Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1034202 mensajes en 47370 argumentos.

Tenemos 1564 miembros registrados

El último usuario registrado es Nicolaz

¿Quién está en línea?

En total hay 100 usuarios en línea: 4 Registrados, 0 Ocultos y 96 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Amalia Lateano, clara_fuente, Maria Lua, Ramón Carballal


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» 2011-10-01 COCÓ, MI AMIGO Y YO
Félix Grande (1937-2014) EmptyHoy a las 18:39 por cecilia gargantini

» Rabindranath Tagore (1861-1941)
Félix Grande (1937-2014) EmptyHoy a las 17:18 por Maria Lua

» MARIO QUINTANA ( 30/07/1906... 05/05/1994)
Félix Grande (1937-2014) EmptyHoy a las 16:53 por Maria Lua

» VINICIUS DE MORAES
Félix Grande (1937-2014) EmptyHoy a las 16:44 por Maria Lua

» CECILIA MEIRELES (7 de noviembre de 1901, Río de Janeiro/9 de noviembre de 1964, Río de Janeiro/Brasil
Félix Grande (1937-2014) EmptyHoy a las 16:42 por Maria Lua

» CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE
Félix Grande (1937-2014) EmptyHoy a las 16:38 por Maria Lua

» Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)
Félix Grande (1937-2014) EmptyHoy a las 16:35 por Maria Lua

» William Shakespeare (1564-1616)
Félix Grande (1937-2014) EmptyHoy a las 16:32 por Maria Lua

»  DOSTOYEVSKI
Félix Grande (1937-2014) EmptyHoy a las 16:26 por Maria Lua

» POESÍA DE REPÚBLICA ÁRABE SAHARAUI
Félix Grande (1937-2014) EmptyHoy a las 14:51 por Pascual Lopez Sanchez

Febrero 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829   

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Félix Grande (1937-2014) Empty

4 participantes

    Félix Grande (1937-2014)

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44176
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Félix Grande (1937-2014) Empty Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Sáb 14 Mar 2015, 13:41

    .


    Félix Grande

    Nació en Mérida (Badajoz), en 1937. Se crió en Tomelloso (Ciudad Real). Fue guitarrista flamenco, pero pronto abandonó la guitarra por la literatura. Su obra poética ha recibido los más importantes reconocimientos: el Premio Adonáis de Poesía en 1963 por "Las piedras", el Premio Casa de las Américas en 1967 por “Blanco Spirituals” y el Premio Nacional por "Las rubáiyátas de Horacio Martín", entre otros. Además de un prestigioso poeta, es un conocido flamencólogo. Ha escrito varios estudios en torno a figuras del flamenco como Paco de Lucía o Camarón y recibido el Premio Nacional de Flamencología por su obra "Memoria del flamenco" (1979). Su obra poética ha ido evolucionando desde una temprana inspiración machadiana hacia una poesía más preocupada por el lenguaje que da amplia cabida al erotismo. Fallece en Madrid, en 2014.


    Poesía:


    De Blanco Spirituals, 1967:


    POR LOS BARRIOS DEL MUNDO VIENE
    SONANDO UN LENTO SAXOFÓN


    Mientras que William Faulkner
    halla los agrios del lenguaje,
    hoza en Yoknapatawpha
    levantándola hirviéndola
    cuida la construcción feroz
    de una nueva novela y cuida
    su innegable talento epilepsíaco;
    mientras que William Faulkner
    irrumpe en el conflicto negro
    con un relincho ambiguo, ahíto
    de tradición, desprecio al Norte,
    discurso estéril e insensato orgullo,
    los negros, muchos negros,
    algunos negros, inflamados de
    la horrible historia del Mississippi,
    con la memoria chorreando
    por el sudor del algodón
    y varios siglos de negros abuelos
    retumbando a sus pies bajo el tiempo y la tierra,
    cantan, vense impelidos
    a seguir componiendo
    música entre paréntesis:
    negro spirituals.

    Mucho de lo que vimos
    es vida entre paréntesis.
    Blancos segando arroz en Tarragona
    con el agua a los muslos,
    las sanguijuelas de los arrozales
    alimentándose de ellos.
    Periódicos occidentales
    informando de blancos muertos
    en el frente, o de hambre,
    o bajo un viejo caserón derruido.
    Blancos en paro. Blancos en exilio.
    Blancos dando betún
    sobre sus cartucheras.
    Blancos bebiendo el vino
    de la derrota disfrazada.
    Blancos buscando
    la propia estimación en los burdeles.
    Blancos meditativos, ingresando,
    amargura sobre amargura,
    en el cinismo, esa
    sublimación para los faltos de recursos.
    Del Sena al Plata,
    del Támesis al Rin,
    un rumor blanco busca desperdicios
    y hurga en la realidad hostil
    y en su razón, dispersa e inarmónica
    de parietal a parietal.
    Siglos también de abuelos blancos
    entre jornadas de trabajo tensas,
    fruta difícil, carne retorcida,
    el barro insomne de las botas
    de los soldados, el capote
    de campaña, la emisora que menciona
    el Mississippi blanco,
    el blanco linchamiento con bala,
    la actividad enfebrecida
    del ginecólogo oficiando
    sobre el mantel que el tirón de la guerra
    arrojará en el suelo
    quebrando su momentáneo contenido;
    los tugurios en donde
    blancos desconcertados
    se pliegan y se venden, borrachos
    de vino y blancura injuriada,
    siglos también de abuelos blancos
    con sus ingenuos hospitales,
    su herencia pavorosa, sus bolsillos
    llenos de migas o sus sienes
    llameantes de lucidez o de torsión,
    hacen pensar en una música
    con paréntesis, con incisos,
    con bárbaros interrogantes,
    con desconcierto, con corcheas de ojos,
    mordentes de sarcasmo,
    calderones de confusión,
    accelerados de vasto gruñido:
    blanco spirituals.

    (Tú lo sabes, James Baldwin:
    no es sólo tu color.
    Esa es la lenta trampa
    que quisieran hacer reinar.
    Tú lo sabes, James Baldwin:
    te necesitan negro para odiarte,
    para sobrevivir bajo su miedo
    mediante el odio. Pero,
    tú lo sabes, James Baldwin:
    también te necesitan
    desclasado, desocupado, disponible
    para usarte los brazos
    a bajo precio. *Extiendes
    tu mirada en los barrios de Europa,
    oteas los indios sudamericanos,
    te achicharras sobre la India,
    te sumes en las periferias
    de las ciudades industriales
    y ves hermanos de otras razas
    discriminados, repudiados
    en la otra piel del hombre: el sueldo,
    en la otra piel del hombre: la cultura,
    en la otra piel del hombre:
    la libertad.
    Tienes hermanos de otras razas,
    todo sudor es familiar,
    toda miseria lleva
    escupitajos en la piel.)

    De Charlie Parker a Edith Piaf
    un diluvio de negro spirituals
    y de blanco spirituals llueve
    sobre la civilización;
    llueve piaf; llueve parker, llueven
    Manolo Caracol, Louis Armstrong empapa
    Discépolo, John Coltrane, Billie Holliday.
    Es un agua que se introduce
    por las fisuras de los Parlamentos,
    por las rendijas de los programas,
    por los agujeros de la ONU,
    empapada la estrategia, moja
    a la inmortalidad y la encoge,
    hincha las oscuras maderas
    de los ataúdes y congela
    todo el grandioso fuego de vivir.
    Llueve toda la tarde, llueve
    toda la noche: y tras la ventana
    en que repiquetea la lluvia
    ese diluvio es observado
    por un blanco o un negro
    mientras que suena un saxofón
    …...............................................y llueve.


    *( Entre 1915 y 1918 emigraron hacia las industrias del norte de los Estados
    Unidos medio millón de negros del Sur de los Estados Unidos. Para evitar la
    desbandada que tanto había jurado desear, el K.K.K. de los Estados Unidos
    desencadenó una campaña de terror. Tan pintoresca fraternidad dio como
    resultado setenta y siete negros linchados y catorce quemados en público
    once de ellos, vivos. (Ver Los viajeros de la libertad, pág.10. Edit. Fontanella
    Barcelona, 1963.)


    ODA FRÍA A UNA CAJETILLA DE L&M

    Te quiere,ye, ye, ye / te quiere, ye, ye, ye / ¡yea! / te quiere sólo a
    ti / lo noté en su forma de mirar / y sólo piensa en ti / me lo dijo sin
    tener que hablar /ella te quiere / y tú sabes que es verdad / si te quie-
    re / no lo puede remediar /la heriste sin razón / pero te perdonará /
    pues sabe que jamás / volverás a herir su amor / ella te quiere / y tú
    lo sabes de verdad / si te quiere / no lo puede remediar / Oh /te quie-
    re, ye, ye, ye / te quiere, ye, ye, ye / y si tú vuelves con su amor te hará
    feliz / ye, ye, ye / ye, ye, ye.

    Disco Phlips, de Silvie vartan

    Mi mujer me regala un paquete de suaves cigarrillos
    cuyo precio excede de nuestro presupuesto malsano
    pienso que nuestra prodigalidad suele tener al fondo
    un origen dubitativo, ergo es obvio que algo le preocupa
    quizá el quid pueda estar en que me he acostado
    la semana pasada con una amiga suya mal asunto
    tanto más cuanto que ella lo considera
    hosto torcido efecto de una causa más basta

    veamos reflexionemos no anticipéis vuestro respingo
    os aseguro que a los doce años estudiaba con aplicación
    y a los veinte aún me atrevía a utilizar vocablos famosos
    dije felicidad y dije alma y dije soledad y dije siempre
    de veras que pisé acaricié besé las baldosas floridas
    cruce el jardín de la imaginación su maleza su fuente
    pronunciaba p-o-e-s-í-a como quien suelta un globo
    usé abusé del corcel blanco de la confianza.

