Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1043127 mensajes en 47679 argumentos.

Tenemos 1574 miembros registrados

El último usuario registrado es Sabina Saulés

¿Quién está en línea?

En total hay 79 usuarios en línea: 4 Registrados, 0 Ocultos y 75 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Amalia Lateano, clara_fuente, Juan Martín, Simon Abadia


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» Rosa Lentini (1957-
Concha García (1956- EmptyHoy a las 13:08 por Pedro Casas Serra

» 2014-09-26 a 2014-11-26 SONETOS GRIEGOS: BAUCIS Y FILEMÓN
Concha García (1956- EmptyHoy a las 12:54 por Pedro Casas Serra

» NO A LA GUERRA 3
Concha García (1956- EmptyHoy a las 12:43 por Pascual Lopez Sanchez

» SE ESTA RUA FOSSE MINHA
Concha García (1956- EmptyHoy a las 08:53 por Maria Lua

» POESÍA SOCIAL XIX
Concha García (1956- EmptyHoy a las 07:56 por Pascual Lopez Sanchez

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
Concha García (1956- EmptyAyer a las 23:19 por Lluvia Abril

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Concha García (1956- EmptyAyer a las 23:13 por Lluvia Abril

» Bhagavad-gītā
Concha García (1956- EmptyAyer a las 21:39 por Maria Lua

» LA POESIA MÍSTICA DEL SUFISMO. LA CONFERENCIA DE LOS PÁJAROS.
Concha García (1956- EmptyAyer a las 21:38 por Maria Lua

» POESÍA ÁRABE
Concha García (1956- EmptyAyer a las 21:35 por Maria Lua

Mayo 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Concha García (1956- Empty

3 participantes

    Concha García (1956-

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45042
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Concha García (1956- Empty Concha García (1956-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 31 Mar 2024, 07:19

    .


    Concha García  poeta nacida en España (La Rambla, Córdoba, 1956). Premio Jaime Gil de Biedma1​ por su obra Ayer y calles y Premio de Poesía Barcarola por Ya nada es rito.2​ Licenciada en Filología hispánica Fundadora del Aula de Poesía de Barcelona y de la Asociación Mujeres y Letras.


    Biografía

    Concha García nació en La Rambla (Córdoba) en el año 1956. Ha residido en Barcelona la mayor parte de su vida (hasta el año 2021), actualmente vive en Córdoba.

    Ha coordinado encuentros de Mujeres Poetas "Diálogos entre dos orillas", en Buenos Aires (Argentina) y Montevideo (Uruguay) en colaboración con la Dirección General de Libro y Bibliotecas del Ministerio de Cultura de España y la Agencia Española de Cooperación Internacional.

    Ha sido invitada por diversas universidades: (La República, Uruguay), Universal Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (Comodoro Rivadavia, Argentina), Universidad Nacional de Río Negro (Viedma, Argentina), Universidad de Texas (Austin, EEUU), Pomona College (Claremont, California), Wake Forest University (Winston-Salem, Carolina del Norte, EEUU), Le Moyne College (Syracuse, N.Y. EEUU)

    Ha colaborado como crítica literaria en el suplemento cultural del diario Avui y también en ABC Cultural, Cuadernos del Sur del Diario de Córdoba. Colaboró en el suplemento cultural Aladar del Correo de Andalucía con sus crónicas de viajes. Sus trabajos sobre poesía se han publicado en revistas como Ínsula, Revista de la Universidad de México, Taifa, Zurgai y Cuadernos Hispanoamericanos. También ha codirigido la revista de literatura Ficciones.

    Es autora de numerosos libros de poemas, ensayos y diarios de viajes. La Diputación de Segovia, en colaboración con el Ayuntamiento de Segovia y la Editorial Visor le concedió el Premio Jaime Gil de Biedma (España) en 1995 por su obra Ayer y calles. Su obra ha aparecido en numerosas antologías dentro y fuera de España, ha sido traducida a diferentes idiomas.​

    Desde 2001, ha dado talleres de poesía y conferencias en la Patagonia Argentina y colaborado en la edición de poetas patagónicos en España. Ha traducido y editado a Ingeborg Bachmann.

    Es autora del documental poético "Entre dos orillas", junto a Barbara Mayer. En abril de 2011, Concha García y Barbara Meyer, emprenden un viaje por Uruguay y Argentina para realizar un documental sobre seis poetas de ambos países. Se entrevistaron a las poetas Circe Maia (Tacuarembó, Uruguay), Selva Casal (Montevideo, Uruguay), María del Carmen Colombo (Buenos Aires, Argentina), Diana Bellesi (El Tigre, Argentina), Graciela Cros (Bariloche, Sur de la Patagonia Argentina) y Nini Bernardelo (Isla de Tierra del Fuego, Patagonia Argentina).​

    Dirige la colección "La hora de la estrella" de la Editorial Cántico.

