Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 954803 mensajes en 44523 argumentos.

Tenemos 1503 miembros registrados

El último usuario registrado es Alberto Gut

Los posteadores más activos de la semana

No hay usuarios

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 25 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 24 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Chambonnet Gallardo


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Mayo 2022

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares Empty

Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 37479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares Empty Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares

Mensaje por Pedro Casas Serra Sáb 26 Mar 2022, 15:19

.


Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares


Del prólogo de Enrique Badosa (extracto):

"La traducción es un modo óptimo de leer un poema, porque da medida de su universalidad. La traducción manifiesta hasta qué punto un poema posee -además de los contenidos de la forma- los contenidos de un fondo que sigue siendo significativamente poético en otro idioma. Y también es un modo óptimo de llamar las distraídas atenciones hacia unos autores cuyo valor es consabido, pero no siempre verdaderamente sabido, conocido.

En el ámbito de las líricas medievales hispánicas, Cataluña aporta el  grandioso quehacer de un grupo de poetas cuyo primer nombre es -cronológicamente- Ramón Llull, y que concluye con Joan Roís de Corella. Hacia este grupo me interesa llamar la atención ... de los lectores de lengua castellana ... que conocen escasamente su lírica medieval. Porque estos poetas -sucesivamente, Ramón Llull, Jacme Marc, Peires Marc, Andreu Febrer, Jordi de Sant Jordi, Ausias Marc y Joan Roís de Corella- son algo más que un valor histórico-literario: poseen una plenitud de contenido lírico válido también para nuestros días. ... Porque yo siento que son obras clásicas, es decir valederas en todas las épocas. Obras que poseen esa autonomía de valor y de significado artístico y humano en virtud del cualno pertenecen tanto al pasado como al constante aquí y ahora de todo hombre que se acerque a ellas con el espíritu libre de prejuicios estéticos e historicistas.

Al traducir un poema, siempre he creído estar haciendo una labor divulgadora. Era todo lo que me proponía, y a sabiendas de que toda traducción -aún la más impecable- es caduca, y tiene una vigencia limitada por condiciones de sensibilidad y evolución lingüísticas y literarias. Sólo con esta conciencia el traductor puede llevar adelante su tarea con humilde actitud que le permita traducir de verdad: esto es, no realizar variaciones propias sobre temas ajenos. Y esta mentalidad, esta ética de traducción, me ha llevado a buscar, en mi trabajo, la mayor posible de las fidelidades en unas versiones que pretendo que sean también obra de arte, y en las que renuncio a manifestarme como poeta creador, para dar noticia de los poetas cuya obra traduzco.

El decasílabo catalán equivale, generalmente, al alejandrino castellano de catorce sílabas. La misma cesura que en cuarta tiene este verso catalán, corresponde en cierto modo a la del verso castellano. La solemnidad de uno y otro verso son muy parecidas, ambas muy de arte mayor. Por todo esto, he sentido que el alejandrino blanco era el mejor medio para la versión de estos poemas. Desde luego, los versículos de Llull los he traducido en prosa.
...

Ramon Llull (¿1233?-¿1315?), en su Libro de amigo y Amado (Llibre d'amic i Amat), es el gran dialéctico del amor a lo divino. El Libro... consta de tantos versículos como días tiene el año, y cada uno de ellos está dedicado a la cotidiana meditación.
...

Jacme Mar -1335-1410-, tío de Ausias Marc, sigue a Llull, en el itinerario antológico, con una obra a la que le falta un verso. Uno de esos poemas en los que se dicen palabras poseedoras de plenitud expresiva. Es un poema amoroso y dolorido.
...

Peires Marc ¿1338-1413? -hermano de Jacme y padre de Ausias- continúa el correntío de gravedad moral que es propio de la lírica catalana del Medioevo.
...

Andreu Ferrer (1377/80-1437/¿44?) fue el primer traductor peninsular de la Commedia... Alcanza en algunos de sus poemas originalidad en la expresión y en el tono, y delicadeza de artista.
...

Jordi de Sant Jordi -¿1395-1424?- noble y cortesano poeta y elegante caballero,  a quien el Marqués de Santillana llamaba cavallero prudente, es modelo de escritor refinado y cortés, viril, y de palabras templadas  en el trato con la dama.
...

Ausias Marc -1397-1459-, vive en una difícil y continua tensión, en un conflicto arriesgado y lacerante entre sus realidades espirituales: la exterior de su vida en el mundo, y la de una aspiración religiosa con la cual esa primera realidad no se muestra acorde. Dialéctica constante entre la razón y la pasión. Por la cantidad, calidad y talante espiritual, es el más grande de los poetas medievales catalanes, y uno de los más grandes de todos los tiempos. Es manifiesto su influjo en la literatura catalana y castellana.
...

Joan Roís de Corella -1433/1443-1497-, es tan importante poeta como prosista. Es ya el menos medieval del grupo, pero sus versos siguen poseyendo el tono propio de los líricos de la Edad Media.
...

