno en la vanguardia de la poesía Latinoamericana junto a Neruda (1904-1973), Vallejo (1892-1938), Huidobro (1893-1948) y otros más, que zafan las amarras de la lengua y la enriquecen renovando la poesía hispanoamericana con una fecundidad diversa que cada vez se ha ido ampliando.
    Pero esta vanguardia también se irá ampliando con los poetas que llegan después, para el caso ecuatoriano, César Dávila Andrade (1918-1967), poeta extraordinario de difícil clasificación. Efraín Jara Idrovo (1926) y Jorge Enrique Adoum (1926), en los dos casos, poetas en plena actividad. Adoum a quien Pablo Neruda llamó: “fina flor de la poesía” empezó siendo nerudiano, en un tiempo en el que todo el mundo era nerudiano, pero que él tuvo la suerte de ser secretario privado del gran chileno. Sin embargo, solo a partir de Los cuadernos de la tierra, particularmente a partir de Dios trajo la sombra, que es el tercero de esos Cuadernos… siente que se ha quitado de encima esa sombra gigante que fue Neruda, y su poesía expresa el desgarramiento y un hondo compromiso social. Efraín Jara Idrovo tiene un tránsito más experimental en su poesía que empieza a aparecer desde 1947 y que viene de las raíces modernistas y vanguardistas para instalarse como una muestra de la más acabada poesía contemporánea hispanoamericana que se escribe en esta parte de América. Jara Idrovo, huye de sí mismo para encontrarse, por eso se refugia en Galápagos, en esas islas de naturaleza pura, metáfora del cosmos, donde intenta tener las respuestas al tiempo y su existencia.
    En este punto siento como si a toda costa quisiera hacer visible una poesía imaginaria. Mas me pregunto: ¿existe una poesía ecuatoriana? Porque si nos fijamos en el mapamundi de la literatura, veremos que el Ecuador, limita al norte con Gabriel García Márquez y al sur con el poeta César Vallejo. Y que lo que atraviesa el territorio ecuatoriano es una línea imaginaria.
    Efectivamente, Ecuador, en el concierto de la literatura universal, no es ni siquiera una línea escrita, sino algo inexistente y tan imaginario que hay que remarcarlo con una carga de ceros: Latitud 0° 0´ 0″. Pero los poetas ecuatorianos, generación tras generación han tenido lecturas más libres del mundo. Tal el caso de Francisco Granizo (1928), Carlos Eduardo Jaramillo (1932), David Ledesma Vázquez (1934 – 1961), Euler Granda (1935), Fernando Cazón Vera (1935) que representan sensibilidades individuales que se alinean a los movimientos poéticos más abarcadores; de afinidades estéticas, temáticas o estilísticas que a su tiempo surgen en América Latina, lo mismo que hacen aquellos poetas del 60, que sacudidos por el desencanto de la Segunda Guerra Mundial, la revolución de las flores y la sicodelia, la revolución cubana, mayo del 68 (francés y mexicano), entran en una sinergia y tratan de tender lazos por toda América Latina, recorre el fantasma de los beat, esos ángeles de fuego de la poesía norteamericana, a quienes se les tratará de imitar en sus happenings y recitales. Desde el primer recital de los beat hay una proclama implícita de una nueva sensibilidad con lecturas de poesía en noches llenas de furor, sitios abarrotados de gente, amándose, ebrios vibrando al calor de los poemas sumergidos en la ebriedad, poemas en los que casi todos los asistentes eran protagonistas. Con este modelo surgen grupos en varias partes de América: El Corno Emplumado en México, El Techo de la Ballena en Venezuela, los Nadaístas en Colombia, los Tzántzicos en Ecuador, el Caimán Barbudo en Cuba, etc.
    Los Tzántzicos, que toman el nombre de un ritual de una de las tribus de la amazonía ecuatoriana, y que se autoproclaman reductores de cabezas, por la tzantza (cabeza reducida) que los indígenas elaboraban con las cabezas de sus enemigos. “El nombre es una provocación, un gesto iracundo para llamar la atención sobre la necesidad de cambiar el ambiente estático, esclerotizado, sumiso, y dependiente que se vivía cultural y políticamente en el país”. Es un movimiento que proclama la abolición de una cultura oficial y la instauración de una nueva forma de escribir. Sin embargo, el tzantzismo se queda únicamente en la proclama política, en el gesto y en el acto de lectura, tal vez, Raúl Arias (1944), quien se ha mantenido activo y su libro Poesía en bicicleta (1970) sea uno de sus más auténticos representantes. Luego aparecerán poetas como Javier Ponce (1948) o Alexis Naranjo (1947), este último con una poesía hermética con la que se apela más a la imaginación que al sentimiento.
    Mas para aquellos poetas de la generación del 80, mejor será leer de las fuentes norteamericanas: Ginsberg y su séquito pero, además, hurgar en la rica poesía que se escribió por aquellos mismos años en otras partes de América y España: Paz, Lezama, Parra, Pizarnik, Rojas, Cisneros, Á. González, Gelman, Varela, etc.; como se puede apreciar en los poetas que nacen a partir de 1960. Cada uno con una búsqueda personal en la nueva sensibilidad que nos ha deparado el auge de las cibercomunicaciones, la presencia definitiva de las minorías, los cambios climáticos y geopolíticos, la caída del muro, la levantada del muro en México-EE.UU, las guerras vía satélite, la gripe aviar, la Digital Literature, las vacas locas, los galácticos del Madrid y la farándula de barrio, etc. Poéticas que han ido tomando un espacio cada vez más importante, como por ejemplo: Mario Campaña o Fernando Itúrburo, los dos de Guayaquil y los dos, desde hace varios años, residen fuera del Ecuador, con una poesía donde se privilegia lo más inmediato y hasta la polémica en el caso de Itúrburo (1960) sin descuidar su urbe natal insuflando una poderosa visión crítica de su entorno y un recogimiento amoroso muy fresco a la hora de la nostalgia. Por el otro lado, Campaña (1958) con una poesía reflexiva y construida a partir de la indagación en el yo interior, pecador penitente que busca su salvación o solo pretexto para exponer nuestras vidas expoliadas e irredentas por la crudeza de la realidad. En la misma sintonía aunque con distinta temática están Aleyda Quevedo Rojas (1972) y Edwin Madrid (1961), los dos de Quito y viven en Quito. Quevedo quien después de su paso por la poesía amatoria de corte erótico de sus primeros libros, en sus más recientes ha alcanzado una visión de la vida y del amor con las metáforas del desierto, poesía de honda repercusión espiritual ligada al cuerpo y al paisaje interior. Estos cuatro poetas son cuatro rutas de la poesía que se escribe hoy en Ecuador pero no son las únicas, hay más y está muy claro que los ecuatorianos escriben en una pequeñísima parcela de la lengua hispanoamericana que va desde la Península Ibérica hasta la Patagonia, pasando por las grandes comunidades de latinos en U.S.A. más los emigrantes hispanoamericanos en Europa, y desde ese convencimiento contribuyen a enriquecer la lengua española.




    Efraín Jara Idrovo
    (1926)


    Nació en Cuenca, poeta, ensayista y catedrático universitario. En su obra destacan los libros de poesía: Carta en soledad inconsolable (1946), Tránsito en la ceniza (1947), Rostro de la ausencia. Cuenca, 1948; Dos poemas, Cuenca, 1973; Sollozo por Pedro Jara. Cuenca, 1978; El mundo de las evidencias. Cuenca, 1980; In memoriam. Cuenca, 1980; Alguien dispone de su muerte. Quito,1988; De lo superficial a lo profundo (1992), Los rostros de Eros. Cuenca, 1997 y El mundo de las evidencias, obra poética 1945-1998. Quito, 1998.



