Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1047140 mensajes en 47816 argumentos.

Tenemos 1578 miembros registrados

El último usuario registrado es Gonzalo

¿Quién está en línea?

En total hay 53 usuarios en línea: 3 Registrados, 1 Ocultos y 49 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

javier eguílaz, Liliana Aiello, Pascual Lopez Sanchez


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 EmptyAyer a las 22:58 por Lluvia Abril

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 EmptyAyer a las 22:55 por Lluvia Abril

» CÉSAR VALLEJO (1892-1938)
Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 EmptyAyer a las 15:59 por cecilia gargantini

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: CERDO
Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 EmptyAyer a las 15:25 por cecilia gargantini

» POETAS LATINOAMERICANOS
Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 EmptyAyer a las 15:06 por Maria Lua

» POESÍA ÁRABE
Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 EmptyAyer a las 15:03 por Maria Lua

» LITERATURA AFRICANA - POESÍA AFRICANA
Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 EmptyAyer a las 14:53 por Maria Lua

» LA POESIA MÍSTICA DEL SUFISMO. LA CONFERENCIA DE LOS PÁJAROS.
Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 EmptyAyer a las 14:45 por Maria Lua

» FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)
Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 EmptyAyer a las 14:42 por Maria Lua

» CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE (Brasil, 31/10/ 1902 – 17/08/ 1987)
Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 EmptyAyer a las 14:40 por Maria Lua

Junio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty

4 participantes

    Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Amalia Lateano
    Amalia Lateano


    Cantidad de envíos : 3852
    Fecha de inscripción : 29/04/2022

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Amalia Lateano Lun 17 Jul 2023, 16:40

    Sutiles y apasionados versos ,

    llenos de esa sensualidad impecable,

    saludos.

    Besos
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 17 Jul 2023, 19:15

    Gracias, Amalis, por tu comentario.
    Leopardi es genio.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Dom 23 Jul 2023, 17:07

    BRUTO MINORE


    Poi che divelta, nella tracia polve
    Giacque ruina immensa
    L’italica virtute, onde alle valli
    D’Esperia verde, e al tiberino lido,
    Il calpestio de’ barbari cavalli
    Prepara il fato, e dalle selve ignude
    Cui l’Orsa algida preme,
    A spezzar le romane inclite mura
    Chiama i gotici brandi;
    Sudato, e molle di fraterno sangue,
    Bruto per l’atra notte in erma sede,
    Fermo già di morir, gl’inesorandi
    Numi e l’averno accusa,
    E di feroci note
    Invan la sonnolenta aura percote.



    Stolta virtù, le cave nebbie, i campi
    Dell’inquiete larve
    Son le tue scole, e ti si volge a tergo
    Il pentimento. A voi, marmorei numi,
    (Se numi avete in Flegetonte albergo
    O su le nubi) a voi ludibrio e scherno
    E’ la prole infelice
    A cui templi chiedeste, e frodolenta
    Legge al mortale insulta.
    Dunque tanto i celesti odii commove
    La terrena pietà? dunque degli empi
    Siedi, Giove, a tutela? e quando esulta
    Per l’aere il nembo, e quando
    Il tuon rapido spingi,
    Ne’ giusti e pii la sacra fiamma stringi?



    Preme il destino invitto e la ferrata
    Necessità gl’infermi
    Schiavi di morte: e se a cessar non vale
    Gli oltraggi lor, de’ necessarii danni
    Si consola il plebeo. Men duro è il male
    Che riparo non ha? dolor non sente
    Chi di speranza è nudo?
    Guerra mortale, eterna, o fato indegno,
    Teco il prode guerreggia,
    Di cedere inesperto; e la tiranna
    Tua destra, allor che vincitrice il grava,
    Indomito scrollando si pompeggia,
    Quando nell’alto lato
    L’amaro ferro intride,
    E maligno alle nere ombre sorride.



    Spiace agli Dei chi violento irrompe
    Nel Tartaro. Non fora
    Tanto valor ne’ molli eterni petti.
    Forse i travagli nostri, e forse il cielo
    I casi acerbi e gl’infelici affetti
    Giocondo agli ozi suoi spettacol pose?
    Non fra sciagure e colpe,
    Ma libera ne’ boschi e pura etade
    Natura a noi prescrisse,
    Reina un tempo e Diva. Or poi ch’a terra
    Sparse i regni beati empio costume,
    E il viver macro ad altre leggi addisse;
    Quando gl’infausti giorni
    Virile alma ricusa,
    Riede natura, e il non suo dardo accusa?



    Di colpa ignare e de’ lor proprii danni
    Le fortunate belve
    Serena adduce al non previsto passo
    La tarda età. Ma se spezzar la fronte
    Ne’ rudi tronchi, o da montano sasso
    Dare al vento precipiti le membra,
    Lor suadesse affanno;
    Al misero desio nulla contesa
    Legge arcana farebbe
    O tenebroso ingegno. A voi, fra quante
    Stirpi il cielo avvivò, soli fra tutte,
    Figli di Prometeo, la vita increbbe;
    A voi le morte ripe,
    Se il fato ignavo pende,
    Soli, o miseri, a voi Giove contende.



    E tu dal mar cui nostro sangue irriga,
    Candida luna, sorgi,
    E l’inquieta notte e la funesta
    All’ausonio valor campagna esplori.
    Cognati petti il vincitor calpesta,
    Fremono i poggi, dalle somme vette
    Roma antica ruina;
    Tu sì placida sei? Tu la nascente
    Lavinia prole, e gli anni
    Lieti vedesti, e i memorandi allori;
    E tu su l’alpe l’immutato raggio
    Tacita verserai quando ne’ danni
    Del servo italo nome,
    Sotto barbaro piede
    Rintronerà quella solinga sede.



    Ecco tra nudi sassi o in verde ramo
    E la fera e l’augello,
    Del consueto obblio gravido il petto,
    L’alta ruina ignora e le mutate
    Sorti del mondo: e come prima il tetto
    Rosseggerà del villanello industre,
    Al mattutino canto
    Quel desterà le valli, e per le balze
    Quella l’inferma plebe
    Agiterà delle minori belve.
    Oh casi! oh gener vano! abbietta parte
    Siam delle cose; e non le tinte glebe,
    Non gli ululati spechi
    Turbò nostra sciagura,
    Né scolorò le stelle umana cura.



    Non io d’Olimpo o di Cocito i sordi
    Regi, o la terra indegna,
    E non la notte moribondo appello;
    Non te, dell’atra morte ultimo raggio,
    Conscia futura età. Sdegnoso avello
    Placàr singulti, ornàr parole e doni
    Di vil caterva? In peggio
    Precipitano i tempi; e mal s’affida
    A putridi nepoti
    L’onor d’egregie menti e la suprema
    De’ miseri vendetta. A me dintorno
    Le penne il bruno augello avido roti;
    Prema la fera, e il nembo
    Tratti l’ignota spoglia;
    E l’aura il nome e la memoria accoglia.



    ************


    BRUTO MENOR


    Cuando volcada en la comarca tracia
    Yaci6, inmensa rüina,
    La itálica virtud, y desde entonces,
    Para los valles de la verde Hesperia,
    y playa tiberina,
    El hado el casco de salvajes potros
    Apresta ya, y de las desnudas selvas
    Qu~ la Osa helada oprime,
    Á hundir de Roma los excelsos muros
    Las godas armas llama;
    De hermana sangre y de sudor cubierto,
    Bruto, en l6brega noche, en sitio aislado,
    Ya resuelto á morir, contra las sordas
    Divinidades y el averno clama,
    Y con feroz acento
    En vano hiere el adormido viento.
    Necia virtud, la oscura niebla, el ámbito
    De m6viles fantasmas
    Son tan s6lo tus cátedras: te vuelve
    La espalda el descreimiento.
    De vos, dioses marm6reos _
    (Si acaso dioses tienen
    En Fleget6n 6 en el empíreo asiento),
    De vos befa y ludibrio
    - 13-
    Es la prole infeliz, á la que altares
    Celosos reclamá:s, y engañadora
    Ley al mortal ofende.
    ¿ Con que así excita los celestes odios
    La terrena piedad? ¿Con que al impio
    Su mano Jove extiende?
    y si en los aires tempestad derrama,
    y el trueno veloz vibra,
    Envuelve al justo en la sagrada lIama~
    Oprime el hado inVIcto y la ferrada
    Necesidad, al débil
    Reo de muerte: y si á impedir no alcanza
    Su torpe acción, de necesarios duelos
    El vulgo se consuela. ¿Es menos duro
    Si es sin reparo el mal? ¿ Dolor no siente
    El muerto a la esperanza?
    Guerra eterna, mortal, oh'vil destino,
    Contigo el prócer riñe,
    No avezado a ceder; y "encedora
    Al oprimirle tu tirana diestra,
    Agitase indomado,
    y ensangrentando el doloroso hierro
    En el noble costado,
    Torva sonrisa á las tinieblas muestra.
    Hiere á los Dioses quien violento rompe
    En el Averno. Nunca audacia tanta
    Se albergara en las muelles
    Almas eternas. ¿ Por ventura el cielo
    Nuestros afaDf!, los adversos casos
    y afectos sin consuelo,
    Ante sus ojos por placer despliega?
    No entre desdicha y crimen,
    - 14-
    Mas edad pura y en los' bosques libre
    Nos destinó Natura,
    Un tiempo Reina y Diosa. Y pues impía
    Costumbre derribó el feliz imperio,
    y unió á las leyes miserable vida,
    Si sus mfaustas horas
    Alma viril rehusa,
    ¿ Rie Natura, y su rigor no acusa?
    De culpa ignara y de sus propios duelos,
    A la dichosa fiera
    Serena lleva al imprevisto trance
    La edad tardía. Y si á quebrar la frente
    En rudos troncos, ó en agrestes piedras
    Sus miembros dar desatentada al viento
    La impeliese el afán, no detuviera
    Arcana ley u oscuro pem¡¡¡.miento
    El deseo infeliz. A vos tan sólo,
    Hijos de Prometeo, entre las razas
    Que el cielo alimentó, pesa la vida;
    A vos la muerta orilla, antes que acceda
    El destino indolente,
    Sólo i oh tristes! á vos ]upiter veda.
    y tu del mar flue nuestra sangre riega
    Cándida luna, surges,
    y ves la inquieta noche
    y el campo adverso á la virtud latina.
    Hermanos pechos huella el vi'ctorioso,
    Tiemblan los cerros, de las altas cumbres
    La antigua Roma despeñada QJeda;
    ¿Y tu tan apacible? De Lavina
    Miraste un día la naciente prole,
    Y el tiempo alegre y memorandos lauros;
    - 15-
    Y sobre el Alpe el inmutado rayo
    Callada verterás, cuando en tonnento
    Del siervo ítalo nombre,
    Bajo bárbar~ planta
    Retumbe aquese solitario asiento.
    Ved, ya en desnuda piedra 6 ,erne rama
    El pájaro y la fiera,
    De la indolencia usual henchido el pecho,
    La ingente ruina ignora y la trocada
    Suerte del mundo; y como siempre el techo
    Esplenderá del industrioso aldeano,
    Del canto matutino
    Al s6n. aquél despertará los valles,
    Aquélla agitará por los barrancos
    La enferma turba de menores fieras.
    j Oh casos!,j Oh luz vana! Infando lote
    Somos de lo creado, y ni en la oscura
    Gleba, ni en las cavernas dej6 rastros
    Jamás nuestro infortunio,
    Ni ansia mortal descolor6 los astros.
    No yo á los sordos Reyes
    Del Olimpo 6 Cocito, no á la indigna
    Tierra, 6 la noche moribundo invoco;
    Ni á ti, postrer destello
    De la l6brega muerte j oh testimonio
    De la futura edad! ¿ Fué acaso al llanto
    Dado aplacar las desdeñosas tumbas ?
    ¿ Ornáronlas los dones y palabras
    De multitud ruin? Peores siempre
    Despéñanse los tiempos; mal se fia
    A nietos corrompidos
    El alto honor de las egregias mentes,
    - 16-
    Y de los desdichados
    La venganza suprema. En tomo mio
    Las alas bata el negro cuervo hambriento;
    Roa la fiera, ef torbellino arrastre .
    Los restos ignorados;
    Yel nombre y la memoria envuelva el viento.




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Jue 27 Jul 2023, 20:19

    XXII



    LE RICORDANZE


    Vaghe stelle dell’Orsa, io non credea
    Tornare ancor per uso a contemplarvi
    Sul paterno giardino scintillanti,
    E ragionar con voi dalle finestre
    Di questo albergo ove abitai fanciullo,
    E delle gioie mie vidi la fine.
    Quante immagini un tempo, e quante fole
    Creommi nel pensier l’aspetto vostro
    E delle luci a voi compagne! allora
    Che, tacito, seduto in verde zolla,
    Delle sere io solea passar gran parte
    Mirando il cielo, ed ascoltando il canto
    Della rana rimota alla campagna!
    E la lucciola errava appo le siepi
    E in su l’aiuole, susurrando al vento
    I viali odorati, ed i cipressi
    Là nella selva; e sotto al patrio tetto
    Sonavan voci alterne, e le tranquille
    Opre de’ servi. E che pensieri immensi,
    Che dolci sogni mi spirò la vista
    Di quel lontano mar, quei monti azzurri,
    Che di qua scopro, e che varcare un giorno
    Io mi pensava, arcani mondi, arcana
    Felicità fingendo al viver mio!
    Ignaro del mio fato, e quante volte
    Questa mia vita dolorosa e nuda
    Volentier con la morte avrei cangiato.



    Nè mi diceva il cor che l’età verde
    Sarei dannato a consumare in questo
    Natio borgo selvaggio, intra una gente
    Zotica, vil; cui nomi strani, e spesso
    Argomento di riso e di trastullo,
    Son dottrina e saper; che m’odia e fugge,
    Per invidia non già, che non mi tiene
    Maggior di se, ma perchè tale estima
    Ch’io mi tenga in cor mio, sebben di fuori
    A persona giammai non ne fo segno.
    Qui passo gli anni, abbandonato, occulto,
    Senz’amor, senza vita; ed aspro a forza
    Tra lo stuol de’ malevoli divengo:
    Qui di pietà mi spoglio e di virtudi,
    E sprezzator degli uomini mi rendo,
    Per la greggia ch’ho appresso: e intanto vola
    Il caro tempo giovanil; più caro
    Che la fama e l’allor, più che la pura
    Luce del giorno, e lo spirar: ti perdo
    Senza un diletto, inutilmente, in questo
    Soggiorno disumano, intra gli affanni,
    O dell’arida vita unico fiore.



    Viene il vento recando il suon dell’ora
    Dalla torre del borgo. Era conforto
    Questo suon, mi rimembra, alle mie notti,
    Quando fanciullo, nella buia stanza,
    Per assidui terrori io vigilava,
    Sospirando il mattin. Qui non è cosa
    Ch’io vegga o senta, onde un’immagin dentro
    Non torni, e un dolce rimembrar non sorga.
    Dolce per se; ma con dolor sottentra
    Il pensier del presente, un van desio
    Del passato, ancor tristo, e il dire: io fui.
    Quella loggia colà, volta agli estremi
    Raggi del dì; queste dipinte mura,
    Quei figurati armenti, e il Sol che nasce
    Su romita campagna, agli ozi miei
    Porser mille diletti allor che al fianco
    M’era, parlando, il mio possente errore
    Sempre, ov’io fossi. In queste sale antiche,
    Al chiaror delle nevi, intorno a queste
    Ampie finestre sibilando il vento,
    Rimbombaro i sollazzi e le festose
    Mie voci al tempo che l’acerbo, indegno
    Mistero delle cose a noi si mostra
    Pien di dolcezza; indelibata, intera
    Il garzoncel, come inesperto amante,
    La sua vita ingannevole vagheggia,
    E celeste beltà fingendo ammira.



    O speranze, speranze; ameni inganni
    Della mia prima età! sempre, parlando,
    Ritorno a voi; che per andar di tempo,
    Per variar d’affetti e di pensieri,
    Obbliarvi non so. Fantasmi, intendo,
    Son la gloria e l’onor; diletti e beni
    Mero desio; non ha la vita un frutto,
    Inutile miseria. E sebben vóti
    Son gli anni miei, sebben deserto, oscuro
    Il mio stato mortal, poco mi toglie
    La fortuna, ben veggo. Ahi, ma qualvolta
    A voi ripenso, o mie speranze antiche,
    Ed a quel caro immaginar mio primo;
    Indi riguardo il viver mio sì vile
    E sì dolente, e che la morte è quello
    Che di cotanta speme oggi m’avanza;
    Sento serrarmi il cor, sento ch’al tutto
    Consolarmi non so del mio destino.
    E quando pur questa invocata morte
    Sarammi allato, e sarà giunto il fine
    Della sventura mia; quando la terra
    Mi fia straniera valle, e dal mio sguardo
    Fuggirà l’avvenir; di voi per certo
    Risovverrammi; e quell’imago ancora
    Sospirar mi farà, farammi acerbo
    L’esser vissuto indarno, e la dolcezza
    Del dì fatal tempererà d’affanno.