    (Sacado de https://es.wikipedia.org/wiki/Concha_Garc%C3%ADa_(poeta) )


    *


    Algunos poemas de Concha García, de su antología Si yo fuera otra, Diputación de Málaga, 2005.


    De Otra ley, Desdén y Pormenor:


    REVISANDO LOS ANAQUELES

    Se apoya hierática, como olvidando,
    después de haber endulzado la tarde
    con música. Quiere lavar la ropa,
    alcanzar los jerseys, tener un rito
    seguro al atardecer.
    Mira los anaqueles. Son feos. Es lo único
    que puede pensar, que le estorban
    tanto tiempo horizontales
    ¿cómo pueden no doblarse jamás?
    Recoge pedazos de telas
    y se marcha. Alguien que la buscaba
    ha dejado un aroma en su casa
    antes de cerrar la puerta. Piensa
    que nada es definitivo si se sigue creyendo
    y da un puntapié a la alfombra
    escupe en el suelo.



    UN NOCTURNO

    No ha roro las crines porque no le pesaban
    -una noche de junio excita a cualquiera-
    con un solo bramido se fue de la almohada.
    Deshizo los abalorios, tendió un pijama
    y regocijo de coches fueron sus pisadas
    largas como las autopistas
    que van de una ciudad a cualquier otra.
    Se olvidó dejar los regalos escondidos
    pasar desapercibida entre mis medallitas
    bajarme la temperatura. Esta fiebre me mata.
    Mientras sus huellas en el vaso las borra
    una vecina que tiende las bragas.



    PERDER

    Cuando todo termine, si termina,
    el reino de la duda volteará mis dedos
    y pensaré: he ahí el porvenir,
    -tomando boquerones en un bar-.
    No habrá más verdades porque
    son distintas, y si alguna cosa queda
    será que habré aprendido por fin
    a manejar el tenedor del pescado.



    ANOMALÍA

    No paseo. Ni ando. Voy a casa.
    Cayó del monedero el bono-bus
    y tengo cinco duros. Ni para
    cerveza me queda. Te amé
    escrupulosamente. Iba
    a charcuterías y te invitaba
    a cenar. Eso era una muestra
    evidente de mi ternura. No
    tengo nada. Nada.



    PRESENCIA

    Ha anochecido. Vivo gratificada en varias casas.
    lunas opuestas, distintos muebles, la misma dicha
    en el recorrido del ojo hasta mi vientre, vivo
    en varias latitudes con sillas y sofás, en aceiteras
    de distintas transparencias, en enormes encrucijadas
    donde reencontrarse es imposible y siempre acecha.
    Vivo tomada de la mano, tomada de la colilla,
    de la caída de la tarde muy tomada.
    Nocturna, pero atravesada. Vivo alta, esquiva
    apretando los labios en casa de mi amante.



    NUNCA HE SIDO FELIZ

    No he sido una celebridad en mi tiempo.
    Me dedico a los dados. Miro a la gente pasar.
    Un bar con mesas de mármol, más tristeza,
    es horrible este relato.
    Voy a morirme. No sé cuando, es obvio
    que me importa muy poco el reino del amor.
    Amarte han sido perchas en los armarios,
    me capacita el olvido, soy otra
    siempre. Dada la ventura de mi poquedad
    aprendiendo izamientos. Me gusta
    que me traiga el camarero cerveza. Estoy
    delgada y presumo de haber reinado. Sal de aquí.
    Vete.



    ESE OTRO DÍA

    Yo antes vivía en una vivienda abalconada.
    Luego viví en otra vivienda abalconada. Tuve tres.
    Tres viviendas. Los taxis no eran demasiado caros.
    Girarme para mirar otra calle no resultaba
    peculiar. En cada una de las tres viviendas
    tuve un amante y amé como nunca.
    Amé tanto que no podía soportar los balcones
    a solas, y tuve que recordar balcones, tuve
    que crear con balcones, tuve que cambiarme
    a otra vivienda sin balcones. Mi deseo
    ya no soporta viviendas abalconadas.
    Estoy sentada en una silla. Tengo enfrente
    el televisor. La miro. No la observo. La miro.



    LAS MESAS DETENIDAS

    No aconsejo hurgar tras la extraña tabla
    de la detención. Hay que ir más cerca
    morderse los labios por la botella
    o algo así. A lo lejos se ven pocas cosas
    y la sabiduría de lo cercano irrumpe
    cada ocho segundos en corazones predispuestos.
    La ley marca extrañas paradojas
    que se repiten en las palabras vertidas
    hacia dentro. Conozco la contrariedad
    que supone andar por una calle
    sin encontrar el edificio. Lo que se sueña
    no está inmerso en la escritura
    sino en el palabreo. Lo que se sabe
    ya una lo sospecha.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45042
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Concha García (1956- Empty Re: Concha García (1956-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 01 Abr 2024, 05:09

    .


