Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1046777 mensajes en 47806 argumentos.

Tenemos 1578 miembros registrados

El último usuario registrado es Gonzalo

¿Quién está en línea?

En total hay 60 usuarios en línea: 4 Registrados, 0 Ocultos y 56 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Amalia Lateano, clara_fuente, Liliana Aiello, Maria Lua


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» CLARICE LISPECTOR II
FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" EmptyHoy a las 19:44 por Maria Lua

» POETAS LATINOAMERICANOS
FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" EmptyHoy a las 19:36 por Maria Lua

» LITERATURA AFRICANA - POESÍA AFRICANA
FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" EmptyHoy a las 19:30 por Maria Lua

» Salón
FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" EmptyHoy a las 19:29 por Amalia Lateano

» POESÍA ÁRABE
FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" EmptyHoy a las 19:20 por Maria Lua

» LA POESIA MÍSTICA DEL SUFISMO. LA CONFERENCIA DE LOS PÁJAROS.
FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" EmptyHoy a las 19:07 por Maria Lua

» Alberca de Villa Juana en Vallvidrera (Barcelona)
FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" EmptyHoy a las 15:06 por cecilia gargantini

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: GATO
FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" EmptyHoy a las 15:02 por Pedro Casas Serra

» Estanque del parque Marianao, en Sant Feliu de Llobregat
FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" EmptyHoy a las 14:54 por Pedro Casas Serra

» CÉSAR VALLEJO (1892-1938)
FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" EmptyHoy a las 14:43 por cecilia gargantini

Junio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty

3 participantes

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Miér 24 Feb 2021, 00:16

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”


    A MANERA DE PREÁMBULO


    Son tantas, que difícil cosa fuera fijar de modo cierto sin una larga, y por larga molesta investigación, el número de las ediciones hechas en España y en el extranjero de la obra inmortal de aquél Príncipe de los ingenios y hablistas castellanos que se llamó en vida Miguel de Cervantes Saavedra.
    Hacen los años que todo lo material destruyen, años que son instantes en lo infinito, aunque largos parezcan si son muchos en el rodar de la vida del hombre; hacen los años y van haciendo los siglos con el libro modelo de la lengua castellana, labor de pulimento y de relieve avalorando el resplandor y 'bellos colores del ropaje, y dejando cada vez más al descubierto el fondo, de más grande hermosura y transcendencia social que las galas, con ser muchas e inapreciables que lo encubren.
    En tranquilo reposo que parecía olvido de los que a diario  cultivan para su mejor desarrollo, la inteligencia quedó durante mucho tiempo El Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, y a veces, y en ocasiones determinadas, como recurso para citas de falsa erudición, cuando no únicamente adorno de bibliotecas de potentados deseosos de pasar por hombres cultos, fueran  en más o menos o no lo fueran de modo alguno entre los intelectuales.
    Preciso fue para que la obra no muriese de una vez en los archivos; para volver a la vida lo que tenía el sello de lo eterno, que los de fuera hicieran observar a los de casa primores de detalles de joya de tal valimiento, de la grandeza del mejor concebido y acabado monumento de literatura patria en su siglo y los siglos que suceden a la publicación de tan bella obra.
    Punto y capítulo aparte hemos de hacer para de algún modo fijar el propósito de Cervantes al escribir su libro, Y despierta la curiosidad general y el amor a su estudio en los inteligentes, los editores nacionales y extranjeros atentos al negocio y de gran perspicacia en conocerlo, lanzaron en pocos años al mercado ediciones y ediciones en noble competencia respecto a las de lujo y en las de condiciones más económicas, acentuándose de notable manera este plausible movimiento con motivo y a pretexto de la glorificación mundial de su autor en el tercer centenario ...
    Numerosos, incontables son también los libros y trabajos de crítica de la típica y trascendental obra ...
    Y a pesar de todo esto, a pesar de la extraordinaria propaganda, es de la ignorancia general de tan precioso libro de donde parte la idea del autor de las presentes páginas al proponerse la publicación de El Romancero del Quijote al acometer ésta, para él tan ardua y dificilísima empresa; de tal supuesto, con leal franqueza dicho, ha partido el autor de tan modestísimo trabajo; ha creído que siendo tantas como han sido las ediciones del Quijote no están ni mucho menos en mayoría los españoles que sinceramente y a juro de verdad declaren de haber  leído y saboreado el admirable modelo de clasicismo literario español.
    Tal vez para los no literatos o no resueltamente aficionados a las bellas letras, para los niños y singularmente las mujeres de suyo vivas e impresionables y una gran parte de público acostumbrado al diálogo de la novela moderna, de más honda emoción, resulta la del Quijote lectura en algo pesada, sucediendo en esto lo que acontece con la música clásica y la música ligera cuyos gratos efectos duran una breve temporada, mientras la otra resiste las variaciones del buen gusto con la de costumbres y tiempo ...
    Pero sea esta la causa, otra o diversas aisladas o conjuntamente apreciadas, ello es así o que así al menos lo ha entendido el autor de El Romancero; ello es que se ha leído poco, que no se lee lo bastante y como leerse debe la incomparable, imponderable fazaña de Cervantes, en con tradición tal efecto con el número infinito de los ejemplares que se venden. En pocas líneas relativamente y en ligero romance se reseñan y ponen de relieve en este modesto trabajo las famosas aventuras de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha; pero bien entendido que no es El Romancero copia ni mucho menos de las descripciones hechas por Cervantes, bellas en todo momento, en cada línea, en cada párrafo y a veces en una frase; sería este intento pretensión ridícula y pedante, debiendo también tenerse presente que los estrechos límites del 5 verso a que ha de sujetarse la expresión agrandan la dificultad aun de la más lejana semejanza, si tal fuera, que no lo es, el propósito siendo únicamente idea en algo aproximada de dichas famosas aventuras y de tal manera expuestas que quien las leyere, no acuse después una completa ignorancia, sin perjuicio de acudir al manantial en busca de agua más pura, si El Romancero por ;ser uno de sus propósitos, logra despertar su atención y aficiones, que quien lea estos romances digo, no esté luego ayuno de conocer de alguna manera obra que todo buen español y persona culta está en la obligación de saber. -¡Válgame Dios! y en buen hora de paciente resignación cristiana halle la crítica al autor de la presente hazaña, para sufrir el molimiento, si por acaso de su menguada inteligencia no hubiere hecho cosa de pro por la bondad de la causa que se propuso defender.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Miér 24 Feb 2021, 00:41

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    El propósito de su autor al escribir
    EL INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA


    Tuviera o no para ello la necesaria preparación y condiciones intelectuales, no ha cruzado siquiera por el pensamiento mío hacer un trabajo de análisis y crítica respecto a la tendencia y alcance social que tuvo la obra maestra de Cervantes; no soy temerario ni me propuse cosa tal que tanto fuera como pretender volar sin alas. Pensé y sigo pensando al escribir un Romancero del Quijote, que no deja de ser un atrevimiento disculpado por el buen deseo, que su público, mis lectores no han de ser precisamente socios de un Ateneo Literario o todos lo suficientemente documentados para formar parte de los que así mismo se consideran o entienden los demás con derecho a estar inscriptos en la selección social de los llamados intelectuales: posiblemente, lo más probable creo yo que ha de ser que tenga en el número de sus lectores una gran mayoría de profanos en la literatura, mujeres no dedicadas de modo singular al estudio de .los clásicos y niños cuya cultura está en sus comienzos, porque comenzando está el desarrollo de sus inteligencias. Breves ideas respecto al ambiente social y literario en que vivió Cervantes, aún viviendo con su excepcional talento mucho más allá de la realidad de su época, y algún supuesto de lógica deducción para determinar la intención de su autor al escribir y publicar El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, es todo cuanto imaginé ser conveniente y acaso necesario en modesto trabajo de vulgarización de una obra extraordinaria en el fondo y en la forma. Y hé aquí sin salir de los límites propuestos una ligera síntesis, que ni de originalidad tiene nada en qué poder alegar mérito. Adolfo de Castro en un bien escrito artículo, prólogo de una de las ediciones de El Busca pie hecha en I 864, por la casa editorial de los Sres. Gaspar y Roig de Madrid: facilita mi trabajo porque sin quitar ni poner y siendo yo punto por punto en todo de su misma opinión, concreta de la siguiente concisa y elegante manera los antecedentes: «Dos opiniones existieron desde el siglo XVI acerca de los libros de andantes caballerías: una que los consideraba como conjuntos de desatinadas aventuras de perniciosa lección, y otra como escritos ingeniosísimos y alegóricos que atesoraban bajo agradables formas una gran filosofía moral y provechosas enseñanzas de caballería.
    Entre los primeros se encuentra a Luis Vives, a Pedro Megía, al maestro Alejo de Venegas, a Melchor Cano, al médico manchego Alonso Sánchez Valdés de la Plata ... Entre los segundos fueron el insigne y tierno Garcilaso de la Vega, Fray Marco Antonio de Gamos, Antonio de Obregón y Cereceda, y el fecundísimo poeta Lópe Félix de Vega Carpio.» Con esto que se tiene por averiguado se comprende fácilmente que fuera Lópe de Vega uno de los detractores de la obra de Cervantes, de propósito tan contrario y parecer tan opuesto a la opinión del insigne Lópe de Vega.
    Tal habían invadido la opinión Jos libros de caballerías andantes y de tal modo influían en el ambiente social que superniciosa influencia se hizo sentir en la Corte, los altos personajes, los más modestos aristócratas, la clase media y el pueblo. Adolfo de Castro hace a este propósito dtas oportunas y perdone que dándole mayor publicidad, que bien la merece, copie su trabajo por el egoísmo de ahorrar el mío, y el temor de no igualarle.
    Después de una rápida enumeración, prescindiendo de otras, de algunas obras publicadas en la época de Cervantes se fija en una, publicada en 1603 en Valladolid y cuyo autor es Antonio de Obregón y Cereceda Canónigo de la Iglesia de León y Capellán de S. M., y de la que copia párrafos, consignando antes que aquel libro se escribió con vistas a la educación de Felipe III en su niñez; la busca está bien hecha y conviene reproducir aquí la copia de los mismos interesantes párrafos; dicen así: «Y cuando quisiere mudar materia, discurrir por el ejercicio de las armas, leyes de justar y tornear y casos sucedidos que hacen que sean semejante plática de historia y doctrina, fuera enseñando y deleitando conjuntamente, y cuando esto le cansare, divertirse por materia de caballería, gala y arte cortesano a quien aquel famoso español, Garcilaso, llamó MAESTRA DE LA VIDA, que aunque difícil"/ es dulce y agradable. e Tenemos, pues, al Rey Felipe III, educado en los preceptos de que la caballería era gala y arte cortesana y maestra de la vida. Y en efecto, siendo niño en Madrid, en el palacio, ante la severa corte de Felipe II y la tétrica presencia de su padre y monarca, celebró un torneo que se llamó de los meninos y cuya descripción trae el autor citado ... e Y así, levantándose S. A. de la silla, se entró en una pieza donde le tenían a punto todo el aderezo para salir al torneo; y así se armó de unas resplandecientes armas a listas, grabadas de oro, con calzas y tonelete de tela de plata, bordada de oro, con entretelas de raso amarillo bordado de hilo de plata. Y por estar en orden los caballeros de su edad comenzaron muchas cajas y pífanos a hacer estruendo por toda la casa real; y por una parte entró el mantenedor, con armas todas doradas, calzas amarillas guarnecidas de plata, y en la cimera un artificioso plumaje de plumas blancas y amarillas, con tanto brío y donaire en la disposición, que se pudo juzgar de más años que los que tenía.

