Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 864364 mensajes en 41709 argumentos.

Tenemos 1410 miembros registrados

El último usuario registrado es Fernando

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 37 usuarios en línea: 6 Registrados, 1 Ocultos y 30 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Alejandro Guardiola, Catalina de Alvarado, Juan Martín, Lluvia Abril, Maria Román, Ramón Carballal


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Septiembre 2020

LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930    

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


“Un corazón salvaje”, por Antoni Puigverd (La Vanguardia, 09-08-2020) Empty

UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E


“Un corazón salvaje”, por Antoni Puigverd (La Vanguardia, 09-08-2020)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32664
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

“Un corazón salvaje”, por Antoni Puigverd (La Vanguardia, 09-08-2020) Empty “Un corazón salvaje”, por Antoni Puigverd (La Vanguardia, 09-08-2020)

Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 31 Ago 2020, 12:13

.


“Un corazón salvaje”, por Antoni Puigverd
(La Vanguardia, 09-08-2020)

Mientras los poetas de la corte napolitana de Alfonso el Magnánimo escriben canciones delicadas, Ausiàs March vigila, por encargo del rey, la crianza de los halcones de caza en los humedales de la albufera de Valencia. Según escribe la reina María al alcalde valenciano, Joanet, hijo de notario, vive en casa de Ausiàs con otros jóvenes en “vía de perdición”. March es un ínfimo señor feudal, pero exige el derecho a sentenciar a la horca. Manda que corten la mano de un ladrón y reclama la casucha de barro de un feudatario morisco que acaba de fallecer. Por la noche, en la soledad del escritorio, recorre su alma desgarrada entre el deseo de la carne y los deberes del espíritu. No se acuerda de la viuda del morisco, a quien ha expulsado de la casucha.

Este feudal taciturno y minucioso escribe unos formidables versos crispados. Los más sobrecogedores que se escriben en Europa. Versos de un alma sucia que desea limpiarse, de un corazón obsceno que se revuelve puritano. Ausiàs se anticipó algunos siglos al romanticismo, Parece desgarrado y sincero, pero quizás es engañoso y teatral. Se quema en invierno y en verano tirita. Cuando se siente amado, el resto del mundo le estorba. Pero, generalmente, en manos de una mujer, es un enfermo al que el médico deja morir en olvido. Está llegando un temporal, pero su nave no busca un puerto seguro. A veces, doblemente enamorado, es un famélico indeciso ante dos frutas o un mar embravecido por dos vientos. El amor le convierte en aquel sentenciador que, resignándose ya a la condena de muerte, es perdonado hoy y, al día siguiente, es ejecutado. El pensamiento no cesa de roer su ánimo con reproches pero, cuando le concede algún placer, se parece a aquella madre que, si el hijo le pide un veneno lloriqueando, no sabe, insensata, contradecirle.

A Ausiàs, un gusano le corroe el pensamiento mientras otro le carcome el corazón: y nunca descansan. Cuando la gente celebra fiestas y torneos, busca la compañía de las almas condenadas. En pleno invierno, cuando todo el mundo se abriga, camina descalzo sobre la nieve: la voz de la muerte es melodiosa. Pensamos en la carta de la reina María cuando dice que su corazón se parece al niño que busca la ambigua protección de un señor poco honorable, que lo caliente en invierno y lo refresque en verano, sabiendo que no podrá escapar de tal mediocridad.

Antes que ningún otro, Ausiàs sabe que la poesía no es un inventario de piedras preciosas, ni una exposición floral, sino una excavadora en un corazón salvaje.

Antoni Puigverd (La Vanguardia, 09-08-2020)


.


    Fecha y hora actual: Sáb 26 Sep 2020, 17:31