    E già nel primo giovanil tumulto
    Di contenti, d’angosce e di desio,
    Morte chiamai più volte, e lungamente
    Mi sedetti colà su la fontana
    Pensoso di cessar dentro quell’acque
    La speme e il dolor mio. Poscia, per cieco
    Malor, condotto della vita in forse,
    Piansi la bella giovanezza, e il fiore
    De’ miei poveri dì, che sì per tempo
    Cadeva: e spesso all’ore tarde, assiso
    Sul conscio letto, dolorosamente
    Alla fioca lucerna poetando,
    Lamentai co’ silenzi e con la notte
    Il fuggitivo spirto, ed a me stesso
    In sul languir cantai funereo canto.



    Chi rimembrar vi può senza sospiri,
    O primo entrar di giovinezza, o giorni
    Vezzosi, inenarrabili, allor quando
    Al rapito mortal primieramente
    Sorridon le donzelle; a gara intorno
    Ogni cosa sorride; invidia tace,
    Non desta ancora ovver benigna; e quasi
    (Inusitata maraviglia!) il mondo
    La destra soccorrevole gli porge,
    Scusa gli errori suoi, festeggia il novo
    Suo venir nella vita, ed inchinando
    Mostra che per signor l’accolga e chiami?
    Fugaci giorni! a somigliar d’un lampo
    Son dileguati. E qual mortale ignaro
    Di sventura esser può, se a lui già scorsa
    Quella vaga stagion, se il suo buon tempo,
    Se giovanezza, ahi giovanezza, è spenta?



    O Nerina! e di te forse non odo
    Questi luoghi parlar? caduta forse
    Dal mio pensier sei tu? Dove sei gita,
    Che qui sola di te la ricordanza
    Trovo, dolcezza mia? Più non ti vede
    Questa Terra natal: quella finestra,
    Ond’eri usata favellarmi, ed onde
    Mesto riluce delle stelle il raggio,
    E’ deserta. Ove sei, che più non odo
    La tua voce sonar, siccome un giorno,
    Quando soleva ogni lontano accento
    Del labbro tuo, ch’a me giungesse, il volto
    Scolorarmi? Altro tempo. I giorni tuoi
    Furo, mio dolce amor. Passasti. Ad altri
    Il passar per la terra oggi è sortito,
    E l’abitar questi odorati colli.
    Ma rapida passasti; e come un sogno
    Fu la tua vita. Ivi danzando; in fronte
    La gioia ti splendea, splendea negli occhi
    Quel confidente immaginar, quel lume
    Di gioventù, quando spegneali il fato,
    E giacevi. Ahi Nerina! In cor mi regna
    L’antico amor. Se a feste anco talvolta,
    Se a radunanze io movo, infra me stesso
    Dico: o Nerina, a radunanze, a feste
    Tu non ti acconci più, tu più non movi.
    Se torna maggio, e ramoscelli e suoni
    Van gli amanti recando alle fanciulle,
    Dico: Nerina mia, per te non torna
    Primavera giammai, non torna amore.
    Ogni giorno sereno, ogni fiorita
    Piaggia ch’io miro, ogni goder ch’io sento,
    Dico: Nerina or più non gode; i campi,
    L’aria non mira. Ahi tu passasti, eterno
    Sospiro mio: passasti: e fia compagna
    D’ogni mio vago immaginar, di tutti
    I miei teneri sensi, i tristi e cari
    Moti del cor, la rimembranza acerba.




    *********************


    REMEMBRANZAS'



    i Astros hermosos de la Osa! Nunca
    Creí otra vez venir á contemplaros
    Sobre el jardín paterno centelleantes,
    Ni á conversar con vos de la ventana
    De esta morada que habité de niño,
    y dd el término ví de mis venturas.
    i Cuánta imagen un tiempo, cuánta historia
    Creo en mi mente vuestro dulce aspecto,
    y las que en torno veis, amigas lumbres!
    Cuando en rústico asiento, silencioso,
    Mirando el cielo y escuchando el canto
    De la rana distante en la campaña,
    Gran parte de la noche estar solia!
    La luciérnaga erraba en los vallados
    y por los lomos, susurrando al viento
    La arboleda olorosa, y los cipreses
    Alla en la selva; y so el paterno techo'
    Oía alternas Yaces, y el tranquilo
    Tragín de los criados. i Qué de sueños,
    Qué altas ideas me inspiro la vista
    Del mar lejano y los azules .montes
    Que de aquí miro, y que surcar un día
    Dentro de mí pensaba, arcanos mundos,
    Arcana dicha á mi vivir fingiendo!
    Mi hado ignoraba entonces, y las veces
    Que esta mi vida dolorosa y yerma
    Por la muerte. feliz trocado habría.
    Ni aun presagiaba que mis verdes años
    Fuera forzado á consumir en esta
    Natal villa salvaje, en medio á gente
    Áspera, vil; á la que extraños nombres
    y argumento de risa y de algazara
    Son doctrina y saber; que me odia y huye,
    No por envidia ya, que no me estima
    Á ella mayor, mas porque tal supone
    Que guardo en mi. si bien persona extraña
    Jamás columbró de ella indicio alguno.
    Aquí los años paso, oculto. aislado,
    Sin vida, sin amor, y entre la turba
    De los malvados, áspero me vuelvo.
    Aquí virtudes y piedad me arranco,
    y desprecio á los hombres, por la recua
    Que tengo en derredor: yen tanto vuela
    El dulc~ tiempo juvenil ;.m;is dulce
    Que el laurel y la fama; más que el plUo
    Fulgor del día. y su morir: te pierdo .,
    Sin ningún goce, inútilmente, en este .
    Inhumano retiro, entre inquietudes,
    i Oh sola flor de la infecunda vida!
    Conduce el viento el són de la campana
    De la torre del burgo. Él me infundía,
    Aun lo recuerdo, ánimo en mis noches,
    Cuando era niño, y en la oscura estancia
    De tenaz miedo víctima vejaba,
    La aurora ansiaildo. Nada aquí contemplo
    Sin que en ello una imagen reaparezca;
    De do no surja un plácido recuerdo.
    Plácido en sí; mas.-con dolor sucede
    La idea del presente. un vano anhelo
    Al infortunio, y el decir: ya he sido.
    Aquella galería vuelta al último
    Rayo de luz; estos pintados muros,
    La fantástica nube, el sol que asoma
    En la campiña solitaria, dieron '
    Contentos mil á mis perdidos ratos,
    Cuando mi error potente hablando iba
    Aliado mío por doquier. En estas
    Salas antiguas, de la nieve al brillo,
    Silbando el viento en torno á estas ventanas,
    Retumbo mi alegria y mis festivas
    Voces, en tiempo en que el indigno, acerbo
    Misterio de las cosas, se nos muestra
    Henchido de dulzura. Entera y virgen,
    Tierno ,el doncel, como inexperto amante,
    Su falaz vida con amor contempla,
    y celeste beldad finge y admira.
    ¡'Oh esperanza, esperanza, engaños dulces
    De mi primera edad! hablando, siempre
    A vosotros retorno; que del tiempo
    En el andar eterno, ni en el cambio
    De pensamientos y de afectos, nunca
    Puedo olvidaros. Gloria, honor, tan s616
    Fantasmas jutgo; bienes y venturas,
    Mero anhelar; no tiene fruto alguno
    La misera existencia, y si vacios
    Yacen mis años, si desierto, oscuro
    Es mi estado mortal, poco, á fe mía,
    Fortuna me robo. M¡¡,s ¡ay! que cuando
    i Oh mis antiguas esperanzas! pienso
    En vos, y en mis imágenes primeras,
    Y en mi vida tan vil luego reparo,
    Tan dolorosa, y que la muerte es s6lo
    Lo que de. tantas esperanzas grandes
    Hoy se me acerca: comprimirse siento
    Mi coraron, siento que no me es dado
    Resignarme del todo á mi destino.
    y cuando al fin esta invocada muerte
    Venga á mi lado, término poniendo
    A mis desdichas: cuando ya la tierra
    Me sea extraño valle, y de mi vista
    Se borre el porvenir; aun de vosotras
    Me acordaré, aun aquella imagen
    Me arrancará suspiros, me hará triste
    Haber vivido en vano, y la dulzura
    Del fatal dia enturbiará con duelo.
    y ya en el juvenil. hervor primero
    De dichas, de congojas, de ansiedades,
    Tenaz Il;uné á la muerte, y largas horas
    Sentado allá junto á la fuente estuve,
    Ahogar meditando entre esas aguas
    Mi anhelo y mi dolor. Luego por crudo
    Mal, impelido del sepulcro al borde,
    LIoré la juventud, y la ya mustia
    Temprana flor de mis infaustos dias.
    y sobre el lecho confidente; en altas
    Horas sentado, á la muriente lumbre
    Poetizando con dolor, mil veces
    Lamenté con la noche y el silencio
    El alma fugitiva, y á mi mismo
    Me canté al expirar fúnebre canto.
    ¿Quién sin tristeza recordaros puede
    i Oh alborear de juve¡Jtud, oh días
    Risueños, inefables! cuando en tomo
    Del ardieJlte mortal por vez primera
    - 32 -
    Sonden las doncellas; á p'orfía
    Todo alegre sonríe; aun no despierta,
    O bien benigna aun, la envidia calla
    É (i inusitada maravilla!) el mundo '
    Casi le tiende auxiliadora mano,
    Ríe sus yerros, su reciente entrada
    En la vida celebra, y complaciente
    Muestra aclamarle por señor y dueño?
    i Días fugaces! Como raudo lampo
    Desparecieron. ¿ De desdicha libre
    Cuál mortal puede estar, si aquella hermosa
    Estación ya le huyó, si su buen tiempo,
    Si juventud i ah! juventud no existe?
    i Oh Nerina! ¿Y de tí ,no oigo á estos sitios
    Ya por ventur~ hablar? ¿ Caíste acaso
    De mi memoria tu? ¿ Dónde te has ido
    Que sólo i encanto mío '! tu recuerdo
    Encuentro aquí? 'No más, no más te mira
    Esta tierra natal: esa ventana
    Donde solías conversarme, y donde
    Triste el fulgor de las estrellas luce,
    Yace desierta. ¿ Dónde estás, que no oigo
    Más tu voz resonar, como en undia
    Cuando al ll~ar cada lejano acento
    Del labio tuyo hasta mi oído, el rostro
    Me demudaba? Ya no más. Tus días
    Fueron, mi dulce amor. Pasaste. A otros
    El cruzar por la tierra hoy" cabe en suerte, '
    Y habitar estas olorosas cumbres.
    Pasaste; mas i cuán rápida! Tu vida
    Cual sueño fué. Cuando, danzando, el jubilo
    En tu frente brillaba, y en tus ojos
    De juventud, fueron del hado extintos,
    y yaciste. ¡Ah Nerina! Aun en mi alma
    Reina el antiguo amor. Si me encamino
    Alguna, vez á fiestas, á saraos,
    Digo: Ion Nerina ! tú á saraos, á fiestas
    No te preparas más, no te encaminas.
    Si Mayo torna, y flores y cantares
    Los amantes van dando á las doncellas,
    Nerina, digo, para tI ya nunca
    Torna la primavera, amor nol torna.
    y si un dia sereno, una florida
    Ribera miro, ó siento un goce, exclamo:
    Ya no goza Nerina; el campo, el aire
    No mira ya. ¡Ay! feneciste, eterno
    Suspiro mIo: feneciste, y siempre
    'Compañera será de mi errabundo
    Imaginar .. de mis potencias todas,
    De los tristes y férvidos latidos
    Del corazón, la remembranza acerba.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 08:57

    Giacomo Leopardi: la naturaleza, el mito y la primavera



    Presentamos un ensayo sobre Giacomo Leopardi de la escritora y académica Victoria Montemayor Galicia, así como la traducción del poema A la primavera o de las fábulas antiguas. Estudió la carrera de Lengua y Literatura Modernas Letras Italianas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, a punto de graduarse de la Maestría en Humanidades por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Chihuahua. Cuenta con estudios de lengua italiana por el Instituto Italiano de Cultura de la Ciudad de México. Traductora del libro Políticas de la identidad en el otro occidente, la etnización de la política en la América indígena, (México, Ecuador y Bolivia) del autor Piero Gorza, publicado por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 2017. Autora del libro “Besos en el viento: De otoño, invierno y otras estaciones” de la editorial CEID, colaboradora en la revista electrónica “Círculo de poesía”. Autora del artículo “Aproximaciones a Carlos Montemayor: entre la ensoñación y el misticismo”, publicado en el libro Los discursos humanísticos del nuevo milenio, una mirada diferente, editorial Publicia, 2015.

    ****************


    Giacomo Leopardi: la naturaleza, el mito y la primavera
    (1798-1837)

    Por Victoria Montemayor Galicia



    El conde Giacomo Leopardi es el poeta del Romanticismo italiano. Nació en Recanati, en la región de Marcas, en la provincia de Macerata, en la costa adriática de Italia en junio de 1798 en el seno de una familia aristocrática; y murió en Nápoles en junio de 1837. Recanati es ahora el Centro mundial de la poesía y la cultura, en donde también se encuentra el Centro Nacional de Estudios Leopardianos.

    Leopardi creció rodeado de libros, en su palacio se encuentra una gran biblioteca (puede visitarse actualmente; cuenta con más de 20,000 volúmenes), en la que pasaba la mayor parte del tiempo y estudiaba el griego, latín, hebreo, francés, filosofía, y leía detenidamente a los clásicos grecolatinos e iluministas franceses. A los diez años comenzó su labor de traductor de textos clásicos y a escribir en latín e italiano. Era poseedor de una memoria prodigiosa y brillante, así como de una impresionante capacidad de reflexión que se verá reflejada en sus obras.

    Como Dante y Petrarca, Leopardi también tenía una mujer por quien suspirar: Silvia. Quizá los versos más conocidos de Leopardi sean “El Infinito”, “A la Luna”, “Canto nocturno de un pastor errante de Asia”, “Último canto de Safo”, “La noche del día de fiesta”, y sus composiciones a Silvia. Leopardi es un gran poeta con una sensibilidad impresionante. En su poética encontramos belleza, tristeza, nostalgia, melancolía; así como una profunda reflexión de los sentimientos del ser.





    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 08:58

    ***

    Entre sus obras se encuentran los Cantos, Los paralipómenos de la Batracomiomaquia, el Zibaldone, y las Obras morales. El Zibaldone es un diario, una especie de compendio filosófico con traducciones y comentarios sobre filosofía, naturaleza, poesía, ciencia, astronomía, temas diversos en los que se interesaba el poeta. “A la primavera o de las fábulas antiguas”, es un poema maravilloso y quizá un poco complejo por la cuestión filosófica y mítica que lo permea. Massimo Lollini, catedrático de la Universidad de Oregon, apunta que Leopardi expresa parte de su arte poética en este poema, ya que el escritor alude al papel de la Naturaleza en la poesía, una especie de pacto a través de la escritura, entre el poeta y la Naturaleza, motivo que recuerda el texto de “Le pact du printems” del poeta francés Edmond Jabès. Según Lollini, Leopardi propone la perpetua movilidad de la escritura, su vocación trascendental.

    Este poema de Leopardi, en cuanto a la temática de la Naturaleza —independentientemente de la tradición latina que encontramos en Virgilio, Ovidio, Horacio, Lucano, Vico, Lucrecio— me remite particularmente a Las Estancias para para el torneo del Magnífico Giuliano de Piero de Medici de Angelo Poliziano y al cuadro de la Primavera de Botticelli. En el poema de Poliziano encontramos el locus amoenus, así como las descripciones bucólicas e idílicas de los diferentes mitos que narran historias de amor; en Leopardi, el locus amoenus y las “fábulas antiguas” están presentes, aunque Leopardi retoma el mito y lo presenta como un motivo de cuestionamiento interno perpetuo, Leopardi alude a la naturaleza como un alma viviente.






    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 09:00

    ***

    Entre los grandes poemas de la literatura universal que tratan el tema de la Naturaleza no puedo dejar de pensar en Luis de Góngora con las Soledades y la Fábula de Polifemo y Galatea o en la magistral novela de Baltasar Gracián, El criticón, también en poetas posteriores a Leopardi, como D’Annunzio con “La lluvia en el pino” y el poemario Alcyone, Giossué Carducci, Himno a Satán, Giovanni Pascoli con Cantos de Castelvecchio, y Mario Luzi con “Diana, despertar”.

    Lollini menciona que: “En el Zibaldone Leopardi aclarará que ‘el poeta no imita a la naturaleza, sino que es la naturaleza que habla dentro de él por su boca’, por lo cual concluirá que el poeta es imitador de sí mismo. Sin embargo, hay que reconocer que, aunque Leopardi está consciente que el arte y la poesía asumen en la modernidad un carácter experimental y autorreflexivo, permanece lejano de las formas del subjetivismo moderno y mantiene el diálogo con la naturaleza dentro de su búsqueda poética.”

    Quizá también deberíamos tener en cuenta al leer a Leopardi el contexto histórico científico. Nos encontramos a finales del siglo XVIII e inicios del XIX. Para Lollini, Leopardi era un lector con una fuerte carga filosófica pero también con una gran conciencia científica. Leopardi vuelve una y otra vez sobre la ciencia y la naturaleza; estos temas los podemos encontrar en los diálogos de las Obras morales, como “Diálogo de la Naturaleza y de un alma”, “Diálogo de la Naturaleza y de un islandés”, “Copérnico”, y con la lectura del Zibaldone. Leopardi era gran lector del Siderius Nuncius de Galileo, quizá volviendo sobre la ciencia podamos tener otra perspectiva de la poética de Leopardi y adentrarnos más en su narrativa.







