Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 984779 mensajes en 45510 argumentos.

Tenemos 1526 miembros registrados

El último usuario registrado es Jose Antonio Taboada

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 59 usuarios en línea: 4 Registrados, 1 Ocultos y 54 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

clara_fuente, javier eguílaz, Maria Lua, Pascual Lopez Sanchez


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Enero 2023

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty

5 participantes

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Jue 05 Ene 2023, 19:15

PERRO DE SATANAS


Cuando un Turcomano posee un perro pastor, éste se instala en el umbral
de su tienda. Los hijos de la familia le tiran de la cola y lo hacen
rabiar, pero a él le trae sin cuidado. Pero si, por casualidad, viene
pasar un extraño, se transforma de repente en un temible león. Es como la
rosa para sus amigos y como la espina para sus enemigos. El Turcomano es
quien le da su comida y por esta razón el perro le es fiel y lo guarda.
También este perro de Satanás ha sido creado por Dios y hay una sabiduría
oculta en esto. La comida que recibe es el sudor del pueblo que corre tras
los bienes de este mundo. Satanás, igual que un perro, sacrificaría su vida
en el umbral de la casa de su dueño. ¡Oh, perro de Satanás! ¡Cada vez que
el pueblo da un paso, somételo a prueba! Pues todos, buenos o malos, se
dirigen hacia ese umbral. ¿Por qué se dice: "¡Me refugio en Dios!", sino
porque el perro viene a atacarnos? ¡Oh, Turcomano! ¡Llama a tu perro para
despejarme el camino! ¡Sé generoso conmigo!

Si el propietario no puede hacerse obedecer por su perro, no hay
esperanza alguna en recurrir a su generosidad. Si es incapaz de dominar a
su perro en su propia tienda de campaña, desgraciado él y sus visitantes,
porque el perro los asustará a ambos. Pero, gracias a Dios, cuando el
Turcomano lanza un grito, incluso los leones sudan sangre, ¡tanto es el
miedo que sienten! ¡Oh, tú que pretendes ser el león de Dios! ¿Cómo te
atreves a decir que cazas cuando, desde hace años, eres impotente ante un
perro? Demasiado evidente es que, en este asunto, tú eres la pieza de caza.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Jue 05 Ene 2023, 19:16

RABANOS



Un día un ladrón dijo a uno de los soldados del sultán: "¡Todo lo que he
hecho ha sido querido por Dios! -Lo mismo me pasa a mí," replicó el
soldado. Si alguien roba rábanos de un puesto de venta e intenta
disculparse diciendo: "¡Es Dios quien lo ha querido!", dale un puñetazo en
la cabeza y vuelve a poner los rábanos en su sitio, pues también eso es la
voluntad de Dios.
¡Oh, idiota! Sabes bien que ningún tendero aceptará ese pretexto. ¿Cómo,
entonces, puedes contar con El? ¡Oh, ignorante! Al persistir en este error,
arruinas tu sangre y tus bienes. Si tal argumento pudiese servir, entonces
cualquiera podría arrancarte el bigote con esa excusa.
También yo estoy lleno de deseos, pero el temor de Dios ata mis manos y
mis brazos.
Cuando se trata de satisfacer tu ego, tienes como la voluntad de veinte
personas. ¡Y, para lo demás, invocas la voluntad de Dios!




[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


81


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Vie 06 Ene 2023, 18:53

EL ARBOL FRUTAL


Un hombre había subido a un árbol frutal y sacudía sus ramas para hacer
caer la fruta. Llegó de pronto el propietario y lo apostrofó:
"¿No te da vergüenza ante Dios?
-¿Qué hay de vergonzoso?, replicó el hombre. Si un servidor de Dios come
el fruto de los favores de Dios en el huerto de Dios, ¿en qué es
reprensible?"
El propietario dijo entonces a sus servidores:
"¡Traed una cuerda para que reciba la respuesta que merece!"
Lo hizo atar a un árbol y después lo azotó en los muslos y la espalda. El
hombre se puso a gritar:
"¡Deberías avergonzarte ante Dios de maltratar a un inocente como yo!"
Pero el propietario respondió:

"Si un servidor de Dios golpea con el bastón de Dios a otro servidor de
Dios, ¿qué mal ves en ello? El bastón le pertenece, tus muslos y tu espalda
le pertenecen. En cuanto a mí, ¡yo no soy más que una herramienta en sus
manos!"
Entonces dijo el ladrón:
"¡Me arrepiento! ¡Me arrepiento! Dices verdad: ¡La voluntad existe en
mí!"


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Vie 06 Ene 2023, 18:54

EL POBRE



Un pobre lleno de insolencia vio pasar un día a unos esclavos ricamente
vestidos con trajes de seda y cinturones dorados. Alzó los ojos al cielo y
dijo:
"¡Oh Señor mío! ¡Esa gente está bien cuidada por su amo! De ese modo es
como deberías obrar conmigo, que soy tu esclavo."
En efecto, este hombre llevaba el traje hecho jirones, tenía hambre y
temblaba de frío. Ese estado era la razón de su insolencia. Era un íntimo
de Dios y reconocía sus favores.
Si los cortesanos pueden permitirse ser insolentes con el sultán, no te
creas autorizado para hacer lo mismo, pues tú no tienes la misma intimidad
con el dueño. Deseas un cinturón dorado, pero Dios te ha dado algo mejor
que eso: una cintura para recibir ese cinturón. Quieres una corona, pero
¿no te ha dado Dios una cabeza?
Ahora bien, un día sucedió que el propietario de los esclavos fue acusado
por el sultán de una falta grave. Sus esclavos fueron encarcelados y
torturados para que confesasen el lugar en que se encontraba el tesoro de
su amo. Los maltrataron así durante un mes pero, por fidelidad hacia su
amo, ninguno de ellos reveló el secreto. Un buen día, el pobre del que
hablábamos recibió en un sueño un mensaje que le decía:
"¡Tú puedes ir a aprender junto a esos esclavos cómo se comporta un
verdadero servidor!"