    INVOCACIÓN A LA VIDA


    ¡Ven a mí, agitación universal,
    inmunda Vida amada!
    ¡Envuélveme en la velocidad de tus llameantes torbellinos,
    quebrántame con terrores y relámpagos,
    mis huesos pon a sonar
    con el sonido demente del festín de las moscas,
    ábreme en llaga y abandóname en un pozo de sal!
    ¡Amor, que los buitres perciban mi poderosa hedentina!
    ¡Que el perro muerto ola flor pisoteada
    me pongan a llorar!
    ¡Qué en los barrancos calcinados de mis ojos se frustre
    la frescura insidiosa de las semillas de las apariencias!
    ¡Que se agriete mi corazón
    igual que los labios del sediento
    y mi sexo despierte con un alarido,
    como si un enorme cangrejo lo aprisionara entre sus pinzas!
    Hiende los muros, ¡Amor,
    puta Vida adorada!
    Arrásalos con tu cola de planetas enloquecidos;
    piedra a piedra demuele
    las construcciones del conocimiento.
    Dame la sabiduría del puñal,
    que sólo cree en la sangre;
    la seguridad de la serpiente,
    que únicamente fía del veneno;
    la libertad del viento que se persigue a sí mismo,
    como el alucinado.
    Rompe los candados de la locura
    y entrégame sus cofres de mariposas aturdidas;
    redímeme las gotas corrosivas del antes y el después,
    de las esperas
    y sus vientres ahítos de relojes congelados;
    permite que las relaciones
    entre la muerte y yo, sean, apenas,
    las del hombre solitario que acaricia su gato.
    Y, sobretodo, concédeme que nada me sea indiferente,
    que cuanto se desnude en mi ojo
    remonte al mundo con nitidez de lámpara o espada;
    que todo deje un reguero de vísceras en la conciencia:
    la agonía del escorpión dentro del círculo de fuego,
    el paladar del prójimo
    azotado por las espinas del hambre,
    el pequeño fragmento de madera roído por el océano…
    Porque si nada de esto
    me tritura los testículos, Amor,
    es porque hay sitios de mi alma que no conozco todavía…


    https://casamericalatina.pt/2011/10/22/poesia-contemporanea-del-ecuador/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Dom 04 Feb 2024, 09:57



    Ariruma Kowii ( Ecuador - Nación Indígena Quechua)


    Ariruma Kowii (Árbol de la Paz), nació en Peguche, Otavalo, Ecuador, en 1961. Pertenece a la Nación Indígena Quechua. Poeta, escritor, profesor universitario y activista político. Realizó estudios de Ciencias Sociales y Políticas en la Universidad Central del Ecuador. Escribe para el diario Hoy de Quito. Ha sido estudioso del uso terapéutico de las plantas. Ha trabajado con la Confederación Nacional de Indígenas del Ecuador. Ha realizado investigaciones de literatura y cultura kichwa. Ha participado en el proceso organizativo del movimiento indígena ecuatoriano en los equipos de apoyo a nivel local y nacional hasta el 2005 y en la actualidad mantiene vínculos con dirigentes de base y docentes bilingües del país. El 22 de agosto de 2007 fue nombrado subsecretario de Educación de los Pueblos Indígenas de Ecuador en el Ministerio de Educación, responsable para el Diálogo Interculural.

    Ha publicado poemarios en lengua quechua y ediciones bilingües. Coordina la Campaña sobre la defensa de las lenguas indígenas del Abya-Yala. Fue director del Área de Letras de la Universidad Andina Simón Bolívar, y coordinador de la Cátedra sobre Pueblos Indígenas de América Latina de la misma universidad. Algunas de sus obras: Mutsuktsurini, 1988; Tsaitsik: poemas para construir el futuro, 1993; Diccionario de nombres quechuas, 1998



    *******************


    Los ancianos


    Mis abuelos decían:
    Para cada pregunta, una respuesta,
    para cada palabra, una tonalidad, un gesto, tiempos y espacios específicos
    para cada semilla, un determinado tipo de suelo, para cada sueño, varias alternativas,
    la decisión de hacerlos realidad para la libertad de nuestro pueblo,
    los kipus, la sustancia
    de nuestro pueblo
    la experiencia de todos los pueblos.



    ***

    Tú, vestida con la sensibilidad del agua


    me absorbes y me desarmas a tu antojo fundimos al extremo
    la pasión de nuestros orígenes
    y flotamos, y evaporamos en tempestades consumiéndonos hasta la extinción
    hasta sentir que nuevamente
    retornamos a la vida

    Te amo
    porque tu ser
    tiene la intensidad de la madre tierra porque de la nada
    haces que broten praderas de alegría
    porque los ríos que circulan en tu piel son los himnos
    que armonizan mi corazón
    son el origen
    de mis amaneceres.



    Pensar con el corazón


    Cuando se piensa con el corazón
    Solo hay amor y no hay oportunidad
    Para la guerra. Cuando se piensa solo con la cabeza
    y se deja a un lado el corazón gobierna la vanidad, la avaricia
    entonces, comienza la guerra.





    Somos cóndores


    Somos cóndores, somos pumas somos la boa sagrada
    somos el corazón, el pulso de la madre tierra
    somos sus hijos, somos sus entrañas,
    somos el reflejo de sus sueños,
    somos su paz, su amanecer.



    Madre Tierra


    Para que la Madre Tierra
    no muera
    volvamos a danzar
    alrededor del Sol
    y de la Luna
    la danza del cóndor
    la serpiente
    el venado
    dejemos que nuestros corazones
    se desborden en cataclismos
    y engendremos el vacío
    con nuestras palabras
    dialoguemos en círculo, en el día
    y en media luna, en la noche
    hablemos en tiempo de ayer
    de ahora y de mañana
    con nuestros Yayas
    y nuestros Wawas
    encendamos con nuestro futuro
    los contornos
    de todos los caminos
    avancemos como águilas
    a través de todas las vicisitudes
    e imprimamos en ellas
    la armonía de nuestros sueños
    Vigilemos con los más
    sofisticados radares
    la integridad de sus venas
    su aliento, su espíritu
    sus manos, sus manos
    constructoras
    del futuro
    del sueño
    la ternura
    del hermoso murmullo
    de la vida.





    El tiempo


    El tiempo
    el tiempo está convulsionado
    el tiempo, tiene contracciones
    el tiempo, puja, aprieta sus puños
    está bañado en sudor
    el tiempo, extiende sus brazos
    sus manos se crispan en las orillas del horizonte
    ¡suda, se queja, grita!
    sus dolores son más intensos, el tiempo
    está extremadamente dilatado el tiempo
    comienza a romperse
    empieza a sangrar el tiempo
    deja escapar, su último suspiro
    un nuevo sol
    una nueva luna
    ha empezado
    a nacer




    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Revista/ultimas_ediciones/71_72/kowii.html


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Miér 14 Feb 2024, 08:05

    Lucila Lema (Ecuador - Nación Quechua)



    Lucila Lema nació en Ecuador el 15 de marzo de 1974. Tiene estudios en comunicación social con especialidad en televisión, en la Universidad Central del Ecuador, Una maestría en Ciencias Sociales con mención en Asuntos Indígenas en la FLACSO, estudios de creación literaria, en la misma institución. Y un diplomado en Periodismo Audiovisual en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí en Cuba. Ha colaborado en organizaciones indígenas como la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), La Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonia Ecuatoriana (CONFENIAE) y La Confederación de pueblos de la Nacionalidad Kichwa del Ecuador (ECUARUNARI). En su trabajo con la CONAIE ha realizado varios vídeos referentes al fortalecimiento de la identidad cultural de los pueblos y nacionalidades indígenas; uno de ellos, referente a la medicina tradicional fue ganador del uno de los Festival de Cine y Vídeo de la Primeras Naciones de Abya Yala. De sus trabajos como periodista logró el premio publicación en el concurso Mujeres Imágenes y Testimonios, de la ciudad de Cuenca. Ha participado en el encuentro Internacional de Comunicadores Indígenas y de Escritores en Lenguas Indígenas, invitada por la UNAM y la Asociación de Escritores en Lengua Indígena de México, respectivamente. Su poesía ha sido incluida en el libro Las palabras pueden: Los escritores y la infancia, editado por la UNICEF. Fue presentadora del noticiero en lengua kichwa, KICHWAPI, durante seis años y medio, en el canal nacional RTS. Actualmente colabora en el Ministerio de Cultura del Ecuador.

    *************************

    Anaku (falda)


    Dijo el viejo viento -pongámosle flores de mora a los anacos de las mujeres-,
    que, como botones chispeantes, llamen brebajes de lluvia y yerba buena.
    Que en ellas escondan sus voluptuosos vientres de ovalas caricias,
    y vuelen mariposas extintas entre pétalos y olas.





    Abuelo

    Brotan estrellas
    y el ocaso aplaude.
    En el vientre de la tierra,
    eres llama tibia
    de perfil bronceado.
    Eres tú
    mi paso peregrino,
    el grito que mi cuerpo aguarda,
    retrato de mis antepasados,
    alma de mis montañas.
    Eres tu
    la savia Kichwa.





    Árbol andante

    Que dirán los nogales
    de mi sombra vacía.
    Hablarán del viejo abandonado
    Derramando su savia,
    sin oír tu respiro.
    Escuchará el viento
    mi música sin tu voz
    dirá que fui a tu encuentro,
    Que soy el árbol andante,
    posada de mil gorriones.
    Díme, a quién pertenecen tus manos
    entendidas con el fuego.



    Yaku (Agua)

    En aquella pampa de flores
    vive el espiritu de la mujer.
    a lo lejos, su eco llama a dioses hombres
    y diosas mujeres.
    a primera luz corre vital: sangre de la tierra.





    Arawi (POESIA)

    Amanece y estás ahí,
    con una belleza muy fuerte,
    te pareces al revolotear de las aves buscando cielo para amarse;
    estás en la palabra de los abuelos, en el vientre de la tierra:
    que por dentro lleva el espíritu de la mujer.
    Ocurres invisible, y en el aire queda
    La energía, el color sagrado del lenguaje sembrado por los dioses.



