Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1039456 mensajes en 47560 argumentos.

Tenemos 1567 miembros registrados

El último usuario registrado es ECCR

¿Quién está en línea?

En total hay 31 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 29 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

javier eguílaz, José María


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» VALERY, PAUL (1871 - 1945)
FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 EmptyHoy a las 04:19 por Pascual Lopez Sanchez

» 2013-04-21 ÁNGELES NEGROS
FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 EmptyHoy a las 03:07 por Pedro Casas Serra

» NO A LA GUERRA 3
FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 EmptyHoy a las 02:30 por Pedro Casas Serra

» VERLAINE, PAUL (1841 - 1896)
FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 EmptyHoy a las 02:07 por Pascual Lopez Sanchez

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 EmptyAyer a las 23:38 por Lluvia Abril

» POESÍA SOCIAL XIX
FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 EmptyAyer a las 23:36 por Lluvia Abril

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 EmptyAyer a las 23:35 por Lluvia Abril

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 EmptyAyer a las 23:33 por Lluvia Abril

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 EmptyAyer a las 19:28 por Maria Lua

» CLARICE LISPECTOR II
FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 EmptyAyer a las 19:24 por Maria Lua

Abril 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty

5 participantes

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Lun 01 Abr 2024, 19:01

    Or vedi, Amor, che giovenetta donna
    tuo regno sprezza, et del mio mal non cura,
    et tra duo ta’ nemici è sí secura.

    Tu se’ armato, et ella in treccie e ’n gonna
    si siede, et scalza, in mezzo i fiori et l’erba,
    ver’ me spietata, e ’n contra te superba.

    I’ son pregion; ma se pietà anchor serba
    l’arco tuo saldo, et qualchuna saetta,
    fa di te et di me, signor, vendetta.




    *******************

    Mira esta dama, Amor, que ahora su espalda
    da a tu poder y burla hace a mis males,
    y va segura entre enemigos tales.

    Tu estás armado y ella en trenza y falda;
    y, descalza entre flores y entre hierba,
    soberbia es contra ti, conmigo acerba.

    Yo preso soy; mas si piedad conserva
    tu arco y para ella flecha alcanza,
    toma de ti y de mi, señor, venganza.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Lun 01 Abr 2024, 19:03

    Dicesette anni à già rivolto il cielo
    poi che ’mprima arsi, et già mai non mi spensi;
    ma quando aven ch’al mio stato ripensi,
    sento nel mezzo de le fiamme un gielo.

    Vero è ’l proverbio, ch’altri cangia il pelo
    anzi che ’l vezzo, et per lentar i sensi
    gli umani affecti non son meno intensi:
    ciò ne fa l’ombra ria del grave velo.

    Oïme lasso, e quando fia quel giorno
    che, mirando il fuggir degli anni miei,
    esca del foco, et di sí lunghe pene?

    Vedrò mai il dí che pur quant’io vorrei
    quel’aria dolce del bel viso adorno
    piaccia a quest’occhi, et quanto si convene?



    **************************


    Siete y diez veces ya ha girado el cielo
    después que ardí sin nunca haber menguado;
    y, si me paro a contemplar mi estado,
    en medio siento de las llamas hielo.

    Cierto es el dicho que se muda el pelo
    antes que el uso; y, por traer cansado
    el sentido, el deseo es extremado,
    que hace en él sombra del corpóreo velo.

    ¡Triste, ay de mí! ¿Cuándo será que en esto
    el día que, viendo huirse la edad mía,
    salga del fuego y de aflicción tan larga?

    ¿Veré jamás, como deseo, el día
    que el aura dulce de su bello gesto
    guste a estos ojos sin sentirla amarga?









    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    123


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Mar 02 Abr 2024, 19:21

    Quel vago impallidir che ’l dolce riso
    d’un’amorosa nebbia ricoperse,
    con tanta maiestade al cor s’offerse
    che li si fece incontr’a mezzo ’l viso.

    Conobbi allor sí come in paradiso
    vede l’un l’altro, in tal guisa s’aperse
    quel pietoso penser ch’altri non scerse:
    ma vidil’ io, ch’altrove non m’affiso.

    Ogni angelica vista, ogni atto humile
    che già mai in donna ov’amor fosse apparve,
    fôra uno sdegno a lato a quel ch’i’ dico.

    Chinava a terra il bel guardo gentile,
    et tacendo dicea, come a me parve:
    Chi m’allontana il mio fedele amico?




    **************


    Aquel palidecer que la sonrisa
    de una amorosa niebla recubría,
    con tal nobleza al alma aparecía
    que asomó al rostro de evidente guisa.

    Vi entonces, como allí donde Dios pisa
    un alma otra alma ve, que tal se abría
    su piedad que nadie más la sentiría;
    mas yo sí, que alma al resto tengo omisa.

    Todo divino gesto favorable
    que haga mujer que sienta un amor puro,
    fuera desdén al lado del que digo.

    Llevaba a tierra el bello rostro afable,
    y decía en silencio, me figuro:
    «Ay, ¿quién me aleja de mi fiel amigo?»





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    124


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Jue 04 Abr 2024, 07:51

    Amor, Fortuna et la mia mente, schiva
    di quel che vede e nel passato volta,
    m’affligon sí, ch’io porto alcuna volta
    invidia a quei che son su l’altra riva.

    Amor mi strugge ’l cor, Fortuna il priva
    d’ogni conforto, onde la mente stolta
    s’adira et piange: et cosí in pena molta
    sempre conven che combattendo viva.

    Né spero i dolci dí tornino indietro,
    ma pur di male in peggio quel ch’avanza;
    et di mio corso ò già passato ’l mezzo.

    Lasso, non di diamante, ma d’un vetro
    veggio di man cadermi ogni speranza,
    et tutti miei pensier’ romper nel mezzo.



    **************


    Amor, Fortuna y mi razón, que esquiva
    cuanto hoy mira y es vuelta hacia el pasado,
    me afligen en tal grado que he envidiado
    a aquel que a la ribera opuesta arriba.

    Me estraga el pecho Amor, Fortuna priva
    de todo alivio el alma, con enfado
    llora mi razón; y, así cuitado,
    me es fuerza siempre que en combate viva.

    Y no espero regalo en adelante
    que de mal en peor mi suerte avanza,
    y ya he pasado de mi vida el medio.

    Ay, que como vidrio y no diamante
    veo caer al suelo mi esperanza
    y cuanto quise aquí romper por medio.







    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Jue 04 Abr 2024, 07:52

    Se ’l pensier che mi strugge,
    com’è pungente et saldo,
    cosí vestisse d’un color conforme,
    forse tal m’arde et fugge,
    ch’avria parte del caldo,
    et desteriasi Amor là dov’or dorme;
    men solitarie l’orme
    fôran de’ miei pie’ lassi
    per campagne et per colli,
    men gli occhi ad ognor molli,
    ardendo lei che come un ghiaccio stassi,
    et non lascia in me dramma
    che non sia foco et fiamma.