Mi ética y mi estética al traducir, consisten en fidelidad servicial, que no servil. Fidelidad con la que acercarse cuanto más mejor a un equivalente literario que permita reconocer la obra original. Traducción como creación, por supuesto; pero no a costa de la integridad del poema."

ENRIQUE BADOSA

(Para leer poemas de Enrique Badosa: https://www.airesdelibertad.com/t45482-enrique-badosa#962075 )


*


Breve selección de poemas del libro (en su traducción al castellano de Enrique Badosa):


RAMÓN LLULL, del Libro de amigo y Amado (Llivre d'amic i Amat):

II. -Los caminos por los cuales el amigo busca a su Amado son largos, peligrosos, poblados de consideraciones, de suspiros y de llantos, e iluminados de amores.

V. -Dijo el amigo al Amado: -Tú que llenas el sol de resplandor, llena de amor mi corazón. -Respondió el Amado: -Sin plenitud de amor, no habría llanto en los ojos ni tú habrías venido a este lugar para ver al que te ama.

VIII. -Di, amigo -dijo el Amado-, ¿tendrás paciencia, si te doblo tus languideces? -Sí, con tal de que me dobles mis amores.

XII. -Di, loco por amor, ¿qué cosa es más visible, el Amado en el amigo o el amigo en el Amado? -Respondió y dijo que el Amado es visto por amores, y el amigo por suspiros y llantos, por pesares y dolores.

XV. -Di, pájaro que cantas, ¿te has puesto bajo el amparo de mi Amado para que te defienda del desamor y para que multiplique el amor en ti? -Respondió el pájaro: -¿Y quién me hace cantar, sino solamente el señor de amor, para quien el desamor es una ofensa?

XVII. -Entre los ojos y la memoria del amigo hubo un debate, porque los ojos decían que es mejor ver al Amado que recordarlo, y la memoria dijo que por el recuerdo sube el agua a los ojos y el corazón se inflama de amor.

XXII. -El amigo estuvo enfermo y el Amado le cuidaba, le alimentaba con mérito, le daba de beber amor, le acostaba en la paciencia, le vestía de humildad y le medicaba con verdad.

XXIV. -Le dijeron al amigo: -¿De dónde vienes? -Vengo de mi Amado. -¿Adónde vas? -Voy a mi Amado. -¿Cuándo regresarás? -Permaneceré con mi Amado. -¿Cuánto tiempo permanecerás con tu Amado? -Tanto tiempo cuanto mis pensamientos estén en él.

XXV. -Los pájaros cantaban al alba y el Amado, que es el alba, se despertó. Y los pájaros acabaron su canto y el amigo murió por el Amado, en el alba.

XXVI. -El pájaro cantaba en el jardín del Amado. El amigo llegó y le dijo al pájaro: -Si con el lenguaje no nos entendemos, entendámonos con el amor, pues en tu canto mi Amado se representa a mis ojos.

XXVIII. -Se encontraron el amigo y el Amado, y le dijo el Amado al amigo: -No es necesario que me hables. Para que te dé lo que pidas, hazme señas con tus ojos, que son palabras para mi corazón.

XXXII. -El amigo buscaba devoción en los montes y en los llanos, para ver si su Amado era servido; y encontró que faltaba en todos aquellos lugares. Y por esto se puso a excavar en la tierra, para ver si allí encontraría su plenitud, ya que sobre la tierra no hay devoción.

XXXIV. -Di, pájaro que cantas de amor a mi Amado, ¿por qué me atormenta con amor quien me ha tomado para que fuera su servidor? -El pájaro respondió: -Si por amor no soportases pesares, ¿con qué amarías a tu Amado?

XXXV. -El amigo iba pensativo por los caminos de su Amado, y tropezó y cayó entre espinas, y le pareció que eran flores, y que su lecho era de amores.

XXXVII. -El amigo cantaba y lloraba cantos de su Amado, y decía que amor de corazón de amante es cosa más veloz que resplandor de rayo y que trueno en el oído, y que es más viva el agua en el llanto que en las olas del mar. Y que el suspiro está más cerca del amor que la nieve de la blancura.

XXXVIII -Le preguntaron al amigo por qué su Amado era glorioso. Respondió: -Porque es gloria. -Le preguntaron por qué era poderoso. Respondió: -Porque es poder. -Y por qué es sabio. -Porque es sabiduría. -Y por qué es amable. -Porque es amor.

XXXIX. -El amigo madrugó e iba buscando a su Amado. Encontró gente que iba por el camino y les preguntó si habían visto a su Amado. Le respondieron preguntándole en qué hora su Amado se ausentó de sus ojos mentales. El amigo contestó, y dijo: -Desde que vi a mi Amado en mis pensamientos, jamás estuvo ausente de mis ojos corporales, ya que todas las cosas visibles me representan a mi Amado.

XL. -Con ojos de pensamientos, de fatigas, de suspiros y de llantos el amigo miraba a su Amado. Y con ojos de gracia, de justicia, de piedad, de misericordia y de liberalidad el Amado miraba a su amigo. Y el pájaro cantaba este agradable mirar.


