Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1046902 mensajes en 47810 argumentos.

Tenemos 1578 miembros registrados

El último usuario registrado es Gonzalo

¿Quién está en línea?

En total hay 50 usuarios en línea: 1 Registrado, 1 Ocultos y 48 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Pedro Casas Serra


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 EmptyAyer a las 23:29 por Lluvia Abril

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 EmptyAyer a las 23:26 por Lluvia Abril

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 EmptyAyer a las 23:24 por Lluvia Abril

» LA POESIA MÍSTICA DEL SUFISMO. LA CONFERENCIA DE LOS PÁJAROS.
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 EmptyAyer a las 20:16 por Maria Lua

» POESÍA ÁRABE
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 EmptyAyer a las 20:10 por Maria Lua

» LITERATURA AFRICANA - POESÍA AFRICANA
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 EmptyAyer a las 19:47 por Maria Lua

» EL JARRÓN
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 EmptyAyer a las 19:21 por ingrid zetterberg

» Jardines de la Plaza de Tetuán (Barcelona)
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 EmptyAyer a las 19:15 por ingrid zetterberg

» Iglesia de San Francisco de Sales (Barcelona)
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 EmptyAyer a las 19:13 por ingrid zetterberg

» Salón
LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 EmptyAyer a las 19:11 por ingrid zetterberg

Junio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty

+2
Lluvia Abril
Pedro Casas Serra
6 participantes

    LA LITERATURA BRASILEÑA

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Sáb 12 Ago 2023, 16:06

    ***

    El largo poema (escrito en dos partes) “Plátanos podridos” es extraordinario, como lo señala el crítico Leandro Konder. En él se reflejan las mejores cualidades de la poética ferreiriana, y en él está la historia de Brasil como cotidiano, con sus amarguras pero también con las dulzuras.que hacen vivible a la miserrable realidad.

    Como poeta completo, Ferreira Gullar también percibe cotidianamente lo efímero cuando encuentra su imagen reflejada, y sorprende con estas palabras: [el espejo] “No nos devuelve lo que él no retuvo” Y en otro poema con similar hallazgo nos dice:



    Yo guardo el espejo

    el espejo no me guarda

    […]

    soy posiblemente

    una cosa donde el tiempo

    tuvo un error



    Un poeta de amores ha amado mucho y lo han amado y desamado. Estas dos experiencias son una sola porque el profundo sentimiento del desamor sólo muestra que el amor ha sido grande, y que debe continuar. Quiero terminar con dos poemas cortos en los que Ferreira Gullar muestra esto.



    UNA SONRISA

    Cuando

    con mis manos de llama

    te enciendo y en rosa

    abajo

    te deshojas

    cuando

    con mi ardiente antorcha y ciego

    penetro la noche de tu flor que exhala

    orina

    y miel

    ¿qué busco yo con toda esa furia

    asesina de macho?

    ¿qué busco yo

    en fuego

    aquí abajo

    sino coger con la repentina

    mano del delirio

    otra flor de la sonrisa

    que en lo alto ilumina tu rostro?





    CANTIGA PARA NO MORIR

    Cuando te vayas si en buena hora

    moza blanca como la nieve,

    llévame.



    Si acaso no puedes

    llevarme de la mano,

    niña blanca de nieve,

    llévame en el corazón.



    Si en el corazón no puedes

    acaso llevarme,

    moza de sueño y de nieve,

    llévame en tu recuerdo.



    Y si ahí tampoco puedes

    por tanta cosa que lleves

    ya viva en el pensamiento,

    niña blanca de nieve,

    en el olvido llévame.





    Hay mucho más en la poesía de Ferreira Gullar, pero descubrirlo es labor de cada uno de sus lectores.




    FIN

    https://circulodepoesia.com/2014/02/sobre-la-poesia-de-ferreira-gullar/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Dom 13 Ago 2023, 19:46

    Poemas de Tanussi Cardoso


    Tanussi CardosoEl poeta, ensayista y traductor chileno Leo Lobos (1966) nos ofrece, en esta oportunidad, sus versiones del trabajo del poeta brasileño Tanussi Cardoso (1946). Cardoso es poeta, cuentista, crítico literario y escribe letras de canciones. Es Presidente del sindicato de los escritores del Estado de Río de Janeiro (SEERJ).



    Fiat lux



    Traducción, selección y notas
    Leo Lobos





    ¿Para dónde estamos yendo?
    Estamos yendo siempre para casa.

    Raduan Nassar







    Del aprendizaje del aire
    imaginemos el aire suelto en la atmósfera
    el aire inexistente a la luz de los ojos
    imaginemos el aire sin sentirlo
    sin el sofocante olor de las abejas
    el aire sin cortes sin fronteras
    el aire sin el cielo
    el aire del olvido
    imaginémoslo fotografiado
    fantasma sin textura
    moldura inerte
    cuadro de sugestiones y apariencias
    imaginemos el aire
    paisaje blanco sin el poema
    vacuo impregnado de Dios
    el aire que sólo los ciegos ven
    el aire el silencio de Bach

    imaginemos el amor
    así







    De la poesía

    el canto de los pájaros
    a la procura del viento
    no

    la promesa del amor
    en las caras de la luna
    no

    el miedo del mundo
    sobre el muro
    no

    el malabarista
    en la cuerda floja
    no

    el ojo del tigre
    exacto certero
    preciso

    el ojo del tigre










    Sobre el oficio

    escribir

    dejarse ir
    a un pantano que no
    se conoce
    fondo ni gusto

    di/lu/ir/se

    la piel secar al sol
    uñas y dientes

    a/bis/mar/se

    espanto y
    peligro de caída

    entregarse al
    terremoto que viene
    de sí mismo

    de/sis/tir/se

    no resistir
    el abandono
    de los cabellos

    di/sol/VER-SE





    “silencio antes de nacer, silencio
    después de la muerte, la vida es puro ruido
    entre dos silencios insondables”

    Isabel Allende





    Sobre el nombre de las cosas

    Para Luiz Ruffato



    I

    porque todos los misterios son santos
    no nombraremos el nombre de las
    cosas.
    aún que los desiertos florezcan
    y el caos de las lluvias nos transborden,
    de ellos, la sangre
    no diremos.

    IV

    cuando caminábamos
    en la arena,
    nombres no habían.
    habían el mar sin nombre,
    el cielo, las frutas,
    las huellas de los pájaros
    y el sueño sin nombre había.
    todo era simple.
    simples hombres
    sin nombrar.

    VI

    ¿quién nos lleva en los hombros?
    ¿quién nos bebe la lengua?
    ¿a quién decir, quiero?
    ¿a quién decir, preciso?
    ¿a quién decir, inocentes?

    VIII

    vivimos dentro de nosotros.
    extranjeros.
    recorremos carreteras,
    calles, ciudades, desnudos y
    extranjeros.
    cada sonrisa, cada
    abrazo, extranjeros.
    nuestros mares y navíos,
    extranjeros.

    XI

    es que
    los nombres no dichos se esquivan
    y el Verbo
    que era barro
    se hace
    aire.







    fiat lux

    para Cristina da Costa Pereira



    el tiempo
    viene de los pies y de las manos y del agua y de los vientos
    y de la tierra
    y del fruto del vientre de las madres
    viene de los árboles
    de la paz que brilla en su cáscara
    nace de la pureza de la sangre de las arenas
    de la existencia de la hoja en blanco
    de los ancestrales recuerdos del carácter mágico
    de las palabras

    el tiempo
    nace de la escritura de los pájaros
    o de su canto
    o de la risa del primer gallo en la primera mañana
    o antes
    cuando la idea de un Dios quemaba los ojos
    y los niños jugaban
    en el soplo de la espuma del verso de los poetas

    viene de la seda de las abejas
    de la piel de las tortugas
    del encuentro de la araña y su red
    del ínfimo grano de arena de los desiertos

    el tiempo
    comienza en ti
    en tu gemido delante del ombligo de la luna
    y de las espirales de las nubes
    nace de las ciudades invisibles
    del movimiento que existe en el juego del creador
    y de la piedra fundamental
    nace del amor de los lagartos
    de las uvas molidas para el vino
    del fuego de los volcanes
    de los cielos y de los parques
    del espíritu que perfuma el aire
    nace del misterio gozoso
    que existe entre la espina y la rosa
    de los relámpagos que iluminan los cabellos
    de la primera hormiga en su labor diaria
    de las alas de los peces cuando estos vuelan

    el tiempo
    nace del acaso de las galaxias y de las estrellas
    del humus de las lluvias
    nace de la memoria del polvo
    de los incendios del deseo
    viene ungido por los dolores de los profetas
    nace del vuelo de Dios y su sudor
    y del dedo del sol entre las sombras

    el tiempo
    resiste en la sonrisa lenta de la noche
    ofreciéndose a la boca estelar y melancólica
    de la aurora mas larga
    y armoniza el silencio
    coge la miel
    y nos hace estremecer

    solos y humanos





    ejercicio de la mirada

    el ojo cortado del perro andaluz
    el ojo de la lamina afilada
    el ojo de la sangre y su chorro
    el ojo y la visión de Borges
    el ojo ciego que ve
    el ojo de los brujos
    el ojo oculto del eclipse
    el ojo de la parábola y de la profecía

    el ojo que circunda el ojo claro del miedo
    el ojo de Dios en el centro del huracán
    el ojo del padre y de la madre y de los gallos de la aurora
    el ojo que habita el planeta de la infancia

    el ojo de la muerte anunciada
    el ojo de la vida postergada
    el ojo en la edad madura de los huesos

    el ojo de la ciudad fragmentada
    dentro del hombre fragmentado
    el ojo ruidoso de la urbanidad
    el ojo del sueño que se recuerda
    el ojo de la memoria en movimiento
    el ojo partido de la esperanza y de la utopía
    el ojo de los girasoles

    el ojo de Clarice
    el ojo triste de la alegría
    el ojo de los 3 misterios
    el ojo prismático de los cristales

    el ojo como acto de destrucción
    el ojo de las sombras y de las dudas
    el ojo absurdo de las aguas
    el ojo atento de las horas paradas

    el ojo en la desnudez escondida
    de las señoritas de Picasso
    el ojo azul de Matisse
    el ojo de las bañistas de Cézanne
    el ojo de la sonrisa santa de la Gioconda

    el ojo que ilumina
    más allá de la superficie de la máquina
    el ojo del ritmo de los engranajes
    el ojo que esta al acecho
    más allá de la lengua y del lenguaje
    el ojo que la palabra liberta

    el ojo del verbo ser
    el ojo doble del andrógino
    el ojo del que soy y no soy
    o viceversa
    el ojo que parte de mi para el otro
    o viceversa
    el ojo fatal del nombre y de la cosa
    el ojo de la máscara dentro del ojo

    el ojo de la carne dentro de la piel
    el ojo entre las sabanas
    el ojo insoportable de los límites
    el ojo sin esposas

    el ojo del verso en transe y en tránsito
    el ojo en la contramano de la dicción
    el ojo dentro de la hipérbole y del espanto
    el ojo paradojal de la contradicción

    el ojo de la serpiente tragando el mar
    el ojo en la mano de Gullar
    el ojo de las 5 raíces
    Cecilia Bandeira Murilo Cabral Drummond

    el ojo del sonido de Cage
    el ojo del río bebiendo la sed
    el ojo aguado de los peces
    el ojo de la flecha
    el ojo de la canción de los gatos

    el ojo en el ojo del poema
    que anuncia

    la mirada nuestra de cada día





    Notas
    Los poemas presentados han sido extraídos del libro “Exercício do olhar” poemas de Tanussi Cardoso, publicado por editora Fivestar en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil el año 2006.

    Datos vitales

    Tanussi Cardoso es carioca nacido el año 1946. Formado en periodismo (PUC/RJ) y derecho (Bennet), licenciado en inglés (BBC). Poeta, cuentista, crítico literario y escribe letras de canciones. Además de ser activo colaborador de diversas publicaciones literarias en Brasil. Ha editado los libros Desintegración (1979); Boca maldita (1982), Viaje en torno de (2000); La medida del desierto y otro poemas (2003). Tiene poemas publicados en Argentina, Chile, Colombia, Estados Unidos, Italia, Portugal, y Uruguay, y ha sido traducido al francés, español e italiano. Es columnista del periódico carioca RIO LETRAS. Es miembro de la asociación de poetas del Estado de Río de Janeiro (APPERJ) y presidente del sindicato de los escritores del Estado de Río de Janeiro (SEERJ). El año 2006, representó a Brasil en el Segundo Festival Latino-Americano de Poesía “Ser al fin una palabra”, realizado en México, Distrito Federal, invitado por los poetas mexicanos Federico Corral Vallejo y Angélica García Santa Olaya entre otros. Sobre su poesía Gilberto Mendonça Teles ha dicho: “No tengo dudas en escribir que Tanussi Cardoso es el poeta que más admiro actualmente en Río de Janeiro. Poder demostrar los motivos de esta admiración que se extienden de los poemas al poeta -al hombre cordial, dócil, educado, talentoso y humilde, que sabe ser. Humildad orgullosa -digamos así- de quien conoce sus fuerzas y vive continuamente procurando superar sus limites”. El poeta Affonso Romano de Sant´Anna ha dicho de su trabajo: “Su poesía es de la mejor calidad: densa, creativa, funcionando oral o escrituralmente, reinventándose continuamente”. Carlos Nejar ha dicho:”Poemas fuertes, con tono personal -cosa que va escaseando en el mercado. Sabe del oro del silencio y de la plata de la revelación”.

    Leo Lobos (Santiago de Chile, 1966) poeta, ensayista, traductor y artista visual.






    https://circulodepoesia.com/2010/07/poemas-de-tanussi-cardoso/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 08:21

    Un poema de Henriqueta Lisboa

    Henriqueta Lisboa

    El ensayista y traductor Daniel Orizaga (Querétaro, 1983) nos presenta una versión de la poeta, ensayista y traductora brasileña Henriqueta Lisboa (1901-1985), identificada con la lírica modernista. En 1984 recibió el Premio Machado de Assis que otorga Academia Brasileira de Letras.






    RESTAURADORA



    A morte é limpa.

    Cruel mas limpa.



    Com seus aventais de linho

    — fâmula — esfrega as vidraças.



    Tem punhos ágeis e esponjas.

    Abre as janelas, o ar precipita-se

    inaugural para dentro das salas.

    Havia impressões digitais nos móveis,

    grãos de poeira no interstício das fechaduras.



    Porém tudo voltou a ser como antes da carne

    e sua desordem.









    RESTAURADORA



    La muerte es limpia.

    Cruel pero limpia.



    Con sus delantales de lino

    — como mucama – friega los vitrales

    tiene puños ágiles y esponjas.



    Abre las ventanas, el aire se precipita

    inaugural hacia las salas.

    Había huellas digitales en los muebles,

    granos de polvo en el intersticio de las cerraduras.



    No obstante todo volvió a ser como antes de la carne

    y su desorden.


    ******************

    Henriqueta Lisboa (Minas Gerais, 1901 – Minas Gerais, 1985)

    Poeta, ensayista, crítica literaria y traductora. Comienza su carrera literaria en Río de Janeiro con la publicación de la colección de poemas Fogo fátuo (1925). Fue la primera mujer miembro de Academia Mineira de Letras. Suele abordar temas metafísicos en sus textos, sobre todo el de la muerte.




    https://circulodepoesia.com/2010/10/un-poema-de-henriqueta-lisboa/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 08:23

    Henriqueta Lisboa

    El siguiente poema pertenece a su libro: Pousada do Ser (1982).