    Però ch’Amor mi sforza
    et di saver mi spoglia,
    parlo in rime aspre, et di dolcezza ignude:
    ma non sempre a la scorza
    ramo, né in fior, né ’n foglia
    mostra di for sua natural vertude.
    Miri ciò che ’l cor chiude
    Amor et que’ begli occhi,
    ove si siede a l’ombra.
    Se ’l dolor che si sgombra
    aven che ’n pianto o in lamentar trabocchi,
    l’un a me nòce et l’altro
    altrui, ch’io non lo scaltro.

    Dolci rime leggiadre
    che nel primiero assalto
    d’Amor usai, quand’io non ebbi altr’arme,
    chi verrà mai che squadre
    questo mio cor di smalto
    ch’almen com’io solea possa sfogarme?
    Ch’aver dentro a lui parme
    un che madonna sempre
    depinge et de lei parla:
    a voler poi ritrarla
    per me non basto, et par ch’io me ne stempre.
    Lasso, cosí m’è scorso
    lo mio dolce soccorso.

    Come fanciul ch’a pena
    volge la lingua et snoda,
    che dir non sa, ma ’l piú tacer gli è noia,
    così ’l desir mi mena
    a dire, et vo’ che m’oda
    la dolce mia nemica anzi ch’io moia.
    Se forse ogni sua gioia
    nel suo bel viso è solo,
    et di tutt’altro è schiva,
    odil tu, verde riva,
    e presta a’ miei sospir’ sí largo volo,
    che sempre si ridica
    come tu m’eri amica.

    Ben sai che sí bel piede
    non tocchò terra unquancho
    come quel dí che già segnata fosti;
    onde ’l cor lasso riede
    col tormentoso fiancho
    a partir teco i lor pensier’ nascosti.
    Cosí avestú riposti
    de’ be’ vestigi sparsi
    anchor tra’ fiori et l’erba,
    che la mia vita acerba,
    lagrimando, trovasse ove acquetarsi!
    Ma come pò s’appaga
    l’alma dubbiosa et vaga.

    Ovunque gli occhi volgo
    trovo un dolce sereno
    pensando: Qui percosse il vago lume.
    Qualunque herba o fior colgo
    credo che nel terreno
    aggia radice, ov’ella ebbe in costume
    gir fra le piagge e ’l fiume,
    et talor farsi un seggio
    fresco, fiorito et verde.
    Cosí nulla se ’n perde,
    et piú certezza averne fôra il peggio.
    Spirto beato, quale
    se’, quando altrui fai tale?

    O poverella mia, come se’ rozza!
    Credo che tel conoschi:
    rimanti in questi boschi.




    ********************



    Si el mal que me destruye,
    como es firme y punzante,
    de una color conforme se calzara,
    la que me abrasa y huye
    tendría fuego abundante,
    y allá donde Amor duerme hoy despertara;
    no tanto mi pie hollara
    el solitario suelo
    de bosques y de prados,
    ni mis dos ojos mojados
    fueran en tanto que ella sigue hielo,
    dejando en mi tal drama
    de sólo fuego y llama.

    Mas porque Amor me enerva
    y el juicio me despoja,
    en bronca rima hablo y sin dulzura;
    que no siempre preserva
    en flor, corteza u hoja
    su virtud por de fuera la verdura.
    Vean lo que en mí se apura
    Amor y aquellos ojos
    cuya sombra a él divierte.
    Y si el dolor se vierte
    en llanto y en lamento, a mí da enojos
    lo uno, y lo otro a ella,
    pues ronca es mi querella.

    Oh rima, dulce fiebre,
    que en la primera medra
    de Amor usé, cuando otra arma no había,
    ¿quién habrá que ahora quiebre
    mi corazón de piedra
    por desfogarlo al menos cual solía?
    Que dentro en mí bullía
    deseo con que intento
    pintarla a ella y cantarla;
    y en querer retratarla
    no basto y me parece que reviento.
    Y, ¡ay!, triste así consumo
    cuanto alivio presumo.

    Como el niño que apenas
    articula palabra
    pero habla, pues callar mohína le diera,
    así tú, Amor, me ordenas
    cantar para que abra
    su oído mi enemiga antes que muera.
    Si sólo gozo viera
    ella en su gesto hermoso
    y a todo esquiva fuera,
    óyeme, tú, ribera
    y da a mi suspirar vuelo espacioso,
    porque siempre se diga
    cómo eras tú mi amiga.

    Bien sabes que igual planta
    jamás la tierra ha hollado
    como esa de que ya pisada has sido,
    por la que alma cuanta
    está al izquierdo lado
    te cuenta su sentir más escondido.
    ¡Si hubieses mantenido
    su huella al estamparse
    entre la flor y hierba,
    quizás mi vida acerba
    llorando hallara cosa en que aquietarse!
    Mas gusta cualquier paga
    alma que en duda vaga.

    Doquiera el rostro arrojo,
    me aquieto y me sereno
    pensado que aquí fui de ella alumbrado.
    Si hierba o flor recojo,
    presumo que el terreno
    habite en que una vez hubo vagado
    por entre río y prado
    y asiento hacer solía
    fresco, florido y verde.
    Así nada se pierde;
    que más certeza aún peor sería.
    Oh espíritu, ¿quién eres
    para que así en mí imperes?

    ¡Oh pobrecilla mía y cuánto tosca!
    Bien sé que lo conoces:
    Aquí queden tus voces.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Jue 04 Abr 2024, 07:54

    Chiare, fresche et dolci acque,
    ove le belle membra
    pose colei che sola a me par donna;
    gentil ramo ove piacque
    (con sospir’ mi rimembra)
    a lei di fare al bel fiancho colonna;
    herba et fior’ che la gonna
    leggiadra ricoverse
    co l’angelico seno;
    aere sacro, sereno,
    ove Amor co’ begli occhi il cor m’aperse:
    date udïenza insieme
    a le dolenti mie parole extreme.

    S’egli è pur mio destino
    e ’l cielo in ciò s’adopra,
    ch’Amor quest’occhi lagrimando chiuda,
    qualche gratia il meschino
    corpo fra voi ricopra,
    et torni l’alma al proprio albergo ignuda.
    La morte fia men cruda
    se questa spene porto
    a quel dubbioso passo:
    ché lo spirito lasso
    non poria mai in piú riposato porto
    né in piú tranquilla fossa
    fuggir la carne travagliata et l’ossa.

