Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1050162 mensajes en 47915 argumentos.

Tenemos 1579 miembros registrados

El último usuario registrado es Roberto Canales Camacho

¿Quién está en línea?

En total hay 71 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 71 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» LITERATURA AFRICANA - POESÍA AFRICANA
Stephen Spender (1909-1995) EmptyHoy a las 18:58 por Maria Lua

» POETAS LATINOAMERICANOS
Stephen Spender (1909-1995) EmptyHoy a las 18:52 por Maria Lua

» POESÍA ÁRABE
Stephen Spender (1909-1995) EmptyHoy a las 18:47 por Maria Lua

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
Stephen Spender (1909-1995) EmptyHoy a las 18:13 por Maria Lua

» CECILIA MEIRELES
Stephen Spender (1909-1995) EmptyHoy a las 18:02 por Maria Lua

» MARIO QUINTANA ( Brasil: 30/07/1906 -05/05/1994)
Stephen Spender (1909-1995) EmptyHoy a las 18:00 por Maria Lua

» CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE (Brasil, 31/10/ 1902 – 17/08/ 1987)
Stephen Spender (1909-1995) EmptyHoy a las 17:56 por Maria Lua

» Rabindranath Tagore (1861-1941)
Stephen Spender (1909-1995) EmptyHoy a las 17:54 por Maria Lua

» JULIO VERNE (1828-1905)
Stephen Spender (1909-1995) EmptyHoy a las 17:41 por Maria Lua

» 2017-03-25 PERFIL
Stephen Spender (1909-1995) EmptyHoy a las 14:45 por cecilia gargantini

Julio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Stephen Spender (1909-1995) Empty

2 participantes

    Stephen Spender (1909-1995)

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45707
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Stephen Spender (1909-1995) Empty Stephen Spender (1909-1995)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 02 Ago 2023, 12:38

    .


    Stephen Spender (Kensington, 28 de febrero de 1909-Londres, 16 de julio de 1995), fue un poeta británico.

    Hijo del escritor y periodista liberal Harold Spender, tuvo tres hermanos: el científico y explorador Michael, el fotógrafo Humphrey y Christine.

    Estudió en la Escuela Gresham y más tarde en la Universidad de Oxford.

    En 1930 marchó a Alemania, donde inició sus trabajos poéticos. Conoció de cerca la Alemania nazi y se manifestó como socialista. En 1937 se alistó en el Batallón Británico que conformó las Brigadas Internacionales que combatieron en defensa de la Segunda República Española durante la guerra civil de 1936 a 1938. Acudió a España en compañía del futuro escritor T.C. Worsley.

    Al regreso a su país se alistó para el servicio de bomberos de Londres, donde tuvo parte activa durante la Segunda Guerra Mundial. Mantuvo sus convicciones socialistas pero fue muy crítico con el comunismo tras la firma del Pacto Ribbentrop-Mólotov.

    Junto con Cyril Connolly y Peter Watson, fundó la revista Horizon y más tarde Encounter. Enseñó en diversas instituciones estadounidenses y ocupó la cátedra Elliston Chair de la Universidad de Cincinnati en 1953. En 1970 fue nombrado profesor de inglés del University College de Londres.

    (Sacado de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] )


    *


    Algunos poemas de Stephen Spender:


    Primeros poemas:


    FACETAS DEL "YO"

    Un "yo" nunca puede ser un hombre grande.
    El presunto gran hombre tiene sus flaquezas
    y para sus amigos resulta en extremo notable por sus debilidades:
    su mal humor en las comidas, su disgusto al ser contradicho,
    su único placer cierto, pescar en los estanques,
    su único deseo verdadero, olvidar.

    Para huir de los amigos y perfeccionarse en el ser compuesto
    el "yo" central se rodea del "yo comiendo"
    "yo amando" "yo irritado" "yo excretor",
    y el gran "Yo" en él inmerso
    nada tiene que ver con todo esto

    ni puede pretender jamás que su lugar genuino
    descansa en la frente ni en la seguridad de su mirada.
    El gran "Yo" es un intruso desafortunado
    en conflicto con el "yo cansado", el "yo dormido"
    y todos aquellos otros 2yo" que anhelan el "nosotros muertos".



