Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1047140 mensajes en 47816 argumentos.

Tenemos 1578 miembros registrados

El último usuario registrado es Gonzalo

¿Quién está en línea?

En total hay 71 usuarios en línea: 3 Registrados, 1 Ocultos y 67 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

javier eguílaz, Pascual Lopez Sanchez, Simon Abadia


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 EmptyAyer a las 22:58 por Lluvia Abril

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 EmptyAyer a las 22:55 por Lluvia Abril

» CÉSAR VALLEJO (1892-1938)
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 EmptyAyer a las 15:59 por cecilia gargantini

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: CERDO
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 EmptyAyer a las 15:25 por cecilia gargantini

» POETAS LATINOAMERICANOS
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 EmptyAyer a las 15:06 por Maria Lua

» POESÍA ÁRABE
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 EmptyAyer a las 15:03 por Maria Lua

» LITERATURA AFRICANA - POESÍA AFRICANA
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 EmptyAyer a las 14:53 por Maria Lua

» LA POESIA MÍSTICA DEL SUFISMO. LA CONFERENCIA DE LOS PÁJAROS.
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 EmptyAyer a las 14:45 por Maria Lua

» FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 EmptyAyer a las 14:42 por Maria Lua

» CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE (Brasil, 31/10/ 1902 – 17/08/ 1987)
Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 EmptyAyer a las 14:40 por Maria Lua

Junio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty

5 participantes

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 09 Ene 2023, 08:48

    PELOS


    Había un predicador de gran elocuencia. Ni hombres ni mujeres se cansaban
    de escucharlo. Un día, un hombre llamado Diuhá con la cara velada, se
    mezcló con las mujeres. Alguien preguntó al predicador:
    "¿Se anula el valor de las plegarias si se omite afeitarse el pubis?"
    El predicador respondió
    "Si los pelos son demasiado largos, queda manchada la plegaria y vale más
    afeitarlo para que vuestras plegarias sean puras."
    Una mujer preguntó entonces:
    "¿Cuál es la longitud autorizada?
    -Si los pelos sobrepasan la longitud de un grano de cebada, dijo el
    predicador, entonces hay que afeitarlos."
    Entonces Diuhá se dirigió a su vecina y le dijo:
    "¡Oh, hermana mía! ¿Quieres tener la amabilidad de poner la mano en mi
    pubis para verificar si mis pelos son demasiado largos y manchan así mis
    plegarias?"
    Cuando la mujer hubo puesto su mano bajo su túnica, tocó su miembro y
    lanzó un gran grito:
    "¡Mis palabras han tocado su corazón! dijo el predicador.
    -¡No! exclamó Diuhá, su corazón no ha sido tocado. Sólo sus manos. ¿Qué
    habría sido si le hubieses tocado el corazón?"
    Los niños gritan para obtener nueces y uva. Pero, para el corazón, las
    nueces y la uva carecen de valor. Toda persona velada es como un niño. Si
    la nobleza de la virilidad residiera en los testículos o la barba, entonces
    más valdría buscarla en los machos cabríos. Ellos conducen a los carneros,
    pero es para llevarlos al matadero. Tieñen mucho cuidado con su barba y
    proclaman con orgullo: "¡Yo soy el que conduce a los inocentes!"
    ¡Toma el camino de la fidelidad y no te ocupes de tus pelos!


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 09 Ene 2023, 08:48

    EL FUEGO DEL AMOR


    En la época de Beyazid Bestami, un musulmán exhortó un día a un infiel a
    que se convirtiera. Le dijo:
    "¿Porqué no reunirte con el rebaño de los que logran su salvación
    descubriendo la luz del Islam?"
    El otro respondió:
    "Si es de la fe del sheij Beyazid de la que hablas, no tendré ciertamente
    fuerza para resistirme. Estoy lejos de la religión y de la fe, pero las
    respeto. Mi boca está cerrada con un sello, pero me adhiero secretamente a
    su fe. Si la fe de la que hablas es la vuestra, no tengo ningún deseo de
    compartirla. Pues cualquiera que es atraído por la fe pierde
    inevitablemente su interés por ella al veros. De vuestra fe sólo queda el
    nombre. Es como si llamaseis a la gente a buscar asilo en el desierto. En
    contacto con vosotros, el fuego del amor a la fe se apaga."


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 09 Ene 2023, 08:49

    ALMUEDANO


    Había una vez un almuédano cuya voz era muy estridente. Tenía como tarea
    llamar a los fieles a la oración pero, cada vez que empezaba a cantar, le
    decían:
    "¡Por piedad! ¡Detente, pues tu canto no hace sino aumentar nuestras
    divergencias!"
    Un día, un infiel llegó con unas vestiduras de seda, una vela y dulces,
    así como toda clase de presentes y pidió ver al almuédano.
    "¡Su voz es tan hermosa, dijo, que proporciona descanso al espíritu!"
    Los demás dijeron entonces:
    "¿Cómo puede proporcionar descanso una voz semejante?

    El hombre respondió:
    "Tengo una hija que es muy hermosa. Ahora bien, un día tuvo la tentación
    de abrazar la fe. Intenté disuadirla de ello, pero en vano. Esta pasión por
    la fe la poseía tan fuertemente que mi pena aumentaba de día en día. Nada
    logró hacerla cambiar de idea, salvo el canto del almuédano pues, al oírlo,
    mi hija exclamó: "¡Qué voz! ¡Mis oídos están aterrados! ¡En toda mi vida no
    he oído un canto peor!" Su hermana le dijo entonces que era la llamada a
    los fieles para la oración. Ella no quiso creerlo y se informó por todos
    lados. Cuando quedó convencida de que era exacto, el amor por la fe se
    enfrió en su corazón. Mis temores se disiparon y recobré el sueño.
    Encontré, pues, el descanso, gracias a esta voz y traigo estos regalos al
    almuédano como muestra de agradecimiento!"
    Lo llevaron ante el almuédano y le dijo:
    "¡Acepta estos regalos pues, gracias a ti, he encontrado el descanso!
    ¡Soy tu servidor!"
    Así es como vuestra fe, llena de mentiras, es un obstáculo en el camino.
    Sucede con todo eso como con aquellas dos mujeres que, al ver a dos asnos
    copular en un prado, se dijeron:
    "¡Eso sí que es realmente virilidad! Si eso es amor, entonces ¡qué poca
    cosa son nuestros maridos!"


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 09 Ene 2023, 08:50

    EL GATO Y LA CARNE


    Un hombre tenía una mujer de carácter desabrido, sucia y mentirosa, que
    derrochaba todo lo que su marido traía a la casa. Un día, este hombre, que
    era muy pobre, compró carne para obsequiar a sus invitados. Pero la mujer
    se la comió a escondidas, rociándola con un poco de vino. En el momento de
    la comida, el hombre le dijo:
    "¡Los invitados están aquí! ¿Dónde está la carne y el pan? ¡Sirve a mis
    invitados!
    -El gato se ha comido toda la carne, respondió la mujer. ¡Vuelve a
    comprar, si quieres!"
    El hombre tomó entonces al gato y lo pesó en una balanza. Encontró que el
    animal pesaba cinco kilos. Exclamó:
    "¡Oh, mujer mentirosa! ¡La carne que he comprado pesaba también cinco
    kilos! Si acabo de pesar el gato, ¿dónde está la carne? Pero si es la carne
    lo que acabo de pesar, entonces ¿adónde ha ido a parar el gato?"


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 09 Ene 2023, 08:52

    EL VINO

    Había un emir que era un buen vividor y apreciaba mucho el vino. Su
    morada era el refugio de los pobres y de los inconscientes. Su corazón
    encerraba, como el océano, perlas y oro
    .
    En aquella época, que era la de Jesús, se permitía beber vino. Una noche,
    nuestro emir recibió la visita inesperada de otro emir cuyo carácter era
    muy semejante al suyo. Para que nada faltase a su alegría, se hicieron
    traer vino. Pero, como quedaba muy poco, el emir llamó a su esclavo y le
    pidió que fuese a buscar vino a casa de un sacerdote vecino suyo.
    "Toma esta cántara, le dijo, y ve a llenarla de vino de ese sacerdote,
    pues su vino es puro. ¡En una sola gota de esa bebida, se encuentra un
    El esclavo tomó, pues, una cántara y corrió al monasterio. Adquirió vino
    y pagó en moneda de oro. Dio guijarros y recibió joyas. ¡Pues el vino, que
    anima incluso los huesos, cambia, para el que lo bebe, el trono en un
    vulgar trozo de madera!
    Así pues, provisto de su preciosa carga, el esclavo se volvió hacia el
    palacio de su amo. Pero, de pronto, apareció en su camino un asceta de
    aspecto triste. Su cuerpo estaba como consumido por el fuego de su corazón.
    Y sus duras pruebas lo habían marcado profundamente. Vivía noche y día en
    contacto con la tierra y con la sangre. Su paciencia y su lucidez no se
    apagaban sino pasada la medianoche. Este asceta preguntó al esclavo:
    "¿Qué contiene esa cántara?
    -¡Vino! respondió éste.
    -¿Y para quién es ese vino? prosiguió el asceta.
    -¡Para mi amo! respondió el esclavo.