    Ma qué hoy me avergüenza tener piedad de mí
    descendí y en qué estado del famoso caballo de cartón
    cómo hacer elegías a la niñez ah mi carrera
    ahora me veo comprometido a buscar otro estilo
    na problemática algo más adecuada a esa veloz urdimbre
    que componen la onu y el entierro de los dioses
    santo domingo y el residuo de sigmund freud
    la música concreta mao tse tung y la cibernética
    el regusto de la palabra democracia y el imperio de la publicidad
    resulta chocante mencionar en hexámetros acreditados
    el descrédito de un mundo agujereado de suicidas y obuses
    no admitir en este congreso al desarrpado sarcasmo
    me parece poco realista no abuse de su ceño pibe
    llorar con carcajadas laboriosas desternillarse ante un chaquet
    jojojo que le vaya bien el baile suerte macho lleve cuidado
    puede mojarse los zapatos con sangre barro mierda
    discursos lágrimas esputos y serpentinas de rencor
    y su pareja tan deseable y delicada che tan fina
    cómo pronuncia el francés y el italiano es estremecedor
    toda de blanco hasta los pies vestida y con muy pocas joyas
    tan discreta tan chic su pareja me conmueve etcétera
    madame el mundo continúa menstruando aún desde la prehistoria
    y aparte de que su agradable sex apeal made in occidente
    resulta un tanto impertinente en esta tesitura
    pudiera aparecer una banda de muchachos con o sin chicle
    exultantes e histéricos de cobardía fraternal
    y tras amordazar a su sigfrido saborearla cómo le diría
    de un modo wagneriano como suelen pero qué horror milady
    ya no se trata únicamente de encontrar un pelo en la sopa

    recobremos el cabo del ovillo se trata de mis pedazos
    se trata de los pedazos de tantos que imagino o conozco
    y se trata de que hay muchos que andamos a pedazos
    y los pedazos tienen aristas es sabido y en consecuencia
    nos entregamos por pedazos y nos herimos con los bordes
    y así se explican cartesianamente mis repetidos adulterios
    que son también lógicamente pedazos de adulterio
    dicho sea sin ánimo de justificación
    cuando doy un pedazo lo doy entero

    pero qué ordinariez
    qué inoportunas esas manchas de la toalla
    entre el recogimiento tan melodioso y tan azucarado
    de silogismos y semicorcheas oh dulce dulce mendelssohn
    en efecto me temo que empiezo a ser una especie de yeti lirico
    el abominable hombre del poema libre verbigracia
    sin duda hubiera sido mucho más armonioso
    izar plácidamente veinte octavas reales
    con una cita de virgilio pardiez o de gutierre de cetina
    hasta los tímpanos las cálidas membranas auditivas de ella
    casi solemne hoy al entregarme con ligereza su regalo
    mas en lugar de esa clásica escena heme aquí fumando
    apurando los últimos cigarrillos aromáticos
    de ese paquete fuera de nuestras posibilidades
    y escribiendo estas palabras melancólicas entre el humo suave
    y laépoca horrorosa cuyas emanaciones ya hace años
    se enroscan pertinaces al humo de mis cigarrillos
    consiguiendo una mezcla que para qué vamos a engañarnos
    no resulta satisfactoria

    pero escucha muchacha
    no consideres que estas líneas auscultan mi arrepentimiento
    no son tampoco una promesa ma qué promesa seamos serios
    ni siquiera sé lo que son tal vez un poco amargo cachondeo
    ¿por qué si no iba a citar a silvie vartan esa tonta?
    Déjame solo como he estado este rato escribiendo y fumando
    sonriendo siniestro a la pared mirando mi mirada
    cómprate otro paquete para ti ya veremos qué pasa
    y tú tranquila que esto sigue qué horror mister
    ya no se trata sólo de encontrar un cabello en la menestra
    socorro un pelo!


    (continuará)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Mar 31 Mayo 2022, 13:20, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44176
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 15 Mar 2015, 12:54

    .


    De Blanco Spirituals, 1967:


    FRAGMENTO PARA UN HOMENAJE A RAYUELA

    Escuchamos hablar de la grandeza del espíritu humano
    grandes vocablos entretejuen su estela acreditada
    formando una constelación primorosa que celebra occidente
    la civilización occidental casi es una fórmula mágica
    sin ese sésamo ¿qué sería del 90 % de los discursos?
    Los vocablos orden destino inmortal unidad
    debidamente apuntalados por el mármol de las estatuas
    circulan por la vieja europa como denodadas modistas
    que hilvanan angustiosamente con hilos las épocas los rotos

    es esa la cuestión la cabellera de la vieja europa
    se ha venido peinando con famosas palabras
    y he aquí que la mata de pelo aparece de pronto
    como una explosión fabulosa de innominables crenchas
    selváticos mechones profundas calvas numerosas liendres
    es esa la cuestión los peines henchidos de pasado
    en su uniformado combate con la hostil pelambrera
    apenas si a través del temor conservan un poco de su crédito

    ¿y bien mon ami? Ocurre que la expresión ménage à trois
    resulta más moderna que el vocablo destiNO
    ocurre que los beatles se cachondean del muy severo scotland yard
    y del palacio de la reina y de que ello deleita a esos muchachos
    que escupen como adultos y aborrecen los uniformes
    resulta que todo lo nombrado inmortal les da risa ah caramba
    y prefieren tocar la guitarra o reforzar los sindicatos
    resulta que la palabra horden les parece muy sospechosa
    vive dios no es seguro que todos estos hinchas de joan báez
    se aplaquen con la edad y afiancen los negocios de papá
    qué va a ocurrir si ellos se burlan de todo lo grandioxo
    en fin y resumiendo ocurre que entre asistir a un striptease
    o leer las fábulas de samaniego ellos han elegido vive dios!
    escuchamos mentar la GRANdeza del hespíritumano
    y entre aullidos caricias descaradas y guitarras elécticas
    advertimos que se marea la zibilycaqión ocziDental
    y que a lo + sagrado le nacen como hiedras los reúmas
    mientras cortázar en una novela escribe mierda de seis formas
    y dekora kon kaes enkantadoras las voces ke corrían el peligro
    de coaczionar con su grandioxo krédito y su bufaratada
    de siglos hi de siglos hi de imnos hi de hestatuas

    ¿ké va a pasar hakí vive dios si estos hestos chikos
    se hobstinan hen no ver la helegancia de nuestras reverenciaS
    hi no advierten la hauténtikaka grazia estilizadah
    de akestas sabias da+ ke bordan la pavana heskisita?



    TELAS GRACIOSAS DE COLORES ALEGRES

    Según el ABC de hoy Johnson ha motivado
    un nuevo agonizante en la capital de Malasia
    (se ve un caído junto a la bota de un policía
    y la bandera norteamericana en un ángulo de la derecha.)

    Caminando por la acera de Alenza en busca del kiosko
    recordé moderadamente a una amante que tuve en Málaga.
    Aquel soldado castellano que se llamó Jorge Manrique
    escribió sobre esto palabras permanentes. Cuán presto
    se va el placer, cómo se pasa la vida, aquellos días
    de Málaga o del medievo qué fueron sino verduras de las eras.

    Vuelvo a casa silbando una melodía de Fats Waller.
    También aquella época de jazz comienza a ser prehistoria:
    algunos artistas negros de nuestros días atomizados
    desprecian a Louis Amstrong sus reverencias a los altos yanquis
    y soplan sobre sus trompetas con la furia de un juramento.
    Y mientras, Charlie Parker sigue muriendo ay sigue muriendo
    y Vallejo se extiende en la conciencia de los jóvenes
    que leen poesía y que esperan el veredicto de lord Russell
    y Sartre y muchos más contra los importantes del país
    más poderoso de la tierra (de estos hay señales inequívocas).

    Paca viste a la niña con colores alegres:
    tal vez vengan hoy los abuelos, esa pareja de casi ancianos
    que han sufrido bastante y trabajado como bestias de carga.
    Ella tuvo ocho hijos, enterró tres, atendió enfermedades,
    y zurció ropa de los otros cinco; él, ah cómo lo amo,
    hombre de precisas palabras, nos educó con su conducta,
    perdió una guerra, enterró a sus padres, soportó
    desesperación económica y separación de los suyos
    y hambre y frío y calor y fatiga e insomnio,
    todo cuanto nuestro país reserva a los matrimonios miserables.
    Pon a Lupe los pendientes de oro y repite conmigo:
    si alguna vez exiliamos a esos dos viejos de nuestro corazón
    seremos unos hijos de perra, unos bastardos. Paca,
    viste a la niña con colores alegres. Señores:
    agoniza un manifestante en la capital de Malasia.

    Y va desfalleciendo la mañana debajo debajo de un sol casi baldío
    mientras pasa mi juventud, las justas y los torneos,
    paramentos, bordaduras, qué fueron sino rocío de los prados.
    Y mientras caen bombas y muertos sobre las junglas de Vietnam.

    Ahora recuerdo una travesía solitaria y paciente
    por calles de París. Era una madrugada de septiembre,
    venía de amar a una mujer, iba a dormir a casa de un amigo
    en la calle Maurice Ripoche; y caminaba y caminaba
    rememorando al mismo tiempo mis insustituibles y pequeños sucesos de hombre
    y la Revolución Francesa; y calculaba de memoria mis francos
    bajo una amable lluvia que mojaba
    mis sucios cabellos, mis manos; que resbalaba
    sobre mi fervor de vivir y la calamidad del mundo.

    Escribo para vosotros, testarudos, calamitosos seres
    que deambuláis en este laberinto agrietado de nuestro siglo.
    Os mando cartas porque creo en el fenómeno poético,
    lenguaje enloquecido y apesadumbrado que se derrite de calor
    ante un malasio que agoniza entre el plomo y la rabia.
    Escribo porque amo atrozmente lo que aún no ha sido todavía,
    como lo amáis vosotros, gente, que vais por las ciudades
    recordando y deseando, con un periódico arrugado
    y un corazón que se hincha como un aullido en un barranco.
    Escribo esta carta mientras oigo los ruidos de la cocina
    y veo pasar el tiempo como un megaterio por la dulce ventana .
    Escribo porque no soy un degenerado, porque estoy muy en deuda
    con dos viejos que languidecen en la edad al borde de su nieta,
    con una persona pequeña vestida con telas graciosas,
    con seres que me dieron o me dan, con gentes que pasan,
    con años que transcurren camino de los siglos,
    con un sueño de amistad popular que cruza solitario
    como un viejo vehículo del mar por el mar de la historia.


    (continuará)


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44176
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 16 Mar 2015, 07:02

    .


    De Blanco Spirituals, 1967:


    DEBERÍA IR EL LUNES A QUE ME HAGAN UNA RADIOGRAFÍA

    “Además, las palabras corrientes, el lenguaje que usamos todos
    los días, no se aviene a traducir nuestra emoción si no sirve para dar
    forma a cierta clase de sentimientos especialmente delicados y sutiles.
    Y como ni palabra vulgar ni la expresión corriente nos sirven, recu-
    rrimos al verso.” “la reunión de cinco versos de arte mayor se llama

    quinteto, y quintilla si son de arte menor. Pueden rimar a capri-
    cho del poeta siempre que no haya tres versos seguidos con el mismo
    consonante ni rimen juntos los dos últimos. Por tanto, pueden est-
    blecerse las siguientes combinaciones: ababa: abaab: abbab: aabab:
    etcétera.”


