Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 874564 mensajes en 41979 argumentos.

Tenemos 1424 miembros registrados

El último usuario registrado es Antonio García López

Últimos temas

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 60 usuarios en línea: 7 Registrados, 1 Ocultos y 52 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

cecilia gargantini, Chambonnet Gallardo, javier eguílaz, Juliana Mediavilla, Manfred Klish, Maria Lua, Pedro Casas Serra


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Noviembre 2020

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty

UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E


Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 11 Nov 2020, 04:03

.


50

Hablar es tener demasiadas consideraciones con los demás. Por la boca mueren el pez y Oscar Wilde.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 12 Nov 2020, 05:09

.


51

Desde que las últimas lluvias han pasado hacia el sur, y sólo ha quedado el viento que las barrió, ha regresado a las aglomeraciones de la ciudad la alegría del sol seguro y ha aparecido mucha ropa blanca colgada saltando en las cuerdas estiradas por los palos en las ventanas altas de las casas de todos los colores.

También me he puesto yo contento, porque existo. He salido de casa con un gran objetivo, que era, al final, llegar a tiempo a la oficina. Pero, este día, la propia compulsión de la vida participaba de aquella otra buena compulsión que hace que el sol venga a las horas del almanaque, conforme a la latitud y a la longitud de los lugares de la tierra. Me he sentido feliz porque no podía sentirme desgraciado. He bajado la calle reposadamente, lleno de seguridad, porque, en fin, la oficina conocida, la gente conocida que hay en ella, eran seguridades. No es de admirar que me sintiese libre, sin saber de qué. En los cestos puestos en los bordes de las aceras de la Calle de la Plata los plátanos en venta, bajo el sol, eran de un amarillo grande.

Me contento, después de todo, con muy poco: el que haya cesado la lluvia, el que haya un sol bueno en este Sur feliz, plátanos más amarillos porque tienen manchas negras, la gente que los vende porque habla, las aceras de la Calle de la Plata, el Tajo al fondo, azul verdoso tirando a oro, todo este rincón doméstico del sistema del Universo.

Llegará el día en que ya no vea esto, en que sobrevivirán los plátanos del borde de la acera, y las voces de las vendedoras sagaces, y los periódicos del día que el pequeño ha desplegado de un lado a otro de la esquina en la otra acera de la calle. Bien sé que los plátanos serán otros y que las vendedoras serán otras, y que los periódicos tendrán, para quien se incline a verlos, una fecha que no es la de hoy. Pero ellos, porque no viven, duran aunque sean otros; yo, porque vivo, paso aunque sea el mismo. Este momento, podría solemnizarlo comprando plátanos, pues me parece que en éstos se ha proyectado todo el sol del día como una linterna sin máquina.

Pero me da vergüenza de los rituales, de los símbolos, de comprar cosas en la calle. Podrían no envolver bien los plátanos, no vendérmelos como deben ser vendidos por no saber yo comprarlos como deben ser comprados. Podrían extrañar mi voz al preguntar el precio. Más vale escribir que atreverse a vivir, aunque vivir no fuese más que comprar plátanos al sol, mientras hay sol y hay plátanos en venta.

Más tarde, quizás... Sí, más tarde... Otro, quizás... No sé…


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 12 Nov 2020, 05:15

.


Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Lisboa16

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32031
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 67
Localización : buenos aires

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por cecilia gargantini el Jue 12 Nov 2020, 14:56

Me imagino de dónde es esa imagen...quién es el autor??


Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 12 Nov 2020, 15:45

Esta imagen es la que corresponde al mes de noviembre del calendario de sobremesa de la Asociación de Pintores con la Boca y con el Pie, de Madrid, obra de Walery Siejtbatalow, (pintada con la boca)y lleva el título de "Tranvía en la lluvia". A mí, por el tranvía amarillo y el ambiente, me ha recordado Lisboa, pero he buscado al autor en Google y aparece que es de Kazajistan aunque parece que reside en Polonia, por lo que no sé con certeza qué ciudad es la que inspira la pintura. https://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=&ved=2ahUKEwjn85uE0_3sAhXMN8AKHWswCggQFjANegQICxAC&url=https%3A%2F%2Fvdmfk.com%2Fes%2Fkuenstler-dbs%2F%3Fpdb%3D671&usg=AOvVaw1l55ARXtzzPoUKgr083JET

Un abrazo.
Pedro

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Vie 13 Nov 2020, 04:31

.