    TOSCOS

    Mis padres me protegían de niños que eran toscos
    que emitían palabras como piedras y llevaban raídas ropas
    mostrando sus muslos a través de harapos. Corrían por la calle,
    escalaban riscos y se desnudaban junto a los arroyos del campo.

    Temía a sus músculos. de acero más que a tigres,
    a sus agitadas manos y a sus rodillas firmes sobre mis brazos.
    Temía el grosero señalar con descaro de aquellos niños
    que imitaban mi ceceo a mi espalda en la calle.

    Eran ágiles y aparecían como perros desde detrás de setos
    para ladrar a mi mundo. Lanzaban barro
    mientras yo miraba hacia otro lado fingiendo sonreír.
    Deseaba perdonarlos ardientemente, pero ellos no sonreían nunca.



    LO QUE ESPERABA

    Lo que esperaba era
    trueno, lucha,
    largos conflictos con los hombres
    y ascender.
    Tras un continuado esfuerzo,
    me iría haciendo fuerte;
    entonces temblarían las rocas
    y yo descansaría largamente.

    lo que no había previsto
    fue el gradual y cotidiano
    debilitamiento de la voluntad,
    desperdiciando su agudeza, gota a gota,
    la falta de bondad al tacto,
    la decadencia del cuerpo y del alma
    -humo al viento
    corrupto, insustancial.

    El desgaste del Tiempo
    y el espectáculo del paso de los lisiados
    con sus miembros en forma de interrogación
    en sus extraños retorcimientos
    la pena cenicienta
    disolviendo con dolor los huesos,
    los enfermos desmayados sobre el suelo-
    todo esto no lo había previsto.

    Siempre a la espera
    de algo hermoso en lo que confiar,
    una última inocencia
    limpia de polvo
    que, adquiriendo solidez,
    gravitara sobre las cosas todas,
    como un poema concebido,
    o un tallado cristal.



    NO MÁS PALACIOS

    No más palacios, coronas de una época,
    donde habite el pensamiento y las intrigas;
    yo edifico
    arquitecturas florales de hojas doradas
    que proceden de gentes ordenadas en pensamiento único.
    Yo sólo digo esto:
    es demasiado tarde para barroquismos exóticos
    para el orgullo de familia y para las cenizas quintaesenciales de la belleza;
    oíd, subrayo con énfasis las palabras,
    aquí sorbo energía y solamente energía
    como la carga eléctrica de una batería
    para este cambio del Tiempo.
    Ojo, gacela, delicada errabunda
    bebedora del límite impreciso del horizonte;
    oído que pende de una cuerda,
    espíritu que bebe infinitud;
    tacto, amor, sentidos todos;
    dejad vuestros jardines, vuestras alegres fiestas,
    vuestros sueños de soles en rotación ante el sol nuestro,
    del cielo después de este mundo.
    En lugar de ello, observad las imágenes de cristal fulgurante
    que ciega el sentido extremo, el límpido deseo,
    bandera de nuestra causa que cincela el viento.
    Ningún espíritu busque aquí la paz. Sino esto: nadie
    debe sufrir hambre. El hombre debe consumirse igualitariamente.
    El objetivo al que nos obligamos a llegar: que el hombre sea un hombre.

    Este programa del viejo Satanás
    sobre la página ensangrentada, erizada de armas
    y de buques de guerra empinados sobre olas montañosas:
    ¿para qué? Exigencia de un ruinoso propósito
    que todo lo destruye, excepto a los eternos expoliadores.
    Nuestro programa es éste, pero al contrario.
    Muerte a los que matan, traer luz a la vida.