    E.D.PRUNEDA, “El arte de escribir poesías”, Para ser escritor, cap. XVI

    Al levantarme esta mañana
    y escupir como de costumbre las flemas de mis bronquios
    me propuse dejar el tabaco unos días, erigiéndome,
    según frase de Dávalos, en empleado de mi voluntad;
    luego recomendé, casi ordené a Paquita que no saliera al aire,
    su catarro me puso amoroso y arisco, escueto:
    no seas imbécil, que vaya a la compra tu tía
    … y cuídate, ¿de acuerdo?, y tras tomarme
    los dos yogurts batidos que un higado hostil recomienda
    me he sumergido en la jornada, el recipiente tumultuoso
    donde todos, como ingredientes, nos trabamos, cocemos,
    y nos complementamos hasta formar un guiso
    indigesto e hirviente y de raro sabor,
    que enfría la noche y que la madrugada se traga;
    me fui a actualizar laprueba de que estoy disponible
    para matar y para morir, o dicho de otro modo,
    pasé revista militar; después, al fin, cobré
    un premio literario, quince mil bienvenidas pesetas
    -que no es metáfora: ellas traen puntos de sutura
    para las evidentes brechas con que el invierno se aproxima-;
    un autobús me lleva al Instituto, en cuyo cuarto piso
    se encuentra mi despacho dentro del cual por unas horas
    me agito en una noria de papeles, el teléfono servicial,
    el tecleteo de la máquina como una tos del sueldo.

    Pasen, vean los muros del edificio y consideren:
    ahí, dentro de esa mole, medita un poeta lírico
    portador del fuego sagrado, una nudosa vena
    de clásico maldito le cruza la mañana laboral
    como un estigma tortuoso y etcétera y etcétera ¡mierda!:
    la inmortalidad está dividida en trocitos, y de grado o por fuerza
    hay que entregarla a quienes nos nsucedan, esos desconocidos
    entre paréntesis, bestialmente ajenos y entrañables;
    y en cuanto a las pasiones y las drogas, mejor no hablemos;
    están ustedes algo equivocados respecto a los poetas,
    nuestros legendarios tablones no resultan más apasionantes
    que los de un empleado de Agromán o de un telegrafista,
    cualquier oficinista puede aburrirse o angustiarse
    tan fastuosamente como uno de nosotros,
    conocemos las rodilleras y el brillo de los trajes viejos,
    los finales de mes apretados de deudas insignificantes,
    cotilleamos y subestimamos tanto como ustedes,
    tenemos zapatillas burguesas, los ceniceros estratégicos,
    nuestro médico de cabecera; en fin: somos vulgares;
    hacen mal en creer que estamos más neuróticos que ustedes,
    sáquense eso de la cabeza, no somos más abstractos
    y a menudo tampoco más precisos; infancia, juventud,
    madurez, andropausia, muerte: lo demás es aportación;
    habitúense a considerarnos como personas usuales,
    de otro mode es posible que no les sirvamos de nada,
    basta ya de alcahuetería, abarrotada está la tierra,
    gentes diversas que se quiebran o que se resisten;
    nadie sabe muy bien mediante qué procedimiento
    se alcanza a ser un cerdo o una entidad admirable,
    aparte de que el equilibrio entre ambos polos
    no deja de ser habitual, ¿y ahora qué?, como digo,
    basta ya de alcahuetería, qué nportadores ni qué leches,
    déjense de mitologías, se lo dice un interesado.

    Luego me vine a casa, Paquita continuaba acatarrada,
    era algo turbador verla leer entre toses Moderato cantábile;
    he ojeado Triunfo, La Codorniz y Setecientos monos,
    he observado un instante cómo mi hija de cinco meses
    chupaba una corteza de pan con un ceño de propietaria,
    la he sonreído con éxito; un buen amigo me advertía:
    cuídate de la sonrisa de tu hija, no desdeñes
    su horroroso poder, acabará importándote
    aún más que las de todas las mujeres del mundo;
    y después de comer me he adormilado media hora, sumiso
    ante mis digestiones pesadas, es obvio que envejezco,
    busquen ustedes juventud incontaminada en estas líneas;
    he leído un trozo de El Vicario, la carpeta de un disco de jazz,
    la solapa del Trópico de Capricornio,
    un artículo repulsivo de Giovanni Papini sobre Sartre.

    Es evidente que las tardes de sábado no favorecen mi optimismo,
    ¿qué hacer; ante todo, fumar un cigarrillo, desprenderme
    del heroismo pigmeo de esta mañana entre mis flemas
    y fumar como de costumbte, “no tenemos bastantes costumbres”
    dijo Rilke, desde algún palacio; después
    entre volutas de humo dulcemente sarcásticas
    pensé en marchar unos días a París, acostarme
    de nuevo con Odile, previo un buen anticonceptivo,
    mas no me ha escrito, no sé a qué atenerme: su silencio,
    su lejanía..., supongo que aún no tiene la sazón,
    el punto necesario de aburrimiento o de cansancio
    para que esta falta absoluta de estridencia,
    esta negligencia elegida, no la humille (qué digo,
    o simplemente ha hallado un amante que le gusta
    ¿o vamos a multiplicar la vanidad por la distancia?
    Acaso la estridencia está en ti, aprende a ser amigo,
    no dramatices, che, cómete una naranja, están buenas);
    no habia naranjas en la cocina; regreso, mordiendo un membrillo,
    hasta los brazos tendidos de mi hija; en verdad es encantadora,
    contesta automáticamente las sonrisas de los adultos,
    ¿y tú, renacuajo, qué vas a ser de mayor? ¿a qué edad
    sorberás tu primer amante, sorberás tu primer fracaso?
    ¿cómo me las voy a valer para proporcionarte algunas armas
    que te sirvan para vivir en mil novecientos ochenta?
    ¿hasta qué punto vas a ser hermosa?
    ¿hasta qué punto introvertida? ¿de qué cosas vas a acusarme?
    ¿qué tal te entenderás con tu padre, tu madre,
    este par de achacosos y retrógrados ancianos futuros?
    ¿qué será lo mejor para ti? ¿vamos a avergonzarte?
    ¿y vamos a entenderte? ¿preferirás reunirte con tus gentes
    en casa de los padres de otros? ¿Y por qué no?, cuidado,
    mal empezamos si respetamos a los celos, ¿cómo
    quererte, renacuajo, guadalupe molotof
    y víbora canora, abominable hada de las nieves,
    cómo quererte, de qué modo constructivo quererte?
    Por supuesto, he aquí nuestras paredes, libros, discos,
    si de algo te sirven, el Liceo Francés si podemos pagarlo,
    y no será tu padre el que te lo arrebate por las bravas;
    ah, la calle te aguarda, se puebla ya para esperarte
    con sus muchachos, sus incitaciones, su vértigo, sus luces,
    su histórica llovizna y su escasa misericordia;
    una sonrisa más, renacuajo, enseña tus encías,
    muestra tu baba a este señor que está junto a tu padre.

    Luego he cruzado por el largo pasillo de mi casa,
    Paquita duerme, le ronca la respiración
    ha agarrado una buena bronquitis; la he tapado
    hasta el cuello, duerme, criatura, duerme, muchacha,
    quisiera lograr la mayor congruencia, conciliar
    mi desconcierto y mi emoción, mi corazón, mi historia,
    mis bronquios, mi dolor, mis adopciones y mi inarmonía,
    quisiera ser melódico, soy atonal, contemporáneo, duerme;
    y me he venido al cuarto a escribir unos versos,
    algo que mencione este día tan substancial y contingente,
    hasta que el timbre del teléfono me absorbe de entre el humo
    y la voz de Carlos Martínez pregunta ¿Está Ava Gardner?
    -Ven a casa con quien estés, voy haciendo café -le he dicho,
    y enciendo un nuevo cigarrillo, me duele el costado derecho,
    debería ir el lunes a que me hagan una radiografía.

    FÉLIX GRANDE


    (continuará)


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44176
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 17 Mar 2015, 06:10

    .


    De Blanco Spirituals, 1967:


    IMÁGENES

    Han llegado unos carros cargados de dolor.

    RAMIRO DE CASASBELLAS

    Estoy triste bastante triste considerablemente triste
    no estoy desesperado no estoy enfermo no estoy derrotado
    con la tristeza de hoy no quiero sublimar rencor alguno
    no me siento amarrado no acabo de entener todo esto
    parezco un perro solitario en invierno o algo por el estilo
    no es un deseo insatisfecho que mi astucia desvíe a la tristeza
    no se trata de que necesite dinero o no más que otras veces
    de que precise destrucción de que precise olvido
    no especialmente estoy meticulosamente triste
    extraordinariamente triste como un barrio con nieve
    pienso que acaso sólo una calentura de vergüenza
    una buena infección de vergüenza podría servirme de algo

    en efecto pasen ustedes a mi despacho cuéntenme
    háblenme de sus enfermedades enumeren sus medicinas
    por ejemplo usted está viejo enjaulado en reúmas
    yo sólo tengo 28 años puedo correr puedo nadar
    he aquí alguien que no posee suficiente ropa de invierno
    señora su marido en efecto bebe en efecto se va a destruir
    usted señor tiene que reposar en una dosis inhumana
    está enfermo del corazón sus hermanos le visitan
    en cualquier momento puede usted dejar de existir
    caballero su empresa ciertamente le tiene entre paréntesis
    no le pagan bastante dinero para alimentar a su familia
    no es sólo una cuestión de orgullo usted sabe que el hambre enferma
    qué estoy escuchando cómo es posible lo que usted me dice
    ¿no le han amado nunca o casi nunca? Y tiene usted
    complejo de inferioridad y le duelen los besos ajenos
    exsplíquenme su desgracia vayan entrando en mi despacho
    hagan cola abran más la puerta del piso mantengan el orden
    son ustedes una ultitud estáis llenando varias calles
    varios barrios no voy a poder recibirles a todos
    vuestras conversaciones en sordina vienen aglutinando
    un rumos apagado sobrecogedor y fantástico
    soys muchos hay descalcificados raquíticos tullidos
    avanza la epilepsia avanza la avitaminosis
    hay solitarios en gran cantidad sensibles como peces
    hay tísicos con una sonrisa siniestra
    hay también seres aterrados con una raya vertical en la frente
    es como un megasterio de desdicha algo monstruoso y moribundo
    habéis invadido la ciudad sois la ciudad venís
    llorando vuestros muertos recordando vuestras torturas
    contando calderilla inclinados como ancianas espigadoras
    y vais subiendo los cinco pisos de escalera
    y pasáis con dificultad por el corredor de mi casa
    circulando despacio avanzando como un corrimiento de tierra
    paquita por favor llévate de aquí el sillón y la radio
    falta espacio nos lastimamos con los codos
    tengan la bondad hagan un esfuerzo permítanme abrir la ventana
    … se ve abajo la multitud uno queda perplejo qué calle
    tanta infelicidad es inimaginable espectacular oceánica
    es el reverso de lo majestuoso

