Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1039459 mensajes en 47560 argumentos.

Tenemos 1567 miembros registrados

El último usuario registrado es ECCR

¿Quién está en línea?

En total hay 64 usuarios en línea: 5 Registrados, 0 Ocultos y 59 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Carlos Ponce Flores, clara_fuente, Guadalupe Cisneros Villa, Maria Lua, Pascual Lopez Sanchez


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» NO A LA GUERRA 3
William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 EmptyHoy a las 07:56 por Pascual Lopez Sanchez

» VALERY, PAUL (1871 - 1945)
William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 EmptyHoy a las 04:19 por Pascual Lopez Sanchez

» 2013-04-21 ÁNGELES NEGROS
William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 EmptyHoy a las 03:07 por Pedro Casas Serra

» VERLAINE, PAUL (1841 - 1896)
William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 EmptyHoy a las 02:07 por Pascual Lopez Sanchez

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 EmptyAyer a las 23:38 por Lluvia Abril

» POESÍA SOCIAL XIX
William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 EmptyAyer a las 23:36 por Lluvia Abril

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 EmptyAyer a las 23:35 por Lluvia Abril

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 EmptyAyer a las 23:33 por Lluvia Abril

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 EmptyAyer a las 19:28 por Maria Lua

» CLARICE LISPECTOR II
William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 EmptyAyer a las 19:24 por Maria Lua

Abril 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty

3 participantes

    William Shakespeare (1564-1616)

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Lun 19 Feb 2024, 08:16

    ***


    Escena XX

    HORACIO, DOS MARINEROS


    MARINERO 1.º.- Dios os guarde.
    HORACIO.- Y a vosotros también.
    MARINERO 1.º.- Así lo hará si es su voluntad. Estas cartas del
    Embajador que se embarcó para Inglaterra vienen dirigidas a vos, si os
    llamáis Horacio, como nos han dicho.
    HORACIO.- Horacio: luego que hayas leído ésta, dirigirás esos hombres
    al Rey para el cual les he dado una carta. Apenas llevábamos dos días de
    navegación, cuando empezó a darnos caza un pirata muy bien armado.
    Viendo que nuestro navío era poco velero, nos vimos precisados a apelar al
    valor. Llegamos al abordaje: yo salté el primero en la embarcación enemiga,
    que al mismo tiempo logró desaferrarse de la nuestra, y por consiguiente me
    hallé solo y prisionero. Ellos se han portado conmigo como ladrones
    compasivos; pero ya sabían lo que se hacían, y se lo he pagado muy bien.
    Haz que el Rey reciba las cartas que le envío, y tú ven a verme con tanta
    diligencia, como si huyeras de la muerte. Tengo unas cuantas palabras que
    decirte al oído que te dejarán atónito; bien que todas ellas no serán suficientes
    a expresar la importancia del caso. Esos buenos hombres te conducirán hasta
    aquí. Guillermo y Ricardo siguieron su camino a Inglaterra. Mucho tengo que
    decirte de ellos. Adiós. Tuyo siempre, Hamlet. Vamos. Yo os introduciré
    para que presentéis esas cartas. Conviene hacerlo pronto, a fin de que me
    llevéis después a donde queda el que os las entregó.






    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    106


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Miér 21 Feb 2024, 10:04

    ***



    Escena XXI


    CLAUDIO, LAERTES


    Gabinete del Rey.

    CLAUDIO.- Sin duda tu rectitud aprobará ya mi descargo, y me darás
    lugar en el corazón como a tu amigo; después que has oído, con pruebas
    evidentes, que el matador de tu noble padre, conspiraba contra mi vida.
    LAERTES.- Claramente se manifiesta... Pero, decidme ¿por qué no
    procedéis contra excesos tan graves y culpables? Cuando vuestra prudencia,
    vuestra grandeza, vuestra propia seguridad, todas las consideraciones juntas,
    deberían excitaros tan particularmente a reprimirlos.
    CLAUDIO.- Por dos razones, que aunque tal vez las juzgarás débiles;
    para mí han sido muy poderosas. Una es, que la Reina su madre vive
    pendiente casi de sus miradas, y al mismo tiempo (sea desgracia o felicidad
    mía) tan estrechamente unió el amor mi vida y mi alma a la de mi esposa, que
    así como los astros no se mueven sino dentro de su propia esfera, así en mí no
    hay movimiento alguno que no dependa de su voluntad. La otra razón por
    que no puedo proceder contra el agresor públicamente es el grande cariño que
    le tiene el pueblo, el cual, como la fuente cuyas aguas mudan los troncos en
    piedras, bañando en su afecto las faltas del Príncipe, convierte en gracias
    todos sus yerros. Mis flechas no pueden con tal violencia dispararse, que
    resistan a huracán tan fuerte; y sin tocar el punto a que las dirija, se volverán
    otra vez al arco.
    LAERTES.- Seguiré en todo vuestras ideas, y mucho más si disponéis
    que yo sea el instrumento que las ejecute.
    CLAUDIO.- Todo sucede bien... Desde que te fuiste se ha hablado mucho
    de ti delante de Hamlet, por una habilidad en que dicen que sobresales. Las
    demás que tienes no movieron tanto su envidia como ésta sola: que en mi
    opinión ocupa el último lugar.
    LAERTES.- ¿Y qué habilidad es, señor?
    CLAUDIO.- No es más que un lazo en el sombrero de la juventud; pero
    que la es muy necesario, puesto que así son propios de la juventud los
    adornos ligeros y alegres, como de la edad madura las ropas y pieles que se
    viste, por abrigo y decencia... Dos meses ha que estuvo aquí un caballero de
    Normandía... Yo conozco a los franceses muy bien, he militado contra ellos,
    y son por cierto buenos jinetes; pero el galán de quien hablo era un prodigio
    en esto. Parecía haber nacido sobre la silla, y hacía ejecutar al caballo tan
    admirables movimientos, como si él y su valiente bruto animaran un cuerpo
    sólo, y tanto excedió a mis ideas, que todas las formas y actitudes que yo
    pude imaginar, no negaron a lo que él hizo.
    LAERTES.- ¿Decís que era normando?
    CLAUDIO.- Sí, normando.
    LAERTES.- Ese es Lamond, sin duda.
    CLAUDIO.- Él mismo.
    LAERTES.- Le conozco bien y es la joya más precisa de su nación.
    CLAUDIO.- Pues éste hablando de ti públicamente, te llenaba de elogios
    por tu inteligencia y ejercicio en la esgrima, y la bondad de tu espada en la
    defensa y el ataque; tanto que dijo alguna vez, que sería un espectáculo
    admirable el verte lidiar con otro de igual mérito; si pudiera hallarse, puesto
    que según aseguraba él mismo, los más diestros de su nación carecían de
    agilidad para las estocadas y los quites cuando tu esgrimías con ellos. Este
    informe irritó la envidia de Hamlet, y en nada pensó desde entonces sino en
    solicitar con instancia tu pronto regreso, para batallar contigo. Fuera de esto...
    LAERTES.- ¿Y qué hay además de eso, señor?
    CLAUDIO.- Laertes, ¿amaste a tu padre? O eres como las figuras de un
    lienzo, que tal vez aparentan tristeza en el semblante, cuando las falta un
    corazón.
    LAERTES.- ¿Por qué lo preguntáis?
    CLAUDIO.- No porque piense que no amabas a tu padre; sino porque sé
    que el amor está sujeto al tiempo, y que el tiempo extingue su ardor y sus
    centellas; según me lo hace ver la experiencia de los sucesos. Existe en medio
    de la llama de amor una mecha o pábilo que la destruye al fin, nada
    permanece en un mismo grado de bondad constantemente, pues la salud
    misma degenerando en plétora perece por su propio exceso. Cuanto nos
    proponemos hacer debería ejecutarse en el instante mismo en que lo
    deseamos, porque la voluntad se altera fácilmente, se debilita y se entorpece,
    según las lenguas, las manos y los accidentes que se atraviesan; y entonces,
    aquel estéril deseo es semejante a un suspiro, que exhalando pródigo el
    aliento causa daño, en vez de dar alivio... Pero, toquemos en lo vivo de la
    herida. Hamlet vuelve. ¿Qué acción emprenderías tú para manifestar, más
    con las obras que con las palabras, que eres digno hijo de tu padre?
    LAERTES.- ¿Qué haré? Le cortaré la cabeza en el templo mismo.
    CLAUDIO.- Cierto que no debería un homicida hallar asilo en parte
    alguna, ni reconocer límites una justa venganza; pero, buen Laertes, haz lo
    que te diré. Permanece oculto en tu cuarto; cuando llegue Hamlet sabrá que tú
    has venido; yo le haré acompañar por algunos que alabando tu destreza den
    un nuevo lustre a los elogios que hizo de ti el francés. Por último, llegaréis a
    veros; se harán apuestas en favor de uno y otro... Él, que es descuidado,
    generoso, incapaz de toda malicia, no reconocerá los floretes; de suerte que te
    será muy fácil, con poca sutileza que uses, elegir una espada sin botón, y en
    cualquiera de las jugadas tomar satisfacción de la muerte de tu padre.
    LAERTES.- Así lo haré, y a ese fin quiero envenenar la espada con cierto
    ungüento que compré de un charlatán, de cualidad tan mortífera, que
    mojando un cuchillo en él, adonde quiera que haga sangre introduce la
    muerte; sin que haya emplasto eficaz que pueda evitarla, por más que se
    componga de cuantos simples medicinales crecen debajo de la luna. Yo
    bañaré la punta de mi espada en este veneno, para que apenas le toque,
    muera.
    CLAUDIO.- Reflexionemos más sobre esto... Examinemos, qué ocasión,
    qué medios serán más oportunos a nuestro engaño; porque, si tal vez se
    malogra, y equivocada la ejecución se descubren los fines, valiera más no
    haberlo emprendido. Conviene, pues, que este proyecto vaya sostenido con
    otro segundo, capaz de asegurar el golpe, cuando por el primero no se
    consiga. Espera... Déjame ver si... Haremos una apuesta solemne sobre
    vuestra habilidad y... Sí, ya hallé el medio. Cuando con la agitación os sintáis
    acalorados y sedientos (puesto que al fin deberá ser mayor la violencia del
    combate) él pedirá de beber, y yo le tendré prevenida expresamente una copa,
    que al gustarla sólo; aunque haya podido librarse de tu espada ungida,
    veremos cumplido nuestro deseo. Pero... Calla. ¿Qué ruido se escucha?




