Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1034542 mensajes en 47386 argumentos.

Tenemos 1564 miembros registrados

El último usuario registrado es Nicolaz

¿Quién está en línea?

En total hay 72 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 71 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Luty Molins


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» 2011-10-15 ESTABA LUIS EN SU PISO...
VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 EmptyHoy a las 05:29 por Pedro Casas Serra

» NO A LA GUERRA 3
VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 EmptyHoy a las 05:10 por Pedro Casas Serra

» POESÍA SOCIAL XIX
VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 EmptyHoy a las 04:09 por Pascual Lopez Sanchez

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 EmptyHoy a las 03:27 por Pascual Lopez Sanchez

» POESÍA DE REPÚBLICA ÁRABE SAHARAUI
VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 EmptyHoy a las 00:09 por Lluvia Abril

» 2011-10-09 PÍA Y PÍA QUE PÍA…
VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 EmptyAyer a las 15:46 por Pedro Casas Serra

»  2011-10-06 MANOS BLANCAS, SEDOSAS…
VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 EmptyAyer a las 15:45 por Pedro Casas Serra

» 2011-08-07 AQUÍ HABÍA UN LAGO
VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 EmptyAyer a las 15:44 por Pedro Casas Serra

» MARIO QUINTANA ( 30/07/1906... 05/05/1994)
VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 EmptyAyer a las 11:23 por Maria Lua

» 2011-06-04 PUES QUE LA VIDA ES CAMINO…
VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 EmptyAyer a las 06:13 por Pedro Casas Serra

Marzo 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty

3 participantes

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 86378
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Miér 15 Dic 2021, 14:24

    VICENTE MEDINA (1866 - 1037)

    AIRES MURCIANOS 

    1. PRIMERA PARTE

    A. LA CANCIÓN TRISTE. 

    A8 TOÍCO


    Morenica tenía la cara,
    negricos los ojos . . .
    me espreció por probe,
    me tenía en poco .. .
    Pa saber lo que yo la quería,
    ¡Yo solico, solo!
    Pa ella, yo, naïca. . .
    ¡Y ella, pa mí tóico!
    Morenica tenía la cara,
    negricos los ojos. . .
    Ahora es un probe puñäo de güesos
    que está enterraïco dentro de aquel hoyo. . .
    naïca pa´l caso . . . naïca pa'l rnúndo. . .
    ¡manque es, pa mí, tóico!


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    NO EXISTEN BANDERAS ANTE EL LLANTO DE UN NIÑO. CARLOS PONCE


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 86378
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Miér 15 Dic 2021, 14:31

    VICENTE MEDINA (1866 - 1037)

    AIRES MURCIANOS 

    1. PRIMERA PARTE

    A. LA CANCIÓN TRISTE. 

    A9 NOCHEBUENA


    I


    Malhaya' el tiempo malo,
    malhaya la probeza,
    ¡malhaya el que este mundo se gobierne

    de tan mala manera!


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    NO EXISTEN BANDERAS ANTE EL LLANTO DE UN NIÑO. CARLOS PONCE


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 86378
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Miér 15 Dic 2021, 14:38

    VICENTE MEDINA (1866 - 1037)

    AIRES MURCIANOS 

    1. PRIMERA PARTE

    A. LA CANCIÓN TRISTE. 

    A9 NOCHEBUENA


    II



    Blancos de nieve están, como palomas,

    los altos de la sierra;

    de plata enguarnecías

    páece que están las ceñas,

    ande los chorros de agua

    hechos encajes al helarse quëan ;

    de vidro son las fuentes,

    de vidro son las ciecas . . . 

    ¡paraliza el helor la

    los correntales! . . . 

    ¡las aguas páece que se paran muertas! . . .



    ¡Dá temor tanta frío!

    ¡Probe de aquel que sin calor se vea

    y halle nieve en el cielo

    y halle guielo en la tierra!


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    NO EXISTEN BANDERAS ANTE EL LLANTO DE UN NIÑO. CARLOS PONCE


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 86378
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Miér 15 Dic 2021, 15:04

    VICENTE MEDINA (1866 - 1037)

    AIRES MURCIANOS 

    1. PRIMERA PARTE

    A. LA CANCIÓN TRISTE. 

    A9 NOCHEBUENA


    III



    Con la mar de trebajos

    hizo Juan su casón  en la laëra ;

    un abujero en onde

    meterse tan siquiera;

    un resguardo pa'l frío,

    porque a más no alcanzaba su probeza;

    un rincón pa vivir... o pa morirse,

    ¡que el hundirse un casón no es cosa nueva!...



    Pos allí tiés a Juan acobardäo ;

    que no häy ná que los probes tanto teman

    como estos días tristes

    en que tóico se asuela;

    ¡como estos días en que grana el hambre

    y arrecoge la muerte su cosecha!...



    Alli está el probe Juan, que es de lo poco

    güeno que ya se encuentra,

    y su probe mujer, que es una santa,

    y can ellos sus nenas :

    dos angelicos de esos

    que Dios al mundo pa penar los echa .

    Allí los tiés a tós en la cocina;

    allí tos tiés. . . ¡pero sin chispa e leña!

    Del humo, de otras veces,

    allí se vé la señalica negra

    y se vé el hogaril y el puñaico

    de ceniza que quëa. . .

    ¡tó aquello fue, sin rastro de rescoldo,

    más páece que cocina, una nevera!



    ¡Allí los tiés!... ¡los cuatro

    ue acurrucäos  y arrecíos tiemblan...

    helándoles el frío ista los güesos

    y helándoles el alma la tristeza!



    Y pué que más que el alcabor de un horno

    aquel casón de calentico sea;

    pero yo te aseguro

    que dentro de él el corazón se guíela

    ¡y que se siente allí mucho más frío

    que en las mesmicos altos de la sierra! . . .


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    NO EXISTEN BANDERAS ANTE EL LLANTO DE UN NIÑO. CARLOS PONCE


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 86378
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Sáb 18 Dic 2021, 01:33

    VICENTE MEDINA (1866 - 1037)

    AIRES MURCIANOS 

    1. PRIMERA PARTE

    A. LA CANCIÓN TRISTE. 

    A9 NOCHEBUENA


    IV



    Suelen icir que el hambre

    hace salir al lobo de su cueva;

    yo pienso que hace más. . . ¡pienso que iguala

    los probes cordericos con las fieras! . . .



