Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1050470 mensajes en 47922 argumentos.

Tenemos 1579 miembros registrados

El último usuario registrado es Roberto Canales Camacho

¿Quién está en línea?

En total hay 69 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 67 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Maria Lua, Ramón Carballal


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el 05.12.23 16:39

Últimos temas

» ÍNDICE DE GRANDES ESCRITORES MUERTOS, POR PAISES
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 EmptyHoy a las 5:36 por Pedro Casas Serra

» Manuel Padorno (1933-2002)
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 EmptyHoy a las 5:07 por Pedro Casas Serra

» NO A LA GUERRA 3
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 EmptyHoy a las 3:58 por Pedro Casas Serra

» 2017-05-02 a 2017-08-21 SOMBRAS ADORMECIDAS: EL ERRANTE
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 EmptyHoy a las 3:13 por Pedro Casas Serra

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 EmptyHoy a las 1:02 por Lluvia Abril

» MAIACOVSKI (1893-1930) Y OTROS POETAS RUSOS, 2
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 EmptyHoy a las 0:58 por Lluvia Abril

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 EmptyHoy a las 0:16 por Lluvia Abril

» POESÍA SOCIAL XIX
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 EmptyHoy a las 0:00 por Lluvia Abril

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 EmptyAyer a las 23:57 por Lluvia Abril

» POETAS LATINOAMERICANOS
Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 EmptyAyer a las 17:03 por Maria Lua

Julio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty

5 participantes

    Khalil Gibran (1883-1931)

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 04.10.23 8:14

    ***

    ¿Qué puedo hacer por ustedes, amigos míos?

    El hombre corpulento que entró primero es el vocero.

    Vocero:

    Su Excelencia, representamos a los campesinos del Norte.

    P. M.:

    Sí, lo sé. ¿Cuál es su aflicción?

    Vocero:

    Hasta el año pasado, nuestra tierra pagaba impuestos justos. Pero este año, señor, nos han elevado los impuestos por acre en exceso, tanto sobre las tierras productivas como sobre las que no lo son. Nuestra gente siente que las nuevas cuotas son injustas y, a través nuestro, apelan a usted.

    P. M.:

    Eso no es justo. El gobierno no puede elevar los impuestos más allá de los poderes de producción de quienes los pagan.

    (Piensa por un momento)

    ___________________
    3 N. del T. La ausencia de signos de interrogación es fiel al original.

    Tengo una idea. Ve con tu gente y diles esto: El gobierno nos fuerza a pagar por cada pie cuadrado de tierra que poseemos. Hagamos que cada pie cuadrado produzca tanto que el gobierno se sienta estafado. Di esto a tu gente y, si me permites hacer una sugerencia, dilo de esta manera: Nosotros y el gobierno estamos compitiendo en una carrera. El gobierno tiene autoridad y nosotros tenemos la energía. Corramos ahora hacia la meta y veamos quién gana, el trabajo que cantando se encuentra con la alborada, o el gobierno que debe gobernar; el trabajo que sólo descansa cuando el sol busca el sueño, o el gobierno inquieto de los palacios, (Elevando las marchitas manos en el gesto) palacios como éste, amigos míos.

    Vayan con su gente e incítenlos a iniciar esa carrera. Si estoy aquí mañana, veré quién recibe la corona de laurel.

    Los tres hombres están profundamente conmovidos. Hacen una caravana y salen.

    Hay un silencio.

    En este momento, el Hombre inadvertido entra por la puerta de arriba, derecha, y camina majestuosamente por la habitación. De nuevo, Beatriz es la única que lo ve, se pone de pie, muy agitada, estirándose, y habla con una voz que sale de lo profundo.

    Beatriz:

    Oh-o-oh- – – o-o-oh. ¡Hombre superior a todos, voltea hacia mí un momento! Quédate, quédate, y déjame ver tu rostro. (El Hombre sigue caminando por la habitación hasta la puerta arriba, izquierda, y desaparece. Beatriz deja caer los brazos y exclama) Oh, se fue – de nuevo.

    El Primer Ministro y Paul la miran preocupados.

    P. M.:

    Ahora, dime qué te está pasando, querida. ¿Qué es?

    Beatriz:

    (Frotándose las manos y los ojos mientras cae sobre la silla) No — No es nada. Nada.

    En este momento el mayordomo aparece y entra, anunciando con una caravana:

    Mayordomo:

    El Príncipe Holdain lo espera, señor.

    P. M.:

    Pídele que entre. (Como si hablase consigo mismo) Ahora vamos a platicar con la suntuosa realeza. Pobre cosa que se hunde, asida a un madero sin poder alzar la cabeza de la espuma.

    El Príncipe Holdain aparece en la puerta, precedido por el mayordomo.

    Mayordomo:

    ¡El Príncipe Holdain!

    El Príncipe entra y el mayordomo sale.

    P. M.:

    (Apuntando hacia una silla cerca de su mesa. El Príncipe se sienta) Viene a contarme sus problemas con los trabajadores.

    Príncipe: Sí, y tengo mucho que decir.

    P. M.:

    ¡No necesita decirlo! Escuche, si tiene voluntad, lo que estoy a punto de decirle. De otra manera, continuará escuchando el zumbido de las abejas que colectan miel para la abeja reina.

    Príncipe:

    Lo escucho, señor.

    P. M.:

    (Reflexivamente) Que cada capitalista haga a cada trabajador su socio, y vendrá el momento en que cada trabajador podrá ser accionista a través de la riqueza que produzca, y vendrá el momento en que ustedes, los capitalistas, habrán recibido a cambio todo el aceite y la sal que han puesto en la olla, y ciertamente estarán conformes; y los trabajadores encontrarán toda la carne que de sol a sol han puesto en la olla, y ellos también estarán conformes.




    continuará


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 04.10.23 8:18

    Su Alteza Real, no tengo más que decir. Confío en que haya atendido a mis palabras. Que tenga buena noche.

    El Príncipe se pone de pie, hace una caravana rígida, y sale.

    P. M.:

    Beatriz, querida, estoy cansado. Tengo todavía mi arco, pero mi carcaj está vacío. (Mira a su alrededor) El día casi termina. ¿Qué más hay que hacer?

    Beatriz:

    Creo que las dos monjas a quienes prometió audiencia están esperando. Pero si prefiere descansar, estoy segura de que entenderán y vendrán después.

    P. M.:

    ¡Oh, la Hermana Clementina!

    Mientras lo dice, el mayordomo entra otra vez.

    Mayordomo:

    La Madre Superiora del convento y su compañera esperan.

    P. M.:

    Pídales que entren.

    El mayordomo va a la puerta y hace señas a las dos monjas que están justo afuera para que entren. Entran la Hermana Clementina y su compañera. Se va el mayordomo.

    P. M.:

    Por favor, tomen asiento. Les ruego que perdonen a este cuerpo por no levantarse. En espíritu, me levanto ante ustedes.

    Ambas monjas se sientan.

    Hermana Clementina:

    Es muy noble de su parte, señor, decir esto.

    P. M.:

    Y ahora, ¿qué quisieran de mí? Espero que algo que esté en mi poder darles.

    Hermana C.:

    Junto a nuestro convento hay un terreno que quisiéramos para nuestros huérfanos y para los niños que los hombres y las mujeres no reconocen como propios, niños del azar, niños de la noche. Pero para nuestro pesar, el Príncipe Holdain quiere ese terreno, aunque no tiene título de propiedad. Nosotros lo queremos, señor, para nuestras necesidades. Él simplemente lo quiere para sumarlo a sus riquezas, a su vasta propiedad. Por eso vinimos a rogarle.

    Él descansa su rostro por un momento en su mano.

    P. M.:

    Queridas, queridas mujeres niñas, haciendo de madres de los niños de otras mujeres. Ustedes deberían tener espacio suficiente para cunas. Mi corazón siempre está con aquellos que aman tiernamente sin saber si quiera sobre qué cabeza acomodar su amor. Pero, Hermanas queridas, son ustedes afortunadas pues encontraron objetos para su amor y su ternura. (Pausa)

    La tierra será entregada a ustedes. Déjenme pensar por un momento. Déjenme pensar. Hay una ley que dice algo así como: Un campo, viñedo o huerto que ha sido abandonado por quince años, que no ha sido cosechado, sembrado, abonado o mantenido, deberá regresar a ser propiedad de la corona. (Mira a la Hermana Clementina) Yo me aseguraré de que la corona se los asigne en reconocimiento a los servicios que prestan ustedes al Estado. (Habla a Paul) Ve a la biblioteca y busca bajo el título de “acuerdos y transacciones”. Creo que encontrarás que el formato setenta y siete es el que queremos para este caso. Hazle una copia junto con los Edictos Reales. Me refiero al de siempre. Anda, ve.

    Paul se pone de pie, hace una caravana y sale.

    P. M.:

    (A la Hermana Clementina y a su compañera) Vayan en paz, Hermanas queridas, queridas madres de los hijos de otras mujeres. Me hace feliz servirles

    .

    Ambas se levantan.

    Hermana C.:

    Gracias, señor. Le agradezco desde las profundidades de mi corazón.

    P.M.:

    Yo soy quien debe agradecer. Me han dado el privilegio de ser padre por un efímero momento.

    Las dos monjas hacen la señal de la Cruz.

    Hermana C.:

    Que María, la Virgen, Madre de todos nosotros, lo proteja. Que nuestro Señor Jesús y Pastor nuestro lo guíe al sagrado Jardín.

    El Primer Ministro está demasiado conmovido para hablar. Se inclina para recibir la bendición que la Hermana le da. Las monjas salen.

    P. M.:

    (Después de un profundo silencio) Estimadas mujeres, mendigando pan para el hambre de otras mujeres. Pero todos somos mendigos a las puertas, y cada uno para el hambre del otro. (Una pausa larga) ¡Oh, Beatriz, me siento tan agotado! (Hace un gesto para que se vayan ya los guardias de la puerta. Se van y cierran las puertas detrás suyo. Está solo con Beatriz)

    Está oscureciendo. (Cepilla su rostro con sus manos marchitas. Beatriz se levanta instantáneamente y enciende varias velas por la habitación. Vuelve a su lugar y se sienta a su lado)

    Ha terminado el trabajo de un día, y ahora encontrarás reposo. (Pausa)

    Pero hay otro día. Oh, Beatriz, amiga mía, estoy tan cansado de este día.

    Estira las manos sobre la mesa delante suyo, deja caer la cabeza, suspira profundamente, y queda quieto. Ha muerto. Beatriz pausa. Grita sabiendo que él murió.4

    Es en este momento que el Hombre inadvertido entra por la puerta de arriba izquierda, y con paso rítmico camina por la habitación, esta vez hacia el Primer Ministro. Llega y se pone de pie detrás de él, poniendo su mano sobre el hombro del Primer Ministro y mirando hacia el espacio vacío.

    Beatriz lo ve. Abre los brazos y con la cara transfigurada y la voz llena de emoción:

    Beatriz:

    ¡O-o-oh! Siempre supe que era así. Ay, amigo mío, amigo mío. ¡Si el mundo pudiera ver lo que yo veo y saber lo que sé!

    Telón lento.

    _______________________

    Nota del T. Las dos oraciones anteriores aparecen en una nota que deja Gibran en árabe y a mano sobre el borrador.



    FIN
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 09.10.23 9:54

    KHALIL GIBRAN, EL POETA DE LA PAZ Y LA CONTRACULTURA
    Por: admin

    17 Ago 2021, 4:00

    Khalil Gibran nace en 1883 en la aldea libanesa de Bisharri, en el seno de una humilde familia maronita. Los Maronitas son cristianos orientales y al igual que los Coptos egipcios deben su fe a un cristianismo oriental, diferente del cristianismo romano occidental. Los maronitas son por tradición pacifistas, pero no están exentos de contradicciones propias de toda fe de cualquier territorio en conflicto.

