Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 984783 mensajes en 45510 argumentos.

Tenemos 1526 miembros registrados

El último usuario registrado es Jose Antonio Taboada

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 46 usuarios en línea: 5 Registrados, 1 Ocultos y 40 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

clara_fuente, Lluvia Abril, Maria Lua, Pascual Lopez Sanchez, Ramón Carballal


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Enero 2023

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty

5 participantes

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Dom 04 Dic 2022, 09:05

SACRIFICIO (Comentario del versículo: "Sacrifica cuatro aves...")


¡Oh, tú! Eres el Abraham de nuestro tiempo. También tú tienes que
degollar cuatro aves que, como salteadores, obstaculizan tu camino. Ellas
saltan los ojos de los hombres sensatos. Hay en el cuerpo humano cuatro
atributos correspondientes a estas aves. Si se sacrifican, se libera el
camino del alma.
¡Oh Abraham! Degüéllalas, si quieres que se liberen tus pies. ¡Si deseas
resucitar al pueblo y hacerlo eterno, tendrás que degollarlas vivas! Estas
aves son el pavo real, el pato, el cuervo y el gallo. Simbolizan cuatro
tipos de caracteres.
El gallo representa el deseo carnal, el pavo real la vanidad, el cuervo
el deseo de longevidad y el pato la avidez.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Dom 04 Dic 2022, 09:06

VIENTRE


"¡El infiel come con sus siete vientres, pero el creyente se contenta con
uno solo!" (Hadiz - palabras del profeta.)
Un grupo de infieles llegó un día a la mezquita. Dijeron al profeta:
"¡Oh, tú, que eres generoso con todos! Venimos a pedirte hospitalidad.
Nuestro viaje ha sido largo. ¡Ofrécenos la luz de tu sabiduría!"
El profeta se dirigió entonces a la concurrencia:
"¡Oh, amigos míos! ¡Repartid a estos invitados entre todos vosotros, pues
mis atributos deben también ser los vuestros!"
Cada uno de los miembros que rodeaban al profeta se encargó, pues, de un
invitado. Sólo quedó uno, un hombre de gran corpulencia. Nadie lo había
invitado y permanecía en la mezquita como queda el poso en un vaso de vino.
Fue, pues, el profeta quien se ocupó de él y lo llevó a su morada. Pues
bien, el profeta poseía siete cabras que le proporcionaban leche. Tenían la
costumbre de acercarse a la casa a la hora de las comidas para ser
ordeñadas. El infiel, sin vergüenza, absorbió la leche de las siete cabras,
así como todo lo que pudo encontrar como pan y otros alimentos. La familia
del profeta se entristeció mucho al ver así devorada la parte de todos.
Este hombre extraño, con vientre de timbal, había devorado la comida de
dieciocho personas. Cuando llegó la hora de acostarse, el hombre se
retiró a su habitación. Una sirvienta, encolerizada con él, lo encerró en
ella.
A media noche, el infiel sintió un violento dolor de vientre. Se
precipitó hacia la puerta, pero ¡ay! la encontró cerrada, con un cerrojo
por fuera. Intentó como un loco abrirla, pero en vano. La presión que
habitaba en su vientre le hacía el espacio de la habitación cada vez más
estrecho. Como último recurso, volvió a acostarse. En sus sueños, se vio a
sí mismo en medio de las ruinas. En efecto, su corazón caía también en
ruinas. Esta sensación fue tan fuerte que rompió sus abluciones y ensució
su cama.
Al despertar, casi se volvió loco de pesar al ver el desastre. "La tierra
entera, se decía, no bastaría para cubrir tal vergüenza. Este sueño ha sido
peor que una noche en vela. ¡Lo que como por un lado, lo echo por otro para
ensuciar! ¿En qué situación me he puesto?"
Como un hombre en el umbral de la tumba, esperó, lamentándose, el
amanecer y la apertura de la puerta. Era como una flecha en un arco tenso,
listo para huir corriendo de modo que nadie viese su estado. Por la mañana,
el profeta vino a abrirle la puerta y después se ocultó tras una cortina
por delicadeza. Aunque estaba al corriente del contratiempo de su huésped,
no quería mostrarlo, pues eran la sabiduría y la voluntad de Dios las que
habían puesto al hombre en aquella situación. Estaba en su destino conocer
semejante contratiempo. La animosidad puede engendrar la amistad y los
edificios acaban por caer en ruinas.
Un importuno trajo el lecho sucio al profeta y le dijo:
"¡Mira lo que ha hecho tu invitado!"
El profeta respondió sonriendo:
"¡Tráeme una cántara de agua para que yo limpie esto enseguida!
-¡Oh, don de Dios! exclamaron entonces sus allegados, ¡que seamos
sacrificados por ti...! A nosotros es a los que corresponde ocuparnos de
esto. ¡No te preocupes! Este trabajo está hecho para la mano y no para el
corazón. Ponemos nuestra felicidad en ser tus servidores. Si haces tú mismo
el servicio, ¿cuál será nuestra utilidad?
-Comprendo, dijo el profeta, ¡pero hay en todo esto una sabiduría
oculta!"
Cada uno esperó, pues, la revelación de este secreto. El profeta limpió
el lecho de su huésped con un gran cuidado.
Pues bien, el infiel poseía una estatuilla heredada de sus antepasados.
En su camino, advirtió de repente que la había perdido. Lleno de angustia,
se dijo: "Seguramente la he olvidado en mi habitación."
Le repugnaba volver al lugar de su vergüenza, pero la avidez fue más
fuerte y volvió sobre sus pasos. Llegado a la morada del profeta, vio que
éste estaba lavando con sus propias manos el lecho sucio. Inmediatamente,
olvidó su estatuilla y se lamentó amargamente. Se golpeó el rostro con las
dos manos y la cabeza contra la pared, hasta el punto de que su cara se
cubrió de sangre. El profeta quiso calmarlo, pero, alertada por sus gritos,
acudió la multitud. El hombre se prosternó ante el profeta diciendo:
"¡Oh, quintaesencia del universo! ¡Tú obedeces las órdenes de Dios! ¡Yo,
que no soy más que una ínfima parcela, expreso mi vergüenza ante ti."
A la vista de esta efusión, el profeta lo tomó en sus brazos y lo calmó.
Abrió los ojos de su alma.
Si no lloviera, no resplandecería la hierba. Si el niño no llorase, no le
darían leche. Se necesita el ojo que llora. No comas excesivamente pues el
pan, por su esencia, no hace sino aumentar la sed.
Emocionado por la ternura del profeta, el hombre se despertó como si
saliese de un largo sueño. El profeta le roció el rostro con agua y dijo:
"Ven a mí para encontrar la verdad, porque tienes mucho trecho que
recorrer en este camino."


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Mar 06 Dic 2022, 08:07

EL ALIVIO



Un día, habiendo entrado en éxtasis, un sufí desgarró su túnica. Llamó a
este vestido FERRACE (alivio). Esta denominación hizo fortuna y todos
quisieron llevar tal vestido, pero sólo el precursor conoció el alivio. La
multitud, por su parte, sólo tuvo el poso del vino. Una cosa puede ser pura
en su interior, pero el nombre de la cosa es como el poso del vino para los
seguidores. Si realmente deseas conocer la verdad, desgarra también tu
túnica y conocerás el alivio.
Sufí es el que busca la pureza. ¡No creáis que es cuestión de atavío o
asunto de sastre!


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Mar 06 Dic 2022, 08:08

EL PAVO REAL


Ha llegado el momento de describir al pavo real que se pavonea. Su único
cuidado es el de captar la atención del prójimo sin conocer siquiera la
razón de esta manera de obrar. Es como una trampa que ignora todo de la
caza, pues no es más que un instrumento y no conoce la finalidad. ¡Qué cosa
tan curiosa es una trampa! Funciona, pero no saca de ello provecho alguno.
¡Oh, hermano mío! Has reunido alrededor de ti a todos tus amigos. Has
pasado buenos ratos con ellos; ¡después los has matado! Desde que estás en
el mundo, no haces más que eso. Intentas atrapar a la gente con la trampa
de la amistad. Pero nada obtendrás de los que te rodean. Gran parte de tu
vida ha pasado ya. ¡La noche está cayendo y tú piensas aún en poner tus
trampas! Capturas un animal, liberas otro. Ese es el juego de un niño
ignorante. Cuando llegue la noche, todas tus trampas estarán vacías. Todo
esto no es más que un grillete, una traba que estorba tu marcha. ¡Caes en
tu propia trampa y te privas de tus posibilidades! ¿Se ha sabido nunca de
un cazador víctima de sus propias trampas?
La única caza interesante es el amor. Pero ¿cuál es la trampa que sirve
para su captura? Más vale caer en las trampas del amor. Deja tus trampas y
ve hacia las suyas.
En ese mismo instante, el amor me desliza al oído esta verdad: "¡Más vale
ser la caza que el cazador!"



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


57


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Miér 07 Dic 2022, 15:17

INDESCRIPTIBLE


Un derviche preguntó un día a otro derviche si había visto a Dios. Este
respondió:
"¿Cómo describirte lo indescriptible? Déjame contarte una historieta a
modo de respuesta. A la izquierda se encuentra un incendio y a la derecha
un río de vino. Entre la multitud de los hombres, los hay que tienden hacia
el incendio y otros que se embriagan en el río. Pero el bien y el mal están
invertidos. Los que tienden la mano hacia el incendio van a parar al río,
mientras que los que se embriagan en el río son arrojados al fuego. Un
hombre de cada mil conoce este secreto y por eso eligen el fuego tan pocos
de ellos. ¡Los que se arrojan al fuego sin echar siquiera una mirada al río
de vino son favorecidos por la fortuna! La multitud, ebria del placer
presente, paga las costas de este juego. Y el fuego les dice: "¡Oh,
ignorantes! ¡No os engañéis sobre mí! ¡En verdad, soy una fuente, una
fuente escondida! ¡Oh, Abraham! ¡No hay aquí ni humo ni llamas si no son
las de Nemrod! Si posees la sabiduría de Abraham, el fuego será como el
agua para ti. "Sé como la mariposa atraída
por el fuego. Su alma dice: "¡Aunque poseyese un millar de alas, las
quemaría todas!""
¡El ignorante siente piedad de mí por mi estupidez y yo tengo lástima de
él porque estoy en el secreto!


