Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 874564 mensajes en 41979 argumentos.

Tenemos 1424 miembros registrados

El último usuario registrado es Antonio García López

Últimos temas

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 60 usuarios en línea: 9 Registrados, 1 Ocultos y 50 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

cecilia gargantini, Chambonnet Gallardo, javier eguílaz, Juliana Mediavilla, Manfred Klish, Maria Lua, Mª Teresa Ferrer Pastor, Pedro Casas Serra, Ricardo Linares


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Noviembre 2020

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty

UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E


Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Vie 23 Oct 2020, 02:09

.


31

He creado en mí varias personalidades. Creo personalidades constantemente. Cada sueño mío es inmediatamente, en el momento de aparecer soñado,encarnado en otra persona, que pasa a soñarlo, y yo no.

Para crear, me he destruido; tanto me he exteriorizado dentro de mí, que dentro de mí no existo sino exteriormente. Soy la escena viva por la que pasan varios actores representando varias piezas.


(C0ntinuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 24 Oct 2020, 04:09

.


32

Encontrar la personalidad en la pérdida de ella —la misma fe abona este sentido de destino.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 25 Oct 2020, 05:18

.


33

Dijo Amiel que un paisaje es un estado de alma, pero la frase es una felicidad indolente de soñador débil. Desde que el paisaje es paisaje deja de ser un estado de alma. Objetivar es crear, y nadie dice que un poema hecho es un estado de estar pensando en hacerlo. Ver es tal vez soñar, pero si le llamamos ver en vez de llamarle soñar, es que distinguimos soñar de ver.

Por lo demás, ¿de qué sirven estas especulaciones de psicología verbal?Independientemente de mí, crece hierba, llueve en la hierba que crece, y el sol dora la extensión de la hierba que ha crecido o va a crecer; se yerguen los montes desde muy antiguo, y el viento pasa del mismo modo como Homero, aunque no existiese, lo oyó. Más certeza sería decir que un estado de alma es un paisaje; habría en la frase la ventaja de no contener la mentira de una teoría, sino tan solamente la verdad de una metáfora.

Estas palabras ocasionales me han sido dictadas por la gran extensión de la ciudad, vista a la luz universal del sol, desde el alto de San Pedro de Alcántara. Cada vez que así contemplo una extensión ancha, y me abandono desde el metro setenta de altura, y sesenta y un quilos de peso, en que físicamente consisto, tengo una sonrisa grandemente metafísica para los que sueñan que el sueño es sueño, y amo la verdad de lo exterior absoluto con una virtud noble del entendimiento.

El Tajo al fondo es un lago azul, y los montes de la Otra Banda son los de una Suiza achatada. Sale un barco pequeño —vapor carguero negro— del lado del Pozo del Obispo hacia la barra que no veo. Que los dioses todos me conserven, hasta la hora en que cese este aspecto de mí, la noción clara y solar de la realidad exterior, el instinto de mi inimportancia, el consuelo de ser pequeño y de poder pensar en ser feliz.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 25 Oct 2020, 05:21

.


Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Lisboa15

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32031
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 67
Localización : buenos aires

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por cecilia gargantini el Dom 25 Oct 2020, 15:22

Cada tanto, querido Pedro, vengo un poco por acá, aunque no deje comentario.
A mí la obra de Pessoa me marcó realmente, hay un antes y un después en mi búsqueda de la poesía.
Besosssssssssss Pedro y gracias siempre
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 25 Oct 2020, 15:45

Gracias, Cecilia, por tu interés. Pessoa, con sus heterónimos, reúne todo un universo poético. El libro del desasosiego publicado, muchos años después de su muerte, por compiladores que se dedicaron pacientemente a reunir y ordenar cuidadosamente todo el material desordenado que Pessoa había dejado de este libro al morir, contiene reflexiones geniales de este autor para las que no ha pasado el tiempo. Además hay muchas menciones a la zona de Lisboa en la que el poeta vivía y trabajaba, a sus rutinas diarias, que me gusta mucho leer pues, cuando visité la ciudad, peregriné por estos lugares donde había transcurrido su vida: la habitación en que vivía (hoy su museo), el café donde escribía...

Un abrazo.
Pedro

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32031
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 67
Localización : buenos aires

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por cecilia gargantini el Dom 25 Oct 2020, 15:47

Sí amigo, cuánto te entiendo!!!!!!!!!!!!!!!!
Cuando fui a Lisboa hice lo mismo...recorrí su casa, su plaza, los lugares que menciona.
Gracias por todo Pedro!!!!!!!!!!!!!
Besosssssssssssssssss
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 26 Oct 2020, 05:32

Entonces los dos hemos compartido un poco con Pessoa, su vida, su ambiente.