    El puerto de Beirut en el Líbano, a mediados del siglo XIX, se había convertido en uno de los principales puertos del Mediterráneo Oriental y en una ciudad moderna donde se encontraban instalados los comerciantes y los consulados. Era el eje de paso para acceder a Damasco y atender a los asuntos relacionados con los Santos Lugares. En aquel momento era la más occidental de las culturas del medio oriente. Por muchos años se le considero la suiza del medio oriente debido a su crecimiento e importancia económica hasta que sobrevinieron las guerras y el remanso de paz se convirtió en tierra arrasada y de disputas religiosas, en el fondo económicas, finalizado el siglo XX.

    A muy temprana edad, Gibran mostró una pasión singular por el dibujo; no le era difícil convertir una hoja con una forma humana o en un paisaje lleno de los robles maravillosos del Líbano. En algunas ocasiones, que no había papel en la casa, afirman algunos de sus biógrafos, él poeta simplemente salía y pasaba horas dibujando sobre la nieve.

    Siendo a un niño, su familia menos su padre, decide abandonar el Líbano y residenciarse en los Estados Unidos. Su madre y hermanas trabajaran arduamente para que el pequeño Jalil, así también lo conocemos en occidente, pudiese desarrollar todo su talento artístico en las letras y la pintura.

    Cumplidos los doce años, Gibran fue matriculado en una escuela para los hijos de inmigrantes y su nombre fue americanizado a Kahlil Gibran. Inicialmente mostró una gran promesa como artista visual y tomó lecciones con el renombrado fotógrafo simbolista Fred Holland Day. Más tarde, Gibran recibirá educación tanto en Siria como en París.

    Su amado Líbano fue crisol de culturas y cosmogonías, la experiencia del Poeta con éstas, desde sus primeros años, alimentó posteriormente su cultura cosmopolita , hizo que se conjugaran en él una gran sensibilidad a la vez religiosa y mística. El lenguaje que Gibran empleó a través de sus personajes, rememora el lenguaje profético y sapiencial de los personajes bíblicos y más concretamente el de Jesus. Muchos en Occidente nos vamos a sorprender con su libro; “Jesus el hijo del hombre” obra donde el autor nos ampliará el marco de las escrituras y los evangelios sin romper el canon. Es verdaderamente especial leer de esta obra: “María Magdalena. Sus encuentros con Jesus” para darnos cuentas que estamos ante un prosista luminoso, un narrador capaz de ampliar con su imaginación momentos y escenas, reales para quien tiene fe, o un relator fantástico para quien no la tiene.



    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 09.10.23 9:56

    ***

    En él confluyó una extrema sensibilidad y una clara inteligencia que dieron lugar, como le gustaba definirse, un espíritu libre y claramente incalificable desde su estilo literario.

    El ser a la vez árabe y cristiano le permitió crear senderos de entendimiento universal, lo que le aportó a muchos jóvenes de la contracultura norteamericana de los años sesenta, abrazarlo como su poeta de cabecera. Valorado por multitudes, pero menospreciado por algunos sectores de la crítica. Sus libros de poemas y relatos han sido traducidos a más de 40 idiomas y sus ediciones se multiplican en cientos de plataformas actuales de ventas. Por fortuna quienes hablamos castellano hemos gozado de la traducción completa de su obra y nuestras bibliotecas universitarias y públicas tiene entre sus ofertas, por lo menos un ejemplar de “El Profeta” obras sin lugar a duda, de amplio conocimiento y de uso público.

    “El Profeta” es una colección de veintiséis poemas en prosa, cada uno de los cuales trata de un tema vital de la vida como: “Amor”, “Libertad” o la “Oración”, a menudo en forma de alegoría o fábulas, a manera de relato con enseñanzas. A pesar de la recepción crítica mixta en el momento de su publicación, el libro nunca se ha agotado y Gibran está considerado entre los poetas más vendidos de todos los tiempos. Al lado de la Biblia y el Quijote las obras de Gibran se venden hoy en forma amplia.

    Su estadía en la ciudad de Boston que fuera su residencia por muchos años, dejo entre sus habitantes una honda huella que aún prevalece en una tumba vacía como homenaje a la ausencia física del poeta, debido a que el gobierno libanes realizó una incesante gestión diplomática para repatriar el cuerpo del poeta.

    “En vida, Gibran mantuvo amistades con figuras como Carl Jung, Auguste Rodin y WB Yeats. Su obra, y especialmente El profeta, tuvo una influencia sustancial en los escritores de la década de 1960, cuando el libro alcanzó una segunda época de aclamación crítica. Los músicos David Bowie, Johnny Cash, John Lennon y Elvis Presley escribieron o citaron el trabajo de Gibran”, como lo destacamos en esta traducción, del Distrito Literario de Boston (Boston Literary District) en una de sus páginas en internet dedicadas al poeta.

    Esa acogida del poeta en los círculos artísticos de Boston preocupo a su madre de que éste perdiera sus raíces y decide retornarlo al Líbano; allí pudo estudiar de forma independiente, leer mucho en literatura árabe y francesa, iniciar una revista de poesía en la escuela y ganar un concurso de poesía. Varias de las obras de ficción de Gibran, incluida la novela “Alas rotas” “The Broken Wings, de 1957, están ambientadas en Beirut y otras partes del Líbano en esta época.

    Permanece en el Líbano durante 4 años y retorna a los Estados Unidos. Conoce a Mary Elizabeth Haskell, quien se convertirá en musa y mecenas.

    Haskell y Gibran se conocieron en 1904 en el estudio de un amigo. Él tenía veintiún años y ella casi treinta y uno. Impresionado con su arte, Haskell pronto ofreció enviar a Gibran a París para estudiar pintura, con un estipendio de 75 dólares al mes, equivalente a unos 2.000 dólares en la actualidad; él aceptó. En una carta a un amigo escrita poco antes de partir hacia París en 1908, Gibran describió a Haskell como “una mujer ángel que me está guiando hacia un futuro espléndido y allanándome el camino hacia el éxito intelectual y financiero”.

    Esta relación desafió todas las formas de clasificación de una relación convencional entre hombre y mujer, era indudable que se amaban y admiraban mutuamente, pero un postulado incuestionable irradió esa relación: el enorme y eterno amor que se tenían el uno al otro, que cobra vida en la obra póstuma “Amado Profeta”: Las Cartas de Amor de Kahlil Gibran y Mary Haskell.

    Poderoso fue el papel de Gibran en el fomento de la verdadera diversidad de pensamiento y en la expansión del ancho de banda intelectual, ideológico y espiritual de Estados Unidos con posterioridad a la década de los sesenta. Abrazando su identidad árabe, sin minar su herencia mística cristiana, ayudó a dar forma a una nueva identidad a la cultura estadounidense. Las enseñanzas de Gibran, “Ahórrame los eventos políticos y las luchas de poder, ya que toda la tierra es mi patria y todos los hombres son mis compatriotas”, fueron tremendamente universales.

    Y aunque el hombre de carne y hueso haya muerto en 1931, sus obras tienen hoy una vigencia y una órbita de lectura ampliamente universal, sus pensamientos y reflexiones son hoy la cimiente de un mundo que se encuentra más interrelacionado, hacia conceptos que vienen creciendo, hasta formar una flor de vida vestida de pétalos de: diversidad, amor, paz, sostenibilidad y esperanza para toda la humanidad.

    En el Líbano hay hoy una tumba con los restos de Gibran con el siguiente epitafio: “A qui yace Khalil Gibran entre nosotros.”



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 09.10.23 9:58

    ***


    “El egoísmo, amigo mío, origina ciegas disputas, y las disputas engendran guerras, y las guerras traen consigo la autoridad y la fuerza, que son la causa de los enfrentamientos y la opresión”.

    “Solo la semilla que rompe su cáscara es capaz de atreverse a la aventura de la vida”.

    “Y hay quienes tienen poco pero lo dan todo. Estos últimos creen en la vida y en la generosidad de la vida, es por lo que sus cofres jamás están vacíos”.

    “Mi enemigo me dijo: “Ama a tu enemigo”. Y yo le obedecí y me amé a mí mismo”.

    “La vida sin amor es como un árbol sin flores ni frutos”.

    “El amor no da ni toma nada, excepto de sí mismo”.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 14.10.23 18:59

    LA GUERRA



    Una noche, hubo fiesta en palacio, y un hombre llegó a postrarse ante el príncipe; todos los invitados se quedaron mirando al recién llegado, y vieron que le faltaba un ojo, y que la cuenca vacía sangraba. Y el príncipe le preguntó a aquel hombre: -¿Qué te ha sucedido? - ¡Oh príncipe! -respondió el hombre-, mi profesión es ser ladrón, y esta noche, como no hay luna, fui a robar la tienda del cambista, pero mientras subía y entraba por la ventana cometí un error, y entré en la tienda del tejedor, y en la oscuridad tropecé con el telar del tejedor, y perdí un ojo. Y ahora, ¡oh príncipe! suplico justicia contra el tejedor.

    El príncipe mandó traer al tejedor y, al llegar éste al palacio, el soberano decretó que le vaciaran un ojo. - ¡Oh príncipe! -dijo el tejedor-, el decreto es justo. No me quejo de que me hayan sacado un ojo. Sin embargo, ¡ay de mí!, necesitaba yo los dos ojos para ver los dos lados de la tela que hago. Pero tengo un vecino de oficio zapatero, que tiene los dos ojos sanos, y en su trabajo no necesita los dos ojos... El príncipe entonces, envió por el zapatero. Y éste acudió, y le sacaron un ojo. ¡Y se hizo justicia!




    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 18.10.23 19:40

    El adiós no existe



    En verdad os digo

    que el adiós no existe:

    Si se pronuncia entre dos seres

    que nunca se encontraron,

    es una palabra innecesaria.

    Si se dice entre dos que fueron uno,

    es una palabra sin sentido.

    Porque en el mundo real del espíritu

    sólo hay encuentros

    y nunca despedidas,

    y porque el recuerdo del ser amado

    crece en el alma con la distancia,

    como el eco en las montañas del crepúsculo.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 25.10.23 18:55

    ARENA Y ESPUMA (1926)


    Siempre estoy vagando en esta playa Entre la arena y la espuma. La marea borrará las huellas de mis pies Y el viento esparcirá la espuma. Pero el mar y la playa continuarán por siempre jamás. Un día encerré en mi mano un poco de niebla. Y al abrir el puño, ¡ay!, la niebla Se había convertido en gusano. Volvía cerrar y abrir el puño, y ¡Albricias!, En mi palma había un pájaro. Nuevamente cerré y abrí el puño, y Vi que en mi palma había un hombre, De pie, de rostro triste, que me observaba. Y volví a cerrar el puño; al abrirlo, No había más que niebla. Pero escuché un canto de inenarrable dulzura. Apenas ayer me sentía una partícula Oscilando sin ritmo en la espera de la vida. Ahora sé que soy la espera, y toda La vida palpita en rítmicos fragmentos En mi interior. Me dicen, en su vigilia: "Tú y el mundo en que vives no sois Más que un grano de arena en la Infinita playa de un mar infinito". Y yo les digo, en mi sueño: "Soy El mar infinito, y todas las palabras No son más que granos de arena En mi playa". Sólo una vez me quedé sin palabras. Fue cuando un hombre me preguntó: "¿Quién eres?"



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 25.10.23 18:57

    El primer pensamiento de Dios fue un ángel. La primera palabra de Dios fue un hombre. Fuimos criaturas ondulantes, vagarosas, ansiosas, un millón de años antes de que el mar y el viento del bosque nos dieran palabras. Ahora bien, ¿cómo podremos expresar lo muy antiguo que hay en nosotros, sólo con los sonidos de nuestros recientes ayeres? La esfinge habló sólo una vez, y dijo: "Un desierto es un grano de arena, y un grano de arena es un desierto; y ahora, volvamos a guardar silencio". Oí lo que dijo la Esfinge, pero no lo comprendí. Una vez miré el rostro de una mujer y en, él vi a todos sus hijos aún no nacidos. Y una mujer me miró a la cara, y conoció a todos mis antepasados, muertos antes de que ella naciera. Ahora me realizaría plenamente. Pero, ¿cómo, a menos que llegue yo a ser un planeta con seres inteligentes que moren en él? ¿No es esta la meta de todos los hombres?