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Miér 07 Dic 2022, 15:19

ALIMENTO



Un árabe estaba un día al borde de un camino ante su perro que agonizaba.
Se lamentaba:
"¿He merecido yo semejante desgracia?"
Un mendigo que pasaba por allí le dijo:
"¿Por qué te lamentas?
-Poseía un perro de buen carácter y míralo muriéndose en medio del
camino. Me guardaba por la noche, cazaba para mí. ¡Me protegía de los
ladrones y me abastecía de caza!
-¿Y cuál es su enfermedad?
-¡Se muere de hambre!
-Ten paciencia pues Dios es generoso con los que esperan. Pero, dime,
¿qué es ese saco que llevas ahí?
-Es mi alimento. Es el que me procura mi fuerza y mi vigor.
-¿Por qué no lo has dado a tu perro?
-¡Mi piedad no llega hasta eso! ¡Si quiero comer, tengo que pagar, pero
las lágrimas no cuestan nada!
-¡Oh, idiota! ¿Tiene una rebanada de pan más valor que las lágrimas? Las
lágrimas son sangre. Es el pesar el que las transforma en agua. ¡Más vale
morir que desperdiciar sangre!"
Cuando el justo llora, el cielo llora con él.





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

58


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Jue 08 Dic 2022, 10:11

ORGULLO


Un pavo real estaba arrancándose las plumas. Acertó a pasar por allí un
sabio, que le dijo:
"¡Oh, pavo real! ¿Por qué pretendes afearte? Es una lástima arrancar tan
hermosas plumas. ¿Cómo tienes valor para estropear ese maravilloso atavío?
Tus plumas son universalmente apreciadas. Los nobles se hacen abanicos con
ellas. Los sabios se hacen marcapáginas para el Corán. ¡Qué ingratitud la
tuya! ¿Has pensado alguna vez en El que ha creado esas plumas o es que lo
haces adrede? Nunca podrás reponerlas en su sitio. No te laceres el cuerpo
por pesar, pues eso no es más que blasfemia."
Al oír estos consejos, el pavo real se puso a llorar y sus lágrimas
emocionaron a toda la concurrencia. El sabio continuó:
"He cometido un error. No he hecho más que aumentar tu pena."
El pavo real siguió regando el suelo con sus lágrimas y su llanto era
como centenares de respuestas. Dejando al fin de llorar, dijo al sabio:
"Tú ves los colores y percibes los olores. Por esta razón es por lo que
no comprendes la multitud de tormentos que me cuestan estas plumas. ¡Oh,
cuántos cazadores han lanzado flechas contra mí para poder apoderarse de
ellas! Ya no tengo fuerza para resistir esta caza perpetua. Sólo me queda
el recurso de separarme de mis atractivos y refugiarme en el desierto o en
la montaña. ¡Cuando pienso que hubo un tiempo en el que estas plumas eran
mi orgullo!"
Cada instante de orgullo es una maldición para los vanidosos.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Jue 08 Dic 2022, 10:12

DOS ANGELES



Dos ángeles puros, llamados Harût y Marût, habían sido condenados a
permanecer prisioneros en el fondo de un pozo, en pleno centro del
universo. Eran conocidos por su ciencia de la magia y esta reputación
atraía a mucha gente. Ellos negaban que quisieran enseñar la magia. A los
que insistían, les decían: "Nosotros sólo enseñamos la magia para probar a
los hombres."
Los deseos son como perros dormidos. El bien o el mal que reside en ellos
permanece oculto. Aunque en apariencia estén tan inmóviles como troncos de
leña, las trompetas del deseo resuenan tan pronto como se despierta su
interés. Cientos de perros se despiertan así. Resurgen muchos deseos
enterrados. Cada pelo de esos perros se convierte en un diente. Sucede como
la brasa que se frota con leña seca. No siempre se les ve, porque no tienen
piezas que cazar.
El enfermo ha perdido su apetito. Sólo tiene un deseo: recobrar la salud.
¡Pero si le muestran una rebanada de pan o un fruto seco, se olvida
inmediatamente de que necesita seguir un régimen! Si tiene paciencia, la
vista de este alimento le es útil, pues lo hace fuerte. ¡Pero si no tiene
paciencia, entonces, más vale que no lo vea!




[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


59


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 12 Dic 2022, 07:51

LA GACELA


Un cazador capturó un día una gacela y la encerró en el cercado en el que
guardaba sus asnos y sus vacas. La pobre gacela, perdida, corría de aquí
para allá. Llegada la noche, el cazador trajo heno para los asnos. Estos
tenían un hambre tan grande que este vil alimento les era dulce como el
azúcar. La gacela, aturdida por el polvo, vagaba en todos sentidos. Estar
unido uno a su contrario es una tortura peor que la muerte.
También tú sufres esta tortura sin darte cuenta siquiera. El pájaro de tu
alma está encerrado en la misma jaula que su contrario. El espíritu es como
un halcón, pero tu naturaleza es la del cuervo.
Durante mucho tiempo, esta gacela con perfume de almizcle languideció en
el cercado de los asnos. Se encontraba allí como un pez varado en la
orilla. El almizcle y los excrementos se encontraban reunidos en un mismo
lugar. Los asnos empezaron entonces a burlarse de ella. Uno decía:
"¡Oh, oh! ¡Tiene el carácter de un sultán!"
Otro:
"¡Seguro que posee perlas!"
Cuando quedaron saciados, la invitaron, sin embargo, a satisfacer su
hambre, pero la gacela les dijo:
"¡Estoy muy cansada y apenas tengo apetito!
-¿Ah, sí? dijeron los asnos. Entendemos perfectamente. Tienes tus
caprichos. ¡Temes rebajarte!
-Es vuestro alimento, dijo la gacela. Os conviene, pero yo soy amiga de
la hierba fresca. Acostumbro a saciar mi sed en el agua pura de los ríos.
Sin duda lo que me sucede estaba escrito en mi destino. ¡Ay, mi naturaleza
no ha cambiado y heme aquí en la situación de un pobre en cuya mirada ni
siquiera hay avidez! ¡Mis vestidos pueden estar ajados, pero yo estoy aún
fresca! ¡Cuando pienso que en otro tiempo comía a mi voluntad lilas,
tulipanes y lirios...!
-¡La nostalgia te extravía! replicaron los asnos.
-¡Mi almizcle es mi testigo! respondió la gacela. Incluso el ámbar y el
incienso lo respetan. Sólo los que perciben los olores los diferencian. ¡Mi
almizcle no está ciertamente destinado a los amantes del fango! ¡Oh, qué
inútil es ofrecer almizcle al que aprecia el olor del estiércol!"
En este bajo mundo, la salvación está en la nostalgia y la soledad.




EL MATHNAWI


59
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 12 Dic 2022, 07:52

EL FILO DE LA ESPADA


Cuando Mohammed Alp Ulug Harezmshah hubo tomado por asalto la ciudad de
Sebsvar, los ciudadanos imploraron su piedad:
"¡Oh, sha! Somos tus servidores. Perdónanos la vida y pagaremos el
tributo que exijas. ¡Perdónanos la vida aunque no sea más que por unos
días!"
El sultán les respondió:
"Hay entre vosotros un hombre llamado Abu Bekr. Mientras no me lo hayáis
traído, vuestra vida sólo penderá de un hilo. Si fracasáis, os pasaré a
todos a cuchillo!"
Un hombre trajo entonces una bolsa de oro y dijo:
"¡No nos pidas tal cosa pues, en nuestra ciudad, no existe nadie con ese
nombre! ¡Es como si buscases polvo en el fondo de un río!"
Sin dirigir la menor mirada a la bolsa de oro, el sultán dijo:
"¡Oh, adoradores del fuego! No esperéis salvación si no me traéis a ese
Abu Bekr. ¡No creáis que me contentaré, como un niño, con bolsas de oro y
de plata!"
Los habitantes de Sebsvar se pusieron, pues, a registrar hasta los
menores rincones de la ciudad, con la esperanza de encontrar a aquel
hombre. Después de tres días y tres noches de búsquedas, acabaron por
encontrar a un hombre llamado Abu Bekr. Era endeble y flaco y vivía,
enfermo y afligido, en medio de los escombros.
"¡Ven aprisa! le dijeron los ciudadanos, el sultán te reclama! Sólo tú
puedes salvar nuestra ciudad del degüello.
-Si tuviera fuerza para caminar, replicó el hombre, habría abandonado
este lugar desde hace muchísimo tiempo. ¡No me habría quedado entre mis
enemigos y habría ganado lo más aprisa posible el país del amigo!"
Entonces, colocaron a Abu Bekr en un féretro y lo llevaron al sultán.
Este universo es como la ciudad de Sebsvar. Muchos hombres de Dios están
extraviados en él y Dios, como el sultán de Harezmshah, pide al pueblo un
corazón puro. El profeta dijo: "Dios no mira vuestra apariencia. No
busquéis más que la pureza del corazón." Sólo los hombres de corazón
merecen Sus miradas. Tú te has creído un hombre de corazón y te has vuelto
orgulloso. Así es como te has salido del camino de los hombres de corazón.
Tú dices al sultán: "¡He aquí un corazón puro! Es lo mejor que puede
encontrarse en la ciudad de Sebsvar!"
Te responderán: "¡Esto no es un cementerio! ¿Por qué me traes un cadáver?
¿No existe un corazón puro junto al cual se refugien los ciudadanos?"
No olvides que los corazones puros están disimulados en este universo,
pues la luz es lo contrario de la oscuridad.