    pero todo esto es literatura
    continúo solo en mi despacho y la miseria está escondida
    oculta como siempre en sus cubiles y sus periferias
    silenciosa y aislada no estorba es discreta
    yo sigo triste y ellos no abarrotan el pasillo de casa
    es bastante atonal el charquito de mi tristeza
    en ese mar de miseria discreta en ese mar
    de desesperación discreta de desdicha discreta
    de infortunio infinito y pavorosamente cortés
    llamaría vergonzosa a esta desproporción a esta tristeza
    un despacho una parker que roza la fibra del papel
    y un hombre solamente sin cáncer sin leucemia
    aquella lucecita lejana hacia el final del edificio
    mírenla ¿la ven allá al fondo de la calle?
    Aquella lucecita es la de esta habitación
    dentro de ella permanezco triste nada un detalle un matiz
    algo como espantar una mosca y qué contrasentido
    y qué vasto egoismo dentro de un solo corazón
    pero no sé si siento o no vergüenza
    bien podría ser una coartada un lujo un varonil perfume
    un empaste de voz el estimable sonido de hombre
    estoy triste como un perro solitario en invierno ya lo dije
    concédanme que llamo concédanme que demando socorro
    que me quiero alterar con esta revisión solitaria
    del dolor de los otros concédanme que tengo
    vergüenza al menos en estado conflictivo concédanme
    tengo plena conciencia de existir entre tres mil millones
    rebasada la primera mitad del siglo xx
    entre la guerra fría y los acordonados hipócritas
    los cadáveres de los soldados el mortero el goniómetro
    los muros desconchados a balazos y esa horrible canción
    que ellos murmuran poco antes de ingresar en combate
    esas banderas orgullosas esbeltas que luego son pisoteadas
    y más tarde izadas de nuevo desgarradas con barro
    y entretanto han caido centenares de combatientes
    madre tú no entiendes de esto déjanos hablar de política
    déjanos escuchar la emisora no nos martirices madre
    por todos los santos madre no temas ya no van a volverás
    y el horror millones de conciencias decomisadas por horror
    las conciencias que se replegan como tortugas
    y el cacto agarrotado en las dos manos de la actividad
    ah qué parto sangriento qué audaz cada sonrisa qué siglo
    acaso no más horroroso que siglos anteriores
    y sí mas lleno de coraje y saber porque entre sus escombros
    más sembrado de ojos pero con todo qué atroz siglo
    y pienso un poco en este siglo y en la vida maravillosa
    en los obuses y una vez más en la desgracia la sangre el dolor
    y sigo triste como una tapia a medio edificar
    solo en este despacho escribiendo fumando bebiendo
    tocando ese cósmico esqueleto con su mano su urdimbre
    de paisajes y lluvia y personas empapando a la historia en historia

    admiro enteramente a los músicos esos baúles poderosos
    porque de modo tan extraordinario saben no enloquecer
    porque crean un lenguaje profundo inteligible
    como el de la mirada el de la ayuda el del respeto
    ese lenguaje umbilical oh interminable y repentina música
    un lenguaje mediante el cual los huesos de los seres
    se envían la tristeza y la amistad de sus fosfatos ambulantes.


    (continuará)


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44176
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 18 Mar 2015, 05:35

    .


    De Blanco Spirituals, 1967:


    SONATA PARA DUDA Y SORDINA

    En cuanto a los demás, ochocientos sesenta y cinco rostros era
    demasiados rostros para dibujar la imagen de uno solo.


    ALEJO CARPENTIER

    “Los seres humanos no son lógicos -repuso Bruno”.
    “¿Por qué? -repuso Félix.”


    ERNESTO SÁBATO

    Y cada vez que j.p. sartre se sumerge en la ondas
    de un concierto de buena música o cada vez que expresa
    una cautelosa opinión sobre alain robbe-grillet o cada vez
    que hace el amor con una amiga en una plácida penumbra
    contradice su frase famosa según la cual es indecente
    el perpetrar novelas en un mundo en que sufren hambre los niños
    quiero decir que su conciencia como la mía como la de usted
    queda de vez en cuando sosegada al borde de la avitaminosis
    india africana latinoamericana & tres cuartos de lo mismo
    sucede que lord b. russell pues ese grato cascarrabias
    duerme varias horas al día a pesar del sonido
    apreciablemente molesto de los disparos y de las amenazas
    si la suma del sufrimiento no nos arrebata el descanso
    y los cadáveres que se enfrían a miles de kms
    no nos producen una úlcera de duodeno o un forúnculo
    será porque el amor universal no pasa de ser una idea
    y sólo en su mayor o menor acentuación y perseverancia
    residirían la grandeza o la desvergüenza de un hombre

    el hecho en fin de que no aullemos ante los periódicos
    el hecho de que no salgamos vomitando del cinematógrafo
    tras haber visto el noticiario sino que nos quedemos
    a conocer después el último film de jerry lewis
    no me hace desconfiar ni de la acción ni del coraje
    pero de nuestra indignación un poco
    ¿pero y mi propia indignación? Heme junto a una mesa
    escribiendo un blanco spirituals y fumando tabaco emboquillado
    harto confusa es la situación e inclusive sospecho
    que no vería más claro aunque hubiera estudiado filosofía
    complejo che diríase que el amor se fatiga
    por supuesto renace mas es un hecho se fatiga
    y hasta no acude en momentos en que la situación lo requiere
    qué pensar de la lógica qué pensar del amor
    tal vez existe la vergüenza por el no amar infatigablemente
    pero eso no resuelve gran cosa pues los críos de la india
    se apagarían lo mismo aunque no soportora yo el espejo
    cosa por lo demás muy literaria pues ni siquiera me sonrojo
    y hasta me encanta peinarme pensando en las mujeres

    acaso estos distingos resulten un tanto bizantinos
    pero ocurre que uno llega a pensar que el barranco más peligroso
    la más contumaz zancadilla que cercena la velocidad de la historia
    se nutre de ese instante de esa siesta de ese fin de semana
    o de esas vacacuones en que uno se susurra como un cómplice
    (recuperemos energías) (he aquí un reposo bien ganado)
    y consigue de modo meticulosamente simple
    aflojar con más corta o más larga provisionalidad
    la cuerda umbilical que uníalo a la pasión a la justicia

    tal vez sea adolescencia lo que habla por mi boca cuando digo:
    acaso lo que ocurre es que sólo podemos oír verdaderamente
    la desgracia de aquellos que mejor conocemos
    y que nos son más próximos por tanto y no asustarse
    trataríase en tal caso de que el conocimiento se dilate
    & se filtre & se cribe de unos a otros hasta impregnar a todos
    una manera de alfabetización mundial de la emoción
    de la fraternidad de su proyecto al menos
    mas cómo aseverar que esto resulte rigurosamente posible
    uno se entera de los asesinatos las infamias el fastuoso cinismo
    y en el mismo periódico consulta su horóscopo para mañana

    no parece que exista en el cerebro una compuerta
    que mediante el empuje del crimen se levante
    para dar paso a una emoción turbulenta adecuada
    cuando uno se despierta una mañana en que otros no pudieron hacerlo
    y se afeita silbando silbando che algo inhumano ocurre
    algo que no rima con nuestra fama
    algo que hace pensar sofoca golpea contradice cuestiona
    algo que acaso por lo mismo se transforma en dinámico
    o no según lo cierto es que produce es un decir
    las legendarias ganas de llorar si uno no fuera
    tan opaco de tripas duro de corazón tan insignificantes
    y no me diga usté que mediante estas líneas se adivina
    mala conciencia por mi parte usté sabe que hay frases para todo
    piense lo que le digo si quiere y si no santas pascuas
    quede claro que nunca le puse un puñal en el pecho
    para que comulgara con mis versitos dubitativos
    qué le vamos a hacer mi amigo soy un fresco estoy harto
    amén de que la atávica coquetería entre autor y lector
    empieza a darnos grima a unos y a otros los repito dos puntos
    ya no se trata únicamente de encontrar un pelo en la sopa
    qué horror milady qué puñetas míster.

    FÉLIX GRANDE


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 01 Abr 2015, 13:16

    Te sigo Pedro

    Vivir a cara o cruz



    Carezca yo de ti
    y al infortunio suceda la desgracia
    y a la desgracia el cataclismo
    y a todo ello asistiría
    con el desinterés de un muerto.

    Estés conmigo tú
    y por cada brizna de dicha
    que pretendan arrebatarnos
    avanzarían desde mi corazón
    espléndidos ejércitos de odio.

    Tú puedes ser la espalda atroz de mi destino
    o mi patria de carne.


    ---------

    El infierno



    El bien irreparable que me hizo tu belleza
    y la felicidad que se llevó tu piel
    son como dos avispas que tengo en la cabeza
    poniendo azufre donde consevaba tu miel.

    ¡Cambió tanto la cena! Botijas de tristeza
    en vez de vasos de alba tiene hoy este mantel
    y aquel fervor, espero esta noche a que cueza
    para servirme un plato de lo que queda: yel.

    Rara la mesa está: La miro con asombro,
    como y bebo extrañeza y horror y absurdo y pena.
    Se acabó todo aquel milagro alimenticio

    tras un postre espantoso me levanto y te nombro
    que es el último trago de dolor de esta cena,
    y voy solo a la cama como quien va al suplicio.


    -----------------------

    Del árbol de los tiempos



    Del árbol de los tiempos nos hemos desprendido
    bajo todo un sistema de galaxias de años;
    y ahora estamos mirándonos y nos vemos extraños
    igual que dos océanos que se hubieran unido;

    hemos viajado tanto, es tan hondo el misterio
    de coincidir, y amarse, desde vías tan remotas;
    aún estamos buscándonos en el tiempo: dos motas
    de polvo de ciprés tanteando un cementerio;

    nos estamos mirando como dos aves pobres,
    lastimados de vuelo, lastimados de espacio,
    lastimados del tiempo que nos ha estado viendo;

    nos estamos mirando lo mismo que dos sobres
    cerrados el uno frente al otro que, despacio,
    se van abriendo, se van abriendo, se van abriendo.
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44176
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 01 Abr 2015, 16:48

    Celebro encontrarte, Evangelina. Te echaba de menos.

