Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 984777 mensajes en 45510 argumentos.

Tenemos 1526 miembros registrados

El último usuario registrado es Jose Antonio Taboada

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 61 usuarios en línea: 4 Registrados, 1 Ocultos y 56 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

clara_fuente, javier eguílaz, Lluvia Abril, Ramón Carballal


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Enero 2023

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Juan Manuel Roca (1946- Empty

3 participantes

Juan Manuel Roca (1946-

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 39463
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 75
Localización : Barcelona

Juan Manuel Roca (1946- Empty Juan Manuel Roca (1946-

Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 15 Nov 2022, 08:02

.


Juan Manuel Roca
(n. Medellín; 1946) es un poeta y narrador colombiano.

Biografía

Juan Manuel Roca nació en Medellín el 29 de diciembre de 1946. Transcurre su infancia en México y posteriormente en París. Durante los años 1988 a 1999 coordinó el Magazín Dominical de El Espectador, separata cultural con la que se formó prácticamente una generación, pues en esta se publicaron un buen número de poemas

Comentarios sobre su obra

El poeta Germán Espinosa dice de Roca que “posee la primavera perpetua de todo creador”; mientras que Gonzalo Rojas, autor del prólogo de Cantar de Lejanía, dice que leer a Roca «será siempre un placer, un frescor, una cruza casi animal de imaginación y de coraje». El mismo poeta chileno afirma que "Lo que más celebro en Roca es la fiereza, esa amarra entre vida y poesía que llega a lo libérrimo". El editor español Manuel Borrás señala: "su poesía puede considerarse una vasta reflexión sobre la libertad a través de la imaginación". El novelista colombiano Óscar Collazos escribió:"He visto sorprendido a jóvenes que llevaban en la mano un libro de Roca. He leído citas de sus poemas en los muros públicos. He asistido por fortuna a la comunión creada entre el poeta y su público. algo hay en el interior de su poesía la sensibilidad de una época". Los jurados del premio Casa de las Américas, ganado por Juan Manuel Roca en 2009 (Gioconda Belli, Julia Escobar, Luis García Montero, Andrés Pérez Perruca, Benjamín Prado y Ana María Rodríguez-Arias), destacaron su dominio formal, su variedad estructural y la estructura sólida de la obra. También elogiaron la capacidad de representar líricamente la realidad. En varias entrevistas, Juan Manuel Roca se ha reconocido en la tradición latinoamericana que representan César Vallejo y Juan Rulfo. Es también un fiel exponente de la poesía surgida en el Romanticismo Alemán, que luego explorarían los surrealistas franceses, encabezados por Lautréamont y Rimbaud. En relación con la poesía colombiana, se reconoce en la obra poética de José Asunción Silva, Aurelio Arturo, Luis Vidales (tío materno), Carlos Obregón Borrero, Héctor Rojas Herazo y Fernando Charry Lara. Los críticos lo ubican dentro de lo que se ha denominado como la Generación Desencantada (diverso grupo de poetas nacidos en los años 40, que publicaron sus primeras obras en los años 70, sin credo estético común), dentro de la cual se catalogan también a María Mercedes Carranza, Darío Jaramillo Agudelo, Jaime García Maffla, José Manuel Arango entre otros.

(Sacado de https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Manuel_Roca )


*


Algunos poemas de Juan Manuel Roca:


De Luna de ciegos, 1975:


ARTE DE TIEMPO

El tiempo permanece atrapado
Entre los libros.

Por este prodigio de aprehensión,
Heráclito sigue bañándose
En el mismo río,
En la misma página.

Tú seguirás para siempre
Desnuda en mi poema.




De Los ladrones nocturnos, 1977:


GALOPAR

Yo tuve un caballo. Era su crin espesa.
Sus ojos diurnos en la noche.
Yo tuve un caballo antes de nombrar espejo.
En casa de ciego. Secretos parajes recorrimos,
Ciudades huidizas al despunte del verano,
Flores de piel en el valle penumbroso,
Noches con barcas cargadas de silencio.
Yo tuve un caballo
Antes de cantar entre los sordos. Antes de hablar
De su país al desterrado,
Cuando aún no cantaba la canción de medianoche.
Con él recorrí los blancos patios de la aurora
Escuchando el requiem por el agua.
Aún confudo su galopar y el de mi pecho.