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    109


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 24 Feb 2024, 16:17

    ***

    Escena XXII



    GERTRUDIS, CLAUDIO, LAERTES


    CLAUDIO.- ¿Qué ocurre de nuevo, amada Reina?
    GERTRUDIS.- Una desgracia va siempre pisando las ropas de otra; tan
    inmediatas caminan. Laertes tu hermana acaba de ahogarse.
    LAERTES.- ¡Ahogada! ¿En dónde? ¡Cielos!
    GERTRUDIS.- Donde hallaréis un sauce que crece a las orillas de ese
    arroyo, repitiendo en las ondas cristalinas la imagen de sus hojas pálidas. Allí
    se encaminó, ridículamente coronada de ranúnculos, ortigas, margaritas y
    luengas flores purpúreas, que entre los sencillos labradores se reconocen bajo
    una denominación grosera, y las modestas doncellas llaman, dedos de
    muerto. Llegada que fue, se quitó la guirnalda, y queriendo subir a
    suspenderla de los pendientes ramos; se troncha un vástago envidioso, y caen
    al torrente fatal, ella y todos sus adornos rústicos. Las ropas huecas y
    extendidas la llevaron un rato sobre las aguas, semejante a una sirena, y en
    tanto iba cantando pedazos de tonadas antiguas, como ignorante de su
    desgracia, o como criada y nacida en aquel elemento. Pero no era posible que
    así durarse por mucho espacio. Las vestiduras, pesadas ya con el agua que
    absorbían la arrebataron a la infeliz; interrumpiendo su canto dulcísimo, la
    muerte, llena de angustias.
    LAERTES.- ¿Qué en fin se ahogó? ¡Mísero!
    GERTRUDIS.- Sí, se ahogó, se ahogó.
    LAERTES.- ¡Desdichada Ofelia! Demasiada agua tienes ya, por eso
    quisiera reprimir la de mis ojos... Bien que a pesar de todos nuestros
    esfuerzos, imperiosa la naturaleza sigue su costumbre, por más que el valor
    se avergüence. Pero, luego que este llanto se vierta, nada quedará en mí de
    femenil ni de cobarde... Adiós señores... Mis palabras de fuego arderían en
    llamas, si no las apagasen estas lágrimas imprudentes.
    CLAUDIO.- Sigámosle, Gertrudis, que después de haberme costado tanto
    aplacar su cólera, temo ahora que esta desgracia no la irrite otra vez.
    Conviene seguirle.


    ****






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 24 Feb 2024, 16:18

    ***

    Acto Quinto



    Escena I


    SEPULTURERO 1.º SEPULTURERO 2.º


    Cementerio contiguo a una iglesia.


    SEPULTURERO 1.º.- ¿Y es la que ha de sepultarse en tierra sagrada, la
    que deliberadamente ha conspirado contra su propia salvación?
    SEPULTURERO 2.º.- Dígote que sí, conque haz presto el hoyo. El juez
    ha reconocido ya el cadáver y ha dispuesto que se la entierre en sagrado.
    SEPULTURERO 1.º.- Yo no entiendo cómo va eso... Aun si se hubiera
    ahogado haciendo esfuerzos para librarse, anda con Dios.
    SEPULTURERO 2.º.- Así han juzgado que fue.
    SEPULTURERO 1.º.- No, no, eso fue se offendendo; ni puede haber sido
    de otra manera: porque... Ve aquí el punto de la dificultad. Si yo me ahogo
    voluntariamente, esto arguye por de contado una acción, y toda acción consta
    de tres partes, que son: hacer, obrar y ejecutar, de donde se infiere, amigo
    Rasura, que ella se ahogó voluntariamente.
    SEPULTURERO 2.º.- ¡Qué! Pero, oígame ahora el tío Socaba.
    SEPULTURERO 1.º.- No, deja, yo te diré. Mira, aquí está el agua. Bien.
    Aquí está un hombre. Muy bien... Pues señor, si este hombre va y se mete
    dentro del agua, se ahoga a sí mismo, porque, por fas o por nefas, ello es que
    él va... Pero, atiende a lo que digo. Si el agua viene hacia él y le sorprende y
    le ahoga, entonces no se ahoga él a sí propio... Compadre Rasura, el que no
    desea su muerte, no se acorta la vida.
    SEPULTURERO 2.º.- ¿Y qué hay leyes para eso?
    SEPULTURERO 1.º.- Ya se ve que las hay, y por ellas se guía el juez que
    examina estos casos.
    SEPULTURERO 2.º.- ¿Quieres que te diga la verdad? Pues mira, si la
    muerta no fuese una señora, yo te aseguro que no la enterrarían en sagrado.
    SEPULTURERO 1.º.- En efecto dices bien y es mucha lástima que los
    grandes personajes hayan de tener en este mundo especial privilegio, entre
    todos los demás cristianos, para ahogarse y ahorcarse cuando quieren, sin que
    nadie les diga nada... Vamos allá con el azadón... Ello es que no hay
    caballeros de nobleza más antigua que los jardineros, sepultureros y
    cavadores, que son los que ejercen la profesión de Adán.
    SEPULTURERO 2.º.- Pues qué, ¿Adán fue caballero?
    SEPULTURERO 1.º.- ¡Toma! Como que fue el primero que llevó
    armas... Pero, voy a hacerte una pregunta y si no me respondes a cuento, has
    de confesar que eres un...
    SEPULTURERO 2.º.- Adelante.
    SEPULTURERO 1.º.- ¿Cuál es el que construye edificios más fuertes,
    que los que hacen los albañiles y los carpinteros de casas y navíos?
    SEPULTURERO 2.º.- El que hace la horca, porque aquella fábrica
    sobrevive a mil inquilinos.
    SEPULTURERO 1.º.- Agudo eres, por vida mía. Buen edificio es la
    horca; pero, ¿cómo es bueno? Es bueno para los que hacen mal; ahora bien,
    tú haces mal en decir que la horca es fábrica más fuerte que una iglesia, con
    que la horca podría ser buena para ti... Volvamos a la pregunta.
    SEPULTURERO 2.º.- ¿Cuál es el que hace habitaciones más durables
    que las que hacen los albañiles, los carpinteros de casas y de navíos?
    SEPULTURERO 1.º.- Sí, dímelo y sales del apuro.
    SEPULTURERO 2.º.- Ya se ve que te lo diré.
    SEPULTURERO 1.º.- Pues vamos.
    SEPULTURERO 2.º.- Pues no puedo decirlo.
    SEPULTURERO 1.º.- Vaya, no te rompas la cabeza sobre ello... Tú eres
    un burro lerdo, que no saldrá de su paso por más que le apaleen. Cuando te
    hagan esta pregunta, has de responder: el Sepulturero. ¿No ves que las casas
    que él hace, duran hasta el día del juicio? Anda, ve ahí a casa de Juanillo y
    tráeme una copa de aguardiente.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    112


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Lun 26 Feb 2024, 08:45

    ***


    Escena II



    HAMLET, HORACIO, SEPULTURERO 1.º



    SEPULTURERO 1. Yo amé en mis primeros
    años,
    dulce cosa lo juzgué;
    pero casarme, eso no,
    que no me estuviera bien.
    HAMLET.- Qué poco siente ese hombre lo que hace, que abre una
    sepultura y canta.
    HORACIO.- La costumbre le ha hecho ya familiar esa ocupación.
    HAMLET.- Así es la verdad. La mano que menos trabaja, tiene más
    delicado el tacto.
    SEPULTURERO.- me hundió con mano cruel,
    y toda se destruyó
    la existencia que gocé.
    HAMLET.- Aquella calavera tendría lengua en otro tiempo, y con ella
    podría también cantar... ¡Cómo la tira al suelo el pícaro! Como si fuese la
    quijada con que hizo Caín el primer homicidio. Y la que está maltratando
    ahora ese bruto, podría ser muy bien la cabeza de algún estadista, que acaso
    pretendió engañar al Cielo mismo. ¿No te parece?
    HORACIO.- Bien puede ser.
    HAMLET.- O la de algún cortesano, que diría: felicísimos días, Señor
    Excelentísimo, ¿cómo va de salud, mi venerado Señor? Ésta puede ser la del
    caballero Fulano, que hacía grandes elogios del potro del caballero Zutano,
    para pedírsele prestado después. ¿No puede ser así?
    HORACIO.- Sí señor.
    HAMLET.- ¡Oh! Sí por cierto, y ahora está en poder del señor gusano,
    estropeada y hecha pedazos con el azadón de un sepulturero... Grandes
    revoluciones se hacen aquí, si hubiera en nosotros, medios para observarlas...
    Pero, ¿costó acaso tan poco la formación de estos huesos a la naturaleza, que
    hayan de servir para que esa gente se divierta en sus garitos con ellos?... ¡Eh!
    Los míos se estremecen al considerarlo.
    SEPULTURERO.-con una azada,
    un lienzo donde
    revuelto vaya,
    y un hoyo en
    tierra
    que le preparan:
    para tal huésped
    eso le basta.
    HAMLET.- Y esa otra, ¿por qué no podría ser la calavera de un letrado?
    ¿Adónde se fueron sus equívocos y sutilezas, sus litigios, sus
    interpretaciones, sus embrollos? ¿Por qué sufre ahora que ese bribón, grosero,
    le golpee contra la pared, con el azadón lleno de barro?... ¡Y no dirá palabra
    acerca de un hecho tan criminal! Éste sería, quizás, mientras vivió, un gran
    comprador de tierras, con sus obligaciones y reconocimientos, transacciones,
    seguridades mutuas, pagos, recibos... Ve aquí el arriendo de sus arriendos, y
    el cobro de sus cobranzas; todo ha venido a parar en una calavera llena de
    lodo. Los títulos de los bienes que poseyó cabrían difícilmente en su ataúd, y
    no obstante eso; todas las fianzas y seguridades recíprocas de sus
    adquisiciones, no le han podido asegurar otra posesión que la de un espacio
    pequeño, capaz de cubrirse con un par de sus escrituras... ¡Oh! ¡Y a su
    opulento sucesor tampoco le quedará más!
    HORACIO.- Verdad es, señor.
    HAMLET.- ¿No se hace el pergamino de piel de carnero?
    HORACIO.- Sí señor, y de piel de ternera también.
    HAMLET.- Pues, dígote, que son más irracionales que las terneras y
    carneros, los que fundan su felicidad en la posesión de tales pergaminos. Voy
    a tramar conversación con este hombre. ¿De quién es esa sepultura, buena
    pieza?