Un abrazo, Cecilia.
Pedro

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 26 Oct 2020, 10:21

.


34

No creo en el paisaje. Sí. No lo digo porque crea en el «el paisaje es un estado de alma» de Amiel, uno de los buenos momentos verbales de la más insoportable interioridad. Lo digo porque no creo.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 27 Oct 2020, 04:53

.


35

Desde que los últimos calores del estío dejaban de ser rigurosos al sol empañado, comenzaba el otoño antes de que llegase, en una leve tristeza prolijamente indefinida, que parecía un deseo de no sonreír del cielo. Era un azul unas veces más claro, otras más verde, de la propia ausencia de substancia del color alto; era una especie de olvido en las nubes, púrpuras indiferentes y difuminadas; era, no ya un torpor, sino un tedio, en toda la soledad quieta por donde las nubes pasan.

La entrada del verdadero otoño era después anunciada por un frío dentro del no-frío del aire, por un difuminarse de los colores que todavía no se habían difuminado, por algo de penumbra y de alejamiento en lo que había sido el tono de los paisajes y el aspecto disperso de las cosas. No iba todavía a morir, pero todo, como en una sonrisa que todavía faltaba, se transformaba en añoranza para la vida.

Venía, por fin, el otoño verdadero: el aire se tornaba frío de viento; sonaban las hojas con un tono seco, aunque no fuesen hojas secas; toda la tierra tomaba el color y la forma impalpable de un pantano indeterminado. Se decoloraba lo que había sido sonrisa última, en un cansancio de párpados, en una indiferencia de gestos. Y así todo cuanto siente, o suponemos que siente, apretaba, íntima, al pecho su propia despedida. Un son de remolino en un atrio fluctuaba a través de nuestra conciencia de otra cosa cualquiera. Agradaba convalecer para sentir verdaderamente la vida.

Pero las primeras lluvias del invierno, llegadas también en el otoño ya riguroso, lavaban estas tintas como sin respeto. Vientos altos, rechinando en las cosas paradas, desordenando cosas presas, /arrastrando/ cosas móviles, erguían, entre los clamores irregulares de la lluvia, palabras ausentes de protesta anónima,sones tristes y casi rabiosos de desesperación sin alma.

Y por fin el otoño menguaba, a frío y ceniciento. Era un otoño de invierno el que venía ahora, un polvo vuelto del todo barro, pero, al mismo tiempo, algo de lo que el frío del invierno trae de bueno: verano riguroso terminado, primavera por llegar, otoño definiéndose en invierno, en fin. Y en el aire alto, por donde los tonos empañados ya no recordaban ni calor ni tristeza, todo era propicio a la noche y a la meditación indefinida.

Así era todo para mí antes de pensarlo. Hoy, si lo escribo, es porque lo recuerdo. El otoño que tengo es el que he perdido.

29-1-1932.


(Continuará)

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32031
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 67
Localización : buenos aires

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por cecilia gargantini el Mar 27 Oct 2020, 14:54

El otoño que tengo es el que he perdido.

Gracias Pedro!!!!!!!!!!!!!! Besossssssssssssss
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 28 Oct 2020, 08:21

Gracias a ti, Cecilia. En Pessoa se encuentran perlas como esta. (Las acuarelas que he colgado en el tema y alguna más que colgaré las compramos a un pintor lisboeta que las vendía en los muelles de la ciudad junto al monumento a los Descubrimientos.)

Un abrazo.
Pedro

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 28 Oct 2020, 08:26

.


36

ENCOGIMIENTO DE HOMBROS

Damos comúnmente a nuestras ideas de lo desconocido el color de nuestras nociones de lo conocido: si llamamos a la muerte un sueño, es porque parece un sueño por fuera; si llamamos a la muerte una nueva vida, es porque parece una cosa diferente de la vida. Con pequeños malentendidos con la realidad construimos las creencias y las esperanzas, y vivimos de las cortezas a las que llamamos panes,como los niños pobres que juegan a ser felices.

Pero así es toda la vida; así, por lo menos, es ese sistema de vida particular al que, en general, se llama civilización. La civilización consiste en dar a algo un nombre que no le compete, y después soñar sobre el resultado. Y, realmente, el nombre falso y el sueño verdadero crean una nueva realidad. El objeto se vuelve realmente otro. Manufacturamos ideales. La materia prima sigue siendo la misma, pero la forma, que el arte le ha dado, la aleja de continuar siendo efectivamente la misma. Una mesa de pino es pino pero también es mesa. Nos sentamos a la mesa y no al pino. Un amor es un instinto sexual, pero no amamos con el instinto sexual, sino con la presuposición de otro sentimiento. Y esa presuposición es ya, en efecto,otro sentimiento.