Para Augusto Rendón



MESTER DE CEGUERÍA

I

Desde la terraza, a la hora en que el sol cernía picos de pájaros azules, mi madre y yo mirábamos el patio en la casa de los ciegos.

II

Los niños ciegos reemplazaban el balón por una caja de lata y jugaban con el ruido. Cuando el ruido rodaba hacia algún lugar del patio, los niños lo perseguían, lo pateaban corriendo entre las sombras.

III

Mi madre y yo en la terraza. Y abajo, ángeles de la sombra corrían como locos tras del ruido. Después nuestra casa era una jaula. Mi madre paseaba por la alcoba limpiando el ojo a los retratos de sus muertos. Yo escuchaba el deslizar de las sombras en la estancia.

IV

Entre árboles que levitaban su floración oscura, la casa nos guardaba de la tarde tempestuosa. Y ya de noche, acomodado al recinto del sueño, como un ciego perseguía el ruido de agua de aquella mujer desconocida.

V

Preguntaba por la extranjera, sin pensar que todos somos extranjeros en el sueño. Me paseaba con un gorro de cascabel por jardines lluviosos escuchando el techo piafante de un establo o un ruido de biblias en los cuartos vecinos.

VI

La noche me tatuaba.




De Señal de cuervos, 1979:


SEÑAL DE CUERVOS

Al  graznido escuchado al borde
De la estrecha carretera
Cuando los rostros afilados de los hombres
Miran al cielo con ojos llenos de asombro,
La noticia se propaga por ensalmo:
La señal de los cuervos
Anuncia la nueva hora del terror
Los cuerpos otra vez bajando por el río
La subienda de muertos a orillas
Del nuevo y rojo día.
Alguien suelta sus pájaros oscuros
Desde las secretas cámaras del palacio.



CUERPOS

I

Ah: volver a visitar tu más
Húmedo lugar a horas imprevistas
Mientras abres la página en blanco
De tus piernas
Y tu sésamo que guarda el rojo fruto
Se ajusta a mi galope.
Volver a festejar los cuerpos.
Reanudar el goce
Entre la leche derramada del alba.

II

Ah: cuerpo a cuerpo reanudar la mañana
Mientras lanceo tu pequeña aldea láctea
La piedra de escándalo de tus muslos.
Jadear como corcel espoleado
Penetrando el abismo que nos une y nos separa
Con mi centro en menguante y en creciente
Mientras cruzamos la otra orilla
Entre el flujo y reflujo
Del alba.




De País secreto, 1987:


EN LA RUTA DEL AGUA

A orillas del río
Van los hombres del país de la guadua.
El río Magdalena
Llega a la turbiedad, a la turbia edad
De las ciudades.
Yo veo a los curtidos hombres ribereños,
El planisferio en los ojos de sus hijas.
A orillas del río,
Con el torso desnudo,
Los mendigos enseñan su costillar:
La jaula ósea
Donde todo el día picotea el corazón.



CANTATA DEL PAÍS SALVAJE

Cada día, como si bajara de un navío
Del que el sueño son sus remos,
Vuelvo al mismo lugar cuya jerga es salvaje.
Cuando el viento abre las batientes puertas del invierno,
Puedo ver el relámpago dibujando
Su escalera en la pizarra del cielo,
O escucho el naufragio del agua en las acequias.
¡Ah! un sol narcótico recorre la meseta
Donde mujeres como sombras de sí mismas
Ponen en el infierno portátil de la hornilla
Un agua de hierbas como crines.
Cada noche, en las calle de erizados
Vecindarios, escucho las bocas
Que cantan el danzón de las pistolas,
Una bala que inaugura un surtidor de rosas rojas.
La noche, ladrona de niños, muerde un país salvaje
Y yo aventuro mi voz
Por esta tierra de dioses y de adioses.