    Tempo verrà anchor forse
    ch’a l’usato soggiorno
    torni la fera bella et mansüeta,
    et là ’v’ella mi scorse
    nel benedetto giorno,
    volga la vista disïosa et lieta,
    cercandomi; et, o pietà!,
    già terra in fra le pietre
    vedendo, Amor l’inspiri
    in guisa che sospiri
    sí dolcemente che mercé m’impetre,
    et faccia forza al cielo,
    asciugandosi gli occhi col bel velo.

    Da’ be’ rami scendea
    (dolce ne la memoria)
    una pioggia di fior’ sovra ’l suo grembo;
    et ella si sedea
    humile in tanta gloria,
    coverta già de l’amoroso nembo.
    Qual fior cadea sul lembo,
    qual su le treccie bionde,
    ch’oro forbito et perle
    eran quel dí a vederle;
    qual si posava in terra, et qual su l’onde;
    qual con un vago errore
    girando parea dir: Qui regna Amore.

    Quante volte diss’io
    allor pien di spavento:
    Costei per fermo nacque in paradiso.
    Cosí carco d’oblio
    il divin portamento
    e ’l volto e le parole e ’l dolce riso
    m’aveano, et sí diviso
    da l’imagine vera,
    ch’i’ dicea sospirando:
    Qui come venn’io, o quando?;
    credendo esser in ciel, non là dov’era.
    Da indi in qua mi piace
    questa herba sí, ch’altrove non ò pace.

    Se tu avessi ornamenti quant’ài voglia,
    poresti arditamente
    uscir del boscho, et gir in fra la gente.





    *********************




    Fresca agua, dulce y clara,
    donde sus miembros puso
    quien sólo yo cubriera de guirnalda,
    gentil rama en que hallara
    (aún suspiro incluso)
    columna en que apoyar su bella espalda;
    hierba y flor que la falda
    hermosa recubriera
    junto al celeste seno;
    sagrado aire sereno
    donde Amor con sus ojos me ofendiera;
    prestad todos oído
    a mi acento postrero y dolorido.

    Si es sólo mi destino
    (y el cielo ello procura),
    que Amor mis ojos cierre y no almo acuda,
    al cuerpo dad mezquino
    vosotros sepultura,
    y vuelva el alma a su mansión desnuda.
    Será así menos cruda
    la muerte, si esto espero
    de aquel incierto trance;
    que el alma en este lance
    no puede puerto hallar más lisonjero,
    ni en más tranquila fosa
    huir de hueso y carne fatigosa.

    Quizás aún tiempo venga
    que allá donde solía
    mansa regrese al fin la fiera hermosa;
    y allá donde me tenga,
    en el bendito día,
    vuelva la vista alegre y deseosa;
    y, viéndome piadosa,
    ya tierra entre la roca,
    mi tumba amor le inspire
    de suerte que suspire
    tan dulce que por mí ruegue su boca,
    y así conmueva el cielo,
    secándose los ojos con el velo.

    De las ramas bajaba
    (¡qué dulce a la memoria!)
    lluvia de flor al vientre y a la espalda;
    y ella se sentaba
    humilde en tanta gloria
    cubierta ya de tan bella guirnalda:
    ya flor caía en su falda,
    o ya en el rubio pelo,
    que perla y fino oro
    fue aquel día que hoy adoro;
    ya flor caía en el agua o en el suelo;
    o ya ante tanta reina
    decía al girar: «Aquí es Amor quien reina».

    De espanto entonces lleno
    cuántas veces me he dicho:
    «¡Qué cierto que nació en el paraíso!»
    Así, de todo ajeno,
    me tuvo a su capricho
    la risa, porte, acento y dulce viso;
    con ya tan poco aviso
    de aquello que era fuera,
    que hablaba suspirando:
    «¿Cómo aquí vine, o cuándo?»,
    creyendo el sitio el cielo y no lo que era.
    Tal gusto ahora esta hierba
    que solo aquí la paz se me conserva.

    Canción, si como sientes fueras bella,
    podrías osadamente
    salir del bosque e ir entre la gente.








    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    127


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Vie 05 Abr 2024, 10:05



    Italia mia, benché ’l parlar sia indarno
    a le piaghe mortali
    che nel bel corpo tuo sí spesse veggio,
    piacemi almen che ’ miei sospir’ sian quali
    spera ’l Tevero et l’Arno,
    e ’l Po, dove doglioso et grave or seggio.
    Rettor del cielo, io cheggio
    che la pietà che Ti condusse in terra
    Ti volga al Tuo dilecto almo paese.
    Vedi, Segnor cortese,
    di che lievi cagion’ che crudel guerra;
    e i cor’, che ’ndura et serra
    Marte superbo et fero,
    apri Tu, Padre, e ’ntenerisci et snoda;
    ivi fa che ’l Tuo vero,
    qual io mi sia, per la mia lingua s’oda.

    Voi cui Fortuna à posto in mano il freno
    de le belle contrade,
    di che nulla pietà par che vi stringa,
    che fan qui tante pellegrine spade?
    perché ’l verde terreno
    del barbarico sangue si depinga?
    Vano error vi lusinga:
    poco vedete, et parvi veder molto,
    ché ’n cor venale amor cercate o fede.
    Qual piú gente possede,
    colui è piú da’ suoi nemici avolto.
    O diluvio raccolto
    di che deserti strani
    per inondar i nostri dolci campi!
    Se da le proprie mani
    questo n’avene, or chi fia che ne scampi?

    Ben provide Natura al nostro stato,
    quando de l’Alpi schermo
    pose fra noi et la tedesca rabbia;
    ma ’l desir cieco, e ’ncontr’al suo ben fermo,
    s’è poi tanto ingegnato,
    ch’al corpo sano à procurato scabbia.
    Or dentro ad una gabbia
    fiere selvagge et mansüete gregge
    s’annidan sí che sempre il miglior geme:
    et è questo del seme,
    per piú dolor, del popol senza legge,
    al qual, come si legge,
    Mario aperse sí ’l fianco,
    che memoria de l’opra ancho non langue,
    quando assetato et stanco
    non piú bevve del fiume acqua che sangue.

    Cesare taccio che per ogni piaggia
    fece l’erbe sanguigne
    di lor vene, ove ’l nostro ferro mise.
    Or par, non so per che stelle maligne,
    che ’l cielo in odio n’aggia:
    vostra mercé, cui tanto si commise.
    Vostre voglie divise
    guastan del mondo la piú bella parte.
    Qual colpa, qual giudicio o qual destino
    fastidire il vicino
    povero, et le fortune afflicte et sparte
    perseguire, e ’n disparte
    cercar gente et gradire,
    che sparga ’l sangue et venda l’alma a prezzo?
    Io parlo per ver dire,
    non per odio d’altrui, né per disprezzo.

