Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1039458 mensajes en 47560 argumentos.

Tenemos 1567 miembros registrados

El último usuario registrado es ECCR

¿Quién está en línea?

En total hay 59 usuarios en línea: 6 Registrados, 0 Ocultos y 53 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

clara_fuente, Guadalupe Cisneros Villa, José María, Maria Lua, Pascual Lopez Sanchez, Simon Abadia


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» VALERY, PAUL (1871 - 1945)
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 EmptyHoy a las 04:19 por Pascual Lopez Sanchez

» 2013-04-21 ÁNGELES NEGROS
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 EmptyHoy a las 03:07 por Pedro Casas Serra

» NO A LA GUERRA 3
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 EmptyHoy a las 02:30 por Pedro Casas Serra

» VERLAINE, PAUL (1841 - 1896)
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 EmptyHoy a las 02:07 por Pascual Lopez Sanchez

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 EmptyAyer a las 23:38 por Lluvia Abril

» POESÍA SOCIAL XIX
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 EmptyAyer a las 23:36 por Lluvia Abril

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 EmptyAyer a las 23:35 por Lluvia Abril

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 EmptyAyer a las 23:33 por Lluvia Abril

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 EmptyAyer a las 19:28 por Maria Lua

» CLARICE LISPECTOR II
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 EmptyAyer a las 19:24 por Maria Lua

Abril 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty

4 participantes

    Khalil Gibran (1883-1931)

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 30 Mar 2024, 19:54


    DE JOZAM EL NAZARENO A UN ROMANO


    La vida y el espacio


    Amigo mío, tú eres como todos los romanos; quieres imaginar la vida más que vivirla,
    y eliges gobernar la tierra antes de ser gobernado por el Espíritu. Prefieres conquistar
    los pueblos y ganarte las maldiciones de sus hijos, que quedar en Roma y vivir feliz y
    bendecido.
    Tú que no piensas más que en los ejércitos conquistadores y en naves que cruzan los
    mares, ¿cómo puedes entonces entender a Jesús de Nazareth, el Hombre modesto, el
    Hombre humilde y solitario; aquel que vino, no con ejércitos ni con centurias, a
    construir un reino en cada corazón y un imperio en el espacio libre de cada corazón?
    ¿Cómo puedes comprender a ese Hombre, que no era guerrero, pero vino armado con
    la fuerza del Cielo? No era una deidad sino un hombre como tú y yo, pero en Él se
    fusionó la mirra de la Tierra con la resina del Cielo, y en sus palabras se entremezclaron
    nuestros tartamudeos con el susurro de lo invisible, y en sus cánticos oímos una voz
    inconmensurable.
    Sí; Jesús era un Hombre, no un dios, y en ello está nuestro asombro y admiración.
    Mas, vosotros los romanos os maravilláis sólo ante los dioses, y ningún hombre os
    causa admiración; por eso no podéis entender al Nazareno. Jesús se adueñó de la
    juventud del Pensamiento, y vosotros sólo poseéis la vejez del Pensamiento. Hoy nos
    gobernáis, pero esperemos un día más ... ¡Quién sabe si este Hombre que no dirige
    ejércitos ni comanda centurias no gobierne el mundo mañana.
    Nosotros, los que seguimos al Espíritu, surcaremos con nuestro sudor, y con gotas de
    sangre, la Tierra entera, en nuestros viajes en pos de Él. Roma se arrastrará en el suelo
    como los huesos de un esqueleto. Sufriremos mucho, mas nos armaremos de paciencia
    y triunfaremos, y Roma será vencida. Sin embargo, si Roma, en su caída y humillación,
    pronuncia su nombre, Él soplará en sus huesos nueva vida, a fin que vuelva a
    levantarse y ser ciudad viva entre las ciudades. Todo esto lo hará mi compatriota Jesús,
    sin necesitar ejércitos ni esclavos que remen en sus galeras, porque estará solo.









    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 30 Mar 2024, 19:55

    ***

    EFRAÍM DE JERICÓ


    El banquete de la segunda boda


    Cuando llegó por segunda vez a Jericó, fui a saludarlo y decirle:
    -Maestro, mi hijo tomará esposa mañana; te pido nos honres con tu presencia en el
    banquete, como la vez que honraste la boda de Caná de Galilea.
    Y me respondió:
    -Es verdad que estuve presente una vez en una boda, mas no asistiré a otra, y menos
    hoy que mi alma está de novia.
    Insistí:
    -Te ruego, Maestro, que asistas a la boda de mi hijo. Sonrió, como si en su sonrisa
    hubiera un reproche e inquirió
    -¿Por qué me suplicas? ¿No tendrás suficiente vino?
    -Los cántaros y los jarrones están llenos, Maestro, mas, deseo que asistas a la boda de
    mi hijo.
    -Quién sabe... Tal vez vaya... Sí, asistiré si tu corazón fuera un altar en su templo.
    Al día siguiente se casó mi hijo; Jesús no acudió al banquete de la boda; y a pesar de
    haber venido mucha gente, me pareció como si no hubiese habido nadie. En realidad
    yo mismo, que recibía a los concurrentes, no me hallaba en la boda.
    ¡Quién sabe! ... Tal vez mi corazón no era un altar cuando lo invité, y que sólo yo
    quería presenciar en mi casa un segundo milagro.




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 30 Mar 2024, 19:56

    BARCA, MERCADER DE TIRO


    La compra-venta


    A mi ver, ni los judíos ni los romanos comprendieron a Jesús; ni sus mismos discípulos,
    aunque hoy predican en su nombre.
    Los romanos lo asesinaron, y en esto cometieron un grave error. Los galileos quisieron
    hacerlo dios, y este fue otro error. Jesús era el corazón del hombre. He surcado los
    siete océanos con mis naves; he tratado con reyes y príncipes, como también con
    estafadores y perdularios, en las más lejanas ciudades, pero no conocí ningún hombre
    que haya entendido tan bien a los mercaderes, como Jesús.
    Le oí una vez relatar esta parábola:
    "Viajó un mercader a un país extraño. Tenía dos siervos. A cada uno le dio un puñado
    de oro y le dijo:
    "-Estoy para partir a una tierra lejana en busca de ganancias, haced lo mismo vosotros
    por otras partes, con este dinero. Sed sagaces y meticulosos en vuestros tratos, tanto al
    dar como al recibir.
    "Después de un año se reunió el comerciante con sus dos siervos, y estos dieron cuenta
    de lo que habían hecho:
    "-Yo -dijo uno de ellos- negocié con el oro que me diste, comprando y vendiendo, y
    esta es la ganancia.
    "-Esa utilidad es para ti, por haber empleado bien el capital. Fuiste fiel a mí y a ti
    mismo.
    "-Yo -dijo el otro siervo- tuve temor de perder tu oro y por eso no compré ni vendí.
    Aquí tienes tu oro intacto, y en esta bolsa.
    "-Hombre de poca fe; si -hubieses negociado y perdido habría sido más provechoso que
    no hacer nada, porque como el viento esparce la semilla y espera el fruto, debe ser el
    hombre comerciante. Más te habría valido servir a los demás". Cuando Jesús habló de
    esa manera, sin ser comerciante, reveló el secreto del comercio. Sus ejemplos evocaban
    ciudades y países lejanos que no he conocido en mis viajes, pero yo los sentía más
    realmente que mi casa y herederos.
    Mas el joven nazareno no era un dios, y me duele que los discípulos de ese hombre
    justo y sabio, pretendan hacer de él una divinidad.









    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 30 Mar 2024, 19:58

    ***

    FUMÍA, PITONISA DE SIÓN


    A sus compañeras


    Empuñad vuestras flautas que quiero cantar
    Tocad las cuerdas de plata y de oro.
    Tañed que quiero cantar el recuerdo del Hombre valiente
    Que mató al salvaje del valle, y luego se sentó
    A contemplarlo con misericordia.
    Templad vuestros laúdes para cantar
    A la Alta Encina que está en las Alturas.
    Cantemos al recuerdo del Hombre cuyo espíritu toca a
    Los cielos y cuya mano rodea el Mar.
    Aquel que besó los labios pálidos de la Muerte,
    Pero que hoy tirita ante la boca de la Vida.
    Templad vuestros laúdes para cantar juntas
    Al Cazador valiente que está sobre la loma,
    Que cazó al animal con su invisible flecha,
    Extrayéndole la garra y el colmillo.
    Templad vuestros laúdes para cantar todas juntas
    Al joven aguerrido que venció las ciudades de los montes
    Y de las llanuras, amontonadas cual serpientes sobre arena;
    Y que no combatió contra enanos sino contra gigantes
    Hambrientos y sedientos de nuestra carne y de nuestra sangre; y que era cual el primer
    halcón áureo que sólo riñe con las águilas, porque sus alas son grandes y orgullosas y
    no quieren ser castigo de los débiles.
    Templad vuestros laúdes para cantar todas juntas la canción del mar y del aluvión.
    Los dioses han muerto y hoy duermen en paz
    En la isla olvidada, en el mar abandonado;
    Mas Él está sentado sobre un trono, triunfante.
    Estaba en su juventud, porque la Primavera
    Todavía no le había dado barba.
    Su estío era adolescente en su campo.
    Traed vuestros laúdes para cantar juntas a la tormenta
    Que en el bosque destroza los gajos secos y desnudos,
    Mientras deja que las raíces se alimenten de la savia del suelo.
    Tomad vuestros laúdes para cantar
    Juntos el Himno Eterno de nuestro Bien Amado.
    Deteneos, compañeras, y no tañáis más vuestras cuerdas.
    Dejad vuestros laúdes; no podemos cantarle ahora;
    Porque el susurro débil que arrancan vuestros cantares
    No llega a su tempestad, y no tiene fuerza para penetrar
    La majestad de su silencio.
    Dejad vuestros laúdes y venid a mí.
    Quiero repetir a vuestros oídos sus parábolas
    Y cantaros sus ejemplos, porque la reverberancia de su voz
    Es más profunda que nuestro amor.