    (cont.)


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Miér 24 Feb 2021, 02:41

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”



    El propósito de su autor al escribir
    EL INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA


    (cont.)

    Y entrando en la sala y haciendo su acatamiento al Rey Nuestro Señor, Señora Infanta, y a las damas con gracioso continente, dando vuelta, se quedó en su lugar y puesto a atender a los caballeros aventureros, que ya venían entrando por diversas partes de dos en dos, con diferentes armas y colores, y con tanta gala y demostración de gentileza, gallardía y propiedad, que pudiera encubrir su tierna edad si las disposiciones no la manifestaran.
    Y no digo en particular los padrinos, las entradas, colores, invenciones, divisas, letras, ni el modo y suerte del tornear y combatir, ni cómo ni de quién fueron juzgados, ni quién ganó los precios ni a quién se dieron, porque mi intento es otro que ponerme a juzgar de este ejercicio; y sí solo diré cómo entró S. A. en la sala, calada la vista, y con plumas verdes y pardas por particular gusto; y usando del acatamiento de caballero aventurero, con muy buen aire, bizarría y movimiento, llegó al puesto y tentando y calando la pica; y habiendo puesto mano a la espada, se fue para el mantenedor, y aunque por el primer bote, pues con él le llevó el plumaje, pudiera ganar el precio, dio tan buenos los otros dos, que en  vista le rompió entrambas picas; y habiendo puesto mano a la espada, se fue para el mantenedor, y aunque por el primer bote, pues con él le llevó el plumaje, pudiera ganar el precio, dio tan buenos los otros dos, que en vista que le rompió entrambas picas; y habiendo puesto mano a la espada, con extraña presteza y gallardía y donaire, si bien el mantenedor en los golpes de espada se mejoró mucho, S. A. los dio tan diestramente, y con tanta firmeza y ligereza, que causó mucha admiración y gran contentamiento general, que todos recibieron de ver el alegre y admirable remate que dio a esta fiesta. Y con esto, haciendo S . A. reverencia, se salió de la sala, acompañado de todos, con muchas luces y estruendo de cajas hasta su real aposento, donde fue desarmado, y quedó descansando del trabajo de este día.» Combatir tal estado de cosas, destruir en cuanto pudiera la perniciosa influencia de los libros de caballería fue si no el único, el principal propósito de Cervantes con su encantadora obra El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, sabiendo como sabía que no hay arma como el ridículo para combatir con fortuna una mala costumbre. No fue pues su propósito hacer solo un libro festivo, aunque  resultase superficialmente considerado, según muchos creyeron, la mayor parte de sus lectores en los siglos XVI y XVII.
    Para demostrar lo antes dicho y dar por concluidas estas notas copiamos de El Buscapie, párrafos en que su autor, el mismo Cervantes, revela su propósito al escribir el Quijote: ... «Pero arrimando a un lado los de Ezinas, este otro libro no le estiman por ahí en dos ardites y es por que solamente encierra necedades y locuras, y otras cosas de razón desviadas y de tino, y es una cifra de todas las liviandades y sucesos inverosímiles de que están llenos otros tan dañosos como él a la república.

    Con esto abrí las hojas y vi que en una de ellas se leía: El Ingenioso Hidalgo, con lo que a la hora quedé suspendido un buen trecho, como aquel a quien asalta un súbito temor y se le hiela la voz en la garganta.
    Pero encubriendo mi sentimiento repliqué a mi amigo el bachiller estas reposadas razones.
    Por cierto que este libro que vuestra merced llama de necedades y de locuras, es libro de dulce entretenimiento y sin perjuicio de tercero y de muy lindo estilo y donosas aventuras, y que debiera su autor ser premiado y ensalzado por querer con discreto artificio desterrar de la república la lectura de los vainsunos libros de caballería, que con su artificioso rodeo de palabras ponen a los leyentes melancólicos y tristes; cuanto más que su autor está más cargado de desdichas que de años, y aunque alienta con la esperanza del premio que esperar  puede de sus merecimientos, con toda eso desconfía al contemplar al mundo tan preñado de vanidades y mentiras, y que la envidia suele ofrecer mil inconvenientes para no dejar de oprimir a los ingenios y que anda en los siglos presentes muy valida por los palacios y las cortes, y entre los grandes señores; los cuales como están muy ásidos de su parecer de destinar a los que profesan el nobilísimo ejercicio de las letras no hay fuerza humana que les pueda persuadir que se engañan en tener la opinión que tienen. Y por eso si quieren tener los ingenios algún poquito de autoridad, se la desjarretan y quitan al mejor tiempo,
    y de esta guisa los desventurados viven sin tener hora de paz.
    Es cierto, dijo entonces el bachiller, que toda la república cristiana no pone la imaginación en pensar que los libros de caballería son libros falsos y embusteros, y sus autores, autores de mentiras y liviandades y cosas disparatadas, los cuales aunque no son loado de los sabios, el desvanecido vulgo lo ha acreditado en tal manera, que hombres con barbas imaginan ser sucesos verdaderos aquellas bravísimas y desaforadas batallas de los andantes caballeros, y aquel salir de sus casas remitiendo a otros el cuidado de sus haciendas, o no remitiéndolo, para buscar aventuras a que darle felices fin, y aquél llevar siempre colgado en la memoria el nombre de la señora de sus altivos pensamientos, para que lo socorra en todos los peligros a que se aventura, sin haber para ello causa ni menester, sino solo por cobrar la buena fama en la tierra del hombre que no tolera desaguisados ni tuertos sin que los ponga en orden y los enderece; que en Dios y en mi ánimo (y esto decía llenándosele los ojos de agua) bastante falta me hace topar con uno de esos caballeros haber si pone recado en esta mi corcova, que es uno de los tuertos que debiera haber sido ya enderezado por las bizarrías de ese caballero andante.

    (cont.)


    Última edición por Lluvia Abril el Miér 24 Feb 2021, 03:09, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Miér 24 Feb 2021, 02:49

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”



    El propósito de su autor al escribir
    EL INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA

    (cont.)



    Este libro, prosiguió el bachiller, que vos queréis que sea tan cuerdo, tan donairoso y tan estimado, está lleno de vanidades, porque ¿no lo es grande, que bajo el presupuesto de desterrar del mundo la vana lección de los embusteros libros de caballerías, por ser todo pura falsedad y embeleco, nos pinte otro mayor, como ver a un hombre desvanecido con las cosas que por tales libros se suelen topar, y salga de su casa en busca de negras aventuras figurándose hecho y derecho un andante caballero, sin que sean parte a separarlo de tan livianos pensamientos los muchos palos que recibe para merecido de su nunca oída sandez? ¿Cuándo ha visto su infelice autor que andan tales locos por la república?.