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Vie 06 Ene 2023, 18:55

LEILA


Unos ignorantes dijeron un día a Mediún:
"¡Leila no es tan hermosa! En nuestra ciudad hay millares de mujeres que
la superan en belleza y en refinamiento."
Mediún respondió:
"La apariencia es una cántara. La belleza es el vino. Dios me ofrece vino
bajo esta apariencia. A vosotros os ofrece vinagre en la misma cántara para
que abandonéis el amor de las apariencias. La mano de Dios dispensa el
veneno y la miel en la misma cántara. La cántara es muy visible, pero, para
los ciegos, el vino no existe."



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


82


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 09 Ene 2023, 08:48

PELOS


Había un predicador de gran elocuencia. Ni hombres ni mujeres se cansaban
de escucharlo. Un día, un hombre llamado Diuhá con la cara velada, se
mezcló con las mujeres. Alguien preguntó al predicador:
"¿Se anula el valor de las plegarias si se omite afeitarse el pubis?"
El predicador respondió
"Si los pelos son demasiado largos, queda manchada la plegaria y vale más
afeitarlo para que vuestras plegarias sean puras."
Una mujer preguntó entonces:
"¿Cuál es la longitud autorizada?
-Si los pelos sobrepasan la longitud de un grano de cebada, dijo el
predicador, entonces hay que afeitarlos."
Entonces Diuhá se dirigió a su vecina y le dijo:
"¡Oh, hermana mía! ¿Quieres tener la amabilidad de poner la mano en mi
pubis para verificar si mis pelos son demasiado largos y manchan así mis
plegarias?"
Cuando la mujer hubo puesto su mano bajo su túnica, tocó su miembro y
lanzó un gran grito:
"¡Mis palabras han tocado su corazón! dijo el predicador.
-¡No! exclamó Diuhá, su corazón no ha sido tocado. Sólo sus manos. ¿Qué
habría sido si le hubieses tocado el corazón?"
Los niños gritan para obtener nueces y uva. Pero, para el corazón, las
nueces y la uva carecen de valor. Toda persona velada es como un niño. Si
la nobleza de la virilidad residiera en los testículos o la barba, entonces
más valdría buscarla en los machos cabríos. Ellos conducen a los carneros,
pero es para llevarlos al matadero. Tieñen mucho cuidado con su barba y
proclaman con orgullo: "¡Yo soy el que conduce a los inocentes!"
¡Toma el camino de la fidelidad y no te ocupes de tus pelos!


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 09 Ene 2023, 08:48

EL FUEGO DEL AMOR


En la época de Beyazid Bestami, un musulmán exhortó un día a un infiel a
que se convirtiera. Le dijo:
"¿Porqué no reunirte con el rebaño de los que logran su salvación
descubriendo la luz del Islam?"
El otro respondió:
"Si es de la fe del sheij Beyazid de la que hablas, no tendré ciertamente
fuerza para resistirme. Estoy lejos de la religión y de la fe, pero las
respeto. Mi boca está cerrada con un sello, pero me adhiero secretamente a
su fe. Si la fe de la que hablas es la vuestra, no tengo ningún deseo de
compartirla. Pues cualquiera que es atraído por la fe pierde
inevitablemente su interés por ella al veros. De vuestra fe sólo queda el
nombre. Es como si llamaseis a la gente a buscar asilo en el desierto. En
contacto con vosotros, el fuego del amor a la fe se apaga."


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 09 Ene 2023, 08:49

ALMUEDANO


Había una vez un almuédano cuya voz era muy estridente. Tenía como tarea
llamar a los fieles a la oración pero, cada vez que empezaba a cantar, le
decían:
"¡Por piedad! ¡Detente, pues tu canto no hace sino aumentar nuestras
divergencias!"
Un día, un infiel llegó con unas vestiduras de seda, una vela y dulces,
así como toda clase de presentes y pidió ver al almuédano.
"¡Su voz es tan hermosa, dijo, que proporciona descanso al espíritu!"
Los demás dijeron entonces:
"¿Cómo puede proporcionar descanso una voz semejante?

El hombre respondió:
"Tengo una hija que es muy hermosa. Ahora bien, un día tuvo la tentación
de abrazar la fe. Intenté disuadirla de ello, pero en vano. Esta pasión por
la fe la poseía tan fuertemente que mi pena aumentaba de día en día. Nada
logró hacerla cambiar de idea, salvo el canto del almuédano pues, al oírlo,
mi hija exclamó: "¡Qué voz! ¡Mis oídos están aterrados! ¡En toda mi vida no
he oído un canto peor!" Su hermana le dijo entonces que era la llamada a
los fieles para la oración. Ella no quiso creerlo y se informó por todos
lados. Cuando quedó convencida de que era exacto, el amor por la fe se
enfrió en su corazón. Mis temores se disiparon y recobré el sueño.
Encontré, pues, el descanso, gracias a esta voz y traigo estos regalos al
almuédano como muestra de agradecimiento!"
Lo llevaron ante el almuédano y le dijo:
"¡Acepta estos regalos pues, gracias a ti, he encontrado el descanso!
¡Soy tu servidor!"
Así es como vuestra fe, llena de mentiras, es un obstáculo en el camino.
Sucede con todo eso como con aquellas dos mujeres que, al ver a dos asnos
copular en un prado, se dijeron:
"¡Eso sí que es realmente virilidad! Si eso es amor, entonces ¡qué poca
cosa son nuestros maridos!"