No sé qué efecto sutil de luz, o ruido vago, o memoria de perfume o música, tañida por no sé qué influencia externa, me ha traído de repente, en pleno ir por la calle, estas divagaciones que anoto sin prisa, al sentarme, en el café, distraídamente. No sé a dónde iba a conducir los pensamientos, o dónde preferiría conducirlos. El día es de una leve niebla húmeda y caliente, triste sin amenazas, monótono sin razón. Me duele un sentimiento que desconozco; me falta un argumento no sé sobre qué; no tengo deseo en los nervios. Estoy triste por debajo de la conciencia. Y escribo estas líneas, realmente mal-anotadas, no para decir esto, ni para decir nada, sino para dar un trabajo a mi distracción. Voy llenando lentamente, a trazos flojos de lápiz —que no tengo sentimentalismo para afilar— el papel blanco de envolver los bocadillos que me han dado en el café, porque no necesitaba uno mejor y cualquiera servía, siempre que fuese blanco. Y me doy por satisfecho. Me reclino. La tarde cae monótona y sin lluvia, con un tono de luz desalentado e inseguro... Y dejo de escribir porque dejo de escribir.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 29 Oct 2020, 04:50

.


37

Cantaba, con una voz muy suave, una canción de un país lejano. La música volvía familiares a las palabras desconocidas. Parecía un fado para el alma, pero no tenía con él ninguna semejanza.

La canción decía, con las palabras veladas y la melodía humana, cosas que están en el alma de todos y que nadie conoce. Cantaba él con una especie de somnolencia, ignorando con la mirada a los oyentes, en un pequeño éxtasis callejero.

La gente reunida le oía sin gran zumba visible. La canción era de todo el mundo, y las palabras hablaban a veces con nosotros, secreto oriental de alguna raza perdida. El ruido de la ciudad no se oía si le oíamos, y pasaban los coches tan cerca que uno me rozó el faldón de la chaqueta. Pero lo sentía y no lo oí. Había un absorción en el canto del desconocido que le hacía bien a lo que en nosotros sueña o no consigue. Era un acontecimiento callejero, y todos nos fijamos en que el policía había doblado la esquina despacio. Se acercó con la misma lentitud. Se quedó parado un rato detrás del chico de los paraguas, como quien ve algo. En aquel momento, el cantor se detuvo. Nadie dijo nada. Entonces intervino el policía.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Vie 30 Oct 2020, 04:21

.


38

y desde lo alto de la majestad de todos los sueños, ayudante de contabilidad en la ciudad de Lisboa.

Pero el contraste no me abruma —me alivia; y la ironía que hay en él es sangre mía. Lo que debiera humillarme es mi bandera, que despliego; y la risa con que debería reírme de mí es un clarín con el que saludo y creo una alborada en la que me convierto.

¡La gloria nocturna de ser grande no siendo nada! La majestad sombría de esplendor desconocido... Y siento, de repente, la sublimidad del monje en el yermo, del eremita en el retiro, informado de la substancia del Cristo en los arenales y en las cavernas que son la negación del mundo, que son la estatuaria vacía.

Y en la mesa de mi cuarto soy menos despreciable, empleado y anónimo,escribo palabras como la salvación del alma (...) anillo de renuncia en mi dedo evangélico, joya sin brillo de mi desdén extático.

(Posterior a 1913)


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 31 Oct 2020, 05:05

.


39

El personaje individual e imponente, que los románticos imaginaban en sí mismos, varias veces, en sueños, he intentado vivirlo y tantas veces como he intentado vivirlo, me he encontrado riéndome a carcajadas de mi idea de vivirlo. El hombre fatal, al final, existe en los sueños propios de todos los hombres vulgares, y el romanticismo no es sino el volver del revés del dominio cotidiano de nosotros mismos. Casi todos los hombres sueñan, en los secretos de su ser, un gran imperialismo propio, la sujeción de todos los hombres, la entrega de todas las mujeres, la adoración de los pueblos y, en los más nobles, de todas las eras… Pocos habituados, como yo, al sueño, son por eso lo bastante lúcidos para reírse de la posibilidad estética de soñarse así.

La mayor acusación contra el romanticismo no se ha formulado todavía: es la de que representa la verdad interior de la naturaleza humana. Sus exageraciones, sus ridiculeces, sus poderes varios de conmover y seducir, residen en que es la figuración exterior de lo que hay más dentro en el alma, más concreto, visualizado, hasta imposible, si el ser posible dependiese de otra cosa que no fuese el Destino.