    Y haciéndole aún más preguntas, que no pudieran hacerlas mayores el señor almirante difunto con todo de ser inoportunadísimo preguntador ( 1) ¿Cuántos palmerines de Inglaterra, cuantos florendos, cuantos floriandos (z), y cuantos otros caballeros andantes muy armados de todas armas, como si hubieran escapado de un viejo tapiz de aquellos que se suelen encontrar en las tabernas, ha visto torciendo derechos y desaguisado lo bien compuesto y de todo punto aderezade). De donde arguyó que a más de decirle que cultivase su buen ingenio, que sin duda lo tiene, para mejores cosas y que se deje de proseguir su desdichado libro, porque no es él quien ha de deshacer la autoridad y cabida que en el vulgo maldiciente tienen los libros de caballerías . ... «Donde proponiendo en mi pensamiento lo que había de hacer determiné de escribir esta mi aventura para desengaño de muchos que ven en el ingenioso hidalgo Don Quijote, lo que el ingenioso hidalgo Don Quijote no es; y por eso quise llamar a este librillo Buscapié, para que aquellos que busquen el píe de que cojea el ingenioso hidalgo manchego, se topen (Dios sea loado) con que no está enfermo de ninguno, antes bien, muy firme y seguro en ambos para entrar en singularísima batalla con los necios murmuradores, sabandijas, que para su daño alimenta toda bien ordenada república» ...

    Por fin, en la misma obra El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha y en el capítulo último, el LXXIV de la segunda parte, expresa el autor su pensamiento: ... «pues no ha sido otro mi deseo que poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballerías, que por la de mi verdadero Don Quijote van ya tropezando, y han de caer del todo sin duda alguna.-VALE.»


    (1) Hablábase aquí de D. Fadrique Enriquez, almirante de Castilla, en los primeros años
    del reinado de Carlos V. Dirigió a un religioso llamado Fray Luis de Escobar muchas preguntas sobre materias politicas y morales, el cual las respondió en verso. Se imprimieron las
    cuatrocientas respuestas en 1541'3-1545-1550.
    (2) Son tres libros de caballoria El florando de Castilla, Lauro de Caballero, se imprimió en
    1588. Está en verso. Su autor Gerónimo Gómez de Huerta, lo compuso teniendo quince años.
    Nota de la edición do 1864 hecha por la casa Gaspu Ro1g. (Biblioteca do Rivadoneyra).




    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Jue 25 Feb 2021, 01:08

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”






    ROMANCE I

    EL FAMOSO HIDALGO DON QUIJOTE
    DE LA MANCHA (1)


    Más falta de cuerdo a loco
    Que de Hidalgo a Caballero.



    Los días de turbio en turbio, (2)
    Noches en claro y despierto
    Pasó Quesada o Quijada
    O Quijano para el cuento.
    De andante caballería
    No hubo libro, malo o bueno,
    Que a costa de pobre renta
    No mercara el hidalgiielo;
    Y tal se dio de atracones
    Raras hazañas leyendo,
    Que de juicio quedó falto
    Y flaco quedó del cuerpo.
    Viendo verdad en las fábulas,
    Brotó en su magín revuelto
    Pensamiento el más extraño
    Que pudo un loco tenerlo.
    Necesario y convenible
    Creyó el ilustre manchego,
    Salir caballero andante
    Para enderezar entuertos.
    Tomadas de orín y moho
    Por el desuso y el tiempo,
    Halló mirando rincones,
    Armas de sus bisabuelos.
    La rebusca y el hallazgo
    No colmaron sus deseos,
    Y por celada de encaje,
    Vio morrión casi deshecho.
    Suplió su industria la falta
    Para encontrar el efecto,
    Y con cartones cortados
    Hizo celada modelo.
    Satisfecho de su obra
    A ver su rocín fue luego,
    Y aunque tenía más cuartos
    Que un real de antiguos tiempos,
    Más tachas que el de Gonela
    Que no resistía tientos,
    Sin ver en él alifafes

    Le pareció hasta soberbio.
    Entendió que pues cambiaba
    Estado y nombre su dueño,
    También de nombre debía
    Cambiar su enjuto jamelgo;
    Y después de muchos nombres
    Que barajó su celebro,
    De rocín, a Rocinante
    Elevó a su compañero.
    Puesto nombre a su caballo
    El había de ponérselo,
    Que no fuese a más el bruto,
    Y que fuese el amo a menos.
    A cabales ocho días
    De revolución de seso,
    Se avino a ser Don Quijote,
    Nombre campanudo y hueco;
    Pero había que añadirle
    Algo, porque así lo hicieron
    Amadis de Gaula, y todos
    Los antiguos caballeros.
    Y prensando nuevamente
    El esclarecido ingenio,
    Dando vueltas y más vueltas
    En busca de mote bueno,

    Dio con él, y en su memoria
    Apuntó gravando a fuego:
    Don Quijote de la Mancha,
    Dejando el nombre completo.
    No estaba todo; preciso
    Era dar el pensamiento
    A dama de sus amores
    A quien mandar los trofeos.
    Y fue la dama elegida
    La moza Aldonza Lorenzo,
    De las que de una puñada
    Tiran dos hombres al suelo;
    Pero creyó necesario
    Darla nombre más egregio,
    Considerarla Princesa
    Y determinar su pueblo.
    De un rincón de lo más sano
    Que tenía bajo el pelo,
    Dulcinea del Toboso
    Salió de nombre a su intento.
    Con tales preparativos
    Y ya todo en orden puesto,
    Pasó una noche Quijano
    Haciendo traición al sueño.




    (1) El Ingenioso Hidalgo D. Quijote de
    la Mancha. V parte Capitulo I.
    (2) En este como en los demás Romances,
    (3) la letra cursiva indica ser copiadas
    de la obra las palabras o frases de tal modo puestas.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88323
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Jue 25 Feb 2021, 09:01

    QUERIDA AMIGA, CELEBRO ESTA NUEVA ENTREGA. EN REALIDAD MUCHOS AUTORES HAN PRETENDIDO HOMENAJEAR A LA GRAN NOVELA DE CABALLERÍA DE NUESTRA HISTORIA VERSIFICÁNDOLA EN SU TOTALIDAD O PARCIALMENTE. Y LA FORMA MÁS COMÚN HA SIDO EL ROMANCE. POR LO QUE LEO, LO QUE ESTÁS PRESENTANDO MERECE LA PENA.

    GRACIAS.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 27 Feb 2021, 04:14

    Gracias a ti, Pascual y claro que merece la pena. Todo lo que sea descubrir, la merece.
    Sigo, a mi paso, pero sigo.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 27 Feb 2021, 04:18

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    ROMANCE II

    LA PRIMERA SALIDA (1)

    Y a sale aquel caballero
    Alto y enjuto de carnes.



    De aquel lugar de la Mancha
    De que no quiso acordarse,
    El más afamado ingenio
    De los genios nacionales,
    Por el corral de una casa
    Como a hurtadillas y a escape,
    A luz del alba y en julio
    De ardores caniculares,
    Don Quijote de la Mancha
    Salió sobre Rocinante
    Con adarga, lanza, escudo
    Y su celada de encaje.
    Sin rumbo fijo, dejando
    Fuera el bruto quien guiase,
    Anduvo a paso y al trote
    De Montiel campo adelante.
    No dando en ello hasta entonces
    Dio, y empezó a preocuparse
    En que no era caballero
    Si corno a tal no le armasen.
    Eran para esto preciso
    Armas limpias y espaldares,
    Velar y sufrir el golpe
    De quien hubiera de darle.
    Tentado estuvo a volverse
    Mas vio no ser disparate
    Que cualquiera en cualquier sitio
    Podría bien arreglarle.
    Y tranquilo en este punto
    Con su locura de andante,
    Vagó por sendas y trochas
    Sin llegar a impacientarse.
    Así anduvo todo el día,
    Y al espirar de la tarde
    Divisó a poca distancia
    Una venta o mesón grande.
    En su delirio, aguzado
    Por los apremios del hambre,
    De la venta, hizo castillo
    Y hasta él quiso llegarse.
    Dos mozas miró en la puerta
    De las que antiguos hablares
    Decían ser del partido (1)
    Porque son de cualquier parte.
    Las creyó hermosas doncellas,
    O damas muy principales
    Que a la puerta del castillo
    Salían a solazarse.
    Extraño fue a Don Quijote
    Que viéndole aproximarse,
    No anunciase algún enano
    Su llegada y su talante;
    Mas su ilusión fue completa
    Cuando en aquellos lugares
    Un porquero tocó el cuerno
    Porque sus puercos llegasen.
    Al oír esto el hidalgo
    Dio loco en asegurarse,
    Que así anunciaban su arribo
    Al misterioso baluarte~.
    Al verle llegar las mozas
    Disfrazado con tal arte,
    A paso como de huida
    Quisieron de allí ausentarse.
    Esto que advirtió el manchego,
    En toda ocasión galante,
    La de papelón visera
    Alzó y dijo en tono suave:
    -No huyan vuestras mercedes
    Ni teman las de pesares,
    Que a la orden que profeso

    (1) de mala vida.

    (cont.)


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 27 Feb 2021, 04:19

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    ROMANCE II

    LA PRIMERA SALIDA (1)

    (cont.)


