Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1039461 mensajes en 47560 argumentos.

Tenemos 1567 miembros registrados

El último usuario registrado es ECCR

¿Quién está en línea?

En total hay 67 usuarios en línea: 5 Registrados, 0 Ocultos y 62 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Carlos Ponce Flores, Chambonnet Gallardo, clara_fuente, Maria Lua, Pascual Lopez Sanchez


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» NO A LA GUERRA 3
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 EmptyHoy a las 07:56 por Pascual Lopez Sanchez

» VALERY, PAUL (1871 - 1945)
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 EmptyHoy a las 04:19 por Pascual Lopez Sanchez

» 2013-04-21 ÁNGELES NEGROS
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 EmptyHoy a las 03:07 por Pedro Casas Serra

» VERLAINE, PAUL (1841 - 1896)
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 EmptyHoy a las 02:07 por Pascual Lopez Sanchez

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 EmptyAyer a las 23:38 por Lluvia Abril

» POESÍA SOCIAL XIX
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 EmptyAyer a las 23:36 por Lluvia Abril

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 EmptyAyer a las 23:35 por Lluvia Abril

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 EmptyAyer a las 23:33 por Lluvia Abril

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 EmptyAyer a las 19:28 por Maria Lua

» CLARICE LISPECTOR II
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 EmptyAyer a las 19:24 por Maria Lua

Abril 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty

5 participantes

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Vie 16 Feb 2024, 11:25

    ***


    EL FUEGO DE LA NOSTALGIA


    Mediún, separado de su amada, había caído enfermo y el fuego de la
    nostalgia hacía hervir su sangre. Vino un médico para cuidarlo, pero, cuando
    puso el dedo en el lugar de su dolor, el enamorado lanzó un grito:
    "¡Déjame! ¡Si tengo que morir, tanto peor!"
    El médico replicó, asombrado:
    "¡Tú que no temes al león y que estás cada noche rodeado de animales
    salvajes, dominándolos con sólo la fuerza de tu amor! ¿Qué significa este miedo
    repentino?"
    Mediún respondió:
    "No tengo miedo de la enfermedad, pues soy más paciente que la montaña.
    Mi cuerpo está contento con la enfermedad. El pesar es mi patrimonio y mi
    corazón está lleno de Leila. ¡Por eso temo que, al hacerme una sangría, puedas
    herir a mi amada!"








    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    75


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 17 Feb 2024, 17:36


    ACTO FALLIDO


    Un hombre piadoso tenía una mujer muy celosa. Poseía una sirvienta tan
    hermosa como las huríes. Su mujer, para protegerlo de la tentación, se las
    arreglaba para no dejarlo nunca solo con ella. Ejercía un control permanente,
    tanto que estos dos enamorados nunca encontraban un instante propicio para su
    unión.
    Pero, cuando la voluntad de Dios se manifiesta, las murallas de la razón se
    derrumban bajo los golpes de la inadvertencia. Cuando la orden de Dios aparece,
    ¡qué importa la razón! ¡Incluso la luna desaparece!
    Un día, la mujer partió para el baño, acompañada de su sirvienta. Pero, en
    el camino, se acordó de pronto que había olvidado traer su barreño. Dijo a su
    sirvienta:
    "¡Corre! ¡Ve como un pájaro a la casa y tráeme mi barreño de plata!"
    La sirvienta se llenó de alegría al ver realizarse su esperanza. Se decía:
    "El amo debe de estar en casa en este momento. Así que podré unirme a
    él."
    Corrió, pues, hacia la morada de su amo, con la cabeza llena de estos
    agradables pensamientos. Desde hacía seis años, en efecto, llevaba en su interior
    este deseo. Vivía con la esperanza de pasar un rato con su amo. Así que no corrió
    hacia la casa. No, más bien voló hacia ella. Encontró allí a su amo solo. El deseo
    entre estos dos enamorados era tan intenso que no pensaron siquiera en cerrar
    la puerta con llave. Se sumergieron así en la embriaguez y mezclaron sus dos
    almas.
    La mujer, que seguía esperando en el camino del baño, se dio cuenta
    repentinamente de la situación.
    "¿Cómo he podido enviar a esta sirvienta a la casa? ¿No es esto acercar el
    fuego a la estopa? ¿O el carnero a la oveja?"
    Corrió hacia su casa. La sirvienta corría bajo el imperio del amor, pero ella
    corría bajo el imperio del temor. Y es grande la diferencia entre el amor y el
    temor. En cada aliento el sabio se acerca al trono del sha, pero el hombre
    piadoso hace en un mes el trayecto de un día.
    La mujer llegó finalmente a la casa y abrió la puerta. El chirrido de los
    goznes puso término a la felicidad de los enamorados. La sirvienta se levantó de
    un salto, mientras que el hombre, prosternado, se puso a rezar. Viendo a su
    sirvienta descompuesta y a su marido en oración, la mujer fue presa de
    sospechas. Levantó la túnica de su marido y comprobó que su miembro estaba
    manchado, igual que sus muslos y sus piernas. Se golpeó la cabeza con las
    manos.
    "¡Oh, imprudente! ¡Así es como rezas! ¡Es digna del estado de oración y de
    evocación esta suciedad sobre tu cuerpo!"
    Si preguntas a un infiel quién ha creado el universo, te responderá: "¡Dios!
    Él es quien lo ha creado, como atestigua toda la creación." Pero las obras de los
    infieles, que sólo son blasfemias y malos pensamientos, no corresponden apenas
    a esta afirmación, como sucede con el hombre de nuestra historia.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    76


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 19 Feb 2024, 19:51


    LA PERLA



    Había un hombre llamado Nasuh, que se ocupaba en el baño del servicio de
    las mujeres. Su cara era muy afeminada, lo que le permitía disimular su
    virilidad. Era un maestro en el arte del disfraz. Desde hacía años actuaba así y
    nadie había descubierto su secreto. Pero, a pesar de su cara y de su voz
    aflautada, su deseo era ardiente. Cubría su cabeza con un velo, pero era un
    joven ardoroso.
    Se arrepentía a menudo de esta actividad, pero su deseo volvía a
    imponerse. Un día fue a ver a un sabio para que éste le procurase el socorro de
    sus plegarias. El sabio comprendió enseguida la situación y no dejó que se le
    notara nada. Sus labios estaban como cosidos pero, en su corazón, los secretos
    ya estaban desvelados. Pues los que conocen los secretos tienen la boca sellada.
    Así, con una ligera sonrisa, dijo al joven:
    "¡Que Dios te haga arrepentirte de lo que tú sabes!"
    Esta plegaria atravesó los siete cielos y fue aceptada, pues las plegarias de
    este sheij eran diferentes de las demás. Dios creó, pues, un pretexto para sacar a
    Nasuh de la situación en la que se encontraba. Un día, cuando Nasuh llenaba un
    barreño de agua, la hija del sultán extravió una perla. Era una de las joyas que
    adornaban sus pendientes. Todas las mujeres presentes se precipitaron por todos
    lados para encontrarla y cerraron las puertas. Por mucho que buscaron por todas
    partes, la perla siguió sin aparecer. Para no omitir nada, se decidió registrar a las
    personas presentes, mirar en su boca, sus orejas y en todos los orificios y
    aberturas. Se ordenó a todos que se desnudaran para ser registrados.
    Nasuh, retirado en un rincón, con el rostro pálido, estuvo a punto de
    desvanecerse de miedo. Pensaba en la muerte y su cuerpo temblaba como una
    hoja. Se decía:
    "¡Oh, Dios mío! ¡He pecado mucho! He faltado a mis buenas resoluciones.
    Y cuando me llegue el turno de ser registrado, ¿quién puede decir cuántas
    torturas sufriré? Siento ya el olor a quemado de mis pulmones. ¡Ah! ¡No deseo a
    nadie, ni siquiera a un infiel, que conozca un trance semejante! ¡Ojalá que mi
    madre no me hubiese concebido! ¡O que un león me hubiese devorado! ¡Oh,
    Dios mío! Me confío a tu misericordia. ¡Ten piedad de mí! Concédeme la gracia
    pues cada poro de mi piel siente como una mordedura de serpiente. Si cubres mi
    vergüenza, me arrepentiré de todos mis pecados. ¡Acepta una vez más mi
    arrepentimiento y si no cumplo esta promesa, haz de mí lo que quieras!"
    Mientras que mascullaba así. Nasuh oyó decir a alguien:
    "Hemos registrado a todo el mundo. Pero ¿dónde está Nasuh? Que venga
    para ser también registrada."
    Al oír esto, Nasuh se derrumbó como un muro que se viene al suelo. Su
    razón lo abandonó y permaneció en el suelo, inanimado. En este estado,
    mientras estaba fuera de sí mismo, pudo alcanzar el secreto de la verdad.
    Mientras que nada subsistía de su existencia, se concedió un favor a su alma.
    Esta escapó de la razón para unirse a la verdad. Entonces fue cuando afluyó la
    oleada de la misericordia.
    De repente, alguien gritó:
    "¡Aquí está la perla! ¡Acabo de encontrarla! ¡Tranquilizaos y alegraos
    conmigo!"
    Las mujeres aplaudieron diciendo:
    "¡Todo solucionado!"
    El alma de Nasuh volvió a la superficie y sus ojos vieron de nuevo la luz.
    Todos le pedían perdón por haber dudado de su honradez.
    "¡Te hemos calumniado, Nasuh! Pero, como eras tú la que estaba más cerca
    de la hija del sultán, ¿no era normal que fueses la primera sospechosa?"
    De hecho, las mujeres habrían querido empezar el registro por ella, pero,
    por respeto a su intimidad con la hija del sultán, habían querido dejarle así la
    ocasión de desembarazarse de la perla. Mientras que ellas pedían perdón, Nasuh
    decía:
    "No os excuséis. Soy culpable y mi culpabilidad supera la vuestra. Lo que
    me sucede es un favor de Dios pero, en realidad, soy peor de lo que imagináis.
    Todo lo que hayáis podido decir sobre mí no es ni la centésima parte de mis
    pecados. Quien cree conocer mis faltas, no conoce sino una ínfima parte de ellas.
    Dios, que cubre con un velo toda vergüenza, conocía bien mis pecados. Iblis, que
    fue mi maestro durante algún tiempo, se había convertido en discípulo mío. Dios
    conocía mis faltas, pero las ha ocultado para ahorrarme la vergüenza. Con su
    misericordia, me ha abierto el camino del arrepentimiento. Aunque cada uno de
    mis pelos se convirtiese en una lengua, eso no bastaría para expresar mi
    gratitud."
    Algún tiempo después, vino alguien de parte de la hija del sultán para
    invitarlo a cumplir su servicio en el baño. No quería, le dijeron, ser servida sino
    por ella. Nasuh respondió:
    "¡Vete! Yo ya he salido de esa situación. ¡Di que Nasuh está enfermo!"
    Y se decía:
    "¡He muerto y resucitado! Este instante de temor que he vivido es
    inolvidable. ¡Después de tal advertencia, sólo un asno perseveraría en el error!"