¡Cuántas veces yo mismo, que me río de semejantes seducciones de la distracción, me encuentro suponiéndome que sería bueno ser célebre, que sería agradable ser halagado, que sería brillante ser triunfal! Pero no consigo visualizarme en esos papeles de cima sino con una carcajada del otro yo que tengo siempre cerca como una calle de la Baja. ¿Me veo célebre? Pero me veo célebre como contable. ¿Me siento exaltado a los tronos del ser conocido? Pero la cosasucede en la oficina de la Calle de los Doradores y los muchachos son un obstáculo. ¿Me oigo aplaudido por multitudes variadas? El aplauso llega al cuarto piso en el que vivo y tropieza con el mobiliario basto de mi cuarto barato, con lo que me rodea, y me humilla desde la cocina [...] al sueño. Ni siquiera he tenido despreciables castillos en España, como los grandes españoles de todas las ilusiones. Los míos han sido los naipes, viejos, sucios, de una baraja incompleta con la que no se podría jugar más; no se me han caído, hubo que destruirlos, con un gesto de la mano, bajo el impulso impaciente de la criada vieja, que quería extender en toda la mesa el mantel echado en la mitad de allá, porque había sonado la hora del té como una maldición del Destino. Pero incluso esto es una visión inútil, pues no tengo la casa provinciana, con las tías viejas, a cuya mesa se tome, al final de una velada familiar, un té que me sepa a reposo. Mi sueño ha fracasado hasta en las metáforas y en las figuraciones. Mi imperio no ha llegado ni a las cartas viejas de jugar. Mi victoria ha fracasado sin una tetera ni un gato antiquísimo. Me moriré como he vivido, entre el baratillo de los alrededores, tasado al peso entre los proscritos de lo perdido.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 01 Nov 2020, 04:39

.


40

Lo que hay de más deleznable en los sueños es que todos los tienen. En algo piensa en la oscuridad el cargador que se amodorra de día contra la farola en el intervalo de los carreteos. Sé en qué entrepiensa: es en lo mismo en que yo me abismo entre asentamiento y asentamiento en el tedio estival de la oficina tranquilísima.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 02 Nov 2020, 06:06

.


41

Me da más pena de los que sueñan lo probable, lo legítimo y lo próximo, que de los que devanean sobre lo lejano y lo extraño. Los que sueñan en grande, o están locos y creen en lo que sueñan y son felices, o son devaneadores sencillos, para quienes el devaneo es una música del alma que los arrulla sin decirles nada. Pero el que sueña lo posible tiene la posibilidad real de la verdadera desilusión. No puede pesarme mucho el haber dejado de ser emperador romano, pero puede dolerme el no haberle hablado nunca a la costurera que, hacia las nueve, dobla siempre la esquina de la derecha. El sueño que nos promete lo imposible ya nos priva con eso de ello, pero el sueño que nos promete lo posible se entromete en la propia vida y delega en ella su solución. Uno, vive exclusivo e independiente; el otro, sometido a las contingencias del acontecer.

Por eso amo los paisajes imposibles y las grandes zonas desiertas de las llanuras en las que nunca voy a estar. Las épocas históricas pasadas son de pura maravilla, pues, desde luego, no puedo pensar que se realizarán conmigo. Duermo cuando sueño lo que no existe; me despierto cuando sueño lo que puede existir.

Me asomo, desde una de las ventanas de la oficina abandonada a mediodía, a la calle en la que mi distracción siente movimientos de gente en los ojos, y no los ve, desde la distancia de mi meditación. Me duermo sobre los codos, donde me duele la barandilla, y sé de nada con una gran promesa. Los pormenores de la calle sin animación por la que muchos andan se me destacan en un alejamiento mental: los cajones apiñados en el carro, los sacos a la puerta del almacén del otro y, en el escaparate distante de la tienda de ultramarinos de la esquina, el vislumbre de las botellas de ese vino de Oporto que sueño que nadie puede comprar. Se me aísla el espíritu de la mitad de la materia. Investigo con la imaginación. La gente que pasa por la calle es siempre la misma que ha pasado hace poco, es siempre el aspecto fluctuante de alguien, manchas sin movimiento, voces de incertidumbre, cosas que pasan y no llegan a suceder.

La anotación con la conciencia de los sentidos, antes que con los mismos sentidos... La posibilidad de otras cosas... Y, de repente, suena, detrás de mí, en la oficina, la llamada metafísicamente abrupta del mancebo. Siento que podría matarlo por haber interrumpido lo que no estaba pensando. Le miro, volviéndome,con un silencio lleno de odio, escucho anticipadamente, con una tensión de homicidio latente, la voz que va a gastar en decirme algo. Se sonríe desde el fondo de la casa y me da las buenas tardes en voz alta. Le odio como al universo. Tengo los ojos pesados de sopor.