    De Ayer y calles:


    SUSPICACIA

    Una vez concluido el día asegura el rito:
    dar la vuelta a la llave de la cerradura
    desabrocharse la falda, bostezar
    dirigirse al cuarto. Es todo por ahora.
    Se echa en la cama con la blusa puesta
    y palpa el otro lugar, huele a cuerpo,
    a un extraño amasijo de lejanos aromas
    que le inquietan. Un vecino abre el armario
    y ella lo escucha, cuchichea con su mujer
    algo referente a los hijos.
    Paseo los dedos entre las sábanas,
    y cuando se imagina el presente,
    no el pasado que también es voluble
    ni el futuro que se puede falsificar.
    Cuando se imagina el presente
    ve varias casas con ventanas encendidas
    en su oscuridad.



    TITUBEAR

    Después de sentarse sobre el único asiento libre
    del autobús. Después de sacar el diario,
    de guardar en el bolso el monedero
    mira por la ventanilla. O sería mejor
    decir que mira a través de la ventana,
    o acaso, sería mejor decir que quisiera
    que al mirar algo se revelase: una verdad
    un acontecimiento, una sensación.
    Pero agacha la cabeza. Recuerda la noche anterior,
    un sólo asiento vacío en el cine
    en primera fila. También miraba hacia la pantalla
    buscando algo revelador, una emoción,
    un rostro. Inquieta, comprime el diario
    y deja los ojos cerrados mientras aprieta
    con mucha fuerza los puños.




    De Cuántas llaves:


    YO SIENTO EN MIS PIERNAS...

    Yo siento en mis piernas, cuando
    me saco el pijama, cuando la ventana
    es un atributo de mi paisaje interior
    cómo vais y venís, cómo estáis
    en mi conciencia adormilada,
    atacando un pasado que sueño
    con mi chaqueta azul de pijama.
    Y mis piernas se van, se pasean
    por las afueras de mi tiempo,
    y me siento un pie con muchos dedos,
    una caja de música
    sin hijas. Con notas solas. Notas
    repetitivas y melodías que canto
    desde las uñas, desde los botones
    de mi pijama. ¡Ah! qué melodías
    cuando mis dedos se quedan solos
    y el viento de los sueños
    aleja el aire de las pesadillas. No sabe
    nadie. Nadie lo sabe. Me devoraron
    cuando era más joven en la piel.
    Con los años mi sentimiento de madre
    cambia de personalidad, se orea
    una vieja imagen que me lleva
    a mí misma. A la que soy
    hecha de dedos.



    LA CUALIDAD DE BRILLAR

    Veces que la felicidad supone amalgamas.
    Las rarezas salen de la boca, pero por dentro
    el discurso original se construye con dialectos.
    Palabras de aquí y allá. Los cuerpos
    parecen significar con realeza pero tampoco
    dicen nada. Dice el no decir,
    el silencio que se proyecta en las sombras,
    dice algo el anuncio de una cena inmediata,
    dice todo que no tengas apetito. Decir.
    Dice la velocidad, dicta su discurso una pausa.
    Hasta la voluntad de vivir dice algo
    de la voluntad de desasirse. Dice: perder.
    De pronto una fachada imaginada en pesadillas
    se convierte en un sueño. La puerta de madera
    golpeada por un siglo de viento. La herradura
    alberga óxido. En la parte superior
    una tachuela incrustada, es un volumen
    que anuló su cualidad de brillar.
    Lo que brillaba ayer y lo que brilla mañana
    produce un resplandor escalofriante
    de bajar escaleras de metro, de bajar
    laderas de pueblos, de bajar hasta la ignorada
    cascada de letras que dicen sí a todo:
    sí al amanecer, sí al anochecer,
    sí a un intervalo para deshacer una cama.



    INSATISFACCIÓN PRECOZ

    Avanzábamos serpenteando entre las curvas,
    ella se sentó al lado del conductor
    y supuso que estaba mal peinada,
    pero qué importa. Un marido enfermo
    y una casa en la pendiente son razones
    para que el cabello sea lo de menos.
    Se hincó la tarde en el retrovisor.
    Vi una juventud pasada convertida en pelo
    y me desasosegó la imagen. ¿He nacido
    para cuidar enfermos? Primero fue mi padre.