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    77


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 20 Feb 2024, 17:50



    EL ASNO Y EL ZORRO



    Un campesino poseía un asno flaco y demacrado que, desde el poniente
    hasta la salida del sol, vagaba, lamentable, sin comer nada, por los pedregosos
    desiertos. Ahora bien, en estos parajes había un bosque rodeado de marismas, en
    el que reinaba un león, gran cazador. Este león se encontraba entonces agotado
    y malherido como consecuencia de un combate con un elefante. Estaba tan débil
    que ya no tenía fuerza para cazar. Tanto, que él y los demás animales se
    encontraban privados de alimento. Estos últimos tenían, en efecto, la costumbre
    de alimentarse con los restos de la comida del león. Un día el león ordenó al
    zorro:
    "Ve a cazarme un asno. Busca uno en el prado y arréglatelas para traerlo
    aquí por astucia. Comiendo su carne recuperaré fuerzas y me pondré de nuevo a
    cazar. Necesitaré muy poco y os dejaré el resto. Practica tus sortilegios y tráeme
    un asno o un buey. Emplea cualquier medio a tu conveniencia, pero arréglatelas
    para que se acerque a mí.
    -Soy tu servidor, dijo el zorro. Estoy en mi terreno cuando se trata de
    astucia. Mi camino aquí abajo consiste en guiar a los que abandonan el buen
    camino."
    Partió, pues, hacia el prado. Pues bien, en su camino, en medio de un
    desierto, vino a dar con un asno que vagaba, flaco y demacrado. Se acercó y
    entabló conversación con este inocente.
    "¿Pero qué haces tú en este pedregoso desierto?
    -El que yo coma espinas o que esté en el jardín del Irem Dios lo ha querido
    así y yo le doy gracias por ello. Se deben agradecer los beneficios tanto como las
    decepciones. Pues en el destino existe lo peor de lo peor. Como es Dios quien
    hace el reparto, la paciencia es la llave de todo favor. Si me ofrece leche, ¿por
    qué habría de pedirle miel? De todos modos cada día trae su parte de tormentos.
    -Pero, replicó el zorro, la voluntad de Dios es que busques la parte que te
    está destinada. Este es un mundo en el que reina el pretexto. Si no hay pretexto
    ni razón aparente, tu parte se te escapa. Por eso es por lo que es importante
    reclamar.
    -Lo que dices, dijo el asno, prueba tu falta de confianza en Dios.
    Pues El que da la vida dará también el pan. El que es paciente acaba por
    encontrar su parte, tarde o temprano y, con seguridad, más rápidamente que el
    que no sabe esperar.
    -¿La confianza en Dios? respondió el zorro. Eso es algo muy escaso. Y no
    creas que tú o yo la tengamos. Hay que ser muy ignorante para pretender
    conseguir lo escaso, pues no a todos les es dado llegar a sultán.
    -Tu discurso está hecho sólo de contradicciones, replicó el asno.
    Aquí abajo, todas las desgracias provienen de la codicia. Hasta hoy, nadie
    ha oído hablar nunca de una muerte causada por la moderación y nadie ha
    llegado a sultán sólo por la fuerza de su ambición. Los perros no comen pan y los
    cerdos tampoco. La lluvia y las nubes no son fruto de una acción humana. El
    deseo que tienes de conseguir tu parte no tiene igual sino en el deseo que tu
    parte tiene de unirse a ti. Si tú no vas hacia ella, ella vendrá a ti. En esta
    búsqueda, la precipitación sólo puede traer decepciones.










    cont

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 20 Feb 2024, 17:51

    ***


    -¡Eso no es más que una leyenda! se burló el zorro. Hay que hacer un
    esfuerzo, aunque no sea más que para obtener una semilla. Puesto que Dios te
    ha dado manos, debes usarlas. Tienes que trabajar, aunque sólo sea para ayudar
    a tus amigos. Puesto que nadie puede ser a la vez sastre, aguador y carpintero, el
    universo encuentra equilibrio en la distribución del trabajo y de las ganancias. Es
    un error creerse libre porque se consume gratis.
    -Yo no conozco mejor ganancia que la confianza en Dios, dijo el asno; pues
    cada vez que se dan las gracias a Dios, aumenta nuestra ganancia."
    Conversaron así durante mucho tiempo y acabaron por agotar las
    preguntas y las respuestas. Finalmente, el zorro dijo al asno:
    "Es una idiotez esperar en este desierto de piedras. La tierra de Dios es
    vasta. Ve mejor al prado. En él, todo es verde como en el paraíso. La hierba crece
    abundante. Todos los animales viven allí alegres y felices. La hierba es tan alta
    que incluso un camello podría ocultarse en ella. Unos arroyos de agua pura
    amenizan este Edén por aquí y por allá."
    El asno ni siquiera dudó en responder:
    "¡Oh, traidor! Si vienes de ese paraíso, ¿por qué estás tan flaco? ¿Y dónde
    está, tu alegría? La debilidad de tu cuerpo es peor que la mía. Si eres un
    mensajero de los arroyos de lo que me hablas, entonces ¿qué mensajero enviará
    la sequía? Tú cuentas muchas cosas, pero apenas presentas pruebas."
    A fuerza de insistencia, el zorro consiguió arrastrar al asno hacia el bosque.
    Lo condujo hacia el cubil del león. Cuando estaban aún bastante lejos, el león
    cargó, lleno de impaciencia. Con un terrible rugido, se precipitó hacia el asno,
    pero sus fuerzas lo traicionaron y el asno, medio muerto de miedo, logró
    refugiarse en la montaña. El zorro dijo entonces al león:
    "¡Oh, sultán de los animales! ¿Por qué has actuado así contra toda razón?
    ¿Por qué te has precipitado? Si hubieras sabido esperar, era asunto resuelto. Al
    verte, el asno ha huido y tu debilidad, revelada a la luz del día, te cubre de
    vergüenza.
    -Yo creía poseer mi fuerza de otros tiempos, dijo el león. Ignoraba que
    estuviera debilitado hasta este punto. El hambre me ha hecho olvidar todo. Mi
    razón y mi paciencia se han evaporado. Utiliza, por favor, tu inteligencia una vez
    más y tráemelo. Si lo consigues, te estaré agradecido para siempre.
    -Si Dios lo quiere, dijo el zorro, la ceguera de su corazón le hará cometer
    de nuevo el mismo error. Quizás olvide el miedo que acaba de experimentar. ¡No
    sería muy extraño por parte de un asno! Pero si lo consiguiera, no peques por
    exceso de precipitación para no arruinar mis esfuerzos.
    -Ahora ya tengo experiencia, dijo el león. Ya sé que estoy débil e inválido.
    Te prometo no atacarlo hasta que esté a mi alcance."