EL MATHNAWI

60
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Dom 18 Dic 2022, 08:12

TRAMPAS



El gallo representa el deseo y el ídolo de la carne. Se ha embriagado con
un vino envenenado.
Si Adán no hubiera tenido el cuidado de asegurar su descendencia, habría
permanecido casto por vergüenza del deseo.
Satanás pidió a Dios: "¡Necesito una trampa poderosa para perseguir al
pueblo!"
Dios le mostró el oro, la plata y los caballos y dijo: "¡Puedes atraer al
pueblo con todo eso!
-¡Es bastante tentador! reconoció Satanás, pero yo busco algo mucho más
poderoso."
Mostrándole todas sus minas, Dios dijo: "¡Oh, maldito! ¡Aquí tienes otras
trampas!
-¡Oh, protector! ¡Eso es insuficiente!, respondió Satanás.
Entonces Dios le mostró montones de vituallas, golosinas y vestiduras de
seda.
"¡Oh, Señor mío, imploró Satanás, ten piedad de mí. Eso solo no me
bastará para encadenar a los hombres y distinguir a los que aman de los
hipócritas. ¡Necesito un cebo más sutil!"
Dios propuso además la bebida y la música. Satanás se mostró admirado,
pero quedó insatisfecho. Pero, cuando Dios le mostró la trampa de la
belleza femenina, se puso a danzar de alegría y exultó:
"¡Es exactamente lo que necesitaba!"
Cuando hubo visto aquellos ojos lánguidos capaces de hacer perder la
razón a cualquiera, aquellas mejillas que inflamarían el corazón de los
enamorados, aquellos lunares, aquellos labios de ágata, aquel reflejo de
luz de vanidad tras un velo tan fino, aquellas maneras, aquellos caprichos,
aquellos juegos, entonces Satanás quedó por fin satisfecho.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Dom 18 Dic 2022, 08:13

LA CUERDA AL CUELLO



Un hombre pretendió un día ser un profeta superior a todos los demás. Le
pusieron una cuerda al cuello y lo llevaron ante el sultán. Curioso por
conocer el origen de aquella aberración, la multitud se reunió como un
hormiguero.
"Si la pobreza es un signo de profecía, decía la gente, entonces todos
somos profetas. Todos somos semejantes y todos hemos venido igualmente del
otro mundo. ¿Qué hay de extraordinario en eso?
-Hay una cosa que vosotros ignoráis, respondió el hombre. Vosotros habéis
venido a la tierra por decisión del destino, pero habéis viajado en la
ignorancia, como un niño que duerme, inconsciente de las etapas. Habéis
atravesado muchas comarcas en la embriaguez o en el sueño. Nada habéis
sabido del camino de lo alto y del camino de lo bajo. Nosotros hemos
recorrido el universo con nuestros cinco sentidos y en las seis
direcciones, despiertos y alegres. Hemos visto el origen y la finalidad,
porque nuestros guías conocían bien el camino."
El pueblo pidió al sultán que torturase a aquel hombre para dar ejemplo,
pero el sultán notó que el hombre era tan delgado que un simple papirotazo
lo habría matado. Su cuerpo era casi transparente.
El sultán se dijo entonces que más valía probar con la dulzura pues un
lenguaje tierno hace salir a la serpiente de su guarida.
Hicieron salir al pueblo y el sultán, lleno de paciencia y de dulzura, le
preguntó de dónde venía y se informó sobre sus condiciones de vida.
"¡Oh, sultán! respondió el hombre, mi casa es el país de la salvación y
mi dirección es el país de la reprobación. No tengo ni morada ni amigos.
¿Cómo podría un pez vivir en tierra?,¦
Para provocarlo, el sultán le preguntó:
"¿Cuál es tu plato preferido?" Después: "¿Qué has bebido para estar así
ebrio por la mañana?
-¡Si tuviera pan, replicó el hombre, no pretendería ser un profeta!"
Profetizar ante tal sultán es como esperar que una montaña muestre
corazón. Lo único que puede hacer una montaña es devolver las palabras que
se le dirigen. Al hacer eso, se burla. De nada sirve hablar de vida a un
cadáver. Pero habla de oro o de mujeres y todos te seguirán sin preocuparse
siquiera de su propia existencia. Diles: "Una hermosa mujer está enamorada
de ti. ¡Ve! te espera." Correrán enseguida en la dirección que les
indiques.
Pero, si hablas el lenguaje de la verdad y dices: "¡En este efímero
universo preparémonos para el universo de la verdad! ¿Qué importa lo
efímero puesto que es posible la eternidad?" Sabe entonces que querrán
matarte ¡y no creas que hacen eso para proteger su religión!
El sultán preguntó:
"¿Qué es la revelación? ¿Qué beneficio saca de sus actividades un
profeta?
-Todo lo que dice un profeta termina por suceder, respondió el hombre.
¿Puede existir un reino que no desee unirse a él? ¡La revelación de un
profeta, sin hablar siquiera de mí, es como la inspiración en el corazón de
una abeja! La revelación que Dios hizo a la abeja ha llenado su morada de
miel. ¡Por su revelación, Dios ha llenado de miel el universo! Y, como el
hombre posee la luz del corazón, su revelación no podría valer menos que la
de una abeja."


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Dom 18 Dic 2022, 08:14

EL ORIGEN DEL ORIGEN

EL MATHNAWI

62
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Un enamorado estaba relatando a su amada todo lo que había hecho por
ella:
"He hecho muchas cosas por ti. Por culpa tuya he sido blanco de muchas
flechas. Mis bienes han volado y mi dignidad al mismo tiempo. ¡Ah, cuánto
he sufrido por tu amor! Ya no hay noche ni día que me traiga una sonrisa."
Así enumeraba la lista de los amargos brebajes que había tenido que
absorber. No hacía esto con el fin de culpabilizar a su amada, sino, más
bien, para probarle su sinceridad. Pues la sed de los enamorados no colma
ningún instinto. Describía sus penas sin cansarse. ¿Cómo podría un pez
cansarse del agua?
Cuando había terminado de hablar de sus desengaños, añadía:
"¡Y aún no te he dicho nada!"
Era como la candela que ignora su llama y se funde en lágrimas.
Su amada le respondió:
"Es verdad, has hecho todo eso por mí. Pero ahora préstame atención y
escucha esto: ¡tú no has ido hasta el origen del origen del amor y todo lo
que has hecho es aún poca cosa!
-Dime ¿cuál es, pues, ese origen?
-Es la muerte, la desaparición, la inexistencia. ¡Has hecho todo para
probar tu amor, salvo morir!"
En aquel mismo instante, el enamorado rindió el alma en la alegría y esta
alegría le quedó, eternamente.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Dom 18 Dic 2022, 08:16

LLANTOS


Un discípulo visitó un día a su maestro. Lo encontró llorando y se puso
también a llorar más fuertemente aún.
Cuando dos amigos bromean, el que tiene buenos oídos ríe una sola vez,
pero el sordo ríe dos veces, pues su primera risa no es sino una imitación.
Ríe con todo el mundo sin entender. Después, cuando se le explica la causa
de la hilaridad general, ríe por segunda vez.
Un imitador es como un sordo. Vive en el placer y en la alegría sin saber
lo que son el placer y la alegría. La luz del maestro se refleja en su
corazón. La alegría del discípulo emana de la de su maestro. Los que creen
que este estado les es propio son como un cesto en el agua. Cuando se le
saca del agua, se da cuenta de que el agua pertenece al río.








EL MATHNAWI

63
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Jue 22 Dic 2022, 09:06

DESEO


Una esclava, dominada por el deseo, había enseñado a un asno a hacer el
amor con ella y el animal había tomado gusto en ello. La esclava utilizaba
una calabaza para controlar los asaltos del asno. Es decir, que en el
momento de la unión, aquella perra encajaba la calabaza en el miembro del
animal para no recibir sino la mitad de él, pues, sin esta precaución, se
habrían desgarrado su vagina y sus intestinos.
El ama de la esclava se extrañaba de ver que su asno se desmejoraba de
día en día. Ningún veterinario descubría el secreto de aquella enfermedad.
Ahora bien, un día, por una grieta de la puerta, vio a su esclava bajo el
asno. A la vista de esto, quedó presa de admiración y también de celos.
"¿Cómo es posible? ¡Yo merezco eso mucho más que ella! Después de todo
¿no es mío el asno?"

El asno era maestro consumado en su tarea. La mesa estaba dispuesta y las
velas encendidas. El ama se hizo la inocente y llamó a la puerta.
"¿Vas a seguir mucho tiempo barriendo esta cuadra? ¡Vamos! Abre!"
La esclava escondió apresuradamente sus avíos y abrió, con una escoba en
la mano. El ama le mandó entonces que fuera a la ciudad a hacer un recado.
¡En realidad, la conversación fue más larga, pero preferimos abreviar estos
comadreos!
Una perra había, pues, reemplazado a la otra. Ebria de deseo, cerró la
puerta. iPor fin sola! Su alegría llegó a su colmo cuando midió con una
mirada el deseo del asno.
El deseo vuelve el corazón ciego y sordo. Incluso un asno seduce a una
belleza. El deseo enmascara la fealdad y de este modo es como coge en la
trampa incluso a los hombres sensatos. Si el deseo ha podido transformar un
asno en hombre hermoso, ¡qué habría sucedido si hubiera habido un hombre
hermoso en su lugar! El exceso de comida es lo que alimenta el deseo. ¡Sé
sobrio o cásate si quieres ser razonable!

En pleno éxtasis, la mujer atrajo el asno a ella. Pero su castigo no
tardó en llegar. Para satisfacer su deseo, había subido a la mesita que
utilizaba su esclava. Cuando el asno se acercó, ella alzó sus piernas. El
miembro del asno era como un hierro caliente al rojo blanco. Bien enseñado,
el animal penetró en la mujer y la desgarró de golpe. El establo quedó
lleno de sangre. La mesita cayó por un lado y la mujer por el otro.

Una muerte vergonzosa engendra la vergüenza. ¿Has visto alguna vez a la
víctima de un asno? Escucha: Tu ego animal es como el asno, pero aún es
peor encontrarse debajo. Si tú mueres un día a causa de tu deseo, sabe que
eres más bajo que esta mujer. Su deseo le hizo sobreestimar su apetito y
por eso fue por lo que la muerte la atrapó por la garganta. No dejes que
tus deseos te arrastren fuera del justo medio. El deseo quiere poseer todo
pero te impide tener nada. ¡Guárdate del deseo, oh, ansioso e hijo de
ansioso!

