Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1043218 mensajes en 47683 argumentos.

Tenemos 1574 miembros registrados

El último usuario registrado es Sabina Saulés

¿Quién está en línea?

En total hay 64 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 62 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Liliana Aiello, Simon Abadia


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 5 Dic 2023 - 16:39

Últimos temas

» CLARICE LISPECTOR II
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 EmptyHoy a las 7:50 por Maria Lua

» MARIO QUINTANA ( Brasil: 30/07/1906 -05/05/1994)
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 EmptyHoy a las 7:46 por Maria Lua

» CECILIA MEIRELES
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 EmptyHoy a las 7:39 por Maria Lua

» VINICIUS DE MORAES
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 EmptyHoy a las 7:37 por Maria Lua

» CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE (Brasil, 31/10/ 1902 – 17/08/ 1987)
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 EmptyHoy a las 7:33 por Maria Lua

» MAIACOVSKI (1893-1930) Y OTROS POETAS RUSOS, 2
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 EmptyHoy a las 7:09 por Pascual Lopez Sanchez

» POESÍA INUI (Esquimal) // OTROS PUEBLOAS NATIVOS
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 EmptyHoy a las 6:36 por Pascual Lopez Sanchez

» Rosa Lentini (1957-
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 EmptyHoy a las 5:33 por Pedro Casas Serra

» Poetas murcianos
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 EmptyHoy a las 5:17 por Pedro Casas Serra

» José María Álvarez (1942-
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 EmptyHoy a las 5:14 por Pedro Casas Serra

Mayo 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty

+2
Lluvia Abril
Pedro Casas Serra
6 participantes

    LA LITERATURA BRASILEÑA

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 7 Sep 2023 - 13:08

    ***
    Sabemos que Alencar leyó clásicos de la literatura y
    estudió los cronistas coloniales, así como la lengua
    indígena. El escritor no dudó en usar palabras
    indígenas, intentando ser lo más fiel posible al
    espíritu de la lengua tupi, articulando las palabras
    con valores sonoros a partir de su contenido
    metafórico y simbólico. El idioma tupi “fue el mayor
    divulgador de la literatura oral [...] hasta la mitad
    del siglo XVIII, el tupi era un idioma legítimamente
    nacional sin su expresión brasileña, hablada del
    norte al sur.” (CASCUDO, 1978, p.83).

    Alencar afirmaba que solamente la lengua indígena
    podría transmitir no sólo “el verdadero estilo,
    sino las imágenes poéticas de lo salvaje, los modos
    de pensamiento, las tendencias de su espíritu e
    incluso las menores particularidades de su vida.”
    (ALENCAR, 1956, p.126). Concluye que era de la
    lengua indígena que debería abrevar el verdadero
    poeta nacional.

    El poeta y crítico literario brasileño, Haroldo de
    Campos, iguala la Carta al Dr. Jaguaribe así como el
    Pos-escrito, (ambos están en las páginas finales del
    romance Iracema), a los Manifiestos Modernistas de
    Oswald de Andrade. Mario de Andrade describe
    el pensamiento de su amigo Alencar como una
    previsión de otro movimiento que ocurriría años
    más tarde, o sea, el movimiento modernista sucedido
    en 1922 denominado Semana de Arte Moderna.


    Si alguna vez Alencar se proclama subversivo
    es cuando asume la acusación, movida por
    el escritor e historiador portugués, Pinheiro
    Chagas, de ‘insurrección contra la gramática
    de nuestra lengua común’ [...] El autor
    de Iracema proclama la influencia de los
    escritores en la transformación del código de
    la lengua, reusándose a ver en la gramática un
    canon inmutable, patrón inalterable, al que el
    escritor se tenga que someter rigurosamente.’
    (CAMPOS, 1990, p.68, paréntesis nuestros).





    Continuará


    https://www.ceuarkos.edu.mx/vision_docente/romnce69.pdf


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 7 Sep 2023 - 13:11

    ***

    Conforme lo expuesto, podemos afirmar que, al hacer
    uso de un Sur que también es prosa y sobrevivencia,
    está la contribución de Alencar, direccionada hacia
    la libertad de la literatura brasileña, que acontece
    a través de la creación de una nueva expresión (la
    autoexpresión – nacional), como ejemplifica el
    poema en prosa Iracema - sobrevive hasta los días
    actuales en el imaginario popular brasileño. Alencar
    pensaba que el reconocimiento de la cultura del
    suelo nativo, era indispensable para la nacionalidad
    de la literatura.

    Al escribir Iracema, el autor quiso volverla la
    expresión de su nacionalismo literario, pues la
    Academia en Sao Paulo deseaba contribuir a la
    creación de una literatura nacional. Tanto Machado
    de Assis como Manuel C. Proença reconocen
    que Iracema al lado de Atala de François René de
    Chateaubriand completan “el par de romances
    indianistas de mayor importancia en todo el mundo
    [...] en el indianismo, nada
    la superaría” (VIANA FILHO, 1979, p.132)

    Delante del vasto número de propuestas abierto por
    Morin sobre el pensamiento del Sur, entendemos
    que las grandes obras literarias revelan caminos que
    nos ayudan a comprender al hombre, valorizar su
    cultura, desarrollar la imaginación, la creatividad,
    la sensibilidad, la comprensión de sí, del prójimo y
    de la naturaleza, propiciando relecturas y nuevos
    significados para el conocimiento, por posibles
    vías de aproximación de la realidad, ya que las
    artes, así como la literatura, no tienen obligación de
    explicar nada, no son un discurso lógico y, de esta
    forma, no explican nada por conceptos, ella nos
    trae cuestionamientos y la comprensión de ciertos
    aspectos del mundo, relativizando las fronteras de
    la prosa y la poesía, del Norte y del Sur.



    FIN


    https://www.ceuarkos.edu.mx/vision_docente/romnce69.pdf


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 7 Sep 2023 - 13:28

    El guaraní ( O guaraní )


    El guaraní (O guarani) es una novela escrita por José de Alencar, distribuido en un principio en series, entre febrero y abril de 1857, en el Correio Mercantil, para finales de ese año fue publicado como un libro con pequeños cambios con respecto a lo publicado en las series. Esta obra de José de Alencar es reconocida. Fue reeditada por diversas editoriales y actualmente se encuentra en el domino público.

    Argumento

    La obra se articula a partir de varios hechos: la devoción y lealtad de Peri, indio goitacá, por Cecilia. El amor de Isabel por Álvaro y el de Álvaro por Cecilia. La muerte accidental de una india aimoré por D. Diogo y en consecuencia la revuelta y los ataques de los aimorés, al mismo tiempo que ocurre un rebelión de los hombres de D. Antônio, liderado por el exfraile Loredano, un hombre ambicioso y de mal carácter, que quiere saquear la casa y raptar a Cecilia.


    Ceci y Peri


    Ceci y Peri son los personajes principales del romance El guaraní. Ceci es hija de colonos portugueses y Peri es de la nación nativo de goitacás. La aventura de Ceci, casta, diáfana e identificada en ocasiones como la Virgen María y Peri, el “buen salvaje”, un valiente jefe de la nación goitacás que abandona su pueblo para seguir a su señora.

    El testimonio del Vizconde de Taunay revela el éxito de la novela en la ciudad de São Paulo: «Cuando llega el correo, luego de varios días de diferencia, muchos estudiantes de la República se reunían en cualquier lado donde hubiese un suscriptor del Díario do Rio para oír absortos y sacudidos de vez en cuando por la emoción de la electricidad, la lectura en voz alta realizada por cualquiera de ellos...».



    *******************


    Esta novela indianista es un clásico de la literatura brasileña, uno de los libros más leídos y estudiados. Con este relato, en el que un indio guaraní intenta convivir con los colonos portugueses que invaden sus tierras, José de Alencar consigue mostrar con todo detalle el choque de culturas que tuvo lugar en la época de la conquista de Brasil al enfrentarse dos formas muy distintas de ver el mundo.


    *********************

    Esta novela indianista es un clásico de la litertura brasileña, uno de los libros más leídos y etudiados. Con este relato, en el que un indioguaraní intenta convivir con los colonos portuguses que invaden sus tierras, José de Alencar conigue mostrar con todo detalle el choque de cultuas que tuvo lugar en la época de la conquista deBrasil al enfrentarse dos formas muy distintas d ver el mundo.


    ********************



    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 7 Sep 2023 - 13:34

    Iracema

    José de Alencar

    I
    Verdes mares bravios de minha terra natal, onde canta a jandaia nas frondes da carnaúba;



    Verdes mares, que brilhais como líquida esmeralda aos raios do sol nascente, perlongando as alvas praias ensombradas de coqueiros;



    Serenai, verdes mares, e alisai docemente a vaga impetuosa, para que o barco aventureiro manso resvale à flor das águas.



    Onde vai a afouta jangada, que deixa rápida a costa cearense, aberta ao fresco terral a grande vela?



    Onde vai como branca alcíone buscando o rochedo pátrio nas solidões do oceano?



    Três entes respiram sobre o frágil lenho que vai singrando veloce, mar em fora



    Um jovem guerreiro cuja tez branca não cora o sangue americano; uma criança e um rafeiro que viram a luz no berço das florestas, e brincam irmãos, filhos ambos da mesma terra selvagem



    A lufada intermitente traz da praia um eco vibrante, que ressoa entre o marulho das vagas:



    —Iracema !



    O moço guerreiro, encostado ao mastro, leva os olhos presos na sombra fugitiva da terra; a espaços o olhar empanado por tênue lágrima cai sobre o jirau, onde folgam as duas inocentes criaturas, companheiras de seu infortúnio.



    Nesse momento o lábio arranca d'alma um agro sorriso



    Que deixara ele na terra do exílio?



    Uma história que me contaram nas lindas várzeas onde nasci, à calada da noite, quando a lua passeava no céu argenteando os campos, e a brisa rugitava nos palmares.



    Refresca o vento.



    O rulo das vagas precipita. O barco salta sobre as ondas e desaparece no horizonte. Abre-se a imensidade dos mares, e a borrasca enverga, como o condor, as foscas asas sobre o abismo.



    Deus te leve a salvo, brioso e altivo barco, por entre as vagas revoltas, e te poje nalguma enseada amiga. Soprem para ti as brandas auras; e para ti jaspeie a bonança mares de leite!



    Enquanto vogas assim à discrição do vento, airoso barco, volva às brancas areias a saudade, que te acompanha, mas não se parte da terra onde revoa.




    http://www.educadores.diaadia.pr.gov.br/arquivos/File/2010/literatura/obras_completas_literatura_brasileira_e_portuguesa/JOSE_ALENCAR/IRACEMA/01.HTML


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 7 Sep 2023 - 13:36

    Iracema

    José de Alencar


    II
    Além, muito além daquela serra, que ainda azula no horizonte, nasceu Iracema.



    Iracema, a virgem dos lábios de mel, que tinha os cabelos mais negros que a asa da graúna e mais longos que seu talhe de palmeira.



    O favo da jati não era doce como seu sorriso; nem a baunilha recendia no bosque como seu hálito perfumado.



    Mais rápida que a ema selvagem, a morena virgem corria o sertão e as matas do Ipu ?" onde campeava sua guerreira tribo da grande nação tabajara, o pé grácil e nu, mal roçando alisava apenas a verde pelúcia que vestia a terra com as primeiras águas.



    Um dia, ao pino do sol, ela repousava em um claro da floresta. Banhava-lhe o corpo a sombra da oiticica, mais fresca do que o orvalho da noite. Os ramos da acácia silvestre esparziam flores sobre os úmidos cabelos Escondidos na folhagem os pássaros ameigavam o canto



    Iracema saiu do banho; o aljôfar d'água ainda a roreja, como à doce mangaba que corou em manhã de chuva Enquanto repousa, empluma das penas do gará as flechas de seu arco, e concerta com o sabiá da mata, pousado no galho próximo, o canto agreste



    A graciosa ará, sua companheira e amiga, brinca junto dela As vezes sobe aos ramos da árvore e de lá chama a virgem pelo nome; outras remexe o uru te palha matizada, onde traz a selvagem seus perfumes, os alvos fios do crautá , as agulhas da juçara com que tece a renda, e as tintas de que matiza o algodão.



    Rumor suspeito quebra a doce harmonia da sesta. Ergue a virgem os olhos, que o sol não deslumbra; sua vista perturba-se.



    Diante dela e todo a contemplá-la, está um guerreiro estranho, se é guerreiro e não algum mau espírito da floresta. Tem nas faces o branco das areias que bordam o mar; nos olhos o azul triste das águas profundas. Ignotas armas e tecidos ignotos cobrem-lhe o corpo.



    Foi rápido, como o olhar, o gesto de Iracema. A flecha embebida no arco partiu Gotas de sangue borbulham na face do desconhecido.