    cont

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 20 Feb 2024, 17:52

    ***


    Así que el zorro volvió a ponerse en camino rezando:
    "¡Oh, Dios mío! ¡Ayúdame! ¡Haz que la ignorancia oscurezca la inteligencia
    de este asno! Debe de estar ahora arrepintiéndose y jurando no dejarse engañar
    nunca más por las promesas del prójimo. Ayúdame para que pueda engañarlo
    una vez más. Pues soy enemigo de toda inteligencia y traidor a todo juramento."
    Cuando llegó junto al asno, éste le dijo:
    "¡Déjame en paz, oh cruel! ¿Qué te he hecho para que me arrastres así ante
    un dragón? ¿Por qué has atentado contra mi vida? ¿Qué ha causado esta
    animosidad? La causa de todo esto es, sin duda, tu perversa naturaleza. Eres
    como el escorpión que pica a los que nada le han hecho. O como el diablo que
    nos hace daño sin razón alguna.
    -Lo que has visto, dijo el zorro, no era sino una aparición creada por los
    artificios de la magia. Puedes suponer que, si no existieran tales sortilegios,
    todos los hambrientos se habrían citado en ese lugar. Si esta ilusión no existiera,
    la comarca se convertiría en refugio de los elefantes y nada quedaría en pie. Yo
    quería avisarte para evitarte este terror, pero mi piedad por ti y el deseo que yo
    tenía de ayudarte, todo eso me quitó esta precaución de la cabeza. Si no, estoy
    seguro que te habría advertido de ello.
    -¡Oh, enemigo! dijo el asno. ¡Desaparece de mi vista! ¡No quiero verte más!
    Ahora lo comprendo: ¡desde el principio, no buscabas más que mi vida! ¡Después
    de que he visto el rostro de Azrael, tienes aún el descaro de intentar engañarme!
    Soy la vergüenza de la especie de los asnos, te lo concedo. Soy incluso, si tú
    quieres, el más vil de los animales pero, sin embargo, vivo. Un niño que hubiera
    vivido lo que yo acabo de vivir se habría convertido en un anciano. Prometo ante
    Dios que nunca más creeré las mentiras de los impostores."
    El zorro replicó:
    "No existen heces en lo puro. Pero la duda existe en la imaginación. Tus
    sospechas están injustificadas. Créeme. No hay mentira alguna en mis palabras
    ni traición en mis intenciones. ¿Por qué afligir a tu amigo con tales sospechas?
    ¡Aunque las apariencias estén contra ellos, no desconfíes de tus hermanos! La
    sospecha aleja a los amigos, unos de otros. Te lo repito: ese león sólo era una
    ilusión. La duda y el miedo no son sino obstáculos en tu camino."
    El asno intentó resistirse a las mentiras del zorro, pero la falta de alimento
    había agotado su paciencia y oscurecido su entendimiento. El cebo del pan ha
    costado, ciertamente, muchas vidas y atravesado muchas gargantas. Y el asno
    era prisionero de su hambre. Se decía:
    "Si la muerte está al final del camino, eso sigue siendo, a pesar de todo, un
    camino. Y, al menos, me libraré de este hambre que me atenaza. ¡Si la vida
    consiste en este sufrimiento, acaso valga más morir!"
    Había tenido desde luego un destello de inteligencia, pero, a fin de cuentas,
    prevaleció su asnería. El zorro lo condujo, pues, ante el león y éste lo devoró.
    Tras este combate, el león tuvo sed y partió hacia el río para saciarla. Mientras
    estaba ausente, el zorro comió el hígado y el corazón del asno. A su vuelta,
    viendo que el asno no tenía hígado ni corazón, el león preguntó al zorro:
    "¿Adónde han ido a parar su corazón y su hígado? No conozco criatura que
    esté desprovista de estos dos órganos."
    El zorro replicó:
    "¡Oh, león! Si hubiese tenido hígado y corazón*, ¿habría vuelto aquí por
    segunda vez?"






    FIN

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 20 Feb 2024, 17:53


    EL ASNO LASTIMADO


    Había un aguador que poseía un asno de carácter desabrido y cansado de
    la existencia. Los fardos habían lastimado su lomo y éste inconsolable no
    esperaba ya más que la muerte. La falta de alimento lo hacía sufrir cruelmente y
    soñaba continuamente con un pienso de paja. El acicate había dejado, además,
    en sus costados unas llagas dolorosas.
    Ahora bien, el palafrenero jefe del palacio del sultán conocía al propietario
    de este asno. Un día se cruzó con él en su camino. Lo saludó y, viendo el estado
    de su asno, se compadeció de él.
    "¿Por qué está este asno tan demacrado? preguntó.
    -La causa es mi pobreza, respondió el hombre. También yo estoy necesitado
    y mi asno tiene que prescindir de todo alimento."
    El palafrenero le dijo:
    "Confíamelo unos días para que aproveche un poco las ventajas de la
    cuadra del sultán."
    El hombre le confió, pues, su asno y éste fue instalado en las cuadras del
    palacio. Allí vio unos caballos árabes, fogosos y lustrosos, provistos de un buen
    lecho de paja y de abundante alimento. El suelo estaba limpio y aseado. Nunca
    llegaba a faltar nada. Y viendo que a cada momento los almohazaban, el asno
    elevó los ojos al cielo y dijo:
    "¡Oh, Dios mío! Aunque sólo sea un asno, soy, de todos modos, una de tus
    criaturas. ¿Por qué, entonces, tengo que soportar esta miseria y estos tormentos?
    Paso las noches llamando a la muerte con mi deseo a causa de mi lomo baldado
    y mi vientre vacío. En comparación, la suerte de estos caballos me parece
    particularmente envidiable. ¿Es que, por casualidad, me están reservadas estas
    pruebas a mí solo?"
    Ahora bien, un día estalló la guerra. Los caballos fueron ensillados y
    partieron al combate. Cuando volvieron a la cuadra, estaban ensangrentados,
    heridos por todas partes por innumerables lanzazos o flechazos. Los hicieron
    entrar en la cuadra y los trabaron para que el herrador, provisto de su lanceta,
    pudiese actuar. Y éste empezó a cortar en las heridas para retirar las puntas de
    las flechas. Al ver todo esto, el asno se dijo:
    "¡Oh, Dios mío! A fin de cuentas, estoy satisfecho con mi estado de
    pobreza. Esta abundancia se vuelve pronto muy amarga. ¡Muy poco para mí!
    Quien busca la salvación no se aficiona a este mundo de aquí abajo. ¡Mi
    salvación es la pobreza!"


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 20 Feb 2024, 17:54

    SUBSISTENCIA



    Un hombre piadoso había oído a alguien referir estas palabras del profeta:
    "La subsistencia del alma viene a vosotros de parte de Dios. Lo queráis o
    no, acaba por encontraros, pues está enamorada de vosotros."
    Decidido a experimentar la cosa, nuestro hombre trepó a las montañas y,
    allí, se dijo:
    "Veamos si mi subsistencia viene a buscarme aquí, a este lugar aislado."
    Y, con esto, se durmió. Pues bien, una caravana que se había extraviado,
    vino a pasar por aquel lugar. Al ver a un hombre dormido así en pleno desierto,
    los viajeros se dijeron:
    "¿Qué hace este hombre en plena montaña, lejos de la ciudad y fuera de
    cualquier camino? ¿Está muerto o vivo? ¿No tiene nada que temer de los
    animales salvajes?"
    Se pusieron a sacudirlo, pero él, deseoso de llevar la experiencia hasta su
    término, nada decía. Permanecía como inerte, con los ojos cerrados. Los viajeros
    se dijeron:
    "¡Pobre hombre! ¡Está casi muerto de hambre!"
    Y trajeron pan y alimento. Preocupado por su experiencia, el hombre se
    mantuvo quieto y no separó los dientes. La gente, entonces, redobló su piedad
    por él:
    "¡Dios mío! ¡Va a morir, eso es seguro! Vamos a buscar un cuchillo."
    Le introdujeron un cuchillo entre los dientes y consiguieron así separar sus
    mandíbulas. Le hicieron tragar de este modo un tazón de sopa y unos trozos de
    pan.
    El hombre se dijo entonces:
    "¡Ya está! ¡Has comprendido el secreto!"
    Y su corazón se decía:
    "Es Dios quien procura la subsistencia del cuerpo y del alma. Que esto te
    sirva de prueba. Esta subsistencia viene al encuentro de los que pacientemente la
    esperan."




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 20 Feb 2024, 17:56

    ***


    HISTORIA DE LOCO


    Entró alguien un día en una casa, con la cara descompuesta y los ojos
    huraños, para pedir asilo. El dueño de la casa le dijo:
    "¿Qué sucede? ¿Qué pretendes huyendo? Tu cara está pálida y todo tu
    cuerpo tiembla."
    El hombre respondió:
    "Para divertir al sultán, capturan a todos los asnos que vagan por las
    afueras.
    -Si son asnos lo que se captura, ¿en qué te afecta eso? ¡Tú no eres un asno
    que yo sepa!
    -¡Practican esta caza con tal celo y falta de discriminación, que no me
    extrañaría que me tomasen por un asno! ¡Su ardor es tal que no distinguirán!"
    Si los subalternos no saben distinguir, atrapan al caballero en lugar de la
    montura. Afortunadamente, el sultán de nuestro país, no tiene tan inútiles
    preocupaciones. Y sabe distinguir lo derecho de lo torcido.
    ¡Sé un hombre para no caer bajo los golpes de los cazadores de asnos! ¡Tú
    no eres un asno! No temas nada. ¡Tú eres el Jesús de este tiempo! El cuarto cielo
    está lleno de tu luz. ¿Cómo podría ser tu destino ir a parar a una cuadra?