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 25.10.23 18:59



    Una perla es un templo, construido por el dolor en torno a un grano de arena. ¿Qué ansiedad construye nuestros cuerpos, y en torno a qué granos? Cuando Dios me arrojó, a mí, una piedrecilla, a este maravilloso lago, turbé la superficie del agua con incontables círculos. Pero cuando alcancé la profundidad, me quedé en gran quietud.


    Dadme silencio y desafiaré a la noche.


    Conocí mi segundo nacimiento cuando mi alma y mi cuerpo se amaron y casaron.




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 25.10.23 19:00

    Una vez, conocí a un hombre de oído sumamente fino, pero mudo. Había perdido la lengua en una batalla. Ahora sé en qué batallas combatió ese hombre antes de llegar el gran silencio. Y me alegré de que ese hombre estuviera muerto. El mundo no es, suficientemente vasto para que cupiéramos él y yo.


    Largo tiempo yací en el polvo de Egipto, silente, y ajeno a las estaciones. Luego, el Sol me hizo nacer, me erguí, y caminé por las riberas del Nilo, cantando con los días y soñando con las noches. Y ahora, el Sol me persigue con mil pies, para que caiga nuevamente en el polvo de Egipto. Pero, ¡oíd la maravilla y el acertijo!: ni el Sol mismo, que unió mis elementos, puede esparcirlos. Aún estoy levantado, y mi pie es seguro; sigo caminando por las riberas del Nilo.


    ecordarse es una manera de encontrarse.








    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 25.10.23 19:02


    El olvido es una forma de libertad.

    Medimos el tiempo según el movimiento de incontables soles; y ellos miden el tiempo con pequeñas máquinas que llevan en los bolsillos. Ahora, decidme:

    ¿cómo podremos reunirnos alguna vez, en el mismo sitio y a la misma hora?

    El Espacio no representa espacio alguno entre la Tierra y el Sol, para quien mira desde las ventanas de la Vía Láctea.

    La humanidad es un río de luz, que corre desde la ex eternidad hasta la eternidad.

    ¿No envidian los espíritus que moran en el éter el dolor del hombre





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 29.10.23 19:46

    Cuando llegue la Primavera buscando a su amado entre las somnolientas arboledas y entre los sueños,
    ciertamente las nieves se derretirán, y correrán en arroyos a buscar al río del valle, para ser coperos de los
    mirtos y del lirio.
    Así se derretirá la nieve de vuestro corazón cuando llegue la primavera; y así correrá vuestro secreto en
    arroyos que buscarán al río de la Vid a, en el valle. Y el río llevará vuestro secreto, y lo llevarán al
    anchuroso mar.

    Todas las cosas se derretirán y se transformarán en cantos, cuando llegue la.fprimavera. Hasta las
    estrellas, esos grandes copos de nieve que caen lentamente en los campos más vastos, se derretirán para
    formar arroyos cantarinos. Cuando el Sol de Su rostro surja del más vasto horizonte, ¿qué simetría
    congelada no se transformará en melopea líquida? Y entonces, ¿quién de vosotros no querrá ser el copero
    del mirto y el lirio?

    Fue ayer, apenas, cuando estabais vagando en el ancho mar, y erais seres sin playas, y sin ego. Después,
    el viento soplo de la Vida, os tejió, como velo de luz en su rostro luego, su mano os reunió y os dio forma,
    y con la cabeza erguida buscasteis las alturas. Pero él mar siguió con vosotros, y aún mora su canto en
    vosotros. Y aunque hayáis olvidado quién fue vuestra primera madre, el vasto mar afirmará para siempre,
    en vosotros, su maternidad, y eternamente os llamará a su seno.

    En nuestro vagar por las montañas y el desierto, siempre recordaréis la profundidad de su frío corazón. Y
    aunque a menudo no sepáis por qué.
    anheláis, o por qué sentís ansias, sin duda alguna tenéis nostalgia de su
    vasta y rítmica paz.

    Y, ¿cómo podría ser de otro modo? En las arboledas y en las emparradas, cuando la lluvia danza en hojas
    en las colinas, cuando cae la nieve, como bendición y alianza, en el valle, cuando conducís vuestros
    ganados al río; en vuestros campos, cuando los hilos de plata de los arroyos hacen juntos el verde vestido
    de la tierra; en vuestros jardines, cuando el rocío tempranero refleja los cielos; en vuestros 'prados, cuando
    la niebla de la noche casi os oculta el camino... En todo esto, el vasto mar está con vosotros, testigo de
    vuestro legado, y objeto de vuestro amor.
    Es el copo de nieve, en vosotros, que corre hacia el vasto mar


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 02.11.23 20:21

    LA GUERRA



    Una noche, hubo fiesta en palacio, y un hombre llegó a postrarse ante el príncipe; todos los invitados se
    quedaron mirando al recién llegado, y vieron que le faltaba un ojo, y que la cuenca vacía sangraba. Y el
    príncipe le preguntó a aquel hombre:
    -¿Qué te ha sucedido?

    - ¡Oh príncipe! -respondió el hombre-, mi profesión es ser ladrón, y esta noche, como no hay luna, fui a
    robar la tienda del cambista, pero mientras subía y entraba por la ventana cometí un error, y entré en la
    tienda del tejedor, y en la oscuridad tropecé con el telar del tejedor, y perdí un ojo. Y ahora, ¡oh príncipe!
    suplico justicia contra el tejedor.

    El príncipe mandó traer al tejedor y, al llegar éste al palacio, el soberano decretó que le vaciaran un ojo.
    - ¡Oh príncipe! -dijo el tejedor-, el decreto es justo. No me quejo de que me hayan sacado un ojo. Sin
    embargo, ¡ay de mí!, necesitaba yo los dos ojos para ver los dos lados de la tela que hago. Pero tengo un
    vecino de oficio zapatero, que tiene los dos ojos sanos, y en su trabajo no necesita los dos ojos...
    El príncipe entonces, envió por el zapatero. Y éste acudió, y le sacaron un ojo.
    ¡Y se hizo justicia!


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 08.11.23 19:20

    Y el corazón del profeta se sintió conmovido, lleno de compasión, y dijo:

    La Vida es más vieja que todos los seres vivientes; más que la belleza antes de que esta naciera y
    adquiriera alas en la Tierra; más que la Verdad, antes de que alguien la dijera.
    La Vida canta en nuestros suencios, y. sueña cuando dormitamos. E incluso cuando estamos abatidos y
    rebajados, la Vida está en su trono, y muy alta. Y cuando lloramos, la Vida sonríe a la luz del sol, y es libre
    hasta cuando arrastramos nuestras cadenas.
    A menudo damos a la Vida nombres amargos, pero sólo cuando nosotros mismos estamos amargados y
    oscuros. Y la consideramos vacía e inútil, pero -
    sólo cuando nuestra alma vaga por sitios desolados, y
    cuando el corazón está ebrio de sí mismo.
    La Vida es profunda, y alta, y distante; y aunque sólo vuestra más amplia visión puede ver sus pies, la
    Vida está cerca; y aunque sólo el aliento de vuestro aliento llega a su corazón, la sombra de vuestra sombra
    cruza su rostro; y el eco de vuestro más tenue grito se convierte, en su pecho, en una primavera, y en un
    otoño.
    Y la Vida está velada y oculta, así como vuestro ego superior está oculto y velado. Sin embargo, cuando
    la Vida habla todos los vientos se tornan palabras; y cuando vuelve a hablar, las sonrisas de vuestros labios
    y las lágrimas de vuestros ojos también se convierten en palabras. Cuando la Vida canta, los sordos oyen, y
    se quedan extasiados; y cuando la Vida llega caminando, los ciegos la contemplan, se asombran, y la
    siguen, maravillados, atónitos.
    Y Almustafá dejó de hablar, y un vasto silencio reinó en el pueblo congregado; y en ese silencio vibraba
    un canto nunca oído, y se consolaron todos de su soledad y de su pena.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 17.11.23 11:23

    Khalil Gibran
    ·
    (Líbano, 1883-1931)
    ·
    Poeta, filósofo y artista, nacido en el Líbano, una tierra que
    ha producido muchos profetas, su fama y su influencia se esparce más allá del Oriente
    Próximo. Su poesía se ha traducido a más de veinte idiomas y sus dibujos y pinturas se
    han expuesto en las grandes capitales del mundo. En los Estados Unidos, que él hizo
    su hogar durante veinte años de su vida, comenzó a escribir en inglés. El Profeta y sus
    otros libros de poesía, ilustrados con sus dibujos místicos, son conocidos por
    innumerables estadounidenses, quienes encuentran en ellos una expresión de los
    impulsos más profundos del corazón y de la mente humana.
    ·
    Gibran Khalil Gibran nació en Bcherri el 6 de diciembre de 1883, la ciudad
    típicamente libanesa que se levanta sobre una pequeña meseta, junto a uno de los
    acantilados de Wadi-Quadisha (Valle sagrado). Durante dos décadas atrás, el país había
    obtenido una cierta autonomía, apuntalada en buena medida por su larga tradición
    católica maronita que le había mantenido aislado durante siglos frente al dominio
    oscurantista y cerril del imperio turco. Los años de la infancia de Gibran son los
    mismos en que surge una nueva clase dirigente de influencia francesa, proyectada hacia
    europa, mediadora comercial e intelectual entre el sector sometido a la opresión turca y
    las nuevas corrientes de opinión que soplan hacia el Mediterráneo, desde Londres,
    Viena o Paris.
    ·
    Gibran, nieto de un sacerdote maronita, hijo de un
    propietario de ganado, es un símbolo vivo de ese cruce de
    culturas que es su país de origen. Con sólo trece años marcha
    con su madre y sus hermanos a Boston, atraído por las
    oportunidades que parece ofrecer el Nuevo Mundo, mientras su
    padre permanece en el Líbano, manteniendo su pobre
    propiedad. El adolescente Gibran entra en una escuela privada
    donde se educan americanos de adopción procedentes de
    diversas naciones. Más tarde, por consejo de su hermanastro,
    regresa a Beirut, donde se matricula en la Escuela Maronita
    para estudiar árabe y francés. Durante las vacaciones, redescubre
    con su padre las montañas, los bosquecillos umbríos, las venerables ruinas que dejara la
    antigüedad y los parajes pedregosos de su tierra natal. En el abandonado monasterio de
    Mar-Sarkis, su espíritu ya cultivado despierta a una intensa sensibilidad sazonada de
    sabiduría popular que, acrisola tras siglos de cultura, se halla impregnada de un
    naturalismo soberbio y triunfante. Nuestro autor sueña, empero, con volver a América,
    etapa imprescindible para conseguir fama y dinero, y poder regresar
    definitivamente al Líbano.

    Mas a su retorno a América, la desgracia, revestida de enfermedad
    incurable, se cierne sobre su madre y sus hermanos. Con su hermana
    superviviente, Mariana, trata de abrirse camino, sintiéndose responsable
    del sacrificio de su familia para que el triunfara en el difícil mundo del
    arte. A la sombra de los rascacielos americanos -indignos sustitutos de los milenarios
    cedros de su patria-, empieza a escribir para los periódicos árabes de Nueva York.
    Simultanea la pluma con los pinceles, y en ambas artes su exquisita sensibilidad pugna
    por superar una técnica todavía no dominada. En los albores de su producción pictórica,
    expone su obras en un estudio de Boston, pero un voraz incendio arrasa su colección,
    negándose al artista la gloria y el beneficio. Años después, Gibran se alegraría del
    accidente que puso fin a su etapa todavía inmadura, permitiéndole mejorar una obra
    pictórica que hoy se halla diseminada por todo Oriente Medio, Europa y América.
    ·
    Breves libros, poemas y artículos en árabe marcan el
    inicio de su carrera literaria. Fue en esta época cuando conoció
    a Mary Haskell, mujer de extraordinaria sensibilidad, que supo
    intuir el genio de Gibran, animándole a que estudiara en el
    extranjero y a que escribiera en inglés, tras dominar mejor este
    idioma, para llegar a un público más numeroso. De 1908 a
    1910 estudia arte en París, luego regresa a Boston y finalmente
    se instala en Nueva York. Treinta y cinco años tiene cuando
    resume sus pensamientos y su filosofía en La procesión, escrita
    en forma de versos árabes. Dos años después, da a conocer su
    obra más madura: El profeta, convertido en bestseller
    internacional durante cuarenta años. Las opiniones de los críticos
    son contradictorias. Mientras unos consideran sus pensamientos "nocivos, revolucionarios
    y peligrosos para las mentes juveniles", otros juzgan que en ellos "coexisten resonancias
    de Jesucristo y de los Evangelios".