    Sonó la iglesia de lejos, un eco de campanas
    impidió que oyese el final del monólogo
    aunque era fácil imaginar una turbación
    tan inquietante. Las evidencias de la realidad
    son motas de polvo en sueños, cuando
    se retrocede. Tiene que operarse y no quiere,
    ¿he de ser también yo quien se lo diga?
    ¡Ah, los hombres!
    Yo me arrinconé
    en el asiento porque reconocía ese dolor
    que transita desde lo hondo, y me dije:
    ¡Ah, las mujeres! Aparcamos frente a su casa
    y vi un balcón que me produjo derrumbe
    porque yo no deseaba vivir allí. La tarde
    era una tarde de octubre, yo no deseaba,
    ni siquiera deseaba que fuese octubre.



    ESTO ESTÁ MUERTO

    Ha sonado alrededor de los aconteceres
    una silueta que no estaba prevista
    pero que existía. Tiene sombra.
    Se cubre de tus órganos principales
    y elabora un porvenir onírico
    forjado en el centro de tu alma.
    Pero a eso que tú llamas alma,
    llámalo fumar un poco más, detenerse
    en más bares.



    VISIÓN

    Nada es más molesto que oír el agua de un grifo
    en una noche de insomnio. Salen salamandras
    de las rendijas de las cloacas y el resto de la espuma
    de quien se cepilló los dientes se mezcla en el agua
    de una cañería. El agua de los conductos de toda una ciudad,
    con restos de saliva se va al mar esta noche.
    Vivo cerca de la desembocadura, sé que ayer
    estuviste aqui y me asomo a la ventana
    imaginándome el agua con la que te enjuagaste
    en una ola.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45042
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Concha García (1956- Empty Re: Concha García (1956-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 01 Abr 2024, 10:39

    .


    De Árboles que ya florecerán:


    LO SIENTO...

    Lo siento,
    entorpecí los pasos. Lo siento.
    No quiero rendir cuentas,
    ni vestirme de oscuro.
    Huelo a ti.
    Almas que se invitan a cerveza
    y coros que no saben qué hacer
    con su saliva. Te amo a ti.
    Lo dije desayunando,
    pero qué importa
    si a ellos les interesa solo
    un breve paseo, aunque no lo detecté
    eso es todo. Ahora una gabardina
    o dos. La otra es tuya. Mi amor.
    Los labios se ensanchan, son de carne
    Y el mármol petrifica mi soledad,
    qué asco, qué terrible el museo
    de lo no vivo o lo que murió.
    Qué asco.
    Mi yo bebe
    de la paradoja donde reinan
    mudos entendimientos. Aquel pintor
    se suicidó y ocho poetas también
    pero hay mujeres que
    taconean solas.



    UNA CARA TENSA REFLEJA LA IMAGEN PEOR...

    Una cara tensa refleja la imagen peor
    cuando me levanto y el cuerpo
    no da la medida. Es cuando
    un asco se generaliza. Si yo fuese otra.
    Mi rostro no se velaría ante nada.
    Los pasos que has dado
    no forman caminos sólo se hunden
    son huellas solas. Me lo dices:
    encontraría soluciones si me pareciese
    un encanto mirarme y lo peor
    es que no me gusto. Esta carga
    se le nota a mis ojos, derramo
    un desamparo ancestral, mi cuerpo
    de longitudes espesas no quiere manos,
    si el deseo fuese no ser yo...
    Buscamos donde mirarnos, el reflejo
    es continuado por una canción y qué solos
    al abrir el piso.



    TE QUIERO, PERO DESEO MÁS

    Te quiero, pero deseo más.
    Esta es la catástrofe. Puñados
    en un grumo. Esta es la heredad.
    Repartíos, multiplicaos, sed
    no vosotros mismos sino estancias
    donde duplicar la intuición
    en el fondo de las razones,
    dudas. Te quiero. Me lo dije
    yendo en autobús. Qué hermoso
    era mi vientre entonces. Asumía
    que el olor del mar
    se parapetaba con un movimiento oscilante
    de arriba aql lado, te apretaba
    y mi cuerpo olía a un aroma
    que ahora desprende la maceta.
    Sacudió el aire una rama de menta
    y huele a mí, pero a la que fui.



    RECUERDO LA TINTA DE LA LETRA

    Recuerdo la tinta de la letra
    y la lobreguez del cuarto
    una mujer se abanicaba
    con un trozo de caja negra,
    pasamos a la trastienda
    y dijo, se tiene que intervenir ya
    está de tres meses y sería peligroso
    dentro de unos días, tiene que ser
    ahora. El hombre tembló
    y sacó tabaco. Yo no dije nada.
    Dejé mis muslos morenos
    apoyados en el tiempo.
    ¿Tardará mucho? No, no es nada,
    pondremos anestesia. Estaba
    desdentada y olía a ginebra.
    En manos así un muido se levanta
    sobre las cenizas de otro.
    Se acurrucó en la silla
    y pidió instantes de lucidez.
    Sobre todo, era por el tipo,
    y maldije ciertos cuerpos
    en el balanceo atroz
    de los instintos donde todo cae.
    Me metí bajo la cama imaginariamente
    la sensación era un olor. Lo rancio, la silla,
    y todo lo demás. Le cogí la mano
    qué otra cosa. Salimos aturdidas. Bebimos té.