(Continuará)


Última edición por Pedro Casas Serra el Mar 29 Mar 2022, 13:41, editado 1 vez

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 37479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares Empty Re: Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares

Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 27 Mar 2022, 14:18

.


XLIV. -Dos son las hogueras que calientan el amor del amigo: la una está sostenida por deseos, placeres y meditaciones; la otra está compuesta de temor, fatiga y de lágrimas y de llantos.

LIII. -El amigo iba por una ciudad como loco, cantando acerca de su Amado. Y las gentes le preguntaron si había pedido la razón. Respondió que su Amado le había robado la voluntad, y que él le había dado el entendimiento. Por lo que solo le quedaba la memoria, con la cual recordaba a su Amado.

LVI. -Le preguntaron al amigo: -¿Cuáles son tus riquezas? -Respondió: -Las pobrezas que sufro por mi Amado. -Y, ¿cuál es tu reposo? -La fatiga que el amor me da. -¿Y quién es tu médico? -La confianza que tengo en mi Amado. ¿Y quién es tu maestro? - Respondió y dijo que los significados que las criaturas dan a su Amado.

LVII. -El pájaro cantaba en una rama llena de hojas y de flores, y el viento movía las hojas y traía el olor de las flores. El amigo le preguntaba al pájaro qué significaban el movimiento de las hojas y el olor de las flores. Respondió: -En su movimiento, las hojas significan obediencia. Y el olor, sufrimiento y desventura.

LXI. -Di, loco: -¿Qué harías, si tu Amado te desamara? -Respondió y dijo que amaría para no morir, puesto que desamor es muerte y amor es vida.

LXIV. -Le preguntaron al amigo qué era la bienandanza. Respondió que era la malandanza soportada por amor.

LIX. -Los caminos de amor son largos y breves, porque amor es claro, puro, limpio, veraz, sutil, sencillo, fuerte, diligente, luminoso y abundante en nuevos pensamientos y en viejos recuerdos.

LXXIII. -Di, loco, ¿qué fue antes, tu corazón o el amor? -Respondió y dijo que su corazón y el amor existieron al mismo tiempo. Pues de no ser así, el corazón no hubiese sido creado para amar ni el amor hubiese sido creado para pensar.

LXXVII. -El amigo llamó a las gentes en alta voz y dijo que el amor les ordenaba amar mientras anduvieran y mientras reposaran, al velar y al dormir, al hablar y al callar, al comprar y al vender, al llorar y al reír, en el placer y en la fatiga, al ganar y al perder. Y que amasen en todas las cosas que hiciese, pues así el amor se lo ordenaba.

LXXXV. -El amigo le preguntó su Amado qué cosa era mayor: amor o amar. El Amado respondió y dijo que, en la criatura, amor es el árbol y amar es el fruto, y las angustias y las fatigas son las flores y los frutos, y que en Dios amor y amar son una misma cosa, sin ningún trabajo ni fatiga alguna.

XCI. -El Amado se ausentó de su amigo y el amigo buscaba a su Amado con memoria y con entendimiento, para poderle amar. El amigo halló a su Amado y le preguntó dónde había estado. Respondió: -En la ausencia de tu memoria y en la ignorancia de tu inteligencia.

XCIII. -El Amado sembraba deseos, suspiros, virtudes y amores en el cuerpo del amigo. El amigo regaba las semillas con lágrimas y con llantos.

XCIV. -El Amado sembraba afanes, tribulaciones y fatigas en el cuerpo del amigo. El amigo sanaba su cuerpo con esperanza, devoción, paciencia y consuelos.

XCVI. -Le preguntaron al amigo a quién pertenecía. Respondió: -Al amor. -¿De quién eres? -De amor. -¿Quién te ha engendrado? -Amor. -¿Dónde nacieste? -En amor. -¿Quién te ha alimentado? -Amor. -¿De qué vives? -De amor. ¿Cómo te llamas? -Amor. ¿De dónde vienes? -De amor. ¿Adónde vas? -A amor. ¿Dónde estás? -En amor. -¿Tienes algo más que no sea amor? -Respondió: Sí, culpas y agravios contra mi Amado. -¿Hay perdón en tu Amado? -Dijo el amigo que en su Amado había misericordia y justicia, y que por esto su albergue estaba entre temor y esperanza.

CXVII. -El amigo y el Amado discutieron y sus amores les apaciguaron. Y se discutió sobre cuál amor puso en ello mayor amistad.

CXXII. El amor iluminó la nube que se había puesto entre el amigo y el Amado. Y la hizo tan luminosa y resplandeciente como la luna en la noche, la estrella en el alba, el sol en el día y el entendimiento en la voluntad. Y a través de aquella nube tan luminosa, el amigo y el Amado se hablan.