    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 09:01

    ***


    Lollini expresa que, en este poema, “el mito está insertado en una dimensión pre-alfabética, mientras que la imitación de la naturaleza para el poeta moderno no puede ser resultado de una observación directa y de simple regreso a una condición paradisíaca de la cual existe el recuerdo que permanece en el mito, sino que debe convertirse en una operación consciente y culta, que tiene en cuenta los resultados de la búsqueda científica, y que se fundamenta en el estudio de la tradición poética”.

    En este poema, además, podemos percibir algunas cuestiones de incertidumbre que permean el pensamiento leopardiano, así como una minuciosa observación de la naturaleza y una forma distinta de abordar el mito.

    La duda para Leopardi, apunta Lollini, “es una premisa necesaria y fundamento de la verdad.”











    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 09:03

    Alla primavera, o delle favole antiche



    Perché i celesti danni

    ristori il Sole, e perché l’aure inferme

    Zefiro avvivi, onde fugata e sparta

    delle nubi la grave ombra s’avvalla;

    credano il petto inerme

    gli augelli al vento, e la diurna luce

    novo d’amor desio, nova speranza

    ne’ penetrati boschi e fra le sciolte

    pruine induca alle commosse belve;

    forse alle stanche e nel dolor sepolte

    umane menti riede

    la bella etá, cui la sciagura e l’atra

    face del ver consunse

    innanzi tempo? Ottenebrati e spenti

    di Febo i raggi al misero non sono

    in sempiterno? ed anco,

    Primavera odorata, inspiri e tenti

    questo gelido cor, questo ch’amara,

    nel fior degli anni suoi, vecchiezza impara?

    Vivi tu, vivi, o santa

    Natura? vivi, e il dissueto orecchio

    della materna voce il suono accoglie?

    Giá di candide ninfe i rivi albergo,

    placido albergo e specchio

    fûro i liquidi fonti. Arcane danze

    d’immortal piede i ruinosi gioghi

    scossero e l’ardue selve (oggi romito

    nido de’ venti): e il pastorel ch’all’ombre

    meridiane incerte, ed al fiorito

    margo adducea de’ fiumi

    le sitibonde agnelle, arguto carme

    sonar d’agresti Pani

    udí lungo le ripe, e tremar l’onda

    vide, e stupí, ché, non palese al guardo,

    la faretrata diva

    scendea ne’ caldi flutti, e dall’immonda

    polve tergea della sanguigna caccia

    il niveo lato e le verginee braccia.

    Vissero i fiori e l’erbe,

    vissero i boschi un dí. Conscie le molli

    aure, le nubi e la titania lampa

    fûr dell’umana gente, allor che ignuda

    te per le piagge e i colli,

    ciprigna luce, alla deserta notte

    con gli occhi intenti il viator seguendo,

    te compagna alla via, te de’ mortali

    pensosa immaginò. Che se, gl’impuri

    cittadini consorzi e le fatali

    ire fuggendo e l’onte,

    gl’ispidi tronchi al petto altri nell’ime

    selve remoto accolse,

    viva fiamma agitar l’esangui vene,

    spirar le foglie, e palpitar segreta

    nel doloroso amplesso

    Dafne o la mesta Filli, o di Climene

    pianger credé la sconsolata prole

    quel che sommerse in Eridano il Sole.

    Né dell’umano affanno,

    rigide balze, i luttuosi accenti

    voi negletti ferîr, mentre le vostre

    paurose latèbre Eco solinga,

    non vano error de’ venti,

    ma di ninfa abitò misero spirto,

    cui grave amor, cui duro fato escluse

    delle tenere membra. Ella per grotte,

    per nudi scogli e desolati alberghi,

    le non ignote ambasce e l’alte e rotte

    nostre querele al curvo

    Etra insegnava. E te d’umani evento

    disse la fama esperto,

    musico augel, che tra chiomato bosco

    or vieni il rinascente anno cantando,

    e lamentar nell’alto

    ozio de’ campi, all’aer muto e fosco,

    antichi danni e scellerato scorno,

    e d’ira e di pietá pallido il giorno.

    Ma non cognato al nostro

    il gener tuo; quelle tue varie note

    dolor non forma, e te, di colpa ignudo,

    men caro assai la bruna valle asconde.

    Ahi, ahi! poscia che vòte

    son le stanze d’Olimpo, e cieco il tuono,

    per l’atre nubi e le montagne errando,

    gl’iniqui petti e gl’innocenti a paro

    in freddo orror dissolve; e poi ch’estrano

    il suol nativo, e di sua prole ignaro,

    le meste anime edúca;

    tu le cure infelici e i fati indegni,

    tu de’ mortali ascolta,

    vaga Natura, e la favilla antica

    rendi allo spirto mio; se tu pur vivi,

    e se de’ nostri affanni

    cosa veruna in ciel, se nell’aprica

    terra s’alberga o nell’equoreo seno,

    pietosa no, ma spettatrice almen.




    **********************


    A la primavera o de las fábulas antiguas



    Para que los celestes daños

    restaure el Sol, y para que las albas dolientes

    Céfiro avive, donde fugaz esparsa

    la grave sombra que desciende de las nubes;

    y las aves el pecho indefenso concedan

    al viento, y la diurna luz

    de amor nuevo deseo, nueva esperanza

    penetre en los bosques y entre el follaje

    de las vides inciten a las conmovidas fieras;

    ¿quizá en el cansancio y en el dolor sepultado

    regresa a las mentes humanas

    la bella edad en la cual la desgracia y la funesta

    llama de la verdad se consume

    antes de tiempo? U ¿oscurecidos y apagados

    para el miserable mortal los rayos de Febo

    por la eternidad? y que ¿todavía

    la Primavera perfumada inspire y conmueva

    este gélido corazón en la flor de sus años

    para conocer una vejez amarga?

    ¿Vives tú, vives, oh santa

    Naturaleza? ¿Vives, y el deshabituado oído

    de la materna voz el sonido acoges?

    Ya de cándidas ninfas son las riveras albergue,

    plácido refugio y espejo

    fue el líquido de las fuentes. Con danzas arcanas

    de inmortal pie se agitaron las ruinas

    de los montes, y los escarpados bosques (hoy solitario

    nido de vientos): y el pastorcillo que en las sombras

    meridianas inciertas, y en el florecido

    margen de los ríos conducía

    las sedientas corderitas, agudo canto

    sonar de agrestes Panes

    escuchó a lo largo de la ribera, y vio temblar

    la onda, y maravillado, porque invisible a la mirada,

    la armada diosa,

    descendía por la cálida afluente, y el inmundo

    polvo de la sangrienta caza dispersaba

    del níveo costado y de los virginales brazos.

    En aquel tiempo vivieron las flores y la hierba,

    vivieron los bosques. Eran conscientes de la humanidad

    las suaves albas, las nubes, y la titania luz,

    en aquel entonces desnuda,

    tú por playas y montes,

    chiprina luz en la desierta noche

    con los ojos atentos seguías al viajero,

    lo acompañabas en el camino, a ti los mortales

    te imaginaron preocupada por sus tristezas. Y si alguien,

    huyendo de relaciones corrompidas,

    de odios, de humillaciones de la sociedad citadina,

    se interna en la profundidad de los bosques,

    y estrecha los punzantes troncos al pecho, siente

    que una viva llama se agita en las sanguíneas venas,

    exhalan las hojas y palpitan secretamente

    en el doloroso abrazo

    Dafne o la triste Filis, o de Climene,

    creyó escuchar llorar a la desconsolada progenie

    por aquel Faetonte que se precipitó en el Po.

    Ni los crueles vuelcos

    de la tristeza humana, ni los fúnebres lamentos

    los conmovieron, hasta que estallaron

    en los montes, y la solitaria Eco habitó vuestros recónditos y

    tenebrosos parajes, quien no fue un efecto engañoso de los vientos,

    sino un desventurado espíritu de ninfa

    cuyo grave amor, cuyo cruel destino despojó

    de su frágil cuerpo. Ella por grutas,

    por escollos desnudos y desolados parajes

    repetía a la esfera celeste

    nuestras conocidas tristezas,

    nuestros lamentos. Y tú ruiseñor que

    entre las copas del bosque

    cantas y anuncias la llegada del año naciente,

    la fama dijo que eras experto conocedor de las desgracias humanas,

    y que te lamentas en lo alto

    del ocio de los campos, del viento silencioso y triste;

    de daños antiguos y de nefanda venganza,

    de aquel día que palideció por la piedad y la ira.

    Pero tu género y el nuestro

    son distintos, tus diversas notas

    no forman dolor, y a ti, privado de culpa,

    menos querido por nosotros, entre la oscuridad te esconde el valle.

    ¡Ah, ah! Después de que las estancias del Olimpo

    quedaron desoladas, y ciego el trueno

    por tenebrosas nubes y por montañas vaga,

    y de igual manera a los inicuos e inocentes pechos

    en frío horror disuelve; y luego que la tierra

    extraña e indiferente a los hombres,

    acrecienta las almas infelices;

    tú, alegre Naturaleza escucha

    los infelices tormentos y el injusto destino

    de los mortales, y restituye

    a mi espíritu la antigua llama iridiscente;

    si tú ahora vives, y si de nuestras tristezas

    tiene algún indicio el cielo, si en la luminosa

    tierra las acoges o en el marino pecho,

    si piadosa no, espectadora al menos.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 09:07

    Giacomo Leopardi, el gran romántico italiano



    Presentamos un ensayo y traducciones de la poesia Giacomo Leopardi por la escritora y académica Victoria Montemayor Galicia. Estudió la carrera de Lengua y Literatura Modernas Letras Italianas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, a punto de graduarse de la Maestría en Humanidades por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Chihuahua. Cuenta con estudios de lengua italiana por el Instituto Italiano de Cultura de la Ciudad de México. Traductora del libro Políticas de la identidad en el otro occidente, la etnización de la política en la América indígena, (México, Ecuador y Bolivia) del autor Piero Gorza, publicado por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 2017. Autora del libro “Besos en el viento: De otoño, invierno y otras estaciones” de la editorial CEID, colaboradora en la revista electrónica “Círculo de poesía”. Autora del artículo “Aproximaciones a Carlos Montemayor: entre la ensoñación y el misticismo”, publicado en el libro Los discursos humanísticos del nuevo milenio, una mirada diferente, editorial Publicia, 2015.


    *******************


    Giacomo Leopardi, el gran romántico italiano

    (1798-1837)

    Por Victoria Montemayor Galicia



    El conde Giacomo Leopardi es el poeta del Romanticismo italiano. Nació en Recanati, en la región de Marcas, en la provincia de Macerata, en la costa adriática de Italia, en junio de 1798 en el seno de una familia aristocrática. El palacio en donde vivió Leopardi puede visitarse actualmente y la biblioteca en la que pasaba la mayor parte del tiempo cuenta con más de 20,000 volúmenes. Recanati es ahora el Centro mundial de la poesía y la cultura, en donde también se encuentra el Centro Nacional de Estudios Leopardianos.

    Leopardi tuvo el placer de poder disfrutar de una gran biblioteca en la que estudiaba el griego, latín, hebreo, francés, filosofía, y leía detenidamente a los clásicos grecolatinos e iluministas franceses. Quizá su enfermedad, espondilitis anquilosante, así como su fragilidad física, enfermiza y débil, hayan sido el motivo de su temperamento nostálgico, triste y melancólico; así como el motor principal de su dedicación al estudio. A los diez años comenzó su labor de traductor de textos clásicos y a escribir en latín e italiano. Era poseedor de una memoria prodigiosa y brillante, así como de una impresionante capacidad de reflexión que se verá reflejada en sus obras.






    Continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 09:08

    ***

    Como Dante y Petrarca, Leopardi también tenía una mujer por quien suspirar: Silvia. Quizá los versos más conocidos de Leopardi sean “El Infinito”, “A la Luna”, “Canto nocturno de un pastor errante de Asia”, “Último canto de Safo”, “La noche del día de fiesta”, y sus composiciones a Silvia. Algunas de sus obras son: el Zibaldone, los Cantos, Los paralipómenos de la Batracomiomaquia, y las Obras morales.

    Leopardi es un gran poeta con una sensibilidad impresionante. En su poética encontramos belleza, tristeza, nostalgia, melancolía; así como una profunda reflexión de los sentimientos del ser. En la lectura de los poemas “A la Luna” y “El Infinito” percibimos la majestuosidad del Universo, sus versos nos transportan a esa bóveda celeste que tanto fascinaba a los griegos. Recanati es un lugar que se encuentra circundado por colinas y en donde se puede apreciar el Monte Tabor, “la colina” o “el querido yermo monte”, en donde bien podríamos imaginar al poeta sentado, reflexionando sobre el infinito, y la complicada vida del ser; o quizá contemplando el Adriático y pensando en la “dulzura del naufragio”.

    Quizá tratar de encerrar a Leopardi en la tradición romántica no sea lo más acertado: su pensamiento filológico, filosófico y científico va más allá. Aunque también sus versos están permeados por la influencia de los clásicos grecolatinos, por la tradición petrarquista, renacentista y el romanticismo alemán. Leopardi no sólo fue poeta, sino filólogo, filósofo, traductor y narrador. Una de sus prosas maravillosas son las Obras morales, diálogos sobre diversos temas filosóficos, históricos y astronómicos. Si no han tenido la oportunidad de leerlas, los invito a buscarlas.










    Continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 09:09

    ***

    Podemos imaginar a Leopardi sentado, pensando, custodiado por esa maravillosa biblioteca, escribiendo, estudiando; o quizá en la terraza; o en el Monte Tabor observando y contemplando las estrellas, los atardeceres. En “Historia de la astronomía”, Leopardi expresa: “La luna no es la única que adorna y vuelve hermoso el espectáculo de la noche. Aquellas innumerables fases que por cada lugar en donde dispersa y difunde sus trémulos rayos, y vuelve claras las regiones celestes y terrestres, acrecientan la belleza y lo vuelven del todo maravilloso y sorprendente. El hombre se vuelve estático en la contemplación del orden admirable en el cual se forman y están colocadas aquellas fulgurantes luces que brillan suspendidas en la rica bóveda celeste que cubre la habitación.”

    Italo Calvino fue también un gran estudioso y lector de Leopardi, quizá sus Cosmicómicas estén inspiradas en los escritos de Leopardi y Galileo. El mismo Leopardi era asiduo lector del Siderius Nuncius de Galileo. Acerca de Leopardi Calvino expresó: “Porque el milagro de Leopardi fue quitar al lenguaje cada peso hasta hacerlo semejante a la luz lunar”.

    Después de una corta, pero profunda vida de estudio y fuertes decepciones amorosas, Leopardi muere en Nápoles en junio de 1837. Los temas de la muerte y el amor están presentes en los poemas “A sí mismo” y “Amor y Muerte”. Al parecer el amor no correspondido por Fanny Targioni Tozzeti inspiró no sólo esos dos poemas, sino la mayor parte de su obra. Y si bien el epígrafe de Menandro en “Amor y Muerte” dice, “Muere joven aquel que es amado por los dioses”; y aunque se afirma que Leopardi era ateo, quizá, sin duda fue amado por las divinidades de la Antigüedad que le otorgaron el maravilloso don de la dialéctica y la retórica.

    Las traducciones que a continuación comparto son “A la luna”, “El infinito”, “A sí mismo”, y “Amor y muerte”.





    Continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 09:11


    Alla luna



    O graziosa luna, io mi rammento

    che, or volge l’anno, sovra questo colle

    io venia pien d’angoscia a rimirarti:

    e tu pendevi allor su quella selva

    siccome or fai, che tutta la rischiari.

    Ma nebuloso e tremulo dal pianto

    che mi sorgea sul ciglio, alle mie luci

    il tuo volto apparia, ché travagliosa

    era mia vita: ed è, né cangia stile,

    o mia diletta luna. E pur mi giova

    la ricordanza, e il noverar l’etate

    del mio dolore. Oh come grato occorre

    nel tempo giovanil, quando ancor lungo

    la speme e breve ha la memoria il corso,

    il rimembrar delle passate cose,

    ancor che triste, e che l’affanno duri!




    *********************


    A la luna



    Oh graciosa luna, yo recuerdo

    ahora que termina el año, sobre esta colina

    venía pleno de angustia a mirarte:

    en aquel tiempo pendías sobre aquel bosque,

    así como ahora que todo lo iluminas.

    Pero confundido y tembloroso por el llanto

    que brotaba de mis pestañas, en mis ojos

    tu rostro aparecía, tan difícil

    era mi vida: y es, y no cambia,

    oh mi amada luna. Y aunque me alegra

    el recuerdo y evocar el tiempo

    de mi dolor. ¡Oh, cuán grato es

    el tiempo juvenil cuando todavía se tiene

    esperanza y breve la memoria sigue su curso,

    recordar las cosas pasadas

    aún tristes, y que las angustias persistan!






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 09:12

    L’infinito



    Sempre caro mi fu quest’ermo colle,

    e questa siepe, che da tanta parte

    dell’ultimo orizzonte il guardo esclude.