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 20 Feb 2024, 17:57

    ***

    LIMPIAR EL ALMA


    Había un hombre creyente que vivía en Gazna. Su nombre era Serrezi, pero
    lo llamaban Mohammed. No rompía su ayuno sino ya caída la noche, comiendo
    unos pámpanos. Este modo de vida duraba para él desde hacía siete años sin que
    nadie estuviese al corriente. Este hombre despierto conocía muchas cosas
    extrañas, pero su fin era ver el rostro de Dios. Cuando se sintió satisfecho de su
    alma y de su cuerpo, subió a la cima de la montaña y se dirigió a Dios:
    "¡Oh, Dios mío!, muéstrame la belleza de tu rostro y me lanzaré al vacío."
    Dios respondió:
    "Aún no ha llegado el momento. Y si caes de la montaña, tu fuerza no te
    bastará para morir."
    Entonces, lleno de melancolía, el hombre se arrojó al vacío. Pero cayó en
    un lago muy profundo y así se salvó. Siempre dominado por el deseo de morir,
    se puso a lamentarse. Le daba igual la vida que la muerte. Toda la creación se le
    aparecía como en desorden y el versículo del Corán que dice: "La vida existe
    incluso en la muerte" volvía constantemente a sus labios y a su corazón.
    Más allá de lo aparente y de lo oculto, oyó una voz que le decía:
    "¡Deja el prado y vuelve a la ciudad!
    -¡Oh, Dios mío! dijo el hombre. ¡Tú que conoces todos los secretos! ¿De qué
    va a servirme ir a la ciudad?
    -Ve allá a mendigar para mortificarte. Recoge dinero entre los ricos y
    distribúyelo entre los pobres.
    -¡Te he oído, dijo Serrezi, y te obedeceré!"
    Provisto así de esta orden divina, se volvió a la ciudad y Gazna quedó llena
    de su luz. El pueblo acudió a su encuentro pero él, para evitar la multitud, tomó
    un camino apartado. Los ricos de la ciudad, que se alegraban de su regreso,
    habían preparado un palacete que pensaban poner a su disposición. Pero él les
    dijo:
    "No creáis que he vuelto para exhibirme. ¡No! He vuelto para mendigar. Mi
    propósito no es extenderme en vanas palabras. Visitaré las casas con un cesto en
    la mano, pues Dios lo ha querido así y yo soy su servidor. Mendigaré, pues, y
    formaré parte de los mendigos más desfavorecidos, para quedar envilecido y que
    todos me insulten. ¿Cómo podría yo desear honores cuando Dios quiere mi
    degradación?"
    Y, con su cesto en la mano, dijo además:
    "¡Dadme algo, por la gracia de Dios!"
    Su secreto consistía en invocar la gracia de Dios, aunque su puesto
    estuviese muy alto en el cielo. Así lo hicieron todos los profetas. Serrezi visitó,
    pues, todas las moradas de la ciudad para pedir limosna cuando las puertas del
    cielo estaban abiertas para él. Fue en cuatro ocasiones a casa de un emir para
    mendigar. A la cuarta vez, el emir le dijo:
    "¡Oh, ser inmundo! No me tomes por un avaro, pero escúchame bien: ¡qué
    desvergüenza la tuya! ¡Nada menos que cuatro visitas a mi domicilio! ¿Existe un
    mendigo peor que tú? Deshonras incluso a los pobres. Y ningún infiel ha dado
    nunca pruebas de tanto egoísmo."
    Serrezi replicó:
    "¡Cállate, oh emir! No hago sino cumplir mi tarea. Ignoras todo sobre el
    fuego que me devora. No sobrepases los límites. Si realmente experimentara el
    deseo del pan, sería el primero en abrirme el vientre. Pues, durante siete años,
    no he comido más que pámpanos. ¡Mi cuerpo había terminado por ponerse
    completamente verde!"
    Con estas palabras, se puso a llorar y las lágrimas inundaron su cara. Su fe
    conmovió el corazón del emir. Pues la fidelidad de los que aman conmovería
    incluso a una piedra. No es extraño, pues, que pueda conmover a un corazón
    sensible. Los dos hombres se pusieron a llorar juntos y el emir dijo:
    "¡Oh, sheij! ¡Ven! ¡Toma mi tesoro! Sé que mereces cien veces más. Mi casa
    es tuya. Toma lo que quieras."
    Pero Serrezi respondió:
    "Eso no es lo que se me ha pedido. ¡No puedo tomar nada con mis propias
    manos ni penetrar en las moradas por iniciativa mía!"
    Y se marchó. El ofrecimiento del emir era sincero, pero poco le importaba,
    pues Dios le había dicho:
    "Mendigarás como un pobre."
    Siguió mendigando así durante dos años; después Dios le dijo:
    "¡Desde ahora darás! No pidas ya nada a nadie, pues lo que des procederá
    del universo oculto. Si un pobre te pide caridad, mete la mano bajo tu estera de
    paja y dispensa los tesoros del Misericordioso. En tu mano la tierra se convertirá
    en oro. Cualquier cosa que se te pida, dala, pues nuestro favor por ti es grande y
    es inagotable. Socorre a los cargados de deudas y fertiliza la tierra como la
    lluvia."
    Durante un año, Serrezi así lo hizo. Distribuyó por el mundo el oro de los
    favores divinos. La tierra se convirtió en oro en sus manos y los más ricos eran
    pobres comparados con él. Antes de que un pobre le pidiese lo que necesitaba, lo
    adivinaba y lo socorría. Le preguntaron:
    "¿De dónde te viene esa presciencia?"
    Respondió:
    "Mi corazón está vacío. No siente ya necesidades. No tengo otro cuidado
    que el amor de Dios. He barrido todas las cosas de mi corazón, sean buenas o
    malas. Mi corazón está lleno ya del amor de Dios."
    Cuando ves un reflejo en el agua, este reflejo representa una cosa que se
    encuentra fuera del agua. Pero para que haya un reflejo, el agua debe ser pura.
    Necesitas, pues, limpiar el arroyo del cuerpo si quieres ver el reflejo de los
    rostros.







    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    86


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Jue 22 Feb 2024, 19:14

    VIAJE


    Un discípulo había acompañado a su maestro con ocasión de un viaje. Pues
    bien, se encontraban en un país en el que el pan era cosa rara. Y el temor por la
    falta de alimentos estaba omnipresente en el espíritu del discípulo ignorante. Su
    maestro, lleno de lucidez, pronto descubrió esta obsesión. Le dijo:
    "¿Por qué apenarte? ¡Te inquietas por tu pan y pierdes tanto tu confianza
    como la paciencia! ¡Ah! No formas aún parte de los santos. ¡Porque ellos pueden
    subsistir sin nueces ni pasas! El hambre es la parte de todos los servidores de
    Dios. Es un favor que no recae en cualquier tonto o en cualquier mendigo.
    Abandona tus temores. Como no formas parte de los elegidos, no es fácil que
    permanezcas en esta cocina sin encontrar en ella algún alimento. Cuando se
    trata de llenar el vientre del común de los mortales, siempre hay abundancia. Y
    cuando esta gente muere, ve el pan alejarse diciendo: "¡Teníais miedo del
    hambre, pero mirad: os vais y yo me quedo aquí!»
    ¡Oh! vosotros que os inquietáis por vuestra subsistencia, levantaos y venid
    a serviros. Pero más vale tener confianza y no inquietarse, pues tu parte está tan
    enamorada de ti como tú lo estás de ella. Sólo tiene caprichos porque conoce tu
    impaciencia. Si fueras paciente, vendría ella a ofrecerse a ti. No hay verdadera
    opulencia sin confianza.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Jue 22 Feb 2024, 19:15



    LA VACA Y LA ISLA



    En una isla exuberante de verdor vivía una vaca en soledad. Pastaba allí
    hasta la caída de la noche y así engordaba cada día. Por la noche, al no ver ya la
    hierba, se inquietaba por lo que iba a comer al día siguiente y esta inquietud la
    dejaba tan delgada como una pluma. Al amanecer el prado reverdecía y ella se
    ponía de nuevo a pacer con su apetito bovino hasta la puesta del sol. Estaba de
    nuevo gorda y llena de fuerza. Pero, en la noche siguiente, volvía a lamentarse y
    a adelgazar.
    Por mucho tiempo que pasara, nunca se le ocurría que el prado no
    disminuía y que no tenía por qué inquietarse de aquel modo.
    Tu ego es esta vaca y la isla es el universo. El temor del mañana adelgaza
    la vaca. No te ocupes del futuro. Más vale mirar el presente. Tú comes desde
    hace años y los dones de Dios, sin embargo, no han disminuido nunca.