    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    260


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Dom 31 Mar 2024, 12:52

    BENJAMÍN, ESCRIBA


    Permitid que los muertos entierren a sus muertos


    Dicen que Jesús era enemigo de Roma y del judaísmo, mas yo os digo que no era
    enemigo de ningún hombre ni de ningún género de gente. Yo mismo le escuché decir:
    -Las aves del espacio y de las altas cumbres no se ocupan de las culebras en sus
    cuevas. Permitid que los muertos entierren a sus muertos, y en cuanto a ti, envuélvete
    en la vestidura de tu "yo" aún entre los vivos, y elévate hacia lo alto.
    Yo no era discípulo suyo, pero lo he seguido con la multitud que iba tras Él para ver
    su rostro. Miraba a Roma y a nosotros los esclavos de Roma, como cuando mira el
    Padre a sus hijos que pelean entre sí por un juguete.
    Jesús era más grande que la Provincia y el Estado; era más grande que la Revolución.
    Vivía solo en su retiro y era una vigilia perfecta. Lloró por todo eso que nosotros no
    hemos llorado, y sonrió de nuestra rebelión y desobediencia. Jesús era el comienzo de
    un nuevo Reino sobre la Tierra, que jamás tendrá fin.
    Era hijo y nieto de todos los monarcas que han levantado el Reino del Espíritu, y
    nuestro reino sólo será gobernado por el Espíritu.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Dom 31 Mar 2024, 12:53

    ZACARÍAS


    La suerte de Jesús


    Vosotros creéis por lo que se dice en vuestra presencia, pero más os valdría creer en lo
    que no se dice, porque lo que calla la gente está más cerca de la verdad que sus
    palabras. Y me preguntáis si Jesús era capaz de rehuir la tortura de su muerte y salvar
    a sus discípulos y sus adeptos de la persecución. Yo os contesto que sí, que podía
    haberse salvado de la muerte si lo hubiera deseado, pero no lo hizo, ni se preocupó en
    proteger sus rebaños de los lobos de la noche.
    Predijo su final y sabía lo que estaba reservado para sus fieles, tanto, que se anticipó
    en avisarnos lo que sería de cada uno de nosotros. No buscó su destino pero lo
    aceptó; como el labrador que, al enterrar sus granos en el corazón de la tierra, acepta
    el Invierno y luego la Primavera y por fin la cosecha; como el albañil que busca la
    piedra mayor para el cimiento.
    Su grupo se componía de hombres venidos de los valles de Galilea y de las quebradas
    del Líbano. En las manos de nuestro Maestro estaba el reformar con nosotros a nuestra
    tierra y vivir acompañados de su juventud, en nuestros jardines, hasta que la vejez nos
    hubiera llevado de nuevo al corazón de los años. Podía habernos dicho: "Voy a Oriente
    con el Viento del Oeste", y así despedirse de nosotros con una sonrisa en los labios. Sí;
    podía decirnos: "Volved a vuestros hogares, pues el mundo no está preparado para
    recibirme. Volveré dentro de mil años; entretanto, enseñad a vuestros hijos a saber
    esperar mi regreso". Todo eso pudo habernos dicho si hubiese querido, pero sabía que
    para edificar el Templo invisible le era preciso colocarse Él mismo de Piedra
    Fundamental en sus cimientos, y luego ser nosotros las piedrezuelas del cemento
    reforzaste.
    Sabía también que la savia de su árbol, cuyas ramas se elevan hasta el cielo, no viene
    sino de sus raíces; por eso vertió su sangre sobre ellas sin pretender hacer con eso
    algún sacrificio, sino ganar un galardón más. La muerte devela los misterios y la muerte
    de Jesús reveló el misterio de su vida. Si hubiera huido, habríais triunfado vosotros y
    sus enemigos al mundo; es por eso que no ha huido, porque ninguno gana todo sin
    haberlo dado todo. Jesús pudo escapar de la muerte y vivir hasta su completa vejez,
    pero conocía el giro de las Estaciones y quiso entonar la canción de su alma. ¿Qué
    hombre armado enfrenta un mundo desarmado y rehúsa vencerlo por corto tiempo,
    para luego conquistar el mundo y los siglos?
    Y ahora ¿queréis saber, en verdad, quién asesinó a Jesús, si fueron los romanos o los
    sacerdotes de Jerusalén? Sabed que no fueron ellos, mas la humanidad en pleno se ha
    reunido al pie del Gólgota para tributarle veneración.








    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Dom 31 Mar 2024, 12:53


    JONATHÁN


    Entre los lirios del agua


    Un día yo estaba con mi amada remando en un lago de agua dulce, circundado por las
    colinas del Líbano. Pasábamos debajo de los sauces llorones, gozando de la fresca
    sombra que se dibujaba alrededor de nosotros. En tanto yo remaba y la barquilla se
    deslizaba, mi amada cantó así:
    "¿Qué otras flores, de no ser los lotos del Nilo, conocen el agua y el sol?
    "¿Qué otro corazón, de no ser el tuyo, conocerá la tierra y el cielo?
    "Mira, amado mío, esta flor dorada que flota entre el cielo y la mansa hondura del lago
    tal como nadamos (tú y yo) entre mi amor, que estuvo desde el principio y que así
    seguirá hasta el fin de los siglos.
    "Mueve tu remo, amor mío, que yo tocaré mi laúd, y así seguiremos al sauce llorón y
    al lirio del agua.
    "En Nazareth hay un poeta cuyo corazón es como la flor de loto. Es un poeta que
    conoce el alma de la mujer, y sabe de su sed que brota de las aguas y de su hambre
    de sol; no obstante tener ella sus labios hartos.
    "Dicen que vive en Galilea, pero yo digo que está remando con nosotros.
    "Mírame, amado mío, mira; donde se inclina el sauce y se resume su sombra sobre el
    rostro del lago, allí se mueve ese poeta, tal como nos mecemos blandamente en esta
    barca.
    ¡Cuán bello y encantador es conocer la juventud de la vida, amado mío, con su alegría
    cantante!
    "¡Cuánto anhelo que tus remos permanezcan eternamente en tus manos y tener yo entre
    mis dedos las cuerdas de mi laúd, donde sonríen los lotos del Nilo, bajo los rayos del
    Sol, y se lustra el sauce en el agua, acompañados de la reverberancia de mis cuerdas!
    "Rema, amado mío, que quiero tañer mi laúd. En Nazareth hay un poeta que nos
    conoce y nos ama.
    "Rema, amado mío, que quiero arrancar a las cuerdas de mi laúd la canción más dulce".







    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Dom 31 Mar 2024, 12:55

    JUANA DE BETSAIDA
    (AÑO 73)


    Mi tía en su juventud



    Mi tía nos dejó cuando era joven para ir a habitar una cabaña próxima a una viña, en
    heredad de su padre. Vivía sola y era muy frecuentada por los campesinos, a quienes
    curaba sus males con hierbas frescas o con raíces y flores secadas al sol. Los campesinos
    la creían profetisa, pero no faltaba quien la creía hechicera y bruja.
    Un día me llamó mi padre y me dijo:
    -Lleva estas hogazas de trigo a mi hermana, con esta jarra de vino y esta cesta de
    pasas.
    Cargué con todo mi burrito y fui hasta la cabaña de mi tía, quien al verme se alegró
    mucho. Mientras me hallaba sentada con ella a la sombra, pasó un hombre que saludó
    a mi tía diciéndole:
    -Buenas tardes, y bendiciones de la noche sobre ti. Mi tía se levantó respetuosamente y
    respondió:
    -Buenas tardes tengas, Señor de los Buenos Espíritus y vencedor de los malos.
    La miró aquel hombre con dulce mirada y siguió su camino. Reí en mi corazón porque
    creí que mi tía estaba loca, pero hoy bien sé que no lo estaba. Supo que yo había
    reído en mi alma y me reprochó tiernamente:
    -Óyeme, hija mía, y aprende de mí lo que te voy a decir: ese hombre, que ha pasado
    ante nosotros en este instante, cual la sombra de un águila que vuela entre el sol y la
    tierra, vencerá a los Césares y a su imperio; derribará al toro alado de los caldeos y al
    león con cabeza de hombre del Egipto, y gobernará el mundo. Esta tierra sobre la cual
    camina sucumbirá; y en cuanto a Jerusalén, que está sentada soberbia sobre sus colinas,
    sucumbirá repudiada en medio del humo ante el viento desolador.
    Cuando dejó de hablar mi risa se trocó en calma, y pregunté:
    -¿Quién es ese hombre, de qué país es y de qué tribu viene? ¿Cómo logrará vencer a
    los grandes reyes y a los opulentos reinos?
    -Nació en este país, mas nosotros ya lo habíamos visto en los sueños de nuestros
    anhelos antes de venir a este mundo y desde el comienzo del tiempo. Es de todas las
    tribus y no pertenece a ninguna. Vencerá con su palabra de verdad y con el fuego de
    su espíritu.
    Y de pie, inmóvil cual una roca, agregó:
    -Perdóneme el Ángel de Jehová estas palabras: Lo matarán y envolverán su juventud
    con las mortajas, y dormirá junto al corazón callado de la tierra, y será llorado por las
    doncellas de Judea.
    Y alzando sus brazos al cielo continuó:
    -Pero sólo morirá su cuerpo físico. Subsistirá su espíritu y saldrá con sus legiones de
    esta tierra en que nace el sol, a aquella en cuyo horizonte muere al atardecer, y su
    nombre será el primero entre las naciones.
    Mi tía era una profetisa de avanzada edad cuando me dijo esas palabras, mientras yo
    sólo era una pequeñuela, un campo virgen y agreste y una piedra que aún no se había
    empleado en ningún muro. Todo cuanto he visto en ese entonces en el espejo de sus
    pensamientos, ahora ha sucedido ante mis ojos. Jesús resucitó y luego condujo la
    humanidad a la tierra donde muere el sol. Y la ciudad que lo entregó a sus enemigos
    se redujo a escombros. En la sala donde. lo condenaron a muerte graznan los búhos y
    las lechuzas, en tanto derrama la noche el rocío de su corazón, como lágrimas sobre
    mármol destrozado.
    Hoy ya soy vieja, encorvada por el peso de los años. Mis padres han muerto y mi
    pueblo se ha extinguido. Después de aquel día lo vi una sola vez y oí su voz; sucedió
    esto en una meseta sobre una colina, cuando se dirigía a sus discípulos y amigos. Y a
    pesar de mi vejez actual y de mi amarga soledad, Él me visita en mis sueños; llega
    263 De 525 - 22 de febrero de 2006 - Obras de GIBRÁN KHALIL GIBRÁN - Recopilación
    hasta mí cual ángel blanco; silencia con su gracia el terror de mis noches y me
    transporta a un mundo elevado, poblado de sueños sublimes.
    Aún sigo siendo un campo inculto y una fruta insulsa, todavía pegada a la rama. Todo
    cuanto poseo es el calor del sol y el recuerdo de aquel Hombre. Sé que en mi pueblo
    no habrá más reyes, ni Mesías, ni sumos sacerdotes, tal como lo predijo mi tía; porque
    saldremos de este mundo con la corriente de los ríos y se olvidarán eternamente de
    nuestros nombres.
    Mas los que han atravesado los mares de Jesús en su propia corriente, dejarán su
    recuerdo en el mundo.