    *

    Por el casón de Juan, junto por junto

    a la mesmica puerta,

    han hecho una sendica

    que vá al pueblo derecha,

    y tós los deI partío

    la tornan por verëa,

    igual si van pa'l horno,

    que si van pa la iglesia .

    Asina tiés que, en siendo

    corno hoy, que es Nochegüena,

    miI almas pué que pasen

    por la sendica aquella,

    por el casón de Juan.. . ¡junto por junto

    a la mesmica puerta!



    Y pasan las mujeres

    con sus tablas de pan a la caëza...

    con aquel pan de trigo,

    que granicos de anís por dentro lleva . . .

    con las tortas de Pascua,

    que trasciender de güenas . . .



    Y pasan las que güelven del mercäco

    charla que charla . . . ca uno con su tela . . .

    tôs pensando en comer y en divertisse,

    ¡tós con cara contenta!

    Y dentro del Casôn se vá colando

    to aquel rum rum de gente satisfecha

    y aquel olor de pan . . , ese olorcico

    con que el hambre se espierta!


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    NO EXISTEN BANDERAS ANTE EL LLANTO DE UN NIÑO. CARLOS PONCE


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 86378
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Sáb 18 Dic 2021, 02:08

    VICENTE MEDINA (1866 - 1037)

    AIRES MURCIANOS 

    1. PRIMERA PARTE

    A. LA CANCIÓN TRISTE. 

    A9 NOCHEBUENA


    V


    - ¿No hace tortas la madre? -

    l'ice al probe de Juan una e sus nenas. . .

    Y Juan . . . ni responderle. . .

    ni mirarla siquiera. . .

    ¿Pa qué mirarla el probe,

    si no podría verla,

    si siente que sus ojos,

    llenándose de lagrimas, se ciegan?

    ¿Cómo ha de responderle,

    si se ahöga de pena?



    Y la otra criatura,

    que está arrimá a la puerta,

    poniendo esos ojazos tan espiertos

    que pone la miseria,

    dice en tonico dulce,

    que amargo al alma llega,

    ca ves que el olorcico de las tortas

    en el casón se cuela :

    -¡Qué olor más güeno, padre!

    ¡Qué olor más güeno que echan!-



    Y hace ca ves más frío. . .

    no para de nevar allá en la sierra. . .

    De vidro son las fuentes . . .

    de vidro son las ciecas . . .

    paraliza el helar los correntales . . .

    las aguas páece que se paran muertas . . .

    ¡en el cielo tó nieve! . . .

    ¡guíelo por tóicas partes en la tierra! . . .

    - "No pué ser, ---dice Juan-- ya soy tan güeno

    que a gritos m'ice malo la concencia . . .

    Nuestros eran enantes

    los montes con sus leñas,

    y libres pa los probes

    aquellos altos de pínás espesas . . .

    libres, can sus lentiscos y chaparras,

    lo mesmo los colläos que las chentas . . . '

    y libres los barrancos con sus nebros . . .

    ¡libres, con sus romeros, las laëras! . . .



    Y en estos días malos

    en que al probe le niegan

    trabajo, pa vivir, quien tié caudales,

    y el cielo su calor y el pan la tierra. . .

    en estas días malos, otras veces

    no era cosa e temblar, como hoy se tiembla,

    que, pa el hambre y el frío, les queäba a los probes

    el consuelo e la sierra

    { ¡ya que no el de los hombres! }

    el consuelo e -la sierra

    con sus manás de lobos,

    con sus mantos de nieve, con sus peñas! . . .

    No pué ser; soy tan gïieno,

    que a gritos m'ice malo la concencia;

    esos montes son míos 

    con sus pinás espesas. . .

    ¡y mis hijos tién hambre

    y, estroceäos  por el frío, tiemblan!"


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    NO EXISTEN BANDERAS ANTE EL LLANTO DE UN NIÑO. CARLOS PONCE


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 86378
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Sáb 18 Dic 2021, 02:29

    VICENTE MEDINA (1866 - 1037)

    AIRES MURCIANOS 

    1. PRIMERA PARTE

    A. LA CANCIÓN TRISTE. 

    A9 NOCHEBUENA


    VI



    Probe Juan, que olvidaba en su esvario

    que, aunque paece mentira, aquí en la tierra,

    las leyes que hace Dios son leyes malas,

    y las que hacen los hombres, leyes buenas ...



    En la plaza del pueblo está la cárcel

    Juan está dentro de ella. . .

    y su mujer y sus hijicas lloran,

    arrimás a la reja . . .

    Pa la misa de gallo va la gente,

    la media noche llega,

    hace ca ves más frío

    no para de nevar allá en la sierra . . .

    Alegres van los mozos en pandillas,

    camino de la iglesia,

    y, al son de los guitarros y zambombas

    y de las panderetas,

    al pasar po encomedio de la plaza,

    esta coplica sueltan :



                                Los pastores y pastoras

                                todas van juntos por leña

                                para calentar al niño

                                que nació la Nochebuena.
    [size]



    Y por más que es alegre la coplica,

    triste a la cárcel su sonico llega . . .

    Y el probe Juan esesperäo llora,

    y lloran en la reja

    su mujer y sus probes angelicos,

    que tién las manos en los hierros puestas. . .

    ¡manos helás, que son también de hierro,

    de agarrotás y tiesas!
    [/size]



    Frobr~ Juan, que olvidaba en su esvario

    que, aunque p~aece mentira, aquí en is tierra,

    las leyes que hace Dios son leyes malas,

    y las que hacen los hombres, leyes buenas . , .

    Bn la plaza del pueblo está la cárcel

    Juan está dentro de ella. . .

    y su mujer y sus hijitas lloran,

    arrïmás a la reja . . .

    1?a la mïsa de gallo va la gente,

    la media noche llega,

    hace ca ves- más fr%,

    no para de nevar ~ailá en la sierra . . .

    Alegres van los mozos en pandillas,

    camino de la iglesia,

    y, al son de los guitarros q zambombas

    y de las panderetas,

    al pásar po encomedio de la plaza,

    esta coplica sueltan :

    dos = quebzsnradoa.