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Jue 22 Feb 2024, 19:16

    LINTERNA EN PLENO DÍA



    Un sacerdote paseaba en pleno día por el mercado llevando una linterna
    encendida. Así provisto, paseaba en círculos por el bazar. Un importuno le dijo:
    "¿Por qué entras así en todas las tiendas? ¿Qué buscas? ¿A qué viene que,
    cuando es pleno día, busques algo a la luz de una linterna?"
    El sacerdote respondió:
    "¡Busco a un hombre vivo y que tenga el aliento de un santo!
    -¡Pues bien, mira! dijo el hombre, ¡este bazar está lleno de una multitud de
    gente!
    -¡No! dijo el sacerdote, ¡busco a un hombre que pueda controlar su deseo y
    su cólera! Uno que siga siendo hombre en lo más fuerte del deseo. Querría que
    un hombre así me pisase como polvo, para que pudiese sacrificar mi alma por él.
    -Buscas una cosa muy rara. Tus actos demuestran que tienes muy poco en
    cuenta al destino. Tú no ves más que la apariencia, pero lo esencial es decidido
    por el destino. Y, cuando el destino se realiza, incluso los cielos quedan
    asombrados. Intentar negar eso es disminuir el universo. El destino puede
    transformar la piedra en agua. Tú, que has visto girar la muela del molino, ven,
    pues, a ver el río que la mueve. ¿Tú has visto volar el polvo? Mira más bien al
    viento que es la causa de ello. Tú ves la marmita de las ideas que hierve. Sé
    razonable y mira mejor el fuego que está debajo y que la hace hervir. No te
    preocupes de la paciencia y piensa en el que te ha ofrecido la paciencia.
    ¡Pretendes haber visto algo, pero tus actos demuestran que no has visto nada en
    absoluto! Admira el océano antes que la espuma, pues el que no ve más que la
    espuma cae en la manía del secreto, mientras que el que ve el océano cae en la
    admiración. Transforma su corazón en océano. Quien ve la espuma
    sufre de vértigo y da vueltas en redondo, pero quien ha visto el océano no
    conoce la duda."










    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    87


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 26 Feb 2024, 10:06

    CONVENCIDO



    Un musulmán exhortaba a un cristiano a que se convirtiera:
    "¡Oh! ¡Ven a abrazar el Islam y su fe!
    -Si Dios lo quiere, dijo el cristiano, El me hará abrazar la fe. ¡Él es quien
    procura el conocimiento y sólo Él puede quitarme toda duda!"
    El musulmán insistía:
    "¡Dios quiere que abraces la fe para escapar del infierno, pero tu maldito
    egoísmo y la compañía de Satanás te dirigen hacia la blasfemia y hacia la Iglesia!
    -¡La Iglesia me ha convencido! dijo el cristiano, y formo parte de ella
    porque es más agradable unirse a quien nos ha convencido. Dios me pide que dé
    pruebas de fidelidad. Así que tengo que ser constante. Si mi ego y Satanás
    pueden actuar a su gusto, entonces la clemencia divina no tiene sentido. Tú
    quieres construir una mezquita imponente y muy ornamentada. Pero el que te
    siga hará de ella un monasterio. ¡Has tejido con mucho amor una pieza de paño
    para hacerte un manto, pero ha venido alguien, te la ha robado y se ha hecho
    con ella un pantalón! Si se desperdicia el paño, ¿puede ser tenido él por
    responsable? Si estoy deshonrado así, es que Dios lo ha querido. ¿De qué sirve
    pretender que la voluntad divina se realiza siempre si la voluntad del ego reina
    como dueña? Sin la voluntad de Dios, nadie aquí abajo, tendría voluntad, ni
    siquiera un instante. ¡Si piensas que soy el más vil de los infieles, sabe que yo
    mismo estoy convencido de ello! Si el destino cumple su voluntad
    en contradicción con la voluntad divina, entonces más vale someterse a Satanás,
    pues él es el que vencerá. Pero si un día Satanás se vuelve mi enemigo, ¿quién
    me protegerá de él? Créeme, es desde luego la voluntad de Dios la que se
    realiza. Este mundo le pertenece y el otro también. Sin su orden, nadie podría
    mover ni un dedo. A él es a quien pertenecen los bienes, las decisiones y el orden
    universal. Y Satanás no es más que un maldito perro que le pertenece."





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]











    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 26 Feb 2024, 10:07



    PERRO DE SATANÁS


    Cuando un Turcomano posee un perro pastor, éste se instala en el umbral
    de su tienda. Los hijos de la familia le tiran de la cola y lo hacen rabiar, pero a él
    le trae sin cuidado. Pero si, por casualidad, viene a pasar un extraño, se
    transforma de repente en un temible león. Es como la rosa para sus amigos y
    como la espina para sus enemigos. El Turcomano es quien le da su comida y por
    esta razón el perro le es fiel y lo guarda.
    También este perro de Satanás ha sido creado por Dios y hay una sabiduría
    oculta en esto. La comida que recibe es el sudor del pueblo que corre tras los
    bienes de este mundo. Satanás, igual que un perro, sacrificaría su vida en el
    umbral de la casa de su dueño. ¡Oh, perro de Satanás! ¡Cada vez que el pueblo
    da un paso, somételo a prueba! Pues todos, buenos o malos, se dirigen hacia ese
    umbral. ¿Por qué se dice: "¡Me refugio en Dios!", sino porque el perro viene a
    atacarnos? ¡Oh, Turcomano! ¡Llama a tu perro para despejarme el camino! ¡Sé
    generoso conmigo!
    Si el propietario no puede hacerse obedecer por su perro, no hay esperanza
    alguna en recurrir a su generosidad. Si es incapaz de dominar a su perro en su
    propia tienda de campaña, desgraciado él y sus visitantes, porque el perro los
    asustará a ambos. Pero, gracias a Dios, cuando el Turcomano lanza un grito,
    incluso los leones sudan sangre, ¡tanto es el miedo que sienten! ¡Oh, tú que
    pretendes ser el león de Dios! ¿Cómo te atreves a decir que cazas cuando, desde
    hace años, eres impotente ante un perro? Demasiado evidente es que, en este
    asunto, tú eres la pieza de caza.



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 26 Feb 2024, 10:08


    RÁBANOS


    Un día un ladrón dijo a uno de los soldados del sultán: "¡Todo lo que he
    hecho ha sido querido por Dios! -Lo mismo me pasa a mí," replicó el soldado. Si
    alguien roba rábanos de un puesto de venta e intenta disculparse diciendo: "¡Es
    Dios quien lo ha querido!", dale un puñetazo en la cabeza y vuelve a poner los
    rábanos en su sitio, pues también eso es la voluntad de Dios.
    ¡Oh, idiota! Sabes bien que ningún tendero aceptará ese pretexto. ¿Cómo,
    entonces, puedes contar con Él? ¡Oh, ignorante! Al persistir en este error,
    arruinas tu sangre y tus bienes. Si tal argumento pudiese servir, entonces
    cualquiera podría arrancarte el bigote con esa excusa.
    También yo estoy lleno de deseos, pero el temor de Dios ata mis manos y
    mis brazos.
    Cuando se trata de satisfacer tu ego, tienes como la voluntad de veinte
    personas. ¡Y, para lo demás, invocas la voluntad de Dios!



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 26 Feb 2024, 10:08


    EL ÁRBOL FRUTAL


    Un hombre había subido a un árbol frutal y sacudía sus ramas para hacer
    caer la fruta. Llegó de pronto el propietario y lo apostrofó:
    "¿No te da vergüenza ante Dios?
    -¿Qué hay de vergonzoso?, replicó el hombre. Si un servidor de Dios come
    el fruto de los favores de Dios en el huerto de Dios, ¿en qué es reprensible?"
    El propietario dijo entonces a sus servidores:
    "¡Traed una cuerda para que reciba la respuesta que merece!"
    Lo hizo atar a un árbol y después lo azotó en los muslos y la espalda. El
    hombre se puso a gritar:
    "¡Deberías avergonzarte ante Dios de maltratar a un inocente como yo!"
    Pero el propietario respondió:
    "Si un servidor de Dios golpea con el bastón de Dios a otro servidor de
    Dios, ¿qué mal ves en ello? El bastón le pertenece, tus muslos y tu espalda le
    pertenecen. En cuanto a mí, ¡yo no soy más que una herramienta en sus manos!"
    Entonces dijo el ladrón:
    "¡Me arrepiento! ¡Me arrepiento! Dices verdad: ¡La voluntad existe en mí!"