    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Lun 26 Feb 2024, 08:46

    ***

    SEPULTURERO 1.º.- Mía, señor.
    y un hoyo en tierra
    que le preparan:
    para tal huésped
    eso le basta.
    HAMLET.- Sí, yo creo que es tuya porque estás ahora dentro de ella...
    Pero la sepultura es para los muertos, no para los vivos: con que has mentido.
    SEPULTURERO 1.º.- Ve ahí un mentís demasiado vivo; pero yo os le
    volveré.
    HAMLET.- ¿Para qué muerto cavas esa sepultura?
    SEPULTURERO 1.º.- No es hombre, señor.
    HAMLET.- Pues bien, ¿para qué mujer?
    SEPULTURERO 1.º.- Tampoco es eso.
    HAMLET.- Pues ¿qué es lo que ha de enterrarse ahí?
    SEPULTURERO 1.º.- Un cadáver que fue mujer; pero ya murió... Dios la
    perdone.
    HAMLET.- ¡Qué taimado es! Hablémosle clara y sencillamente, porque
    si no, es capaz de confundirnos a equívocos. De tres años a esta parte he
    observado cuanto se va sutilizando la edad en que vivimos... Por vida mía,
    Horacio, que ya el villano sigue tan de cerca al caballero, que muy pronto le
    desollará el talón. ¿Cuánto tiempo ha que eres sepulturero?
    SEPULTURERO 1.º.- Toda mi vida, se puede decir. Yo comencé el
    oficio, el día que nuestro último Rey Hamlet venció a Fortimbrás.
    HAMLET.- ¿Y cuánto tiempo habrá?
    SEPULTURERO 1.º.- ¡Toma! ¿No lo sabéis? Pues hasta los chiquillos os
    lo dirán. Eso sucedió el mismo día en que nació el joven Hamlet, el que está
    loco, y se ha ido a Inglaterra.
    HAMLET.- ¡Oiga! ¿Y por qué se ha ido a Inglaterra?
    SEPULTURERO 1.º.- Porque..., porque está loco, y allí cobrará su juicio;
    y si no le cobra a bien que poco importa.
    HAMLET.- ¿Por qué?
    SEPULTURERO 1.º.- Porque allí todos son tan locos como él, y no será
    reparado.
    HAMLET.- ¿Y cómo ha sido volverse loco?
    SEPULTURERO 1.º.- De un modo muy extraño, según dicen.
    HAMLET.- ¿De qué modo?
    SEPULTURERO 1.º.- Habiendo perdido el entendimiento.
    HAMLET.- Pero, ¿qué motivo dio lugar a eso?
    SEPULTURERO 1.º.- ¿Qué lugar? Aquí en Dinamarca, donde soy
    enterrador, y lo he sido de chico y de grande, por espacio de treinta años.





    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Lun 26 Feb 2024, 08:47

    ***


    HAMLET.- ¿Cuánto tiempo podrá estar enterrado un hombre sin
    corromperse?
    SEPULTURERO 1.º.- De suerte que si él no corrompía ya en vida (como
    nos sucede todos los días con muchos cuerpos galicados, que no hay por
    donde asirlos) podrá durar cosa de ocho o nueve años. Un curtidor durará
    nueve años, seguramente.
    HAMLET.- ¿Pues qué tiene él más que otro cualquiera?
    SEPULTURERO 1.º.- Lo que tiene es un pellejo tan curtido ya, por mor
    de su ejercicio, que puede resistir mucho tiempo al agua; y el agua, señor
    mío, es la cosa que más pronto destruye a cualquier hideputa de muerto. Ve
    aquí una calavera que ha estado debajo de tierra veintitrés años.
    HAMLET.- ¿De quién es?
    SEPULTURERO 1.º.- Mayor hideputa, ¡loco! ¿De quién os parece que
    será?
    HAMLET.- ¿Yo cómo he de saberlo?
    SEPULTURERO 1.º.- ¡Mala peste en él y en sus travesuras!... Una vez
    me echó un frasco de vino del Rhin por los cabezones... Pues, señor, esta
    calavera es la calavera de Yorick, el bufón del Rey.
    HAMLET.- ¿Ésta?
    SEPULTURERO 1.º.- La misma.
    HAMLET.- ¡Ay! ¡Pobre Yorick! Yo le conocí, Horacio..., era un hombre
    sumamente gracioso de la más fecunda imaginación. Me acuerdo que siendo
    yo niño me llevó mil veces sobre sus hombros... y ahora su vista me llena de
    horror; y oprimido el pecho palpita... Aquí estuvieron aquellos labios donde
    yo di besos sin número. ¿Qué se hicieron tus burlas, tus brincos, tus cantares
    y aquellos chistes repentinos que de ordinario animaban la mesa con alegre
    estrépito? Ahora, falto ya enteramente de músculos, ni aún puedes reírte de tu
    propia deformidad... Ve al tocador de alguna de nuestras damas y dila, para
    excitar su risa, que porque se ponga una pulgada de afeite en el rostro; al fin
    habrá de experimentar esta misma transformación... Dime una cosa, Horacio.



    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Lun 26 Feb 2024, 08:47

    ***

    HORACIO.- ¿Cuál es, señor?
    HAMLET.- ¿Crees tú que Alejandro, metido debajo de tierra, tendría esa
    forma horrible?
    HORACIO.- Cierto que sí.
    HAMLET.- Y exhalaría ese mismo hedor... ¡Uh!
    HORACIO.- Sin diferencia alguna.
    HAMLET.- En qué abatimiento hemos de parar, ¡Horacio! Y ¿por qué no
    podría la imaginación seguir las ilustres cenizas de Alejandro, hasta
    encontrarla tapando la boca de algún barril?
    HORACIO.- A fe que sería excesiva curiosidad ir a examinarlo.
    HAMLET.- No, no por cierto. No hay sino irle siguiendo hasta conducirle
    allí, con probabilidad y sin violencia alguna. Como si dijéramos: Alejandro
    murió, Alejandro fue sepultado, Alejandro se redujo a polvo, el polvo es
    tierra, de la tierra hacemos barro... ¿y por qué con este barro en que él está ya
    convertido, no habrán podido tapar un barril de cerveza? El emperador César,
    muerto y hecho tierra, puede tapar un agujero para estorbar que pase el aire...
    ¡Oh!... Y aquella tierra, que tuvo atemorizado el orbe, servirá tal vez de
    reparar las hendiduras de un tabique, contra las intemperies del invierno...
    Pero, callemos... hagámonos a un lado, que... sí... Aquí viene el Rey, la
    Reina, los Grandes... ¿A quién acompañan? ¡Qué ceremonial tan incompleto
    es éste! Todo ello me anuncia que el difunto que conducen, dio fin a su vida
    con desesperada mano... Sin duda era persona de calidad... Ocultémonos un
    poco, y observa.


    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    118


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Miér 28 Feb 2024, 16:29

    ***



    Escena III



    CLAUDIO, GERTRUDIS, HAMLET, LAERTES, HORACIO, UN
    CURA, DOS SEPULTUREROS. Acompañamiento de Damas,
    Caballeros y Criados.


    LAERTES.- ¿Qué otra ceremonia falta?
    HAMLET.- Mira, aquel es Laertes, joven muy ilustre.
    LAERTES.- ¿Qué ceremonia falta?
    EL CURA.- Ya se han celebrado sus exequias con toda la decencia
    posible. Su muerte da lugar a muchas dudas, y a no haberse interpuesto la
    suprema autoridad que modifica las leyes, hubiera sido colocada en lugar
    profano, allí estuviera hasta que sonase la trompeta final, y en vez de
    oraciones piadosas, hubieran caído sobre su cadáver guijarros, piedras y
    cascote. No obstante esto, se la han concedido las vestiduras y adornos
    virginales, el clamor de las campanas y la sepultura.
    LAERTES.- ¿Con qué no se debe hacer más?
    EL CURA.- No más. Profanaríamos los honores sagrados de los difuntos,
    cantando un réquiem para implorar el descanso de su alma, como se hace por
    aquellos que parten de esta vida con más cristiana disposición.
    LAERTES.- Dadla tierra, pues. Sus hermosos e intactos miembros acaso
    producirán violetas suaves. Y a ti, clérigo zafio, te anuncio que mi hermana
    será un ángel del Señor, mientras tú estarás bramando en los abismos.
    HAMLET.- ¡Qué! ¡La hermosa Ofelia!
    GERTRUDIS.- Dulces dones a mi dulce amiga. A Dios... Yo deseaba que
    hubieras sido esposa de mi Hamlet, graciosa doncella, y esperé cubrir de
    flores tu lecho nupcial... pero no tu sepulcro.
    LAERTES.- ¡Oh! ¡Una y mil veces sea maldito, aquel cuya acción
    inhumana te privó a ti del más sublime entendimiento!... No... esperad un
    instante, no echéis la tierra todavía... No... hasta que otra vez la estreche en
    mis brazos... Echadla ahora sobre la muerta y el vivo, hasta que de este llano
    hagáis un monte que descuelle sobre el antiguo Pelión o sobre la azul
    extremidad del Olimpo que toca los cielos.
    HAMLET.- ¿Quién es el que da a sus penas idioma tan enfático? ¿El que
    así invoca en su aflicción a las estrellas errantes, haciéndolas detenerse
    admiradas a oírle?... Yo soy Hamlet, Príncipe de Dinamarca.
    LAERTES.- El demonio lleve tu alma.
    HAMLET.- No es justo lo que pides... Quita esos dedos de mi cuello,
    porque aunque no soy precipitado ni colérico; algún riesgo hay en ofenderme,
    y si eres prudente, debes evitarle. Quita de ahí esa mano.