La esclava, por su parte, lloraba por las calles.
"¡Oh, ama mía! ¡Quisiste alejar a la verdadera maestra! No quisiste que
te iniciara. Y has muerto por ignorancia. Adoptaste mis prácticas, pero no
te atreviste a informarte mejor. ¡Oh, mujer idiota! ¡No viste sino la
apariencia y no pensaste en el continente! ¡Viste bien el miembro
reluciente del asno, pero habrías debido ver también la calabaza! El amor
del asno te excitó tanto que te volviste ciega por él!"
Muchos hombres, con una caña en la mano, se creen Moisés o Jesús.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Jue 22 Dic 2022, 09:07

SUEÑO


Un derviche, retirado en su celda, tuvo un sueño una noche. Vio una perra
que estaba preñada y oyó los ladridos de los perrillos. Aquello le pareció
muy extraño.
"¿Cómo pueden ladrar esos perrillos incluso antes de haber nacido? se
preguntó. ¡Nadie en este bajo mundo ha oído nunca hablar de una cosa
semejante!"
Al despertarse, su estupefacción no hizo sino aumentar. Y como estaba
solo en su celda y nadie podía ayudarle a aclarar este misterio, se dirigió
a Dios:

"¡Oh, Señor! ¡Estoy pasmado ante este enigma!"
Del mundo de lo desconocido llegó esta respuesta:
"Ese sueño es la representación del discurso de los ignorantes. Pues
ellos hablan cuando aún no han salido de los velos que los rodean. Sus ojos
están cerrados y charlan inutilmente. Es tan vano como el ladrido de un
perrillo en el vientre de su madre. Ladra, pero ni siquiera sabe qué es la
caza ni qué es estar vigilando. Aún no ha visto ni lobo ni ladrón."
El deseo de ponerse en primer plano, ciega a los ignorantes y sus
palabras son temerarias. Describen la luna sin haberla visto y venden aire
a sus clientes.
Busca clientes que te busquen realmente. No te preocupes de uno
cualquiera de ellos. ¡Porque es malo estar enamorado de dos amadas!




[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

65


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Sáb 24 Dic 2022, 09:45

FAVOR DIVINO



Muy cerca del Temén, en la ciudad de Darván, vivía un hombre lleno de
generosidad, de bondad, de madurez y de razón. Su morada era el lugar de
reunión de los desheredados, de los pobres y de los melancólicos. Tenía la
costumbre de distribuir la décima parte de sus cosechas.
Cuando el trigo se convertía en harina y hacían pan con ella, distribuía
la décima parte de él. Cualquiera que fuese la naturaleza de su cosecha,
hacía así, cuatro veces al año, esa distribución.
Un día dio estos consejos a sus hijos:
"Cuando yo haya muerto, perpetuad esta tradición para que el favor divino
esté sobre vuestra cosecha. El fruto de una cosecha proviene de lo
desconocido, pues es Dios quien nos lo proporciona. Si disponéis
adecuadamente de sus larguezas, la puerta del provecho se abrirá para
vosotros. Así hacen los campesinos que siembran sin esperar ya una parte de
su cosecha. Puede suceder que lo sembrado sea más importante en cantidad
que el resto. ¡Qué importa! ¡Tienen confianza! El zapatero se priva
igualmente de todo para comprar pieles, pues ésa es la fuente de sus
ingresos. Pero la tierra o el cuero no son, de hecho, sino velos. Y la
verdadera fuente de ganancia es lo que Dios nos ofrece. Si restituís
vuestras ganancias a la fuente, recuperáis vuestra apuesta centuplicada.
Imaginad que hayáis colocado vuestras ganancias en el lugar en el que
suponéis que se encuentra su fuente y que nada brota durante dos o tres
años. No os queda ya sino implorar a Dios.
"No lo olvidéis: El es quien nos procura alegría y embriaguez, no el vino
ni el hachís. Ninguna ayuda verdadera nos vendrá de vuestros tíos, de
vuestros hermanos, de vuestro padre o de vuestros hijos. Sabedlo: llegará
un día en que ellos se alejarán de vosotros y vuestros amigos se volverán
enemigos. Durante toda vuestra vida no habrán hecho sino obstaculizar
vuestro camino, igual que ídolos.
"Si un amigo se aleja de ti con rencor, celos o cólera, no te apenes. Muy
al contrario, da limosnas y da gracias a Dios pues no estabas ligado a ese
amigo sino por ignorancia. Pero ahora te has liberado de sus redes. Busca,
pues, un verdadero amigo. El verdadero amigo es aquel cuya amistad no se
deja enfriar por nada, ni siquiera por la muerte.

"No olvidéis esto: sembrad vuestra semilla en la tierra de Dios para que
vuestra cosecha esté al abrigo de los ladrones y de las calamidades. En
cualquier momento el diablo nos amenaza con la pobreza. No le sirvamos de
pieza de caza. Por el contrario, démosle caza nosotros, pues no es digno
que el halcón del sultán sea cazado por una perdiz."
Pero este sabio sembraba la semilla de la sabiduría en un terreno árido.
En las palabras del sabio se encuentran miles de exhortaciones útiles. Pero
hace falta oído para oírlas. ¡Quién mejor que los profetas para aconsejar,
puesto que sus palabras hacen moverse las montañas!
Las montañas han aprovechado sus consejos, pero muchos hombres les
arrojaron piedras. Así es como, hipnotizados por la idea de sacrificar una
décima parte de sus ganancias, muchos hombres olvidan el favor divino que
obtendrían obrando así.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Sáb 24 Dic 2022, 09:46

UN PUÑADO DE TIERRA


Dios creó al hombre de tal manera que puede distinguir el bien del mal.
Un día pidió al ángel Gabriel que fuese a buscarle un puñado de tierra.
Pero cuando éste tendió la mano, la tierra retrocedió y dijo lamentándose:
"¡Oh, ángel! ¡Por el amor de Dios, perdóname! ¡En nombre de la ciencia
que Dios te confió, no me hagas daño!
Tú tratas con Dios a cada instante. Eres el dueño de los ángeles y el
mensajero del profeta. Has tenido revelaciones. Eres un ángel superior,
pues insuflas el espíritu al alma igual que Izrafel insufla el alma al
cuerpo. Cuando él sopla su trompeta, el cuerpo se reanima, pero cuando eres
tú quien pones en tu boca la trompeta, el corazón resucita a la luz.
¡Miguel nos proporciona el alimento del cuerpo, pero tú alimentas el
corazón! ¡Como la misericordia triunfa sobre la cólera, lo mismo triunfas
tú sobre Azrael!"

Así habló la tierra. Gabriel, emocionado por sus lágrimas, regresó ante
Dios y le dijo:
"No me atrevo a diferir la ejecución de tus órdenes, pero sabes lo que ha
pasado entre la tierra y yo. ¡Me hubiese sido fácil traerte un puñado de
ella si no me hubiese intimidado invocando uno de tus nombres!"
Dios dijo entonces a Miguel:
"¡Ve a la tierra y tráeme un puñado de ella!"
Pero la tierra, fogosamente, expresó sus tormentos al ángel:
"¡En nombre de Aquel que te hizo sostén de los cielos, perdóname! Tú eres
el que pesa el don de cada criatura, el que calma la sed de los sedientos.
Ten piedad de mí. ¡Mira las lágrimas de sangre que vierto!"
Un ángel es una manifestación de la misericordia divina y no pone sal en
la herida de un enfermo. Así, Miguel regresó ante Dios sin haber cumplido
su misión. Le dijo:

"¡Oh, Señor que conoces lo oculto y lo aparente! Las lágrimas de la
tierra han alzado un obstáculo en mi camino. Conozco el valor de las
lágrimas y no he podido mostrarme insensible."
Entonces, Dios dijo a Izrafel:
"Vé a buscarme un puñado de tierra."
Apenas Izrafel hubo llegado a su destino cuando la tierra empezó de nuevo
a lamentarse diciendo:
"¡Oh, savia de la vida! ¡Con tu aliento resucitas a los muertos! Tu
aliento lleno de misericordia reanima el universo entero. Eres el sostén de
la tierra y el ángel de misericordia. En nombre de Dios, no me causes
ningún daño. Pues me atenaza la duda. Tú eres fiel al Misericordioso y Dios
es el que no espanta a nadie, ni siquiera al pájaro. ¡Por piedad, sé tan
clemente como tus dos predecesores! "
Así Izrafel se volvió hacia Dios:
"Tú has ordenado a mis oídos que vayan a buscar tierra y has ordenado lo
contrario a mi razón. ¡Que tu misericordia sea mayor que tu cólera!"
Entonces Dios dijo a Azrael:
"¡Tráeme un puñado de tierra sin más vacilaciones!"
Ahora bien, la tierra volvió a lamentarse:
"¡En nombre del Misericordioso! ¡En nombre del Todopoderoso! ¡Déjame!
Pues Dios no niega a quien pide."
Azrael replicó:

"¡Yo no tengo poder para diferir una orden del Todopoderoso!
-¡Pero Dios ordena ser sabio y perdonar!
-La sabiduría, dijo Azrael, puede interpretarse de maneras diferentes,
pero cuando se tiene una orden tan estricta, apenas hay lugar para
interpretaciones. Tus lágrimas y tus suspiros abrasan mi corazón. No creas
que soy insensible a la piedad. Puede incluso que sea más compasivo que los
que me han precedido. Pero, si, ante una orden de Dios, yo abofeteo a un
huérfano, y si un hombre de buena voluntad le ofrece leche, mi gesto valdrá
más que el suyo. En toda prueba hay un don. El ágata siempre está oculta en
el barro. ¡Puesto que es El quien te invita, ven! ¡Esta invitación sólo te
traerá honor y alegría! Más vale obedecer las órdenes de Dios. Por mi
parte, no tengo fuerza para resistirme a ellas."
Después, como la tierra persistía en su petición:
"Yo soy como un lápiz entre dos dedos. ¡No hago más que obedecer!"
Y, mientras que la tierra lo escuchaba, tomó de ella lo suficiente para
llenar su mano. Y la tierra se sintió como el niño que llevan por fuerza a
la escuela.
Dios dijo entonces a Azrael:
"¡Te nombro arrancador de espíritus!
-¡Oh, Señor mío! dijo Azrael, si ésa es mi tarea, toda criatura será mi
enemiga. ¡No hagas de mí el enemigo de toda criatura!"
Dios respondió:
"No temas nada. Crearé enfermedades de la cabeza, convulsiones... y
muchas otras cosas como razones aparentes de la muerte y nadie te
considerará responsable.
-¡Oh, Señor mío! ¡Habrá sin duda sabios entre tus servidores que rasgarán
ese velo!

