Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1033808 mensajes en 47353 argumentos.

Tenemos 1564 miembros registrados

El último usuario registrado es Nicolaz

¿Quién está en línea?

En total hay 60 usuarios en línea: 2 Registrados, 1 Ocultos y 57 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Guadalupe Cisneros Villa, Ramón Carballal


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» Poesía ultraista española (1919-1925)
Blanca Andreu (1959- EmptyHoy a las 08:54 por Pedro Casas Serra

» LA SANTA CENA
Blanca Andreu (1959- EmptyHoy a las 05:22 por ingrid zetterberg

» NO A LA GUERRA 3
Blanca Andreu (1959- EmptyHoy a las 05:07 por Pedro Casas Serra

» 2011-09-16 PARADOJA
Blanca Andreu (1959- EmptyHoy a las 05:02 por Pedro Casas Serra

» 2011-08-07 AQUÍ HABÍA UN LAGO
Blanca Andreu (1959- EmptyHoy a las 04:56 por Pedro Casas Serra

» Rosas
Blanca Andreu (1959- EmptyHoy a las 04:55 por Pedro Casas Serra

» POESÍA SOCIAL XIX
Blanca Andreu (1959- EmptyHoy a las 02:25 por Pascual Lopez Sanchez

» MAIACOVSKI (1893-1930) Y OTROS POETAS RUSOS, 2
Blanca Andreu (1959- EmptyHoy a las 02:23 por Lluvia Abril

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
Blanca Andreu (1959- EmptyHoy a las 02:17 por Lluvia Abril

» POESÍA DE REPÚBLICA ÁRABE SAHARAUI
Blanca Andreu (1959- EmptyHoy a las 02:12 por Lluvia Abril

Febrero 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829   

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Blanca Andreu (1959- Empty

2 participantes

    Blanca Andreu (1959-

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44130
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Blanca Andreu (1959- Empty Blanca Andreu (1959-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 06 Feb 2023, 10:58

    .


    Blanca Andreu
    (La Coruña, 4 de agosto de 1959) es una poeta española de la generación de los ochenta o postnovísimos.

    Biografía

    Pasó su infancia y adolescencia en Orihuela, donde residía su familia paterna. Estudiando en el Colegio Jesús María de San Agustín (Orihuela), obtuvo en 1973 el Premio Relato Corto en el Concurso Jóvenes Talentos de Coca Cola.​

    En 1980 logró el Premio Adonáis de Poesía​ con el libro De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall, obra de lenguaje surrealista y que es considerada como el punto de partida de la "generación postnovísima". Posteriormente ha publicado varios poemarios más en los que se ha ido alejando del surrealismo de su primera obra.​

    En 1985 contrajo matrimonio con el novelista Juan Benet, quien murió en 1993.​

    Los temas principales en su obra son el amor, la infancia y el paso del tiempo. Aunque sus cuatro primeras obras fueron escritas durante sus momentos de dolor, la poetisa ha declarado que éste le ha servido para evolucionar hacia una nueva etapa en la que su tendencia ha sido escribir una poesía más sencilla y profunda.

    Su ruptura con los novísimos no responde a un enfrentamiento generacional, algo en lo que coincide con otras autoras de la poesía española contemporánea en los años 80-90 como Luisa Castro, Almudena Guzmán o Ana Merino. En cierta forma, Blanca Andreu adelanta algunas de las características de lo que será este grupo de poetas indiferentes a las familias literarias, características como son el cuidado formal, la ausencia de referencias sociales y la disparidad de influencias incluso en un mismo autor.

    (Sacado de https://es.wikipedia.org/wiki/Blanca_Andreu )


    *


    Algunos poemas de Blanca Andreu:


    De De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall (1979-1980):


    CÓMO ME PARECERÁ EXTRAÑO EL AIRE QUE ME ENVUELVE...

    Cómo me parecerá extraño el aire que me envuelve,
    cómo será así extraño,
    cuando tú ya no estés,
    la catedral del día,
    el claustro que condensa la gran edad de la luz
    y el carácter de las tormentas.