PANFLETOS

"Nos sentamos tranquilamente borrachos y locos a editar
panfletos de un país realmente mejor donde
un hombre pueda beber un vino más delicado."
Malcolm Lowry

Es hora de despertar al país de los idiotas: la noche petardea en las comisarías, resuena en este panfleto escrito contra lobos y canarios.
Es hora de despertar, dulces idiotas.
Así, yo escribía ocultos manifiestos, un extenso manual del extravío, o con aires de crimen en las noches del viento yo fingía un pequeño Rimbaud caminando entre los rieles de una antigua estación, o entraba a saco contra alguna Bastilla inexistente. En mi sueño era de ver nuevamente la Comuna humeante y hombres presurosos repartiendo boletines de otros sueños. Comuneros del país de la guadua, levantiscos hombres de piel enamorada.
Yo era muy joven entonces, tenía el sol como única mira y mirar las palabras me era grato. Los años, tal vez los descalabros, fueron suavizándome los gestos: ya no edito mordaces panfletos que quisieran despertar al país de los idiotas.
Ahora les digo con desgano: sigan durmiendo, almas de Dios, felices sueños




De Ciudadano de la noche, 1989:


ARENGA DE UNO QUE NO FUE A LA GUERRA

Nunca vi en las barandas de un puente
A la dulce mujer con ojos de asiria
Enhebrando una aguja
Como si fuera a remendar el río.
Ni mujeres solas esperando en las aldeas
A que pase la guerra como si fuera otra estación.
Nunca fui a la guerra, ni falta que me hace,
Porque de niño
Siempre pregunté cómo ir a la guerra
Y una enfermera bella como un albatros,
Una enfermera que corría por lagos pasillos
Gritó con graznido de ave sin mirarme:
Ya estás en ella, muchacho, estás en ella.
Nunca he ido al país de los hangares,
Nunca he sido abanderado, húsar, mujik de alguna estepa.
Nunca viajé en globo por erizados países
Poblados de tropa y de cerveza.
No he escrito como Ungaretti cartas de amor en las trincheras.
No he visto el sol de la muerte ardiendo en el Japón
Ni he visto hombres de largo cuello
Repartiéndose la tierra en un juego de barajas.
Nunca fui a la guerra, ni falta que me hace,
Para ver la soldadesca lavando los blancos estandartes,
Y luego oírlos hablar de la paz
Al pie de la legión de las estatuas.



PENÉLOPE Y EL OLVIDO

"Mi nombre es Nadie, y Nadie me
llaman mi madre, mi padre y mis
compañeros todos."
Ulises

Llegó Nadie.
Desde un mapa de la nada, llegó Nadie.
Se agitaron las ramas, los rastrojos,
Y la luna de nácar
Brilló sobre el país de los lotófagos.
De la noche o la lluvia, llegó Nadie.
Y abrió oscuros folios
Que hablaban de Odiseo el gran embaucador,
De Ulises, fundador de los regresos.
De los móviles mapas
Que reflejan en la hierba los caobos,
Llegó Nadie.
Y si engullendo lotos se entra al olvido
Y entre ebrios lotófagos
Se olvida ese olvido,
Penélope quisiera entrar en esos predios.



CANCIÓN DEL QUE FABRICA
LOS ESPEJOS

Fabrico espejos:
Al horror agrego más horror,
Más belleza a la belleza.
Llevo por la calle la luna de azogue:
El cielo se refleja en el espejo
Y los tejados bailan
Como un cuadro de Chagall.
Cuando el espejo entre en otra casa
Borrará los rostros conocidos,
Pues los espejos no narran su pasado,
No delatan antiguos moradores.
Algunos construyen cárceles,
Barrotes para jaulas.
Yo fabrico espejos:
Al horror agrego más horror,
Más belleza a la belleza.




De Tríptico de Comala, 1989:


RUMORES DE COMALA

Dicen las viejas comadronas que hay un lugar, un muro cuarteado
Por donde se oye a través de sus fisuras el eco del allá.
Uno podría escuchar una banda de muertos sonando un danzón,
Acaso el mismo danzón de los ausentes que bailotea frente a la ventana de Guadalupe Posada.
Uno no sabe tras de cuál puerta empieza el país de los ausentes
Y acaso seamos fantasmas, legiones a lomo de un potrillo.
La luna como una inmensa lápida fulge en el rincón de las milpas.
Sí. Acaso todos seamos lantasmas convocados por algún provocador de sueños.
Con sólo abrir un libro rumoroso de nuestra alcoba, el aire se puebla de voces.
Con sólo llegar a la primera palabra de Cómala, a la búsqueda del padre,
Un desbande de rumores entra por todas las rendijas de la casa.