    Gibran, que nunca había sido fuerte ni física ni psíquicamente, se halló siempre
    expuesto con facilidad al dolor desde su más temprana niñez. Su gigantismo se debe,
    pues, al esfuerzo sobrehumano de su voluntad, empeñada en una actividad casi
    compulsiva, por depurar técnicas, combinar estilos, dominar idiomas y servir de vehículo
    de emociones universales entre pueblos de distintas culturas. Durante los cinco años que
    siguieron a la publicación de El profeta, Gibran alcanza el pináculo de su fama y de su
    productividad. Su obra es conocida tanto en el mundo árabe como en los sectores más
    cultos de habla inglesa. El loco había sido precisamente su primer libro en esta lengua.
    Gibran ponía en boca de un demente una serie de lúcidos discursos que recuerdan los
    del Zaratustra nietzscheano. La procesión, su obra principal de poesía arábiga, es un
    diálogo entre un sabio y un joven, en el que uno expresa su irritación ante la vida, el
    mal y la represión, acusando al hombre de ser una simple marioneta manejada por la
    ambición (es el aspecto crítico y negativo del poema), y el otro alaba la vida sencilla
    del campesino, en la que no existen dolores ni castigos ni opresiones.
    ·
    ''La Tempestad'', aparecida en 1920, es una obra con ecos de
    Valery y de Nietzsche, en la que se ensalza a los fuertes y se ofrecen
    técnicas para endurecer la voluntad de los débiles, El precursor,
    editada el mismo año, es el libro que Gibran dedicó a exponer su
    antidogmatismo, ridiculizando a los que se creen en posesión de una
    única verdad. Tres años más tarde nuestro autor da a conocer la obra
    en la que había estado trabajando durante largo tiempo: El profeta. El
    amor, el matrimonio, la ambición de poder y de dinero son los temas fundamentales
    que Gibran desarrolla en este libro, traducido a más de veinte idiomas. Su obra
    editada a título póstumo es El jardín del profeta (1933), y en ella describe nuestro
    autor la relación íntima entre el hombre y la naturaleza.
    ·
    Hacia el fin de su vida, Gibran escribió Jesús, el hijo del Hombre,
    interpretación muy personal de la figura de Cristo, presentado como
    el hombre que vivió plenamente la vida con todo lo que ella
    contiene de dolores y alegrías. Pese a que el autor niega en ella la
    divinidad de Cristo, Arnold Bennett señaló que los árabes deberían
    sentirse orgullosos de que Gibran hiciera recordar la Torah, los
    salmos y las enseñanzas de Jesús al pueblo materialistas de los
    Estados Unidos.
    ·
    Aquejado de una terrible enfermedad, Gibran se esfuerza en donar a la
    humanidad lo mejor de sí mismo, cristianizándolo en literatura y en pintura.
    ·
    El 9 de abril de 1931, un amigo le encuentra sumido en
    el dolor y pálido por la enfermedad, pese a que continúa
    sonriendo con valentía. Se niega a que le lleven a un hospital;
    quiere vivir sus últimos días entre sus dibujos y los esbozos de
    sus obras. Al día siguiente, muere en el hospital neoyorquino
    de San Vivente. Sólo tiene cuarenta y ocho años de edad.


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 17.11.23 11:25

    ALAS ROTAS (1912)

    ·
    Revisado por: Carlos J. J.


    ·
    PREFACIO


    Tenía yo dieciocho años de edad cuando el amor me abrió los ojos con sus
    mágicos rayos y tocó mi espíritu por vez primera con sus dedos de hada, y Selma
    Karamy fue la primera mujer que despertó mi espíritu con su belleza y me llevó al
    jardín de su hondo afecto, donde los días pasan como sueños y las noches como bodas.
    Selma Karamy fue la que me enseñó a rendir culto a la belleza con el ejemplo de su
    propia hermosura y la que, con su cariño, me reveló el secreto del amor; fue ella la
    que cantó por vez primera, para mí, la poesía de la vida verdadera.
    Todo joven recuerda su primer amor y trata de volver a poseer esa extraña hora,
    cuyo recuerdo transforma sus más hondos sentimientos y le da tan inefable felicidad, a
    pesar de toda la amargura de su misterio.
    En la vida de todo joven hay una "Selma", que súbitamente se le aparece en la
    primavera de la vida, que transforma su soledad en momentos felices, y que llena el
    silencio de sus noches con música.
    Por aquella época estaba yo absorto en profundos pensamientos y
    contemplaciones, y trataba de entender el significado de la naturaleza y la revelación de
    los libros y de las Escrituras, cuando oí al Amor susurrando en mis oídos a través de
    los labios de Selma. Mi vida era un estado de coma, vacía como la de Adán en el
    Paraíso, cuando vi a Selma en pie, ante mí, como una columna. de luz. Era la Eva de
    mi corazón, que lo llenó de secretos y maravillas, y que me hizo comprender el
    significado de la vida.
    La primera Eva, por su propia voluntad, hizo que Adán saliera del Paraíso,
    mientras que Selma, involuntariamente, me hizo entrar en el Paraíso del amor puro y
    de la virtud, con su dulzura y su amor; pero lo que ocurrió al primer hombre también
    me sucedió a mí, y. la espada de fuego que expulsó a Adán del Paraíso fue la misma
    que atemorizó con su filo resplandeciente y me obligó a apartarme del paraíso de mi
    amor, sin haber desobedecido ningún mandato, y sin haber probado el fruto del árbol
    prohibido.
    Hoy, después de haber transcurrido muchos años, no me queda de aquel
    hermoso sueño sino un cúmulo de dolorosos recuerdos que aletean con alas invisibles
    en torno mío, que llenan de tristeza las profundidades de mi corazón, y que llevan
    lágrimas a mis ojos; y mi bien amada, la hermosa Selma, ha muerto, y nada queda de
    ella para preservar su memoria, sino mi roto corazón, y una tumba rodeada de cipreses.
    Esa tumba y este corazón son todo lo que ha quedado para dar testimonio de Selma.
    El silencio que custodia la tumba no revela el secreto de Dios, oculto en la
    oscuridad del ataúd, y el crujido de las ramas cuyas raíces absorben los elementos del
    cuerpo no des cifran los misterios de la tumba, pero los suspiros de dolor de mi
    corazón anuncian a los vivientes el drama que han representado el amor, la belleza y la
    muerte.
    ¡Oh amigos de mi juventud, que estáis dispersos en la ciudad de Beirut!: cuando
    8 De 525 - 22 de febrero de 2006 - Obras de GIBRÁN KHALIL GIBRÁN - Recopilación
    paséis por ese cementerio, junto al bosque de pinos, entrad en él silenciosamente, y
    caminad despacio, para que el ruido de vuestros pasos no, turbe el tranquilo sueño de
    los muertos, y deteneos humildemente ante la tumba de Selma; reverenciad la tierra
    que cubre su cuerpo y decid mi nombre en un hondo suspiro, al tiempo que decís
    internamente estas palabras:
    • "Aquí, todas las esperanzas de Gibrán, que vive como prisionero del amor más
    allá de los mares; todas sus esperanzas, fueron enterradas. En este sitio perdió
    Gibrán su felicidad, vertió todas sus lágrimas, y olvidó su sonrisa.
    • "Junto a esa tumba crece la tristeza de Gibrán, al mismo tiempo que los
    cipreses, y sobre la tumba su espíritu arde todas las noches como una lámpara
    votiva consagrada a Selma, y entona a coro con las ramas de los árboles un
    triste lamento, en lastimero duelo por la partida de Selma, que ayer, apenas
    ayer, era un hermoso canto en los labios de la Vida, y que hoy es un silente
    secreto en el seno de la tierra."
    ¡Oh camaradas de mi juventud! Os conjuro, en nombre de aquellas vírgenes que
    vuestros corazones han amado, a que coloquéis una guirnalda de flores en la
    desamparada Tumba de mi bien amada, pues las flores que coloquéis sobre la tumba
    de Selma serán como gotas de rocío desprendidas de los ojos de la aurora, para
    refrescarlos pétalos de una rosa que se marchita.



    cont.
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 17.11.23 11:26


    I
    ·
    C A L L A D A T R I S T E Z A


    Vecinos míos, vosotros recordáis. con placer la aurora de vuestra juventud, y
    lamentáis que haya pasado; pero yo recuerdo la mía como un prisionero recuerda los
    barrotes y los grilletes de su cárcel. Vosotros habláis de aquellos años entre la infancia y
    la juventud como de una época de oro, libre de confinamientos y de cuidados, pero
    aquellos años. yo los considero una época de callada tristeza que caía como una semilla
    en mi corazón, y crecía en él; y que no encontraba salida hacia el mundo del
    conocimiento y la sabiduría, hasta que llegó el amor y abrió las puertas de mi corazón,
    e iluminó sus recintos.
    El amor me dio lengua y lágrimas. Seguramente recordáis los jardines y los
    huertos, las plazas públicas y las esquinas que presenciaron vuestros juegos y oyeron
    vuestros inocentes cuchicheos; yo también recuerdo hermosos parajes del norte del
    Líbano. Cada vez que cierro los ojos veo aquellos valles, llenos de magia y dignidad,
    cuyas montañas, cubiertas de gloria y grandeza, trataban de alcanzar el cielo. Cada vez
    que cierro mis oídos al clamor de la ciudad, oigo el murmullo de aquellos riachuelos y
    el crujido de aquellas ramas. Todas esas bellezas a las que me refiero ahora, y que
    ansío volver a ver como niño que ansía los pechos de su madre, hirieron mi espíritu,
    prisionero en la oscuridad de la juventud como el halcón que sufre en su jaula al ver
    una bandada de pájaros que vuela libremente por el anchuroso cielo. Aquellos valles y
    aquellas montañas pusieron el fuego en mi imaginación, pero amargos pensamientos
    tejieron en torno de mi corazón una red de negra desesperanza.
    Cada vez que iba yo a pasear por aquellos campos volvía decepcionado, sin
    saber la causa de mi decepción. Cada vez que miraba yo el cielo gris sentía que el
    corazón se me encogía. Cada vez que oía yo el canto de los pájaros y los balbuceos de
    la primavera, sufría, sin comprender la razón de mi sufrimiento. Dicen que la
    simplicidad hace que un hombre sea vacío, y que ese vacío lo hace despreocupado.
    Acaso sea esto cierto entre quienes nacieron muertos y viven como cadáveres helados;
    pero el muchacho sensible que siente mucho y lo ignora todo es la más desventurada
    criatura que alienta bajo el sol, porque se debate entre dos fuerzas. La primera fuerza
    lo impulsa hacia arriba, y le muestra lo hermoso de la existencia a través de una nube
    de sueños; la segunda, lo arrastra hacia la tierra, llena sus ojos de polvo y lo anonada
    de temores y hostilidad.
    ·
    La soledad tiene suaves, sedosas manos, pero sus fuertes dedos oprimen el
    corazón y lo hacen gemir de tristeza. La soledad es el aliado de la tristeza y el
    compañero de la exaltación espiritual.
    El alma del muchacho que siente que el beso de la tristeza es como un blanco
    lirio que empieza a desplegar sus pétalos. Tiembla con la brisa, abre su corazón en la
    aurora, y vuelve a cerrar sus pétalos al llegar las sombras de la noche. Si ese muchacho
    no tiene diversiones, ni amigos, ni compañeros de juegos, su vida será como una
    reducida prisión en la que no ve nada, sino telarañas, y no oye nada, sino el reptar de
    los insectos.
    Tal tristeza que me obsesionaba en mi juventud no era por falta de diversiones,
    porque si hubiera querido las habría tenido; tampoco era por falta de amigos, porque
    habría podido tenerlos. Tal tristeza obedecía a un dolor interno que me impulsaba a
    amar la soledad. Mataba en mí la inclinación a los juegos y a las diversiones, quitaba
    de mis hombros las alas de la juventud, y hacía que fuera yo como un estanque entre
    dos montañas, que refleja en su quieta superficie las sombras de los fantasmas y los
    colores de las nubes y de los árboles, pero que no puede encontrar una salida, para ir
    cantando hacia el mar.
    Tal era mi vida antes de que cumpliera yo dieciocho años. El año que los cumplí
    es como la cima de una montaña en mi vida, porque despertó en mí el conocimiento,
    y me hizo comprender las vicisitudes de la humanidad. En ese año volví a nacer, y a
    menos que una persona vuelva a nacer, su vida seguirá siendo una hoja en blanco en
    el libro de la existencia. En ese año vi a los ángeles del cielo mirarme a través de los
    ojos de una hermosa mujer. También vi a los demonios del infierno rabiando en el
    corazón de un hombre malo. Aquel que no ve a los ángeles y a los demonios en toda
    la belleza y en toda la malicia, de la vida estará muy lejos del conocimiento, y su
    espíritu estará ayuno de afecto.
    ·
    I