    De Luz de almacén:


    AMANECER

    Alguien no ha sido feliz.
    En un segundo plano están las emociones,
    más cerca del asunto es como si lloviera
    alrededor de una cama vacía,
    El espesor de agua crece.
    En un primer plano la sorpresa,
    superficie abrupta de lejanías
    con luces encendidas.
    Primero la empujaron al coche,
    sólo se veían los gestos
    eran varias manos.
    ¿Qué es el miedo? La hierba negra.
    Un instante de lucidez
    aunque quisiera estar bebida
    nota el zarandeo. Todo está mojado.

    Derredores arrasados.
    El pie merodea. Las piernas ceden.
    Una patada a la lata,
    las letras del refresco abolladas
    hacia la luz del descampado
    que se refleja en una botella.




    De Lo de ella e Inéditos:


    EL SUEÑO DE LA BORDADORA

    Eran las seis, atardecía,
    un enorme bloque de pisos
    tejió una sombra enmarañada
    que se detuvo en mi cuaderno,
    lo que viví
    enhebra existencia.
    Algunas veces, la amenaza
    se cae conmigo, y os veo
    a casi todas, convocadas
    en un trajín que apenas recuerdo.
    Parece ser que fuisteis
    aunque baje la cabeza y todo
    lo que recuerde sea la sombra.
    Un alegre plato de comida china
    me regresa a los cuerpos que fui,
    nos paseamos en ciudades diversas.



    SI YO FUERA OTRA

    Hoy ha amanecido
    a las 6 de la mañana.
    Una ráfaga de viento
    tiró de la mesilla un barquito
    en miniatura, regalo de aquel amor
    cuando fuimos a visitar Creta
    y llovió demasiado. Recuerdo
    que había naranjos, nos detuvimos
    ante una especie de cueva.
    Una familia celebraba la comunión de una niña
    y nos regalaron un delicioso mosto.
    Me he quitado el pijama, es algo viejo,
    en el fondo no debería haberlo aceptado
    fue el regalo de las navidades del 2001.
    Un par de pájaros verdes de aspecto
    lastimero se han colocado sobre la antena.
    Se escucha un crac-crac.
    Tengo ante mí un universo
    si cierro la ventana lo opaco.
    Tengo un tendedero de ropa
    hay varios calcetines y un jersey.
    Tengo un rectángulo de cielo y la jaula
    de don Evaristo con un canario azul dentro
    que me irrita profundamente,
    tengo dos rascacielos, un letrero luminoso
    de noche sus parpadeos me erotizan,
    Sobrellevo este amanecer, preparo té
    tengo un libro de ciencias ocultas,
    quiero hacerme sabia y en lo recóndito
    hallar la arena de mi tiempo.
    Me tengo a mí delante, duplicada,
    armonizo con un poeta nacido en 1919
    que escribió es infinita esta riqueza abandonada.
    Tengo que ser ajusticiada por una avalancha
    de seguidores de Lutero, es infinita esta torpeza.
    Una fila de mujeres como yo, idénticas
    me abren el paso,
    nos sentamos dentro de un vagón.
    Se pasan montañas, lagos, ciudades,
    más lagos, un túnel. Nos miramos.
    Es infinita la desdicha. Ser tantas.
    Vemos botellas rotas, plásticos chafados,
    el horizonte muestra una larga parabólica.
    Veo que todo está por hacer,
    los platos mal colocados, colillas,
    es solo lunes, um lunes más
    la cama me rapta
    soy de nuevo devorada por una pesadilla
    me levanto, abro la ventana
    dos rascacielos, golpean mi puerta.
    No abro a nadie. No abro.
    Alzo las manos hacia el techo, muy altas
    abro una brecha de tiempo
    en un cuaderno a rayas.
    Me cruzo una familia
    la niña me mira, sostiene un mundo
    de color azulo, me veo amada
    opacada por el amor no siento
    que ni siquiera eso fue cierto
    me refiero al esplendor que deja
    haber sido un rato dos.

    CONCHA GARCÍA, Si yo fuera otra (antología), Diputación de Málaga, 2005.

    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 40327
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Concha García (1956- Empty Re: Concha García (1956-

    Mensaje por cecilia gargantini Lun 01 Abr 2024, 15:03

    Excelente autora!!!!!!!!