    De primeiro ímpeto, a mão lesta caiu sobre a cruz da espada, mas logo sorriu. O moço guerreiro aprendeu na religião de sua mãe, onde a mulher é símbolo de ternura e amor. Sofreu mais d'alma que da ferida.



    O sentimento que ele pos nos olhos e no rosto, não o sei eu. Porém a virgem lançou de si o arco e a uiraçaba, e correu para o guerreiro, sentida da mágoa que causara.



    A mão que rápida ferira, estancou mais rápida e compassiva o sangue que gotejava. Depois Iracema quebrou a flecha homicida: deu a haste ao desconhecido, guardando consigo a ponta farpada.



    O guerreiro falou:



    —Quebras comigo a flecha da paz?



    —Quem te ensinou, guerreiro branco, a linguagem de meus irmãos? Donde vieste a estas matas, que nunca viram outro guerreiro como tu ?



    —Venho de bem longe, filha das florestas. Venho das terras que teus irmãos já possuíram, e hoje têm os meus.



    —Bem-vindo seja o estrangeiro aos campos dos tabajaras, senhores das aldeias, e à cabana de Araquém, pai de Iracema.




    http://www.educadores.diaadia.pr.gov.br/arquivos/File/2010/literatura/obras_completas_literatura_brasileira_e_portuguesa/JOSE_ALENCAR/IRACEMA/02.HTML


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 7 Sep 2023 - 13:38

    Iracema

    José de Alencar


    III


    O estrangeiro seguiu a virgem através da floresta.



    Quando o sol descambava sobre a crista dos montes, e a rola desatava do fundo da mata os primeiros arrulhos, eles descobriram no vale a grande taba; e mais longe, pendurada no rochedo, à sombra dos altos juazeiros, a cabana do Pajé.



    O ancião fumava à porta, sentado na esteira de carnaúba, meditando os sagrados ritos de Tupã. O tênue sopro da brisa carmeava, como frocos de algodão, os compridos e raros cabelos brancos. De imóvel que estava, sumia a vida nos olhos cavos e nas rugas profundas.



    O Pajé lobrigou os dois vultos que avançavam; cuidou ver a sombra de uma árvore solitária que vinha alongando-se pelo vale fora.



    Quando os viajantes entraram na densa penumbra do bosque, então seu olhar como o do tigre, afeito às trevas, conheceu Iracema e viu que a seguia um jovem guerreiro, de estranha raça e longes terras.



    As tribos tabajaras, dalém Ibiapaba, falavam de uma nova raça de guerreiros, alvos como flores de borrasca, e vindos de remota plaga às margens do Mearim. O ancião pensou que fosse um guerreiro semelhante, aquele que pisava os campos nativos.



    Tranqüilo, esperou.



    A virgem aponta para o estrangeiro e diz:



    — Ele veio, pai.



    —Veio bem. E Tupã que traz o hóspede à cabana de Araquém.



    Assim dizendo, o Pajé passou o cachimbo ao estrangeiro; e entraram ambos na cabana.



    O mancebo sentou-se na rede principal, suspensa no centro da habitação.



    Iracema acendeu o fogo da hospitalidade; e trouxe o que havia de provisões para satisfazer a fome e a sede: trouxe o resto da caça, a farinha-d'água, os frutos silvestres, os favos de mel, o vinho de caju e ananás.



    Depois a virgem entrou com a igaçaba, que na fonte próxima enchera de água fresca para lavar o rosto e as mãos do estrangeiro.



    Quando o guerreiro terminou a refeição, o velho Pajé apagou o cachimbo e falou:



    —Vieste ?



    —Vim; respondeu o desconhecido.



    —Bem-vindo sejas. O estrangeiro é senhor na cabana de Araquém. Os tabajaras tem mil guerreiros para defendê-lo, e mulheres sem conta para servi-lo. Dize, e todos te obedecerão.



    —Pajé, eu te agradeço o agasalho que me deste. Logo que o sol nascer, deixarei tua cabana e teus campos aonde vim perdido; mas não devo deixá-los sem dizer-te quem é o guerreiro, que fizeste amigo.



    — Foi a Tupã que o Pajé serviu: ele te trouxe, ele te levará. Araquém nada fez pelo seu hóspede; não pergunta donde vem e quando vai Se queres dormir, desçam sobre ti os sonhos alegres; se queres falar, teu hóspede escuta.



    O estrangeiro disse:



    —Sou dos guerreiros brancos, que levantaram a taba nas margens do Jaguaribe, perto do mar, onde habitam os pitiguaras, inimigos de tua nação. Meu nome é Martim, que na tua língua quer dizer filho de guerreiro; meu sangue, o do grande povo que primeiro viu as terras de tua pátria. Já meus destroçados companheiros voltaram por mar às margens do Paraíba, de onde vieram; e o chefe, desamparado dos seus, atravessa agora os vastos sertões do Apodi. Só eu de tantos fiquei, porque estava entre os pitiguaras de Acaracu, na cabana do bravo Poti, irmão de Jacaúna, que plantou comigo a árvore da amizade. Há três sóis partimos para a caça; e perdido dos meus, vim aos campos dos tabajaras.



    —Foi algum mau espírito da floresta que cegou o guerreiro branco no escuro da mata: respondeu o ancião.



    A cauã piou, além, na extrema do vale. Caía a noite.




    http://www.educadores.diaadia.pr.gov.br/arquivos/File/2010/literatura/obras_completas_literatura_brasileira_e_portuguesa/JOSE_ALENCAR/IRACEMA/03.HTML


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Mar 12 Sep 2023 - 9:47

    IRACEMA
    JOSE DE ALENCAR


    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 IRACEMA_1379896936B



    Sinopsis de IRACEMA

    Una apasionante historia de amor entre una india brasileña y un colono portugués en la época de la conquista del Brasil, que describe dramáticamente el choque entre dos culturas, Iracema es una de las primeras novelas indianistas en las que los personajes son los aborígenes de las tierras conquistadas. El autor describe detalladamente la selva, flora y fauna, así como la vida y costumbres de los indígenas amerindios.



    ********************


    Iracema es una obra del escritor romántico cearense José de Alencar.

    Publicada en 1865, es una novela indianista , con presencia de elementos indigenistas, mitológicos e históricos.

    Recordemos que el indianismo fue un movimiento que estuvo asociado a la primera fase del romanticismo en Brasil.

    Para buscar un tema nacional, se eligió al indio. Por eso se la llama generación “nacionalista-indianista”.

    Compuesta por 33 capítulos, Iracema tiene un gran valor estético e histórico. Forma parte de la trilogía escrita por el escritor José de Alencar: O Guarani, Ubirajara e Iracema.

    Esta obra cuenta la historia de amor entre la india Iracema y el europeo Martín Soares Moreno.

    La novela comienza porque Martín fue el encargado de colonizar la región, hoy Ceará. Fue allí donde conoció a " Iracema, la virgen de los labios de miel ".

    El primer capítulo retrata el final de la historia, cuando Martim y su hijo Moacir abandonan las tierras de Ceará.

    “ Un joven guerrero cuya tez blanca no tiñe la sangre americana; un niño y un perro callejero que vieron la luz en la cuna de los bosques, y hermanos de juego, ambos hijos de la misma tierra salvaje.

    La brisa intermitente trae un eco vibrante desde la playa, que resuena entre las olas:

    —¡Iracema!...

    El joven guerrero, apoyado en el mástil, tiene la mirada fija en la sombra fugaz de la tierra; De vez en cuando, la mirada empañada por débiles lágrimas se posa en la plataforma, donde se relajan las dos criaturas inocentes, compañeras de su desgracia ”.

    En el segundo capítulo de la obra, el autor presenta al protagonista:

    “ Más allá, mucho más allá de esa montaña, que aún brilla azul en el horizonte, nació Iracema. Iracema, la virgen de labios de miel, que tenía el cabello más negro que el ala de un árbol y más largo que su forma de palmera.

    El panal de la jati no era dulce como su sonrisa; Ni siquiera la vainilla olía en el bosque como su fragante aliento.
    Más rápida que un ciervo salvaje, la virgen morena corrió por las tierras remotas y bosques de Ipu, donde reinaba su tribu guerrera, de la gran nación Tabajara. El pie gracioso y desnudo, apenas rozando, sólo alisó la felpa verde que vistió la tierra con las primeras aguas ”.

    En este momento se produce el encuentro con el colonizador. Iracema se está bañando en las aguas del río y se asusta ante una imagen que nunca antes había visto. Su reacción fue dispararle una flecha:


    “ Ante ella y todos los que la contemplan hay un extraño guerrero, si es un guerrero y no algún espíritu maligno del bosque. Sus mejillas son del blanco de la arena que bordea el mar; en los ojos el azul triste de las aguas profundas. Armas desconocidas y telas desconocidas cubren su cuerpo ”.

    Después de herir al guerrero blanco, Iracema se arrepiente y decide ayudarlo, llevando a Martim a su tribu.

    Cuando llegó a la tribu, dijo que estaba perdido después de salir de caza con los indios Potiguara (la tribu enemiga de los Tabajaras).

    ***************


    A partir de ese momento comienza a revelarse el interés entre ambos. Ante un amor idealizado y prohibido, Iracema decide tener una relación con el portugués. Lleva a Martim a un bosque y le ofrece una bebida alucinógena.

    Aunque guardó el secreto de Jurema, Iracema se enamora del portugués. En otras palabras, es una virgen guerrera y su virginidad pertenece al Dios Tupã.

    Una de las aventuras que revela la novela es la presencia de Irapuã, el líder de los guerreros Tabajara, enamorado de Iracema.

    Durante el transcurso de la trama, Martim e Irapuã se vuelven enemigos. Hay varios intentos por parte de Irapuã para intentar eliminar a Martim, sin embargo, sin éxito.

    La obra destaca la rivalidad entre las tribus Potiguaras y Tabajaras. Para los Tabajara, la tribu enemiga estaba permitiendo la entrada de los colonizadores.

    Aunque Martim intentó regresar a la tribu que primero lo acogió (los potiguaras), a petición de Iracema decidió quedarse con los tabajaras.

    En uno de los enfrentamientos entre tribus enemigas, Iracema y Martim deciden vivir en una choza. Así, la mujer india abandona su familia, tribu y tradiciones.

    Poti, el amigo Tabajara de Martim, los sigue. Fue allí donde se reveló el embarazo de Iracema, dando a luz a un hijo al que llamaron Moacir.

    Moacir vino al mundo en el momento en que Poti y Martim salen a pelear. Cuando regresan, Iracema está muy débil y acaba muriendo.

    “ El cristiano avanzó con paso vacilante. De repente, entre las ramas de los árboles, sus ojos vieron, sentada en la puerta de la cabaña, a Iracema con su hijo en su regazo y el perro jugando. Su corazón se aceleró y toda su alma se partió en sus labios:

    —¡Iracema!...

    La triste esposa y madre abrió los ojos al escuchar su amada voz. Con gran esfuerzo logró levantar a su hijo en brazos y presentárselo a su padre, quien lo miró extasiado en su amor.

    — Recibe al hijo de tu sangre. Llegaste a tiempo; ¡mis pechos ingratos ya no tenían qué darle! "



    Al final, Martim, que echaba mucho de menos su tierra natal, regresa al viejo continente con su perro y su hijo, el primer portugués-brasileño.

    Consulta la obra íntegra descargando el PDF aquí: Iracema .



    Caracteres


    Iracema : protagonista del cuento e india de la tribu Tabajara.
    Caubi : Indio tabajara y hermano de Iracema.
    Araquém : chamán de la tribu Tabajara y padre de Iracema y Caubi.
    Andira : Hermano de Araquém y viejo guerrero de la tribu Tabajara.
    Moacir : hijo de Iracema y Martim, el primer mestizo brasileño.
    Irapuã : enamorado de Iracema, es el jefe de los guerreros Tabajara.
    Martim : portugués encargado de colonizar la región. Se hizo amigo de los indios Potiguaras y luego de ser bautizado recibió el nombre indígena de “Coatibo”.
    Japi : el perro de Martín.
    Poti : amigo de Martim, héroe de los indios Potiguara.
    Jacaúna : jefe de los guerreros Potiguara, hermano de Poti.
    Batuirité : abuelo de Poti y Jacaúna. Tuvo una visión sobre la destrucción de su pueblo por los portugueses.