    Amor mío, amor mío, tú sin día para ti,
    enjambrado entre espejos y entre las cosas malas,
    muerta la plata trascendental
    y las ya antiguas anémonas de égloga,
    muerta esta versión, que ahora oscuro, y declino, para leerla, más joven.

    Amor mío de nunca, afiebrado y pacífico,
    versos para el pequeño pulpo de la muerte,
    versos para la muerte rara que hace la travesía de los teléfonos,
    para mi mente debelada versos, para el circuito del violín,
    para el circuito de la garza,
    para el confín del sur, del sueño,
    versos que no me asilen ni sean causa de vida,
    que no me den la dulce serpiente umbilical
    ni la sala glucosa del útero.



    AMOR MÍO, MIRA MI BOCA DE VITRIOLO...

    Amor mío, mira mi boca de vitriolo
    y mi garganta de cicuta jónica,
    mira la perdiz de ala rota que carece de casa y muere
    por los desiertos de tomillo de Rimbaud,
    mira los árboles como nervios crispados del día
    llorando agua de guadaña.

    Esto es lo que yo veo en la hora lisa de abril,
    también en la capilla del espejo esto veo,
    y no puedo pensar en las palomas que habitan la palabra Alejandría
    ni escribir cartas para Rilke el poeta.



    VENDRÁ SIN LAS ESTRELLAS LÁCTEAS...

    Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
    .
    C. PAVESE

    Vendrá sin las estrellas lácteas
    y sin tiranosaurios de luz,
    maroma umbilical para niños marítimos
    que se ahorcaron con algas y cabellos oceánicos
    huyendo en hipocampos de sueño de aquel parto, en la columna vertical mayor,
    entre jarcias y vértebras.

    Pues somos una saga.
    Oleaje escarlata en delito, y cimas de cianuro,
    y golpes de cerezo.
    Pues somos, en mi cuerpo, una saga con luna abdicante,
    que recuerda colegios, mapas del mundo en otoño,
    complicadísimas hidrólisis,
    pero nunca marfil y mediodía.

    Colegio: niña que bebía los pomelos
    directamente en labios de la noche,
    que juraba acostarse con el miedo en la cama de nadie,
    que juraba que el miedo
    la había violado hasta doscientos hijos.

    Amor, la niña rusa
    que comulgaba reno asado
    Iy bebía liquen.
    Amor, la niña rusa que leía a Tom Wolfe.



    ESCUCHA, ESCÚCHAME, NADA DE VIDRIOS VERDES...

    Escucha, escúchame, nada de vidrios verdes o doscientos días de historia, o de libros
    abiertos como heridas abiertas, o de lunas de Jonia y cosas así,
    sino sólo beber yedra mala, y zarzas, y erizadas anémonas parecidas a flores.

    Escucha, dime, siempre fue de este modo,
    algo falta y hay que ponerle nombre,
    creer en la poesía, y en la intolerancia de la poesía, y decir niña
    o decir nube, adelfa,
    sufrimiento,
    decir desesperada vena sola, cosas así, casi reliquias, casi lejos.

    Y no es únicamente por el órgano tiempo que cesa y no cesa, por lo crecido, para lo sonriente,
    para mi soledad hecha esquina, hecha torre, hecha leve notario, hecha párvula muerta,
    sino porque no hay otra forma más violenta de alejarse.



    LOS LABIOS IMPACIENTES DE LA NOCHE...

    Los labios impacientes de la noche te sanan mientras abren el olor de la piedra
    te conducen si acosan el alma de la piedra
    si el tierno corazón mineral beben
    es tu hora es la noche

    así, dirás que te han robado como un vino novicio
    y te harás piedra aguda como un líquido agudo
    limpia como opio de oro
    y será s tregua tuya
    y alianza

    así, dirás que la que es contigo y lleva un aire desigual a balanza entre estrellas
    la idéntica más favorable
    tu obra nocturna rara
    es la que muestra sonrisa y griterío
    palabras como estrellas
    y escucha un piano terso como una estrella, estrellas.



    YO TE DI HUESOS DE PALOMAS ROJAS...