(Continuará)

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32031
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 67
Localización : buenos aires

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por cecilia gargantini el Lun 02 Nov 2020, 15:25

Muchas gracias, querido Pedro!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Sigo este espacio, leo y releo y lo siento como un regalo.
Besossssssssssss
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 03 Nov 2020, 05:59

Me alegra que lo sientas así, Cecilia.

Un abrazo.
Pedro

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 03 Nov 2020, 06:00

.


42

Como los días en que la tronada se prepara y los ruidos de la calle hablan alto con una voz solitaria.

La calle se fruncía de luz intensa y pálida y la negrura sucia tembló, de este a oeste del mundo, con un estruendo de reventones ecoantes... La tristeza dura de la lluvia bruta empeoró al aire negro de intensidad fea. Frío, tibio, caliente —todo al mismo tiempo—, el aire estaba equivocado en todas partes. E, inmediatamente, por la amplia sala, una cuña de luz metálica abrió brecha en los reposos de los cuerpos humanos y, con el sobresalto helado, un pedrizal de sonidos golpeó en todas partes, destrizándose en un solo silencio grande. El sonido de la lluvia disminuye como una voz de menos peso. El ruido de las calles ha disminuido angustiosamente. Una nueva luz, de un amarillento rápido, entolda la negrura sorda, pero ha habido ahora una respiración posible antes que el puño del son trémulo ecoase súbito desde otro punto; como una despedida malhumorada, empezaba a no estar aquí.

con un susurro arrastrado y acabado, sin luz en la luz que aumentaba, el temblor de la tronada se calmaba en las anchas lejanías —rodaba en Almada…

Una súbita luz formidable se astilla (...) Todo se ha parado de repente. Los corazones se han parado un momento. Todos son personas muy sensibles. El silencio aterra como si hubiera muerte. El sonido de la lluvia que aumenta, alivia como lágrimas de todo. Hay plomo.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 04 Nov 2020, 04:11

.


43

Desde el principio empañado del día caliente y falso, unas nubes oscuras y de contornos mal rotos rondaban a la ciudad oprimida. Por los lados a los que llamamos de la barra, sucesivas y torvas, esas nubes se superponían, y una anticipación de tragedia se entendía con ellas desde el indefinido torpor de las calles contra el sol alterado.

Era mediodía y ya, a la salida para el almuerzo, pesaba una esperanza mala en la atmósfera empalidecida. Harapos de nubes harapientas negreaban en su delantera. El cielo, hacia los lados del Castillo, estaba limpio, pero de un azul malo. Hacía sol pero no apetecía disfrutar de él.

A la una y media de la tarde, al regresar a la oficina, parecía más limpio el cielo, pero sólo hacia un lado antiguo. Sobre los lados de la barra estaba, verdaderamente, más descubierto. Sobre la parte norte de la ciudad, sin embargo, las nubes se juntaban lentamente en una sola nube —negra, implacable— que avanzaba lentamente con garras romas de blanco ceniciento en la punta de los brazos negros. Dentro de poco alcanzaría al sol, y los ruidos de la ciudad parece que se sofocaban con el esperarla. Estaba, o parecía, un poco más límpido el cielo por los lados del este, pero el calor resultaba más desagradable. Se sudaba en la sombra de la habitación grande de la oficina. «Por ahí viene una buena tormenta», dijo Moreira, y volvió la página del Libro Mayor.

A las tres de la tarde ya había fracasado toda la acción del sol. Fue preciso —y era triste porque era verano— encender la luz eléctrica: primero al fondo de la habitación grande, donde estaban empaquetando las remesas, después ya en medio de la habitación, donde se hacía difícil hacer sin cometer errores las guías de las remesas y anotar en ellas los números de las señales del ferrocarril. Por fin, ya eran casi las cuatro, hasta nosotros —los privilegiados de las ventanas— no veíamos agradablemente para trabajar. La oficina fue iluminada. El patrón Vasques tiró de la antepuerta del despacho y dijo al salir: «Moreira, yo tenía que ir a Bemfica pero no voy; se va a hartar de llover». «Y es por aquel lado», respondió Moreira, que vivía al lado de la Avenida. Los ruidos de la calle se destacaron de repente, se alteraron un poco, y era, no sé por qué, un poco triste el sonido de la campanilla de los tranvías en la calle paralela y cercana.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 05 Nov 2020, 10:34

.


44

(STORM)

Sobra silencio oscuro lívidamente. A su modo, cerca, entre el errar raro y rápido de los carros, un camión truena: eco ridículo, mecánico, de lo que va, real,en la distancia próxima de los cielos.

De nuevo, sin aviso, borbotea luz magnética, pestañeando. Late el corazón una aspiración breve. Se rompe una redoma en lo alto, en astillas grandes de cúpula. Una sábana dura de lluvia mala agrede al sonido del suelo.