    Un abrazo.
    Pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 15 Abr 2015, 19:22

    Para Envejecer Juntos
    Félix Grande


    Para envejecer juntos nos cogemos las manos,
    yo miro tu sonrisa, tú miras mi tristeza;
    irán saliendo arrugas en mi alma y tu cabeza
    y canas sobre nuestros espíritus humanos;

    idéntica vigilia caerá en nuestras historias:
    ver al tiempo ir cerrando una a una las ventanas,
    me sonreirás lo mismo que todas las mañanas
    y será como un ramo de flores mortuorias;

    tú eres ese recuerdo que he de tener un día,
    yo soy esa nostalgia que poblará tu frente
    cuando ya sea un anciano, amada, anciana mía;

    pienso en ese futuro tranquilo y arrugado
    como en dos viejos libros qua ya no lee la gente,
    con tanto como habrán, en silencio, aguardado.

    --------------

    RECUERDO DE INFANCIA

    Hoy el periódico traía sangre igual que de costumbre
    venía chorreando como la tráquea de un ternero sacrificado
    he visto chotos cabras vacas durante su degüello
    bajo el agujero del cuello una orza se va llenando de sangre
    los animales se contraen en sacudidas cada vez más nimias
    de pronto ya no respiran por la nariz ni por la boca
    sino por la abertura que la navaja hizo en la tráquea
    en la cual aparecen burbujas a cada nueva respiración
    a menudo parece que están completamente muertos
    y no obstante aún se agitan una o dos veces suavemente
    ahora sus ojos ya no miran tienen como una niebla
    un teloncillo de color indeterminado que recuerda al ceniza
    entonces el carnicero se incorpora con las manos manchadas
    y procede a desollar y trocear al animal cadáver
    para después pesarlo venderlo en porciones hacer su negocio

    hoy el periódico traía sangre lo mismo que otros días
    acaso unos cuantos estertores más que de hábito
    pero cómo saberlo hay países que no especifican
    por ejemplo el departamento de estado no da las cifras  
                                        de sus bajas,
    únicamente les agrega apellidos
    bajas insignificantes bajas ligeras bajas moderadas

    hoy el periódico traía sangre en volumen considerable
    y mientras leo pacientemente civilizadamente el intento
    de justificación de esos destrozos escrito de sutil manera
    recuerdo vacas cabras chatos la gran orza en el suelo
    y recuerdo imagino pienso que unos cuantos carniceros
    continúan desollando troceando pesando en sus básculas
    haciendo su negocio mediante esos pobres animales
    sacrificados.  


    Extraído de ALFORJA REVISTA DE POESÍA XXII, Otoño 2002. p. 23-24

    ---------

    ELOGIO DE LO IRREPARABLE

    Sé involuntaria. Sé febril. Olvida
    sobre la cama hasta tu propio idioma.
    No pidas. No preguntes. Arrebata y exige.
    Sé una perra. Sé una alimaña.
    Resuella busca abrasa brama gime.
    Atérrate, mete la mano en el abismo.
    Remueve tu deseo como una herida fresca.
    Piensa o musita o grita «¡Venganza!»

    Sé una perdida, mi amor, una perdida.
    En el amor no existe
    lo verdadero sin lo irreparable.

    ----------------

    “Todos los siglos de la lluvia”

    Sentían espanto por la puesta del sol
    se alimentaban de animales horrendos
    padecían las nevadas, la lava, las tormentas
    tenían únicamente cuevas y brujos y tiranos.

    Hoy escucho la lluvia que suena en la ventana
    susurrando las sílabas siderales de la horda
    como interrogaciones resurrectas.

    Emocionado, me arrebujo en tu respiración,
    paso la lengua por tu piel dormida
    y mientras oigo lentamente la llovizna del mundo
    saludo con misericordia a aquellos ancestrales hermanos.

    -----------------------
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 15 Abr 2015, 19:25

    Bibliografía poética:

    Las piedras – 1964.
    Música amenazada – 1966.
    Blanco spirituals – 1967.
    Puedo escribir los versos más tristes esta noche – 1971.
    Biografía (1964-1971) – 1971 (2ª edic. ampliada, 1977)
    Taranto – Homenaje a César Vallejo – 1971.
    Años (Antología con prólogo de Rafael Conte) – 1975.
    En secreto – 1978
    Las rubáiyatas de Horacio Martín – 1978
    Biografía. Poesía completa (1958-1984) – 1986, (2ª ed. aumentada 1989) incorpora el libro “La noria”
    Carta abierta (antología) – 1987
    Seis poemas (Carpeta con grabados de Miguel Ángel Lombardía) – 1991
    Cuaderno (Antología con dibujo de Eugenio Chicano) – 1993
    Con buenas formas (Antología) – 1997
    Conversación (Antología) – 1997
    La canción de la tierra (Antología) – 1998
    Blanco spirituals / Las rubáiyatas de Horacio Martín, (Edición de Manuel Rico) – 1998
    Una grieta por donde entra la nieve (Antología) – 2006
    Biografía (1958-2010) Galaxia Gutenberg, 2010. Antología con prólogo de Ángel Luis Prieto de Paula; incorpora un nuevo poema: La cabellera de la Shoá.
    Libro de familia – 2011

    Premios y galardones:

    Premio Alcaraván 1962
    Premio Adonáis de Poesía por “Las piedras” 1963
    Premio Guipúzcoa por “Música amenazada” – 1965
    Premio Eugenio d’Ors por la novela corta “Las calles” – 1965
    Premio Gabriel Mir- 1966
    Premio Casa de las Américas por “Blanco Spirituals” – 1967
    Premio Nacional de Poesía por “Las rubáiyatas de Horacio Martín” – 1978
    Premio Hidalgo
    Premio Nacional de Flamencología – 1980
    Premio Barcarola – 1989
    Premio Felipe Trigo de Narración Corta por “El marido de Alicia” – 1994
    Premio Manuel Alcántara – 1996
    Mejor Escritor de Temas Flamencos, revista El Olivo, 1998
    Premio Extremadura a la Creación – 2004
    Premio Nacional de las Letras Españolas – 2004
    Premio Quijote a la Creación Literaria – 2007
    Premio Comunicación de la Cadena SER de Ciudad Real – 2008
    Hijo Adoptivo de Santiago de Chuco, por sus trabajos de estudio y difusión de la poesía de César Vallejo – 1988
    Miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española – 1997
    Hijo Adoptivo de la Ciudad de San Roque, Cádiz – 2001)
    Medalla de oro de Castilla-La Mancha – 2005
    Miembro correspondiente de la Real Academia Hispano Americana – Cádiz – 2005
    Miembro de número de la Real Academia de Extremadura de las Artes y las Letras – 2009
    Hijo Predilecto de Mérida en 2010.
    avatar
    Angel Salas
    Baneado
    Baneado


    Cantidad de envíos : 20417
    Fecha de inscripción : 29/09/2009
    Edad : 69
    Localización : Santiago - Chile

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Angel Salas Lun 18 Mayo 2015, 11:26

    Pedro...volvere para seguir disfrutando de la Poesia Felix Grande...gracias

    Un Abrazo
    Angel
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44176
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 19 Mayo 2015, 12:25

    Gracias por tus aportaciones, Evangelina, y por tu interés, Ángel. Félix Grande era un hombre al que daba gusto escuchar. Lo oí recitar su poesía en un par de ocasiones, invitado por la Biblioteca Mercè Rodoreda de Barcelona, y acompañado por su esposa Francisca (Paca) Aguirre, extraordinaria poeta también. Según relata Jordi Virallonga, el poeta que los trajo, su casa en Madrid era un centro de irradiación cultural donde recibían a cualquier hora a otros artístas. Inicialmente Féliz Grande parece que quería ser concertista de guitarra, pero al oír tocar a Paco de Lucía, abandonó la idea dedicándose a la poesía. No conozco gran parte de su obra, pero los "Blanco Spirituals" me impresionaron mucho cuando los leí, pensando que aquello había sido capaz de escribirlo con sólo 25 años. También por Jordi Virallonga sé que Félix Grande murió escuchando música -creo que de Bach- y dado una mano a su esposa y otra a su hija.

    Un abrazo.
    Pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44176
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 08 Mar 2023, 15:56

    .


    Félix Grande (Mérida, Badajoz, 4 de febrero de 1937-Madrid, 30 de enero de 2014)1​ fue un poeta, flamencólogo y crítico español encuadrado en la Generación del 50.

    Biografía

    Hijo de republicanos —su madre trabajó en un hospital durante la guerra civil mientras su padre combatía en el frente​—, nació en Mérida, Badajoz, pero vivió su infancia y juventud —desde los dos hasta los 20 años— en Tomelloso (Ciudad Real), donde su abuelo era cabrero. Era guitarrista flamenco cuando, según contó él mismo, decidió cambiar ese instrumento por la literatura, que en su pluma posee mucha relación con la música. En Tomelloso fue jornalero y descubrió el amor.

    En 1957 se muda a Madrid, donde "sigue empleado en menesteres alejados del ejercicio profesional de la literatura hasta que en 1961 comenzó a trabajar como redactor en Cuadernos Hispanoamericanos", revista de la que llegará a ser director (1983-1996; a la caída del Gobierno socialista fue destituido y pleiteó para ser restituido a su cargo, lo que consiguió). Dirigió asimismo la revista de arte Galería (1989) y la colección El Puente Literario de la editorial Edhasa (1969-1971).​

    Comenzó su carrera literaria con la poesía y obtuvo su primer premio, el Adonáis en 1963, por Las piedras, "libro de talante existencial en el que explora el tema de la soledad".​ Dos años después, en 1965, ganaría su primer galardón de narrativa, el Premio Eugenio d'Ors por su novela corta Las calles.

    Destaca también su obra Persecución, cantada por Juan Peña “El Lebrijano” en su álbum homónimo.​ Su obra evolucionó desde la inspiración machadiana y el compromiso social del poemario Las piedras hasta una reflexión sobre el lenguaje y el erotismo.

    En 1968 fue incluido en la Antología de la nueva poesía española.​ Se le concedió el premio Nacional de Poesía en 1978 por Las rubáiyatas de Horacio Martín, en que prolonga la tradición del heterónimo, a partir del Abel Martín de Machado y el Ricardo Reis horaciano de Fernando Pessoa.

    Como narrador, destacan sus obras Por ejemplo, doscientos (1968), Parábolas (1975), Lugar siniestro este mundo, caballeros (1980), Fábula (1991), Decepción (1994), El marido de Alicia (1995), Sobre el amor y la separación (1996) y La balada del abuelo palancas (2003).

    Aficionado a la música, letrista y guitarrista él mismo, como flamencólogo escribió García Lorca y el flamenco (1992), Agenda flamenca (1987), Memoria del flamenco (1995), que obtuvo el premio nacional de Flamencología, y Paco de Lucía y Camarón de la Isla (2000). Es miembro de número de la Cátedra de Flamencología y estudios folclóricos.