    cont.
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 17.11.23 11:28


    I I
    ·
    L A M A N O D E L D E S T I N O

    ·
    En la primavera de aquel maravilloso año, estaba yo en Beirut. Los jardines
    estaban llenos de flores de Nisán, y la tierra tenía una alfombra de verde césped; y era
    como un secreto de la tierra revelado al Cielo. Los naranjos y los manzanos, que
    parecían huríes, o novias enviadas por la Naturaleza para inspirar a los poetas y excitar
    la imaginación, llevaban blancas vestiduras de perfumados capullos.
    La primavera es hermosa en todas partes, pero es más hermosa en el Líbano. Es
    un espíritu que vaga por toda la Tierra, pero que hace su morada en el Líbano,
    conversando con reyes y profetas, cantando con los ríos los Cantares de Salomón, y
    repitiendo con los sagrados cedros del Líbano los recuerdos de las antiguas glorias.
    Beirut, libre de los lodos del invierno y del polvo del verano, en la primavera es como
    una novia, o como una sirena que se sienta a orillas de un arroyo, y que se seca la
    suave piel a los rayos del sol.
    Un día, en el mes de Nisán, fui a visitar a un amigo cuya casa estaba algo
    apartada de la brillante y hermosa ciudad. Mientras charlábamos, un hombre de aspecto
    digno, como de unos sesenta años de edad, entró en la casa. Al levantarme para
    saludarlo, mi amigo me lo presentó como Farris Efendi Karamy, y luego mi amigo
    pronunció mi nombre, con palabras elogiosas. El anciano me miró un momento, y se
    tocó la frente con las puntas de los dedos, como si estuviera tratando de recordar algo.
    Luego, se acercó a mí sonriente, y me dijo:
    -Es usted hijo de un amigo mío muy querido y me da mucho gusto ver a ese amigo
    en la persona de usted-.
    Muy conmovido por las palabras del anciano, me sentí atraído hacia él como un
    pájaro cuyo instinto lo lleva a su nido antes de la inminente tormenta. Al sentarnos, me
    contó su amistad con mi padre, y recordó el tiempo que habían pasado juntos. Los
    ancianos gustan de remontar sus recuerdos a los días de su juventud, tal como los
    extranjeros que ansían volver a su propio país. Se complacen en referir anécdotas del
    pasado, así como el poeta se complace en recitar su mejor poema. El anciano vive
    espiritualmente en el pasado, porque el presente pasa para él velozmente, y el futuro
    le parece una aproximación al olvido de la tumba. Así transcurrió una hora llena de
    viejos recuerdos, como las sombras de los árboles sobre el césped. Cuando Farris Efendi
    se levantó para marcharse, me puso la mano izquierda en el hombro y estrechó mi
    mano derecha, diciendo:
    -No he visto a tu padre desde hace veinte años. Espero que lo sustituyas, con
    frecuentes visitas a mi casa-.
    Agradecido, le prometí cumplir ese deber de amistad hacia un querido amigo
    de mi padre.
    Al salir el anciano, le pedí a mi amigo que me contara algo más acerca de él.
    -No conozco a ningún hombre en Beirut cuya riqueza lo haya hecho amable, y cuya
    bondad lo haya hecho rico -me dijo-. Es uno de esos raros hombres que vienen a este
    mundo y se van de él sin hacer daño a nadie, pero las personas de esa clase
    generalmente sufren mucho, y son víctimas de la opresión, porque no son lo
    suficientemente hábiles para salvarse de la maldad de los demás. Farris Efendi tiene una
    hija, de carácter muy parecido al suyo, cuya belleza y gentileza están más allá de toda
    descripción; y también ella sufrirá mucho, porque la riqueza de su padre ya la está
    colocando al borde un horrible precipicio. -Al pronunciar mi amigo estas palabras, noté
    que su rostro se ensombrecía. Luego, mi amigo continuó: -Farris Efendi es un buen
    anciano, de noble corazón, pero le falta fuerza de voluntad. La gente lo maneja como a
    un ciego. Su hija le obedece, a pesar de ser orgullosa e inteligente, y tal es el secreto
    que gravita en la vida de padre e hija. Este secreto lo descubrió un mal hombre, que
    también es obispo, y cuya maldad se cobija a la sombra del Evangelio. Este prelado
    tiene apariencia de ser amable y noble. Es la cabeza religiosa de esta tierra de gente
    piadosa. La gente le rinde obediencia y lo venera. Y conduce a esta gente como un
    rebaño de ovejas hacia el matadero. Este obispo tiene un sobrino, lleno de odio y de
    corrupción. Más tarde o más temprano, día llegará en que colocará a su sobrino a su
    derecha, y a la hija de Farris Efendi a su izquierda, y, al alzar su impura mano y al
    pronunciar los votos del matrimonio sobre las cabezas de estos dos jóvenes, unirá una
    virgen pura a un sucio degenerado, colocando el corazón del día en las entrañas de la
    noche.
    "Es todo lo que puedo decirte acerca de Farris Efendi y de su hija, así que te ruego
    que no me hagas más preguntas al respecto.
    Al decir esto, mi amigo volvió la cabeza hacia la ventana, como si estuviera
    tratando de resolver los problemas de la existencia humana y de concentrarse en la
    belleza del universo.
    Al salir de esa casa, le dije que pensaba visitar a Farris Efendi unos días
    después, con el propósito de cumplir mi promesa, y por la amistad, que había unido a
    él y a mi padre. Se quedó mirándome un momento y noté un cambio en la expresión
    de su rostro, como si mis escasas y simples palabras le hubieran dado una nueva idea.
    Luego, me miró a los os de extraña manera, con una mirada en que se
    mezclaban amor, la piedad y el temor; con la mirada de un profeta que prevé lo que
    nadie más puede anticipar. Luego, sus labios temblaron levemente, pero mi amigo no
    dijo nada al dirigirme yo a la puerta. Esa extraña mirada se grabó en mí, y no pude
    comprender su significado hasta que maduré en el mundo de la experiencia, donde los
    corazones se comprenden uno a otro intuitivamente, y donde los espíritus maduran con
    el conocimiento.








    cont.
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 18.11.23 10:47

    I I I
    ·
    L A  E N T R A D A  A L  S A N T U A R I O
    ·
    Unos cuantos días después, la soledad hizo presa de mí, y me cansé de los
    estultos rostros de los libros; alquilé un carruaje y me dirigí a la casa de Farris Efendi.
    Cuando llegamos al pinar en que la gente solía realizar meriendas campestres, el
    conductor del carruaje tomó un camino privado, bajo la sombra de los sauces, que lo
    bordeaban a cada lado. Al atravesar el pinar, pudimos ver la belleza de los verdes
    prados, los viñedos, y muchas flores de Nisán, de colores vivos, que empezaban a
    abrirse.
    Unos cuantos minutos después, el carruaje se detuvo ante una casa solitaria, en
    medio de un hermoso jardín. Saturaban el aire los aromas de las rosas, de las gardenias
    y del jazmín.
    Al bajar del carruaje y entrar en el espacioso jardín, vi a Farris Efendi, que salía
    a mi encuentro. Me invitó a entrar en la casa cordialmente y se sentó a mi lado, como
    un padre feliz que vuelve a ver a su hijo, y me abrumó con preguntas acerca de mi
    vida, de mi futuro y de mi educación. Le contesté, y mi voz estaba llena de ambición
    y celo; porque en mis oídos repicaba con campanas el himno de la gloria, y sentía que
    me lanzaba en mi velero por el calmado mar de los sueños esperanzados. En eso
    estábamos, cuando una hermosa joven, vestida con bellísimo vestido de seda blanca,
    apareció tras las cortinas de terciopelo de la puerta, y caminó hacia mí. Farris Efendi y
    yo nos levantamos de nuestros asientos.
    -Mi hija Selma -dijo el anciano. Luego, me presentó, diciendo: - El destino me ha
    devuelto a un querido viejo amigo, en la persona de su hijo.
    Selma se quedó mirándome un momento, como si dudara que un visitante
    pudiera entrar en su casa. Sentí la mano de la muchacha como un blanco lirio, y un
    extraño sobresalto agitó mi corazón.
    Volvimos a tomar asiento en silencio, como si Selma hubiese llevado a aquel
    aposento un espíritu celestial digno de mudó respeto. Al darse cuenta de aquel súbito
    silencio, la joven me sonrió, y dijo
    -Mi padre me ha, contado muchas veces las anécdotas de su juventud y de los viejos
    tiempos en que él y el padre de usted llevaban estrecha amistad. Si el padre de usted
    le" ha contado lo mismo, este encuentro no es el primero entre nosotros.
    El anciano estaba complacido de oír a su hija expresarse así.
    -Selma es muy sentimental. Todo lo ve con los ojos del espíritu -dijo.
    Luego, reanudó su conversación, con mucho tacto, como si hubiera encontrado en mí
    un hechizo mágico que lo hubiera llevado, en alas del recuerdo, a los días pasados.
    Mientras lo miraba, pensando en cómo sería yo en mis años posteriores, él se
    quedó mirándome, como un sereno y viejo árbol que ha soportado muchas tormentas,
    y al que la luz solar le proyectara la sombra sobre un renuevo que se estremeciera ante
    la brisa de la aurora.
    Pero Selma permanecía silenciosa. De vez en cuando, me miraba a mí, luego a
    su padre, como si estuviera leyendo al mismo tiempo el primero y el último capítulo
    del drama de la vida. El día transcurrió rápidamente en aquel jardín, y podía yo ver a
    través de la ventana el fantasmal beso amarillo del ocaso sobre las montañas del
    Líbano. Farris Efendi siguió relatando sus experiencias, y yo le escuchaba absorto, y
    había tanto entusiasmo en mí, que su tristeza se convirtió en alegría.
    Selma estaba sentada cerca de la ventana, mirándonos con sus tristes ojos y sin
    hablar, aunque la belleza tiene su propio lenguaje celestial, más misterioso que las
    voces de las lenguas y de los labios. Es un lenguaje misterioso, intemporal, común a
    toda la humanidad; un calmado lago que atrae a los riachuelos cantarines hacia su
    fondo, y los hace silenciosos.
    Sólo nuestros espíritus pueden comprender la belleza, o vivir y crecer con ella.
    Intriga a nuestras mentes; no podemos describirla con palabras; es una sensación que
    nuestros ojos no pueden ver, y que se deriva, tanto del que observa, como de quien
    es observado. La' verdadera belleza es un rayo que emana de lo más santo del
    espíritu, e ilumina el cuerpo, así como la vida surge desde la profundidad de la tierra,
    para dar color y aroma a una flor.
    La verdadera belleza reside en la concordancia espiritual que llamamos amor, y
    que puede existir entre un hombre y una mujer.
    ¿Acaso mi espíritu y el de Selma se tocaron aquel día en que nos conocimos, y
    aquel anhelo de llegar hasta ella hizo que la considerara la más hermosa mujer bajo el
    sol? ¿O acaso
    ¿Estaba yo intoxicado con el vino de la juventud, que me hacía imaginar lo que
    nunca existió?
    ¿Acaso mi juventud cegó mis ojos naturales y me hizo imaginar el brillo de sus
    ojos, la dulzura de su boca y la gracia de todo su cuerpo? ¿O acaso fueron ese brillo,
    esa gracia y esa dulzura, los que abrieron mis ojos y me mostraron la felicidad y la
    tristeza del amor?
    Difícil es dar respuesta a estas preguntas, pero puedo decir sinceramente que en
    aquella hora sentí una emoción que nunca había tenido; un nuevo cariño que se posaba
    calmadamente en mi corazón, como el espíritu que vagaba sobre las aguas en el
    momento de la creación del mundo, y también puedo decir que de ese cariño nacieron
    mi felicidad y mi tristeza. Así terminó la hora de mi primer encuentro con Selma, y así
    quiso el cielo libertarme de las cadenas de mi solitaria juventud, para permitirme
    caminar en la procesión del amor.
    El amor es la única libertad que existe en el mundo porque eleva tanto al
    espíritu, que las leyes de la humanidad y los fenómenos naturales no alteran su curso.
    Al levantarme de mi asiento para marcharme, Farris Efendi se acercó a mí y me
    dijo serenamente:
    -Ahora, hijo mío, ya conoces el camino a esta casa. Considérame tu padre y a Selma,
    como tu hermana. La miré como pidiéndole a ella que confirmara aquella declaración.
    La joven movió la cabeza en señal de asentimiento, y me miró como quien
    vuelve a ver a una persona que se conoce desde hace mucho.
    Aquellas palabras que pronunció Farris Efendi Karamy me colocaron al lado de su
    hija, en el altar del amor. Fueron palabras de un canto celestial que terminó tristemente,
    aunque había empezado en la más viva exaltación; elevaron nuestros espíritus al reino
    de la luz y de la trémula llama; fueron la copa de la que al mismo tiempo bebimos la
    felicidad y la amargura.
    Salí de aquella casa. El anciano me acompañó hasta el borde del jardín, mientras
    mi corazón se agitaba como los labios temerosos de un hombre sediento.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 18.11.23 10:49