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 09 Ene 2023, 08:50

EL GATO Y LA CARNE


Un hombre tenía una mujer de carácter desabrido, sucia y mentirosa, que
derrochaba todo lo que su marido traía a la casa. Un día, este hombre, que
era muy pobre, compró carne para obsequiar a sus invitados. Pero la mujer
se la comió a escondidas, rociándola con un poco de vino. En el momento de
la comida, el hombre le dijo:
"¡Los invitados están aquí! ¿Dónde está la carne y el pan? ¡Sirve a mis
invitados!
-El gato se ha comido toda la carne, respondió la mujer. ¡Vuelve a
comprar, si quieres!"
El hombre tomó entonces al gato y lo pesó en una balanza. Encontró que el
animal pesaba cinco kilos. Exclamó:
"¡Oh, mujer mentirosa! ¡La carne que he comprado pesaba también cinco
kilos! Si acabo de pesar el gato, ¿dónde está la carne? Pero si es la carne
lo que acabo de pesar, entonces ¿adónde ha ido a parar el gato?"


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 09 Ene 2023, 08:52

EL VINO

Había un emir que era un buen vividor y apreciaba mucho el vino. Su
morada era el refugio de los pobres y de los inconscientes. Su corazón
encerraba, como el océano, perlas y oro
.
En aquella época, que era la de Jesús, se permitía beber vino. Una noche,
nuestro emir recibió la visita inesperada de otro emir cuyo carácter era
muy semejante al suyo. Para que nada faltase a su alegría, se hicieron
traer vino. Pero, como quedaba muy poco, el emir llamó a su esclavo y le
pidió que fuese a buscar vino a casa de un sacerdote vecino suyo.
"Toma esta cántara, le dijo, y ve a llenarla de vino de ese sacerdote,
pues su vino es puro. ¡En una sola gota de esa bebida, se encuentra un
El esclavo tomó, pues, una cántara y corrió al monasterio. Adquirió vino
y pagó en moneda de oro. Dio guijarros y recibió joyas. ¡Pues el vino, que
anima incluso los huesos, cambia, para el que lo bebe, el trono en un
vulgar trozo de madera!
Así pues, provisto de su preciosa carga, el esclavo se volvió hacia el
palacio de su amo. Pero, de pronto, apareció en su camino un asceta de
aspecto triste. Su cuerpo estaba como consumido por el fuego de su corazón.
Y sus duras pruebas lo habían marcado profundamente. Vivía noche y día en
contacto con la tierra y con la sangre. Su paciencia y su lucidez no se
apagaban sino pasada la medianoche. Este asceta preguntó al esclavo:
"¿Qué contiene esa cántara?
-¡Vino! respondió éste.
-¿Y para quién es ese vino? prosiguió el asceta.
-¡Para mi amo! respondió el esclavo.

-¿Cómo es posible buscar la verdad cuando se entrega uno a los placeres
de la bebida? exclamó el asceta. ¿Se puede beber el vino de Satanás cuando
la razón nos falla? La razón se dispersa sin que nos demos cuenta y
conviene añadir razón a la misma razón. ¡Cuando uno se embriaga tan
tontamente, se encuentra como el pájaro cogido en el cepo!"
Y, tomando una piedra, la lanzó contra la cántara, que se rompió. El
esclavo huyó y fue a refugiarse en la casa de su amo. Este le preguntó si
había encontrado vino y el esclavo le contó lo que había sucedido. El emir
entró entonces en una violenta cólera y pidió que se le indicara la casa de
aquel asceta.
"¡Se ha ganado un buen estacazo! exclamó. ¡Qué especie de asno!
¿Qué podría saber él del orden de la sabiduría? ¡Habrá querido hacerse
notar adquirir renombre por la hipocresía! ¡Cuando un loco se enreda en
calumnias, el látigo es un excelente remedio para hacer salir a Satanás de
su cabeza!"
Vociferando así, con su estaca en la mano el emir llegó, medio ebrio, a
la casa del asceta, con la intención de matarlo. El asceta, asustado, se
ocultó bajo unos fardos de lana. Al oír desde su escondite las
imprecaciones del emir se dijó:
"¡Desde luego hace falta un gran valor para atreverse a decir a la gente
la verdad en su cara. Sólo los espejos son capaces de ello. Hay que tener
una cara tan dura como un espejo de metal para atreverse a decir a un
hombre semejante: "¡Mira el horror de tu cara!""
Finalmente, el emir acabó por encontrar al asceta y se dedicó a la tarea
de molerlo a palos. Hizo tanto ruido que todo el barrio estuvo pronto
sobresaltado. El asceta estaba magullado por todas partes.
¡Oh, emir! ¡Perdónalo! Este pobre asceta es un desdichado que ha
soportado muchos sufrimientos. ¡Oh, queridos amigos! ¡Tened piedad de los
que aman! Pues son como muertos en este mundo de muerte. También tú has
roto muchas cántaras por ignorancia. Y tu corazón espera, sin embargo, el
perdón. Entonces, perdona tú también si quieres ser perdonado.
El emir exclamó:
"¿Quién es él para haberse atrevido a romper esta cántara? Hasta el león
me mira con temor. ¿Cómo ha tenido este asceta el atrevimiento de lastimar
el corazón de mi esclavo y avergonzarme ante mi invitado? ¡Ha derramado un
vino más precioso que la sangre y ahora intenta escapar como una mujer!
Aunque fuera un pájaro, ni siquiera eso impediría que la flecha de mi
cólera desgarrase sus alas. ¡Aunque se protegiese bajo toneladas de rocas,
sería para mí un juego hacer estallar su refugio! ¡Mi intención es
apalearlo de tal modo que eso sea una lección para todos los de su
especie!"