    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Miér 28 Feb 2024, 16:30

    ***


    CLAUDIO.- Separadlos.
    GERTRUDIS.- ¡Hamlet! ¡Hamlet!
    TODOS.- ¡Señores!
    HORACIO.- Moderaos, señor.
    HAMLET.- No, por causa tan justa lidiaré con él, hasta que cierre mis
    párpados la muerte.
    GERTRUDIS.- Qué causa puede haber, hijo mío...
    HAMLET.- Yo he querido a Ofelia y cuatro mil hermanos juntos no
    podrán, con todo su amor, exceder al mío... ¿Que quieres hacer por ella? Di.
    CLAUDIO.- Laertes, mira que está loco.
    GERTRUDIS.- Por Dios, Laertes, déjale.
    HAMLET.- Dime lo que intentas hacer. ¿Quieres llorar, combatir, negarte
    al sustento, hacerte pedazos, beber todo el Esil, devorar un caimán? Yo lo
    haré también... ¿Vienes aquí a lamentar su muerte, a insultarme
    precipitándote en su sepulcro, a ser enterrado vivo con ella?... Pues bien, eso
    quiero yo, y si hablas de montes, descarguen sobre nosotros yugadas de tierra
    innumerables, hasta que estos campos tuesten su frente en la tórrida zona, y el
    alto Ossa parezca en su comparación un terrón pequeño... Si me hablas con
    soberbia, yo usaré un lenguaje tan altanero como el tuyo.
    GERTRUDIS.- Todos son efectos de su frenesí, cuya violencia podrá
    agitarte por algún tiempo; pero después, semejante a la mansa paloma cuando
    siente animada las mellizas crías, le veréis sin movimiento y mudo.
    HAMLET.- Óyeme: ¿cuál es la razón de obrar así conmigo? Siempre te
    he querido bien... Pero nada importa. Aunque el mismo Hércules, con todo su
    poder, quiera estorbarlo, el gato maullará y el perro quedará vencedor.
    CLAUDIO.- Horacio, ve, no le abandones... Laertes, nuestra plática de la
    noche anterior fortificará tu paciencia, mientras dispongo lo que importa en la
    ocasión presente... Amada Gertrudis, será bien que alguno se encargue de la
    guarda de tu hijo. Esta sepultura se adornará con un monumento durable.
    Espero que gozaremos brevemente horas más tranquilas; pero, entretanto,
    conviene sufrir.


    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Miér 28 Feb 2024, 16:31

    ***

    Escena IV



    HAMLET, HORACIO


    Salón del Palacio.

    HAMLET.- Baste ya lo dicho sobre esta materia. Ahora quisiera
    informarte de lo demás; pero, ¿te acuerdas bien de todas las circunstancias?
    HORACIO.- ¿No he de acordarme, señor?
    HAMLET.- Pues sabrás amigo, que agitado continuamente mi corazón en
    una especie de combate, no me permitía conciliar el sueño, y en tal situación
    me juzgaba más infeliz que el delincuente cargado de prisiones. Una
    temeridad... Bien que debo dar gracias a esta temeridad, pues por ella existo.
    Sí, confesemos que tal vez nuestra indiscreción suele sernos útil; al paso que
    los planes concertados con la mayor sagacidad, se malogran, prueba certísima
    de que la mano de Dios conduce a su fin todas nuestras acciones por más que
    el hombre las ordene sin inteligencia.
    HORACIO.- Así es la verdad.
    HAMLET.- Salgo, pues, de mi camarote, mal rebujado con un vestido de
    marinero, y a tientas, favorecido de la obscuridad, llego hasta donde ellos
    estaban. Logro mi deseo, me apodero de sus papeles, y me vuelvo a mi
    cuarto. Allí, olvidando mis recelos toda consideración, tuve la osadía de abrir
    sus despachos, y en ellos encuentro, amigo, una alevosía del Rey. Una orden
    precisa, apoyada en varias razones, de ser importante a la tranquilidad de
    Dinamarca, y aún a la de Inglaterra y ¡oh! mil temores y anuncios de mal, si
    me dejan vivo... En fin, decía: que luego que fuese leída, sin dilación, ni aun
    para afinar a la segur el filo, me cortasen la cabeza.
    HORACIO.- ¡Es posible!
    HAMLET.- Mira la orden aquí, podrás leerla en mejor ocasión; pero
    ¿quieres saber lo que yo hice?
    HORACIO.- Sí, yo os lo ruego.
    HAMLET.- Ya ves como rodeado así de traiciones, ya ellos habían
    empezado el drama, aun antes de que yo hubiese comprendido el prólogo. No
    obstante, siéntome al bufete, imagino una orden distinta, y la escribo
    inmediatamente de buena letra... Yo creí algún tiempo (como todos los
    grandes señores) que el escribir bien fuese un desdoro; y aun no dejé de hacer
    muchos esfuerzos para olvidar esta habilidad; pero ahora conozco, Horacio,
    cuán útil me ha sido tenerla. ¿Quieres saber lo que el escrito contenía?






    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Miér 28 Feb 2024, 16:32

    ***


    HORACIO.- Sí señor.
    HAMLET.- Una súplica del Rey dirigida con grandes instancias al de
    Inglaterra, como a su obediente feudatario, diciéndole que su recíproca
    amistad florecería como la palma robusta; que la paz, coronada de espigas,
    mantendría la quietud de ambos imperios, uniéndolos en amor durable, con
    otras expresiones no menos afectuosas. Pidiéndole, por último, que vista que
    fuese aquella carta, sin otro examen, hiciese perecer con pronta muerte a los
    dos mensajeros; no dándoles tiempo ni aun para confesar su delito.
    HORACIO.- ¿Y cómo la pudisteis sellar?
    HAMLET.- Aún eso también parece que lo dispuso el Cielo, porque
    felizmente trata conmigo el sello de mi padre, por el cual se hizo el que hoy
    usa el Rey. Cierro el pliego en la forma que el anterior, póngole la misma
    dirección, el mismo sello, le conduzco sin ser visto al mismo paraje y nadie
    nota el cambio... Al día siguiente ocurrió el combate naval, lo que después
    sucedió, ya lo sabes.
    HORACIO.- De ese modo, Guillermo y Ricardo caminan derechos a la
    muerte.
    HAMLET.- Ya ves que ellos han solicitado este encargo, mi conciencia
    no me acusa acerca de su castigo... Ellos mismos se han procurado su ruina...
    Es muy peligroso al inferior meterse entre las puntas de las espadas, cuando
    dos enemigos poderosos lidian.
    HORACIO.- ¡Oh! ¡Qué Rey éste!
    HAMLET.- ¿Juzgas tú, que no estoy en obligación de proseguir lo que
    falta? Él, que asesinó a mi padre y mi Rey, que ha deshonrado a mi madre,
    que se ha introducido furtivamente entre el solio, y mis derechos justos, que
    ha conspirado contra mi vida, valiéndose de medios tan aleves... ¿No será
    justicia rectísima castigarle con esta mano? No será culpa en mí tolerar que
    ese monstruo exista, para cometer como hasta aquí, maldades atroces?
    HORACIO.- Presto le avisarán de Inglaterra cual ha sido el éxito de su
    solicitud.
    HAMLET.- Sí, presto lo sabrá; pero entretanto el tiempo es mío y para
    quitar a un hombre la vida, un instante basta... Sólo me disgusta, amigo
    Horacio, el lance ocurrido con Laertes, en que olvidado de mí propio, no vi
    en mi sentimiento la imagen y semejanza del suyo. Procuraré su amistad, si...
    Pero, ciertamente, aquel tono amenazador que daba a sus quejas irritó en
    exceso mi cólera.
    HORACIO.- Callad... ¿Quién viene aquí






    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    122


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 02 Mar 2024, 09:16

    ***


    Escena V



    HAMLET, HORACIO, ENRIQUE


    ENRIQUE.- En hora feliz haya regresado vuestra Alteza a Dinamarca.
    HAMLET.- Muchas gracias, caballero... ¿Conoces a este moscón?
    HORACIO.- No señor.
    HAMLET.- Nada se te dé: que el conocerle es por cierto poco agradable.
    Este es señor de muchas tierras y muy fértiles, y por más que él sea un bestia
    que manda en otros tan bestias como él; ya se sabe, tiene su pesebre fijo en la
    mesa del Rey... Es la corneja más charlera que en mi vida he visto; pero
    como te he dicho ya, posee una gran porción de polvo.
    ENRIQUE.- Amable Príncipe, si vuestra grandeza no tiene ocupación que
    se lo estorbe, yo le comunicaría una cosa de parte del Rey.
    HAMLET.- Estoy dispuesto a oírla con la mayor atención... Pero,
    emplead el sombrero en el uso a que fue destinado. El sombrero se hizo para
    la cabeza.
    Enrique.- Muchas gracias, señor... ¡Eh! El tiempo está caluroso.
    HAMLET.- No, al contrario, muy frío. El viento es norte.
    ENRIQUE.- Cierto que hace bastante frío.
    HAMLET.- Antes yo creo... a lo menos para mi complexión, hace un
    calor que abrasa.
    ENRIQUE.- ¡Oh! En extremo... Sumamente fuerte, como... Yo no sé
    como diga... Pues, señor, el Rey me manda que os informe de que ha hecho
    una grande apuesta en vuestro favor. Este es el asunto.
    HAMLET.- Tened presente que el sombrero se...
    ENRIQUE.- ¡Oh! Señor... Lo hago por comodidad... Cierto... Pues ello es,
    que Laertes acaba de llegar a la Corte... ¡Oh! Es un perfecto caballero, no
    cabe duda. Excelentes cualidades, un trato muy dulce, muy bien quisto de
    todos... Cierto, hablando sin pasión, es menester confesar que es la nata y flor
    de la nobleza, porque en él se hallan cuantas prendas pueden verse en un
    caballero.
    HAMLET.- La pintura que de él hacéis no desmerece nada en vuestra
    boca; aunque yo creí que, al hacer el inventario de sus virtudes, se
    confundirían la aritmética y la memoria y ambas serían insuficientes para
    suma tan larga. Pero, sin exagerar su elogio, yo le tengo por un hombre de
    grande espíritu, y de tan particular y extraordinaria naturaleza, que (hablando
    con toda la exactitud posible) no se hallará su semejanza sino en su mismo
    espejo; pues el que presuma buscarla en otra parte, sólo encontrará bosquejos
    informes.