    Né v’accorgete anchor per tante prove
    del bavarico inganno
    ch’alzando il dito colla morte scherza?
    Peggio è lo strazio, al mio parer, che ’l danno;
    ma ’l vostro sangue piove
    piú largamente, ch’altr’ira vi sferza.
    Da la matina a terza
    di voi pensate, et vederete come
    tien caro altrui che tien sé cosí vile.
    Latin sangue gentile,
    sgombra da te queste dannose some;
    non far idolo un nome
    vano senza soggetto:
    ché ’l furor de lassú, gente ritrosa,
    vincerne d’intellecto,
    peccato è nostro, et non natural cosa.

    Non è questo ’l terren ch’i’ toccai pria?
    Non è questo il mio nido
    ove nudrito fui sí dolcemente?
    Non è questa la patria in ch’io mi fido,
    madre benigna et pia,
    che copre l’un et l’altro mio parente?
    Perdio, questo la mente
    talor vi mova, et con pietà guardate
    le lagrime del popol doloroso,
    che sol da voi riposo
    dopo Dio spera; et pur che voi mostriate
    segno alcun di pietate,
    vertú contra furore
    prenderà l’arme, et fia ’l combatter corto:
    ché l’antiquo valore
    ne gli italici cor’ non è anchor morto.

    Signor’, mirate come ’l tempo vola,
    et sí come la vita
    fugge, et la morte n’è sovra le spalle.
    Voi siete or qui; pensate a la partita:
    ché l’alma ignuda et sola
    conven ch’arrive a quel dubbioso calle.
    Al passar questa valle
    piacciavi porre giú l’odio et lo sdegno,
    vènti contrari a la vita serena;
    et quel che ’n altrui pena
    tempo si spende, in qualche acto piú degno
    o di mano o d’ingegno,
    in qualche bella lode,
    in qualche honesto studio si converta:
    cosí qua giú si gode,
    et la strada del ciel si trova aperta.

    Canzone, io t’ammonisco
    che tua ragion cortesemente dica,
    perché fra gente altera ir ti convene,
    et le voglie son piene
    già de l’usanza pessima et antica,
    del ver sempre nemica.
    Proverai tua ventura
    fra’ magnanimi pochi a chi ’l ben piace.
    Di’ lor: - Chi m’assicura?
    I’ vo gridando: Pace, pace, pace. -



    *************


    Italia mía, aunque el hablar sea vano
    a las llagas mortales
    que veo en tu bello cuerpo dolorido,
    quiero al menos que sean mis quejas tales
    cual pide Arno toscano,
    y Tibre y Po, donde hoy lloroso anido,
    Señor cortés, te pido
    que la piedad que te condujo a tierra
    te vuelva aquí a tu amado y almo suelo;
    verás, Rector del cielo,
    por qué liviana causa hay cruda guerra.
    Los pechos que arde y cierra
    fiero y soberbio Marte,
    ábralos tu Piedad, Señor, y apague;
    y en ellos, aun sin arte,
    haz que mi lengua tu Verdad propague.

    Vosotros, a quien dio Fortuna el freno
    de esta Italia granada,
    por la que compasión ninguna os pliega,
    ¿qué hace aquí tanta extranjera espada?
    ¿Por qué el verde terreno
    con la sangre barbárica se riega?
    Un vano error os ciega;
    veis poco, y os creéis ver demasiado,
    pues en mano venal buscáis fe ardiente;
    y cuanta es más la gente
    más del rival es cada cual cercado.
    ¡Oh diluvio engendrado
    de desiertos lejanos
    para inundar nuestra campiña opima!
    Si esto hacen nuestras manos
    ¿quién habrá que nos salve y nos redima?

    Le dio Naturaleza a nuestro estado,
    haciendo el Alpe escudo,
    defensa ante la cólera germana;
    mas ciego afán contra su bien tal pudo,
    que luego ha procurado
    que el sano cuerpo estrague sarna insana.
    En esta jaula, hircana
    fiera salvaje y grey mansa e incruenta
    de modo están que siempre el mejor gime;
    y, porque más lastime,
    viene este mal de gente a ley no atenta,
    a quien, como se cuenta,
    abrió tal Mario el flanco
    que aún vive la memoria de su brío,
    cuando, en cansancio franco,
    sangre fue el agua que bebió del río.

    De César callo, quien de todo prado
    bañó en sangre la hierba,
    allá donde su hueste el pie ponía,
    Hoy parece, ¡oh estrella ahora proterva!,
    que a Dios damos enfado:
    vosotros ved, pues tanto Italia os fía.
    Vuestra discordia impía
    gastan del mundo la más bella parte.
    ¿Qué culpa o juicio ordena, o qué destino
    sitiar pobre vecino,
    ansiar menguada hacienda incontinente,
    y la extranjera gente
    buscar al ver que a gusto
    vierte la sangre y pone al alma precio?
    A la verdad me ajusto,
    que no me anima el odio ni el desprecio.

    ¿Y no os catáis aún, tras tanta seña,
    del bavárico engaño,
    que alzando el dedo con la muerte juega?
    Peor siento la burla yo que el daño.
    Mas vuestra sangre preña
    más la campiña, pues la ira os ciega.
    Pensad mientras se llega
    la tercia hora y podréis ver cómo el hombre
    precia al extraño cuando a sí abomina.
    Gentil sangre latina,
    el peso de esta carga no os asombre;
    no hagáis ídolo un nombre
    hinchado y sin cimiento;
    que el que derrote hoy gente riscosa
    a nuestro entendimiento
    pecado es nuestro, y no natural cosa.

    ¿No es éste el lar que vi yo el primer día?
    ¿No es éste el nido mío
    donde crïado fui tan dulcemente?
    ¿Y no es ésta la patria de que fío,
    madre benigna y pía,
    que sirve de mortaja hoy a mi gente?
    Por Dios, esto la mente
    os mueva y con piedad miréis cada uno
    las lágrimas del pueblo doloroso,
    que, pues en vos reposo
    sólo espera tras Dios, si de consuno
    mostráis favor alguno,
    virtud, no destemplanza,
    tomando el arma, hará el combate breve,
    que la antigua pujanza
    aún Italia por sus venas mueve.

    Señores, ved cuán presto el tiempo viaja
    y cómo huye la vida,
    y la muerte a la espalda va tras ella.
    Pensad, aunque hoy viváis, en la partida,
    que el alma sin alhaja
    aquella última vía sola huella.
    Aquí antes que aquella,
    dejad odio o desdén poco cristiano,
    que son para el reposo contratiempo;
    y aquel que pierde el tiempo
    en hostigar al otro, en más humano
    acto de ingenio o mano,
    en más bella alabanza,
    en más honesto estudio se divierta.
    Así más bien se alcanza,
    y la vía del cielo se halla abierta.