Su cólera era tan viva que escupía fuego ebrio de sangre. Al oír estas
amenazas, la gente se puso a interceder en favor del asceta. Besaron las
manos y los pies del emir:
"¡Oh, emir! ¿Son dignas de ti tal cólera y tal rabia? Aunque tu vino haya
sido derramado, ¿no quieres buscar la alegría sin el vino? La atracción que
experimentas por esa bebida proviene de ti. Tu corpulencia y el color de
tus mejillas hacen esclavos tuyos a todos los vinos y vuelven celosos a
todos los bebedores. Nada tienes que hacer con un vino del color de las
rosas. Porque tú mismo eres de ese color. ¡En realidad, el vino en su tonel
se estremece de afecto por tus mejillas! Tú eres un océano. ¿Qué es una
gota para ti? Tú eres la fuente de las alegrías y del placer. ¿Por qué
tomarte ese trabajo por un poco de vino?

"¡La joya es el hombre y los cielos no están hechos sino para él. Lo
esencial es el hombre y todo lo demás no es más que detalle. No te
mancilles, pues la razón, la idea y la previsión son esclavas tuyas. Toda
criatura tiene por misión servirte. Puesto que tú eres la joya, no está
bien que halagues tu montura. ¡Ay! ¡Tú buscas la ciencia en los libros y en
el gusto de los dulces! Pero tú eres un océano de ciencia oculto en una
gota. Todo el universo está escondido en tu cuerpo. Pues, ¿qué es el vino,
el sama (danza de los derviches) o la fornicación, para que tú esperes
encontrar en eso placer o utilidad? ¿Cómo podría tomar el sol algo de las
chispas? Tú eres un alma libre pero, ¡ay! te has convertido en prisionero
de las condiciones. ¡Apiadémonos del sol enredado en sus ataduras!"
El emir respondió:
"¡No! El vino es mi pasión y no puedo contentarme con vuestros placeres
inocentes. Querría ser como el jazmín que se estremece al viento. Querría
liberarme de toda esperanza y de todo temor. Querría ser como el sauce que
se derrama por todos lados. Querría jugar con el viento, como hacen sus
ramas."


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 09 Ene 2023, 08:53

LA PARTIDA DE AJEDREZ



Al sultán le gustaba mucho jugar al ajedrez con Delkak, pero cada vez que
este último le daba jaque mate, sentía una violenta cólera.
"¡Así seas condenado!" le gritaba.
Tomaba las piezas del tablero y se las lanzaba a la cabeza.
"¡Toma! ¡Ahí tienes al rey!" decía.
Delkak, con mucha paciencia, esperaba el socorro de Dios. Un día, el
sultán le ordenó que jugara una partida y Delkak se puso a temblar como si
se encontrase desnudo sobre el hielo. El sultán perdió de nuevo. Cuando
llegó el momento fatal, Delkak se refugió en un rincón de la habitación y
se ocultó detrás de seis capas de edredones para protegerse del lanzamiento
de las piezas.
"¿Qué haces?" le preguntó el sultán.
Desde debajo de los edredones, Delkak le respondió:
"¡Dos veces condenado seas! Cuando tu cólera se desborda, nadie se atreve
a decir la verdad. Eres tú quien ha perdido la partida, pero, en realidad
soy yo el que sufre el jaque mate por tus golpes y me veo obligado a
protegerme bajo los edredones para decirte:
¡Condenado seas!"




[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


87


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Sáb 14 Ene 2023, 08:33

EL INVITADO



Un hombre recibió un día una visita inesperada. Abrazó a su invitado con
fervor. Dispuso la mesa y le ofreció una hospitalidad intachable. Ahora
bien, había aquella misma noche una fiesta de boda en la casa del vecino y
el hombre dijo a su mujer:
"Extiende dos literas. Pon la mía a un lado de la puerta y la de mi
invitado al otro lado.
-¡Oh, luz de mis ojos! respondió la mujer. ¡Cumpliré con alegría lo que
me pides!"
Preparó ella, pues dos lechos y después se fue a casa del vecino para
participar en la fiesta de la boda. El hombre y su invitado pasaron la
velada saboreando frutos y contándose las extrañas aventuras que les habían
sucedido en el curso de su existencia.
Cuando se hizo tarde, el invitado, ya con sueño, se dirigió al lecho
situado cerca de la puerta y el amo de la casa no se atrevió a indicarle el
lugar que le había asignado.
Al volver de la fiesta, la mujer se desnudó y se acostó en el lecho del
invitado. Tomándolo por su marido, le abrazó diciendo:
"¡Oh, sabio! Mis temores se han realizado. Fuera cae una lluvia
torrencial y eso va a retrasar la partida de nuestro invitado. ¡Se va a
quedar pegado a nosotros como una lapa! Porque ¿cómo podría irse con
semejante lluvia? ¡Ah! ¡Puedes estar seguro! ¡Va a quedarse y será como un
estorbo para nuestras dos almas!"
A estas palabras, el invitado se levantó como una flecha de su lecho y
reclamó su calzado diciendo:
"No temo ni el barro ni la lluvia. Estoy listo para partir. ¡Muy buenas
noches! El alma que viaja no debería concederse el menor instante de
descanso o de distracción. El que no está más que de paso debe volverse a
su casa lo más aprisa posible."
La mujer intentó hacerle creer que sólo se trataba de un juego, pero ni
siquiera sus lágrimas lograron hacer ceder al invitado y ella y su marido
se pusieron a lamentarse tras la partida de su huésped.
Tristes y avergonzados por esta aventura, transformaron su casa en
albergue pero, en todos los instantes, la imagen de su invitado les decía
en su corazón:
"Yo era amigo de Elías. Había venido para haceros compartir los tesoros
de la misericordia. ¡Ay, era vuestro destino que las cosas sucedieran así!"