    Los muertos odian el número dos.
    FEDERICO GARCÍA LORCA  

    Yo te di huesos de palomas rojas
    de palomas que alientan dentro de los rasguños
    desdeñoso licor de herida
    pequeño peldaño de muerte

    Atrapé las palomas que habitaban en la sangre alterada de los niños perversos
    robé vuelos morados
    vuelos de adelfa y alarido
    vuelos de arteria y arañazo
    espejos
    fiestas
    del jacintos del sur

    Yo te di huesos de palomas muy pequeñas
    astrolabios de tierno esqueleto
    guías luciérnagas y otras luces nerviosas
    para que oyeras cómo el fósforo declama los viejos versos del número par
    para anclarte a mi noche
    para anclarte a mi noche con la cal delicada

    Yo te di huesos
    anclas pequeñitas
    para que te encallaras en la sal de las puertas
    y dije las palabras que así existen
    filtros de Melibea
    brujas líquidas
    o la voz fuerte de Rilke el poeta:
    ..................................................retenle
    sí, retenle.



    AMOR DE LOS INCENDIOS Y DE LA PERFECCIÓN...

    Amor de los incendios y de la perfección, amor entre la gracia y el crimen,
    como medio cristal y media viña blanca,
    como vena furtiva de paloma:
    sangre de ciervo antiguo que perfume
    las cerraduras de la muerte.



    HUNDIRÉ MIS MANOS AQUÍ...

    Hundiré mis manos aquí, en este mar que no existe,
    hundiré las hojas ávidas y el verso vertical que nació espada,
    la tinta de helecho virgen, las sílabas furtivas que iban diciendo: sálvame,
    y el amor como un vino escrito.

    Hundiré mis dedos, las lianas vivas y los pólipos que enmudecen en mis dedos,
    las flores graves que coronan a los reptiles que amo,
    el liquen del sueño que maduran las serpientes más favorables,
    el corazón pintado de blanco, hasta morir,
    la garganta del día y sus branquias de oro.

    Hundiré mis manos en noche que no existe sobre un mar que no existe,
    mi garganta entre anzuelos de la flora marítima,
    en agua ebria y en buques como pájaros,
    en aquello que no será posible,
    en todo lo que se alza cuando la noche se alza,
    cuando encalla su cornamenta de ciervo temible y solloza,
    estrofa antílope o estrella en metro antiguo,
    y andará la locura como un óleo escarlata,
    ala o aceites rojos sobre la superficie de cierta oscuridad,
    de océano ninguno.

    Hundiré mis manos en este lugar leve donde duermen secretas las marinas flamígeras,

    y hablemos de las direcciones y de las cosas de la muerte,
    y de sus rutas, y de sus atrios abrasados.


    Última edición por Pedro Casas Serra el Mar 07 Feb 2023, 14:26, editado 2 veces

    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 39854
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Blanca Andreu (1959- Empty Re: Blanca Andreu (1959-

    Mensaje por cecilia gargantini Lun 06 Feb 2023, 16:05

    La caracterización de su obra está en la completa biografía que adjuntás!!!!!!!!!!

    Me ha gustado mucho conocerla y son muy movilizantes y logrados sus versos.

    Graciasssssssssss Pedro
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44130
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Blanca Andreu (1959- Empty Re: Blanca Andreu (1959-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 07 Feb 2023, 12:35

    Gracias a ti por tu interés, Cecilia.

    Un abrazo.
    Pedro

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44130
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Blanca Andreu (1959- Empty Re: Blanca Andreu (1959-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 07 Feb 2023, 14:30

    .


    De Báculos de papel (1982):


    YO SOLA OSCURA POR AZOTEAS...

    Yo sola oscura por azoteas con alas amontonadas por la quietud y por la muerte agrandadas y por cantos diciéndote ay condúceme con mi corazón desconocido a la puerta de las tiendas todas donde venden altísimas gravitaciones ángeles infinitamente confusos que acuden en compases de trenes y se albergan en grises estuarios ay condúceme ahora cuando mi fortaleza martiriza derramándose cuando excesivamente levanta armas de nada y se precipita sobre nada como una certeza y una antífona de la eliminación.