-Esos saben que existe un remedio para cada pesar y que sólo el destino
es irremediable. Los que miran el origen no te verán. Aunque estés oculto a
los ojos del pueblo, eres un velo tú mismo para los que ven la verdad.
Puesto que, para ellos, el destino tiene la dulzura del azúcar, ¿qué
tendrían que temer? Si derribas los muros de una prisión, ¿por qué quieres
que se aflijan los prisioneros? ¿Por qué dirían: "¡Qué lástima haber roto
tan hermoso mármol!" Ningún preso está triste por salir de la prisión,
salvo el destinado al patíbulo. El que duerme en prisión y sueña con
jardines de rosas se dice: "¡Oh, Dios mío, déjame gozar de este Edén!"
Cuando duerme, no desea despertar."
El alma dormida ignora el cuerpo, esté éste en el jardín de rosas o en el
fuego. ¡Qué hermoso sueño! ¡Visitar el paraíso sin mori
r!


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Sáb 24 Dic 2022, 09:48

LAS BABUCHAS PRECIOSAS



Eyaz, que era un hombre de corazón puro, había guardado sus babuchas y su
manto en una habitación. La visitaba cada día y, como esas babuchas y ese
manto constituían todo su haber, se decía:
"¡Vaya! ¡Mira estas babuchas! ¡No tienes motivos para estar orgulloso!"
Pero unos celosos lo calumniaron ante el sultán diciendo:
"Eyaz posee una habitación en la que acumula oro y plata. ¡La puerta está
bien cerrada y nadie entra en ella más que él!
-Es extraño, dijo el sultán. ¿Qué puede poseer que desee ocultar a mis
ojos? Tratemos de aclarar el misterio sin que se dé cuenta de nada."
Llamó a uno de sus emires y le dijo:

"A medianoche, abrirás esta celda y tomarás todo lo que te parezca
interesante. Todo lo que hayas encontrado, muéstralo a tus amigos. ¿Cómo
puede este avaro pensar en acumular tesoros cuando yo soy tan generoso?"
A medianoche, el emir se trasladó a la celda con tres de sus hombres. Se
habían provisto de linternas y se frotaban las manos diciendo:
"La orden del sultán es generosa, pues así recuperaremos en beneficio
nuestro todo lo que encontremos."
De hecho, el sultán no dudaba de su servidor, sino que deseaba sólo dar
una lección a los calumniadores. Sin embargo, su corazón temblaba y se
decía:
"Si realmente ha hecho tal cosa, es preciso que su vergüenza no sea
pública pues, suceda lo que suceda, lo tengo en gran estima. ¡Por otra
parte, está por encima de este tipo de calumnias!"

El que tiene malos pensamientos compara a sus amigos con él. Los
mentirosos compararon al profeta con ellos. Y así fue como los
calumniadores vinieron a tener malos pensamientos sobre Eyaz.
El emir y sus hombres acabaron por forzar la puerta y penetraron en la
habitación, ardiendo en deseos. ¡Ay! ¡No vieron allí más que el par de
babuchas y el manto! Se dijeron:
"Es inconcebible que esta habitación esté tan vacía. Esos objetos sólo
están ahí para desviar la atención."
Fueron a buscar una pala y un pico y empezaron a excavar por todos lados.
Pero todos los agujeros que excavaban les decían:
"Este lugar está vacío. ¿Por qué, pues, lo abrís?"
Finalmente, rellenaron los agujeros, llenos de decepción, pues el pájaro
de su deseo no había saciado su apetito. La puerta hundida y el suelo
removido quedaban como testigos de la fractura. Regresaron, cubiertos de
polvo, ante el sultán. Este, fingiendo ignorar su decepción, les dijo:
"¿Qué pasa? ¿Dónde están las bolsas de oro? Si las habéis dejado en algún
sitio, ¿dónde está entonces la alegría de vuestros rostros?"
Ellos le respondieron:
"¡Oh, sultán del universo! Si haces correr nuestra sangre, lo habremos
merecido. Nos entregamos a tu piedad y a tu perdón.
-No me corresponde a mí perdonaros, replicó el sultán, sino más bien a
Eyaz, pues habéis atacado su dignidad. Esa herida está en su corazón.
Aunque él y yo no seamos más que una persona, esta calumnia no me afecta
directamente. ¡Pues si un servidor comete un acto vergonzoso, su vergüenza
no recae sobre el sultán!"

El sultán pidió, pues, a Eyaz que juzgase él mismo a los culpables,
diciendo:
"Aunque te probase mil veces, nunca encontraría en tu casa el menor signo
de tráición. ¡Serían más bien las pruebas las que se avergonzarían ante ti!
-Todo lo que me has dado te pertenece, respondió Eyaz. Mi peso es
solamente este manto y este par de babuchas. Por eso es por lo que dijo el
profeta: "¡El que se conoce, también conoce a su Dios!" A ti te corresponde
juzgar pues, ante el sol, desaparecen las estrellas. i Si hubiese sabido
prescindir de este manto y de estas babuchas, estas calumnias no se habrían
producido!"





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

69


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 26 Dic 2022, 08:03

EL FUEGO DE LA NOSTALGIA


Mediún, separado de su amada, había caído enfermo y el fuego de la
nostalgia hacía hervir su sangre. Vino un médico para cuidarlo, pero,
cuando puso el dedo en el lugar de su dolor, el enamorado lanzó un grito:
"¡Déjame! ¡Si tengo que morir, tanto peor!"
El médico replicó, asombrado:
"¡Tú que no temes al león y que estás cada noche rodeado de animales
salvajes, dominándolos con sólo la fuerza de tu amor! ¿Qué significa este
miedo repentino?"
Mediún respondió:
"No tengo miedo de la enfermedad, pues soy más paciente que la montaña.
Mi cuerpo está contento con la enfermedad. El pesar es mi patrimonio y mi
corazón está lleno de Leila. iPor eso temo que, al hacerme una sangría,
puedas herir a mi amada!"


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 26 Dic 2022, 08:04

ACTO FALLIDO


Un hombre piadoso tenía una mujer muy celosa. Poseía una sirvienta tan
hermosa como las huríes. Su mujer, para protegerlo de la tentación, se las
arreglaba para no dejarlo nunca solo con ella. Ejercía un control
permanente, tanto que estos dos enamorados nunca encontraban un instante
propicio para su unión.
Pero, cuando la voluntad de Dios se manifiesta, las murallas de la razón
se derrumban bajo los golpes de la inadvertencia. Cuando la orden de Dios
aparece, ¡qué importa la razón! ¡Incluso la luna desaparece!
Un día, la mujer partió para el baño, acompañada de su sirvienta. Pero,
en el camino, se acordó de pronto que había olvidado traer su barreño. Dijo
a su sirvienta:

"¡Corre! ¡Ve como un pájaro a la casa y tráeme mi barreño de plata!"
La sirvienta se llenó de alegría al ver realizarse su esperanza. Se
decía:
"El amo debe de estar en casa en este momento. Así que podré unirme a
él."
Corrió, pues, hacia la morada de su amo, con la cabeza llena de estos
agradables pensamientos. Desde hacía seis años, en efecto, llevaba en su
interior este deseo. Vivía con la esperanza de pasar un rato con su amo.
Así que no corrió hacia la casa. No, más bien voló hacia ella. Encontró
allí a su amo solo. El deseo entre estos dos enamorados era tan intenso que
no pensaron siquiera en cerrar la puerta con llave. Se sumergieron así en
la embriaguez y mezclaron sus dos almas.

La mujer, que seguía esperando en el camino del baño, se dio cuenta
repentinamente de la situación.
"¿Cómo he podido enviar a esta sirvienta a la casa? ¿No es esto acercar
el fuego a la estopa? ¿O el carnero a la oveja?"
Corrió hacia su casa. La sirvienta corría bajo el imperio del amor, pero
ella corría bajo el imperio del temor. Y es grande la diferencia entre el
amor y el temor. En cada aliento el sabio se acerca al trono del sha, pero
el hombre piadoso hace en un mes el trayecto de un día.
La mujer llegó finalmente a la casa y abrió la puerta. El chirrido de los
goznes puso término a la felicidad de los enamorados. La sirvienta se
levantó de un salto, mientras que el hombre, prosternado, se puso a rezar.
Viendo a su sirvienta descompuesta y a su marido en oración, la mujer fue
presa de sospechas. Levantó la túnica de su marido y comprobó que su
miembro estaba manchado, igual que sus muslos y sus piernas. Se golpeó la
cabeza con las manos.

"¡Oh, imprudente! ¡Así es como rezas! ¡Es digna del estado de oración y
de evocación esta suciedad sobre tu cuerpo!"
Si preguntas a un infiel quién ha creado el universo, te responderá:
"¡Dios! El es quien lo ha creado, como atestigua toda la creación." Pero
las obras de los infieles, que sólo son blasfemias y malos pensamientos, no
corresponden apenas a esta afirmación, como sucede con el hombre de nuestra
historia.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 26 Dic 2022, 08:06

LA PERLA


Había un hombre llamado Nasuh, que se ocupaba en el baño del servicio de
las mujeres. Su cara era muy afeminada, lo que le permitía disimular su
virilidad. Era un maestro en el arte del disfraz. Desde hacía años actuaba
así y nadie había descubierto su secreto. Pero, a pesar de su cara y de su
voz aflautada, su deseo era ardiente. Cubría su cabeza con un velo, pero
era un joven ardoroso.
Se arrepentía a menudo de esta actividad, pero su deseo volvía a
imponerse. Un día fue a ver a un sabio para que éste le procurase el
socorro de sus plegarias. El sabio comprendió enseguida la situación y no
dejó que se le notara nada. Sus labios estaban como cosidos pero, en su
corazón, los secretos ya estaban desvelados. Pues los que conocen los
secretos tienen la boca sellada.