(patrón Vasques) Su cara lívida está de un verde falso y desorientado. Lo noto, entre el aire difícil del pecho, con la fraternidad de saber que también estaré así.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Vie 06 Nov 2020, 04:09

.


45

Como una esperanza negra, algo más anticipador pairó; la misma lluvia pareció intimidarse; una negrura sorda se calló sobre el ambiente. Y de pronto, como un grito, un formidable día se astilló. Una luz de infierno frío había visitado el contenido de todo y llenado los cerebros y los rincones. Todo desmayó. Un peso cayó de todo porque el golpe había pasado. La lluvia triste era alegre con su ruido bruto y humilde. Sin querer, el corazón se sentía, y pensar era un aturdimiento. Una vaga religión se formaba en la oficina. Nadie estaba siendo quien era, y el patrón Vasques apareció a la puerta del despacho para pensar en decir algo. Moreira sonrió, teniendo todavía en los alrededores de la cara la amarillez del miedo súbito. Y su sonrisa decía que sin duda el trueno siguiente debería sonar más lejos. Un coche rápido estorbó alto los ruidos de la calle. Involuntariamente, el teléfono tiritó. El patrón Vasques, en vez de retroceder hacia la oficina, avanzó hacia el aparato de la habitación grande. Se produjo un reposo y un silencio y la lluvia caía como una pesadilla. El patrón Vasques se olvidó del teléfono, que no había sonado más. El mancebo se movió, al fondo de la casa, como una cosa incómoda.

Una alegría grande, llena de reposo y de liberación, nos desconcertó a todos. Trabajamos medio aturdidos, agradables, sociables con una profusión natural. El mancebo, sin que nadie se lo dijese, abrió las ventanas de par en par. Un olor a cosa fresca entró, con el aire de agua, por la habitación grande. La lluvia, ya leve, caía humildemente. Los ruidos de la calle, que seguían siendo los mismos, eran diferentes. Se oía la voz de los carreteros, y eran gente de verdad. Nítidamente, en la calle de al lado, las campanillas de los tranvías mostraban cierta sociabilidad con nosotros. Una carcajada de niño desierto hizo de canario en la atmósfera limpia. La lluvia leve decreció.

Eran las seis. Se cerraba la oficina. El patrón Vasques dijo, con la antepuerta entreabierta, «Pueden salir», y lo dijo como una bendición comercial. Me levanté enseguida, cerré el libro y lo guardé. Puse el portaplumas, visiblemente, en la depresión del tintero y, avanzando hacia Moreira, le dije «hasta mañana» lleno de esperanza, y le estreché la mano como después de un gran favor.


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 07 Nov 2020, 05:15

.


46

Cuando otra virtud no haya en mí, hay por lo menos la de la perpetua novedad de la sensación libre.

Bajando hoy por la Calle Nueva de Almada, me fijé de repente en la espalda del hombre que bajaba delante de mí. Era la espalda vulgar de un hombre cualquiera, la chaqueta de un traje modesto en una espalda de transeúnte ocasional. Llevaba una cartera vieja bajo el brazo izquierdo, y ponía en el suelo, al ritmo de ir andando, un paraguas cerrado, que cogía por el puño con la mano derecha.

Sentí de repente por aquel hombre algo parecido a la ternura. Sentí en él la ternura que se siente por la común vulgaridad humana, por lo trivial cotidiano del cabeza de familia que va a trabajar, por su hogar humilde y alegre, por los placeres alegres y tristes de que forzosamente se compone su vida, por la inocencia de vivir sin analizar, por la naturaleza animal de aquella espalda vestida.

Volví los ojos a la espalda del hombre, ventana por la que vi estos pensamientos.

La sensación era exactamente idéntica a la que nos asalta ante alguien que duerme. Todo lo que duerme es niño de nuevo. Tal vez porque en el sueño no se puede hacer mal, y no se da cuenta de la vida, el mayor criminal, el más redomado egoísta es sagrado, por una magia natural, mientras duerme. Entre matar a quien duerme y matar a un niño no conozco diferencia que se sienta.

Ahora duerme la espalda de este hombre. Todo él, que camina delante de mí con pasos iguales a los míos, duerme. Va inconsciente. Vive inconsciente. Duerme, porque todos dormimos. Toda vida es un sueño. Nadie sabe lo que hace, nadie sabe lo que quiere, nadie sabe lo que sabe. Dormimos la vida, eternos niños del Destino. Por eso siento, si pienso con esta sensación, una ternura informe e inmensa por toda la humanidad infantil, por toda vida social durmiente, por todos, por todo.

Es un humanitarismo directo, sin conclusiones ni propósitos, el que me asalta en este momento. Sufro una ternura como si un dios viese. Los veo a todos a través de una compasión de único consciente, los pobres diablos de hombres, el pobre diablo de la humanidad. ¿Qué está haciendo aquí todo esto?