52

Cuando duermo muchos sueños, salgo a la calle, con los ojos abiertos, todavía con el rastro y la seguridad de ellos. Y me pasmo de mi automatismo, con el que los demás me desconocen. Porque atravieso la vida cotidiana sin soltar la mano de la nodriza astral, y mis pasos por la calle van de acuerdo y consonantes con oscuros designios de la imaginación del sueño. Y, por la calle, voy seguro; no voy oscilando; respondo bien; existo.

Pero, cuando se produce un intervalo, y no tengo que vigilar el curso de mi marcha, para evitar vehículos o no estorbar a los peatones, cuando no tengo que hablarle a alguien, ni me pesa la entrada de una puerta próxima, me voy de nuevo por las aguas del sueño, como un barquito de papel, y de nuevo regreso a la ilusión mortecina que me arrulla la vaga conciencia de la mañana que nace entre el ruido de los carros de hortaliza.

Y entonces, en plena vida, es cuando el sueño tiene grandes funciones de cine.

Bajo por una calle ideal de la Baja y la realidad de las vidas que no existen me ata, con cariño, a la cabeza un trapo blanco de reminiscencias falsas. Soy navegante en un desconocimiento de mí. Lo he vencido todo donde nunca he estado. Y es una brisa nueva esta somnolencia con que puedo andar, inclinado hacia delante en una marcha casi imposible.

Cada cual tiene su alcohol. Tengo alcohol suficiente con existir. Borracho de sentirme, vagabundeo y voy seguro. Si es hora, me recojo en la oficina como cualquier otro. Si no es hora, voy hasta el río a mirar el río, como cualquier otro. Y, por detrás de esto, cielo mío, me constelo a escondidas y tengo mi infinito.

20-7-1930.


(Continuará)

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32031
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 67
Localización : buenos aires

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por cecilia gargantini el Vie 13 Nov 2020, 14:49

Gracias Pedro por tu explicación sobre la pintura. Googlearé para ver más.
Yo te preguntaba porque a mí también me pareció ver Lisboa cuando la vi.
Besosssssssssssss y gracias otra vez, querido amigo
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 14 Nov 2020, 04:35

Gracias a ti por tu interés, Cecilia.

Un abrazo.
Pedro

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 14 Nov 2020, 04:38

.


53

Una sola cosa me maravilla más que la estupidez con que la mayoría de los hombres vive su vida: es la inteligencia que hay en esa estupidez.

La monotonía de las vidas vulgares es, aparentemente, pavorosa. Estoy almorzando en este restaurante vulgar, y miro, más allá del mostrador, la figura del cocinero; y aquí, a mi lado, está de pie el camarero viejo que me sirve, como hace treinta años, creo, sirve en esta casa. ¿Qué vidas son las de estos hombres? Hace cuarenta años que aquella figura de hombre vive casi todo el día en una cocina; tiene unas breves vacaciones; duerme relativamente pocas horas; va de vez en cuando al pueblo, del que vuelve sin duda y sin pena; almacena lentamente dinero lento, que no se propone gastar; se pondría enfermo si tuviera que retirarse de su cocina (definitivamente) para irse a los campos que ha comprado en Galicia; está en Lisboa hace cuarenta años y nunca ha ido, ni siquiera, a la Rotonda ni a un teatro, y tiene un solo día de Coliseo: payasos en los vestigios interiores de su vida. Se casó no sé cómo ni por qué, tiene cuatro hijos y una hija, y su sonrisa, al inclinarse, desde el lado de allá del mostrador hacia donde estoy, expresa una gran,una solemne, una contenta felicidad. Y no simula, ni qué razón tiene para simular. Si la siente es porque verdaderamente la tiene.

¿Y el camarero viejo que me sirve, y que acaba de poner ante mí el que debe ser el millonésimo café de su puesta de café en las mesas? Tiene la misma vida que el cocinero, apenas con la diferencia de cuatro o cinco metros: los que hay de la localización del uno en la cocina a la localización del otro en la parte de fuera de la casa de comidas. Por lo demás, sólo tiene dos hijos, va más veces a Galicia, ha visto Lisboa más que el otro, y conoce Oporto, donde estuvo hace cuatro años, y es igual de feliz.