    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 02 Mar 2024, 09:16

    ***


    ENRIQUE.- Vuestra Alteza acaba de hacer justicia imparcial en cuanto ha
    dicho de él.
    HAMLET.- Sí, pero sépase a qué propósito nos enronquecemos ahora,
    entremetiendo en nuestra conversación las alabanzas de ese galán.
    ENRIQUE.- ¿Cómo decís, señor?
    HORACIO.- ¿No fuera mejor que le hablarais con más claridad? Yo creo,
    señor, que no os sería difícil.
    HAMLET.- Digo, que ¿a qué viene ahora hablar de ese caballero?
    ENRIQUE.- ¿De Laertes?
    HORACIO.- ¡Eh! Ya vació cuanto tenía, y se le acabó la provisión de
    frases brillantes.
    HAMLET.- Sí señor, de ese mismo.
    ENRIQUE.- Yo creo que no estaréis ignorante de...
    HAMLET.- Quisiera que no me tuvierais por ignorante; bien que vuestra
    opinión no me añada un gran concepto... Y bien, ¿qué más?
    ENRIQUE.- Decía que no podéis ignorar el mérito de Laertes.
    HAMLET.- Yo no me atreveré a confesarlo, por no igualarme con él;
    siendo averiguado que para conocer bien a otro, es menester conocerse bien a
    sí mismo.
    ENRIQUE.- Yo lo decía por su destreza en el arma, puesto que según la
    voz general, no se le conoce compañero.
    HAMLET.- ¿Y qué arma es la suya?
    ENRIQUE.- Espada y daga.
    HAMLET.- Esas son dos armas... Vaya adelante.
    ENRIQUE.- Pues señor, el Rey ha apostado contra él seis caballos
    bárbaros, y él ha impuesto por su parte, (según he sabido) seis espadas
    francesas con sus dagas y guarniciones correspondientes, como cinturón,
    colgantes, y así a este tenor... Tres de estas cureñas particularmente son la
    cosa más bien hecha que puede darse. ¡Cureñas como ellas!.. ¡Oh! Es obra de
    mucho gusto y primor.
    HAMLET.- Y ¿a qué cosa llamáis cureñas?
    HORACIO.- Ya recelaba yo y que sin el socorro de motas marginales no
    pudierais acabar el diálogo.
    ENRIQUE.- Señor, por cureñas entiendo yo, así, los... Los cinturones.
    HAMLET.- La expresión sería mucho más propia, si pudiéramos llevar al
    lado un cañón de artillería; pero en tanto que este uso no se introduce, los
    llamaremos cinturones... En fin y vamos al asunto. Seis caballos bárbaros,
    contra seis espadas francesas, con sus cinturones, y entre ellos tres cureñas
    primorosas. ¿Con qué esto es lo que apuesta el francés contra el danés? ¿Y a
    qué fin se han impuesto (como vos decís) todas esas cosas?



    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 02 Mar 2024, 15:49

    ***

    ENRIQUE.- El Rey ha apostado que si batalláis con Laertes, en doce
    jugadas no pasarán de tres botonazos los que él os dé, y él dice, que en las
    mismas doce, os dará nueve cuando menos, y desea que esto se juzgue
    inmediatamente: si os dignáis de responder.
    HAMLET.- ¿Y si respondo que no?
    ENRIQUE.- Quiero decir, si admitís el partido que os propone.
    HAMLET.- Pues, señor, yo tengo que pasearme todavía en esta sala,
    porque si su Majestad no lo ha por enojo, esta es la hora crítica en que yo
    acostumbro respirar el ambiente. Tráiganse aquí los floretes, y si ese
    caballero lo quiere así, y el Rey se mantiene en lo dicho, le haré ganar la
    apuesta, si puedo; y si no puedo, lo que yo ganaré será vergüenza y golpes.
    ENRIQUE.- ¿Con qué lo diré en esos términos?
    HAMLET.- Esta es la substancia; después lo podéis adornar con todas las
    flores de vuestro ingenio.
    ENRIQUE.- Señor, recomiendo nuevamente mis respetos a vuestra
    grandeza.
    HAMLET.- Siempre vuestro, siempre.







    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    126


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Mar 05 Mar 2024, 20:16

    ***

    Escena VI


    HAMLET, HORACIO


    HAMLET.- Él hace muy bien de recomendarse a sí mismo, porque si no,
    dudo mucho que nadie lo hiciese por él.
    HORACIO.- Este me parece un vencejo, que empezó a volar y chillar,
    con el cascarón pegado a las plumas.
    HAMLET.- Sí, y aun antes de mamar hacía ya cumplimientos a la teta.
    Este es uno de los muchos que en nuestra corrompida edad son estimados,
    únicamente porque saben acomodarse al gusto del día, con esa exterioridad
    halagüeña y obsequiosa. Y con ella tal vez suelen sorprender el aprecio de los
    hombres prudentes; pero se parecen demasiado a la espuma; que por más que
    hierva y abulte, al dar un soplo, se reconoce lo que es: todas las ampollas
    huecas se deshacen, y no queda nada en el vaso.






    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Mar 05 Mar 2024, 20:18

    ***

    Escena VII


    HAMLET, HORACIO, UN CABALLERO


    CABALLERO.- Señor, parece que su Majestad os envió un recado con el
    joven Enrique, y éste ha vuelto diciendo que esperabais en esta sala. El Rey
    me envía a saber si gustáis de batallar con Laertes inmediatamente, o si
    queréis que se dilate.
    HAMLET.- Yo soy constante en mi resolución y la sujeto a la voluntad
    del Rey. Si esta hora fuese cómoda para él, también lo es para mí, conque
    hágase al instante o cuando guste; con tal que me halle en la buena
    disposición que ahora.
    CABALLERO.- El Rey y la Reina bajan ya, con toda la Corte.
    HAMLET.- Muy bien.
    CABALLERO.- La Reina quisiera que antes de comenzar la batalla,
    hablarais a Laertes con dulzura y expresiones de amistad.
    HAMLET.- Es advertencia muy prudente.



    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Mar 05 Mar 2024, 20:19

    ***

    Escena VIII


    HAMLET, HORACIO


    HORACIO.- Temo que habéis de perder, señor.
    HAMLET.- No, yo pienso que no. Desde que él partió para Francia, no he
    cesado de ejercitarme, y creo que le llevaré ventaja... Pero... No podrás
    imaginarte que angustia siento, aquí en el corazón. Y ¿sobre qué?.. No hay
    motivo.
    HORACIO.- Con todo eso, señor...
    HAMLET.- ¡Ilusiones vanas! Especie de presentimientos, capaces sólo de
    turbar un alma femenil.
    HORACIO.- Si sentís interiormente alguna repugnancia, no hay para que
    empeñaros. Yo me adelantaré a encontrarlos, y les diré que estáis indispuesto.
    HAMLET.- No, no... Me burlo yo de tales presagios. Hasta en la muerte
    de un pajarillo interviene una providencia irresistible. Si mi hora es llegada,
    no hay que esperarla, si no ha de venir ya, señal que es ahora, y si ahora no
    fuese, habrá de ser después: todo consiste en hallarse prevenido para cuando
    venga. Si el hombre, al terminar su vida, ignora siempre lo que podría ocurrir
    después, ¿qué importa que la pierda tarde o presto? Sepa morir.








    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    128


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Jue 07 Mar 2024, 20:13

    ***

    Escena IX

    HAMLET, HORACIO, CLAUDIO, GERTRUDIS, LAERTES,
    ENRIQUE, Caballeros, Damas y acompañamiento.


    CLAUDIO.- Ven, Hamlet, ven, y recibe esta mano que te presento.
    HAMLET.- Laertes, si estáis ofendido de mí, os pido perdón.
    Perdonadme como caballero. Cuantos se hallan presentes saben, y aun vos
    mismo lo habréis oído, el desorden que mi razón padece. Cuanto haya hecho
    insultando la ternura de vuestro corazón, vuestra nobleza, o vuestro honor,
    cualquiera acción en fin, capaz de irritaros; declaro solemnemente en este
    lugar que ha sido efecto de mi locura. ¿Puede Hamlet haber ofendido a
    Laertes? No, Hamlet no ha sido, porque estaba fuera de sí, y si en tal ocasión
    (en que él a sí propio se desconocía) ofendió a Laertes, no fue Hamlet el
    agresor, porque Hamlet lo desaprueba y lo desmiente. ¿Pues quién pudo ser?
    Su demencia sola... Siendo esto así, el desdichado Hamlet es partidario del
    ofendido, al paso que en su propia locura reconoce su mayor contrario.
    Permitid, pues, que delante de esta asamblea me justifique de toda siniestra
    intención y espere de vuestro ánimo generoso el olvido de mis desaciertos.
    Disparaba el arpón sobre los muros de ese edificio, y por error herí a mi
    hermano.
    LAERTES.- Mi corazón, cuyos impulsos naturales eran los primeros a
    pedirme en este caso venganza, queda satisfecho. Mi honra no me permite
    pasar adelante ni admitir reconciliación alguna; hasta que examinado el hecho
    por ancianos y virtuosos árbitros, se declare que mi pundonor está sin
    mancilla. Mientras llega este caso, admito con afecto recíproco el que me
    anunciáis, y os prometo de no ofenderle.


    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Jue 07 Mar 2024, 20:14

    ***


    HAMLET.- Yo recibo con sincera gratitud ese ofrecimiento, y en cuanto
    a la batalla que va a comenzarse, lidiaré con vos como si mi competidor fuese
    mi hermano... Vamos. Dadnos floretes.
    LAERTES.- Sí, vamos.. Uno a mí.
    HAMLET.- La victoria no os será difícil, vuestra habilidad lucirá sobre
    mi ignorancia, como una estrella resplandeciente entre las tinieblas de la
    noche.
    LAERTES.- No os burléis, señor.
    HAMLET.- No, no me burlo.
    CLAUDIO.- Dales floretes, joven Enrique. Hamlet, ya sabes cuales son
    las condiciones.
    HAMLET.- Sí, señor, y en verdad que habéis apostado por el más débil.
    CLAUDIO.- No temo perder. Yo os he visto ya esgrimir a entrambos y
    aunque él haya adelantado después; por eso mismo, el premio es mayor a
    favor nuestro.
    LAERTES.- Este es muy pesado. Dejadme ver otro.
    HAMLET.- Este me parece bueno... ¿Son todos iguales?
    ENRIQUE.- Sí señor.
    CLAUDIO.- Cubrid esta mesa de copas, llenas de vino. Si Hamlet da la
    primera o segunda estocada, o en la tercera suerte da un quite al contrario,
    disparen toda la artillería de las almenas. El Rey beberá a la salud de Hamlet
    echando en la copa una perla más preciosa que la que han usado en su corona
    los cuatro últimos soberanos daneses. Traed las copas, y el timbal diga a las
    trompetas, las trompetas al artillero distante, los cañones al cielo, y el cielo a
    la tierra; ahora brinda el Rey de Dinamarca a la salud de Hamlet...
    Comenzad, y vosotros que habéis de juzgarlos, observad atentos.