Todos lo movimientos e intenciones de la vida, desde la sencilla vida de los pulmones hasta la construcción de ciudades y el trazado de fronteras de los imperios, los considero una somnolencia, cosas como sueños o reposos, sucedidas involuntariamente entre una realidad y otra realidad, entre un día y otro día de lo Absoluto. Y, como alguien abstractamente maternal, me inclino de noche sobre los hijos malos igual que sobre los buenos, comunes en el sueño en que son míos. Me enternezco con una largueza de cosa infinita.

Desvío los ojos de la espalda de mi adelantado, y pasándolos a todos los demás, cuantos van andando por esta calle, a todos los abarco nítidamente en la misma ternura absurda y fría que me ha llegado de los hombros del inconsciente al que sigo. Todo esto es lo mismo que él; todas estas chicas que hablan camino del taller, estos empleados jóvenes que ríen camino de la oficina, estas criadas con senos que regresan de las compras pesadas, estos mozos de los primeros transportes: todo esto es una misma inconsciencia diversificada por caras y cuerpos que se distinguen, como marionetas movidas por las cuerdas que van a dar a los mismos dedos de la mano de quien es invisible. Pasan por todas las actitudes con que se define la conciencia, y no tienen conciencia de nada, porque no tienen conciencia de tener conciencia. Unos inteligentes, otros estúpidos, son todos igualmente estúpidos. Unos viejos, otros jóvenes, son de la misma edad. Unos hombres, otros mujeres, son del mismo sexo que no existe.


(C0ntinuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 08 Nov 2020, 05:37

.


47

Hay días en que cada persona que encuentro y, aún más, las personas con las que convivo cotidianamente y a la fuerza, asumen aspecto de símbolos y, o aislados o juntándose, forman una escritura profética u oculta, descriptiva en sombras de mi vida. La oficina se me vuelve una página con palabras de gente; la calle es un libro; las palabras cambiadas con los habituales, los desacostumbrados que encuentro, son decires para los que me falta el diccionario pero no del todo el entendimiento. Hablan, expresan, sin embargo no es de ellos de quien hablan, ni esa ellos a quienes expresan; son palabras, lo he dicho, y no muestran, dejan transparecer. Pero, en mi visión crepuscular, sólo vagamente distingo lo que esas vidrieras súbitas, reveladas en la superficie de las cosas, admiten del interior que velan y revelan. Entiendo sin conocimiento, como un ciego al que hablasen en colores.

Pasando a veces por la calle, oigo trozos de conversaciones íntimas, y casi todas son de la otra mujer, del otro hombre, del muchacho de la alcahueta o de la amante de aquel…

Llevo, sólo por haber oído estas sombras de discurso humano que es, a fin de cuentas, todo aquello en que se ocupan la mayoría de las vidas conscientes, un tedio de asco, una angustia de exilio entre arañas y la conciencia súbita de mi encogimiento entre gente real; la condenación de ser vecino igual, ante el señorío y el sitio, de los otros inquilinos de la aglomeración mirando con asco, por entre las verjas traseras del almacén del entresuelo, la basura ajena que se amontona con la lluvia en el zaguán de la vida.


(Continuará)

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32031
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 67
Localización : buenos aires

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por cecilia gargantini el Dom 08 Nov 2020, 14:42

Desde que conocí la obra de Pessoa (no en la facultad, porque no había literatura portuguesa), nunca me pude desprender de ella...en mis clases siempre tuvo un lugar de privilegio, por eso que repaso lo que estás subiendo con verdadero interés.
He leído dos libros que también me interesaron mucho... El año de la muerte de Ricardo Reis, de Saramago y Un baúl lleno de gente, de Tabucchi...indudablemente ellos, estos dos inmensos autores, también se han sentido atraídos por Pessoa y sus heterónimos.
Besossss amigo y graciasssss
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 08 Nov 2020, 15:47

No conocía la existencia de estas dos obras. Procuraré leerlas. Gracias por la información, Cecilia.

Un abrazo.
Pedro

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 09 Nov 2020, 04:58

.


48

Tres días seguidos de calor sin calma, tempestad latente en el malestar de la quietud de todo, han traído, porque la tempestad se ha escurrido hacia otro sitio, un leve fresco tibio y grato a la superficie lúcida de las cosas. Así a veces, en este decurso de la vida, el alma, que ha sufrido porque la vida le ha pesado, siente súbitamente un alivio, sin que haya sucedido en ella nada que lo explique.

Concibo que seamos climas sobre los que gravitan amenazas de tormenta, realizadas en otro sitio.

