Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1034079 mensajes en 47367 argumentos.

Tenemos 1564 miembros registrados

El último usuario registrado es Nicolaz

¿Quién está en línea?

En total hay 60 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 58 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Maria Lua, Pascual Lopez Sanchez


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el 05.12.23 16:39

Últimos temas

» NO A LA GUERRA 3
Robert Hass (1941- EmptyHoy a las 6:23 por Pedro Casas Serra

» Poetas españolas contemporáneas en las redes
Robert Hass (1941- EmptyHoy a las 5:51 por Pedro Casas Serra

» 2011-09-29 YO TENGO UN LORO PEQUEÑO...
Robert Hass (1941- EmptyHoy a las 4:43 por Pedro Casas Serra

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Robert Hass (1941- EmptyHoy a las 2:19 por Pascual Lopez Sanchez

» MAIACOVSKI (1893-1930) Y OTROS POETAS RUSOS, 2
Robert Hass (1941- EmptyHoy a las 2:09 por Pascual Lopez Sanchez

» CÉSAR VALLEJO (1892-1938)
Robert Hass (1941- EmptyHoy a las 1:58 por Pascual Lopez Sanchez

» POESÍA DE REPÚBLICA ÁRABE SAHARAUI
Robert Hass (1941- EmptyHoy a las 0:00 por Lluvia Abril

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
Robert Hass (1941- EmptyAyer a las 23:55 por Lluvia Abril

» LA POESIA MÍSTICA DEL SUFISMO. LA CONFERENCIA DE LOS PÁJAROS.
Robert Hass (1941- EmptyAyer a las 21:50 por Maria Lua

» Fabricio Carpinejar (1972-
Robert Hass (1941- EmptyAyer a las 21:46 por Maria Lua

Febrero 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829   

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Robert Hass (1941- Empty

3 participantes

    Robert Hass (1941-

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44167
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Robert Hass (1941- Empty Robert Hass (1941-

    Mensaje por Pedro Casas Serra 20.08.23 15:19

    .


    Robert Hass es un poeta estadounidense nacido el 1 de marzo de 1941 ganador del Premio Pulitzer. Fue Poeta Laureado de Estados Unidos de 1995 a 1997.

    Nacido en San Francisco, California, Hass es un poeta muy conocido en Estados Unidos tanto por la temática de sus obras como por la actitud que prevalece en sus poemarios. El alcoholismo de su madre es uno de los temas más relevantes de su poemario de 1996 Sun Under Wood. Durante la década de 1950 se aproximó a las figuras de Gary Snyder y Allen Ginsberg, hecho que motivó su cercanía en presupuestos a la poética beatnik. Tras licenciarse por la Escuela Católica de Marina, en 1958 comenzó a interesarse por el orientalismo y a prestar, en consecuencia, atención a manifestaciones literarias como el haiku. En la actualidad Hass está casado con la poetisa y activista contra la guerra Brenda Hillman, docente del Saint Mary's College of California.

    Trayectoria académica

    Robert Hass es graduado por Saint Mary's College of California, California, 1963, y obtuvo su MA y doctorado en lengua inglesa en Stanford University en los años 1965 y 1971, respectivamente. En la Universidad Stanford estudió con el poeta y crítico Yvor Winters, cuyas ideas más tarde influyeron en su escritura y pensamiento. En la misma universidad tuvo como compañeros a los poetas Robert Pinsky, John Matthias, y James McMichael. Hass enseñó literatura y escritura creativa en la Universidad de Búfalo en 1967. De 1971 a 1989, enseñó en Saint Mary's College, y más tarde se trasladó a la Universidad de California, Berkeley. Ha sido profesor visitante en el famoso taller de escritura creativa de la Universidad de Iowa en varias ocasiones.

    En los años 1995-1997, los años en que Hass fue Poeta Laureado (Poeta Laureado Consultor en Poesía en la Biblioteca del Congreso), se convirtió en un conocido defensor de la alfabetización, la poesía, y la conciencia ecológica. Atravesó su país impartiendo la docencia en lugares tan diversos como conferencias de altos directivos y de grupos cívicos, o como él ha dicho, "los lugares a los que los poetas no van." Desde que se definió a sí mismo como "agente de la ciudadanía", ha escrito una columna semanal sobre poesía en el diario Washington Post .En estos momentos ostenta el cargo de canciller de la Academia Americana de Poetas, es uno de los administradores del Premio de Poesía Griffin, y centra sus esfuerzos en campañas en defensa de la alfabetización y el medio ambiente.