    Constelación

    Están en el cielo los ojos de la llama:
    Destellantes pupilas
    dibujando a su paso,
    el paso del runa,
    impregna su valor,
    su palabra.
    Caminan las estrellas
    Toda la noche
    Toda la vida





    Sara (Maíz)

    Dio a luz la madre tierra
    a su hija de siete colores.
    El sol para amarla
    en mitad del día,
    en mitad de la noche
    dibuja en el horizonte su figura.
    Juguetean en los surcos,
    esparcen su manjar
    y su alimento
    guaguas de maíz son
    en mitad del día
    en mitad de la noche





    Te llamo

    ¡Te convoco¡
    Ser de la cascada,
    de los bosques
    y la cueva de piedra.
    ¡Te llamo¡
    Espíritu del agua.
    ¡Te nombro¡
    Dueño de la lluvia,
    Gran Imbabura,
    corazón gigante,
    samay de la existencia.





    Regreso

    El tiempo no ha perdido su encantamiento
    y la esencia de los conejos
    envuelve lejanías.
    Las horas fermentan la espera,
    el pilche derrama ansias
    y el Imbabura se ha bebido la savia,
    embriagados están los cerros vecinos
    el tigre ama a dos hijos de la luna,
    el gran fuego ha regresado.





    Tu silencio

    Se acaba tu aliento
    la dulce miel de tus labios,
    el silencio cada vez mas profundo
    son horas enteras aguardándonos.
    Vino la muerte a llevarte dormida,
    se llevó tu cuerpo,
    no tu palabra erguida.
    Quedan en la tierra:
    La pequeña flor de cactus azul,
    el eco del viento,
    la voz de los ancianos
    dando nombre a las cosas
    animando a los recién nacidos.





    Guerrero

    Bien decía tzamarenda “Mi lanza, mis plumas y las semillas que me adorman jamas pasaran de moda”; cuando su cuerpo danzando en medio de la noche, se hacía lluvia, se decía trueno. Salvaje de hermosos adornos, que fuera eco su voz. Guerrero llamando a batalla, que aún apagada su vida, en los campos camina entre flores y perfumes inolvidables.





    Urbana

    Coincidimos profanando las avenidas;
    somos dos peatones tropezando con la memoria
    al igual que otras estrellas,
    lunas y soles: de rostros desdibujados por el viento,
    indicio de tierra las manos,
    lluvia que rememora a los abuelos,
    maduración del fuego nuevo;
    que a la vuelta de la esquina
    se confunden con tigres,
    águilas, conejos y serpientes,
    vírgenes o jesucristos.





    Hombre Viento

    Cuando tú viento hayas partido
    entre las ondas fulgurantes de tu propio cuerpo
    y la soledad se transmute en honda negrura,
    pensaré que fuiste a la calle a buscar vida
    que agitado transcurres
    y amaneces en flores como grandes duraznos
    de dulces besos
    Pensaré que en cualquier senda un día encontraremos
    el afán en una palabra y contaremos los vuelos de nuestros corazones:
    altos como las nieblas caminantes del cielo,
    profundos como la tierra amamantando las semillas,
    y reiremos.
    Pensaré -caminan invisibles-
    pequeños crepúsculos tus ojos. -Es noche-
    y nos nacerá una luna,
    llena de nuestras manos.





    Encuentro

    Antiguo cielo, de espesa neblina,
    es cóndor de crestas alborotadas en danza nupcial.
    Gigante en vuelo mayor despotricando en mi pecho,
    en busca de mis ojos.
    Laberinto de enormes alas aprisionándome a tu recuerdo,
    engañosa y venerada visión,
    llamándome.





    Quizá

    En otros tiempos
    en el mismo sol
    vimos nacer nuestras caricias;
    caminamos descalzos
    sobre las aguas sagradas
    pidiendo por nuestras vidas;
    escondidos tras las antiguas piedras gigantes
    nos robamos un beso,
    arrancamos flores de maíz
    y jugamos con la tierra mojada,
    pensando en el mañana;
    en complicidad con la luna
    poco a poco nos amamos.
    Los años pasaron
    y solo en sueños
    otra vez nos hallamos,
    callados, extraños, ajenos;
    a cuestas nuestras madrugadas
    incompletas, frías, agonizantes.






    Mujer Guerrera


    Amanecí lluvia.
    Abundancia,
    libertad.
    Atada solamente, por los chumpi
    que da forma femenina a mi cuerpo:
    suena igual que el aguacero mi respiro.
    Mi cuerpo, montaña de los antepasados en florecimiento.
    En mi alma, el alma de uno de mis finados:
    Alma jaguar, que siempre me encuentra.
    -Es mi abuela que ha venido-,
    como agua de lluvia
    trayendo noticias de las mujeres
    canciones por miles de años callados
    -es ella-
    muy dentro, mujer guerrera
    en demasía.




    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Revista/ultimas_ediciones/86_87/lema.html


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Jue 15 Feb 2024, 18:52

    María Clara Sharupi (Ecuador, Nación Shuar)



    María Clara Sharupi Nació en Morona Santiago. Desde pequeña se dedicó a las labores agrícolas; creció en medio de la madre selva. Coautora del libro Amanece en nuestras vidas. Está en curso la edición de su libro de poemas Tarimiat en tres lenguas: Shuar Chicham, Español e Inglés. Afirma: “...Las mujeres Shuar hemos contribuido a la construcción del Estado Plurinacional e Intercultural a lo largo de las luchas que los pueblos originarios han efectuado en el Ecuador, hace años era imposible y utópico pensar que la mujer pueda expresar y escribir sus sentimientos y emociones...”

    “...Nuestra poesía crece y el verso con miradas distintas, expresando desde el sentir tras las faldas de las altas montañas, hasta volar al corazón del arco iris, eterna y global propio de la nación Shuar. Las voces, un conjunto de vocales y abecedario hechas poesía, salen al aire y pueblan nuevas vidas, tienen rostro de mujer, seguimos siendo actores de la oralidad y hemos tomado la posta en la escritura, actores fundamentales de desarrollo, la poesía es una cultura que viaja con destino, y origen, aportando de esta manera a la construcción de una nueva cultura, de
    recuperación de lo que está olvidado y dormido...”
    “...Nuestras voces traen las de miles de seres humanos de los que procedemos y a los que nos debemos. Pero nuestras voces traen también las voces de los árboles milenarios, de las lianas y las flores de la selva, y el perfume. Son nuestras para su supervivencia las voces de las aves, de las fieras y otros seres vivientes, incluyendo las voces de las aguas y la tierra, de las que somos ancestrales cuidadoras...”




    **********************



    Mariposita viajera



    Despierto en tus alas
    mariposita viajera
    levanto el vuelo
    anidando en cada parada,
    soy oruga de paso
    viento y arco iris llevo en mis sueños

    Mariposita viajera
    adoptas cuantos colores
    pinta el verano
    entras sin golpear
    y si lista estuviera la chichita
    enamorada te quedas allí

    A veces te llaman bruja
    y tu risa
    ya no es de cuna,
    qué me importa si fueras bruja
    si en la ventana de mi alma
    nace la fuente de la cascada sagrada
    Mariposita viajera
    con tu corazón abierto
    iluminas a las estrellas del cielo
    y tu sonrisa
    cuesta menos que la corriente eléctrica
    y da más luz
    que la energía nuclear

    Inspiración de la luna y la tierra
    guardiana de los bosques
    son tus alas, una lanza en tus manos
    en el agua de la vida
    navega sin temor
    en cada aleteo
    no te canses de volar.


    *******************


    El misterio de tu voz

    Poema dedicado al Padre Creador



    En tu sabiduría y amor formaste al hombre
    en él estaba ya mi nombre
    y el de todos tus hijos
    en la copa de los árboles
    creaste el coro de las aves
    serenata única que acaricia mi piel
    en cada amanecer

    En el corazón de la tierra
    plantaste la semilla
    en las manos del niño
    pusiste el pan de cada día
    en los surcos de la vida
    el rostro de un anciano

    Son tus manos un panal que almacena
    las caricias y lágrimas de tus hijos
    cascada que desata cadenas
    río que almacena los peces
    puerto que cobija a la arena del mar

    Tu corazón un cielo de arco iris
    poblado de colores y sabores
    en cada latido pronuncias mi nombre
    en cada contracción me amas
    tatuada me tienes en tus ojos

    Susurro de caricias es tu voz
    perfumada está con el color de las nubes
    adornada con flores de sekut
    caminar de tu brazo quiero
    en mis noches de miedo y temor

    Heredera de tu amor quiero ser
    en el corazón de tu existencia
    quiero estar



    ******************

    Embriágame con tus besos



    Embriágame con tus besos alma mía
    besa mis labios
    desenreda mis cabellos con tus dedos de seda
    y descubre con tus manos, el anent de sekut
    desata, el makich de mis tobillos
    el shakap de mis caderas
    desnuda estoy y espero por ti.