De Pavana con el diablo, 1990:


BREVE HISTORIA DE NADIE

Dice el señor Nabokov que la literatura no nació cuando un niño de un valle del Neandertal llegó gritando: ¿Un lobo!, ¡un lobo!, y tras de él, cuatro patas al aire, un lobo gris blandía su lengua chasqueante.

Dice, mejor, que la literatura nació cuando un niño de un valle del Neandertal llegó gritando: ¡un lobo!, ¡un lobo!, y tras dee él nadie venía.

Desde entonces, nadie es un eterno personaje, un fantasma en los valles del poema.  



ZONA DE RIESGO

"Te llamarán a la plaza
de la tergiversación"
Rafael Cadenas

Te lloverán las voces de Babel: te dirán que ese asunto del poema es cosa de hombres desdichados.

Te pedirán que te atomices, te esfumes, te silencies, que si quieres respeto te mueras de una vez.

Si llevas a la casa del poema ungüentos para el goce de los cuerpos, te hablarán de bandas de niños miserables, pero si cantas el eterno forcejeo de los pueblos te llamarán a cuentas, te pedirán más intimismo.

En los salones blancos te adularán: deja ese cantar al oído sordo de la gleba, tú eres de los nuestros.

Como nun viejo púgil rondando el encordado oirás la voz del desaliento.

Que se oiga, al fondo del coro, tu palabra desnuda.

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 39463
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 75
Localización : Barcelona

Juan Manuel Roca (1946- Empty Re: Juan Manuel Roca (1946-

Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 15 Nov 2022, 14:11

.



De Monólogos, 1994:


MONÓLOGO DE LA BAILARINA

Ahora soy flor.
Luego cascada.
Un secreto pájaro dicta el vuelo
A mis frágiles pies, en el tablado.
Si debajo de mis zapatillas
Hay un mundo estático, lo ignoro.
¿Me entenderán si les digo
Que las gotas de sudor son más preciadas
Por mi que los collares?
Ahora soy fuego.
Cuando vuelvo en mí,
Cuando la música ha cesado
Y veo a los demás, que son mi espejo,
Me asusto de saber que fui flor,
Que fui cascada, que fui fuego.



MONÓLOGO DEL PICAPEDRERO

"Todas las prisiones del mundo
están construidas con las piedras
que cayeron sobre Jesucristo"
Vladimir Holan

Veo pequeñas lunas, pequeñas piedras
Que cortan el vuelo
De un colibrí en la ciudad,
Pues la ciudad está hecha
De la misma materia del presidio.
También las gárgolas de antiguas catedrales
Están levantadas con las piedras
Que llovieron sobre el hijo del carpintero.
Picapedrero soy. En creciente me pregunto
Si es la luna otra cantera
Que crece a la par de los presidios.



MONÓLOGO DEL CUERPO

¿Qué se han hecho
los sucesivos inquilinos
que he tenido
en escamoteadas edades,
el niño que nadaba en mí
como en un inmenso traje?
Huésped de paso, mi morador
es rey de la sombra,
mandarín de soledades.




De La farmacia del ángel, 1995:


PARÁBOLA DE LAS MANOS

Esta mano toma un fruto,
La otra lo aleja.
Una mano recibe al halcón, se quita un guante,
La otra lo ahuyenta, prende una antorcha.
Una mano escribe cartas de amor
Que su equívoca siamesa puebla de injurias.
Una mano bendice, la otra amenaza.
Una dibuja un caballo,
La otra, un puma que lo espanta.
Pinta un lago la mano diestra:
Lo ahoga en un río de tinta, la siniestra.
Una mano traza la palabra pájaro,
La otra escribe su jaula.
Hay una mano de luz que construye escaleras,
Una de sombra que afloja sus peldaños.
Pero llega la noche. Llega
La noche cuando cansadas de herirse
Hacen tregua en su guerra
Porque buscan tu cuerpo.