CXXIX. -Con pluma de amor, con agua de llanto y en papel de pasión, el amigo escribía una carta al Amado y con ella le decía que la devoción disminuía, que el amor se moría, y que el pecado y el error multiplicaban sus enemigos.

CXXXI. -El amigo yacía en lecho de amor. Las sábanas eran de placeres, la colcha era de fatigas, y la almohada era de llantos. Y se discutían sobre si la tela de la almohada era de la tela de las sábanas o de la tela de la colcha.

CXXXIII. -El Amado rogaba a su amigo que no le olvidase. El amigo respondía que no le podía olvidar, ya que no le podía ignorar.

CXLVI. -Dios ha creado la noche para que el amigo vele y piense en las noblezas de su Amado. Y el amigo pensaba que la había creado para que los que están en fatigas de amor reposen y duerman.

CLI. -El Amado privó de la palabra a su amigo, y el amigo se consolaba mirando a su Amado.

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 37479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares Empty Re: Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares

Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 28 Mar 2022, 12:59

.


CLXIV. -Di, amante, ¿qué entiendes mejor, la verdad o la falsadad? -Respondió que la verdad. -¿Por qué? -Porque entiendo la falsedad para poder entender mejor la verdad.

CLXXII. -Decía el amigo: -Si queréis fuego, amantes, venid a mi corazón y encended vuestras lámparas. Y si queréis agua, venid a mis ojos, que derraman lágrimas. Y si queréis pensamientos de amor, venid a tomarlos en mis meditaciones.

CLXXV. -Di, hombre que por amor vas como loco, ¿hasta cuándo serás esclavo y estarás sometido a llorar y a soportar trabajos y fatigas? -Repondió: -Hasta el tiempo en que mi Amado separe en mí el alma y el cuerpo.

CLXXXIX. -Di, loco, ¿entre qué se hace la mayor comparación y semejanza? -Respondió: -Entre el amigo y el Amado. -Le preguntaron por qué razón. Respondió que por amor, que estaba entre los dos.

CXCVIII. -Le preguntaron al amigo qué cosa era la que se hallaba más lejos de su corazón, y él contestó que el desamor. Y le preguntaron por qué razón. Respondió que porque lo que más cerca estaba de su corazón era el amor, que es lo contrario del desamor.

CXCIX. -Di, loco, ¿sientes enviadia? -Respondió: -Sí, siempre que olvido la largueza y las riquezas de mi Amado.

CCXI. -Di, loco, ¿por qué tienes tan gran amor? -Respondió: -Porque el viaje que hago en busca de mi Amado, es largo y preligroso. Conviene que le busque llevando una gran carga, y he de ir con presteza. Y sin amor no podría cumplir todas estas cosas.

CCXXIII. -Se discutía sobre si el amor estaba más cercano al pensamiento o a la paciencia. El amigo resolvió el caso y dijo que el amor se engendra en los pensamientos y se sustenta en la paciencia.

CCXXVI. -La voluntad se separó del amigo, y se entregó al Amado. Y el Amado encarceló la voluntad del amigo para ser amado y servido por él.

CCXXX. -El Amado fue a albergarse en el hostal de su amigo, y su amigo le preparó un lecho de pensamientos. Y suspiros y llantos le servían. Y el Amado pagó su hospedaje con remembranzas.

CCXXXIV. -Amor es mar atribulado por olas y viento, en el que no hay puerto ni orilla. El amigo perece en el mar, y en su peligro perecen sus tormentos y nacen sus perfecciones.

CCLVII. -El Amado está muy por encima del amor, y muy por debajo del amor está el amigo. Y el amor, que está en medio, desciende al Amado hacia el amigo y eleva al amigo hacia el Amado. Y en el descenso y en la elevación vive y toma principio el amor por el cual el amigo languidece y el Amado es servido.

CCLVIII. -A la derecha del amor está el Amado, y el amigo está a la izquierda. Y por esto el amigo no puede llegar a su Amado sin pasar por el amor.

CCLIX. -Delante del amor está el Amado, y el amigo está detrás del Amado. Y por eso el amigo no puede llegar al amor hasta que sus pensamientos y sus deseos hayan pasado por el Amado.

CCLXXIX. -Le preguntaron al amigo si quería vender su deseo, y él contestó que se lo había vendido a su Amado por una moneda tal que con ella podría ser comprado todo el mundo.

CCCXXX. -Los deseos y los recuerdos del amigo trasnocharon y fueron en romería y peregrinación por las noblezas del Amado, y le trajeron al amigo facciones de su Amado, y llenaron el entendimiento de resplandor, gracias al cual la voluntad multiplicaba sus amores.

CCCXXXIII. -El amigo se hallaba en tierra extraña, y olvidó a su Amado, y echó de menos a su señor, a su mujer, a sus hijos y a sus amigos. Pero volvió a recordar a su Amado para consolarse y para que su ausencia no le causase añoranza y tristeza.

CCCXLI. -El amigo reflexionó sobre la muerte y sintió miedo hasta que se acordó de la ciudad de su Amado, de la cual muerte y amor son puerta y entrada.




Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 37479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares Empty Re: Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares

Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 28 Mar 2022, 13:16

.


JACME MARC



AFLIGIDO, CANSADO Y SIN COMEDIMIENTO...

Afligido, cansado y sin comedimiento
vivo lejos del mundo, me aborrezco a mí mismo,
y lamento mi mal que cada día crece
tanto que soportarlo es para mí muy duro.
Pero estoy obligado, pues Amor lo desea,
a sufrir el dolor que me quiera imponer,
puesto que en tal lugar me obligó a enamorarme,
...(*)

El hecho de que ahora comience este camino,
se debe a que estoy lejos y a que no puedo verla;
ya con ninguna cosa puedo regocijarme
ni causar bien alguno, ni causar alegría.
Puesto que estoy tan lejos y la veo tan poco,
ya lo he perdido todo, excepto el pensamiento
que de día y de noche me causa gran tortura,
y tengo mucho miedo de que quiera dejarme.

Si busco algún remedio con que sufrir mi mal
con un dulce pesar, puesto que yo razono,
y si acaso imagino que veré prontamente
aquellos grandes bienes que contemplo en su cuerpo:
¿qué me causará esto, sino un mayor dolor?
Ya que, cuando la miro, mayor es el deseo
y nada encuentro en ella que venga a demostrarme
que en alguna ocasión aliviará mi pena.

Me resulta imposible suplicar tal ardor,
pues un fuego tan grande sobrepasa mis fuerzas
y tan fuerte ha prendido, para mi desventura,
que me olvido de mí aun de otros amores.
Si recuerdo, no obstante, un sabroso consuelo,
revivo de placer cuando pienso de dónde
proviene tanto mal; y el mal no será nada,
viniendo de quien viene, aunque cause la muerte.

Y por ello me esfuerzo y tanto como puedo
soporto mi dolor, esperando un gran bien.
Y si ella no me quiere, moriré cual herido
que sale dulcemente de aquel trance tan duro.
Pensando darme muerte, pues soy libre de hacerlo,
la falta de valor me domina el espíritu.
¡Ay de mí, que ya muero al pensar lo que he dicho,
pero Amor no permite que yo me desespere!

De calidad, de amor, también de entendimiento,
cambié desde el instante en que atrevíme a amaros;
y os puedo asegurar que en nada os ofendí:
antes bien, me parece que he mejorado en todo.

(*) Verso perdido: el último de la primera estrofa.

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 37479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares Empty Re: Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares

Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 28 Mar 2022, 13:42

.


PEIRES MARC


EN CUANTO EL HOMBRE NACE,
YA COMIENZA A MORIR

En cuanto el hombre nace, ya comienza a morir
y, mientras muere, crece y creciendo se muere
cada día y no cesa de avanzar un instante,
ni siquiera al comer, al yacer o al dormir,
hasta que, por la edad, muere y cae en la nada,
y llega, de este modo, al fin que está mandado,
con dolor o con gozo, enfermo o con salud,
ya que nadie traspone el último lindero.

Es demasiado cierto que no habrá quien engañe
a la muerte y en esto nada valen remedios,
ni fuerza, ni mentira, ni riqueza, ni mando.
Y es demasiado cierto el día en que vendrá
y cómo y cuándo y dónde, pues todo arnés traspasa,
no pueden detenerla muro, foso o castillo,
y toma de igual modo al cuerdo que al orate:
todos somos iguales, hechos de igual materia.

Muy bien sabemos todos que de aquí partiremos
más tarde o más temprano, y no valdrán engaños.
Quien sabe meditar, ve que todo es muy breve;
pero el hombre alocado no quiere preocuparse,
pues al mirar su carne que ve hermosa y robusta,
y la frente pulida y el cuerpo bien formado,
todo su corazón y su mente dedica
a las cosas mundanas, de las que no se cansa.

Recordemos, si os place, aunque sea un momento,
cómo fuimos creados de vil mercadería,
el lugar sucio en donde nos tenía la madre,
aquella cosa vil con que ha de alimentarnos,
y que, cuando nacemos, la madre queda exhausta,
y nosotros lloramos debido a fuerte angustia,
y entramos en el mundo, lleno de falsedades,
que tan pronto nos mata como nos enardece.

Oh tú, viejo podrido, ¿y qué puedes decir
cuando te ves llagado por el mal cada día?
Es un mensaje cierto el que te da la Muerte,
pero tú no lo quieres ni entender ni escuchar,
sino que, como el puerco que yace en la gran charca
de fango pestilente, te entregas al pecado
hablando, pleiteando, cometiendo maldades
con falso corazón y mano avariciosa.

Tenéis que daros cuenta, y muy profundamente,
del estado del hombre, que cambia cada día:
el rico se empobrece y el pobre se enriquece,
el fuerte se hace débil y el débil se hace fuerte,
y el dolor, de improviso, atrapa al hombre joven,
que se muere en seguida como un viejo sin fuerza;
y el viejo que es mezquino, del gato hace un león
y medita muy poco la muerte que le acecha.