    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Dom 31 Mar 2024, 12:55

    MANASS, UN ABOGADO DE JERUSALÉN


    Los discursos y ademanes de Jesús


    Más de una vez lo he escuchado hablar. La palabra estaba presente en sus labios en
    todo momento. Lo admiré más como hombre que como líder, porque sus sermones no
    me agradaban. Tal vez no los habré comprendido bien, porque superaban a mis
    pensamientos. Además, yo no necesito ni pretendo que nadie me aconseje.
    Pero lo que más me había deslumbrado en él eran sus ademanes y su voz, y no los
    argumentos de sus discursos. Me agradó, mas no me convirtió, porque es ambiguo y
    lírico y de mucha reticencia. Por eso no penetró en mis ideas.
    Conocí a muchos como él, pero no fueron tan constantes en sus principios, ni tan
    perseverantes y persuasivos en sus trabajos como firmes en sus luchas. Asimismo éstos
    encantaron a su auditorio, pero no alcanzaron al templo de los espíritus.
    Lo lamentable es la persecución que le hacen sus feroces enemigos, que piden su
    muerte. No creo necesaria la eliminación de ese hombre, y esa hostilidad duplicará su
    fuerza y trasmutará su dulzura en un avasallador poder. No es extraño que con su
    dialéctica opositora diera ánimos a un hombre que no los poseía, y le creara alas.
    No conozco a sus enemigos, pero estoy convencido que por miedo a ese hombre, que
    nunca hizo mal a nadie, le han dado fuerzas para convertirlo en un gran peligro para
    todos ellos.










    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    263


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Lun 01 Abr 2024, 18:41

    JUAN, EL DISCÍPULO BIENAMADO
    (EN SU VEJEZ)


    Jesús, el Verbo


    Me pedís que os hable de Jesús, pero ¿cómo puedo engañar o ahogar la canción del
    amor divino que llenó el universo, con esta caña hueca? En cada suceso de los diversos
    aspectos del día, Jesús veía al Padre presente ante Él. Lo vio en las nubes y en la
    sombra de las nubes que flotaban sobre la tierra. Vio el rostro del Padre reflejado en las
    albercas quietas y las huellas de sus pies marcados sobre los médanos. Y muchas veces
    cerraba sus ojos para contemplar aquellos ojos divinos. La noche le hablaba, con la Voz
    del Padre y en su soledad sentía a los ángeles que lo llamaban, y cuando buscaba
    descanso en el sueño oía el cuchicheo de los cielos en esas horas. A menudo se sentía
    muy feliz en nuestra compañía y nos llamaba hermanos. Mirad, pues, cómo el Verbo,
    que en el principio era con Dios nos llama hermanos a nosotros, que apenas somos
    ciertas humildes sílabas pronunciadas ayer. Tal vez me preguntéis por qué lo llamé
    Verbo primordial; pues oíd: en el principio se movió Dios en el espacio y de su
    movimiento inconmensurable nació la Tierra y sus Estaciones. Por segunda vez se movió
    Dios y brotó la vida, y el anhelo de la Vida buscó ansiosamente la Altura y la
    Profundidad para que Dios posea la Mayor de toda Mayor cantidad de sí mismo.
    Y después habló Dios, y el hombre fue una de sus palabras, un espíritu hecho del
    Espíritu de Dios. Y cuando hubo hablado así, el Mesías fue su primer Verbo, un Verbo
    Perfecto. Y al advenir Jesús el Nazareno al mundo, se supo del nacimiento del primer
    Verbo salido de la boca de Dios. Y fue concebido en carne y sangre la Voz del Verbo.
    De este modo, Jesús el Ungido es el Verbo Primordial con que Dios habló al mundo.
    Del mismo modo que el manzano de un jardín, que florece y da frutos, antes que los
    demás árboles, por un día; y en el jardín de Dios, en aquel único día, había un ciclo
    completo. Sí, todos somos hijos del Altísimo, mas el Ungido era su primer hijo, que,
    encarnando en el cuerpo de Jesús el Nazareno, vivió entre nosotros y a quien hemos
    visto con nuestros propios ojos. Os digo todo esto para que lo comprendáis, no tan
    sólo con el pensamiento, sino también con el alma. El pensamiento pesa y mide, pero
    el espíritu llega al corazón de la vida y abraza sus misterios, porque la simiente del
    espíritu no muere. El viento sopla y luego acalla, y el mar tiene su flujo y reflujo; mas
    el corazón de la vida es un círculo sereno iluminado por astros firmes y eternos.







    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Lun 01 Abr 2024, 18:42

    DE MANUS DE POMPEYA A UN GRIEGO


    Los dioses de los semitas


    Los judíos son como sus vecinos fenicios y árabes, no permiten descansar un momento
    a sus dioses sobre las alas de los vientos. Se preocupan demasiado de ellos y disputan
    por cuestiones de oración, de adoración y de sacrificio.
    Nosotros los romanos, mientras tanto, nos ocupamos en construir los templos con
    piedras de mármol precioso, para nuestros dioses, en tanto vemos a esos pueblos
    semitas pasar su tiempo discutiendo sobre la naturaleza de su dios. Los romanos, en
    nuestras horas de amor y pasión por -nuestros dioses, cantamos y bailamos a las
    puertas de los templos de Júpiter, de Juno, de Marte y de Venus; en cambio ellos, en
    esas horas visten cilicio y se cubren la cabeza con ceniza, gimiendo y maldiciendo el
    día en que han nacido.
    Mas Jesús, ese hombre que demostró a su pueblo que Dios es un ser que ama la
    felicidad y el placer, fue perseguido y crucificado por ellos. Esa gente no quiere ser
    feliz con un dios feliz, y extraño es que los compañeros de Jesús y sus mismos
    discípulos, que conocieron su alegría y oyeron su risa, adjudiquen una imagen a su
    dolor y la adoren. Con esa imagen no se elevan hasta su dios, sino que lo rebajan al
    nivel de ellos mismos.
    De todo esto creo yo que ese filósofo de Jesús, que no es muy distinto de Sócrates,
    tomará pronto en sus manos el gobierno de su país y tal vez extenderá sus doctrinas a
    otras naciones; porque todos somos seres tristes que tenemos nuestras dudas infantiles.
    Si alguien nos dijera: "¡Alegrémonos con los dioses!, no titubearíamos en seguirlo.
    Extraño es, entonces, que el sufrimiento de ese hombre se haya convertido en dogma.
    Esos hombres quieren dar con un segundo Adonis.
    Pero confesemos, como un romano a un griego, que si nosotros estuviéramos en las
    calles de Atenas, nos asombraría la risa de Sócrates y olvidaríamos la copa de cicuta,
    aún cuando nos halláramos en el templo de Dionisio.
    ¿No se detienen nuestros padres, hasta hoy, en las esquinas de las calles, para
    comentar y hablar de sus males y gozar, por un instante de dicha, del recuerdo del
    triste final sobre cuyo camino han pasado nuestros grandes hombres?







    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Lun 01 Abr 2024, 18:44

    PONCIO PILATOS


    Ritos y supersticiones de Oriente


    Mi mujer me habló de él más de una vez, antes de traerlo sus enemigos a mi
    presencia, mas nunca me preocupó.
    Mi esposa es muy soñadora, como todas las mujeres romanas de su casta. Últimamente
    se ha entregado a los ritos y a las supersticiones de Oriente, que son para el imperio
    muy nefastas. Tanto como encuentren eco en el corazón de nuestras mujeres, en cuanto
    su peligro se agranda, por causa de las tales supersticiones, que pueden ocasionar
    nuestra ruina.
    Egipto murió y se eclipsó su poderío cuando las caravanas de los árabes le
    transportaron desde su desierto el Dios único. El esplendor de Grecia se vino abajo
    cuando desde las orillas de Siria partió Astarté para ocuparla, con sus siete doncellas.
    Yo no había conocido a Jesús antes del día en que me lo entregaron, como malhechor
    y enemigo de su pueblo y de Roma.
    Lo condujeron a palacio con los brazos atados con gruesa soga. Yo estaba sentado en el
    pabellón cuando llegó hasta mí, caminando con pasos atléticos y firmes. Se detuvo ante
    mí con la cabeza erguida. No puedo recordar ni imaginar lo que en ese instante pasó
    por mí; tuve súbitamente un deseo oculto y emocionante -no obstante no haber habido
    causa justificada en mi voluntad- de abandonar mi sitial y prosternarme ante él. Sentí
    como si el César hubiera entrado en mi casa, porque el que estaba parado delante de
    mí era más grande que la misma Roma. Esta emoción me duró un tiempo, pasado el
    cual vi en mi presencia un hombre modesto y simple, acusado de traición por su
    pueblo. Yo era su gobernador y su juez.
    Le pregunté por qué causa lo habían traído hasta mí, y no respondió, pero me miró;
    había mucho de compasión en su mirada, como si él fuera mi juez y mi gobernador. Se
    oían los gritos y la algarabía que afuera producía el pueblo, mas él permanecía callado,
    sereno y tranquilo, y en sus ojos se reflejaba la conmiseración. Salí y me detuve en la
    escalera del palacio; cuando el pueblo me vio cesó en su algarabía.
    -¿Qué deseáis con este hombre? -pregunté a la muchedumbre.
    -¡Queremos crucificarlo, porque es enemigo nuestro y de Roma! -contestaron al unísono.
    Había entre ellos quien acusaba:
    -¡Dijo que destruiría el templo! ¡Quiso reinar! ¡Nosotros no queremos más rey que el
    César!
    Regresé a la sala pretorial; allí estaba el reo de pie, solo, erguida la cabeza y honda la
    mirada. En ese momento me asaltó un pensamiento que había yo leído a un filósofo
    griego: "El solitario es el más fuerte de los hombres". Y es verdad; en aquel instante el
    Nazareno era más grande que todo su pueblo. No sentí por él alguna compasión,
    porque él estaba por encima de toda conmiseración. Al preguntarle si era el Rey de los
    judíos, no respondió. Le pregunté por segunda vez:
    -¿Dijiste que eras el Rey de los judíos?
    Y contestó con voz suave y serena:
    -Tú mismo me has proclamado Rey, y tal vez para eso he nacido; mas sólo he venido
    para testimoniar la Verdad.
    Pensad un poco sobre este hecho curioso: un hombre que habla de la Verdad cuando
    su pueblo lo conduce para ajusticiarlo. Me armé de paciencia, y repliqué en voz alta,
    como hablando conmigo mismo:
    -¿Y qué es la Verdad, y de qué le sirve al inocente cuando la mano del verdugo está
    erguida sobre su cabeza? Entonces Jesús contestó firme y enérgico:
    -Ningún hombre puede gobernar en el mundo sino por el Espíritu y la Verdad.
    -¿Y tú vienes del Espíritu?
    -También tú vienes del Espíritu, pese a que lo ignores. ¿Qué es el Espíritu y qué es la
    Verdad, en momento en que yo, por salvar el país y su pueblo, por mantener
    celosamente sus costumbres y sus ritos, entrego un hombre inocente al suplicio? Ningún
    hombre, ni pueblo, ni imperio alguno, desearán eludir el camino de la Verdad, si lleva
    a la meta de la perfección. Insistí en preguntar:
    -¿Eres el Rey de los judíos?
    -Tú lo has dicho. He llegado al mundo en esta hora.
    De todo cuanto me dijo fue esto lo único que no estaba en su lugar, porque, como
    sabéis, Roma es la única que ha triunfado en el mundo entero. En ese momento las
    voces atronadoras del populacho inquieto llenaban la sala. Le dije al reo:
    -Ven conmigo.
    Y me detuve con él en las gradas del palacio. Cuando el pueblo lo vio, clamó
    tumultuosamente. En medio de aquella marea tempestuosa de pueblo agitado, sólo se
    escuchaba esta condenación:
    -¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!
    Lo restituí a los sacerdotes que me lo habían entregado y les dije:
    -Haced lo que os guste con este inocente. Y si queréis lo haré vigilar con soldados
    romanos.
    En el acto lo precedieron. Ordené que sobre la cruz se fijase este rótulo: "Jesús el
    Nazareno, Rey de los judíos". Sin duda, mejor hubiese sido: "El Rey Jesús Nazareno".
    Lo desnudaron y lo crucificaron.
    Podía haberlo salvado, pero eso hubiera incitado una insurrección en todo el pueblo. La
    cautela aconseja siempre al gobernante de una provincia romana, aceptar con paciencia
    todas las dudas y las supersticiones religiosas del pueblo vencido. Hasta ahora sigo
    creyendo que aquel hombre era al o más que un insurrecto. Las órdenes que dicté en
    aquea tragedia no fueron por mi voluntad; lo hice por Roma.
    Después de un corto tiempo salimos de Siria, y desde aquella fecha mi mujer estuvo
    triste y melancólica. Muchas veces la vi pasear por este hermoso jardín con el rostro
    sombrío, como si se desarrollara en su interior una tragedia. Luego supe que siempre
    hablaba de Jesús a las damas de Roma.
    Observad cómo el hombre cuya muerte yo había ordenado, vuelve desde el mundo de
    las sombras a refugiarse en mi casa; mientras yo sigo hasta ahora preguntando desde lo
    más hondo de mi ser ¿Qué es la Verdad...? ¿Qué es la Verdad? ¿Será factible que el
    Sirio nos convenciera en la quietud de nuestras noches? Esto, en realidad no puede ser,
    ya que Roma deben vencer los sueños de nuestras mujeres.