    I V
    La antorcha blanca
    ·


    Acaba de terminar el mes de Nisán, y yo seguía visitando la casa de Farris
    Efendi, y seguía viendo a Selma en aquel hermoso jardín, contemplando su belleza,
    maravillándome de su inteligencia y oyendo los silentes pasos de la tristeza. Sentía que
    una mano invisible me llevaba hacia ella.
    En cada visita percibía un nuevo significado de su belleza, y una nueva intuición
    de su dulce espíritu, hasta que la joven llegó a ser como un libro cuyas páginas pude
    entender, y cuyos elogios podía yo cantar, pero que nunca podría terminar de leer. Una
    mujer a la que la Providencia ha dotado de belleza espiritual y corporal es una verdad,
    a la vez manifiesta y secreta, que sólo podemos comprender mediante el amor, y a la
    que sólo podemos tocar con la virtud; y cuando hacemos el intento de describir a tal
    mujer, su imagen se desvanece como la niebla.
    Selma Karamy poseía la belleza corporal y espiritual, pero, ¿cómo describirla a
    quien no la haya conocido? ¿Puede un hombre muerto recordar el canto de un ruiseñor,
    y la fragancia de una rosa, y el susurro de un arroyo? ¿Puede un prisionero cargado de
    pesadas cadenas seguir a la brisa de la aurora? ¿Acaso el orgullo me impide hacer la
    descripción de Selma sólo con palabras ya que no puedo pintarla con luminosos
    colores? El hombre hambriento en el desierto no se negará a comer pan duro, si el
    cielo no hace llover sobre él el maná y las codornices.
    En su blanco vestido de seda, Selma estaba esbelta como un rayo de luz de luna
    que pasara a través del cristal de la ventana. Caminaba graciosa y rítmicamente.
    Hablaba en voz baja y con dulces entonaciones; las palabras salían de sus labios como
    gotas de rocío que cayeran de los pétalos de las flores, al agitarlas el viento.
    Pero, ¡qué decir del rostro de Selma! Ninguna palabra podría describir su expresión,
    que reflejaba, ora gran sufrimiento interno, ora exaltación celestial.
    La belleza del rostro de Selma no era clásica; era como un sueño de revelación
    que no se puede medir ni circundar, ni copiar con el pincel de un pintor, ni con el
    cincel de un escultor. La belleza de Selma no residía propiamente en sus cabellos de
    oro, sino en la virtud y en la pureza que los rodeaban; no en sus labios, sino en la
    dulzura de sus palabras; no en su cuello de marfil, sino en el suave arco de su frente.
    Tampoco residía su belleza en la línea perfecta de su cuerpo, sino en la nobleza de su
    espíritu, que ardía como una blanca antorcha entre la tierra y el cielo. Su belleza era
    como el don de la poesía. Pero los poetas son personas desventuradas, pues, por más
    alto que se eleven sus espíritus, siempre estarán envueltos en una atmósfera de
    lágrimas.
    Selma era muy pensativa, más que parlanchina, y su silencio era como una
    música que lo llevaba a uno a un mundo de sueños y que lo hacía escucharlos latidos
    del propio corazón, y ver los fantasmas de los propios pensamientos y sentimientos al
    lado de uno, como si nos miraran a los ojos.
    Selma tenía un aura de profunda tristeza que la acompañó toda su vida y que
    acentuaba su extraña belleza y su dignidad, como un árbol en flor que nos parece más
    bello cuando lo vemos envuelto en la niebla del alba.
    La tristeza fue un lazo de unión para su espíritu y para el mío, como si viéramos
    en el rostro del otro lo que el corazón sentía, y como si oyéramos al mismo tiempo el
    eco de una voz oculta. Dios había creado dos cuerpos en uno, y la separación no
    podría ser sino una cruel agonía.
    Los espíritus melancólicos reposan al reunirse con otros espíritus afines. Se unen
    afectuosamente, como un extranjero al ver a un compatriota suyo en tierras lejanas. Los
    corazones que se unen por la tristeza no serán separados por la gloria de la felicidad.
    El amor que se purifica con lágrimas seguirá siendo eternamente puro y hermoso.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 19.11.23 19:29

    V
    ·
    L a T E M P E S T A D
    ·
    Un día, Farris Efendi me invitó a cenar en su casa. Acepté, y mi espíritu,
    hambriento del divino pan que el Cielo había puesto en las manos de Selma, estaba
    hambriento, sobre todo, de ese pan espiritual que da más hambre a nuestros corazones
    mientras más comemos de él. Era ese pan que Kais, el poeta árabe, Dante y Safo
    probaron, y que incendió sus corazones; el pan que la Diosa prepara con la dulzura de
    los besos y la amargura de las lágrimas.
    Al llegar a la casa de Farris Efendi vi a Selma sentada en un banco del jardín,
    descansando la cabeza en el tronco de un árbol, y con el aspecto de una novia ataviada
    con su blanco vestido de seda, o como un centinela que custodiara aquellos parajes.
    Silenciosa y reverentemente me acerqué a ella, y me senté a su lado. No podía
    yo hablar, así que recurrí al silencio, único lenguaje del corazón, pero sentí que Selma
    estaba escuchando mi mensaje sin palabras, y que observaba el fantasma de mi alma en
    mis ojos.
    Al cabo de unos minutos, el anciano salió de la casa y me saludó, con la
    cordialidad de siempre. Al extender la mano hacia mí, sentí como si estuviera
    bendiciendo los secretos que nos unían a mí y a su hija.
    -La cena está servida, hijos míos -dijo el anciano-; entremos a comer.
    Nos levantamos de nuestros asientos y lo seguimos; había ojos de Selma
    brillaban, pues un nuevo sentimiento se había añadido a su amor, al oír que su padre
    nos decía "hijos míos".
    Nos sentamos a la mesa y disfrutamos de la buena comida y del vino añejo,
    pero nuestras almas estaban viviendo en un mundo muy lejano; éramos tres personas
    inocentes, que sentían mucho y sabían poco; se estaba desarrollando un drama entre un
    anciano que amaba a su hija y quería su felicidad, una joven de veinte años que miraba
    hacia el futuro con ansiedad, y un joven que soñaba y se preocupaba, y que aún no
    probaba el vino de la vida, ni su vinagre, y que trataba de llegar hasta la altura del
    amor y del conocimiento, pero que era incapaz de alzarse a sí mismo. Allí estábamos
    los tres, sentados a la luz del crepúsculo, comiendo y bebiendo en aquella casa
    solitaria, custodiada por los ojos de Dios, pero en los fondos de nuestras copas se
    ocultaban la amargura y la angustia.
    Al término de la cena, una de las criadas anunció la presencia de un hombre en
    la puerta que deseaba ver a Farris Efendi.
    -¿Quién es? -preguntó el anciano.
    -El mensajero del obispo -dijo la criada. Hubo un momento de silencio, durante el cual
    Farris Efendi miró a su hija, como un profeta que consultara el firmamento para adivinar
    su secreto. Luego, dijo:
    -Que entre.
    Poco después, un hombre, en uniforme oriental, y que llevaba un gran bigote
    retorcido en las puntas, entró al aposento, y saludó al anciano con estas palabras:
    -Su Ilustrísima, el obispo, le ha enviado a usted su carruaje particular; desea tratar
    asuntos importantes con usted.
    El rostro del anciano se ensombreció, y su sonrisa se borró. Tras un momento de
    honda reflexión, se acercó a mí, y me dijo en tono amistoso:


    cont.
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 19.11.23 19:31

    ***
    -Espero encontrarte aquí cuando vuelva, pues Selma disfrutará de tu compañía en este
    lugar solitario.
    Y diciendo esto, se volvió hacia Selma, y al tiempo que sonreía le preguntó a la
    muchacha si estaba de acuerdo. La joven asintió con la cabeza, pero sus mejillas se
    tornaron rojas, y, con voz más dulce que la música de la lira, dijo:
    -Padre, haré lo posible para que nuestro huésped esté contento.
    Selma observó el carruaje que llevaba a su padre a casa del obispo, hasta que
    desapareció de nuestra vista. Luego, se sentó frente a mí en un diván forrado de seda
    verde. Parecía un lirio doblado hacia la alfombra de verde césped por la brisa de la
    aurora. Fue voluntad del Cielo que aquella noche estuviera yo a solas con Selma, en su
    hermosa casa rodeada de árboles, donde el silencio, el amor, la belleza y la virtud,
    moraban juntos.
    Ambos guardábamos silencio, esperando que el otro hablara, pero no es el
    lenguaje hablado el único medio de comprensión entre dos almas. No son las sílabas
    que salen de los labios y de las lenguas las que unen a los corazones.
    Hay algo más alto y puro de cuanto la boca puede pronunciar. El silencio
    ilumina nuestras almas, susurra en nuestros corazones, y los une. El silencio que separa
    de nosotros mismos, nos hace viajar como en un velero por el firmamento del espíritu,
    y nos acerca al Cielo; nos hace sentir que los cuerpos no son más que prisiones, y que
    este mundo es sólo un lugar de exilio transitorio.
    Selma me miró, y sus ojos reflejaban el secreto de su corazón. Luego, me dijo,
    en voz alta:
    -Vayamos al jardín, sentémonos bajo los árboles y contemplemos la luna saliendo de las
    montañas. Obedecí, y me levanté de mi asiento, pero vacilé.
    -¿No crees que es mejor permanecer aquí, y esperar a que la luna esté alta e ilumine
    el jardín? -le dije, y añadí-: La oscuridad oculta los árboles y las flores. No podremos
    ver nada.
    -Si la oscuridad oculta los árboles y las flores a nuestros ojos, no podrá ocultar el amor
    a nuestros corazones -contestó ella.
    Y al pronunciar estas palabras en un extraño tono de voz, Selma volvió la mirada
    hacia la ventana. Guardé silencio, pesando cada palabra de mi amada y saboreando el
    significado de cada sílaba. Luego, me miró como si lamentara lo que acababa de
    confesarme, y trató de alejar esas palabras de mi oído con la magia de sus ojos. Pero
    aquellos ojos, en vez de hacerme olvidar lo que la joven acababa de expresar,
    repitieron en la profundidad de mi ser, más clara y eficazmente, las dulces palabras que
    ya se habían grabado en mi memoria, para toda la eternidad.
    Cada belleza y cada grandeza de este mundo es creada por una sola emoción, y
    por un solo pensamiento en el interior del hombre. Cada cosa que vemos hoy, realizada
    por pasadas generaciones, fue, antes de adquirir su apariencia, antes de aparecer, un
    solo pensamiento en la mente de un hombre, o un solo impulso en el corazón de una
    mujer. Las revoluciones que han, derramado tanta sangre, y que han transformado las
    mentes humanas para orientarlas hacia la libertad, fueron una idea de un hombre, que
    vivió entre miles de hombres. Las devastadoras guerras que han destruido imperios
    fueron un pensamiento que existió en la mente de- un individuo.