    Félix Grande señalaba que los poetas que le marcaron fueron Antonio Machado, Luis Rosales —de quien fue discípulo y amigo y del que había prologado y seleccionado los poemas de la antología Porque la muerte no interrumpe nada—, y César Vallejo, entre otros.

    Después de Las rubáiyatas de Horacio Martín no había vuelto a escribir poesía, pero ese silencio de más de 30 años terminó en 2010, cuando incorporó su nuevo poema La cabellera de la Shoá en la antología Biografía y a fines del año siguiente salió Libro de familia.​

    Estaba casado con la poeta Francisca Aguirre (como él Premio Nacional de Poesía) con la que tuvo una hija, la también poeta, Guadalupe Grande.

    Falleció el 30 de enero de 2014 en Madrid de un cáncer de páncreas. Sus restos mortales reposan en el cementerio de Tomelloso.

    Premios y distinciones

       Premio Alcaraván 1962
       Premio Adonáis de Poesía 1963 por Las piedras
       Premio Guipúzcoa 1965 por Música amenazada
       Premio Eugenio d'Ors 1965 por la novela corta Las calles
       Premio Gabriel Miró 1966
       Premio Casa de las Américas 1967 por Blanco Spirituals
       Premio Nacional de Poesía 1978 por Las rubáiyatas de Horacio Martín
       Premio Hidalgo
       Premio Nacional de Flamencología 1980
       Premio Barcarola 1989
       Premio Felipe Trigo de Narración Corta 1994 por El marido de Alicia
       Premio Manuel Alcántara 1996
       Mejor Escritor de Temas Flamencos, revista El Olivo, 1998
       Premio Extremadura a la Creación 2004
       Premio Nacional de las Letras Españolas 2004
       Premio Quijote a la Creación Literaria 2007
       Premio Comunicación 2008 de la Cadena SER de Ciudad Real
       Hijo Adoptivo de Santiago de Chuco, por sus trabajos de estudio y difusión de la poesía de César Vallejo (1988)
       Miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (1997)
       Hijo Adoptivo de la Ciudad de San Roque (Cádiz; 2001)
       Medalla de oro de Castilla-La Mancha (2005)
       Miembro correspondiente de la Real Academia Hispano Americana (Cádiz; 2005)
       Miembro de número de la Real Academia de Extremadura de las Artes y las Letras (2009)
       Hijo Predilecto de Mérida (2010)

    (Sacado de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] )


    *


    Algunos otros poemas de Félix Grande:


    De Las piedras (1958-1962):


    MADRIGAL

    Palabra, dulce y triste persona pequeñita,
    dulce y triste querida vieja, yo te acaricio,
    anciano como tú, con la lengua marchita,
    y con vejez y amor aclamo nuestro vicio.

    Palabra, me acompañas, me das la mano, eres
    maroma en la cintura cada vez que me hundo;
    cuando te llamo veo que vienes, que me quieres,
    que intentas construirme un mundo en este mundo.

    Hormiguita, me sirvo de ti para vivir;
    sin ti, mi vida yo no sé lo que sería,
    algo como un sonido que no se puede oír
    o una caja de fósforos requemada y vacía.

    Eres una cerilla para mí, como ésa
    que enciendo por la noche y con la luz que vierte
    alcanzo a ir a la cama viendo un poco, como ésa;
    sin ti, sería tan duro llegar hasta la muerte.

    Pero te tengo, y cruzo contigo el dormitorio
    desde la puerta niña hasta la cama anciana;
    y, así, tiene algo de pálpito mi puro velatorio
    y mi noche algo tiene de tarde y de mañana.

    Gracias sean para ti, gracias sean, mi hormiga,
    ahora que a la mitad de la alcoba va el río.
    Después, el mar; tú y yo ahogando la fatiga,
    alcanzando abrazados la fama del vacío.





    De Música amenazada (1963-1966):


    ACABO DE ORDEÑAR DOS O TRES CIGARRILLOS...

    Acabo de ordeñar dos o tres cigarrillos
    descendiendo por las cloacas de mi tristeza.
    El siglo veinte me golpeaba como a un gong.
    Mi cráneo acabará resonando a chatarra.

    Se envejece muy rápido en Europa. Los barrios
    se abalanzan en mezcla de buitre y de mendigo,
    recitan casa a casa su quebranto, te ponen
    en la nariz sus canas, hurgan tu corazón.

    Lógico es morder el pezón de la infancia,
    cuando cuidé las cabras sucintas de mi abuelo;
    oler un poco a recuerdo de establo, ¿reposa
    de este ejercicio tórrido de fumar en silencio?

    Huyendo de mi propio terror he tomado
    mujeres, trenes, vino; llegué a desear
    el invento de un beso ecuménico, o bien
    hallar unas palabras horrendas de piedad.

    Entre segregación, amenaza y desprecio,
    dentro del mastodonte informe de mi siglo,
    escucho balidos de remota niñez, y oigo
    chirriar de camas -dos amadísimos oasis.

    Mas no puedo volver ni puedo prometer.
    La piara se hunde en el tiempo; el amor
    en el miedo. Se arrima a mí la vejez prematura
    y una desolación de música enfriándose.




    OSCURO

    En la alta madrugada
    se diría que despiertas para siempre.
    Sales del sueño como si salieras
    de una placenta pobre, enferma. Emerges
    de entre miseria y sangre;
    de entre heridas emerges.
    Y quedas como un niño mal parido
    con canas en sus sienes.

    En la alta madrugada
    con premura de vómito te viertes
    hacia un insomnio desamordazado
    que en silencio te muerde.

    Despiertas de tal modo
    que te clavas el mundo sobre el vientre.
    Hundes los ojos en la oscuridad
    y abrumado te mueves
    tratando de saber si es que has soñado
    algo terrible y misterioso o si es que
    retrocediendo desde tu futuro
    algo terrible y misterioso viene.

    En la alta madrugada
    despiertas de un disparo y te parece
    que te han abandonado hace ya años
    todos los qu e te quieren:
    la soledad de un golpe sorbes
    y te vuelves anciano de repente.
    Como si el esqueleto entero fuera
    colgado de tu frente.




    De Blanco Spirituals (1966):


    LA EDAD DE LOS MISSILES

    Quería ir a Marte en el cohete. Bajó a la pista en las primeras horas de la mañana y a través de los alambres les dijo a gritos a los hombres uniformados que quería ir a Marte. Les dijo que pagaba impuestos, que se llamaba Pritchard y que tenía el derecho de ir a Marte. ¿No había nacido allí mismo en Ohio? ¿No era un buen ciudadano? Entonces, ¿por qué no podía ir a Marte? Los amenazó con los puños y les dijo que quería irse de la Tierra; todas las gentes con sentido común querían irse de la Tierra. Antes que pasaran dos años iba a estallar una gran guerra atómica, y él no quería estar en la Tierra en ese entonces. Él y otros miles como él, todos los que tuvieran un poco de sentido común, se irían a Marte. Ya lo iban a ver. Escaparían de las guerras, la censura, el estatismo, el servicio militar, el control gubernamental de esto o aquello, del arte y de la ciencia. ¡Que se quedaran otros! Les ofrecía la mano derecha, el corazón, la cabeza, por la oportunidad de ir a Marte. ¿Qué había qué hacer, qué había que firmar, a quién había que conocer para embarcar en un cohete?
    RAY BRADBURY

    1

    Baja desde el futuro un tufo a crimen ecuménico
    el mono horrible de la muerte espesa
    remontando la selva calcinada que muestra el vaticinio
    amanece jugando sobre los hombros del presente infectado
    el mono horrible con su mueca colorada epiléptica
    tira de las orejas a américa a asia a europa
    retuerce la nariz al rostro occidental
    mete los dedos en los ojos de oriente
    y atormenta a la hoja del calendario que esta noche
    con la unción del terror arrancamos entre silencio
    desciende avanza esa bufatarada de infortunio
    es como un tren de pudre que recula hacia ahora
    con el furgón de cola cubierto de gusanos
    y la locomotora vociferando ardiendo
    diluvia una nación de llamaradas gigantescas
    sofoca el hondo amago de los hongos horrendos
    nos refuta la visión entrevista de un dolor general desde donde
    como avispas locas emanarán las quejas metálicas
    imágenes de pueblos derritiéndose como azúcar morena
    un fragor de infinito final de lumbre extraordinaria
    un resuello vastísimo como un átono coro
    que interpretara augusto a las incalculables agonías

    entre la urdimbre de lianas de los congresos de la paz
    entre la fronda pantanosa de la bolsa del armamento
    ágil y alucinante peludo apocalíptico baja desde el futuro
    avanza el mono horrible de la muerte avanza oliendo
    a multitudes agrietadas a naciones recubiertas de astillas
    el mono llega haciendo cabriolas se detiene y restriega
    en la epidermis del presente su bárbara pelambre
    y se masturba cínico colgado del horror que anticipa
    péndulo sonriente y espantoso miradlo

    el tiempo se ha caído en un embudo loco
    y gira y se revuelve y se transforma en una gelatina
    que hiede al tenso crimen que estalla en el futuro
    el tiempo desconchado desordenado avanza y retrocede
    se contrae y se expande perdidas sus bisagras
    como un motín de puertas al abordaje del vacío
    el tiempo retorcido sin brújulas ni mandos
    clama eructa enloquece y a los pies del presente
    descompuesto vomita sus venideras hecatombes

    2

    (Tenemos miedo. Tenéis miedo.
    Nosotros, para quienes ni existe
    la calderilla del poder, subimos
    por la espina dorsal del miedo.
    Vosotros, a quienes el poder os ha servido
    matinalmente junto al desayuno,
    descendéis por la espina dorsal del miedo.
    Tenemos miedo. Tenéis miedo.

    Pero mientras que nuestro espanto
    segrega miradas circulares, busca
    grietas de humanidad a lo largo de la amenaza,
    vuestro pánico graso solamente rezuma
    venalidad y odio. Nuestro miedo
    es igual que un antílope en el bosque incendiado;
    el vuestro, un gato oscuro, arrebujado de arañazos.
    Nuestras manos hinchadas de terror
    buscan únicamente manos;
    las vuestras buscan mapas,
    y tórridos decretos y fusiles.

    Tenemos miedo. Tenéis miedo. El nuestro
    es apesadumbrado y deambulante;
    el vuestro, acorazado y tumefacto. Todavía,
    pulpos de hipocresía, salamandras bursátiles,
    todavía hay clases entre los espantados. Todavía
    hay diferencias de matiz que advierten
    la víctima en un miedo y en el otro la hiena.)