    (Traducción de internet)


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Mar 12 Sep 2023 - 21:36

    Fernando Sabino


    Fernando Sabino (12 de octubre de 1923; 11 de octubre de 2004) fue un escritor y periodista brasileño nacido en Belo Horizonte, estado de Minas Gerais. Autor de cincuenta libros, así como muchos relatos y ensayos publicados en revistas y diarios. Su primer libro vio la luz en 1941, cuando tenía dieciocho años. Sabino ganó fama nacional e internacional en 1956 con la novela El encuentro marcado, traducida a muchos idiomas y adaptada para el teatro. Hizo su entrada oficial en el mundo del periodismo profesional como editor del diario Folha de Minas. En 1957 decide dedicarse exclusivamente a la literatura y al periodismo. Comenzó una producción diaria de crónicas para el Jornal do Brasil. Fundó en 1967, junto con Rubem Braga, la Editora Sabiá, una editorial que publicó autores como Vinicius de Moraes, Paulo Mendes Campos, Otto Lara Resende, Carlos Drummond de Andrade, Manuel Bandeira, Cecilia Meireles y Clarice Lispector. Fernando Sabino murió de cáncer de hígado en su casa, en Ipanema, al sur de Río de Janeiro, en la víspera de su octogésimo cumpleaños. Su epitafio reza así: “Aquí yace Fernando Sabino, que nació hombre y murió niño”.

    En su recopilación de crónicas que lleva por título Gente, editada en 1965, Sabino nos habla de gente famosa, personalidades de amplio prestigio y muy conocidas. Empero el escritor desea indagar más en esas vidas y en esos personajes y decir algo que antes no se hubiese dicho. Las crónicas fueron destinadas originariamente para que aparecieran en la prensa. Sin embargo, de lo efímero de su ámbito y de su momento trascendieron y lograron convertirse en un volumen para lectores intemporales. La escritura de las crónicas está signada por la agilidad y la pericia escritural y de estilo del autor. En esa prosa resalta un ritmo interior con una sorprendente vertiginosidad que atrapa. Y el humor que no cesa de estar presente y gratificar. Gente es importante sobre todo para iluminar El encuentro marcado. Con el pretexto de comentar algo acerca de otros, Sabino aprovecha la ocasión y nos habla también de sí mismo.

    De las treinta y una crónicas que contiene Gente, he seleccionado las cinco que me agradaron más por motivos de afinidad, inclinación, admiración, sensibilidad y gustos varios con los personajes principales de esas crónicas. De Salvador Dalí a Manuel Bandeira: un vuelo rasante e intensamente emotivo.



    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/2/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Mar 12 Sep 2023 - 21:40

    Encuentros con Dalí, el catalán


    Fernando Sabino


    APERTURA de la exposición en la Bignou Gallery, en Nueva York. El pintor fácilmente identificable por los bigotes. No sé con certeza con qué idea me le aproximé. Yo tenía 23 años, fue en 1947 (él tenía entonces 44). Mi intención un segundo antes era salir de la sala, ya me sentía mal en el medio de tanta gente. Extendí el brazo, pidiendo paso, él estaba en mi camino, entonces aproveché el gesto y di un tirón en su sobretodo. Él se volteó y me extendió la mano. Dije que me gustaría hacerle unas preguntas. Me dijo que lo encontrase al día siguiente allí mismo, en la Galería:

    —A las cinco de la tarde.

    —A las cinco en punto de la tarde. Oh, Salvador Dalí de voz aceitunada.

    Era un día frío y lluvioso, a las cinco de la tarde ya estaba oscuro. A esa altura yo pretendía hacer una entrevista para O Jornal, que publicaba regularmente colaboración mía. Mas no sabía qué preguntarle. Pregúntale si él cree en los ángeles —me sugirió Jayme Ovalle. Y José Auto quería por fuerza que yo diese al pintor un huevo con mi nombre escrito, a guisa de tarjeta de visita.

    No hice nada de eso y me di mal en esa primera vez. Comencé por preguntarle lo que él me preguntaría si fuese un desconocido escritor brasileño y yo fuese Salvador Dalí:

    —Exactamente eso que usted me preguntó —respondió él prontamente.

    —¿Y qué respondería?

    —Exactamente lo que respondí…

    Nuestra primera conversación prácticamente terminó ahí.



    HACE POCO TIEMPO él andaba diciendo que la pintura española no morirá con Picasso, mas continuaba viva con el mayor pintor español de todos los tiempos: él mismo. Ya en aquella época su opinión al respecto de sí mismo era bastante lisonjera:

    —No estoy solo. Antes de mí hubo Rafael, hubo Leonardo, hubo Vermeer.
    En ese segundo encuentro, llegué primero. Mientras esperaba, tuve tiempo de mirar con calma los cuadros. El autorretrato: una máscara ablandada, apuntalada por muletas sobre un pedestal, hormigas entrando por los ojos. Estudios para ilustraciones de Macbeth. Ilustraciones para los Ensayos de Montaigne. Estudios para la Leda Atómica, con todos los elementos levitando: Leda no tocaba el cisne, el cisne no tocaba el pedestal, el pedestal no tocaba la base, la base no tocaba el mar, el mar no tocaba la orilla.

    —Es el “nada toca” —me explicaría él más tarde—. La separación de los elementos, que está en la raíz del misterio creador de la animalidad.

    Sí, mas… Volvemos a los cuadros: una patata semidescascarada, un portaplumas, un tintero, una pierna de cisne sangrante, un lienzo, una pluma blanca en equilibrio sobre la mesa —todo para levitar, todo de un realismo minucioso, fotográfico. Los cuadros, en general, eran pequeños. Su famoso La persistencia de la memoria, con los relojes gelatinosos que, según me contó él, fueron motivo de más cartoons en aquel año que cualquier otro tema, no tenía más que dos palmos de tamaño.



    DE REPENTE él entró, con sus bigotes de antena, y vino directo hacia mí, pidiendo disculpas por el atraso. De esa vez yo tenía mis preguntas preparadas y fui luego queriendo saber por qué él gustaba tanto de la inmundicia. Él aguantó firme, como si yo hubiese preguntado la cosa más natural del mundo:

    —Toda mi obra anterior venía marcada de preocupaciones con problemas fisiológicos o sexuales. Esa preocupación se expresaba a través de varios elementos plásticos: la hormiga, las muletas, vísceras, excremento, ablandamiento de figuras, putridez, motivos eróticos, masturbación. Hoy esos elementos van cediendo lugar a otros.

    No guiñó cuando le pregunté si encaraba la masturbación como solución ideal para el problema sexual del artista:

    —La solución ideal no es la masturbación y sí una continencia del artista en su fase de creación.

    —Y la levitación: ¿es puro recurso plástico o sugiere una manifestación de santidad?

    —La levitación, para mí, es pura manifestación de un fenómeno cósmico.

    Sal de esa, Sabino —pensé para mí.

    —¿Y el huevo?

    La impresión era que lo que quería que yo preguntase, él respondería con la más rigurosa de las seriedades. Hablé de Brancusi, a propósito del huevo, y él me dice que no consideraba el huevo una mera solución estética: era la búsqueda de una felicidad intangible, paradisíaca, preuterina. Al contrario de los demás elementos, que eran demoniacos: hormigas, muletas, caramujos, vísceras y todo lo demás.

    —¿Usted cree en los ángeles?

    Por último, la pregunta de Ovalle. Él se limitó a volver hacia mí los ojos claros y afirmar:

    —No creo en los dragones. Todavía ahora pintando a san Jorge, tenía que pintar también el dragón. Y no concibo un dragón como Rafael lo concebía. San Jorge hoy en día mataría otra cosa, una cosa en que yo crea. Un automóvil, por ejemplo.

    A esa altura él me preguntó cómo es que yo, siendo brasileño, hablaba tan bien el catalán. ¡Yo pensaba estar hablando español! Después se despidió fijando un nuevo encuentro para el día siguiente.



    AL DÍA siguiente lo llevé a la exposición de Segal, que se inauguraba en Nueva York. Dio una vuelta por el salón, oyó todo en cinco minutos y salió, no sin antes decirme que pasase más tarde por el hotel Saint Regis para que continuáramos la conversación.

    Yo ya había enviado dos materiales para el periódico, no había más de qué conversar. A pesar de eso comparecí y él me recibió en su cuarto, en medio de las telas, pinceles y caballetes, en compañía de una joven rubia que no dijo una palabra todo el tiempo y se limitó a mirarme con ojos de vidrio. Me sirvió una bebida verde y llena de agujas1 que más tarde vine a saber se trataba apenas de peppermint. Le hablé a él de las ilustraciones para el Don Quijote que él acabara de hacer:

    —¿Alguna afinidad con don Quijote?

    —Ni con Cervantes. A no ser la misma nacionalidad. Y ciertas relaciones de carácter sentimental. Era el libro que mi padre me leía todas las noches; llenó mi infancia.

    —¿Y Rabelais?

    —Ah, éste sí: me gustaría mucho ilustrarlo también. La preocupación gastronómica de Gargantúa y Pantagruel es una cosa que me toca muy de cerca.

    George Orwell, en Dickens, Dalí y otros, recorrió uno a uno los síntomas patológicos de Dalí, para terminar afirmando que él no era tampoco un homosexual, ni un coprófago, ni un masoquista, como gustaba de insinuar, sino un necrófilo. Por eso vivía entre cosas muertas, que no interesaban más a la humanidad. Le pregunté lo que suponía de eso. Y la rubia allí firme, callada, escuchando todo.

    —Ese trabajo yo confieso que no lo leí. Tengo una prodigiosa capacidad de ver mi nombre impreso sin precisar leer el texto que lo acompaña. Ese libro es cosa de inglés —los ingleses no me entienden muy bien. Es preciso ser latino para entender ciertas cosas. Yo soy catalán. Usted es carioca.


    AL NUEVO encuentro yo no iría —decidí firmemente al salir. Entonces le escribí una carta diciéndole simplemente esto: no tenía más que preguntarle.

    Tiempo después estaba con Ovalle pasando por el Centro Rockefeller debajo de la nieve, cuando veo a Salvador Dalí cruzar la esquina corriendo, sin sombrero ni sobretodo. “¡Salvador!”, grité. Él se detuvo, a la espera. Me aproximé. Sus cabellos se cubrían de nieve, tenía nieve hasta en la punta de los bigotes. Le presenté a Ovalle, “un gran compositor brasileño”. Él me dice que estaba necesitando desesperadamente un taxi. “Que no sea por eso”, respondí. Fui hasta la otra esquina y en poco tiempo regresaba dentro de un taxi. Salté, él entró, después de despedirse de Ovalle, que le dice apenas: “¡Dejé de conocer a Chesterton pocos días antes de su muerte!”. Apretó efusivamente mi mano entre las suyas diciendo: “Usted es mi arcángel”. El taxi partió y nunca más lo vi.



    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/2/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Miér 13 Sep 2023 - 9:00

    Crónica de Fernando Sabino


    (extraídas de su libro Gente)



    Aquí jazz, lo músico


    HOY, pido licencia para tratar de un asunto que me toca muy particularmente. No habrá aquí una palabra que no sea para los verdaderos iniciados. Quien tenga oídos para oír, oiga. Es curioso cómo nosotros, los maniáticos, acostumbramos engañar a los incautos en nuestras particulares predilecciones. Ponemos un disco —¡preste atención en este saxo tenor!— para interrumpirlo en el medio y sustituirlo por otro —ahora vea este piano— y acabar tocando en el aire una trompeta imaginaria. La verdad estamos hablando un lenguaje sólo inteligible para los inoculados por el mismo virus.



    COMENCÉ a gustar del jazz aún niño con la orquesta de Harry Roy. En la época era la cumbre de la música comercial americana, tanto más extraordinario cuanto que se trataba de un inglés. Paradojalmente, había unos ingleses que disponían libremente y sin limitación en materia de suceso popular: Nat Gonella, imitador de Armstrong; Bert Ambrose, el pianista Carol Gibbons, el baterista Joe Daniels. Era lo que había de bueno para nuestro mal gusto de época. Años más tarde descubro en Londres un antro en West End donde Harry Roy tocaba y voy a visitarlo. El famoso band-leader, que encantó a Europa en la década de los 40, con más de mil grabaciones tocadas diariamente en todas las radios del mundo, no pasaba de ser un fantasma de sí mismo. Gordo, calvo, envejecido, arruinado y desilusionado, todavía fue capaz de encender en el mirar una centella de entusiasmo por el pasado al saberme su antiguo admirador. ¿Cómo? ¿Aún había quien se acordase de él? Poco tiempo después moría en la pobreza y en el anonimato.

    IR PARA Nueva York significaba para mis 20 años ir a vivir en un mundo de jazz. Ya superada la fase Tommy Dorsey (I’m Getting Sentimental Over You) con un crooner llamado Frank Sinatra. O la de Glenn Miller (Moonlight Serenade) y sus arreglos afectados que las orquestas de los casinos en Brasil procuraban reproducir. Ya me cansaba del clarinete de Artie Shaw (Star Dust). Mi instrumento no era más el piano (Fast Waller) ni la trompeta (Billy Butterfield) y no llegaba todavía a ser el trombón (imaginario) que acostumbro tocar en la ventana de mi apartamento en noches de luna llena, acompañando a Kid Ory (Muskrat Ramble): era la batería de Gene Krupa (Sing, Sing, Sing), que llegué a tocar de modo sufrible en el curso de las borracheras más incontrolables en Pampulha o en Vogue —mi amigo Sacha que lo diga. Llegué a comprar una, en la cual me entrenaba con desvarío noche adentro, para el desespero de los vecinos.