Examino, con un asombro asustado, el panorama de estas vidas, y descubro, cuando voy a sentir horror, pena, indignación ante ellas, que quien no siente horror, ni pena, ni indignación, son los mismos que tendrían derecho a sentirlos, son los mismos que viven esas vidas. Es el error central de la imaginación literaria: suponer que los otros son nosotros y que deben sentir como nosotros. /Pero, afortunadamente para la humanidad, cada hombre es solamente quien es, siéndole dado al genio, únicamente, el ser algunos otros más./

Todo, a fin de cuentas, se da en relación a aquello en que se da. Un pequeño incidente callejero, que llama a la puerta al cocinero de esta casa, le entretiene más que me entretiene a mí la contemplación de la idea más original, la lectura del mejor libro, el más grato de los sueños inútiles. Y si la vida es esencialmente monotonía, el hecho es que él se ha librado de la monotonía con más facilidad que yo. Y se escapa de la monotonía más fácilmente que yo. La verdad no está con él ni conmigo, porque no está con nadie; pero la felicidad está verdaderamente con él.

Sabio es quien monotoniza la existencia, puesto que entonces cada pequeño incidente tiene un privilegio de maravilla. El cazador de leones no tiene aventuras más allá del tercer león. Para mi cocinero monótono, una escena de bofetadas en la calle tiene siempre algo de apocalipsis modesto. Quien no ha salido nunca de Lisboa viaja al infinito en el tranvía cuando va a Bemfica y, si un día va a Cintra, siente que ha ido a Marte. El viajero que ha recorrido toda la tierra, de cinco mil millas en adelante no encuentra novedades, porque sólo encuentra cosas nuevas; otra vez la novedad, la vejez de lo eterno nuevo, pero el concepto abstracto de novedad se quedó en el mar con la segunda de ellas.

Un hombre puede, si posee verdadera sabiduría, disfrutar del espectáculo completo del mundo en una silla, sin saber leer, sin hablar con nadie, sólo mediante el uso de los sentidos y el alma no saber estar triste.

Monotonizar la existencia, para que no sea monótona. Tornar anodino lo cotidiano, para que la más pequeña cosa sea una distracción. En medio de mi trabajo de todos los días, oscuro, igual e inútil, me surgen visiones de fuga, huellas soñadas de islas lejanas, fiestas en avenidas de parques de otras eras, otros paisajes, otros sentimientos, otro yo. Pero reconozco, entre dos asientos, que si tuviese todo eso, nada de eso sería mío. Más vale, en realidad, el patrón Vasques que los Reyes del Ensueño, más vale, en realidad, la Calle de los Doradores que las grandes avenidas de los parques imposibles. Teniendo al patrón Vasques, puedo disfrutar del sueño de los Reyes del Ensueño; teniendo la oficina de la Calle de los Doradores, puedo disfrutar de la visión interior de los paisajes que no existen. Pero si tuviese a los Reyes del Ensueño, ¿qué me quedaría por soñar? Si tuviese los paisajes imposibles, ¿qué me quedaría de imposible?

La monotonía, la igualdad sin brillo de los días iguales, la ninguna diferencia entre hoy y ayer —que esto me quede siempre, con el alma despierta para disfrutar de la mosca que me distrae, cuando pasa por casualidad ante mis ojos, de la carcajada que se levanta voluble desde la calle indeterminada, la vasta liberación de ser hora de cerrar la oficina, el descanso infinito de un día de fiesta.

Puedo imaginarlo todo, porque no soy nada. Si fuese algo, no podría imaginar. El ayudante de contabilidad puede soñarse emperador romano; el Rey de Inglaterra está privado de ser, en sueños, otro rey distinto del rey que es. Su realidad no le deja sentir.


(Continuará)

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32031
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 67
Localización : buenos aires

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por cecilia gargantini el Sáb 14 Nov 2020, 15:04

GRACIAS PEDRO!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Dice Tabucchi, en su libro Un baúl lleno de gente," La mirada que recorre El Libro del Desasosiego
constituye la percepción y al mismo tiempo la alteración de los datos de la experiencia: es lo que está fuera del YO. Es un espacio difícilmente definible: es la Conciencia y el Inconsciente, el YO, el SER y el ESTAR. Es la vida que él vive y el arquetipo de la vida, una vida real y al mismo tiempo preexistente y eterna".