    SANGRO DE VERAS SANGRO LUZ...

    Sangro de veras sangro luz que se escapa y es en mí donde las cabalgaduras se reúnen para arrancar con orlados cascos ancas de piedra atesorada la asesina vegetación del tomillo y las llamas de mayo. También arrastro mi sueño como un vestido manchado sucio y celeste originado por el ángel que divulga la sangre la sed arrastro mi sueño emerjo bajo un mediodía inmoderado arrastrando y dejando ángulos letras que penden de los cielos de la sangre la sed.


    DI TÚ ÁNGEL ADELGAZADO POR EL SILENCIO...

    Di tú ángel adelgazado por el silencio mientras cierro los ojos aliando en mi memoria trashumancias de arcángeles sublimes poderosos tronos dominaciones di tú cómo no entiendo y sin embargo de qué manera estoy sujeto y sangro
    ángel sin dinastía en qué forma mi cuerpo se afirma y se somete hondamente a su orden abrumado de un cielo arcaico virginal.
    ....O tú que vienes de dentro tú que eres el amor en mí hallándome y dejándome sola entre vuelos muertos sobre el olvido favorable y lineal que mi lengua reciente en cinco longitudes traza.
    ....O al contrario y entonces digo me despierto paseo: escucha fors seulement l′actente rosa sacerdotal de sombra en flandes olvido en mármol negro de profundo duque con doble número y beso. Y beso también mis nacimientos o tu boca mi boca y ahora fors seulement l′actente espera en quince siglos tendidos ateridos como manos y sábanas cubriendo amor.




    De Capitán Elphistone (1986-1988):


    QUÉ SEÑOR DE LAS NOCHES...

    Qué señor de las noches, qué guerreros, qué ausentes,
    qué silencio crecido en un secreto como las ramas y las catedrales
    cuando la música de marzo tiene la verdad a sus pies.
    Qué estaciones donde nada hay y ningún mensajero recuerda
    aquella música lejana, aquellos ojos que brillan en la oscuridad
    como dos animales vivos.
    Sobre la niebla, entonces, propagaba su pensamiento
    y relaciones y analogías relucían semejantes a peces,
    recuerdos refulgiendo sobre el lomo del mar, huraños
    pasillos de la memoria, entonces -los últimos
    sentimientos, negros como la sombra en la bodega,
    se saben todavía mal interpretados -qué astrolabio
    y qué brújula, qué viento del noroeste
    para el sombrío capitán Elphistone, para su mirada
    cuando saluda a las constelaciones, el Boyero y las Cabrillas
    contra el incendio de las tempestades
    o bien qué mueca definitivamente fría como un hueso.



    OFRENDA

    Decidme, agua, fuego furioso, lluvia del infierno,
    sobre la grande mar redoblan los tambores
    del enemigo viento y retumban como campanas
    los lingotes de cobre en la sentina.
    Decidme, lastre o mercancía, fardos de especias, negros
    fueron sacrificados al gran ladrón, fueron por la borda,
    sombras raptadas, ropas, animales
    y una mujer.



    CINERARIO

    a Marta

    I

    Ahora me pregunto qué sería de aquel fuego
    y de su noche, la ceniza.

    II

    El fuego es dios de nada, dijo el poeta, es nada
    aunque a veces sople por las chimeneas
    un aire alemán.

    III

    Ahora me pregunto qué fue de aquellos fuegos
    .......................................y de su norte, la ceniza.

    IV

    El fuego es dios de nada -dijo el poeta- es nada
    y jamás se controla por educación
    o cualquier otra
    sino que obra
    y porfía.

    V

    Ahora me pregunto que será de aquel fuego
    y su sepulcro, la ceniza.