    A esta altura debo declarar francamente que no paso de ser un artista frustrado. Trocaría todo lo que hice o dejé de hacer desde los 20 años por aquella invitación que el pianista Chameck, de la orquesta Kollman, me hizo un día, de seguir con él y además un contrabajo en tournée por Europa durante tres meses. Hubiese yo abandonado todo (mujer y empleo) como haría 10 años más tarde y seguido con él, no estaría aquí perdido en bobas reminiscencias, mas tocando tan bien como los grandes maestros (Zutty Singleton, Art Blakey).





    continuará...

    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/3/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Miér 13 Sep 2023 - 9:01

    ***

    EN VEZ de eso, fui a parar con Vinicius a Nueva York, y eran las once horas de la noche de nuestra llegada cuando encontré una tarjeta de visita en la portería del hotel: “Te estoy esperando en Palladium para oírnos. Gene Krupa”. Me arrojé en el primer taxi, mas mi inglés no daba para vencer la dificultad y el chofer acabó llevándome a otro lugar, donde estaba tocando Benny Goodman. Este era entonces para mí el paradigma del jazz, en especial en el pequeño conjunto (Nagasaki, Dardanella), contraponiéndose a las grandes orquestas (Jimmie Luncford, Cab Calloway) entre las cuales evidentemente se destacaba mi gran ídolo de siempre (Duke Ellington).

    Pues de repente me veo tímidamente sentado a la mesa de un salón mayor que un garaje colectivo, gente por todos lados, y la orquesta de Benny Goodman enviando brasa (Lady Be Good). Ted Wilson en el piano, Lionel Hampton en el vibráfono; Gene Krupa no estaba, pero ¿qué yo pudiera querer más? Pedí un whisky, resuelto a satisfacer la cara hasta el final de los tiempos.

    Mas he aquí que a las tantas se establece ligera perturbación del ambiente y veo entrar a unos criollos que van a sentarse en la mesa de al lado. Sentíase en el aire, por las miradas que se volvían, que era gente importante.

    Era él mismo, con algunos amigos: Duke Ellington en persona.

    Sólo faltaba desmayar. Después de algún tiempo y algunos whiskies más, poseído de una audacia que siempre me ha faltado en los momentos decisivos de mi vida, fui hasta él y lo abordé. Esa vez Dios hizo que el inglés no me faltase y, a falta de otras credenciales, me presenté humildemente como un periodista brasileño interesado en escribir sobre él. Entonces, el hombre no sólo me hizo sentar, sino que me convidó a asistir a su ensayo del día siguiente en el cine Paramount, donde estrenaría en breve —llegó él mismo a darme una entrada (invitación a la que yo, por timidez, dejaría de asistir). Y cuando el dueño de la fiesta vino de allá para abrazarlo, me cumplimentó también. Era demasiado para mi primera noche en Nueva York.






    continuará...

    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/3/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Miér 13 Sep 2023 - 9:03

    ***

    Salí de allí tonto de deslumbramiento, sintiendo el mundo del jazz a mis pies. Cuando el taxi pasaba a las cuatro de la mañana por Time Square, vislumbré el nombre Palladium en un letrero ya apagado. “¡Pare!”, le ordené al chofer. El lugar ya estaba cerrado y a oscuras. Mas por la puerta de vidrio vi una luz allá dentro; me puse a golpear. Un mozo vino a abrir desconfiado y acabó dejándome entrar. En una mesa al fondo, encontré a Vinicius, ya cansado de esperar (Count Basie acababa de salir), bebiendo whisky con Gene Krupa.



    ¿QUÉ significa el jazz para mí? La alegría de comunicarse allende las palabras, por la más pura creación colectiva sorprendida en su nacedero. La convivencia incorruptible, la comunión a través del sonido. Ellos, cuando están tocando, hablan un lenguaje que es el mío y que a mí me gustaría poder hablar. Sérgio Porto me inició en el jazz de Chicago (Muggzy Spanier, Georges Brunis). Lúcio Rangel me inició en Armstrong (Hot Five). Jorginho Guinle, ya en las últimas de una rareza en solo de clarinete (Johnny Dodds). En Belo Horizonte, Elói Lima oía The Pearls (Wilbur de París), en Río, José Sanz oía The Pearls (Jelly Roll Morton). En Paraguay, el consejero Tabajara tatareando Perdido (Johnny Hodges), al son de vitrola. Y Sílvio Túlio Cardoso escribiendo, Paulo Santos difundiendo. El propio Vinicius, en el umbral de la bossa nova, yendo a los orígenes del blues (Jimmy Yancey), Hélio Pellegrino en medio de la noche pidiendo por el amor de Dios que tocásemos Body and Soul (Coleman Hawkins). Narceu de Almeida en Londres, fulminado por el clarinete de George Lewis. José Guilherme Mendes, en Leblon, envuelto por el saxo de John Coltrane.



    Mas los adeptos de esta secta fueron siendo cada vez más raros: algunos murieron, otros evolucionaron hacia el silencio, otros quedaron allí por las alturas del bee-bop (Dizzie Gillespie) o se perdieron en el cool (Chet Baker). El west-coast estaba de moda (Gerry Mulligan, Paul Desmond) y el jazz, como improvisación polifónica, cedía lugar a la alienación de los esotéricos solos individuales.

    El jazz también ya era, como todo, más en este mundo a partir de marzo de 1964. Yo mismo me vi pensando en otras cosas y oyendo lo que no quería, ahogado en palabras, y el sonido eterno de mis ídolos, ahogado en polvo en la pila de los discos guardados. Yo, que llegué a entender lo que otros después de Charlie Parker querían decir (Miles Davis), que aprendí a amar al último gran genio del jazz (Thelonious Monk), me vi reducido a cultivar mi frustración tamborileando en las mesas de bar, al son de una música salida apenas de la imaginación.





    FIN


    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/3/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Miér 13 Sep 2023 - 17:29

    Fernando Sabino

    Derrotero literario del pintor

    NO recuerdo cuándo lo conocí. Allí por alrededor de 1943, 44. Desde entonces nos convertimos en amigos en la distancia, a lo largo de los encuentros en Río, en São Paulo, en París o en Londres. Él acostumbraba aparecer en Alcázar, donde tomábamos vasos de cerveza casi todas las noches. Amigo de Rubem, Vinicius, Moacir Werneck. Carlos Lacerda. Como continuaba siendo de Villa-Lobos, Jayme Ovalle, Ribeiro Couto, Dante Milano —los de su generación. Era el único artista plástico que frecuentaba nuestro círculo de escritores.

    Quien lo visite hoy en su apartamento de la Rua do Catete comprenderá luego por qué. Para comenzar son dos apartamentos unidos por el área de servicio, completamente diferentes el uno del otro, como si perteneciesen a dos moradores. Un refugio del pintor; el otro, el escritor.
    oy recibido en este último. Ya estuve aquí antes, mas no con la intención de escribir sobre él. Casi exactamente porque yo no sabría escribir sobre él, a no ser para rendir homenaje a una de las mayores figuras de la cultura brasileña.

    Lo encontré ayer por la noche en Antonio’s, como sucede con frecuencia. La última vez me habló largamente de su plan de fundar una revista de literatura y arte. De esa vez fijamos nuestro encuentro para hoy y aquí estoy.

    La empleada (a quien él llama Madame Breton), me pide que lo espere, está atendiendo a alguien allá en el apartamento del pintor. Al rato surge él riendo: “demoré porque era un sujeto que vino a pagar un cuadro y para pagar nadie tiene prisa”. Está más delgado, un poco diferente del tipo bajo y rollizo que nosotros acostumbramos conocer: sufrió una caída recientemente en París, se quebró un pie, todavía está andando apoyado en un bastón. Mientras lo esperaba, estuve mirando los estantes integrados armoniosamente al mobiliario y de extremo buen gusto, grave y austero como la casa de un escritor inglés.


    continuará

    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/4/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Miér 13 Sep 2023 - 17:34

    ***

    O FRANCÉS: predomina sólidamente en los anaqueles la literatura francesa. Obras completas de Paul Léautaud, Bataille, Lacretelle, Montherlant. Su proustiana es de las más completas y actualizadas. Vi dos volúmenes de una biografía que él me dijo era la mejor ya escrita sobre Proust. Menciono la de Harold Painter, la más reciente, diciéndole que no hay nada igual —mirando de cerca verifico que es justamente ésta la que él tiene en traducción francesa.

    Satisfechos por encontrarnos uno en el otro, un antiguo adepto de esta secta secreta en que la literatura se ha tornado, pasamos a conversar sobre escritores a los que nosotros acostumbramos rendir culto como santos de esta nuestra religión. Nombres saltan de la conversación como marcos y referencias geográficas de un mundo ya extinto: Roger Martin du Gard, Romain Rolland, Duhamel, Jules Romains, Henry Barbusse, Leon Daudet, Giraudoux, que eran los de su mayor admiración cuando él fue por primera vez a París, en 1923. Francis James, Jacques Rivière, Laforgue, Corbiére, Gerard de Nerval, los poetas amados. Para no hablar de Mallarmé, cuyo magnífico retrato, en un bello álbum de fotografías, él hizo asunto de mostrarme. Y Baudelaire, Rimbaud, Verlaine… Su convivencia con Jules Supervielle, Francis Carco, André Chamson, Blaise Cendras, Tristan Tzara. Una infinidad de nombres que voy recorriendo de memoria al acaso de la conversación, y que compendian el esplendor de la inteligencia europea entre las dos guerras: Leon Paul Fargue, Jean Paulhan, y naturalmente Valéry, Gide, Claudel. Jean Cocteau tendiéndose debajo del piano para oír mejor un concierto de Villa-Lobos. Aragon, un majadero; Paul Éluard, simpatiquísimo.


    Los católicos: Mauriac, Maurras, Julien Green, Daniel Rops, Maritain. Malraux, que anduvo en la cocaína después de su regreso de China. Jacques Prévert intentando el suicidio al tirarse de la ventana de un apartamento, para verificar después, al caer ileso en el suelo, que saltó de un primer piso y no de un séptimo como imaginara. La lectura de Joyce en la traducción de Valéry Larbaud; el encuentro con el propio novelista en la librería de Silvia Beach, presentado por un coronel brasileño llamado Montearroyos, que hacía las veces de agregado cultural en nuestra embajada. Y las locuras de Apollinaire, Antonin Artaud, Alfred Jarry. Después los tiempos de Sartre, Camus, Merlau Ponty… ¿De quién no nos acordamos? Su memoria es extraordinaria —sólo vaciló al recordar el nombre del tal coronel brasileño. Y su encuentro en la radio francesa, poco antes de la Segunda Guerra, con Giraudoux, Rafael Alberti, y un ciudadano llamado Alexis Léger que él sabía se trataba del autor de Anabase, Saint-Jean Perse —el poeta extraordinario que años más tarde conquistaría el Premio Nobel.




    continuará

    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/4/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Miér 13 Sep 2023 - 17:35

    ***

    Esta tal vez sea, en la historia del arte brasileño, el único ejemplo de un gran pintor con formación cultural de un verdadero hombre de letras.



    EN PORTUGAL pudiéramos encontrar lo mismo en un Almada Negreiros, recientemente fallecido, y que también fue amigo suyo. Un día lo llevó a conocer en un café un hombre extraño y taciturno que, decían, ya era o iría a ser uno de los mayores poetas de la lengua portuguesa, llamado Fernando Pessoa. Y henos hablando del grupo de Orfeo: Mário de Sá-Carneiro, Camilo Pessanha…

    Es increíble cómo la literatura está presente en la vida de este hombre. Pudiera haberse convertido en un gran escritor, de lo que nos dan cuenta sus dos libros de memorias y la poesía que, aunque esporádica, nunca lo abandonó. Sólo no corrió el riesgo de seguir la carrera de las armas, que lo haría hoy un mariscal como Lott o un general como Canrobert o Ademar de Queirós, sus colegas en el Colegio Militar. Sucumbo a sumergirme en la biblioteca de su casa, donde prevalecía un ambiente intelectual alimentado con la presencia asidua de Bilac, Alberto de Oliveira y otros astros del firmamento parnasiano. Lo que no le impidió venir a conocer otro linaje de escritores, más plebeyos, como João do Rio o Lima Barreto. A éste ayudó un día a erguirse del suelo de una librería, cuando el novelista, completamente borracho, no conseguía sostenerse más sobre las piernas. De pie, todavía atontado, se limitó a decir al joven que lo amparaba:

    —Lo que nos da el sentido real y profundo de la vida es la desgracia.






    continuará

    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/4/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Miér 13 Sep 2023 - 17:37

    ***

    SU tendencia hacia la pintura acabó predominando. Ya gustaba de diseñar, y fue contratado por Álvaro Moreyra para ilustrar los trabajos literarios de la revista Para Todos. Una de las primeras ilustraciones fue para un cuento llamado “Gallina ciega”, del escritor minero João Alphonsus, más tarde celebrado como una de las páginas características del modernismo entonces en plena eclosión. Su participación en el movimiento modernista fue primordialmente literaria, a partir de la convivencia con Mário y Oswald de Andrade. Llevó de Río una carta de presentación para Alfredo Pujol, lo que haría a Guilherme de Almeida decir más tarde:

    —Surgió aquí con una carta de Bilac y un terno de Nagib.