Mucho para pensar, no?
Besossssssssssss amigo y gracias por este trabajo
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 15 Nov 2020, 04:23

La reflexión de Tabuchi es muy profunda, demasiado quizá para mí que no soy capaz de seguirla en toda su amplitud ni valorarla como análisis conclusivo de la obra de Pessoa. Yo percibo en el "Libro del desasosiego" una especie de diario que Pessoa llevaba, en que anotaba sus impresiones, sus sensaciones, sus reflexiones, de una forma desordenada, al hilo de los acontecimientos del día exteriores a él o su mundo interior, y que nos revela su compleja personalidad tanto como su genialidad.

Un abrazo.
Pedro

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 15 Nov 2020, 04:31

.


54

Y así como sueño, raciocino si quiero porque esto es apenas otra especie de sueño.

Príncipe de mejores ocasiones, otrora fui tu princesa, y nos amamos con un amor de otra especie, cuya memoria me duele.


(Continuará)

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32031
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 67
Localización : buenos aires

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por cecilia gargantini el Dom 15 Nov 2020, 14:50

Me gustó lo que decís sobre el libro de Pessoa. Es así...
Besossssssssssssssss
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 16 Nov 2020, 04:35

En el Libro del desasosiego, Pessoa habla de los sucesos que le ocurren a diario. Cambia los nombres de sus compañeros de trabajo, de su jefe, de su calle... pero siguen siendo los suyos. Pensó en otorgar la obra a varios autores, heterónomos suyos, pero no llegó a concretar uno definitivo, ni a acabar su obra, ni a ordenarla, porque era un dietario que iba escribiendo a diario hasta que su muerte le puso punto final. Creo que pudo influirle para motivarle a escribirlo, el Diario íntimo de Amiel, escrito entre 1839 y 1881, que se hizo muy famoso a su publicación póstuma y que recogía el pensamiento de Amiel en diecisiete mil páginas, algunas de contenido algo escabroso para su época. Su publicación estimuló la escritura de diarios íntimos. En Cataluña es famoso el Calaix de sastre (Cajón de sastre), diario personal en cincuenta y dos volúmenes escrito por Rafael de Amat y de Cortada, Barón de Maldá, a lo largo de su vida, desde los veintitrés años de edad (tres años después de casarse) hasta su muerte, es decir de 1769 a 1819, que constituye un documento histórico importante por su descripción detallada de hechos, acontecimientos y comportamientos sociales en la Cataluña de su época.

Un abrazo, Cecilia.
Pedro

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 16 Nov 2020, 04:37

.


55

El calor, como una ropa invisible, dan ganas de quitárselo.


(Continuará)



cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32031
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 67
Localización : buenos aires

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por cecilia gargantini el Lun 16 Nov 2020, 14:14

En Cataluña es famoso el Calaix de sastre (Cajón de sastre), diario personal en cincuenta y dos volúmenes escrito por Rafael de Amat y de Cortada, Barón de Maldá, a lo largo de su vida, desde los veintitrés años de edad (tres años después de casarse) hasta su muerte, es decir de 1769 a 1819, que constituye un documento histórico importante por su descripción detallada de hechos, acontecimientos y comportamientos sociales en la Cataluña de su época.


Gracias por este dato!!!!!!!!!!!!!!!!!! En cuanto tenga un poquito de tiempo, trataré de googlear.
Besossssssssssssssss
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 17 Nov 2020, 05:52

Gracias a ti por tu interés, Cecilia.

Un abrazo.
Pedro

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 17 Nov 2020, 05:54

.


56

TORMENTA

Este aire bajo de nubes paradas. El azul del cielo estaba sucio de blanco transparente.

El mozo, al fondo de la oficina, suspende durante un minuto el cordel alrededor del bulto eterno...«Qué [...] hace», comenta estadísticamente.

Un silencio frío. Los ruidos de la calle como si fueran cortados a cuchillo. Se ha sentido, prolongadamente, como un malestar de todo, un suspender cósmico de la respiración. Se ha parado el universo entero. Momentos, momentos, momentos. La tiniebla se ha encarbonado de silencio.

Súbitamente, acero vivo, (…)

¡Qué humano era el campanillazo metálico de los tranvías!

¡Qué paisaje alegre la simple lluvia en la calle resucitada del abismo!

¡Oh Lisboa, hogar mío!

¿1930?


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 18 Nov 2020, 03:09

.


57

Me sentí inquieto ya. De repente, el silencio había dejado de respirar.