    Habita mi casa
    tómame, con la suavidad de tus letras
    y quema mis miedos
    con el fuego de tu piel

    Recoge mis pasos
    con los remos de tu balsa
    acércate a las orillas de mi playa
    es el puerto de naikim

    Embriágame con tus besos
    con la chicha masticada
    y la saliva envenenada
    con la sabia de Arutam

    No te alejes vida mía
    despertar quiero
    en tus brazos de algodón
    y sumergirme
    en la profundidad de tu abismo
    y quedar dormida,
    en la piedra de tus ojos




    *******************

    Embriágame con tus besos



    Embriágame con tus besos alma mía
    besa mis labios
    desenreda mis cabellos con tus dedos de seda
    y descubre con tus manos, el anent de sekut
    desata, el makich de mis tobillos
    el shakap de mis caderas
    desnuda estoy y espero por ti.

    Habita mi casa
    tómame, con la suavidad de tus letras
    y quema mis miedos
    con el fuego de tu piel

    Recoge mis pasos
    con los remos de tu balsa
    acércate a las orillas de mi playa
    es el puerto de naikim

    Embriágame con tus besos
    con la chicha masticada
    y la saliva envenenada
    con la sabia de Arutam

    No te alejes vida mía
    despertar quiero
    en tus brazos de algodón
    y sumergirme
    en la profundidad de tu abismo
    y quedar dormida,
    en la piedra de tus ojos



    ********************

    Llegó utopía



    Mojándome completa, como lluvia fresca a la madre tierra
    con olor a humo de leña mojada
    con sabor a páramo
    y el perfume de la chukirahua
    se hermana con el canto del paují.

    No tienes ojos
    y miras cómo el vendaval
    deshojando los índices que cobija cada párrafo
    que acurrucas en tus páginas de colores.

    No tienes manos
    aun así, moldeas mis sentidos
    y desnudas al siglo XXI que cobija a los años, y los días
    compuesta con sonidos dulces y rústicos.

    Besar tus letras quiero
    sin el roce de mis labios.
    Donde no hay cicatrices,
    ni cortinas que ocultan tu rostro,

    La libertad de no tenerte
    hace intensa tu permanencia
    coqueta y juguetona, persigues mis pasos
    como un árbol florido
    de un color sin fin.

    No sabemos si estás o no estás
    abarcas mil historias más allá de tus ojos
    siempre al borde de noticias que trae el viento
    como el rugido de un jaguar
    o quizá una anaconda
    piel grafiteada, cubierta de sueños
    no recuerdas el infinito.
    María Clara Sharupi

    No eres amenaza a mis sueños de niña
    ni a las pesadillas pintadas en un descolorido cofre metálico
    ni a mis pies descalzos
    negándose a usar tacones de punta
    tampoco a las sonrisas hipócritas que deshojaron mis lágrimas
    sin herir mi alma.

    Pienso en mi amada selva
    en bejucos columpiándose de un árbol a otro
    una gota de curare refrescándose en la punta de una lanza
    poseídos por el polvo mágico de la ayahuasca
    donde nace el artífice de la vida.



    ************************


    Como puma herido

    Un libro ardiendo en llamas
    es triste como puma herido
    anaconda sin piel
    cielo sin nubes
    río sin piedras y sin peces
    árbol sin musgo.
    Es cascada sin Arutam

    Cuentan que un papel lo aguanta
    todo quizá por ello el misterio abarca letras sin fin
    pero es tan frágil al fuego
    las llamas asesinan sus páginas
    las letras son manojo de cenizas
    el agua difunde las ideas y ondea en sus hojas
    hasta volverlas truenos, relámpagos candentes

    Que las palabras sigan vivas
    las ideas no pernocten
    las imágenes dancen al son de los tambores
    la música sea sonidos sonoros que lleguen al corazón de Iwia

    Evoco la memoria de mi Madre
    pegada a un libro e hilando sus letras
    queriendo interpretar colores y sabores
    pienso en mi Padre
    junto a la hoja de un cuaderno
    tratando de esculpir formas esquivas
    para enseñar a sus hijos a descubrir en cada letra
    el cordón umbilical de la sabiduría ancestral.

    mi herencia para ti son las voces de la selva
    y todas sus criaturas
    que con infinita ternura
    dan luz a la vida

    Tomo un libro entre mis manos
    siento el sabor de sus letras e invento palabras
    para que se perpetúen
    semillas para habitar en todos



    *************
    Como Nantar y Namur (Nantar nuyá Namur anin)
    No es fácil reconocer que habito en mí
    la envoltura que me cobija
    no es el tarach-i que tejió mi madre nunkui
    tampoco es la piel de Shakaim
    ni su sangre hecha color
    sin embargo
    el perfume que me adorna
    seduce mis instintos y despierto cobijada por los brazos de Arutam.

    Dedos mutantes que trajeron los conquistadores
    pretendieron confeccionar mi destino
    como el águila me deslicé bajo la piel del viento
    jíbara fue el nombre con el que me latiguearon
    ráfaga de municiones y pólvora fue la semilla en mi corazón
    tomaron para la corona española
    los más sagrados manjares para calmar su sed de piedra muerta.

    Despierto nadando en un mundo de ideas nuevas
    como Nantar en la chacra de mi madre
    con un canto y lloro a la vez
    como semilla de yuca
    números sin fin.

    Namur no ha muerto, vuela libre el guerrero
    entra sin llamar
    se va sin despidos

    nace en cada esperma fértil
    en cada óvulo fecundo
    en cada palabra que pinto
    ni la garra del audaz Ayumpum es tan fuerte
    como para callar mi voz.


    ***********

    Tarach-i.-Vestido originario de la mujer Shuar
    Nunkui.- Deidad femenina de los Shuar, para la abundancia y la prosperidad
    Shakaim.- Deidad Shuar, para el hombre para la fuerza, poder.
    Nantar.-Piedra sagrada que utilizaba la mujer Shuar, en la chacra para lograr
    abundante cosecha de productos y en los animales de corral.
    Namur.-piedra sagrada que utilizaban los hombres para la guerra, la pesca,
    la caza para ser valientes y fuertes.
    Ayumpum.-Shuar muy astuto, pero fue castigado y desde ese entonces encarnó en un cóndor gigante.



    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Revista/ultimas_ediciones/91-92/sharupi.html


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Vie 16 Feb 2024, 20:11

    Tamya Sisa Morán, nación kichwa, Ecuador


    Tamya Sisa Morán nació en Cotacachi, Ecuador. Es docente de música y licenciada en Música Contemporánea, con especialidad en canto jazz. A los 11 años de edad se convierte en la primera niña indígena en ser representante de la niñez del cantón cotacachi levantando su voz por su pueblo, por tal razón se hace acreedora a su primera placa reconocimiento en el cantón Cotacachi por parte de GAD Municipal. -En el 2012, obtuvo el primer lugar del concurso a nivel nacional Canción de Autor del Sistema de las Naciones Unidas en Ecuador (ONU). En el 2016 recibe el Reconocimiento Embajadora Cultural y Musical Mushuk Nina en su Quinta Edición. En el 2017 obtiene una beca de la Universidad Bard College de New York. Actualmente es docente de canto en la Facultad de Artes de la Universidad Central del Ecuador.

    Sus escritos poéticos han sido parte de los diferentes festivales de poesía y música a nivel nacional e internacional en Ecuador, Colombia, Estados Unidos, México y Guatemala. En el 2020, desarrolla la Escuela de Formación y Producción Artístico Cultural Voz Consciente. Actualmente es docente de canto en la Facultad de Artes de la Universidad Central del Ecuador.

    “Soy la voz de todo un pueblo, por eso canto con pasión”, dice Tamya Morán. Ama Toa o Pacha Mama es la esencia de su canto y lo que le da fuerza para superar las dificultades que se presentan en su camino musical por ser —dice— mujer e indígena. Su nombre significa Lluvia de Flores, nació en los brazos de una familia humilde y soñadora. Desde niña, entre risas, juegos y cuentos, aprendió sobre el amor a la naturaleza, a la vida y a su pueblo.

    A los tres años de edad comenzó la educación inicial como oyente en el Jardín de Infantes Hortensia Yépez Tobar en El Ejido de Cotacachi, dos años más tarde comienza el nivel de primaria en la escuela de niñas Manuela Cañizares hasta los 11 años. En esta etapa Tamya comienza a inmiscuirse en la realidad de los pueblos indígenas del cantón Cotacachi y sus necesidades.



    ******************


    Hija del sol

    I
    En mi vientre te formé,
    Fruto de mi despertar,
    Pensé y luego desperté,
    ¿Qué es lo que te puedo dar?

    Manos que cuidan, las mismas que siembran
    Manos que labran, manos que aman,

    II
    Puedo mirar y esta vez,
    Mis pies corren por el campo,
    Abro mis ojos al sol,
    Mi riqueza es la más pura.

    Niña bonita, hija del sol,
    niña chiquita, tu piel color de Tierra
    Manos que cuidan, las mismas que siembran
    Manos que labran, manos que aman.