    Canción, yo ahora te exhorto
    a que des tu mensaje cortésmente,
    porque entre gente altiva que irás veo
    y vicia su deseo
    aquel uso ya antiguo e impertinente
    de oír sólo a quien miente.
    Allí, cuando en la cita
    te escuchen los que aún son del bien oidores,
    diles: «¿Quién me acredita?
    Yo, que gritando voy: "¡Paz, paz, señores!"»












    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Vie 05 Abr 2024, 10:07


    In quella parte dove Amor mi sprona
    conven ch’io volga le dogliose rime,
    che son seguaci de la mente afflicta.
    Quai fien ultime, lasso, et qua’ fien prime?
    Collui che del mio mal meco ragiona
    mi lascia in dubbio, sí confuso ditta.
    Ma pur quanto l’istoria trovo scripta
    in mezzo ’l cor (che sí spesso rincorro)
    co la sua propria man de’ miei martiri,
    dirò, perché i sospiri
    parlando àn triegua, et al dolor soccorro.
    Dico che, perch’io miri
    mille cose diverse attento et fiso,
    sol una donna veggio, e ’l suo bel viso.

    Poi che la dispietata mia ventura
    m’à dilungato dal maggior mio bene,
    noiosa, inexorabile et superba,
    Amor col rimembrar sol mi mantene:
    onde s’io veggio in giovenil figura
    incominciarsi il mondo a vestir d’erba,
    parmi vedere in quella etate acerba
    la bella giovenetta, ch’ora è donna;
    poi che sormonta riscaldando il sole,
    parmi qual esser sòle,
    fiamma d’amor che ’n cor alto s’endonna;
    ma quando il dí si dole
    di lui che passo passo a dietro torni,
    veggio lei giunta a’ suoi perfecti giorni.

    In ramo fronde, over vïole in terra,
    mirando a la stagion che ’l freddo perde,
    et le stelle miglior’ acquistan forza,
    ne gli occhi ò pur le vïolette e ’l verde
    di ch’era nel principio de mia guerra
    Amor armato, sí ch’anchor mi sforza,
    et quella dolce leggiadretta scorza
    che ricopria le pargolette membra
    dove oggi alberga l’anima gentile
    ch’ogni altro piacer vile
    sembiar mi fa: sí forte mi rimembra
    del portamento humile
    ch’allor fioriva, et poi crebbe anzi agli anni,
    cagion sola et riposo de’ miei affanni.

    Qualor tenera neve per li colli
    dal sol percossa veggio di lontano,
    come ’l sol neve, mi governa Amore,
    pensando nel bel viso piú che humano
    che pò da lunge gli occhi miei far molli,
    ma da presso gli abbaglia, et vince il core:
    ove fra ’l biancho et l’aurëo colore,
    sempre si mostra quel che mai non vide
    occhio mortal, ch’io creda, altro che ’l mio;
    et del caldo desio,
    che, quando sospirando ella sorride,
    m’infiamma sí che oblio
    nïente aprezza, ma diventa eterno,
    né state il cangia, né lo spegne il verno.

    Non vidi mai dopo nocturna pioggia
    gir per l’aere sereno stelle erranti,
    et fiammeggiar fra la rugiada e ’l gielo,
    ch’i’ non avesse i begli occhi davanti
    ove la stancha mia vita s’appoggia,
    quali io gli vidi a l’ombra di un bel velo;
    et sí come di lor bellezze il cielo
    splendea quel dí, così bagnati anchora
    li veggio sfavillare, ond’io sempre ardo.
    Se ’l sol levarsi sguardo,
    sento il lume apparir che m’innamora;
    se tramontarsi al tardo,
    parmel veder quando si volge altrove
    lassando tenebroso onde si move.

    Se mai candide rose con vermiglie
    in vasel d’oro vider gli occhi miei
    allor allor da vergine man colte,
    veder pensaro il viso di colei
    ch’avanza tutte l’altre meraviglie
    con tre belle excellentie in lui raccolte:
    le bionde treccie sopra ’l collo sciolte,
    ov’ogni lacte perderia sua prova,
    e le guancie ch’adorna un dolce foco.
    Ma pur che l’òra un poco
    fior’ bianchi et gialli per le piaggie mova,
    torna a la mente il loco
    e ’l primo dí ch’i’ vidi a l’aura sparsi
    i capei d’oro, ond’io sí súbito arsi,

    Ad una ad una annoverar le stelle,
    e ’n picciol vetro chiuder tutte l’acque,
    forse credea, quando in sí poca carta
    novo penser di ricontar mi nacque
    in quante parti il fior de l’altre belle,
    stando in se stessa, à la sua luce sparta
    a ciò che mai da lei non mi diparta:
    né farò io; et se pur talor fuggo,
    in cielo e’n terra m’ha rachiuso i passi,
    perch’agli occhi miei lassi
    sempre è presente, ond’io tutto mi struggo.
    Et cosí meco stassi,
    ch’altra non veggio mai, né veder bramo,
    né ’l nome d’altra né sospir’ miei chiamo.

    Ben sai, canzon, che quant’io parlo è nulla
    al celato amoroso mio pensero,
    che dí et nocte ne la mente porto,
    solo per cui conforto
    in cosí lunga guerra ancho non pèro:
    ché ben m’avria già morto
    la lontananza del mio cor piangendo,
    ma quinci da la morte indugio prendo.



    **************


    Al sitio donde Amor hoy me arrebata
    es bien volver mis rimas y querellas,
    que efecto son de mi agitada cuita.
    ¿Cuáles primero irán? ¿Cuáles tras ellas?
    Aquel que de mi mal conmigo trata
    habla confuso y lo que dudo excita.
    Mas cuanto de la historia encuentro escrita
    por la mano de Amor dentro del alma
    que a menudo recorro y en mis venas,
    diré; porque los penas
    si se hablan, dan un poco alivio y calma.
    Y digo que, aunque plenas
    mil cosas varias en mirar me apresto,
    sólo una dama veo y sólo un gesto.

    Después que, despiadada, mi ventura
    apartado del bien mayor me tiene,
    soberbia, inexorable y enojosa,
    Amor con su recuerdo me mantiene;
    y asì, si veo en juvenil figura
    el mundo revestir de hierba y rosa,
    creo ver en esa edad tierna y hermosa
    la que, hoy siendo mujer, zagala era.
    Después que el sol sobre los montes vuele
    paréceme cual suele
    llama de amor que sobre el alma impera;
    mas, cuando el día se duele
    de que él atrás se vuelva poco a poco,
    en su perfecta edad la veo y toco.