    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Lun 01 Abr 2024, 18:45

    ***

    BARTOLOMÉ EN ÉFESO


    Los esclavos y los parias


    Dicen los enemigos de Jesús, que éste hacía sus propuestas a los esclavos y a los
    repudiados, incitándolos a la rebelión contra sus patrones. Dicen que siendo él también
    de la plebe y mientras pedía socorro para los de su clase, trataba de ocultar su origen.
    Pero hablemos ahora sobre los acólitos de Jesús y sobre su autoridad. En él principio
    eligió unos compañeros, para su obra, de gente del Norte, y todos eran libres,
    robustos, audaces y fuertes en el Espíritu. En los veinte años pasados han maravillado al
    mundo por su valor, por su voluntad inquebrantable y por su valor aún ante la muerte.
    ¿Creeréis, por ventura, que esos hombres eran esclavos o repudiados? ¿Cómo admitir
    que los grandes adalides y príncipes del Líbano y de Armenia, tan vanidosos de su
    linaje, se hayan destituido de su jerarquía y potestad para aceptar a Jesús como profeta
    de Dios? ¿Es de creer que esos nobles de Antioquía, Bizancio, Roma y Atenas se
    hubiesen dejado embaucar por la voz de un jefe de esclavos?
    El Nazareno no estaba junto al esclavo en contra de su amo, ni con éste en contra de
    aquél; porque era un Hombre superior a todos los hombres, y los arroyuelos que han
    transitado en los cursos de su fuerza, cantaban con el dolor y con la fuerza al mismo
    tiempo. Si la nobleza está en la protección, Jesús el Nazareno es el más noble que hay
    en la tierra, y si la libertad constituye el pensamiento, el decir y el hacer, Él sería el
    príncipe de todos los libres y de todos los siglos.
    No olvidéis que en la carrera sólo el más fuerte y veloz logra laureles. Y Jesús fue
    coronado por sus amigos y adeptos, tanto como por sus enemigos, sin que lo supieran,
    y hasta ahora Él recibe los trofeos de los triunfos, de las sacerdotisas de Artemisa en la
    sacristía de su templo.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Lun 01 Abr 2024, 18:46

    MATEO


    Jesús ante los muros de la prisión


    Una tarde pasó Jesús por la Torre de David mientras nosotros íbamos detrás de él; de
    pronto lo vimos detenerse para colocar sus mejillas sobre las piedras de la prisión y
    exclamar:
    -¡Hermanos de mi antiguo día!: mi alma se conmueve con la vuestra detrás de estos
    muros, y desearía que os libertarais dentro de mi libertad, y marcharais conmigo y con
    mis compañeros. Estáis prisioneros, mas no estáis solos. ¡Numerosos son los que
    caminan en las calles amplias, no obstante tener las alas sanas! Son como los pavos
    reales, aletean pero no vuelan.
    "¡Hermanos de mi segundo día!: pronto os visitaré en vuestras cárceles y os ofreceré
    mis hombros para alivianar vuestras cargas, porque el inocente y el criminal no se
    separan uno del otro; son cual los dos huesos del brazo, que nunca se separan.
    "¡Hermanos de este día de hoy, que es mi día!: habéis nadado contra la corriente de
    los pensamientos de vuestros enemigos y os aprehendieron. Dicen que también yo
    nado contra esa corriente, y quizá me lleve pronto hacia vosotros, donde permaneceré
    como violador de la ley entre sus violadores.
    "¡Hermanos de un día que aún no ha Regado!: estos muros caerán y con sus rocas
    harán muchas formas de casas, las manos de Aquel cuyo martillo es la luz y cuyo buril
    es el viento. En cuanto a vosotros, os detendréis libres en la libertad de mi nuevo Día.
    Así habló Jesús y luego siguió su rumbo. Su mano fue acariciando el muro de la
    fortaleza hasta que abandonamos la Torre de David.


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Lun 01 Abr 2024, 18:48


    ANDRÉS


    Los profanos

    La angustia de la muerte es, en verdad, menos amarga que la vida sin ella. Se
    enmudecieron los días y calláronse cuando se apagó su voz. Sólo permanece el eco
    que devuelve a mi memoria sus palabras, pero no su voz.
    Cierto día le oí decir:
    -Id al campo en vuestras horas de añoranza y anhelos, y sentaos al lado de los lirios, y
    los oiréis cantar a los rayos del sol. Los lirios no tejen vestiduras para vosotros, ni
    cortan madera ni piedra para vuestras casas, sino que entonan sus cantinelas. Y quien
    trabaja en la noche reemplaza sus necesidades y el rocío de su bondad moja sus
    pétalos. ¿Y a vosotros no os cuidará también Aquel que no sabe de la fatiga ni sabe
    dar tregua a su labor?
    Otra vez le oí hablar así:
    -Los pájaros del firmamento están conformes. Vuestro Padre los protege y los cuenta, lo
    mismo que cuenta los cabellos de vuestras cabezas. No caerá ningún ave a los pies del
    cazador; no encanecerá ningún cabello de vuestras cabezas ni caerá al abismo de la
    ancianidad sin que todo se haga por la voluntad de Él.
    En otra ocasión dijo así:
    -Os he oído susurrar en vuestros corazones, diciendo: "Es menester que nuestro Dios
    sea más clemente y piadoso con nosotros, que somos hijos de Abraham, que con esos
    que no lo conocieron desde el principio". Mas yo os digo: El patrón de la viña que
    requiere un obrero a la madrugada, para trabajar, y llama otro al atardecer, pagando
    igual paga a ambos, está libre de toda censura. ¿Acaso no paga de su bolsa y por
    propia voluntad? Es así como abrirá mi Padre las puertas de su palacio cuando los
    pueblos vayan a golpearlas. Y las abrirá a cualquiera de vosotros, porque sus oídos
    gozan con el mismo amor, tanto del nuevo canto como de las viejas canciones a que
    ya están habituados. Y festeja jubilosamente y de modo particular el nuevo canto
    porque es la cuerda menor en la cítara de su Alma.
    En otra oportunidad habló así:
    -Acordaos de estas palabras mías: "El ladrón es un hombre necesitado, el mentiroso es
    un hombre medroso y el vago a quien le prende el guardián de vuestras noches, es
    atrapado por el vigía de su misma lobreguez. Deseo que os compadezcáis de todos
    éstos. Si golpean las puertas de vuestras casas abridlas y convidadlos a vuestra mesa, y
    si los rechazáis seréis culpables por cualquier acto que cometieran".
    Un día lo seguí, como varios otros, hasta la plaza de Jerusalén, y allí nos contó la
    historia del hijo pródigo, y la del comerciante que vendió todo lo que tenía para
    comprar una joya. Mientras nos hablaba llegaron los fariseos trayendo una mujer que
    ellos llamaban "adúltera". La colocaron en medio del gentío y, rodeando a Jesús, le
    dijeron:
    -Esta mujer profanó el voto de fidelidad, cometiendo adulterio. .
    Posó Jesús su mano sobre la frente de la mujer pecadora y la miró largamente en los
    ojos; luego se volvió a los fariseos, y después de observarlos gravemente, se inclinó y
    comenzó a escribir con un dedo en la arena, los nombres y pecados de los fariseos.
    Mientras escribía vi que los acusadores se marchaban, unos tras otros, vencidos. Antes
    de que terminara Jesús no quedaban a su lado más que la mujer y nosotros. Miró
    nuevamente a la acusada y le dijo:
    -Has amado mucho, pero los que te han conducido a mi presencia muy poco han
    amado, y sólo te trajeron para inmiscuirme en sus ardides. Ahora vete en paz; ya no
    queda ningún acusador; y si quieres ser tan sensata cuanto eres amorosa, llámame, que
    el Hijo del Hombre no te juzgará.
    Me quedé admirado en ese entonces, sin saber si esto se lo dijo a ella, porque Él
    mismo no se hallaba libre de pecado. Desde aquel día estudio, investigo y medito.
    Ahora sé bien que un corazón puro disculpa al hombre esa sed que lo conduce a aguas
    putrefactas, y que sólo el fuerte puede tender su mano al caído.
    Y de cierto digo que la angustia de la muerte es, en verdad menos amarga que la vida
    sin ella.