    3

    se acabará oír mirar nacer
    el venero del mundo se quedará obstruido
    el manantial que baja entre las grietas de las peñas
    luego sin ojos sin oídos sin labios ni hocicos que los usen
    viudo y errante sonará por las faldas de la montaña
    como un balido dilatado y solo
    -nunca la soledad habrá tenido tantísimas campanas-
    torcidos vegetales con la fibra reseca cerrarán sus testuces en la tarde vacía
    y el cogollo de polvo de los caminos miserables
    irá borrando lentamente las antiguas pisadas:
    hablo de la desolación

    el mar los cinco océanos lamiendo
    con su lengua bovina los arrecifes calcinados
    y en los puertos pesqueros las barcas con su nombre de hembra
    amable y torpemente escrito debajo de las quilla
    una vez podrida la maroma otearán por la costa
    bamboleándose humildes en el ir y venir de las mareas
    algún velero inerme errará como un cáncer
    sobre la superficie del agua solitaria:
    hablo de la desolación

    donde una raza hubiera sobrevendrá una estepa
    interceptada vagamente por montones irregulares
    de materias innominadas y de escombros enfermos
    en los campos concisos y como rastro de la locura
    brillarán entre el abandono las camisas de las serpientes
    cadáveres de cuerpos y de grajos pernoctarán de día y de noche
    junto a cadáveres de reses en atroz camaradería:
    hablo de desolación

    4

    miradlo ahí está todo mirad bien el diario
    que alguno de vosotros depositó en la mesa
    con la unción del terror

    mirad el gorgoteo de todos esos titulares
    que algún linotipista compuso lentamente
    con la unción del terror

    recorred esas crónicas meticulosas que alguien
    mirando por encima del hombro tecleó sobre la máquina despacio
    con la unción del terror

    sumad todo el silencio del periodista en sus informes
    sumad la lentitud del cajista en su sótano
    sumadle al viejo vendedor del kiosco su temblor boreal
    sumad la expectativa inerme del amigo que puso
    ese periódico en la mesa ¡y abocicaos en ese impreso
    como vacas sedientas y saciaos! y miraos después
    los unos a los otros chorreando babillas de terror
    desde las comisuras que han bebido y leído
    y rumiad luego extenuados
    en esta habitación donde el diario preside
    ¡y vociferad de una vez con las mandíbulas de bronce
    ante esas grietas que se abren como unas fauces de prehistoria!

    5

    como un ecuador criminal cuelga el filo de un hacha
    que de un cercén promete liquidar a la historia
    la historia lo que ha sido algo más que un macizo concepto
    la historia lo que ha sido la urdimbre emocionante
    de una conducta universal y un fragor de futuro
    arrebatado adobe a adobe y sílaba tras sílaba

    humanismo coraje la emoción misteriosa de la vida
    todo el largo cordón umbilical mediante el cual los siglos
    se insuflaban el uno al otro alimento para nacer
    la permanencia modificada que venía desde épocas remotas
    las vaginas abriéndose como sangrientos túneles
    al paso de las asunciones toda esa celular aritmética
    toda esa turba de pasión y de esfuerzo fue la historia

    todo el bárbaro ceño del amor
    la multitudinaria voluntad de camaradería
    los musculosos sueños de aquellos que empleaban su existencia
    en combatir las causas del miedo y del desastre
    aquellos luminosos desprendidos segregando futuro
    aquella obcecación purísima que era un imán aquello
    aquello fue también la historia

    la historia era también la nervatura de las esperanzas
    ese relevo inmemorial de los hombres de ciencia
    combatiendo obstinados a los males mortíferos
    a la busca de un cósmico resuello de alivio y de fortuna
    sí mientras giraban los planetas majestuosos
    y crecían las galaxias y se dilataba la mañana del mundo

    ellos con batas blancas manos limpias y pequeñas necesidades
    miraban a los cancerosos retorcerse en sus vidas únicas
    y corrían hacia sus rincones sus materias sus cálculos
    con la idea del servicio humano como un clavo en su corazón
    la suma de esos grandes calenturientos era también la historia

    la historia fue esa marcha ese avance de fiebre
    ese alpinismo llameante por la mañana de las edades
    ese proyecto general de pasos ese búcaro gigantesco
    donde el agua del tiempo alimentaba las flores de los actos
    esa mirada taladrante a la persecución del porvenir

    ¿el porvenir? hoy cuelga un hacha incomprensible
    sobre la yugular de la historia el hacha chirriando pendulando
    convierte al porvenir en un minuto en un segundo en nada
    convierte a la conciencia en una llama en un harapo en un escalofrío
    ¿el porvenir? ¿la historia? ¿la grandeza? ¿la multitud? ¿el hacha?
    ¡fuimos muchos amamos creímos quisimos lo mejor para todos!

    6

    (dan ganas de matarse y de llorar al otro borde del suicidio
    ganas de ser un muerto que llora todavía
    ganas de estar en una caja rodeado de aquellos que te aman
    y continuar llorando amarillo hediondo
    llorando por las quietas mejillas apagadas
    dan ganas de llorar desde el subsuelo de la muerte
    y contagiar de lágrimas y muerte a quienes contemplan tu cadáver
    hasta que todos muertos en la alcoba callada
    no haya más que un llorar de muertos congregados
    un fluir de muchas lágrimas desde pestañas frías
    un fluir en el silencio y en la quietud y en la sombra
    un fluir que repitiera dulcemente: asesinos.)


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44176
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 12 Mar 2023, 06:28

    .


    De Puedo escribir los versos más tristes esta noche (1967-1969):


    COMO EL NOMBRE DE UN DIOS

    Qué me habrán hecho. Cuándo me habrán pegado con una cadena. En qué lugar del acerico de mi edad quedó clavado todo aquello, que no conozco bien. Que hurga como la aguja de una inyección intravenosa tanteando en busca de la vena. Agresión invisible, antigua, monocorde, que me convierte en mi enemigo, que me cubre el camino de nieve alta. Que desencadena una tormenta de paredes alrededor de mí.

    Cuantos me hicieron daño son unos asesinos. No puedo odiarlos, no sé ya exactamente quiénes son. Veo un túnel oscuro detrás, delante, arriba, a mis costados, a mis pies. Todos aquellos a quienes yo haya herido son mis jueces y sufren en sus túneles, sin recordarme. Socorro, dijo. Sonaba suavemente un podrido violín por entre los fragmentos de la ruina.

    ¡Lo que sucede es que estoy loco? Sufro porque sé juzgarme pero me amo. Sufro porque a la vez me amo y me juzgo. Sufro porque van a caer bombas atómicas. Sufro porque me da miedo la tuberculosis. Sufro porque soy un cobarde. Y suena el inmemorial saxofón del repentino negro apaleado y mientras le pegan se oyen abajo las palmadas que llaman al sereno. Madrid. Hace diez años que me demoro por sus calles, arrastrando mi lucidez por la ciudad, por mi conducta, por sexos de hembra, por horas y horas de ambigüedad y de fotografías de muertos, oh noche agresiva. Mientras tamo, escupen los borrachos la mala hierba de sus prados caducos.

    Todo mi oficio se reduce a buscar sin piedad ni descanso la fórmula con que poder vociferar socorro y que parezca que es el siglo quien está aullando esa maravillosa palabra. Que salga esta derrota de lo más puro de mi corazón y llegue a los demás impregnada de siglo veinte y de universo, como un insulto espléndido cuyo esqueleto es de amor y desgracia. Que adviertan que me puse entre los torcidos del mundo para ayudarles a zurcir y defendí a la vida con todo mi terror. Clamar socorro con el nombre de un dios.

    Qué me habrán hecho. Qué cosa que no debí olvidar jamás. Qué golpe a traición. Qué hay en el lugar de mi espalda que no alcanzo. Los años caen como paredes y me hundo como absorbido por una vergüenza. Lo que sucede es que estáis locos. Antiguo asunto el crimen. Antiguo asunto el miedo. Y locos. Y asesinos. Y aterrados. Un vuelo de lechuzas erosionando siglo a siglo el futuro. Qué me habrán hecho. Cuándo me habrán roto las costillas. Por qué no hay odio en mi memoria. Mis padres fueron buenos conmigo. Por qué leo tantas veces la carta, asombrado, perplejo. Aletean lechuzas ateridas su amorosa agonía contra las ventanas, silban el viento y la amenaza, suena suavemente un podrido violín por entre los harapos de la ruina.


    INMORTAL SONATA DE LA MUERTE

    Desde hace muchos años suele visitarme de noche. Cómo saber de dónde viene. Si existe en el espacio, al otro borde de los telescopios y de la menesterosa razón, una región donde el padecimiento emerge, sideral y enigmático, para avanzar después sobre los astros desvalidos, ¿es de allí de donde procede mi todopoderoso visitante? Sólo una cosa cierta sé: esa desolación es el producto de algo más bárbaro y extenso que mi módica vida. Desde hace muchos años viene a visitarme de noche. Maniático, sudo combatir su presencia con el modesto barbitúrico, o con un recorrido monótono por el extenuado pasillo de mi casa; o con una sangría de palabras, deformes de tristeza o de miedo. Pero todo es inútil. Vuelve a volver, mordisquea un poco más los cimientos de mi conciencia, atenaza suavemente por la garganta a mis proyectos cotidianos y derrama en mi corazón la música confusa de la muerte, la música confusa de los antepasados de mis desconocidos bisabuelos, la música sin forma de todos mis herederos impasibles. Cientos de miles de lejanas flautas de caña interpretando la melodía del abandono al pie del lecho en donde habito en estas horas misteriosas. A veces me pregunto cómo será el concierto de solemne, de melódico y de increíble cuando vaya a morir; todos los violonchelos y las guitarras, todos los clavecines, los oboes, los clavicordios y muchas y dulcísimas gargantas de mujer en un himno majestuoso que podría traducirse así: en el océano de la vida y del tiempo, tú, criatura humana, sin saber ni una sola cosa que te sirva para ser inmortal, inmortalmente existes, a escasos años de tu disolución.