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Sáb 14 Ene 2023, 08:34

EL INSTANTE SECRETO


Un comerciante muy rico tenía una hija de mejillas brillantes como Venus.
Su rostro era hermoso como la luna y daba buena suerte. Cuando alcanzó la
edad de la madurez, su padre la confió a un marido. Pero este marido apenas
era digno de ella. Sin embargo, si las sandías maduras no se cogen, se
pudren. Así, por temor a los sobornadores, el padre se vio obligado a
cometer este error. Dijo, sin embargo, a su hija:

"Pon mucha atención para no quedarte embarazada. Sólo por necesidad te
caso con este pobre hombre. Es un solitario y no hay que esperar mucha
constancia por su parte. Si te abandona cualquier día, la carga de un hijo
sería demasiado pesada para ti.
-¡Oh, padre! dijo la bella, ¡tu consejo es bien intencionado y lleno de
razón y obraré siguiendo tu parecer!"
Cada tres días, el comerciante reiteraba sus consejos a su hija para
protegerla del peligro de la procreación. Pero ella era joven y su marido
también, tanto que no tardó en quedar embarazada. Ocultó a su padre la
noticia durante cinco meses, hasta el momento en que la cosa se hizo
evidente en exceso.
"¿No te había dicho yo que tuvieras cuidado? exclamó el comerciante. ¿Se
han desvanecido mis consejos como humo? ¿Alguna vez han influido en ti?
-¡Oh, padre! respondió la hija, ¿cómo habría podido protegerme? La mujer
y el hombre son como del fuego y el algodón. ¿Cómo podría el algodón
protegerse del fuego y evitar inflamarse?"
El comerciante replicó:
"No te aconsejé que no te acercaras a tu marido, sino sólo que te
protegieras de su semen. ¡No tenías más que alejarte de él en el momento
fatal!
-Pero ¿cómo hubiera yo podido reconocer un instante tan secreto?
-Es evidente, sin embargo. ¡Es el momento preciso en que los ojos del
hombre se ponen en blanco!
-¡Querido padre! exclamó la hija, ¡cuando los ojos de mi marido se ponen
en blanco, los míos se quedan ciegos!"


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Sáb 14 Ene 2023, 08:35

EL PRISIONERO



Había un sufí que acompañaba a un ejército en guerra. Cuando llegó el
momento del combate, los jinetes partieron como flechas, pero el sufí
permaneció en su tienda. Pues las almas densas permanecen en tierra
mientras que las almas ardientes se elevan hasta el cielo.
Los soldados volvieron victoriosos, en posesión de un inmenso botín. En
el momento del reparto, quisieron que participara el sufí, pero él se negó
alegando su tristeza por no haber asistido al combate. Como nada lograba
calmar su pesar, los soldados le dijeron:
"Hemos traído una gran cantidad de prisioneros. ¡No tienes más que matar
a uno de ellos y, de este modo, habrás participado en el combate!"
Esta solución devolvió la alegría al sufí y, apoderándose de uno de los
prisioneros, lo condujo detrás de su tienda, para haber suprimido al menos
a un enemigo.
Transcurrió un largo rato y los soldados acabaron por preguntarse la
razón de este insólito retraso. Uno de ellos, por curiosidad, fue a buscar
noticias. Pues bien, detrás de la tienda, descubrió al prisionero con las
manos atadas. Había mordido al sufí en el cuello y éste, con la cara
ensangrentada, yacía en tierra vencido.
Lo mismo sucede contigo. Ante tu ego, que tiene, sin embargo, las manos
atadas, te desvaneces como el sufí. Sientes vértigo desde lo alto de una
pequeña colina, pero miles de montañas te esperan.
Los soldados mataron inmediatamente al prisionero y lavaron el rostro del
sufí con agua de rosas para calmar su dolor. Cuando recobró el
EL MATHNAWI

88
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

conocimiento, le preguntaron:
"¿ Es posible ser tan débil? ¿Cómo has podido dejarte vencer por un
hombre que tenía las manos atadas?"
El sufí respondió:
"En el momento en que me disponía a cortarle la cabeza, me lanzó una
extraña mirada y perdí el conocimiento. De su mirada surgió un ejército
para atacarme. ¡Eso es lo único que recuerdo!"
Los soldados replicaron:
"Es inútil participar en la guerra cuando se tiene semejante valor. ¡Un
prisionero maniatado ha podido más que tu paciencia! El ruido de una espada
que corta una cabeza no es el ruido de una paleta para lavar la ropa! Tú no
estás familiarizado con el combate de los hombres. ¿Cómo podrías pretender
nadar en un océano de sangre? Muchas cabezas sin cuerpo ruedan por tierra,
porque no se trata de una invitación a sentarse a la mesa. No te remangues
como si se tratase de tomar una escudilla de sopa. ¡Esto es un asunto de
hombres y no de timoratos!"
¿Cómo podría la razón que se asusta de un ratón desenvainar la espada
ante el enemigo? Un combate semejante no está hecho para los que van
buscando refugio de ilusión en ilusión.