    Ma sedendo e mirando, interminati

    spazi di là da quella, e sovrumani

    silenzi, e profondissima quïete

    io nel pensier mi fingo, ove per poco

    il cor non si spaura. E come il vento

    odo stormir tra queste piante, io quello

    infinito silenzio a questa voce

    vo comparando: e mi sovvien l’eterno,

    e le morte stagioni, e la presente

    e viva, e il suon di lei. Così tra questa

    immensità s’annega il pensier mio:

    e il naufragar m’è dolce in questo mare.





    ********************


    El infinito



    Siempre querido fue este yermo monte,

    y este sendero, que por todos lados

    del último horizonte la mirada excluye.

    Pero me siento, y mirando interminables

    espacios más allá, y sobrehumanos

    silencios, y profundísima quietud

    finjo en el pensamiento donde por breve tiempo

    el corazón no se espanta. Y escucho el viento

    entre el crujido de estas plantas, yo, aquel

    infinito silencio en esta voz

    voy comparando: y me conforta la eternidad,

    y la muerte de las estaciones, y la presente

    y viva, y su sonido. Así entre esta

    inmensidad se ahoga mi pensamiento:

    y naufragar es dulce en este mar.








    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    -italiano/


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 09:14



    A se stesso



    Or poserai per sempre,

    Stanco mio cor. Perì l’inganno estremo,

    Ch’eterno io mi credei. Perì. Ben sento,

    In noi di cari inganni,

    Non che la speme, il desiderio è spento.

    Posa per sempre. Assai

    Palpitasti. Non val cosa nessuna

    I moti tuoi, né di sospiri è degna

    La terra. Amaro e noia

    La vita, altro mai nulla; e fango è il mondo.

    T’acqueta omai. Dispera

    L’ultima volta. Al gener nostro il fato

    Non donò che il morire. Omai disprezza

    Te, la natura, il brutto

    Poter che, ascoso, a comun danno impera,

    E l’infinita vanità del tutto.




    *****************


    A sí mismo




    Ahora descansarás por siempre

    mi cansado corazón. Murió el extremo engaño

    que eterno creía. Murió. Bien lo siento,

    en nosotros los queridos engaños,

    no sólo la esperanza, el deseo se apagó.

    Descansa por siempre. Tanto

    latiste. Nada valen

    tus motivos, ni de suspiros es digna

    la tierra. Amargura y tedio

    la vida, sólo eso; y el mundo es fango.

    Te tranquilizas ahora. Desespera

    la última vez. A nuestro género el destino

    no donó más que el morir. Hasta ahora te desprecia

    la naturaleza, el terrible

    poder que escondido en común daño impera,

    y la infinita vanidad del todo.











    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 09:17

    Amore e morte



    Ὅν οἱ θεοὶ φιλοῦσιν, ἀποθνήσκει νέος

    Muor giovane colui ch’al cielo è caro.

    Menandro



    Fratelli, a un tempo stesso, Amore e Morte

    ingenerò la sorte.

    Cose quaggiú sí belle

    altre il mondo non ha, non han le stelle.

    Nasce dall’uno il bene,

    nasce il piacer maggiore

    che per lo mar dell’essere si trova;

    l’altra ogni gran dolore

    ogni gran male annulla.

    Bellissima fanciulla,

    dolce a veder, non quale

    la si dipinge la codarda gente,

    gode il fanciullo Amore

    accompagnar sovente;

    e sorvolano insiem la via mortale,

    primi conforti d’ogni saggio core.

    Né cor fu mai piú saggio

    che percosso d’amor, né mai piú forte

    sprezzò l’infausta vita,

    né per altro signore

    come per questo a perigliar fu pronto:

    ch’ove tu porgi aita,

    Amor, nasce il coraggio,

    o si ridesta; e sapiente in opre,

    non in pensiero invan, siccome suole,

    divien l’umana prole.

    Quando novellamente

    nasce nel cor profondo

    un amoroso affetto,

    languido e stanco insiem con esso in petto

    un desiderio di morir si sente:

    come, non so: ma tale

    d’amor vero e possente è il primo effetto.

    Forse gli occhi spaura

    allor questo deserto: a sé la terra

    forse il mortale inabitabil fatta

    vede omai senza quella

    nova, sola, infinita

    felicitá che il suo pensier figura:

    ma per cagion di lei grave procella

    presentendo in suo cor, brama quiete,

    brama raccôrsi in porto

    dinanzi al fier disio,

    che giá, rugghiando, intorno intorno oscura.

    Poi, quando tutto avvolge

    la formidabil possa,

    e fulmina nel cor l’invitta cura,

    quante volte implorata

    con desiderio intenso,

    Morte, sei tu dall’affannoso amante!

    Quante la sera, e quante

    abbandonando all’alba il corpo stanco,

    sé beato chiamò, s’indi giammai

    non rilevasse il fianco,

    né tornasse a veder l’amara luce!

    E spesso al suon della funebre squilla,

    al canto che conduce

    la gente morta al sempiterno obblio,

    con piú sospiri ardenti

    dall’imo petto invidiò colui

    che tra gli spenti ad abitar sen giva.

    Fin la negletta plebe,

    l’uom della villa, ignaro

    d’ogni virtú che da saper deriva,

    fin la donzella timidetta e schiva,

    che giá di morte al nome

    sentí rizzar le chiome,

    osa alla tomba, alle funeree bende

    fermar lo sguardo di costanza pieno;

    osa ferro e veleno

    meditar lungamente,

    e nell’indotta mente

    la gentilezza del morir comprende.

    Tanto alla morte inclina

    d’amor la disciplina. Anco sovente,

    a tal venuto il gran travaglio interno

    che sostener nol può forza mortale,

    o cede il corpo frale

    ai terribili moti, e in questa forma

    pel fraterno poter Morte prevale;

    o cosí sprona Amor lá nel profondo,

    che da se stessi il villanello ignaro,

    la tenera donzella

    con la man violenta

    pongon le membra giovanili in terra.

    Ride ai lor casi il mondo,

    a cui pace e vecchiezza il ciel consenta.

    Ai fervidi, ai felici,

    agli animosi ingegni

    l’uno o l’altro di voi conceda il fato,

    dolci signori, amici

    all’umana famiglia,

    al cui poter nessun poter somiglia

    nell’immenso universo, e non l’avanza,

    se non quella del fato, altra possanza.

    E tu, cui giá dal cominciar degli anni

    sempre onorata invoco,

    bella Morte, pietosa

    tu sola al mondo dei terreni affanni,

    se celebrata mai

    fosti da me, s’al tuo divino stato

    l’onte del volgo ingrato

    ricompensar tentai,

    non tardar piú, t’inchina

    a disusati preghi;

    chiudi alla luce omai

    questi occhi tristi, o dell’etá reina.

    Me certo troverai, qual si sia l’ora

    che tu le penne al mio pregar dispieghi,

    erta la fronte, armato,

    e renitente al fato,

    la man che flagellando si colora

    nel mio sangue innocente

    non ricolmar di lode,

    non benedir, com’usa

    per antica viltá l’umana gente;

    ogni vana speranza onde consola

    sé coi fanciulli il mondo,

    ogni conforto stolto

    gittar da me; null’altro in alcun tempo

    sperar se non te sola;

    solo aspettar sereno

    quel dí ch’io pieghi addormentato il volto

    nel tuo virgineo seno.




    *****************


    Amor y muerte




    Ὅν οἱ θεοὶ φιλοῦσιν, ἀποθνήσκει νέος

    Muere joven aquel que es amado por los dioses.

    Menandro


    Hermanos a un mismo tiempo, Amor y Muerte

    generó la suerte.

    Cosas tan hermosas aquí abajo

    que más allá del mundo no existen, ni tienen las estrellas.

    Nace de uno el bien,

    nace el placer mayor

    que por el mar del ser se encuentra;

    la otra, el gran dolor

    de cada gran mal anula.

    Hermosísima doncella,

    dulce en el ver, no cómo

    la pinta la cobarde gente,

    goza el doncel Amor

    acompañarla suavemente;

    y juntos sobrevuelan el camino mortal,

    son los primeros en confortar cada sabio corazón.

    Nunca corazón más sabio

    recorrió amor, ni nunca más fuerte

    despreció la infausta vida,

    ni por otro señor

    como por éste a peligrar estuvo listo:

    dondequiera ofreces ayuda,

    de Amor nace la fuerza,

    o se despierta, y sapiente en obrar,

    cómo suele, no en vano pensamiento,

    se vuelve a la humana progenie.

    Cuando nuevamente

    nace de la profundidad del corazón

    un amoroso afecto,

    lánguido y cansado junto con éste en pecho

    un deseo de morir se siente:

    cómo, no sé; pero tal

    de amor verdadero y potente es el primer efecto.

    Quizá a los ojos espanta

    entonces este desierto: así la tierra

    quizá el mortal la hace inhabitable,

    ve sin aquella

    nueva, sola, infinita

    felicidad que su pensamiento figura:

    pero por su causa grave tempestad

    presiente en su corazón, brama quietud,

    brama, se reconoce en puerto

    de frente al fiero deseo,

    que ya, rugiendo alrededor todo oscurece.

    Luego, cuando todo cubre

    la formidable fuerza

    y golpea, el corazón la invita a su cura,

    ¡cuántas veces implorada

    con intenso deseo,

    Muerte, eres tú llamada por el afanoso amante!

    ¡Cuántas tardes, y cuántas

    abandonando al alba el cuerpo cansado,

    si beatificado llamó, si nunca más

    relevase el flanco

    ni regresase a ver la amarga luz!

    Y frecuentemente al sonido del fúnebre chillido,

    al canto que conduce a

    la gente muerta al sempiterno olvido,

    con más suspiros ardientes

    desde la profundidad del pecho envidió a aquel

    que se va habitar entre los muertos.

    Hasta la olvidada plebe,

    el hombre de la villa, ignorante

    de cada virtud que del saber deriva,

    hasta la doncella tímida y esquiva,

    que ya al nombre de muerte

    sintió erizar su cabellera

    detiene la mirada de constancia plena:

    huesos en la tumba, fúnebres vendas,

    medita largamente

    y osa la espada y el veneno;

    y la indocta mente

    la gentileza de morir comprende.

    Tanto inclina a la muerte

    el entendimiento del amor. Y suave

    es la llegada del gran tormento interno

    que sostener no puede fuerza mortal,

    o cede el frágil cuerpo

    a los terribles movimientos, y en esta forma

    por el fraterno poder la Muerte prevalece;

    o así incita Amor en la profundidad,

    que de sí mismos el villano ignorante,

    la tierna doncella

    con la mano violenta

    vuelcan los miembros juveniles en tierra.

    El mundo se ríe de ellos,

    a quienes paz y vejez el cielo consiente.

    A los férvidos, a los felices,

    a los animosos ingenios

    uno u otro conceda a ustedes el destino,

    dulces señores, amigos

    de la familia humana,

    a cuyo poder nadie asemeja

    en el inmenso universo, y no prospera,

    sólo el destino, la otra potencia.

    Y a ti, a quien desde el inicio de los años

    siempre honrada invoco,

    hermosa Muerte, piadosa

    tú sola en el mundo de las tristezas terrenas,

    si nunca celebrada

    fuiste por mí, si en tu divino estado

    la deshonra del vulgo ingrato

    recompensar intenté,

    no tardes más, me inclino a

    inusitados ruegos;

    cierra a la luz

    estos ojos tristes, oh reina del tiempo.

    Pero ten la certeza que me encontrarás, cuál sea la hora,

    que con mis plegarias las penas apartes,

    recta la frente, armado,

    y reticente al hado,

    la mano que flagelando se tiñe

    con mi sangre inocente

    no está colmada de loas,

    no bendice como acostumbra

    por la antigua vileza a la humanidad;

    cada vana esperanza donde consuela

    así a los jóvenes del mundo,

    cada consuelo estulto

    aparta de mí, nada más en ningún tiempo

    esperé si no solo a ti;

    solo esperar sereno

    aquel día en que pose mi rostro durmiente

    en tu virginal pecho.


    *********************



    En el poema “Amor y Muerte”, la palabra “sorte” o “fato”, tiene dos interpretaciones: destino o Hado.



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 40549
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por cecilia gargantini Lun 31 Jul 2023, 14:41

    Como poeta, su estilo melancólico y trágico recuerda inevitablemente a los románticos, pero su fondo de escepticismo, su expresión precisa y luminosa y el pudor con que contiene la efusión de sentimientos le acercan más a los clásicos, tal como él mismo deseaba.

    Muy adecuado esto con respecto a su estilo!!!!!!!!!
    Una muerte demasiado prematura para un gran poeta.

    Besosssssssss y gracias por esta entrega
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Lun 31 Jul 2023, 20:11

    Gracias, Cecilia!
    Besos


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Miér 02 Ago 2023, 14:50

    «Il Tramonto della Luna»



    Quale in notte solinga,
    Sovra campagne inargentate ed acque,
    Là ‘ve zefiro aleggia,
    E mille vaghi aspetti
    E ingannevoli obbietti
    Fingon l’ombre lontane
    Infra l’onde tranquille
    E rami e siepi e collinette e ville;
    Giunta al confin del cielo,
    Dietro Apennino od Alpe, o del Tirreno
    Nell’infinito seno
    Scende la luna; e si scolora il mondo;
    Spariscon l’ombre, ed una
    Oscurità la valle e il monte imbruna;
    Orba la notte resta,
    E cantando, con mesta melodia,
    L’estremo albor della fuggente luce,
    Che dianzi gli fu duce,
    Saluta il carrettier dalla sua via;
    Tal si dilegua, e tale
    Lascia l’età mortale
    La giovinezza. In fuga
    Van l’ombre e le sembianze
    Dei dilettosi inganni; e vengon meno
    Le lontane speranze,
    Ove s’appoggia la mortal natura.
    Abbandonata, oscura
    Resta la vita. In lei porgendo il guardo,
    Cerca il confuso viatore invano
    Del cammin lungo che avanzar si sente
    Meta o ragione; e vede
    Che a sé l’umana sede,
    Esso a lei veramente è fatto estrano.
    Troppo felice e lieta
    Nostra misera sorte
    Parve lassù, se il giovanile stato,
    Dove ogni ben di mille pene è frutto,
    Durasse tutto della vita il corso.
    Troppo mite decreto
    Quel che sentenzia ogni animale a morte,
    S’anco mezza la via
    Lor non si desse in pria
    Della terribil morte assai più dura.
    D’intelletti immortali
    Degno trovato, estremo
    Di tutti i mali, ritrovàr gli eterni
    La vecchiezza, ove fosse
    Incolume il desio, la speme estinta,
    Secche le fonti del piacer, le pene
    Maggiori sempre, e non più dato il bene.
    Voi, collinette e piagge,
    Caduto lo splendor che all’occidente
    Inargentava della notte il velo,
    Orfane ancor gran tempo
    Non resterete; che dall’altra parte
    Tosto vedrete il cielo
    Imbiancar novamente, e sorger l’alba:
    Alla qual poscia seguitando il sole,
    E folgorando intorno
    Con sue fiamme possenti,
    Di lucidi torrenti
    Inonderà con voi gli eterei campi.
    Ma la vita mortal, poi che la bella
    Giovinezza sparì, non si colora
    D’altra luce giammai, né d’altra aurora.
    Vedova è insino al fine; ed alla notte
    Che l’altre etadi oscura,
    Segno poser gli Dei la sepoltura.



    Giacomo Leopardi



    **********************


    «El ocaso de la Luna»
    Como en noche callada,
    Sobre el campo argentado y la laguna,
    Donde aletea el céfiro
    Y mil aspectos vagos
    Y objetos engañosos
    Fingen lejanas sombras
    En las ondas tranquilas,
    En setos, lomas, villas y ramajes,
    Junto al confín del cielo,
    Tras de los Alpes o del Apenino
    O del Tirreno en lo hondo,
    Cae la luna, y el mundo palidece;
    Las sombras huyen, y una
    Oscuridad envuelve monte y valle;
    Ciega la noche queda,
    Y, cantando con triste melodía,
    La última luz del fugitivo astro
    Que fue su guía hasta ahora
    Saluda el carretero en su camino,

    Así también se aleja
    Y la vida abandona
    La juventud. En fuga
    Van sombras y ficciones
    De agradables engaños; se disipa
    La lejana esperanza
    En que mortal natura se sustenta.
    Abandonada, oscura
    Queda la vida. En ella la mirada
    Pone en vano el confuso caminante,
    En busca de un sendero que le lleve
    A una meta; y comprende
    Que en la mansión humana
    En un extraño ya se ha convertido.

    Harto alegre y dichosa
    Nuestra mísera suerte
    Pareciera, si el juvenil estado,
    En donde un goce es fruto de mil penas.
    Durase todo el curso de la vida.
    Dulcísimo decreto
    El que a todo animal condena a muerte,
    Si en medio del camino
    No surgiesen dolores
    Aun más terribles que la muerte misma.
    De mentes inmortales
    Hallazgo digno, extremo
    De todo mal, fue para los eternos
    La vejez, donde se halla
    Intacta el ansia, la esperanza extinta,
    Secas las fuentes del placer, las penas
    Son mayores siempre, sin hallar ventura.