    1934-1939:


    PENSAMIENTOS DURANTE UN ATAQUE AÉREO

    Desde luego, el esfuerzo consiste en colocarse
    fuera del alcance normal
    de lo que llamamos estadísticas. Un centenar de muertos
    en los suburbios de extrarradio. Bien, uno sigue viviendo.
    Mientras esa cosa llamada "yo" pueda incorporarse
    sobre la cama de baldaquinos que tanto se parece a un carro fúnebre,
    en el dormitorio del hotel en el que el papel de la pared semeja
    emanar humeantes guirnaldas de rosas, uno puede ignorar
    la opresión de aquellos nombres bajo los dedos
    dentados de los tipos de plomo de la imprenta, mientras
    en el bar suena el lamento marginal de la radio.
    Sin embargo, ¿imagináis que una bomba hincase
    su espoleta en mitad de esta cama, con uno sobre ella?
    La idea resulta obscena. Pero hay muchos
    para quienes la pérdida de uno mismo demostraría,
    en verdad, la operancia de lo impersonal. Lo que interesa es
    que cada uno permanezca individualizado,
    tumbado bajo las rosas y que nadie sufra
    por su vecindad. Así, el miedo se pospone
    compartido entre todos, hasta que se detenga sobre uno
    el halo del dolor incomunicable
    que resume el misterio absoluto o nada.



    ÚLTIMA RATIO REGUM

    Los fusiles escriben la última razón del dinero
    con letras de plomo sobre las colinas en primavera.
    Pero el muchacho que yace muerto bajo los olivos
    era joven e ingenuo en demasía
    para ser digno de atención por sus altos puntos de mira.
    Constituía un blanco mejor para un beso.

    Mientras vivió, nunca le convocaron las hirientes sirenas de las fábricas
    ni la puerta de chapa y de cristal del restaurante ondeó para acogerle
    su nombre jamás apareció en los periódicos.
    El mundo mantuvo su tradicional muralla
    alrededor de, enterrando su oro en profundidad de pozo,
    al paso que su existencia, intangible, como un rumor de Bolsa, se expandía al espacio.

    Oh, un día cuando la brisa derribaba pétalos en los árboles,
    dejó caer su gorra con excesiva ligereza.
    El muro desnudo de flor germinó con capullos de fusil,
    el odio de la ametralladora segó las hierbas;
    estandartes y hojas cayeron de manos y de ramas;
    la gorra de mezclilla se pudrió en los espinos.

    Considerad su vida carente de valor
    en términos de empleo, de registros de hotel y archivos de noticias.
    Considerad. Sólo una bala entre diez mil mata a un hombre
    Preguntad. ¿Quedó justificado tal dispendio
    con la muerte de un hombre tan ingenuo y tan joven
    que yace bajo los olivos, oh, mundo, oh, muerte?



    UN CRONÓGRAFO Y UN PLANO ARTILLERO

    (A Samuel Barber)

    Un cronógrafo y un plano artillero.
    A las cinco cayó un hombre al suelo
    y el cronógrafo voló de su muñeca
    como una luna arrancada de la tierra
    marcando un tiempo en blanco que contempla
    las mareas cambiantes a sus pies.
    Todo bajo las ramas de los olivos.

    Un cronógrafo y un plano artillero.
    Permaneció lealmente en aquel lugar
    separado de su viviente camarada
    por los límite divisorios de la bala
    que abrieron ampliamente las distancias
    de su postrera soledad.
    Todo bajo las ramas de los olivos.

    Un cronógrafo y un plano artillero.
    Y los huesos inmovilizados a las cinco
    bajo la intemporalidad de la luna;
    pero otro que sigue viviendo
    lleva por siempre en su corazón
    el vacíoo abierto por la bala
    Todo bajo las ramas de los olivos.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45707
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Stephen Spender (1909-1995) Empty Re: Stephen Spender (1909-1995)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 02 Ago 2023, 14:24

    .


    1939-1947:


    EL DIOS DE LA GUERRA

    ¿Por qué no puede la buena,
    benevolente, posible,
    final paloma, descender?