    Robert Hass ha dicho que admira al poeta de la generación Beat Lew Welch en su poema "Raid Kills Bugs Dead". En la opinión de Hass, los cinco poetas más importantes de los últimos 50 años son el chileno Pablo Neruda, el peruano César Vallejo, y los poetas polacos Zbigniew Herbert (Nobel), Wisława Szymborska, y el también Nobel Czesław Miłosz.

    Mientras estuvo en Berkeley, Hass desarrolló la traducción de la poesía de su compañero y vecino Czesław Miłosz como parte de un proyecto en colaboración con Robert Pinsky y el propio Miłosz. En 1999 Hass apareció en Wildflowers, el debut como directora de cine de Melissa Painter. En la película, Hass interpreta el papel de un poeta que sufre una enfermedad crónica desconocida. Extractos de su poesía se incluyen en el guion, revisado por Hass y la actriz Darryl Hannah.

    (Sacado de https://es.wikipedia.org/wiki/Robert_Hass )


    *


    Algunos poemas de Robert Hass:


    De Field Guide (1973):


    EN LA COSTA CERCA DE SAUSALITO

    1

    No diré mucho del mar
    excepto que era, casi,
    del color de la leche cortada.
    El sol en aquel cielo despejado
    y nada amenazante estaba a baja altura.
    en ángulo con la fisura gris de los acantilados,
    con las verdes colinas repletas de manzanita.

    Marea baja: las rocas enlodadas
    moteadas de marrón y cubiertas de algas
    se fundían con la roca gris
    del rompeolas, deslizándose
    hacia profundidades antediluvianas.
    La vieja historia: en la mugre empieza la vida.

    2

    Pes-
    car, como decía Melville,
    "purgar la cólera",
    poner a trabajar mis manos torpes
    mis manos que se magullan
    sin tocar nada,
    le quitan las patas a una gamba,
    pelan su cáscara,
    y enroscan su cuerpo dos veces en un anzuelo.

    3

    El cabezón no goza de mucha estima
    por parte de los pescadores, excepto los italianos
    que tienen el buen tino
    de freír la pálida, casi azulada carne
    en aceite de oliva con una ramita
    de romero fresco.

    El cabezón, un feo pez atávico,
    tan antiguo como el litoral
    del que se alimenta
    tiene aletas como las membranas de un pato,
    se asemeja a un sapo prehistórico,
    y es delicadamente dulce.

    Al capturar uno, la feroz sacudida de sorpresa
    y la tensión del sedal
    son un reconocimiento.

    4

    Pero es extraño matar para gozar
    de una brusca sensación de vida.
    El peligro está
    en moralizar
    esa extrañeza.
    Al sostener al espinoso monstruo en las manos
    eran ojos y el sol estaba
    casi tangencial al planeta
    en nuestra costa agitada.
    Criatura y criatura,
    durante un siglo nos quedamos mirándonos.



    PRIMAVERA

    Compramos unas naranjas decorativas estupendas,
    galletas mexicanas, un oloroso té amarillo.
    Echamos un vistazo a las librerías. Tú
    preguntaste suavemente, "Bob, ¿quién es Ugo Betti?".
    Un hombre barbudo con apariencia de pájaro
    (parecía un sacerdote ruso
    con su porte imperial
    y una desastrada gabardina negra)
    se giró hacia nosotros, se aclaró
    su culta garganta, y
    nos contó interminablemente
    quién era Ugo Betti. La lenta
    filtración del sol por las ventanas
    barnizaba de oro la sedosa pelusa
    de tus brazos. El atardecer era
    una enorme y rara bestia fosforescente
    muriendo lentamente en la bahía.
    Esperaban nuestra casa y nuestros libros,
    los flacuchos y pequeños soldados en las estanterías.
    Después de cenar leí uno al menos.
    Cantaste, "Ugo Betti no tiene huesos",
    y cuando dije, "Los límites de mi lenguaje
    son los límites de mi mundo", te reíste.
    Hablamos toda la noche en lenguas desconocidas,
    en yemas de dedos, en dientes.