    -¿Cómo es posible buscar la verdad cuando se entrega uno a los placeres
    de la bebida? exclamó el asceta. ¿Se puede beber el vino de Satanás cuando
    la razón nos falla? La razón se dispersa sin que nos demos cuenta y
    conviene añadir razón a la misma razón. ¡Cuando uno se embriaga tan
    tontamente, se encuentra como el pájaro cogido en el cepo!"
    Y, tomando una piedra, la lanzó contra la cántara, que se rompió. El
    esclavo huyó y fue a refugiarse en la casa de su amo. Este le preguntó si
    había encontrado vino y el esclavo le contó lo que había sucedido. El emir
    entró entonces en una violenta cólera y pidió que se le indicara la casa de
    aquel asceta.
    "¡Se ha ganado un buen estacazo! exclamó. ¡Qué especie de asno!
    ¿Qué podría saber él del orden de la sabiduría? ¡Habrá querido hacerse
    notar adquirir renombre por la hipocresía! ¡Cuando un loco se enreda en
    calumnias, el látigo es un excelente remedio para hacer salir a Satanás de
    su cabeza!"
    Vociferando así, con su estaca en la mano el emir llegó, medio ebrio, a
    la casa del asceta, con la intención de matarlo. El asceta, asustado, se
    ocultó bajo unos fardos de lana. Al oír desde su escondite las
    imprecaciones del emir se dijó:
    "¡Desde luego hace falta un gran valor para atreverse a decir a la gente
    la verdad en su cara. Sólo los espejos son capaces de ello. Hay que tener
    una cara tan dura como un espejo de metal para atreverse a decir a un
    hombre semejante: "¡Mira el horror de tu cara!""
    Finalmente, el emir acabó por encontrar al asceta y se dedicó a la tarea
    de molerlo a palos. Hizo tanto ruido que todo el barrio estuvo pronto
    sobresaltado. El asceta estaba magullado por todas partes.
    ¡Oh, emir! ¡Perdónalo! Este pobre asceta es un desdichado que ha
    soportado muchos sufrimientos. ¡Oh, queridos amigos! ¡Tened piedad de los
    que aman! Pues son como muertos en este mundo de muerte. También tú has
    roto muchas cántaras por ignorancia. Y tu corazón espera, sin embargo, el
    perdón. Entonces, perdona tú también si quieres ser perdonado.
    El emir exclamó:
    "¿Quién es él para haberse atrevido a romper esta cántara? Hasta el león
    me mira con temor. ¿Cómo ha tenido este asceta el atrevimiento de lastimar
    el corazón de mi esclavo y avergonzarme ante mi invitado? ¡Ha derramado un
    vino más precioso que la sangre y ahora intenta escapar como una mujer!
    Aunque fuera un pájaro, ni siquiera eso impediría que la flecha de mi
    cólera desgarrase sus alas. ¡Aunque se protegiese bajo toneladas de rocas,
    sería para mí un juego hacer estallar su refugio! ¡Mi intención es
    apalearlo de tal modo que eso sea una lección para todos los de su
    especie!"

    Su cólera era tan viva que escupía fuego ebrio de sangre. Al oír estas
    amenazas, la gente se puso a interceder en favor del asceta. Besaron las
    manos y los pies del emir:
    "¡Oh, emir! ¿Son dignas de ti tal cólera y tal rabia? Aunque tu vino haya
    sido derramado, ¿no quieres buscar la alegría sin el vino? La atracción que
    experimentas por esa bebida proviene de ti. Tu corpulencia y el color de
    tus mejillas hacen esclavos tuyos a todos los vinos y vuelven celosos a
    todos los bebedores. Nada tienes que hacer con un vino del color de las
    rosas. Porque tú mismo eres de ese color. ¡En realidad, el vino en su tonel
    se estremece de afecto por tus mejillas! Tú eres un océano. ¿Qué es una
    gota para ti? Tú eres la fuente de las alegrías y del placer. ¿Por qué
    tomarte ese trabajo por un poco de vino?

    "¡La joya es el hombre y los cielos no están hechos sino para él. Lo
    esencial es el hombre y todo lo demás no es más que detalle. No te
    mancilles, pues la razón, la idea y la previsión son esclavas tuyas. Toda
    criatura tiene por misión servirte. Puesto que tú eres la joya, no está
    bien que halagues tu montura. ¡Ay! ¡Tú buscas la ciencia en los libros y en
    el gusto de los dulces! Pero tú eres un océano de ciencia oculto en una
    gota. Todo el universo está escondido en tu cuerpo. Pues, ¿qué es el vino,
    el sama (danza de los derviches) o la fornicación, para que tú esperes
    encontrar en eso placer o utilidad? ¿Cómo podría tomar el sol algo de las
    chispas? Tú eres un alma libre pero, ¡ay! te has convertido en prisionero
    de las condiciones. ¡Apiadémonos del sol enredado en sus ataduras!"
    El emir respondió:
    "¡No! El vino es mi pasión y no puedo contentarme con vuestros placeres
    inocentes. Querría ser como el jazmín que se estremece al viento. Querría
    liberarme de toda esperanza y de todo temor. Querría ser como el sauce que
    se derrama por todos lados. Querría jugar con el viento, como hacen sus
    ramas."


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 09 Ene 2023, 08:53

    LA PARTIDA DE AJEDREZ



    Al sultán le gustaba mucho jugar al ajedrez con Delkak, pero cada vez que
    este último le daba jaque mate, sentía una violenta cólera.
    "¡Así seas condenado!" le gritaba.
    Tomaba las piezas del tablero y se las lanzaba a la cabeza.
    "¡Toma! ¡Ahí tienes al rey!" decía.
    Delkak, con mucha paciencia, esperaba el socorro de Dios. Un día, el
    sultán le ordenó que jugara una partida y Delkak se puso a temblar como si
    se encontrase desnudo sobre el hielo. El sultán perdió de nuevo. Cuando
    llegó el momento fatal, Delkak se refugió en un rincón de la habitación y
    se ocultó detrás de seis capas de edredones para protegerse del lanzamiento
    de las piezas.
    "¿Qué haces?" le preguntó el sultán.
    Desde debajo de los edredones, Delkak le respondió:
    "¡Dos veces condenado seas! Cuando tu cólera se desborda, nadie se atreve
    a decir la verdad. Eres tú quien ha perdido la partida, pero, en realidad
    soy yo el que sufre el jaque mate por tus golpes y me veo obligado a
    protegerme bajo los edredones para decirte:
    ¡Condenado seas!"




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    87


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 14 Ene 2023, 08:33

    EL INVITADO



    Un hombre recibió un día una visita inesperada. Abrazó a su invitado con
    fervor. Dispuso la mesa y le ofreció una hospitalidad intachable. Ahora
    bien, había aquella misma noche una fiesta de boda en la casa del vecino y
    el hombre dijo a su mujer:
    "Extiende dos literas. Pon la mía a un lado de la puerta y la de mi
    invitado al otro lado.
    -¡Oh, luz de mis ojos! respondió la mujer. ¡Cumpliré con alegría lo que
    me pides!"
    Preparó ella, pues dos lechos y después se fue a casa del vecino para
    participar en la fiesta de la boda. El hombre y su invitado pasaron la
    velada saboreando frutos y contándose las extrañas aventuras que les habían
    sucedido en el curso de su existencia.
    Cuando se hizo tarde, el invitado, ya con sueño, se dirigió al lecho
    situado cerca de la puerta y el amo de la casa no se atrevió a indicarle el
    lugar que le había asignado.
    Al volver de la fiesta, la mujer se desnudó y se acostó en el lecho del
    invitado. Tomándolo por su marido, le abrazó diciendo:
    "¡Oh, sabio! Mis temores se han realizado. Fuera cae una lluvia
    torrencial y eso va a retrasar la partida de nuestro invitado. ¡Se va a
    quedar pegado a nosotros como una lapa! Porque ¿cómo podría irse con
    semejante lluvia? ¡Ah! ¡Puedes estar seguro! ¡Va a quedarse y será como un
    estorbo para nuestras dos almas!"
    A estas palabras, el invitado se levantó como una flecha de su lecho y
    reclamó su calzado diciendo:
    "No temo ni el barro ni la lluvia. Estoy listo para partir. ¡Muy buenas
    noches! El alma que viaja no debería concederse el menor instante de
    descanso o de distracción. El que no está más que de paso debe volverse a
    su casa lo más aprisa posible."
    La mujer intentó hacerle creer que sólo se trataba de un juego, pero ni
    siquiera sus lágrimas lograron hacer ceder al invitado y ella y su marido
    se pusieron a lamentarse tras la partida de su huésped.
    Tristes y avergonzados por esta aventura, transformaron su casa en
    albergue pero, en todos los instantes, la imagen de su invitado les decía
    en su corazón:
    "Yo era amigo de Elías. Había venido para haceros compartir los tesoros
    de la misericordia. ¡Ay, era vuestro destino que las cosas sucedieran así!"


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 14 Ene 2023, 08:34

    EL INSTANTE SECRETO


    Un comerciante muy rico tenía una hija de mejillas brillantes como Venus.
    Su rostro era hermoso como la luna y daba buena suerte. Cuando alcanzó la
    edad de la madurez, su padre la confió a un marido. Pero este marido apenas
    era digno de ella. Sin embargo, si las sandías maduras no se cogen, se
    pudren. Así, por temor a los sobornadores, el padre se vio obligado a
    cometer este error. Dijo, sin embargo, a su hija:

    "Pon mucha atención para no quedarte embarazada. Sólo por necesidad te
    caso con este pobre hombre. Es un solitario y no hay que esperar mucha
    constancia por su parte. Si te abandona cualquier día, la carga de un hijo
    sería demasiado pesada para ti.
    -¡Oh, padre! dijo la bella, ¡tu consejo es bien intencionado y lleno de
    razón y obraré siguiendo tu parecer!"
    Cada tres días, el comerciante reiteraba sus consejos a su hija para
    protegerla del peligro de la procreación. Pero ella era joven y su marido
    también, tanto que no tardó en quedar embarazada. Ocultó a su padre la
    noticia durante cinco meses, hasta el momento en que la cosa se hizo
    evidente en exceso.
    "¿No te había dicho yo que tuvieras cuidado? exclamó el comerciante. ¿Se
    han desvanecido mis consejos como humo? ¿Alguna vez han influido en ti?
    -¡Oh, padre! respondió la hija, ¿cómo habría podido protegerme? La mujer
    y el hombre son como del fuego y el algodón. ¿Cómo podría el algodón
    protegerse del fuego y evitar inflamarse?"
    El comerciante replicó:
    "No te aconsejé que no te acercaras a tu marido, sino sólo que te
    protegieras de su semen. ¡No tenías más que alejarte de él en el momento
    fatal!
    -Pero ¿cómo hubiera yo podido reconocer un instante tan secreto?
    -Es evidente, sin embargo. ¡Es el momento preciso en que los ojos del
    hombre se ponen en blanco!
    -¡Querido padre! exclamó la hija, ¡cuando los ojos de mi marido se ponen
    en blanco, los míos se quedan ciegos!"