    La hoja en la rama, la violeta en tierra,
    la estación viendo en la que el frío se pierde
    y toma fuerza más benigna estrella,
    tengo en los ojos el violeta y verde
    con que era en el principio de mi guerra
    armado en modo Amor que aún me atropella,
    y aquella cascarilla dulce y bella
    con que los tiernos miembros recubría,
    donde hoy un alma angelical anida
    que otro placer olvida;
    tan fuerte es el recuerdo todavía
    de aquella humilde vida
    que florecía entonces, e hice luego
    razón sola y alivio de mi fuego.

    Mirando en la montaña tierna nieve
    desecha por el sol correr el llano,
    como a la nieve el sol, Amor me trata,
    si pienso en aquel gesto más que humano
    que hace de lejos que en mis ojos llueve
    y ciega cerca, y pecho vence y ata;
    entre la áureo color y aquel de plata
    siempre se muestra aquel que el mortal ojo
    no ve, si no es el mío, según creo;
    y este ardiente deseo,
    si en risa al sospirar sorprendo y cojo,
    me inflama, según veo,
    que no teme el olvido, pues, eterno,
    ni estío muda ni lo apaga invierno.

    Jamás tras la nocturna lluvia he visto
    cruzar el cielo alguna estrella errante
    y relumbrar entre rocío y hielo,
    sin sus ojos tener también delante,
    con que el hartazgo de vivir resisto,
    tal como vi a la sombra de un su velo;
    y así como el día aquel brillaba el cielo
    de tal belleza, así también ahora,
    brillar los veo y causa es por que ardo.
    Si el alba ver no tardo,
    siento la luz salir que me enamora;
    y si al ocaso aguardo,
    figuro ver cuando de mí se aleja
    y el sitio donde estoy oscuro deja.

    Si blancas junto a rojas florecillas
    mis ojos nunca en vaso de oro vieron,
    de mano virginal recién cogidas,
    su gesto a la memoria me trajeron
    que excede las más grandes maravillas
    por tres gracias que en él son contenidas;
    las rubias trenzas sueltas y esparcidas,
    el cuello en que la leche el blanco prueba,
    y la mejilla a la que el fuego sale.
    Y un poco apenas vale
    que la aura florecillas varias mueva,
    para que en mí recale
    el día y lugar que vi por vez primera
    a la aura el pelo de oro en el que ardiera.

    Contar una por una las estrellas
    o en un vaso encerrar el mar entero
    quizá es pensar, cuando en sutil dictado
    cifrar una vez más con letra espero
    en dónde la flor bella entre las bellas,
    quedando en sí, su luz ha derramado
    para que nunca yo deje su lado;
    y no lo haré jamás; pues, si lo hago,
    me cierra el paso, a cielo o tierra huya,
    pues la belleza suya
    siempre mis ojos ven, y me deshago.
    Y, sin que me escabuya,
    a otra así no veo, ni ver clamo,
    ni nombre de otra en mis suspiros llamo.

    Bien sabes tú, canción, cuán poco digo
    de todo cuanto el pensamiento encierra,
    que día y noche en mí tengo encubierto;
    sólo por cuyo cierto
    alivio no perezco en esta guerra;
    pues bien me habría ya muerto
    este del corazón lejano trato,
    si no fuese por él que el fin dilato.








    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    129


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Dom 07 Abr 2024, 13:22

    Di pensier in pensier, di monte in monte
    mi guida Amor, ch’ogni segnato calle
    provo contrario a la tranquilla vita.
    Se ’n solitaria piaggia, rivo, o fonte,
    se ’nfra duo poggi siede ombrosa valle,
    ivi s’acqueta l’alma sbigottita;
    e come Amor l’envita,
    or ride, or piange, or teme, or s’assecura;
    e ’l volto che lei segue ov’ella il mena
    si turba et rasserena,
    et in un esser picciol tempo dura;
    onde a la vista huom di tal vita experto
    diria: Questo arde, et di suo stato è incerto.

    Per alti monti et per selve aspre trovo
    qualche riposo: ogni habitato loco
    è nemico mortal degli occhi miei.
    A ciascun passo nasce un penser novo
    de la mia donna, che sovente in gioco
    gira ’l tormento ch’i’ porto per lei;
    et a pena vorrei
    cangiar questo mio viver dolce amaro,
    ch’i’ dico: Forse anchor ti serva Amore
    ad un tempo migliore;
    forse, a te stesso vile, altrui se’ caro.
    Et in questa trapasso sospirando:
    Or porrebbe esser vero? or come? or quando?

    Ove porge ombra un pino alto od un colle
    talor m’arresto, e pur nel primo sasso
    disegno co la mente il suo bel viso.
    Poi ch’a me torno, trovo il petto molle
    de la pietate; et alor dico: Ahi, lasso,
    dove se’ giunto! ed onde se’ diviso!
    Ma mentre tener fiso
    posso al primo pensier la mente vaga,
    et mirar lei, ed oblïar me stesso,
    sento Amor sí da presso,
    che del suo proprio error l’alma s’appaga:
    in tante parti et sí bella la veggio,
    che se l’error durasse, altro non cheggio.

    I’ l’ò piú volte (or chi fia che mi ’l creda?)
    ne l’acqua chiara et sopra l’erba verde
    veduto viva, et nel tronchon d’un faggio
    e ’n bianca nube, sí fatta che Leda
    avria ben detto che sua figlia perde,
    come stella che ’l sol copre col raggio;
    et quanto in piú selvaggio
    loco mi trovo e ’n piú deserto lido,
    tanto piú bella il mio pensier l’adombra.
    Poi quando il vero sgombra
    quel dolce error, pur lí medesmo assido
    me freddo, pietra morta in pietra viva,
    in guisa d’uom che pensi et pianga et scriva.

    Ove d’altra montagna ombra non tocchi,
    verso ’l maggiore e ’l piú expedito giogo
    tirar mi suol un desiderio intenso;
    indi i miei danni a misurar con gli occhi
    comincio, e ’ntanto lagrimando sfogo
    di dolorosa nebbia il cor condenso,
    alor ch’i’ miro et penso,
    quanta aria dal bel viso mi diparte
    che sempre m’è sí presso et sí lontano.
    Poscia fra me pian piano:
    Che sai tu, lasso? forse in quella parte
    or di tua lontananza si sospira.
    Et in questo penser l’alma respira.

    Canzone, oltra quell’alpe
    là dove il ciel è piú sereno et lieto
    mi rivedrai sovr’un ruscel corrente,
    ove l’aura si sente
    d’un fresco et odorifero laureto.
    Ivi è ’l mio cor, et quella che ’l m’invola;
    qui veder pôi l’imagine mia sola.