    Llanuras y colinas,
    Caído el esplendor que al occidente
    El velo de la noche plateaba,
    Huérfanas largo tiempo
    No quedaréis, que por el otro lado
    Pronto veréis el cielo
    De nuevo clarear, surgir la aurora,
    Y el Sol apareciendo detrás de ella
    Y fulgurando en torno
    Con poderosos rayos,
    De lúcidos torrentes
    Os bañará, ya los etéreos campos.
    Mas la vida mortal, cuando se extingue
    La hermosa juventud, no se ilumina
    Jamás con otras luces ni otra aurora.
    Viuda será hasta el fin; oscura noche
    Que a las otras edades
    Marcan los dioses como sepulturas.




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Vie 04 Ago 2023, 12:26

    ULTIMO CANTO DI SAFFO



    Placida notte, e verecondo raggio
    Della cadente luna; e tu che spunti
    Fra la tacita selva in su la rupe,
    Nunzio del giorno; oh dilettose e care
    Mentre ignote mi fur l’erinni e il fato,
    Sembianze agli occhi miei; già non arride
    Spettacol molle ai disperati affetti.
    Noi l’insueto allor gaudio ravviva
    Quando per l’etra liquido si volve
    E per li campi trepidanti il flutto
    Polveroso de’ Noti, e quando il carro,
    Grave carro di Giove a noi sul capo,
    Tonando, il tenebroso aere divide.
    Noi per le balze e le profonde valli
    Natar giova tra’ nembi, e noi la vasta
    Fuga de’ greggi sbigottiti, o d’alto
    Fiume alla dubbia sponda
    Il suono e la vittrice ira dell’onda.



    Bello il tuo manto, o divo cielo, e bella
    Sei tu, rorida terra. Ahi di cotesta
    Infinita beltà parte nessuna
    Alla misera Saffo i numi e l’empia
    Sorte non fenno. A’ tuoi superbi regni
    Vile, o natura, e grave ospite addetta,
    E dispregiata amante, alle vezzose
    Tue forme il core e le pupille invano
    Supplichevole intendo. A me non ride
    L’aprico margo, e dall’eterea porta
    Il mattutino albor; me non il canto
    De’ colorati augelli, e non de’ faggi
    Il murmure saluta: e dove all’ombra
    Degl’inchinati salici dispiega
    Candido rivo il puro seno, al mio
    Lubrico piè le flessuose linfe
    Disdegnando sottragge,
    E preme in fuga l’odorate spiagge.



    Qual fallo mai, qual sì nefando eccesso
    Macchiommi anzi il natale, onde sì torvo
    Il ciel mi fosse e di fortuna il volto?
    In che peccai bambina, allor che ignara
    Di misfatto è la vita, onde poi scemo
    Di giovanezza, e disfiorato, al fuso
    Dell’indomita Parca si volvesse
    Il ferrigno mio stame? Incaute voci
    Spande il tuo labbro: i destinati eventi
    Move arcano consiglio. Arcano è tutto,
    Fuor che il nostro dolor. Negletta prole
    Nascemmo al pianto, e la ragione in grembo
    De’ celesti si posa. Oh cure, oh speme
    De’ più verd’anni! Alle sembianze il Padre,
    Alle amene sembianze eterno regno
    Diè nelle genti; e per virili imprese,
    Per dotta lira o canto,
    Virtù non luce in disadorno ammanto.



    Morremo. Il velo indegno a terra sparto,
    Rifuggirà l’ignudo animo a Dite,
    E il crudo fallo emenderà del cieco
    Dispensator de’ casi. E tu cui lungo
    Amore indarno, e lunga fede, e vano
    D’implacato desio furor mi strinse,
    Vivi felice, se felice in terra
    Visse nato mortal. Me non asperse
    Del soave licor del doglio avaro
    Giove, poi che perìr gl’inganni e il sogno
    Della mia fanciullezza. Ogni più lieto
    Giorno di nostra età primo s’invola.
    Sottentra il morbo, e la vecchiezza, e l’ombra
    Della gelida morte. Ecco di tante
    Sperate palme e dilettosi errori,
    Il Tartaro m’avanza; e il prode ingegno
    Han la tenaria Diva,
    E l’atra notte, e la silente riva.



    ******************


    «Último canto de Safo»

    Canto IX

    Plácida noche y pudoroso rayo
    de la luna que muere; y tú que naces
    sobre la roca, entre la muda selva,
    nuncio del día; ¡oh caras, deleitosas
    apariencias, mientras desconocía
    el hado y la pasión! ; ya no sonríe
    dulce visión al desolado afecto.
    Sólo se aviva nuestro gozo insólito
    cuando en el éter líquido girando
    va, y por los campos trepidantes, la ola
    polvorienta del noto, y cuando el carro,
    grave carro de Júpiter, divide,
    sobre nuestra cabeza, el aire oscuro.
    Nos place, por barrancos y hondos valles,
    nadar entre el turbión, y ver la fuga
    de espantados rebaños, y del río
    en la insegura orilla
    la vencedora ira de la onda.

    Bello tu manto es, divino cielo;
    bella tú, húmeda tierra. ¡Ay! , de esta inmensa
    beldad parte ninguna concedieron
    los dioses y la suerte despiadada
    a la mísera Safo. En tus soberbios
    reinos, Natura, esclavo y grave huésped
    y amante despreciada soy, y en vano
    en tus graciosas formas, suplicante
    fijo los ojos. Para mí no ríen
    la abierta playa ni de etérea puerta
    el matutino albor; no me saludan
    el canto de pintados pajarillos
    ni el murmullo del haya; ya la sombra
    del inclinado sauce, donde corre
    del candoroso arroyo el puro seno,
    a mi lúbrico pie la ondeante linfa
    esquiva desdeñosa
    y huye de las riberas perfumadas-

    ¿Qué pecado, qué exceso tan nefando
    manchó mi nacimiento, que tan torvos
    se me mostraron cielos y fortuna?
    ¿En qué pequé de niña, cuando ignara
    de maldad es la vida, que privada
    de juventud, y desflorado, el huso
    de la inflexible Parca retorcía
    mi oscuro hilo vital? Incautas voces
    tu labio esparce; el destinado evento
    rige arcano poder. Arcano es todo
    menos nuestro dolor. Prole olvidada,
    para el llanto nacemos, y el motivo
    sólo los dioses saben. ¡Oh esperanzas
    de la más verde edad! A la apariencia
    el Padre dió en el mundo eterno reino;
    y por grandes que sean las empresas,
    docto el canto o la lira,
    no luce la virtud en feo manto.

    Moriremos. Caído el velo indigno,
    desnuda el alma bajará al Averno,
    y el crudo fallo enmendará del ciego
    dispensador de eventos. Tú, que hondo
    amor y fe me inspiras, por quien vano
    furor me oprime de áspero deseo,
    vive feliz, si puede en este mundo
    feliz alguien vivir. por mí no vierte
    el suave licor del vaso avaro
    Jove, después que el sueño y los engaños
    de mi niñez murieron. Los alegres
    días de juventud rápidos pasan.
    Quedan los males, la vejez, la sombra
    de la gélida muerte. Así, de tantos
    gratos errores y esperadas palmas,
    resta el Tártaro; y va el osado ingenio
    a la tenaria diosa,
    la oscura noche y la silente orilla.




    Giacomo Leopardi

    Traducción de Diego Navarro





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Dom 06 Ago 2023, 09:30

    XXI


    A SILVIA


    Silvia, rimembri ancora
    Quel tempo della tua vita mortale,
    Quando beltà splendea
    Negli occhi tuoi ridenti e fuggitivi,
    E tu, lieta e pensosa, il limitare
    Di gioventù salivi?



    Sonavan le quiete
    Stanze, e le vie dintorno,
    Al tuo perpetuo canto,
    Allor che all’opre femminili intenta
    Sedevi, assai contenta
    Di quel vago avvenir che in mente avevi.
    Era il maggio odoroso: e tu solevi
    Così menare il giorno.



    Io gli studi leggiadri
    Talor lasciando e le sudate carte,
    Ove il tempo mio primo
    E di me si spendea la miglior parte,
    D’in su i veroni del paterno ostello
    Porgea gli orecchi al suon della tua voce,
    Ed alla man veloce
    Che percorrea la faticosa tela.
    Mirava il ciel sereno,
    Le vie dorate e gli orti,
    E quinci il mar da lungi, e quindi il monte.
    Lingua mortal non dice
    Quel ch’io sentiva in seno.



    Che pensieri soavi,
    Che speranze, che cori, o Silvia mia!
    Quale allor ci apparia
    La vita umana e il fato!
    Quando sovviemmi di cotanta speme,
    Un affetto mi preme
    Acerbo e sconsolato,
    E tornami a doler di mia sventura.
    O natura, o natura,
    Perchè non rendi poi
    Quel che prometti allor? perchè di tanto
    Inganni i figli tuoi?



    Tu pria che l’erbe inaridisse il verno,
    Da chiuso morbo combattuta e vinta,
    Perivi, o tenerella. E non vedevi
    Il fior degli anni tuoi;
    Non ti molceva il core
    La dolce lode or delle negre chiome,
    Or degli sguardi innamorati e schivi;
    Nè teco le compagne ai dì festivi
    Ragionavan d’amore



    Anche peria fra poco
    La speranza mia dolce: agli anni miei
    Anche negaro i fati
    La giovanezza. Ahi come,
    Come passata sei,
    Cara compagna dell’età mia nova,
    Mia lacrimata speme!
    Questo è quel mondo? questi
    I diletti, l’amor, l’opre, gli eventi
    Onde cotanto ragionammo insieme?
    Questa la sorte dell’umane genti?
    All’apparir del vero
    Tu, misera, cadesti: e con la mano
    La fredda morte ed una tomba ignuda
    Mostravi di lontano.







    *********************


    Canto XXI: A Silvia



    [Poema - Texto completo.]

    Giacomo Leopardi



    ¿Todavía recuerdas
    de tu vida mortal, Silvia, aquel tiempo,
    en el que la beldad resplandecía
    en tus ojos huidizos y rientes,
    y alegre y pensativa, los umbrales
    juveniles cruzabas?

    Resonaban las calmas
    estancias, y las calles
    vecinas con tu canto inagotable,
    mientras a las labores femeniles
    te sentabas, dichosa
    de aquel vago futuro de tus sueños.
    Era el mayo oloroso: y tú solías
    pasar el día así.

    Yo los gratos estudios
    tal vez dejando y los sudados pliegos,
    que mi temprana edad
    gastaban y de mí la mejor parte,
    en los balcones del hogar paterno
    escuchaba el sonido de tu voz
    y tu mano ligera
    recorriendo la tela fatigosa.
    Miraba el cielo calmo,
    los dorados caminos y los huertos,
    y allá el lejano mar, y allá los montes.
    Lengua mortal no dice
    lo que mi alma sentía.

    ¡Qué dulces pensamientos
    que esperanzas, qué pálpitos, oh Silvia!
    ¡Cómo la vida humana
    y el hado contemplábamos!
    Cuando recuerdo tantas ilusiones,
    me abruma un sentimiento
    acerbo y sin consuelo,
    y me vuelve a doler mi desventura.
    Oh tú, naturaleza,
    ¿por qué no das después
    lo que un día prometes? ¿por qué tanto
    engañas a tus hijos?
    Antes que el frío arideciera el prado,
    de extraña enfermedad presa y vencida,
    moriste, oh mi ternura, sin que vieras
    las flores de tu edad;
    no alegraba tu alma
    el dulce elogio o de las negras trenzas
    o de tu vista esquiva y amorosa;
    ni contigo en las fiestas las amigas
    de amoríos hablaban.

    También murieron pronto
    mis dulces esperanzas: a mis años
    también les negó el hado
    la juventud. ¡Ah, cómo,
    cómo pasaste, cara compañera
    de mi primera edad,
    mi llorada ilusión!

    ¿Es este el mundo aquel? ¿Éstas las obras,
    el amor, los sucesos, los placeres
    de los que tanto entre los dos hablábamos?
    ¿esta es la suerte de la raza humana?
    Al llegar la verdad
    tú, mísera, caíste: y con la mano
    la fría muerte y la desnuda tumba
    de lejos señalabas.







    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Mar 08 Ago 2023, 08:16

    XXV


    IL SABATO DEL VILLAGGIO


    La donzelletta vien dalla campagna,
    In sul calar del sole,
    Col suo fascio dell’erba; e reca in mano
    Un mazzolin di rose e di viole,
    Onde, siccome suole,
    Ornare ella si appresta
    Dimani, al dì di festa, il petto e il crine.
    Siede con le vicine
    Su la scala a filar la vecchierella,
    Incontro là dove si perde il giorno;
    E novellando vien del suo buon tempo,
    Quando ai dì della festa ella si ornava,
    Ed ancor sana e snella
    Solea danzar la sera intra di quei
    Ch’ebbe compagni dell’età più bella.
    Già tutta l’aria imbruna,
    Torna azzurro il sereno, e tornan l’ombre
    Giù da’ colli e da’ tetti,
    Al biancheggiar della recente luna.
    Or la squilla dà segno
    Della festa che viene;
    Ed a quel suon diresti
    Che il cor si riconforta.
    I fanciulli gridando
    Su la piazzuola in frotta,
    E qua e là saltando,
    Fanno un lieto romore:
    E intanto riede alla sua parca mensa,
    Fischiando, il zappatore,
    E seco pensa al dì del suo riposo.



    Poi quando intorno è spenta ogni altra face,
    E tutto l’altro tace,
    Odi il martel picchiare, odi la sega
    Del legnaiuol, che veglia
    Nella chiusa bottega alla lucerna,
    E s’affretta, e s’adopra
    Di fornir l’opra anzi il chiarir dell’alba.



    Questo di sette è il più gradito giorno,
    Pien di speme e di gioia:
    Diman tristezza e noia
    Recheran l’ore, ed al travaglio usato
    Ciascuno in suo pensier farà ritorno.



    Garzoncello scherzoso,
    Cotesta età fiorita
    E’ come un giorno d’allegrezza pieno,
    Giorno chiaro, sereno,
    Che precorre alla festa di tua vita.
    Godi, fanciullo mio; stato soave,
    Stagion lieta è cotesta.
    Altro dirti non vo’; ma la tua festa
    Ch’anco tardi a venir non ti sia grave.



    ******************


    Canto XXV: El sábado en la aldea
    [Poema - Texto completo.]

    Giacomo Leopardi
    A la puesta del sol, la alegre niña
    torna de la campiña
    con su haz de yerba y el florido ramo
    en que lucen al par violeta y rosa,
    y que, inocente, apresta
    para adornar gozosa
    pecho y cabellos al llegar la fiesta.
    A par con la vecina
    siéntase a hilar en el umbral la anciana
    volviendo el rostro al astro que declina,
    y se transporta a la estación lejana
    cuando, aún fresca doncella,
    danzaba al terminarse la semana,
    con sus amigas de la edad más bella.
    El aire se obscurece,
    se matizan de azul los horizontes,
    y descienden las sombras de los montes
    cuando la luna cándida aparece.
    La torre de la villa
    la fiesta anuncia, y sus alegres sones
    bajan a confortar los corazones.
    Sobre la plaza la vivaz cuadrilla
    de rapaces gritando
    y aquí y allí saltando,
    alza rumor que anima y alboroza;
    mientras silbando el labrador regresa
    y sentado a su mesa
    con el descanso que prevé, se goza.

    Cuando el silencio con la sombra crece
    y toda luz fenece,
    oigo el martillo que tenaz golpea
    en el taller, do el oficial se afana
    por dejar terminada la tarea
    antes de que despunte la mañana.

    Este es de la semana
    el más hermoso y el postrero día.
    Mañana tornarán fastidio y pena,
    y a la habitual faena
    cada cual volverá como solía.

    ¡Jovencillo gracioso!
    Tu dulce edad florida
    es como un día de alborozo lleno,
    día claro y sereno,
    que precede a la fiesta de tu vida.
    ¡Goza, gózalo pues! Edad de flores,
    suave estación es esta:
    nada más te diré; pero no llores
    si se retarda tu anhelada fiesta.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Jue 10 Ago 2023, 09:30

    XXVI


    IL PENSIERO DOMINANTE



    Dolcissimo, possente
    Dominator di mia profonda mente;
    Terribile, ma caro
    Dono del ciel; consorte
    Ai lúgubri miei giorni,



    Pensier che innanzi a me sì spesso torni.



    Di tua natura arcana
    Chi non favella? Il suo poter fra noi
    Chi non sentì? Pur sempre
    Che in dir gli effetti suoi
    Le umane lingue il sentir propio sprona,
    Par novo ad ascoltar ciò ch’ei ragiona.



    Come solinga è fatta
    La mente mia d’allora
    Che tu quivi prendesti a far dimora!
    Ratto d’intorno intorno al par del lampo
    Gli altri pensieri miei
    Tutti si dileguàr. Siccome torre
    In solitario campo,
    Tu stai solo, gigante, in mezzo a lei.



    Che divenute son, fuor di te solo,
    Tutte l’opre terrene,
    Tutta intera la vita al guardo mio!
    Che intollerabil noia
    Gli ozi, i commerci usati,
    E di vano piacer la vana spene,
    Allato a quella gioia,
    Gioia celeste che da te mi viene!