    De lo superfluo

    También las cosas participan
    en nuestra vida. Un libro. Una rosa.
    Una melodía que nos hace regresar
    a momentos inaugurales. El crepúsculo
    azarosamente visto en un país
    que al no ser de la tierra
    evoca apenas una reminiscencia
    de otra reminiscencia más lejana.
    El esbozo tan sólo de un gesto
    de cruel intención. La gracia
    de un retazo de luna
    que atraviesa un viejo tapiz.
    La mesa sobre la cual me desparramo
    cada día más temerosa
    de mis propios decires.
    Tales cosas de íntimo dominio
    tal vez sean superfluas.
    Y sin embargo,
    ¿qué tengo que ver yo contigo
    si no leíste el libro que leí,
    no viste la rosa que planté,
    no contemplaste la puesta de sol
    a la hora en que el amor se fue?
    ¿Qué tienes que ver conmigo
    si dentro de ti no prevalecen
    las cosas –aunque superfluas–
    de mi intransferible patrimonio?



    Do supérfluo

    Também as cousas participam
    de nossa vida. Um livro. Uma rosa.
    Um trecho musical que nos devolve
    a horas inaugurais. O crepúsculo
    acaso visto num país
    que não sendo da terra
    evoca apenas a lembrança
    de outra lembrança mais longínqua.
    O esboço tão-somente de um gesto
    de ferina intenção. A graça
    de um retalho de lua
    a pervagar num reposteiro.
    A mesa sobre a qual me debruço
    cada dia mais temerosa
    de meus próprios dizeres.
    Tais cousas de íntimo dominio
    talvez sejam supérfluas.
    No entanto
    que tenho a ver contigo
    se não leste o livro que li
    não viste a rosa que plantei
    nem contemplaste o pôr-do-sol
    à hora em que o amor se foi?
    Que tens a ver comigo
    se dentro em ti não prevalecem
    as cousas – todavia supérfluas –
    do meu intransferível patrimônio?



    En este poema, Lisboa habla de que lo superfluo, o lo que suele considerarse superfluo, termina por ser fundamental. La primera parte del texto menciona cómo los objetos son parte de la vida debido a lo que evocan, como por ejemplo “Una melodía que nos hace regresar / a momentos inaugurales” en donde además, puede encontrarse el sentimiento de la melancolía. Más tarde irá enumerando algunas otras cosas y las emociones que evocan como lo es el esbozo cruel o la gracia de un viejo tapiz. Posteriormente el “yo lírico” nos contará sobre la intimidad que contiene el escribir y cómo lo hace de manera temerosa, evocando la mesa donde escribe.
    En la segunda parte del texto que comienza con el verso “Y sin embargo” mismo que está dispuesto a la derecha de la página, se comprende el por qué de este interés por las cosas; en el segundo verso: “qué tengo que ver yo contigo” aparece por primera vez el “tú” al que el “yo lírico” se refiere. En entonces cuando se comprende que el conocimiento del otro, esta intimidad sólo puede darse al compartirse estas cosas “superfluas”. Y dado que en el caso de este poema eso no sucede, la emoción final es la del desasosiego.



    Henriqueta Lisboa (Minas Gerais, 1901 – Minas Gerais, 1985)

    Poeta, ensayista, crítica literaria y traductora. Comienza su carrera literaria en Río de Janeiro con la publicación de la colección de poemas Fogo fátuo (1925). Fue la primera mujer miembro de Academia Mineira de Letras. Suele abordar temas metafísicos en sus textos, sobre todo el de la muerte.




    https://vuelapalabra.com/siete-poetas-brasilenas-nacidas-en-el-siglo-xx-henriqueta-lisboa/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 08:29

    Cecília Meireles poeta brasileña


    Cecília Benevides de Carvalho Meireles (Río de Janeiro, 7 de noviembre de 1901 — Río de Janeiro, 9 de noviembre de 1964) fue una poeta, profesora y periodista brasileña. Cecília Meireles tuvo tres hijas con el pintor Fernando Correia Dias, entre ellas la actriz María Fernanda Meireles.

    Sus padres fallecieron siendo ella muy pequeña, y fue criada por su abuela. Concurrió a la Escuela Normal de Río de Janeiro, entre 1913 y 1916,​ y comenzó a escribir poesía a los 9 años.

    Estudió lenguas, literatura, música, folclore y teoría educacional. A los 18 años publicó su primer libro de poesía, que se enmarca en diferentes corrientes literarias, por lo que es considerado "atemporal".

    En 1922 se casó con el pintor portugués Fernando Correia Dias, con quien tuvo tres hijas. Correia Dias sufría de depresión aguda y se suicidó en 1935. En 1940 Meireles se casa con Heitor Vinícius da Silveira Grilo, profesor e ingeniero agrónomo.

    Se desempeñó además como periodista, publicando sobre temas educativos fundando en 1934 la primera biblioteca infantil de Río de Janeiro. Escribió numerosos libros de literatura infantil, entre ellos: Leilão de Jardim, O Cavalinho Branco, Colar de Carolina, O mosquito escreve, Sonhos da menina, O menino azul y A pombinha da mata.

    A partir de 1934, dio conferencias sobre Literatura Brasileña en Portugal (Lisboa y Coímbra) y, en 1936, fue contratada en la Universidad Federal de Río de Janeiro. En 1940 enseñó en la Universidad de Texas.

    Entre 1936 y 1938 colaboró con el periódico A Manhã y con la revista Observador Econômico.

    A lo largo de su carrera pronunció numerosas conferencias alrededor del mundo.

    Al fallecer en 1964 es velada con grandes honores públicos, y se designan con su nombre varias escuelas y bibliotecas de Brasil y Chile.

    Parte de su obra poética se enmarca en la vanguardia del Modernismo brasileño, junto con Manuel Bandeira y Carlos Drummond de Andrade. Se destaca además en su poesía la técnica, y la riqueza humana de la misma.


    ******************


    Motivo



    Eu canto porque o instante existe

    e a minha vida está completa.

    Não sou alegre nem sou triste:

    sou poeta.

    Irmão das coisas fugidias,

    não sinto gozo nem tormento.

    Atravesso noites e dias

    no vento.

    Se desmorono ou se edifico,

    se permaneço ou me desfaço,

    — não sei, não sei. Não sei se fico

    ou passo.

    Sei que canto. E a canção é tudo.

    Tem sangue eterno a asa ritmada.

    E um dia sei que estarei mudo:

    — mais nada.


    ****************


    Motivo


    Yo canto porque existe el instante

    y mi vida no está completa.

    No soy alegre ni triste:

    Soy poeta.

    Hermana de las cosas huidizas,

    no siento júbilo ni tormento

    Por noches y días transito,

    en el viento

    Si desmorono o si edifico

    Si permanezco o me deshago,

    No lo sé, no lo sé., Solo sé que me quedo

    o que solo paso.

    Sé que canto. Y la canción lo es todo.

    Hay sangre eterna en el ala acompasada.

    Y un día sé que estaré mudo:

    el todo se acaba.


    *******************


    Obra

    Espectros, 1919

    Criança, meu amor, 1923

    Nunca mais..., 1923

    Poema dos Poemas, 1923

    Baladas para El-Rei, 1925

    Saudação à menina de Portugal,1930

    Batuque, samba e Macumba, 1933

    O Espírito Vitorioso, 1935

    A Festa das Letras, 1937

    Viagem, 1939

    Vaga Música, 1942

    Poetas Novos de Portugal, 1944

    Mar Absoluto, 1945

    Rute e Alberto, 1945

    Rui — Pequena História de uma Grande Vida 1948

    Retrato Natural, 1949

    Problemas de Literatura Infantil, 1950

    Amor em Leonoreta, 1952

    Doze Noturnos de Holanda e o Aeronauta, 1952

    Romanceiro da Inconfidência, 1953

    Poemas Escritos na Índia, 1953

    Batuque, 1953

    Pequeno Oratório de Santa Clara, 1955

    Pistóia, Cemitério Militar Brasileiro, 1955

    Panorama Folclórico de Açores, 1955

    Canções, 1956

    Giroflê, Giroflá, 1956

    Romance de Santa Cecília, 1957

    A Bíblia na Literatura Brasileira, 1957

    A Rosa, 1957

    Obra Poética,1958

    Metal Rosicler, 1960

    Poemas de Israel, 1963

    Antologia Poética 1963

    Solombra, 1963

    Ou Isto ou Aquilo, 1964

    Escolha o Seu Sonho, 196
    Crônica Trovada da Cidade de San Sebastian do Rio de Janeiro, 1965

    O Menino Atrasado, 1966

    Poésie (en francés), 1967

    Antologia Poética, 1968

    Poemas Italianos, 1968

    Poesias, 1969

    Flor de Poemas, 1972

    Poesias Completas, 1973

    Elegias, 1974

    Flores e Canções, 1979

    Poesia Completa, 1994

    Obra em Prosa - 6 volúmenes, 1998

    Canção da Tarde no Campo, 2001

    Episódio Humano, 200





    Premios recibidos

    1939 Premio de poesía Olavio Bilac, de la Academia Brasileña de Letras, por Viagem.

    1942 Socia honoraria del Real Gabinete Português de Leitura, en Río de Janeiro.

    1952 Oficial de la Orden del Mérito de Chile.

    1953 Socia honoraria del Instituto Vasco da Gama, en Goa (India).

    1953 Doctora honoris causa, de la Universidad de Nueva Delhi

    1962 Premio por traducción en teatro, de la Asociación Paulista de Críticos de Arte.

    1963 Premio Jabuti, por la traducción de obra literaria del libro Poemas de Israel.

    1964 Premio Jabuti de poesía, por su libro Solombra.





    http://www.heroinas.net/2020/11/cecilia-meireles-poeta-brasilena.html



    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 08:31

    Cecília Meireles



    Cecília Meireles nació el 7 de noviembre de 1901 en Río de Janeiro (Brasil) y falleció en la misma ciudad el 9 de noviembre de 1964; se desempeñó como periodista, poetisa y educadora y fue madre de la reconocida actriz María Fernanda Meireles.
    Uno de los hechos que más marcaron la vida de Cecília y posiblemente el más decisivo para que se decantara como escritora fue el fallecimiento de sus padres siendo ella pequeña, hecho tras el cual estuvo a cargo de una de sus abuelas. Al poco tiempo ya escribía poesía; sus primeros versos datan de cuando contaba con 9 años de edad.
    Publicó su primer poemario a los 18 años, un libro que, por su gran amplitud en lo que a corrientes literarias se refiere, fue considerado "atemporal". Ha recibido innumerables premios y condecoraciones por su obra, en la cual puede percibirse una fuerte influencia del Modernismo Brasileño.
    Además colaboró con importantes periódicos en cuestiones educativas y escribió libros para niños, que se volvieron muy populares en su tierra. A su vez fue la fundadora de la Primera Biblioteca Infantil de Río de Janeiro.
    Cuando falleció, fue velada con los mayores honores y se le dio su nombre a numerosas escuelas y bibliotecas, no sólo de Brasil sino también de otros países, como Chile.
    Aquí podrás disfrutar de "Infancia" y "Retrato".




    CARTA



    Yo, sí -¿Pero y la estrella de la tarde, que subía y descendía
    de los cielos cansada y olvidada?
    ¿Y los pobres, que golpeaban las puertas, sin resultado, haciendo
    vibrar la noche y el día con su puño seco?
    ¿Y los niños, que gritaban con el corazón aterrado?: "¿por qué
    nadie nos responde?"
    ¿Y los caminos, y los caminos vacíos, con sus manos extendidas
    inútilmente?
    ¿Y el santo inmóvil, que deja a las cosas continuar su rumbo?
    ¿Y las músicas encerradas en cajas, suspirando con las alas
    recogidas?

    ¡Ah! Yo, sí porque ya lo lloré todo, y despedí mi cuerpo
    usado y triste,
    y mis lágrimas lo lavaron, y el silencio de la noche lo enjugó.
    Pero los muertos, que enterrados soñaban con palomas ligeras
    y flores claras,
    y los que en medio del mar pensaban en el mensaje que la playa
    desplegaría rápidamente hasta sus dedos...
    Pero los que se adormecieron, de tan excesiva vigilia y que yo
    no sé si despertarán...
    y los que murieron de tanta espera... -y que no sé si fueron salvados.

    Yo, sí. Pero todo esto, todos estos ojos puestos en ti, en lo alto
    de la vida,
    no sé si te mirarán como yo,
    renacida y desprovista de venganzas,
    el día que necesites el perdón.




    https://www.poemas-del-alma.com/cecilia-meireles.htm


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:03

    [center]
    Cecília Meireles
    [/center]

    Cecília Meireles (1901-1964) es una de las poetas más importantes del siglo XX en Brasil. Se la ha comparado con Gabriela Mistral por su interés en la educación, su afición por los viajes y su distancia respecto a los experimentos formales de las vanguardias, a los que ambas prefieren formas tradicionales tratadas con un estilo profundamente propio. Frente a la poesía de Mistral -más dramática, estatuaria y grave- los versos de Meireles se perciben como fluidos y sensoriales, y atienden con finura a matices cambiantes de la experiencia. Los tres poemas traducidos aquí provienen de su libro Viagem (Viaje), de 1939.


    ***************



    Canção



    Pus o meu sonho num navio
    e o navio em cima do mar;
    – depois, abri o mar com as mãos,
    para o meu sonho naufragar.

    Minhas mãos ainda estão molhadas
    do azul das ondas entreabertas,
    e a cor que escorre de meus dedos
    colore as areias desertas.

    O vento vem vindo de longe,
    a noite se curva de frio;
    debaixo da água vai morrendo
    meu sonho, dentro de um navio…


    Chorarei quanto for preciso,
    para fazer com que o mar cresça,
    e meu navio chegue ao fundo
    e meu sonho desapareça.

    Depois, tudo estará perfeito;
    praia lisa, águas ordenadas,
    meus olhos secos como pedras
    e as minhas duas mãos quebradas.




    ******************


    Canción


    Puse un sueño en un navío,
    y el navío sobre el mar;
    abrí el mar con mis dos manos
    y lo hice naufragar.


    Tengo las manos mojadas
    de azul y olas entreabiertas;
    color fluye de mis dedos
    tiñe arenas desïertas.

    El viento vino de lejos,
    la noche, curva de frío;
    bajo el agua va muriendo
    mi sueño, y en su navío…

    Lloraré lo necesario
    para hacer la mar crecer,
    el navío se irá al fondo,
    sueño, a desaparecer…

    Luego ya, todo perfecto:
    playa lisa, lisas aguas.
    Ojos secos como piedras,
    y mis dos manos quebradas.




    ***********************


    continuará


    https://letrasenlinea.uahurtado.cl/tres-poemas-de-cecilia-meireles/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:07

    poemas de Cecília Meireles


    Timidez



    Basta-me um pequeno gesto,
    feito de longe e de leve,
    para que venhas comigo
    e eu para sempre te leve…

    – mas só esse eu não farei.

    Uma palavra caída
    das montanhas dos instantes
    desmancha todos os mares
    e une as terras mais distantes…



    – palavra que não direi.

    Para que tu me adivinhes,
    entre os ventos taciturnos,
    apago meus pensamentos,
    ponho vestidos noturnos,



    – que amargamente inventei.

    E, enquanto não me descobres,
    os mundos vão navegando
    nos ares certos do tempo
    até não se sabe quando…

    – e um dia me acabarei.


    ******************


    Timidez


    Me basta un pequeño gesto
    hecho de lejos, muy leve,
    para que vengas conmigo,
    para que siempre te lleve.

    Sólo ese, yo no lo haré.


    Una palabra caída
    de las montañas de instantes
    desmancha todos los mares,
    une tierras muy distantes.

    Palabra que no diré.

    Para que tú me adivines
    entre vientos taciturnos
    apago mis pensamientos
    visto ropajes nocturnos

    Que amargamente inventé.