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    89


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 28 Feb 2024, 16:34

    ***


    EL POBRE
    Un pobre lleno de insolencia vio pasar un día a unos esclavos ricamente
    vestidos con trajes de seda y cinturones dorados. Alzó los ojos al cielo y dijo:
    "¡Oh Señor mío! ¡Esa gente está bien cuidada por su amo! De ese modo es
    como deberías obrar conmigo, que soy tu esclavo."
    En efecto, este hombre llevaba el traje hecho jirones, tenía hambre y
    temblaba de frío. Ese estado era la razón de su insolencia. Era un íntimo de Dios
    y reconocía sus favores.
    Si los cortesanos pueden permitirse ser insolentes con el sultán, no te creas
    autorizado para hacer lo mismo, pues tú no tienes la misma intimidad con el
    dueño. Deseas un cinturón dorado, pero Dios te ha dado algo mejor que eso: una
    cintura para recibir ese cinturón. Quieres una corona, pero ¿no te ha dado Dios
    una cabeza?
    Ahora bien, un día sucedió que el propietario de los esclavos fue acusado
    por el sultán de una falta grave. Sus esclavos fueron encarcelados y torturados
    para que confesasen el lugar en que se encontraba el tesoro de su amo. Los
    maltrataron así durante un mes pero, por fidelidad hacia su amo, ninguno de
    ellos reveló el secreto. Un buen día, el pobre del que hablábamos recibió en un
    sueño un mensaje que le decía:
    "¡Tú puedes ir a aprender junto a esos esclavos cómo se comporta un
    verdadero servidor!"




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]






















    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 28 Feb 2024, 16:35

    ***

    LEILA


    Unos ignorantes dijeron un día a Mediún:
    "¡Leila no es tan hermosa! En nuestra ciudad hay millares de mujeres que
    la superan en belleza y en refinamiento."
    Mediún respondió:
    "La apariencia es una cántara. La belleza es el vino. Dios me ofrece vino
    bajo esta apariencia. A vosotros os ofrece vinagre en la misma cántara para que
    abandonéis el amor de las apariencias. La mano de Dios dispensa el veneno y la
    miel en la misma cántara. La cántara es muy visible, pero, para los ciegos, el
    vino no existe."





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    90


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 04 Mar 2024, 18:58

    ***


    PELOS



    Había un predicador de gran elocuencia. Ni hombres ni mujeres se
    cansaban de escucharlo. Un día, un hombre llamado Diuhá con la cara velada, se
    mezcló con las mujeres. Alguien preguntó al predicador:
    "¿Se anula el valor de las plegarias si se omite afeitarse el pubis?"
    El predicador respondió:
    "Si los pelos son demasiado largos, queda manchada la plegaria y vale más
    afeitarlo para que vuestras plegarias sean puras."
    Una mujer preguntó entonces:
    "¿Cuál es la longitud autorizada?
    -Si los pelos sobrepasan la longitud de un grano de cebada, dijo el
    predicador, entonces hay que afeitarlos."
    Entonces Diuhá se dirigió a su vecina y le dijo:
    "¡Oh, hermana mía! ¿Quieres tener la amabilidad de poner la mano en mi
    pubis para verificar si mis pelos son demasiado largos y manchan así mis
    plegarias?"
    Cuando la mujer hubo puesto su mano bajo su túnica, tocó su miembro y
    lanzó un gran grito:
    "¡Mis palabras han tocado su corazón! dijo el predicador.
    -¡No! exclamó Diuhá, su corazón no ha sido tocado. Sólo sus manos. ¿Qué
    habría sido si le hubieses tocado el corazón?"
    Los niños gritan para obtener nueces y uva. Pero, para el corazón, las
    nueces y la uva carecen de valor. Toda persona velada es como un niño. Si la
    nobleza de la virilidad residiera en los testículos o la barba, entonces más valdría
    buscarla en los machos cabríos. Ellos conducen a los carneros, pero es para
    llevarlos al matadero. Tienen mucho cuidado con su barba y proclaman con
    orgullo: "¡Yo soy el que conduce a los inocentes!"
    ¡Toma el camino de la fidelidad y no te ocupes de tus pelos!






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 04 Mar 2024, 18:59

    ***

    EL FUEGO DEL AMOR


    En la época de Beyazid Bestami, un musulmán exhortó un día a un infiel a
    que se convirtiera. Le dijo:
    "¿Porqué no reunirte con el rebaño de los que logran su salvación
    descubriendo la luz del Islam?"
    El otro respondió:
    "Si es de la fe del sheij Beyazid de la que hablas, no tendré ciertamente
    fuerza para resistirme. Estoy lejos de la religión y de la fe, pero las respeto. Mi
    boca está cerrada con un sello, pero me adhiero secretamente a su fe. Si la fe de
    la que hablas es la vuestra, no tengo ningún deseo de compartirla. Pues
    cualquiera que es atraído por la fe pierde inevitablemente su interés por ella al
    veros. De vuestra fe sólo queda el nombre. Es como si llamaseis a la gente a
    buscar asilo en el desierto. En contacto con vosotros, el fuego del amor a la fe se
    apaga."





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    91


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 06 Mar 2024, 08:44

    ***

    EL FUEGO DEL AMOR


    En la época de Beyazid Bestami, un musulmán exhortó un día a un infiel a
    que se convirtiera. Le dijo:
    "¿Porqué no reunirte con el rebaño de los que logran su salvación
    descubriendo la luz del Islam?"
    El otro respondió:
    "Si es de la fe del sheij Beyazid de la que hablas, no tendré ciertamente
    fuerza para resistirme. Estoy lejos de la religión y de la fe, pero las respeto. Mi
    boca está cerrada con un sello, pero me adhiero secretamente a su fe. Si la fe de
    la que hablas es la vuestra, no tengo ningún deseo de compartirla. Pues
    cualquiera que es atraído por la fe pierde inevitablemente su interés por ella al
    veros. De vuestra fe sólo queda el nombre. Es como si llamaseis a la gente a
    buscar asilo en el desierto. En contacto con vosotros, el fuego del amor a la fe se
    apaga."








    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    91


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 06 Mar 2024, 08:45

    ***


    ALMUÉDANO
    Había una vez un almuédano cuya voz era muy estridente. Tenía como
    tarea llamar a los fieles a la oración pero, cada vez que empezaba a cantar, le
    decían:
    "¡Por piedad! ¡Detente, pues tu canto no hace sino aumentar nuestras
    divergencias!"
    Un día, un infiel llegó con unas vestiduras de seda, una vela y dulces, así
    como toda clase de presentes y pidió ver al almuédano.
    "¡Su voz es tan hermosa, dijo, que proporciona descanso al espíritu!"
    Los demás dijeron entonces:
    "¿Cómo puede proporcionar descanso una voz semejante?"
    El hombre respondió:
    "Tengo una hija que es muy hermosa. Ahora bien, un día tuvo la tentación
    de abrazar la fe. Intenté disuadirla de ello, pero en vano. Esta pasión por la fe la
    poseía tan fuertemente que mi pena aumentaba de día en día. Nada logró
    hacerla cambiar de idea, salvo el canto del almuédano pues, al oírlo, mi hija
    exclamó: "¡Qué voz! ¡Mis oídos están aterrados! ¡En toda mi vida no he oído un
    canto peor!" Su hermana le dijo entonces que era la llamada a los fieles para la
    oración. Ella no quiso creerlo y se informó por todos lados. Cuando quedó
    convencida de que era exacto, el amor por la fe se enfrió en su corazón. Mis
    temores se disiparon y recobré el sueño. ¡Encontré, pues, el descanso, gracias a
    esta voz y traigo estos regalos al almuédano como muestra de agradecimiento!"
    Lo llevaron ante el almuédano y le dijo:
    "¡Acepta estos regalos pues, gracias a ti, he encontrado el descanso! ¡Soy tu
    servidor!"
    Así es como vuestra fe, llena de mentiras, es un obstáculo en el camino.
    Sucede con todo eso como con aquellas dos mujeres que, al ver a dos asnos
    copular en un prado, se dijeron:
    "¡Eso sí que es realmente virilidad! Si eso es amor, entonces ¡qué poca cosa
    son nuestros maridos!"





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 06 Mar 2024, 08:46

    ***

    EL GATO Y LA CARNE


    Un hombre tenía una mujer de carácter desabrido, sucia y mentirosa, que
    derrochaba todo lo que su marido traía a la casa. Un día, este hombre, que era
    muy pobre, compró carne para obsequiar a sus invitados. Pero la mujer se la
    comió a escondidas, rociándola con un poco de vino. En el momento de la
    comida, el hombre le dijo:
    "¡Los invitados están aquí! ¿Dónde está la carne y el pan? ¡Sirve a mis
    invitados!
    -El gato se ha comido toda la carne, respondió la mujer. ¡Vuelve a comprar,
    si quieres!"
    El hombre tomó entonces al gato y lo pesó en una balanza. Encontró que el
    animal pesaba cinco kilos. Exclamó:
    "¡Oh, mujer mentirosa! ¡La carne que he comprado pesaba también cinco
    kilos! Si acabo de pesar el gato, ¿dónde está la carne? Pero si es la carne lo que
    acabo de pesar, entonces ¿adónde ha ido a parar el gato?"