    FÁBULA DE LA FUENTE Y EL CABALLO

    A Beatriz de Laiglesia y Werner Aspenström

    Dicen que murió un caballo.
    Contaron que pasó como una sombra, que galopaba
    como noticia que va corriendo
    todos los días hasta la fuente -agua y sonidos blancos,
    jaurías blancas y galgo crepitar-
    todos los días entre la nieve y en el deshielo, sobre la
    hierba de mayo, año tras año
    huía de los lobos
    ese caballo que ahora está muerto
    atravesaba los bosques encendidos por la luna
    quien lo saludaba fríamente.
    Era castaño -acaso era una yegua-
    ese caballo del que hablo. Nunca lo podré conocer.
    Me han dicho que pasó como una sombra
    que su vida no fue sino una sombra y sin embargo el caballo era luz.
    Era un caballo ateniense. En sus ojos brillaba el fuego
    de la verdad y la belleza,
    pero nadie lo conoció.
    Ese caballo que ahora viene vigilante hasta este poema
    con los ojos agrandados por el insomnio de la muerte,
    con la mirada de mi hermano y la sonrisa de fábula
    a veces miraba a los hombres,
    pero los hombres no sabían prestar atención a un caballo.
    Ni el sabio ni el indiferente se preocuparon de indagar.
    Y así el caballo pudo ir año tras año
    hasta la fuente aquella y dicen
    que se hicieron compañía
    durante los durísimos tiempos.
    No hablaban más que de sus cosas
    en un lenguaje desconocido, más misterioso que el sueco
    aquel caballo y aquella fuente.
    La fuente era una comadre de las que todavía quedan,
    vividora, aficionada
    a los chismes.
    El caballo era un caballero, no puede decirse otra cosa.
    Dicen que galopaba como noticia que va corriendo
    a propagar la prosperidad, como un mensaje
    del rojo del verano.
    Y nadie lo escuchó sino la fuente, nadie supo su signo
    ni su símbolo,
    nadie quiso saber sino la fuente de aquel caballo color hoja seca.
    En el interior de un verso sueco descansa de su soledad
    y ahora ha negado a este poema antes del amanecer
    con grandes ojos semejantes a los de un antiguo profeta,
    con ojos que no se preguntan si fue dios quien hizo la
    muerte,
    con grandes ojos elevados
    a la categoría de potencias.
    Sueño y sendero, sangre y oscuridad
    que suenan como campanadas.
    Hacia dónde vuelan. De su paso no queda
    vestigio alguno. Y el caballo -desde la noche- mira y aprueba
    no los ojos de la desapacible
    sino la última luz de una brizna de hierba.



    URSA MAIOR

    Cierra tus puertas, muerte de los sueños,
    fueras el hombre que en turbión de centeno
    y hierba seca sobre el mar amarillo
    cae cuando se desbocan los caballos
    y despierta la cólera del padre.
    Aquí y allá caía sobre el mar
    sin perder su sonrisa torcida,
    anunciaba sus derechos escudo en alto,
    y en la sombra que legisla la usura y los muertos
    encendió para ti su elocuencia.
    Sal de los malecones, señor de los sueños,
    muestra tu condición, levanta estatuas
    con los barcos perdidos en el dorso.
    Vuelve a nosotros ese tu rostro
    coronado de algas y espinas.



    FINAL

    Nada escucha Elphistone —Je suis de mon coeur le vampire
    cuando evalúa significados, precios de viejos libros, de
    otros navíos,
    vendavales o la repentina conciencia que elimina
    una firme navegación. Húmeda luna que recuerdas
    el frío norte de la sangre, quién está haciendo la cuenta,
    quién dirige las reputaciones más podridas que las tablas
    del barco, calafateadas
    con muerte, quién —bajo los ángeles rapaces y herméticos—
    ordena la inmortalidad, examina las pérdidas, rescata
    los prejuicios y aseveraciones
    que nunca, en ningún lugar, por más que o a pesar de.
    Y los apremios y las victorias —cinco presas— y la elegancia
    en la piratería, oscuro capitán Elphistone, cuando la luna
    mira tu dignidad
    ardiendo sobre la avaricia del cielo.


    BLANCA ANDREU, El sueño oscuro. Poesía reunida 1980-1989, Hiperión, 1994


    Contenido patrocinado


    Blanca Andreu (1959- Empty Re: Blanca Andreu (1959-

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Sáb 24 Feb 2024, 10:33