Súbitamente, de acero, un día infinito se astilló. Me agaché, animal, contra la mesa, con las manos garras inútiles encima del tablero liso. Una luz sin alma entró en los rincones y en las almas, y un sonido de montaña próxima se precipitó de lo alto, rasgando con un grito el velo duro del abismo. Se paró mi corazón. Me latió la garganta. Mi conciencia sólo vio un borrón de tinta en un papel.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 19 Nov 2020, 04:33

.


58

Primero es un sonido que forma otro sonido, en la concavidad nocturna de las cosas. Después es un aullido vago, acompañado del oscilar rozado de los letreros de la calle. Después, todavía, hay un alto de pronto en la voz lavada del espacio, y todo se estremece, y no oscila y hay silencio en el miedo de todo esto con un miedo sordo que sólo [...] cuando ha pasado.

Después no hay nada más que el viento, y me doy cuenta con sueño de que las puertas se estremecen presas y las ventanas producen un sonido de cristal que resiste.

No duermo. Entresueño.

Tengo vestigios en la conciencia. Pesa en mí el sueño sin que la inconsciencia pese... No soy. El viento... Despierto y vuelvo a dormirme, todavía no me he dormido. Hay un paisaje de ruido alto y torvo más allá de que me desconozco. Disfruto, recatado, la posibilidad de dormir. En efecto duermo, pero no sé si duermo. Hay siempre en lo que creemos que es el ruido un ruido de final de todo,el viento en lo oscuro, y, si sigo escuchando, el ruido de los pulmones y del corazón.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Vie 20 Nov 2020, 05:10

.


59

El viento se levanta... Primero era como la voz de un vacío... un soplar del espacio dentro de un agujero, una falta en el silencio del aire. Después eleva un sollozo, un sollozo del mundo, el sentirse que temblaban vidrieras y que era realmente viento. Después sonó más alto, bramido sordo, un bramar sin ser […] un crujir de cosas, un caer de pedazos, un átomo del fin del mundo.

Después, parecía que (…)

(Posterior a 1923.)


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 21 Nov 2020, 04:00

.


60

Entré en la barbería de la manera acostumbrada, con el placer de serme fácil entrar sin embarazo en las casas conocidas. Mi sensibilidad de lo nuevo es angustiosa: tengo calma sólo donde ya he estado.

Cuando me senté en la butaca, pregunté, por un acaso que recuerda, al muchacho barbero que me estaba poniendo al cuello un paño frío y limpio, qué tal le iba al compañero de la butaca de la derecha, más viejo y con ingenio, que estaba enfermo. Le pregunté sin que me apremiase la necesidad de preguntar: se me ocurrió la oportunidad por el local y el recuerdo. «Se murió ayer», respondió sin entonación la voz que estaba detrás del paño y de mí, y cuyos dedos se levantaban de la última inserción en la nuca, entre mí y el cuello de la camisa. Toda mi buena disposición irracional se murió de repente, como el barbero eternamente ausente de la butaca de al lado. Hizo frío en todo cuanto pienso. No dije nada.

¡Añoranzas! Las tengo hasta de lo que no ha sido nunca mío, debido a una angustia de fuga del tiempo y una enfermedad del misterio de la vida. Caras que veía habitualmente en mis calles habituales, si dejo de verlas, me entristezco; y no han sido nada mío, a no ser el símbolo de toda la vida.

¿El viejo sin interés de las polainas sucias, que se cruzaba frecuentemente conmigo a las nueve y media de la mañana? ¿El vendedor de lotería cojo que me molestaba inútilmente? ¿El vejete redondo y colorado del puro a la puerta de la tabaquería? ¿El dueño pálido de la tabaquería? ¿Qué se ha hecho de todos ellos, que, porque los vi y volví a verlos, fueron parte de mi vida? Mañana también desapareceré yo de la Calle de la Plata, de la Calle de los Doradores, de la Calle delos Lenceros. Mañana, también yo —el alma que siente y piensa, el universo que soy para mí— sí, mañana yo también seré el que dejó de pasar por estas calles, el que otros vagamente evocarán con un «¿qué será de él?» Y todo cuanto hago, todo cuanto siento, todo cuanto vivo, no será más que un transeúnte menos en la cotidianeidad de las calles de una ciudad cualquiera

¿1934?


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra Ayer a las 13:58

.


61

Cualquier cambio de las horas habituales trae siempre al espíritu una novedad fría, un placer levemente desconsolador. Quien tiene la costumbre de salir de la oficina a las seis, y por casualidad sale a las cinco, tiene desde luego una vacación mental y algo que parece una pena de no saber qué hacer de sí.