    Un día, en París, estaba en un café de Montparnasse leyendo un ejemplar del Correio da Manha, del cual era corresponsal, cuando un sujeto de barba blanca en forma de pera, a su lado, preguntó si aquello era periódico de Lisboa. Informó que no, y a su vez le preguntó al hombre si era portugués. “Soy vasco”, respondió él con orgullo: nací en Salamanca. Pasó a encontrarlo con frecuencia en el café y conversaban sobre literatura española: Menéndez y Pelayo, Ortega y Gasset (escribe en un español muy impertinente, decía el hombre: escritor es Azorín, Pío Baroja…). Hasta que un día un español le preguntó lleno de admiración: ¿es amigo de don Miguel? Sólo entonces acabó sabiendo que se trataba del maestro Unamuno, que había acabado de publicar La agonía del cristianismo.


    Hasta hoy la literatura continúa interesándole. (Está leyendo ávidamente las obras completas de Italo Svevo, que encontró en la cabecera de su cama). Al día con las últimas novedades en el mundo de los libros, hace asunto de presentarme un ejemplar de La Violence et le Sacré, de René Girard. Después me convida a pasar al otro apartamento.

    Seguimos por una barandita entre las dos cocinas (de donde se avista el Corcovado, él hace asunto de mostrármelo) dejando atrás el refugio de Emiliano, este singular hombre de letras. Y penetramos en el estudio de Di Cavalcanti, esta gran figura que viene a ser uno de los grandes pintores de nuestro tiempo.





    FIN

    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/4/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 14 Sep 2023 - 18:14

    Fernando Sabino


    Evocación en el aniversario del poeta



    A LOS 18 años éramos genios incomprendidos, empapados de vasos de cerveza y literatura, sueltos por las calles de la entonces pacata Belo Horizonte:

    —Perdí el tranvía eléctrico y la esperanza.

    —Te vas en buena hora, rapaz muerto.

    —¡Yo tomo alegría!

    Conversábamos por citas, los versos eran nuestra germanía. Carlos Drummond, Mário de Andrade, Manuel Bandeira, a los pedazos, ilustrando todo lo que hacíamos o deshacíamos:

    —Los suicidas tienen razón.

    —Vamos a cazar cutia,1 hermano pequeño.

    Y nosotros, los caballeros, comiendo…

    Carlos ya era nuestro amigo. Mário ya era nuestro amigo. Manuel aún no: la envidia que Alphonsus de Guimaraens Filho nos provocaba, exhibiendo las cartas que recibía de él —era el único de nuestro círculo que ya mereciera el privilegio de conocerlo. Comentábamos gravemente aquella injusticia del destino: éramos sus contemporáneos en la historia y jamás lo vimos de cerca. Teníamos que ir a Río con urgencia, buscarlo en su Beco da Lapa,2 o dondequiera que se situase el paisaje cantado en sus versos de la ventana en lugar eminente del morro. Antes de que fuese tarde:

    No falta el murmullo del agua, para sugerir, por la voz de los símbolos:
    ¡Que la vida pasa! ¡Que la vida pasa!
    Y que la mocedad va a acabar.

    UN DÍA me veo en Río, a los 20 años, entrando en un ómnibus camino a Copacabana. Cuando me senté, di una rápida mirada a mi vecino de banco e inmediatamente lo reconocí. Por esa época yo acostumbraba ir a São Paulo con la finalidad exclusiva de visitar a Mário de Andrade, interesado entonces conmigo en intensa correspondencia literaria. Ya no era pequeño mi deslumbramiento, por ver un hombre de su estatura intelectual e incluso física, a los 50 años de edad, dar importancia a un rapaz de veinte, discutiendo de literatura y tomando vasos de cerveza como si fuese “uno de los nuestros”.



    continuará

    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/6/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 14 Sep 2023 - 18:16

    ***

    Y en nuestras conversaciones el nombre de este otro gran poeta, ahora allí a mi lado en el ómnibus, era siempre mencionado por Mário como la más envidiable de las intimidades: Manuel me contó, Manuel también halla, fue lo que yo dije el otro día a Manuel. La idea de tenerlo allí a mi alcance, y aún más, poder abordarlo, invocando como pretexto el amigo común, dejóme paralizado de emoción. Sus versos me venían a la memoria conjuntamente con pensamientos inconexos o simplemente idiotas: me voy en buena hora para Pasargada.3 Soy amigo del rey. Soy amigo de Mário, luego podría ser amigo de él también. Así yo quisiera mi último poema. Las tres mujeres del jabonete Araxá.4 Vean al ilustre pasajero, el bello tipo vistoso que el señor tiene a su lado.

    Él no me veía: viajaba distraído, mirando el camino por detrás de los anteojos de lentes gruesos. Sus simpáticos dientes salientes, en aquella media sonrisa mansa —más de una expresión fisionómica, una manera de encarar la vida:

    Lo que resta de mí en la vida
    Es la amargura de lo que sufrí.

    Sufrido, comprensivo, condescendiente: habría de entender la admiración del joven a su lado, aceptar y retribuir un impulso de simple y humana comunicación.

    Me acuerdo de que yo tenía en las manos un libro cualquiera, probablemente las Cartas a un joven poeta, y más probablemente en castellano. A cierta altura, abrí ostensiblemente el libro, en la veleidad de atraer su atención, fantaseando con una situación en que él se admirase al ver a su lado a aquel tipo vistoso leyendo a Rilke. Lo que bastaría para que se invirtiesen los papeles y el abordado fuese yo.





    continuará

    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/6/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 14 Sep 2023 - 18:17

    ***

    Tuve que conformarme con verlo descender en Copacabana —por poco no bajé detrás. Cargué conmigo la frustración de no haber hecho el gesto que la admiración exigía y que mi juventud endosaba. De lo que hoy me arrepiento: perdí algunos años de una amistad que realmente podría haber nacido allí.



    POCO antes de su muerte, a los 82 años, fui a visitarlo y me impresionó la lucidez de su pensamiento, la jovialidad de su conversación: no dejó de puntuarla, como siempre, de observaciones finas e inteligentes, a pesar de la sordez agravada con su estado de salud ya precario.

    Algún tiempo antes habíamos hablado largamente sobre la muerte.

    Morir tan completamente
    Que un día al leer tu nombre en un papel
    Pregunten: “¿Quién fue?”…
    Morir más completamente aún,
    —Sin dejar siquiera ese nombre.

    Era una tarde clara y fresca, veníamos andando a locas por el centro de la ciudad. Él hizo un comentario cualquiera sobre el cambio en la apariencia de las calles —a veces llegaba a extrañar el aspecto de ciertas partes de Río tan diferentes de su tiempo. Hablamos entonces en esa extraña perspectiva que es la de términos de morir un día —un día para él cada vez más próximo, pues ya alcanzaba 80 años. Me acuerdo que él se detuvo y puso cariñosamente la mano en mi hombro, para decir sonriendo: en verdad yo ya morí, no paso de ser un fantasma; mis padres ya murieron, los parientes casi todos, los amigos —Rodrigo, Mário, Ovalle—, y yo estoy sobrando por aquí, hecho un espíritu errante, por estas calles de sueño…

    Falta la muerte por llegar… Ella me espía
    En este instante tal vez, mal sospechando
    Que ya morí cuando lo que yo fui moría.







    continuará

    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/6/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 14 Sep 2023 - 18:18

    ***

    FUE EN 1944 que estuve con él por primera vez, en casa de Portinari. Conversamos sobre el poder encantatorio de las palabras, cuyo verdadero sentido tenía que ser redescubierto: le conté que para Hélio Pellegrino, por ejemplo, sinecura era un canto de sacristía y almorzar un templo árabe.

    Una noche, en 1945, pude tenerlo por acaso a mi lado, en una mesa del Alcázar, en la avenida Atlántica. Era una reunión de amigos, festejando la presencia de Neruda entre nosotros, casi todos poetas: Vinicius, Schmidt, Paulo Mendes Campos, si no me engaño, el propio Drummond. Cuando Manuel Bandeira se aproxima, ya está establecida la confusión común en una mesa de bar, entre rondas de vasos de cerveza: unos beben, otros hablan, otros ríen, otros proclaman la República. Después de hacer el pedido al mozo, él se acomoda mejor junto a la mesa, esperando que la conversación lo envuelva también. Sus ojos erran por encima de las cabezas, y se pierden a lo lejos, en el mar. El mozo acaba de traer más vasos de cerveza y de dejar una taza de sorbete frente a él. Él se inclina sobre la mesa y da una probadita. Ya que nadie lo observa, se frota las manos y dice para sí, satisfecho como un niño: “Es de crema”.

    El niño que no quiere morir,
    Que no morirá sino conmigo.
    El niño que todos los años en la víspera de la Natividad
    Piensa todavía en poner sus chinelitas detrás de la puerta.



    UN DÍA subo a Petrópolis5 para arrancarle sus confesiones literarias: piéce de resistence de una revista que Paulo y yo queríamos fundar. La revista no salió, mas a ella la literatura brasileña quedó debiendo el Itinerario de Pasargada,6 más tarde editado por João Condé. Ahora era una cena en la casa de Paulo, un encuentro en la casa de Rodrigo, de Rachel, de Rubem, o asimismo en la calle —cuando él casi siempre acababa poniendo una carota en mi coche hasta su destino, en una coincidencia de horarios y derroteros que hasta parecía a propósito. Ahora era una visita que yo le hacía, en su apartamento de la avenida Beira-Mar, como una tregua de poesía para la estéril agitación que me dispersaba por la ciudad. Un día el teléfono sonó:

    —Atiende ahí por mí —pidió él.

    Atendí. No hablaron nada y en breve desconectaron.

    —¿Era voz de hombre? —preguntó.

    —No hablaron nada.

    —¿Era silencio de mujer?

    Yo mismo le telefoneaba de vez en cuando, teniendo como pretexto nuestras más recientes relaciones de editor y editado —o sin pretexto alguno, por el simple gusto de sentirnos hermanos. Padre, poeta, áspero hermano —como en el verso de Vinicius: con los años, la diferencia de edad que al principio nos separaba parecía ir disminuyendo.

    Al evocar su aniversario esta semana, percibo cómo fue constante su presencia en mi vida. Acabé asimismo realizando mi sueño de juventud: el de ser su amigo.



    FIN

    https://letralia.com/transletralia-traducciones/transcronica/2021/09/12/fernando-sabino/6/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 14 Sep 2023 - 18:22

    Alphonsus de Guimaraens


    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Alphonsus_de_Guimaraens_%28facing_left%29

    Afonso Henrique da Costa Guimarães, conocido como Alphonsus de Guimaraens (* 24 de julio de 1870; Ouro Preto, Minas Gerais, Brasil - † 15 de julio de 1921; Mariana, Minas Gerais, Brasil), escritor brasileño.

    Escribió sobre todo poesía y se le considera uno de los principales simbolistas de su país.

    Obras
    Dona Mística
    Kiriale
    Câmara ardente
    Pastoral aos crentes do amor e da morte
    Setenário das dores de Nossa Senhora
    Nova primavera
    Escada de Jacó
    Pauvre Lyre (en francés)



    ******************


    Afonso Henrique da Costa Guimarães, coñecido como Alphonsus de Guimaraens, nado o 24 de xullo de 1870 en Ouro Preto (Minas Gerais) e finado o 15 de xullo de 1921 en Mariana, Minas Gerais, foi un escritor brasileiro.[1] Escribiu sobre todo poesía e considérase como un dos principais simbolistas do seu país.[2]

    Traxectoria
    Fillo de Albino da Costa Guimarães, comerciante nado en Cepães, Braga, Portugal, e de Francisca de Paula Guimarães Alvim, sobriña do poeta Bernardo Guimarães, por tanto, Alphonsus de Guimaraens era sobriño-neto de Bernardo.