Dios sabe por qué deja que gobierne el malvado,
el loco, el vanidoso, el que calumnia al justo.
Este se muestra bueno, si no obtiene bailía;
y en cuanto la consigue, se vuelve fiero y vil.
Mientras es monje en Grasa, ese otro es muy humilde;
mas se vuelve orgulloso, si alcanza dignidades.
Y aquel que ahora rige una ciudad notable,
estaría mejor de porquero en Tarrasa.

El que gustosamente quiera servir a Dios
y pasar por el mundo con muchas alegrías,
debe entregar a Dios toda su voluntad
y no intentar que Dios se avenga a sus deseos.
Pues muy bien sabe Dios a quien le da un mazazo
a fin de aniquilarle, o a quien tener llagado
para ponerle a prueba o hacer su voluntad
con aquello que es suyo, y es justo que lo haga.

Del Papa yo escuché, cuando pasa las lindes
de este exilio y acude a someterse al Juicio:
¡Ojalá hubiera sido el más simple boyero,
pues las glorias del mundo conducen al pecado!


Yo le pido al Señor -yo, Peires Marc- que quiera
darme un corazón fuerte y una voluntad firme
para que de buen grado tome la adversidad
y sin orgullo el bien que brevemente pasa.


Juicio: Referencia a una "Danza de la Muerte", según verosímil opinión de Josep Romeu i Figueras


Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 37479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares Empty Re: Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares

Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 28 Mar 2022, 13:53

.


ANDREU FEBRER


¡CUERPO AVARO, MEZQUINO
Y RICO DE MERCEDES...!

¡Cuerpo avaro, mezquino y rico de mercedes,
y franco y liberal y colmado de honores,
el mejor de este mundo! Si yo no os di motivo,
¿por qué, pobre de mí, deseáis darme muerte?
Desamado, angustiado, triste, ya sin aliento,
llevando con amor las más graves tristezas,
puesto que no soy vuestro, ¿de quién habré de ser?
¡Acaba pronto, Muerte, mi áspera aventura!


Estoy abandonado, Amor no me sostiene,
soy desdichado y triste. ¿Por dónde podre huir,
pues aquella sin par, mejor que todo bien,
no me quiere por suyo y negligente olvida
este fiel amor mío y cuánto yo la quiero?
Mi corazón, cansado, no piensa amar a otra.
Puesto que no soy vuestro, ¿de quién habré de ser?
¡Acaba pronto, Muerte, mi áspera aventura!


En hora mala vi qué dulzura os asiste,
la fiel y alegre gracia que os hace tan perfecta;
y en hora mala vi mi firme y leal fe
que provoca rumores que a mi amor avergüenzan,
ya que nunca obtendré ningún placer de vos,
a no ser el de amaros, si os parece correcto.
Puesto que no soy vuestro, ¿de quién habré de ser?
¡Acaba pronto, Muerte, mi áspera aventura!


Lejano amor, las cosas que veo aquí y allá,
las hallo viles, vanas como efímera sombra.
Puesto que no soy vuestro, ¿de quién habré de ser?
¡Acaba pronto, Muerte, mi áspera aventura!


Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 37479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares Empty Re: Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares

Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 29 Mar 2022, 04:19

.


JORDI DE SANT JORDI


PRIVADO ESTOY DE AMIGOS, DE BIENES,
DE SEÑOR...

Privado estoy de amigos, de bienes, de señor,
en un lugar extraño y en extraño paraje,
lejos de todo bien, harto de enojos, triste,
están mi voluntad y mi pensar cautivos,
me encuentro sometido del todo a un mal poder
y no veo que nadie se preocupe de mí,
cargado de cadenas, vigilado, encerrado,
y esto he de agradecerle a mi triste ventura.

Hubo un tiempo en el cual nada me complacía,
y ahora me contenta lo que me da tristeza;
y creo más ligeros los pesados grilletes
que en los días de ayer los bordados hermosos.
Veo que la Fortuna mostró su voluntad
sobre mí, pues desea que llegue a tal extremo;
pero no me acongojo, pues cumplí mi deber
con todos estos buenos que están aquí conmigo.

Me conforta pensar que me hicieron cautivo
sirviendo a mi señor tanto como podía,
vencido por las armas y por mayores fuerzas,
y no porque cediese mi afán de caballero.
Y a la vez me conforta no poder conseguir
ninguna posesión, a no ser con esfuerzo,
pero me siento a punto de morir de tristeza
cuando veo que al mundo le alegra lo contrario.

Sin embargo, no cuesta soportar estos males,
como no sea aquel que turba el corazón
y hace que de contínuo se aleje mi esperanza:
no ver nada que lleve a adelantar siquiera
un empuje en lograr nuestra liberación,
y más al percatarme de lo que pide Sforza,
que no quiere avenirse a ninguna razón,
por lo cual desfallecen mi valor y mi brío.