    *******************


    Queriendo gritar



    ////Kun kun ki kun ka, kun kun ki kun ke ya////

    Y de tanto andar, quiero volar,
    De tanto pensar hoy sonreír.
    Mientras caminé, yo descubrí,
    La definición hecha para mi

    ////Kun kun ki kun ka, kun kun ki kun ke ya////

    Llegué a nacer bajo tu luz,
    Conocí el color de tu verdad,
    Misteriosamente poso en mí,
    Y hoy no puedo parar de cantar así,

    /Y gritamos hoy la libertad,
    Y cantamos bajo nuestro sol oueya
    Y volvemos hoy a renacer,
    Y deseamos hoy reconstruir, la libertad/

    Allpa, madre, ayni, sueños.
    Allpa, yaku, sueños, vida.
    Allpa, madre, ayni, sueños.
    Allpa, yaku, sueños, vida.





    ****************



    Mamá Dolores


    En honor a la lideresa indígena que luchó por los derechos
    de los campesinos.


    Semillas de un pueblo que crece,
    Queriendo una historia real,
    Mujer con coraje y valiente
    Mujer de incansable ideal.

    /Laaa, leya la la la la laaa leya /

    Tus lágrimas fueron la fuerza,
    La lucha tremenda ya está,
    Alzaste tu voz hacia el pueblo,
    Mostrando tu esencia y valor.

    /Laaa, leya la la la la laaa leya /

    Coro
    /Tu esencia no pierde la fuerza, hoy sigues presente en mi voz,
    Yo soy fruto de tu semilla, que sale desde el corazón/




    *********************



    Maskani -te busco

    San juanito -etno contemporáneo


    Maskani, imashpa karu yarcanki
    Juyani, ñuka shunkupi charini,
    Huacani, ñukaka cutin takini,
    Shinapash, ñukaka

    /Pampamanta achik urpikumi kanki
    Cayman chayman achiyachishpa purinmi/

    Tikramuy, ñukaka shuyasha,
    Muskusha, shinapash juyani,
    Llakisha, shuk juyayayta tupaysha,
    Maskasha, shina kawsayta charini,

    /Pampamanta achik, urpikumi kanki
    Cayman chayman achiyachishpa purinmi/



    Llaki shukulla – corazón entristecido
    -San Juanito tradicional


    Llaki shunkulla llakimi kani
    Ñana ushanichu, maypita kanki
    Ñana ushanichu, wakay wakaylla

    Ñana ushanichu, maypita kanki
    Ñana ushanichu, maypita kanki

    Rikchari, urpiku, Katari, ñuka shunku
    Rikchari, urpiku, Katari, ñuka shunku
    Llaki shunkulla llakimi kani
    Llaki shunkulla llakimi kani

    Ñana ushanichu, maypita kanki
    Ñana ushanichu, wakay wakaylla



    ********************


    Eco de las aves

    Cantando voy por la selva, gritando en pos de mí,
    Llevando vida y melodías, cantadas por ahí.
    Queriendo gritar mi canto, semillas quedarán,
    La esenia de las montañas, se escucharán.

    El eco de mi silencio, ya no callara,
    La fuerza de las montañas se escuchará
    El canto de mis ancestros, hoy reclamaran
    La esencia de nuestras mamas, /Siendo libertad/

    Voz de las montañas, Vuelve a soñar,
    Canto de la selva, Que resonará
    Vida de la vida, Vida hecha hogar,
    Eco de los vientos, Sale del bosque,
    Eco de las aves, Este es nuestro hogar
    Este es mi hogar, este es tu hogar




    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/32/TamyaSisaMoran/


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Dom 18 Feb 2024, 12:40

    Jorge Enrique Adoum ( Ecuador)


    Jorge Enrique Adoum (Ambato, 29 de junio de 1926 - Quito, 3 de julio de 2009). Poeta, ensayista y narrador.  Publicó: Ecuador Amargo (1949), Carta para Alejandra (1952), Notas del hijo pródigo (1953), Los cuadernos de la tierra (1960), Las ocupaciones nocturnas (1961), Relato del extranjero (1964), Yo me fui con tu nombre por la tierra (1965), Informe personal sobre la situación (1973), Breve antología (sin fecha), No son todos los que están (1979), El tiempo y las palabras (1992), El amor desenterrado y otros poemas, 1993; Claudicación intermitente: (poemas recientes), 2004; Mayo de 1968 (¿siglo XXI?) seguido de: Agosto es el mes más cruel, 2008; Ecuador amargo toda la vida, entre otras obras.

    Recibió muchos reconocimientos, entre ellos: Premio Casa de las Américas, 1960, poesía, Dios trajo la sombra; Premio Xavier Villaurrutia, 1976, Entre Marx y una mujer desnuda; Premio Eugenio Espejo, 1989, en el área de literaria.


    *******************


    Tras la pólvora, Manuela
    (Fragmento)

    Duermes dorada y desguarnecida, sitio
    de mi próxima batalla. Igual duerme
    el continente: el amor en reposo, lomo
    animal en la espuma.
    (Si esa noche -melosa
    hamaca la noche de Jamaica- la cuchillada a ciegas
    me hubiera hallado de perfil el corazón, no te habría
    encontrado, y solo habría sido decepcionante
    cadáver incompleto, mitad de asesinado).

    Pero esta noche, tú bocabajo -yegua al galope
    arrancándole al sometimiento los frenos en pedazos-
    me abandonas tu dura rosa hendida, no hay
    peligro, y mi destino en ti tiene lugar.
    Tú bocarriba -nave que arremete
    su proa contra el viento injusto-
    me confías tu tajamar de pelo, y no hago la paz:
    yo sé que ambos, continente y muchacha, no están
    en retirada: acumulan revueltas bajo el sueño,
    sedes sin prisa por saciarse, sangres maniatadas,
    y estallarán pidiendo más combate al desayuno.



    Afuera sigue la ciudad y yo renuncio
    a su ful;gor debajo de tu lengua. Parezco
    triunfador y rehén tu campamento: allí
    se me adhiere tu venda de muslo fiel
    y urgente, y me muerde tu llama:
    ocupación de un adiós en vacaciones.
    La historia se quedó en el traje, tirada
    por la noche en una silla, pero desnudos
    sólo quiero ese nombre que te oigo con la boca,
    sólo la intermitente estatua a dos ombligos
    y ese mapa de venas donde no me extravío.

    Contemos en la mañana las condecoraciones
    que nos dejó la noche con sus mordeduras,

    cúbrelas con el despojo usual de mi camisa,
    vísteme de solitario, de viudo, de soltero,
    y devuélveme a los demás (anoche me olvidé
    de su abstinencia al entrar en tus anillos),
    y niéguenme tus abras, écheme
    tu forma, rehágase con una sola espalda.
    Y que pueda yo salir -lunes de cada día- a completar
    la libertad entre los dos, cópula apenas comenzada.




    **********************


    DESPEDIDA Y NO


    Como un muerto, amor, yo me incorporo,
    echo puñados de olvido y grava, tablas
    que mordí, piedras, lo que queda de mí
    y de las flores que un día me pusieron,
    y todo lo que echaron sobre mí para enterrarme:
    las embriagueces de la equivocación, toda
    la complicidad por amor, todo el amor
    que confundí con el silencio, los clavos
    que no me dejaban ir hasta tu frente.
    Le devuelvo a tu ayer la herencia injusta
    que me dejó en los ojos, mi desesperación
    hecha de tierra, el llanto que sacaba
    su alcohol a las primeras cuerdas del pasillo,
    mi angustia que presentía tu preñez, mis raíces
    atadas a tu verdad enorme, tu alarido
    en la espalda. Ahí quedan mi camastro
    con sus sábanas de soledad y de melancolía,
    mi empleo, mi patrón, mi desempleo,
    mis deudas de aguardiente y aspirina, mis zapatos
    llenos de no hay vacantes y costuras,
    los almuerzos en que me ponían un libro
    abierto sobre el plato, mi espera de la gran
    ocasión, de la gran cosa, del gran día.
    Aquí comienzo, salgo del rencor como de madre,
    me pongo todos los huesos. Yo me voy
    de este hotel de pesadumbre a hoy día,
    yo me voy a aprender la esperanza como una
    lengua antigua que olvidé entre los escombros
    de tanto ser caído en el fracaso, pero tengo
    con quién hablar, con los que han muerto
    por carta y no lo creo y llegan a enseñarme
    su boleto, tu recibo hecho pedazos
    por la crueldad del día y las ráfagas
    del año. Henos aquí, botín de tus edades,
    hasta la altura a que has crecido, hasta
    la línea del posterior rescate, prisionera
    de ti. Almas amontonadas junto al muro,
    caras contra la pared para verte por dentro
    ese rostro de hermosa que estaba en las medallas,
    y agarradas las manos a lápices, fusiles,
    herramientas, cucharas: la batalla
    es contigo y el regreso es contigo,
    porque has de ser feliz aunque no quieras.