    Conozco la contrariedad
    que supone andar por una calle
    sin encontrar el edificio. Lo que se sueña
    no está inmerso en la escritura
    sino en el palabreo. Lo que se sabe
    ya una lo sospecha.

    Muy interesante su biografía. Pensar que estuvo mucho por mi tierra.
    Gracias Pedro
    Amalia Lateano
    Amalia Lateano


    Cantidad de envíos : 3721
    Fecha de inscripción : 29/04/2022

    Concha García (1956- Empty Re: Concha García (1956-

    Mensaje por Amalia Lateano Lun 01 Abr 2024, 19:26

    Bellísimos versos

    Un beso
    Amalia
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45042
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Concha García (1956- Empty Re: Concha García (1956-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 02 Abr 2024, 05:53

    Gracias, Ceecilia y Amalia, por vuestro interés.

    Un abrazo.
    Pedro

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45042
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Concha García (1956- Empty Re: Concha García (1956-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 02 Abr 2024, 05:58

    .


    De Acontecimiento, Tusquets, 2008:


    EN LA ADUANA

    También la melancolía
    de una tarde en el Atlántico
    consagra el instante
    de la destrucción y la bandeja
    que murió en el suelo
    es recogida por alguien
    cuyos dedos
    estaban encaramados ayer mismo
    a esta vida. ¿Qué sensación es ésa?
    ¿Una irrupción de dicha?
    ¿Tú no sabes que gozar es
    la definición de lo más raro,
    de aquello que produce dolor
    tan sólo al recordarlo?



    POSTAL DE MONTEVIDEO

    Hay momentos que sorprenden
    como leer que el abandono entre dos seres
    que alguna vez se quisieron
    obedece a una ley inmutable
    por agotamiento del tiempo.
    Y mientras te pones crema en la cara
    y deduces que a la estufa de butano
    le falta poco tiempo, un río de coches
    te altera la presión sanguínea
    sin salir de casa.



    RESPLANDOR

    Atravesando la interminable estepa
    con unos guantes, íbamos en un auto
    prestado, los agujeros del firmamento
    se hacían a un lado. Un sonido
    como una fruta que reaparece
    en un cajón de la nevera.
    Los más de mil muertos
    que nos antecedieron antes
    de llegar a este lugar ¿dónde
    anda tanto espíritu? ¿se traga la tierra
    el manojo de ansiedad
    con el que dejó la vida
    por ejemplo, tu otra alma?




    SACÁNDOSE LOS ZAPATOS

    No hay por qué tener aversión
    a afincarse. Fue una tarde
    de noviembre. Tantos noviembres.
    ¿Cómo saber cuál? Se condensó
    el recuerdo en un gesto
    y la vida era algo apretado
    que se reducía al instante.
    Reinaba una atmósfera titilante
    y un grosor de cigarro.



    EN LA DUCHA

    Hoy he hecho un adelanto.
    No confundí la espesura
    con cierta manera de mirar,
    tampoco me equivoqué de calle.
    Eso no es terrible,
    si  se vive en la ciudad.
    ¿Sabes? Te adoro. Voy a definir
    exactamente en qué consiste
    tamaño esplendor. Es un brillo
    que acompaña. Es un brillo
    ¿que acompaña?



    EXTRAVÍO

    Viajamos. En un lugar preciso
    inexpresivas bajamos la maleta.
    El rumor da paso a la escalera
    y después nos rodeamos con los brazos.
    Abre una. La otra no sabe
    si la emoción durará,
    sabe que en el fondo, muy en él,
    una lluvia de cosas tontas
    comenzará a anegar un poco
    la pared. Chiquillería y portazos.
    Suave viento que estrena la ciudad.
    La silueta de ambas en un futuro
    ya lejano. Se deduce en ese instante,
    un hermoso minuto, y si la pena
    e una alteración depresiva del ánimo
    cuando se pierde algo,
    la melancolía surge cuando el objeto
    extraviado es una misma.



    CAOS

    Yendo a buscar tabaco se lamenta
    de sus pulmones, oh, si el interior
    de una fuese incorruptible.
    A las siete el paisaje forma un nudo,
    la hora es tan banal como el momento
    cuando imagina un mundo desandado.
    No hay ojos que miren ni raíces
    que asienten, fluye el pánico
    y la felicidad es movediza,
    aprieta con cierta desidia
    el acelerador, los bloques grises
    de la derecha, las señales tristes
    de la izquierda, el pantalón
    hay que recogerlo, la pierna,
    hay que ubicarla. Un hermoso
    albedrío, hay que sentirlo.
    Extraño mecanismo de lo cotidiano.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45042
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Concha García (1956- Empty Re: Concha García (1956-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 02 Abr 2024, 06:23

    .