    ¿Y ser el trigo compartido?
    ¿Y los soldados enviados a casa?
    ¿Y las barreras derruidas?
    ¿Y los enemigos perdonados?
    ¿Y el castigo abolido?

    Porque el conquistador
    es víctima de su propio poder
    y su voluntad está forjada
    en el miedo de otro miedo anterior:
    pues recuerda el ayer
    cuando los que ahora vence
    destruyeron a su padre-héroe
    y rodearon su cuna
    de zozobras fabulosas.

    Hoy su sol de victoria
    oculta la ansiedad de la noche
    para que los niños de la matanza
    pongan a prueba dientes de dragón, sembrados
    por el sol en el ocaso
    para alzarse mañana
    en cielo y mar ensangrentados
    y vengar a sus padres de nuevo.

    Aquellos que se rinden
    en el desvalido campo
    pueden soñar razones piadosas
    de perdón, pero, ay,
    bien saben lo que hicieron
    e su propia estación de sol en cenit.

    Porque el mundo es el mundo
    y no la gran matanza
    que no absuelve al asesino
    ni escribe historias
    que acaban en amor.

    Sin embargo, bajo las cadenas
    de irritada desesperanza de las olas
    la exigencia de amor jamás concluye.



    INCURSIÓN AÉREA SOBRE LA BAHÍA
    DE PLYMOUTH

    I

    Por encima del murmurante mar
    y de las espectantes rocas de la oscura costa,
    a través de la bahía, los rayos de los focos
    van y vienen sobre el firmamento.

    .........Sus extremos se funden en un cono de luz
    que mantiene en lo alto un fulgor instantáneo
    hasta que de nuevo se separan
    destrozando la imagen como una copa de cristal.


    II

    Frágiles estructuras de aluminio
    proyectan fantasmales mástiles aéreos,
    izando polea, grúa y pluma
    sobre la cubierta del mar apenas agitado.


    III

    Triángulos, líneas paralelas, paralelogramos
    experimentan con hipótesis
    sobre la pizarra del firmamento,
    en busca de la X
    donde se halle el incursor.
    Dos rayos se cruzan
    para marcar su cruz.


    IV


    .........A un sonido áspero, invisible,
    siguen espadas de luz.

    .........Un eco sordo. Un instante en que la noche brilla entera.
    Monedas de oro sacudidas de una negra cortina de seda.


    V

    La escala de Jacob se inclina
    ante el dios de la guerra
    que, desde su celeste carro de combate,
    descarga sobre una estrella
    otro astro destructor.

    A lo largo de la costa, las olas
    sonríen entre las rocas.
    En los campos, el maíz
    oscila con metálicos chasquidos.
    El Hombre martillea clavos sobre el crucifijo
    de otro Hombre.



    EPÍLOGO A UN DRAMA HUMANO

    Cuando los pavimentos expusieron sus nervios al ser volados
    y ardieron las conducciones de gas en azul y oro,
    y el yeso y el ladrillo se pulverizaron y formaron una nube
    de hedores acres a ratones, polvo, ajo y ansiedad:
    cuando las fachadas huecas y reverberantes
    de los emporios comerciales de West End,
    aislados en un vacío de silencio, de pronto
    se agrietaron y ardieron y se derrumbaron y los siete leones
    de la ira, de amplias melenas, lamieron los fragmentos de las piedras...

    Entonces la única voz que sonó en las calles desérticas
    fue la campana de Casandra, que tañó y tañó hasta perderse
    liberada al fin del Tiempo
    para buscar los fuegos que surgían a través de tantos muros.
    Las profecías se hicieron verdad bajo nuestras narices
    y manaron de las piedras sangre y fuego.
    Londres ardió con la dignidad sin sentimentalismo
    de un rey destronado: aquellos almacenes y tiendas
    que en oro viejo habían resplandecido durante un siglo
    se mantuvieron cercanos al trono de la cúpula de San Pablo
    igual que cortesanos rodeando a un mártir canonizado.