    ******************


    NIGROMANCIA


    No han ido bien las cosas este siglo.
    Quien odió dejo abierta la ventana, cambió
    en el cielo el ala del cernícalo. Esta lejos
    el gallo, su fulgor de disturbio, poblaciones
    borrachas de ángel, reverbero furioso. Hay
    aduanas derramadas, un zaguán, conspiraciones
    mixtas, se han juntado la dama con el as de espadas
    (parece que fornican) y soñé un victorioso
    ejercito en hilachas.

                                       Esto es una carta
    con muertos, como un tango, incita y viene
    de un país en donde llueve con dulzura,
    y el domicilio del destinatario. Aquí
    se cambia el nombre, enfermedad venérea,
    indígena, para ser admitido por el alba.
                                                                            Una

    Conversación, idiomas prohibidos, declaraciones
    y rupturas de amor por una razón de edad,
    otra de estado, tormentas de tiniebla
    en el monte de Venus, señales de mala tristeza
    terrestre, favorables a la navegación.
    El espíritu burlón está enojado, huellas
    de anillo roto en el talco, es alguien
    que cayó y lloró en el suelo, gotas de cera
    dura significan que no. Levántate, rebúscate
    lo que se parezca al hombre, está en el fondo
    de la rabia, no hagas sombra: de dos en dos caminan
    los padres en tu alma.

                                            Habrá cambios
    hacia la pubertad de Agosto y no podrás vivir
    sin su relámpago. Esta línea, la temida, anuncia
    rachas de felicidad, más presas todavía
    entre guerras, pizarras.
                                              Y la médium ve una
    cólera futura, cadáveres desobedientes, cacería.


    *********************


    FUNDACIÓN DE LA CIUDAD


    Y ahora  en dónde sobre qué vínculo en qué
    botín he de apoyar el alma
    en qué piedra por favor en qué
    ayer. Nadie me dijo que comenzarían
    hoy los siglos de la noche. Lunes
    de una ciudad sobre la desolación.

    Aquí hubo una población ya desplumada
    su cacique en pedazos. ¿Y el plano
    de las destrucciones? ¿Y los solares
    que trazó el destrozo?

    Me voy a inventar una ciudad. Es preciso
    fundar un nombre, apenas vísperas
    de una capital, como una predicción.
    (Yo podría llamarla Imaginada, Abandonada,
    Nada.) Solamente un sonido que nadie oye
    útil para establecer la propiedad
    sobre la duración de los resucitados.

    Ah no nacida. Nombrada sólo. Sólo
    viento sin ladrido que ahuyentara
    el exceso de muerte. Heme aquí
    clavando el estandarte de un ruido solitario
    jugando con campanarios dibujando
    calles inmemoriales enviando especialistas
    en provocar el eco para no sentirme
    solamente solo sino muchísimo más solo.
    Completando la envoltura oral de una ciudad
    que fue y que después ha de habitar
    el hijo de quién de quién
    sepultado vivo en su armadura
    que será estatua viva
    de una estatua colérica y velluda.
    Volcada. Porque no tuvo tiempo todavía
    para las acomodaciones nuevas del amor.


    *****************


    HISTORIA


    Al comienzo, la patria
    fue una gran página en blanco:
    la arena, el mar, la superficie,
    la sombra verde, la tinta
    con que manchó el invierno la sabana.
    Pero de pronto, sin que nada
    pudiera detenerlo, hay un hombre
    conduciendo a su familia por los márgenes,
    entra, cae y escala hasta el renglón
    equinoccial buscando vida.

    Yo vengo desde allí: desayuné con ellos
    en la primera mañana de mi pueblo,
    construimos sembríos contra el hambre,
    un río de cereal llevamos a la harina
    y supimos las leyes del agua y de la luna.

    De la segunda página hasta hoy día
    no hay sino violencia. Desde
    el segundo día no hubo día
    en que no nos robaran la casa
    y el maíz, y ocuparan la tierra
    que amé como a una isla de ternura.

    Pero mañana (mucho antes
    de lo que habíamos pensado)
    echaré al invasor y llamaré a mi hermano
    e iremos juntos hasta la geografía
    ―el dulce arroz, la recua de petróleo―
    y le diré: Señora, buenos días,
    aquí estamos después de tantos siglos
    a cobrar juntas todas las gavillas,
    a contar si están justos los quilates
    y a saber cuánta tierra nos queda todavía.



    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/Antologia/adoum.html


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Hoy a las 08:20

    Miguel Donoso Pareja ( Ecuador)


    Miguel Donoso Pareja nació 13 de julio de 1931, en Guayaquil, Ecuador-murió el 16 de marzo de 2015. Publicó, entre otros, los libros de Poesía: Los invencibles (1961); Primera canción del exiliado (1964); Primera canción del exiliado, 1966, edición bilingüe; Cantos para celebrar una muerte (1977); Última canción del exiliado, 1994; Adagio en G mayor para una letra difunta, 2002. Como cuentista, destacamos sus libros: Krelko (1962); Lo mismo que el olvido (1986); El otro lado del espejo (Antología personal de cuentos, 1996); El hombre que mataba a sus hijos, 1968. Las novelas: Henry Black, 1969; Día tras día, 1976; La Muerte de Tyrone Power en el monumental del Barcelona, 1997; Leonor, 2006.



    *******************



    I
    El mar es un país donde tu cuerpo
    se instaura en la pupila,
    se mece con la vida, hierve,
    siembra el cadáver de la luz
    en la abyección del ojo.

    Tu cuerpo es un país donde las aguas
    salan la redondez de la mirada
    y hacen mar al mirar, encrespamiento,
    gota de amor al pan
    que en cada ola se renueva.

    Todo lo que hay en ti tiene de alma,
    de soledad, de cal, de acantilado,
    y las olas, Gudrum, rascan la roca,
    vienen y van lamiendo
    la lengua absorta del ahogado.

    Tanto ahogo de ti, tanta distancia
    tanto placer en la quietud del muerto.
    Tanto mirarte y vete
    desde el oscuro corazón del ciego





    REGRESO


    A mi Madre

    Estamos hoy muy cerca y sinembargo lejos.
    En mis grises designios de amargas latitudes
    fui dejando tus besos sepultados de olvido.
    Y me he quedado solo,
    mirando la verticalidad pretérita
    de un poste desplomado,
    o la horizontalidad en crisis de los senos
    de una moza olvidada.
    Y como dos extraños,
    sin besos y palabras hermosas,
    separando un abismo nuestro amor verdadero,
    vov alargándome hacia ti
    por el cordón umbilical de una mirada perdida,
    como este puerto mío que se alarga en su ansiedad de océano
    vengo a rogar tu amor y a dejar mi promesa
    por un mejor mañana.

    Tengo la sal de mi naufragio, tengo
    una piedra en el alma y en los ojos
    una ansiedad preñada de caminos,
    una implacable sed; en las entrañas
    v sobre el corazón y en el cerebro
    tengo el azúcar de la tierra porque tú me la has dado.

    Hay tantas cosas.
    Tantas verdades que se escapan a los ojos
    porque un beso nos amarra, en la distancia, la mirada.
    Tantas verdades que se niegan,
    porque hay un mar que llora abrazado del alma,
    … y un doler
    y una borrachera en la que vivo un mundo inaccesible,
    inalcanzable,
    como la ingenua sonrisa de una niña loca.

    Madre hoy vengo a ti angustiado.
    Con la angustia de un libro maltratado por un torpe
    o un hombre esperando en una esquina
    a la mujer de otro.
    O el que escucha en la sala de una clínica,
    su alimentado semen en el llanto de un hijo.

    Vengo tímido y vengo avergonzado.
    Con la timidez y la vergüenza de una sonrisa sin dientes
    o un joven masturbándose.
    Con la vergüenza de una niña desnuda
    por primera vez ante los ojos de un hombre.
    Con la vergüenza de un libro en la vitrina
    que no es comprado nunca.
    Vengo llorando.
    Dejando al viento mis lágrimas de hijo
    para que se unan al inmenso sistema de tu tanto
    formado por tus lágrimas de madre.

    Estarás orgullosa porque seré otro hombre
    y he matado mi triste soledad y mi llanto
    y ahora son las distancias y las acciones buenas
    y aunque estamos muy cerca y sinembargo lejos
    yo haré que esta acidez se convierta en dulzura
    y de esta despedida sin viaje volveremos
    para darnos un beso cuando estemos de vuelta.

                         De La mutación del hombre





    DISTANTE



    Estoy distante,
    con la distancia atormentada de los hombres.

    Triste como una cruz sobre las almas,
    proyectado en oscuras longitudes de fiebre,
    … Viajo distante,
    con extensión de enorme espectador llorando
    la tragedia del mundo.

    Lejana como un dios.
    Lejos cerro una garra de azúcar implacable,
    lejos de mi distancia de esclavo moribundo, lejos
    del pan y de la vida,
    está la paz para los hombres.