    á2

    Los pastores y pastoras

    todas van yuntos por leña

    para calentar al nirio

    que varió la IVorlseóuena ~,

    Y por más que es alegre la coplïca,

    trïste a la cércel su sonico llega . . .

    Y el pncabe Juan esesperäo llora,

    y lloran en is reja

    su mujer y sus probes angeücas,

    que tïén las manos en los hierros puestas. . .

    ¡manos helás, que son también de hierro,

    de agarrarás y tiesas!


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    NO EXISTEN BANDERAS ANTE EL LLANTO DE UN NIÑO. CARLOS PONCE


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 53747
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 62

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 18 Dic 2021, 04:07

    Gracias, Pascual.
    Sigo escuchando desde aires murcianos y, me encanta.
    Besos.


    _________________
    "Podrán cortar todas las flores
    pero no detener la primavera".

    Pablo Neruda
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 86378
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Sáb 18 Dic 2021, 06:19

    Te doy las gracias, amiga mía, pero me cuesta mucho... muchísimos errores. Debo repasar letra a letra ( no verso a verso). Cada poema me lleva horas, sin exagerar.

    Lo más probable es que lo deje. En el archivo original se puede leer. Si alguien me lo pide, se lo paso. Gracias por tu seguimiento. Siempre es un estímulo.

    Besos.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    NO EXISTEN BANDERAS ANTE EL LLANTO DE UN NIÑO. CARLOS PONCE


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44212
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Jue 06 Abr 2023, 06:58

    .


    Otros poemas de Vicente Medina:


    De Aires murcianos (1896-1905):


    LOS PAJARICOS SUELTOS

    (A la memoria de mi querido
    maestro de primeras letras
    D. Miguel Medina.
    )

    I

    No mandes los nenes a la escuela
    porque no la han abierto
    y está, si es que el Señor no hace un milagro,
    cerraïca pa tiempo…
    Ha caído en la cama,
    mu malico el maestro,
    y es cosa de temer, por las señales,
    que ya no se levante el probe viejo…
    Una jaula vacía
    páece la escuela con aquel silencio,
    y por fuera corriendo los zagales,
    una bandá de pajaricos sueltos.

    II

    Ya doblan las campanas…
    ya arremató el maestro…
    Mucha pena me da, porque era un hombre
    de los pocos hay buenos…
    muncha pena me da por los zagales…
    ¡No paro de pensar qué va a ser de ellos!
    …..............................................

    III

    ¡Traigo en el corazón una tristeza!…
    De allá abajico vengo;
    la escuela, como enantes, cerraïca
    y con aquel silencio…
    chillando alreörcico los zagales
    y a sus anchas corriendo…
    ¡La jaulica vacía
    y la bandá de pajaricos sueltos!
    .........................................
    .........................................



    MURRIA

    (A José García Vaso.)

    ¡De fïjo mi madre
    las horas mortales llorando se pasa!...
    Ya sabe la pobre
    que naica en el mundo me salva,
    que me encuentro malico del pecho,
    que, día por día, las fuerzas me faltan,
    que, lo mesmo que lus sïn aceite,
    poquico a poquico mï vida se apaga...
    Yo me píenso que el mal que me acora,
    mäs bïen que en el pecho, lo llevo en el alma...
    Por volver a mi tierra, tan sólo,
    son töas mis ansias,
    ;y, de hallarme tan lejos, la murria
    me corca y me mata.
    .............................................
    ¡Llévate esa copa,
    no me des más agua!...
    Pa apagar la sequía que tengo
    me tenías que dar una jarra
    de aquellas tan limpias
    que están colgaïcas debajo e las parras...
    de aquellas tan frescas
    ¡que gotica a gotica tresmanan!...
    ¡Llévate esas flores,
    que es muy fuerte su olor y me daña!...
    Pa olorcico suave,
    aquel que en la güerta de tóico se escapa;
    de aquellos rosales, de aquellos claveles,
    de aquellas alábegas,
    de aquellos naranjos, de aquellos pomposos
    jasmineros que visten las tapias...
    ¡Quítame esta ropa
    que el cuerpo me abrasa!...
    ;Pa ropica aquella tan asolaïca...
    aquella tan blanca
    que alzaïca me tiene mi madre
    en l'hondo del arca!...
    .............................................
    ¡Qué dolor de caeza!..
    ¡Que se callen tos esos que cantan!...
    ¡Pa coplicas, aquellas tan dulces
    y aquellas, a veces, también tan amargas!,
    ¡aquellas que páecen quejíos de pena!...
    ¡aquellas que páecen risicas del alma!...
    .............................................
    ¡Me muero! ¡No tengo
    ni gelepa siquiá de esperanza!
    No es, con tóico y con ella, la pena
    que más me acobarda,
    que, al fin y al remate,
    quien muere descansa...
    Mi dolor es morirme tan lejos...
    no ver mi barraca...
    no ver a mi novia...
    no ver mi guitarra...
    ¡no sentir el calor de los besos
    que mi madre llorando me daba!
    ..............................................
    Yo quisiá rnorirrne
    bebiendo aquella agua...
    Pué que aquellas coplicas tan dulces
    de este sueño mortal me espertaran...
    ipué que el olorcico de los azadares
    me resucitara!
    ...............................................
    Diles que me lleven... ;diles que me lleven,
    anque llegue ya muerto a mi casa!
    Que aquella ropica,
    que en l'hondo del arca
    alzaïca me tiene mi madre,
    me la pongan, siquiá, de mortaja...
    que me abrigue mi cuerpo mi tierra...
    ¡mi tierra del alma!



    CANSERA

    ¿Pa qué quiés que vaya? Pa ver cuatro espigas
    arroyás y pegás a la tierra;
    pa ver los sarmientos ruines y mustios
    y esnúas las cepas,
    sin un grano d'uva
    ni tampoco siquiá sombra de ella...
    Pa ver el barranco,
    pa ver la laëra,
    sin una matuja... ¡Pa ver que se embisten,
    de pelás, las peñas!...
    Anda tú, si quieres,
    que a mí no me quea
    ni un soplo d'aliento
    ni una onza de fuerza,
    ni ganas de verme,
    ni de que me mienten, siquiá, la cosecha....
    Anda tú, si quieres, que yo pué que nunca
    pise más la senda,
    ni pué que la pase, si no es que entre cuatro,
    ya muerto, me llevan...
    Anda tú, si quieres…
    No he d'ir, por mi gusto, si en crus me lo ruegas,
    por esa sendica por ande se fueron,
    pa no volver nunca, tantas cosas buenas...
    esperanzas, quereres, suöres...
    ¡tó se fue por ella!
    Por esa sendica se marchó aquel hijo
    que murió en la guerra...
    Por esa sendica se fue la alegría...
    ¡Por esa sendica vinieron las penas!...
    No te canses, que no me remuevo;
    anda tú, si quieres, y éjame que duerma,
    ¡a ver si es pa siempre!... ¡Si no me espertara!...
    ¡Tengo una cansera!...