Así, con una ligera sonrisa, dijo al joven:
"¡Que Dios te haga arrepentirte de lo que tú sabes!"
Esta plegaria atravesó los siete cielos y fue aceptada, pues las
plegarias de este sheij eran diferentes de las demás. Dios creó, pues, un
pretexto para sacar a Nasuh de la situación en la que se encontraba. Un
día, cuando Nasuh llenaba un barreño de agua, la hija del sultán extravió
una perla. Era una de las joyas que adornaban sus pendientes. Todas las
mujeres presentes se precipitaron por todos lados para encontrarla y
cerraron las puertas. Por mucho que buscaron por todas partes, la perla
siguió sin aparecer. Para no omitir nada, se decidió registrar a las
personas preséntes, mirar en su boca, sus orejas y en todos los orificios y
aberturas. Se ordenó a todos que se desnudaran para ser registrados.
Nasuh, retirado en un rincón, con el rostro pálido, estuvo a punto de
desvanecerse de miedo. Pensaba en la muerte y su cuerpo temblaba como una
hoja. Se decía:

"¡Oh, Dios mío! ¡He pecado mucho! He faltado a mis buenas resoluciones. Y
cuando me llegue el turno de ser registrado, ¿quién puede decir cuántas
torturas sufriré? Siento ya el olor a quemado de mis pulmones. ¡Ah! ¡No
deseo a nadie, ni siquiera a un infiel, que conozca un trance semejante!
¡Ojalá que mi madre no me hubiese concebido! ¡O que un león me hubiese
devorado! ¡Oh, Dios mío! Me confío a tu misericordia. ¡Ten piedad de mí!
Concédeme la gracia pues cada poro de mi piel siente como una mordedura de
serpiente. Si cubres mi vergüenza, me arrepentiré de todos mis pecados.
¡Acepta una vez más mi arrepentimiento y si no cumplo esta promesa, haz de
mí lo que quieras!"
Mientras que mascullaba así. Nasuh oyó decir a alguien:
"Hemos registrado a todo el mundo. Pero ¿dónde está Nasuh? Que venga para
ser también registrada."
Al oír esto, Nasuh se derrumbó como un muro que se viene al suelo. Su
razón lo abandonó y permaneció en el suelo, inanimado. En este estado,
mientras estaba fuera de sí mismo, pudo alcanzar el secreto de la verdad.
Mientras que nada subsistía de su existencia, se concedió un favor a su
alma. Esta escapó de la razón para unirse a la verdad. Entonces fue cuando
afluyó la oleada de la misericordia.
De repente, alguien gritó:

"¡Aquí está la perla! ¡Acabo de encontrarla! ¡Tranquilizáos y alegraos
conmigo!"
Las mujeres aplaudieron diciendo:
"¡Todo solucionado!"
El alma de Nasuh volvió a la superficie y sus ojos vieron de nuevo la
luz. Todos le pedían perdón por haber dudado de su honradez.
"¡Te hemos calumniado, Nasuh! Pero, como eras tú la que estaba más cerca
de la hija del sultán, ¿no era normal que fueses la primera sospechosa?"
De hecho, las mujeres habrían querido empezar el registro por ella, pero,
por respeto a su intimidad con la hija del sultán, habían querido dejarle
así la ocasión de desembarazarse de la perla. Mientras que ellas pedían
perdón, Nasuh decía:

"No os excuséis. Soy culpable y mi culpabilidad supera la vuestra. Lo que
me sucede es un favor de Dios pero, en realidad, soy peor de lo que
imagináis. Todo lo que hayáis podido decir sobre mí no es ni la centésima
parte de mis pecados. Quien cree conocer mis faltas, no conoce sino una
ínfima parte de ellas. Dios, que cubre con un velo toda vergüenza, conocía
bien mis pecados. Iblis, que fue mi maestro durante algún tiempo, se había
convertido en discípulo mío. Dios conocía mis faltas, pero las ha ocultado
para ahorrarme la vergüenza. Con su misericordia, me ha abierto el camino
del arrepentimiento. Aunque cada uno de mis pelos se convirtiese en una
lengua, eso no bastaría para expresar mi gratitud."

Algún tiempo después, vino alguien de parte de la hija del sultán para
invitarlo a cumplir su servicio en el baño. No quería, le dijeron, ser
servida sino por ella. Nasuh respondió:
"¡Vete! Yo ya he salido de esa situación. ¡Di que Nasuh está enfermo!"
Y se decía:
"¡He muerto y resucitado! Este instante de temor que he vivido es
inolvidable. iDespués de tal advertencia, sólo un asno perseveraría en el
error!"


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 26 Dic 2022, 08:10

EL ASNO Y EL ZORRO


Un campesino poseía un asno flaco y demacrado que, desde el poniente
hasta la salida del sol, vagaba, lamentable, sin comer nada, por los
pedregosos desiertos. Ahora bien, en estos parajes había un bosque rodeado
de marismas, en el que reinaba un león, gran cazador. Este león se
encontraba entonces agotado y malherido como consecuencia de un combate con
un elefante. Estaba tan débil que ya no tenía fuerza para cazar. Tanto, que
él y los demás animales se encontraban privados de alimento. Estos últimos
tenían, en efecto, la costumbre de alimentarse con los restos de la comida
del león. Un día el león ordenó al zorro:
"Ve a cazarme un asno. Busca uno en el prado y arréglatelas para traerlo
aquí por astucia. Comiendo su carne recuperaré fuerzas y me pondré de nuevo
a cazar. Necesitaré muy poco y os dejaré el resto. Practica tus sortilegios
y tráeme un asno o un buey. Emplea cualquier medio a tu conveniencia, pero
arréglatelas para que se acerque a mí.

-Soy tu servidor, dijo el zorro. Estoy en mi terreno cuando se trata de
astucia. Mi camino aquí abajo consiste en guiar a los que abandonan el buen
camino."
Partió, pues, hacia el prado. Pues bien, en su camino, en medio de un
desierto, vino a dar con un asno que vagaba, flaco y demacrado. Se acercó y
entabló conversación con este inocente.
"¿Pero qué haces tú en este pedregoso desierto?
-El que yo coma espinas o que esté en el jardín del Irem Dios lo ha
querido así y yo le doy gracias por ello. Se deben agradecer los beneficios
tanto como las decepciones. Pues en el destino existe lo peor de lo peor.
Como es Dios quien hace el reparto, la paciencia es la llave de todo favor.
Si me ofrece leche, ¿por qué habría de pedirle miel? De todos modos cada
día trae su parte de tormentos.

-Pero, replicó el zorro, la voluntad de Dios es que busques la parte que
te está destinada. Este es un mundo en el que reina el pretexto. Si no hay
pretexto ni razón aparente, tu parte se te escapa. Por eso es por lo que es
importante reclamar.
-Lo que dices, dijo el asno, prueba tu falta de confianza en Dios.
Pues El que da la vida dará también el pan. El que es paciente acaba por
encontrar su parte, tarde o temprano y, con seguridad, más rápidamente que
el que no sabe esperar.

-¿La confianza en Dios? respondió el zorro. Eso es algo muy escaso. Y no
creas que tú o yo la tengamos. Hay que ser muy ignorante para pretender
conseguir lo escaso, pues no a todos les es dado llegar a sultán.
-Tu discurso está hecho sólo de contradicciones, replicó el asno.
Aquí abajo, todas las desgracias provienen de la codicia. Hasta hoy,
nadie ha oído hablar nunca de una muerte causada por la moderación y nadie
ha llegado a sultán sólo por la fuerza de su ambición. Los perros no comen
pan y los cerdos tampoco. La lluvia y las nubes no son fruto de una acción
humana. El deseo que tienes de conseguir tu parte no tiene igual sino en el
deseo que tu parte tiene de unirse a ti. Si tú no vas hacia ella, ella
vendrá a ti. En esta búsqueda, la precipitación sólo puede traer
decepciones.
-¡Eso no es más que una leyenda! se burló el zorro. Hay que hacer un
EL MATHNAWI

72
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

esfuerzo, aunque no sea más que para obtener una semilla. Puesto que Dios
te ha dado manos, debes usarlas. Tienes que trabajar, aunque sólo sea para
ayudar a tus amigos. Puesto que nadie puede ser a la vez sastre, aguador y
carpintero, el universo encuentra equilibrio en la distribución del trabajo
y de las ganancias. Es un error creerse libre porque se consume gratis.
-Yo no conozco mejor ganancia que la confianza en Dios, dijo el asno;
pues cada vez que se dan las gracias a Dios, aumenta nuestra ganancia."
Conversaron así durante mucho tiempo y acabaron por agotar las preguntas
y las respuestas. Finalmente, el zorro dijo al asno:
"Es una idiotez esperar en este desierto de piedras. La tierra de Dios es
vasta. Ve mejor al prado. En él, todo es verde como en el paraíso. La
hierba crece abundante. Todos los animales viven allí alegres y felices. La
hierba es tan alta que incluso un camello podría ocultarse en ella. Unos
arroyos de agua pura amenizan este Edén por aquí y por allá."
El asno ni siquiera dudó en responder:
"¡Oh, traidor! Si vienes de ese paraíso, ¿por qué estás tan flaco? ¿Y
dónde está, tu alegría? La debilidad de tu cuerpo es peor que la mía. Si
eres un mensajero de los arroyos de lo que me hablas, entonces ¿qué
mensajero enviará la sequía? Tú cuentas muchas cosas, pero apenas presentas
pruebas."
A fuerza de insistencia, el zorro consiguió arrastrar al asno hacia el
bosque. Lo condujo hacia el cubil del león. Cuando estaban aún bastante
lejos, el león cargó, lleno de impaciencia. Con un terrible rugido, se
precipitó hacia el asno, pero sus fuerzas lo traicionaron y el asno, medio
muerto de miedo, logró refugiarse en la montaña. El zorro dijo entonces al
león:
"¡Oh, sultán de los animales! ¿Por qué has actuado así contra toda razón?
¿Por qué te has precipitado? Si hubieras sabido esperar, era asunto
resuelto. Al verte, el asno ha huido y tu debilidad, revelada a la luz del
día, te cubre de vergüenza.
-Yo creía poseer mi fuerza de otros tiempos, dijo el león. Ignoraba que
estuviera debilitado hasta este punto. El hambre me ha hecho olvidar todo.
Mi razón y mi paciencia se han evaporado. Utiliza, por favor, tu
inteligencia una vez más y tráemelo. Si lo consigues, te estaré agradecido
para siempre.
-Si Dios lo quiere, dijo el zorro, la ceguera de su corazón le hará
cometer de nuevo el mismo error. Quizás olvide el miedo que acaba de
experimentar. ¡No sería muy extraño por parte de un asno! Pero si lo
consiguiera, no peques por exceso de precipitación para no arruinar mis
esfuerzos.
-Ahora ya tengo experiencia, dijo el león. Ya sé que estoy débil e
inválido. Te prometo no atacarlo hasta que esté a mi alcance."
Así que el zorro volvió a ponerse en camino rezando:
"¡Oh, Dios mío! ¡Ayúdame! ¡Haz que la ignorancia oscurezca la
inteligencia de este asno! Debe de estar ahora arrepintiéndose y jurando no
dejarse engañar nunca más por las promesas del prójimo. Ayúdame para que
pueda engañarlo una vez más. Pues soy enemigo de toda inteligencia y
traidor a todo juramento."
Cuando llegó junto al asno, éste le dijo:
"¡Déjame en paz, oh cruel! ¿Qué te he hecho para que me arrastres así
ante un dragón? ¿Por qué has atentado contra mi vida? ¿Qué ha causado esta