    Come da’ nudi sassi
    Dello scabro Apennino
    A un campo verde che lontan sorrida
    Volge gli occhi bramoso il pellegrino;
    Tal io dal secco ed aspro
    Mondano conversar vogliosamente,
    Quasi in lieto giardino, a te ritorno,
    E ristora i miei sensi il tuo soggiorno.



    Quasi incredibil parmi
    Che la vita infelice e il mondo sciocco
    Già per gran tempo assai
    Senza te sopportai;
    Quasi intender non posso
    Come d’altri desiri,
    Fuor ch’a te somiglianti, altri sospiri.



    Giammai d’allor che in pria
    Questa vita che sia per prova intesi,
    Timor di morte non mi strinse il petto.
    Oggi mi pare un gioco
    Quella che il mondo inetto,
    Talor lodando, ognora abborre e trema,
    Necessitade estrema;
    E se periglio appar, con un sorriso
    Le sue minacce a contemplar m’affiso.
    Sempre i codardi, e l’alme
    Ingenerose, abbiette
    Ebbi in dispregio. Or punge ogni atto indegno
    Subito i sensi miei;
    Move l’alma ogni esempio
    Dell’umana viltà subito a sdegno.
    Di questa età superba,
    Che di vote speranze si nutrica,
    Vaga di ciance, e di virtù nemica;
    Stolta, che l’util chiede,
    E inutile la vita
    Quindi più sempre divenir non vede;
    Maggior mi sento. A scherno
    Ho gli umani giudizi; e il vario volgo
    A’ bei pensieri infesto,
    E degno tuo disprezzator, calpesto.



    A quello onde tu movi,
    Quale affetto non cede?
    Anzi qual altro affetto
    Se non quell’uno intra i mortali ha sede?
    Avarizia, superbia, odio, disdegno,
    Studio d’onor, di regno,
    Che sono altro che voglie
    Al paragon di lui? Solo un affetto
    Vive tra noi: quest’uno,
    Prepotente signore,
    Dieder l’eterne leggi all’uman core.



    Pregio non ha, non ha ragion la vita
    Se non per lui, per lui ch’all’uomo è tutto;
    Sola discolpa al fato,
    Che noi mortali in terra
    Pose a tanto patir senz’altro frutto;
    Solo per cui talvolta,
    Non alla gente stolta, al cor non vile
    La vita della morte è più gentile.



    Per còr le gioie tue, dolce pensiero,
    Provar gli umani affanni,
    E sostener molt’anni
    Questa vita mortal, fu non indegno;
    Ed ancor tornerei,
    Così qual son de’ nostri mali esperto,
    Verso un tal segno a incominciare il corso:
    Che tra le sabbie e tra il vipereo morso,
    Giammai finor sì stanco
    Per lo mortal deserto
    Non venni a te, che queste nostre pene
    Vincer non mi paresse un tanto bene.
    Che mondo mai, che nova
    Immensità, che paradiso è quello
    Là dove spesso il tuo stupendo incanto
    Parmi innalzar! dov’io,
    Sott’altra luce che l’usata errando,
    Il mio terreno stato
    E tutto quanto il ver pongo in obblio!
    Tali son, credo, i sogni
    Degl’immortali. Ahi finalmente un sogno
    In molta parte onde s’abbella il vero
    Sei tu, dolce pensiero;
    Sogno e palese error. Ma di natura,
    Infra i leggiadri errori,
    Divina sei; perchè sì viva e forte,
    Che incontro al ver tenacemente dura,
    E spesso al ver s’adegua,
    Nè si dilegua pria, che in grembo a morte.



    E tu per certo, o mio pensier, tu solo
    Vitale ai giorni miei,
    Cagion diletta d’infiniti affanni,
    Meco sarai per morte a un tempo spento:
    Ch’a vivi segni dentro l’alma io sento
    Che in perpetuo signor dato mi sei.
    Altri gentili inganni
    Soleami il vero aspetto
    Più sempre infievolir. Quanto più torno
    A riveder colei
    Della qual teco ragionando io vivo,
    Cresce quel gran diletto,
    Cresce quel gran delirio, ond’io respiro.
    Angelica beltade!
    Parmi ogni più bel volto, ovunque io miro,
    Quasi una finta imago
    Il tuo volto imitar. Tu sola fonte
    D’ogni altra leggiadria,
    Sola vera beltà parmi che sia.



    Da che ti vidi pria,
    Di qual mia seria cura ultimo obbietto
    Non fosti tu? quanto del giorno è scorso,
    Ch’io di te non pensassi? ai sogni miei
    La tua sovrana imago
    Quante volte mancò? Bella qual sogno,
    Angelica sembianza,
    Nella terrena stanza,
    Nell’alte vie dell’universo intero,
    Che chiedo io mai, che spero
    Altro che gli occhi tuoi veder più vago?
    Altro più dolce aver che il tuo pensiero?





    ********************



    Canto XXVI: El pensamiento dominante
    [Poema - Texto completo.]

    Giacomo Leopardi


    Poderoso, dulcísimo
    dominador de mi profunda mente;
    terrible, mas querido
    don del cielo; consorte
    de mis lúgubres días,
    pensamiento que siempre ante mí tornas.

    De tu natura arcana,
    ¿quién no habla? Su influjo entre nosotros,
    ¿quién no siente? Mas siempre
    que al decir sus efectos
    la humana lengua el sentir propio excita,
    nuevo parece por lo que razona.

    ¡Cuán desierta mi mente
    quedó desde el instante
    en que tú la escogiste por morada!
    Raudos como el relámpago, de en torno
    todos mis pensamientos
    se alejaron. Lo mismo que una torre
    en solitario campo,
    estás solo, gigante, en medio de ella.

    ¡En qué, fuera de ti, se han convertido
    las obras terrenales,
    toda la vida entera ante mis ojos!
    ¡Qué intolerable hastío
    el ocio acostumbrado,
    la del vano placer vana esperanza,
    al lado de ese gozo,
    gozo celeste que de ti procede!

    Como desde las rocas
    del Apenino abrupto
    a un campo verde que lejano ríe
    los ojos vuelve ansioso el peregrino,
    tal yo del rudo y seco
    mundano conversar, ávidamente
    regreso a ti como a un jardín ameno
    y restauro a tu lado mis sentidos.

    Me parece increíble
    que la vida infeliz y el necio mundo
    durante tanto tiempo
    sin ti haya soportado;
    entender no consigo
    que por otros deseos
    de ti distintos, haya quien suspire.

    Jamás desde el momento
    en que entender la vida lograr pude
    turbó mi pecho el miedo de la muerte.
    Hoy me parece un juego
    la que el inepto mundo,
    loando a veces, aborrece y teme,
    necesidad extrema;
    y si acaso el peligro se presenta,
    arrostro sonriendo su amenaza.

    Siempre al cobarde, al alma
    miserable y abyecta
    desprecié. Y hoy cualquier acción indigna
    me hiere los sentidos;
    desdén siente mi alma
    por todo ejemplo de vileza humana.
    A esta edad orgullosa
    que se nutre de huecas esperanzas
    y ama lo vano y la virtud combate,
    que clama por lo útil
    y no ve que la vida
    por eso en más inútil se convierte,
    superior yo me creo.
    Me burlo del humano juicio; al vulgo
    que el bello pensamiento
    desdeña, pisoteo con desprecio.

    Ante aquello que inspiras,
    ¿qué otro afecto no cede?
    Más aún, ¿qué otro afecto
    asiento tiene aquí entre los mortales?
    Avaricia, desdén, odio, soberbia,
    ansias de honor, de mando,
    ¿qué son sino caprichos
    comparados con él? Sólo un afecto
    vive en nosotros; uno,
    poderoso, que dieron
    eternas leyes al humano pecho.

    Valor no tiene, ni razón la vida,
    sino por él, que para el hombre es todo;
    sola disculpa al hado
    que al mortal en la tierra
    puso para sufrir sin otro fruto;
    sólo por quien a veces,
    no la estúpida gente, al alma digna
    la vida es más hermosa que la muerte.

    Por alcanzar tu gozo, pensamiento,
    probar humanas ansias
    y sufrir muchos años
    esta vida mortal, no ha sido indigno;
    volvería de nuevo,
    experto como soy de nuestros males,
    hacia tu meta a recorrer la senda;
    que tras la arena y tras la viperina
    picada, tan cansado
    por el mortal desierto
    nunca llegué hasta ti que nuestras penas
    vencer no lo creyera un bien muy alto.

    ¡Oh qué mundo, qué nueva
    inmensidad, que edén aquel a donde
    frecuentemente tu sublime hechizo
    me elevó, donde errando
    bajo otras luces que las habituales,
    mi terrenal estado
    y toda realidad echo en olvido!
    Tales son, imagino,
    los sueños de los dioses. ¡Ay! Un sueño
    que en parte la verdad realza, eres
    tú, dulce pensamiento;
    sueño y error. Mas tu naturaleza,
    entre gratos errores,
    divina es; tan viva y poderosa
    que junto a la verdad, tenaz, perdura
    y a menudo se iguala,
    disipándose sólo con la muerte.

    Tú, pensamiento mío, tú tan sólo,
    vital para mis días,
    causa dilecta de infinitas ansias,
    conmigo morirás cuando me muera;
    dentro del alma las señales siento
    de que tú por señor me fuiste dado.
    Otros dulces engaños
    la realidad solía
    desvanecer. Cuando de nuevo vuelvo
    a contemplar a aquella
    de quien contigo vivo razonando,
    crece aquel gran deleite,
    crece el delirio por el que respiro.

    ¡Angélica hermosura!
    Cualquier hermoso rostro me parece
    casi fingida imagen
    que a tu rostro imitó. Tú, sola fuente
    de toda donosura;
    tú, la sola belleza verdadera.

    Desde que pude verte,
    ¿ de mi solicitud último objeto
    no fuiste tú? ¿Cuánto pasó del día
    sin que pensara en ti? En los sueños míos,
    tu soberana imagen
    ¿cuántas veces faltó? Bella cual sueño,
    aparición angélica,
    en la terrena estancia,
    en la altura de todo el universo,
    ¿qué espero yo, qué pido,
    que sea más bello que los ojos tuyos,
    que sea más dulce que tu pensamiento?










    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 12 Ago 2023, 08:55


    XX


    IL RISORGIMENTO



    Credei ch’al tutto fossero
    In me, sul fior degli anni,
    Mancati i dolci affanni
    Della mia prima età:
    I dolci affanni, i teneri
    Moti del cor profondo,
    Qualunque cosa al mondo
    Grato il sentir ci fa.



    Quante querele e lacrime
    Sparsi nel novo stato,
    Quando al mio cor gelato
    Prima il dolor mancò!
    Mancàr gli usati palpiti,
    L’amor mi venne meno,
    E irrigidito il seno
    di sospirar cessò!



    Piansi spogliata, esanime
    Fatta per me la vita;
    La terra inaridita,
    Chiusa in eterno gel;
    Deserto il dì; la tacita
    Notte più sola e bruna;
    Spenta per me la luna,
    Spente le stelle in ciel.



    Pur di quel pianto origine
    Era l’antico affetto:
    Nell’intimo del petto
    Ancor viveva il cor.
    Chiedea l’usate immagini
    La stanca fantasia;
    E la tristezza mia
    Era dolore ancor.



    Fra poco in me quell’ultimo
    dolore anco fu spento,
    E di più far lamento
    Valor non mi restò.
    Giacqui: insensato, attonito,
    Non dimandai conforto:
    Quasi perduto e morto,
    Il cor s’abbandonò.



    Qual fui! quanto dissimile
    Da quel che tanto ardore,
    Che sì beato errore
    Nutrii nell’alma un dì!
    La rondinella vigile,
    Alle finestre intorno
    Cantando al novo giorno,
    Il cor non mi ferì:



    Non all’autunno pallido
    In solitaria villa,
    La vespertina squilla,
    Il fuggitivo Sol.
    Invan brillare il vespero
    Vidi per muto calle,
    Invan sonò la valle
    Del flebile usignol.



    E voi, pupille tenere,
    Sguardi furtivi, erranti,
    Voi de’ gentili amanti
    Primo, immortale amor,
    Ed alla mano offertami
    Candida ignuda mano,
    Foste voi pure invano
    Al duro mio sopor.



    D’ogni dolcezza vedovo,
    Tristo; ma non turbato,
    Ma placido il mio stato,
    Il volto era seren.
    Desiderato il termine
    Avrei del viver mio;
    Ma spento era il desio
    Nello spossato sen.



    Qual dell’età decrepita
    L’avanzo ignudo e vile,
    Io conducea l’aprile
    Degli anni miei così:
    Così quegl’ineffabili
    Giorni, o mio cor, traevi,
    Che sì fugaci e brevi
    Il cielo a noi sortì.



    Chi dalla grave, immemore
    Quiete or mi ridesta?
    Che virtù nova è questa,
    Questa che sento in me?
    Moti soavi, immagini,
    Palpiti, error beato,
    Per sempre a voi negato
    Questo mio cor non è?



    Siete pur voi quell’unica
    Luce de’ giorni miei?
    Gli affetti ch’io perdei
    Nella novella età?
    Se al ciel, s’ai verdi margini,
    Ovunque il guardo mira,
    Tutto un dolor mi spira,
    Tutto un piacer mi dà.



    Meco ritorna a vivere
    La piaggia, il bosco, il monte;
    Parla al mio core il fonte,
    Meco favella il mar.
    Chi mi ridona il piangere
    Dopo cotanto obblio?
    E come al guardo mio
    Cangiato il mondo appar?



    Forse la speme, o povero
    Mio cor, ti volse un riso?
    Ahi della speme il viso
    Io non vedrò mai più.
    Proprii mi diede i palpiti,
    Natura, e i dolci inganni.
    Sopiro in me gli affanni
    L’ingenita virtù;



    Non l’annullàr: non vinsela
    Il fato e la sventura;
    Non con la vista impura
    L’infausta verità.
    Dalle mie vaghe immagini
    So ben ch’ella discorda:
    So che natura è sorda,
    Che miserar non sa.



    Che non del ben sollecita
    Fu, ma dell’esser solo:
    Purchè ci serbi al duolo,
    Or d’altro a lei non cal.
    So che pietà fra gli uomini
    Il misero non trova;
    Che lui, fuggendo, a prova
    Schernisce ogni mortal.



    Che ignora il tristo secolo
    Gl’ingegni e le virtudi;
    Che manca ai degni studi
    L’ignuda gloria ancor.
    E voi, pupille tremule,
    Voi, raggio sovrumano,
    So che splendete invano,
    Che in voi non brilla amor.



    Nessuno ignoto ed intimo
    Affetto in voi non brilla:
    Non chiude una favilla
    Quel bianco petto in se.
    Anzi d’altrui le tenere
    Cure suol porre in gioco;
    E d’un celeste foco
    Disprezzo è la mercè.



    Pur sento in me rivivere
    Gl’inganni aperti e noti;
    E de’ suoi proprii moti
    Si maraviglia il sen.
    Da te, mio cor, quest’ultimo
    Spirto, e l’ardor natio,
    Ogni conforto mio
    Solo da te mi vien.
    Mancano, il sento, all’anima
    Alta, gentile e pura,
    La sorte, la natura,
    Il mondo e la beltà.
    Ma se tu vivi, o misero,
    Se non concedi al fato,
    Non chiamerò spietato
    chi lo spirar mi dà.



    ************************


    Canto XX: La resurrección
    [Poema - Texto completo.]

    Giacomo Leopardi
    Yo imaginé que, íntegro,
    en mis años floridos
    el dulce afán faltaba
    de la primera edad;
    el afán, el ternísimo
    latir del hondo pecho,
    todo lo que en el mundo
    hace grato el vivir.

    ¡Cuántas quejas y lágrimas
    vertí en el nuevo estado,
    cuando en mi pecho frío
    hasta el dolor faltó!
    Faltó el latido sólito,
    faltó el amor incluso,
    y endurecido el pecho
    cesó de suspirar.

    Y lamenté lo exánime,
    desnudo de mi vida,
    la tierra desolada
    que el hielo recubrió;
    yermo el día; la tácita
    noche oscura más sola;
    la luna y las estrellas
    se ocultan para mí.

    Causa de aquellas lágrimas
    era el afecto antiguo:
    aun en lo hondo del pecho
    vivía el corazón.
    Pedía sus imágenes
    la fantasía exhausta,
    y la tristeza mía
    era dolor aún.

    A poco hasta aquel último
    dolor también moría,
    y ya de lamentarme
    fuí del todo incapaz.
    Postrado, loco, atónito,
    no demandé consuelo;
    el corazón, perdido,
    muerto, se abandonó.

    ¡Qué fuí! ¡Qué cambiadísimo
    está aquél que de ardores,
    de errores tan dichosos
    su alma alimentó!
    La golondrina rápida
    de mi ventana en torno
    cantando al nuevo día,
    no me causó placer,

    ni en el otoño pálido
    en solitaria aldea
    la vespertina esquila,
    el fugitivo sol.
    Brillar en vano el véspero
    vi por mudos caminos;
    en vano el triste canto
    del ruiseñor oí.