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 14 Ene 2023, 08:35

    EL PRISIONERO



    Había un sufí que acompañaba a un ejército en guerra. Cuando llegó el
    momento del combate, los jinetes partieron como flechas, pero el sufí
    permaneció en su tienda. Pues las almas densas permanecen en tierra
    mientras que las almas ardientes se elevan hasta el cielo.
    Los soldados volvieron victoriosos, en posesión de un inmenso botín. En
    el momento del reparto, quisieron que participara el sufí, pero él se negó
    alegando su tristeza por no haber asistido al combate. Como nada lograba
    calmar su pesar, los soldados le dijeron:
    "Hemos traído una gran cantidad de prisioneros. ¡No tienes más que matar
    a uno de ellos y, de este modo, habrás participado en el combate!"
    Esta solución devolvió la alegría al sufí y, apoderándose de uno de los
    prisioneros, lo condujo detrás de su tienda, para haber suprimido al menos
    a un enemigo.
    Transcurrió un largo rato y los soldados acabaron por preguntarse la
    razón de este insólito retraso. Uno de ellos, por curiosidad, fue a buscar
    noticias. Pues bien, detrás de la tienda, descubrió al prisionero con las
    manos atadas. Había mordido al sufí en el cuello y éste, con la cara
    ensangrentada, yacía en tierra vencido.
    Lo mismo sucede contigo. Ante tu ego, que tiene, sin embargo, las manos
    atadas, te desvaneces como el sufí. Sientes vértigo desde lo alto de una
    pequeña colina, pero miles de montañas te esperan.
    Los soldados mataron inmediatamente al prisionero y lavaron el rostro del
    sufí con agua de rosas para calmar su dolor. Cuando recobró el
    EL MATHNAWI

    88
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    conocimiento, le preguntaron:
    "¿ Es posible ser tan débil? ¿Cómo has podido dejarte vencer por un
    hombre que tenía las manos atadas?"
    El sufí respondió:
    "En el momento en que me disponía a cortarle la cabeza, me lanzó una
    extraña mirada y perdí el conocimiento. De su mirada surgió un ejército
    para atacarme. ¡Eso es lo único que recuerdo!"
    Los soldados replicaron:
    "Es inútil participar en la guerra cuando se tiene semejante valor. ¡Un
    prisionero maniatado ha podido más que tu paciencia! El ruido de una espada
    que corta una cabeza no es el ruido de una paleta para lavar la ropa! Tú no
    estás familiarizado con el combate de los hombres. ¿Cómo podrías pretender
    nadar en un océano de sangre? Muchas cabezas sin cuerpo ruedan por tierra,
    porque no se trata de una invitación a sentarse a la mesa. No te remangues
    como si se tratase de tomar una escudilla de sopa. ¡Esto es un asunto de
    hombres y no de timoratos!"
    ¿Cómo podría la razón que se asusta de un ratón desenvainar la espada
    ante el enemigo? Un combate semejante no está hecho para los que van
    buscando refugio de ilusión en ilusión.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    89


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 16 Ene 2023, 08:40

    LA GUERRA CONTRA EL EGO




    Un sufí llamado Ayazi decía:
    He participado en noventa guerras, con el cuerpo desnudo, sin protección
    alguna. He recibido así heridas múltiples, lanzazos o heridas de espada,
    esperando saborear la muerte de los mártires, pero ninguna flecha me ha
    tocado en un punto vital. Esto no es más que una cuestión de suerte y mi
    esfuerzo era inútil. No habiendo podido saborear la dicha del martirio, me
    retiré a una celda. Ahora bien, oí el ruido de los tambores y comprendí
    entonces que los soldados volvían a la guerra. Sentí como un lamento de
    todo mi ser que decía:
    "Ha llegado el momento de combatir. ¡Levántate y realiza tus deseos en la
    guerra!"
    Yo le respondí:
    "¡Oh! ¡Maldito inconstante! Dime la verdad. ¿Qué escondes detrás de tu
    trapacería? Yo sé muy bien que no hay en ti ninguna inclinación por el
    combate. ¡Si no me respondes en serio, te haré sufrir las angustias del
    ascetismo!"
    Y mi ego respondió:
    "En estos lugares no hay día en que no me martirices. ¡Mi estado es peor
    que el de tus enemigos y nadie lo sabe! Me matas por falta de descanso y de
    alimento. ¡Si muero en el combate, entonces, al menos el pueblo verá quién
    soy yo!
    -¡Pobre ego! le respondí. No eres más que un hipócrita. No eres más que
    vanidad. No sólo vives en la calumnia, sino que, además, quieres morir en
    la calumnia."
    Y así fue como me prometí no dejar nunca más la celda. Pues todo lo que
    hace el ego en semejante circunstancia sólo puede ser pomposidad. Semejante
    combate es el único verdadero combate. La otra clase no es sino un pequeño
    combate. ¡No es para quien se asusta de un ratón! Nuestro hombre era un
    sufí como el de la historia anterior. Pero uno muere por un pinchazo de

    alfiler, mientras que ninguna espada resiste al otro. El primero tiene la
    apariencia de un sufí, pero no tiene su alma. Esta especie es la que empaña
    la reputación de los sufíes.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    90


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 17 Ene 2023, 09:59

    EL ELEFANTE



    En un establo oscuro había sido encerrado un elefante originario de la
    India. La población, curiosa por conocer semejante animal, se precipitó en
    el establo. Como no se veía apenas a causa de la falta de luz, la gente se
    puso a tocar al animal. Uno de ellos tocó la trompa y dijo:
    "¡Este animal se parece a un enorme tubo!"
    Otro tocó las orejas:
    "¡Diríase más bien un gran abanico!"
    Otro, que tocaba las patas, dijo:
    "¡No! ¡Lo que se llama un elefante es desde luego una especie de
    columna!"
    Y así, cada uno de ellos se puso a describirlo a su manera.
    Es lástima que no hubieran tenido una vela para ponerse de acuerdo.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 18 Ene 2023, 16:16

    CUARENTA MONEDAS DE PLATA


    Un hombre poseía cuarenta monedas de plata y, todos los días, echaba una
    de ellas al mar para penitencia de su ego. Este hombre era un gran guerrero
    y no conocía el miedo frente al enemigo. Cuando recibía una herida se la
    vendaba y volvía al combate. Durante una guerra, después de haber recibido
    una veintena de lanzazos y otras tantas flechas, perdió sus fuerzas y cayó
    a tierra. Su alma se reunió entonces con la de los fieles.
    No consideres esta muerte como formal. Pues el cuerpo es como un
    instrumento para el espíritu. Cuando su caballo ha muerto, ya no puede
    avanzar. Mucha gente ha vertido su sangre en apariencia, pero se ha reunido
    en el otro mundo con su ego muy vivo. La herramienta está rota, pero el
    bandido sigue viviendo. El cuerpo está ensangrentado, pero el ego irradia
    salud.
    Muchos egos de mártires han muerto en este mundo y se pasean, sin
    embargo, vivos. El espíritu ha atacado, pero el cuerpo carecía de espada.
    La espada es desde luego, la misma espada, pero el hombre no es el mismo
    hombre y esta apariencia es lo asombroso. Cuando cambias tu ego, sabe que
    la espada del cuerpo está en la mano de Dios.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Miér 18 Ene 2023, 16:17

    ESTATURAS


    Un día, alguien preguntó al predicador:
    "¡Oh, tú, gloria de la predicación! Responde a esta pregunta: Si un ave
    se posa sobre la torre de una fortaleza, ¿estará su cabeza más alta que su
    cola?"

    El predicador respondió:
    "Si el ave está vuelta hacia la ciudad, sabe que su cabeza está más alta
    que su cola. Pero, si está vuelta hacia las afueras, entonces es lo
    contrario."
    Si un halcón caza ratones, entonces es superado por un murciélago atraídó
    por el sultán. La estatura de Adán no es mayor que la de un tonel y, sin
    embargo, sobrepasa los cielos.



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    94


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 24 Ene 2023, 07:04

    EL ESCLAVO ENGAÑADO


    Un hombre poseía un esclavo indio. Lo había educado con mucho cuidado y
    había encendido en su corazón la luz del saber. Este hombre generoso había
    educado a este esclavo desde su más tierna infancia en las maneras más
    refinadas. Tenía también una hija, tan brillante en su belleza como una
    estrella. Cuando esta última llegó a la edad de la madurez, muchos hombres
    vinieron a pedir su mano a su padre, ofreciendo, en compensación, su peso
    en oro. Pero el padre se decía:
    "Todos los bienes que se me proponen son efímeros. Llegados hoy, pueden
    desaparecer esta misma noche. La belleza de los rostros tampoco es algo a
    tomar en consideración, pues el menor pinchazo de una espina la hará
    palidecer. La nobleza no es tampoco un buen criterio, pues muchos nobles
    son orgullosos y muchas veces su familia se avergüenza de ellos. En cuanto
    a los sabios, están lejos de ser perfectos. Tienen el saber, pero no el
    amor de la fe y sus ojos no ven más que la fama."

    Así, tras mucha reflexión, confió a su hija a un hombre de fe amado del
    pueblo. Dos mujeres le dijeron:
    "Este hombre no es ni rico ni noble. ¡Y ni siquiera es hermoso!"
    Pero él replicó:
    "Es un hombre piadoso y, en este bajo mundo, ¡eso vale más que todos los
    tesoros!"
    La noticia de este matrimonio se extendió y ofrecieron regalos y tejidos
    preciosos. Ahora bien, en esta misma época, el esclavo indio cayó enfermo.
    Empezó a adelgazar y a perder sus fuerzas. Los médicos no conseguían
    descubrir el secreto de su enfermedad y, sin embargo, la simple razón
    decía:
    "Es del corazón de lo que está enfermo y no se cura el corazón con las
    pomadas del cuerpo."
    El esclavo no podía, naturalmente, confesar la causa de su enfermedad.
    Una noche, su amo dijo a su esposa:
    "Pregúntale la razón de su estado. ¡Después de tantos años, eres como una
    madre para él y no hay duda de que te desvelará su secreto!"
    Al día siguiente, la mujer fue a la cabecera del esclavo y, con mucha
    ternura, le acarició la cabeza como una madre afectuosa. Le hizo la
    pregunta y el esclavo respondió:
    "Nunca había pensado que confiaríais vuestra hija a un extraño. ¿No es
    lamentable que la hija de mi amo sea confiada a otro, mientras que el fuego
    consume mi pecho?"
    A estas palabras, la mujer sintió una gran cólera, pero logró contenerse.
    "¿Cómo es posible se decía, que un bastardo indio pueda aspirar a la hija
    de su amo? ¡Y decir que confiábamos en él! No era muy digno de ello."
    Cuando su esposa lo hubo informado de este estado de cosas, el amo de la
    casa dijo:
    "Dile que tenga paciencia. Dile que ese matrimonio será anulado y que
    nosotros le confiaremos a nuestra hija. Yo me encargo de hacerle cambiar de
    opinión. No dudes en disipar sus temores. Excúsate ante él diciéndole que
    ignorábamos todo de su amor por nuestra hija y que, a buen seguro, la
    merece. Así vivirá en un sueño agradable y los sueños agradables hacen
    engordar a los hombres. ¡Los animales engordan con paja y los hombres con
    honores!"