Ayer, porque tenía que resolver un asunto lejos, salí de la oficina a las cuatro,y a las cinco había terminado mi tarea distante. No suelo estar en la calle a esa hora, y por eso estaba en una ciudad diferente. El tono lento de la luz en las fachadas habituales era de una dulzura inútil, y los transeúntes de siempre pasaban junto a mí en la ciudad de al lado, marineros desembarcados de la escuadra de ayer noche.

Era todavía hora de que estuviese abierta la oficina. Me recogí en ella ante el asombro general de los empleados, de quienes ya me había despedido. De vuelta,¿eh? Sí, de vuelta. Estaba allí libre de sentir, solo con los que me acompañaban sin que, espiritualmente, estuviesen allí para mí... Era en cierto modo el hogar, es decir, el lugar en el que no se siente.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra Hoy a las 04:11

.


62

Amo, en las tardes demoradas del verano, el sosiego de la parte baja de la ciudad, y sobre todo ese sosiego que el contraste acentúa allí donde el día se sumerge en un bullicio mayor. La Calle del Arsenal, la Calle de la Aduana, la prolongación de las calles tristes que se arrastran hacia el este a partir de donde termina la Aduana, toda la línea apartada de los muelles tranquilos —todo esto me consuela tristemente, si me introduzco, esas tardes, en la soledad de su conjunto. Vivo una época anterior a aquella en que vivo; disfruto de sentirme coevo de Cesário Verde, y tengo en mí, no otros versos como los suyos, sino la substancia igual a la de los versos que fueron suyos.

Arrastro por allí, hasta que llega la noche, una sensación de vida parecida a la de esas calles. De día, están llenas del bullicio que no quiere decir nada; de noche, están llenas de una falta de bullicio que no quiere decir nada. Yo, de día soy nulo, y de noche soy yo. No existe diferencia entre mí y las calles del lado de la Aduana, salvo que ellas son calles y yo soy alma, lo que puede ser que no valga nada ante lo que es la esencia de las cosas. Hay un destino igual porque es abstracto, para los hombres y para las cosas —una designación igualmente indiferente en el álgebra del misterio.

Pero hay algo más... En estas horas lentas y vacías, me sube del alma a la mente una tristeza de todo el ser, la amargura de ser al mismo tiempo una sensación mía y una cosa exterior, que no está en mi poder alterar. ¡Ah, cuántas veces mis propios sueños se me imponen como cosas, no para substituirme a la realidad, sino para confesárseme sus pares en no quererlos yo, en surgirme por fuera como el tranvía que da la vuelta en la curva del extremo de la calle, o la voz del pregonero nocturno, de no sé qué cosa, que se destaca, tonada árabe, como un borbotón súbito, de la monotonía del atardecer.

Pasan matrimonios futuros, pasan las parejas de modistillas, pasan jóvenes con urgencia de placer, fuman en el paseo de siempre los jubilados de todo, en una u otra puerta se resguardan los vagos parados que son dueños de las tiendas. Lentos, fuertes y débiles los reclutas sonambulizan en grupos ora muy ruidosos,ora más que ruidosos. Gente normal surge de vez en cuando. Allí los automóviles no son muy frecuentes a estas horas [...] En mi corazón hay una paz de angustia, y mi sosiego está hecho de resignación.

Pasa todo esto y nada de todo esto me dice nada, todo es ajeno a mi sentir,[...] cuando el acaso tira piedras, ecos de voces desconocidas —ensalada colectiva de la vida.

El cansancio de todas las ilusiones y de todo lo que hay en las ilusiones: su pérdida, la inutilidad de tenerlas, el antecansancio de tener que tenerlas para perderlas, la amargura de haberlas tenido, la vergüenza intelectual de haberlas tenido sabiendo que tendrían tal fin.

La conciencia de la inconsciencia de la vida es el más antiguo impuesto a la inteligencia. Hay inteligencias inconscientes brillos del espíritu, cadenas del entendimiento, voces [...] y filosofías que tienen el mismo entendimiento que los reflejos corporales, que la administración que el hígado y los riñones hacen de sus secreciones.


(Continuará)

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32031
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 67
Localización : buenos aires

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por cecilia gargantini Hoy a las 14:29

Me encanta Pedro que el Libro del Desasosiego quede viajando por el foro.
Graciassss y besosss

Contenido patrocinado

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 3 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun 23 Nov 2020, 16:17