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


89


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 16 Ene 2023, 08:40

LA GUERRA CONTRA EL EGO




Un sufí llamado Ayazi decía:
He participado en noventa guerras, con el cuerpo desnudo, sin protección
alguna. He recibido así heridas múltiples, lanzazos o heridas de espada,
esperando saborear la muerte de los mártires, pero ninguna flecha me ha
tocado en un punto vital. Esto no es más que una cuestión de suerte y mi
esfuerzo era inútil. No habiendo podido saborear la dicha del martirio, me
retiré a una celda. Ahora bien, oí el ruido de los tambores y comprendí
entonces que los soldados volvían a la guerra. Sentí como un lamento de
todo mi ser que decía:
"Ha llegado el momento de combatir. ¡Levántate y realiza tus deseos en la
guerra!"
Yo le respondí:
"¡Oh! ¡Maldito inconstante! Dime la verdad. ¿Qué escondes detrás de tu
trapacería? Yo sé muy bien que no hay en ti ninguna inclinación por el
combate. ¡Si no me respondes en serio, te haré sufrir las angustias del
ascetismo!"
Y mi ego respondió:
"En estos lugares no hay día en que no me martirices. ¡Mi estado es peor
que el de tus enemigos y nadie lo sabe! Me matas por falta de descanso y de
alimento. ¡Si muero en el combate, entonces, al menos el pueblo verá quién
soy yo!
-¡Pobre ego! le respondí. No eres más que un hipócrita. No eres más que
vanidad. No sólo vives en la calumnia, sino que, además, quieres morir en
la calumnia."
Y así fue como me prometí no dejar nunca más la celda. Pues todo lo que
hace el ego en semejante circunstancia sólo puede ser pomposidad. Semejante
combate es el único verdadero combate. La otra clase no es sino un pequeño
combate. ¡No es para quien se asusta de un ratón! Nuestro hombre era un
sufí como el de la historia anterior. Pero uno muere por un pinchazo de

alfiler, mientras que ninguna espada resiste al otro. El primero tiene la
apariencia de un sufí, pero no tiene su alma. Esta especie es la que empaña
la reputación de los sufíes.





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


90


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Mar 17 Ene 2023, 09:59

EL ELEFANTE



En un establo oscuro había sido encerrado un elefante originario de la
India. La población, curiosa por conocer semejante animal, se precipitó en
el establo. Como no se veía apenas a causa de la falta de luz, la gente se
puso a tocar al animal. Uno de ellos tocó la trompa y dijo:
"¡Este animal se parece a un enorme tubo!"
Otro tocó las orejas:
"¡Diríase más bien un gran abanico!"
Otro, que tocaba las patas, dijo:
"¡No! ¡Lo que se llama un elefante es desde luego una especie de
columna!"
Y así, cada uno de ellos se puso a describirlo a su manera.
Es lástima que no hubieran tenido una vela para ponerse de acuerdo.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Miér 18 Ene 2023, 16:16

CUARENTA MONEDAS DE PLATA


Un hombre poseía cuarenta monedas de plata y, todos los días, echaba una
de ellas al mar para penitencia de su ego. Este hombre era un gran guerrero
y no conocía el miedo frente al enemigo. Cuando recibía una herida se la
vendaba y volvía al combate. Durante una guerra, después de haber recibido
una veintena de lanzazos y otras tantas flechas, perdió sus fuerzas y cayó
a tierra. Su alma se reunió entonces con la de los fieles.
No consideres esta muerte como formal. Pues el cuerpo es como un
instrumento para el espíritu. Cuando su caballo ha muerto, ya no puede
avanzar. Mucha gente ha vertido su sangre en apariencia, pero se ha reunido
en el otro mundo con su ego muy vivo. La herramienta está rota, pero el
bandido sigue viviendo. El cuerpo está ensangrentado, pero el ego irradia
salud.
Muchos egos de mártires han muerto en este mundo y se pasean, sin
embargo, vivos. El espíritu ha atacado, pero el cuerpo carecía de espada.
La espada es desde luego, la misma espada, pero el hombre no es el mismo
hombre y esta apariencia es lo asombroso. Cuando cambias tu ego, sabe que
la espada del cuerpo está en la mano de Dios.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Miér 18 Ene 2023, 16:17

ESTATURAS


Un día, alguien preguntó al predicador:
"¡Oh, tú, gloria de la predicación! Responde a esta pregunta: Si un ave
se posa sobre la torre de una fortaleza, ¿estará su cabeza más alta que su
cola?"

El predicador respondió:
"Si el ave está vuelta hacia la ciudad, sabe que su cabeza está más alta
que su cola. Pero, si está vuelta hacia las afueras, entonces es lo
contrario."
Si un halcón caza ratones, entonces es superado por un murciélago atraídó
por el sultán. La estatura de Adán no es mayor que la de un tonel y, sin
embargo, sobrepasa los cielos.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

94


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Mar 24 Ene 2023, 07:04

EL ESCLAVO ENGAÑADO


Un hombre poseía un esclavo indio. Lo había educado con mucho cuidado y
había encendido en su corazón la luz del saber. Este hombre generoso había
educado a este esclavo desde su más tierna infancia en las maneras más
refinadas. Tenía también una hija, tan brillante en su belleza como una
estrella. Cuando esta última llegó a la edad de la madurez, muchos hombres
vinieron a pedir su mano a su padre, ofreciendo, en compensación, su peso
en oro. Pero el padre se decía:
"Todos los bienes que se me proponen son efímeros. Llegados hoy, pueden
desaparecer esta misma noche. La belleza de los rostros tampoco es algo a
tomar en consideración, pues el menor pinchazo de una espina la hará
palidecer. La nobleza no es tampoco un buen criterio, pues muchos nobles
son orgullosos y muchas veces su familia se avergüenza de ellos. En cuanto
a los sabios, están lejos de ser perfectos. Tienen el saber, pero no el
amor de la fe y sus ojos no ven más que la fama."