Así no sé ni veo nada que me pudiese
entregar lo que vale siquiera una corteza,
como no sea Díos, en quien sólo me afirmo,
en quien sólo confío y en el que me conforto;
también, por otra parte, el buen rey liberal,
el que me socorrió con su gran gentileza:
si nos ha conducido a situación tan mala,
me sacará de ella, ya que lo estoy sirviendo.

Rey lleno de virtudes, mi señor natural:
todos, en esta hora, tan sólo os suplicamos
que tengáis bien presente que vuestra real sangre
jamás decepcionó a quien fue de los suyos.


Sforza. Condottiere al servicio de Luis de Anjou. En 1423, atacó por sorpresa Nápoles, y fácilmente entró enla ciudad, en la que -como militar- se hallaba Jordi de Sant Jordi. Sforza exigía un gran rescate para liberar a los prisioneros. El Rey: Alfonso el Magnánimo.


A UN TIEMPO, CADA DÍA, APRENDO
Y DESAPRENDO...

A un tiempo, cada día, aprendo y desaprendo,
vivo y muero, y convierto el enojo en placer,
y asimismo el mal tiempo convierto en tiempo bueno,
y veo sin los ojos, y sé con ignorancia;
y aunque no estrecho nada, abrazo todo el mundo,
y vuelo por el cielo y no dejo la tierra,
persigo sin cesar aquello que me huye,
y se me escapa aquello que me sigue y me aferra.

No me complace el mal y a menudo lo busco,
yo amo sin amor, no creo lo que sé;
me parece que sueño lo que veo muy cerca,
me aborrezco a mí mismo, quiero mucho a los otros,
y callo cuando hablo y oigo sin oír;
creo que el sí es no, y la verdad, mentira;
como sin tener hambre, sin comezón me rasco,
voy tocando sin manos, y trastorno el buen juicio.

Cuando quiero subir, bajo sin inclinarme;
y al bajar, subo rápido a un lugar elevado;
y cuando río, lloro; y cuando velo, duermo;
me siento, al tener frío, más caliente que el fuego;
deliberadamente hago lo que no quiero;
al perder, gano; tarda en llegar a mí el tiempo
veloz; y muchas veces me quejo sin dolor;
y el simple corderito creo que es falsa zorra.

Me acuesto, al levantarme; me desnudo, al vestirme;
me parece ligera la gran carga pesada;
cuando me estoy bañando, pienso que no me mojo;
y el dulzor del azucar me sabe a hiel amarga;
para mí el día es noche, vuelvo claro lo oscuro;
presente en cada instante, tengo el tiempo pasado;
lo fuerte lo hallo débil y muy duro lo blando
sin faltarme me falta lo que tengo conmigo.

No me muevo de un sitio y no me paro nunca,
y aquello que no busco lo encuentro prontamente;
de aquel que desconfío, me siento muy seguro;
alto veo lo bajo; y lo lejano, cerca;
y voy buscando aquello que no se puede hallar,
y encuentro que están firmes las cosas removidas;
las aguas de una charca, diría aguas del puerto;
mi fuerza no me basta y tampoco me ayuda.

Al cantar me parece que empiezo a dar aullidos;
y lo que es muy hermoso creo que es fiero y feo;
de regreso me hallo antes de ir a un lugar;
sin guerra, estoy sin paz. Estas cosas me ocurren
porque veo que el mundo y la naturaleza
se encuentran encendidos por la contradicción;
y yo que me adentré tantísimo en sus hechos,
me hallo sometido a vivir sin mesura.

Que cada cual escoja lo que crea mejor
de mi poema, versos de escritura invertida,
y si lo vais mirando por uno y otro lado,
en un caso nefasto podréis hallar lo bueno.

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 37479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares Empty Re: Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares

Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 29 Mar 2022, 12:43

.


AUSIAS MARC


A MÍ ME ESTÁ OCURRIENDO LO MISMO QUE
AL QUE ENCUENTRA...

A mí me está ocurriendo lo mismo que al que encuentra
placer en el soñar, y este placer procede
de un loco pensamiento: pues el tiempo pasado
me retiene el pensar que no existe otro bien.
Percibo que el dolor continúa al acecho
y sabiendo de cierto que caeré en sus manos,
no hallaré bien alguno en el tiempo futuro:
el tiempo que ha pasado para mí es el mejor.

No siento amor alguno por el tiempo presente,
sino por el pasado, que es nada y terminó.
Con este pensamiento me apaciguo y deleito,
pero cuando lo pierdo aumenta mi dolor,
igual que le sucede al condenado a muerte
y lo sabe hace tiempo y se va resignando,
y le hacen creer que le perdonarán,
y luego le dan muerte cuando ya no lo espera.

¡Si al Señor le agradase ver muerto mi pensar,
que pasara mi vida durmiendo solamente!
Muy mal ha de vivir quien en el pensamiento
encuentra a un enemigo que le recuerda enojos,
y que cuando desea servirle algún placer,
ocurre lo que pasa con la madre y el niño:
que si el niño con llantos le pidiere veneno,
es tan poco juiciosa que no le contradice.