    Esa distancia.
    Esa distancia de nube apetecida para el llanto.
    Aquella longitud de piedras sobre el alma
    y el corazón,
    como una estrella tibia de angustias redimidas,
    debe brotar en vórtice de sangre y de palabras.
    Sangre para ese pan que falta al mundo.
    Palabras desde mi alma.

    Yo quiero el meteoro azul de sus contornos.
    La cercana distancia de suspiros
    y hambre,
    de los desamparados de la tierra, quiero
    la soberana voz de los suburbios,
    donde es, a veces, tan cerca la sencilla
    angustia de las madres.

    Y yo quiero la sangre
    augusta y soberana de las calles
    y un arcoiris rojo de madres solitarias
    que por una soberbia distancia de cristales
    rediman la tremenda esclavitud del hombre.

    Y yo he estado distante.
    Mirando solamente la tragedia
    de los hombres del mundo.

    Ahora quiero la dulce geometría de la vida
    y proyectarme en tibias latitudes de llanto
    sobre el suburbio triste.

    Y yo quiero la sangre
    augusta y soberana de las calles
    y acercar la distancia de estrella solitaria
    y los designios dulces y lejanos
    de la paz a la tierra.

                    De La mutación del hombre





    LOS INVENCIBLES
    I

    Todos los Pueblos tienen, ángeles solitarios.
    Y Cuba tiene ahora, seis millones de ángeles.

    Es verdad que en la isla hay algunos demonios
    que matan niños
    y matan a los ángeles.
    Pero los ángeles no es menos cierto- nunca pueden

    porque ellos se proyectan más allá de la vida.

    II

    Ayer -en una calle- hablé con una niña,
    solamente seis años v una belleza de ángel.
    ¿Quién manda aquí?, le dije
    y ella
    dulcemente dijo:
    El Pueblo.

    Y esos son los ángeles de Cuba.

    III

    El hombre en esta isla es como una montaña
    y sus manos tan anchas que te brindan
    todo el amor humano de la tierra.

    Es que el hombre de Cuba es sólo un hombre
    que ha matado al demonio, para vivir como ángel.

    Pues donde estaba la mentira, hoy la verdad pasea
    toda la fuerza de su frente ancha.

    Es que en Cuba los ángeles son hombres
    y los hombres son ángeles con cartucheras.

    Es que la isla es hoy una manzana
    que está escupiendo todos sus gusanos.

    Es que la isla tiene un nuevo canto
    que va creciendo por la noche clara.

    Eso es lo más angelical de Cuba.

    IV

    Los niños de mí Patria, ángeles taciturnos
    se mueren todavía,
    las mujeres aún conocen la mentira, el hombre
    se desconcierta, huele
    la soledad y la inmundicia humanas.

    Pero un fermento crece dulcemente
    v la nueva canción se extiende desde Cuba.

    V

    Los ángeles son mudos.
    No hablan, que mucho ha hablado el hombre
    y ha hecho poco
    en nuestra dulce tierra americana.

    Los ángeles son mudos, pero hacen
    crecer la madrugada.

    Hay seis millones de ángeles en Cuba.

    VI

    Pero desde la hondura humana
    de la raíz v desde las entrañas
    está creciendo un corazón más grande
    que los demonios que en la tierra quedan.
    Son seis millones de ángeles en Cuba,
    pero serán doscientos en Latinoamérica.
    Hay que decirlo ahora, pero callar y hacerlo
    lo más pronto que se pueda
    para que ángeles con cartucheras
    inicien su labor de repartir la tierra.

    Y hay que saber que aquello es permanente,
    Y hay que saber que el ángel es el hombre
    con las raíces en la tierra.

    VII

    Hay seis millones de ángeles en Cuba,
    pero serán doscientos en Latinoamérica.

    Porque los ángeles se reproducen
    y hay unos pocos -todavía- en nuestra tierra.

    Porque los ángeles son mudos y hacen
    lo que no pueden los demonios
    que en la tierra acechan.

    Hay seis millones de ángeles en Cuba:
    serán doscientos en Latinoamérica.

    La Habana, enero 2 de 1961,
    Plaza Cívica.

                      De Los invencibles




    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/Antologia/donoso.html


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 67087
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Maria Lua Hoy a las 08:35

    Augusto Rodríguez ( Ecuador)


    Augusto Rodríguez nació en Guayaquil, Ecuador, en 1979. Poeta, periodista, editor y catedrático de la UPS de Guayaquil. Autor de 20 libros entre poesía, cuento, novela, entrevistas y ensayos en prestigiosas editoriales de España, México, Cuba, Perú y Ecuador. Ha obtenido el Premio Nacional de Poesía David Ledesma Vázquez (2005), el Premio Nacional Universitario de Poesía Efraín Jara Idrovo (2005), Mención de Honor en el Concurso Nacional de Poesía César Dávila Andrade (2005), Premio Nacional de Cuento Joaquín Gallegos Lara (2011), Mención de Honor en el Premio Pichincha de Poesía (2012) y Finalista del Premio Adonáis, España (2013).

    Uno de los fundadores del grupo cultural Buseta de papel. Ha sido invitado a los más importantes encuentros literarios en Madrid, Ciudad de México, Granada, La Habana, Santiago de Chile, Guadalajara, París, Caracas, New York, Berlín, Bogotá, Lima, etc. Parte de su obra poética está traducida a diez idiomas: inglés, árabe, portugués, catalán, rumano, italiano, alemán, turco, francés y kannada (India). Editor de El Quirófano Ediciones. Director del Festival Internacional de Poesía de Guayaquil Ileana Espinel Cedeño.



    *******************


    Mi padre


    Mi padre murió en invierno
    sólo sé que al fin descansó
    de la estrecha cama de todos los días.
    Ya no hay ruido, ceremonias
    pañuelos, ni rosas blancas.
    Al fin, dije yo, descansó de las deudas
    de los vicios, de la burocracia.
    Mi padre murió en una pequeña alcoba
    donde quedan remedios, jeringuillas
    alcohol, drogas,
    sus manos frías, abiertas
    y vacías que me tocan con ternura.
    Unos ojos blancos y amarillos
    inyectados de muerte.
    Un cáncer que no silencia
    su victoria de sangre, de carne
    de vejez inconclusa.
    Todos los relojes dan la misma hora
    y retroceden
    cuando mi padre no era mi padre
    sino un hombre
    que se abría paso ante la vida.
    Mi padre murió en una alcoba de hielo
    y su cuerpo cada vez se adelgaza
    se empequeñece, se evapora
    en el aire vacío
    la lámpara de la alcoba
    juega con la materia de su piel.
    Sus dientes amarillos
    me sonríen
    le sonrío
    temblando de miedo
    aunque de a poco
    se convierta en polvo
    fugaz.






    Mi madre


    Mi madre llora
    en un rincón de la cocina
    su cuerpo se hace pequeño
    casi diminuto
    sus manos tiemblan
    sobre su eje.
    Su voz suena envenenada
    por las palabras verdes de mi padre.
    Trato de consolarla
    pero no hay consuelo.
    Mi madre desea marcharse de casa.
    Intento detenerla
    sin resultados.
    Mi madre es un río caudaloso
    que no tendrá nunca
    salida al mar.






    Infancia


    La ciudad y Dios duermen
    y soy un vagabundo
    con horas extras que vive
    su quinta guerra mundial.
    Soy un demonio de cuerpo invisible
    que se sumerge en el dolor de sus asesinatos
    de las heridas profundas y sus úlceras.
    En compañía de mis fantasmas
    beberé mi infancia.
    Los muertos duermen, descansan
    en sus guaridas
    con hambre se vuelven cazadores violentos.
    Lo sé porque yo también soy otro muerto
    que en cada estación deja un amor falso
    un hijo mal parido
    un muerto más para los obituarios.
    Me dicen que estoy muerto
    pero que debo seguir viviendo
    que beberé mi infancia
    y desapareceré ante los millones de ojos
    de buitres de esta ciudad.






    Esqueletos


    No llegarán a la cita
    seguramente se fugaron
    de la fiesta con la mujer más hermosa.
    Encontrarán alguna mesa
    y beberán aguardiente
    e intentarán cruzar al otro mundo.
    Pero sé que no se escaparán
    porque todavía les falta mucho por beber
    por amar, por copular, por escribir.
    Siempre recordaré
    a los pequeños magos de la miseria:
    inventaron con sus cuerpos desnudos
    el mejor poema para ganar la victoria
    y no quitarse las máscaras
    ante los monstruos de cinco cabezas.
    Un día no volverán
    y tampoco los veré
    como los he mirado.
    Serán decenas
    de esqueletos enterrados en este mundo.
    Se sentarán a la orilla del mar
    a leer sus mejores poemas.
    No seremos nosotros.