    Y mientras no me descubres
    van los mundos navegando
    en aires ciertos del tiempo
    hasta no se sabe cuándo…

    Y un día me acabaré.



    ********************
    ***********************

    Retrato



    Eu não tinha este rosto de hoje,
    assim calmo, assim triste, assim magro,
    nem estes olhos tão vazios,
    nem o lábio amargo.

    Eu não tinha estas mãos sem força,
    tao paradas e frias e mortas;
    eu não tinha este coração
    que nem se mostra.

    Eu não dei por esta mudança,
    tão simples, tão certa, tão fácil:
    – Em que espelho ficou perdida
    a minha face?


    *************


    Retrato



    No tenía este rostro que tengo
    tan calmo, tan triste, tan magro,
    ni estos ojos tan vacíos,
    ni el labio amargo.


    No tenía estas manos sin fuerza,
    tan paradas, tan frías, tan muertas.
    no tenía este corazón
    que ni se muestra.

    Y no entiendo esta mudanza,
    tan simple, tan cierta, tan fácil.
    ¿En qué espejo se perdïó
    mi rostro grácil?



    https://letrasenlinea.uahurtado.cl/tres-poemas-de-cecilia-meireles/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:12

    CLARICE LIZPECTOR


    Clarice Lispector nació en Ucrania en 1920 y murió en Brasil cuando contaba 57 años. La escritora de origen judío fue un genio indiscutible de la literatura desde que a los 21 años publicara Cerca del corazón salvaje, obra que había escrito a los 19, y por la que recibió el premio Graça Aranha para a la mejor novela publicada en 1943. Su lugar en la historia de la literatura quedó sellado con obras maestras como Una manzana en la oscuridad, de 1961, La pasión según GH, publicada en 1969, o La Hora de la estrella, de 1977. Pero su genio revolucionó también el concepto del cuento, en 2002 la editorial Alfaguara publicó todos sus cuentos reunidos en traducción al español.

    Su obra literaria es profunda, compleja y a la vez grácil, un extraño equilibrio que también parecía tener su enigmática personalidad.

    La biografía ha puesto a la luz detalles de sus orígenes que muy poco sabían, aunque era notorio que había nacido en Rusia y su familia emigró a Brasil cuando ella tenía cinco años, el origen de esa emigración era menos conocida: tras la Revolución Bolchevique, Chechenik fue invadida y la casa familiar de los Lispector arrasada. Su abuelo fue asesinado y su madre, que ya tenía dos hijas, fue violada por soldados rusos que le contagiaron la sífilis. Su familia huyó de Ucrania, Clarice fue concebida, -siguiendo en parte las creencias populares y ante la desesperación por la imposibilidad de recibir tratamiento médico-, para curar la enfermedad venérea de su madre. Fue bautizada como Chaya pero cuando llegaron a Brasil, con un año, pasó a ser Clarice. Cuando murió su madre ella tenía diez años, y descubiró entonces el poder de la imaginación y la escritura.

    Su belleza arrebatadora y única ayudaron a crear esa mistificación personal que iba paralela a su escritura, en cambio su vida pasó por los cauces de la más absoluta normalidad social. Se licenció en Derecho, trabajó como periodista, publicó su primera novela, se casó con un joven abogado que terminó de diplomático y quedó apresada en la perfecta vida de casada hasta que en 1959 decidió separarse y regresó, con sus dos hijos, a Brasil.

    Benjamin Moser, escritor, crítico literario y traductor, nació en 1976 en Houston, Texas. Es columnista en The New York Times Book Review. Su descubrimiento de la obra de Lispector fue como una revelación para él y desde entonces ha dedicado gran parte de su labor profesional a su divulgación, por lo que le fue entregado el Premio Itamaraty de Diplomacia Cultural del Gobierno brasileño.

    El escritor Orhan Pamuk ha calificado la obra como: «Una biografía digna de su protagonista... Por fin una de las más enigmáticas escritoras del siglo XX retratada en todo su vibrante colorido».

     
    © Escritores.org. Contenido protegido. Más información: https://www.escritores.org/recursos-para-escritores/19593-copias



    https://www.escritores.org/recursos-para-escritores/recursos-2/articulos-de-interes/21970-biografia-de-clarice-lispector


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:16

    Un cuento de CLARICE LIZPECTOR


    Amor

    [Cuento - Texto completo.]

    Clarice Lispector


    Un poco cansada, con las compras deformando la nueva bolsa de malla, Ana subió al tranvía. Depositó la bolsa sobre las rodillas y el tranvía comenzó a andar. Entonces se recostó en el banco en busca de comodidad, con un suspiro casi de satisfacción. Los hijos de Ana eran buenos, algo verdadero y jugoso. Crecían, se bañaban, exigían, malcriados, por momentos cada vez más completos. La cocina era espaciosa, el fogón estaba descompuesto y hacía explosiones. El calor era fuerte en el departamento que estaban pagando de a poco. Pero el viento golpeando las cortinas que ella misma había cortado recordaba que si quería podía enjugarse la frente, mirando el calmo horizonte. Lo mismo que un labrador. Ella había plantado las simientes que tenía en la mano, no las otras, sino esas mismas. Y los árboles crecían.

    Crecía su rápida conversación con el cobrador de la luz, crecía el agua llenando la pileta, crecían sus hijos, crecía la mesa con comidas, el marido llegando con los diarios y sonriendo de hambre, el canto importuno de las sirvientas del edificio. Ana prestaba a todo, tranquilamente, su mano pequeña y fuerte, su corriente de vida. Cierta hora de la tarde era la más peligrosa. A cierta hora de la tarde los árboles que ella había plantado se reían de ella. Cuando ya no precisaba más de su fuerza, se inquietaba. Sin embargo, se sentía más sólida que nunca, su cuerpo había engrosado un poco, y había que ver la forma en que cortaba blusas para los chicos, con la gran tijera restallando sobre el género. Todo su deseo vagamente artístico hacía mucho que se había encaminado a transformar los días bien realizados y hermosos; con el tiempo su gusto por lo decorativo se había desarrollado suplantando su íntimo desorden. Parecía haber descubierto que todo era susceptible de perfeccionamiento, que a cada cosa se prestaría una apariencia armoniosa; la vida podría ser hecha por la mano del hombre.




    continuará


    https://ciudadseva.com/texto/amor-lispector/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:17

    ***

    En el fondo, Ana siempre había tenido necesidad de sentir la raíz firme de las cosas. Y eso le había dado un hogar, sorprendentemente. Por caminos torcidos había venido a caer en un destino de mujer, con la sorpresa de caber en él como si ella lo hubiera inventado. El hombre con el que se había casado era un hombre de verdad, los hijos que habían tenido eran hijos de verdad. Su juventud anterior le parecía tan extraña como una enfermedad de vida. Había surgido de ella muy pronto para descubrir que también sin la felicidad se vivía: aboliéndola, había encontrado una legión de personas, antes invisibles, que vivían como quien trabaja con persistencia, continuidad, alegría. Lo que le había sucedido a Ana antes de tener su hogar ya estaba para siempre fuera de su alcance: era una exaltación perturbada a la que tantas veces había confundido con una insoportable felicidad. A cambio de eso, había creado algo al fin comprensible, una vida de adulto. Así lo había querido ella y así lo había escogido. Su precaución se reducía a cuidarse en la hora peligrosa de la tarde, cuando la casa estaba vacía y sin necesitar ya de ella, el sol alto, y cada miembro de la familia distribuido en sus ocupaciones. Mirando los muebles limpios, su corazón se apretaba un poco con espanto. Pero en su vida no había lugar para sentir ternura por su espanto: ella lo sofocaba con la misma habilidad que le habían transmitido los trabajos de la casa. Entonces salía para hacer las compras o llevar objetos para arreglar, cuidando del hogar y de la familia y en rebeldía con ellos. Cuando volvía ya era el final de la tarde y los niños, de regreso del colegio, le exigían. Así llegaba la noche, con su tranquila vibración. De mañana despertaba aureolada por los tranquilos deberes. Nuevamente encontraba los muebles sucios y llenos de polvo, como si regresaran arrepentidos. En cuanto a ella misma, formaba oscuramente parte de las raíces negras y suaves del mundo. Y alimentaba anónimamente la vida. Y eso estaba bien. Así lo había querido y elegido ella.


    continuará


    https://ciudadseva.com/texto/amor-lispector/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:18

    ***





    El tranvía vacilaba sobre las vías, entraba en calles anchas. Enseguida soplaba un viento más húmedo anunciando, mucho más que el fin de la tarde, el final de la hora inestable. Ana respiró profundamente y una gran aceptación dio a su rostro un aire de mujer.

    El tranvía se arrastraba, enseguida se detenía. Hasta la calle Humaitá tenía tiempo de descansar. Fue entonces cuando miró hacia el hombre detenido en la parada. La diferencia entre él y los otros es que él estaba realmente detenido. De pie, sus manos se mantenían extendidas. Era un ciego.

    ¿Qué otra cosa había hecho que Ana se fijase erizada de desconfianza? Algo inquietante estaba pasando. Entonces lo advirtió: el ciego masticaba chicle… Un hombre ciego masticaba chicle.

    Ana todavía tuvo tiempo de pensar por un segundo que los hermanos irían a comer; el corazón le latía con violencia, espaciadamente. Inclinada, miraba al ciego profundamente, como se mira lo que no nos ve. Él masticaba goma en la oscuridad. Sin sufrimiento, con los ojos abiertos. El movimiento, al masticar, lo hacía parecer sonriente y de pronto dejó de sonreír, sonreír y dejar de sonreír -como si él la hubiese insultado, Ana lo miraba. Y quien la viese tendría la impresión de una mujer con odio. Pero continuaba mirándolo, cada vez más inclinada -el tranvía arrancó súbitamente, arrojándola desprevenida hacia atrás y la pesada bolsa de malla rodó de su regazo y cayó en el suelo. Ana dio un grito y el conductor dio la orden de parar antes de saber de qué se trataba; el tranvía se detuvo, los pasajeros miraron asustados. Incapaz de moverse para recoger sus compras, Ana se irguió pálida. Una expresión desde hacía tiempo no usada en el rostro resurgía con dificultad, todavía incierta, incomprensible. El muchacho de los diarios reía entregándole sus paquetes. Pero los huevos se habían quebrado en el paquete de papel de diario. Yemas amarillas y viscosas se pegoteaban entre los hilos de la malla. El ciego había interrumpido su tarea de masticar chicle y extendía las manos inseguras, intentando inútilmente percibir lo que estaba sucediendo. El paquete de los huevos fue arrojado fuera de la bolsa y, entre las sonrisas de los pasajeros y la señal del conductor, el tranvía reinició nuevamente la marcha.



    continuará


    https://ciudadseva.com/texto/amor-lispector/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:19

    ***

    Pocos instantes después ya nadie la miraba. El tranvía se sacudía sobre los rieles y el ciego masticando chicle había quedado atrás para siempre. Pero el mal ya estaba hecho.

    La bolsa de malla era áspera entre sus dedos, no íntima como cuando la había tejido. La bolsa había perdido el sentido, y estar en un tranvía era un hilo roto; no sabía qué hacer con las compras en el regazo. Y como una extraña música, el mundo recomenzaba a su alrededor. El mal estaba hecho. ¿Por qué?, ¿acaso se había olvidado de que había ciegos? La piedad la sofocaba, y Ana respiraba con dificultad. Aun las cosas que existían antes de lo sucedido ahora estaban precavidas, tenían un aire hostil, perecedero… El mundo nuevamente se había transformado en un malestar. Varios años se desmoronaban, las yemas amarillas se escurrían. Expulsada de sus propios días, le parecía que las personas en la calle corrían peligro, que se mantenían por un mínimo equilibrio, por azar, en la oscuridad; y por un momento la falta de sentido las dejaba tan libres que ellas no sabían hacia dónde ir. Notar una ausencia de ley fue tan súbito que Ana se agarró al asiento de enfrente, como si se pudiera caer del tranvía, como si las cosas pudieran ser revertidas con la misma calma con que no lo eran. Aquello que ella llamaba crisis había venido, finalmente. Y su marca era el placer intenso con que ahora gozaba de las cosas, sufriendo espantada. El calor se había vuelto menos sofocante, todo había ganado una fuerza y unas voces más altas. En la calle Voluntarios de la Patria parecía que estaba pronta a estallar una revolución. Las rejas de las cloacas estaban secas, el aire cargado de polvo. Un ciego mascando chicle había sumergido al mundo en oscura impaciencia. En cada persona fuerte estaba ausente la piedad por el ciego, y las personas la asustaban con el vigor que poseían. Junto a ella había una señora de azul, ¡con un rostro! Desvió la mirada, rápido. ¡En la acera, una mujer dio un empujón al hijo! Dos novios entrelazaban los dedos sonriendo… ¿Y el ciego? Ana se había deslizado hacia una bondad extremadamente dolorosa.

    continuará


    https://ciudadseva.com/texto/amor-lispector/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:20

    ***

    Ella había calmado tan bien a la vida, había cuidado tanto que no explotara. Mantenía todo en serena comprensión, separaba una persona de las otras, las ropas estaban claramente hechas para ser usadas y se podía elegir por el diario la película de la noche, todo hecho de tal modo que un día sucediera al otro. Y un ciego masticando chicle lo había destrozado todo. A través de la piedad a Ana se le aparecía una vida llena de náusea dulce, hasta la boca.

    Solamente entonces percibió que hacía mucho que había pasado la parada para descender. En la debilidad en que estaba, todo la alcanzaba con un susto; descendió del tranvía con piernas débiles, miró a su alrededor, asegurando la bolsa de malla sucia de huevo. Por un momento no consiguió orientarse. Le parecía haber descendido en medio de la noche.

    Era una calle larga, con altos muros amarillos. Su corazón latía con miedo, ella buscaba inútilmente reconocer los alrededores, mientras la vida que había descubierto continuaba latiendo y un viento más tibio y más misterioso le rodeaba el rostro. Se quedó parada mirando el muro. Al fin pudo ubicarse. Caminando un poco más a lo largo de la tapia, cruzó los portones del Jardín Botánico.

    Caminaba pesadamente por la alameda central, entre los cocoteros. No había nadie en el Jardín. Dejó los paquetes en el suelo, se sentó en un banco de un atajo y allí se quedó por algún tiempo.

    La vastedad parecía calmarla, el silencio regulaba su respiración. Ella se adormecía dentro de sí.

    De lejos se veía la hilera de árboles donde la tarde era clara y redonda. Pero la penumbra de las ramas cubría el atajo




    continuará


    https://ciudadseva.com/texto/amor-lispector/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:21

    ***
    A su alrededor se escuchaban ruidos serenos, olor a árboles, pequeñas sorpresas entre los “cipós”. Todo el Jardín era triturado por los instantes ya más apresurados de la tarde. ¿De dónde venía el medio sueño por el cual estaba rodeada? Como por un zumbar de abejas y de aves. Todo era extraño, demasiado suave, demasiado grande. Un movimiento leve e íntimo la sobresaltó: se volvió rápida. Nada parecía haberse movido. Pero en la alameda central estaba inmóvil un poderoso gato. Su pelaje era suave. En una nueva marcha silenciosa, desapareció.

    Inquieta, miró en torno. Las ramas se balanceaban, las sombras vacilaban sobre el suelo. Un gorrión escarbaba en la tierra. Y de repente, con malestar, le pareció haber caído en una emboscada. En el Jardín se hacía un trabajo secreto del cual ella comenzaba a apercibirse.