    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Jue 07 Mar 2024, 20:15

    ***

    HAMLET.- Vamos.
    LAERTES.- Vamos señor.
    HAMLET.- Una.
    LAERTES.- No.
    HAMLET.- Que juzguen.
    ENRIQUE.- Una estocada, no hay duda.
    LAERTES.- Bien: a otra.
    CLAUDIO.- Esperad... Dadme de beber. Hamlet, esta perla es para ti, y
    brindo con ella a tu salud. Dadle la copa.
    HAMLET.- Esperad un poco. Quiero dar este bote primero. Vamos. Otra
    estocada. ¿Qué decís?
    LAERTES.- Sí, me ha tocado, lo confieso.
    CLAUDIO.- ¡Oh! Nuestro hijo vencerá.
    GERTRUDIS.- Está grueso, y se fatiga demasiado. Ven aquí, Hamlet,
    toma este lienzo, y límpiate el rostro. La Reina brinda a tu buena fortuna
    querido Hamlet.
    HAMLET.- Muchas gracias, señora.
    CLAUDIO.- No, no bebáis.
    GERTRUDIS.- ¡Oh! Señor, perdonadme. Yo he de beber.
    CLAUDIO.- ¡La copa envenenada!.. Pero... No hay remedio.
    HAMLET.- No, ahora no bebo, esperad un instante.
    GERTRUDIS.- Ven, hijo mío, te limpiaré el sudor del rostro.
    LAERTES.- Ahora veréis si le acierto.
    CLAUDIO.- Yo pienso que no.
    LAERTES.- No sé qué repugnancia siento al ir a ejecutarlo.
    HAMLET.- Vamos a la tercera, Laertes... Pero, bien se ve que lo tomáis a
    fiesta, batallad, os ruego, con más ahínco. Mucho temo que os burláis de mí.
    LAERTES.- ¿Eso decís, señor? Vamos.
    ENRIQUE.- Nada, ni uno ni otro.
    LAERTES.- Ahora... Ésta...
    CLAUDIO.- Parece que se acaloran demasiado. Separadlos.
    HAMLET.- No, no, vamos otra vez.
    ENRIQUE.- Ved qué tiene la Reina ¡Cielos!
    HORACIO.- ¡Ambos heridos! ¿Qué es esto, señor?
    ENRIQUE.- ¿Cómo ha sido, Laertes?
    LAERTES.- Esto es haber caído en el lazo que preparé, justamente
    muero, víctima de mi propia traición.
    HAMLET.- ¿Qué tiene la Reina?
    CLAUDIO.- Se ha desmayado al veros heridos.
    GERTRUDIS.- No, no... ¡La bebida!... ¡Querido Hamlet! ¡La bebida! ¡Me
    han envenenado!
    HAMLET.- ¡Oh! ¡Que alevosía!.. ¡Oh!.. Cerrad las puertas... Traición...
    Buscad por todas partes...
    LAERTES.- No, el traidor está aquí. Hamlet, tú eres muerto... no hay
    medicina que pueda salvarte, vivirás media hora, apenas... En tu mano está el
    instrumento aleve, bañada con ponzoña su aguda punta. ¡Volviose en mi
    daño, la trama indigna! Vesme aquí postrado para no levantarme jamás. Tu
    madre ha bebido un tosigo... No puedo proseguir... El Rey, el Rey es el
    delincuente.
    HAMLET.- ¡Esta envenenada esta punta! Pues, veneno, produce tus
    efectos.
    TODOS.- Traición, traición.
    CLAUDIO.- Amigos, estoy herido... Defendedme.






    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Jue 07 Mar 2024, 20:16

    ***
    HAMLET.- ¡Malvado incestuoso, asesino! Bebe esta ponzoña ¿Está la
    perla aquí? Sí, toma , acompaña a mi madre.
    LAERTES.- ¡Justo castigo!... Él mismo preparó la poción mortal...
    Olvidémonos de todo, generoso Hamlet y... ¡Oh! ¡No caiga sobre ti, la muerte
    de mi padre y la mía, ni sobre mí la tuya!
    HAMLET.- El Cielo te perdone... Ya voy a seguirte. Yo muero, Horacio...
    Adiós, Reina infeliz... Vosotros que asistís pálidos y mudos con el temor a
    este suceso terrible... Si yo tuviera tiempo. La muerte es un ministro
    inexorable que no dilata la ejecución... Yo pudiera deciros... pero, no es
    posible. Horacio, yo muero. Tú, que vivirás, refiere la verdad y los motivos
    de mi conducta, a quien los ignora.
    HORACIO.- ¿Vivir? No lo creáis. Yo tengo alma Romana, y aún ha
    quedado aquí parte del tósigo.
    HAMLET.- Dame esa copa... presto... por Dios te lo pido. ¡Oh! ¡Querido
    Horacio! Si esto permanece oculto, ¡qué manchada reputación dejaré después
    de mi muerte! Si alguna vez me diste lugar en tu corazón, retarda un poco esa
    felicidad que apeteces; alarga por algún tiempo la fatigosa vida en este
    mundo llena de miserias, y divulga por él mi historia... ¿Qué estrépito militar
    es éste?



    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    132


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Dom 10 Mar 2024, 07:19

    ***


    Escena X


    HAMLET, HORACIO, ENRIQUE, UN CABALLERO y
    acompañamiento.


    CABALLERO.- El joven Fortimbrás que vuelve vencedor de Polonia,
    saluda con la salva marcial que oís a los Embajadores de Inglaterra.
    HAMLET.- Yo espiro, Horacio, la activa ponzoña sofoca ya mi aliento...
    No puedo vivir para saber nuevas de Inglaterra; pero me atrevo a anunciar
    que Fortimbrás será elegido por aquella nación. Yo, moribundo, le doy mi
    voto... Díselo tú, e infórmale de cuanto acaba de ocurrir... ¡Oh!... Para mí sólo
    queda ya... silencio eterno.
    HORACIO.- En fin, ¡se rompe ese gran corazón! Adiós, adiós, amado
    Príncipe.¡Los coros angélicos te acompañen al celeste descanso!... Pero,
    ¿cómo se acerca hasta aquí el estruendo de tambores?









    Cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Dom 10 Mar 2024, 07:21

    ***


    Escena XI



    FORTIMBRÁS, DOS EMBAJADORES, HORACIO, ENRIQUE,
    SOLDADOS, acompañamiento.



    FORTIMBRÁS.- ¿En dónde está ese espectáculo?
    HORACIO.- ¿Qué buscáis aquí? Si queréis ver desgracias espantosas, no
    paséis adelante.
    FORTIMBRÁS.- ¡Oh! Este destrozo pide sangrienta venganza...
    ¡Soberbia muerte! ¿Qué festín dispones en tu morada infernal, que así has
    herido con un golpe solo tantas ilustres víctimas?
    EMBAJADOR 1.º.- ¡Horroriza el verlo!... Tarde hemos llegado con los
    mensajes de Inglaterra. Los oídos a quienes debíamos dirigirlos, son ya
    insensibles. Sus órdenes fueron puntualmente ejecutadas: Ricardo y
    Guillermo perdieron la vida... Pero, ¿quién nos dará las gracias de nuestra
    obediencia?
    HORACIO.- No las recibiríais de su boca, aunque viviese todavía, que él
    nunca dio orden para tales muertes. Pero, puesto que vos viniendo victorioso
    de la guerra contra Polonia y vosotros enviados de Inglaterra, os halláis
    juntos en este lugar y os veo deseosos de averiguar este suceso trágico:
    disponed que esos cadáveres se expongan sobre una tumba elevada a la vista
    pública, y entonces haré saber al mundo que lo ignora el motivo de estas
    desgracias. Me oiréis hablar (pues todo os lo sabré referir fielmente) de
    acciones crueles, bárbaras, atroces sentencias que dictó el acaso estragos
    imprevistos, muertes ejecutadas con violencia y aleve astucia y al fin,
    proyectos malogrados, que han hecho perecer a sus autores mismos.
    FORTIMBRÁS.- Deseo con impaciencia oíros, y convendrá que se reúna
    con este objeto la nobleza de la nación. No puedo mirar sin horror los dones
    que me ofrece la fortuna; pero tengo derechos muy antiguos a esta corona, y
    en tal ocasión es justo reclamarlos.
    HORACIO.- También puedo hablar en ese propósito, declarando el voto
    que pronunció aquella boca, que ya no formará sonido alguno... Pero, ahora
    que los ánimos están en peligroso movimiento, no se dilate la ejecución un
    instante solo: para evitar los males que pudieran causar la malignidad o el
    error.
    FORTIMBRÁS.- Cuatro de mis capitanes lleven al túmulo el cuerpo de
    Hamlet con las insignias correspondientes a un guerrero. ¡Ah! Si él hubiese
    ocupado el trono, sin duda hubiera sido un excelente Monarca...Resuene la
    música militar por donde pase la pompa fúnebre, y hagánsele todos los
    honores de la guerra... Quitad, quitad de ahí esos cadáveres. Espectáculo tan
    sangriento, más es propio de un campo de batalla que de este sitio... Y
    vosotros, haced que salude con descargas todo el ejército.



    FIN


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Lun 11 Mar 2024, 09:18

    Sobre HAMLET


    La tragedia de Hamlet, príncipe de Dinamarca (título original en inglés: The Tragedy of Hamlet, Prince of Denmark), o simplemente Hamlet, es una tragedia del dramaturgo inglés William Shakespeare.1​ Su autor probablemente basó Hamlet en dos fuentes: la leyenda de Amleth y una perdida obra isabelina conocida hoy como Ur-Hamlet o Hamlet original (hecho que se deduce de otros textos).

    El año concreto en que fue escrita sigue aún en disputa, cuestión que se complica porque se han conservado a la época actual tres versiones tempranas de la obra, conocidas como First Quarto (Q1), Second Quarto (Q2) y el First Folio (F1); cada cual única, puesto que poseen líneas —e incluso escenas— diferentes o ausentes entre ellas. Dichas obras posiblemente fueron compuestas en algún momento entre 1599 y 1601.

    Hamlet es la pieza más larga de Shakespeare y una de las más influyentes de la literatura inglesa.