Así, tras mucha reflexión, confió a su hija a un hombre de fe amado del
pueblo. Dos mujeres le dijeron:
"Este hombre no es ni rico ni noble. ¡Y ni siquiera es hermoso!"
Pero él replicó:
"Es un hombre piadoso y, en este bajo mundo, ¡eso vale más que todos los
tesoros!"
La noticia de este matrimonio se extendió y ofrecieron regalos y tejidos
preciosos. Ahora bien, en esta misma época, el esclavo indio cayó enfermo.
Empezó a adelgazar y a perder sus fuerzas. Los médicos no conseguían
descubrir el secreto de su enfermedad y, sin embargo, la simple razón
decía:
"Es del corazón de lo que está enfermo y no se cura el corazón con las
pomadas del cuerpo."
El esclavo no podía, naturalmente, confesar la causa de su enfermedad.
Una noche, su amo dijo a su esposa:
"Pregúntale la razón de su estado. ¡Después de tantos años, eres como una
madre para él y no hay duda de que te desvelará su secreto!"
Al día siguiente, la mujer fue a la cabecera del esclavo y, con mucha
ternura, le acarició la cabeza como una madre afectuosa. Le hizo la
pregunta y el esclavo respondió:
"Nunca había pensado que confiaríais vuestra hija a un extraño. ¿No es
lamentable que la hija de mi amo sea confiada a otro, mientras que el fuego
consume mi pecho?"
A estas palabras, la mujer sintió una gran cólera, pero logró contenerse.
"¿Cómo es posible se decía, que un bastardo indio pueda aspirar a la hija
de su amo? ¡Y decir que confiábamos en él! No era muy digno de ello."
Cuando su esposa lo hubo informado de este estado de cosas, el amo de la
casa dijo:
"Dile que tenga paciencia. Dile que ese matrimonio será anulado y que
nosotros le confiaremos a nuestra hija. Yo me encargo de hacerle cambiar de
opinión. No dudes en disipar sus temores. Excúsate ante él diciéndole que
ignorábamos todo de su amor por nuestra hija y que, a buen seguro, la
merece. Así vivirá en un sueño agradable y los sueños agradables hacen
engordar a los hombres. ¡Los animales engordan con paja y los hombres con
honores!"

La mujer dijo:
"Será una gran vergüenza para mí decirle tal cosa, pues no sale mentira
de mi boca. ¿Por qué esto? ¡Deja perecer a ese maldito!
-¡No! ¡No! replicó el esposo. Procúrale ese placer para que se cure.
iDéjame el cuidado de sacar el amor de su corazón una vez que su cuerpo
esté curado!"
Cuando la mujer hubo transmitido esas promesas al esclavo, éste sintió
desbordarse su alegría y se puso a engordar de nuevo. Su cara recobró su
color y dio gracias a Dios. Sí que se preguntaba de vez en cuando si todo
aquello no ocultaba alguna trampa, pero su amo, para completar la
escenografía, invitó a unos amigos para que vinieran a felicitar al esclavo
y desearle buena suerte en su matrimonio. Fue suficiente para quitarle toda
duda y hacer desaparecer los últimos síntomas de su enfermedad.
Ahora bien, para su noche de bodas, le tendieron una celada. Vistieron a
un joven de mujer y lo adornaron con alheña. Este joven tenía apariencia de
pollo, pero era en realidad un impetuoso gallo.

En el momento de la unión, apagaron las velas y el joven indio se
encontró en el lecho con el joven, mientras que la multitud hacía redoblar
el tambor en el exterior. El indio lanzó gritos y pidió socorro, pero el
ruido de la fiesta ahogaba sus llamadas. Hasta el amanecer, el pobre
esclavo fue como un saco de harina lacerado por un perro. Después, lo
llevaron al baño, como se acostumbra con los recién casados. Se protegió
vivamente con sus dos manos y exclamó:
"¡Que Dios proteja al que quiera desposarte, pues, durante el día, eres
fresca como la más bella de las mujeres, pero, por la noche, tu miembro es
como el de un asno!"
Eso es! Sucede eso con los bienes de este mundo. Son agradables desde
lejos y siniestros de cerca. Como una recién casada, este mundo está lleno
de remilgos, pero, de cerca, no es más que una vieja consumida.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Mar 24 Ene 2023, 07:05

LA MECHA



Un hombre oyó una noche que alguien andaba por su casa. Se levantó y,
para tener luz, intentó sacar chispas del pedernal para encender su
mechero. Pero el ladrón causante del ruido, vino a colocarse ante él y,
cada vez que una chispa tocaba la mecha, la apagaba discretamente con el
dedo. Y el hombre, creyendo que la mecha estaba mojada, no logró ver al
ladrón.
También en tu corazón hay alguien que apaga el fuego, pero tú no lo ves.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Mar 24 Ene 2023, 07:07

LOS BEYES



Un día, los beyes, dominados por los celos, dijeron al sultán:
"Eyaz no es más inteligente o más dotado que cualquiera de nosotros.
¿Cómo es que tus favores hacia él son tan grandes?"
Algún tiempo después, el sultán salió de caza, acompañado de sus treinta
beyes. Llegados a una montaña desértica, vieron a lo lejos una caravana. El
sultán dijo a uno de sus beyes:
"Ve a ver a esas gentes y pregúntales de dónde vienen."
El bey partió a toda prisa y volvió poco después para decir al sultán:
"¡Vienen de la ciudad de Rey!
-¿Y adónde van?" preguntó el sultán.
El bey no supo qué responder. Así que el sultán despachó a otro de sus
beyes para que fuese a informarse. Cuando éste volvió, dijo:
"¡Van en dirección al Yemen!