    DE VIAJE A LA CIUDAD PERDIDA

    Una sensación como un cerco
    logrando la plenitud deseada
    como si el mundo y sus aberturas,
    como si el yo y sus cansancios.
    Tú me amas.
    La hermosa nada que recupero
    me pasea en automóvil.



    DIVAGACIÓN EN LA ALMOHADA

    Un día de libros en casa
    cuyos muebles no me dicen nada.
    Si idealizo la jornada
    se convierte en instante este momento
    y subrayo que cualquier frase da sentido
    a la velada. Pero no.
    El goce y la satisfacción no son equivalente.
    Tengo que verlo. Abrir la cortina,
    separarla. Verlos caminar. Quién camina.
    Verlos detenerse. Quién hace pausas.
    Verme reclinada. Quién se ladea
    ante un horizonte tan desdibujado.
    Maneras de estar medio sola
    ante un mar de otro mundo, si el agua
    fuese líquida, si se pudiera una
    meter en ese fluir, organizarse.



    ANTE LAS ADELFAS

    No sé si el juicio de nuestros contemporáneos
    es lo que importa. Quizás sea mejor
    situarse ante las adelfas,
    un poco más adentro de la foto,
    donde cuando niña
    aprendió a ser relativa.
    Es hermosa la visión desde ese ángulo.
    Alguien la mira desde atrás, se adivina
    una sombra. Días venideros no constan.



    EXTRAÑO FENÓMENO

    El alba agujereada
    por los caprichosos huecos
    de la persiana,
    tan presente como la tosca luz
    que sin embargo ya brillaba.
    Esos fenómenos
    hacen que te sientas en casa.
    A medio centímetro
    una especie de desazón maravillosa
    abrió la puerta mientras
    con la mirada recorría la estancia.
    Todavía no se sabe si aquello era la vida.



    ERRABUNDEO

    Pasaron muchas cosas. Pasó un autobús,
    un hombre sin manos. Un vendedor, un espacio
    de tiempo, un escaparate de peines,
    un semáforo aturdidor, un lapso de ansia,
    un pasajero sin billete, un hotel donde puse
    la mirada, una habitación desolada,
    unas ganas de fumar infinitas, pasó
    un ser del futuro, un significante onírico,
    y la vendedora.
    Pasó tu pelo.



    LA PREGUNTA

    Así, como quien quiere
    a un ser que planea sobre concretos
    días. Así, como quien sabe
    que lo redondo es lo perfecto,
    así es ser querida. Los matices
    de lo negado no se contemplan.
    Transparencia y sentido.
    Lugar donde dirigirse.
    Y la mezcolanza de árboles.
    Y la sabiduría de lo quieto
    que antecede al reposo.
    ¿Qué es el amor?
    Mira: míralo todo
    enfocando el lugar, arremolinándote.
    Es algo así como despertar con cumbres
    en lo sombrío de tu pena.

    Ah, es un sueño.
    No, es la bifurcación que nos precede.



    YA NO HAY ALACENAS...

    Ya no hay alacenas. tampoco es que haya
    mucho lugar para dejar estos botes de conserva.
    Habría sido mejor dispopner del armario
    para otros menesteres, pero debo poner la comida
    en algún lugar. Qué lindo día. Si alguien me amara.



    CONCHA GARCÍA, Acontecimiento, Tusquets, 2008.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45042
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Concha García (1956- Empty Re: Concha García (1956-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 02 Abr 2024, 09:02

    .


    De Las proximidades, Calambur, 2016:


    YA NO QUEDA NADA DE TODO AQUELLO

    Cuando la casa estaba cerrada
    y en el almanaque no se tachaban
    los días, las horas, a veces,
    eran largas en el sofá,
    una vida burguesa, solo pensando
    en las galletas, en el contorno
    del cuerpo, en la habitación
    un poco más azulada, en los
    territorios conquistados, tantos
    amores, una subida de sueldo,
    complacida de esperar
    la llamada de alguien
    para la cena, una charla
    que no puedes recordar
    la vida no regresa.
    Tú estás dentro. ¿Dentro?


    SENTIR EL ESCALOFRÍO

    Debajo está la llave,
    cuando llegues al apartamento
    ve al contador de la luz y busca
    la factura del mes de abril
    allí está el poema.
    Tuve la sospecha de que
    lo ibas a hacer desaparecer
    pero los encuentros no se producen
    varias veces (fue que) yo no (quise) quería.
    La alfombra se desenrolla
    y entras.



    ROSTRIDAD

    Dos mujeres se desean
    en un trayecto de autobús
    se quitan la ropa
    en sueños, una frente a otra,
    miras, como si comprendieses
    que en el mirar subyace
    toda la escena, luego
    alguien busca en un apartamento
    montañas lejanas
    antepuestas a bloques de pisos
    con alegorías perturbadoras
    en el complejo mundo
    de las neuronas.