    De Praise (1979):


    SÍMIL HEROICO

    Cuando el espadachín cae en Los siete samurais de Kurosawa
    bajo la lluvia gris,
    en Cinemascope y en la dinastía Tokugawa,
    cae recto como un pino, cae
    como  Ajax cae en Homero
    en dáctilos cantados y el árbol es tan grande
    que el leñador tiene que volver dos días seguidos
    al sitio afortunado antes de que haya acabado de serrar
    y al tercer día trae a su tío.

    Apilan leños en el aire resinoso,
    cortando las pequeñas ramas,
    atando esos fardos por separado.
    Los pedazos cerca de las raíces
    son descuartizados y siguen siendo inmanejables;
    los leños del medio los parten por la mitad:
    diez fardos y cuatro grandes pilas de olorosa madera,
    lunas y cuartos de luna y medias lunas
    marcadas por los dientes de la sierra.

    El leñador y su tío el anciano
    permanecen en medio del bosque
    sobre un suelo de sustrato de pino y lodo primaveral.
    Han dejado de trabajar
    porque están cansados y porque
    no me he imaginado ningún animal de carga
    ni ningún tipo de carreta primitiva. Son demasiado astutos
    para llamar a los vecinos y volverse a casa
    con solo unos pocos leños tras tres días de trabajo.
    Están esperando que yo haga algo
    o a que el capataz Su Señoría
    venga y los arreste.

    ¡Cuánta paciencia tienen!
    El anciano fuma su pipa y escupe.
    El joven piensa que sería rico
    si fuera rico y tuviera una mula.
    Diez días de cargar sin parar
    y al séptimo día probablemente
    los atrapen, se vuelvan con las manos vacías
    o peor. No sé
    si son japoneses o micénicos
    y no hay nada que yo pueda hacer.
    El sendero desde aquí a esa aldea
    no está traducido. Un héroe, moribundo,
    proporciona quietud al ambiente.
    Un hombre y una mujer vuelven a casa
    desde el cine en silencio de fidelidades distintas.
    Existen límites para la imaginación.



    MEDITACIÓN EN LAGUNITAS

    Todo el nuevo pensamiento trata de la pérdida.
    En esto se parece al viejo pensamiento.
    La idea, por ejemplo, de que cada detalle borra
    la luminosa claridad de una idea general. De que el cara-
    payaso picapinos que sondea el tallado tronco muerto
    de ese abedul negro es, por su mera presencia,
    una especie de trágica caída desde un mundo primigenio
    de luz íntegra. O la otra idea de que,
    porque nada hay en este mundo
    a lo que el arbusto de zarzamoras corresponda,
    toda palabra es elegía de lo que significa.
    Hablamos de ello anoche, tarde, y en la voz
    de mi amigo había una brizna de tristeza, un tono
    casi quejumbroso. Después de un rato entendí que,
    hablando de esta forma, todo se disuelve: justicia,
    pino, cabello, mujer, tú y yo
    . Hubo una vez una mujer
    con la que hice el amor y recuerdo como, sujetando
    sus pequeños hombros entre mis manos, a veces
    sentía un violento asombro ante su presencia,
    como una sed de sal, del río de mi infancia
    con sus islas de sauces, la música ridícula del barco de recreo,
    lugares enlodados donde atrapábamos aquellos pececillos naranja-plateados
    llamados semillas de calabaza. Tenía poco que ver con ella.
    Anhelo, decimos, porque el deseo está lleno
    de distancias infinitas. Debo de haber sido lo mismo para ella.
    Pero la recuerdo muy bien, la forma en que sus manos deshacían el pan,
    lo que le dijo su padre y que le hizo daño, las coas
    que soñaba. Hay momentos en los que el cuerpo es tan numinoso
    como las palabras, días que son la carne prolongándose.
    Tanta ternura, aquellas tardes y noches
    repitiendo zarzamora, zarzamora, zarzamora.