La inmensidad vacía de las cosas, el gran olvido que hay en el cielo y en la tierra…


(Continuará)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33078
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 10 Nov 2020, 04:46

.


49

/DIARIO AL ACASO/


Todos los días la Materia me maltrata. Mi sensibilidad es una llama al viento.

Paso por una calle y estoy viendo en la cara de los transeúntes, no la expresión que realmente tienen, sino la expresión que tendrían para conmigo si conociesen mi vida, y cómo soy yo, si se transparentase en mis gestos y en mi rostro la ridícula y tímida anormalidad de mi alma. En ojos que no miran, sospecho burlas que encuentro naturales, dirigidas contra la excepción inelegante que soy entre un montón de gente que hace y goza; y en el fondo supuesto de fisonomías que pasan, carcajada de la tímida gesticulación de mi vida, una conciencia de ella que sobrepongo e interpongo. En vano, después de pensar esto, procuro convencerme de que de mí, y sólo de mí, la idea de la burla y de] oprobio sutil parte y chorrea. No puedo ya llamar a mí la imagen del verme ridículo, una vez objetivado en los demás. Me siento, de repente, sofocar y dudar en una estufa de mofas y enemistades. Todos me apuntan con el dedo desde el fondo de sus almas. Me lapidan con alegres y desdeñosas burlas todos los que pasan junto a mí. Camino entre fantasmas enemigos que mi imaginación enferma ha imaginado y localizado en personas reales. Todo me abofetea y escarnece. Y a veces, en pleno en medio de la calle —inobservado, al final—, me paro, dudo, busco algo así como una súbita nueva dimensión, una puerta hacia el interior del espacio, donde huir sin demora de mi conciencia de los demás, de mi intuición demasiado objetivada de la realidad de las vivas almas ajenas.

¿Será que mi costumbre de colocarme en el alma de los demás me lleva a verme como me ven los demás, o me verían si se fijasen en mí? Sí. Y una vez que me doy cuenta de cómo sentirían respecto a mí si me conociesen, es como si lo sintiesen de verdad, lo estuviesen sintiendo, y sintiéndolo, expresándolo en aquel momento. Convivir con los otros es una tortura para mí. Y tengo a los otros en mí. Incluso lejos de ellos, estoy forzado a su convivencia. Solo, me rodean multitudes. No tengo hacia dónde huir, a no ser que huya de mí.

¡Oh grandes montes al crepúsculo, calles casi estrechas a la luz de la luna, tener vuestra inconsciencia de las (...) vuestra espiritualidad de Materia sólo, sin criterio, sin sensibilidad, sin dónde poner sentimientos ni pensamientos, ni desasosiegos espirituales! ¡Árboles tan sólo árboles con una verdura tan agradable a los ojos, tan exterior a mis cuidados y a mis penas, tan consoladora para mis angustias porque no tenéis ojos con que mirarlas ni alma que, mirable por esos ojos, puedan no comprenderlas y burlarse de ellas! ¡Piedras del camino, troncos /mutilados/, mera tierra anónima del suelo de todas partes, hermana mía porque vuestra insensibilidad ante mi alma es una caricia y un reposo [... ] al sol o bajo la luna de laTierra, mi madre, tan enternecidamente madre mía, porque ni siquiera puedes criticarme, como puede mi propia madre humana, porque no tienes alma con que, sin pensar en eso, analizarme, ni rápidas miradas que traigan pensamientos de mí que ni a ti misma te confieses. Mar enorme, mi ruidoso compañero de la infancia, que me descansas y me arrullas, porque tu voz no es humana y no puede un día citar en voz baja a oídos humanos mis flaquezas, y mis imperfecciones. Cielo vasto, cielo azul, cielo cercano al misterio de los ángeles [...](...) tú no me miras con ojos verdes, tú, si te pones el sol al pecho, no lo haces para atraerme, ni si te (...) de estrellas la antehaces para desdeñarme... Paz inmensa de la Naturaleza, materna por su ignorancia de mí; sosiego apartado [...]tan hermano en tu nada poder saber de mí... Yo querría rezar a vuestra unidad y a vuestra calma, como muestra de gratitud que nos trae el poder amar sin sospechas ni dudas; querría prestar oídos a vuestro no poder oír, [...] dar ojos a vuestra sublime [...] y ser objeto de vuestras atenciones por esos supuestos ojos y oídos, consolado de estar presente ante vuestra Nada, atento, como de una muerte definitiva, para lejos, sin esperanza de otra vida, más allá de un Dios y una posibilidad de que fueses voluptuosamente viejo y del color espiritual de todas las materias.


(Continuará)


Contenido patrocinado

Fernando Pessoa: Libro del desasosiego - Página 2 Empty Re: Fernando Pessoa: Libro del desasosiego

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun 23 Nov 2020, 16:15