    En los árboles las frutas eran negras, dulces como la miel. En el suelo había carozos llenos de orificios, como pequeños cerebros podridos. El banco estaba manchado de jugos violetas. Con suavidad intensa las aguas rumoreaban. En el tronco del árbol se pegaban las lujosas patas de una araña. La crudeza del mundo era tranquila. El asesinato era profundo. Y la muerte no era aquello que pensábamos.

    Al mismo tiempo que imaginario, era un mundo para comerlo con los dientes, un mundo de grandes dalias y tulipanes. Los troncos eran recorridos por parásitos con hojas, y el abrazo era suave, apretado. Como el rechazo que precedía a una entrega, era fascinante, la mujer sentía asco, y a la vez era fascinada.

    Los árboles estaban cargados, el mundo era tan rico que se pudría. Cuando Ana pensó que había niños y hombres grandes con hambre, la náusea le subió a la garganta, como si ella estuviera grávida y abandonada. La moral del Jardín era otra. Ahora que el ciego la había guiado hasta él, se estremecía en los primeros pasos de un mundo brillante, sombrío, donde las victorias-regias flotaban, monstruosas. Las pequeñas flores esparcidas sobre el césped no le parecían amarillas o rosadas, sino del color de un mal oro y escarlatas. La descomposición era profunda, perfumada… Pero todas las pesadas cosas eran vistas por ella con la cabeza rodeada de un enjambre de insectos, enviados por la vida más delicada del mundo. La brisa se insinuaba entre las flores. Ana, más adivinaba que sentía su olor dulzón… El Jardín era tan bonito que ella tuvo miedo del Infierno.


    continuará


    https://ciudadseva.com/texto/amor-lispector/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:22

    ***
    Ahora era casi noche y todo parecía lleno, pesado, un esquilo pareció volar con la sombra. Bajo los pies la tierra estaba fofa, Ana la aspiraba con delicia. Era fascinante, y ella se sentía mareada.

    Pero cuando recordó a los niños, frente a los cuales se había vuelto culpable, se irguió con una exclamación de dolor. Tomó el paquete, avanzó por el atajo oscuro y alcanzó la alameda. Casi corría, y veía el Jardín en torno de ella, con su soberbia impersonalidad. Sacudió los portones cerrados, los sacudía apretando la madera áspera. El cuidador apareció asustado por no haberla visto.

    Hasta que no llegó a la puerta del edificio, había parecido estar al borde del desastre. Corrió con la bolsa hasta el ascensor, su alma golpeaba en el pecho: ¿qué sucedía? La piedad por el ciego era muy violenta, como una ansiedad, pero el mundo le parecía suyo, sucio, perecedero, suyo. Abrió la puerta de la casa. La sala era grande, cuadrada, los picaportes brillaban limpios, los vidrios de las ventanas brillaban, la lámpara brillaba: ¿qué nueva tierra era ésa? Y por un instante la vida sana que hasta entonces llevara le pareció una manera moralmente loca de vivir. El niño que se acercó corriendo era un ser de piernas largas y rostro igual al suyo, que corría y la abrazaba. Lo apretó con fuerza, con espanto. Se protegía trémula. Porque la vida era peligrosa. Ella amaba el mundo, amaba cuanto había sido creado, amaba con repugnancia. Del mismo modo en que siempre había sido fascinada por las ostras, con aquel vago sentimiento de asco que la proximidad de la verdad le provocaba, avisándola. Abrazó al hijo casi hasta el punto de estrujarlo. Como si supiera de un mal -¿el ciego o el hermoso Jardín Botánico?- se prendía a él, a quien quería por encima de todo. Había sido alcanzada por el demonio de la fe. La vida es horrible, dijo muy bajo, hambrienta. ¿Qué haría en caso de seguir el llamado del ciego? Iría sola… Había lugares pobres y ricos que necesitaban de ella. Ella precisaba de ellos…

    -Tengo miedo -dijo. Sentía las costillas delicadas de la criatura entre los brazos, escuchó su llanto asustado.

    -Mamá -exclamó el niño. Lo alejó de sí, miró aquel rostro, su corazón se crispó.


    continuará


    https://ciudadseva.com/texto/amor-lispector/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:23

    ***
    -No dejes que mamá te olvide -le dijo.

    El niño, apenas sintió que el abrazo se aflojaba, escapó y corrió hasta la puerta de la habitación, de donde la miró más seguro. Era la peor mirada que jamás había recibido. La sangre le subió al rostro, afiebrándolo.

    Se dejó caer en una silla, con los dedos todavía presos en la bolsa de malla. ¿De qué tenía vergüenza?

    No había cómo huir. Los días que ella había forjado se habían roto en la costra y el agua se escapaba. Estaba delante de la ostra. Y no sabía cómo mirarla. ¿De qué tenía vergüenza? Porque ya no se trataba de piedad, no era solamente piedad: su corazón se había llenado con el peor deseo de vivir.

    Ya no sabía si estaba del otro lado del ciego o de las espesas plantas. El hombre poco a poco se había distanciado, y torturada, ella parecía haber pasado para el lado de los que le habían herido los ojos. El Jardín Botánico, tranquilo y alto, la revelaba. Con horror descubría que ella pertenecía a la parte fuerte del mundo -¿y qué nombre se debería dar a su misericordia violenta? Sería obligada a besar al leproso, pues nunca sería solamente su hermana. Un ciego me llevó hasta lo peor de mí misma, pensó asustada. Sentíase expulsada porque ningún pobre bebería agua en sus manos ardientes. ¡Ah!, ¡era más fácil ser un santo que una persona! Por Dios, ¿no había sido verdadera la piedad que sondeara en su corazón las aguas más profundas? Pero era una piedad de león.

    Humillada, sabía que el ciego preferiría un amor más pobre. Y, estremeciéndose, también sabía por qué. La vida del Jardín Botánico la llamaba como el lobo es llamado por la luna. ¡Oh, pero ella amaba al ciego!, pensó con los ojos humedecidos. Sin embargo, no era con ese sentimiento con el que se va a la iglesia. Estoy con miedo, se dijo, sola en la sala. Se levantó y fue a la cocina para ayudar a la sirvienta a preparar la cena.



    continuará


    https://ciudadseva.com/texto/amor-lispector/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:25

    ***

    Pero la vida la estremecía, como un frío. Oía la campana de la escuela, lejana y constante. El pequeño horror del polvo ligando en hilos la parte inferior del fogón, donde descubrió la pequeña araña. Llevando el florero para cambiar el agua -estaba el horror de la flor entregándose lánguida y asquerosa a sus manos. El mismo trabajo secreto se hacía allí en la cocina. Cerca de la lata de basura, aplastó con el pie a una hormiga. El pequeño asesinato de la hormiga. El pequeño cuerpo temblaba. Las gotas de agua caían en el agua inmóvil de la pileta. Los abejorros de verano. El horror de los abejorros inexpresivos. Horror, horror. Caminaba de un lado para otro en la cocina, cortando los bifes, batiendo la crema. En torno a su cabeza, en una ronda, en torno de la luz, los mosquitos de una noche cálida. Una noche en que la piedad era tan cruda como el mal amor. Entre los dos senos corría el sudor. La fe se quebrantaba, el calor del horno ardía en sus ojos.

    Después vino el marido, vinieron los hermanos y sus mujeres, vinieron los hijos de los hermanos.

    Comieron con las ventanas todas abiertas, en el noveno piso. Un avión estremecía, amenazando en el calor del cielo. A pesar de haber usado pocos huevos, la comida estaba buena. También sus chicos se quedaron despiertos, jugando en la alfombra con los otros. Era verano, sería inútil obligarlos a ir a dormir. Ana estaba un poco pálida y reía suavemente con los otros.

    Finalmente, después de la comida, la primera brisa más fresca entró por las ventanas. Ellos rodeaban la mesa, ellos, la familia. Cansados del día, felices al no disentir, bien dispuestos a no ver defectos. Se reían de todo, con el corazón bondadoso y humano. Los chicos crecían admirablemente alrededor de ellos. Y como a una mariposa, Ana sujetó el instante entre los dedos antes que desapareciera para siempre.

    Después, cuando todos se fueron y los chicos estaban acostados, ella era una mujer inerte que miraba por la ventana. La ciudad estaba adormecida y caliente. Y lo que el ciego había desencadenado, ¿cabría en sus días? ¿Cuántos años le llevaría envejecer de nuevo? Cualquier movimiento de ella, y pisaría a uno de los chicos. Pero con una maldad de amante, parecía aceptar que de la flor saliera el mosquito, que las victorias-regias flotasen en la oscuridad del lago. El ciego pendía entre los frutos del Jardín Botánico.

    ¡Si ella fuera un abejorro del fogón, el fuego ya habría abrasado toda la casa!, pensó corriendo hacia la cocina y tropezando con su marido frente al café derramado.

    -¿Qué fue? -gritó vibrando toda.

    Él se asustó por el miedo de la mujer. Y de repente rió, entendiendo:

    -No fue nada -dijo-, soy un descuidado -parecía cansado, con ojeras.

    Pero ante el extraño rostro de Ana, la observó con mayor atención. Después la atrajo hacia sí, en rápida caricia.

    -¡No quiero que te suceda nada, nunca! -dijo ella.

    -Deja que por lo menos me suceda que el fogón explote -respondió él sonriendo. Ella continuó sin fuerzas en sus brazos.

    Ese día, en la tarde, algo tranquilo había estallado, y en toda la casa había un clima humorístico, triste.

    -Es hora de dormir -dijo él-, es tarde.

    En un gesto que no era de él, pero que le pareció natural, tomó la mano de la mujer, llevándola consigo sin mirar para atrás, alejándola del peligro de vivir. Había terminado el vértigo de la bondad.

    Había atravesado el amor y su infierno; ahora peinábase delante del espejo, por un momento sin ningún mundo en el corazón. Antes de acostarse, como si apagara una vela, sopló la pequeña llama del día.



    FIN


    “Amor”,
    Alguns contos, 1952https://ciudadseva.com/texto/amor-lispector/





    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:27

    Cuento de Clarice Lizpector



    Felicidad clandestina



    [Cuento - Texto completo.]

    Clarice Lispector



    Ella era gorda, baja, pecosa y de pelo excesivamente crespo, medio amarillento. Tenía un busto enorme, mientras que todas nosotras todavía eramos chatas. Como si no fuese suficiente, por encima del pecho se llenaba de caramelos los dos bolsillos de la blusa. Pero poseía lo que a cualquier niña devoradora de historietas le habría gustado tener: un padre dueño de una librería.

    No lo aprovechaba mucho. Y nosotras todavía menos: incluso para los cumpleaños, en vez de un librito barato por lo menos, nos entregaba una postal de la tienda del padre. Encima siempre era un paisaje de Recife, la ciudad donde vivíamos, con sus puentes más que vistos.

    Detrás escribía con letra elaboradísima palabras como “fecha natalicio” y “recuerdos”.

    Pero qué talento tenía para la crueldad. Mientras haciendo barullo chupaba caramelos, toda ella era pura venganza. Cómo nos debía odiar esa niña a nosotras, que éramos imperdonablemente monas, altas, de cabello libre. Conmigo ejerció su sadismo con una serena ferocidad. En mi ansiedad por leer, yo no me daba cuenta de las humillaciones que me imponía: seguía pidiéndole prestados los libros que a ella no le interesaban.

    Hasta que le llegó el día magno de empezar a infligirme una tortura china. Como al pasar, me informó que tenía Las travesuras de Naricita, de Monteiro Lobato.

    Era un libro gordo, válgame Dios, era un libro para quedarse a vivir con él, para comer, para dormir con él. Y totalmente por encima de mis posibilidades. Me dijo que si al día siguiente pasaba por la casa de ella me lo prestaría.

    Hasta el día siguiente, de alegría, yo estuve transformada en la misma esperanza: no vivía, flotaba lentamente en un mar suave, las olas me transportaban de un lado a otro.

    Literalmente corriendo, al día siguiente fui a su casa. No vivía en un apartamento, como yo, sino en una casa. No me hizo pasar. Con la mirada fija en la mía, me dijo que le había prestado el libro a otra niña y que volviera a buscarlo al día siguiente. Boquiabierta, yo me fui despacio, pero al poco rato la esperanza había vuelto a apoderarse de mí por completo y ya caminaba por la calle a saltos, que era mi manera extraña de caminar por las calles de Recife. Esa vez no me caí: me guiaba la promesa del libro, llegaría el día siguiente, los siguientes serían después mi vida entera, me esperaba el amor por el mundo, y no me caí una sola vez.




    continuará

    https://ciudadseva.com/texto/felicidad-clandestina/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:28

    ***

    Pero las cosas no fueron tan sencillas. El plan secreto de la hija del dueño de la librería era sereno y diabólico. Al día siguiente allí estaba yo en la puerta de su casa, con una sonrisa y el corazón palpitante. Todo para oír la tranquila respuesta: que el libro no se hallaba aún en su poder, que volviese al día siguiente. Poco me imaginaba yo que más tarde, en el curso de la vida, el drama del “día siguiente” iba a repetirse para mi corazón palpitante otras veces como aquélla.

    Y así seguimos. ¿Cuánto tiempo? Yo iba a su casa todos los días, sin faltar ni uno. A veces ella decía: Pues el libro estuvo conmigo ayer por la tarde, pero como tú no has venido hasta esta mañana se lo presté a otra niña. Y yo, que era propensa a las ojeras, sentía cómo las ojeras se ahondaban bajo mis ojos sorprendidos.

    Hasta que un día, cuando yo estaba en la puerta de la casa de ella oyendo silenciosa, humildemente, su negativa, apareció la madre. Debía de extrañarle la presencia muda y cotidiana de esa niña en la puerta de su casa. Nos pidió explicaciones a las dos. Hubo una confusión silenciosa, entrecortado de palabras poco aclaratorias. A la señora le resultaba cada vez más extraño el hecho de no entender. Hasta que, madre buena, entendió al fin. Se volvió hacia la hija y con enorme sorpresa exclamó: ¡Pero si ese libro no ha salido nunca de casa y tú ni siquiera querías leerlo!

    Y lo peor para la mujer no era el descubrimiento de lo que pasaba. Debía de ser el horrorizado descubrimiento de la hija que tenía. Nos espiaba en silencio: la potencia de perversidad de su hija desconocida, la niña rubia de pie ante la puerta, exhausta, al viento de las calles de Recife. Fue entonces cuando, recobrándose al fin, firme y serena, le ordenó a su hija:

    -Vas a prestar ahora mismo ese libro.


    continuará

    https://ciudadseva.com/texto/felicidad-clandestina/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Lun 14 Ago 2023, 09:30

    ***


    Y a mí:

    -Y tú te quedas con el libro todo el tiempo que quieras. ¿Entendido?

    Eso era más valioso que si me hubiesen regalado el libro: “el tiempo que quieras” es todo lo que una persona, grande o pequeña, puede tener la osadía de querer.

    ¿Cómo contar lo que siguió? Yo estaba atontada y fue así como recibí el libro en la mano. Creo que no dije nada. Cogí el libro. No, no partí saltando como siempre. Me fui caminando muy despacio. Sé que sostenía el grueso libro con las dos manos, apretándolo contra el pecho. Poco importa también cuánto tardé en llegar a casa. Tenía el pecho caliente, el corazón pensativo.

    Al llegar a casa no empecé a leer. Simulaba que no lo tenía, únicamente para sentir después el sobresalto de tenerlo. Horas más tarde lo abrí, leí unas líneas maravillosas, volví a cerrarlo, me fui a pasear por la casa, lo postergué más aún yendo a comer pan con mantequilla, fingí no saber dónde había guardado el libro, lo encontraba, lo abría por unos instantes. Creaba los obstáculos más falsos para esa cosa clandestina que era la felicidad. Para mí la felicidad siempre habría de ser clandestina. Era como si yo lo presintiera. ¡Cuánto me demoré! Vivía en el aire… había en mí orgullo y pudor. Yo era una reina delicada.