    (De Cantos contra un dinosaurio ebrio)



    El beso de los dementes
    I



    En el inicio éramos mi padre y yo tomados de la mano en la infancia de nuestro apellido, en la prehistoria de nuestros abrazos y besos, de los viajes a la noche inventada o a la ciudad del alcohol y del tabaco. Nada sacamos a limpio si el mundo no se despedazó con nuestros rezos familiares. Si nosotros no fuimos el mundo, si la tierra que hierve entre nuestras venas no expulsó el infierno que llevamos dentro. Mi padre era un ser de piel silenciosa que llevaba en el corazón la ira, el odio y la condena del tiempo; hombre de sal, de sueños verdes, destinado a padecer debajo de la tormenta de hielo que incendió sus manos; manos que acariciaron mis párpados gastados, que alguna vez miraron cómo el horizonte fue un imperio que se destruyó con el fuego de la selva. Mi padre atravesó la orilla de los muertos para alcanzarme, para alcanzar a sus muertos y decirles que es el hijo de la rabia, de la furia, el hijo de los ángeles violados, el hijo que se fugó de su propio entierro para reinventar los sollozos de las mujeres que tanto amó. Mi padre es la copa rota donde yo bebo sus vicios. Soy su vicio más profundo, su herencia vengativa, la carne miserable que no teme dividir el aire para conquistar lo que desea. Soy su herencia enferma, que asesinará sin piedad a sus verdugos. Su herencia enloquecida, que revivirá cadáveres y bestias, con tal de que su herida expulse el veneno. Mi padre es una habitación abierta de par en par donde yo entro sin zapatos y sin medias, dispuesto a corregir mis errores. Ahí dentro sé que soy bienvenido, pero tengo que guardar silencio, para que su palabra, que es silencio y gozo, me atraviese el tímpano, el cerebelo y cruce mi espina dorsal hasta crucificarse en mi aorta. Tengo que aprender a defenderme de sus espejos y dioses furiosos: como tigres se me lanzan al círculo e impulsan a pelear con mis manos heridas. Solo acepto con honor su invitación y nos debatimos.



    II



    Mi padre murió con miedo a cerrar los párpados, con los anillos del tiempo en los dedos púrpuras, los ojos heridos de sangre amarilla, los dientes ennegrecidos por el sol y las corrientes del aire de serpiente. Cuando alguien muere al fin deja su jaula, para convertirse en la presa de los rostros sucesivos de la piedra original, en los colores de las fuentes del agua, en las monedas arrojadas por los veteranos; deja fluir su alma como el poema perfecto y se va, lejos, muy lejos, a buscar eso que alguien pierde en los riachuelos de los días, la suerte arrojada en los casinos o en las cartas. Lo que sea con más que morir en la ola, en la espuma o en los dientes de ese mar que nos reclama desde el paraíso inventado por las palabras dogmáticas, que nunca significan nada más que ver cómo decapitan a los hombres en una cruz arrojada al abismo de las campanas.



    III



    Yo soy el cáncer que mató a mi padre. Yo soy el cáncer que mató a mi padre. Yo soy el cáncer que mató a mi padre. Yo soy el cáncer que mató a mi padre. Yo soy el cáncer que mató a mi padre. Yo soy el cáncer que mató a mi padre. Yo soy el cáncer que mató a mi padre. Yo soy el cáncer que mató a mi padre. Yo soy el cáncer que mató a mi padre. Yo soy el cáncer que mató a mi padre Yo soy el



    IV



    La tierra entera es una apariencia banal ante tus ojos, padre mío. Mírame con tu amor y tu desprecio mayores. Merezco morir por tu despecho y por tu cruel enfermedad. Merezco ser la enfermedad que te está matando y merezco morir en tu honor y en tu regazo. Eres la sombra y el cuchillo que se enterrará en mi corazón. Mátame, padre, de una vez. Mátame. Yo soy el cordero de tus pesadilla.



    (De El beso de los dementes)





    I



    Dentro de mi corazón hay una anciana que se acaricia el sexo. Dentro de su sexo hay un árbol que agita el viento. Dentro del viento hay un niño que llora por su padre se ha ido a la guerra y que nunca volverá. Dentro de ese padre que se marcha hay un pasado que hierve entre sus párpados. Dentro de ese pasado hay una mujer que ama enloquecidamente y que se suicida una y otra vez. Dentro de esa mujer hay un futuro que nunca ella conocerá. Dentro de ese futuro hay un bebé que espera su salida pero como no tiene origen se ahoga en el útero de la muerte. Dentro de ese útero hay un veterano que recuerda a la anciana que se acaricia el sexo. Dentro de su sexo hay un barco que se hunde en altar mar. Dentro de ese mar hay un náufrago que espera sentado el fin del mundo. Dentro de ese náufrago hay un corazón herido y roto por el abandono del amor. Dentro de ese abandono hay un niño que respira recién nacido el aire contaminado de los fracasados. Dentro de ese aire hay un poema que se escribe por una mano llena de sombras. Dentro de esa mano hay miles de sueños que esperan cambiar al mundo. Dentro de ese mundo hay un hombre millonario que paga una lujosa cena en el más caro restaurante de París y no sabe que el día siguiente morirá. Dentro de ese restaurante exactamente en el baño hay una pareja de amantes que copulan con gran locura. Dentro de esa copulación hay una guerra de semen que se disputa la gloria. Dentro de ese semen hay indicios que nacerá el nuevo Mesías. Dentro de esos indicios hay una alerta roja que dice que ese restaurante explotará por una bomba puesta por un terrorista. Dentro ese terrorista hay un corazón que apenas late de vergüenza. Dentro de ese corazón hay una anciana que llega al orgasmo.



    II



    Se abre el telón. Dentro del telón hay tres mujeres que miran hacia el final de la ciudad. Dentro de esas mujeres hay varias historias que se rompen como espejos. Dentro de esos espejos hay lunas y globos de niños extraviados. Dentro de esos niños hay una noche que se disuelve en el agua del mar. Dentro del agua hay un anciano que recuerda su infancia en el mundo del teatro. Dentro de ese mundo hay un río que cruza las venas del tiempo. Dentro de ese río hay un circo lleno de fantasmas y fantasías que se desarrollan en otro mundo. Dentro de esos fantasmas hay árboles que se agitan con el viento. Dentro de esos árboles hay carros que viajan sin rumbo a ninguna parte. Dentro de esos carros hay un corazón que espera sentado dentro de una esfera de agua. Dentro de ese corazón se cierra el telón. Dentro del telón hay tres mujeres que ahora mirarán para siempre hacia el infinito.



    (De El libro del cáncer)







    Desnudos en la intemperie


    La palabra debe ser la llave
    que abra las conciencias.
    Abrir las puertas que nos separan
    desafiar el pensamiento
    y estremecer nuestra mirada horizontal.

    Debe arrancar nuestros ojos y regalarlos
    a los viajeros de otros mundos.

    La palabra debe enterrarse en nuestra memoria
    y dejar que nos descifre desde adentro.

    Incendiémonos el cerebro
    y quedémonos desnudos en la intemperie.





    Los envenenados


    La serpiente de la palabra
    es una enfermedad agónica
    en nuestra lengua.
    Es mi debilidad
    mi dolor que no es un simple dolor
    un túnel indescifrable.
    Me entrego a este vuelo luminoso
    que no es una simple trayectoria lineal
    de ave o rayo,
    es algo más desenfrenado.
    La serpiente de la palabra
    no es simplemente un reptil
    que se divida en símbolos
    significados y significantes
    al oído de los mortales
    que vivimos espiando sus huellas.
    Tengamos precaución
    de no morir envenenados
    que todavía hay luz y no todo es noche.






    Un río invisible nos divide


    La música no se logra
    con arte de magia.
    La palabra nace
    porque tiene un rayo interior
    y necesario a nuestros ojos.
    Es un rayo que estremece
    hasta al más ciego del mundo.
    No todo es silencio y bullicio
    en las calles donde murmuramos.
    Ni desenfreno y fiesta
    entre tus manos y mis manos.
    Hay un río invisible que nos une
    y nos hace enemigos.
    Somos domadores
    de serpientes y de bestias.
    Falta mucho para cruzar
    el puente de la luz que nos lleve
    a la tierra de las sílabas.
    Por desgracia, no nacimos hace siglos
    ni tenemos el sacrificio suficiente
    para alcanzar la orilla
    de este río invisible que nos divide.



    Un cuerpo enfermo


    La palabra es una columna rota de jirafa que está partida en dos en la tierra. Un pájaro moribundo como tu pie fuera de mi sábana. El inverso de la aritmética básica que aprenden los niños en la escuela. Un oído que siempre recuerda una dulce canción inexistente. Un puma blanco que solo existe en la nieve del recuerdo. Una cabeza rota que amanece en el sueño.

    La palabra es un cuerpo enfermo que siempre expulsa frutas quemadas.





    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/25/News/Rodriguez.html


    _________________



    POETAS LATINOAMERICANOS  Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    POETAS LATINOAMERICANOS  Luna7

    Contenido patrocinado


    POETAS LATINOAMERICANOS  Empty Re: POETAS LATINOAMERICANOS

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Miér 21 Feb 2024, 22:38