    Matriculouse, en 1887, na Facultade de Enxeñaría. Perdeu prematuramente (1889) a prima e noiva Constança, filla de Bernardo Guimarães, o que o abalou moral e fisicamente.[3]

    Foi, en 1890, para São Paulo, onde ingresou na Facultade de Dereito do Largo San Francisco, compondo a clase 64, graduándose en 1895.[4] En São Paulo, colaborou na prensa e frecuentou a Vila Kyrial, de José de Freitas Vale, onde se reunían os mozos simbolistas. En 1895, no Río de Xaneiro, coñeceu Cruz e Souza, poeta a quen xa admiraba e de quen se tornou amigo persoal. Tamén foi xuíz-substituto e promotor en Conceição do Serro, hoxe Conceição do Mato Dentro, MG. O ano de 1897, casou con Zenaide de Oliveira. Posteriormente, en 1899, estreouse na literatura con dous volumes de versos: Setenário das dores de Nosa Señora e Cámara Ardente, e Dona Mística, ambos de nítida inspiración simbolista.

    En 1900 pasou a exercer a función de xornalista, colaborando en A Gazeta, de São Paulo. En 1902, publicou Kyriale, so o pseudônimo de Alphonsus de Guimaraens; obra que o proxectou no universo literario, obtendo así recoñecemento, aínda que restrinxido dalgúns raros críticos e de amigos máis próximos. En 1903 os cargos de xuíces-substitutos foron suprimidos polo goberno do estado de Minas Gerais. Consecuentemente, Alphonsus perdeu tamén o seu cargo de xuíz, o que o levou a graves dificultades financeiras.

    Tras rexeitar un posto destacado no xornal A Gazeta, Alphonsus foi nomeado para a dirección do xornal político Conceição do Serro, onde tamén colaborarían o seu irmán, o poeta Archangelus de Guimaraens, Cruz e Souza[5] e José Severino de Resende. En 1906, tornouse xuíz municipal de Mariana, MG, para onde se trasladou con súa esposa Zenaide de Oliveira, con quen tivo 14 fillos, dous dos cales tamén escritores: João Alphonsus (1901-1944) e Alphonsus de Guimaraens Fillo (1918-2008).[6]

    Debido ao período que viviu en Mariana, ficou coñecido como "O Solitario de Mariana", a pesar de vivir alí coa muller e cos seus fillos. O apelido foille dado debido ao illamento completo en que viviu. A súa vida, nesa época, pasou a ser dedicada basicamente ás actividades de xuíz e á elaboración da súa obra poética.

    Traxectoria literaria
    A poesía de Alphonsus de Guimaraens é marcadamente mística e envolvida con relixiosidade católica. Os seus sonetos presentan unha estrutura clásica e son profundamente relixiosos e sensíbeis, na medida en que explota o sentido da morte, do amor imposíbel, da soidade e da inadaptación ao mundo.

    Con todo, o ton místico imprime na súa obra un sentimento de aceptación e resignación diante da propia vida, dos sufrimentos e dores. Outra característica marcante da súa obra é a utilización da espiritualidade en relación á figura feminina, que é considerada un anxo, ou un ser celestial. Alphonsus de Guimaraens é simultaneamente neo-romántico e simbolista.

    A súa obra, predominantemente poética, consagrouno como un dos principais autores simbolistas do Brasil. Traduciu tamén poetas como Stéphane Mallarmé, en referencia á cidade na que pasou parte da súa vida, é tamén chamado "o solitario de Mariana", a súa "torre de marfim do Simbolismo".

    A súa poesía é case toda volta para o tema da morte da muller amada. Aínda que preferise o verso decasílabo, chegou a explorar outras métricas, particularmente a redondilla maior (terminada en sete sílabas métricas).

    Obras principais
    Septenário das dores de Nossa Senhora (1899), poesía
    Câmara Ardente (1899), poesía
    Dona Mystica (1899), poesía
    Kiriale (1902), poesía
    Mendigos (1920), poesía
    Pauvre Lyre (en francés)
    Póstumas
    Pastoral aos crentes do amor e da morte
    Escada de Jacó
    Pulvis
    Salmos
    Poesias
    Jesus
    Alphonsus



    https://gl.wikipedia.org/wiki/Alphonsus_de_Guimaraens


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 14 Sep 2023 - 18:29

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Ismalia


    ISMÁLIA de Alphonsus de Guimaraens




    Quando Ismália enlouqueceu,
    Pôs-se na torre a sonhar...
    Viu uma Lua no céu,
    Viu outra Lua no mar.

    No sonho em que se perdeu,
    Banhou-se toda em luar...
    Queria subir ao céu,
    Queria descer ao mar...

    E, no desvario seu,
    Na torre pôs-se a cantar...
    Estava perto do céu,
    Estava longe do mar...

    E como um anjo pendeu
    As asas para voar...
    Queria a Lua do céu,
    Queria a Lua do mar...

    As asas que Deus lhe deu
    Ruflaram de par em par...
    Sua alma subiu ao céu,
    Seu corpo desceu ao mar..


    .********************


    ISMALIA


    Cuando Ismalia enloqueció,
    Subió a la torre a soñar...
    La Luna en el cielo vio,
    Vio otra Luna en el mar.

    En ensueños se perdió,
    Bañada en la luz lunar...
    Subir al cielo deseó,
    Deseó descender al mar...

    Y en desvarío se quedó,
    Se echó en la torre a cantar...
    Cercana al cielo se vio,
    Se vio lejana del mar...

    Y como un ángel, pendió
    Las alas para volar...
    La Luna del cielo ansió,
    Ansió la Luna del mar..
    .
    Las alas que Dios le dio
    Temblaron de par en par...
    Su alma al cielo subió,
    Su cuerpo bajó al mar...





    Traducido por Anderson Braga Horta


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Vie 15 Sep 2023 - 8:51

    POEMAS DE ALPHONSUS DE GUIMARAENS (Afonso Henrique da Costa Guimarães)





    O céu é sempre o mesmo: as nossas almas


    O céu é sempre o mesmo: as nossas almas
    É que se mudam, contemplando-o. É certo.
    Umas vezes está cheio de palmas;
    Outras vezes é só como um deserto.

    Quem sabe quando vem as horas calmas?
    Quem sabe se a ventura vem bem perto?
    Homem de carne infiel, em vão espalmas
    As tuas asas pelo céu aberto.

    O que nos cerca é a fugitiva imagem
    Do que sentimos, do que longe vemos,
    Sempre sofrendo, sempre em vassalagem.

    A vida é um barco a voar. Soltem-se os remos...
    Cada um de nós da morte é servo e pajem:
    Somos felizes só porque morremos.




    Publicado no livro Poesias (1938). Poema integrante da série Sonetos / Pulvis.

    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 350. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20).



    *********************


    El cielo es siempre el mismo: nuestras almas




    El cielo es siempre el mismo: nuestras almas

    cambian, contemplándolo. Es verdad.

    A veces está lleno de aplausos;

    Otras veces es como un desierto.



    ¿Quién sabe cuándo llegarán las horas tranquilas?

    ¿Quién sabe si la aventura se acerca mucho?

    Hombre de carne infiel, en vano palmas

    Tus alas a través del cielo abierto.



    Lo que nos rodea es la imagen fugitiva

    De lo que sentimos, lo que vemos lejos,

    Siempre sufriendo, siempre en vasallaje.



    La vida es un barco volador. Que caigan los remos ...

    Cada uno de nosotros desde la muerte es sirviente y paje:

    Somos felices solo porque morimos.



    ************************


    *********************


    Epífona



    Nossa-Senhora, quando os meus olhos
    Semicerrados, já na agonia,
    Não mais louvarem os vossos olhos...
    Valei-me, Virgem Maria.

    Por entre escolhos, por entre sirtes,
    Consolai os meus olhos tristes.

    Nossa-Senhora, quando os meus braços
    Não mais se erguerem, já na agonia,
    Oh! dai-me o auxílio dos vossos braços...
    Valei-me, Virgem Maria.

    Por entre escolhos, por entre sirtes,
    Auxiliai os meus braços tristes.

    Nossa-Senhora, quando os meus lábios
    Não mais falarem, já na agonia,
    Desça o consolo dos vossos lábios...
    Valei-me, Virgem Maria.

    Por entre escolhos, por entre sirtes,
    Consolai os meus lábios tristes.

    Nossa-Senhora, quando os meus passos
    Se transviarem, já na agonia,
    Vinde guiar-me com os vossos passos...
    Valei-me, Virgem Maria.

    Por entre escolhos, por entre sirtes,
    Sede guia aos meus passos tristes.






    Conceição-do-Serro, 1896-1898

    Fim de "Setenário das dores de Nossa-Senhora"


    Publicado no livro Setenário das dores de Nossa Senhora. Câmara Ardente: poemas compostos por Alphonsus de Guimaraens (1899). Poema integrante da série Setenário das Dores de Nossa Senhora.

    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 168. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20)



    **********************



    epifanía



    Nuestra Señora, cuando mis ojos

    entornados, ya en agonía,

    Ya no alaben tus ojos ...

    Ayúdame, Virgen María.



    Entre las rocas, entre los padres,

    Conforta mis ojos tristes.



    Nuestra Señora, cuando mis brazos

    ya no se levantan, ya en agonía,

    ¡Oh! dame la ayuda de tus brazos ...

    Ayúdame, Virgen María.



    Entre las rocas, entre los padres, ayuda a

    mis brazos tristes.



    Nuestra Señora, cuando mis labios

    ya no hablen, ya en agonía, Deja que

    el consuelo descienda de tus labios ...

    Ayúdame, Virgen María.



    Entre las rocas, entre los padres,

    Conforta mis labios tristes.



    Nuestra Señora, cuando mis pasos

    se pierdan, ya en agonía,

    Ven y guíame con tus pasos ...

    Ayúdame, Virgen María.



    Entre las rocas, entre los padres, la

    Sed guía mis tristes pasos.







    Conceição-do-Serro, 1896-1898
    Fin de "El Setenario de los Dolores de Nuestra Señora"






    http://faustomarcelo.blogspot.com/2021/10/poemas-de-alphonsus-de-guimaraens.html

    https://www.escritas.org/pt/t/12254/epifona


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Vie 15 Sep 2023 - 9:07

    POEMAS DE ALPHONSUS DE GUIMARAENS (Afonso Henrique da Costa Guimarães)



    XVII - Serenada



    A HENRIQUE MALTA




    Da noite pelos ermos
    Choram violões.
    São como enfermos
    Corações.

    Dorme a cidade inteira
    Em agonia...
    A lua é uma caveira
    Que nos espia.

    Todo o céu se recama
    De argêntea luz...
    Uma voz clama
    Por Jesus.

    A quietude morta
    Do luar se espalma...
    E ao luar em cada porta,
    Expira uma alma.

    Passam tremendo os velhos...
    Ide em paz,
    Ó evangelhos
    Do Aqui-Jaz!

    Toda a triste cidade
    É um cemitério...
    Há um rumor de saudade
    E de mistério.

    A nuvem guarda o pranto
    Que em si contém...
    Do rio o canto
    Chora além.

    De sul a norte passa,
    Como um segredo,
    Um hausto de desgraça:
    É a voz do medo...

    Há pela paz noturna
    Um celestial
    Silêncio de urna
    Funeral...

    Pela infinita mágoa
    Que em tudo existe,
    Ouço o marulho da água,
    Sereno e triste.

    Da noite pelos ermos
    Choram violões...
    São como enfermos
    Corações.

    E em meio da cidade
    O rio corre,
    Conduzindo a saudade
    De alguém que morre...





    Publicado no livro Pastoral aos crentes do amor e da morte: livro lírico do poeta Alphonsus de Guimaraens (1923). Poema integrante da série As Canções.

    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 219-220- (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20).




    **********************


    Serenata



    THE HENRIQUE MALTA De





    noche en la selva Las

    guitarras lloran.

    Son como

    corazones enfermos.



    Toda la ciudad duerme

    en agonía ...

    La luna es una calavera

    que nos espía.



    Todo el cielo es reclamado Con

    luz plateada ...

    Una voz clama

    por Jesús.



    La quietud muerta

    de la luz de la luna se extiende ...

    Y a la luz de la luna en cada puerta,

    Exhala un alma.



    Los viejos pasan temblando ...

    Id en paz, ¡

    oh evangelios de

    aquí-Jaz!



    Toda la ciudad triste

    es un cementerio ...

    Hay un rumor de nostalgia

    y misterio.



    La nube contiene las lágrimas

    que en sí misma contiene ...

    Desde el río, el canto

    grita más allá.



    De sur a norte pasa,

    Como un secreto,

    Un soplo de vergüenza:

    Es la voz del miedo ...



    Hay por la noche la paz

    Un

    Silencio celestial de una urna

    funeraria ...