-¿Cuál es la naturaleza de su carga?" preguntó el sultán.
El bey no pudo responder y el sultán envió a otro de sus beyes para que
lo preguntase. Cuando volvió, dijo al sultán:
"¡Transportan tazones de barro cocido, fabricados en Rey!
-¿Y cuándo sálieron de la ciudad?" inquirió el sultán.
Así, por turno, cada uno de los treinta beyes volvió ante el sultán con
informaciones incompletas. Entonces el sultán les dijo:
"Un día, con el fin de probarlo, pedí a Eyaz que fuese al encuentro de
una caravana para saber su procedencia. Y él, sin que yo hubiese tenido que
hacerle treinta preguntas, ¡volvió con todas las respuestas que os han
costado treinta idas y venidas!"

Los beyes dijeron al sultán:
"Una cosa así es un don de Dios y no puede adquirirse por el trabajo. El
color y el perfume de la rosa son también dones de Dios. "
El sultán replicó:
"El hombre es responsable de sus pérdidas y de sus ganancias. Si no, ¿por
qué habría pedido perdón Adán a Dios al reconocer su falta? Habría dicho
simplemente: "Esto es mi destino. ¡Si he cometido un pecado, es que tú me
has impulsado a ello!" Quien tiene los pies y las manos atados ¿podría
pensar en lanzarse al océano o en salir volando? ¿Podría dudar entre un
viaje a Mosul o a Babel? ¡No invoquéis al destino para disculparos!"
No cargues a otro con tu propia falta. ¡Cuando comes demasiada miel, no
es otro el que sufre convulsiones y cuando trabajas toda la jornada, no es
otro el que cobra la paga por la noche!




[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

96



_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Jue 26 Ene 2023, 09:19

EL CAZADOR Y EL AVE


Un pájaro sobrevolaba un prado. Allí, un cazador, oculto en la hojarasca,
había tendido una trampa con unas semillas como cebo. El pájaro se posó muy
cerca y dijo al cazador sin verlo:
"¿Quién eres? ¿Qué haces, cubierto de hojas, en este prado lleno de
animales salvajes?"
El cazador respondió:
"Soy un hombre piadoso que ha abandonado el mundo y se satisface con
algunas plantas que lo rodean. La muerte de mis vecinos ha sido una lección
para mí. He abandonado todos mis bienes. Puesto que en el último día estaré
solo y estoy destinado a la tumba, he pensado que valía más consagrarme a
buscar la cercanía del Dios único. Siempre han sido nuestros padres los
cuatro elementos naturales, pero nosotros sentimos inclinación por los
padres efímeros.
-Es un error retirarse a la soledad, dijo el pájaro. Es preferible tomar
con paciencia los tormentos que os inflige la gente de mal carácter. ¡Hay
que hacerse útil al prójimo, como una nube!

-¡Tu discurso no tiene sentido! dijo el cazador, pues la soledad vale más
que una mala compañía. El que no piensa más que en su subsistencia no vale
más que un cadáver y su compañía es la verdadera soledad."
El pájaro:
"Sólo puede haber combate si te cierran el camino. Y el valor se
manifiesta cuando se cruza uno con sus enemigos."
El cazador respondió:
"Eso es verdad si se es bastante fuerte para evitar la maldad. ¡Si no,
más vale retirarse!
-¡Te falta la fidelidad del corazón! dijo el pájaro. Si eres amable, tus
amigos son numerosos. Si la oveja se aleja del rebaño, es una ocasión para
el lobo. Aunque te hayas resguardado del lobo, no te creas seguro si no
estás rodeado de amigos. Si las paredes no estuvieran unidas unas a otras,
ninguna casa tendría techo. Si la pluma no fuera amiga del papel, no se
transmitiría palabra alguna."
Millares de secretos fueron intercambiados así entre el pájaro y el
cazador. Finalmente el ave preguntó:
"¿De quién son estos granos de trigo?
-Me los ha confiado un huérfano, dijo el cazador. Soy, en efecto,
protector de los huérfanos.
-Estoy en un trance difícil, dijo el pájaro. Tengo tanto apetito que me
comería un cadáver. ¡Oh, hombre virtuoso! ¡Permíteme comer algunas de esas
semillas!

-¡Si las comieras sin necesidad, sería entonces un pecado! dijo el
cazador. Si realmente estás en un estado de necesidad suprema, entonces
tienes que entregar una prenda."
El pájaro, lleno de deseo, se lanzó sobre las semillas y fue capturado al
instante por la trampa. Ante su impotencia, se puso a llorar.
¡Oh, tú, que lloras! ¡Llora antes de tu muerte y no después!
El pájaro exclamó:
"¡Esta es la recompensa de los que se dejan seducir por los sortilegios
de los ascetas!"
El cazador le replicó:
"¡No! ¦ Esto es más bien lo que sucede a los que se comen el pan de los
huérfanos!"
El pájaro se lamentó y sus lamentaciones hicieron temblar al cazador y su
trampa.
"¡Oh, Amado! decía, mi corazón está roto por todas estas paradojas.
Acaríciame la cabeza. iAunque sea indigno de ello, dígnate venir a
preguntar por mi estado!"


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Contenido patrocinado


Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 18 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb 28 Ene 2023, 07:01