DICIEMBRE

Diciembre es
Un barco haciendo aguas,
Acaso el Titanic partido por un iceberg.
Cuando toca la orquesta
Y las parejas
Chocan sus copas de baccarat,
Mientras se hunden.
Diciembre desciende al fondo del mar,
Acaso el Titanic haciendo aguas:
Un bar con mesas bien dispuestas,
Sus botellas bamboleantes
Y una bella ahogada
Bailando entre medusas.

Llega hasta enero
El último gorgoteo del músico,
Su trombón anegado por el mar.



ANTIODISEA

Ésta soy, Penélope, la insumisa
Que se niega a destejer lo ya tejido,
Una mujer sola
Que peina en las noches sus cabellos.
En el oleaje de mi negra cabellera
Siento que Ulises se aleja, se aleja sin remedio.
No vuelvas, viejo impostor,
No regreses a Ítaca,
A la derruida casa donde tu hijo
Y tu perro, tu arco y tu mujer
Se fatigan de esperas y vigilias.
Quédate a orillas del lecho de Calipso, Rey de la Nada.
Quédate engullendo lotos, habitando el olvido.

París, diciembre 13 de 1994




De Un violín para Chagall, 2003:


EN EL MUSEO

Una muchacha mira con asombro
Un cuadro de Mantegna.
Más que con la belleza renacentista
Mi renacimiento tiene que ver
Con esa muchacha dorada
como la piel de los duraznos.
Me conmueve su belleza
conmovida a su vez por la belleza.



EXORCISMOS ANTE EL  GRITO DE MUNCH

Hombre o mujer, endriago o fantasma, deje ya de gritar en ese puente que puede desplomarse con sus podridas vigas.
Salga ya del cuadro y atine a caminar por los pasillos del museo, salga del museo y camine entre los hombres.
¿No le aburre el mismo gesto crispado, el mismo dolor al óleo, fijo, indefinido en el tiempo del pintor? ¿No es un castigo su grito congelado a través de las edades?
Hombre o mujer, endriago o fantasma, su seco grito no logrará agrietar las paredes del museo. No llene de esos cantos atronadores e inaudibles mis oídos.



EL MATRIMONIO DE CHAGALL

Cuando el rabino
Los fue a unir para siempre,
La novia ascendió como un copo de nieve
Por el aire de la sinagoga. Detrás iban
Chagall, un asno rojo
Y un violinista portando un reloj de arena.
La boda no se realizó
O se realizó en la copa de un árbol,
Pero lo cierto
Es que a partir de ahí se hizo inestable
La vida de los esposos Chagall:
La tetera pitaba y se encaramaba en un armario.
El samovar volaba por todos los rincones de la casa
Destilando gotas de luz,
La cama matrimonial
Era un bajel al aire
Y no era raro ver al pintor trepado en un horcón
Con un pincel en los labios.
Todas las cosas volaban: bastaba
Que con desgano o con fijeza las mirara Chagall.

Para Samuel Vásquez





De Las hipótesis de Nadie, 2005:


BIOGRAFÍA DE NADIE

Es notable la gloria de Nadie: no tuvo antepasados bajo el sol, bajo la lluvia, no tiene raigambre en Oriente ni Occidente. Ni hijo de Nadie, ni nieto de Nadie, ni padre de Nadie, pequeño cónsul del olvido.

¿Ven un vacío en la foto familiar, un hueco, un espacio entre la respetable parentela? Es Nadie, sin rastro y sin linaje.

Es notable la gloria de Nadie antes de la primera mañana de la historia, precursor de hombres que hoy son hierba, de padres de otros padres que son velas sin pabilo.

Festejemos a Nadie que nos permite presumir que somos Alguien.



TIERRA DE NADIE

Nadie
Pinta un pájaro donde hubo tigre.
Su rugido borra el silbo. Traza un árbol
Donde antaño pintó un mástil.
Quién diría que bajo árbol y pájaro
Duerme un tigre
Mientras cruza un barco a toda vela.
Esta nube
Fue sábana en su encordado,
La silla se reclina en algo que fue pared,
El cielo fue jinete azul.
Nadie ama el claroscuro,
Los colores del olvido,
Los pintores de nieblas.
Rembrandt y Morandi
Preguntaron por Nadie.



