Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1042797 mensajes en 47669 argumentos.

Tenemos 1573 miembros registrados

El último usuario registrado es miriamdamaris21

¿Quién está en línea?

En total hay 47 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 45 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Lluvia Abril, Pascual Lopez Sanchez


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 EmptyHoy a las 00:46 por Lluvia Abril

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 EmptyHoy a las 00:39 por Lluvia Abril

» POESÍA SOCIAL XIX
Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 EmptyHoy a las 00:26 por Lluvia Abril

» POESÍA INUI (Esquimal) // OTROS PUEBLOAS NATIVOS
Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 EmptyAyer a las 23:56 por Lluvia Abril

» DIARIO DE EL CHE.
Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 EmptyAyer a las 22:27 por Siby

» POETAS LATINOAMERICANOS
Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 EmptyAyer a las 18:27 por Maria Lua

» CLARICE LISPECTOR II
Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 EmptyAyer a las 18:14 por Maria Lua

» Rabindranath Tagore (1861-1941)
Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 EmptyAyer a las 18:13 por Maria Lua

» MARIO QUINTANA ( Brasil: 30/07/1906 -05/05/1994)
Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 EmptyAyer a las 18:09 por Maria Lua

» CECILIA MEIRELES
Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 EmptyAyer a las 18:06 por Maria Lua

Mayo 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty

+2
helena
Maria Lua
6 participantes

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69622
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Maria Lua Jue 08 Abr 2010, 11:57

    LLUVIA DE OTOÑO

    (Llueve, llueve dulcemente...)

    ... El agua lava la yedra;
    rompe el agua verdinegra;
    el agua lava la piedra...
    Y en mi corazón ardiente,
    llueve, llueve dulcemente

    Esté el horizonte triste;
    ¿el paisaje ya no existe?;
    un dia rosa persiste
    en el pálido poniente...
    Llueve, llueve dulcemente.

    Mi frente cae en mi mano
    ¡Ni una mujer, ni un hermano!
    ¡Mi juventud pasa en vano!
    -- Mi mano deja mi frente... --
    ¡Llueve, llueve dulcemente!

    ¡Tarde, llueve; tarde, llora;
    que, aunque hubiera un sol de aurora
    no llegará mi hora
    luminosa y floreciente!
    ¡Llueve, llora dulcemente!


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69622
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Maria Lua Jue 08 Abr 2010, 11:58

    EL POETA A CABALLO

    ¡Qué tranquilidad violeta,
    por el sendero, a la tarde!
    A caballo va el poeta...
    ¡Qué tranquilidad violeta!

    La dulce brisa del río,
    olorosa a junco y agua,
    le refresca el señorío...
    La brisa leve del río...

    A caballo va el poeta...
    ¡Qué tranquilidad violeta!

    Y el corazón se le pierde,
    doliente y embalsamado,
    en la madreselva verde...
    Y el corazón se le pierde...

    A caballo va el poeta...
    ¡Qué tranquilidad violeta!

    Se esté la orilla dorando...
    El último pensamiento
    del sol la deja soñando...
    Se está la orilla dorando...

    ¡Qué tranquilidad violeta,
    por el sendero, a la tarde!
    A caballo va el poeta...
    ¡Qué tranquilidad violeta!


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69622
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Maria Lua Jue 08 Abr 2010, 11:58

    ANTEPRIMAVERA

    Llueve sobre el río...

    El agua estremese
    los fragantes juncos
    de la orilla verde...
    ¡Ay, qué ansioso olor
    a pétalo frío!

    Llueve sobre el río...

    Mi barca parece
    mi sueño, en un vago
    mundo. ¡Orilla verde!
    ¡Ay, barca sin junco!
    ¡Ay, corazón frío!

    Llueve sobre el río.
    ..


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69622
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Maria Lua Jue 08 Abr 2010, 11:58

    (DE JARDINES LEJANOS)

    VI

    No hay sol; el cielo de invierno
    es de bruma y nubes blancas;
    sólo hay un raso celeste
    sobre la saraucarias.

    La avenida abre su sueño
    llena de mujeres pálidas ...
    los vientos están jugando
    con las sedas perfumadas.

    Hay carícias como rosas
    en la lívida mañana;
    la carne en flor da el perfume
    que han perdido las acacias.

    Es un pecado discreto,
    es una carne cristiana
    que va a misa, con un lirio
    entre rosas deshojadas;

    carne que nunca podrá
    sobre la dulce frescura
    de las espaldas románticas ...

    en la mañana galante
    rezan a Dios las campanas;
    desde dentro están llamando
    los corazones en gracia.

    ¡Fondos de oro, con albores
    floreados, con fragancia
    de purezas sin latido,
    con dulzura de gargantas!

    Pero el cielo gris ha puesto
    muy rosas todas las almas
    y tiende rasos celestes
    sobre las araucarias ...


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69622
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Maria Lua Jue 08 Abr 2010, 11:59

    ROSAS MUSTIAS DE CADA DÍA

    Todas la rosas blancas de la luna caían,
    por la ventana abierta, en el cuerpo desnudo ...
    Mirando aquellas carnes blandas que florecían,
    hundido entre mis sueños, yo estaba absorto y mudo.

    ¡Oh su sexo con luna! ¡Esencia indefinible
    de su sexo con luna! Hervían los blancores
    de la carne, y el rostro, perdido en lo invisible
    de la penumbra, lánguido, cerraba sus colores.

    Era el enervamiento del dolor ... Y cual una
    rosa de treinta años, opulenta y desierta,
    el cuerpo blanco se elevaba hacia la luna
    frío, espectral, azul, como una pompa muerta ...


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69622
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Maria Lua Jue 08 Abr 2010, 11:59

    REPROCHES

    Como el cansancio se abandona al sueño
    así mi vida a ti se confiaba...
    Cuando estaba en tus brazos, dulce sueño,
    te quería dejar ....y no acababa...

    Y no acababa.....¡Y tú te desasiste,
    sorda y ciega a mi llanto y a mi anhelo,
    y me dejaste desolado y triste,
    cual un campo sin flores y sin cielo!

    ¿Por qué huiste de mi? ¡Ay quién supiera
    componer una rosa deshojada;
    ver de nuevo, en la aurora verdadera,
    la realidad de la ilusión soñada!

    ¿Adonde te llevaste, negro viento,
    entre las hojas secas de la vida,
    aquel nido de paz y sentimiento
    que gorjeaba al alba estremecida?

    ¿En qué jardín, de qué rincón, de dónde
    rosalearán aquellas manos bellas?
    ¿Cuál es la mano pérfida que esconde
    los senos de celindas y de estrellas?

    ¡Ay quién pudiera hacer que el sueño fuese
    la vida!, ¡Que esta vida fría y vana
    que me anega de sombra, fuera ese
    sueño que desbarata mi mañana!


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Jue 02 Sep 2010, 07:18

    Hola, Maria, Helena: Gracias por traernos esta maravillosa obra de Juan Ramón Jiménez.

    En estos momentos estoy releyendola y disfrutando mucho con ella.

    Os dejo un artículo que he encontrado en internet, copia de varios capítulos que me han gustado especialmente y un poema que escribí en su homenaje.

    Un abrazo.
    Pedro



    Platero y Yo, Juan Ramón Jiménez
    Encuentro con la vida sensible

    Por Gonzalo Valdivia Dávila


    Juan Ramón Jiménez editó su obra Platero y Yo (1914), un libro que se ha querido confinar dentro de la literatura infantil, pero que podríamos mejor rotular como literatura humana. Como grandes creadores sensibles, este autor andaluz transmitió mensajes nobles como el amor a los animales que llegan a ser personajes conocidos de un pueblo. La obra narra la estrecha relación del poeta y su burro, Platero; pero ambos interactúan con los niños, otros animales y el entorno natural de Moguer.

    Las obras clásicas siempre pasarán la definición del ismo literario en que surgieron, así Platero y yo, no es sólo obra del modernismo que buscaba innovar la capacidad creadora del español en la literatura, sino una obra universal en que la poética del amor puro entre un hombre y su asno superan los límites de la edad, es un libro que conviene leerlo de niño pero que se entiende mejor de adulto. Con el tiempo apreciamos que tan verosímil se presenta Platero a nuestra lectura y que tan poético es su dibujo.

    Un burrito de verdad: No solo asistimos al ciclo vital de Platero, desde su juventud hasta su muerte; sino que lo vemos en su dimensión animal de compañero del hombre, está dotado de una alegre y retozona personalidad, es inocente, y es vulnerable; lo vemos pasar accidentes que le causan dolor: pisa una espina, le pica una sanguijuela, le pican los tábanos, la coz de un potro, además pasa los estragos de la agonía y ocupa una presencia en el recuerdo del poeta, quien lo entierra cerca de su casa.

    Platero destacará porque no está relegado por su amo, más bien lo lleva a todas partes, viajan juntos, el lo trata como a un niño y lo comparte en afecto con los niños de Moguer, con quienes juega y pasea, comparten alimentos y vivencias como la contemplación del atardecer. La presencia del dúo hombre burro domina la escena en el pueblo, Platero interactúa con otros personajes por su mansedumbre, personifica la nobleza animal necesaria para la supervivencia de los hombres sensibles.

    El universo animal: Platero no es el único animalito del libro, está Diana, la perra amiga del borrico, el canario verde que escapa pero vuelve a su jaula; el loro, el perro sarnoso que es víctima del desprecio del guarda del camino que le dispara mortalmente, este can representa el sufrimiento de los animales abandonados y despreciados por la gente cruel en el relato. Aparecen en grupos animales como caballos, patos, gorriones, golondrinas, perros, gallinas, para recrear la vida colectiva que comparten con Platero.

    La convivencia con los animales resalta el lado humano de los amigos de Platero, y su presencia hace que la representación de Moguer no se reduzca a edificios y personas, sino que el pueblo rebosa vida en los paseos de Platero y el poeta. La diversidad de vida posibilita la solidaridad en Moguer, como cuando Platero saca del atasco la carretilla de una niña, que tenía a un borriquillo débil tratando de moverla. Un animal puede ser solidario con los hombres y con su especie.

    La religión: Como el poeta andaluz Lorca, Jiménez vincula su invención a la cosmovisión cristiana. En Moguer, se suceden fiestas como la muerte de Judas, El Corpus, los reyes magos, Navidad, se reza el Ángelus y ambos personajes borrico y amo participan de ellas en paz o en alegría. Como católico Juan Ramón reconoce el origen de la creación en Dios y sabe parte de ella a los animales que poetiza en su libro, es un mensaje de misticismo y de comunión espiritual con la vida en su totalidad.

    El poeta tiene la esperanza pura del cielo para los animales “estás ahora en un prado del cielo y llevas sobre tu lomo peludo a los ángeles adolescentes”, el mismo que desea para el canario cuando muere. La bondad e inocencia de los animales se representa merecedora del cielo, del descanso eterno. La muerte de su compañero y mascota desgarra el espíritu del poeta, quien tiene vida para recordarlo, es ahí que la esperanza y la fe en la misericordia divina se hace tan humana, motivo de la poesía.

    Los seres que sufren: En el libro “la alegría y la pena son gemelas”, y los que sufren padecen enfermedad como la niña tísica que grave es paseada por Platero para que tenga un momento de alegría; otra niña chica muere muy pronto dejando tristes a Platero y al poeta; el niño tonto, enfermo que paraba a la puerta de su casa fallece olvidado por el pueblo. No todo el mundo quiere a los animales, hay niños que matan a pedradas animales enfermos, el guarda que dispara contra el perro antes de que el poeta lo evite.
    Unos niños violentos tiran redes y piedras a los pajarillos, pero en este episodio el poeta y platero intervienen para que las aves escapen, ante la rabia de los chiquillos crueles. La crueldad se entrona en gente de cualquier edad, sólo el poeta está en un nivel más avanzado de espiritualidad, ya que es capaz de compartir cualquier experiencia vital con Platero y sentir que de alguna forma sensible el burrito la asimila. Las acciones de ambos son nobles, representan la recreación de la vida que surge de la poesía.