    La mujer dijo:
    "Será una gran vergüenza para mí decirle tal cosa, pues no sale mentira
    de mi boca. ¿Por qué esto? ¡Deja perecer a ese maldito!
    -¡No! ¡No! replicó el esposo. Procúrale ese placer para que se cure.
    iDéjame el cuidado de sacar el amor de su corazón una vez que su cuerpo
    esté curado!"
    Cuando la mujer hubo transmitido esas promesas al esclavo, éste sintió
    desbordarse su alegría y se puso a engordar de nuevo. Su cara recobró su
    color y dio gracias a Dios. Sí que se preguntaba de vez en cuando si todo
    aquello no ocultaba alguna trampa, pero su amo, para completar la
    escenografía, invitó a unos amigos para que vinieran a felicitar al esclavo
    y desearle buena suerte en su matrimonio. Fue suficiente para quitarle toda
    duda y hacer desaparecer los últimos síntomas de su enfermedad.
    Ahora bien, para su noche de bodas, le tendieron una celada. Vistieron a
    un joven de mujer y lo adornaron con alheña. Este joven tenía apariencia de
    pollo, pero era en realidad un impetuoso gallo.

    En el momento de la unión, apagaron las velas y el joven indio se
    encontró en el lecho con el joven, mientras que la multitud hacía redoblar
    el tambor en el exterior. El indio lanzó gritos y pidió socorro, pero el
    ruido de la fiesta ahogaba sus llamadas. Hasta el amanecer, el pobre
    esclavo fue como un saco de harina lacerado por un perro. Después, lo
    llevaron al baño, como se acostumbra con los recién casados. Se protegió
    vivamente con sus dos manos y exclamó:
    "¡Que Dios proteja al que quiera desposarte, pues, durante el día, eres
    fresca como la más bella de las mujeres, pero, por la noche, tu miembro es
    como el de un asno!"
    Eso es! Sucede eso con los bienes de este mundo. Son agradables desde
    lejos y siniestros de cerca. Como una recién casada, este mundo está lleno
    de remilgos, pero, de cerca, no es más que una vieja consumida.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 24 Ene 2023, 07:05

    LA MECHA



    Un hombre oyó una noche que alguien andaba por su casa. Se levantó y,
    para tener luz, intentó sacar chispas del pedernal para encender su
    mechero. Pero el ladrón causante del ruido, vino a colocarse ante él y,
    cada vez que una chispa tocaba la mecha, la apagaba discretamente con el
    dedo. Y el hombre, creyendo que la mecha estaba mojada, no logró ver al
    ladrón.
    También en tu corazón hay alguien que apaga el fuego, pero tú no lo ves.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 24 Ene 2023, 07:07

    LOS BEYES



    Un día, los beyes, dominados por los celos, dijeron al sultán:
    "Eyaz no es más inteligente o más dotado que cualquiera de nosotros.
    ¿Cómo es que tus favores hacia él son tan grandes?"
    Algún tiempo después, el sultán salió de caza, acompañado de sus treinta
    beyes. Llegados a una montaña desértica, vieron a lo lejos una caravana. El
    sultán dijo a uno de sus beyes:
    "Ve a ver a esas gentes y pregúntales de dónde vienen."
    El bey partió a toda prisa y volvió poco después para decir al sultán:
    "¡Vienen de la ciudad de Rey!
    -¿Y adónde van?" preguntó el sultán.
    El bey no supo qué responder. Así que el sultán despachó a otro de sus
    beyes para que fuese a informarse. Cuando éste volvió, dijo:
    "¡Van en dirección al Yemen!

    -¿Cuál es la naturaleza de su carga?" preguntó el sultán.
    El bey no pudo responder y el sultán envió a otro de sus beyes para que
    lo preguntase. Cuando volvió, dijo al sultán:
    "¡Transportan tazones de barro cocido, fabricados en Rey!
    -¿Y cuándo sálieron de la ciudad?" inquirió el sultán.
    Así, por turno, cada uno de los treinta beyes volvió ante el sultán con
    informaciones incompletas. Entonces el sultán les dijo:
    "Un día, con el fin de probarlo, pedí a Eyaz que fuese al encuentro de
    una caravana para saber su procedencia. Y él, sin que yo hubiese tenido que
    hacerle treinta preguntas, ¡volvió con todas las respuestas que os han
    costado treinta idas y venidas!"

    Los beyes dijeron al sultán:
    "Una cosa así es un don de Dios y no puede adquirirse por el trabajo. El
    color y el perfume de la rosa son también dones de Dios. "
    El sultán replicó:
    "El hombre es responsable de sus pérdidas y de sus ganancias. Si no, ¿por
    qué habría pedido perdón Adán a Dios al reconocer su falta? Habría dicho
    simplemente: "Esto es mi destino. ¡Si he cometido un pecado, es que tú me
    has impulsado a ello!" Quien tiene los pies y las manos atados ¿podría
    pensar en lanzarse al océano o en salir volando? ¿Podría dudar entre un
    viaje a Mosul o a Babel? ¡No invoquéis al destino para disculparos!"
    No cargues a otro con tu propia falta. ¡Cuando comes demasiada miel, no
    es otro el que sufre convulsiones y cuando trabajas toda la jornada, no es
    otro el que cobra la paga por la noche!




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    96



    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Jue 26 Ene 2023, 09:19

    EL CAZADOR Y EL AVE


    Un pájaro sobrevolaba un prado. Allí, un cazador, oculto en la hojarasca,
    había tendido una trampa con unas semillas como cebo. El pájaro se posó muy
    cerca y dijo al cazador sin verlo:
    "¿Quién eres? ¿Qué haces, cubierto de hojas, en este prado lleno de
    animales salvajes?"
    El cazador respondió:
    "Soy un hombre piadoso que ha abandonado el mundo y se satisface con
    algunas plantas que lo rodean. La muerte de mis vecinos ha sido una lección
    para mí. He abandonado todos mis bienes. Puesto que en el último día estaré
    solo y estoy destinado a la tumba, he pensado que valía más consagrarme a
    buscar la cercanía del Dios único. Siempre han sido nuestros padres los
    cuatro elementos naturales, pero nosotros sentimos inclinación por los
    padres efímeros.
    -Es un error retirarse a la soledad, dijo el pájaro. Es preferible tomar
    con paciencia los tormentos que os inflige la gente de mal carácter. ¡Hay
    que hacerse útil al prójimo, como una nube!

    -¡Tu discurso no tiene sentido! dijo el cazador, pues la soledad vale más
    que una mala compañía. El que no piensa más que en su subsistencia no vale
    más que un cadáver y su compañía es la verdadera soledad."
    El pájaro:
    "Sólo puede haber combate si te cierran el camino. Y el valor se
    manifiesta cuando se cruza uno con sus enemigos."
    El cazador respondió:
    "Eso es verdad si se es bastante fuerte para evitar la maldad. ¡Si no,
    más vale retirarse!
    -¡Te falta la fidelidad del corazón! dijo el pájaro. Si eres amable, tus
    amigos son numerosos. Si la oveja se aleja del rebaño, es una ocasión para
    el lobo. Aunque te hayas resguardado del lobo, no te creas seguro si no
    estás rodeado de amigos. Si las paredes no estuvieran unidas unas a otras,
    ninguna casa tendría techo. Si la pluma no fuera amiga del papel, no se
    transmitiría palabra alguna."
    Millares de secretos fueron intercambiados así entre el pájaro y el
    cazador. Finalmente el ave preguntó:
    "¿De quién son estos granos de trigo?
    -Me los ha confiado un huérfano, dijo el cazador. Soy, en efecto,
    protector de los huérfanos.
    -Estoy en un trance difícil, dijo el pájaro. Tengo tanto apetito que me
    comería un cadáver. ¡Oh, hombre virtuoso! ¡Permíteme comer algunas de esas
    semillas!

    -¡Si las comieras sin necesidad, sería entonces un pecado! dijo el
    cazador. Si realmente estás en un estado de necesidad suprema, entonces
    tienes que entregar una prenda."
    El pájaro, lleno de deseo, se lanzó sobre las semillas y fue capturado al
    instante por la trampa. Ante su impotencia, se puso a llorar.
    ¡Oh, tú, que lloras! ¡Llora antes de tu muerte y no después!
    El pájaro exclamó:
    "¡Esta es la recompensa de los que se dejan seducir por los sortilegios
    de los ascetas!"
    El cazador le replicó:
    "¡No! ¦ Esto es más bien lo que sucede a los que se comen el pan de los
    huérfanos!"
    El pájaro se lamentó y sus lamentaciones hicieron temblar al cazador y su
    trampa.
    "¡Oh, Amado! decía, mi corazón está roto por todas estas paradojas.
    Acaríciame la cabeza. iAunque sea indigno de ello, dígnate venir a
    preguntar por mi estado!"


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 28 Ene 2023, 18:13

    ROBADO



    Un hombre llevaba su carnero por un camino, sujetándolo con una brida.
    Unos ladrones, llegando por detrás, cortaron la brida y se llevaron el
    animal. Cuando se dio cuenta de su desaparición, el hombre se puso a buscar
    por todos lados. Encontró a un hombre que se lamentaba al borde de un pozo.

    "¿Qué te pasa? preguntó.
    -Mi bolsa llena de oro acaba de caer al pozo. ¡Si consigues recuperarla,
    te daré una quinta parte de ella, es decir, veinte monedas de oro!"
    El hombre dijo:
    "Esta suma es exactamente el valor del carnero que he perdido. ¡He
    perdido un carnero, pero Dios me ofrece un camello!"
    ¡Se desnudó y bajó al pozo mientras que el otro huía llevándose sus
    vestidos!
    El ladrón ávido aparece ante ti a cada instante bajo una nueva imagen.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 28 Ene 2023, 18:14

    LA AMADA


    Había una vez un enamorado notable por su constancia. Había pasado años
    con la esperanza de reunirse con su amada. Ahora bien, un día, su amada le
    dijo:
    "¡Ven a reunirte conmigo esta noche, que he preparado una gran fiesta
    para ti!"
    Lo citó en un lugar convenido y añadió:
    "Espérame hasta medianoche y vendré sin que tengas que llamarme."
    El enamorado se alegró tanto que distribuyó limosnas, carne y pan entre
    los pordioseros. Después corrió al lugar que su amada le había indicado y
    se puso a esperar...
    Cuando cayó la noche, llegó su amada, fiel a su palabra. ¡Descubrió a su
    amado dormido! Recortó un trozo de tela de su vestido y lo puso en el
    bolsillo de su enamorado con unas cuantas nueces.
    Cuando, al amanecer, el enamorado descubrió las nueces y la tela en su
    bolsillo, exclamó:
    "¡Mi amada es fiel y constante! ¡Si estoy afligido, sólo yo tengo la
    culpa!"