    *************


    De cuita en cuita voy, de monte en monte,
    detrás de Amor, que toda senda hollada
    mal le cuadra al sosiego de la vida.
    Si arroyo solitario o si somonte,
    si vega entre dos cerros hay cerrada,
    allí descansa el alma compungida;
    y, pues Amor convida,
    ya ríe o llora, o teme o se asegura;
    y el rostro, que la sigue adonde diga,
    se calma y se fatiga,
    y en uno y otro estado poco dura;
    tal que al mirar dirá quien de Amor sepa:
    «Se abrasa sin que en él certeza quepa».

    Sólo en áspera selva y monte siento
    algún reposo; que el tratar la gente
    mortal es de mis ojos enemigo.
    A cada paso un nuevo pensamiento
    de mi señora nace; que frecuente-
    mente trueca en contento este castigo;
    y entre mí digo,
    si el alma mi pasión trocar desea:
    «Quizás Amor te haga beneficio
    en tiempo más propicio;
    quizás, aunque lo pienses, vil no sea».
    Y paso así mi cuita suspirando
    si habrá de ser verdad, y cómo, y cuándo.

    Donde hay sombra de un pino o de un collado
    me paro, y en cualquier piedra que escojo
    figuro otra vez ver su rostro ledo.
    Vuelvo en mí luego, y digo conturbado,
    mientras el pecho con el llanto mojo:
    «¡de dónde me he apartado y dónde quedo!»
    Mas, mientras tener puedo
    fijada en el primer engaño el alma,
    y, olvidado de mí, a ella la veo,
    a Amor tan cerca creo
    que su propia mentira el alma calma:
    tan bella y tan presente en ella para,
    que no pidiera más, si más durara.

    Muchas veces (¿creer esto quién pueda?)
    en agua clara y sobre hierba verde
    viva la ví, y en leño que fue un haya,
    y en nube blanca, tan bella que Leda
    diría bien por tal que su hija pierde,
    como estrella a que el sol cegado haya;
    Y cuánto es más la playa
    desierta y el lugar es más remoto,
    más bella la figura el pensamiento.
    Después la verdad siento
    con su dolce dolor y allí me noto
    frío hecho piedra muerta en piedra viva,
    fingido hombre que piense, llore, escriba.

    Allá donde hay más alta y libre cima
    que sombra de otro monte no la toca,
    suele llevarme mi deseo intenso.
    Allá mi daño el pensamiento estima
    y con el llanto que ello me provoca
    de triste niebla el corazón condenso;
    y entonces miro y pienso
    cuánto aire de aquel gesto me retira
    que tan lejos lo siento y tan conmigo;
    y en voz baja me digo:
    «¿Qué sabes, triste, tú, si ella suspira
    hoy por tu ausencia allá donde ha quedado?».
    Y en ello el corazón siento aliviado.

    Canción, allende el Alpe,
    donde es más ledo el cielo y más hermoso,
    me podrás ver subido a una corriente,
    donde la aura se siente
    de un laurelcillo fresco y oloroso:
    el alma allí la que la hurtó acrisola,
    que aquí cuanto ves es mi imagen sola.









    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Dom 07 Abr 2024, 13:23

    Poi che ’l camin m’è chiuso di Mercede,
    per desperata via son dilungato
    da gli occhi ov’era, i’ non so per qual fato,
    riposto il guidardon d’ogni mia fede.

    Pasco ’l cor di sospir’, ch’altro non chiede,
    e di lagrime vivo a pianger nato:
    né di ciò duolmi, perché in tale stato
    è dolce il pianto piú ch’altri non crede.

    Et sol ad una imagine m’attegno,
    che fe’ non Zeusi, o Prasitele, o Fidia,
    ma miglior mastro, et di piú alto ingegno.

    Qual Scithia m’assicura, o qual Numidia,
    s’anchor non satia del mio exsilio indegno,
    cosí nascosto mi ritrova Invidia?


    *************


    Pues la senda del favor me fue cortada,
    por la del disfavor soy arrastrado
    de ojos donde (no sé por cuál hado)
    tuve del galardón mi fe cifrada.

    Los suspiros son mi pan y mi tajada,
    vivo del llanto, para él crïado;
    y no me duelo, porque en tal estado,
    más de lo que se piensa, el llanto agrada.

    En una sola imagen tengo el gusto,
    no de Zeusis, Praxíteles o Fidia,
    mas de otro que alabar fuese más justo.

    ¿A cuál Escitia huiré, a cuál Numidia
    si, aún no harta de mi exilio injusto,
    conmigo así escondido da la Envidia?












    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    131


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Mar 09 Abr 2024, 09:24

    Io canterei d’amor sí novamente
    ch’al duro fiancho il dí mille sospiri
    trarrei per forza, et mille alti desiri
    raccenderei ne la gelata mente;

    e ’l bel viso vedrei cangiar sovente,
    et bagnar gli occhi, et piú pietosi giri
    far, come suol che de gli altrui martiri
    et del suo error quando non val si pente;

    et le rose vermiglie in fra le neve
    mover da l’òra, et discovrir l’avorio
    che fa di marmo chi da presso ’l guarda;

    e tutto quel per che nel viver breve
    non rincresco a me stesso, anzi mi glorio
    d’esser servato a la stagion piú tarda.



    ****************


    Querría cantar de amor con voz tan nueva
    que al día mil suspiros le sacara
    por fuerza al duro pecho, y abrasara
    con mil deseos la mente en que ahora nieva;

    y así de piedad viera alguna prueba,
    bañar los ojos y mudar la cara,
    como hace el que en ajeno mal repara
    y, ya tarde, su propio error reprueba;

    y las rosas bermejas entre nieve
    mover a la aura, y descubrir las gracias
    que vuelven jaspe a aquel que la ha mirado;

    y todo aquello por que el vivir breve
    no me pesa, pues antes doy las gracias
    de estar a la postrera edad guardado.







    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Mar 09 Abr 2024, 09:26

    S’amor non è, che dunque è quel ch’io sento?
    Ma s’egli è amor, perdio, che cosa et quale?
    Se bona, onde l’effecto aspro mortale?
    Se ria, onde sí dolce ogni tormento?

    S’a mia voglia ardo, onde ’l pianto e lamento?
    S’a mal mio grado, il lamentar che vale?
    O viva morte, o dilectoso male,
    come puoi tanto in me, s’io no ’l consento?

    Et s’io ’l consento, a gran torto mi doglio.
    Fra sí contrari vènti in frale barca
    mi trovo in alto mar senza governo,

    sí lieve di saver, d’error sí carca
    ch’i’ medesmo non so quel ch’io mi voglio,
    et tremo a mezza state, ardendo il verno.



    *********************


    Si amor no es, ¿qué es pues lo que en mí siento?
    Y si es amor, ¿cuál su naturaleza?
    Si bueno, ¿cómo siento esta aspereza?
    Si malo, ¿cómo es dulce este tormento?