    El Platero poético: Platero puede disfrutar con su amo de los versos de Ronsard, tiene más nobleza y entendimiento sensible que el torpe escritor de diccionarios que se burla de los burros. Platero sigue existiendo después de su muerte en el recuerdo del poeta, en la representación del borriquete de cartón, que le regala una amiga de ambos al poeta y lo tiene en su escritorio, logrando que todas las gentes lo identifiquen con Platero. En la frágil mariposa que aparece en la muerte y la tumba de Platero.

    Conclusión: Platero y yo transmite la celebración de la vida y el pesar por la muerte de un ser querido en su tono de elegía. Juan Ramón Jiménez construye un animalito creíble en su vitalidad y afecto, y lo lleva a un nivel poético en la comunión que logra con su amo al contemplar la belleza de naturaleza, acompañarlo en su inspiración poética y liberar el bien en un contexto cristiano válido rescatado por el arte.

    Gonzalo Valdivia Dávila


    (Obtenido de: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




    Capítulo I

    Platero

    Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.

    Lo dejo suelto y se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas... Lo llamo dulcemente: "¿Platero?", y viene a mí con un trotecillo alegre que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal...

    Come cuanto le doy. Le gustan las naranjas mandarinas, las uvas moscateles, todas de ámbar; los higos morados, con su cristalina gotita de miel...

    Es tierno y mimoso igual que un niño, que una niña...; pero fuerte y seco por dentro, como de piedra... Cuando paso sobre él, los domingos, por las últimas callejas del pueblo, los hombres del campo, vestidos de limpio y despaciosos, se quedan mirándolo:

    — Tien' asero...

    Tiene acero. Acero y plata de luna, al mismo tiempo.

    (Obtenido de:
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    Capítulo 29

    Idilio de abril

    Los niños han ido con Platero al arroyo de los chopos, y ahora lo traen trotando, entre juegos sin razón y risas desproporcionadas, todo cargado de flores amarillas. Allá abajo les ha llovido —aquella nube fugaz que veló el prado verde con sus hilos de oro y plata, en los que tembló, como en una lira de llanto, el arco iris—. Y sobre la empapada lana del asnucho, las campanillas mojadas gotean todavía.

    ¡Idilio fresco, alegre, sentimental! ¡Hasta el rebuzno de Platero se hace tierno bajo la dulce carga llovida! De cuando en cuando vuelve la cabeza y arranca las flores a que su bocota alcanza. Las campanillas, níveas y gualdas, le cuelgan, un momento, entre el blanco babear verdoso y luego se le van a la barrigota cinchada. ¡Quién, como tú, Platero, pudiera comer flores..., y que no le hicieran daño!

    ¡Tarde equívoca de abril!... Los ojos brillantes y vivos de Platero copian toda la hora del sol y lluvia, en cuyo ocaso, sobre el campo de San Juan, se ve llover, deshilachada, otra nube rosa.

    (Obtenido de: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    Capítulo 43

    Amistad

    Nos entendemos bien. Yo lo dejo ir a su antojo, y él me lleva siempre a donde quiero.

    Sabe Platero que, al llegar al pino de la Corona, me gusta acercarme a su tronco y acariciárselo, y mirar al cielo al través de su enorme y clara copa; sabe que me deleita la veredilla que va, entre céspedes, a la Fuente vieja; que es para mí una fiesta ver el río desde la colina de los pinos, evocadora, con su bosquecillo alto, de parajes clásicos. Como me adormile, seguro, sobre él, mi despertar se abre siempre a uno de tales amables espectáculos.

    Yo trato a Platero cual si fuese un niño. Si el camino se torna fragoso y le pesa un poco, me bajo para aliviarlo. Lo beso, lo engaño, le hago rabiar... El comprende bien que lo quiero, y no me guarda rencor. Es tan igual a mí, tan diferente a los demás, que he llegado a creer que sueña mis propios sueños.

    Platero se me ha rendido como una adolescente apasionada. De nada protesta. Sé que soy su felicidad. Hasta huye de los burros y de los hombres...

    (Obtenido de: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    Capítulo 79

    Alegría


    Platero juega con Diana, la bella perra blanca que se parece a la luna creciente, con la vieja cabra gris, con los niños...

    Salta Diana, ágil y elegante, delante del burro, sonando su leve campanilla, y hace como que le muerde los hocicos. Y Platero, poniendo las orejas en punta, cual dos cuernos de pita, la embiste blandamente y la hace rodar sobre la hierba en flor.

    La cabra va al lado de Platero, rozándose a sus patas, tirando con los dientes de la punta de las espadañas de la carga. Con una clavellina o con una margarita en la boca, se pone frente a él, le topa en el testuz, y brinca luego, y bala alegremente, mimosa, igual que una mujer...

    Entre los niños, Platero es de juguete. ¡Con qué paciencia sufre sus locuras! ¡Cómo va despacito, deteniéndose, haciéndose el tonto, para que ellos no se caigan! ¡Cómo los asusta, iniciando, de pronto, un trote falso!

    ¡Claras tardes del otoño moguereño! Cuando el aire puro de octubre afila los límpidos sonidos, sube del valle un alborozo idílico de balidos, de rebuznos, de risas de niños, de ladreos y de campanillas...

    (Obtenido de: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




    POEMA EN HOMENAJE A JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

    Platero

    ¡Platero!, ¡Platerillo!, ¡Platerete!,
    le decía Juan Ramón con voz muy queda,
    y él le respondía
    rebuznando suavemente.

    En su alforja derecha
    llevaba flores rojas
    y en la izquierda azules,
    en su cabeza un sombrero
    y en el cuello cascabeles.

    Calló la voz de Juan Ramón,
    pero resuenan aún de Platero los cascabeles.

    Pedro Casas Serra (11-1991)
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69622
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Maria Lua Dom 03 Oct 2010, 08:48

    POEMA EN HOMENAJE A JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

    Platero

    ¡Platero!, ¡Platerillo!, ¡Platerete!,
    le decía Juan Ramón con voz muy queda,
    y él le respondía
    rebuznando suavemente.

    En su alforja derecha
    llevaba flores rojas
    y en la izquierda azules,
    en su cabeza un sombrero
    y en el cuello cascabeles.

    Calló la voz de Juan Ramón,
    pero resuenan aún de Platero los cascabeles.

    Pedro Casas Serra (11-1991)

    Gracias, querido amigo
    Pedro!
    Bello tu poema, muy
    hermoso tu homenaje!
    Platero me encanta!
    Besos, con cariño
    Maria Lua


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 04 Oct 2010, 15:25

    Gracias, Maria, la imagen que de Platero nos transmite Juan Ramón Jiménez es entrañable.

    Un fuerte abrazo.
    Pedro
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 87740
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Mar 05 Oct 2010, 01:50

    Hermoso y bello homenaje. Un abrazo, Pedro
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 05 Oct 2010, 06:01

    Gracias, Pascual.

    Un fuerte abrazo.
    Pedro
    Carmen Parra
    Carmen Parra


    Cantidad de envíos : 14592
    Fecha de inscripción : 17/04/2009

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Carmen Parra Lun 11 Oct 2010, 11:02

    Acabo de leer el primer relato de platero...¡¡tierno y delicado!! me ha gustado muchisimo Maria, seguiré en ello
    Un beso
    Stella
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 26 Ene 2015, 14:06

    .


    De Jardines lejanos, 1904:

    Pues que han abierto esta tarde...

    Pues que han abierto esta tarde
    las rosas de tu terraza,
    deja que ponga mis labios
    sobre tus labios, amada.

    Tengo fragantes mis manos
    para tus carnes intactas;
    si tus pechos están blancos,
    tú verás mis manos blancas.

    Habrá flores y caricias
    en la sombra de tu falda,
    muchos besos..., muchos besos,
    casi ninguna palabra...

    Mis ojos sobre tus ojos,
    tu alma dentro de mi alma,
    tu corazón en tu pecho,
    tu pecho en mi mano pálida;

    todo bajo el cielo rosa
    y el oro de tus pestañas,
    todo, amada, bajo el sueño
    de tus ojos de romántica;

    la tarde se irá muriendo
    sobre tus parques; el malva
    y el rosa del cielo, harán
    bien a las frondas doradas;

    vendrá frescura de fuentes,
    olor de lilas y acacias,
    tal vez alguna magnolia
    abrirá su carne blanca...

    Y cuando la luna nueva
    esté frente a tu terraza,
    dará su pena más rosa
    para tus rosas, amada.


    Para sentir los dolores...

    Para sentir los dolores
    de las tardes, es preciso
    tener en el corazón
    fragilidades de lirios...

    Estar lleno de fragancias
    tristes y de llantos íntimos,
    tener gestos de mujer,
    melancolías de niño;

    saber que el pesar, la música,
    el amor..., todo es idilio
    de almas y de labios..., y
    saber hacerse el idílico.

    Haber tenido luceros
    en las manos, y rocío
    en el corazón, y ser
    todo de romanticismo;

    amar los dulces espejos,
    los oros claros, los visos
    de las almas de las cosas,
    los parques entristecidos

    á través de las rosadas
    muselinas..., y sentirlo
    todo como una mujer
    triste y frágil como un lirio.

    Mirar bien al horizonte,
    extasiarse en lo indeciso,
    tener orgullo, tener
    desdenes suaves y místicos...

    Pero sufrir siempre el rosa,
    sufrir el llanto sombrío
    de la fuente abandonada...
    sufrirlo y querer sufrirlo.

    Y hasta dejarse morir
    de pena, morir de frío,
    morir de penumbra, o
    de color, o de lirismo...

    Dar toda la vida al alma,
    hacerse el gris..., y sentirlo
    todo como una mujer
    triste y frágil como un lirio.



    De Pastorales, 1911


    Mediodía; sol y rosas;

    Mi niño se va a dormir
    en gracia de la Pastora
    y por dormirse mi niño
    se duerme la arrulladora.

    (Canción de madre)

    Mediodía; sol y rosas;
    todo el pueblo se ha dormido;
    rosas, cielo azul… Las madres
    están durmiendo a los niños.

    De la sombra de las casas
    vienen cantares dolidos,
    cantares que van llorando
    no sé qué viejos idilios.

    Las palabras de las madres
    tienen fragancias y ritmos
    de llanto, que nadie sabe
    dónde los han aprendido.

    Son tristezas que se abren
    en la sombra, por caminos
    que van a morir a un cielo
    alegre, rosa y dulcísimo;

    son pájaros que se posan
    en los ojos de los niños,
    sonrisas para sus bocas,
    mariposas, lumbres, linos,

    sensaciones irisadas
    que van a la gloria, ríos
    celestes, frondas de oro,
    caminitos florecidos…,

    yo no sé qué ruiseñores,
    qué remansos cristalinos,
    ¡ay!, no sé qué alas blancas
    que saben ir a los lirios…

    Pueblo blanco; sol y rosas;
    hasta el cielo se ha dormido;
    rosas, cielo azul… Las madres
    están durmiendo a los niños...


    Andábamos, monte arriba,

    Andábamos, monte arriba,
    bañados de luna... Tú
    me diste -Blanca, ¿te acuerdas?-
    un ramo de almoraduj.

    ¡Qué pálida era tu mano
    mate en la penumbra azul!
    ¡Cómo miraban tus ojos!
    ¡Oh! ¡Cómo estabas...!

    …................................
    .La luz
    de la luna iba nevando
    por los montes negros sus
    tristezas de lirios blancos,
    no tan blancos como tú...

    ¡Blanca, Blanca! Tú me abriste
    la flor de tu juventud,
    bien sé que por mí tú habrías
    clavado a Cristo en la Cruz.

    Bien sé que me dabas todo,
    tu vida, tu muerte, tu...
    Bien sé que por mí te hubieras
    tendido en un ataúd...