LUGAR DE APARICIONES

“La mujer que amé se ha convertido
en fantasma.
Yo soy el lugar de las apariciones”.
Juan José Arreola

No es grato amar a un fantasma,
Ser un fantasma, burlarse de un fantasma.
En el lugar de las apariciones
Alguien golpea el aldabón del pecho
Y es como si el ruido de una piedra
Cayera en un hondo brocal.
No es grato portar una lámpara
Por los pasadizos del adentro,
Por el cuarto de trebejos
Que otros llaman recuerdo.
No es bueno ser desván de la memoria,
Una mansión que se hace polvo,
Que ya no es mansión sino fogata,
Que más que fogata es tenue lumbre,
Que ya no es leña sino ascuas
Y no es ceniza sino viento.
Una sombra sin mujer,
Un aroma de Nadie o roce o bruma
Tienen su lugar en estas ruinas.



UNA TRIBU DE SOMBRAS

Cuando Alguien nace, Nadie muere. He ahí el feroz postulado de los días. Nadie no llora, ni ríe, como buen filósofo entiende y guarda un silencio de madera. Si Nadie fuera aristócrata su heráldica tendría un campo de ostras sin abrir, de puertas selladas, de marcos sin espejos. Y si Nadie se esconde tras el árbol genealógico de Alguien, es más puro, no ha tenido el mestizaje del agua con la arcilla, no ha salido de su oculta materia, aire o polvo. No sabemos si Nadie es aliado de Ninguno, pero es de suponer que ambos recorren el desierto. Los desiertos, lo dicen los más altos geógrafos, son legiones de Nadies y Ningunos en concilio con el viento, una tribu de sombras.



UNA ESTATUA PARA NADIE

“Funeral de nadie, pues no hay nadie a quien enterrar”
T. S. Eliot

En bronce. Que sea en bronce la estatua de Nadie. Con pedestal. Que sea en mármol su pedestal. En una plaza luminosa erigiremos su monumento. Nadie tendrá las verdes charreteras que dejen en sus hombros las palomas.
A falta de héroes podríamos adoptarlo como portaestandarte de la ciudad, abanderado en las batallas de la nada. Historiadores y académicos se encargarán de los detalles necesarios a su vida. Las parejas se citarán bajo una sombra ecuestre -cómo placen a los héroes los caballos- en la gran plaza a la que daremos un toque de Chirico.
Vendrá bien adornar la estatua con flores que no son de temporada: girasoles de piedra, orquídeas de metal.
En bronce. Que sea en bronce la estatua de Nadie, homenaje al hombre justo, al señor inexistente.

Para Rafael Alcides, que conoce el parquecito de Nadie



POSTAL DE NINGUNA PARTE

“En mi país, ese país que es un deseo
de espíritu, un contrasepulcro”.
René Char

Crecen los tulipanes
En el parque
Donde las mujeres pasean
Con levedad de nube.

Ningún habitante tiene que verse
Forzado a exprimir piedras
O a pastorear fantasmas
En su alcoba.

Los cuchillos no tienen
Apetencia de heridas
Ni hambre de piel.

No gobiernan las sombras
Este lugar hecho de nieve.
Confortables son las casas
Con sus leños ardiendo
Como la zarza milagrosa.

Es el Reino de la confianza
Donde nadie te hiere
Por la espalda.

No serás condenado
A disparar la flecha
Y además ser su blanco.

El sueño es bienvenido,
Ningún jabalí gruñe en la noche
Asediado por una jabalina.

No es este un mapa
De transterrados, de desterrados,
De gentes desplazadas
Como una gavilla de viento.

Es posible que este lugar
Resulte inexistente,
Pero a decir verdad,
Es todo lo que no es mi país,
Lo que nunca fué mi país,
Cada vez más lejano.