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    98


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Lun 30 Ene 2023, 16:13

    EL TESORO EN LA CENIZA


    Bilal era esclavo de un infiel. Un día le dijo su amo:
    "¿Por qué no dejas de invocar el nombre de Mahoma? ¿Cómo te atreves a
    provocarme así?"
    Y, bajo el ardiente sol, lo azotaba con un bastón espinoso. Bilal, sin
    protestar, se contentaba con proclamar la unicidad de Dios.
    Un día, Abu Bekr, compañero del profeta, pasó por allí y oyó las palabras
    murmuradas por Bilal. Su corazón quedó inmediatamente conmovido y, en
    aquellas palabras de unicidad, presentía el perfume de un amigo. Dijo a
    Bilal:
    "¡Oculta tu fe a los infieles, pues es Dios el que conoce los secretos!"
    Bilal le prometió actuar según sus consejos y se arrepintió de su
    actitud, pero, unos días más tarde, al pasar de nuevo por allí, Abu Bekr
    oyó de nuevo el ruido de los bastonazos y la voz de Bilal repitiendo la
    unicidad de Dios. Su corazón quedó como lleno de fuego. Renovó sus buenos
    consejos y Bilal volvió a prometer no reincidir. Todo esto continuó así
    durante mucho tiempo, pues, cuando el amor hacía su aparición, las
    resoluciones de Bilal se esfumaban. Y, al expresar su fe, sometía su cuerpo
    a una dura prueba. Decía entonces:

    "¡Oh, mensajero de Dios! ¡Todo mi cuerpo y mis venas están llenos de tu
    amor! ¿Cómo podrían penetrar en ellos esas resoluciones? Ante la tempestad
    del amor, soy como una brizna de paja y no puedo saber dónde me detendré.
    ¿Es posible a una brizna de paja resistirse al viento del apocalipsis y
    elegir su dirección?"

    Los que aman se han dejado apresar por un diluvio. Son como las muelas de
    un molino y giran día y noche rechinando. Eso es un testimonio para los
    incrédulos de que el río sigue corriendo.
    Abu Bekr describió la situación de Bilal al profeta y le dijo:
    "Este hombre es un halcón que se ha dejado coger en la trampa por tu
    amor. Es un tesoro oculto en la ceniza. Unos miserables murciélagos
    torturan a este halcón. Pero su único pecado es el de ser un halcón. Sucede
    con él como con José, al que calumniaban sólo a causa de su belleza. Los
    murciélagos viven en las ruinas y ésa es la razón de su rencor hacia los
    halcones. Esos murciélagos le dicen: ¿Por qué recuerdas constantemente el
    palacio y el puño del sultán? ¡Nosotros estamos aquí en el país de los
    murciélagos! Así que ¿por qué tanta presunción? ¡El cielo y la tierra están
    celosos de nuestra guarida y tú la tratas de ruinosa! ¿Acaso tienes
    intención de convertirte en sultán de los murciélagos? Acusándolo así, lo
    atan bajo el ardiente sol y lo flagelan con ramas espinosas. Mientras que
    corre su sangre, él no hace sino repetir: "¡Dios es único!" Yo le he
    aconsejado muchas veces que oculte su fe y su secreto, pero él ha cerrado
    la puerta a estas resoluciones."

    Ser enamorado, resuelto y paciente al mismo tiempo es imposible. Pues la
    resolución y el arrepentimiento son como el lobo y el amor como un dragón.
    El arrepentimiento es atributo de los hombres y el amor es atributo del
    Creador.
    El mensajero de Dios preguntó a Abu Bekr:
    "¿Qué propones hacer?
    -¡Voy a comprarlo! dijo Abu Bekr, ¡Sea cual fuere su precio!¦¦
    El profeta le dijo:
    "Deseo que me asocies a esta compra."
    Así pues, Abu Bekr se volvió hacia la casa del amo de Bilal. Se decía:
    "Es fácil quitar una perla de la mano de un niño, pues los niños del
    deseo cambian fácilmente su fe y su razón por unos pocos bienes de este
    mundo. Estos cadáveres están tan bien decorados que los cambian por
    centenares de jardines de rosas."
    Abu Bekr llamó a la puerta de la casa y lleno de cólera, preguntó al amo
    de Bilal:
    "¿Por qué maltratas a este amado de Dios? Si tú eres fiel a lo que crees,
    ¿por qué guardas rencor a alguien que es fiel a su fe?"
    El propietario de Bilal respondió:
    "Si sientes piedad por él, sólo tienes que pagar su precio. iCómpramelo!"
    Abu Bekr dijo:
    "Poseo un esclavo blanco que es un infiel. Su color es blanco, pero su
    corazón es negro. ¡Cámbiamelo por este esclavo que tiene la piel negra,
    pero el corazón luminoso!"

    Hizo venir a su esclavo, que provocó la admiración del amo de Bilal, de
    tan hermoso como era. Sin embargo, no cedió inmediatamente y aumentó sin
    cesar sus pretensiones. Abu Bekr se rindió a todas sus exigencias y compró
    a Bilal. Cuando el trato quedó cerrado, el hombre se echó a reír.
    "¿Por qué te ríes?" le preguntó Abu Bekr.
    El hombre respondió:
    "¡Si no hubieses mostrado tanto deseo de comprar a este esclavo, habrías
    podido obtenerlo por la décima parte! ¡No tiene gran valor, pero tu cólera
    ha hecho subir su precio!
    -¡Oh, imbécil! replicó Abu Bekr, ¡Unos críos cambian una perla por una
    nuez! Para mí, este esclavo vale como los dos universos, pues yo veo su
    alma y no su color. ¡Si hubieras pedido más, habría sacrificado todos mis
    bienes! Si eso no hubiera bastado, habría contraído deudas. ¡Tú no le has
    concedido valor alguno y lo has vendido barato! Por tu ignorancia, me has
    dado un cofrecillo lleno de esmeraldas sin saber lo que contenía. Acabarás
    lamentándolo, pues nadie habría desperdiciado semejante oportunidad. Te he
    entregado un esclavo de hermosa apariencia, pero idólatra. Conserva tu fe.
    Yo conservo la mía."

    Y tomando a Bilal de la mano, lo condujo ante el profeta. Al ver el
    rostro de este último, Bilal perdió el conocimiento y se puso a llorar. El
    profeta lo tomó en sus brazos y le reveló sabe Dios cuántos secretos. Un
    pez acababa de encontrar de nuevo el océano y es difícil describir tal
    acontecimiento.
    El profeta preguntó a Abu Bekr:
    "Te había pedido que me asociases a esta compra. ¿Por qué no lo has
    hecho?"
    Abu Bekr respondió:
    "¡Los dos somos esclavos tuyos! Yo no he hecho más que liberarlo en tu
    nombre. ¡Considérame como esclavo tuyo, pues yo no querría que me liberasen
    de ti! Mi libertad es ser esclavo tuyo. Cuando yo era joven, tenía un
    sueño: el sol me saludaba y me consideraba como amigo suyo. Me decía yo que
    ese sueño no era más que una ilusión, pero, al verte, me he visto y, desde
    entonces, el sol ha perdido para mí todo su atractivo."
    El profeta dijo a Bilal:

    "¡Sube a lo alto del minarete para entonar la llamada a la oración! ¡Ve a
    gritar lo que habrías debido ocultar a tus enemigos! No tengas miedo, pues
    ellos son como sordos. Se oye el ruido ensordecedor de los tambores y ellos
    dicen: ¿pero dónde oís tambores?"
    Los ángeles hacen a los ciegos el favor de llevarlos de la mano, pero los
    ciegos consideran este favor como una tortura. Dicen:
    "¿Por qué nos lleváis de acá para allá? ¡Quisiéramos dormir un poco!"
    Los santos sufren todavía más tormentos, pues el Amado es muy caprichoso
    con sus enamorados.
    Ahora que has oído la historia de Bilal, sabe que su estado nada tiene
    que ver con el tuyo. El avanzaba y tú retrocedes. Tu estado es comparable
    al de aquel hombre a quien preguntaban su edad. El respondió:
    "Tengo dieciocho años. Bueno, diecisiete. Quizá dieciséis o incluso
    quince..."
    Su interlocutor lo interrumpió:
    "¡Si continúas, vas a encontrarte de nuevo en el vientre de tu madre!"





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    101


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 31 Ene 2023, 08:37

    EL CABALLO BLANCO



    Pidió alguien a un bey que le prestase un caballo. El bey respondió:
    "¡Con mucho gusto! Toma mi caballo blanco.
    -¡No! ¡No! dijo el otro.
    -¿Y eso por qué?
    -Ese caballo es un animal extraño: marcha al revés, es decir, que, cuando
    se desplaza, ¡su cola lo precede!
    -¿Y qué? No tienes más que volver su cola hacia tu casa!"
    Puesto que el deseo es la cola de tu ego, tú progresas andando hacia
    atrás. Así que vuelve esa cola hacia el apetito del otro mundo. Cuando el
    deseo del sueño o la glotonería se debilitan, el deseo de tu razón se
    encuentra reforzado. Es como cortar las ramas de un árbol. En su lugar
    rebrotan ramas más vigorosas. Vuelve, pues, la cola de tu ego en esa
    dirección y llegará a su meta, ¡aunque sea andando hacia atrás! Es verdad,
    sin embargo, que los caballos obedientes son más cómodos. No retroceden
    cuando se les dice que avancen.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 31 Ene 2023, 08:39

    EL PERFUME DEL PROFETA



    Una caravana llegó un día a un pueblo. Allí, los viajeros vieron una
    puerta entreabierta. Uno de ellos propuso:
    "Descarguemos y quedémonos aquí durante algunos días hasta que cese el
    frío."
    En aquel momento, se oyó una voz, procedente del interior de la casa, que
    decía:
    "¡Dejad vuestras cargas fuera antes de entrar!"
    No cargues con lo que debe quedar en el exterior puesto que se te convida
    a una reunión importante.
    El hombre que acababa de hablar era un esclavo que tenía a su cargo el
    cuidado de los caballos. Tenía nombre de esclavo, pero, en realidad, era un
    sultán. El bey, su amo, no conocía su valor real y lo consideraba como
    Satanás consideraba a Adán. Un día, este esclavo cayó enfermo y su estado
    fue revelado al profeta. Pero su amo, el bey, se ocupaba tan poco de él que
    no sabía nada de su enfermedad. Durante nueve días, el esclavo, que se
    llamaba Hilal, sufrió sin que nadie se diera cuenta.
    El profeta recibió una revelación diciéndole que fuera a visitar a
    alguien llamado Hilal, que era un hombre atraído por él.