    ...Blanca, quién pudiera darte
    todo el corazón en un
    rayo de luna, en un ramo
    fragante de almoraduj...


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 04 Feb 2015, 08:17

    .


    De Las hojas verdes, 1909

    OTRA BALADA A LA LUNA

    ..C'était, dans la nuit brune,
    Sur le clocher jauni,
    …...........La lune,
    Comme un point sur un i.

    Musset.

    ..Heine, Laforgue, Verlaine...-
    Luna de mi corazón,
    niña blanca, si has nacido en
    …...........el Japón,

    ..baja a mis labios tu cara
    de flor de almendro, pues eso
    lo necesito yo para
    …...........darte un beso.

    ..Háblame tú con tu voz
    de musmé fresca y gentil,
    luna de nardo, de arroz
    …...........y marfil!

    ..!Y si fueres por tu cuna
    noble y plácida princesa,
    cásate conmigo, luna
    …...........japonesa!

    ..Estás desnuda, o te endiosa
    un velo blanco de tul?,
    ¿y tu carne, luna, es rosa
    …...........o es azul?

    ..¿Eres pagana, o qué eres?
    Di, ¿qué has oído, ¿qué has visto?,
    ¿también turbó tus placeres
    …...........Jesucristo?

    ..¿Va algún alma eterna en ti
    a los parques de la cita?,
    ¿Y tu hermana Ofelia?, di,
    …...........Margarita...

    ..¿Te has muerto acaso?, ¿estás yerta?,
    ¿se enredó un nombre a tu boca?,
    di, luna mía, ¿estás muerta
    …...........o estás loca?

    ..Tú, que entre la noche bruna,
    en una torre amari-
    lla, eres como un punto, ¡oh, luna!
    …...........sobre una i;

    ..tú, ladrada de los perros,
    lámpara azul del amor,
    tú, que dorabas los cerros
    …...........al pastor;

    ..tú, Selene, tú, Diana,
    urna de melancolía,
    que te vaciarás mañana
    …...........sobre el día;

    ..¡deja en mi frente tu estela,
    o, como una mariposa,
    desde tu magnolia, vuela
    …...........a mi rosa!

    ..¡Luna, desde mi balcón
    de florecidos cristales,
    te mando este corazón
    …...........de rosales!

    ..¡Sé mi novia, soberana
    ciega, romántica muda,
    tú que eres triste, liviana
    …...........y desnuda!

    ..¡Emperatriz de jazmines,
    bella sin años contados,
    alma sin cuerpo, en jardines
    …...........estrellados!

    ..¡Oh, rosa de plata!, ¡oh, luna!,
    aldea blanca y en calma,
    sé el hogar y la fortuna
    …...........de mi alma!


    De Melancolía, 1912

    Mientras ella, divina de rubor, entre el leve...

    Mientras ella, divina de rubor, entre el leve
    espumear fragante de sus batistas blancas,
    me dejaba morderle los labios y los pechos,
    el colorismo de oro de los pueblos pasaba…

    Torres con azulejos sobre cielos de esmalte,
    riachuelos tranquilos con orillas de llamas,
    y calles que se abrían hacia el tren, desde donde
    mujeres, con un cántaro, riendo, saludaban…

    Venían a nosotros los sones melancólicos
    de las vísperas dulces de no sé qué campanas…
    anhelos pasajeros de pasiones ignotas
    se quedaban atrás, en villas momentáneas…

    Luego, la suave brisa de la tarde de agosto
    refrescó alegremente sus mejillas besadas,
    y, mientras me miraba, cogiéndose el cabello,
    en sus ojos floridos las praderas pasaban…


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 04 Feb 2015, 13:39

    .


    De Laberinto, 1913

    ¡Este beso! Una cosa tan fragante, tan leve...

    ¡Este beso! Una cosa tan fragante, tan leve,
    de seda, de frescura, mariposa de un labio,
    una flor que no es flor, que va, bajo los ojos
    negros, cual un lucero de carne y luz, volando...

    Algo que huele a sol, a dientes, a puñales,
    a estrellas, a rocío, a sangre, a luna..., algo
    que es como un agua cálida que se retira, como
    el aíre de un incendio, errabundo y balsámico...

    ¿Es el alma que quiere entregase? ¿Un rubí
    del corazón, que abre su sagrario de raso?
    ¡Un beso! Y las mejillas se tocan y se rozan...
    y son nieves que arden..., y se encuentran las manos.


    CARTA A GEORGINA HÜBNER
    EN EL CIELO DE LIMA


    … Pero ¿a qué le hablo a usted de mis pobres
    cosas melancólicas; a usted, a quien todo sonríe?
    … con un libro en la mano, ¡cuánto he pen-
    sado en usted, amigo mío!
    … Su carta me dio pena y alegría;¿ por qué
    tan pequeñita y tan ceremoniosita?

    (Cartas de Georgina al poeta.—Verano de 1904)


    El cónsul del Perú me lo dice: "Georgina
    Hübner ha muerto..."
    …...............................¡Has muerto! ¿Por qué?, ¿cómo?, ¿qué día?
    ¿Cual oro, al despedirte de mi vida, un ocaso,
    iba a rosar la maravilla de tus manos
    cruzadas dulcemente, sobre el parado pecho,
    como dos lirios malvas de amor y sentimiento?

    ...Ya tu espalda ha sentido el ataúd blanco,
    tus muslos están ya para siempre cerrados,
    en el tierno verdor de tu reciente fosa
    el sol poniente inflamará los chuparrosas...
    Ya está más fría y más solitaria La Punta
    que cuando tú la viste, huyendo de la tumba,
    aquellas tardes en que tu ilusión me dijo:
    "¡Cuánto he pensado en usted, amigo mío!..."

    ¿Y yo, Georgina, en ti? Yo no sé cómo eras,
    ¿morena?, ¿casta?, ¿triste? ¡Sólo sé que mi pena
    parece una mujer, cual tú, que está sentada,
    llorando, sollozando, al lado de mi alma!
    ¡Sé que mi pena tiene aquella letra suave
    que venía, en un vuelo, a través de los mares,
    para llamarme "amigo"..., o algo más..., no sé..., algo
    que sentía tu corazón de veinte años!

    -Me escribiste: "Mi primo me trajo ayer su libro..."
    -¿Te acuerdas? -Y yo, pálido: "Pero... ¿usted tiene un primo?"

    Quise entrar en tu vida y ofrecerte mi mano
    noble cual una llama. Georgina... En cuantos barcos
    salían, fue mi loco corazón en tu busca...;
    yo creía encontrarte, pensativa, en La Punta,
    con un libro en la mano, como tú me decías,
    soñando, entre las flores, encantarme la vida!...

    Ahora, el barco en que iré, una tarde, a buscarte,
    no saldrá de este puerto, ni surcará los mares;
    irá por lo infinito, con la proa hacia arriba,
    buscando, como un ángel, una celeste isla...
    ¡Oh Georgina, Georgina!, ¡qué cosas!..., mis libros
    los tendrás en el cielo, y ya le habrás leído
    a Dios algunos versos...; tú hollarás el poniente
    en que mis pensamientos dramáticos se mueren...:
    desde ahí, tú sabrás que esto no vale nada,
    que, salvando el amor, lo demás son palabras...

    ¡El amor!, ¡el amor! ¿Tú sentiste en tus noches
    el encanto lejano de mis ardientes voces,
    cuando yo, en las estrellas, en la sombra, en la brisa,
    sollozando hacia el Sur, te llamaba: Georgina?
    ¿Una onda, quizás, del aire que llevaba
    el perfume inefable de mis vagas nostalgias,
    pasó junto a tu oído?.¿Tú supiste de mí
    los sueños de la estancia, los besos del jardín?

    ¡Cómo se rompe lo mejor de nuestra vida!
    Vivimos..., ¿para qué? ¡Para mirar los días
    de fúnebre color, sin cielo en los remansos...,
    para tener la frente caída entre las manos!,
    para llorar, para anhelar lo que esté lejos,
    ¡para no pasar nunca el umbral del ensueño,
    ah Georgina, Georgina!, ¡para que tú te mueras
    una tarde, una noche..., y sin que yo lo sepa!

    El cónsul del Perú me lo dice: "Georgina
    Hübner ha muerto..."
    …................................Has muerto. Estás, sin alma, en Lima,
    abriendo rosas blancas debajo de la tierra...
    Y si en ninguna parte nuestros brazos se encuentran,
    ¿qué niño idiota, hijo del odio y del dolor,
    hizo el mundo, jugando con pompas de jabón?

    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 04 Feb 2015, 13:51

    .


    De Sonetos espirituales, 1917

    OCTUBRE

    Estaba echado yo en la tierra, enfrente
    del infinito campo de Castilla,
    que el otoño envolvía en la amarilla
    dulzura de su claro sol poniente.

    Lento, el arado, paralelamente
    abría el haza oscura, y la sencilla
    mano abierta dejaba la semilla
    en su entraña partida honradamente.

    Pensé arrancarme el corazón, y echarlo,
    pleno de su sentir alto y profundo,
    al ancho surco del terruño tierno;

    a ver si con romperlo y con sembrarlo,
    la primavera le mostraba al mundo
    el árbol puro del amor eterno.


    A MI ALMA

    Siempre tienes la rama preparada
    para la rosa justa; andas alerta
    siempre, el oído cálido en la puerta
    de tu cuerpo, a la flecha inesperada.

    Una onda no pasa de la nada,
    que no se lleve de tu sombra abierta
    la luz mejor. De noche, estás despierta
    en tu estrella, a la vida desvelada

    Signo indeleble pones en las cosas.
    Luego, tornada gloria de las cumbres,
    revivirás en todo lo que sellas.

    Tu rosa será norma de las rosas,
    tu oír de la armonía, de las lumbres
    tu pensar, tu velar de las estrellas.


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 04 Feb 2015, 14:37

    .


    De Eternidades, 1918

    Intelijencia, dame...

    ¡Intelijencia, dame
    el nombre exacto de las cosas!
    Que mi palabra sea
    la cosa misma,
    creada por mi alma nuevamente.
    Que por mí vayan todos
    los que no las conocen, a las cosas;
    que por mí vayan todos
    los que ya las olvidan, a las cosas;
    que por mí vayan todos
    los mismos que las aman, a las cosas...
    ¡lntelijencia, dame
    el nombre exacto, y tuyo,
    y suyo, y mío, de las cosas!


    Yo solo Dios y padre y madre míos...

    Yo solo Dios y padre y madre míos,
    me estoy haciendo, día y noche, nuevo
    y a mi gusto.

    Seré más yo, porque me hago
    conmigo mismo,
    conmigo solo,
    hijo también y hermano, a un tiempo
    que madre y padre y Dios.

    ….......................................
    Lo seré todo,
    pues que mi alma es inifinita;
    y nunca moriré, pues que soy todo.

    ¡Qué gloria, qué deleite, qué alegría,
    qué olvido de las cosas,
    en esta nueva voluntad,
    en este hacerme yo a mí mismo eterno!


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 04 Feb 2015, 14:43

    .


    De Poesía, 1923

    Hablaba de otro modo que nosotros todos...

    Hablaba de otro modo que nosotros todos,
    de otras cosas de aquí, mas nunca dichas
    antes que las dijera. Lo era todo.
    naturaleza, amor y libro.

    Como la aurora, siempre,
    comenzaba de un modo no previsto,
    ¡tan distante de todo lo soñado!
    Siempre, como las doce,
    llegaba a su cenit, de una manera
    no sospechada,
    ¡tan distante de todo lo contado!
    Como el ocaso, siempre,
    se callaba de un modo inesperable,
    ¡tan distante de todo lo pensado!

    ¡Qué lejos y qué cerca
    de mí su cuerpo! Su alma,
    ¡qué lejos y qué cerca
    de mí!
    .........…Naturaleza, amor y libro.


    ¿Cómo, muerte, tenerte...