    EN LA ÑORA

    Poquïcas comparanzas
    hallara pa mi vida, como aquella:
    Una ñorica hicieron los zagales
    en el mesmo quijero de la cieca
    y a un pajarito de esos,
    alegría y encanto de la huerta,
    a estilo de una mula
    lo engancharon en ella
    y, arreándole, hacían
    al pobre animalico, darle vueltas.

    Me daba compasión el pajarico
    y me pareció la suya mi tristeza,
    cautivo de los hombres y por ellos
    candolío y sin fuerzas...

    Me daba compasión... Mirando al pobre,
    me imaginaba yo de qué manera
    tan dulce cantaría el pajarico
    libre entre los naranjos de la huerta...

    Como el pájaro triste
    me vide yo con pena,
    forcejeändo par alzar el vuelo...
    prisionero en cadenas...
    ¡Me vide yo mesmico, probe esclavo,
    dando a la ñora de mi vida vueltas!



    LA BARRACA

    A la orillica del río,
    y mirándose en el agua,
    está como satisfecha
    y orgullosa mi barraca...
    A mí me entra pena, a veces
    y digo al considerarla;
    ¡Cerca está del que la vida
    la da, igualico que mata!

    Entre álamos y cañares
    y limoneros y parras:
    con las paëres de atobas
    abrigás con arcazabas
    y con el techo de sisca
    y con las puertas de caña,
    agachá bajo una higuera
    grande que töa la tapa
    y acurrucá, ¡propiamente
    páece un nío mi barraca!

    La he revocäo de yeso
    y está que la vista encanta:
    tó lo que tiene de humilde
    tiene de Iirnpïa y de blanca,
    y mi mujer ha hecho de ella
    una tacica de plata:
    El cantarero reluce,
    la cantarica tresmana
    fresca y como un sol de limpia,
    que abre de beber las ganas...
    la espetera y la platera,
    de emperejilás se saltan...
    las sïllas y la mesïca
    sin polvo y sin una mancha...
    debajico del jarrero
    sus macetas con alábegas...
    iy, como un altar de ilesía,
    en un laïco la cama
    con sus encajes de nieve
    y su cobertor de grana!...

    Yo no envidio los palacios
    que en las ciudades levantan,
    que en ellos, con ser tan grandes,
    el corazón se me aplana
    y, en cambio, en mi barraquica,
    que es tan pequeña, se ensancha...

    Tomando el fresco en verano
    a la sombrica e la parra;
    tomando el sol en invierno
    al amparo e la barraca,
    con la concencia tranquila
    ¡qué a gasto las horas pasan!...

    Tan hermosa está la huerta
    que páece una moza maja,
    y tan hermoso está el cielo,
    que deja la huerta a zaga..,
    A descansar del trabaja,
    con el que mi pan se gana,
    (que el pan que se come el pobre
    siempre con sudor se amasa),
    me siento junto a la puerta
    y, cogiendo mi guitarra,
    pienso que, pa mí, en el mundo
    tó se encierra en mi barraca...

    ¡Ay de mí, si crece el río
    y se lleva mi barraca!...
    ¡Ay de mí, si tu querer
    se lo lleva una mudanza!...



    EN LA CIECA

    Con un zagalejo e grana
    y con una almilla negra
    y apargaticos en onde
    sus piececicos enseña
    más límpïos que las chinicas
    que el río en la orilla deja,
    Dolorïcas va por agua
    al remanso de la cïeca...

    Las manas en la centura
    y el cántara a la cëza,
    más encarná que una rosa
    la he tropezao en la senda.
    Siempre tié color su cara,
    pero e1 color que ahora lleva
    es la señal de un querer
    que a Dolaricas marea,
    y me páece va por algo
    más que por agua a la cieca...

    Un mozo recio de cuerpo
    y con la cara morena,
    vestío con zaragüelles,
    chaleco e rosé y montera,
    sentäo sobre la guierba,
    tira chinicas al agua
    desimulando que aceha
    cómo viene Doloricas
    y que aonde éi está se acerca...
    Por un álamo caído,
    que su tronco se atraviesa
    sobre el corrental del agua
    y como puente se presta,
    hasta e1 otro 1äo cruzo
    en onde tengo mis tierras
    y, arreglando una almajara
    que he puesto pegá a la cieca,
    tapäo por los carrizos,
    los juncos y las aneas
    (como el mozo y la zagala
    no ven que anguno se antera
    y hablan descuidaos tan libres
    de au querer), a mí me llega
    lo que platican que, a veces,
    con su dulzor se asemeja
    al pío pío que tién
    los pájaros en la güerta...
    Él, con ojos que relumbran
    mirándola con terneza;
    -más roja que un ababol
    y los ojos bajos, ella;
    cá ves más arrimaïcos,
    ca ves con trazas más tiernas,
    con angunas palabricas
    tan dulces y tan de cerca,
    que no páece que se häblan
    y sí páece que se besan,
    pasan juntos una höra
    que como un menuto cuentan
    y, de mucho que se ïcen,
    en mis oídos se quëan
    estas cosas que pa l'alma
    son siempre cosas tan güenas:

    -"ïLo que has tardao, Dolorïcas!
    -Es que es mu larga la senda.
    -No sabes lo que padesco.
    -Al que sufre, Díos lo premïa.
    -Si mï premïo has de ser tú,
    son pocas töas las penas.
    -Ése es el cuento de tos,
    pero adrento otra se quea.
    -¡Adrento!... Adrento, bien sabes
    que náïde más que tú reina...
    .......................................
    ¡Ven!... asína ¡más junticos!...
    ¡Qué gusto verte tan cerca!...
    ¡Qué hermosa que tiés la cara!...
    no cría toa la güerta
    rosa con estos colores,
    ni tan suavecica y fresca...
    ¡Y qué cuello! ¡Qué blancuras!
    Páece que en el seno llevas
    toïcos Ios azadares
    que tus naranjicos echan...
    ¿Y tus ojos?... ¿Y tu boca?..
    ......................................
    ¿Que no quieres? ¡vamos!.. ¡deja!...
    ¿Que es pecäo?... ¡ni lo pienses!...
    Dichoso el que se condena,
    si es así...
    ........................................
    ... ¿Por qué suspiras?
    ¿A qué viene esa trísteza,
    si sabes que he de cumplirte
    po encima e tó mi promesa
    y me casaré contigo,
    tó lo más, pa la cosecha?
    ¡Así quiero que sonrías,
    manojico e guierba güena!
    -¡Qué palabricas que fiés!
    ¡Qué bien trebajas la tierra!