    A veces me sentaba en la hamaca para balancearme con el libro abierto en el regazo, sin tocarlo, en un éxtasis purísimo. No era más una niña con un libro: era una mujer con su amante.

    FIN

    “Felicidade clandestina”,
    Felicidade clandestina, 1971



    https://ciudadseva.com/texto/felicidad-clandestina/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Mar 15 Ago 2023, 19:56

    Venustidad: cómo Cecília Meireles tradujo en palabras la singularidad de la India


    Venustidade — sustantivo femenino — 1. Atributo de lo que es venusto, de gran belleza, gracia, elegancia; belleza.

    Hay varias razones por las que la gente elige la India como destino de viaje. Mucha gente se mueve por sus creencias y fe, entre ellos, muchos famosos. Creo que el ejemplo más conocido es “Eat, Pray and Love” de Elizabeth Gilbert. Sin embargo, la obra que más me llamó la atención fue la de Cecília Meireles, “Poemas Escritas Na Índia”.

    “Lo que me parece el gran encanto de viajar es encontrar, en un lugar lejano, que nunca ha sido frecuentado, cuya existencia ni siquiera se conocía, alguna criatura que el día anterior ni siquiera conocía, y, de repente, resulta ser tan amigo como amigos de la infancia, y para siempre como nuestra propia alma. Todos tenemos estos encuentros, cada uno según sus méritos y su condición. (Y también descubrimos nuestra condición y nuestros méritos, aunque a menudo podemos llegar a dudar de la lógica de los privilegios desagradables) ”.

    Para ella: “El sueño del viajero está lejos, al final del viaje, donde viven las cosas imaginadas. La realidad del viaje está en todos los puntos del camino, en las cifras del tipo de cambio y el peso de las valijas, los sellos del pasaporte y los certificados de vacunación. Así que el placer de viajar se ve repentinamente oscurecido por estas pequeñas pero implacables obligaciones que hacen perder el tiempo y la sensibilidad del viajero impaciente ”.

    SINOPSIS: Con versos que representan uno de los puntos más sublimes de la obra poética de Cecília Meireles, Poemas escritos en India, que acaba de ser relanzado por Global Editora, presenta la profusión de experiencias vividas por la autora en su viaje a la India en 1953. El mosaico El patrimonio cultural de la India es el hilo conductor de los poemas, y con él Cecília teje con claridad y delicadeza la poesía que desborda del libro. Escritos durante su estadía de dos meses en el país, en el que visitó unas 15 ciudades, estos poemas prueban una profunda inmersión epifánica del autor en el alma del pueblo indio. Son versos que reúnen lugares, personas y paisajes que terminan por convertirse en parte integral de una cartografía afectiva delicadamente dibujada por Cecília Meireles, quien buscaba disponer de sus más fuertes y bellas aspiraciones por lo humano transfigurado en poesía. Publicado por primera vez en 1961, en Río de Janeiro, en Poemas escritos en India, Cecília, además de explorar formas e imágenes de elementos cotidianos que la marcaron en sus travesías por el país, también fijó con extraordinaria sensibilidad a personas y lugares emblemáticos, como el líder pacifista Gandhi, el poeta Rabindranath Tagore, el río Ganges y el Taj Mahal. (Editora Global).



    Como traductor e intérprete, entiendo que la traducción conlleva un alto grado de responsabilidad ética. Traducir requiere una intensa concentración durante largos períodos de tiempo y atención a los pequeños detalles.

    Pero, ¿cómo traducir sentimientos y sensaciones en palabras?

    Cecília Meireles fue viajera. Y para contar sus historias, describir sus aventuras, expresar sus sentimientos con palabras, eligió la poesía. La poesía de Cecília Meireles siempre ha ido mucho más allá de la normalidad, incluso con el uso de técnicas literarias tradicionales, sus escritos siempre marcaron su singularidad.



    El proceso para analizar una poesía se reduce a examinar la forma, la métrica, el tema, el escenario y el carácter, el lenguaje, las imágenes, el estilo y el contexto de la poesía para comprenderla mejor.

    Viajaremos juntos a través de las palabras de este fabuloso autor que impresionan, deleitan, fascinan …

    MULTITUD
    Más que las olas del ancho océano
    y que las nubes en los vientos fuertes,
    la multitud corre.
    Más que fuego en bosque seco,
    vestidos brillantes, flotantes y gastados
    resbalones sucesivos,
    entre los pliegues, los bucles, los cabos sueltos
    de los turbantes revueltos.
    ¿A dónde van estos pasos apresurados, Bhai?
    ¿Qué encuentro? ¿Que llamada?
    ¿dónde? ¿por qué?
    Bhai, nosotros que parecemos estar quietos
    por casualidad también seremos,
    sin sentirlo,
    corriendo, corriendo así, Bhai, hasta ahora,
    sin querer, sin saber donde,
    como agua, nube, fuego?
    Bhai, que nos espera, que nos recibirá,
    que nos compadece,
    ciego, absurdo, errático,
    y caer por los muros del tiempo?

    La obra de Cecília Meireles mezcla simbolismo, hinduismo, orientalismo. En una carta a un amigo, ella describe:

    “Cuando mi amor por la India alcanzó su punto máximo, me sucedieron cosas extrañas. Por la noche, en medio del sueño, parecía que me despegaba de mi cuerpo, y caminaba por senderos singulares, con atmósferas coloridas, donde ciertas figuras se deslizaban, me cruzaban, las inhalaba y así nos comunicamos. Todo esto con raras apariencias y un sentido muy extraordinario. Vi y escuché, caminé, volé, sorprendí … Luces, fuegos, música, ritmos. (…) ”



    “Porque viajar es mirar el camino, vivirlo en toda su extensión y, si es posible, en toda su profundidad también. Es rendirse a la emoción que cada cosita contiene o suscita. Significa exponerse a todas las experiencias y todos los riesgos, no solo de carácter físico, sino, sobre todo, de carácter espiritual. Viajar es otra forma de meditar “.


    ****************

    HUMILDAD


    Barriendo el suelo en cuclillas
    Humilde.
    Vergada.
    Adolescente mayor.
    En la paja, en el polvo
    tu viejo sari inscribe
    mensajes de sol
    con el tenue galón dorado.
    Plata en las fosas nasales,
    en los oídos,
    en los dedos,
    en las muñecas.
    Pulseras de pie.
    Pobreza resplandeciente.
    Todo negro:
    frágil escultura de carbón.
    Todo negro:
    y lleno de chispas.
    Barre tu propio camino.
    Recoge las hojas del jardín
    a los puñados,
    primero;
    un
    por
    un
    por fin.
    Entonces desaparece
    tímido,
    como un pájaro en un árbol.
    Recoger a la sombra
    tus luces:
    oro,
    plata,
    azul.
    Y su negrura.
    De día a noche.
    La vida es la muerte.
    El sonido se volvió silencioso.



    ***************


    POLVO


    No importa cuánto muevas tu cabello,
    no importa cuanto mueva los vestidos,
    el polvo de los caminos yace en mí.
    El polvo de los mendigos, en cenizas y harapos,
    de los huertos muertos de la sed,
    de los bazares tristes, con la seda marchita al sol,
    el polvo de las canicas mate,
    de la cúpula caída,
    de las paredes despojadas de ornamentos,
    saqueado en tiempos viles.
    El polvo de los dóciles búfalos alrededor de las chozas,
    de las ruedas de los coches, en las calles tumultuosas,
    del fondo de ríos extintos,
    desde el interior de los pozos vacíos,
    de habitaciones deshabitadas, de espejos opacos,
    el polvo de las ventanas rotas,
    desde los balcones derruidos,
    de patios traseros donde los niños pequeños
    juegan desnudos entre mangueras redondas.
    El polvo de las alas de los cuervos
    alimentado con polvo de entre los muertos,
    entre el polvo del cielo y la tierra.
    Los cuervos se alimentan del polvo del mundo.
    Del polvo al polvo.


    ****************


    EL SONIDO DE LA INDIA


    ¡Quizás sea el encantador de serpientes!
    Pero nuestros ojos no llegan a esos lugares
    de donde viene tu música.

    (Son lugares de luz de luna, de río, de piedra nocturna,
    donde descansa el sueño del mundo apaciguado.)

    Pero tal vez sea él.

    Las serpientes alrededor suspenderán tu vida
    arrebatado.

    (¡Oh! ¡Levántanos del suelo donde nos arrastramos!)

    Y muy lejos se eleva nuestro pensamiento sobre serpientes
    en la música azul aérea que agita la flauta.

    Por un momento, el universo, la vida
    puede ser solo este pequeño sonido
    enigmático

    entre la noche quieta
    y nuestro oído.


    **************


    Para Cecília Meireles:

    “Cada lugar al que llego es una sorpresa y una forma diferente de ver a los hombres y las cosas. Viajar para mí nunca fue turismo. Nunca tomé fotografías de un país exótico. Viajar es ampliar el horizonte humano ”.

    Y para mí estar en la India es experimentar, sentimientos, sensaciones, estados: compasión, conciencia, humildad, tolerancia, sencillez, feminidad, espiritualidad, silencio. Todo esto al mismo tiempo, en medio del caos. En India, aprendí a vivir de forma más espontánea. No es necesario programar las cosas para que funcionen. ¡Y con cada día que pasa, me siento más india! Los lazos que nos unen son a veces imposibles de explicar. Nos conectan, desafían la distancia, el tiempo y la lógica. Porque algunos lazos simplemente deben existir. Con un corazón agradecido, energías renovadas, trajo muchas historias y conocimientos a su equipaje. La India, la gente y las experiencias que ella agregó a mi vida siempre existirán en mi corazón. ¡Gratitud, querida India!

    La amada India transforma, libera, sana. Nadie vuelve a ser igual. ¿Has estado en la India? Comparte tu experiencia …




    Ver más y bellas fotos:

    https://katiabrunetti2.medium.com/venustidad-c%C3%B3mo-cec%C3%ADlia-meireles-tradujo-en-palabras-la-singularidad-de-la-india-43704270e1ef


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Mar 15 Ago 2023, 21:57

    Carlos Drummond de Andrade

    Carlos Drummond de Andrade nació en 31 de octubre en la ciudad de Itabira, Minas Gerais (Brasil) en 1902. En 1920 se traslada con su familia a Belo Horizonte dónde publicó sus primeros trabajos. Dos años después conoció a los escritores Blaise Cendras y Mario de Andrade. En 1925 Andrade ingresó en la Facultad de Farmacia, se graduó aunque nunca llegó a ejercer su profesión. Junto a su amigo Emilio Moura y otros amigos fundó A Revista, que fue uno de los principales órganos de difusión del modernismo brasileño.
    En 1930 publicó su primer libro Alguna poesía. En 1934 se trasladó definitivamente a Río de Janeiro, ocupando el cargo de jefe de gabinete del nuevo ministro de Educación y Salud Pública y publicó Brejo das Almas.
    Al finalizar la segunda guerra mundial y caer el gobierno de Getulio Vargas, ocupó por un corto período, la dirección del diario Tribuna Popular. Regresó al ministerio de Educación, a la Dirección de Patrimonio Histórico y Artístico. Tuvo una intensa vida profesional como periodista, colaboró con Diario de Minas y luego con Jornal de Brasil, colaboración que duró sesenta y cuatro años, pero a la par pudo realizar una riquísima labor poética. En su momento no tembló su conciencia al renunciar a un importantísimo premio nacional que iba acompañado de una gran cantidad de dinero ya que éste era otorgado por el entonces gobierno militar de su país.
    Desde sus primeros libros la poesía de Drummond se destacó del resto y es considerado por la crítica como uno de los mayores poetas del Brasil.
    Murió el 17 de agosto de 1987 en la ciudad de Río de Janeiro, doce días después de la muerte de su única hija María Julieta Drummond de Andrade.
    Su obra tiende a la renovación de la poesía de su país, y está considerado como uno de los principales poetas contemporáneos brasileños. Influido por Valéry, manifiesta un humor escéptico, disfrazado en ocasiones de hermetismo.
    ******************

    Pemanencia



    Ahora recuerdo uno, antes recordaba otro.

    Día vendrá en que ninguno será recordado.

    Entonces en el mismo olvido se fundirán.
    Una vez más la carne unida, y las bodas
    cumpliéndose en sí mismas, como ayer y siempre.

    Pues eterno es el amor que une y separa, y eterno
    el fin
    (ya comenzara , antes de ser), y somos eternos,
    frágiles, nebulosos, tartamudos, frustrados:
    eternos.

    Y el olvido todavía es memoria, y lagunas de
    sueño
    cierran en su negrura lo que amamos y fuimos
    un día,
    o nunca fuimos y que con todo arde en nosotros
    a la manera de la llama que duerme en la leña
    apilada en el galpón.

    BIBLIOGRAFÍA

    Alguna poesía (1930)
    Brejo das almas (1930)
    Sentimiento del mundo (1940)
    Confesiones de Minas (1944)
    Poemas (1951)
    50 Poemas escogidos por el autor (1956)
    Obra completa (1964)
    Versiprosa (1967)
    Caminos de Joao Brandao (1970)
    Amor, amores (1974)
    19 libros de poesía (1983)


    *************************************



    Búsqueda de la poesía


    No hagas versos sobre los acontecimientos.
    No hay creación ni muerte frente a la poesía.
    Ante ella la vida es un sol estático,
    no calienta ni ilumina.
    Las afinidades, los aniversarios,
    los incidentes personales no cuentan.
    No hagas poesía con el cuerpo,
    ese excelente, completo y cómodo cuerpo,
    tan expuesto a la efusión lírica.
    Tu gota de hiel, tu careta de gozo o de dolor en lo oscuro
    son diferentes.
    No me reveles tus sentimientos,
    que se sobreponen al equívoco e intentan el largo viaje.
    Lo que piensas y sientes, eso aún no es poesía.
    No cantes tu ciudad, déjala en paz.
    El canto no es el movimiento de las máquinas
    ni el secreto de las cosas.
    No es música oída al pasar,
    rumor del mar en las calles junto a la línea de espuma.
    El canto no es la naturaleza
    ni los hombres en sociedad.
    Para él lluvia y noche, fatiga y esperanza nada significan.
    La poesía —no saques poesía de las cosas—
    elude sujeto y objeto.
    No dramatices, no invoques,
    no indagues. No pierdas tiempo en mentir.
    No te aborrezcas.
    Tu yate de marfil, tu zapato de diamante,
    tus mazurcas y supersticiones, tus esqueletos de familia
    desaparecen en la curva del tiempo, es algo imprestable.
    No arregles
    tu sepultura y melancólica infancia.
    No osciles entre el espejo y
    la memoria que se disipa.
    Si se disipó, no era poesía.
    Si se partió, no era cristal.
    Penetra sordamente en el reino de las palabras.
    Allá están los poemas que esperan ser escritos.
    Están paralizados, pero no hay desesperación,
    hay calma y frescura en la superficie intacta.
    Helos allí, solos, en estado de diccionario.
    Convive con tus poemas antes de escribirlos.
    Tenles paciencia si son oscuros. Calma, si te provocan.
    Espera a que cada uno se realice y consuma
    con su poder de palabra
    y su poder de silencio.
    No fuerces el poema a desprenderse del limbo.
    No tomes del suelo el poema que se perdió.
    No adules al poema. Acéptalo,
    como él acepta su forma definitiva y concentrada
    en el espacio.
    Acércate más y contempla a las palabras.
    Cada una tiene mil caras secretas bajo la cara neutra
    y te pregunta, sin interés en la respuesta,
    pobre o terrible que le des:
    ¿Trajiste la llave?
    Reposa:
    desiertas de melodía y concepto,
    se refugian en la noche las palabras.
    Todavía húmedas e impregnadas de sueño,
    ruedan en un río difícil y se transforman en desprecio.