    ¿ Cómo, muerte, tenerte
    miedo? ¿No estás aquí conmigo, trabajando?
    ¿No te toco en mis ojos; no me dices
    que no sabes de nada, que eres hueca,
    inconsciente y pacífica? ¿No gozas,
    conmigo, todo: gloria, soledad,
    amor, hasta tus tuétanos?
    ¿No me estás aguantando,
    muerte, de pie, la vida?
    ¿No te traigo y te llevo, ciega,
    como tu lazarillo? ¿No repites
    con tu boca pasiva
    lo que quiero que digas? ¿No soportas,
    esclava, la bondad con que te obligo?
    ¿Qué verás, qué dirás, adónde irás
    sin mí? ¿No seré yo,
    muerte, tu muerte, a quien tú, muerte,
    debes temer, mimar, amar?


    LA MANO
    CONTRA LA LUZ


    No somos más que un débil saco
    de sangre y huesos,
    y un alfiler, verdad, puede matarnos;
    pero corre en nosotros la semilla
    que puede dejar fuera de nosotros
    la mariposa única,
    de luz sólo y de sombra sólo y sólo nuestras,
    sin piel, red ni armadura,
    ni posibilidad de ser cazada
    por nada humano ni divino;
    el ser invulnerable,
    inmaterial, tan largo como el mundo,
    que colma, libre, lo infinito
    y se sale de él a lo imposible.


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Jue 05 Feb 2015, 14:02

    .


    De Belleza, 1923

    LA TORRE ABIERTA

    ¡Qué goce, frente mía,
    de las luces que has de encender,
    como estrellas el cielo;
    qué goce de las flores que has de abrir,
    como edades la tierra, corazón!

    Pensamientos, ¡oh vida!, sentimientos
    que ya son míos aun sin ser
    -¡qué goce ser el dueño de una cosa que no esiste-
    desconocidos aún y conocidos ya;
    ¡qué goce conocer, amar, sufrir,
    cosas desconocidas todavía!

    ¡Qué júbilo, alba dulce,
    que has de azular mil veces
    las alas nuevas de mis ojos pensativos;
    que has de alegrar mil veces al latir
    nuevo de mi encerrado corazón!



    LA MÚSICA

    De pronto, surtidor
    de un pecho que se parte,
    el chorro apasionado rompe
    la sombra — como una mujer
    que abriera los balcones sollozando,
    desnuda, a las estrellas, con afán
    de un morirse sin causa,
    que fuera loca vida inmensa. —

    Y ya no vuelve nunca mas.
    — mujer o agua —,
    aunque queda en nosotros, estallando,
    real e inexistente,
    sin poderse parar.


    CENIT

    Yo no seré yo, muerte,
    hasta que tú te unas con mi vida
    y me completes así todo;
    hasta que mi mitad de luz se cierre
    con mi mitad de sombra
    -y sea yo equilibrio eterno
    en la mente del mundo:
    unas veces, mi medio yo, radiante;
    otras, mi otro medio yo, en olvido-.

    Yo no seré yo, muerte,
    hasta que tú, en tu turno, vistas
    de huesos pálidos mi alma.


    LA OBRA

    Día tras día, mi ala
    —¡cavadora, minadora!
    ¡qué duro azadón de luz! —
    me entierra en el papel blanco...

    —¡Ascensión mía, parada
    en futuros del ocaso! —

    ...¡De él, ascua pura inmortal,
    quemando el sol de carbón,
    volare refigurado!



    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Jue 05 Feb 2015, 15:06

    .


    De La realidad invisible, 1923

    No, se perderá. Lo que yo he dicho...

    No, se perderá. Lo que yo he dicho
    bien, está ya en la vida
    para siempre.
    Como la norma de una rosa
    que ha llegado a sí misma,
    para todas las rosas venideras...
    Peredidas las palabras
    al viento del olvido,
    un día, de otra lira
    florecerá la estrofasidéntica a la mía deshojada...


    De La estación total, 1946

    EL OTOÑADO

    Estoy completo de naturaleza,
    en plena tarde de áurea madurez,
    alto viento en lo verde traspasado.
    Rico fruto recóndito, contengo
    lo grande elemental en mí (la tierra,
    el fuego, el agua, el aire), el infinito.

    Chorreo luz: doro el lugar oscuro,
    trasmito olor: la sombra huele a dios,
    emano son: lo amplio es honda música,
    filtro sabor: la mole bebe mi alma,
    deleito el tacto de la soledad.

    Soy tesoro supremo, desasido,
    con densa redondez de limpio iris,
    del seno de la acción. Y lo soy todo.
    Lo todo que es el colmo de la nada,
    el todo que se basta y que es servido
    de lo que todavía es ambición.


    HADO ESPAÑOL DE LA BELLEZA

    Te veo mientras pasas
    sellado de granates primitivos,
    por el turquí completo de Moguer.

    Te veo sonreír; acariciar, limpiar,
    equilibrar los astros desviados
    con embeleso cálido de amor;
    impulsarlos con firme suavidad
    a sostener la maravilla esacta
    de este cuartel del incesante mundo.

    (No sé si eres el único
    o la réplica májica del único;
    pero, uno entre dioses descielados tú,
    solo entre carnes de ascensión,
    sin leyes que te afeen la mirada
    yo voy a ti porque te veo
    trabajando belleza desasida,
    en tus días sin trono,
    en tus noches en pie.)

    Te veo infatigable variando
    con maestría inmensamente hermosa
    decoraciones infinitas
    en el desierto oeste de la mar;
    te veo abrir, mudar tesoros,
    sin mirar que haya ojo que te mire,
    ¡rey del gozo en la obra sola y alta,
    hado inventor, ente continuador
    de lo áureo y lo insólito!


    POETA Y PALABRA

    Cuando el aire, suprema compañía,
    ocupa el sitio de los que se fueron,
    disipa sus olores, sus jestos, sus sonidos
    y vuelve único a llenar
    el orden natural de su silencio,
    él, a cuyo infinito alrededor se ciñen
    la medianoche, el mediodía
    (horizontes de ausente plata o más allá del oro)
    se queda con el aire en su lugar,
    dulcemente apretado por la atmósfera
    de la azul propiedad eterna.

    Puede olvidar, callar, gritar entonces dentro
    la palabra que llega del redondo todo,
    redondo todo solo;
    que el centro escucha en círculo
    resuelto desde siempre y para siempre;
    que permanece leve y firme sobre todo;
    la vibrante palabra muda,
    la inmanente,
    única flor que no se dobla,
    única luz que no se estingue,
    única ola sin fracaso.

    De todos los secretos blancos, negros,
    concurre a él en eco, enamorada,
    plena y alta de todos sus tesoros,
    la profunda, callada, verdadera
    palabra,
    que sólo él ha oído, oye, oirá en su vijilancia.
    La carne, el alma una de él, en su aire,
    son entonces palabra:
    principio y fin,
    presente sin más vuelta de cabeza,
    destino, llama, olor, piedra, ala, valederos,
    vida y muerte,
    nada o eternidad: palabra entonces.

    Y él es el dios absorto en el principio,
    completo y sin haber hablado nada;
    el embriagado dios del suceder,
    inagotable en su nombrar preciso;
    el dios unánime en el fin,
    feliz de repetirlo cada día todo.


    EL CREADOR SIN ESCAPE

    I
    EL EJEMPLO

    Enseña a dios a ser tú.
    Sé solo siempre con todos,
    con todo, que puedes serlo.
    (Si sigues tu voluntad,
    un día podrás reinarte
    solo en medio de tu mundo.)
    Solo y contigo, más grande,
    más solo que el dio que un día
    creíste dios cuando niño.


    RENACERÉ YO

    Renaceré yo piedra,
    y aún te amaré mujer a ti.

    Renaceré yo viento,
    y aún te amaré mujer a ti.

    Renaceré yo ola,
    y aún te amaré mujer a ti.

    Renaceré yo fuego,
    y aún te amaré mujer a ti.

    Renaceré yo hombre,
    y aún te amaré mujer a ti.


    ES MI ALMA

    No sois vosotras, ricas aguas
    de oro, las que corréis
    por el helecho, es mi alma.

    No sois vosotras, frescas alas
    libres, las que os abrís
    al iris verde, es mi alma.

    No sois vosotras, dulces ramas
    rojas las que os mecéis
    al viento lento, es mi alma.

    No sois vosotras, claras, altas
    voces las que os pasáis
    del sol que cae, es mi alma.


    CRIATURA AFORTUNADA

    Cantando vas, riendo por el agua,
    por el aire silbando vas, riendo,
    en ronda azul y oro, plata y verde,
    dichoso de pasar y repasar
    entre el rojo primer brotar de abril,
    ¡forma distinta, de instantáneas
    igualdades de luz, vida, color,
    con nosotros, orillas inflamadas!

    ¡Qué alegre eres tú, ser,
    con qué alegría universal eterna!
    ¡Rompes feliz el ondear del aire,
    bogas contrario el ondular del agua!
    ¿No tienes que comer ni que dormir?
    ¿Toda la primavera es tu lugar?
    ¿Lo verde todo, lo azul todo,
    lo floreciente todo es tuyo?
    ¡No hay temor en tu gloria;
    tu destino es volver, volver, volver,
    en ronda plata y verde, azul y oro,
    por una eternidad de eternidades!

    Nos das la mano, en un momento
    de afinidad posible, de amor súbito,
    de concesión radiante;
    y, a tu contacto cálido,
    en loca vibración de carne y alma,
    nos encendemos de armonía,
    nos olvidamos, nuevos, de lo mismo,
    lucimos, un instante, alegres de oro.
    ¡Parece que también vamos a ser
    perenes como tú,
    que vamos a volar del mar al monte,
    que vamos a saltar del cielo al mar,
    que vamos a volver, volver, volver
    por una eternidad de eternidades!
    ¡Y cantamos, reímos por el aire,
    por el agua reímos y silbamos!

    ¡Pero tú no te tienes que olvidar,
    tú eres presencia casual perpetua,
    eres la criatura afortunada,
    el májico ser solo, el ser insombre,
    el adorado por el calor y gracia,
    el libre, el embriagante robador,
    que, en ronda azul y oro, plata y verde,
    riendo vas, silbando por el aire,
    por el agua cantando vas, riendo!


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 06 Feb 2015, 08:20

    .


    De Romances de Coral Gables, 1948

    ÁRBOLES HOMBRES

    Ayer tarde,
    volvía yo con las nubes
    que entraban bajo rosales
    (grande ternura redonda)
    entre los troncos constantes.

    La soledad era eterna
    y el silencio inacabable.
    Me detuve como un árbol
    y oí hablar a los árboles.

    El pájaro solo huía
    de tan secreto paraje,
    solo yo podía estar
    entre las rosas finales.

    Yo no quería volver
    en mí, por miedo de darles
    disgusto de árbol distinto
    a los árboles iguales.

    Los árboles se olvidaron
    de mi forma de hombre errante,
    y, con mi forma olvidada,
    oía hablar a los árboles.

    Me retardé hasta la estrella.
    En vuelo de luz suave,
    fui saliéndome a la orilla,
    con la luna ya en el aire.

    Cuando yo ya me salía,
    vi a los árboles mirarme,
    se daban cuenta de todo,
    y me apenaba dejarles.

    Y yo los oía hablar,
    entre el nublado de nácares,
    con blando rumor, de mí.
    Y ¿cómo desengañarles?

    ¿Cómo decirles que no,
    que yo era sólo el pasante,
    que no me hablaran a mí?
    No quería traicionarles.

    Y ya muy tarde, ayer tarde,
    oí hablarme a los árboles.