Para Fernando Rendón



PIEDRA SOBRE PIEDRA

“Con las piedras lanzadas
contra mí
he construido
los muros de mi casa”
Anise Koltz

Con las que han arrojado a mi paso
Podría edificar un estadio,
Un teatro y un sonoro Coliseo.
La Bolsa de valores,
Dos catedrales y un cementerio.
El estadio para que tremolen
Sus banderas mis enemigos.
El teatro para que ensayen
El tiro al blanco del furor o el improperio.
El Coliseo, cepo de odio, foso romano
Donde rujan los leones de su ira.
La bolsa de valores en la que fijan precio
Al vicio de respirar que me acompaña.
Una catedral con piedras de presidio.
Otra con vitrales y escenas de caza
En las que huyo, asediado por la jauría.
Y un inmenso cementerio imaginario,
Querida Anise Koltz,
Un inmenso cementerio
Donde abono las flores del olvido.



EL ROCK DE LOS ADIOSES

(Con las guitarras de Wichi Nogueras
y Ramón Fernández Larrea)

Y todos estos hombres que bailan
¿Van a morir? ¡Yeah!
Y los bárbaros que no llegan
Al poema del griego, ¿van a morir? ¡Oh, yeah!
Y el pájaro azul que me despierta
De la horrible pesadilla
En la que chapaleo ¿recubierto de lodo? ¡Yeah, yeah!
¿Y los niños, por Dios,
Los niños que vuelcan el cesto de sus voces
En medio de nuestra estúpida historia?
¡Sí, nena!
Y la luna rasurada y palmoteada con lavanda
Y la muchacha loca como los pájaros
Y los ríos donde la muerte se baña una y tres veces
Y las idiotas mañanitas de Dios
Y todos los poetas los engolados los puros
Los amorosos los solemnes y los piojosos
Todos los arrogantes y soberbios poetas
¿Van a morir? ¡Yeah! ¡Tres veces yeah!



LA CAÍDA DEL REINO

El poema ocurre así:
Uno llena el templo con sus dioses,
Lo puebla de objetos
Sacros para el rito
Pero puede poblarse
Con el brillo de los mercaderes.
El poema sigue así:
Uno regresa a él,
Latiga las palabras que le sobran,
Desaloja a los mercaderes y su brillo,
Desperdiga por el suelo
Los objetos del rito,
Advierte que sus dioses
Son ídolos de arcilla
Y sólo encuentra
El peso de un silencio malogrado.
El poema termina
Como un barco de papel
En los deltas del vacío.

Para Gustavo Pereira




EN UN VIEJO ÁLBUM

Rastreo un viejo álbum donde todos eran jóvenes poetas. Tienen un talante de engullidores del mundo a los que sólo detiene, de manera fugaz, la voz del brumoso retratista.

En sus retratos
Y bajo el ala secreta de un pájaro invisible
Un tono de inmortalidad flota en el aire.

Este poeta que veo sentado en una banca del jardín fue bibliotecario. Tuvo en sus manos libros abiertos como alas, papeles que volaron de sí, hacia la noche.

El de la página siguiente fue contador público. Hoy es un secreto al oído de la tierra, bajo una tarja blanca.

Acá está, con sus mostachos de mariscal, un buen ejemplar de la raza de poetas: fue arqueólogo y habita para siempre entre flechas rotas y un rebaño de piedras.

La bella mujer que lleva una blusa como brisa, volcaba sus regaños de maestra en el patio de la tarde y cuando no bordaba escribía sus versos a la patria. Sus discípulos son sombras que leen cuadernos de sombra y su patria feroz es el olvido.

La joven poetisa de labios carnosos y entreabiertos iba a clases de escultura: hoy esculpe las formas de la nada.

En sus retratos
Y bajo el ala secreta de un pájaro invisible
Un tono de inmortalidad flota en el aire.

Me detengo en una fotografía. En un rostro casi desvaído. Se habla de él como de un descendiente de antiguos campesinos que antes de encontrar la poesía fue vendedor de flores, jardinero, obrero textil. Sus versos trataban del viento y del sueño, del padre y del mar. Viento, sueño, padre y mar, lo visitan sin palabras.

Acá está el que fuera el más taciturno de todos. Fue políglota, tradujo cartas de amor y cartas de negocios, libros de viaje y poemas escritos en la babel del sueño. Hoy todos traducimos su silencio.

