Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 722016 mensajes en 37290 argumentos.

Tenemos 1299 miembros registrados.

El último usuario registrado es Raquelal Al.

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 22 usuarios en línea: 6 Registrados, 0 Ocultos y 16 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Carlos Justino Caballero, Catalina de Alvarado, José Antonio Carmona, Maria Lua, Raquelal Al, Simon Abadia


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar 16 Mayo 2017, 23:10.

Febrero 2018

LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728    

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

“Las lecciones de esgrima de Caballero Bonald” por J.A. Masoliver Ródenas

Comparte
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 26404
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 70
Localización : Barcelona

“Las lecciones de esgrima de Caballero Bonald” por J.A. Masoliver Ródenas

Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 22 Jul 2017, 15:29

“Las lecciones de esgrima de Caballero Bonald” por J.A. Masoliver Ródenas (crítica literaria al libro “Examen de ingenios” de José Manuel Caballero Bonald, Seix Barral) (La Vanguardia, Libros, 22-07-2019)

El premio Cervantes reúne en este ensayo un centenar de semblanzas de autores y artistas a los que conoció personalmente, abarcando cinco generaciones distintas para elaborar una relectura libre y personalizada de las figuras más relevantes del escenario cultural del siglo XX.

José Manuel Caballero Bonald nació en Jerez de la Frontera en 1926 (no, no hay error en la fecha). Estudió Filosofía y Letras, astronáutica y astronomía. Profesor en la Universidad Nacional Católica de Bogotá, este hijo de cubano mostró desde muy joven un interés por Hispanoamérica en una época en la que, por ejemplo, no había cátedra de literatura latinoamericana en la Universidad de Barcelona y los interesados por sus escritores, Joaquín Marco a la cabeza, éramos la excepción. Motivos había pues para afirmar, como lo ha hecho él repetidas veces, que “si fuera joven, ya habría puesto tierra por medio”, que es lo que hice yo y lo que, perdida para siempre la juventud, volvería a hacer.

Caballero Bonald merece el mismo respeto como poeta que como narrador y como ensayista. En 1952 publicó su primer libro de poemas, Las adivinaciones, y el que más le ha satisfecho es Entreguerras (2012), autobiografía en verso. Como novelista cabe destacar Dos días de septiembre, ganadora del prestigioso Biblioteca Breve de Novela, 1961; la profética Ágata ojo de gato (1974), sobre las amenazas al Coto de Doñana a través de tres generaciones de una familia: y, reeditada hace unos meses por la editorial Navona, Todas las noches oyeron pasar pájaros (1981), una radiografía de la sociedad española durante la transición que toma el título de un pasaje del diario de Colón poco antes del descubrimiento de América. Sus dos libros de memorias están reunidos en La novela de la memoria (2010). Reconocido flamencólogo, es autor de Luces y sombras del famenco (1975) y ha escrito asimismo un Breviario del vino (1980). Ha sido siempre fiel a su Andalucía, a la que ha regresado tras una vida de continuos desplazamientos.

Examen de ingenios está llamada a ser una de las obras canónicas del autor, especialmente recomendable para los que ejercemos el oficio de la crítica, pero dirigida a un público mucho más amplio. Conviene destacar la seductora riqueza léxica que aspira a la precisión sin olvidar nunca el estilo; la percepción; la precisión crítica siempre elegante y que no cae nunca en el exhibicionismo sino que busca el equilibrio; la objetividad, con una serenidad que el lector agradece en este país de estridencias. Se trata de 103 perfiles de escritores españoles e hispanoamericanos a los que él ha conocido personalmente. Algunos aparecieron en el ya mencionado La novela de la memoria o en los artículos reunidos en Oficio de lector (2013). El marco temporal va de la generación del 98 a la del 50, es decir, a la suya. El libro se abre con Azorín, donde vemos ya al feliz retratista, perceptivo y lleno de una especial gracia y originalidad, sin deformar nunca el personaje. Retratos físicos o piscológicos, con abundantes referencias -muchas de ellas críticas- al carácter. En su voluntad desmitificadora, Américo Castro resultaba demasiado taxativo; de Eugenio D’Ors señala “esos grandilocuentes, egolátricos, ceremoniosos menesteres de crítico de arte”; a pesar de lo que le admira como escritor, “soy de los que hubiesen preferido no tratar personalmente a Borges”; en Pla “podía escandalizar esa conducta deliberadamente grosera” y su aspecto “sugería el del avaro que de pronto alardea de derrochador o el del cosmopolita que no ha salido del  casino de su pueblo”. Y en su ambición por mantener la objetividad, reconoce que “es posible que siga cometiendo la flagrante injusticia de valorar a un escritor según su conducta”. Si roza la caricatura, es porque los personajes se prestan a ello. Y puede criticar a la persona por ambiciosa, grosera o grotesca pero al mismo tiempo elogiar abiertamente su obra.