    EL BANQUETE

    Los amantes holgazaneaban charlando en cubierta,
    los hombres con hombres y los hombres con nuevas mujeres,
    un poco chillonas y eléctricas, y con las esposas
    que mantenían la compostura y tenían caras bellamente perfiladas
    y una piel cobriza. Ella había sacado el pavo del horno
    y sus amigos estaban charlando en cubierta
    bajo la constante luz del sol. Los imaginaba
    dirigiéndose a la comida, en pequeños grupos, acabando
    frases, levantando un pepinillo o una tajada de pavo,
    mordisqueando un trozo con placer inconsciente. E
    imaginó disponerlo todo ingeniosamente, la carne blanca,
    los panes, los entrantes, los hongos y la ensalada
    colocados diestramente bajo el mostrador de roble, y cómo
    llegaban todos como en un baile cuando los llamaba. Trinchaba
    la carne y después lloraba. Después estaba en la oscuridad
    llorando. No sabía que es lo que quería.

    A Amalia Lateano le gusta esta publicaciòn

    Amalia Lateano
    Amalia Lateano


    Cantidad de envíos : 3380
    Fecha de inscripción : 29/04/2022

    Robert Hass (1941- Empty Re: Robert Hass (1941-

    Mensaje por Amalia Lateano 20.08.23 16:37

    Una maravilla de autor con imágenes muy logradas que me han enriquecido.

    Besos agradecidos Pedro
    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 39868
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Robert Hass (1941- Empty Re: Robert Hass (1941-

    Mensaje por cecilia gargantini 20.08.23 18:38

    No diré mucho del mar
    excepto que era, casi,
    del color de la leche cortada.
    El sol en aquel cielo despejado
    y nada amenazante estaba a baja altura.
    en ángulo con la fisura gris de los acantilados,
    con las verdes colinas repletas de manzanita.

    Belleza de poeta, querido amigo, que he disfrutado mucho. Cada imagen, un acierto!!!!!
    Besosssssssssss siempre
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44167
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Robert Hass (1941- Empty Re: Robert Hass (1941-

    Mensaje por Pedro Casas Serra 21.08.23 3:39

    Muchas gracias por vuestro interés y comentarios, Amalia y Cecilia.

    Un abrazo.
    Pedro

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44167
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Robert Hass (1941- Empty Re: Robert Hass (1941-

    Mensaje por Pedro Casas Serra 21.08.23 5:01

    .


    De Human Wishes (1989):


    UNA HISTORIA ACERCA DEL CUERPO

    El joven compositor, que trabajaba ese verano en una colonia de artistas, la había estado mirando durante una semana. Ella era japonesa, pintora, cerca de los sesenta y él pensó que se había enamorado de ella. Le encantaba su obra y su obra era semejante a la forma en que  movía su cuerpo, usaba las manos, lo miraba directamente cuando respondía divertida y atentamente a sus preguntas. Una noche, caminando de vuelta de un concierto, llegaron a la puerta de ella y ella se volvió y dijo, «creo que te gustaría hacerlo conmigo. A mí también me gustaría, pero debo decirte que me han hecho una doble mastectomía», y, al no entenderlo él,  «he perdido ambos pechos». Lo radiante que él había llevado a todos lados en el vientre y la cavidad del pecho –como música– se marchitó muy rápidamente, y se obligó a mirarla cuando le dijo, «lo siento, pero no creo que pudiera». Caminó de regreso a su propia cabaña entre los pinos, y por la mañana encontró un pequeño cuenco azul en el porche justo tras la puerta. Parecía estar lleno de pétalos de rosa, pero descubrió cuando lo recogió que los pétalos de rosa estaban por encima; el resto del cuenco –ella debía haberlas de las esquinas de su estudio– estaba lleno de abejas muertas.



    MISERIA Y ESPLENDOR

    Convocados conscientemente por el recuerdo, ella
    estará sonriendo, los dos estarán en la cocina hablando,
    antes o después de la cena. Pero están en otra habitación,
    la ventana está hecha de vidrios diminutos, y están en un sofá
    abrazándose. Él la sujeta tan fuerte
    como puede, ella se entierra en su cuerpo.
    Es por la mañana o quizá por la tarde, la luz
    fluye a través de la habitación. Fuera,
    al día lo sucede lentamente la noche,
    y después el día. El proceso se tambalea
    y se acelera: semanas, meses, años. La luz en la habitación
    permanece inalterable, así que es obvio lo que está sucediendo.
    Intentan convertirse en una sola criatura,
    pero algo no consiente. Son tiernos
    el uno con el otro, temerosos
    de que sus breves, agudos gritos les lleven a aceptar el momento
    en que volverán a separarse. Así que se restriegan contra el otro,
    secas sus bocas, después húmedas, después secas.
    Se sienten en el centro de una poderosa
    y desconcertada voluntad. Sienten
    que son un único animal casi completo,
    arrojado por las olas a la orilla de un mundo—
    o acurrucado contra la puerta de un jardín—
    del que no pueden admitir que jamás lograrán ser admitidos.