    De Espacio, 1954

    FRAGMENTO PRIMERO
    (Sucesión)

    "Los dioses no tuvieron más sustancia que la que tengo yo." Yo tengo, como ellos, la sustancia de todo lo vivido y de todo lo porvivir. No soy presente sólo, sino fuga raudal de cabo a fin. Y lo que veo, a un lado y otro, en esta fuga (rosas, restos de alas, sombra y luz) es sólo mío, recuerdo y ansia míos, presentimiento, olvido. ¿Quién sabe más que yo, quién, qué hombre o qué dios puede, ha podido, podrá decirme a mí qué es mi vida y mi muerte, qué no es? Si hay quien lo sabe, yo lo sé más que ése, y si quien lo ignora, más que ése lo ignoro. Lucha entre este ignorar y este saber es mi vida, su vida, y es la vida. Pasan vientos como pájaros, pájaros igual que flores, flores soles y lunas, lunas soles como yo, como almas, como cuerpos, cuerpos como la muerte y la resurrección; como dioses. Y soy un dios sin espada, sin nada de lo que hacen los hombres con su ciencia; sólo con lo que es producto de lo vivo, lo que se cambia todo; sí, de fuego o de luz, luz. ¿Por qué comemos y bebemos otra cosa que luz o fuego? Como yo he nacido en el sol, y del sol he venido aquí a la sombra, ¿soy de sol, como el sol alumbro?, y mi nostaljia, como la de la luna, es haber sido sol de un sol un día y reflejado sólo ahora. Pasa el iris cantando como canto yo. Adiós iris, volveremos a vernos, que el amor de todo, cómo se me ha hecho en el sol, con el sol, en mí conmigo? Estaba el mar tranquilo, en paz el cielo, luz divina y terrena los fundía en clara, plata, oro inmensidad, en doble y sola realidad; una isla flotaba entre los dos, en los dos y en ninguno, y una gota de alto iris perla gris temblaba en ella. Allí estará temblándome el envío de lo que no me llega nunca de otra parte. A esa isla, ese iris, ese canto yo iré, esperanza májica, esta noche. ¡Qué inquietud en las plantas al sol puro, mientras, de vuelta a mí, sonrío volviendo ya al jardín abandonado! ¿Esperan más que verdear, que florear y que frutar; esperan, como yo, lo que me espera; más que ocupar el sitio que ahora ocupan en la luz, más que vivir como ya viven, como vivimos; más que quedarse sin luz, más que dormirse y despertar? Enmedio hay, tiene que haber un punto, una salida; el sitio del seguir más verdadero, con nombre no inventado, diferente de eso que es diferente e inventado, que llamamos en nuestro desconsuelo, Edén, Oasis, Paraíso, Cielo, pero que no lo es, y que sabemos que no lo es, como los niños saben que no es lo que no es que anda con ellos. Contar, cantar, llorar, vivir acaso; "elojio de las lágrimas", que tienen (Schubert, perdido entre criados por un dueño) en su iris roto lo que no tenemos, lo que tenemos roto, desunido. Las flores nos rodean de voluptuosidad, olor, color y forma sensual; nos rodeamos de ellas, que son sexos de colores, de formas, de olores diferentes; enviamos un sexo en una flor, delicado presente de oro de ideal, a un amor virjen, a un amor probado; sexo rojo a un glorioso; sexos blancos a una novicia; sexos violetas a la yacente. Y el idioma, ¡qué confusión!, qué cosas nos decimos sin saber lo que nos decimos. Amor, amor, amor (lo cantó Yeats), "amor en el lugar del escremento". ¿Asco de nuestro ser, nuestro principio y nuestro fin; asco de aquello que más nos vive y más nos muere? ¿Qué es, entonces, la suma que no resta; dónde está, matemático celeste, la suma que es el todo y que no acaba? Hermoso es no tener lo que se tiene, nada de lo que es fin para nosotros, es fin, pues que se vuelve contra nosotros, y el verdadero fin nunca se nos vuelve. Aquel chopo de luz me lo decía, en Madrid, contra el aire turquesa del otoño: "Termínate en ti mismo como yo". Todo lo que volaba alrededor, ¡qué raudo era!, y él qué insigne en lo suyo, verde y oro, sin mejor en el oro verde. Alas, cantos, luz, palmas, olas, frutas me rodean, me envuelven en su ritmo, en su gracia, en su fuerza delicada; y yo me olvido de mí entre ello, y bailo y canto y río y lloro por los otros, embriagado. ¿Esto es vivir? ¿Hay otra cosa más que este vivir de cambio y gloria? Yo oigo siempre esa música que suena en el fondo de todo, más allá; es la que me llama desde el mar, en la calle, en el sueño. A su aguda y serena desnudez, siempre estraña y sencilla, el ruiseñor es sólo un calumniado prólogo. ¡Qué letra, universal, luego, la suya! El músico mayor la ahuyenta. ¡Pobre del hombre si la mujer oliera, supiera siempre a rosa! ¿Qué dulce mujer normal, qué tierna, qué suave (Villon), qué forma de las formas, qué esencia, qué sustancia de las sustancias, las esencias; qué lumbre de las lumbres; la mujer, madre, hermana, amante! Luego, de pronto, esta dureza de ir más allá de la mujer, de la mujer que es nuestro todo, donde debiera terminar nuestro horizonte. Las copas de veneno, ¡qué tentadoras son!, y son de flores, yerbas y hojas. Estamos rodeados de veneno que nos arrulla como el viento, arpas de luna y sol en ramas tiernas, colgaduras ondeantes, venenosas, y pájaros en ellas, como estrellas de cuchillo; veneno todo, y el veneno nos deja a veces no matar. Eso es dulzura, dejación de un mandato, y eso es pausa y escape. Entramos por los robles melenudos; rumoreaban su vejez cascada, oscuros, rotos, huecos, monstruosos, con colgados de telarañas fúnebres; el viento les mecía las melenas, en medrosos, estraños ondeajes, y entre ellos, por la sombra baja, honda, venía el rico olor del azahar de las tierras naranjas, grito ardiente con gritillos blancos de muchachas y niños. ¡Un árbol paternal, de vez en cuando, junto a una casa, sola en un desierto (seco y lleno de cuervos; aquel tronco hueco, gris, lacio, a la salida del verdor profuso, con aquel cuervo muerto, suspendido por una pluma de una astilla, y los cuervos aún vivos posados ante él, sin atreverse a picotearlo, serios)! Y un árbol sobre un río. ¡Qué honda vida la de estos árboles; qué personalidad, qué inmanencia, qué calma, qué llenura de corazón total queriendo darse (aquel camino que partía en dos aquel pintar que se anhelaba)! Y por la noche, ¡qué rumor de primavera interna en sueño negro! ¡Qué amigo un árbol, aquel pino, verde, grande, pino redondo, verde, junto a la casa de mi Fuentepiña! Pino de la corona, ¿dónde estás?, ¿estás más lejos que si yo estuviera lejos? ¡Y qué canto me arrulla tu copa milenaria, que cobijaba pueblos y alumbraba de su forma rotunda y vijilante al marinero! La música mejor es la que suena y calla, que aparece y desaparece, la que concuerda, en un "de pronto", con nuestro oir más distraido. Lo que fue esta mañana ya no es, ni ha sido más distraído. Lo que fue esta mañana ya no es, ni ha sido más que en mí; gloria suprema, escena fiel, que yo, que la creaba, creía de otros más que de mí mismo. Los otros no lo vieron; mi nostaljia, que era de estar con ellos, era de estar conmigo, en quien estaba. La gloria es como es, nadie la mueva, no hay nada que quitar ni que poner, y el dios actual está muy lejos, distraído también con tanta menudencia grande que le piden. Si acaso, en sus momentos de jardín, cuando acoje al niño libre, lo único grande que ha creado, se encuentra pleno en un sí pleno. Qué bellas estas flores secas sobre la yerba fría del jardín que ahora es nuestro. ¿Un libro, libro? Bueno es dejar un libro grande a medio leer, sobre algún banco, lo grande que termina; y hay que darle una lección al que lo quiere terminar, al que pretende que lo terminemos. Grande es lo breve, y si queremos ser y parecer más grandes, unamos sólo con amor, no cantidad. El mar no es más que gotas unidas, ni el amor que murmullos unidos, ni tú, cosmos, que cosmillos unidos. Lo más bello es el átomo último el solo indivisible, y que por serlo no es, ya más, pequeño. Unidad de unidades es lo uno; ¡y qué viento más plácido levantan esas nubes menudas al cenit; qué dulce luz es esa suma roja única! Suma es la vida suma, y dulce. Dulce como esta luz era el amor; ¡qué plácido este amor también! Sueño, ¿he dormido? Hora celeste y verde toda; y solos. Hora en que las paredes y las puertas se desvanecen como agua, aire, y el alma sale y entra en todo, de y por todo, con una comunicación de luz y sombra. Todo se ve a la luz de dentro, todo es dentro, y las estrellas no son más que chispas de nosotros que nos amamos, perlas bellas de nuestro roce fácil y tranquilo. ¡Qué luz tan buena para nuestra vida y nuestra eternidad! El riachuelo iba hablando bajo por aquel barranco, entre las tumbas, casas de las laderas verdes; valle dormido, valle adormilado. Todo estaba en su verde, en su flor; los mismos muertos en verde y flor de muerte; la piedra misma estaba en verde y flor de piedra. Allí se entraba y se salía como en el lento anochecer, del lento amanecer. Todo lo rodeaban piedra, cielo, río; y cerca el mar, más muerte que la tierra, el mar lleno de muertos de la tierra, sin casa, separados, engullidos por una variada dispersión. Para acordarme de por qué he nacido, vuelvo a ti, mar. "El mar que fué mi cuna, mi gloria y mi sustento; el mar eterno y solo que me llevó al amor"; y del amor es este mar que ahora viene a mis manos, ya más duras, como un cordero blanco a beber la dulzura del amor. Amor el de Eloísa; ¡qué ternura, qué sencillez, qué realidad perfecta! Todo claro y nombrado con su nombre en llena castidad. Y ella, enmedio de todo, intacta de lo bajo entre lo pleno. Si tu mujer, Pedro Abelardo, pudo ser así, el ideal existe, no hay que falsearlo. Tu ideal existió; ¿por qué lo falseaste, necio Pedro Abelardo? Hombres, mujeres, hombres, hay que encontrar el ideal, y dí, qué eres tú ahora y dónde estás? ¿Por qué, Pedro Abelardo vano, la mandaste al convento y tú te fuiste con los monjes plebeyos, si ella era, el centro de tu vida, su vida, de la vida, y hubiera sido igual contigo ya capado, que antes, si era el ideal? No lo supiste, yo soy quien lo vió, desobediencia de la dulce obediente plena gracia. Amante, madre, hermana, niña tú, Eloísa; qué bien te conocías y te hablabas, qué tiernamente te nombrabas a él; ¡y qué azucena fatal que te dio tu tierra. No estaba seco el árbol del invierno, como se dice, y yo creí en mi juventud; como yo, tiene el verde, el oro, el grana en la raíz y dentro, mi dentro, mi adentro, tanto que llena de color doble infinito. Tronco de invierno soy, que en la muerte va a dar de sí la copa doble llena que ven sólo como es los deseados. Vi un tocón, a la orilla del mar neutro; arrancado del suelo, era como un muerto animal; la muerte daba a su quietud seguridad de haber estado vivo; sus arterias cortadas con el hacha, echaban sangre todavía. Una miseria, un rencor de haber sido arrancado de la tierra, salía de su entraña endurecida y se espandía con el agua y por la arena, hasta el cielo infinito, azul. La muerte, y sobre todo, el crimen, da igualdad a lo vivo, lo más y menos vivo, y lo menos perece siempre, con la muerte, más. No, no era todo menos, como dije un día, "todo es menos"; todo era más, y por haberlo sido, es más morir para ser más, del todo más. ¿Qué ley de vida juzga con su farsa a la muerte sin ley y la aprisiona en la impotencia? ¡Sí, todo, todo ha sido más y todo será más! No es el presente sino un punto de apoyo o de comparación, más breve cada vez; y lo que deja y lo que coje, más, más grande. No, ese perro que ladra al sol caído, no ladra en el Monturrio de Moguer, ni cerca de Carmona de Sevilla, ni en la calle Torrijos de Madrid; ladra en Miami, Coral Gables, La Florida , y yo lo estoy oyendo allí, allí, no aquí, no aquí, allí, allí. ¡Qué vivo ladra siempre el perro al sol que huye! Y la sombra que viene llena el punto redondo que ahora pone el sol sobre la tierra, como un agua su fuente, el contorno en penumbra alrededor; después, todos los círculos que llegan hasta el límite redondo de la esfera del mundo, y siguen, siguen. Yo te oí, perro, siempre, desde mi infancia, igual que ahora; tú no cambias en ningún sitio, eres igual a ti mismo, como yo. Noche igual, todo sería igual si lo quisiéramos, si serlo lo dejáramos. Y si dormimos. ¡Qué abandonada queda la otra realidad! Nosotros les comunicamos a las cosas nuestra inquietud de día, de noche nuestra paz. ¿Cuándo, cómo duermen los árboles? "Cuando los deja el viento dormir", dijo la brisa. Y cómo nos precede, brisa inquieta y gris, el perro fiel cuando vamos a ir de madrugada adonde sea, alegres o pesados; él lo hace todo, triste o contento, antes que nosotros. Yo puedo acariciar como yo quiera a un perro, un animal cualquiera, y nadie dice nada; pero a mis semejantes no; no está bien visto hacer lo que se quiera con ellos, si lo quieren como un perro. Vida animal, ¿hermosa vida? ¡Las marismas llenas de hermosos seres libres, que me esperan en un árbol, un agua o una nube, con su color, su forma, su canción, su jesto, su ojo, su comprensión hermosa, dispuestos para mí que los entiendo! El niño todavía me comprende, la mujer me quisiera comprender, el hombre.no, no quiero nada con el hombre, es estúpido, infiel, desconfiado; y cuando más adulador, científico. Cómo se burla la naturaleza del hombre, de quien no la comprende como es. Y todo debe ser o es echarse a dios y olvidarse de todo lo creado por dios, por sí, por lo que sea. "Lo que sea", es decir, la verdad única, yo te miro como me miro a mí y me acostumbro a toda tu verdad como a la mía. Contigo, "lo que sea", soy yo mismo, y tú, tu mismo, misma, "lo que seas", ¿El canto? ¡El canto, el pájaro otra vez! ¡Ya estás aquí, ya has vuelto, hermosa, hermoso, con otro nombre, con tu pecho azul, gris cargado de diamante! ¿De dónde llegas tú, tú en esta tarde gris con brisa cálida? ¿Qué dirección de luz y amor sigues entre las nubes de oro cárdeno? Ya has vuelto a tu rincón verde, sombrío. ¿Cómo tú, tan pequeño, dí, lo llenas todo y sales por el más? Sí, sí, una nota de una caña, de un pájaro, de un niño, de un poeta, lo llena todo y más que el trueno. El estrépito encoje, el canto agranda. Tú y yo, pájaro, somos uno; cántame, canta tú, que yo te oigo, que mi oído es tan justo por tu canto. Ajústame tu canto más a este oído mío que espera que lo llenes de armonía, ¡Vas a cantar! toda otra primavera, vas a cantar. ¡Otra vez tú, otra vez la primavera! ¡Si supieras lo que eres para mí! ¿Cómo podría yo decirte lo que eres, lo que eres tú, lo que soy yo, lo que eres para mí? ¡Como te llamo, cómo te escucho, cómo te adoro, hermano eterno, pájaro de la gracia y de la gloria, humilde, delicado, ajeno; ángel del aire nuestro, derramador de música completa! Pájaro, yo te amo como a la mujer, a la mujer, tu hermana más que yo. Sí, bebe ahora el agua de mi fuente, pica la rama, salta lo verde, entra, sal, rejistra toda tu mansión de ayer; ¡mírame bien a mí, pájaro mío, consuelo universal de mujer y hombre! Vendrá la noche inmensa, abierta toda en que me cantarás del paraíso, en que me harás el paraíso, aquí, yo, tú, esperanza; nunca te he comprendido como ahora; nunca he visto tu dios como hoy lo veo, el dios que acaso fuiste tú y que me comprende. "Los dioses no tuvieron más sustancia que la que tienes tú." ¡Qué hermosa primavera nos aguarda en el amor, fuera del odio! ¡Ya soy feliz! ¡El canto, tú y tu canto! El canto.Yo vi jugando al pájaro y la ardilla, al gato y la gallina, al elefante y al oso, al hombre con el hombre, cuando el hombre cantaba. No, este perro no levanta los pájaros, los mira, los comprende, los oye, se echa al suelo, y calla y sueña ante ellos. ¡Qué grande el mundo en paz, qué azul tan bueno para el que puede no gritar, puede cantar; cantar y comprender y amar! ¡Inmensidad, en ti y ahora vivo; ni montañas, ni casi piedra, ni agua, ni cielo casi; inmensidad, y todo y sólo inmensidad; esto que abre y que separa el mar del cielo, el cielo de la tierra, y, abriéndolos y separándolos, los deja más unidos y cercanos, llenando con lo lleno lejano la totalidad! ¡Espacio y tiempo y luz en todo yo, en todos y yo y todos! ¡Yo con la inmensidad! Esto es distinto; nunca lo sospeché y ahora lo tengo. Los caminos son sólo entradas o salidas de luz, de sombra, sombra y luz; y todo vive en ellos para que sea más inmenso yo, y tú seas. ¡Qué regalo de mundo, qué universo inmenso, dentro, fuera de ti, segura inmensidad! Imágenes de amor en la presencia concreta; suma gracia y gloria de la imajen, ¿vamos a hacer eternidad? ¡Vosotras, yo, podemos crear la eternidad una y mil veces, cuando queramos! ¡Todo es nuestro y no se nos acaba nunca! ¡Amor, contigo y con la luz todo se hace, y lo que amor, no acaba nunca!