    ***

    Lleno eI cantarico d´agua
    y de ensueños la caëza
    Doloricas va cantando
    esta coopla por la senda.

    Flores de mi naranjïco
    tus palabricas no salgan...
    ¡de un naranjico que tengo
    en el que la flor no cuaja!

    .................................
    Quïjero arriba va el mozo
    por la orilla de la cieca
    y este otro cantar también
    salir de su pecha deja :

    La palabra que te ha dao
    o muero o se cumplirá,
    que antes que faltare yo,
    el río se güelve atrás.
    .................................
    Camïnico e mi barraca
    yo también tomo la vuelta
    y, pensando en Doloricas
    y el mozo que la corteja,
    me acuerdo de este cantar
    en el que páece se mesclan
    amargor de las retamas
    y dulzor de las colmenas:

    ¡Vientecico de palabras
    y palabricas de viento!
    ¡Palabricas que dan gusto '
    y son lagrimicas luego!

    ..............................



    LA NOVIA DEL SOLDAO

    I

    Lástima de zagalica,
    la de la casa del Alto,
    la zagalica cantora,
    que era eI sentirla un encanto...
    la de los ojos alegres,
    ¡que era una gloria el mirarlos!...
    De aquella alegría hermosa
    ni sombrica le ha quedäo
    ¡ahilaïca por la pena,
    pasa el día suspirando!...

    La guerra tiene 1a culpa:
    la guerra que le ha robäo
    aquel mozo que le echaba
    músicas con su guitarro;
    aquel que töas las noches,
    en el poyo y a su Iäo,
    l'icía cosicas dulces
    al oïdo, platicando...
    Solo alguna ves que tiene
    carta del pobre soldao,
    se consuela la zagala
    y, por entre las naranjos,
    se oye esta caplica triste,
    en un tonico tan bajo
    que más páece que la llora
    que no que 1a está cantando:

    Ojos que te vieron ir
    por aquellos olivares,
    ¡cuándo te verán volver
    para alivio de mis males!!


    II

    ¡Lástima de zagalïca!
    Ya no suspïran sus labios,
    ya na llora... ¡ya pa sïempre
    sus ojos están cerräos!...
    ¡Qué rebonica hasta muerta!...
    ¡coma un ángel se ha quedäo!
    Cubierta está de azadares
    en un ataulico blanco,
    y la mortaja más blanca
    que la nieve en los picachos...
    blanca la cabecerïca
    en ande la han acostäo
    ¡y blancas como azucenas
    tambïén la cara y las manos!...
    Florecïca a medio abrir,
    que el aire tronchó del tallo...
    pajarïco que a la huerta
    ya no alegrará su canto...
    ¡lástima de zagalica,
    la de la casa del Alto!

    ¡Sus ojos ya no verán
    volver al pobre soldao!...
    Aquel mozo que le echaba
    músicas con su guitarro...
    ¡aquel que töas las noches,
    en el poyo y a su läo,
    l'ïcía cosicas dulces
    al oído platicando!



    TATE QUIETECICA

    ¿Nena, tiës azogue? ¡Ni que los demonios
    tuvïás en el cuerpo?... ¡Qué crïäturica!...
    ¡Miá que no has de estarte ni un menuto quieta!...
    ¡Miá que es una brega tóico el santo dïa!...
    Que corro, que salto, que rompo la escoba,
    que vuelco la zafa, que pïso las sillas,
    que el perro, que el gato,
    que si las pollicos, que si las gallinas...
    ;Nï que juás de yerro!...
    ¡Válgame, hija mía!...
    Te la pïdo por tóïcos los santos:
    no seas ansina;
    tate en un laïco, no me dés más guerra,
    ¡tate quietecica!...
    ¿No ves que no quiero, zagala, ponerte
    las manos encïma?
    ano vés que no quiero
    pegarte, alma mía?
    ¡A ver sï eres buena y una ves, al cabo,
    te veo tranquïla!
    ........................................
    ........................................
    La nena se ha muerto... ya no da mas guerra...
    ya... ¡tan quietecica!



    LA SEQUÍA

    Ni que a Dios se lo pidas,
    nï por más que suspires ni que ruegues;
    tómalo con pacencia y no te canses
    que, ya lo vés, no llueve
    ni una gotica de agua, tan siquiera,
    que tanto mal consuele.
    ¡Páece que ya en el cielo,
    al igual que en los hombres que no sienten
    las penas de los pobres,
    nï el brïllo de una lagrima se advierte.

    Y, si no quiés venirte de vacío,
    no vayas a la fuente,
    que tié la sierra las entrañas secas
    lo mesuro que las tién angunas gentes...

    De tóico, lo mejor es que no salgas,
    por mas que te esesperes,
    que de tós los dolores
    es el peor mil veces,
    el ver tó el mal que la sequîa ha hëcho
    iel ver tanta miseria y tanta muerte!...

    Los campos, asoläos...
    las tïerras, traspíllas sin que les entre
    la punta del aräo, ni que en ellas
    agarre ni un granico de simiente...
    las matas, retorcías
    y los árboles, muertos... ¡náica verde!...
    sin pastos y sin charcas ande beban,
    los ganäos... ¡muriêndose las reses!...

    Los caminos, con una vara e polvo
    ande se hunden los carros dista el eje
    y se arrastran las mulas carleändo
    y, abrasäos y ahogándose, se meten
    los pobres carreteros que respiran
    la terruza caliente...
    ¡Tó perdío!... ¡Perdío de remate,
    sin que Dios lo remedie!...