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    270


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Mar 02 Abr 2024, 17:35

    UN HOMBRE RICO



    Los bienes



    Jesús condenaba a los ricos. Un día le pregunté:
    -¿Qué debo hacer, Señor, para poseer la paz del Espíritu? Me ordenó entregar mis
    bienes a los, pobres y seguirle. Como él no posee nada no conoce lo que hay en el
    dinero y los bienes de seguridad para la vida y la libertad personal, y el respeto de
    afuera e interno.
    En mi casa hay ciento cuarenta sirvientes y esclavos; algunos trabajan en mis montes y
    otros dirigen mis naves a tierras lejanas. Si yo le hubiera escuchado, dando a los pobres
    mi dinero y todos mis bienes, ¿qué habría pasado con mis esclavos y sirvientes y sus
    respectivas familias? Sin duda alguna se habrían vuelto pordioseros y vagabundos como
    él y sus acólitos, y en ese estado andarían por las calles de la ciudad y por las galerías
    del templo.
    Ese buen hombre no ha sabido investigar el secreto que rodea al oro, y como él vivía
    con sus sectarios de la caridad pública, creyó que todos los hombres deberían vivir
    como ellos. He aquí ahora este secreto contradictorio: ¿Es deber de los ricos dar su
    fortuna a los pobres; que éstos deban poseer la copa y el pan del rico antes de ser
    recibidos por ellos, a sus mesas? ¿Es deber o es digno del Señor de la Torre, dar
    hospedaje a sus amigos sin que primero sea nombrado dueño y señor de la tierra?
    La hormiga que guarda su alimento para el invierno, es más sabia que las cigarras, que
    un día se alegran con sus canciones y otro pasan hambre. Dijo uno de sus secuaces en
    la plaza pública:
    -Sobre el portal del cielo, donde Jesús pone sus sandalias, ningún hombre es digno de
    poner su cabeza.
    Mas yo cuestiono: ¿Sobre el umbral de qué casa pudo aquel vagabundo y simple de
    corazón dejar sus sandalias, él que no tenía casa ni umbral y con frecuencia andaba
    descalzo?




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Mar 02 Abr 2024, 17:36


    JUAN EN PATMOS


    Jesús el piadoso

    Deseo hablar de Él otra vez, pero como Dios me privó de la palabra, me dio en
    cambio la voz y los labios ardientes; y a pesar de no ser yo merecedor del Verbo
    perfecto, convoco mi corazón para que se pose sobre mis labios.
    Jesús me amó y no sé por qué. Yo lo amé porque Él elevó mi alma por sobre mi
    cabeza y la bajó a honduras insondables. El Amor es un misterio sacrosanto; los que
    verdaderamente aman no hallan palabras con qué definir su amor, mas aquellos que no
    aman creen que el amor es una burla cruel. Jesús me llamó a mí y a mi hermano
    mientras trabajábamos en el campo. Yo era joven; mis oídos sólo conocían la voz de la
    aurora, pero su voz puso punto final a mi trabajo y dio inicio a la era de mi amor y
    fascinación. Para mí sólo quedó, desde entonces, el caminar bajo el sol y adorar la
    Belleza de la Hora. ¿Puedes aceptar una sublimidad cuya sutileza impide su
    manifestación, o una belleza cuya luz no llega a nuestros ojos? ¿Podrás escuchar en tus
    sueños una voz que se avergüenza de su amor?
    Jesús me llamó y yo lo seguí. Esa tarde volví a la casa de mi padre para munirme de
    mi segunda vestidura, y dije a mi madre:
    -Jesús el Nazareno quiere unirme a los suyos.
    Mi madre me ordenó:
    -Sigue su camino como lo siguió tu hermano.
    Y seguí a Jesús. Me dio sus órdenes, pero para liberarme solamente, porque el Amor
    es hospitalario y generoso con sus huéspedes, pero su casa es espejismo y burla para
    los no llamados.
    ¿Queréis ahora que os aclare mejor los milagros de Jesús? Somos todos una señal
    milagrosa del tiempo, y nuestro Señor y Maestro es el punto medio de ese tiempo,
    mas Él no quiso que nadie lo supiera. Le oí una vez decir al paralítico:
    -Levántate y vete a tu casa, pero no digas al sacerdote que yo te he curado.
    El pensamiento de Jesús no se hallaba con los paralíticos, sino más bien con los fuertes
    y los erguidos. Su pensamiento buscó otros pensamientos, y los protegió, y su Espíritu
    perfecto visitó otros espíritus, y con este acto su Espíritu alteró aquellos pensamientos y
    aquellos espíritus, lo cual a la gente pareció un gran milagro; pero para nuestro Señor y
    Maestro era una cosa sencilla como el soplo del viento cotidiano.
    Y ahora hablemos de otras cosas.
    Un día me paseaba con Él en un huerto: los dos teníamos hambre; así llegamos a un
    manzano silvestre; en el árbol había dos manzanas; Jesús lo sacudió con sus manos, de
    tal suerte que cayeron las dos manzanas; las alzó y me entregó una, conservando la
    otra en su mano. Yo metí diente a la mía y cuando terminé de comerla vi que Jesús
    tenía aún, la suya en su mano, que me extendió, diciendo:
    -Toma y come esta también.
    La recibí avergonzado, pero el hambre me incitó a ello. Y mientras caminábamos
    observando su rostro... ¡Oh! ¿Cómo puedo contaros lo que en Él he visto? Vi una noche
    en cuyo espacio se quemaban los cirios de un sueño inabordable por nuestros sueños;
    un mediodía en el que los pastores se alegran mirando pacer su rebaño; una tarde
    serena y un silencio confortable y encantador; una casa para refugio del espíritu y un
    dormir tranquilo y un dulce soñar ... Todo eso he visto en su cara.
    Me dio las dos manzanas. Yo sabía que Él tenía tanto hambre como yo, y sé ahora que
    al darme las dos había satisfecho y saciado su hambre, porque había comido y gozado
    el fruto de un árbol desconocido.
    Quisiera contaros otras cosas más, pero ¿cómo me sería posible hacerlo?, porque cuanto
    mayor es el amor tanto más difícil es explicarlo o definirlo, y cuando la memoria se
    encuentra muy cargada, se encamina a buscar las honduras calladas.












    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Mar 02 Abr 2024, 17:37

    ***

    PEDRO


    El vecino

    Cierto día me dijo mi Rabí y Maestro en Cafarnaúm:
    -Vuestro vecino es vuestro segundo "yo" que vive tras las paredes. Con la mutua
    comprensión sucumben todas las paredes. Y quién sabe si vuestro vecino no es vuestro
    mejor "yo" encarnado en otro ser. Procurad, entonces, quererlo tanto como a vosotros
    mismos. Es también una manifestación del Todopoderoso, que vosotros no conocéis.
    "Vuestro vecino es un campo en el cual se pasea la Primavera de vuestras esperanzas
    con su atavío verdoso. Vuestro Invierno sueña en él, con las cimas cubiertas de nieve.
    "Vuestro vecino es un espejo en cuya faz se refleja vuestra imagen alegre y triste;
    alegría y tristeza que vosotros desconocéis. Amad, pues, a vuestro vecino tal como os
    he amado yo.
    Entonces le pregunté:
    -¿Cómo puedo amar a un vecino que no me ama, que es envidioso y quiere quitarme
    lo mío, y muchas veces me roba?
    -Cuando aras y mientras tu siervo echa la semilla detrás de ti, ¿te detienes, acaso, para
    observar hacia atrás y ahuyentar un gorrión que baja al suelo a mitigar su hambre con
    un grano de los tuyos? Si así lo hicieras no serías digno de la bendición ni la riqueza
    de la siega.
    Cuando me hubo dicho eso tuve vergüenza de mí mismo, mas no me desanimé porque
    me fortaleció su sonrisa








    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Mar 02 Abr 2024, 17:37

    UN ZAPATERO EN JERUSALÉN


    Neutralidad

    Jamás lo amé, pero tampoco lo odié. Nunca presté oído a sus prédicas; prefería oír su
    voz melódica, que me era tan agradable.
    Todo lo que dijo era ambiguo e incomprensible a mis oídos y pensamientos, aunque la
    música de su voz era clara y sonora para mí.
    En verdad, si yo hubiera oído de labios de la gente la acotación de sus enseñanzas, no
    habría podido diferenciar si Jesús era amigo o enemigo del judaísmo.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Mar 02 Abr 2024, 17:38


    JOSÉ, LLAMADO "JUSTUS" .


    Jesús el peregrino

    Dicen que era villano y una espiga endeble en una endeble y raquítica sementera; un
    hombre obtuso y bruto.
    Dicen que sólo el Viento peinaba sus cabellos y que sólo la lluvia lavaba su rostro y sus
    ropas.
    Dicen también que era un loco, y atribulan sus palabras a influencia de los demonios.
    Pero ese hombre ha retado a duelo a sus enemigos, y sus palabras continúan
    infundiéndoles temor, porque ningún ser humano puede detenerse ante Él. Cantó una
    melodía cuya resonancia nadie podrá interrumpir. Ella seguirá libremente vibrando de
    siglo en siglo, recorriendo los océanos, llevando el eco de aquellos labios que la
    modularon y el gran Espíritu que la engendró.
    Era un extraño; sí, sí; era un Peregrino que andaba en el Sendero del Sacrosanto Lugar.
    Era un Mensajero que venía a golpear nuestras puertas. Era un Huésped que venía de
    lejanas
    ciudades, y que no encontró entre nosotros cumplido y generoso hospedaje; por eso
    regresó al Lugar que le fue preparado desde la creación del mundo.