    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 06 Feb 2015, 14:20

    .


    De Animal de fondo, 1949

    LA TRANSPARENCIA, DIOS
    LA TRANSPARENCIA


    Dios del venir, te siento entre mis manos,
    aquí estás enredado conmigo, en lucha hermosa
    de amor, lo mismo
    que un fuego con su aire.

    No eres mi redentor, ni eres mi ejemplo,
    ni mi padre, ni mi hijo, ni mi hermano;
    eres igual y uno, eres distinto y todo:
    eres dios de lo hermoso conseguido,
    conciencia mía de lo hermoso.

    Yo nada tengo que purgar.
    Toda mi impedimenta,
    no es sino fundación para este hoy
    en que, al fin, te deseo;
    porque estás ya a mi lado,
    en mi eléctrica zona,
    como está en el amor el amor lleno.

    Tú, esencia, eres conciencia; mi conciencia
    y la de otros, la de todos,
    con forma suma de conciencia;
    que la esencia es lo sumo,
    es la forma suprema conseguible,
    y tu esencia está en mí como mi forma.

    Todos mis moldes, llenos
    estuvieron de ti; pero tú, ahora,
    no tienes molde, estás sin molde; eres la gracia
    que no admite sostén,
    que no admite corona,
    que corona y sostiene siendo ingrave.

    Eres la gracia libre,
    la gloria del gustar, la eterna simpatía,
    el gozo del temblor, la luminaria
    del clariver, el fondo del amor,
    el horizonte que no quita nada;
    la transparencia, dios la transparencia,
    el uno al fin, dios ahora sólito en lo uno mío,
    en el mundo que yo por ti y para ti he creado.


    EL NOMBRE CONSEGUIDO
    DE LOS NOMBRES


    Si yo, por ti, he creado un mundo para ti,
    dios, tú tenías seguro que venir a él,
    y tú has venido a él, a mí seguro,
    porque mi mundo todo era mi esperanza.

    Yo he acumulado mi esperanza
    en lengua, en nombre hablado, en nombre escrito;
    a todo yo le había puesto nombre
    y tú has tomado el puesto
    de toda esta nombradía.

    Ahora puedo yo detener ya mi movimiento,
    como la llama se detiene en ascua roja
    con resplandor de aire inflamando azul,
    en el ascua de mi perpetuo estar y ser;
    ahora yo soy ya mi mar paralizado,
    el mar que yo decía, mas no duro,
    paralizado en olas de conciencia en luz
    y vivas hacia arriba todas, hacia arriba.

    Todos los nombres que yo puse
    al universo que por ti me recreaba yo,
    se me están convirtiendo en uno y en un
    dios.

    El dios que es siempre al fin,
    el dios creado y recreado y recreado
    por gracia y sin esfuerzo.
    El Dios. El nombre conseguido de los nombres.


    EN MI TERCERO MAR

    En mi tercero mar estabas tú
    de ese color de todos los colores
    (que yo dije otro día de tu blanco);
    de ese rumor ded todos los rumores
    que siempre perseguí, con el color,
    por aire, tierra, agua, fuego, amor,
    tras el gris terminal de todas las salidas.

    Tú eras, viniste siendo, eras el amor
    en fuego, agua, tierra y aire,
    amor en cuerpo mío de hombre y en cuerpo de mujer,
    el amor que es la forma
    total y única
    del elemento natural, que es elemento
    del todo, el para siempre;
    y que siempre te tuvo y te tendrá
    sino que no todos te ven,
    sino que los que te miramos no te vemos hasta un día.

    El amor más completo, amor, tú eres,
    con la sustancia toda
    (y con toda la esencia)
    en los sentidos todos de mi cuerpo
    que son los mismos en el gran saber
    de quien, como yo ahora, todo, en luz, lo sabe.

    Lo sabe, pues lo supo más y más;
    el más, el más, camino único de la sabiduría;
    ahora yo sé ya que soy completo,
    porque tú, mi deseado dios, estás visible,
    estás audible, estás sensible
    en rumor y en color de mar, ahora;
    porque eres espejo de mi mismo
    en el mundo, mayor por ti, que me ha tocado.


    TAL COMO ESTABAS

    En el recuerdo estás tal como estabas.
    Mi conciencia ya era esta conciencia,
    pero yo estaba triste, siempre triste,
    porque aún mi presencia no era la semejante
    de esta final conciencia

    Entre aquellos jeranios, bajo aquel limón,
    junto a aquel pozo, con aquella niña,
    tu luz estaba allí, dios deseante;
    tú estabas a mi lado,
    dios deseado,
    pero no habías entrado todavía en mí.

    El sol, el azul, el oro eran,
    como la luna y las estrellas,
    tu chispear y tu coloración completa,
    pero yo no podía cojerte con tu esencia,
    la esencia se me iba
    (como la mariposa de la forma)
    porque la forma estaba en mí
    y al correr tras lo otro la dejaba;
    tanto, tan fiel que la llevaba,
    que no me parecía lo que era.

    Y hoy, así, sin yo saber por qué,
    la tengo entera, entera.
    No sé qué día fue ni con qué luz
    vino a un jardín, tal vez, casa, mar, monte,
    y vi que era mi nombre sin mi nombre,
    sin mi sombra, mi nombre,
    el nombre que yo tuve antes de ser
    oculto en este ser que me cansaba,
    porque no era este ser que hoy he fijado
    (que pude no fijar)
    para todo el futuro iluminado
    iluminante,
    dios deseado y deseante.



    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Sáb 14 Feb 2015, 14:24

    .


    De Una colina meridiana (1942 - 1950):


    DISTINTO

    Lo querían matar
    los iguales,
    porque era distinto.

    Si veis un pájaro distinto,
    tiradlo;
    si veis un monte distinto,
    caedlo;
    si veis un camino distinto,
    cortadlo;
    si veis una rosa distinta,
    deshojadla;
    si veis un río distinto,
    cegadlo.
    si veis a un hombre distinto,
    matadlo.

    Y el sol y la luna
    dando en lo distinto?