    Te pués esengañar, que náica alantas:
    no suspires, ni ruegues;
    y, si no guiés venirte de vacío,
    ya lo sabes, no vayas a la fuente,
    ¡que tié la sierra las entrañas secas
    la mesmo que las tién angunas gentes!



    Y LA NENA, ¡AL BRAZAL!

    La boca me duele de estarle dicïendo:
    -No quiero que vayas, nenïca, al brazal...
    no quiero que vayas, porque a ver a Paco
    sé nena, que vas...
    ino quiero que vayas!...
    ¡miá que ni chispïca de gusta me da!...
    Y no es que se diga
    que es mala el zagal,
    no es que yo me piense
    que no te querrá...
    pero es ligerico de cascos y páece
    que le gusta beber y jugar...
    ¡Miá que ni chispïca
    de gusto me da...
    ¡no quiero que vayas,
    nenica, al brazal!-
    ¡¿Ella hacerme caso?!
    Como el que una lumbre
    quisiera apagar
    y fuera, eI reñirle, leña que se echara
    pa encenderla más...
    "Anda ves, nenica", páece que entendía
    y, a tóicas las horas, ¡la nena, al brazal!
    Ni con palabricas ni can malos tratas
    se alantaba ná:
    -Miá, nena, que Paco no anda muy erecho
    ni páece formal...
    miá que es un enrea
    que le gusta vivïr y triunfar...
    miá que sus pasicos
    no son bueno ya...
    Pues como decirle que Paco era un ángel..,
    palabras perdías... ¡la nena, al brazal!
    -ïPor Dios, hija mía, ten concimïento!
    Procurando estás
    que no te consienta
    salir al portaï,
    que te encierre en el cuarto y te amarre
    y que, aunque me duela, te llegue a pegar...
    ¡Ni por esas!... ¡ni chispa de caso!
    ¡Nï que del demonio se hallara tentá!
    De día y de noche
    ¡la nena, al brazal!
    ....................................
    Ahöra. resulta que Paco quería
    divertirse con ella, na más...
    que ya, con la nena, ni a buenas ni a malàs
    se quiere casar...
    Con tóico y con ello y a tóicas las horas,
    ila nena, al brazal!


    Última edición por Pedro Casas Serra el Jue 06 Abr 2023, 13:45, editado 2 veces


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 86378
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Jue 06 Abr 2023, 08:05

    Gracias, Pedro, por subir a mi paisano.

    Un abrazo.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    NO EXISTEN BANDERAS ANTE EL LLANTO DE UN NIÑO. CARLOS PONCE


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44212
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Jue 06 Abr 2023, 13:46

    De nada, Pascual, un placer.

    Un abrazo.
    Pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44212
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Jue 06 Abr 2023, 14:43

    .


    De Poesías castellanas (1899-1908):


    EL DÍA DE LA SIEMBRA

    ¡Sembradores a los campos,
    que es el día de la siembra
    y esponjada y anhelante de semillas
    preparada está la tierra!

    No dejéis pasar el día, que es hermoso, sembradores...
    ¡a los campos!... alborea,
    y las tierras entregadas a la vida,
    como vírgenes sagradas al fecundo espasmo tiemblan!

    Echad pródigos al surco
    la semilla sana y buena...
    Confiad en vuestro esfuerzo, que bendice Dios los campos
    ¡y ha de ser la más hermosa de la vida, la cosecha!

    ¡Sembradores, a los campos!...
    Ya regada está la tierra
    con la sangre de los hombres, y hondos surcos
    han abierto los trabajos y las penas...

    ¡Sembradores de la vida, sembradores,
    arrojad sobre los surcos las ideas!...
    Confiad en vuestro esfuerzo, que bendice Dios los campos
    ¡y ha de ser la más hermosa de la vida, la cosecha!



    CANCIÓN DE PAZ

    Guerrero que en el remoto país estás,
    lejos del plácido hogar,
    sembrando luto y pavor,
    oye esta dulce canción
    de paz:

    El soldado con quien luchas,
    en quien se ceban tus odios,
    lo mismo que tú, dejó
    allá en su valle natal
    ¡su amor!
    ¡Su hogar!...

    No hay más ley universal
    que el amor,
    y la patria debe ser veneración
    al lugar
    en que la infancia pasó
    en un sueño arrobador
    al arrullo maternal...
    La patria no es ambición,
    ni miserable rencor,
    ni desatada pasión
    ¡es amor!
    ........................................
    En la estepa el anciano, la abandonada
    tierra infecunda, triste mirando está.
    Ya, fatigado y débil,
    no puede arar...
    ¡Del arrogante mozo que fue a la guerra,
    qué falta aquellos brazos haciendo están!
    ........................................
    La moza, en la escondida senda del valle,
    melancólicamente canta su amor...

    Oid su canción:

    !¡Amor!
    ¡A la guerra te llevan, mi amor!...
    ¡Qué lejos te vas!...
    ¡A la muerte te llevan, mi amor!...
    ¿Volverás?... ¿no volverás?
    Mi amor es la vida, la guerra la muerte...
    ¡Ay mis ilusiones y mis alegrías,
    que la muerte acechando va!..."
    ..........................................
    Y en los campos y en la aldea
    la canción no suena ya
    del mancebo que a la guerra se marchó...
    ¡En el silencioso hogar
    se oye sólo de la madre el suspirar
    de dolor!

    Bravo guerrero que estás
    lejos del plácido hogar
    sembrando luto y pavor,
    no olvides esta canción
    fraternal...

    ¡No hay más gloria que la paz,
    ni más ley universal
    que el amor!



    LA CANCIÓN DE LOS TRIGOS

    Han granado ya los trigos
    y se muestran opulentos...
    ¡inundaron de oro puro las anchuras de los campos
    y á los hombres el tributo de la vida les rindieron!

    ¡Han granado!... Sazonadas las espigas
    se inclinaron y cantaron agitadas por el viento,
    tristemente, gravemente,
    con susurros de misterio;

    «No nos venda al oro el hombre
    »ni haya más oro que el nuestro...
    »todos gocen las cosechas
    »qnelos campos dan espléndidos...
    »no nos guarden codiciosos
    »en sus trojes los perversos
    »y que teman, si nos guardan,
    »la venganza justiciera de los buenos"...