    Personajes





    El Príncipe Hamlet. Príncipe de Dinamarca, como hijo del fallecido rey Hamlet y Gertrudis, sobrino del actual rey Claudio.
    Gertrudis: reina de Dinamarca, viuda, y madre de Hamlet. Muere accidentalmente al beber veneno de una copa ofrecida realmente para Hamlet.
    Claudio: actual rey de Dinamarca y tío de Hamlet quien, para usurpar el trono, asesina al rey (vertiendo veneno en su oreja mientras dormía). Se casa con su cuñada Gertrudis.
    Rey Hamlet: padre del príncipe Hamlet. Muere asesinado a manos de su hermano Claudio. En el dramatis personae se le menciona como el fantasma del padre de Hamlet, debido a que en la obra aparece como un espíritu.
    Polonio: chambelán del reino, padre de Laertes y Ofelia. Muere asesinado por Hamlet cuando, oculto tras una cortina, este lo confunde con Claudio.
    Laertes: hijo de Polonio y hermano de Ofelia. Muere en un enfrentamiento cuando Hamlet le quita su espada y le hiere sin saber que estaba envenenada.
    Ofelia: hija de Polonio y hermana de Laertes. Tuvo una relación amorosa con Hamlet. Enloqueció y se ahoga en un río cuando Hamlet asesina a su padre.
    Horacio: amigo y compañero de estudios de Hamlet en Wittenberg. Representa la voz racional en la obra, es llamado para explicar el fenómeno del espectro y la situación histórica del reino.
    Rosencrantz y Guildenstern: amigos y compañeros de estudio de Hamlet, que lo espían para poder informar al rey Claudio de su comportamiento (en algunas traducciones al español, los nombres de estos personajes se cambiaron por Ricardo y Guillermo, respectivamente).
    Fortimbrás: sobrino del rey de Noruega e hijo del rey Fortimbrás, que murió durante una batalla contra el rey Hamlet.
    Voltimand y Cornelio: embajadores de Dinamarca en Noruega.
    Osric: cortesano que informa a Hamlet del duelo con Laertes (en algunas ediciones traducidas al español se le llama Enrique).
    Bernardo, Francisco y Marcelo: guardias de Elsinor. Francisco se retira de su puesto y se lo da a los restantes Bernardo y Marcelo. Le advierten a Horacio sobre la presencia del fantasma.
    Reinaldo: criado de Polonio.
    Embajadores de Inglaterra.
    Tres actores.
    Un capitán noruego.
    Un sacerdote.
    Dos sepultureros.
    Damas, caballeros, oficiales, soldados, marineros, mensajeros y criados.



    Argumento


    La obra transcurre en Dinamarca, y trata de los acontecimientos posteriores al asesinato del rey Hamlet (padre del príncipe Hamlet), a manos de su hermano Claudio. El fantasma del rey pide a su hijo que se vengue de su asesino.




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    La obra discurre vívidamente alrededor de la locura , y de la transformación del profundo dolor en desmesurada ira. Además de explorar temas como la traición, la venganza, el incesto y la corrupción moral.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Mar 12 Mar 2024, 17:13


    El mercader de Venecia


    El mercader de Venecia es una obra teatral escrita por William Shakespeare entre los años 1596 y 1598, que no se publicó hasta 1600. Su principal fuente es la «Primera Historia del cuarto día» en Il Pecorone (1378), una colección de historias de Giovanni Fiorentino. Otras fuentes son el Zelauto, de Anthony Munday (contemporáneo y amigo de William Shakespeare), y las Gesta Romanorum.

    Argumento


    Basanio, un veneciano que pertenece a la nobleza pero es pobre, le pide a su mejor amigo, Antonio, un rico mercader, que le preste 3000 ducados que le permitan enamorar a la rica heredera Porcia. Antonio, que tiene todo su dinero empleado en sus barcos en el extranjero, decide pedirle prestada la suma a Shylock, un usurero judío. Shylock acepta prestar el dinero con la condición de que, si la suma no es devuelta en la fecha indicada, Antonio tendrá que dar una libra de su propia carne de la parte del cuerpo que Shylock dispusiera.

    Por voluntad de su padre, Porcia debe casarse con aquel pretendiente que escoja de entre tres cofres (uno de oro, otro de plata y un tercero de plomo) aquel que contenga el retrato de ella. Bassanio elige el tercero, que es el correcto y se compromete con Porcia. Ella le da un anillo como muestra de amor, y le hace prometer que no se lo quitará. Lo mismo hace Nerissa, criada de Porcia, con Graciano, un amigo de Bassanio.

    Los barcos de Antonio se hunden y la deuda no se paga. Shylock reclama su libra de carne, y exige que sea de la parte más próxima al corazón. Tal situación desemboca en un juicio presidido por el Dux de Venecia, al que asisten Porcia disfrazada de abogado y Nerissa de ayudante. Porcia da la razón a Shylock y admite que este, por ley, puede cobrarse la libra de carne. Sin embargo sólo puede ser carne, y por lo tanto no puede derramar ni una sola gota de sangre. Shylock desiste de su reclamo, y pide luego el doble de lo que le debían, pero le dicen que si no accede al cumplimiento del contrato se iría preso, salvo que done todas sus riquezas. Así, el dux le quita sus riquezas, y le da la mitad a Antonio y la mitad al estado. Antonio dice que le perdona su parte si se convierte al cristianismo y le da sus propiedades a su hija Jessica, que Shylock ha desheredado por haberse fugado y casado con Lorenzo, un cristiano.

    El abogado y su ayudante les piden como muestra de gratitud a Bassanio y a Graciano el anillo que llevan puesto. Ellos al principio se niegan, pero terminan por entregárselo. Cuando llegan a Belmont, casa de Porcia, ambos aparecen sin el anillo, por lo que son recriminados; pero al final Porcia y Nerissa les muestran los anillos y confiesan la verdad. Además, Porcia informa a Antonio que tres de sus barcos han vuelto sanos y salvos.


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Jue 14 Mar 2024, 09:49

    El rey Lear


    El rey Lear (título original en inglés: The Tragedy of King Lear, La tragedia del Rey Lear) es una de las principales tragedias de William Shakespeare. Fue escrita en su tercer periodo, comenzó su redacción en el año 1603 y fue representada por primera vez a fines del año siguiente. Su fuente principal es una obra anterior, King Leir (representada en 1594 e impresa en 1605), y ambas son deudoras de la fuente principal, la Historia Regum Britanniæ escrita hacia 1135 por Godofredo de Monmouth, de raíz netamente céltica. Su tema principal es la ingratitud filial aunque también trata de la vejez y de la locura.

    El texto ha sufrido diversas vicisitudes. Se ha criticado el que el autor no sea constante en el uso del yambo de cinco pies. Hay dos ediciones que pueden considerarse originales llamadas in Quarto (publicada en 1608) e in Folio (1623);1​ también dos ediciones autorizadas o críticas, la de New Arden Shakespeare y la de la New Penguin Shakespeare.2​ A partir de la Restauración estuvo casi proscrita por su "terrible final". Se llegaron a cambiar sus últimas escenas y a suprimir el personaje del Bufón. No fue hasta mediados del siglo xx cuando se volvió a recuperar en toda su dimensión y sin censura alguna.

    La introducción original dice así:

    William Shakespeare, la auténtica crónica histórica compuesta por él sobre la vida y muerte del rey Lear y sus tres hijas.


    La leyenda del rey Lear


    Lear es un legendario soberano de Bretaña, aunque resulta obvio que su historia es parte del patrimonio de diversas culturas. El Lear histórico habría vivido antes de la fundación de Roma, es decir en el siglo viii a. C. Según la Historia regum Britanniae, Lear al llegar a la vejez decidió dividir su reino entre sus hijas y sus respectivos maridos aun cuando mantendría su autoridad real.

    Cuando les pide que les declaren su afecto, Cordelia, la hija menor, disgustada por la desfachatez aduladora de las hermanas Gonerilda y Regania, responde que su afecto es el que toda hija siente por su padre. Lear airado la deshereda mientras entrega a sus otras hijas la parte de Cordelia y a sus respectivos maridos, el duque de Albania y el de Cornualles.

    Poco después el rey de Francia, que en aquel entonces correspondía a un tercio de la Galia, al saber de la extraordinaria belleza de Cordelia, se casa con ella renunciando a la dote y llevándosela consigo. Mucho tiempo después los dos duques se alzan contra el rey y lo deponen. Entonces Lear se traslada con su hija Cordelia, donde es acogido con afecto filial.

    El rey de Francia reúne un ejército y conquista toda Bretaña, restaurando a Lear en el trono. Tres años después, al morir Lear y el rey de Francia, Cordelia queda como reina de Bretaña. Pasan otros cinco años de paz, cuando el hijo del duque de Albany y del de Cornualles se rebelan contra Cordelia y le declaran la guerra. Tras algunas batallas, la hacen prisionera y le despojan el reino. Finalmente, Cordelia se suicida en la cárcel.


    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Jue 14 Mar 2024, 09:51

    ***



    La tragedia


    Texto

    El texto de El rey Lear deriva de tres fuentes: dos ediciones in quarto (Q) publicadas en 1608 y 1619 y la primera versión in folio (F) de 1623. Hay diferencias significativas entre las dos versiones: la Q contiene 285 líneas de texto que no están en la F, mientras que F tiene 100 líneas que no aparecen en Q.3​

    Los primeros editores, como Alexander Pope, eligieron combinar ambos textos, lo cual produjo una obra bastante larga si se compara con las demás que se realizaban en aquel tiempo. En 1931, Madeleine Doran sugirió que los dos textos provenían de fuentes distintas y que las diferencias entre ellos no debían ser subestimadas. Sin embargo, tal argumento no se trató detenidamente hasta los años setenta, cuando Michael Warren y Gary Taylor sostuvieron la tesis de que Q derivaba de los escritos originales de Shakespeare, mientras que F de una versión para representar preparada por Shakespeare o algún otro. Es decir, Q sería el original del autor y F un resumen para representar en el teatro.



    Personajes


    Lear, rey de Bretaña.
    Gonerilda, primogénita del rey Lear.
    Regania, segunda hija del rey Lear.
    Cordelia, hija menor del rey Lear, y su favorita.
    Duque de Albania, esposo de Gonerilda.
    Duque de Cornualles, esposo de Regania.
    Rey de Francia, pretendiente primero y esposo después de Cordelia.
    Duque de Borgoña, pretendiente de Cordelia.
    Conde de Kent, servidor fiel del rey Lear.
    Conde de Gloucester, vasallo y servidor del rey Lear y de Cornualles.
    Edgar, hijo legítimo de Gloucester.
    Edmundo, hijo bastardo de Gloucester.
    Osvaldo, criado de Gonerilda.
    El bufón o El loco, payaso que entretiene a Lear, pero al mismo tiempo le hace ver la estupidez de sus actos.



    Argumento


    El rey Lear, ya muy viejo, decide dejar la dirección de su reino a sus tres hijas, con el fin de poder vivir tranquilo sus últimos días; para ello las somete a prueba. Sin embargo, pronto se sentirá amenazado por ellas al verse absolutamente abandonado. Sólo algunos fieles al rey intentarán devolver el reino a su antiguo propietario.

    La obra describe las consecuencias de la irresponsabilidad y los errores de juicio de Lear, dominador de la antigua Bretaña, y de su consejero, el duque de Gloucester. El trágico final llega como resultado de entregar el poder a sus hijas malvadas por partes iguales y no a Cordelia, quien manifiesta un amor capaz de redimir el mal por el bien; sin embargo ella muere al final, brindando la idea de que el mal no se destruye a sí mismo; no obstante acaece el funesto destino de las hermanas de Cordelia y del oportunista hijo bastardo del conde de Gloucester.