    Vedado está causar males.
    No he de hacer desaguisado
    Ni habrá dares y tomares,
    Por que a tan altas doncellas
    Solo pleitesías caben.
    Como las mozas riesen
    Al escuchar tales frases,
    De nuevo habló Don Quijote,
    Pero con tono más grave:
    -Bien parece la mesura
    En doncellas y beldades,
    Y es mucha sandez, la risa
    Que causa leve arrancare:
    Non os acuitades del/o
    Que agravio de mi no sale,
    Y sólo en serviros pongo
    Fuerza, voluntad y afanes.
    Mas lejos de reprimirse
    Al escuchar tal lenguaje,
    Sintieron las rudas mozas
    De risas nuevos ataques.
    Y suerte fue para ellas
    Que allí el ventero asomase,
    Porque así finó aquel pleito
    A punto de complicarse.
    Posada, mesón sin lecho
    Brindó al caballero andante:
    Y en él miró D. Quijote
    De aquel castillo el alcaide:
    Así, pensando, le dijo
    Poniendo miel en la frase:
    -A mí, señor castellano,
    La cama no ha de inquietarme:

    Son mis arreos las armas,
    Pelear mis descansares.
    -Siendo así, dijo el ventero,
    La vuestra merced me mande.
    Y no sin grandes apuros
    Logró el Hidalgo apearse.
    Acudieron las doncellas
    Para poder desarmarle.
    -Nunca fuera caballero,
    Dijo, mostrándose amable,
    De damas tan bien servido
    Como yo en estos instantes.
    En mesa y limpios manteles
    Ofreciéronle yantares,
    Y para ello, como viernes,
    Abadejo en trozos grandes.
    Dijo serie mucho al caso
    Sin distinguir de manjares,
    Y a la puerta de la venta
    Pusiéronle frente al aire.
    Cosa fue de mofa y risa
    Ver comer al caminante,
    Porque puesta la celada
    No podía manejarse.
    Una de aquellas mujeres
    Fue tocada de ayudarle,
    Y con sus manos le daba
    Cuanto él no pudo tomarse.
    Al beber, mayor apuro
    Si el ventero no alcanzare
    Una idea luminosa
    Que mereció el alabarle:
    Horadó el hombre una caña,
    Y hueca por ambas partes
    Resultaba ser un tubo
    De entrada y salida iguales.
    Metió un extremo en la boca
    Del huesped, y a cada instante
    Por el otro echaba el vino
    Pudiendo así remediarle.
    Comió y bebió y sosegado
    De sus primeros andares,
    Pensaba sólo en la guisa
    De que pudieran armarle.






    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 27 Feb 2021, 04:34

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    ROMANCE III

    GRACIOSA MANERA QUE TUVO
    DON QUIJOTE EN ARMARSE
    CABALLERO




    Es a golpe como se hacen
    Los valientes caballeros



    . Ante ventero que miente
    Más que roba, y roba mucho,
    Y venteros de tal fuste
    En todo tiempo los hubo;
    Se arrodilla Don Quijote
    Y ansioso, casi convulso,
    Como a duefio de Castillo,
    De noble pendón y escudo,
    Pide la merced de armarse
    Según es costumbre y uso,
    Antes de buscar fazañas
    Y aventuras por el mundo.
    Oído por el ventero
    Que pasa de listo a tuno,
    Y sabiendo que su huésped
    Tiene su juicio en apuros ...


    Le cuenta embustes, patrañas
    Que no creyera ninguno,
    Y al fin promete al que pide
    Armarle según su gusto.
    No hay Capilla en el Castillo
    Como es razón y la hubo;
    Pero es igual otra parte
    Y el patio lugar seguro.
    El ventero así le dice,
    Queda Don Quijote mudo,
    Y junto a la pila pone
    Armas que por buenas tuvo.
    La luna es clara, en la Venta
    Observan todos o algunos
    Que da vueltas el manchego
    A paso lento y menudo.
    A un arriero se le ocurre
    Sacar agua para el mulo,
    Y oye decir al hidalgo
    En alto y con tono duro:
    -Caballero quien tu seas
    No te acerques a este punto,
    Que si tocares mis armas
    Que habré de matarte juro.
    Desoyendo estos avisos
    El arriero, a fuer de bruto,
    Quiere seguir adelante
    Empeño que mira justo.
    Pasa Don Quijote pronto
    De sosegado a iracundo,
    Y con la terrible lanza
    Da en la cerviz al tozudo.
    En auxilio del herido
    Acudir pretenden muchos,
    Y a otro alcanza Don Quijote
    Con lanza y brazo forzudo.
    Roto hubiera la cabeza
    Del atrevido segundo,
    De haber tenido el arriero
    Huesos della menos duros.
    Viendo el dueño de la Venta,
    Rufián previsor y astuto,
    Que aquél loco le podía
    Dejar memoria por lustros,
    Gentuza llamó a la gente,
    Y el caballero presunto,
    Quedóse así satisfecho
    En la duda que mantuvo.
    Que velar era bastante
    Cuatro horas según los usos;
    Dijo el ventero al hidalgo
    Y éste lo creyó a pies juntos.
    Dijo más el mesonero,
    Hombre por demás agudo,
    Que todo el toque de armarse
    Caballero, era el asunto.
    Recibir la pescozada
    Y espaldarazo a lo sumo,
    Y que podía en el campo
    Hacerlo en pocos minutos.
    A vínose Don Quijote
    A obedecer sin !disgusto,
    Y siendo humilde al mandato
    Se arrodilló como pudo.
    Con el libro en que asentaba
    Cebada para los mulos,
    Y con un cabo de vela
    Que más que luz, daba humo,
    A granel los disparates
    Ensartaba por minuto
    El de la venta, leyendo
    Libro por sucio, negruzco;
    Y como a media lectura,
    Alzando la mano, brusco,
    Fuerte golpe dio en el cuello
    De hombre tampoco sesudo;
    Y en seguida con la espada
    Que tenía tan a punto,
    Le asestó el espaldarazo
    A lo vivo y a Jo bruto.
    Una doncella de aquellas
    Rientes sin disimulo,
    Obediente al de la venta
    Ciñó el espadón al busto.
    La otra moza de partido
    Y de modales más rudos,
    Calzó al hidalgo la espuela,
    Y ceremonial concluso.
    Luego de sabrosa plática
    Y de galante discurso
    Al ventero y a las damas,
    Y ofertas en los futuro,
    Subió sobre Rocinante
    Hizo un gracioso saludo;
    Y armado de caballero
    Salió corriendo sin rumbo.



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88323
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Sáb 27 Feb 2021, 06:06

    Lo de Federico La Fuente es, sin duda, un gran trabajo. Merece la pena seguirlo.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 28 Feb 2021, 04:36

    Pues así lo creo.
    Gracias y seguimos entonces.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 28 Feb 2021, 04:39

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    ROMANCE IV DE LO QUE LE SUCEDIÓ
    A NUESTRO CABALLERO CUANDO
    SALIÓ DE LA VENTA


    Para ser buen caballero
    Hay que tener alma grande.



    En buen ora, la del alba
    Sería cuando contento
    De lo que juzgó castillo
    Salió el ilustre manchego.
    Con el fresco de la brisa
    A tal hora y en tal tiempo,
    Puso en orden sus ideas,
    Aunque soñaba despierto.
    Recordó del castellano
    Las pláticas y consejos,
    Y en razón hallaba todo
    Cuanto le dijo el ventero.
    En dirección a su aldea
    Rocinante y pensamiento
    Puso, en busca de camisas
    Y otras cosas, y escudero.
    Bestia de instinto el caballo
    Pronto comprendió el intento,
    Y tal corría que apenas
    Ponía pies en el suelo.
    Bien así, mas al oído
    De su espoleador y dueño,
    como salidos del bosque
    Llegaron tristes lamentos.
    Al oírlos el hidalgo
    Dio muchas gracias al cielo
    Que tan pronto le ponía
    Ocasión a sus deseos.
    No tardó en hallar la causa
    De voces y lloriqueo:
    . Atado a un árbol estaba
    Quien lloraba sin consuelo;
    Muchacho de quince años
    Desnudo de medio cuerpo,
    A quien con una pretina
    Zurraba un hombre sin duelo.
    Esto que vio Don Quijote
    Con voz airada de trueno
    Y preparando su lanza
    Dijo, poco más o menos:
    -Escuche y hágase cargo
    El descortés caballero:
    Muy mal parece tomares
    Con quien se mira indefenso.
    Subid al vuestro caballo,
    Tomad vuestra lanza luego,
    Y os probaré ser cobarde
    Todo cuanto estáis haciendo.

    El labrador, que tal era
    El amo del muchachuelo,
    Dio explicaciones y excusas,
    Y llegaron a un arreglo.
    Juan Haldudo a su criado
    Pagaría sin descuento,
    Las soldadas que debía
    Real sobre real, en el pueblo.
    Y libre Andrés del castigo,
    Y Don Quijote ya cierto
    De que obediente y humilde
    Cumpliera Juan el acuerdo,
    De allí se partió gozoso
    De arreglar aquel entuerto,
    Quedando solos el amo
    Con el criado maltrecho.

    Así que vio Juan Haldudo
    Que Don Quijote iba lejos,
    Volvió a burlas de palabra,
    Y a duras veras de hecho.
    Y fueron tan contundentes
    Los golpes que dio al chicuelo,
    Que marchó el tal sin la cobra
    En busca del caballero.


    (cont.)


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 28 Feb 2021, 04:42

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    ROMANCE IV DE LO QUE LE SUCEDIÓ
    A NUESTRO CABALLERO CUANDO
    SALIÓ DE LA VENTA



    (cont.)