    Altura, olor, largor, frescura, cantar, vivir
    distinto
    de lo distinto;
    lo que seas, que eres
    distinto
    (monte, camino, rosa, río, pájaro, hombre):
    si te descubren los iguales,
    huye a mí,
    ven a mi ser, mi frente, mi corazón distinto.


    MÁS HERMOSAS QUE NUNCA

    Nunca la paz de los árboles grises,
    redonda paz de los troncos desnudos,
    la recta paz de los árboles grises
    se ha repetido más bella en mi vida.

    Porque tengo la edad de abonarles
    la copa de abril con mi sangre,
    y mi sangre cargada de luz.

    Me rodean las flores humanas
    (redonda paz de las flores humanas)
    más hermosas que nunca. Son mías,
    y les amo mi propio calor.

    “Mías”, grito con nuevo sentido,
    pues que es nuevo el sentido del dios
    que les deja su sitio de luz
    en la plácida luz.


    COLORES, IDEAS

    Los colores que saca la luz a los cuerpos,
    me levantan, me escitan, no me dejan morir;
    las ideas que saca la sombra a las almas,
    me perturban, me escitan, no me dejan vivir.

    ¿Para qué estas ideas, para qué esos colores,
    que nos cambian de sombra y de liz?
    ¿Dónde estaban?
    …........................No estaban.
    ¿Su destino es lucir y sombrar el morir?
    Mi destino es morir el sombrar y el lucir.


    INVIERNO ANUNCIADOR

    Este momento en que el invierno último
    da flor y flor y flor;
    flor que es entrada alegre del invierto
    en las entrañas de la primavera
    y anuncio de la primavera.
    ….......................................¡Invierno anunciador,
    con tus árboles mudos, blancos, negros,
    subiendo las colinas del ocaso;
    bellos como escuadrones
    de hombres, de mujeres y de niños desnudos,
    tan hermosos de espalda que de frente;
    seres entre dos vidas,
    la gozada y la por gozar!

    Y nosotros
    (entre los árboles, los árboles desnudos
    que llenandode su redondo ser todas las lomas)
    tan hermosos de frente que de espalda,
    tocados de amarillo sol radiante,
    tan hermoso de espalda que de frente,
    que se va, no al poniente a terminar,
    no al fin sino al principio;
    que no nos dice transparentes de él
    “Quedaos atrás con dios”, sino “Vendré mañana,
    mañana de mañana,
    y bien seguro”.
    ….....................¡Conque todo,
    tierra, trabajo, amor y muerte, hasta mañana!


    CON ELLA Y EL BURLÓN

    Éste es el campo en primavera,
    el verdadero campo en primavera verdadera.

    Tú me dijiste a mí que no lo era todavía,
    pero yo sí sabía que lo era.

    (Por eso hemos venido.)
    …....................................Ahora, a pasear
    este camino, que es
    el camino del campo en primavera,
    que sólo va a la primavera en primavera,
    por el que se pasea uno en un llegar
    permanente, y se detiene uno, otra y otra vez,
    en hitos de la órbita total,
    a respirar el todo, que se ofrece
    al que lo ansía con amor y gracia,
    cuando es la verdadera primavera;
    el camino del todo en primavera,
    que sólo va a la primavera verdadera.

    En este aire que se aspira
    hasta llenarse uno de presente único,
    estaba ese alimento que el burlón nervioso
    pedía a las tres nubes de anteayer,
    a los dioses radiantes de anteayer,
    estacionados sobre el ondular
    del verde campo hermoso;
    está el color en forma verdadero
    de verdadera luz, la luz en verdadera forma
    de verdadero ser, el ser que nutre el pecho verdadero,
    donde el ala se cierra al volar hondo
    sobre el fino plumón,
    contra el henchido corazón
    y el dilatado, inmenso y fiel pulmón.


    COPLAS DE LOS TRES PERDEDORES

    Del segundo

    POR ESO NUNCA

    El sol da de otra manera
    en esta estraña ladera
    que no acaba.
    Por eso yo estraño estoy.

    Porque este raro camino
    era mi absurdo destino,
    que no acaba.
    Por eso yo solo voy.

    Porque en mí, el equivocado,
    todo es sombra de otro lado
    que no acaba.
    Por eso siempre otro soy.

    Porque salgo de esta vida
    con tierra desconocida
    que no acaba.
    Por eso nunca es mi hoy.


    (continuará)


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 15 Feb 2015, 13:44

    .


    EL ROBLE SOLO QUE QUEDÓ DE ORO

    El roble solo que quedó de oro,
    se inflama con la aurora,
    como todo un robledo,
    como todo un noviembre,
    como toda una aurora.

    Y como todo el árbol,
    como todo el otoño,
    como toda la hora,
    el roble solo que quedó de oro,
    porque lo ansío y lo enamoro,
    me ansía y me enamora;
    ansía y enamoradaa todo el que lo ansía y enamora,
    el roble solo que quedó de oro.

    Todos los otros árboles
    del noviembre y la aurora,
    lo están mirando, todos
    han hecho corazón de roble suyo
    al roble solo que quedó de oro.

    Y el roble solo que quedó de oro,
    es el oro trasúltimo de todo,
    el trasúltimo fuego enarbolado;
    es el árbol del dios invariable,ç
    es el dios en conciencia del otoño,
    en quien prende la aurora
    toda la gloria de su aurora.

    ¡La gloria anunciadora
    de la belleza eternadora,
    que el roble solo que quedó de oro
    da a quien la ansía y la enamora;
    me da a mí que la ansío y enamoro!


    EN SU COPA DE GLORIA

    Debajo de su olmo,
    están todas sus hojas.
    Él las mira caídas,
    ellas le ven la gloria
    azul con nubes blancas
    que es ahora su copa.
    ¡Allí arriba rieron
    con los pájaros todas!
    (Hoy las ardillas grises
    las entresaltan locas.)

    No las quemo, las dejo
    que se entren gustosas
    en la tierra, que es
    el mantén de sus bocas,
    para que a las raíces
    les den sus almas rojas;
    las raíces que fueron
    sus hondas formadoras.

    ¡Ojalá no se pierda
    una, una sola, sola!
    ¡Ojalá otra vez sean
    todas verdes cantoras!
    ¡Ojalá todas vuelvan
    a la gloria su copa,
    ojalá todas tengan
    en su copa su gloria!


    EN SU CORRIENTE

    ...Y el agua, día tras día,
    se va llevando su cara.
    POPULAR


    El ser humano entre la tierra,
    y la yerba, y el tronco, y el sol y el agua
    (la luna por la noche desvelada),
    eso es lo que yo tengo y quiero.

    Esa mujer alzada en luz de pecho y frente,
    ese niño contento que me mira,
    ese hombre inclinado, con las manos tan grandes;
    la fusión del ser vivo, del ser nuestro
    con la renovación de todo;
    este perderse en todo, este irse en todo, a todo,
    el todo que nos lleva a donde sea,
    o nos retiene en lo que sea,
    en su corriente, la infinita,
    que es corriente de agua y corriente de tierra
    y corriente de luz y corriente de espacio
    y corriente de tiempo, tiempo, tiempo.

    Quedarme en las orillas es mi sino,
    dándoles algo de mi ser y de mi estar
    a una flor, a unos ojos, a una vereda, a un ala,
    dejando mi presente pegado a lo pasado
    para ue lo más firme que siguiera
    esté lleno de mí (y conmigo sienta),
    de mis manos, mis ojos, mi sonrisa,
    de mi llanto también, en su alta y ancha superficie.

    En las orillas de la vida
    (es mi sino).
    E irme en la corriente de la muerte,
    con todo lo más grande y lo más leve,
    que se va, cada hora, hacia el tesoro
    donde todo se cambia, se renueva,
    se trasmuta,
    como yo trasmuté, yo renové, yo cambié
    el mundo que yo vi
    en espresión de vida y en espresión de muerte.


    Y EN EL AIRE ESTÁ, EN EL AIRE

    ¡Las voces de la ilusión!
    ¡Qué dolor, en mi sentido,
    de recordar el encanto
    y de no poder ya oírlo!

    Y en el aire está, en el aire
    que me rodea, su grito:
    su seriedad, su dulzura,
    su sonlloro y su suspiro.


    Y ENTRO Y ENTRO

    Abro de par en par.
    ¡Qué bien estoy aquí!
    Un cuarto es mi salón
    y otro mi jardín.

    Jardín, salón son uno.
    No sé cuadradoál preferir4.
    Y salgo a mi salón
    y entro a mi jardín.

    ¡Qué luz la de aquí dentro,
    qué luz de fuera aquí!
    Tengo un pie en mi salón
    y otro en mi jardín.

    Naturaleza y obra
    me llaman a su fin.
    No sé qué es lomejor,
    mi salón, mi jardín...

    Y la puerta está en medio
    y me tiene a mí en lid.
    Y entro en mi salón
    y entro en mi jardín.


    AÑO EN CUERPO Y ALMA

    Abril es sueño
    (es todo sueño),
    agosto es cuerpo
    (es todo cuerpo),
    octubre es eco
    (es todo eco),
    enero es cielo
    (es todo cielo).


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 16 Feb 2015, 07:52

    .



    De Dios deseado y deseante. Animal de fondo (1948 -1952)

    ESA ÓRBITA ABIERTA

    Los pájaros del aire
    se mecen en las ramas de las nubes,
    los pájaros del aguanta
    se mecen en las nubes de la mar
    (y viento, lluvia, espuma, sol entorno)
    como yo, dios, me mezco en los embates
    de ola y rama, viento y sol, espuma y lluvia
    de tu conciencia mecedora bienandante.

    (¿No es el goce
    mayor de lo divino de lo humano
    el dejarse mecer en dios, en la conciencia
    regazada de dios, en la inmanencia madreada,
    con su vaivén seguro interminable?)

    Va y ven, el movimiento
    de lo eterno que vuelve, en ello mismo
    y en uno mismo;
    esa órbita abierta
    que no sale de sí nunca, abierta,
    y que nunca se libra de sí, abierta,
    (porque)
    lo cerrado no existe en su infinito
    aunque sea regazo y madre y gloria.


    SOY ANIMAL DE FONDO

    “En fondo de aire” (dije) “estoy”,
    (dije) “soy animal de fondo de aire” (sobre tierra),
    ahora sobre mar; pasado, como el aire, por un sol
    que es carbón allá arriba, mi fuera, y me ilumina
    con su carbón el ámbito segundo destinado.

    Pero tú, dios, también estás en ese fondo
    yu esta luz ves, venida de otro astro;
    tú estás y eres
    lo grande y lo pequeño que yo soy,
    en una proporción que es ésta mía,
    infinita hacia un fondo
    que es el pozo sagrado de mí mismo.

    Y en este pozo estabas antes tú
    con la flor, con la golondrina, el toro
    y el agua; con la aurora
    en un llegar carmín de vida renovada;
    con el poniente, en un huir de oro de gloria.
    En este pozo diario estabas tú conmigo,
    conmigo niño, joven, mayor, y yo me ahogaba
    sin saberte, me ahogaba sin pensar en ti.
    Este pozo que era, sólo y nada más ni menos,
    que el centro de la tierra y de su vida.

    Y tú eras el pozo májico el destino
    de todos los destinos de la sensualidad hermosa
    que sabe que el gozar en plenitud
    de conciencia amadora,
    es la virud mayor que nos trasciende.

    Lo eras para hacerme pensar que tú eras tú,
    para hacerme sentir que yo era tú,
    para hacerme gozar que tú eras yo,
    para hacerme gritar que yo era tú
    en el fondo de aire en donde estoy,
    donde soy animal de fondo de aire
    con alas que no vuelan en el aire,
    que vuelan en la luz de la conciencia
    mayor que todo el sueño
    de eternidades e infinitos
    que están después, sin más que ahora yo, del aire.


    TAL COMO ESTABAS

    En el recuerdo estás tal como estabas.
    Mi conciencia ya era esta conciencia,
    pero yo estaba triste, siempre triste,
    porque aún mi presencia no era la semejante
    de esta final conciencia.