    Traducción: Francisco Cervantes


    ***********************


    Poema original


    Procura da poesía



    Não faças versos sobre acontecimentos.
    Não há criação nem morte perante a poesia.
    Diante dela, a vida é um sol estático,
    não aquece nem ilumina.
    As afinidades, os aniversários, os incidentes pessoais não contam.
    Não faças poesia com o corpo,
    esse excelente, completo e confortável corpo, tão infenso à efusão lírica.

    Tua gota de bile, tua careta de gozo ou de dor no escuro
    são indiferentes.
    Nem me reveles teus sentimentos,
    que se prevalecem do equívoco e tentam a longa viagem.
    O que pensas e sentes, isso ainda não é poesia.

    Não cantes tua cidade, deixa-a em paz.
    O canto não é o movimento das máquinas nem o segredo das casas.
    Não é música ouvida de passagem, rumor do mar nas ruas junto à linha de espuma.

    O canto não é a natureza
    nem os homens em sociedade.
    Para ele, chuva e noite, fadiga e esperança nada significam.
    A poesia (não tires poesia das coisas)
    elide sujeito e objeto.

    Não dramatizes, não invoques,
    não indagues. Não percas tempo em mentir.
    Não te aborreças.
    Teu iate de marfim, teu sapato de diamante,
    vossas mazurcas e abusões, vossos esqueletos de família
    desaparecem na curva do tempo, é algo imprestável.

    Não recomponhas
    tua sepultada e merencória infância.
    Não osciles entre o espelho e a
    memória em dissipação.
    Que se dissipou, não era poesia.
    Que se partiu, cristal não era.

    Penetra surdamente no reino das palavras.
    Lá estão os poemas que esperam ser escritos.
    Estão paralisados, mas não há desespero,
    há calma e frescura na superfície intata.
    Ei-los sós e mudos, em estado de dicionário.
    Convive com teus poemas, antes de escrevê-los.
    Tem paciência se obscuros. Calma, se te provocam.
    Espera que cada um se realize e consume
    com seu poder de palavra
    e seu poder de silêncio.
    Não forces o poema a desprender-se do limbo.
    Não colhas no chão o poema que se perdeu.
    Não adules o poema. Aceita-o
    como ele aceitará sua forma definitiva e concentrada
    no espaço.

    Chega mais perto e contempla as palavras.
    Cada uma
    tem mil faces secretas sob a face neutra
    e te pergunta, sem interesse pela resposta,
    pobre ou terrível, que lhe deres:
    Trouxeste a chave?

    Repara:
    ermas de melodia e conceito
    elas se refugiaram na noite, as palavras.
    Ainda úmidas e impregnadas de sono,
    rolam num rio difícil e se transformam em desprezo.


    *******************


    _________________



    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Mar 15 Ago 2023, 22:09



    Jorge Amado
    (1912/08/10 - 2001/08/06)


    Jorge Leal Amado de Faria
    Escritor brasileño
    Nació el 10 de agosto de 1912 en la Fazenda Auricídia, en Ferradas,Itabuna, Bahia (Brasil).

    Hijo del Coronel Joâo Amado de Faria y de Eulália Leal Amado. Cuando tan sólo tenía un año de edad, se trasladaron a Ilhéus, donde pasa la infancia.

    Realiza el secundario en el colegio Antonio Vieira y en el Gimnasio Ipiranga, en Salvador. Cursó estudios universitarios en Río de Janeiro, en la Facultad de Derecho, donde se recibe de Bachiller en Ciencias Jurídicas y Sociales(1935) aunque nunca ejerció como abogado.


    Contrajo matrimonio con Zélia Gattai -autora de Anarquistas, graças a Deus (1979), Um chapéu para viagem (1982), Senhora dona do baile (1984), Jardim de inverno (1988), Pipistrelo das mil cores (1989) y O segredo da Rua 18 (1991)- y fruto del matrimonio fueron sus dos hijos: Joâo Jorge, sociólogo y autor de piezas de teatro infantil, y Paloma, psicóloga.

    En 1935 fue encarcelado por sus actividades izquierdistas. Representó al Partido Comunista de Brasil como diputado federal en la Asamblea constituyente en 1946. Tierra del sinfín (1944), considerada su obra maestra, describe la vida de los trabajadores de las plantaciones de cacao. En 1945, es electo diputado federal por el Estado de San Pablo, teniendo participación de la Asamblea Constituyente de 1946 (por el Partido Comunista Brasileño) y de la primera Cámara Federal para el Estado Nuevo. Vive exiliado en Argentina y Uruguay (1941-42), en París (1948-50) y en Praga (1951-52). En 1961 le nombraron miembro de la Academia Brasileña de las Letras.

    Otras obras suyas son: Gabriela, clavo y canela (1958), sobre la vida social urbana y la transición política, Viejos marineros (1960), Los pastores de la noche (1964), Doña Flor y sus dos maridos (1966), que posteriormente se llevó al cine y Teresa Batista cansada de guerra (1973). En 1979, abandonó su temática habitual y publicó Uniforme, frac y camisón de dormir, en la que describe a la alta sociedad de Río de Janeiro en la década de 1940.

    Jorge Amado falleció el 6 de agosto de 2001 a causa de una parada cardiorrespiratoria en su casa de la ciudad de Salvador.


    Obras

    Novela

    El país del Carnaval — 1931
    Cacao — 1933
    Sudor — 1934
    Jubiabá — 1935
    Mar Muerto — 1936
    Capitanes de la arena 1937
    Tierras del sin fin — 1943
    San Jorge de los Ilheus — 1944
    Seara roja — 1946
    Los subterráneos de la libertad — 1954
    Gabriela, clavo y canela — 1958
    Los viejos marineros — 1961
    Los pastores de la noche — 1964
    Doña Flor y sus dos maridos — 1966
    Tienda de los milagros — 1969
    Teresa Batista cansada de guerra — 1972
    Tieta de Agreste — 1977
    Uniforme — frac y camisón de dormir — 1979
    Tocaia grande — 1984
    La desaparición de la santa — 1988
    De cómo los turcos descubrieron América — 1994

    Relatos

    La muerte y la muerte de Quincas Berro Dágua — 1961
    Del reciente milagro de los pájaros — 1979

    Para niños

    El Gato Mallado y la golondrina Siñá — 1976
    La pelota y el arquero — 1984

    Biografías

    El ABC de Castro Alves — 1941
    El Caballero de la esperanza — 1942

    Teatro

    El amor del soldado — 1947

    Memorias

    El niño grapiuna — 1982
    Navegación de cabotaje — 1992


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Mar 15 Ago 2023, 22:11

    JORGE AMADO


    BIOGRAFÍA


    Jorge Amado es uno de los escritores más conocidos de la literatura brasileña. Nacido en Bahía, en 1912, hijo de un plantador de cacao, estudió Derecho en Río de Janeiro. Diputado comunista, tuvo que exiliarse en varias ocasiones en los años cuarenta y cincuenta, lo que le llevó a vivir en Argentina, Uruguay, Francia y Checoslovaquia. En 1955 se retiró de la política para dedicarse por entero a la literatura. Seis años después fue nombrado miembro de la Academia de las Letras brasileña. Amado fue un escritor comprometido cuya obra se caracteriza, sobre todo en su etapa inicial, por la crítica social y el testimonio moral. Fabulador inagotable, imaginativo y fecundo.



    https://www.lavanguardia.com/libros/autores/jorge-amado-14779


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Miér 16 Ago 2023, 11:08

    Cecília Meireles
    (Río de Janeiro, 1901-1964)

    Cecília Meireles es una de las máximas voces de la segunda fase del Modernismo brazileño. Fue editora de educación del Diario de Noticías de Río y tradujo las obras de Maeterlinck, Lorca, Anouilh, Ibsen, Tagore, Rilke, Virginia Woolf, Pushkin. Publicó, entre otros libros, Espectros, publicado en 1919, siguieron: Nunca mais...e poema dos poemas (1923), Baladas para el Rei (1925), Viagem (1939), Retrato natural (1959), Metal rosicler (1960) y Solombra (1963).


    Retrato

    Yo no tenía este rostro que tengo hoy,
    tan calmado, tan triste, tan pálido,
    ni estos ojos tan vacíos,
    ni el labio amargo.

    Tampoco tenía estas manos sin fuerza,
    tan silenciosas, tan frías, tan muertas;
    yo no tenía este corazón
    que ahora nadie ve.

    No sentí el cambio,
    tan simple, tan cierto, tan fácil:
    ¿En qué espejo se perdió
    mi imagen?


    Sugestión

    Sucede así -cualquier cosa
    serena, libre, fiel.
    Flor que se cumple, sin pregunta.
    Ola que se violenta, a causa de ejercicio indiferente.
    Luna que envuelve igual a los novios abrazados y a los soldados ya fríos.
    También como este aire de la noche: susurrante de silencios, lleno de nacimientos y
    ........ pétalos.
    Igual a la piedra detenida, conservando su demorado destino. Y la nube
    ........ leve y bella, viviendo de nunca llegar a ser.

    La cigarra quema en su música, al camello que mastica su larga soledad,
    Al pájaro que busca el fin del mundo, al buey que va con inocencia hacia el monte.
    Sucede así, cualquier cosa serena, libre, fiel.
    No como al resto de los hombres.


    Resurrección

    No cantes, no cantes, porque vienen de lejos los náufragos,
    vienen los presos, los tuertos, los monjes, los oradores,
    los suicidas.
    Vienen las puertas, de nuevo, y el frío de las piedras,
    de las escalinatas,
    y, con un ropaje negro, aquellas dos manos antiguas.
    Y una vela de móvil llama humeante. Y los libros. Y
    las escrituras.
    No cantes, no. Porque era la música de tu
    voz lo que se oía. Soy una muerta reciente, aún
    con lágrimas.
    Alguien escupió distraídamente sobre mis pestañas.
    Por eso vi que ya era tarde.

    Y dejé en mis pies quedarse el sol y andar las moscas.
    Y de mis dientes se escurrió una lenta saliva.
    No cantes, pues trencé mis cabellos, ahora,
    y estoy ante el espejo, y sé bien que ando en fuga.


    Carta

    Yo, sí —¿Pero y la estrella de la tarde, que subía y descendía
    de los cielos cansada y olvidada?
    ¿Y los pobres, que golpeaban las puertas, sin resultado, haciendo
    vibrar la noche y el día con su puño seco?
    ¿Y los niños, que gritaban con el corazón aterrado?: “¿por qué
    nadie nos responde?”
    ¿Y los caminos, y los caminos vacíos, con sus manos extendidas
    inútilmente?
    ¿Y el santo inmóvil, que deja a las cosas continuar su rumbo?
    ¿Y las músicas encerradas en cajas, suspirando con las alas
    recogidas?

    ¡Ah! —Yo, sí —porque ya lo lloré todo, y despedí mi cuerpo
    usado y triste,
    y mis lágrimas lo lavaron, y el silencio de la noche lo enjugó.
    Pero los muertos, que enterrados soñaban con palomas ligeras
    y flores claras,
    y los que en medio del mar pensaban en el mensaje que la playa
    desplegaría rápidamente hasta sus dedos...
    Pero los que se adormecieron, de tan excesiva vigilia —y que yo
    no sé si despertarán...
    y los que murieron de tanta espera... -y que no sé si fueron salvados.

    Yo, sí. Pero todo esto, todos estos ojos puestos en ti, en lo alto
    de la vida,
    no sé si te mirarán como yo,
    renacida y desprovista de venganzas,
    el día que necesites el perdón.


    Infancia

    Se llevaron las rejas del balcón
    desde donde la casa se avistaba.
    Las rejas de plata.

    Se llevaron la sombra de los limoneros
    por donde rodaban arcos de música
    y hormigas rojizas.

    Se llevaron la casa de verde tejado
    con sus grutas de conchas
    y sus vitrales de flores empañadas.

    Se llevaron a la dama de viejo piano
    que tocaba, tocaba, tocaba
    la pálida sonata.

    Se llevaron los párpados de antiguos sueños,
    y dejaron solamente la memoria
    y las actuales lágrimas.


    Estirpe

    “Los mendigos mayores no dicen nada, no hacen nada.
    Saben que es inútil y exhaustivo. Se dejan estar. Se dejan estar.
    Déjanse estar al sol o a la lluvia, con el mismo aire de entero valor,
    lejos del cuerpo que dejan en cualquier lugar.
    Entretiénense en extender la vida por el pensamiento.
    Si alguien habla, su voz huye como un pájaro que cae.
    Y es de tal modo imprevista, innecesaria y sorprendente
    que para oírla bien tal vez giman algún ay.
    ¡Oh, no gemían, no!... Los mendigos mayores son todos estoicos.
    Pondrán su miseria junto a los jardines del mundo feliz
    pero no quieren que, desde el otro lado, sepan de la extraña suerte
    que los recorre como un río un país.
    Los mendigos mayores viven fuera de la vida: se excluyeron.
    Abren sueños y silencios y desnudos espacios a su alrededor.
    Tienen su reino vacío, de altas estrellas que no cobijan.
    Su mirar jamás mira y su boca no llama ni ríe.
    Y su cuerpo no sufre ni goza. Y su mano no toma ni pide.
    Y su corazón es una cosa que, si existiera, súbito olvidaría.
    ¡Ah!, los mendigos mayores son un pueblo que se va convirtiendo en piedra.
    Ese pueblo, que es el mío.”


    Reinvención

    “La vida sólo es posible
    reinventada.
    Va el sol por los campos
    y pasea su dorada mano
    por las aguas, por las hojas...
    ¡Ah, todo burbujas
    que brotan de hondas piscinas
    de ilusión... - nada jamás.
    ¡Ah!, todo burbujas
    Pero la vida, la vida, la vida,
    la vida sólo es posible
    reinventada.
    Viene la luna, viene, retira
    las cadenas de mis brazos.
    Me proyecto por espacios
    llenos de tu figura.
    Sola, equilibrada en el tiempo,
    me desprendo del vaivén
    que más allá del tiempo me lleva.
    Sola, en la tiniebla
    permanezco: recibida y dada.
    Porque la vida, la vida, la vida,
    la vida sólo es posible
    reinventada.”


    Cantarán los gallos

    “Cantarán los gallos, cuando muramos,
    y una brisa leve, de manos delicadas,
    rozará los bordes, las sedas
    mortuorias.
    Y el sonido de la noche irá transpirando
    sobre los claros vidrios.
    Y los grillos a lo lejos truncarán los silencios,
    los tallos de cristal, fríos, largos yermos,
    y el enorme aroma de los árboles.
    ¡Ah, qué dulce luna verá nuestra calma
    faz todavía más calma que su gran espejo
    de plata!
    ¡Qué frescura espesa en nuestros cabellos,
    libres como los campos de madrugada!
    En la niebla de la aurora
    la última estrella
    asciende pálida.
    ¡Qué gran sosiego, sin hablas humanas,
    sin el labio de los rostros del lobo,
    sin odio, sin amor, sin nada!
    Como oscuros profetas perdidos,
    conversarán apenas los perros en las campiñas.
    Fuertes preguntas. Vastas pausas.
    Estaremos en la muerte
    con aquel suave contorno
    de una concha dentro del agua.”





    https://www.poesia.us/meireles.html


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Miér 16 Ago 2023, 22:08

    Un poema de Paulo Leminski




    Paulo-LeminskiEl ensayista y traductor Daniel orizaga Doguim (Querétaro, 1983) nos presenta un poema de Paulo Leminski (Curitiba, 1944-1989). Además de un poeta fundamental para la tradición brasileña, compuso canciones que cantaron, entre otros, Caetano Veloso y Ney Matogrosso.