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 06 Mar 2024, 08:47

    ***


    EL VINO


    Había un emir que era un buen vividor y apreciaba mucho el vino. Su
    morada era el refugio de los pobres y de los inconscientes. Su corazón encerraba,
    como el océano, perlas y oro.
    En aquella época, que era la de Jesús, se permitía beber vino. Una noche,
    nuestro emir recibió la visita inesperada de otro emir cuyo carácter era muy
    semejante al suyo. Para que nada faltase a su alegría, se hicieron traer vino.
    Pero, como quedaba muy poco, el emir llamó a su esclavo y le pidió que fuese a
    buscar vino a casa de un sacerdote vecino suyo.
    "Toma esta cántara, le dijo, y ve a llenarla de vino de ese sacerdote, pues su
    vino es puro. ¡En una sola gota de esa bebida, se encuentra un efecto que se
    buscaría inútilmente en un tonel de otro vino!"
    El esclavo tomó, pues, una cántara y corrió al monasterio. Adquirió vino y
    pagó en moneda de oro. Dio guijarros y recibió joyas. ¡Pues el vino, que anima
    incluso los huesos, cambia, para el que lo bebe, el trono en un vulgar trozo de
    madera!
    Así pues, provisto de su preciosa carga, el esclavo se volvió hacia el palacio
    de su amo. Pero, de pronto, apareció en su camino un asceta de aspecto triste.
    Su cuerpo estaba como consumido por el fuego de su corazón. Y sus duras
    pruebas lo habían marcado profundamente. Vivía noche y día en contacto con la
    tierra y con la sangre. Su paciencia y su lucidez no se apagaban sino pasada la
    medianoche. Este asceta preguntó al esclavo:
    "¿Qué contiene esa cántara?
    -¡Vino! respondió éste.
    -¿Y para quién es ese vino? prosiguió el asceta.
    -¡Para mí amo! respondió el esclavo.
    -¿Cómo es posible buscar la verdad cuando se entrega uno a los placeres de
    la bebida? exclamó el asceta. ¿Se puede beber el vino de Satanás cuando la
    razón nos falla? La razón se dispersa sin que nos demos cuenta y conviene
    añadir razón a la misma razón. ¡Cuando uno se embriaga tan tontamente, se
    encuentra como el pájaro cogido en el cepo!"
    Y, tomando una piedra, la lanzó contra la cántara, que se rompió. El
    esclavo huyó y fue a refugiarse en la casa de su amo. Este le preguntó si había
    encontrado vino y el esclavo le contó lo que había sucedido. El emir entró
    entonces en una violenta cólera y pidió que se le indicara la casa de aquel asceta.
    "¡Se ha ganado un buen estacazo! exclamó. ¡Qué especie de asno!
    ¿Qué podría saber él del orden de la sabiduría? ¡Habrá querido hacerse
    notar adquirir renombre por la hipocresía! ¡Cuando un loco se enreda en
    calumnias, el látigo es un excelente remedio para hacer salir a Satanás de su
    cabeza!"
    Vociferando así, con su estaca en la mano el emir llegó, medio ebrio, a la
    casa del asceta, con la intención de matarlo. El asceta, asustado, se ocultó bajo
    unos fardos de lana. Al oír desde su escondite las imprecaciones del emir se dijo:
    "¡Desde luego hace falta un gran valor para atreverse a decir a la gente la
    verdad en su cara! Sólo los espejos son capaces de ello. Hay que tener una cara
    tan dura como un espejo de metal para atreverse a decir a un hombre semejante:
    "¡Mira el horror de tu cara!»
    Finalmente, el emir acabó por encontrar al asceta y se dedicó a la tarea de
    molerlo a palos. Hizo tanto ruido que todo el barrio estuvo pronto sobresaltado.
    El asceta estaba magullado por todas partes.
    ¡Oh, emir! ¡Perdónalo! Este pobre asceta es un desdichado que ha
    soportado muchos sufrimientos. ¡Oh, queridos amigos! ¡Tened piedad de los que
    aman! Pues son como muertos en este mundo de muerte. También tú has roto
    muchas cántaras por ignorancia. Y tu corazón espera, sin embargo, el perdón.
    Entonces, perdona tú también si quieres ser perdonado.
    El emir exclamó:
    "¿Quién es él para haberse atrevido a romper esta cántara? Hasta el león
    me mira con temor. ¿Cómo ha tenido este asceta el atrevimiento de lastimar el
    corazón de mi esclavo y avergonzarme ante mi invitado? ¡Ha derramado un vino
    más precioso que la sangre y ahora intenta escapar como una mujer! Aunque
    fuera un pájaro, ni siquiera eso impediría que la flecha de mi cólera desgarrase
    sus alas. ¡Aunque se protegiese bajo toneladas de rocas, sería para mí un juego
    hacer estallar su refugio! ¡Mi intención es apalearlo de tal modo que eso sea una
    lección para todos los de su especie!"
    Su cólera era tan viva que escupía fuego ebrio de sangre. Al oír estas
    amenazas, la gente se puso a interceder en favor del asceta. Besaron las manos y
    los pies del emir:
    "¡Oh, emir! ¿Son dignas de ti tal cólera y tal rabia? Aunque tu vino haya
    sido derramado, ¿no quieres buscar la alegría sin el vino? La atracción que
    experimentas por esa bebida proviene de ti. Tu corpulencia y el color de tus
    mejillas hacen esclavos tuyos a todos los vinos y vuelven celosos a todos los
    bebedores. Nada tienes que hacer con un vino del color de las rosas. Porque tú
    mismo eres de ese color. ¡En realidad, el vino en su tonel se estremece de afecto
    por tus mejillas! Tú eres un océano. ¿Qué es una gota para ti? Tú eres la fuente
    de las alegrías y del placer. ¿Por qué tomarte ese trabajo por un poco de vino?
    "¡La joya es el hombre y los cielos no están hechos sino para él! Lo esencial
    es el hombre y todo lo demás no es más que detalle. No te mancilles, pues la
    razón, la idea y la previsión son esclavas tuyas. Toda criatura tiene por misión
    servirte. Puesto que tú eres la joya, no está bien que halagues tu montura. ¡Ay!
    ¡Tú buscas la ciencia en los libros y en el gusto de los dulces! Pero tú eres un
    océano de ciencia oculto en una gota. Todo el universo está escondido en tu
    cuerpo. Pues, ¿qué es el vino, el sama (danza de los derviches) o la fornicación,
    para que tú esperes encontrar en eso placer o utilidad? ¿Cómo podría tomar el
    sol algo de las chispas? Tú eres un alma libre pero, ¡ay! te has convertido en
    prisionero de las condiciones. ¡Apiadémonos del sol enredado en sus ataduras!"
    El emir respondió:
    "¡No! El vino es mi pasión y no puedo contentarme con vuestros placeres
    inocentes. Querría ser como el jazmín que se estremece al viento. Querría
    liberarme de toda esperanza y de todo temor. Querría ser como el sauce que se
    derrama por todos lados. Querría jugar con el viento, como hacen sus ramas."










    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 06 Mar 2024, 08:47

    ***


    LA PARTIDA DE AJEDREZ
    Al sultán le gustaba mucho jugar al ajedrez con Delkak, pero cada vez que
    este último le daba jaque mate, sentía una violenta cólera.
    "¡Así seas condenado!" le gritaba.
    Tomaba las piezas del tablero y se las lanzaba a la cabeza.
    "¡Toma! ¡Ahí tienes al rey!" decía.
    Delkak, con mucha paciencia, esperaba el socorro de Dios. Un día, el sultán
    le ordenó que jugara una partida y Delkak se puso a temblar como si se
    encontrase desnudo sobre el hielo. El sultán perdió de nuevo. Cuando llegó el
    momento fatal, Delkak se refugió en un rincón de la habitación y se ocultó
    detrás de seis capas de edredones para protegerse del lanzamiento de las piezas.
    "¿Qué haces?" le preguntó el sultán.
    Desde debajo de los edredones, Delkak le respondió:
    "¡Dos veces condenado seas! Cuando tu cólera se desborda, nadie se atreve
    a decir la verdad. Eres tú quien ha perdido la partida, pero, en realidad soy yo el
    que sufre el jaque mate por tus golpes y me veo obligado a protegerme bajo los
    edredones para decirte:
    ¡Condenado seas!"