    Por el dolor infinito

    Que existe en todo,

    Escucho el correr del agua,

    Sereno y triste.



    De la noche a través de la selva

    Lloran guitarras ...

    Son como

    Corazones enfermos.



    Y en medio de la ciudad

    El río corre,

    Conduciendo la nostalgia Por

    alguien que muere ...





    Publicado en el libro Pastoral a los creyentes del amor y de la muerte: libro lírico del poeta Alfonso de Guimaraens (1923). Poema de la serie As Canções.


    *************


    **************


    Salmos da Noite



    Ó minha amante, eu quero a volúpia vermelha
    Nos teus braços febris receber sobre a boca;
    Minh'alma, que ao calor dos teus lábios se engelha
    E morre, há de cantar perdidamente louca.

    O peito, que a uma furna escura se assemelha,
    De mágicos florões o teu olhar me touca;
    Ao teu lábio que morde e tem mel como a abelha,
    Dei toda a vida... e eterna ela seria pouca.

    Ao teu olhar, oceano ora em calma ora em fúria,
    Canta a minha paixão um salmo fundo e terno,
    Como o ganido ao luar de uma cadela espúria...

    — Salmo de tédio e dor, hausteante, negro e eterno,
    E no entanto eu te sigo, ó verme da luxúria,
    E no entanto eu te adoro, ó céu do meu inferno!


    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 540-541. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20). Poema integrante da série Salmos de Noite




    ********************


    Salmos de la noche



    ALVES DE FARIAS





    Malvada Proserpina, dame el veneno, dame

    El deleite que fluye en tu seno de nieve ...

    Para que yo te amé todavía,

    Abre el río del beso sangriento y ligero,

    La Letis que me hace olvidar que tú son infames.



    Sueño que tu lecho es el barco de Caronte,

    que desciende por el mar brumoso de las orgías;

    Y frente unida a frente

    Vamos, tú y yo, tú y yo, noches y días,

    Sin aire en el pecho, sin reflejos en el horizonte.



    Abre el seno infernal, abre la mirada oscura y tierna,

    Donde gime el calor, donde los sollozos fríos.

    Tú que eres hijo del infierno,

    puedes abrir un sepulcro oscuro en tu pecho,

    donde mi alma duerme un mal y eterno sueño.



    Hija ideal de Satanás, que mi mirada absorta

    descanse en tus ojos, atrapo espantoso y otro

    donde se cierne el consuelo,

    y el dolor, como las visiones de un teatro tenebroso,

    donde canta un payaso, donde reposa un muerto.



    Beso tallado en carne, abismo eternamente

    oscuro y maligno, donde miro y me apoyo,

    Abre el pecho dormido,

    Llora tu falso llanto, y que en cada sollozo

    De tu pecho, oigo la voz de una serpiente.





    En: GUIMARAENS, Alphonsus de. Trabajo completo. Organización de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introducción de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Río de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 548-549. (Biblioteca Luso-Brasileña. Serie Brasileña, 20). Poema de la serie Salmos de la noche




    http://faustomarcelo.blogspot.com/2021/10/poemas-de-alphonsus-de-guimaraens.html


    https://www.escritas.org/pt/alphonsus-de-guimaraens


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Vie 15 Sep 2023 - 9:15

    POEMAS DE ALPHONSUS DE GUIMARAENS (Afonso Henrique da Costa Guimarães)

    A CATEDRAL




    image_pdfimage_print
    Entre brumas, ao longe, surge a aurora.
    O hialino orvalho aos poucos se evapora,
    Agoniza o arrebol.
    A catedral ebúrnea do meu sonho
    Aparece, na paz do céu risonho,
    Toda branca de sol.

    E o sino canta em lúgubres responsos:
    “Pobre Alphonsus! Pobre Alphonsus!”

    O astro glorioso segue a eterna estrada.
    Uma áurea seta lhe cintila em cada
    Refulgente raio de luz.
    A catedral ebúrnea do meu sonho,
    Onde os meus olhos tão cansados ponho,
    Recebe a bênção de Jesus.

    E o sino clama em lúgubres responsos:
    “Pobre Alphonsus! Pobre Alphonsus!”

    Por entre lírios e lilases desce
    A tarde esquiva: amargurada prece
    Põe-se a lua a rezar.
    A catedral ebúrnea do meu sonho
    Aparece, na paz do céu tristonho,
    Toda branca de luar.

    E o sino chora em lúgubres responsos:
    “Pobre Alphonsus! Pobre Alphonsus!”

    O céu é todo trevas: o vento uiva.
    Do relâmpago a cabeleira ruiva
    Vem açoitar o rosto meu.
    E a catedral ebúrnea do meu sonho
    Afunda-se no caos do céu medonho
    Como um astro que já morreu.
    E o sino geme em lúgubres responsos:
    “Pobre Alphonsus! Pobre Alphonsus!”




    Alphonsus de Guimaraens, Obra completa



    *********************



    La Catedral




    En medio de brumas en la distancia aparece el amanecer,

    El rocío hialino se evapora gradualmente,

    El resplandor agoniza.

    La catedral ebúrnea de mi sueño

    Aparece en la paz del cielo sonriente

    Todo blanco con el sol.



    Y la campana canta con respuestas tristes:

    "¡Pobre Alfonso! ¡Pobre Alfonso!"



    La estrella gloriosa sigue el camino eterno.

    Una flecha dorada brilla en cada

    rayo de luz refulgente.

    La catedral de ébano de mi sueño,

    Donde mis ojos tan cansados ​​puse,

    Recibe la bendición de Jesús.



    Y la campana grita en tristes respuestas:

    "¡Pobre Alfonso! ¡Pobre Alfonso!"



    Entre lirios y lilas desciende

    La tarde esquiva: oración amarga

    Se enciende la luz para rezar.

    La catedral ebúrnea de mi sueño

    Aparece en la paz del cielo triste

    Todo blanco con la luz de la luna.



    Y la campana llora en respuestas tristes:

    "¡Pobre Alfonso! ¡Pobre Alfonso!"



    El cielo es toda oscuridad: el viento aúlla.

    Del relámpago el pelo rojo

    Viene a cubrir mi rostro.

    La catedral de ébano de mi sueño se

    hunde en el caos del cielo espantoso

    como una estrella que ya ha muerto.



    Y la campana llora en respuestas tristes:

    "¡Pobre Alfonso! ¡Pobre Alfonso!"




    ******************


    *********************


    Carnaval! Carnaval!



    (Jovelino Gomes)


    Chibante, ora a bater numa zabumba,
    Ora a tocar uma buzina rouca,
    Queira o deus infernal que eu não sucumba
    Nesta farra em que estou, bulhenta e louca!

    Não sei se tombarei na minha tumba,
    Que a minha força para a luta é pouca.
    Este bombo de modo tal retumba,
    Que até me faz a pobre orelha mouca.

    Mas seguirei avante, destemido,
    Alerta sempre o desvairado ouvido,
    Nos pinchos desta enorme pagodeira...

    Berrarei, urrarei, com todo o gosto,
    Tendo mais feia máscara no rosto
    Do que a cara do Bento de Oliveira!


    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 582-583. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20). Poema integrante da série Em Mariana: Outras Sátiras / Versos Humorísticos




    ***********************


    ¡Carnaval! ¡Carnaval!

    (Jovelino Gomes)





    Chibante, ahora golpeando una zabumba,

    ahora tocando un cuerno ronco, ¡Que

    el dios infernal que no sucumba

    en esta juerga en la que estoy, bulliciosa y loca!



    No sé si caeré en mi tumba,

    Que mi fuerza para la lucha es poca.

    Este bombo retumba de tal manera,

    que hasta me deja sordo a mi pobre oído.



    Pero seguiré, intrépido,

    Siempre alerta al oído enloquecido,

    En los pinchos de esta enorme pagoda ...



    Gritaré, aullaré, con todo placer,

    Teniendo en mi rostro más máscara fea

    que la de Bento de Oliveira. ¡cara!





    En: GUIMARAENS, Alphonsus de. Trabajo completo. Organización de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introducción de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Río de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 582-583. (Biblioteca Luso-Brasileña. Serie Brasileña, 20). Poema de la serie Em Mariana: Otras sátiras / Versos humorísticos

    Tomado de:

    https://www.escritas.org/pt/alphonsus-de-guimaraens







    http://faustomarcelo.blogspot.com/2021/10/poemas-de-alphonsus-de-guimaraens.html


    https://www.escritas.org/pt/alphonsus-de-guimaraens


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Vie 15 Sep 2023 - 9:24


    POEMAS DE ALPHONSUS DE GUIMARAENS (Afonso Henrique da Costa Guimarães)





    Hão de chorar por ela os cinamomos

    Hão de chorar por ela os cinamomos,
    Murchando as flores ao tombar do dia.
    Dos laranjais hão de cair os pomos,
    Lembrando-se daquela que os colhia.

    As estrelas dirão — "Ai! nada somos,
    Pois ela se morreu silente e fria.. . "
    E pondo os olhos nela como pomos,
    Hão de chorar a irmã que lhes sorria.

    A lua, que lhe foi mãe carinhosa,
    Que a viu nascer e amar, há de envolvê-la
    Entre lírios e pétalas de rosa.

    Os meus sonhos de amor serão defuntos...
    E os arcanjos dirão no azul ao vê-la,
    Pensando em mim: — "Por que não vieram juntos?"




    *******************


    Las canelas llorarán por ella ... Las canelas



    llorarán por ella, las canelas

    marchitando las flores al caer el día.

    Los soplones caerán de los naranjos,

    recordando al que los recogió.



    Las estrellas dicen - "Oh, no lo somos

    . Porque está muerto de silencio y frío ..."

    Y poniendo los ojos en ella mientras la ponemos,

    Lloraré hermana les sonrió.



    La luna, que fue su madre amorosa,

    que la vio nacer y la amó, la envolverá

    entre lirios y pétalos de rosa.



    Mis sueños de amor se extinguirán ...

    Y los arcángeles en azul dirán cuando la vean,

    Pensando en mí: - "¿Por qué no vinieron juntos?"



    ****************


    ******************


    A Passiflora



    A Passiflora, flor da Paixão de Jesus,
    Conserva em si, piedosa, os divinos Tormentos:
    Tem cores roxas, tons magoados e sangrentos
    Das Chagas Santas, onde o sangue é como luz.

    Quantas mãos a colhê-la, e quantos seios nus
    Vêm, suaves, aninhá-la em queixas e lamentos!
    Ao tristonho clarão dos poentes sonolentos,
    Sangram dentro da flor os emblemas da Cruz...

    Nas noites brancas, quando a lua é toda círios,
    O seu cálice é como entristecido altar
    Onde se adora a dor dos eternos Martírios...

    Dizem que então Jesus, como em tempos de outrora,
    Entre as pétalas pousa, inundado de luar...
    Ah! Senhor, a minha alma é como a passiflora!


    Publicado no livro Poesias (1938). Poema integrante da série Caminho do Céu / Estrada de Jacó.

    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 311. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20).


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Vie 15 Sep 2023 - 9:27

    POEMAS DE ALPHONSUS DE GUIMARAENS (Afonso Henrique da Costa Guimarães)





    Ária do Luar



    O luar, sonora barcarola,
    Aroma de argental caçoula,
    Azul, azul em fora rola...

    Cauda de virgem lacrimosa,
    Sobre montanhas negras pousa,
    Da luz na quietação radiosa.

    Como lençóis claros de neve,
    Que o sol filtrando em luz esteve,
    É transparente, é branco, é leve.

    Eurritmia celestial das cores,
    Parece feito dos menores
    E mais transcendentes odores.

    Por essas noites, brancas telas,
    Cheias de esperanças de estrelas,
    O luar é o sonho das donzelas.

    Tem cabalísticos poderes
    Como os olhares das mulheres:
    Melancoliza e enerva os seres.

    Afunda na água o alvo cabelo,
    E brilha logo, algente e belo,
    Em cada lago um sete-estrelo.

    Cantos de amor, salmos de prece,
    Gemidos, tudo anda por esse
    Olhar que Deus à terra desce.

    Pela sua asa, no ar revolta,
    Ao coração do amante volta
    A Alma da amada aos beijos solta.

    Rola, sonora barcarola,
    Aroma de argental caçoula,
    O luar, azul em fora, rola...




    Publicado no livro Dona Mística, 1892/1894 (1899). Poema integrante da série V - Árias e Canções.

    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 115-116. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20)




    *****************


    *******************

    Soneto de Ofélia


    Lírio do val perdido na corrente,
    Sigo formosa e fria entre outros lírios...
    Na cabeça, uma c’roa de martírios;
    Nos olhos virginais, a paz silente.

    As estrelas virão acender círios
    No fundo deste leito, suavemente:
    E a lua beijar-me-á, calma e dolente,
    – A lua que abençoou os meus delírios.