    SINTONIA PARA PRESSA E PRESÁGIO



    Escrevia no espaço.
    Hoje, grafo no tempo,
    na pele, na palma, na pétala,
    luz do momento.

    Sôo na dúvida que separa
    o silêncio de quem grita
    do escândalo que cala,
    no tempo, distância, praça,
    que a pausa, asa, leva
    para ir do percalço ao espasmo.

    Eis a voz, eis o deus, eis a fala,
    eis que a luz se acendeu na casa
    e não cabe mais na sala.







    SINTONÍA PARA PRISA Y PRESAGIO



    Escribía en el espacio.

    Hoy, trazo en el tiempo

    en la piel, en la palma, en el pétalo

    luz del momento.

    Sonó en la duda que separa

    el silencio de quien grita

    del escándalo que calla,

    en el tiempo, distancia, plaza,

    que la pausa, ala, lleva

    para ir del lucro al espasmo



    He aquí la voz, aquí el dios, aquí el habla

    he aquí que la luz se incendió en casa

    y ya no cabe en la sala.




    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Miér 16 Ago 2023, 22:11

    Diez poemas de Paulo Leminski


    Presentamos diez poemas del poeta brasileño Paulo Leminski (Curitiba 1944-1989) en versión de Mijail Lamas. La poesía de Paulo Leminski es una de las más interesantes y sorprendentes de la poesía en lengua portuguesa, sus poemas se articulan mediante un eficaz ejercicio de síntesis del sentido y del sentimiento. Lo innato en Leminski es el minimalismo melódico y un ingenio sorprendente.






    DIEZ POEMAS DE PAULO LEMINSKI

    Versiones de Mijail Lamas





    Una vida es corta

    para más de un sueño



    *



    Será necesario

    explicar la sonrisa

    de la mona lisa

    para que tú

    creas en mí

    cuando digo

    que el tiempo pasa?



    *



    Domingo

    Canto de los pájaros

    Dulce suficiente para el café



    *



    los dientes afilados de la vida

    prefieren la carne

    en la más tierna infancia

    cuando

    las mordidas duelen más

    y dejan cicatrices indelebles

    cuando

    el sabor de la carne

    aún no está estropeado

    por la salmuera del día a día



    es cuando

    todavía se llora

    es cuando

    todavía se subleva

    es cuando

    todavía



    *

    Amando,

    aumenta

    hasta dos mil veces

    el tamaño



    *



    Después de hoy

    la vida no será la misma

    al menos que yo insista en engañarme

    de lo contrario

    después de ayer

    anteayer

    ayer

    mañana



    *



    el tiempo

    entre el soplo

    y el apagar de la vela



    *



    El tiempo está

    cada vez

    mas lento

    y yo

    leyendo

    leyendo

    leyendo

    voy a acabar

    volviéndome leyenda





    contranarciso



    en mí

    yo veo al otro

    y al otro

    y al otro

    en fin decenas

    trenes pasando

    vagones llenos de gente

    centenas



    el otro

    que hay en mí

    es usted

    usted

    y usted



    así como

    yo estoy en usted

    yo estoy en él

    en nosotros

    y solo cuando

    estamos en nosotros

    estamos en paz

    aunque estemos a solas



    *



    mis amigos

    cuando me dan la mano

    siempre dejan

    otra cosa



    presencia

    mirar

    memoriacalor



    mis amigos

    cuando me dan

    dejan en mí

    su mano














    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Miér 16 Ago 2023, 22:31

    Tanussi Cardoso



    Traductor: Óscar Limache



    De la poesía


    el canto del pájaro
    en busca del viento
    no

    la promesa de amor
    en las caras de la luna
    no

    el miedo del mundo
    en lo alto del muro
    no

    el malabarista
    en la cuerda floja
    no

    el ojo del tigre
    exacto certero
    preciso

    el ojo del tigre








    Del aprendizaje del aire


    imaginemos el aire suelto en la atmósfera
    el aire inexistente a la luz de los ojos
    imaginemos el aire sin sentirlo
    sin el sofocante olor a abejas y zinabrio
    el aire sin cortes ni fronteras
    el aire sin el cielo
    el aire de olvidos
    imaginemos fotografiarlo
    fantasma sin textura
    moldura inerte
    tabla de sugerencias y apariencias
    imaginemos el aire
    paisaje blanco sin el poema
    vacío impregnado de Dios
    el aire que sólo ven los ciegos
    el aire silencioso de Bach

    imaginemos el amor
    así como el aire








    Ejercicio de la mirada


    el ojo cortado del perro andaluz
    el ojo de la lámina afilada
    el ojo de la sangre y su chorro
    el ojo y la visión de Borges
    el ojo ciego que ve
    el ojo de los brujos
    el ojo oculto del eclipse
    el ojo de la parábola y de la profecía

    el ojo que circunda el ojo claro del miedo
    el ojo de Dios en el centro del huracán
    el ojo del padre y de la madre y de los gallos en la aurora
    el ojo que habita el planeta de la infancia

    el ojo de la muerte anunciada
    el ojo de la vida atrasada
    el ojo en la edad madura de los huesos

    el ojo de la ciudad fragmentada
    dentro del hombre fragmentado
    el ojo ruidoso de la urbanidad
    el ojo del sueño que se recuerda
    el ojo de la memoria en movimiento
    el ojo partido de la esperanza y de la utopía
    el ojo de los girasoles

    el ojo de Clarice
    el ojo triste de la alegría
    el ojo de los 3 misterios
    el ojo prismático de los cristales

    el ojo como acto de despedazamiento
    el ojo de las sombras y de las dudas
    el ojo absurdo de las águilas
    el ojo atento de las horas detenidas
    el ojo en la desnudez escondida
    de las señoritas de Picasso
    el ojo azul de Matisse
    el ojo de las bañistas de Cézanne
    el ojo sonso de la sonrisa santa de Gioconda

    el ojo que se ilumina
    más allá de la superficie de la máquina
    el ojo del ritmo de los engranajes
    el ojo que se vigila
    más allá de la lengua y el lenguaje
    el ojo que la palabra libera

    el ojo del verbo ser
    el ojo doble de la androginia
    el ojo del que soy y no soy
    o viceversa
    el ojo que parte de mí hacia el otro
    o viceversa
    el ojo fatal del nombre y de la cosa
    el ojo de la máscara dentro del ojo

    el ojo de la carne dentro de la piel
    el ojo entre las sábanas
    el ojo insoportable de los límites
    el ojo sin grilletes

    el ojo del verso en trance y en tránsito
    el ojo a contramano de la dicción
    el ojo dentro de la hipérbole y del espanto
    el ojo paradojal de la contradicción

    el ojo de la serpiente succionando el mar
    el ojo en la mano de Gullar
    el ojo de las 5 raíces
    Cecília Bandeira Murilo Cabral Drummond

    el ojo del sonido de Cage
    el ojo del río bebiendo la sed
    el ojo aguado de los peces
    el ojo de la flecha
    el ojo de la canción de los gatos

    el ojo en el ojo del poema
    que se anuncia

    la mirada nuestra de cada día











    Fiat lux
    para Cristina da Costa Pereira



    el tiempo
    viene de los pies y de las manos y del agua y de los vientos
    y de la tierra
    y del fruto del vientre de las madres
    viene de los árboles primigenios
    de la paz que relumbra en su corteza
    nace en la pureza de la sangre de las arenas
    de la existencia de la hoja en blanco
    de los ancestrales recuerdos del carácter mágico
    de las palabras

    el tiempo
    nace de las escrituras de los pájaros
    o de su canto
    o de la risa del primer gallo en la primera mañana
    o antes
    cuando la idea de un Dios quemaba los ojos
    y los niños jugaban
    en la brisa de la espuma de los versos de los poetas

    viene de la seda de las abejas
    de la piel de las Tortugas
    del encuentro de la araña con su red
    del ínfimo grano de los desiertos

    el tiempo
    comienza en ti
    en tu gemido ante el ombligo de la luna
    y de las espirales de las nubes
    nace de las ciudades invisibles
    del movimiento que existe en el yugo del Creador
    y de la piedra fundamental
    nace del amor de las orugas
    de las uvas exprimidas en el vino
    del fuego de los volcanes
    de los cielos y de los parques
    del espíritu que perfuma el aire
    nace del misterio gozoso
    que existe entre la espina y la rosa
    de los relámpagos que iluminan los cabellos
    de la primera hormiga en su labor cotidiana
    de las alas de los peces cuando estos volaron

    el tiempo
    nace del azar de las galaxias y de las estrellas
    del humus de las lluvias
    nace de la memoria del polvo
    de los incendios del deseo
    viene ungido por las congojas de los profetas
    nace del vuelo de Dios y su transpiración
    y del dedo del sol entre las sombras

    el tiempo
    resiste en la sonrisa lenta de la noche
    ofertándose a la boca estelar y melancólica
    de la aurora más lejana
    y armoniza el silencio
    da pasto dulce al vinagre
    recoge el estiércol y la miel
    y nos hace estremecer

    únicos y humanos









    Morada


    allí, donde los girasoles aprenden el dolor del sol
    el mar pone sal a las aguas primigenias
    y los peces aprenden agallas y escamas.
    donde el primer hombre sangra el primer diente
    y apaga la sed del prójimo.
    allí, donde los jardines sueñan con sus texturas de seda
    se pronuncia la primera palabra
    y la primera lágrima mancha la faz serena.
    donde los insectos queman pieles
    y copulan flores, frutos y miel.
    allí, donde se oye el nombre que será tuyo:
    el elegido, el creado, el nombre que será llamado yo.
    donde mueren las estatuas
    piedra y amalgama
    y se hacen alma.
    allí, en el morder de las lenguas, en el arder de las lluvias
    donde se reproducen sombras y auroras
    y el silencio se hace poema e ilumina la Tierra.
    donde Dios habita y baila
    respira Su Aliento
    y alivia Su Fiebre.
    ahí, dentro de los ombligos
    donde se ordenan Tiempo y Movimiento.
    en el hueco, donde explota y vive ―único― el azul.
    en el abismo, donde reverberan los instintos
    es que el Amor ―donde todo nace―
    crece hermoso y todo inunda.

    Traducciones de Óscar Limache











    De la paz de las mariposas
    Para Marcio



    Moran en mí bravos animales.
    Peligrosos, erizan los pelos
    rechinan sus dientes
    emiten gruñidos
    por cualquier hora o motivo.
    Pero duermen en mí, tranquilos
    cuando les hablo de las mariposas
    posadas sobre los vitrales nocturnos.

    Traducción de Leo Lobos







    La hora absoluta


    Extraños
    mis muertos abren las ventanas
    penetran en mi habitación
    y me sofocan.
    Insinuantes
    me besan y sangran sobre mis
    alegrías y pecados
    acariciando, sin pudor
    mis sueños, mis huesos
    y mi carne.
    Mis muertos y sus gemidos
    tienen rostros, señales
    y ojos que producen
    escalofríos.
    Osados
    vienen con la brea del sueño
    duermen en mi cama
    y me despiertan
    se inclinan sobre mi cuerpo
    silentes y queridos
    rezan
    y lloran por mí
    clamando como la luna
    su otra mitad
    como un espejo
    que une sus propios fragmentos.

    Mis muertos sin censura
    mis delicados muertos
    que, en la noche, peinan mis cabellos
    y, solidarios, preparan mi jardín.




    Traducción de Angélica Santa Olaya





    Tanussi Cardoso nació en Rio de Janeiro, Brasil, en 1946. Es poeta, cuentista, periodista, crítico literario y autor de letras para canciones. También licenciado en inglés y abogado. Ha publicado, entre otros, los libros de poemas: Desintegración, 1979; Boca maldita, 1982; Callejón con salidas, 1991; Viaje en torno de Río de Janeiro, 2000; La medida del desierto y otros poemas, 2003; Ejercicio del mirar, 2006; Carne serena, 2009; Del aprendizaje del aire, 2009; y 50 poemas selectos, 2010.

    Al decir de Affonso Romano de Sant’Anna: “La poesía de Cardoso es de la mejor calidad: densa, creativa, funcionando oral o escrituralmente, reinventándose continuamente”. Desde finales dos 70’s ha participado en movimientos vinculados a la poesía hablada, con lecturas poéticas en casi todo el territorio nacional. Es invitado constantemente a Congresos y Festivales de Literatura nacionales e internacionales.




    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/31/TanussiCardoso/


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70701
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Maria Lua Jue 17 Ago 2023, 15:43

    Thiago de Mello




    Amadeu Thiago de Mello nació en Barreirinha, Brasil, en 1926, falleció el 15 de enero de 2022. Desde 1951 con la publicación de su libro Silencio y Palabra, su producción poética fue permanente. La colección Viento General consta de una docena de libros publicados antes de 1981.También publicó, entre otros, Los estatutos del hombre; Bochorno en la floresta; Un campo de margaritas; De una vez por todas. Después de estar detenido durante el golpe de Estado en 1964, se exilió en Chile, donde conoció a Pablo Neruda, de quien fue traductor al portugués. También viajó por Argentina, Francia, Alemania y Portugal hasta el fin del régimen militar, cuando volvió a su pueblo natal. Fuje un defensor de la naturaleza y del Amazonas. Al preguntarle si defender la Amazonia y crear conciencia su propósito como poeta respondió: “Existe un bello poema que mi gran amigo Nicolás Guillén escribió y dice en uno de sus versos: “el río es hondo y lleno de monstruos”. Nuestro Amazonas no escapa de esa verdad y la poesía dice la verdad y de ella debemos echar mano para hacer la denuncia, la conciencia. Hace más de diez años que apareció en nuestras aguas un terrible monstruo que los mestizos llaman azogue. Es simplemente mercurio, utilizado por los mineros en el proceso de extracción de oro. Algunas toneladas del metal ya están en el fondo de la cuenca amazónica, principalmente en las aguas que bañan el área de las minas”.nació en Barreirinha, Brasil, en 1926, falleció el 15 de enero de 2022. Desde 1951 con la publicación de su libro Silencio y Palabra, su producción poética fue permanente. La colección Viento General consta de una docena de libros publicados antes de 1981.También publicó, entre otros, Los estatutos del hombre; Bochorno en la floresta; Un campo de margaritas; De una vez por todas. Después de estar detenido durante el golpe de Estado en 1964, se exilió en Chile, donde conoció a Pablo Neruda, de quien fue traductor al portugués. También viajó por Argentina, Francia, Alemania y Portugal hasta el fin del régimen militar, cuando volvió a su pueblo natal. Fuje un defensor de la naturaleza y del Amazonas. Al preguntarle si defender la Amazonia y crear conciencia su propósito como poeta respondió: “Existe un bello poema que mi gran amigo Nicolás Guillén escribió y dice en uno de sus versos: “el río es hondo y lleno de monstruos”. Nuestro Amazonas no escapa de esa verdad y la poesía dice la verdad y de ella debemos echar mano para hacer la denuncia, la conciencia. Hace más de diez años que apareció en nuestras aguas un terrible monstruo que los mestizos llaman azogue. Es simplemente mercurio, utilizado por los mineros en el proceso de extracción de oro. Algunas toneladas del metal ya están en el fondo de la cuenca amazónica, principalmente en las aguas que bañan el área de las minas”.




    LOS ESTATUTOS DEL HOMBRE

    Artículo 1.
    Queda decretado que ahora vale la vida,
    que ahora vale la verdad,
    y que de manos dadas
    trabajaremos todos por la vida verdadera.

    Artículo 2.
    Queda decretado que todos los dlas de la semana,
    inclusive los martes más grises,
    tienen derecho a convertirse en mañanas de domingo.