    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Jue 14 Mar 2024, 09:52

    ***

    Resumen


    Según la edición de 1623 la obra se divide en cinco actos.



    Lear es el viejo rey de Bretaña que, debido a su vejez, decide repartir su reino entre sus hijas Gonerilda, Regania y Cordelia. Lo divide en partes de acuerdo con el amor que ellas le profesan, pero Cordelia que es sincera le dice que ella no podía expresar su amor con palabras, el rey enfurecido por la respuesta de su hija más amada la deshereda. El duque de Borgoña abandona la empresa, pero el rey de Francia, aunque no gane más que a Cordelia injustamente tratada por su padre el rey, se casa con ella, el defender a Cordelia ante la injusticia cometida por el rey le cuesta el destierro a Kent.

    Lear se reserva para sí el título de rey y cien hombres a su servicio. Alterna su estancia entre las casas de sus dos hijas cada mes.

    Gonerilda es la primera en hospedar a su padre. Decide quitarlo de en medio ordenando a su servicio que no lo atiendan bien, despidiendo a 50 hombres del propio rey y tratándolo como a un viejo desmemoriado. El marido de Gonerilda, el duque de Albania, no aprueba la actitud de su mujer pero es un hombre sin carácter.

    El rey Lear abandona a Gonerilda y va en busca de su segunda hija, Regania y su esposo el duque de Cornualles que se encuentran alojados en el castillo del conde de Gloucester. Allí el rey es igualmente maltratado por su hija Regania y el esposo de ésta, siendo obligado a vagar sin techo durante una tormenta mientras va creciendo en él la locura por haber perdido el amor de sus tres hijas. Finalmente, consigue alojarse en una choza con su bufón, el duque de Kent, el cual tras su anterior destierro se había disfrazado de servidor del rey sin que fuese reconocido por nadie. Junto a ellos dormía también un vagabundo llamado Tom, quien es en realidad Edgar, hijo legítimo del conde de Gloucester a quien su hermano natural, Edmundo, con la intención de poder heredar las posesiones de su padre, ha tendido una trampa y mandado matar. Por esta razón, Edgar se esconde.

    Al conde de Gloucester por su parte, no le gustó que sus huéspedes y señores, Cornualles y Regania echaran al rey de su casa, por lo que confiesa a su hijo Edmundo (al que cree ya su único hijo tras la supuesta traición de Edgar) que va a ayudar al rey Lear además le cuenta que le ha llegado una carta en la cual informa que el rey de Francia ha entrado en tierras del reino con la intención de socorrer también al despojado Lear.

    Cuando Gloucester parte en busca del rey Lear para pedirle que se reúna en Dover con el rey de Francia, su hijo bastardo Edmundo confiesa todo a Cornualles y a su esposa Regania para poder tomar todas las posesiones de su padre. A la vuelta, Gloucester es sometido a interrogatorio por Cornualles y Regania y le arrancan un ojo. Acto seguido, un criado trata de defender a Gloucester, pero tras herir a Cornualles cae ante Regania y muere. Finalmente, Gloucester, sin ojos, es abandonado a su suerte, pero ya sabe de la traición de su hijo bastardo Edmundo y que Edgar nunca le traicionó, ya que fue todo un engaño de Edmundo.

    Al mismo tiempo, se fue extendiendo el rumor de que los duques de Albania y Cornualles no se soportaban y que estaban próximos a la guerra. Pero la muerte de Cornualles tras la herida producida por el sirviente que intentó salvar a Gloucester de la mutilación de sus ojos deja viuda a Regania, que intentará ganarse para sí al nuevo conde de Gloucester, Edmundo.

    Ya en Dover, Gloucester, Kent y Edgar se encuentran con Cordelia e intentar curar al rey. En ese momento, Edgar mata a Osvaldo (criado de Gonerilda) que iba tras Gloucester para darle cumplida muerte, bajo órdenes de Regania, y evitar así que la triste imagen de Gloucester ayudara a poner al pueblo al lado de su causa. A su muerte descubren que Osvaldo traía una carta de Gonerilda a Edmundo donde le insta a matar a su marido el duque de Albania y a hacer de ella su esposa. Ante esta situación, Edmundo, que desconoce la carta pero sabe de los sentimientos de Gonerilda y Regania, decide jugar a dos bandas con las hijas mayores de Lear.

    Finalmente se produce la batalla, por un lado, Cordelia y Lear con el ejército francés y por otro lado, Edmundo y Albania (este último cree en Lear y Cordelia, pero cree también que debe expulsar al ejército invasor). Lear y Cordelia caen prisioneros de Edmundo, quien ordena a un caballero que los lleve a prisión y ahí los mate por orden de él y Gonerilda. Pero Albania, que poco antes había recibido de Edgar (aún disfrazado) la carta que extrajo de Osvaldo, donde Gonerilda instaba a Edmundo a matarlo, acusa a éstos de traición y deshonor. Llama a todo aquel que pruebe su acusación y entra Edgar disfrazado para batirse con Edmundo, que es vencido. Tras la revelación de la identidad de Edgar, decide confesar todo lo que sabía y Edgar también cuenta toda su desventura (la traición sufrida, el repudio de su padre...) y cómo su padre, el conde de Gloucester había muerto con la sonrisa en la boca cuando se le partió el corazón al saber que aquel que le había estado ayudando (tras la mutilación de sus ojos) en sus últimas desgracias era su hijo Edgar.

    Mientras esta situación se desarrollaba, entró un caballero alertando a Albania de que su mujer Gonerilda había envenenado a su propia hermana (Regania) y que luego se había dado muerte ella misma con un puñal que clavó en su corazón. Tales tragedias ablandan más el corazón del moribundo Edmundo que revoca la orden de asesinar a Lear y a Cordelia, pero llegan tarde, pues Cordelia ha sido ahorcada, aunque el verdugo fue ajusticiado por Lear. Poco después, el mismo soldado que se había llevado a Edmundo comunicó que este falleció finalmente por las heridas recibidas durante su duelo con Edgar.

    Finalmente, Lear lleva el cadáver de Cordelia ante todos y se lamenta de todas sus penas y ante todos, muere por el dolor de perder a Cordelia, pues este aceptaba pasar sus días en la prisión con tal que sean al lado de su amada hija Cordelia.

    Ante tragedia de tales magnitudes, Albania decreta luto además devuelve sus títulos y nombres a Kent y Edgar.

    Es muy interesante destacar un importante paralelismo que realiza el autor a finales del libro. A medida que el desenlace de la obra se acerca, fuera se desata una gran tormenta. Y a medida que Lear va enloqueciendo y hace comentarios incoherentes, Shakespeare indica que se ha producido algún fenómeno como un rayo o un árbol que es arrancado de tajo por el viento.


    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Maria Lua Jue 14 Mar 2024, 09:53

    ***

    Análisis


    En esta obra, Shakespeare ahonda en la condición humana y en las relaciones antinaturales que pueden darse en la familia tanto entre padres e hijos, como entre hermanos.

    La concepción isabelina del universo,4​ contemporánea de Shakespeare, era la de un orden cósmico cuya clave era la armonía, que residía en el respeto por la jerarquía y la subordinación natural del inferior al superior. El orden y la armonía debían darse en tres esferas interrelacionadas entre sí: el universo (macrocosmos), el estado político, y el hombre (microcosmos). Lo que sucedía en una de ellas tenía su paralelo, correspondencia y repercusión en las otras. El asesinato de un rey, la usurpación del trono, o una revolución, llevaba a un caos que encontraba su paralelo en un desorden atmosférico, como por ejemplo una tormenta o un eclipse, y también en el hombre, que caía víctima del insomnio o la locura.

    En El rey Lear, esta interrelación esta explicitada en el parlamento de Gloucester sobre las consecuencias de los eclipses y su repercusión en el reino, la familia y el individuo (acto I, escena II). En consonancia con la cosmovisión citada, el desorden familiar se corresponde con el del estado, la ingratitud filial se corresponde con la inestabilidad política, y el caos de los elementos en la tormenta halla eco en la locura de Lear. Coincidentemente con esta visión, en Macbeth la alteración que se produce en lady Macbeth es el sonambulismo.

    En las tragedias de Shakespeare el mal no es únicamente externo, producto de la casualidad o el destino. El héroe trágico es destruido porque hay algo en él que contribuye a su propia destrucción. En el caso de Lear, la tragedia se desencadena cuando él desmiembra su reino, se equivoca con respecto a sus hijas, cae presa de la furia y destierra a Kent, que es su súbdito más fiel.

    El bien y el mal son territorios claramente delimitados. Los personajes se distribuyen en dos grupos básicos: Lear, Cordelia, Edgardo y Gloucester están del lado del bien; Gonerilda, Regania, Edmundo y Cornwall están del lado del mal. Sin embargo, no es posible simplificar a los personajes, ya que se trata de personas complejas, empezando por Lear que emerge como un nuevo ser positivo después de un proceso de purificación que lo hace renacer. Edmundo, por su parte, no es un personaje maligno, sino amoral, y tiene cualidades que lo redimen como su capacidad para reconocer errores, cambiar de opinión, y querer salvar a Cordelia. De forma análoga cambian y crecen a lo largo de la obra Gloucester y Albania.

    La historia central de Lear y sus hijas tiene su correspondencia en la de Gloucester y sus hijos. Ambos patriarcas contribuyen al caos en la familia y el estado; posteriormente Lear se sume en la locura y Gloucester en la ceguera, pero en ambos casos la oscuridad da paso a la iluminación espiritual.

    Al desnudarse en el páramo, Lear se desprende de lo accesorio y superfluo, y llega a un estado puro, a la esencia humana desnuda, incontaminada por la civilización. El destierro al que se ve sometido Lear lo enfrentará al paisaje; a aquel paisaje que le ofrece una naturaleza salvaje y caótica y a su propio paisaje interior: el paisaje de la locura.

    En esta obra la naturaleza es un personaje más. El orden que Shakespeare presenta en El rey Lear es un orden precristiano, un orden pagano en que la naturaleza es un dios y el hombre se encuentra regido por la fuerza de los elementos y los astros. la Tormenta como manifestación física y como tema, representa eje central de la pieza, marcando un punto de inflexión en los principales personajes.










    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    Contenido patrocinado


    William Shakespeare (1564-1616) - Página 8 Empty Re: William Shakespeare (1564-1616)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue 18 Abr 2024, 08:12