    Siguió en tanto su camino
    El decidido Manchego,
    Y á dos leguas de andadura
    Volvió a provocar sucesos.
    Vio cerca tropel de gente
    Y hacer quiso en loco empeño,
    Algo que leyó en los libros
    De donde tomaba ejemplos.
    Eran seis con quitasoles,
    Mercaderes de Toledo
    Que iban por seda hasta Murcia
    Por hallarla en mejor precio.
    Cuatro criados llevaban
    A caballo junto á ellos,
    Y además iban tres mozos
    De mulas, á pie y contentos.
    Afirmóse en los estribos
    Al verlos cerca el Manchego,
    Su lanza apretó y su adarga
    Llevó mañoso a su pecho,
    Y poniéndose delante
    De aquel tropel de viajeros,
    Con voz fuerte y agresivo
    Dijo así, según es cuento:
    -Todo el mundo aquí se tenga
    Y confiese claro y recio,
    Ser la sin par Dulcinea
    La más fermosa que vieron.
    Uno de los mercaderes,
    Ya que todos entendieron
    Habérselas con un loco
    De los muchos locos sueltos,
    Zumbón; pero en tono grave
    Respondió sin menosprecio,
    Que así haría si la vieran
    En retrato, cuando menos;
    -Y tan de su parte estamos
    Añadió, tan en lo mesmo,
    Que aunque le faltara un ojo
    Y manase del izquierdo
    Bermellón y piedra azufre;
    Con todo, con todo esto,
    Por vuestra merced, que todos
    Cuanto quisiere diremos.
    -No le mana, vil canalla,
    Bermellón ni sucio apresto;
    Ambar si acaso y agalia
    Entre algodones advierto,
    Respondió precipitado
    Y enfurecido el Manchego,
    Ni tuerta es ni corcovada
    Y por la infamia que has hecho
    En decir della esas cosas
    Con tal descomedimíento,
    Preparaos al castigo
    Con que castigaros quiero.
    Calló y en bajo su lanza,
    Arremetió con denuedo
    Contra el que dijo las frases
    Que de tal modo le hirieron.
    Fortuna fue para todos
    Que diera el bruto un tropiezo,
    Y armas y furor y al amo
    Echase á rodar al suelo.
    Siéndole imposible alzarse
    No estuvo de lengua quieto,
    Y -Non fuyais, les decía,
    Que no es mío el contratiempo.
    Amos, criados y mozos
    De buena gana rieron,
    Y un mozo de los de mulas
    Tomó las cosas en serio;
    Y desoyendo advertencias
    Que otros y su amo le hicieron,
    Furioso llegó al caído
    Y a palos molió su cuerpo.
    -¡Malandrines.', les gritaba
    El apaleado soberbio,
    Y sordos los mercaderes
    Iban su ruta siguiendo.



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 28 Feb 2021, 04:53

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    ROMANCE V

    DONDE SE PROSIGUE LA NARRACIÓN
    DE UNA. DESGRACIA OCURRIDA
    A NUESTRO CABALLERO

    Y ni herido y tan maltrecho
    Tuvo la razón serena ...



    En trance tan angustioso
    Como al hidalgo pusieron,
    El acudió como siempre
    A su ordinario remedio;
    Remedio que consistía,
    Y le producía efectos,
    En recordar de sus libros
    Pasos ó notables hechos.
    A su brillante memoria
    Punto por punto acudieron,
    La historia de Valdovinos
    Que saben mozos y viejos;
    Y la del Marqués de Mantua
    Cuando Carlota travieso
    Le puso tan mal herido
    Que daba lástima verlo.
    Línea á línea y en voz alta
    El romance iba diciendo,
    Cuando llegó, casualmente,
    Un labrador de su pueblo.
    Quién era y mal que sentía
    Le preguntaba el labriego,
    Y como si no le oyese
    El continuaba los versos.
    -Señor Quijada-le dijo
    El buen hombre-, tenga seso;
    Yo no soy Marqués de Mantua,
    Y si Pedro Alonso en seco.
    Vuesa merced lo repare;
    Soy vecino, amigo vuestro ...
    ¡Todo inútil! el herido
    Seguía en sus devaneos.
    Persuadido Pedro Alonso
    De no hablar con hombre cuerdo,
    Con amor de caridades
    Le colocó en su jumento.
    A paso de precauciones
    Como supo y pudo hacerlo
    Llegó con él, Pedro Alonso,
    A las afueras del pueblo.
    No quiso con luz de tarde
    Caminar con él más dentro,
    Porque fuera esto lo mismo
    Que pagar al pregonero.
    Esperó y al ser de noche,
    Porque no pudieran verlo,
    Dejó en su casa al doliente
    Poco de juicio entre huesos.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88323
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 28 Feb 2021, 06:12

    Gracias, amiga mía.

    Besos.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    avatar
    Gavase


    Cantidad de envíos : 945
    Fecha de inscripción : 27/12/2020

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Gavase Dom 28 Feb 2021, 06:55

    Mil gracias por los aportes.
    Feliz domingo.
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 28 Feb 2021, 08:52

    Las gracias a ti, José, por acompañarnos.
    Buen día y recibe saludos cordiales, poeta.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Lun 01 Mar 2021, 02:17

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    ROMANCE VI

    DE LA SEGUNDA SALIDA DE NUESTRO
    BUEN CABALLERO DON QUIJOTE DE LA MANCHA


    Halla campo su locura
    y por escudero un tonto.



    El cura, el barbero, el ama,
    Y no lejos la sobrina,
    Iban condenando al fuego
    Libros de caballería.
    Cuando Don Quijote á voces
    Inquietando a la familia,
    En un soñado torneo
    Censuraba o aplaudía,
    Se suspendió el escrutinio
    Que tan á conciencia hacían,
    Y a ver al amo acudieron,
    Que según ellos, dormía.
    Levantado de la cama
    Y con mirada intranquila,
    Hallaron al buen hidalgo
    A quién dormido creían.
    Siguiendo en sus desatinos
    Agitado se movía
    Dando sendas cuchilladas
    Por abajo y por arriba.
    Le abrazaron y a la fuerza
    Lo echaron del lecho encima,
    Y aunque disparates dijo,
    Sosegado parecía.
    Aprovechando la calma
    Los que también le querían,
    Miraron al cuarto y sitio
    Lugar de la librería.
    Al abandonar el lecho
    Cosa que hizo á los dos días,
    Preguntó por el paraje
    Donde los libros ponía.
    -¿Qué aposento o nada?, dijo
    El ama bien advertida,
    Ni libros ni el cuarto dellos
    Queda en lo que antes había,
    Se lo llevó el mesmo diablo;
    -No tal, dijo la sobrina,
    Un encantador que vino
    En nube y noche sombría ...
    Ese fue quien allí entrando
    Como entrando a degollina,
    Dejó todo destruido
    Diciéndonos que lo hacía.
    Se llamaba, se llamaba ...
    Muñatón.-Frestón, diría,
    Dijo entonces Don Quijote,
    Asintiendo la chiquilla.

    Tal encantador y sabio
    Roído está por la envidia
    Sabiendo que haré vencido
    Al que quiere y patrocina.
    Hubo dimes y diretes;
    Pero al fin quedó creída
    La patraña que inventaron
    Cura, barbero y la chica.

    De allí á después, y pasaron
    La quincena sin mohína,
    El más cuerdo de los cuerdos
    Don Quijote parecía,
    Pasado ésto, 11egó el caso
    Prueba que a curar no íba,
    De ponerse de palique
    En un día y otro día,

    Con un labrador vecino,
    Hombre de pasta buenísima,
    Pero que puesto entre flores
    Le fuera propio ser liJa;
    Y tales cosas le dijo
    Y tal fue la tonterta
    Del oyente, que de acuerdo
    Quedaron en que lo harían.
    Sancho Panza era su nombre,
    Y bien el nombre le iba,
    Se asentó como escudero
    De andante caballería.

    Amo y criado, en reserva,
    Prepararon la salida,
    Pertrechándose de todo
    Cuanto menester creían.
    -Mire, señor caballero,
    Sancho á su amo decía,
    No dé al olvido la ínsula
    Que me tiene prometida.

    Los conciertos reanudaron
    Y en noche de cierto día,
    Salieron á la callada
    Y sin hacer despedida.



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Lun 01 Mar 2021, 02:20

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”



    ROMANCE VII

    DEL BUEN SUCESO QUE EL VALEROSO
    DON QUIJOTE TUVO EN LA
    ESPANTABLE Y JAMÁS IMAGINADA.
    A VENTURA DE LOS MOLINOS DE VIENTOS.