    Cuando el bey fue advertido de que iba a tener el honor de recibir la
    visita del profeta, creyó que era a él a quien venía a ver y su alegría no
    tuvo límites. Estaba dispuesto a colmar de regalos al mensajero venido a
    traerle la noticia. Besó la tierra con fervor y exclamó:
    "¡Sed bienvenidos! ¡Vuestra presencia honra mi casa! ¡Que estos lugares
    se conviertan en un paraíso! ¡Que mi palacio se enorgullezca de recibiros
    bajo su techo!"
    Pero el profeta le dijo:
    "¡No es a ti a quien vengo a visitar!
    -¡Sea mi alma sacrificada por ti! exclamó el bey. ¿A quién deseas ver?
    ¿Cuáles son tus órdenes? ¡Séa yo transformado en polvo bajo los pasos de
    aquel a quien haces este favor!"
    El profeta le dijo:
    "¿Dónde está Hilal? ¡El que está tendido en el suelo a causa de su
    enfermedad! ¡Querría tener noticias suyas!
    -No sabía que estuviese enfermo, dijo el bey. No lo he visto desde hace
    algunos días. Pasa el tiempo con los caballos y las mulas. Es mi
    palafrenero y se aloja en la cuadra que puedes ver allí."
    El profeta se dirigió hacia la cuadra.
    El instante de su visita hace desaparecer la sombra y el polvo. Hilál
    había notado el perfume del profeta como Jacob había notado el de José.
    Pero los milagros no son necesarios para el hombre de fe. No sirven más que
    para destruir a los enemigos y no están hechos para los amigos. Así pues,
    mientras que dormía, Hilal fue despertado por un perfume. Se dijo:
    "¿De dónde procede ese perfume? ¿Qué es este olor tan agradable en la
    cuadra?"
    Y de repente, vio, entre dos caballos, la túnica del profeta. Se
    precipitó para besarle los pies. El profeta acercó su rostro al de él y lo
    besó.
    "¡Oh, solitario en este mundo! ¿Cómo estás?"
    Hilal respondió:
    "Cuando el sol nace en la boca del insomne, ¿en qué estado podría estar
    éste? Cuando el agua sumerge al que tiene tal sed que hasta comería tierra,
    ¿cuál puede ser el estado de este hombre? Cuando un perro que sueña que es
    un león se despierta de pronto, ¿en qué estado puede estar?"


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Mar 31 Ene 2023, 08:41

    EL ROSTRO PINTADO


    Había una anciana de noventa años cuya cara arrugada era amarilla como el
    azafrán. Sus mejillas estaban plegadas como una cortina, pero el deseo de
    encontrar esposo era aún vivaz en ella. Ya no tenía dientes y su pelo era
    blanco como la leche. Su silueta estaba tan encorvada como un arco y sus
    sentidos estaban debilitados. En una palabra, ¡era vieja! Sólo el deseo del
    amor y la gana de marido subsistían en ella. Tenía muchos deseos de cazar,
    pero su trampa estaba en ruinas. Era como el gallo que canta demasiado
    tarde, como un pasajero extraviado. Se alimentaba su fuego, pero su marmita
    estaba vacía. Tenía deseo de cantar, pero ya no tenía labios.

    Cuando pierde sus dientes, el perro deja de importunar a la gente. Ya no
    ataca a nadie y se pasea por el estercolero. Pero mirad a esas perras de
    más de sesenta años: ¡sus dientes están más acerados que los colmillos de
    los perros! Cuando envejece, el perro pierde su pelo, pero esta vieja perra
    se viste de piel y de seda. Si le dicen: "¡Que tu vida se prolongue!", ella
    quedará encantada y tomará esta maldición por una bendición. Tal deseo se
    concebiría si ella supiera algo del otro mundo, pero esta perra ignora todo
    de él. Cuando el hombre se gasta sin haber conocido la madurez, no es más
    que viejo. No tiene ninguna forma ni clase de belleza. Huele a cebolla. No
    tiene ni favor, ni generosidad, ni sentido, ni esencia.
    Con la esperanza de convertirse en una hermosa novia, esta vieja se
    depiló las cejas y se puso ante el espejo para maquillarse. Por mucho que
    se recubrió de polvos, no por eso dejaron de persistir sus arrugas. Como
    último remedio, imaginó recortar unas ilustraciones del Corán y adornarse
    la cara con ellas, esperando situarse así en el rango de las bellezas.
    Cuando se puso el vestido, cayeron al suelo las ilustraciones y ella volvió
    a pegarlas con saliva. Como seguían sin adherirse a su vestido, acabó por
    ponerse nerviosa y exclamó:
    "¡Maldito sea Satanás!"

    En aquel instante, Satanás se le apareció y le dijo:
    "¡Vieja ramera! ¿Qué es ese maquillaje? Ni siquiera yo he llegado nunca a
    semejante aberración. ¡Lo que haces no tiene precedentes! ¡Ni siquiera has
    dudado en recortar las ilustraciones del Corán! ¡Tú vulgar, como ejércitos
    satánicos! ¡Déjame en paz, tú que, para adornar tu cara, has tomado los
    adornos del Corán!"
    Para venderte y hacerte apreciar, has robado la palabra de los hombres.
    Pero una obra teatral relatada carece de valor, igual que una rama atada a
    un árbol no da fruto. Cuando la muerte te desnude, todo lo que te has
    añadido, se desprenderá.
    ¡Oh, mujer vieja! ¡No luches contra el destino! ¡Mira tu estado! No te
    vuelvas hacia el pasado. No hay esperanza de que puedas embellecer tu cara.
    Y, lo pintes de rojo o de negro, nada cambiará.




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    103


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Dom 05 Feb 2023, 16:56

    PALABRAS



    Un día, un mendigo en busca de pan dedicó una plegaria a un extranjero de
    paso que lo había socorrido:
    "¡Oh, Dios mío! dijo, este hombre me ha dado pan. ¡En recompensa,
    concédele volver a su país sin dificultades!"
    El extranjero replicó:
    "¡Ya he visto lo que tú llamas mi país! ¡Que Dios te dé a ti más bien la
    gracia de llegar al tuyo!"
    Los hombres viles envilecen la palabra. E, incluso cuando sus palabras
    son elevadas, ellos las rebajan. Igual que los vestidos están cosidos para
    el cuerpo, lo mismo las palabras se pronuncian para los que las oyen. Si
    unos hombres de corazón vil participan en una reunión, ¡ay! ¡la palabra
    también resulta envilecida!


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Dom 05 Feb 2023, 16:57

    NADA


    Un día, un mendigo llamó a la puerta de una casa y suplicó al amo del
    lugar que le diese un poco de pan, aunque fuese duro.
    "¿Cómo quieres que yo te encuentre pan? replicó este último. ¿Me tomas
    por un panadero?
    -Entonces, ofréceme un poco de gordo de carne.

    -¡Esto no es tampoco una carnicería!
    -Dame al menos un puñado de harina.
    -¿Se parece mi casa a un molino?
    -¿Entonces, un vaso de agua?
    -¡Aquí no hay río!"
    Así, cada petición del mendigo fue rechazada del mismo modo. Finalmente,
    éste se quitó el pantalón y defecó en el umbral.
    "¿Qué haces? preguntó el amo de la casa escandalizado.
    -Esto es una ruina propicia a la defecación, dijo el mendigo. No hay nada
    que beber y nada que comer. ¿Cómo podría nadie vivir aquí?
    ¡Manifiestamente, este lugar no puede servir más que como letrina!"


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Dom 05 Feb 2023, 17:00

    EL ENFERMO Y EL SUFI



    Un enfermo visitó un día al médico y le dijo:
    "¡Oh sabio! ¡Tómame el pulso! Pues el pulso es el testigo del estado del
    corazón. La vena de mi brazo se prolonga hasta mi corazón y como no se ve
    el corazón, ¡es a la vena a la que hay que interrogar!"
    Puesto que el viento no se ve, miremos el polvo y las hojas que vuelan.
    La embriaguez del corazón está oculta, pero las ojeras son testigos. Pero
    volvamos a nuestra historia...
    El médico tomó el pulso del enfermo y se dio cuenta de que la esperanza
    de curación era muy pequeña. Le dijo:
    "Si quieres que cesen tus tormentos, haz lo que tu corazón te inspire. No
    dudes en realizar cada deseo de tu corazón. De nada serviría prescribirte
    un régimen o recomendarte paciencia, pues, en este caso, eso no haría sino
    empeorar tu estado. Realiza, pues, tus deseos y actúa según el Corán, que
    dice: "¡Haced io que deseáis hacer!""
    Tales fueron, pues, los consejos que el médico prodigó a su paciente y
    éste le respondió:
    "¡La salvación sea contigo! ¡Corro al río para vaciar en él mis penas!"
    Al llegar al borde del río, nuestro hombre vio allí a un sufí que,
    sentado a la orilla, se lavaba las manos y la cara. Le vino entonces el
    deseo de darle un golpe en la nuca. Recordando los consejos del médico, que
    le prescribía seguir su deseo, alzó la mano, cuando se dijo:
    "No debo hacer tal cosa, pues se dice en el Corán: "No os pongáis
    conscientemente en peligro" Y sin embargo, si no satisfago este deseo eso
    será peligroso para mi salud."
    Abofeteó, pues, al sufí con un golpe muy sonoro. Este se volvió y gritó:
    "¡El muy cochino!"
    Y se lanzó sobre él con intención de darle unas patadas y tirarle de la
    barba. Pero, al ver que se trataba de un hombre enfermo, cambió de idea.
    El pueblo, inducido al error por Satanás, da igualmente bofetadas. Pero
    también está enfermo y debilitado. ¡Oh, tú, que abofeteas al inocente!
    ¡Sabe que esa bofetada se volverá contra ti! ¡Oh, tú, que tomas tus deseos
    como remedio y golpeas a los débiles! ¡Sabe que tu médico se ha burlado de
    ti! Es el mismo médico que aconsejó a Adán que comiese trigo. Dijo a Adán y
    a Eva:
    "Comer estas semillas es para vosotros el único medio de acceder a la
    vida eterna."
    Al decir esto, daba una bofetada a Adán, pero esta bofetada le fue
    devuelta.