    Y los amos reclutaron segadores
    y los trigos se quedaron en silencio
    a los golpes de las hoces, que tendidos en los campos
    hechos haces, los dejaban como muertos.
    ............................................
    ............................................

    Han granado ya los trigos...
    Los hambrientos
    sudorosos, extenuados,
    atiborran de los hartos los graneros...
    Y turbada la alegría soberana de la tierra
    con el dejo
    de fatales, de mortales pesimismos,
    de los siervos
    resignados, melancólicos,
    suenan lánguidos y tristes los cantares a lo lejos...
    "Dios dispuso así este mundo
    "y no tiene el mal remedio;
    "Dios hizo ricos y pobres
    "¡y tendrá siempre que haberlos!"

    Las sangrientas amapolas manchan haces y rastrojos,
    y los trigos que cayendo
    van al golpe de las hoces,
    redentores y soberbios,
    al caer sobre los campos,
    su canción van repitiendo:
    "No nos venda al oro el hombre
    "ni haya más oro que el nuestro"...

    Llevan tristes los esclavos a los hombros
    las gavillas de los trigos opulentos...
    cabecean las espigas de las trágicas canciones,
    tristemente, gravemente, con susurros de misterio...
    ¡cabecean las espigas!
    y en las frentes abrumadas, van piadosas dando besos!...



    LA MALVASEDA

    Apenas huele la malvaseda
    de mi balcón;
    pero es sufrida y en todo tiempo
    me da su olor.

    Con poco vive y ama la vida... !Ama la tierra!
    !Como unos brazos de enamorada,
    tiernas raíces en ella echó!...
    !Son su alegría la fresca lluvia,
    los aires puros
    y los ardientes rayos del sol!

    No es ostentosa la malvaseda;
    mas tiene gracia y es, aunque humilde, solida y fuerte;
    si no descuella su delicada modesta flor,
    pródiga, en cambio, se da en sus hojas, se da en sus tallos,
    !toda perfume, de las raíces al corazón!

    Acariciando las hojas suaves,
    !oh, cuántas veces, como a los besos agradecidos,
    de rico aroma la mano amiga se embalsamó!...
    !Como una cosa que sufre y ama,
    honda ternura me hace que sienta
    la malvaseda de mi balcón!



    REVELACIÓN

    I

    El anciano cruza la calle, abatido,
    con mortal cansancio, con pasito lento,
    encorvado y triste
    que da pena verlo.
    Nadie le acompaña. En quien apoyarse
    no tiene su débil, vacilante cuerpo.
    Debe de ser solo. ¡Solito en el mundo,
    sin esposa, sin hijos... sin nietos!

    II

    ¡Qué alegría me das, primavera!
    Me revelas piadosa el secreto.
    No se encuentra solito en el mundo,
    ¡qué alegría que tengo!
    Es día de fiesta y he visto al anciano,
    que muy de mañana, con cuidado tierno,
    ¡en la mano llevaba un ramito
    de claveles frescos!



    LOS SOLDADOS

    En la columna marchan,
    cogidos como buenos camaradas, del brazo,
    dos jóvenes reclutas
    rubios como las mieses doradas de los campos...
    Son casi niños; hablan
    y evocan con encanto,
    llenos de simple ingenuidad, la aldea,
    las montañas azules y los valles lejanos...
    ¡Hablan de sus amores, de las fiestas alegres,
    de su triscar, felices, en el prado...

    Y al son de cantinelas infantiles
    o de amorosos fraternales cánticos,
    ¡a matar o dejarse matar en la pelea,
    sin que sepan por qué, van los soldados!


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44212
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 07 Abr 2023, 08:18

    .


    De Nuevos aires murcianos (1908-1928):


    VOZ DE ESPAÑA

    Cuando mi horica me llegue
    quiero morirme en mi tierra:
    ¡verla al cerrarse mis ojos
    y tener mi hoyico en ella!


    Qué manera de sonar
    las campanas de mi pueblo!...
    ¡las tocan allá en España
    y en América las siento!

    Son los ojos del cariño
    anteojos de larga vista:
    ¡allá mi tierra tan lejos,
    y yo la veo cerquica!

    A1 sol le he tomao cariño
    que, estando España tan lejos,
    pasa, como el ordinario,
    tós los días por mi pueblo.

    Irse lejos para verte;
    para quererte, dejarte;
    iy perderte, tierra mía,
    para saber lo que vales!

    Me pongo triste al cantarte
    y se me mojan los ojos...
    ¡tierrecica, tierrecica,
    es que al cantarte te lloro!

    República Argentina, año 1908



    CUÉNTAME, VIAJERO

    Cuéntame, viajero
    que vienes de allá...
    Cuéntame del valle, de los verdes prados
    y de las montañas y de aquella aldea
    de casitas blancas, entre el robledal...
    ¡Cuéntame, viajero
    que vienes de allá!...

    Cuéntame de aquella pobrecïta anciana
    de cabellos blancos, que triste mi ausencia
    llora sin cesar...
    Cuéntame de aquellos muchachas que fueran
    conmigo a la escuela... Cuéntame de aquella
    niña angelical
    que al prado venia
    conmigo a jugar...
    ¡Cuéntame, viajero
    que vienes de allá!...
    -Quieres que te cuente y a mí me da pena
    porque cosas tristes tengo que contar...
    -Aunque sea triste, cuéntame viajero,
    toda la verdad;
    ¡cuéntame y no tardes, que con un cabello
    me pueden ahogar!
    Dime de la aldea...
    -La aldea y el valle se encuentran igual:
    con sus picos de nieves eternas
    las montañas azules están...
    el prado verdea
    y como bandada se ven, de palomas,
    las casitas blancas en el robledal...
    -Dime de los mozos...
    -¡Los mozos se fueron a la guerra un día
    y no han vuelto ya!
    -Dime de la dulce
    niña angelical...
    -A la dulce niña la vi tan hermosa,
    la vi tan gallarda... ¡ya casada está!
    -Dime de la anciana...
    -La anciana tu ausencia dejó de llorar...
    ¡para siempre a la sombra de un sauce
    descansando está!...
    -Cállate, viajero, que me he puesto triste...
    ¡cállate, viajero, no me cuentes más!