    Al aire dando su furia
    Parte a galope tendido


    A poco de su andadura
    Abandonando su tierra,
    Don Quijote y Sancho Panza
    Hablaron frenando riendas:
    -La ventura, Sancho amigo,
    De pronto se nos presenta ..
    . Treinta ó cuarenta gigantes
    Están á distancia cerca ...
    Con ellos haré batalla
    Y quitaré su existencia,
    Y es de Dios en buen servicio
    Quitar simiente como esa.
    -¿Qué gigantes?, Sancho Panza
    Preguntó con extrañeza
    -Aquellos que ves, le dijo,
    Que a fe que los ve cualquiera:
    Esos de brazos tan largos
    Que casi U en en dos leguas ...
    -¡Por Dios! que no son gigantes
    -Excúsate tu torpeza ...
    -Señor: molinos de viento
    Y por brazos que os parezcan,
    Son aspas que mueve el aire
    Para que hagan la molienda.
    -Bien parece, amigo Sancho,
    Que no estás cursado en ellas,
    El no saber de aventuras
    Y el no poder comprenderlas.
    Gigantes son y si el miedo
    Así te ofusca y te ciega,
    Y o voy á ellos, y en tanto
    Que les doy batalla, rezas.
    Así diciendo, afanoso
    A Rocinante dio espuelas,
    Sin oír al escudero
    Que le gritaba con fuerza.
    Y siguió viendo gigantes
    En lo que molinos eran.
    -Non fuyades, les decía,
    Cobardes por mi presencia;
    Es un solo caballero
    El que os mueve á contienda.
    Hizo el diablo que á más aire
    Más las aspas se movieran.
    En viéndolo Don Quijote
    Dijo con frase altanera;
    - Pues aunque mováis más brazos
    Que Briareo tendréis pena.
    E invocando en aquél trance
    A su dama Dulcinea,
    Pidiendo te socorriese
    En tan arriesgada empresa,
    Lanza en ristre y bien cubierto
    Con la mohosa rodela
    A galope del caballo
    Arremetió con fiereza ...
    En el aspa del molino
    Con que topó á la primera,
    Al dar fuerte una lanzada
    El viento dio una revuelta ...
    La lanza se hizo pedazos
    Crujieron lienzo y madera,
    Y caballo y caballero
    Rodaron hasta la cuesta.
    A todo correr del asno
    Fue Sancho con impaciencia
    Donde su amo no podía
    Despegarse de la hierba
    -¡ Válgame Dios!, dijo, Sancho
    Ya verá quién más acierta,
    Molinos y muy molinos
    Con aspas de palo y tela.
    -Calla, dijo Don Quijote,
    Que las cosas de la guerra
    A la continua mudanza~
    Más que otras están sujetas,
    - y cuanto mas que yo pienso
    Y es así verdad completa,
    Que Frestón, aquel mal sabio
    Que mis libros escondiera,

    Para quitarme la gloria
    De hazañas y proezas,
    Ha hecho que los gigantes
    En molinos se volvieran.
    Repuesto de lo pasado,
    Conformes á su manera,
    Criado y amo siguieron
    Por las regiones manchegas.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Lun 01 Mar 2021, 03:34

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    ROMANCE VIII

    EL VALIENTE MANCHEGO
    Y EL GALLARDO VIZCAÍNO




    ¿Quién es aquél tan polido
    Arrogante caballero? ...



    I

    Día de luz despejada
    Que ahuyenta nubes del cielo;
    Cuando la tarde se marcha
    Y con el sol anda huyendo,
    Camino de Puerto Lápice
    A trote y sonar de huesos
    De un caballo que se mueve
    Porque hay espuelas y viento;
    Altivo va Don Quijote
    Seguido de su escudero;
    Y van los dos platicando
    Sobre lo suyo y lo ajeno.
    Tal y cual es cada uno Y uno
    para otro nacieron,
    Y cosa difícil fuera
    Saber quién tiene más seso.
    Ciñose después la plática
    A las cosas de momento:
    Don Quijote dio instrucciones,
    Sancho Panza dio consejos.

    Aunque distintos en todo
    Llegaban pronto a un acuerdo:
    Era Don Quijote un alma,
    Y era Sancho Panza un cuerpo.
    De andante caballería
    Sorpresas y encantamientos,
    Instruía el más leído
    Al otro que fue más lerdo,

    Cuando el demonio, que tiene
    Tanta maldad como ingenio,
    Les hizo ver entre polvo
    Grupo que venía lejos.
    Iban primero dos frailes,
    Coche con damas en medio,
    Y detrás del coche, mozos
    Y dos ó tres escuderos,
    -Escúchame, Sancho amigo
    Dijo Don Quijote inquieto,
    No habrá más grande aventura
    Que la que viene al encuentro.
    O yo me engaño ó la suerte
    Nos dará lugar á un hecho
    El más famoso de todos
    De cuantos otros hicieron.
    Mira bien aquellos bultos
    Que parecen y son negros;
    Son sin duda encantadores
    De los que usan malos medios.
    Llevan acaso en el coche
    A furto y sin miramientos,
    Alguna hermosa princesa
    Que ha menester de mi esfuerzo.
    -Mire señor, dijo Sancho,
    Que los bultos que yo veo
    Son frailes de San Benito
    Y el coche no va con ellos;
    Vea, señor, lo que hace
    Que aunque yo sea mastuerzo,
    Los gigantes no confundo
    Con los molinos de viento.
    -Sabes poco, amigo Sancho
    Y no estás aún despierto,
    En achaques de aventuras
    Y reglas de caballeros;
    La verdad no es lo que dices
    Y si lo que yo sostengo:
    Calla y atiende y afirmo
    Que lo verás al momento.
    Y sin decir más palabra,
    Y sin oír más consejo,
    Picó al caballo marchando
    Como ráfaga de fuego


    (cont.)


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Lun 01 Mar 2021, 03:35

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    ROMANCE VIII

    EL VALIENTE MANCHEGO
    Y EL GALLARDO VIZCAÍNO


    (cont.)


    II


    Frente de los religiosos
    Se halló pronto y altanero,
    Según cuentan las historias
    Les dijo en alto:- Tenéos
    Descomunal y endiablada
    Gente que roba sosiegos;
    Dejad las altas princesas
    Forzadas a Jo que veo;
    Las que lleváis en el coche
    Encubridor de atropellos;
    Soltad/as o aparejaos
    A pronta muerte; entendedlo:
    Palabras blandas conmigo
    No han de servir, os lo advierto
    Sois fementida canalla
    Y oíros fuera mal hecho.
    Esto dicho, a la carrera
    Lanza baja y mal intento,
    Arremetió al primer fraile
    Con fuerte brío y denuedo;
    Y mal Jo hubiera pasado
    El religioso indefenso,
    Si' abandonando la mula
    No se arrojara en el suelo.
    El otro fraile, observando
    La suerte del compañero,
    Puso a galope su mula
    Y mucha tierra por medio.
    Con Sancho entonces pasaban
    De otro modo los sucesos
    Al querer quitar los hábitos
    Al religioso maltrecho.
    Y en tanto que recibía
    Golpes a diestro y siniestro
    Don Quijote, junto al coche
    Dijo a la dama de adentro:

    -Ved que vuestra fermosura
    Puede facer de su cuerpo
    Cuanto viniere en talante
    Y a bien tuviere de hacerlo:
    Este mi brazo dio cuenta
    De robadores soberbios,
    Que así cautivan mujeres
    Por fuerza y encantamiento:
    Porque no andéis en la busca
    De quien rompió el cautiverio,
    Será bien daros mi nombre,
    Sin que penéis por saberlo:
    Sabed, señora, que soy
    El andante caballero
    Don Quijote de la Mancha
    Que os rinde sus respetos;
    De dama sin par, cautivo
    Y a su voluntad sujeto:
    Doña Dulcinea es ella
    Y es el Toboso su pueblo.
    En pago del beneficio
    Que os hice, solo quiero
    Que tornéis y en el Toboso
    Digáis a ella lo hecho.


    (cont.)


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88323
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Lun 01 Mar 2021, 06:09

    Me releí este verano El famoso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Es cierto: no es lo mismo. Pero hay que reconocer el mérito del autor: su labor sacrificada; el buen uso del romance y el seguimiento que hace de los pasajes principales del libro.

    Nuevamente gracias, Lluvia.

    Te sigo.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Mar 02 Mar 2021, 00:35

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”



    ROMANCE VIII

    EL VALIENTE MANCHEGO
    Y EL GALLARDO VIZCAÍNO

    (cont.)