    Entre aquellos jeranios, bajo aquel limón,
    junto a aquel pozo, con aquella niña,
    tu luz estaba allí, dios deseante;
    tú estabas a mi lado,
    dios deseado,
    pero no habías entrado todavía en mí.

    El sol, el azul, el oro eran,
    como la luna y las estrellas,
    tu chispear y tu coloración conpleta,
    pero yo no podía cojerte con tu esencia,
    la esencia se me iba
    (como la mariposa de la forma)
    porque la forma estaba en mí
    y al correr tras lo otro la dejaba;
    tanto, tan fiel que la llevaba,
    que no me parecía que lo era.

    Y hoy, así, sin yo saber por qué,
    la tengo entera, entera.
    No sé que día fue ni con qué luz
    vino a un jardín, tal vez, casa, mar, monte,
    y vi que era mi nombre sin mi nombre,
    sin mi sombra, mi nombre,
    el nombre que yo tuve antes de se
    oculto en este ser que me cansaba,
    porque no era este ser que hoy he fijado
    (que pude no fijar)
    para todo el futuro iluminado
    iluminante,
    dios deseado y deseante.


    POR TANTO PEREGRINO

    Dios en conciencia, caes sobre el mundo,
    como un beso completo de una cara entera,
    en plano contentar de todos los deseos.
    La luz del mediodía
    no es sino tu absoluto resplandor;
    y hasta los más oscuros escondrijos
    la penetras contigo,
    con alegría de alta posesión de vida.

    El estar tuyo contra mí
    es tu secuencia natural; y eres
    espejo mío abierto en un inmenso abrazo
    (el espejo que es uno más que uno),
    que dejara tu imajen pegada con mi imajen,
    mi imajen con tu imajen,
    en ascua de fundida plenitud.

    Éste es el hecho decisivo
    de mi imajinación en movimiento,
    que yo consideraba un día sobre el mar,
    sobre el mar de mi vida y de mi muerte,
    el mar de mi esperada solución;
    y éste es el conseguido
    miraje del camino más derecho
    de mi ansia destinada.

    Por esta maravilla de destino,
    entre la selva de mis primaveras,
    atraviesa la eléctrica corriente
    de la hermosura perseguida mía,
    la que volvió, que vuelve y volverá;
    la sucesión creciente de mi éstasis de gloria.
    Ésta es la gloria, gloria sólo igual que ésta,
    la gloria tuya en mí, la gloria mía en ti.

    Dios; ésta es la suma en canto de los del paraíso
    intentado por tanto pergrino.


    EN MAR INMENSO

    No es roja, pero tiene rojo ardor esta noche de luna con mi dios; y las olas son llama sin ser rojas. Un fuego interno la traspasa y traspasa y trasluce su estela, caminante detrás de mi camino seguidor, caminante delante de su amante.

    La luna ¿es la conciencia, deseante también de lo distante que se acerca para tenerme ami diamante?

    Conciencia en baja luna, deseante conciencia de lo distante, ahora que se acerca por no dejar ver el sol de mi diamante.

    Diamante de verdad es el que tengo esta noche en mi vida, noche de gran verano hacia mi invierno. Se me acerca la llama conseguida, la llama conocida, la llama consentida, del lejos que se va quedando, que se va borrando.

    Y este ardor ¿no es tu vida, no es mi vida, no es la vida que se viene conmigo por el cielo, para ganar mi paso por el suelo de agua, a acompañarme mi desvelo con sed de corazón, reconocida?

    Bien penetrado vengo del cariño de lo que yo prendí con mi presencia. Yo le puse en su flor una vehemencia tan grande, mi conciencia de niño; y ello me tiene y quiere con fulgor también de niño; fulgor de niño en seno grande, sol, conversión del amor impetuoso en fuente de mirífica inocencia. Inocencia, esa agua que es demencia en inmanencia que pasa y que traspasa la existencia y la renueva con rubor intenso.

    Por dios viene a mi amor la luna en mar inmenso.


    UN ASCUA DE CONCIENCIA Y DE VALOR

    Tú prendes con tu sol fuego a mi día,
    dios, y todo comienza a preparse en sí
    para este gran incendio que la aurora,
    antigua levantada de la vida,
    determina, gritando de alegría,
    porque tú, dios, y yo nos fusionemos
    en este comenzar de comenzares.

    La llama se levanta y se derrama
    con humo negro aún del nochear;
    y luego el humo blanco se disipa
    y va quedando este dorar unánime
    del diamante total de mi universo.
    Todo quiere fundirse en este fuego
    en el que yo, presente, me fundí
    desde el grito primero de la aurora.

    Un ascua hemos de ser en plenitud
    los dos, dios deseado y deseante,
    de vida deslumbrada y deslumbrante;
    un ascua de conciencia y de valor;
    y, como con la noche nos perdimos
    en la nada más dulce de tu todo,
    con el día nos hemos de encontrar
    en el todo más hondo de mi nada.


    COMO TÚ, MI AMOR, MIRAS

    Buscándote como te estoy buscando,
    yo no puedo ofenderte, dios, el que tú seas;
    ni tú podrías ser ente de ofensa.

    Si yo te puedo, y yo lo sé que yo te puedo oír
    todo el misterio que tú eres,
    y tú no me lo dices como te lo pregunto,
    yo no estoy ofendiéndote.

    Y yo sé que te pienso
    de la mejor manera que yo puedo y quiero,
    en verdad de belleza,
    belleza de verdad que es mi carrera.
    Y si te pienso así,
    yo no puedo ofenderte.

    Gracias, te las doy siempre. ¿A quién las doy?
    A la belleza inmensa se las doy,
    que yo soy bien capaz de conseguir;
    que tú has tocado, que eres tú.
    Si la belleza inmensa me responde o no,
    yo sé que no te ofendo ni la ofendo.

    (Acaso la mentira, la duda de este mundo
    está en la pobre lengua nuestra.
    Si sólo nos pudiéramos mirar
    como miras tú, dios, y tú, belleza, miras,
    como tú, mi amor, miras,
    lo sabríamos todo.)


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45015
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 17 Feb 2015, 07:22

    .


    De De ríos que se van (1951 – 1954):

    CONCIERTO

    Echada en otro hombro una cabeza,
    funden palpitación, calor, aroma
    y a cuatro ojos en llena fe se asoma
    el amor con su más noble franqueza.

    ¡Unión de una verdad y una belleza,
    que calma y que detiene la carcoma
    cuyo hondo roer lento desmorona
    por dentro la minada fortaleza!

    Momento salvador por un olvido
    fiel como lo anteterno del descanso:
    La paz de dos en uno.

    …................................Y que convierte
    el tiempo y el espacio, con latido
    de ríos que se van, en el remanso
    que aparta a dos que viven de su muerte.


    EL COLOR DE TU ALMA

    Mientras que yo te beso, su rumor
    nos da el árbol que mece al sol el oro
    que el sol le da al huir, fugaz tesoro
    del árbol que es el árbol de mi amor.

    No es fulgor, no es ardor y no es altor
    lo que me da de ti lo que te adoro,
    con la luz que se va; es el oro, el oro,
    es el oro hecho sombra: tu color.

    El color de tu alma; pues tus ojos
    se van haciendo ella, y a medida
    que el sol cambia sus oros por sus rojos

    y tú te quedas pálida y fundida,
    sale el oro hecho tú de tus dos ojos
    que son mi paz, mi fe, mi sol: ¡mi vida!


    EL TERRIBLE DESVELO

    Estás sola de ti misma, sola mía, más de ti que de mí que mas te quise que tú te quisiste...
    ¿Y cómo podrá ser que estés tan sola si estuve todo contigo? ¿No quepo en tu soledad?
    Yo soy más grande por ti que mi vida y que mi muerte; y quepo donde tú estés tan sola en ti misma.
    ¡No, no me lo puedes decir; eres más grande que to, eres más grande que el mundo, eres más grande que el cielo, más que la muerte y la nada! ¡Eres ya tu eternidad!
    ¡No sé qué hacer con lo mío!


    ¿Y DIOS?

    Pues yo soy yo, yo estoy
    en brazos de mi amor
    que es ella, sí, y que está
    en mis brazos.
    …....................¿Y Dios?
    Es y está en el abrazo
    que nos damos los dos
    en el todo
    fundidos
    y la nada del hoy.


    LOS DOS EN MÁS REALIDAD

    Yo vine del allí libre
    y estoy preso en este aquí;
    antes yo era lo infinito
    que hoy no sé ya concebir;
    soy sólo el que considera,
    sin comprenderlo, aquel sí
    que fue y que ahora es el no.
    ...Y lo que iba a decir:
    morirme es volver a ser
    lo infinito que ya fui,
    ser lo que ya no comprendo.

    (¡Y es estar contigo en ti,
    mujer, cuando tú te mudes
    para ese mismo sinfín!)

    Es la fe del más gran mar,
    fe innecesaria, que allí,
    como todo está en su sitio,
    sólo es necesario ir,
    ir, morir, ir, volver, ir,
    llegar, morir, ir, ¡morir!

    (¡Morir para siempre ya
    contigo, mujer, tú en mí,
    yo en ti, los dos en los dos,
    en igual trasexistir!
    Los dos en más realidad,
    orijen en fin, al fin;
    los dos en lo orijinal,
    sin nunca inquirir ya si
    esto es aquello o lo otro,
    sin nadir o sin cenit;
    un sentido de sentidos,
    suma total del sentir.
    Ser la nada de lo todo,
    la sombra del cuerpo, sin
    el cuerpo que es ya la sombra.)

    ¡Pues venga todo el morir!


    CON TU VOZ

    Cuando esté con las raíces
    llámame tú con tu voz.
    Me parecerá que entra
    temblando la luz del sol.


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69622
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Maria Lua Miér 26 Dic 2018, 08:35



    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69622
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Maria Lua Miér 26 Dic 2018, 08:36



    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69622
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Maria Lua Vie 14 Oct 2022, 08:16

    La flor solitaria



    No vienen en tu busca, pobre flor solitaria;
    -y, sin embargo, eres más bella que la rosa
    pregonadora, que la mano partidaria
    del destino abrió altiva, visible y victoriosa-.

    Oyes, solo, en tu olvido, la verdad de la fuente,
    que, cantándote amor, te vuelve sobre el cielo,
    el verderón te cerca de un misterio elocuente,
    la mariposa para por ti su blanco vuelo…

    Y nadie sabe, flor, el encanto bendito
    de tu soledad única, estasiada y divina,
    cuando, a una brisa de oro, teñida de infinito,
    el sol se va ocultando tras tu verde colina.



    Poemas agrestes (1910-1911)


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 69622
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Maria Lua Vie 14 Oct 2022, 08:19

    Flores, estrellas del campo





    Malvas, rosadas, celestes,
    las florecillas del campo
    esmaltan la orilla azul
    del arroyo solitario.

    Parece como si una
    niña perdida en el prado,
    con sus ojos dulces las
    hubiese ido regando…

    La brisa juega con ellas…
    ¡Oh, qué olor! Un dulce bálsamo
    se derrama sobre el alma
    taladrada de cuidados;
    y, un instante, se la lleva
    plácidamente a un remanso
    donde sueña eternidades
    el diamante soleado.

    Tiene el alma, el aire de oro,
    de las estrellas del campo;
    celestes, rosadas, malvas,
    sus sombras pasan soñando…

    He venido por la senda,
    con un ramito de rosas
    del campo.

    Tras la montaña,
    nacía la luna roja;
    la suave brisa del río
    daba frescura a la sombra;
    un sapo triste cantaba
    en su flauta melodiosa
    sobre la colina había
    una estrella melancólica…

    He venido por la senda,
    con un ramito de rosas.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    Contenido patrocinado


    Juan Ramón Jiménez (1881-1958) - Página 2 Empty Re: Juan Ramón Jiménez (1881-1958)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Dom 19 Mayo 2024, 01:20