    Las sombras nocturnas de agosto
    y la luz concentrada de bombas explotando
    caían desde el cielo para decorar la escena final
    de la agonía iluminada de torvas piedras.
    ¿Quién puede admirarse, por lo tanto, de que cada palabra
    pronunciada en el ardiente Londres, saliese de un drama?

    En el escenario había héroes, doncellas, bufones,
    víctimas y un coro. Los héroes eran valientes,
    los bufones escupían bromas en la calavera de la muerte,
    las víctimas esperaban, con la humilde paciencia
    de animales acorralados contra una pared,
    a que las piquetas abriesen paso para obtener luz y agua.
    El coro a todos asistía sirviendo tazas de té.



    AMANECER

    En el amanecer ella yace con su perfil en el preciso ángulo
    que, cuando duerme, semeja el rostro tallado de un ángel.
    Su cabello es un arpa y aparece la mano de una brisa
    y la tañe sobre la blanca nube de la almohada.
    Después con sonrojo de rosas despertó y sus ojos abiertos
    se inundaron de azul a través de su carne rosácea amaneciendo.
    La caída de una palabra desde el rocío de sus labios
    sonó como la primera de las fuentes: murmuró
    "amado". sobre mis oídos la canción del primer pájaro,
    "mi sueño se ha convertido en mi sueño", dijo, "hecho realidad.
    De ti despierto a mi sueño por ti".
    Oh, entonces, mi propio sueño en vela se atrevió a hacer
    suya la audacia de su sueño. Nuestros sueños,
    como ríos, se vertieron en brazos de uno a otro.






    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45707
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Stephen Spender (1909-1995) Empty Re: Stephen Spender (1909-1995)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Sáb 05 Ago 2023, 07:42

    .


    Últimos poemas:


    PALABRA

    La palabra muerde como un pez.
    ¿La lanzaré de nuevo en libertad
    como una flecha al agua
    donde los pensamientos flagelan cola, aleta?
    ¿O la despedazaré
    para que rime sobre un plató?



    EN ÁTICA

    Una y otra vez, veo la forma repetida:
    la sombra desnuda de una roca proyectada
    contra el cielo; se ahueca con dulzura
    hasta formar un codo; después la cavidad desciende
    del codo a la muñeca de una mano que descansa
    en la llanura.
    …...………..Una y otra vez,
    el brazo extendido desde el alto hombro
    de apoya en el suelo.
    ………............……..Como si los desnudos
    dioses, con las cabezas y miembros inferiores rotos,
    sumergios en el cielo o enterrados bajo tierra
    hubiesen dejado aquí dedos indicadores
    entre el cielo y el llano:
    ……….............………..como si hubiesen hecho este paisaje
    humano, al igual que las estelas griegas,donde los moribundos
    se convierten en piedra a un gesto del aire curvilíneo
    que permanece en su infinito alejamiento.

    STEPHEN SPENDER, Poemas, traducción de Jorge Ferrer Vidal, Visor, 1981.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 40718
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Stephen Spender (1909-1995) Empty Re: Stephen Spender (1909-1995)

    Mensaje por cecilia gargantini Lun 14 Ago 2023, 20:42

    Para huir de los amigos y perfeccionarse en el ser compuesto
    el "yo" central se rodea del "yo comiendo"
    "yo amando" "yo irritado" "yo excretor",
    y el gran "Yo" en él inmerso
    nada tiene que ver con todo esto

    Me encantó "Facetas del yo"!!!!!!!!!!!
    Más allá del juego de palabras, es muy profundo lo que dice.
    Graciassssssssss Pedro
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45707
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Stephen Spender (1909-1995) Empty Re: Stephen Spender (1909-1995)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 15 Ago 2023, 02:44

    Muchas gracias, Cecilia, por tu interés.

    Un abrazo.
    Pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Contenido patrocinado


    Stephen Spender (1909-1995) Empty Re: Stephen Spender (1909-1995)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue 18 Jul 2024, 20:42