    III

    Puesto delante del coche,
    Sin dejar de ser tropiezo,
    Esperaba la respuesta
    El valeroso manchego;
    Y salió como entre sombras
    Un vizcaíno escudero
    Al servicio de las damas
    Y que había oído aquello;
    Asió a Don Quijote y dijo,
    Mezclando idioma y dialecto,
    Que le mataba si pronto
    No dejaba paso abierto.
    Mirole altivo el hidalgo
    Y respondió con sosiego:
    -No di a tu sandez castigo
    Porque no eres caballero.
    -¿Yo no caballero? ¡Mientes!,
    Rugió el otro echando fuego,
    Hidalgo por mar y el diablo
    Y ¡mientes! decirte vuelvo.
    -Lo veredes, dijo Agrages,
    Replicó de furor lleno
    Don Quijote, y enseguida
    El lanzón dejó durmiendo;
    Sacó la espada, y al brazo
    La rodela, chisme viejo,
    Arremetió al vizcaíno
    Con una intención de infierno:
    Ni apearse de la mula
    Pudo entonces el mancebo,
    Y también sacó su espada
    Para el ataque dispuesto;
    Cogió almohada del carruaje
    Para escudo de su pecho,
    Y fue de ver el combate
    Singular que sostuvieron.
    La rigurosa contienda
    Ofreció lances diversos,
    Que si el uno era valiente,
    El otro no lo era menos.
    Una grande cuchillada
    De filo y corte certero
    Llegó a dar el mozalbete
    En uno de los encuentros;
    Con tal coraje y empuje
    El golpe dio al caballero
    Que a no ser por la rodela
    Ancha herida hubiere abierto.
    Cuando sintió Don Quijote
    La pesadumbre y el hierro,
    Echó chispas por los ojos
    Y en alta voz fue diciendo:
    -¡Oh/ flor de la fermosura
    Dulcinea de mis sueños;
    Socorred en este trance
    A quien os da el pensamiento;
    Y dicho, apretó la espada,
    Rodela en alto y resuelto
    Quiso acabar con un tajo
    Aquel enconado pleito.
    A mula inquieta y rebelde
    Y espada en punta, sereno
    Esperaba su contrario
    El feroz embestimiento.
    Otro golpe y golpe fuerte
    Dio el vizcaíno al manchego,
    Y tal fue, que le matara
    De no torcerse el acero.
    Dando suelta Don Quijote
    A su furor y rehecho,
    Se irguió más en los estribos
    La espada oprimió de nuevo,
    Y con furia de pantera
    Y con salvaje ardimiento,
    Tan fuerte dio al adversario
    Que pudo creerlo muerto,
    Al verle nariz y boca
    Echar sangre a caño suelto.
    Se apeó de Rocinante,
    Y a paso solemne y lento
    Llegó a ponerle su arma
    En los ojos casi ciegos:
    Díjole que se rindiera
    Pues de no querer hacerlo,
    Su cabeza segaría
    Dejando huérfano el cuello.
    Con lágrimas y con súplicas
    Las señoras le pidieron
    Que la vida respetara
    De aquel su fiel escudero,
    -Así haré, señoras mías
    En condición y concierto,
    Que del vencedor son siempre
    Las condiciones de arreglo.
    Y aun prosiguió Don Quijote
    Una vez que dijo esto:

    -Las condiciones que pongo
    Son de razón y derecho;
    Ha de prometerme, a juro
    De leal hombre y de siervo,
    Ir al Toboso aseguida
    Que recobre su despejo,
    Y a mi hermosa Dulcinea
    Ofrendar vida y respetos.
    Y las sefíoras, a trueque
    De poner fin al tormento,
    Cuanto quiso y demandaba,
    Ellas por él prometieron.
    El pleito acabó; el hidalgo
    Puso quietud en sus nervios,
    Dejó las altas princesas
    Y a Sancho fué satisfecho.
    Sancho admiró la fazaña
    De tan gran señor, su dueño,
    Y hasta olvidó las injurias
    Y los golpes que a él le dieron ...
    Buscando más aventuras
    Y otros más famosos hechos,
    A paso de aíre que azota
    Marchó el famoso manchego.




    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Mar 02 Mar 2021, 00:38

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    ROMANCE IX


    DE LOS GRACIOSOS RAZONAMIENTOS
    QUE PASARON ENTRE DON QUIJOTE
    Y SANCHO PANZA., SU ESCUDERO



    Razones salen a veces
    De razones sin sentido.


    Así que vio Sancho Panza
    La victoria de su amo,
    Llegó a tenerle el estribo
    Para subir al caballo ...
    Hincó en tierra la rodilla
    Y asiéndole de la mano
    La besó y le dijo:-Os pido
    La ínsula que ha ganado.
    Don Quijote respondióle:
    -Advertir, hermano Sancho,
    No ser aventura de ínsula,
    Percance como el pasado:
    Son, y bien, encrucijadas
    En las que ganar no es raro,
    Sacar la cabeza rota
    O alguna oreja en pedazos.
    Vendrán otras aventuras
    Y estad cierto y confiado,
    Que habré de daros gobierno
    En más adelante acaso.
    Nuevamente agradecido
    Mostróse Sancho al hidalgo
    Y una vez montado éste,
    El subió sobre su asno.
    Tal corría Rocinante
    Por asperezas y llanos
    Que a trote de su jumento
    Panza no pudo alcanzarlo.
    A su señor pidió a voces
    Menos prisa y un aguardo,
    Y al ruego del escudero
    Paró el señor algún rato.
    A tiro de voz en calma
    Fueron así platicando:
    -Retirarnos a una iglesia
    Fuera, señor, acertado.
    La Santa Hermandad pudiera
    Dar con nosotros al cabo,
    Y ha de sudamos el hopo,
    Si es que la cárcel dejamos.
    -No tengas, amigo, pena
    Que si llegara ese caso,
    De manos de los caideos
    Te sacaré sin trabajo;
    Cuanto más de lo que dices;
    Pero, dime, séme franco:
    ¿Has visto tú caballero
    Más valiente y arriesgado?
    ¿Has leído en las historias
    De caballeros hidalgos
    Quién más brío que yo tenga
    Más aliento y fuerte brazo,
    Y en el derribar más maña
    Que yo? responde, lo aguardo.
    -No leí ninguna historia
    Porque sabéis y declaro
    Que de leer no se nada,
    Ni poner un garabato.
    Más lo que osaré y apuesto
    Con quien quisiera negarlo
    Que a un amo más atrevido
    Yo no he servido en mis años,
    Y le ruego que se cure
    Con hilas y ungüento blanco
    Que yo traigo en las alforjas,
    La oreja que está sangrando.
    -De tener yo más memoria
    Todo ello fuera escusado,
    Haciéndome una redoma
    Del bálsamo que preparo;
    Ahorra tiempo y medicinas
    Y una gota hace el milagro,
    Y deferida ninguna
    Se muere con aplicarlo.
    Si en una batalla vieres
    Que por en medio me parto;
    Coges lo que caiga al suelo
    Y juntas bien los pedazos:
    Con sotileza en la junta
    Bien al justo has de encajallo,
    Me das a beber dos gotas
    Y enseguida me ves sano.
    Tal oyendo Sancho Panza
    A su ínsula renunciando,
    Solo pidió la receta
    De aquél bálsamo tan raro.
    De Fierabrás se llamaba
    Lo que deseaba tanto;
    Pero solo supo el nombre
    Del remedio extraordinario.
    A vínose Don Quijote
    A curar su oreja en tanto,
    Del modo que le decía
    El más fiel de los criados.
    Al ver su celada rota
    juró vengar el agravio,
    Sin comer pan a manteles
    Y otras cosas, sin vengarlo.
    Hizo Sancho con más juicio
    A cuanto escuchó reparos,
    Poniendo en dudas la ínsula
    De su afán y sus quebrantos,
    Replicando el Ingenioso:
    Que no te de eso cuidado,
    Volvió a decir, añadiendo
    Con gran contento del zafio:
    -Cuando faltare la ínsula
    Ten drías como reinado
    Dinamarca o Sobradisa
    Y así saldrías ganando;
    Pero esto para su tiempo
    Y mira si traes algo
    En esas alforjas grandes,
    Y lo que traiga comamos.
    Iremos luego en la busca
    De castillo en que alojarnos
    Y en que bálsamo hacer pueda
    Pues la oreja va chillando.
    Mendrugos de pan y queso
    Y cebolla es lo que hallaron;
    A buen hambre, no hay pan duro,
    Y comieron el hallazgo.
    Aunque comieron deprisa
    A pocos más que acabaron.
    Hizo la noche imposible
    Que llegasen a poblado.
    A chozas de unos cabreros
    Enhorabuena llegaron
    Y fue preciso amoldarse
    A pernoctar junto al ato.





    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Jue 04 Mar 2021, 01:18

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”





    ROMANCE X

    D8 LO QUE SUCEDIÓ A DON QUIJOTE
    CON UNOS CABREROS


    En las bellezas del arte
    va escondida la locura.


    Cariñosos los cabreros
    Con huéspedes llenos de hambre,
    No es mucho que amo y criado,
    A cena envite aceptasen.
    Sin haberlo sido nunca
    Comían como gañanes,
    y tasajos como el puño
    Embaulaban en instantes.
    Para servirle la copa,
    Que fue cuerno en aquél lance,
    junto a Don Quijote, Sancho
    En pie quería quedarse.
    No consintió el caballero
    Acto servil semejante,
    y con razones y a fuerza,
    Con él le obligó a sentarse ...
    -Es como el amor, le dijo,
    La caballería andante,
    Todas las cosas lo mesmo
    y todos somos iguales.
    Soy tu Señor y tu amo,
    y sin repulgos de clase,
    Bebes donde yo bebiere,
    Yantas donde yo yantare.
    No entendían los pastores
    Tal jerigonza de frases,
    y comían y callaban
    Sin demostrar enterarse.
    Acabado ya el servicio
    De los tasajos de carne,
    Sobre las mismas zaleas
    Echaron postre abundante:
    Bellotas avellanadas
    Y queso rompe molares.
    Nunca estaba ocioso el cuerno
    A un lado y otro en andares,
    Con un arcaduz de noria
    Qué fácil vacía un zaque.

    Satisfecho de comida
    Y ansioso por expresarse,
    Halló tema en las bellotas
    Para un discurso notable.
    Habló de la edad dorada,
    Poetizó los pasajes,
    De aquella paz y concordia,
    De pureza y amistades ...
    -Honestidad y doncellas,
    Dijo buscando remate
    De la plática, iban solos
    Donde querían marcharse;
    Sin temor así marchaban
    Porque no creía nadie
    Que ajena desenvoltura
    O lascivia molestase ...
    No sucede igual en estos
    Nuestros siglos detestables
    Que no hay doncella segura
    Aun pretendiendo guardarse.