EL MATHNAWI

73
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

animosidad? La causa de todo esto es, sin duda, tu perversa naturaleza.
Eres como el escorpión que pica a los que nada le han hecho. O como el
diablo que nos hace daño sin razón alguna.
-Lo que has visto, dijo el zorro, no era sino una aparición creada por
los artificios de la magia. Puedes suponer que, si no existieran tales
sortilegios, todos los hambrientos se habrían citado en ese lugar. Si esta
ilusión no existiera, la comarca se convertiría en refugio de los elefantes
y nada quedaría en pie. Yo quería avisarte para evitarte este terror, pero
mi piedad por ti y el deseo que yo tenía de ayudarte, todo eso me quitó
esta precaución de la cabeza. Si no, estoy seguro que te habría advertido
de ello.
-¡Oh, enemigo! dijo el asno. ¡Desaparece de mi vista! ¡No quiero verte
más! Ahora lo comprendo: ¡desde el principio, no buscabas más que mi vida!
¡Después de que he visto el rostro de Azrael, tienes aún el descaro de
intentar engañarme! Soy la vergüenza de la especie de los asnos, te lo
concedo. Soy incluso, si tú quieres, el más vil de los animales pero, sin
embargo, vivo. Un niño que hubiera vivido lo que yo acabo de vivir se
habría convertido en un anciano. Prometo ante Dios que nunca más creeré las
mentiras de los impostores."
El zorro replicó:
"No existen heces en lo puro. Pero la duda existe en la imaginación. Tus
sospechas están injustificadas. Créeme. No hay mentira alguna en mis
palabras ni traición en mis intenciones. ¿Por qué afligir a tu amigo con
tales sospechas? ¡Aunque las apariencias estén contra ellos, no desconfíes
de tus hermanos! La sospecha aleja a los amigos, unos de otros. Te lo
repito: ese león sólo era una ilusión. La duda y el miedo no son sino
obstáculos en tu camino."
El asno intentó resistirse a las mentiras del zorro, pero la falta de
alimento había agotado su paciencia y oscurecido su entendimiento. El cebo
del pan ha costado, ciertamente, muchas vidas y atravesado muchas
gargantas. Y el asno era prisionero de su hambre. Se decía:
"Si la muerte está al final del camino, eso sigue siendo, a pesar de
todo, un camino. Y, al menos, me libraré de este hambre que me atenaza. ¡Si
la vida consiste en este sufrimiento, acaso valga más morir!"
Había tenido desde luego un destello de inteligencia, pero, a fin de
cuentas, prevaleció su asnería. El zorro lo condujo, pues, ante el león y
éste lo devoró. Tras este combate, el león tuvo sed y partió hacia el río
para saciarla. Mientras estaba ausente, el zorro comió el hígado y el
corazón del asno. A su vuelta, viendo que el asno no tenía hígado ni
corazón, el león preguntó al zorro:
"¿Adónde han ido a parar su corazón y su hígado? No conozco criatura que
esté desprovista de estos dos órganos."
El zorro replicó:
"¡Oh, león! Si hubiese tenido hígado y corazón*, ¿habría vuelto aquí por
segunda vez?"





* Sentimientos e inteligencia (v. nota al cuento no 18, pág. 41).




[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

74


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Miér 28 Dic 2022, 08:40

EL ASNO LASTIMADO



Había un aguador que poseía un asno de carácter desabrido y cansado de la
existencia. Los fardos habían lastimado su lomo y éste inconsolable no
esperaba ya más que la muerte. La falta de alimento lo hacía sufrir
cruelmente y soñaba continuamente con un pienso de paja. El acicate había
dejado, además, en sus costados unas llagas dolorosas.
Ahora bien, el palafrenero jefe del palacio del sultán conocía al
propietario de este asno. Un día se cruzó con él en su camino. Lo saludó y,
viendo el estado de su asno, se compadeció de él.
"¿Por qué está este asno tan demacrado? preguntó.
-La causa es mi pobreza, respondió el hombre. También yo estoy necesitado
y mi asno tiene que prescindir de todo alimento."
El palafrenero le dijo:
"Confíamelo unos días para que aproveche un poco las ventajas de la
cuadra del sultán."
El hombre le confió, pues, su asno y éste fue instalado en las cuadras
del palacio. Allí vio unos caballos árabes, fogosos y lustrosos, provistos
de un buen lecho de paja y de abundante alimento. El suelo estaba limpio y
aseado. Nunca llegaba a faltar nada. Y viendo que a cada momento los
almohazaban, el asno elevó los ojos al cielo y dijo:
"¡Oh, Dios mío! Aunque sólo sea un asno, soy, de todos modos, una de tus
criaturas. ¿Por qué, entonces, tengo que soportar esta miseria y estos
tormentos? Paso las noches llamando a la muerte con mi deseo a causa de mi
lomo baldado y mi vientre vacío. En comparación, la suerte de estos
caballos me parece particularmente envidiable. ¿Es que, por casualidad, me
están reservadas estas pruebas a mí solo?"
Ahora bien, un día estalló la guerra. Los caballos fueron ensillados y
partieron al combate. Cuando volvieron a la cuadra, estaban ensangrentados,
heridos por todas partes por innumerables lanzazos o flechazos. Los
hicieron entrar en la cuadra y los trabaron para que el herrador, provisto
de su lanceta, pudiese actuar. Y éste empezó a cortar en las heridas para
retirar las puntas de las flechas. Al ver todo esto, el asno se dijo:
"¡Oh, Dios mío! A fin de cuentas, estoy satisfecho con mi estado de
pobreza. Esta abundancia se vuelve pronto muy amarga. ¡Muy poco para mí!
Quien busca la salvación no se aficiona a este mundo de aquí abajo. ¡Mi
salvación es la pobreza!"


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Miér 28 Dic 2022, 08:42

SUBSISTENCIA


Un hombre piadoso había oído a alguien referir estas palabras del
profeta:
"La subsistencia del alma viene a vosotros de parte de Dios. Lo queráis o
no, acaba por encontraros, pues está enamorada de vosotros."
Decidido a experimentar la cosa, nuestro hombre trepó a las montañas y,
allí, se dijo:
"Veamos si mi subsistencia viene a buscarme aquí, a este lugar aislado."
Y, con esto, se durmió. Pues bien, una caravana que se había extraviado,
vino a pasar por aquel lugar. Al ver a un hombre dormido así en pleno
desierto, los viajeros se dijeron:
"¿Qué hace este hombre en plena montaña, lejos de la ciudad y fuera de
cualquier camino? ¿Está muerto o vivo? ¿No tiene nada que temer de los
animales salvajes?"
Se pusieron a sacudirlo, pero él, deseoso de llevar la experiencia hasta
su término, nada decía. Permanecía como inerte, con los ojos cerrados. Los
viajeros se dijeron:
"¡Pobre hombre! ¡Está casi muerto de hambre!"
Y trajeron pan y alimento. Preocupado por su experiencia, el hombre se
mantuvo quieto y no separó los dientes. La gente, entonces, redobló su
piedad por él:
"¡Dios mío! ¡Va a morir, eso es seguro! Vamos a buscar un cuchillo."
Le introdujeron un cuchillo entre los dientes y consiguieron así separar
sus mandíbulas. Le hicieron tragar de este modo un tazón de sopa y unos
trozos de pan.
El hombre se dijo entonces:
"¡Ya está! ¡Has comprendido el secreto!"
Y su corazón se decía:
"Es Dios quien procura la subsistencia del cuerpo y del alma. Que esto te
sirva de prueba. Esta subsistencia viene al encuentro de los que
pacientemente la esperan."





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


76


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 02 Ene 2023, 08:40

LIMPIAR EL ALMA


Había un hombre creyente que vivía en Gazna. Su nombre era Serrezi, pero
lo llamaban Mohammed. No rompía su ayuno sino ya caída la noche, comiendo
unos pámpanos. Este modo de vida duraba para él desde hacía siete años sin
que nadie estuviese al corriente. Este hombre despierto conocía muchas
cosas extrañas, pero su fin era ver el rostro de Dios. Cuando se sintió
satisfecho de su alma y de su cuerpo, subió a la cima de la montaña y se
dirigió a Dios:
"¡Oh, Dios mío!, muéstrame la belleza de tu rostro y me lanzaré al
vacío."
Dios respondió:
"Aún no ha llegado el momento. Y si caes de la montaña, tu fuerza no te
bastará para morir."

Entonces, lleno de melancolía, el hombre se arrojó al vacío. Pero cayó en
un lago muy profundo y así se salvó. Siempre dominado por el deseo de
morir, se puso a lamentarse. Le daba igual la vida que la muerte. Toda la
creación se le aparecía como en desorden y el versículo del Corán que dice:
"La vida existe incluso en la muerte" volvía constantemente a sus labios y
a su corazón.
Más allá de lo aparente y de lo oculto, oyó una voz que le decía:
"¡Deja el prado y vuelve a la ciudad!
-¡Oh, Dios mío! dijo el hombre. ¡Tú que conoces todos los secretos! ¿De
qué va a servirme ir a la ciudad?
-Vé allá a mendigar para mortificarte. Recoge dinero entre los ricos y
distribúyelo entre los pobres.