La aportación más interesante de Examen de ingenios es la independencia de juicio, que sería injusto considerar como exceso de rigor. Caballero Bonald hace una relectura libre de prejuicios de los escritores aparentemente indiscutibles, guiado por el oficio, la honestidad, el afán de verdad y exactitud. Para él a Baroja, a León Felipe, a D’Ors o a Nicolás Guillén el tiempo se les ha echado encima. En muchos autores señala lo más acertado y lo más débil. Puede ser demoledor, como lo es con Leopoldo Panero y especialmente con sus hijos y con su esposa, Felicidad Blanc, “una señorita anclada en la cursilería capitalina de preguerra, agobiada de dengues”, como yo mismo pude comprobar. Tampoco sale bien parado cela, aunque elogia parte de su obra. Es incisivo con Josep Maria Castellet. Señala los puntos débiles de Vargas Llosa y hay una espléndida reivindicación de Antonio Gamoneda, “con una concepción de la poesía que era la que yo trataba de asimilar, y hacía ya años, acaso desde Valente o Barral, que no veía canalizada en ningún otro ejemplo”.Y si es incisivo con la personalidad de Barral, lo considera “uno de mis poetas preferidos”.

Estamos ante un libro apasionante, ágil, para muchos polémico sin que haya afán de polémica, capaz de correr todos los riesgos en su aniquilación de los lugares comunes.

J.A. Masoliver Ródenas

Algunos retratos de Examen de ingenios, de José Manuel Caballero Bonald:

AZORÍN (1873-1927) “Casi despojado de volumen, con furtiva actitud del que teme ser interceptado en el camino que conduce a la inmortalidad, ya transferido prácticamente al estado de momia andariega. Daba la impresión de que iba perdiendo peso a medida que se te acercaba”.

DÁMASO ALONSO (1898-1990) “Era algo rechoncho y la alopecia debía ser como el corolario juvenil del estudioso. No es disparatado suponer que había nacido calvo y que se valió de las gafas al mismo tiempo que del sonajero”.

FELICIDAD BLANC (1913-1990) “Fue una señorita anclada en la cursilería capitalina de preguerra, agobiada de dengues y a la que desquició de manera notoria lo que se le vino encima. Sus maneras elegantes no la absolvieron de ser teatralmente lánguida y algo relamida”.

JOSEP MARIA CASTELLET (1926-2014) “Era un conversador brillante, de repente fogoso, y adoptaba de improviso posturas oratorias más bien inoportunas. Su estatura parecía directamente proporcional a su altura de miras y tenía el perfil monetario de un barcelonés del Eixample”.

ERNESTO CARDENAL (1925)  “Su aireada vida de novicio trapense o de cura en funciones de guerrillero es ambigua o, al menos,está lastrada de una equívoca literatura donde ni la euforia ni la egolatría se ausentaron. Cardenal de joven también quiso ser escultor, pero se quedó en su propio busto”.

JOSEP PLA (1897-1983) “Trataba de enmascarar algún excedente etílico que había viajado con él desde Palafrugell. Hablaba un castellano farfullado, punteado de catalán, mientras componía una sonrisita de aire ladino y mantenía entre los labios un cigarro manchado de saliva amarilla”.


.

avatar
F. Enrique

Cantidad de envíos : 1665
Fecha de inscripción : 14/11/2012
Edad : 58
Localización : Ceuta

Re: “Las lecciones de esgrima de Caballero Bonald” por J.A. Masoliver Ródenas

Mensaje por F. Enrique el Lun 25 Dic 2017, 17:30

Verdaderamente interesante el artículo, Pedro. Caballero Bonald no cuenta con la popularidad de otros grandes poetas andaluces pero cómo yo digo cuando se me pregunta por él; lo escrito escrito está. No están los tiempos para aclamar a los héroes, ni siquiera para resucitar a los monstruos. Te dejo unos poemas del poeta jerezano que han tenido que atravesar con dignidad, inspiración y oficio estos mares destemplados y estancados en la niebla en los que hoy se mueve la poesía.