    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Mar 02 Abr 2024, 17:41


    SUSANA, NAZARENA VECINA DE MARÍA


    El joven y el hombre en Jesús



    Conocí a María, madre de Jesús, antes de casarse con José el carpintero. En aquel
    momento las dos éramos solteras. María tenía visiones y oía voces, y hablaba de
    servidores celestiales que la visitaban en sus sueños.
    Los nazarenos tenían obvia preocupación por ella y la observaban en sus idas y venidas.
    La miraban con dulzura, porque su frente era alta y derechos sus pasos, mas unos
    decían que era loca, porque actuaba con entera libertad. Yo la consideraba como una
    mujer adulta, pese a su plena juventud, porque he visto una sazón de cosecha en sus
    flores y frutos, ya maduros, en su Primavera.
    Nació y creció en medio de nosotros, y sin embargo ha sido en nuestra aldea como
    una extraña del Norte. En sus ojos había siempre la sorpresa del extranjero que nunca
    nos vio. Tenía también el mismo orgullo de la vieja Myriam que con su hermana se
    había retirado del Nilo al desierto. Después se casó con José el carpintero.
    Durante su embarazo, de Jesús, María solía hacer paseos por los prados, y cuando
    regresaba traía en sus ojos una belleza encantadora y un hondo dolor. Y al nacer Jesús,
    me contó una amiga que María dijo a su madre:
    -No soy sino un árbol cuyas ramas aún no fueron podadas, sino observa este fruto.
    Estas palabras fueron oídas por Martha la partera.
    Luego de tres días fui a visitarla. En sus ojos se reflejaba sorpresa y su pecho estaba
    agotado. Tenía abrazado al niño como la concha que atesora su perla. Todos hemos
    amado al hijo de María y seguimos sus pasos con amorosos ojos, porque el niño estaba
    lleno de vitalidad. Pasaron las estaciones y sucediéronse las lunas, y llegó el niño a la
    pubertad.
    Era alegre; reía mucho. Nadie sabía lo que iría a ser ese niño que parecía extraño a
    nuestra raza.
    Nadie se animaba a reprenderlo, no obstante el peligro a que muchas veces se exponía
    por su tesón e intrepidez. Jugaba con sus compañeros, pero no podría aseguraros si
    estos jugaban con él.
    Cuando llegó a los doce años ayudó a un ciego a vadear el arroyo, y lo llevó hasta el
    camino real. El ciego, agradecido, le preguntó:
    -¿Quién eres, tú, niño?
    -No soy niño, soy Jesús.
    -¿Quién es tu progenitor?
    -Dios es mi padre.
    Se rió el ciego y agregó:
    -Has dicho la verdad, hijo mío. ¿Quién es tu madre?
    -Yo no soy hijo tuyo, y la Tierra es mi madre.
    -Entonces es el Hijo de Dios y de la Tierra el que me ha llevado.
    -Te conduciré a donde quieras y mis ojos acompañarán tus pies.
    Y crecía Jesús como una preciosa palmera en nuestros jardines, y cuando llegó a los
    diecinueve años era ya un mozo muy gallardo y bello como un gamo. Sus ojos eran
    dulces y llenos del asombro del día. Su boca tenía la sed de un rebaño en el desierto
    frente a un arroyo cristalino. Caminaba solo en los campos, mientras nuestros ojos y los
    de las mozas de Nazareth lo seguían con ternura, pero en presencia de los suyos todos
    nos sentíamos avergonzados, y como el Amor es púdico y vergonzoso ante la belleza,
    ésta es y siempre será el objeto y punto de mira del Amor.










    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Mar 02 Abr 2024, 17:42

    ***

    Y luego lo invitaron las estaciones a conversar en los jardines de Galilea. A menudo
    María le seguía los pasos para oír sus palabras y en ellas escuchar a su espíritu, mas
    cuando iba con sus amigos a Jerusalén no lo seguía, porque siempre en las calles de
    Jerusalén se mofaban de nosotros, los hijos del Norte, aunque vengamos con nuestro
    presente para el Templo. María era tan delicada que no quería ser causal de mofa de la
    gente del Sur.
    Jesús visitó otros países de Oriente y Occidente, y a pesar de no conocer nosotros el
    país que Él había visitado, nuestros corazones lo seguían. Mientras, María lo esperaba
    sentada en el umbral de su casa, mirando siempre al camino por donde tenía que
    volver al hogar. Y cuando regresaba Jesús a su casa venía María a decirnos:
    -Es enorme para que sea mi hijo; su elocuencia supera la inteligencia de mi corazón
    callado. ¿Cómo, pues puedo pretender que me pertenezca?
    Noté que María no pudo creer que la llanura engendrara la montaña, y en el candor de
    su corazón no: advirtió que la falda de la montaña era el camino a la cima. Ella conoció
    en Jesús al Hombre, pero como era su hijo no se atrevió a reconocerlo como tal.
    Un día fue Jesús al lago para encontrarse con sus amigos los pescadores; María me
    susurró al oído:
    -¿Quién es el Hombre, sino ese ser inquieto que surge de la Tierra y del ansia, y que
    se yergue camino del cielo? Mi hijo es un anhelo que viene de muy lejos; es todos
    nosotros elevándonos con nuestros anhelos hacia las estrellas. ¿Dije yo que es mi hijo?
    ¡Dios me perdone! Pero mi corazón me dice que soy su madre.
    Me es difícil poder contaros más de lo referido sobre María y su hijo Jesús, mas aunque
    nazcan espinas en mi paladar, o que mis palabras os arribaran a vosotros cual paralítico
    que se arrastra, no puedo menos que contaros lo que he visto y oído. El año era feliz
    y glorioso por su lozanía encantadora. Las anémonas engalanaban las cumbres de las
    colinas, cuando Jesús llamó a sus apóstoles y les dijo:
    -Venid conmigo a Jerusalén y asistiremos al sacrificio del cordero en la Pascua.
    El mismo día vino María a mi casa y me dijo:
    -Él va a la Ciudad Santa. ¿Querrás acompañarme para seguirlo junto con las otras
    mujeres?
    Y en el momento nos encaminamos tras de María y su hijo, por aquel largo camino
    hasta llegar a Jerusalén donde fuimos recibidos por una multitud de gente a la entrada
    de la ciudad, porque sus discípulos habían anunciado su arribo a sus adeptos; pero
    Jesús dejó la ciudad esa misma noche, con sus amigos. Nos dijeron que se había
    marchado a Betania. En la fonda quedó María con nosotros esperando su regreso.
    Lo prendieron lejos de los muros de Jerusalén y lo encarcelaron. Cuando lo supimos
    observé que María no dijo una sola palabra, mas en sus ojos se había manifestado
    rápida mente la oculta verdad de aquel prometido dolor y aquella futura alegría, que
    todos hemos visto cuando era novia en Nazareth.
    María no lloró; andaba con nosotros cual el espíritu de una madre que no quiere llorar
    por el alma de su hijo. Nos sentamos en cuclillas en el suelo, mientras ella caminaba
    erguida por el cuarto, y de vez en cuando se detenía para contemplar por la ventana la
    lontananza, peinando sus cabellos con las manos. Al despuntar la aurora la vimos de pie
    entre nosotros, como un estandarte que flamea en un desierto sin legiones.
    Lloramos cuando supimos lo que el día de mañana guardaba para su hijo, pero ella no
    lloró. Sus huesos eran del más puro bronce y su fuerza era de encina; sus ojos como el
    firmamento, en su amplitud y temeraria dimensión. Dime si has visto una calandria
    cantar ante su nido destrozado por el fuego. ¿Habrás visto una mujer cuyo dolor
    sobrepasa sus lágrimas o un corazón herido que se eleva por sobre de su sufrimiento?
    No has visto a esa mujer porque no estuviste ante María, y porque jamás te ha tenido
    en su regazo la Madre Transparente.







    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Mar 02 Abr 2024, 17:42

    ***


    En aquella hora serena, en cuyo espacio las herraduras del silencio golpeaban sobre el
    pecho de los que nos hallábamos en vigilia, entró Juan, el hijo menor de Zebedeo,
    exclamando: -¡Oh, Madre! ¡Oh, María! Jesús se va; ¡sigámosle!
    Colocó María su mano sobre el hombro de Juan y salieron seguidos de nosotros.
    Cuando llegamos a la torre de David, vimos a Jesús cargando con su cruz y rodeado de
    mucha gente. Lo acompañaban dos hombres que también llevaban una cruz cada uno.
    María tenía la cabeza erguida; iba con nosotros al lado de su hijo, con pie firme. Tras
    ella caminaban Sión y Roma; es decir, el mundo entero, para vengarse de sí mismo
    ante el Hombre Libre y Único. Cuando llegamos a la colina lo crucificaron. Yo observaba
    a María; su rostro era el de una mujer afligida. Tenía el aspecto de la tierra fértil que
    da hijos sin cesar y los entierra displicente. Después, evocando la adolescencia de su
    hijo, exclamó:
    -¡Hijo mío que no es mi hijo! ¡Oh! Hombre que habitó una vez mi vientre, ¡gloria a tu
    fuerza y a tu valor! Sé que cada gota de sangre que fluye de tus manos, será un
    manantial que formará ríos de naciones. Mueres en esta tormenta tal como ha muerto,
    una vez, mi corazón en el ocaso del sol. Es por eso que no te lloraré.
    En ese instante intenté cubrirme el rostro con las manos, a fin de huir y regresar a mi
    tierra del Norte; pero en ese momento oí a María exclamar:
    -¡Hijo mío que no es mi hijo! ¿Qué es lo que dijiste al hombre de tu diestra para
    hacerlo feliz en sus dolores, tanto que ya en su rostro se dibuja apenas la sombra de la
    muerte, y al punto que él no puede quitarte de sus ojos? Tú me sonríes ahora y esa
    sonrisa me dice que has vencido al mundo. Entonces Jesús miró a su madre y
    respondió:
    -¡Oh, María, sé a partir de hoy una madre para Juan.
    Y dirigiéndose a éste:
    -Sé un tierno hijo de esta mujer. Vete a su morada y que tu sombra se dibuje y
    atraviese aquel umbral sobre el cual tantas veces me he sentado. Haz todo eso en mi
    memoria.
    Alzó María su diestra hacia Jesús; estaba cual un árbol de un solo gajo, y le dijo:
    -¡Hijo mío que no eres mi hijo! Si esto es de Dios, vénganos entonces la paciencia y
    que nos brinde el conocimiento de la Verdad; y si es del hombre, que Dios lo perdone
    por toda la eternidad. Si es de Dios, la nieve del Líbano te servirá de mortaja, mas si
    es de estos sacerdotes y de estos soldados solamente, mi manto cubrirá tu cuerpo
    desnudo. ¡Hijo mío que no es mi hijo! Lo que Dios crea aquí no puede desaparecer, y
    lo que el hombre destruye permanecerá construido y en pie, pero en una forma que
    escapa al raciocinio del hombre.
    En ese momento el Cielo lo entregó a la Tierra, cual una voz y un Soplo viviente.
    También María lo dio al hombre cual una herida y un bálsamo.
    -Mirad ahora -agregó María-, ya se fue, ya concluyó la batalla y el Astro dio su luz. Ya
    llegó la nave al puerto, y Aquel que se había recostado sobre mi pecho, se cierne hoy
    en el espacio. Aún en la propia muerte se sonríe. Venció al mundo, y me enorgullece
    ser la madre del Triunfador.
    María se puso en camino a Jerusalén, apoyada en el brazo de Juan, el discípulo amado.
    Era una madre cuyas esperanzas ya se habían realizado. Cuando arribamos a la puerta
    de la ciudad, miré su rostro y quedé hechizada. Si es cierto que la cabeza de Jesús
    estaba en ese día más erguida y altiva que la de todos los hombres, la de María no lo
    estaba menos. Ocurrió todo esto en la Primavera; ahora estamos en Otoño, y María ha
    vuelto a su morada y vive sola.