    Así pues el sufí lleno aún del fuego de la cólera, comprendió la
    finalidad del incidente, y el que ha visto la trampa ya no presta atención
    a las semillas que son su cebo.
    Si deseas evitar problemas preocúpate de la sucesión de los
    acontecimientos más bien que de lo inmediato. De ese modo, lo inexistente
    se te revelará y lo visible quedará envilecido a tus ojos. Todo hombre
    razonable busca lo inexistente noche y día. Si fueras pobre, te pondrías a
    buscar la generosidad del prójimo. Todos los artistas buscan lo inexistente
    y el arquitecto busca una casa cuyo techo se ha derrumbado. El aguador
    busca una cántara vacía y el carpintero una casa sin puerta.
    Puesto que tu única esperanza reside en lo inexistente y lo inexistente
    está en tu naturaleza, ¿por qué temerlo continuamente?
    El sufí dijo entonces:
    "De nada serviría devolverle la bofetada. Eso es lo que haría un
    ignorante. Para mí, que estoy revestido del manto de la sumisión, es cosa
    fácil aceptar una bofetada."

    Y pensando en la debilidad de su adversario, se dijo además:
    "Si lo abofeteo, lo derribaré y tendré que dar cuenta de ello al sultán.
    De todos modos, el mástil está roto y la tienda se viene abajo. Sería
    estúpido acabar ante la justicia por un hombre que tiene ya toda la
    apariencia de un cadáver."
    Así, decidido a no replicar, condujo al enfermo ante el juez, que es la
    balanza de la verdad, lejos de todas las trampas de Satanás. Como por arte
    de magia encierra a Satanás en una botella y cura la calumnia con el
    remedio de la ley. Así, el sufí tomó a su adversario por su túnica y lo
    arrastró ante el juez.
    "¡Mira a este asno reacio! dijo al juez. ¡Ponlo sobre un asno y hazle dar
    la vuelta a la ciudad! ¡O hazlo azotar si lo prefieres! ¡Pues si alguien
    muere por la ley, no se pedirá cuenta alguna por su muerte.
    -¡Oh, hijo mío! dijo el juez. ¡Tensa tu lienzo para que yo pueda ejecutar
    mi pintura! ¿Quién ha golpeado? ¿El o tú? Si ha sido él, está tan enfermo
    que casi no es ya más que una ilusión. Y el juicio de la ley se aplica a
    los vivos y no a los muertos. No existe ley que autorice a ponerlo sobre un
    asno, pues ¿quién pondría un leño sobre un asno? ¡Sería como ponerlo en un
    ataúd! Sabe que la tortura consiste en prohibir a la gente el lugar al que
    merecen ir.

    -¿Es justo, preguntó el sufí, que este asno me haya abofeteado sin razón
    alguna?"
    Entonces el juez preguntó al enfermo:
    "Cualquiera que sea tu riqueza, dime cuánto dinero llevas encima.
    -¡No poseo más que seis monedas! respondió el enfermo.
    -Conserva tres y dame el resto sin replicar. También él me parece débil y
    en mal estado. Podrá así buscar pan y algo para acompañarlo"
    En ese instante, el enfermo vio la nuca del juez y pensó que ésta merecía
    una bofetada tanto como la del sufí. Después de todo, pagar tres monedas
    por una bofetada no le parecía un precio exorbitante. Aparentó, pues,
    querer hablar al oído del juez y le asestó una ruda bofetada diciendo:
    "¡Repartíos estas seis monedas y dejadme en paz con esta historia!"
    El juez se encolerizó, pero el sufí le dijo:
    "Debes sentenciar según la justicia y no bajo el imperio de la cólera.
    Acabas de caer en el pozo que me invitabas a visitar. Un hadiz pretende que
    quien excava un pozo, cae dentro. Actúa según tu saber. La bofetada que has
    recibido es la recompensa de tu buen juicio. Te has compadecido del verdugo
    y me has dicho: "¡Llena tu estómago con estas tres monedas!" ¿Puedes
    imaginar el valor de las demás sentencias que has podido pronunciar?"
    El juez respondió:

    "Hay que aceptar cada tormento y cada bofetada que nos cae encima. Mi
    cara se ha amargado, pero mi corazón acepta el veredicto del destino, pues
    sé que la verdad es amarga. En el período de sequía, el sol sonríe, pero
    los jardines agonizan. ¿De qué sirve sonreír como una sandía pasada? ¡No
    conoces ese mandamiento del profeta: "Llorad abundantemente!""
    El sufí le preguntó:
    "¿Por qué el oro, que es un metal es tan precioso mientras que los demás
    metales no lo son? Dios dijo: "He aquí mi camino" Entonces ¿cómo es que El
    haya llegado a ser el guía y el otro se haya convertido en un bandido?
    Existe un hadiz que dice: "El hijo es el secreto del padre" Entonces, ¿por
    qué nacen del mismo vientre un esclavo y un hombre libre?
    -¡Oh, sufí! dijo el juez. No temas nada. Voy a citarte un ejemplo a
    propósito de esto. El Amado es estable como la montaña, pero los que aman
    tiemblan como hojas. En su ser y en sus actos no existe ni opuesto ni
    semejante. Lo que existe no encuentra existencia sino en El. Ahora bien es
    imposible que un opuesto pueda ver a su opuesto. Más bien se aleja de él.

    Cada cosa, buena o mala, tiene su contraria. ¿Puede una cosa crear otra
    cosa a imagen suya? ¿Puede tener dos caras la verdad? ¿Cómo podría ser la
    espuma diferente de sí misma? ¿Cómo podrían ser únicas las hojas de un
    árbol, que se parecen todas? Considera el océano como si no tuviese
    límites, pues ¿cómo fijar límites a la existencia del océano? ¡Oh, sufí!
    ¡Escúchame! Si el cielo te envía un tormento, sabe que de él se seguirá una
    dicha. Si el sultán te abofetea, está seguro que te ofrecerá el trono. El
    mundo entero no tiene el valor del ala de una mosca. Pero por una bofetada
    semejante se han sacrificado millares de
    almas. Todos los profetas fueron alabados por Dios a causa de su paciencia
    en la adversidad. Permanece en la casa para que la llegada del favorecedor
    no te sorprenda desprevenido. Si no, retirará la felicidad que traía
    diciendo: "¡No hay nadie aquí!"

    -¿Qué sería el mundo, prosiguió el sufí, si la misericordia y el reposo
    fueran eternos? ¿Si Dios no nos enviase un tormento en cada instante? ¿Si
    la alegría estuviese lejos de la tristeza? ¿Si la noche no robase la luz
    del día? ¿Si el invierno no destruyera los jardines? ¿Si nuestra salud no
    fuera blanco de las enfermedades? Su misericordia no se encuentra
    disminuida si el menor de sus dones va siempre acompañado de su cortejo de
    inquietudes."
    A este ignorante, desprovisto de razón y con el corazón cerrado,
    respondió el juez:
    "¿Conoces la historia de aquel hombre que era un elocuente hablador?
    Discurseaba un día sobre los sastres y describía cómo robaban éstos al
    pueblo y citaba numerosas anécdotas sobre este tema. Como se trataba de
    historias de ladrones, la gente se reunió alrededor de él.
    "Las palabras agradables procuran placer al auditorio y el interés de los
    niños aumenta el deseo de enseñar en el maestro. En un hadiz, el profeta
    dice:

    "Ciertamente, Dios inspira sabiduría en la lengua del predicador igual
    que la inspira en la comprensión del auditorio"
    "Si un músico toca diferentes makams ante un auditorio ignorante, su
    instrumento se transforma en plomo. Olvida toda melodía y sus dedos se
    inmobilizan. Si no existiesen ojos para comprender las artes, el cielo y la
    tierra dejarían de existir. Si no existiesen los perrillos, no llenarías su
    escudilla con los restos de tu comida.
    "Así contaba nuestro narrador las fechorías de los sastres cuando un
    Turco, que había seguido sus palabras, le preguntó lleno de cólera:
    "¿Cuál es el sastre menos honrado de esta ciudad?"
    "El narrador respondió:
    "Es Pur Usüs. ¡Ha arruinado a toda la ciudad con sus trapicheos!
    -¡Apuesto, dijo el Turco, que, a pesar de toda su astucia, a mí no podría
    robarme ni siquiera una hebra de hilo!"
    "Le dijeron:
    "Otros más astutos que tú se han dejado engañar por sus artimañas. No
    seas presuntuoso. ¡Seguro que te engañará!"
    "Pero el Turco insistió en su apuesta y fijaron los términos de ella. El
    Turco dijo:
    "Si consigue robarme, os doy mi caballo y si no lo consigue, yo os tomaré
    un caballo a vosotros"
    "Aquella noche, el Turco no concilió el sueño. Se debatió hasta el
    amanecer con el fantasma del sastre estafador. Por la mañana, tomó una
    pieza de tejido de seda bajo el brazo y se trasladó al almacén del sastre.
    Este lo acogió con gran deferencia. Tanto lo honró que sus palabras
    despertaron el afecto en el corazón del Turco. Ante aquel ruiseñor que
    cantaba, éste extendió su tejido diciendo:
    "Hazme un traje de guerra con esta tela. Hazlo ancho por abajo y estrecho
    por arriba. Pues la estrechez arriba proporciona descanso al cuerpo,
    mientras que la anchura debajo libera las piernas"
    "El sastre le respondió:
    "¡Oh, encantador cliente! Para mí es un honor servirte"
    "Y empezó a medir el tejido mientras charlaba. Contó anécdotas sobre la
    generosidad de los beyes, sobre las particularidades de los avaros y sobre
    muchas otras cosas. Después, mientras que su boca seguía vertiendo su
    palabrería, sacó sus tijeras para cortar la tela. El Turco se reía mucho de
    todo lo que oía y sus ojos se fruncían de tanto reír. En aquel instante, el
    sastre recortó rápidamente un trozo de tela y lo disimuló entre sus
    piernas. Lo hizo tan aprisa que nadie lo vio, excepto Dios. Pero Dios ve
    las faltas y las oculta hasta el momento en que el pecador hace desbordar
    la copa.
    "Embriagado por la agradable perorata del comerciante, el Turco había
    olvidado completamente su apuesta. Dijo al comerciante:
    "¡Por favor! ¡Cuéntame otra historia pues tus historias son alimento para
    el espíritu!"