    Esos ojos dulcísimos,
    furtivos y errabundos,
    de amadores gentiles
    dulce amor inmortal,
    y esa mano que, cándida,
    se abandona en mi mano,
    disipar no pudieron
    mi penoso sopor.

    De todo goce huérfano,
    triste, mas no aturdido,
    y plácido mi estado,
    serena era mi faz.
    Hubiera ansiado el término
    de la existencia mía,
    mas muerto era el deseo
    del laso corazón.

    Como en la edad decrépita
    que avanza vil, desnuda,
    el abril conducía
    de mis años así;
    pasaron ya los plácidos
    días, corazón mío,
    que, breves y fugaces,
    el cielo me otorgó.

    ¿Quién de la grave, incólume
    paz me despierta ahora?
    ¿ Qué virtud nueva es ésta,
    ésta que siento en mí?
    Movimientos, imágenes,
    latidos, dulces yerros,
    ¿para ellos cerrado
    mi corazón está?

    ¿Sois acaso la única
    luz de la vida mía,
    los afectos perdidos
    en la edad juvenil?
    Si el cielo, o verdes márgenes,
    dondequiera que mire,
    todo, dolor me inspira,
    todo, placer me da.

    Bosques, playas, montículos
    conmigo a vivir tornan;
    con el mar y la fuente
    habla mi corazón.
    ¿Qué me torna las lágrimas
    después de tanto olvido?
    ¿Cómo el mundo aparece
    cambiado a mi mirar?

    ¿Es la esperanza, oh mísero
    corazón, que sonríe?
    ¡Ay, de esperanza el rostro
    nunca volveré a ver!
    Los engaños dulcísimos
    me dió naturaleza.
    Adormeció mis ansias
    la ingénita virtud.

    No pudieron vencérmela
    ni el hado ni las cuitas,
    ni con su vista impura
    la infausta realidad.
    Con sus dulces imágenes
    ella no está de acuerdo;
    que la natura es sorda,
    no tiene compasión.

    Que no es del bien solícita,
    mas sólo de la vida;
    sólo el dolor le importa
    e ignora lo demás.
    Sé que no encuentra el mísero
    piedad entre los hombres,
    y que, huyendo, se burla
    todo mortal de él.

    Ignora la vil época
    la virtud y el ingenio;
    que falta al digno estudio
    la inútil gloria aún.
    Vosotros, ojos trémulos,
    tú, rayo sobrehumano,
    lucís inútilmente,
    no brilláis con amor.

    Ningún ignoto e íntimo
    amor brilla en vosotros;
    no guarda una centella
    el blanco pecho en sí.
    De otros los ternísimos
    cuidados pone en juego,
    y de un fuego celeste
    desprecio es la merced.

    En mí ya siento vívido
    el conocido engaño;
    de sus propios latidos
    se asombra el corazón.
    De ti sólo esta última
    energía procede;
    viene cualquier consuelo
    solamente de ti.

    Siento que falta al ánima
    alta, gentil y pura,
    la natura, la suerte,
    el mundo y la beldad.
    Mas si tú vives, mísero,
    si no cedes al hado,
    no llames inclemente
    a aquel que te creó.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Dom 13 Ago 2023, 19:30

    XVIII


    ALLA SUA DONNA



    Cara beltà che amore
    Lunge m’inspiri o nascondendo il viso,
    Fuor se nel sonno il core
    Ombra diva mi scuoti,
    O ne’ campi ove splenda
    Più vago il giorno e di natura il riso;
    Forse tu l’innocente
    Secol beasti che dall’oro ha nome,
    Or leve intra la gente
    Anima voli? o te la sorte avara
    Ch’a noi t’asconde, agli avvenir prepara?



    Viva mirarti omai
    Nulla speme m’avanza;
    S’allor non fosse, allor che ignudo e solo
    Per novo calle a peregrina stanza
    Verrà lo spirto mio. Già sul novello
    Aprir di mia giornata incerta e bruna,
    Te viatrice in questo arido suolo
    Io mi pensai. Ma non è cosa in terra
    Che ti somigli; e s’anco pari alcuna
    Ti fosse al volto, agli atti, alla favella,
    Saria, così conforme, assai men bella.



    Fra cotanto dolore
    Quanto all’umana età propose il fato,
    Se vera e quale il mio pensier ti pinge,
    Alcun t’amasse in terra, a lui pur fora
    Questo viver beato:
    E ben chiaro vegg’io siccome ancora
    Seguir loda e virtù qual ne’ prim’anni
    L’amor tuo mi farebbe. Or non aggiunse
    Il ciel nullo conforto ai nostri affanni;
    E teco la mortal vita saria
    Simile a quella che nel cielo india.



    Per le valli, ove suona
    Del faticoso agricoltore il canto,
    Ed io seggo e mi lagno
    Del giovanile error che m’abbandona;
    E per li poggi, ov’io rimembro e piagno
    I perduti desiri, e la perduta
    Speme de’ giorni miei; di te pensando,
    A palpitar mi sveglio. E potess’io,
    Nel secol tetro e in questo aer nefando,
    L’alta specie serbar; che dell’imago,
    Poi che del ver m’è tolto, assai m’appago.



    Se dell’eterne idee
    L’una sei tu, cui di sensibil forma
    Sdegni l’eterno senno esser vestita,
    E fra caduche spoglie
    Provar gli affanni di funerea vita;
    O s’altra terra ne’ superni giri
    Fra’ mondi innumerabili t’accoglie,
    E più vaga del Sol prossima stella
    T’irraggia, e più benigno etere spiri;
    Di qua dove son gli anni infausti e brevi,
    Questo d’ignoto amante inno ricevi.



    ***************


    Canto XVIII: A su dama



    [Poema - Texto completo.]

    Giacomo Leopardi
    Cara beldad que, ausente,
    amor me inspiras, o escondiendo el rostro
    salvo que el alma ardiente
    en el sueño tu sombra no sorprenda,
    o en el campo en que esplenda
    mas claro el día y la creación más pura,
    ¿acaso el inocente Siglo de Oro
    colmaste ventura,
    y eres en esta vida alado espíritu,
    u ocultándote ahora suerte avara
    para futuras horas te prepara?

    Poder mirarte viva
    mi corazón no espera,
    sino en el día en que desnuda y sola
    por nueva ruta a peregrina esfera
    marche mi alma. En el albor primero
    de mi jornada incierta y tenebrosa,
    te imaginé viajera,
    por el árido mundo. Mas no hay cosa
    que aquí se te asemeje, y aunque alguna
    recordase tu rostro, nunca fuera
    en actos y en palabras tan hermosa.

    Entre tantos dolores
    como a la vida humana ofrece el hado,
    si verdadera y cual te pinta el alma
    te amase algún mortal, para él sería
    el vivir más preciado.
    Bien claro veo que tu amor me haría,
    cual en los verdes años, todavía
    ansiar gloria y virtud. En vano el cielo
    esquivo se mostrara a mis afanes;
    que al lado tuyo este mortal camino
    fuera un sueño divino.

    Por los valles, que escuchan
    del laborioso agricultor el canto,
    y donde me lamento mientras huye,
    el ilusorio y juvenil encanto,
    y por las cumbres, en que evoco y lloro
    los deseos sin fruto y de mi vida
    la perdida esperanza, en ti pensando
    comienzo a palpitar. ¡Ah si pudiera,
    en el ambiente tétrico y nefando
    del siglo, conservar tu imagen pura!
    ¡Ella sola endulzara mi amargura!

    Si tú de las ideas eternales,
    eres una, de aquellas que de formas
    sensibles no vistió la eterna ciencia
    ni entre caducos restos
    soportan el dolor, de la existencia,
    o si acaso en el cielo donde giras
    otra tierra te acoge entre sus mundos,
    y más bella que el sol próxima estrella
    te alumbra, y más benigno éter aspiras,
    desde aquí, donde llora aquel que vive,
    de ignoto amante la canción recibe.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Miér 16 Ago 2023, 19:35

    XXIV

    LA QUIETE DOPO LA TEMPESTA

    Passata è la tempesta:
    Odo augelli far festa, e la gallina,
    Tornata in su la via,
    Che ripete il suo verso. Ecco il sereno
    Rompe là da ponente, alla montagna;
    Sgombrasi la campagna,
    E chiaro nella valle il fiume appare.
    Ogni cor si rallegra, in ogni lato
    Risorge il romorio
    Torna il lavoro usato.
    L’artigiano a mirar l’umido cielo,
    Con l’opra in man, cantando,
    Fassi in su l’uscio; a prova
    Vien fuor la femminetta a còr dell’acqua
    Della novella piova;
    E l’erbaiuol rinnova
    Di sentiero in sentiero
    Il grido giornaliero.
    Ecco il Sol che ritorna, ecco sorride
    Per li poggi e le ville. Apre i balconi,
    Apre terrazzi e logge la famiglia:
    E, dalla via corrente, odi lontano
    Tintinnio di sonagli; il carro stride
    Del passegger che il suo cammin ripiglia.



    Si rallegra ogni core.
    Sì dolce, sì gradita
    Quand’è, com’or, la vita?
    Quando con tanto amore
    L’uomo a’ suoi studi intende?
    O torna all’opre? o cosa nova imprende?
    Quando de’ mali suoi men si ricorda?
    Piacer figlio d’affanno;
    Gioia vana, ch’è frutto
    Del passato timore, onde si scosse
    E paventò la morte
    Chi la vita abborria;
    Onde in lungo tormento,
    Fredde, tacite, smorte,
    Sudàr le genti e palpitàr, vedendo
    Mossi alle nostre offese
    Folgori, nembi e vento.



    O natura cortese,
    Son questi i doni tuoi,
    Questi i diletti sono
    Che tu porgi ai mortali. Uscir di pena
    E’ diletto fra noi.
    Pene tu spargi a larga mano; il duolo
    Spontaneo sorge: e di piacer, quel tanto
    Che per mostro e miracolo talvolta
    Nasce d’affanno, è gran guadagno. Umana
    Prole cara agli eterni! assai felice
    Se respirar ti lice
    D’alcun dolor: beata
    Se te d’ogni dolor morte risana.



    *****************


    Canto XXIV: La calma después de la tormenta

    [Poema - Texto completo.]

    Giacomo Leopardi

    Pasó ya la tormenta;
    los pájaros gorjean; la gallina
    ha tornado al camino
    y vuelve a cacarear. Sereno el cielo
    surge a Poniente, sobre la montaña;
    despéjanse los campos
    y aparece en el valle el claro río.
    Todo pecho se alegra; en todas partes
    renacen los rumores;
    el trabajo prosigue.
    A contemplar el cielo, el artesano,
    obra en mano, cantando,
    asómase a la puerta;
    sale la joven a coger el agua
    de la reciente lluvia;
    repite el verdulero
    de camino en camino
    el cotidiano grito.
    He ahí el sol que retorna y que sonríe
    por pueblos y colinas. Los balcones
    y las terrazas abre la familia ;
    en el sendero escúchase a lo lejos
    tintinear de esquilas; cruje el carro
    del viajero que sigue su camino.

    Todo pecho se alegra.
    ¿Cuándo tan dulce y grata
    es como ahora la vida?
    Con tanto amor, el hombre,
    ¿cuándo se da a su estudio,
    torna al trabajo, o nueva cosa emprende?
    ¿Cuándo se acuerda menos de sus males?
    Placer, de afanes hijo;
    vano goce, que es fruto
    del pasado temor, donde temblaba
    de espanto ante la muerte
    el que odiaba la vida;
    donde, en largo tormento,
    fría, callada y pálida,
    palpitaba la gente, contemplando
    desplomarse sobre ella
    viento, rayos y nubes.

    Naturaleza afable,
    las dádivas son éstas,
    son éstos los deleites
    que ofreces al mortal. Salir de penas
    goce es para nosotros.
    Penas derramas largamente; el duelo
    espontáneo surge, y los placeres
    que por milagro algunas veces nacen
    de los afanes, son gran suerte. ¡Humana
    prole cara a los dioses! Feliz casi
    si descansar te dejan
    de algún dolor; dichosa
    si la muerte te cura de ellos todos.







    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 19 Ago 2023, 15:45

    IL PRIMO AMORE


    Tornami a mente il dì che la battaglia
    D’amor sentii la prima volta, e dissi:
    Oimè, se quest’è amor, com’ei travaglia!



    Che gli occhi al suol tuttora intenti e fissi,
    Io mirava colei ch’a questo core
    Primiera il varco ed innocente aprissi.



    Ahi come mal mi governasti, amore!
    Perchè seco dovea sì dolce affetto
    Recar tanto desio, tanto dolore?



    E non sereno, e non intero e schietto,
    Anzi pien di travaglio e di lamento
    Al cor mi discendea tanto diletto?



    Dimmi, tenero core, or che spavento,
    Che angoscia era la tua fra quel pensiero
    Presso al qual t’era noia ogni contento?



    Quel pensier che nel dì, che lusinghiero
    Ti si offeriva nella notte, quando
    Tutto queto parea nell’emisfero:



    Tu inquieto, e felice e miserando,
    M’affaticavi in su le piume il fianco,
    Ad ogni or fortemente palpitando.



    E dove io tristo ed affannato e stanco
    Gli occhi al sonno chiudea, come per febre
    Rotto e deliro il sonno venia manco.



    Oh come viva in mezzo alle tenebre
    Sorgea la dolce imago, e gli occhi chiusi
    La contemplavan sotto alle palpebre!



    Oh come soavissimi diffusi
    Moti per l’ossa mi serpeano, oh come
    Mille nell’alma instabili, confusi



    Pensieri si volgean! qual tra le chiome
    D’antica selva zefiro scorrendo,
    Un lungo, incerto mormorar ne prome.



    E mentre io taccio, e mentre io non contendo,
    Che dicevi, o mio cor, che si partia
    Quella per che penando ivi e battendo?



    Il cuocer non più tosto io mi sentia
    Della vampa d’ amor, che il venticello
    Che l’aleggiava, volossene via.



    Senza sonno io giacea sul dì novello,
    E i destrier che dovean farmi deserto,
    Battean la zampa sotto al patrio ostello.



    Ed io timido e cheto ed inesperto,
    Ver lo balcone al buio protendea
    L’orecchio avido e l’occhio indarno aperto,



    La voce ad ascoltar, se ne dovea
    Di quelle labbra uscir, ch’ultima fosse;
    La voce, ch’altro il cielo, ahi, mi togliea.



    Quante volte plebea voce percosse
    Il dubitoso orecchio, e un gel mi prese,
    E il core in forse a palpitar si mosse!



    E poi che finalmente mi discese
    La cara voce al core, e de’ cavai
    E delle rote il romorio s’intese;



    Orbo rimaso allor, mi rannicchiai
    Palpitando nel letto e, chiusi gli occhi,
    Strinsi il cor con la mano, e sospirai.



    Poscia traendo i tremuli ginocchi
    Stupidamente per la muta stanza,
    Ch’altro sarà, dicea, che il cor mi tocchi?



    Amarissima allor la ricordanza
    Locommisi nel petto, e mi serrava
    Ad ogni voce il core, a ogni sembianza.



    E lunga doglia il sen mi ricercava,
    Com’è quando a distesa Olimpo piove
    Malinconicamente e i campi lava.



    Ned io ti conoscea, garzon di nove
    E nove Soli, in questo a pianger nato
    Quando facevi, amor, le prime prove.



    Quando in ispregio ogni piacer, nè grato
    M’era degli astri il riso, o dell’aurora
    Queta il silenzio, o il verdeggiar del prato.



    Anche di gloria amor taceami allora
    Nel petto, cui scaldar tanto solea,
    Che di beltade amor vi fea dimora.



    Nè gli occhi ai noti studi io rivolgea,
    E quelli m’apparian vani per cui
    Vano ogni altro desir creduto avea.



    Deh come mai da me sì vario fui,
    E tanto amor mi tolse un altro amore?
    Deh quanto, in verità, vani siam nui!



    Solo il mio cor piaceami, e col mio core
    In un perenne ragionar sepolto,
    Alla guardia seder del mio dolore.



    E l’occhio a terra chino o in se raccolto,
    Di riscontrarsi fuggitivo e vago
    Nè in leggiadro soffria nè in turpe volto:



    Che la illibata, la candida imago
    Turbare egli temea pinta nel seno,
    Come all’aure si turba onda di lago.



    E quel di non aver goduto appieno
    Pentimento, che l’anima ci grava,
    E il piacer che passò cangia in veleno,



    Per li fuggiti dì mi stimolava
    Tuttora il sen: che la vergogna il duro
    Suo morso in questo cor già non oprava.



    Al cielo, a voi, gentili anime, io giuro
    Che voglia non m’entrò bassa nel petto,
    Ch’arsi di foco intaminato e puro.



    Vive quel foco ancor, vive l’affetto,
    Spira nel pensier mio la bella imago,
    Da cui, se non celeste, altro diletto



    Giammai non ebbi, e sol di lei m’appago.





    *****************




    El primer amor, Canto X

    Vuelve a mi mente el día en que el combate
    sentí de amor por vez primera, y dije:
    «¡Ay de mí, si es amor, cómo acongoja! »

    Con los ojos clavados en la tierra,
    yo contemplaba a aquella que, inocente,
    mi corazón hizo vibrar primero.