    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Mar 02 Abr 2024, 17:43

    ***

    Desde dos sábados mi corazón era como una piedra en mi pecho,,porque mi hijo me
    había abandonado para ir en busca de una barca en Tiro y largarse a los mares. Me dijo
    que no regresaría a verme.
    Una tarde fui a visitar a María y la encontré sentada ante su telar, pero no trabajaba; se
    hallaba en contemplación, con la vista puesta en el horizonte, hacia la lejanía de
    Nazareth.
    -¡Salud, oh María!
    -Ven y siéntate a mi lado -respondió extendiéndome la mano- a contemplar cómo
    vierte el sol su sangre sobre estos montes.
    Me senté al lado de ella a contemplar el paisaje; pasado un momento, dijo:
    -No sé a quién crucifica el Sol esta tarde.
    Yo, a impulsos de la obsesión que allí me llevó, repuse:
    -Vine en busca de consuelo. Mi hijo me dejó y se fue al mar, dejándome sola en casa.
    -Quisiera consolarte, mas ¿cómo lograrlo?
    -Háblame de tu hijo y ello me consolará.
    -Te contaré de Él, porque lo que a ti te consuela me trae a mí un consuelo mayor.
    Y me relató de Jesús todo lo que fue desde el comienzo.
    No hizo distinciones entre su hijo y el mío, pues formuló esta comparación:
    -Mi hijo es marino como el tuyo; ¿por qué no entregas tu hijo al anhelo de las horas
    tal como entregué el mío? La mujer será eternamente por siempre un vientre y una
    cuna, pero jamás será un sepulcro. Nosotras morimos para otorgar vida a la vida; tanto
    como cuando nuestras manos tejen los hilos de una vestidura que no usaremos jamás.
    Nosotras echaremos nuestras redes para pescar peces que no comeremos. Por eso nos
    afligimos y nos entristecemos; pero en todo eso se halla nuestra alegría y felicidad.
    Así habló María. Retorné a mi casa y, a pesar de haber declinado el día, me puse al
    telar a tejer la tela que nunca vestiré




    FIN





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Mar 02 Abr 2024, 17:47

    FILIPPUS


    Cuando murió, la Humanidad murió con él

    Cuando murió nuestro Amado, murió con Él toda la Humanidad. Se transformó en
    silencio todo cuanto había en el espacio y cambió de color. El levante se oscureció y
    de sus profundidades bramó una tempestad huracanada que envolvió toda la tierra. Los
    ojos del cielo se abrían y cerraban provocando una lluvia fortísima que lavó la sangre
    que manaba de sus manos y sus pies.
    Yo he sido uno de los desmayados, pero lo escuché en la hondura de mi negligencia
    hablar así:
    -¡Padre mío, perdónalos, porque no saben lo que hacen! Su voz buscó mi alma ahogada
    y me condujo por segunda vez a la orilla. Abrí mis ojos y vi su cuerpo blanco y puro
    colgado frente a las nubes. Sus palabras se reencarnaron en mi alma y me hice un
    hombre nuevo. Desde aquel entonces no supe lo que era el gusto de la tristeza.
    ¿Quién se aflige por el mar cuando se quita el velo de su cara, o por la montaña
    cuando se ríe frente al Sol? ¿Qué corazón humano es capaz, al ser herido, de decir
    sendas palabras?
    ¿Qué juez, entre los jueces de los hombres, ha perdonado a sus jueces? ¿Habrá existido
    un amor, en todos sus cursos, que hubiera vencido al odio con esa fuerza absoluta que
    tanta confianza tiene en sí? ¿Cuándo ha oído la Humanidad la voz de un clarín cual
    277 De 525 - 22 de febrero de 2006 - Obras de GIBRÁN KHALIL GIBRÁN - Recopilación
    éste, que hace temblar la tierra y el cielo? ¿Se ha oído antes de ahora a una víctima
    pedir piedad para sus torturadores? ¿Se ha visto que un topo detuviera el curso de un
    rayo?
    Sucederán y pasarán las estaciones y se plegarán los años antes de desaparecer de la
    tierra el eco de estas palabras: ¡Padre mío, perdónalos, porque no saben lo que hacen!
    Pero tú y yo, si nacemos por segunda vez, no olvidaremos esas palabras. Y ahora
    marcho a mi casa para mendigar, con la frente alta, a su Puerta.




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    277


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Miér 03 Abr 2024, 13:49

    BÁRBARA, LA AMONITA


    Jesús el implacable


    Jesús era muy paciente con los simples y los ignorantes; era como el Invierno que
    aguarda la llegada de la Primavera. Era paciente como la montaña, con los embates de
    la tempestad. Respondía con dulzura todas las preguntas que, estúpidamente, le
    formulaban sus enemigos. Callaba ante vanas y erróneas discusiones, porque era fuerte,
    y al alcance del fuerte está siempre el poder y la fuerza de ser paciente. Pero Jesús
    también era impaciente e implacable. Jamás toleró a los hipócritas y nunca encomendó
    sus armas a los malvados ni a los mistificadores. Ningún hombre pudo dominarlo. No
    tuvo paciencia con esos que negaron la Luz para vivir en la sombra, ni con los que
    exigían señales del cielo, en vez de solicitarlas a sus corazones.
    No era paciente con los que han pesado el día y medido el cielo antes de haber
    ofrecido sus sueños al Alba y al Atardecer. Jesús era paciente, pero tenía menos
    paciencia con esa gente. Exigía que tejieras la tela aunque perdieras muchos años entre
    el telar y sus hilos, pero nunca permitió a nadie romper un centímetro de la tela ya
    terminada.




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Miér 03 Abr 2024, 13:49

    DE LA MUJER DE PILATOS A UNA DAMA ROMANA


    El amor y la fuerza


    Andaba yo cierto día, con mis doncellas, en un bosque lejos de Jerusalén, cuando me
    encontré con él, rodeado de hombres y mujeres. Les hablaba en un lenguaje que yo
    entendía a medias. Pero el ser humano no necesita de lengua alguna para ver una
    columna de luz o una montaña de cristal. Así es el alma que entiende lo que no dice
    la boca y lo que no perciben los oídos. Hablaba a sus amigos sobre el Amor y la
    Fuerza. Sí, entendí que hablaba del Amor porque en su voz había una dulcísima
    melodía. Comprendí asimismo que hablaba de la Fuerza, porque legiones y ejércitos
    avanzaban en sus . gestos. Era gracioso y dulce. No creo que mi propio esposo pueda
    haber hablado con más autoridad de la que hablaba ese hombre.
    Cuando notó que yo iba pasando delante del grupo, se calló un momento y me miró
    con dulzura. Sentí en ese instante que mi alma se humillaba ante sus ojos y presentí
    que me hallaba ante un dios. Desde aquel día su imagen me visita en mi retiro; sus
    ojos se ahondaron en los secretos de mi alma; su voz era poseedora de las quietudes
    de mis noches. Ahora soy prisionera del encanto de aquel hombre hasta la eternidad;
    mi salvación está en mis dolores y la libertad está en mis lágrimas.
    Tú no has visto a ese hombre, amiga mía, y ya no lo verás; ha desaparecido de
    nuestros sentidos; mas hoy está más cerca de mí que todos los seres