    Al fin he descubierto el verdadero nombre del insomnio. Pasan los siglos como mansos bueyes, los acontecimientos como caballos con la crin dura por la velocidad. Pasan las canas en una multiplicación sistemática y clandestina. Pasa mi padre hacia donde le aguarda el suyo. Pasan todos cuantos conozco, codos aquellos que amo. Pasa la especie, donde habito. Pasa todo en silencio. Somos los lentos forajidos que inventamos los mitos .. las religiones y la Historia, el lenguaje y las drogas y el amor, únicamente porque sabemos que vamos a morir. Ahora sé que un abrazo lleva al fondo un pequeño violín de espanto, una matriz de desconcierto. Y en la alta noche, a unos pasos de los antiguos y a unos pasos de nuestros futuros arqueólogos, nos sentarnos sobre las mantas, ateridos de perplejidad y de emoción. Y algo gigante y cósmico nos acaricia un poco nuestra cabeza ebria, antes de que tengamos tiempo de llegar, como locos, al interruptor de la luz


    ESPIRAL

    Para Ángel L. Prieto de Paula


    Puedo escribir los versos más tristes esta noche
    El reloj de pared
    marca mil novecientos
    sesenta y nueve. Hace un instante
    mamá viene corriendo por las calles
    en busca de un refugio
    Contra las bombas me oculta en sus brazos
    El reloj marca mil novecientos treinta y siete
    Puedo escribir los versos más tristes es ta noche

    Hace un momento mis antepasados
    comenzaban a golpear un tronco hueco
    para comunicarse con los más próximos lejanos
    Sale la luna y toda la horda
    se siente rodeada de tigres
    borracha de materia original
    Examinan el mundo vacío
    y sienten que les falta el lenguaje
    Golpean sobre un tronco
    arrancando de él sílabas enigmáticas
    religiones extrañas
    conocimientos ilegibles
    premoniciones pavorosas
    que se habrán de cumplir una por una
    Puedo escribir los versos más tristes esta noche

    El reloj de pared marca mil novecientos
    cuarenta y cinco. Suben
    las sombras arañando el tiempo
    Un tirano de la horda
    despedaza la carne de un venado
    El salvaje que habrá de asesinarlo
    para esperar a su propio asesino
    mama en la teta de su madre
    El tirano lo mira alimentarse
    No hay escena más plácida más horrenda que ésta
    Cae la primera bomba nuclear

    Hace un momento tengo quince años
    Sube a mi piel el secreto más honesto del mundo
    muerdo la carne de una vecina silenciosa
    Sigo haciendo el amor gimiendo hiriendo
    mientras mueren mis familiares
    Puedo escribir los versos más tristes esta noche

    Mi hija golpea en la puerta
    Con su idioma inicial repentino
    me recuerda que debo ir a la cena
    Mi hija golpea en la puerta
    escucho el tronco hueco de mis antepasados
    La cena huele a astillas de megaterio mudo
    La mesa limpia tiene lobos
    El reloj marca un cero deforme

    Hace un momento mamá y papá cenaban
    hablaban se besaban
    creyendo que yo estaba dormido
    Papá emigra del pueblo para hacernos llegar
    un poco de carne de bestia
    Mamá chupa un tendón monstruoso y llora sola
    Puedo escribir los versos más tristes esta noche

    El reloj de pared marca las nueve y media
    Sube desde la calle el sonido del tráfico
    Un perro allá en el pueblo ladra
    Un obús silba allá en la guerra
    Allá por rodas partes hay miedo sangre cálices
    miembros rotos fósforo ardiendo

    Los ojos de un cadáver anónimo
    ruedan al suelo y miran con misericordia:
    ven a la horda pidiendo socorro
    mediante un tronco hueco
    Mi hija golpea en la puerta
    Puedo escribir los versos más tristes esta noche

    Hace un instante me han comprado un cuaderno
    un portafolios un papel de calco
    Y en ese cristal que preserva
    las manecillas del reloj
    miro mi cara de treinta y dos años
    Sigo mirando hacia ese rostro antiguo
    Sin apartar la vista mi cabeza se apaga
    Vienen mis nietos a llorar. Se van
    Puedo escribir los versos más tristes esta noche

    Miro el reloj con amor con espanto
    con amor con espanto
    Miedo amor corazón: dadme lenguaje

    Soy un antepasado golpeando un tronco hueco
    estoy desnudo bajo la tormenta
    Estoy solo en el bosque
    sin otra compañía que la horda
    A mi lado camina un reloj de pared

    La materia total gira enloquece

    Vienen los tigres que no se ven nunca

    Y todo es solitario y sideral


    Puedo escribir los versos más tristes esta noche


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44176
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 12 Mar 2023, 14:45

    .


    De Las rubáiyátas de Ignacio Martín (1970):


    ELOGIO A MI NACIÓN DE CARNE Y DE FONEMAS

    Los que sin fervor comen del gran pan del idioma
    y lo usan como adorno o coraza o chantaje
    sienten por mí un rechazo donde la rabia asoma:
    yo no he llamado patria más que a ti y al lenguaje

    Los que destinan himnos y medallas y amor
    al cuervo de la guerra, y nunca a la paloma
    de la lujuria, miran mi cama con rencor:
    yo no he llamado patria más que a ti y al idioma

    De la fraternidad, de la honra civil
    sé que nadie la siente ni nadie la derrama
    si convierte al lenguaje en una jerga vil
    y en su cuerpo sofoca la milagrosa llama

    Celebrar como a un dios el fuego de la mano,
    sentir por las palabras un respeto profundo:
    sólo así el transeúnte puede ser nuestro hermano
    y nuestros camaradas la materia y el mundo

    La carne me ha enseñado el más hondo saber
    y el lenguaje me enseña su lección venerable:
    que el Tiempo es un abrazo del hombre y la mujer,
    que el universo es una palabra formidable.



    VIVIR A CARA O CRUZ

    Carezco yo de ti
    y al infortunio suceda la desgracia
    y a la desgracia el cataclismo
    y a todo ello asistiría
    con el desinterés de un muerto.

    Estés conmigo tú
    y por cada brizna de dicha
    que pretendan arrebatarnos
    avanzarían desde mi corazón
    espléndidos ejércitos de odio.

    Tú puedes ser la espalda atroz de mi destino


    o mi patria de carne.



    ANTES QUE EL TIEMPO EXPIRE, NUESTRAS MANOS

    Océano de piedad, luz honda de mujer
    Levadura del tiempo mientras el tiempo exista
    El tacto y el olfato y la lengua y la vista
    junto a tu cuerpo son maneras de nacer

    El hombre es taciturno y nace para ser
    desgraciado, perdido, sin nada que lo asista
    y esto es horrendo, inicuo, y no hay quien lo resista
    si no puede mirar, tocar, besar, lamer, morder

    Ella pone pomada, ella pone vendaje
    ella amortigua el triste absurdo del viaje
    ella es el centro, el único lugar a donde ir

    Los hechos y los años son mentira y estrépito
    y el destino es un mudo miserable y decrépito
    Sin mujer en las manos lo mejor es morir



    DOLMEN DE SOLEDAD, LECHO DE FRÍO

    La vida entonces sólo fue execrable.
    Viví una época lóbrega, Loba:
    sin una mujer en mi cama.
    Marcado está en mi cráneo aquel escarnio,
    como un arpón remoto.

    Cada mañana era una herida augusta.
    El día, una larga cicatriz de óxido.
    Y la noche, el embozo con que se cubre a un muerto.

    Todos los pasos que hube de dar solo
    malditos fueron como años de peste.

    Hablo con aquel tiempo oscuro
    como el traidor con su conciencia.


    Como el traidor con su conciencia, Loba.



    EL BUEN SALVAJE

    Llegué a creer que la felicidad
    no es un asunto de los seres humanos
    Y le llamé conocimiento
    a una escarcha diaria y contagiosa
    cuyo nombre es claudicación

    Por todas partes me nacían camaradas
    Veían grandeza en mi preocupación
    llamaban madurez a mi infortunio
    La miseria siempre ha gozado
    de un raro y comunal prestigio

    Ahora, cuando tu piel me dio el coraje
    para agredir a la resignación
    y bramar por la dicha en medio de las plazas

    seres, instituciones, todo
    me rehúye o me segrega
    todo se aparta de mi lado, hiedo
    Soy un peligro público que expande
    la pestilencia de la libertad



    PARÁBOLA

    No hay amores malditos.

    Hay...podredumbre...leyes...usos
    error...espanto...astucia
    impotencia...normas...mentira
    angustia...doma...compraventa
    cobardía y calamidad

    No hay amores malditos.



    CASIDA DE LA MADRUGADA

    Cuando te acuerdes de mi cuerpo
    y no puedas dormir
    y te levantes medio desnuda
    y camines a tientas por tus habitaciones
    borracha de estupor y de rabia

    en algún lugar de la Tierra
    yo andaré insomne por algún pasillo
    careciendo de ti toda la noche
    oyéndote ulular muy lejos y escribiendo
    estos versos degenerados.



    EL PRECIO DEL OLVIDO

    Yo me he demorado en los espejos interrogando si te merecía,
    yo que en el laberinto del idioma durante tantas horas he buscado
    palabras que nombraran tu vestido, tus pechos, tus ojos y  voz y tu pelo

    hoy rehúyo saber como es mi cara y eludo los cristales y el ró y la caoba
    mientras frenético le pido al valor y al lenguaje
    los vocablos del frío, la escritura de la maldad, las sílabas del odio.




    De La noria (1958-1984):


    PREMONICIÓN

    Al fondo del espejo
    verás, cuando seas viejo,
    no tu cara de anciano, no los ojos
    donde se te acumulan tus despojos,
    no la ruina en que te hayas convertido,
    no la misericordia del olvido

    sino la entera historia
    que habita en tu memoria,
    un borbotón de años
    bajando los peldaños
    de una horrenda escalera de alegría
    que ya no es tuya, pero que fue mía.

    Verás no la vejez, no la hora mustia
    sino toda la angustia
    del esplendor, la juventud, la vida
    disfrutada y perdida.

    Pero nunca olvidada.

    Verás únicamente a tu mirada.
    La verás con espanto.

    Y todo por haber amado tanto.


    FÉLIX GRANDE, Una grieta por donde entra la nieven (Antología), Renacimiento, 2006


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 86329
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 14 Abr 2023, 00:56

    "Hay seres cuya vida se asemeja
    a la de esa polvorienta y modesta bombilla
    del cuarto inhabitado de la casa:
    de vez en vez un fogonazo, un breve
    resurgir amarillo acordonado de fatiga
    y de nuevo el silencio y el olvido y lo oscuro...( de UN POCO DE MISERIA)

    Excepcional Félix Grande.

    Gracias, Pedro.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    NO EXISTEN BANDERAS ANTE EL LLANTO DE UN NIÑO. CARLOS PONCE


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44176
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 14 Abr 2023, 04:13

    Gracias a ti, Pascual, por dejar muestra de tu interés y valoración.

    Un abrazo.
    Pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Contenido patrocinado


    Félix Grande (1937-2014) Empty Re: Félix Grande (1937-2014)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Miér 28 Feb 2024, 19:44