    "Entonces, el comerciante contó una historia tan graciosa que el Turco se
    revolcaba de risa. Mientras reía, el sastre cortó otro trozo de tela y lo
    escondió en su casaca. El Turco reclamó otra historia y el sastre le contó
    una, más graciosa todavía. El Turco, con los ojos cerrados, perdió la
    noción de las cosas, ebrio de su risa y un tercer trozo de tela fue de
    nuevo birlado.

    "El Turco suplicó una vez más que le contase una historia, pero el sastre
    sintió piedad y se dijo:
    "¡Qué hombre tan apasionado por las historias! ¡El pobre no se da cuenta
    de nada!"
    "¡Por piedad! imploró el Turco. ¡La última!"
    "¡Oh, imbécil! ¿Hay algo más peregrino que tú?
    "¡Ya basta, añadió entonces el sastre, pues si te cuento otra historia,
    tu tela será demasiado corta para que yo pueda hacerte un traje con ella!"
    "Tu vida es como ese tejido. El sastre del orgullo la corta con las
    tijeras de las palabras y tú le ruegas que te haga reír."
    Tal fue, pues, la respuesta del juez al sufí. Entonces dijo este último:
    "Dios podría fácilmente realizar todos nuestros deseos y saciar todas
    nuestras pasiones. ¿No puede transformar el fuego en rosas y la pérdida en
    ganancia? Hace salir la rosa de la espina y transforma el invierno en
    primavera. ¿Qué perdería no haciendo perecer a aquellos a los que ha dado
    el espíritu y la vida? ¿En qué le afecta que caigamos en las redes de
    Satanás?
    -Si no existieran lo dulce y lo amargo, respondió el juez, lo feo y lo
    hermoso, el guijarro y la perla, el ego, Satanás y el deseo, la prueba, la
    dificultad y la guerra ¿cómo podría Dios llamar a sus servidores? ¿Cómo
    podrías decir tú mismo: "¡Oh, hombre bueno!
    ¡Oh, hombre piadoso! ¡Oh, sabio!"? Si el maldito Satanás no existiera
    para cerrarnos el camino, ¿cómo sería posible distinguir a los fieles que
    están en los caminos de la verdad? Si así no fuera, la ciencia y la
    sabiduría se confundirían con la vanidad. La ciencia y la sabiduría se
    encuentran en el camino de la perversidad y si el camino fuera siempre
    recto, la sabiduría sería inútil. Bien sé, ¡oh, sufí! que no careces de
    madurez. Me haces esas preguntas para que los demás comprendan. Es más
    fácil soportar las pruebas de este mundo que, por ignorancia, quedarse
    lejos de la verdad. Pues estas pruebas son efímeras, mientras que semejante
    desgracia es eterna. La oportunidad se ofrece al que tiene el alma
    despierta."


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    108


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Jue 09 Feb 2023, 07:52

    LA MADRE



    Attar refiere esto: Cuando hubo ganado la guerra contra la India, el
    sultán Mahmud recibió un esclavo como parte del botín. Lo adoptó y lo hizo
    hijo suyo, lo honró más que a nadie y lo nombró su sucesor. Si quieres
    detalles de esta historia, echa una ojeada al libro del sheij Attar.
    Resumiendo: este niño, sentado en un trono de oro al lado del sultán
    vertía todos los días lágrimas amargas. El sultán le preguntó:
    "¡Oh, niño afortunado! ¿Por qué lloras? Todos tus deseos son complacidos
    y estás cerca del sultán. Te sientas en el trono y los soldados, como el
    visir están a tu servicio."
    El niño replicó:
    "Lloro porque me acuerdo de mi madre. Cuando ella quería reprenderme,
    decía maldiciéndome: "¡Que el sultán Mahmud te lleve!" y mi padre se lo
    reprochaba diciéndole: "¿Por qué lo maldices así? ¿No tienes más
    maldiciones que esas imprudentes palabras?" Y acusaba a mi madre de no
    tener corazón por tratar así a su hijo. Esta disputa entre ellos no hacía
    más que aumentar mi pena y mi temor. Yo me decía: "¡Qué arrebatado carácter
    debe de tener ese Mahmud para representar así el temor y la calumnia!" Yo
    vivía entonces temiéndote, ignorando todo de tus favores. ¿Dónde está ahora
    mi madre, ¡oh sultán del universo! ¡Ojalá pudiera ella verme ahora sentado
    en este trono!"
    ¡Oh, ignorante! Tu estado de pobreza es como el sultán Mahmud. Tu
    naturaleza lo teme. Si conocieses su misericordia, rezarías a cada instante
    para que tu fin fuera Mahmud. No escuches, pues, a tu madre Naturaleza que
    te induce a error. Si buscaras la pobreza, llorarías hasta el fin del
    mundo. En lo que toca a la subsistencia, seguramente tu cuerpo es para ti
    como una madre. Sin embargo, es más enemigo tuyo que millares de enemigos.


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Jue 09 Feb 2023, 07:54

    EL CAMINO DE LA ORACION


    Una mañana, al llegar un comerciante ante su tienda, vio que su entrada
    estaba interceptada por un grupo de mujeres. Le ardían los pies a causa del
    largo camino que había recorrido, pero no podía pasar, tan atestado estaba
    el lugar de mujeres, todas más hermosas las unas que las otras. Se dirigió
    a una de ellas y le dijo:
    "¡Oh, hija mía! ¡Qué numerosas sois!
    -¡No te irrites por eso! replicó la mujer. En realidad, nuestro número es
    aún insuficiente ¡y la penuria de mujeres engendra la homosexualidad!"
    No te preocupes por los sucesos de tu tiempo. No tomes en consideración
    las indigestas obras del destino. No te preocupes por tu subsistencia. Si
    estás necesitado o en la sequía, si tiritas, ¡qué importa! Considera estas
    amargas pruebas como un signo de misericordia y el poder sobre nuestras
    ciudades como una tortura.
    El camino de la oración está lleno de huellas de herradura. ¡Pero éstas
    están vueltas hacia atrás!





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    109


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Vie 10 Feb 2023, 08:03

    MALES


    Una mujer dijo un día a su marido:
    "¡Oh, tú, que has abandonado el camino de la generosidad! ¡Mírame!
    ¿Cuánto tiempo seguiré estando así, maltratada y andrajosa?"
    El marido respondió:
    "Yo trabajo para asegurar tu subsistencia. Soy pobre, sin duda, pero mis
    manos y mis pies son sólidos. ¡Es deber mío vestirte y alimentarte y nunca
    he dejado de hacerlo!"
    La mujer mostró entonces el cuello de su camisa, que estaba sucio y hecho
    de una tela basta.
    "Este cuello me tortura la piel. ¿Por qué me obligas a llevar semejante
    vestido?
    -¡Oh, mujer! respondió el hombre, responde a mi pregunta: ¿qué es
    preferible, divorciarse o soportar uno la rudeza de su cuello? ¿Cuál es el
    peor de esos dos males?"
    ¡Oh, tú, que te quejas! Las dificultades la pobreza, las pruebas y la
    adversidad son así. Es amargo, sin duda, renunciar a un deseo, pero lo es
    aún más alejarse de la verdad. Ayunar es difícil, ciertamente, pero menos
    que apartarse dé la verdad. Si Dios te dice: "Oh, enfermo ¿Cómo estás?"
    ¿Crees que persistirá tu enfermedad? Aunque no oigas su voz, su pregunta te
    complace. Hace mucho tiempo, ¡oh reseco! que hierves en tu marmita. ¡Y ni
    siquiera has alcanzado la mitad de la cocción!


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70752
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Maria Lua Vie 10 Feb 2023, 08:06

    EL SABIO Y EL SACERDOTE



    Un sabio preguntó un día a un viejo sacerdote:
    "¿Quién es más viejo, tu barba o tú?"
    El sacerdote respondió:
    "Nací antes que mi barba y conocí el universo antes que ella.
    Tu barba es blanca, siguió el sabio; ha abandonado su estado original.
    Pero tú no has cambiado todavía tu mala naturaleza. Aunque tu barba haya
    nacido después que tú, te ha adelantado. Tú estás aún en la sequedad del
    deseo, en la sequedad del "yo" y del "nosotros". Sigues estando en la misma
    disposición de espíritu que en tu nacimiento. No has avanzado ni un paso.
    Toda tu vida has permanecido en un horno ardiente, pero tú te has quedado
    en tu estado de barro. Eres movido por el viento de tus deseos, pero estás
    sujeto al suelo como una paja reseca. Como el pueblo de Moisés, te has
    quedado en el desierto durante cuarenta años. Corres de la mañana a la
    noche pero siempre vuelves al mismo punto. Mientras estés enamorado del
    becerro de oro, tu salvación será imposible, aunque te dedicaras a ella
    durante tres siglos. Dios te ha colmado de favores, pero, como tu
    naturaleza es la de un buey, el amor al becerro ha reemplazado en tu
    corazón al amor a la verdad. ¡Interroga, pues a tu
    cuerpo y no creas que carece de lengua! ¡Quizá tenga a su disposición
    centenares de lenguajes! Tú buscas día y noche una leyenda, pero tu cuerpo
    ya te cuenta una. Sucede como con el verano. Gracias a él brota el algodón,
    pero el algodón permanece cuando el verano ha sido olvidado. Sucede como
    con el hielo. Surge del invierno. El hielo,permanece cuando el invierno ha
    desaparecido. Del mismo modo, cada uno de tus miembros te cuenta los
    favores de Dios. Si la embriaguez y los juegos del amor no existieran, ni
    una mujer habría quedado embarazada. Sin primavera, ningún huerto da
    frutos. Las mujeres embarazadas y los niños que sostiene uno en las
    rodillas son signos de la primavera y testigos de los juegos del amor. Cada
    árbol amamanta a su hijo pues, como María, ha quedado encinta de un sultán
    desconocido.
    "¡Oh, sacerdote! Manda a tu pena que no sea tan olvidadiza con los
    favores que ha recibido. Si no hubiese en ti una eterna primavera, ¿qué
    contendría el granero de tu cuerpo? Tu cuerpo es un montón de rosas y tus
    ideas son el agua de estas rosas. Pero, ¡qué cosa tan extraña! ¡El agua de
    rosas reniega de las rosas!
    "La obstinación y la blasfemia son lo propio del chimpancé, pero la
    gratitud y la contemplación forman el camino del profeta. Si este
    nacimiento no se hubiera producido con ocasión del eclipse de luna, habría
    menos filósofos extraviados en esta noche. ¡Muchos hombres sensatos fueron
    víctimas de este extravío y vieron una montaña en su nariz!"




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    110


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    Contenido patrocinado


    Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273) - Página 17 Empty Re: Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun 24 Jun 2024, 01:39