    Amorosa pestilencia
    Las entra y pronto las hace
    Dar con su recogimiento
    Por bueno que fuere, al traste.
    Para esto y otras cosas
    Malicia y tiempo adelante
    Creáronse, yo soy uno,
    Los caballeros andantes.
    Enterados los pastores
    Y en afán de agasajarle,
    De un zagal que a llegar iba
    Le prometieron cantares;
    Mozo el tal muy entendido
    En escribir, muy amante,
    Y de un rabel siendo músico
    Y de lo más deseable.
    Mientras así le decían,
    Llegó en las ondas del aire
    El eco de dulce canto
    Formado con notas suaves.
    Era el zagal de que hablaban
    Que no tardó en presentarse,
    Rogándole sus amigos
    Que por el huesped cantase.
    Antonio el tal se llamaba
    Y Antonio zagal amable,
    Templó su rabel y pronto
    Lució sus habilidades.
    Al concluir, Don Quijote
    Rogóle que continuase,
    Más no quiso Sancho Panza
    Robar al sueño más parte.







    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88323
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Jue 04 Mar 2021, 01:30

    Te acompaño, querida amiga, por estos romances de "aventuras y desventuras."


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Vie 05 Mar 2021, 01:04

    Y qué haría yo sin tu compañía. Lo sé y sabes que te doy las gracias, amigo Pascual.
    Seguimos.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Vie 05 Mar 2021, 01:07

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    ROMANCE XI

    DE LO QUE CONTÓ UN CABRERO
    A. LOS QUE ESTABAN CON DON QUIJOTE



    El amor que da la vida
    Puede también dar la muerte.



    Al concluir de una cura
    Que hacían a Don Quijote
    Con el romero mascado,
    Medicina de pastores;
    Llegó un mozo del aldea
    Y refirió a tropezones
    El suceso que ocurría
    En pueblo y alrededores;
    Que un guapo mozo, Crisóstomo
    Como en vida fue su nombre,
    Estudiante en Salamanca
    Y pastor luego en el Monte,
    Muerto había por Marcela,
    Muerto por el mal de amores,
    Dejando a su amigo Ambrosio
    Por encargo, entierro pobre.
    En el campo, al pie de peña
    Y fuente del alcornoque,
    Porque allí según él dijo,
    Le dio amor el primer golpe;
    Que así dijo y otras cosas
    El testamento dispone,
    Y los abades del pueblo
    A no hacer, hallan razones.
    El amigo del difunto,
    Ambrosio, echándolas de valiente
    Que cumplirá con su encargo
    Ha dicho a todos, a voces.
    Anda el pueblo alborotado
    Y Ambrosio, con muchos hombres
    La voluntad del difunto
    Cumple, si se lo propone.
    A enterrarlo van mañana
    Como el testamente pone,
    Y Ambrosio es mozo de arranque
    Y nada tiene de zote.
    Hizo pausa en su relato
    El mozo, y curioso entonces
    Don Quijote, con el ansia
    De saber más pormenores,
    Pidió al pastor le dijera
    Cuanto de públicos sones
    De Marcela y de Crisóstomo
    Corriera en valles y montes.
    El mozo, débil al ruego
    Hizo en la verdad escote,
    Hasta dejar al desnudo
    Raro lance de amadores.
    Crisóstomo era estudiante
    Rico y por hidalgo noble,
    Y sin saber por qué causa,
    Vino a zamarra y capote.
    Era otro estudiante, Ambrosio
    Con iguales aficiones,
    Y así fueron a plebeyos
    Los que iban para señores.
    Cosa debe ser no fea
    Guardar reses día y noche,
    Cuando vienen a este oficio
    Los tenidos por más nobles.
    De un labrador hacendado
    Y a buena de Dios francote,
    Quedó huérfana Marcela
    Con dineto y con terrones.
    A cuido de un tío suyo,
    Y virtuoso sacerdote,
    Quiso Dios en la rapaza
    Poner las gracias y dones.
    ' La fama de su hermosura
    Y la riqueza del dote,
    Hizo llover memoriales
    De mozos de los mejores.
    El cura se defendía
    Con la edad de flor al brote,
    Y el no querer de la moza
    Ir a cuidados mayores.
    Y hete cuando no me cato
    La Melindrosa, que al postre
    Prefiere a la buena guisa
    Guisa de apuros y trotes.
    Remanece de pastora
    Y va sembrando ilusiones,
    Haciendo a muchos mancebos
    Ser zagales soñadores:
    Ni por semejas dio indicio
    Su honestidad de reproche,
    Ni nada que su recato
    Mordieran murmuradores.
    Cierto que afable y hermosa
    Atrae los corazones;
    Pero ella con sus desdenes
    Es freno de adoradores.
    Ingrata y cruel la dicen,
    Y en muchas hayas y robles
    Está el nombre de Marcela
    Grabado en corteza doble.
    Aquí pastor que suspira,
    Allí amorosas canciones,
    Endechas desesperadas
    De ilusos y trovadores.
    Por ser todo lo contado
    Verdad que calumnia rompe,
    De la muerte de Crisóstomo
    Todos la causa conocen.
    Y Don Quijote y algunos,
    Por esperar emociones
    Asistir se prometieron
    A entierro de tal renombre.



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55006
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 06 Mar 2021, 03:25

    FEDERICO LAFUENTE

    “EL ROMANCERO
    DEL QUIJOTE”




    ROMANCE XII

    DONDE SE DA FIN AL CUENTO
    DE LA PASTORA MARCELA.,
    CON OTROS SUCESOS


    No hay loco que callar pueda
    Si arañan en su locura.



    Por los balcones de Oriente
    Descubriéndose va el día,
    Cuando a su huesped despiertan
    Los pastores que le avisan.
    . Pregúntanle si persiste,
    En ir a donde ellos iban;
    Por asistir al entierro
    De que te dieron noticia.
    Acepta, se alza y a poco
    Los pastores y él caminan,
    Y Sancho que va con ellos
    V á mascando picardías.
    Pronto encuentran seis pastores
    Que llevan negras pellizas,
    Y que adornan sus cabezas
    Con guirnaldas mal tejidas.
    Un grueso bastón de acebo
    Muestra cada uno a la vista;
    Y se ven gentiles hombres
    A espalda de los que guían.
    Son dos y van a caballo,
    Y al fin de la comitiva
    Tres mozos de a pie, al servicio
    De la gentileza dicha.
    Unos y todos se juntan,
    Se saludan y enseguida,
    Conversación animada
    Surge de la compañía.
    Es el tema lo sabido,
    La sin ventura grandísima
    De pastor muerto de amores
    Y entierro que allí no estilan ...
    Desviarse del asunto
    Y otro emprenden de más miga,
    Porque los gentiles hombres
    Son gente curiosa y viva.
    Preguntan a Don Quijote
    Entre veras y entre risas,
    Por qué camina con armas
    Siendo la gente tranquila.
    Apenas hablar le oyen
    De andante caballería,
    Comprenden bien que aquel juicio
    Anda en lucha y remolina.
    Y por más averiguarlo,
    En jornada entretenida,
    Haciéndole observaciones
    Provocan su fantasía.
    Y le oyen mil disparates
    Que con verdades endilga,
    Revolviendo en su memoria
    Cosa que leído había ...
    Y estando así en tales pláticas
    Cesan de hablar cuando miran
    Por la quiebra de montañas
    Bajar pastores en fila.
    Llegan a veinte, van todos
    Con luto, que significan
    Pellicos de negra lana
    Bien aseada y retorcida.
    Entre seis de/los conducen
    Unas andas, escondidas
    A fuerza de hojas y ramos
    Y flor de clases distintas.
    Es el cuerpo de Crisóstomo
    El que conducen asina,
    Y al pie de aquel1as montañas
    Hacen para él una sima.
    junto al cuerpo y entre flores
    Traen papeles de su vida,
    Documentos y ayes tristes,
    Esperanzas y alegrías (1).
    Todo ha de abrasarse al fuego
    Si es su voluntad cumplida;
    El gentil hombre Vivaldo
    Libró alguna poesía.
    Es Canción desesperada
    La casi a fuerza cogida,
    Y con la venia de Ambrosio
    Quisieron todos oírla.


    (1) Imposible seguir en un romance sujeto a las reglas del verso, las bellezas de frase y estilo del capítulo a que se refiere y no está bien resistir el deseo do copiar y copio lo que ambrosio dice que fue su amigo Crisóstomo: Ese cuerpo, señores, que con piadosos ojos estáis mirando, fue depositario do un alma en quien el cielo puso infinita parte de sus riquezas. Ese es el cuerpo de Crisóstomo que fue único en el ingenio, solo en la cortesía, extremo en la gentileza, fénix en la amistad, magnifico sin tasa, grave sin presunción, alegro sin bajeza; y finalmente primero en todo lo que es ser bueno, y sin segundo en todo lo que fue ser desdichado• Quiso bien, fue aborrecido; adoró, fue desdeñado; rogó a una fiera, importunó a un mármol, corrió tras el viento, dio voces a la soledad, sirvió a la ingratitud, de quien alcanzó por premio sor despojo de la muerto en la mitad de la carrera de la vida»,


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    Contenido patrocinado


    FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote" Empty Re: FEDERICO LAFUENTE (1857-1927): " El romancero del Quijote"

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Miér 19 Jun 2024, 19:59