    De Time and Materials (2007):


    EL MUNDO COMO DESEO Y REPRESENTACIÓN

    En mi infancia, mi padre, todas las mañanas...
    algunas mañanas, durante un tiempo, cuando tenía diez o así,
    mi padre le daba a mi madre una medicación llamada antabuse.
    Te provocaba arcadas si bebes alcohol.
    Eran unas pildoritas amarillas. Las machacaba
    en un vaso, las disolvía en agua, le pasaba a ella
    el vaso y no le quitaba ojo mientras bebía.
    Era a finales de los años cuarenta, una época,
    un mundo social, en el cual los hombres se levantaban
    y se iban al trabajo, dejando a las mujeres con los niños.
    Me guiñaba como se guiñaba en los años cuarenta.
    No le quitaba ojo para que ella no pudiera "hacerle
    una jugarreta” o "colársela" a una pareja
    tan avispada como nosotros dos. Oigo aquellas
    frases en las viejas películas y no puedo evitar acordarme.
    La razón de que machacara el medicamento a conciencia
    era que las pastillas podían esconderse bajo de la lengua
    y escupirse más tarde. La razón de que este ritual
    sucediera tan temprano por la mañana –me decía,
    y yo sabía que era cierto– era que ella podía
    si quería, inducirse el vómito,
    así que había que vigilarla hasta que hubiera
    asimilado la medicación. Difícil verter en estos versos,
    el ritmo del espectáculo. Machacaba dos de ellas
    hasta convertirlas en polvo en un vaso, lo llenaba de agua,
    se lo acercaba, y la vigilaba mientras bebía.
    En mi recuerdo él viste un traje, gris,
    de espiguilla, una camisa blanca que ella ha planchado.
    Algunas mañanas, como en los cómics que leíamos
    en los que Dagwood se marchaba temprano para apaciguar
    a Mr. Dithers, dejando a Blondie las cortezas
    de una tostada y los amarillos riachuelos de huevo
    por limpiar antes de que se fuera de compras
    -lo que el comic llamaba un frenesí de compras-
    con Trixie, la vecina de al lado, mi padre
    solía tomar un bus temprano y de mejaba la tarea
    de la vigilancia a mí. “Échale un ojo a mamá, socio”.
    ¿Conoces el pasaje de La Eneida? El hombre
    que abandona la ciudad en llamas con su padre
    a hombros, sujetando a su hijo de la mano,
    pretende salirse con la suya entre los tapices en llamas
    y las columnas que se caen, mientras el profeta ciego,
    los brazos levantados, aúlla desde la cámara interior,
    “La gran Troya cayó. La gran Troya ya no existe”.
    Desplomada en su bata, arrepentida y dócil,
    mi madre en la mesa de la cocina sufría arcadas y bebía,
    bebía y sufría arcadas. Obtenemos nuestra primera idea
    moral sobre el mundo -sobre la justicia y el poder,
    el género y el orden de las cosas- de algún sitio.



    ESA MÚSICA

    La plata del arroyo bajo el sol de casi agosto,
    y el luminoso aire seco, y los últimos regueros de nieve fundida,
    filtrándose a través de las raíces de las hierbas de montaña,
    la salvia, la retama, o la roya de la pradera.

    ¿Se consultan? ¿Se consultan los cuerpo de los amantes
    en el atardecer del verano, el aliento de él, la cara adormilada
    de ella...? ¿Lo hace la leve brisa en los pinos?
    Si fueras el intérprete, si fuera tu tarea.


    ROBERTO HASS
    https://www.airesdelibertad.com/t47664-robert-hass-1941


    Contenido patrocinado


    Robert Hass (1941- Empty Re: Robert Hass (1941-

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: 27.02.24 7:04