    Artículo 3.
    Queda decretado que, a partir de este instante,
    habrá girasoles en todas las ventanas,
    que los girasoles tendrán derecho
    a abrirse dentro de la sombra;
    y que las ventanas deben permanecer el día entero
    abiertas para el verde donde crece la esperanza.

    Artículo 4.
    Queda decretado que el hombre
    no precisará nunca más
    dudar del hombre.
    Que el hombre confiará en el hombre
    como la palmera confía en el viento,
    como el viento confía en el aire,
    como el aire confía en el campo azul del cielo.



    Parágrafo único:
    El hombre confiará en el hombre
    como un niño confía en otro niño.

    Artículo 5.
    Queda decretado que los hombres
    están libres del yugo de la mentira.
    Nunca más será preciso usar
    la coraza del silencio
    ni la armadura de las palabras.
    El hombre se sentará en la mesa
    con la mirada limpia
    porque la verdad pasará a ser servida
    antes del postre.

    Artículo 6.
    Queda establecida, durante diez siglos,
    la práctica soñada por el profeta Isaías,
    y el lobo y el cordero pastarán juntos
    y la comida de ambos tendrá el mismo gusto a aurora.

    Artículo 7.
    Por decreto irrevocable
    queda establecido
    el reinado permanente
    de la justicia y de la claridad.
    Y la alegría será una bandera generosa
    para siempre enarbolada
    en el alma del pueblo.

    Artículo 8.
    Queda decretado que el mayor dolor
    siempre fue y será siempre
    no poder dar amor a quien se ama,
    sabiendo que es el agua
    quien da a la planta el milagro de la flor.

    Artículo 9.
    Queda permitido que el pan de cada día
    tenga en el hombre la señal de su sudor.
    Pero que sobre todo tenga siempre
    el caliente sabor de la ternura.

    Artículo 10.
    Queda permitido a cualquier persona,
    a cualquier hora de la vida,
    el uso del traje blanco.

    Artículo 11.
    Queda decretado, por definición,
    que el hombre es un animal que ama
    y que por eso es bello,
    mucho más bello que la estrella de la mañana.

    Artículo 12.
    Decrétase que nada estará obligado ni prohibido.
    Todo será permitido.
    Inclusive jugar con los rinocerontes
    y caminar por las tardes
    con una inmensa begonia en la solapa.

    Parágrafo único:
    Sólo una cosa queda prohibida:
    amar sin amor.

    Artículo 13
    Queda decretado que el dinero
    no podrá nunca más comprar
    el sol
    de las mañanas venideras.
    Expulsado del gran baúl del miedo,
    el dinero se transformará en una espada fraternal
    para defender el derecho de cantar
    y la fiesta del dia que llegó.

    Artículo final.
    Queda prohibido el uso de la palabra libertad,
    la cual será suprimida de los diccionarios
    y del pantano engañoso de las bocas.
    A partir de este instante
    la libertad será algo vivo y transparente,
    como un fuego o un río,
    o como la semilla del trigo,
    y su morada será siempre
    el corazón del hombre.

    Santiago de Chile, 1964.
    Traducción de Pablo Neruda.



    MADRUGADA CAMPESINA


    Madrugada campesina
    aún oscurece en la tierra:
    pero es preciso plantar.
    Pasó su noche, la noche,
    la mañana va a llegar.

    Ya no vale la canción
    hecha de miedo y remedo
    para engañar soledad.
    Ahora vale la verdad
    cantada simple y por siempre
    ahora vale la alegría
    que se construye de día
    hecha de lucha y de pan.

    Siento en el aire que vienen
    tiempos de trigo maduro.
    Va a ser tiempo de segar.
    Ya aparecen los prodigios:
    lluvia azul en el maizal,
    estalla el frijol en flor,
    nueva leche va manando
    de mi lejos seringal*.

    Ya es casi tiempo de amor.
    Del suelo recojo el sol,



    * Bosque o conjunto de seringueiras, árbores típicos del nordeste brasileño. (Nota del revisor).



    CANTIGA DE CLARIDAD


    Campesino, plantas el grano
    en lo oscuro —y nace un albor.
    Quiero llamarte hermano.

    De noche, comiendo pan,
    siento el gusto de esa aurora
    que te despunta en la mano.

    Haces de sombras un haz
    de luz para multitudes.
    Un compañero tan claro
    que vive en la oscuridad.

    Y mientras no llegue el día
    en que la tierra sea un reino
    de trabajo y de alegría,
    cantando juntos, alcemos
    armas de amor activas.
    La rosa ya se hace llama
    al hilo del corazón.

    Campesino, plantas el grano
    en lo oscuro —y nace el alba.
    Quiero llamarte hermano.

    Traducción de Enrique Lihn.



    SONETO DE LA PLAZA DESTERRADA

    Cierta noche de abril estuve cerca
    del pueblo erguido en esperanza y canto.
    Antes nunca jamás mi pecho cierto
    de la alegría estuvo, pero el llanto

    fue el que bajó, arando en el desierto
    de la plaza burlada. Fue mi espanto
    menos el ver el corazón cubierto
    por el miedo feroz, de torvo manto,

    que el descubrir que nadie amar sabía,
    como se ama la rosa enamorada,
    a la patria pronto degradada.

    Ver que nadie en la calle una canción
    de amor cantó llamando a rebeldía,
    a construir con sangre la alegría.

    Traduccíon de Enrique Lihn.





    MEDITACIÓN EN REINO DE LA PANTERA AZUL


    Viene de pronto, nunca viene
    cuando se presiente su llegada.
    Llega y es tarde ya y en todo es tarde.
    Nunca se muestra entera. Pero es hembra.
    Es necesario esperar y seguir siendo
    hasta que olfatea
    lo que guardas al fondo de tu nombre.
    Pero no vale su precio, ni la sórdida
    moneda que te exige: nada quiere.
    Marcha a tu lado, del que no se aparta,
    agazapada en pliegues de la ropa,
    le encantan la nuca y los cabellos.
    Inmóviles sus manos posadas en los hombros
    que nada sienten pero saben: sufren
    tanto o más que brasas.
    Es igual
    a lo que fuera antaño, a lo que fue
    en tu jardín una semana antigua.
    La víspera parece tan remota
    que llega a ser penoso recordarla.
    La casa se convierte en selva densa,
    hay secretos desvanes nunca vistos
    que nos llaman con tibios terciopelos
    enseñándonos cantos amorosos
    que no saben jamás por qué callaron.
    Si te llama a la lucha traicionera,
    todo se cubre de ceniza y polvo.
    No hay nada pegajoso a no ser los contactos
    inesperados como mariposas
    que bajan devastando soledades.

    El sol de la más vieja primavera
    quema tu sangre, estalla en la garganta
    que, desde hace cien noches, no dominas
    y hay sequedad en tus encías.

    deslumbradas surgen las rodillas

    que van dejando ver colores curvos
    casi a los costados de los muslos.
    nada más. El cielo es lo que falta.
    Toda azul te acecha la pantera
    como si no te conociera —y canta.
    De súbito las cosas huecas crujen
    y en el más trivial acto de la vida
    cifras un interés total: el sortilegio
    es terrible y fugaz, porque te ofrece
    en un brote de luz la certidumbre
    de la inutilidad feroz y fría
    de la prenda que te iba seduciendo.

    Es ahí cuando, cada cosa, y todas,
    incluso la pared, el calendario,
    y hasta el cuchillo junto al velador,
    los grandes sentimientos, las palabras
    altisonantes y los compromisos
    como agua pasan, pasan como un rio
    de aguas espesas que no corren nunca,
    de una espuma podrida recubiertas.

    Con todo, luce flores en sus flancos
    y distracciones que permiten pájaros,
    con ese ardor húmedo de macho,
    que ella no deja alzarse de los sótanos
    en los cuales contigo se oculta
    sabiendo que le cabe la tiniebla.
    Y en su reino luminoso clavas
    tus huecas raíces de silencio
    que se hunden cantando en la tierra.

    Santiago de Chile, 1963.
    Traducción de Enrique Lihn





    COMO UN RIO


    Ser, como un río, capaz
    de llevar por su cuenta
    a la canoa que se cansa
    de servir de camino
    para la esperanza.
    Y de lavar al límpido
    la pena de la mancha,
    como el río que lleva
    y lava.
    Crecer para entregar
    en la distancia callada
    un poder de canción,
    como el río descifra
    el secreto de la tierra.

    Sí el tiempo es de descender,
    retener el don de la fuerza
    sin dejar de seguir.
    Desaparecer incluso
    para, subterráneo,
    aprender a volver
    y cumplir en el trayecto
    el oficio de amar.

    Como un río aceptar
    esas súbitas olas
    hechas de impuras aguas
    que traen a flote la verdad
    oculta en las profundidades.
    Como un río, que nace
    de otros, saber seguir
    siendo junto con otros
    y en otros prolongándose
    y construir el encuentro
    con las grandes aguas
    del océano infinito.

    Barreirinha, Amazonas, 1978.
    Traducción de Adán Méndez.





    HACE TIEMPO QUE ESCOGÍ

    La luz que me abrió los ojos
    para los desheredados
    y heridos de la injusticia
    no me permite cerrarlos
    nunca más, en tanto vivo.

    Sea por asco o fatiga
    me dispongo a no ver más
    y aun cuando el miedo acosa
    mis ojos, me es imposible
    dejar de ver. La verdad
    me ha tocado con su lámina
    de amor el centro del ser.
    No se trata de escoger
    entre ceguera y traición.
    Pero si entre ver y hacer
    de cuenta que nada vi
    o hablar del dolor que veo
    y ayudarlo a tener fin,
    ya hace tiempo que escogí.

    Rio de Janeiro, 1981.
    Traducción de Mario Benedetti.



    LA LUZ QUE ALUCINA


    Mi hijo se murió de madrugada.
    Él era un girasol, así de rojo,
    como un caballo siempre de perfil,
    un avestruz con odio hacia la arena,
    un tulipán helado en el volcán.
    Temía convertirse en compañero,
    llena de espinas lilas la garganta
    y anochecía con la voluntad
    de romper el secreto en los cristales.
    Pero era un ruiseñor si la mañana
    llegaba en las laderas de la sierra
    cubiertas por un musgo imperdonable.
    Mi hijo yace muerto aquí a mi lado:
    las estrellas que crecen en sus ojos
    iluminan mis yerros más antiguos.
    Pero de su tobillo se alza un canto
    que me apacigua, porque muestra clavos
    que le fueron hundidos por las aguas
    que navegamos ciegos y abrazados
    cual se abrazan los pájaros que huyen.

    Ayer crucé con tres rinocerontes.
    Con florido unicornio me llamaban
    por el nombre que tuve cuando niño.
    Mordidos por los pájaros nocturnos,
    con pupilas de asombro me pedían
    que con ellos me fuera antes del alba
    hacia el sitio en que nacen las estrellas,
    en tanto iban hundiéndose en el lodo
    cubierto de amatistas y de garzas.
    Quiero perderme, mas antes que se hundan,
    que me dejen la piel, la piel les pido
    que en carne viva sigan por el fango,
    que me la dejen para que proteja
    lo que aún queda en mi pecho de la infancia.

    Rio Andirá Amazonas, 1980.
    Traducción de Mario Benedetti.



    FELIZ, INSOPORTABLEMENTE


    De a poco la luz pierde el resplandor.
    A sangre sabe el río y no lo sabe nadie.
    Esta es la última oportunidad de verme
    por primera vez entero: cara a cara.
    (Siempre quise morir
    antes de verme como soy).
    Prefiero simplificar. Entonces ¿por qué dudo
    en revelar las oscuras aguas
    que me recorren, esas en donde habitan
    peces cenicientos, sordos, que me conocen?
    El peor pecado del hombre
    es no ser feliz. (El juicio es de Borges,
    que era ciego pero descubrió la rosa
    encendida en el corazón de una mujer).

    Pude ver el fondo de un lago de esmeraldas.
    Fui insoportablemente feliz.
    Las peores desgracias (también la de existir)
    que me hirieron, nada significaron comparadas
    con los milagros que viví,
    con los mágicos momentos que inventé.

    No es preciso ir muy lejos. Cierta noche
    de ardiente primavera, viajé
    abrazado a los cabellos de una mujer
    que me enseñaba a amar como ella amaba,
    en el mar de los espacios siderales.
    Regresé intacto. Al parecer
    transcurrieron eternidades.
    Ahora estoy solo. Frente a mí
    o entre mi soledad y la noche que me llama,
    queda un espacio en el que no hay sitio
    para lo que escondí.
    Y más de medio siglo de fiesta,
    de lágrima, de asombro, de ternura,
    se resume inútil en la chispa
    de ese tiempo fugaz en que mi ser total,
    residuo de memorias, ya se adhiere
    imperceptiblemente
    al silencio nocturno de la floresta.



    En el río Amazonas.
    Traducción de Mario Benedetti.



    LA CREACIÓN DEL MUNDO


    No desfloré a nadie.
    La primera mujer que vi desnuda
    (era adulta de alma y de cabellos)
    fue la primera que me mostro los astros,
    pero no fui el primero a quien se los mostró.

    Vi el resplandor de sus nalgas
    de espaldas a mí: era morena,
    mas al darse vuelta fue dorada.

    Sonrió porque sus pechos me asombraron,
    por mi mirada de adolescente no acostumbrado
    a la gloria de la belleza corporal.
    Era de mañana en la selva, pero nacían
    estrellas de sus brazos y resbalaban
    por el cuello, lo recuerdo, era el cuello
    Lo que me enseñaba a deletrear secretos
    guardados en la clavícula. Pedía,
    ya echada de bruces y llamándome,
    que posara mis labios por los pétalos
    con rocío de la nuca, eran lilas;
    que alisara, levemente, con las yemas
    las espaldas de espumas y esmeraldas;
    quería que mi mano recorriera,
    yendo y viniendo, el valle de la columna,
    très doucement, porque me cuidaba.
    Ella inauguró en mí la alegría
    inefable de dar felicidad.
    Tanto conocimiento no podía
    ser sino innato, pienso ahora.
    Pero no.
    Era un saber hecho de experiencia,
    más que ingenio para transmitirlo.
    Ella era de otras aguas, una fuente
    de treinta años, que vino desde el Sena
    con el destino de darme de beber
    — en la aurora de sus ojos, en sus pechos,
    en la boca musical, en el mar del vientre,
    en la risa de azucena, en la voz densa,
    en Las cejas y en el vértice de la piernas—
    la miel antigua de la sabiduría,
    de saber que el deseo crece cuando entiende
    que la chispa se enciende en la ternura,
    que las antesalas se prolongan
    hasta que uno esté listo para entrar en el cielo.



    Traducción de Jorge Enrique Adoum.





    LA TERCERA ALA


    Traigo una esperanza nueva como la primera claridad
    que marca la mañana
    de cada ser humano.

    Traigo la sabiduría
    de los colores que danzan
    y ordenados se juntan en el aire
    cuando es preciso alumbrar el arco iris.

    Traigo el milagro de la vida,
    latiendo en el corazón
    del recién nacido.

    Llego tras el rastro del pájaro
    que atravesó el tiempo
    y con el trino de su tercera ala
    rasga el cielo de la atopía.

    Llegas entregándonos, pájaro,
    la poesía de tu canto,
    certeza de un amanecer
    que se posa ya en mi frente,
    en la palma de tu mano.



    https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Revista/ultimas_ediciones/51_52/thiago.html


    _________________



    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Marialuaf


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Luna7

    Contenido patrocinado


    LA LITERATURA BRASILEÑA - Página 12 Empty Re: LA LITERATURA BRASILEÑA

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Vie 21 Jun 2024, 02:24