Apócrifo de la antología palatina


Súbita boca que hasta mí llegó
en el lento transcurso de la noche,
dócil de pronto y de improviso
rezumante de furia,
                                       ¿quién
activó su olímpica
ansiedad, esparciendo
un delicado zumo de estupor
entre las ingles de los semidioses?

Oh derredor opaco
del recuerdo que suple lo vivido,
cuando quien esto escribe
amaba impunemente no en el templo
de Afrodita en Corinto
sino en la clandestina alcoba bética
donde oficiaba de suprema hetaira
la gran madre de héroes, fugitiva
del Hades y ayer mismo
vendida como esclava
en el impío puerto de Algeciras.

Defectuosa formación del plural
                                                              Disfraz, persona unitiva
                                                                                    Lezama Lima
Cuántos días baldíos
haciéndome pasar por lo que soy.
Máscara sin memoria, líbrame
de parecerme a  aquel que me suplanta.
Uno solo será mi semejante.

Desencuentro


Esquiva como la noche,
como la mano que te entorpecía,
como la trémula succión
insuficiente de la carne;
esquiva y veloz como la hoja
ensangrentada de un cuchillo,
como los filos de la nieve, como el esperma
que decora el embozo de las sábanas,
como la congoja de un niño
que se esconde para llorar.

Tratas de no saber y sabes
que ya está todo maniatado,
                                            allí
donde pernocta el irascible
lastre del desamor, sombra
partida por olvidos, desdenes,
llave que ya no abre ningún sueño:

La ausencia se aproxima
en sentido contrario al de la espera.

Espera

Y tú me dices
que tienes los pechos vencidos de esperarme,
que te duelen los ojos de tenerlos vacíos de mi cuerpo,
que has perdido hasta el tacto de tus manos
de palpar esta ausencia por el aire,
que olvidas el tamaño caliente de mi boca.

Y tú me lo dices que sabes
que me hice sangre en las palabras de repetir tu nombre,
de golpear mis labios con la sed de tenerte,
de darle a mi memoria, registrándola a ciegas,
una nueva manera de rescatarte en besos
desde la ausencia en la que tú me gritas
que me estás esperando.

Y tú me lo dices que estás tan hecha
a este deshabitado ocio de mi carne
que apenas sí tu sombra se delata,
que apenas sí eres cierta
en esta oscuridad que la distancia pone
entre tu cuerpo y el mío.

Fábula

Nunca serás ya el mismo que una vez
convivió con los dioses.
                                                    Tiempo
de benévolas puertas entornadas,
de hospitalarios cuerpos, de excitantes
travesías fluviales y de fabulaciones.

                                 Tiempo magnánimo
compartido también con semidioses
errabundos y hombres de mar que alardeaban
del decoro taimado de los héroes.

Qué ha quedado, oh Ulises, de esta vida.

La historia es indulgente, merecidas las dádivas.
Los dioses son ya pocos y penúltimos.
Justos y pecadores intercambian sus sueños.

Un abrazo, Pedro, te felicito por el buen gusto de reivindicar a un grandísimo olvidado de nuestro absurdo ritmo de vida.
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 26404
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 70
Localización : Barcelona

Re: “Las lecciones de esgrima de Caballero Bonald” por J.A. Masoliver Ródenas

Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 27 Dic 2017, 11:33

Gracias, Enrique. Me pareció interesante traer este artículo de crítica literaria de J.A. Masoliver Ródenas a la obra de Caballero Bonald, por la importancia de éste y también por los comentarios de Caballero Bonald sobre otros poetas que conoció, que recoje. Caballero Bonald es un literato de fuste, que ha estado durante muchos años compartiendo cenáculo con lo más granado de la poesía española -fue secretario de Camilo José Cela durante muchos años- por eso sus opiniones me parecen del mayor interés.

Si lo deseas -y tienes tiempo- puedes abrirle un tema a José Manuel Caballero Bonald en el subforo JOSÉ ALCOLEA (dedicado a grandes poetas vivos). Con ello fomentarás su lectura, que, como indicas, bien se lo merece.

Un abrazo.
Pedro


Contenido patrocinado

Re: “Las lecciones de esgrima de Caballero Bonald” por J.A. Masoliver Ródenas

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb 24 Feb 2018, 22:44