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Miér 03 Abr 2024, 13:51


    JUDAS ISCARIOTE


    Cuenta la escena un hombre de los suburbios de Jerusalén


    El día viernes 17 de Nisán y víspera de la Pascua, llamó Judas violentamente a la
    puerta de mi casa. Al entrar sus miradas me inspiraron pánico y estupor.
    Estaba pálido y demacrado; sus manos temblaban como ramas secas al soplo del
    huracán. Sus vestiduras destilaban agua, como si se hubiera sumergido en un río. Es
    cierto que aquella tarde habían soplado vientos impetuosos y fuertes tormentas se
    desencadenaron sobre la ciudad.
    Judas me observó fijamente y con gravedad; las cuencas de sus ojos parecían dos
    tenebrosas cavernas y sus pupilas dos manchas de sangre. Con voz grave me dijo:
    -Entregué a Jesús el Nazareno a sus enemigos y a los míos, porque tiempo atrás me
    había prometido derrocar a ambos. Yo lo creí y lo seguí, cuando en realidad no era
    más que un inepto, incapaz de lograr la meta de la victoria; así nos engañó a todos.
    ¡Esperanza perdida! Cuando me llamó para seguirlo, me hizo igual promesa que a sus
    discípulos: que nos entregaría un reino invicto y poderoso.
    "Y lo hemos seguido y escuchado, procurando contentarlo con nuestra sumisión,
    esperanzados con alcanzar en su Corte las más altas posiciones. Confiamos en él;
    creímos que nos haría reyes del tiempo, devolviendo a estos romanos las humillaciones
    y escarnio que consumaron con el pueblo de Israel.
    "Tantas veces nos confirmó esas promesas en sus sermones sobre nuestro reino, como
    veces se alegró mi corazón oyéndolo. Y yo me contaba entre los elegidos para guiar
    sus ejércitos y ser proclamado jefe de sus legiones.
    "Lo seguí sumisamente, y tuve la mala estrella de oír sus triviales sermones sobre el
    amor, sobre la ayuda al prójimo, sobre el perdón de las culpas de otros, y trivialidades
    que gustan a las aldeanas y simples. Entonces sentí embargarme una profunda tristeza y
    endurecerse mi espíritu.
    "Hemos creído ver en él al futuro rey de Jerusalén, cuando solamente era un lírico
    flautista que tocaba su caramillo en los valles de Judea y cuya única preocupación era
    enderezar el juicio de los mendigos e irresponsables. Lo creímos un ánfora plena de
    aromático vino, y no era más que una flor sobre cuyos pétalos brillaban tenues unas
    pocas gotas de rocío, sin savia y sin esplendor.
    "Yo lo amaba tanto como muchos de mi tribu lo amaron y depositaba en él la
    esperanza de salvarnos del yugo de los extranjeros; pero lo vi callado y sin valerse de
    su poder para libertar a Israel de su esclavitud, otorgando al César lo que era del César
    y esto desgarraba mi corazón. Y cuando vi desvanecerse mis ilusiones, me dije: Quien
    mata mis esperanzas merece la muerte, ya que ellas y mis sueños valen más que la
    vida de un hombre,, y me vengaré, pues no aceptaré ser yo tumba de la derrota y de
    la decepción.
    Frunció el ceño y apretó los puños. En su silencio yo veía desfilar ante mis ojos la
    tragedia de su crimen, porque después, como desanimado, añadió:
    -Lo entregué y hoy lo crucificaron ... Pero murió sobre la cruz como un rey. Murió en
    medio del huracán tal como mueren los salvadores, como los grandes que seguirán
    viviendo la inmortalidad, a pesar de la mortaja y del sepulcro. Sucumbió dulce y
    piadosamente, con un corazón desbordante de piedad. Murió por todos, hasta por mí...
    que lo traicioné entregándolo.
    Yo repliqué ...
    279 De 525 - 22 de febrero de 2006 - Obras de GIBRÁN KHALIL GIBRÁN - Recopilación
    -Has cometido ¡oh Judas!, ¡una acción verdaderamente ruin!
    -Pero sufrió la muerte de los reyes. ¿Por qué rehusó vivir como un rey, y aceptó la
    muerte de los criminales y de los esclavos?
    -Has cometido un acto imperdonable.
    Se sentó en un banco y quedó callado e inmóvil. Yo me paseaba presa de hondo pesar
    y le grité:
    -¡Has cometido un crimen terrible!
    Se levantó bruscamente e irguiéndose ante mí me dijo con voz quejumbrosa, cual el
    sonido arrancado a un vaso de cristal quebrado:
    -En mi corazón no había ningún crimen. Esta misma noche iré en busca de sus reinos y
    me presentaré ante Él y le pediré perdón. Murió como un rey y yo lo haré como un
    traidor. Mi corazón me dice que me perdonará. -Y envolviéndose en su raído manto,
    siguió:-Hice bien en venir a tu casa esta noche, no obstante saber que te causaba
    disgusto. ¿Me perdonarás? Diles a tus hijos, a tus hermanos y nietos, que Judas
    Iscariote entregó a Jesús el Nazareno a sus enemigos porque creía que era enemigo de
    su pueblo. Diles asimismo que al cometer ese crimen ha seguido, en el mismo día, al
    rey de los judíos hasta las gradas de su trono, para ser juzgado por Él en el día del
    juicio final. Y a Él le diré que mi sangre tiene también sed de la Tierra y mi alma
    perversa busca la Libertad.
    Apoyó su cabeza en el muro e invocó:
    -¡Oh, Dios!, ¡cuyo nombre nadie menciona sin que los dedos de la muerte sellen sus
    labios. ¿Por qué me has quemado con un fuego que no ha tenido luz? ¿Por qué has
    dado al Galileo ese supremo anhelo de una tierra desconocida, y a mí me has cargado
    con deseos que no pasan las paredes de mi casa y de mi fogón? ¿Y quién es ese Judas
    cuyas manos se han manchado con sangre? Ayúdame a sacarlo de mí. No es más que
    un andrajo y un arma mellada. Ayúdame a lograrlo esta noche y déjame poder
    detenerme fuera de estos muros. Ya me desespera esta libertad con sus alas cortadas.
    Quiero una cárcel mayor que ésta; quiero circular como un manantial de lágrimas hacia
    el amargo mar; quiero ser un hombre que goce de tu piedad antes que golpear la
    puerta de su corazón.
    Así habló Judas. Luego, salió de mi casa y se perdió en las tinieblas de la noche.
    Transcurridos tres días después de la tragedia del Gólgota, visité Jerusalén y supe todo
    lo que había pasado. Judas se había arrojado desde lo alto de un peñasco. Sentí honda
    tristeza, y desde ese día he pensado mucho en su crimen, y observé que los que han
    amado al Nazareno aborrecen a Iscariote; pero yo no puedo odiarlo; creo haberlo
    comprendido; consumó los deseos de su mísera vida. Era un ave de alas débiles que
    sólo podía volar a ras del suelo y como nube que flotaba sobre esta tierra esclavizada
    por los romanos, mientras el Gran Profeta remontaba las alturas. El primero anhelaba un
    reino del cual ambicionaba ser soberano; el segundo soñaba con un Reino Superior, en
    donde todos los hombres serían soberanos.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Miér 03 Abr 2024, 13:52

    SARQUÍS
    (ANCIANO PASTOR GRIEGO APODADO "EL LOCO")


    Jesús y Pan

    Soñé una noche que Jesús el Nazareno y Pan, mi dios, se encontraban sentados en el
    280 De 525 - 22 de febrero de 2006 - Obras de GIBRÁN KHALIL GIBRÁN - Recopilación
    corazón de un bosque, festejando el uno las palabras del otro. El arroyo participaba de
    sus risas. La de Jesús era más feliz y jovial. Estuvieron dialogando largamente.
    Habló Pan de la tierra y de sus misterios; de sus hermanos de pezuñas y cuernos; de
    los sueños, de las raíces y de la serenidad y, sobre todo, de la savia que se reanima y
    despierta cantando con la primavera.
    Jesús habló de las pequeñas ramas del bosque, de las flores de los frutos y de las
    semillas que llevarán sus ramas en una estación que aún no ha venido. Habló de los
    pájaros que vuelan y cantan en el espacio infinito y de los gamos blancos que el ojo
    del Todopoderoso cuida en el llano.
    Se alegró Pan con los diálogos del nuevo dios, llenándose de placer sus narices. En el
    mismo sueño vi que el sueño reinaba sobre Pan y Jesús, y que estaban sentados a la
    sombra de los árboles, luego, tomó Pan su caramillo y tocó; su música produjo un
    movimiento de sacudidas en los árboles; tiritó el follaje y se estremeció el helecho, lo
    cual me causó temor y pánico. Jesús le dijo:
    -Buen hermano, has reunido en tu caramillo los senderos de los bosques y las cumbres
    de las montañas.
    Pan, alcanzándole el caramillo a Jesús; le dijo:
    -Toca tú ahora. Ya es tu turno.
    -Es grande en mi boca esta caña; déjame que toque en la mía.
    Y Jesús comenzó a tocar; entonces oí la melodía de la lluvia sobre las hojas, el
    murmullo de los arroyos entre las colinas y la suave caída de la nieve sobre la cima de
    los cerros. Y los latidos de mi corazón, que había tomado del viento, volvieron al
    viento. Toda la marea de mi pasado volvió a mi ribera, y fui otra vez Sarquís el pastor.
    Y el caramillo de Jesús se convirtió en mil naies de mil pastores que conducen
    innumerables rebaños.
    -Tú estás más cerca de la música -dijo Pan- por tu juventud, que yo por mi vejez.
    Antes de hoy he oído en mi paz tu música y tu nombre. Tu voz. y tu nombre son
    sacros y dulces; ellos se elevarán fuertemente con la savia a las ramas y correrán entre
    montes y quebradas. Tu nombre no es desconocido para mí, no obstante no habérselo
    oído a mi padre; bastó que tocaras tu caramillo para recordarte. Ahora vamos a tocar al
    unísono.
    Y los dos tocaron al mismo tiempo. Su música golpeó el cielo y la tierra y un terror
    invadió a todos los vivos. Oí el rugido de, los animales y la angustia del bosque; el
    lamento de los solitarios y la queja de los que anhelan lo desconocido. Oí los suspiros
    de la doncella por su amado, y el jadeo del cazador tras su presa. Luego volvió la paz
    a la música de ambos. Y se emocionó alegremente la tierra y juntamente con el cielo
    entonaron una canción.
    Todo eso he visto y escuchado en mi sueño.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua Miér 03 Abr 2024, 13:53

    ANÁS


    Jesús era un plebeyo


    Pertenecía a la clase baja; un ladrón, un mistificador; un aventurero y vanidoso, que
    sólo tocaba su clarín para sí. Nadie lo tuvo en cuenta, más que los herejes y los
    miserables, y por eso su camino era el de la gente viciosa, malvada, deshonesta y
    sucia.
    Se burló de nosotros y de nuestras leyes; se mofó de nuestro honor y de nuestra
    dignidad. Era tanta su locura que osó manifestar ante la muchedumbre que derribaría el
    Templo y profanaría los Santos Lugares.
    Era muy casto y altivo, y por ello lo condenamos a muerte humillante y vergonzosa.
    Venía de Galilea, que es suelo de todos los pueblos; un forastero del Norte, donde
    Adonis y Astarté siguen disputando a Israel y a su dios su dominio sobre su pueblo.
    Aquel, cuya lengua farfullaba las parábolas de nuestros profetas, terminó alzando su voz,
    hablando y arengando en la lengua de los bastardos, a la canalla y la ralea que le
    seguía. ¿Qué otra cosa podía yo hacer que condenarlo a muerte? ¿No soy el Sumo
    Sacerdote, guardián del Templo y cumplidor de la Ley? ¿Podía volverle mis espaldas,
    diciendo tranquilamente: "Este es un loco suelto entre locos; dejadle seguir en paz su
    camino hasta que su locura lo consuma, por cuanto los locos e idiotas poseídos por
    espíritus malignos no obstruyen el camino de Israel?"
    ¿Cómo podía yo cerrar mis oídos a sus palabras, cuando nos insultó llamándonos
    impostores, hipócritas, chacales, hijos de víboras? No porque era un loco debía yo
    hacerme el sordo a sus ultrajes. Era un pagado de sí mismo y por eso se atrevió a
    provocarnos y desprestigiarnos. Ordené que lo crucificaran para castigo y ejemplo de
    los que se hayan estigmatizado con su sello maldito.
    Sé bien que bastante gente ha reprobado mi actitud, y algunos eran del Gran Consejo
    del Sanedrín, pero comprendí en aquel momento, y de ello estoy seguro ahora, que un
    hombre solo debería morir en aras de la Nación, para evitar que fuera arrastrada al caos
    y a la destrucción.
    Un enemigo extranjero ha vencido al judaísmo, mas no debemos dejar que un enemigo
    de adentro también nos subyugue. Ningún hombre de aquel Norte maldito debe llegar
    hasta nuestra santidad, ni su sombra alcanzar a mancillar nuestra Arca Sacra.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    281


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    Contenido patrocinado


    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 24 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue 18 Abr 2024, 07:51