    cont.
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 19.11.23 19:32

    ***
    Las supremas
    enseñanzas que han cambiado el destino de la humanidad fueron inicialmente las ideas
    de un hombre, cuyo genio lo distinguió de su medio. Un solo pensamiento hizo que se
    construyeran las Pirámides, un solo pensamiento fundó la gloria del Islam, y un solo
    pensamiento causó el incendio de la biblioteca de Alejandría.
    Un solo pensamiento acudirá en la noche a la mente del hombre, y ese
    pensamiento puede elevarlo hasta la gloria, o reducirlo al asilo para locos. Una sola
    mirada de mujer puede hacer del hombre el más feliz del mundo. Una sola palabra de
    un hombre puede hacernos ricos o pobres.
    La palabra que pronunció Selma aquella noche me suspendió entre mi pasado y
    mi futuro, como un barco anclado en medio del océano,. Aquella palabra despertó a mi
    ser del letargo de la juventud, del sueño de la soledad y me lanzó al escenario de la
    vida, en que la vida y la muerte representan sus respectivos papeles.
    El aroma de las flores se mezclaba con la brisa cuando salimos al jardín y nos
    sentamos silenciosamente en un banco, cerca de un arbusto de jazmín a escuchar la
    respiración de la Naturaleza durmiente, mientras en el azul del cielo los ojos de lo
    inefable presenciaban nuestro drama.
    La luna salió desde el monte Sunín y alumbró las costas, las colinas y las
    montañas. Y podíamos ver las aldeas desparramadas por el valle como apariciones que
    de pronto surgieran ante algún conjuro de la nada. Podíamos contemplar la belleza de
    todo el Líbano bajo los plateados rayos de la luna. Los poetas occidentales piensan en
    el Líbano cono en un sitio legendario, olvidado, puesto que por allí pasaron David,
    Salomón, y los profetas;.como el jardín del Edén, perdido tras la caída de Adán y Eva.
    Para estos poetas occidentales, la palabra Líbano es una poética expresión, que asocian
    a la montaña cuyas laderas están perfumadas por el incienso de los Cedros Sagrados.
    Les recuerdan los templos de cobre y mármol, erectos, firmes e impenetrables, y los
    rebaños de ciervos pastando en los verdes valles. Aquella noche, yo mismo vi al Líbano
    de ensueño, con los ojos de un poeta.
    Así cambia la apariencia de las cosas según las emociones, y así vemos la magia
    y la belleza en las cosas, pero lo que sucede es que la belleza y la magia están
    realmente en nosotros mismos.
    Mientras los rayos de la luna brillaban en el rostro, en el cuello y en los brazos
    de Selma, parecía una estatua de marfil, esculpida por los dedos de algún adorador de
    Ishtar, la diosa de la belleza y del amor. Y, mirándome, mi amada me dijo
    -¿Por qué callas? ¿Por qué no me cuentas algo de tu pasado?
    Al mirarla, mi mutismo desapareció, y mis labios se abrieron.
    -¿No oíste lo que te dije al encaminarnos a este huerto? El espíritu que oye el susurro
    de las flores y el canto del silencio, también puede oír el estremecimiento de mi alma,
    y el clamor de mi corazón.
    Selma ocultó el rostro en las manos, y me dijo, con voz vacilante:
    -Si, te oí: oí una voz que venía del seno de la noche, y un clamor surgiendo del
    corazón del día.
    Y olvidando mi pasado, mi existencia misma, todo lo que no fuera Selma, le repliqué:
    -Y yo también te oí, Selma. Oí una música regocijante que vibraba en el aire, y que
    hizo que todo el universo se estremeciera.
    Al oír estas palabras, mi amada cerró los ojos, y en sus labios vi una sonrisa de
    placer, mezclada con tristeza. -Ahora sé que hay algo más alto que el cielo, y más
    hondo que el océano, y más extraño que la vida, la muerte y el tiempo. Ahora sé lo
    que no sabía antes de conocerte... -me susurró suavemente.



    cont.
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 19.11.23 19:33

    ***

    En aquel momento, Selma llegó a ser para mí una persona más querida que una
    18 De 525 - 22 de febrero de 2006 - Obras de GIBRÁN KHALIL GIBRÁN - Recopilación
    amiga, más íntima que una hermana y más adorable que una novia. Llegó a ser un
    pensamiento supremo; una emoción incontrolable; un hermoso sueño que vivía en mi
    espíritu.
    Nos equivocamos al pensar que el amor nace de una larga camaradería y de
    perseverante enamoramiento. El amor es el renuevo y el vástago de la afinidad
    espiritual, y a menos que se cree esa afinidad en un momento dado, no se creará en
    años, ni en generaciones.
    Luego, Selma alzó la cabeza y miró al horizonte, en el que el monte Sunín se
    encuentra con el cielo.
    -Ayer eras como un hermano para mí -dijo- con el que me sentaba calmadamente a
    charlar, bajo los cuidados de mi padre. Ahora siento la presencia de algo más
    misterioso y dulce que el cariño a un hermano: un sentimiento de naciente amor que
    no había conocido, y un temor que al mismo tiempo embarga a mi corazón de tristeza
    y felicidad.
    -Esta emoción que nos llena de temor y que nos estremece cuando traspasa nuestros
    corazones es la ley de la Naturaleza -respondí- que guía a la Luna alrededor de la
    Tierra, y al Sol alrededor de Dios.
    Enseguida mi amada me puso una mano en la cabeza y me acarició el pelo. Su
    rostro brillaba, y caían lágrimas de sus ojos, como gotas de roció en los pétalos de un
    lirio.
    -¿Quién creerá nuestra historia? -me dijo-. ¿Quién creerá que en estas horas hemos
    franqueado los obstáculos de la duda? ¿Quién creerá que el mes de Nisán, que nos
    unió, es el mes que nos detuvo en el recinto más santo de la Vida? Su mano estaba
    todavía en mi cabeza mientras decía esto, y no habría cambiado esa mano por una
    corona real, ni por una guirnalda de gloria; nada me parecía más valioso y amable que
    aquella hermosa y suave mano, cuyos dedos jugueteaban con mi pelo.
    -La gente no creerá nuestra historia -le dije-, porque no sabe que el amor es la única
    flor que crece y florece sin el concurso de las estaciones; pero ¿fue realmente el mes
    de Nisán, que nos reunió, y es esta hora la que nos ha suspendido en el recinto más
    santo de la Vida? ¿No es la mano de Dios la que nos acercó, y la que hizo que
    seamos prisioneros uno del otro, hasta que terminen nuestros días y todas nuestras
    noches? La vida del hombre no empieza en el seno materno, y nunca termina con la
    muerte, en la tumba; y este firmamento, lleno de luz de luna y de estrellas, no está
    ayuno de almas que se aman, ni de espíritus intuitivos.


    cont.
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 19.11.23 19:34

    ***

    Al retirar Selma la mano de mi pelo, sentí una vibración eléctrica en las raíces
    de los cabellos, y la sensación se mezcló a la suave caricia de la brisa nocturna. Y como
    un devoto que recibe la bendición divina al besar el altar, en su santuario, tomé la
    mano de Selma, y mis ardientes labios depositaron un largo beso en ella, y aún ahora
    el recuerdo de aquel beso funde mi corazón y su dulzura me extasía.
    Transcurrió así una hora, y cada minuto de ella fue un año de amor. El silencio
    de la noche, la luz de la luna, las flores y los árboles nos hicieron olvidar toda la
    realidad que no fuera el amor, cuando, de pronto, oímos el galope de unos caballos y
    el chirrido de las ruedas de un carruaje. Despertados de nuestro placentero
    arrobamiento, y vueltos bruscamente del mundo de los sueños al mundo de la
    perplejidad y de las penas, nos dimos cuenta que el anciano había regresado de su
    visita. Nos levantamos de nuestros asientos, y caminamos por el huerto, para salir a su
    encuentro.
    Al llegar al carruaje a la entrada del jardín, Farris Efendi bajó de él, y caminó
    19 De 525 - 22 de febrero de 2006 - Obras de GIBRÁN KHALIL GIBRÁN - Recopilación
    lentamente hacia nosotros, con la cabeza inclinada hacia adelante, como si estuviera
    llevando una pesada carga. Se acercó a Selma, le colocó las manos en los hombros, y
    la miró profundamente. Las lágrimas corrían por el arrugado rostro del anciano, y sus
    labios temblaban con forzada sonrisa triste. Con voz quebrada por la emoción, le dijo
    -Amada Selma, hija mía, muy pronto, te alejarán de los brazos de tu padre, para que
    vayas a los brazos de otro hombre. Muy pronto el Destino te arrancará de esta solitaria
    casa, y te llevará al espacioso mundo, y este jardín perderá la presión de tus pasos, y
    tu padre será un extraño para ti. Ya está decidido. ¡Que Dios te bendiga!
    Al oír estas palabras, el rostro de Selma se ensombreció, y sus ojos se helaron,
    como si hubiera sentido una premonición de la muerte. Luego, lanzó un grito, como un
    ave a la que se abate un tiro, y con visible dolor, temblando, dijo, con voz quebrada:
    -¿Qué dices? ¿Qué quieres decir? ¿Adónde me vas a enviar? -Luego, miró a su padre
    como tratando de descifrar su secreto. Un momento después, dijo: - Comprendo. Lo
    comprendo todo. El obispo te ha pedido mi mano, y ha preparado una jaula para este
    pajarillo de alas rotas. ¿Es ese tu deseo, padre?
    La respuesta del anciano fue un profundo suspiro. Condujo a Selma al interior de
    la casa, con ternura, y mientras, yo permanecía de pie en el jardín, sintiendo que la
    perplejidad me invadía en oleadas, como una tempestad sobre las hojas de otoño.
    Luego, los seguí hasta la sala, y para evitar una escena molesta, estreché la
    mano del anciano, dirigí una larga mirada a Selma, mi hermosa estrella, y salí de la
    casa.












    cont.
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 19.11.23 19:34

    ***

    Cuando iba yo llegando al extremo del jardín, oí la voz del anciano que me
    llamaba y me volví para ir a su encuentro. Me tomó de la mano y se disculpó.
    -Perdóname, hijo mío. Te he echado a perder la noche con mis lágrimas, pero por favor
    ven a verme cuando mi casa esté vacía, y me encuentre yo solo y desesperado. La
    juventud, mi querido hijo, no armoniza con la noche; pero tú tendrás la bondad de
    venir a verme y de recordarme aquellos días de mi juventud compartidos con tu padre,
    y me darás las noticias que haya en la vida la cual ya no me contará entre sus hijos.
    ¿Vendrás a visitarme cuando Selma se vaya y me quede aquí completamente solo?
    Mientras el anciano pronunciaba estas tristes palabras, estreché su mano
    silenciosamente y sentí que unas lágrimas tibias caían de sus ojos hasta mi mano.
    Temblando- de tristeza y de afecto filial, salí de aquella casa con el corazón inundado
    de pena. Pero antes de salir alcé el rostro, y él vio lágrimas en mis ojos; se inclinó
    hacia mí, me dio un beso en la frente.
    - ¡Adiós, hijo mío! ¡Adiós! -me dijo.
    Las lágrimas de un anciano son más potentes que las de un joven, porque
    constituyen el residuo de la vida en un cuerpo que se va debilitando. Las lágrimas de
    un joven son como una gota de rocío en el pétalo de una rosa-, mientras que las de
    un anciano son como una hoja amarillenta que cae al embate del viento cuando se
    aproxima el invierno.
    Cuando salí de la casi de Farris Efendi Karamy, la voz de Selma aún vibraba en
    mis oídos; su belleza me seguía como un espectro y las lágrimas de su padre se iban
    secando en mi mano.
    Mi vida fue como la salida de Adán del Paraíso, pero la Eva de mi corazón no
    estaba conmigo para hacer del mundo entero un Edén. Aquella noche, en que había yo
    nacido por segunda vez, sentí también que había visto el rostro de la muerte por vez
    primera.
    Así, el sol puede dar la vida y matar poco después, con su calor, los sembrados
    campos.