-¡Te he oído, dijo Serrezi, y te obedeceré!"
Provisto así de esta orden divina, se volvió a la ciudad y Gazna quedó
llena de su luz. El pueblo acudió a su encuentro pero él, para evitar la
multitud, tomó un camino apartado. Los ricos de la ciudad, que se alegraban
de su regreso, habían preparado un palacete que pensaban poner a su
disposición. Pero él les dijo:
"No creáis que he vuelto para exhibirme. ¡No! He vuelto para mendigar. Mi
propósito no es extenderme en vanas palabras. Visitaré las casas con un
cesto en la mano, pues Dios lo ha querido así y yo soy su servidor.
Mendigaré, pues, y formaré parte de los mendigos más desfavorecidos, para
quedar envilecido y que todos me insulten. ¿Cómo podría yo desear honores
cuando Dios quiere mi degradación?"
Y, con su cesto en la mano, dijo además:
"¡Dadme algo, por la gracia de Dios!"
Su secreto consistía en invocar la gracia de Dios, aunque su puesto
estuviese muy alto en el cielo. Así lo hicieron todos los profetas. Serrezi
visitó, pues, todas las moradas de la ciudad para pedir limosna cuando las
puertas del cielo estaban abiertas para él. Fue en cuatro ocasiones a casa
de un emir para mendigar. A la cuarta vez, el emir le dijo:

"¡Oh, ser inmundo! No me tomes por un avaro, pero escúchame bien: ¡qué
desvergüenza la tuya! ¡Nada menos que cuatro visitas a mi domicilio!
¿Existe un mendigo peor que tú? Deshonras incluso a los pobres. Y ningún
infiel ha dado nunca pruebas de tanto egoísmo."
Serrezi replicó:
"¡Cállate, oh emir! No hago sino cumplir mi tarea. Ignoras todo sobre el
fuego que me devora. No sobrepases los límites. Si realmente experimentara
el deseo del pan, sería el primero en abrirme el vientre. Pues, durante
siete años, no he comido más que pámpanos. ¡Mi cuerpo había terminado por
ponerse completamente verde!"
Con estas palabras, se puso a llorar y las lágrimas inundaron su cara. Su
fe conmovió el corazón del emir. Pues la fidelidad de los que aman
conmovería incluso a una piedra. No es extraño, pues, que pueda conmover a
un corazón sensible. Los dos hombres se pusieron a llorar juntos y el emir
dijo:
"¡Oh, sheij! ¡Ven! ¡Toma mi tesoro! Sé que mereces cien veces más. Mi
casa es tuya. Toma lo que quieras."
Pero Serrezi respondió:
"Eso no es lo que se me ha pedido. ¡No puedo tomar nada con mis propias
manos ni penetrar en las moradas por iniciativa mía!"
Y se marchó. El ofrecimiento del emir era sincero, pero poco le
importaba, pues Dios le había dicho:
"Mendigarás como un pobre."
Siguió mendigando así durante dos años; después Dios le dijo:
"¡Desde ahora darás! No pidas ya nada a nadie, pues lo que des procederá
del universo oculto. Si un pobre te pide caridad, mete la mano bajo tu
estera de paja y dispensa los tesoros del Misericordioso. En tu mano la
tierra se convertirá en oro. Cualquier cosa que se te pida, dala, pues
nuestro favor por ti es grande y es inagotable. Socorre a los cargados de
deudas y fertiliza la tierra como la lluvia."

Durante un año, Serrezi así lo hizo. Distribuyó por el mundo el oro de
los favores divinos. La tierra se convirtió en oro en sus manos y los más
ricos eran pobres comparados con él. Antes de que un pobre le pidiese lo
que necesitaba, lo adivinaba y lo socorría. Le preguntaron:
"¿De dónde te viene esa presciencia?"
Respondió:
"Mi corazón está vacío. No siente ya necesidades. No tengo otro cuidado
que el amor de Dios. He barrido todas las cosas de mi corazón, sean buenas
o malas. Mi corazón está lleno ya del amor de Dios."
Cuando ves un reflejo en el agua, este reflejo representa una cosa que se
encuentra fuera del agua. Pero para que haya un reflejo, el agua debe ser
pura. Necesitas, pues, limpiar el arroyo del cuerpo si quieres ver el
reflejo de los rostros.


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Lun 02 Ene 2023, 08:42

VIAJE



Un discípulo había acompañado a su maestro con ocasión de un viaje. Pues
bien, se encontraban en un país en el que el pan era cosa rara. Y el temor
por la falta de alimentos estaba omnipresente en el espíritu del discípulo
ignorante. Su maestro, lleno de lucidez, pronto descubrió esta obsesión. Le
dijo:
"¿Por qué apenarte? ¡Te inquietas por tu pan y pierdes tanto tu confianza
como la paciencia! ¡Ah! No formas aún parte de los santos. ¡Porque ellos
pueden subsistir sin nueces ni pasas! El hambre es la parte de todos los
servidores de Dios. Es un favor que no recae en cualquier tonto o en
cualquier mendigo. Abandona tus temores. Como no formas parte de los
elegidos, no es fácil que permanezcas en esta cocina sin encontrar en ella
algún alimento. Cuando se trata de llenar el vientre del común de los
mortales, siempre hay abundancia. Y cuando esta gente muere, ve el pan
alejarse diciendo: "¡Teníais miedo del hambre, pero mirad: os vais y yo me
quedo aquí!""
¡Oh, vosotros que os inquietáis por vuestra subsistencia, levantaos y
venid a serviros. Pero más vale tener confianza y no inquietarse, pues tu
parte está tan enamorada de ti como tú lo estás de ella. Sólo tiene
caprichos porque conoce tu impaciencia. Si fueras paciente, vendría ella a
ofrecerse a ti. No hay verdadera opulencia sin confia
nza.





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


78


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Mar 03 Ene 2023, 21:08


LA VACA Y LA ISLA


En una isla exhuberante de verdor vivía una vaca en soledad. Pastaba allí
hasta la caída de la noche y así engordaba cada día. Por la noche, al no
ver ya la hierba, se inquietaba por lo que iba a comer al día siguiente y
esta inquietud la dejaba tan delgada como una pluma. Al amanecer el prado
reverdecía y ella se ponía de nuevo a pacer con su apetito bovino hasta la
puesta del sol. Estaba de nuevo gorda y llena de fuerza. Pero, en la noche
siguiente, volvía a lamentarse y a adelgazar.
Por mucho tiempo que pasara, nunca se le ocurría que el prado no
disminuía y que no tenía por qué inquietarse de aquel modo.
Tu ego es esta vaca y la isla es el universo. El temor del mañana
adelgaza la vaca. No te ocupes del futuro. Más vale mirar el presente. Tú
comes desde hace años y los dones de Dios, sin embargo, no han disminuido
nunca.





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


78


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Mar 03 Ene 2023, 21:10

LINTERNA EN PLENO DIA


Un sacerdote paseaba en pleno día por el mercado llevando una linterna
encendida. Así provisto, paseaba en círculos por el bazar. Un importuno le
dijo:
"¿Por qué entras así en todas las tiendas? ¿Qué buscas? ¿A qué viene que,
cuando es pleno día, busques algo a la luz de una linterna?"
El sacerdote respondió:
"¡Busco a un hombre vivo y que tenga el aliento de un santo!
-¡Pues bien, mira! dijo el hombre, ¡este bazar está lleno de una multitud
de gente!
-¡No! dijo el sacerdote, ¡busco a un hombre que pueda controlar su deseo
y su cólera! Uno que siga siendo hombre en lo más fuerte del deseo. Querría
que un hombre así me pisase como polvo, para que pudiese sacrificar mi alma
por él.
-Buscas una cosa muy rara. Tus actos demuestran que tienes muy poco en
cuenta al destino. Tú no ves más que la apariencia, pero lo esencial es
decidido por el destino. Y, cuando el destino se realiza, incluso los
cielos quedan asombrados. Intentar negar eso es disminuir el universo. El
destino puede transformar la piedra en agua. Tú, que has visto girar la
muela del molino, ven, pues, a ver el río que la mueve. ¿Tú has visto volar
el polvo? Mira más bien al viento que es la causa de ello. Tú ves la
marmita de las ideas que hierve. Sé razonable y mira mejor el fuego que
está debajo y que la hace hervir. No te preocupes de la paciencia y piensa
en el que te ha ofrecido la paciencia. ¡Pretendes haber visto algo, pero
tus actos demuestran que no has visto nada en absoluto! Admira el océano
antes que la espuma, pues el que no ve más que la espuma cae en la manía
del secreto, mientras que el que ve el océano cae en la admiración.
Transforma su corazón en océano. Quien ve la espuma
sufre de vértigo y da vueltas en redondo, pero quien ha visto el océano no
conoce la duda."






[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

80


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 56940
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Maria Lua Jue 05 Ene 2023, 19:14

CONVENCIDO

Un musulmán exhortaba a un cristiano a que se convirtiera:
"¡Oh! ¡Ven a abrazar el Islam y su fe!
-Si Dios lo quiere, dijo el cristiano, El me hará abrazar la fe. i El es
quien procura el conocimiento y sólo El puede quitarme toda duda!"
El musulmán insistía:
"Dios quiere que abraces la fe para escapar del infierno, pero tu maldito
egoísmo y la compañía de Satanás te dirigen hacia la blasfemia y hacia la
Iglesia!

-¡La Iglesia me ha convencido! dijo el cristiano, y formo parte de ella
porque es más agradable unirse a quien nos ha convencido. Dios me pide que
dé pruebas de fidelidad. Así que tengo que ser constante. Si mi ego y
Satanás pueden actuar a su gusto, entonces la clemencia divina no tiene
sentido Tú quieres construir una mezquita imponente y muy ornamentada.
Pero el que te siga hará de ella un monasterio. ¡Has tejido con mucho amor
una pieza de paño para hacerte un manto, pero ha venido alguien, te la ha
robado y se ha hecho con ella un pantalón! Si se desperdicia el paño,
¿puede ser tenido él por responsable? Si estoy deshonrado así, es que Dios
lo ha querido. ¿De qué sirve pretender que la voluntad divina se realiza
siempre si la voluntad del ego reina como dueña? Sin la voluntad de Dios,
nadie aquí abajo, tendría voluntad, ni siquiera un instante. ¡Si piensas
que soy el más vil de los infieles, sabe que yo mismo estoy convencido de
ello! Si el destino cumple su voluntaden contradicción con la voluntad divina,
entonces más vale someterse a
Satanás, pues él es el que vencerá. Pero si un día Satanás se vuelve mi
enemigo, ¿quién me protegerá de él? Créeme, es desde luego la voluntad de
Dios la que se realiza. Este mundo le pertenece y el otro también. Sin su
orden, nadie podría mover ni un dedo. A él es a quien pertenecen los
bienes, las decisiones y el orden universal. Y Satanás no es más que un
maldito perro que le pertenece."


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


"Ser como un verso volando
o un ciego soñando
y en ese vuelo y en ese sueño
compartir contigo sol y luna,
siendo guardián en tu cielo
y tren de tus ilusiones."
(Hánjel)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Contenido patrocinado


Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb 28 Ene 2023, 07:56