Mucho mejor sería padecer mi dolor
que mezclar una parte pequeña del deleite
con todos estos males que me impiden saber
cuándo debo alejarme de placeres pasados.
¡Ay de mí! Mi placer se convierte en penar,
doble se hace el afán, después de algún reposo,
así como el enfermo que, por un plato rico,
todo aquello que come le produce dolor;

igual que el ermitaño que no sufre añoranza
de todos los amigos que tenía en el mundo,
después de largo tiempo de estar en despoblado,
y que, por un azar, encuentra a uno de ellos
que todos los placeres pasados le renueva
tanto que le convierte lo pasado en presente,
y al marchar el amigo, el ermitaño sufre:
el bien cuando se escapa, reclama el mal a gritos.

Llena de buen sentido, si es muy viejo el amor,
la ausencia es el gusano que lo va destruyendo,
si a esto no se oponen una dura firmeza
y el no escuchar consejos de ningún envidioso.


IGUAL QUE EL TORO QUE HUYE
A TRAVÉS DEL DESIERTO

Igual que el toro que huye a través del desierto
cuando ha sido vencido por otro que le expulsa,
y no regresará sin recobrar la fuerza
con la que destrozar al que le hizo huir,
talmente me conviene alejarme de vos,
ya que vuestra belleza anulaba mis bríos.
No voy a regresar sin haber disipado
del todo el gran pavor que me impide la lucha.

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 37479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares Empty Re: Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares

Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 29 Mar 2022, 12:56

.


JOAN ROÍS DE CORELLA


ORACIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN
MARÍA, QUE TIENE EN EL REGAZO A
SU HIJO, DIOS JESÚS, DESCENDIDO
DE LA CRUZ.

Con un llanto tan grande que riega nuestros pechos,
con un dolor tan grave que rasga el corazón,
ante Vos acudimos, Hija de Dios y Madre,
puesto que nuestra carne se arranca de los huesos
y el espíritu anhela abandonar el ser,
al pensar que murió, por nuestras graves culpas,
Dios Verdadero y hombre, Hijo de Dios y vuestro,
y en el regazo casto ahora está tendido.

Con fuentes de su sangre, regó el virgen regazo
en donde, cuando niño, con risas le mecíais;
y ahora vuestros ojos destilan tantas lágrimas
que se podrá con ellas lavar sus crueles llagas,
haciendo con la sangre un ungüento y colirio
de valor infinito para quitar las manchas
que el primer hombre, igual que un rebelde vasallo
nos causó, juntamente con nuestras propias culpas.

Y vuestro corazón, roto con cincel fuerte,
nos enseña lamentos tan grandes de dolor
que con los serafines los ángeles del Cielo
al ver cómo lloráis, saben lo que es sufrir.
Cubierto de cilicios, el mundo se lamenta;
el Sol grita llorando con cabellera negra,
y los Cielos, vestidos con una negra sarga,
entonan su lamento con el de vuestros labios;

¡Hijo del todo mío! ¡Escuchadme, que os hablo,
ya que en el duro Palo al ladrón escuchasteis!
Si vos no deseáis que muera en este instante,
hálleme yo con Vos, encerrada en la tumba.
Si antes os acogí en mi vientre de virgen,
ahora recibidme, Vos, Hijo, en el sepulcro,
puesto que no es posible que entre los vivos hable:
ya que Vos habéis muerto, mi vida muerta está.

No penséis que me tienda en un mayor espacio
que el que Vos, Hijo mío, ocupéis en la piedra.
¡Qué en la fosa me extiendan a mí primeramente,
pues no habrá de extrañaros dormir entre mis brazos!
El manto que me cubra, también os cubrirá;
y si acaso pensáis que tal mortaja es poca,
mi carne que a Vos, vivo, os ha dado el vestido,
no lamentéis que, muerto, os cubra todavía.


Madre del Creador, siempre virgen y humilde,
lucero de este mundo, carbunclo de los Cielos:
aquí traemos mirra de nuestra vida amarga,
nos duele fuertemente la ofensa que inflingimos
a vuestro Hijo, Dios, Señor nuestro benigno;
tenemos el incienso que el corazón perfuma,
y nos dará contento hacer el sacrificio
de nuestra pobre carne, si vuestro Hijo lo manda.

Y no nos atrevemos a extender nuestras manos
para ungir de vuestro Hijo, insigne, el Cuerpo sacro.
Sin embargo, Señora, tomad Vos este bálsamo,
pues, sin temor alguno, nuestra lengua confiesa,
ofrenda grata a Dios, al Dios que nos redime,
y al cual, al tercer día, sacando de honda cárcel
a los santos cautivos, veréis en una estancia
más brillante que el Sol entre los altos Cielos.


Contenido patrocinado


Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares Empty Re: Enrique Badosa: La lírica medieval catalana, 2006, Editorial Comares

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun 23 Mayo 2022, 01:56