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 06 Mar 2024, 08:48

    ***

    EL INVITADO


    Un hombre recibió un día una visita inesperada. Abrazó a su invitado con
    fervor. Dispuso la mesa y le ofreció una hospitalidad intachable. Ahora bien,
    había aquella misma noche una fiesta de boda en la casa del vecino y el hombre
    dijo a su mujer:
    "Extiende dos literas. Pon la mía a un lado de la puerta y la de mi invitado
    al otro lado.
    -¡Oh, luz de mis ojos! respondió la mujer. ¡Cumpliré con alegría lo que me
    pides!"
    Preparó ella, pues dos lechos y después se fue a casa del vecino para
    participar en la fiesta de la boda. El hombre y su invitado pasaron la velada
    saboreando frutos y contándose las extrañas aventuras que les habían sucedido
    en el curso de su existencia.
    Cuando se hizo tarde, el invitado, ya con sueño, se dirigió al lecho situado
    cerca de la puerta y el amo de la casa no se atrevió a indicarle el lugar que le
    había asignado.
    Al volver de la fiesta, la mujer se desnudó y se acostó en el lecho del
    invitado. Tomándolo por su marido, le abrazó diciendo:
    "¡Oh, sabio! Mis temores se han realizado. Fuera cae una lluvia torrencial y
    eso va a retrasar la partida de nuestro invitado. ¡Se va a quedar pegado a
    nosotros como una lapa! Porque ¿cómo podría irse con semejante lluvia? ¡Ah!
    ¡Puedes estar seguro! ¡Va a quedarse y será como un estorbo para nuestras dos
    almas!"
    A estas palabras, el invitado se levantó como una flecha de su lecho y
    reclamó su calzado diciendo:
    "No temo ni el barro ni la lluvia. Estoy listo para partir. ¡Muy buenas
    noches! El alma que viaja no debería concederse el menor instante de descanso o
    de distracción. El que no está más que de paso debe volverse a su casa lo más
    aprisa posible."
    La mujer intentó hacerle creer que sólo se trataba de un juego, pero ni
    siquiera sus lágrimas lograron hacer ceder al invitado y ella y su marido se
    pusieron a lamentarse tras la partida de su huésped.
    Tristes y avergonzados por esta aventura, transformaron su casa en
    albergue pero, en todos los instantes, la imagen de su invitado les decía en su
    corazón:
    "Yo era amigo de Elías. Había venido para haceros compartir los tesoros de
    la misericordia. ¡Ay, era vuestro destino que las cosas sucedieran así!"




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 06 Mar 2024, 08:49

    ***

    EL INSTANTE SECRETO


    Un comerciante muy rico tenía una hija de mejillas brillantes como Venus.
    Su rostro era hermoso como la luna y daba buena suerte. Cuando alcanzó la
    edad de la madurez, su padre la confió a un marido. Pero este marido apenas
    era digno de ella. Sin embargo, si las sandías maduras no se cogen, se pudren.
    Así, por temor a los sobornadores, el padre se vio obligado a cometer este error.
    Dijo, sin embargo, a su hija:
    "Pon mucha atención para no quedarte embarazada. Sólo por necesidad te
    caso con este pobre hombre. Es un solitario y no hay que esperar mucha
    constancia por su parte. Si te abandona cualquier día, la carga de un hijo sería
    demasiado pesada para ti.
    -¡Oh, padre! dijo la bella, ¡tu consejo es bien intencionado y lleno de razón
    y obraré siguiendo tu parecer!"
    Cada tres días, el comerciante reiteraba sus consejos a su hija para
    protegerla del peligro de la procreación. Pero ella era joven y su marido también,
    tanto que no tardó en quedar embarazada. Ocultó a su padre la noticia durante
    cinco meses, hasta el momento en que la cosa se hizo evidente en exceso.
    "¿No te había dicho yo que tuvieras cuidado? exclamó el comerciante. ¿Se
    han desvanecido mis consejos como humo? ¿Alguna vez han influido en ti?
    -¡Oh, padre! respondió la hija, ¿cómo habría podido protegerme? La mujer
    y el hombre son como del fuego y el algodón. ¿Cómo podría el algodón
    protegerse del fuego y evitar inflamarse?"
    El comerciante replicó:
    "No te aconsejé que no te acercaras a tu marido, sino sólo que te
    protegieras de su semen. ¡No tenías más que alejarte de él en el momento fatal!
    -Pero ¿cómo hubiera yo podido reconocer un instante tan secreto?
    -Es evidente, sin embargo. ¡Es el momento preciso en que los ojos del
    hombre se ponen en blanco!
    -¡Querido padre! exclamó la hija, ¡cuando los ojos de mi marido se ponen
    en blanco, los míos se quedan ciegos!"









    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 06 Mar 2024, 08:50

    ***

    EL PRISIONERO


    Había un sufí que acompañaba a un ejército en guerra. Cuando llegó el
    momento del combate, los jinetes partieron como flechas, pero el sufí
    permaneció en su tienda. Pues las almas densas permanecen en tierra mientras
    que las almas ardientes se elevan hasta el cielo.
    Los soldados volvieron victoriosos, en posesión de un inmenso botín. En el
    momento del reparto, quisieron que participara el sufí, pero él se negó alegando
    su tristeza por no haber asistido al combate. Como nada lograba calmar su
    pesar, los soldados le dijeron:
    "Hemos traído una gran cantidad de prisioneros. ¡No tienes más que matar
    a uno de ellos y, de este modo, habrás participado en el combate!"
    Esta solución devolvió la alegría al sufí y, apoderándose de uno de los
    prisioneros, lo condujo detrás de su tienda, para haber suprimido al menos a un
    enemigo.
    Transcurrió un largo rato y los soldados acabaron por preguntarse la razón
    de este insólito retraso. Uno de ellos, por curiosidad, fue a buscar noticias. Pues
    bien, detrás de la tienda, descubrió al prisionero con las manos atadas. Había
    mordido al sufí en el cuello y éste, con la cara ensangrentada, yacía en tierra
    vencido.
    Lo mismo sucede contigo. Ante tu ego, que tiene, sin embargo, las manos
    atadas, te desvaneces como el sufí. Sientes vértigo desde lo alto de una pequeña
    colina, pero miles de montañas te esperan.
    Los soldados mataron inmediatamente al prisionero y lavaron el rostro del
    sufí con agua de rosas para calmar su dolor. Cuando recobró el conocimiento, le
    preguntaron:
    "¿Es posible ser tan débil? ¿Cómo has podido dejarte vencer por un hombre
    que tenía las manos atadas?"
    El sufí respondió:
    "En el momento en que me disponía a cortarle la cabeza, me lanzó una
    extraña mirada y perdí el conocimiento. De su mirada surgió un ejército para
    atacarme. ¡Eso es lo único que recuerdo!"
    Los soldados replicaron:
    "Es inútil participar en la guerra cuando se tiene semejante valor. ¡Un
    prisionero maniatado ha podido más que tu paciencia! El ruido de una espada
    que corta una cabeza ¡no es el ruido de una paleta para lavar la ropa! Tú no
    estás familiarizado con el combate de los hombres. ¿Cómo podrías pretender
    nadar en un océano de sangre? Muchas cabezas sin cuerpo ruedan por tierra,
    porque no se trata de una invitación a sentarse a la mesa. No te remangues como
    si se tratase de tomar una escudilla de sopa. ¡Esto es un asunto de hombres y no
    de timoratos!"
    ¿Cómo podría la razón que se asusta de un ratón desenvainar la espada
    ante el enemigo? Un combate semejante no está hecho para los que van
    buscando refugio de ilusión en ilusión.












    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 06 Mar 2024, 08:51

    ***

    LA GUERRA CONTRA EL EGO



    Un sufí llamado Ayazi decía:
    He participado en noventa guerras, con el cuerpo desnudo, sin protección
    alguna. He recibido así heridas múltiples, lanzazos o heridas de espada,
    esperando saborear la muerte de los mártires, pero ninguna flecha me ha tocado
    en un punto vital. Esto no es más que una cuestión de suerte y mi esfuerzo era
    inútil. No habiendo podido saborear la dicha del martirio, me retiré a una celda.
    Ahora bien, oí el ruido de los tambores y comprendí entonces que los soldados
    volvían a la guerra. Sentí como un lamento de todo mi ser que decía:
    "Ha llegado el momento de combatir. ¡Levántate y realiza tus deseos en la
    guerra!"
    Yo le respondí:
    "¡Oh! ¡Maldito inconstante! Dime la verdad. ¿Qué escondes detrás de tu
    trapacería? Yo sé muy bien que no hay en ti ninguna inclinación por el combate.
    ¡Si no me respondes en serio, te haré sufrir las angustias del ascetismo!"
    Y mi ego respondió:
    "En estos lugares no hay día en que no me martirices. ¡Mi estado es peor
    que el de tus enemigos y nadie lo sabe! Me matas por falta de descanso y de
    alimento. ¡Si muero en el combate, entonces, al menos el pueblo verá quién soy
    yo!
    -¡Pobre ego! le respondí. No eres más que un hipócrita. No eres más que
    vanidad. No sólo vives en la calumnia, sino que, además, quieres morir en la
    calumnia."
    Y así fue como me prometí no dejar nunca más la celda. Pues todo lo que
    hace el ego en semejante circunstancia sólo puede ser pomposidad. Semejante
    combate es el único verdadero combate. La otra clase no es sino un pequeño
    combate. ¡No es para quien se asusta de un ratón! Nuestro hombre era un sufí
    como el de la historia anterior. Pero uno muere por un pinchazo de alfiler,
    mientras que ninguna espada resiste al otro. El primero tiene la apariencia de un
    sufí, pero no tiene su alma. Esta especie es la que empaña la reputación de los
    sufíes.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    Contenido patrocinado


    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 27 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue 18 Abr 2024, 08:36