    Que venha o vago luar que anda nas covas
    Atorçalar-me a fronte, onde vagueia
    O beijo etéreo e trágico de Hamleto...

    Formosa como vou, com flores novas
    Beijando a minha cor de lua-cheia,
    O Príncipe ter-me-á Eterno Afeto.




    Publicado no livro Poesias (1938). Integrante da série Pulvis que, segundo João Alphonsus, reúne "os últimos versos do poeta". Segundo da série Lendo Shakespeare, constituída por quatro sonetos.

    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 329. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20).



    https://www.escritas.org/pt/alphonsus-de-guim
    araens


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Vie 15 Sep 2023 - 19:06

    POEMAS DE ALPHONSUS DE GUIMARAENS (Afonso Henrique da Costa Guimarães)


    Deus é a luz celestial que os astros unge e veste


    Deus é a luz celestial que os astros unge e veste,
    E dessa eterna luz nós todos fomos feitos.
    Um fulgor de orações brilha nos nossos peitos:
    É o reflexo estelar dessa origem celeste.

    O homem mais louco e vil, cuja alma ímpia se creste
    Aos fogos infernais dos mais torpes defeitos,
    De vez em quando sente esplendores eleitos,
    Que tombam nele como o luar sobre um cipreste.

    Quem não sentiu no peito a carícia divina,
    A enchê-lo de clarões na transparência hialina
    De um astro que cintila em pleno azul sem véus?

    Tudo é luz na nossa alma, e o mais vil, o mais louco,
    Bem sabe que esta vida é um sol que dura pouco
    E que Deus vive em nós como dentro dos céus...


    Publicado no livro Poesias (1938).

    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 317. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20).




    ****************


    É necessário amar



    É necessário amar... Quem não ama na vida?
    Amar o sol e a lua errante! amar estrelas,
    Ou amar alguém que possa em sua alma contê-las,
    Cintilantes de luz, numa seara florida!

    Amar os astros ou na terra as flores... Vê-las
    Desabrochando numa ilusão renascida...
    Como um branco jardim, dar-lhes na alma guarida,
    E todo, todo o nosso amor para aquecê-las...

    Ou amar os poentes de ouro, ou o luar que morre breve,
    Ou tudo quanto é som, ou tudo quanto é aroma...
    As mortalhas do céu, os sudários de neve!

    Amar a aurora, amar os flóreos rosicleres,
    E tudo quanto é belo e o sentido nos doma!
    Mas, antes disso, amar as crianças e as mulheres...


    Publicado no livro Poesias (1938). Poema integrante da série Caminho do Céu / Estrada de Jacó.

    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 306. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20).



    *********************


    Ai dos que vivem, se não fora o sono



    Ai dos que vivem, se não fora o sono!
    O sol, brilhando em pleno espaço, cai
    Em cascatas de luz; desce do trono
    E beija a terra inquieta, como um pai.

    E surge a primavera. O áureo patrono
    Da terra é sempre o mesmo sol. Mas ai
    Da primavera, se não fora o outono,
    Que vem e vai, e volta, e outra vez vai.

    Ao níveo luar que vaga nos outeiros
    Sucedem sombras. Sempre a lua tem
    A escuridão dos sonhos agoureiros.

    Tudo vem, tudo vai, do mundo é a sorte...
    Só a vida, que se esvai, não mais nos vem.
    Mas ai da vida, se não fora a morte!


    Publicado no Jornal do Comércio (Juiz de Fora, 23 mar. 1919).

    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 334. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20).



    https://www.airesdelibertad.com/post?t=33317&mode=reply


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Vie 15 Sep 2023 - 19:09

    POEMAS DE ALPHONSUS DE GUIMARAENS (Afonso Henrique da Costa Guimarães)



    Ária dos Olhos



    Mágoas de além
    De olhos de quem
    Pede esmolas:
    Gemidos e ais
    Das autunais
    Barcarolas:

    Cisnes em bando
    Sonambulando
    Sobre o mar:
    Nuvens de incenso
    No céu imenso,
    Todo luar:

    Olhos sutis,
    Ah! que me diz
    O olhar santo,
    Que sobre mim
    Volveis assim
    Tanto e tanto?

    E que esperança
    Nessa romança
    Cheia de ais,
    Olhos nevoentos,
    Noites e ventos
    Autunais!


    Publicado no livro Dona Mística, 1892/1894 (1899). Poema integrante da série V - Árias e Canções.

    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 108. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20)



    *******************

    A Cláudio Manuel da Costa



    Às margens destas águas silenciosas,
    Quantas vezes berçaste a alma dorida,
    Esfolhando por elas, como rosas,
    As suaves ilusões da tua vida!

    Vias o doce olhar das amorosas
    Refletido na linfa entristecida,
    E, ao pôr do sol das vésperas lutuosas,
    Erguer-se o vulto da mulher querida...

    Se é tão dolente o Ribeirão do Carmo,
    Onde com as mãos proféticas armaste
    Os castelos de amor que ora desarmo!

    O teu sonho deixaste-o nestas águas...
    E hoje, revendo tudo que sonhaste,
    Por elas também deixo as minhas mágoas.


    Publicado no livro Pastoral aos crentes do amor e da morte: livro lírico do poeta Alphonsus de Guimaraens (1923). Poema integrante da série Os Sonetos.

    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 285. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20).



    *********************


    Ouvindo um Trio de Violino, Violeta e Violoncelo



    Simbolicamente vestida de roxo
    (Eram flores roxas num vestido preto)
    Tão tentadora estava que um diabo coxo
    Fez rugir a carne no meu esqueleto.

    Toda a pureza do meu amor por ela
    Se foi num sopro tombar no pó.
    Os seus olhos intercederam por ela...
    Mais uma vez eu vi que não me achava só.

    Simbolicamente vestida de roxo
    (Talvez saudade de vida mais calma)
    Tão macerada estava que a asa de um mocho
    Adejou agoureira pela minha Alma.

    Todos os sonhos do meu amor por ela
    Vieram atormentar-me sem dó.
    Mas ninguém na terra intercedeu por ela...

    Para divinizá-la era bastante eu só.


    Publicado no livro Dona Mística, 1892/1894 (1899). Poema integrante da série V - Árias e Canções.

    In: GUIMARAENS, Alphonsus de. Obra completa. Organização de Alphonsus de Guimaraens Filho. Introdução de Eduardo Portella. Notas biográficas de João Alphonsus. Rio de Janeiro: J. Aguilar, 1960. p. 108-109. (Biblioteca luso-brasileira. Série brasileira, 20).





    https://www.escritas.org/pt/alphonsus-de-guimaraens


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69766
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Sáb 16 Sep 2023 - 9:31

    Jorge Amado


    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Jorge-Amado



    Jorge Leal Amado de Faria1​2​3​ (Itabuna, 10 de agosto de 1912-Salvador de Bahía, 6 de agosto de 2001) fue un escritor brasileño, miembro de la Academia Brasileña de Letras. Fue primo del diplomático Gilberto Amado.

    Nació en la Hacienda de Auricídia, en el municipio de Itabuna, al sur del estado de Bahía. Su padre era dueño de una plantación de cacao. Cuando tenía un año su familia se estableció en la población de Ilhéus, en el litoral de Bahía, donde Jorge pasó su infancia. Hizo los estudios secundarios en la ciudad de Salvador, capital del estado. En este período comenzó a trabajar en periódicos y a participar de la vida literaria y fue uno de los fundadores de la llamada Academia de los Rebeldes. Sus obras muestran un Brasil mestizo.

    Jorge publicó su primera novela, llamada El País del Carnaval, en 1931, a los 18 años. Se casó con Matilde García Rosa dos años después, y con ella tuvo una hija, Lila, que nació en 1933, año en que publicó su segunda novela, Cacao.

    Se graduó en la Facultad Nacional de Derecho en Río de Janeiro en 1935. Militante comunista, fue obligado a exiliarse en Argentina y Uruguay entre 1941 y 1942, período en que hizo un viaje por América Latina. Al regresar a Brasil se separó de Matilde García Rosa.

    En 1946 fue elegido miembro de la Asamblea Nacional Constituyente por el Partido Comunista Brasileño (PCB), siendo el diputado más votado del estado de São Paulo. Como diputado fue autor de la ley que asegura la libertad de culto religioso. En este mismo año se casa con la también escritora Zélia Gattai.

    En 1947, año en que nació Joel Jorge, su primer hijo con Zélia, el partido fue declarado ilegal y sus miembros fueron perseguidos y apresados. Jorge tuvo que exiliarse en Francia, donde se quedó hasta 1950. Su primera hija, Lila, murió en 1949. Entre 1950 y 1952, Amado residió en Checoslovaquia, donde nació su hija Paloma.

    Al volver a Brasil, en 1955, Jorge Amado se distanció de la militancia política, pero sin dejar el Partido Comunista. Se dedicó desde entonces integralmente a la literatura. Fue elegido el 6 de abril de 1961 a la Academia Brasileña de Letras. Recibió el título de doctor honoris causa por diversas universidades. También recibió el título de Obá de Xangô en la religión Candomblé.

    Su obra ha sido adaptada al cine, al teatro y a la televisión, y también ha sido tema de varios trabajos de escuelas de samba en el Carnaval brasileño. Sus libros están traducidos a 49 idiomas y publicados en 55 países. Existen también publicaciones en Braille y cintas de audio grabadas para ciegos.

    En 1987 se inauguró en el Largo do Pelourinho, en la ciudad de Salvador de Bahía, la Fundación Casa de Jorge Amado,4​ que abriga y preserva su acervo para investigadores. La fundación también ayuda el desarrollo de actividades culturales en el estado de Bahía.

    Jorge Amado murió en la ciudad de Salvador el 6 de agosto de 2001. Fue cremado y sus cenizas fueron enterradas en el jardín de su casa el día 10 de agosto, cuando hubiera cumplido 89 años.

    Premios y títulos
    La obra literaria de Jorge Amado recibió diversos premios brasileños y extranjeros, sobresaliendo:

    Premio Lenin de la Paz (Unión Soviética, 1951)
    Premio Jabuti, 1959
    Latinidad (Francia, 1971)
    Nonino (Italia, 1982)
    Orden Carlos Manuel de Céspedes (Cuba, 1988)5​
    Dimitrov (Bulgaria, 1989)
    Pablo Neruda (Rusia, 1989)
    Premio Etruria de Literatura (Italia, 1989)
    Cino del Duca (Francia, 1990)
    Mediterráneo (Italia, 1990)
    Premio Luís de Camões (Brasil-Portugal, 1995)
    Ministério da Cultura (Brasil, 1997)
    Recibió los títulos de Comendador y Grande Oficial de las órdenes de Argentina, Chile, España, Francia, Portugal y Venezuela. Recibió también títulos de Doctor Honoris Causa de universidades de Brasil, Portugal, Italia, Israel y Francia. El título francés fue el último que recibió personalmente, en 1998, cuando ya estaba enfermo. El 4 de diciembre de 2014 recibió (post mortem) de la Asamblea Legislativa de Bahía el Título de Ciudadano Benemérito de la Libertad y Justicia Social João Mangabeira.6​7​ en razón de su trayectoria en defensa de los intereses sociales, la más alta distinción del Estado.


    Obras


    Novelas

    El país del Carnaval, 1931
    Cacao, 1933
    Sudor, 1934
    Jubiabá, 1935
    Mar Muerto, 1936
    Capitanes de la arena 1937
    Tierras del sin fin, 1943
    San Jorge de los Ilheus, 1944
    Seara roja, 1946
    Los subterráneos de la libertad (3 volúmenes, 1954)
    Gabriela, Clavo y Canela, 1958
    Los viejos marineros o Capitán de altura, 1961
    Los pastores de la noche, 1964
    Doña Flor y sus dos maridos, 1966
    Tienda de los milagros, 1969
    Teresa Batista cansada de guerra, 1972
    Tieta de Agreste, 1977
    Uniforme, frac y camisón de dormir, 1979
    Tocaia grande, 1984
    La desaparición de la santa, 1988
    De cómo los turcos descubrieron América, 1994


    Relatos

    La muerte y la muerte de Quincas Berro Dágua, 1961
    Del reciente milagro de los pájaros, 1979
    Libros para niños
    El Gato Mallado y la golondrina Siñá, 1976
    La pelota y el arquero, 1984


    Biografías

    El ABC de Castro Alves, 1941
    El Caballero de la esperanza (biografía de Luís Carlos Prestes), 1942


    Teatro

    El amor del soldado, 1947
    Memorias
    El niño grapiuna, 1982
    Navegación de cabotaje, 19929​




    continuará

    https://es.wikipedia.org/wiki/Jorge_Amado


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Luna7

    Contenido patrocinado


    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 16 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Miér 22 Mayo 2024 - 11:09