    Buenos Aires, febrero de 1908




    FLORECICA DE ALMENDRO

    Florecïca de almendro
    más blanca que la nieve...
    ¡trempanerïca caes
    al airecíco heläo de la muerte!...

    Al airecico heläo,
    como las flores,
    se van en esta vida
    las ilusiones...


    Me preguntas si tengo ya novio... Más valiera
    que tal nunca pensara...
    Con la dichosa guerra, cariño, en ande pones
    con ilusión tus ajas, a morir te lo mandan...

    De los mozos que fueron a la guerra,
    hay noticias y cartas;
    miserias y trabajos y peligros...
    De tuícos, menos uno, ya se sabe en sus casas.
    De quien no saben es de aquel muchacho
    de Beniaján que estuvo una noche en la casa
    y le hicieron cantar... Pué que te acuerdes
    de lo modoso que era... de lo bien que cantaba...

    Hoy volvemos de misa...
    Corno día de Pascua,
    se sentía bullicio
    y alegría en la plaza...
    y ande habían tenío noticias de los pobres
    saldäos, se podía leerlas en las caras...

    Pero al pasar por frente de ande viven los padres
    de aquel muchacho que una noche estuvo en la casa,
    nadie había en la puerta
    y dentro se sentía que lloraban...

    ***

    ¡Tener novio!... ¡ilusiones!...
    más valiera que nunca tal pensara...
    ¡que, a más de probeticos soldäos, van cayendo
    las ilusiones muertas por las balas!



    DESDE LAS PEÑAS

    Sobre un cejo en las alturas,
    pasturea mi rebaño. . .
    yo contemplo tu casica
    en el hondo del barranco...

    Un corrental' d'agua clara
    allá abajo
    y a la orilla tu casica
    entremedias de naranjos...

    Con un belén tu casica
    la comparo:
    un ciprés y una palmera
    a los läos...

    A lo hondo y lejos, los trigos
    en los llanos
    de Cagitán, con su tono
    verde claro...

    Y, etre verdores, tan blanca
    tu casica como el ampo
    de la nieve
    en los picachos...

    ***

    Yo, en mis peñas, las retamas
    y los romeros amargos...
    tú, en tu casica, la miel
    y los azadares blancos...

    ***

    Dejo en la majá a la noche
    mi rebaño
    por mis perros con carlancas
    bien guardäo...

    Por ir a tu casa pronto,
    no sé como no me mato,
    pos a blincos
    voy leganizos abajo...

    ¡Ay si tú no me quisieras!
    me estremesco de pensarlo:
    ¡me tiraría, a estrellarme,
    de una chenta o de un cenajo!



    ¡YO, QUE SÉ!

    ¿Par qué cantas, zagalica,
    todo el día sln cansarte,
    desde el mismo amanecer?
    ¿Por qué tan alegre cantas?
    -¡Yo, qué sé!

    -¿Por qué, sin cesar, te ríes
    tan a gusto y con tal gana
    que te vas a deshacer?
    ¿De qué ríes, zagalica?
    -¡Yo, qué sé!

    -¿Qué miras que a todos miras
    y con Los ojos, zagala,
    te los quisieras comer?
    ¿Qué miras, cuando así miras?
    -¡Yo, qué sé!

    -¿Qué es lo que decir quisieras
    cuando salen a tu boca
    las palabras en tropel
    y hablas y hablas, zagalica?
    -¡Yo, qué sé!

    -¿Qué te pasa, zagalíca?
    ¿Qué te ha trocado hasta el punto
    que no se encontrara quien
    dijera que eres la misma?
    -¡Yo, qué sé!

    -¿Por qué ya no te se siente,
    de tal modo, que tu boca,
    si por suspirar no es,
    no se abre ya, zagalica?
    -¡Yo, qué sé!

    -¿Por qué estás triste, tan triste
    que tu tristeza hasta el alma
    va de los demás también?
    ¿Qué te falta? ¿qué deseas?
    -¡Yo, qué sé!

    -¿Por qué no cantas ni ríes?
    ¿A dónde los ruiseñores
    fueron sus nidos a hacer?
    ¿A dónde fue tu alegría?
    -¡Yo, qué sé!

    -¿Por qué lloras sin consuelo?
    ¿Qué fuente de pena tienes
    que nunca secos se ven
    ya tus ojos, zagalica?
    -¡Yo, qué sé!

    ¿Por qué adelgazan tus manos?
    ¿Por qué se ha vuelto azucena
    tu cara que era un clavel?
    ¿De qué daño te consumes?
    -¡Yo, qué sé!

    -¿Por qué fijas en los cielos
    tus ojos esperanzados?
    ¿Cuál es tu mal o tu bien?
    ¿De qué te mueres, zagala?
    -¡Yo, qué sé!



    LA ESPIGAÖRA

    A espigar a los rastrojos,
    zagala, vas en la siega
    y recoges tú más trigo
    que alguno que lo cosecha.

    Derrama el Señor los bienes
    a su manera
    y los caudales en orre
    no son la única riqueza.

    Si Dios a ti pobre te hizo
    en hacienda,
    en cambio te dio tu cara
    de reina...

    Y ¡tan pobretica que eres!
    veo que, a tu paso, nena,
    se rinden los corazones
    y se doblan las cabezas.

    Los segaöres, al verte,
    caer las espigas dejan...
    y el Mayorajo t6 el trigo
    te darla de sus eras...

    ¡Vidas, almas
    y espigas de oro que fueran!...
    ¿Ande irás, espigaöra,
    que no espigues lo que quieras?


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 86378
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 14 Abr 2023, 00:38

    Tengo - no sé el sitio- un trabajo de Unamuno muy interesante sobre Vicente Medina. Unamuno fue defensor de muchas causas, aparentemente perdidas. Poe ejemplo: Cuando todo el mundo criticaba  a JOSÉ HERNÁNDEZ y su MARTIN FIERRO; don Miguel hizo un impecable trabajo sobre el valor del poeta y sobre todo del uso del lenguaje gaucho.

    Un abrazo.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    NO EXISTEN BANDERAS ANTE EL LLANTO DE UN NIÑO. CARLOS PONCE


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!

    Contenido patrocinado


    VICENTE MEDINA(1866 - 1937) - Página 2 Empty Re: VICENTE MEDINA(1866 - 1937)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun 04 Mar 2024, 09:11