    ¡Ay, amor, y cuán mal me gobernaste!
    ¿Por qué tan dulce amor debió consigo
    llevar tanto dolor, tanto deseo,

    y ni sereno, ni íntegro y sencillo,
    mas lleno de lamentos y de afanes,
    bajó a mi corazón tanto deleite?

    Y dime, tierno corazón, ¿qué espanto,
    qué angustia era la tuya al pensamiento
    junto al cual era hastío todo goce?;

    el pensamiento aquel, que, lisonjero,
    se te ofreció en la noche, cuando todo
    quieto en el hemisferio aparecía.

    Tú, infeliz venturoso e intranquilo,
    me fatigabas el costado sobre
    el lecho, fuertemente palpitando.

    Y cuando triste, exhausto y afanoso,
    yo los ojos cerraba, delirante
    como por fiebre, el sueño no acudía.

    ¡Oh, qué viva surgía en las tinieblas
    la imagen dulce, y los cerrados ojos
    la contemplaban bajo de los párpados!

    ¡Qué latidos suavísimos sentía
    recorrerme los huesos, qué confusos,
    mudables pensamientos en el alma

    alzábanse, lo mismo que en las copas
    de antigua selva el céfiro soplando
    arranca un largo y trémulo murmullo!

    Mientras callaba, sin luchar, ¿qué hiciste,
    ¡oh corazón!, cuando partía aquella
    por quien pensando y palpitando vivo?

    Me sentía quemado lentamente
    por la llama de amor, cuando la brisa
    que la avivaba se extinguió de pronto.

    El nuevo día me encontró sin sueño,
    y al corcel que debía dejarme solo
    piafar oía ante el paterno albergue.

    Y yo, tímido, quieto e inexperto,
    en el balcón oscuro, inútilmente
    aguzaba la vista y el oído

    esperando escuchar la voz que de unos
    labios debía salir por vez postrera;
    aquella voz que el cielo, ¡ay!, me vedaba.

    ¡Cuántas veces el vacilante oído
    plebeya voz hirió, y heló mis venas
    e hizo latir el corazón con fuerza!

    Y cuando al corazón bajó el acento
    de aquella voz amada, y se escucharon
    de carros y caballos los rumores,

    me quedé ciego, me encogí en el lecho
    palpitando, y, cerrados ya los ojos,
    oprimí el corazón entre mi mano.

    Luego, arrastrando las rodillas trémulas
    por la callada estancia, tontamente,
    decía: «¿Qué dolor puede ya herirme?»

    Amarguísimo entonces, el recuerdo
    se me emplazó en el pecho, y se oprimía
    a toda voz, ante cualquier semblante.

    Largo dolor mi mente iba minando,
    cual lluvia que al caer del vasto Olimpo
    melancólicamente, el campo baña.

    No sabía de ti, garzón de nueve
    y nueve soles, a llorar nacido,
    cuando en mí hiciste la primera prueba.

    Y el placer desdeñando, no me era
    grato el reír de un astro, ni el silencio
    de la aurora, ni el verdecer del prado.

    También faltaba el ansia de la gloria
    del pecho, al que inflamar tanto solía,
    pues la borró el amor por la belleza.

    Desatendí el estudio acostumbrado
    y lo creía vano, porque vano
    cualquier otro deseo imaginaba.

    ¿Cómo pude cambiar de tal manera
    y que un amor borrara otros amores?
    En verdad, ¡ay de mí!, cuán vanos somos.

    Mi corazón tan sólo me placía,
    y de un perenne razonar esclavo
    espiaba el dolor que lo embargaba.

    La vista fija en tierra o abstraída,
    insoportable me era ver un rostro
    fugitivo, ya fuese hermoso o feo,

    pues temía turbar la inmaculada,
    cándida imagen en mi mente fija,
    cual la onda del lago turba el aire.

    Y aquel no haber gozado plenamente
    —que de arrepentimiento llena mi alma
    y el placer que pasó cambia en veneno—

    en los huídos días, a mi mente
    estimula; que de verguenza el duro
    freno mi corazón ya no sujeta.

    Juro a los cielos ya las nobles almas
    que nunca un bajo anhelo entró en mi pecho,
    que ardí en un fuego inmaculado y puro.

    Vive aquel fuego aún, vive el afecto,
    alienta en mi pensar la bella imagen
    de quien, si no celestes, otros goces

    jamás tuve, y sólo ella satisface.






    Traducción de Diego Navarro





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Maria Lua
    el 13.08.23 19:30

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Mar 22 Ago 2023, 17:25

    VII


    ALLA PRIMAVERA, O DELLE FAVOLE ANTICHE



    Perchè i celesti danni
    ristori il sole, e perchè l’aure inferme
    Zefiro avvivi, onde fugata e sparta
    Delle nubi la grave ombra s’avvalla;
    Credano il petto inerme
    Gli augelli al vento, e la diurna luce
    Novo d’amor desio, nova speranza
    Ne’ penetrati boschi e fra le sciolte
    Pruine induca alle commosse belve;
    Forse alle stanche e nel dolor sepolte
    Umane menti riede
    La bella età, cui la sciagura e l’atra
    Face del ver consunse
    Innanzi tempo? Ottenebrati e spenti
    Di febo i raggi al misero non sono
    In sempiterno? ed anco,
    Primavera odorata, inspiri e tenti
    Questo gelido cor, questo ch’amara
    Nel fior degli anni suoi vecchiezza impara?



    Vivi tu, vivi, o santa
    Natura? vivi e il dissueto orecchio
    Della materna voce il suono accoglie?
    Già di candide ninfe i rivi albergo,
    Placido albergo e specchio
    Furo i liquidi fonti. Arcane danze
    D’immortal piede i ruinosi gioghi
    Scossero e l’ardue selve (oggi romito
    Nido de’ venti): e il pastorel ch’all’ombre
    Meridiane incerte ed al fiorito
    Margo adducea de’ fiumi
    Le sitibonde agnelle, arguto carme
    Sonar d’agresti Pani
    Udì lungo le ripe; e tremar l’onda
    Vide, e stupì, che non palese al guardo
    La faretrata Diva
    Scendea ne’ caldi flutti, e dall’immonda
    Polve tergea della sanguigna caccia
    Il niveo lato e le verginee braccia.



    Vissero i fiori e l’erbe,
    Vissero i boschi un dì. Conscie le molli
    Aure, le nubi e la titania lampa
    Fur dell’umana gente, allor che ignuda
    Te per le piagge e i colli,
    Ciprigna luce, alla deserta notte
    Con gli occhi intenti il viator seguendo,
    Te compagna alla via, te de’ mortali
    Pensosa immaginò. Che se gl’impuri
    Cittadini consorzi e le fatali
    Ire fuggendo e l’onte,
    Gl’ispidi tronchi al petto altri nell’ime
    Selve remoto accolse,
    Viva fiamma agitar l’esangui vene,
    Spirar le foglie, e palpitar segreta
    Nel doloroso amplesso
    Dafne o la mesta Filli, o di Climene
    Pianger credè la sconsolata prole
    Quel che sommerse in Eridano il sole.



    Nè dell’umano affanno,
    Rigide balze, i luttuosi accenti
    Voi negletti ferìr mentre le vostre
    Paurose latebre Eco solinga,
    Non vano error de’ venti,
    Ma di ninfa abitò misero spirto,
    Cui grave amor, cui duro fato escluse
    Delle tenere membra. Ella per grotte,
    Per nudi scogli e desolati alberghi,
    Le non ignote ambasce e l’alte e rotte
    Nostre querele al curvo
    Etra insegnava. E te d’umani eventi
    Disse la fama esperto,
    Musico augel che tra chiomato bosco
    Or vieni il rinascente anno cantando,
    E lamentar nell’alto
    Ozio de’ campi, all’aer muto e fosco,
    Antichi danni e scellerato scorno,
    E d’ira e di pietà pallido il giorno.



    Ma non cognato al nostro
    Il gener tuo; quelle tue varie note
    Dolor non forma, e te di colpa ignudo,
    Men caro assai la bruna valle asconde.
    Ahi ahi, poscia che vote
    Son le stanze d’Olimpo, e cieco il tuono
    Per l’atre nubi e le montagne errando,
    Gl’iniqui petti e gl’innocenti a paro
    In freddo orror dissolve; e poi ch’estrano
    Il suol nativo, e di sua prole ignaro
    Le meste anime educa;
    Tu le cure infelici e i fati indegni
    Tu de’ mortali ascolta,
    Vaga natura, e la favilla antica
    Rendi allo spirto mio; se tu pur vivi,
    E se de’ nostri affanni
    Cosa veruna in ciel, se nell’aprica
    Terra s’alberga o nell’equoreo seno,
    Pietosa no, ma spettatrice almeno.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Maria Lua Dom 27 Ago 2023, 16:52

    III

    AD ANGELO MAI, QUAND’EBBE TROVATO I LIBRI DI CICERONE DELLA REPUBBLICA


    Italo ardito, a che giammai non posi
    Di svegliar dalle tombe
    I nostri padri? ed a parlar gli meni
    A questo secol morto, al quale incombe
    Tanta nebbia di tedio? E come or vieni
    Sì forte a’ nostri orecchi e sì frequente,
    Voce antica de’ nostri,
    Muta sì lunga etade? e perchè tanti
    Risorgimenti? In un balen feconde
    Venner le carte; alla stagion presente
    I polverosi chiostri
    Serbaro occulti i generosi e santi
    Detti degli avi. E che valor t’infonde,
    Italo egregio, il fato? O con l’umano
    Valor forse contrasta il fato invano?



    Certo senza de’ numi alto consiglio
    Non è ch’ove più lento
    E grave è il nostro disperato obblio,
    A percoter ne rieda ogni momento
    Novo grido de’ padri. Ancora è pio
    Dunque all’Italia il cielo; anco si cura
    Di noi qualche immortale:
    Ch’essendo questa o nessun’altra poi
    L’ora da ripor mano alla virtude
    Rugginosa dell’itala natura,
    Veggiam che tanto e tale
    E’ il clamor de’ sepolti, e che gli eroi
    Dimenticati il suol quasi dischiude,
    A ricercar s’a questa età sì tarda
    Anco ti giovi, o patria, esser codarda.



    Di noi serbate, o gloriosi, ancora
    Qualche speranza? in tutto
    Non siam periti? A voi forse il futuro
    Conoscer non si toglie. Io son distrutto
    Nè schermo alcuno ho dal dolor, che scuro
    M’è l’avvenire, e tutto quanto io scerno
    E’ tal che sogno e fola
    Fa parer la speranza. Anime prodi
    Ai tetti vostri inonorata, immonda
    Plebe successe; al vostro sangue è scherno
    E d’opra e di parola
    Ogni valor; di vostre eterne lodi
    Nè rossor più nè invidia; ozio circonda
    I monumenti vostri; e di viltade
    Siam fatti esempio alla futura etade.



    Bennato ingegno, or quando altrui non cale
    De’ nostri alti parenti,
    A te ne caglia, a te cui fato aspira
    Benigno sì che per tua man presenti
    Paion que’ giorni allor che dalla dira
    Obblivione antica ergean la chioma,
    Con gli studi sepolti,
    I vetusti divini, a cui natura
    Parlò senza svelarsi, onde i riposi
    Magnanimi allegràr d’Atene e Roma.
    Oh tempi, oh tempi avvolti
    In sonno eterno! Allora anco immatura
    La ruina d’Italia, anco sdegnosi
    Eravam d’ozio turpe, e l’aura a volo
    Più faville rapia da questo suolo.



    Eran calde le tue ceneri sante,
    Non domito nemico
    Della fortuna, al cui sdegno e dolore
    Fu più l’averno che la terra amico.
    L’averno: e qual non è parte migliore
    Di questa nostra? E le tue dolci corde
    Sussurravano ancora
    Dal tocco di tua destra, o sfortunato
    Amante. Ahi dal dolor comincia e nasce
    L’italo canto. E pur men grava e morde
    Il mal che n’addolora
    Del tedio che n’affoga. Oh te beato,
    A cui fu vita il pianto! A noi le fasce
    Cinse il fastidio; a noi presso la culla
    Immoto siede, e su la tomba, il nulla.



    Ma tua vita era allor con gli astri e il mare,
    Ligure ardita prole,
    Quand’oltre alle colonne, ed oltre ai liti
    Cui strider l’onde all’attuffar del sole
    Parve udir su la sera, agl’infiniti
    Flutti commesso, ritrovasti il raggio
    Del Sol caduto, e il giorno
    Che nasce allor ch’ai nostri è giunto al fondo;
    E rotto di natura ogni contrasto,
    Ignota immensa terra al tuo viaggio
    Fu gloria, e del ritorno
    Ai rischi. Ahi ahi, ma conosciuto il mondo
    Non cresce, anzi si scema, e assai più vasto
    L’etra sonante e l’alma terra e il mare
    Al fanciullin, che non al saggio, appare.



    Nostri sogni leggiadri ove son giti
    Dell’ignoto ricetto
    D’ignoti abitatori, o del diurno
    Degli astri albergo, e del rimoto letto
    Della giovane Aurora, e del notturno
    Occulto sonno del maggior pianeta?
    Ecco svaniro a un punto,
    E figurato è il mondo in breve carta;
    Ecco tutto è simile, e discoprendo,
    Solo il nulla s’accresce. A noi ti vieta
    Il vero appena è giunto,
    O caro immaginar; da te s’apparta
    Nostra mente in eterno; allo stupendo
    Poter tuo primo ne sottraggon gli anni;
    E il conforto perì de’ nostri affanni.



    Nascevi ai dolci sogni intanto, e il primo
    Sole splendeati in vista,
    Cantor vago dell’arme e degli amori,
    Che in età della nostra assai men trista
    Empièr la vita di felici errori:
    Nova speme d’Italia. O torri, o celle,
    O donne, o cavalieri,
    O giardini, o palagi! a voi pensando,
    In mille vane amenità si perde
    La mente mia. Di vanità, di belle
    Fole e strani pensieri
    Si componea l’umana vita: in bando
    Li cacciammo: or che resta? or poi che il verde
    E’ spogliato alle cose? Il certo e solo
    Veder che tutto è vano altro che il duolo.



    O Torquato, o Torquato, a noi l’eccelsa
    Tua mente allora, il pianto
    A te, non altro, preparava il cielo.
    Oh misero Torquato! il dolce canto
    Non valse a consolarti o a sciorre il gelo
    Onde l’alma t’avean, ch’era sì calda,
    Cinta l’odio e l’immondo
    Livor privato e de’ tiranni. Amore,
    Amor, di nostra vita ultimo inganno,
    T’abbandonava. Ombra reale e salda
    Ti parve il nulla, e il mondo
    Inabitata piaggia. Al tardo onore
    Non sorser gli occhi tuoi; mercè, non danno,
    L’ora estrema ti fu. Morte domanda
    Chi nostro mal conobbe, e non ghirlanda.



    Torna torna fra noi, sorgi dal muto
    E sconsolato avello,
    Se d’angoscia sei vago, o miserando
    Esemplo di sciagura. Assai da quello
    Che ti parve sì mesto e sì nefando,
    E’ peggiorato il viver nostro. O caro,
    Chi ti compiangeria,
    Se, fuor che di se stesso, altri non cura?
    Chi stolto non direbbe il tuo mortale
    Affanno anche oggidì, se il grande e il raro
    Ha nome di follia;
    Nè livor più, ma ben di lui più dura
    La noncuranza avviene ai sommi? o quale,
    Se più de’ carmi, il computar s’ascolta,
    Ti appresterebbe il lauro un’altra volta?



    Da te fino a quest’ora uom non è sorto,
    O sventurato ingegno,
    Pari all’italo nome, altro ch’un solo,
    Solo di sua codarda etate indegno
    Allobrogo feroce, a cui dal polo
    Maschia virtù, non già da questa mia
    Stanca ed arida terra,
    Venne nel petto; onde privato, inerme,
    (Memorando ardimento) in su la scena
    Mosse guerra a’ tiranni: almen si dia
    Questa misera guerra
    E questo vano campo all’ire inferme
    Del mondo. Ei primo e sol dentro all’arena
    Scese, e nullo il seguì, che l’ozio e il brutto
    Silenzio or preme ai nostri innanzi a tutto.



    Disdegnando e fremendo, immacolata
    Trasse la vita intera,
    E morte lo scampò dal veder peggio.
    Vittorio mio, questa per te non era
    Età nè suolo. Altri anni ed altro seggio
    Conviene agli alti ingegni. Or di riposo
    Paghi viviamo, e scorti
    Da mediocrità: sceso il sapiente
    E salita è la turba a un sol confine,
    Che il mondo agguaglia. O scopritor famoso,
    Segui; risveglia i morti,
    Poi che dormono i vivi; arma le spente
    Lingue de’ prischi eroi; tanto che in fine
    Questo secol di fango o vita agogni
    E sorga ad atti illustri, o si vergogni.







    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Amalia Lateano
    Amalia Lateano


    Cantidad de envíos : 3852
    Fecha de inscripción : 29/04/2022

    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Amalia Lateano Lun 16 Oct 2023, 20:59

    Es un poco nuestro lumen!!

    Contenido patrocinado


    Giacomo Leopardi (1798-1832) - Página 2 Empty Re: Giacomo Leopardi (1798-1832)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun 24 Jun 2024, 01:13