    ALGO DE PACÍFICOS INSTANTES

    Caminando cuesta arriba
    la luz desciende hacia
    las casas de la tarde junto
    a huertos entre brumas
    en el deambular de las emociones,
    ellas revierten su sombra dándome
    la percepción de que estoy
    cerca de todo: del columpio,
    de la higuera y de los barbos
    que se contonean bajo las aguas
    del estanque. Abro los brazos
    y mi cuerpo se estira, descubro
    aristas palpitantes bajo los hombros,
    rodeando mis piernas, la brisa
    me hace sentir frío y calor,
    la epidermis siente el paso
    de la nube de estorninos,
    zorzales aletean
    milanos juegan,
    jilgueros y gorriones
    sobrevuelan las espigas.



    TODA DICHA VIENE DE NO SABER QUEDARSE
    EN LA PROPIA HABITACIÓN

    Hemos dado un paseo
    hacia el camino
    que divide la tierra,
    por un lado, los recientes
    campos de olivos,
    por otro, viejas casas
    derruidas, en medio,
    florecemos con el cerezo
    en llamas, inscriben
    nuestros nombres
    brotes incipientes
    de nuevas nervaduras.
    Cae un día
    se levanta otro.



    ALMACÉN DE TIEMPO

    ¿Sabes?
    No lamento
    ni sonrío
    no me duele
    ni lo espero
    no lo deseo
    ni lo busco
    no lo añoro
    ni lo acuño
    no lo pedaleo
    ni lo restrinjo
    no lo abecedeo
    ni lo nombro
    no lo evito,
    tampoco me deja
    saudade ni pena
    ¿sabes?
    suena, suena.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45042
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Concha García (1956- Empty Re: Concha García (1956-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 02 Abr 2024, 12:40

    .


    CASA DE MADERA

    (a Graciela Cros)

    Mi amiga
    vive en una casa de madera
    con ventanas a cuadros
    las puertas son robustas
    y un jardín la rodea,
    ella es un bloque frágil
    de creativa soledad, crece
    cada día de sus manos
    el deseo de acariciar
    y pasan sobre su piel
    ignotas especies de tactos
    que se abren al azar
    cuando no se da cuenta
    y cierra los ojos al lenguaje
    abriendo la nevera para tomar
    zumo de arándanos
    frente al lago de la cocina.



    RESTOS DE PORVENIR

    A veces
    coincidimos
    en algunas cosas
    aunque matamos
    enterramos a los muertos
    sesgamos bosques
    envasamos comida
    para los menos necesitados,
    envenenamos el agua
    y nos comemos los peces,
    sentimos una gran satisfacción
    si se habla de nosotros,
    somos seres irrepetibles
    en cada uno habita un dios
    y la sombra de un ángel,
    padecemos de ambición
    y de una soledad
    infinitesimal.



    EL PENÚLTIMO TRAMO

    Es necesario ver la corola,
    y lo que supone el interior
    de la azulada maceta, remover
    la tierra como una extraña
    que da vueltas hasta encontrar
    briznas de hierba, sentir
    que la tierra se expande
    para quienes detestan
    los días soleados, el gato
    merodeará oliéndola,
    gratificará la estancia
    a quienes quisieron
    llevarse estos aromas.



    MISTERIO PARA LOS MENOS CREYENTES

    Antes de nacer
    la mujer obligaba
    al infinito
    a que no dejase
    en su cuerpo
    más señal
    que la del hijo
    perpetuando
    genes haciendo
    el mapa del tiempo
    dentro del ombligo.
    Fin y principio
    en el lodo,
    la carretera
    que hizo caer
    el automóvil
    donde ella
    regresaba
    a su casa.



    TRAYECTOS

    Junto a los plataneros
    los operarios levantaron un monstruo
    con argamasa, el olor del alquitrán
    no parecía perturbar
    el movimiento cotidiano
    de la gente. Nos acostumbramos
    a nuestros enemigos. Sabemos que
    un árbol no puede crecer
    donde la tierra no es profunda
    y nos empeñamos
    en flanquear la nueva avenida
    de especies traídas de lejos.



    CADA MOMENTO OCURRE ALGO

    Una parte de ella
    está entre las veredas
    de las calles empedradas
    donde al girar una esquina
    su amante airea la ropa
    asomada al balcón, ¿es
    el momento de las desolaciones?
    A cada nuevo paso
    encuentra un momento
    del antes, donde
    no entra tiempo alguno.


    CONCHA GARCÍA, Las proximidades, Calambur, 2016.


    Contenido patrocinado


    Concha García (1956- Empty Re: Concha García (1956-

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Mar 21 Mayo 2024, 19:02