Un poeta corpulento al que aún en el retrato parece escuchársele la voz, nos deja saber que fue periodista y tipógrafo de diarios clandestinos en tiempos del dictador. Su voz se hace cada vez más clandestina y no hay mayor dictadura que la muerte.

A lo mejor todos ellos miraran fotografías de otros hombres adelantados en la fuga.

Como yo, que los miro con respeto y una terca ternura.



De Poemas sin libro:


LOS 5 ENTIERRO DE PESSOA

Pocas veces ocurre
Que al morir un poeta
Sean necesarios 5 ataúdes.
Como pocas veces ocurre
Que un poeta sea morada
Para que vivan en él,
Para que trabajen a sus anchas
Y duerman cuando quieran,
Sin pagar renta,
Sin amenazas del casero,
Otros 4 poetas.
Al entierro de Pessoa
Fueron con sigilo,
Así como vivieron.
Nunca le objetaron
La estrechez de su vivienda,
Ese raro vivir gabán adentro.
¿Pero no querrían más espacio
Ahora, en la rigidez de las formas?
No se vio a Pessoa en tertulia
Con sus 4 fantasmas cardinales.
No se le vio en grupo
Caminando hacia la tabaquería,
Compartiendo viudeces.
Pessoa y sus compinches.
Y esa forma
De no dejarse ver en los espejos.


JUAN MANUEL ROCA, Cantar de lejanía: Antología personal, Fondo de Cultura Económica, 2005.


Amalia Lateano
Amalia Lateano


Cantidad de envíos : 1002
Fecha de inscripción : 29/04/2022

Juan Manuel Roca (1946- Empty Re: Juan Manuel Roca (1946-

Mensaje por Amalia Lateano Mar 15 Nov 2022, 22:12

Estimado Pedro:

Cuantas maravillas nos traes... Encuentro una permanente alusión al agua, en cascadas, en ríos...
Gracias!!

Amalia
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 39463
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 75
Localización : Barcelona

Juan Manuel Roca (1946- Empty Re: Juan Manuel Roca (1946-

Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 16 Nov 2022, 06:53

Gracias a ti por tu interés, Amalia.

Un abrazo.
Pedro

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 36871
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 69
Localización : buenos aires

Juan Manuel Roca (1946- Empty Re: Juan Manuel Roca (1946-

Mensaje por cecilia gargantini Miér 16 Nov 2022, 15:06

Todo me gustó, pero "Cantata del país salvaje" y "Panfletos" me impactaron especialmente...tal vez por los momentos que vive el mundo,
Además, tiene muy buen manejo de las imágenes.
Graciasssssss Pedro. Besossssss
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 39463
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 75
Localización : Barcelona

Juan Manuel Roca (1946- Empty Re: Juan Manuel Roca (1946-

Mensaje por Pedro Casas Serra Jue 17 Nov 2022, 12:34

Gracias a ti, Cecilia, por tu interés.

(Este y los demás poetas, contemporáneos nuestros, que estoy trayendo al foro, se tratan de grandes autores, receptores de importantes premios nacionales e internacionales, y con una prolongada obra a sus espaldas, que, en ocasiones, desgraciadamente, no son muy conocidos fuera de sus fronteras nacionales. Es lamentable, puesto que la única frontera debería ser la del idioma, y ni siquiera esta, disponiendo, como lo hacemos, de buenos traductores.)

Un abrazo.
Pedro

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 36871
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 69
Localización : buenos aires

Juan Manuel Roca (1946- Empty Re: Juan Manuel Roca (1946-

Mensaje por cecilia gargantini Jue 17 Nov 2022, 14:44

Acuerdo totalmente con lo que decís, querido Pedro!!!!!!!
Besosssss
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 39463
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 75
Localización : Barcelona

Juan Manuel Roca (1946- Empty Re: Juan Manuel Roca (1946-

Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 18 Nov 2022, 04:56

Gracias por tu participación, Cecilia.

Un abrazo.
Pedro


Contenido patrocinado


Juan Manuel Roca (1946- Empty Re: Juan Manuel Roca (1946-

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb 28 Ene 2023, 06:17