    FIN
    cont.
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    %20Obras%20Completas%20[pdf].pdf


    20


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 20.11.23 9:46

    V I
    ·
    El lago de fuego
    ·
    Todo lo que hace el hombre secretamente en la oscuridad de la noche será
    revelado claramente a la luz del día. Las palabras que se pronuncian en privado se
    convertirán inesperada mente en conversación común. Los actos que hoy escondemos
    en los rincones de nuestra casa mañana serán pregonados en cada calle.
    Así los fantasmas de la oscuridad revelaron el propósito de la entrevista del
    obispo Bulos Galib con Farris Efendi Karamy, y la conversación que sostuvieron fue
    repitiéndose por todo el vecindario, hasta que llegó a mis oídos.
    La discusión que tuvo lugar aquella noche entre el obispo Bulos Galib y Farris
    Efendi no fue acerca de los problemas de los pobres, de las viudas y de los huérfanos.
    El propósito principal de mandar llamar a Farris Efendi y de llevarlo en el coche del
    obispo fue pedir la mano de Selma para el sobrino del obispo, Mansour Bey Galib.
    Selma era la única hija del acaudalado Farris Efendi, y la elección del obispo
    recayó en Selma, no por su belleza y su noble espíritu, sino por el dinero de su padre,
    que garantizaba a Mansour Bey una gran fortuna y haría de él un hombre importante.
    Los jefes religiosos del cercano Oriente no se conformaban con su propia
    opulencia, sino que tratan de que todos los miembros de sus familias tengan posiciones
    de dominio y formen parte de la clase opresora. La gloria de un príncipe se transmite
    por herencia a su primogénito, pero la exaltación de un jefe religioso debe ser como
    un contagio entre sus hermanos y sobrinos. Así, los obispos cristianos, los imanes
    mahometanos y los sacerdotes brahmanes se convierten en pulpos que atrapan a sus
    presas con muchos tentáculos, y succionan su sangre con muchas bocas.
    Cuando el obispo pidió la mano de Selma para su sobrino, la única respuesta
    que recibió del anciano fue un profundo silencio, y amargas lágrimas, pues le dolía
    perder a su hija única. El alma de cualquier hombre tiembla cuando se lo separa de su
    hija única, a la que ha criado amorosamente y que ya se ha convertido en joven
    hermosa.
    La tristeza de los padres cuando se casa una hija es igual a su felicidad cuando
    se casa un hijo, porque un hijo aporta a la familia un nuevo miembro, mientras que una
    hija, al casarse se aleja de la familia.
    Farris Efendi tuvo que plegarse a la petición del obispo, aunque con renuncia,
    porque Farris Efendi sabía muy bien que el sobrino del obispo era un hombre peligroso,
    lleno de odio, malvado y corrompido.
    En el Líbano, ningún cristiano puede oponerse a la voluntad de su obispo sin
    perder su buena fama. Ningún hombre puede desobedecer a su jefe religioso sin perder
    su buena reputación. El ojo no podría resistirse a la amenaza de una lanza sin recibir
    cruel herida, y la mano que empuñara la espada contra el jefe espiritual sería arrancada
    del brazo.
    Supongamos que Farris Efendi se hubiera opuesto a la voluntad del obispo y que
    no hubiera obedecido a su deseo; la reputación de Selma se habría enlodado y su
    nombre habría corrido de boca en boca, irreparablemente sucio. Porque, para la zorra,
    los racimos de uvas que están demasiado altos están verdes y no son apetecibles.



    cont.
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 20.11.23 9:47

    ***


    De esta manera, el destino hizo presa de Selma y la condujo, como a una
    humillada esclava, a la numerosa procesión de las sufridas mujeres orientales, y así cayó
    ese noble espíritu en la trampa, después de haber volado libremente con las blancas
    alas del amor, bajo un cielo nimbado de luz de luna y aromatizado con la esencia de
    las flores.
    En algunos países, la riqueza de los padres es una fuente de sufrimientos para
    los hijos. El fuerte y pesado cofre que el padre y la madre han utilizado como garantía
    de seguridad y de riqueza llega a ser una estrecha y oscura prisión para las almas de
    sus herederos. El todopoderoso Dinar, la moneda a la que la gente rinde culto, llega a
    ser un demonio que castiga el espíritu y aniquila a los corazones. Selma Karamy fue
    una de esas víctimas de la riqueza de sus padres y de la voracidad de su prometido.
    Si no hubiera sido por la riqueza de su padre, Selma viviría aún, sana y feliz.
    Transcurrió una semana. El amor de Selma era mi único pensamiento, que por la
    noche me cantaba canciones, y que me despertaba al alba para revelarme el misterio
    de la vida y los secretos de la Naturaleza. Un amor como el que yo le tenía a Selma
    es un amor celestial, desprovisto de celos, rico, y que nunca hace daño al espíritu. Es
    una profunda afinidad que sumerge al alma en una fuente de alegría; es un gran
    hambre de afecto y ternura que, cuando se satisface, llena el alma de bondad y
    riqueza; es una ternura que crea esperanza sin agitar el alma, transformando la tierra en
    paraíso y la vida en un dulce y hermoso sueño. Por las mañanas, cuando caminaba yo
    por los campos, veía un signo de la Eternidad en el despertar de la Naturaleza, y al
    sentarme en la playa escuchaba yo las olas, entonando el cántico de la Eternidad. Y al
    caminar por las calles veía la belleza de la vida y el esplendor de la humanidad, en la
    apariencia de los transeúntes y en los movimientos de los trabajadores.
    Aquellos días pasaron como fantasmas y desaparecieron como nubes, y pronto
    no dejarían en mí sino tristes recuerdos. Los ojos con los que solía yo mirar la belleza
    de la primavera y el despertar de la Naturaleza ya no podían ver sino la furia de la
    tempestad y la miseria del invierno. Mis oídos, que antes oían con agrado el canto de
    las olas, ya sólo oían el ulular del viento y el embate del mar contra los acantilados. El
    alma que antes observaba feliz el vigor incansable de la humanidad y la gloria del
    Universo, sentía la tortura del conocimiento de su decepción y frustración. Nada había
    sido más hermoso que aquellos días de amor, y nada era más amargo que aquellas
    horribles noches de tristeza.
    Un fin de semana, no pudiendo ya contenerme, me dirigí una vez más a la casa
    de Selma, al santuario que la Belleza había erigido y que el Amor había colmado de
    bendiciones, en la que el espíritu podía rendir culto y el corazón podía arrodillarse
    humildemente, y orar. Al entrar nuevamente en el jardín, sentí que un poder ignoto me
    sacaba de este mundo y me colocaba en una esfera sobrenatural, liberada de la lucha y
    de las penalidades. Como un místico que recibiera una revelación celestial, me vi a mí
    mismo entre los- árboles y las flores, y al aproximarme a la casa vi a Selma sentada en
    un banco a la sombra del jazmín, donde habíamos estado juntos hacía una semana,
    aquella noche que la Providencia había elegido para que nacieran al unísono mi
    felicidad y mi tristeza.






    cont.
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71661
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Maria Lua 20.11.23 9:48

    ***

    Mi amada no hizo ningún movimiento, ni habló, al acercarme a ella. Parecía
    saber intuitivamente que iba yo a llegar y al sentarme a su lado, me miró un momento
    y exhaló un profundo suspiro; luego, volvió la cabeza y miró hacia el cielo. Y, al cabo
    de un momento lleno de mágico silencio, se volvió hacia mí y, temblando, tomó mi
    mano en las suyas, y me dijo con desmayada voz:
    -Mírame, amigo mío: examina mi rostro y lee en él lo que quieres saber y lo que no
    puedo decirte. Mírame, amado mío: mírame, hermano mío.
    La miré atentamente y vi que aquellos ojos que días antes habían sonreído como
    labios felices, y que habían aleteado comes un ruiseñor, estaban hundidos y helados con
    la tristeza y el dolor. Su rostro, que había sido como un lirio que abriera sus pétalos
    bajo la caricia del sol, se había marchitado y no mostraba ningún color. Sus dulces
    labios eran como dos rosas anémicas que el otoño ha dejado en sus tallos. Su cuello,
    que había sido una columna de marfil, se inclinaba hacia adelante, como si ya no
    pudiese soportar la carga del dolor que albergaba su cabeza.
    Observé todos estos cambios en el rostro de Selma, pero para mí eran como
    una nube pasajera que cubre el rostro de la luna y la hace más bella. Una mirada que
    revela un dolor interno añade más belleza al rostro, por más tragedia y dolor que
    refleje; en cambio, el rostro que silencioso no exterioriza ocultos misterios, no es
    hermoso, por más simétricas que sean sus facciones. La copa no atrae a nuestros labios,
    a menos que veamos el color del vino a través del cristal transparente.
    Aquella tarde, Selma era como una copa rebosante de vino celestial, especiado
    con lo amargo y lo dulce de la vida. Sin saberlo, mi amada simbolizaba a todas las
    mujeres orientales, que no abandonan el hogar de sus padres hasta que les echan al
    cuello el pesado yugo del esposo, y que no salen de los amantes brazos de sus madres
    hasta que van a vivir en calidad de esclavas a otro hogar, donde tienen que soportar
    los malos tratos de la suegra.
    Seguí mirando a Selma, y escuchando los gritos de su espíritu deprimido, y
    sufriendo junto con ella, hasta que sentí que el tiempo se había detenido, y que el
    universo había vuelto a la nada. Lo único que podía yo ver eran sus grandes ojos que
    me miraban fijamente, y lo único que podía sentir era su fría, temblorosa mano, que
    apretaba la mía.
    Salí de mi letargo al oír que Selma decía con voz queda:
    -Ven, amado mío; hablemos del horrible futuro antes de que llegue. Mi padre acaba de
    salir para ver al hombre que va a ser mi compañero hasta la muerte. Mi padre, al que
    Dios escogió como autor de mis días, se entrevistará con el hombre que el mundo ha
    elegido para que sea mi amo por el resto de mis días. En el corazón de esta ciudad,
    el anciano que me acompañó en mi juventud verá al hombre joven que será mi
    compañero en los años futuros. Esta noche, ambas familias fijarán la fecha del
    matrimonio. ¡Qué extraña e impresionante hora! La semana pasada, a esta misma hora,
    bajo este mismo jazmín, el Amor besó mi alma por vez primera, mientras el Destino
    estaba escribiendo la palabra decisiva de mi vida en la mansión del obispo. Y ahora,
    mientras mi padre y mi pretendiente están fijando el día de matrimonio, veo que tu
    espíritu vaga en torno a mí como un pájaro sediento, que aletea desesperado sobre un
    manantial, vigilado por una hambrienta serpiente. ¡Ah!, ¡cuán grande es esta noche, y
    cuán hondo es su misterio!





    cont.
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    Contenido patrocinado


    Khalil Gibran (1883-1931) - Página 15 Empty Re: Khalil Gibran (1883-1931)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: 21.07.24 8:26