    Si ardo a placer, ¿qué lloro y qué lamento?
    Si a mi pesar, ¿qué gano en mi tristeza?
    Oh viva muerte, oh plácida crudeza,
    ¿cómo haces tanto en mí, si no consiento?

    Y si consiento, sin razón me duelo.
    A merced de viento y mar mi nave en plena
    y en alta mar a navegar se atreve,

    tan pobre de saber, de error tan llena,
    que yo mismo no sé ya lo que anhelo;
    y tiemblo bajo el sol y ardo en la nieve.




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Mar 09 Abr 2024, 09:27

    Amor m’à posto come segno a strale,
    come al sol neve, come cera al foco,
    et come nebbia al vento; et son già roco,
    donna, mercé chiamando, et voi non cale.

    Da gli occhi vostri uscío ’l colpo mortale,
    contra cui non mi val tempo né loco;
    da voi sola procede, et parvi un gioco,
    il sole e ’l foco e ’l vento ond’io son tale.

    I pensier’ son saette, e ’l viso un sole,
    e ’l desir foco; e ’nseme con quest’arme
    mi punge Amor, m’abbaglia et mi distrugge;

    et l’angelico canto et le parole,
    col dolce spirto ond’io non posso aitarme,
    son l’aura inanzi a cui mia vita fugge.



    ****************


    Como blanco a saeta Amor me tiene
    como al sol nieve, como cera al fuego,
    y como niebla al viento, cuando os ruego
    favor en vano que mi muerte frene.

    Golpe mortal de vuestros ojos viene
    contra el que a tiempo ni a cubierto llego;
    de vos sola procede y llamáis juego
    que a sol, a fuego, a viento por vos pene.

    El rostro es sol, saeta el pensamiento,
    fuego el deseo y con los tres tirano
    me ciega Amor, me aguija y me destruye;

    y el angélico canto y el acento
    y el aliento, en que busco cura en vano,
    son la aura ante la cual mi vida huye.











    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    134


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Jue 11 Abr 2024, 15:58

    Pace non trovo, et non ò da far guerra;
    e temo, et spero; et ardo, et son un ghiaccio;
    et volo sopra ’l cielo, et giaccio in terra;
    et nulla stringo, et tutto ’l mondo abbraccio.

    Tal m’à in pregion, che non m’apre né serra,
    né per suo mi riten né scioglie il laccio;
    et non m’ancide Amore, et non mi sferra;
    né mi vuol vivo, né mi trae d’impaccio.

    Veggio senza occhi, et non ò lingua et grido;
    et bramo di perir, et cheggio aita;
    et ò in odio me stesso, et amo altrui.

    Pascomi di dolor, piangendo rido;
    egualmente mi spiace morte et vita:
    in questo stato son, donna, per voi.



    **************


    Ni encuentro paz ni puedo hacerle guerra;
    y ardo y soy hielo; y todo oso y aplazo;
    y vuelo sobre el cielo y yazgo en tierra;
    y nada estrecho y todo el mundo abrazo.

    Me da prisión que nunca abre ni cierra,
    no me sujeta a él ni afloja el lazo;
    y no me mata Amor ni me deshierra;
    ni la vida me da ni acorta el plazo.

    Veo sin ojos, y sin lengua grito;
    y pido ayuda y a mi muerte aliento;
    y me odio y amo a otro hasta la hartura.

    Río llorando, en el dolor me ahíto;
    un odio igual por vida y muerte siento.
    En tal estado estoy por vos, señora.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Jue 11 Abr 2024, 15:59


    Qual piú diversa et nova
    cosa fu mai in qual che stranio clima,
    quella, se ben s’estima,
    piú mi rasembra: a tal son giunto, Amore.
    Là onde il dí vèn fore,
    vola un augel che sol senza consorte
    di volontaria morte
    rinasce, et tutto a viver si rinova.
    Cosí sol si ritrova
    lo mio voler, et cosí in su la cima
    de’ suoi alti pensieri al sol si volve,
    et cosí si risolve,
    et cosí torna al suo stato di prima:
    arde, et more, et riprende i nervi suoi,
    et vive poi con la fenice a prova.

    Una petra è sí ardita
    là per l’indico mar, che da natura
    tragge a sé il ferro e ’l fura
    dal legno, in guisa che ’ navigi affonde.
    Questo prov’io fra l’onde
    d’amaro pianto, ché quel bello scoglio
    à col suo duro argoglio
    condutta ove affondar conven mia vita:
    cosí l’alm’à sfornita
    (furando ’l cor che fu già cosa dura,
    et me tenne un, ch’or son diviso et sparso)
    un sasso a trar piú scarso
    carne che ferro. O cruda mia ventura,
    che ’n carne essendo, veggio trarmi a riva
    ad una viva dolce calamita!

    Né l’extremo occidente
    una fera è soave et queta tanto
    che nulla piú, ma pianto
    et doglia et morte dentro agli occhi porta:
    molto convene accorta
    esser qual vista mai ver’ lei si giri;
    pur che gli occhi non miri,
    l’altro puossi veder securamente.
    Ma io incauto, dolente,
    corro sempre al mio male, et so ben quanto
    n’ò sofferto, et n’aspetto; ma l’engordo
    voler ch’è cieco et sordo
    sí mi trasporta, che ’l bel viso santo
    et gli occhi vaghi fien cagion ch’io pèra,
    di questa fera angelica innocente.

    Surge nel mezzo giorno
    una fontana, e tien nome dal sole,
    che per natura sòle
    bollir le notti, e ’n sul giorno esser fredda;
    e tanto si raffredda
    quanto ’l sol monta, et quanto è piú da presso.
    Cosí aven a me stesso,
    che son fonte di lagrime et soggiorno:
    quando ’l bel lume adorno
    ch’è ’l mio sol s’allontana, et triste et sole
    son le mie luci, et notte oscura è loro,
    ardo allor; ma se l’oro
    e i rai veggio apparir del vivo sole,
    tutto dentro et di for sento cangiarme,
    et ghiaccio farme, cosí freddo torno.

    Un’altra fonte à Epiro,
    di cui si scrive ch’essendo fredda ella,
    ogni spenta facella
    accende, et spegne qual trovasse accesa.
    L’anima mia, ch’offesa
    anchor non era d’amoroso foco,
    appressandosi un poco
    a quella fredda, ch’io sempre sospiro,
    arse tutta: et martiro
    simil già mai né sol vide, né stella,
    ch’un cor di marmo a pietà mosso avrebbe;
    poi che ’nfiammata l’ebbe,
    rispensela vertú gelata et bella.
    Cosí piú volte à ’l cor racceso et spento:
    i’ ’l so che ’l sento, et spesso me ’nadiro.

    Fuor tutti nostri lidi,
    ne l’isole famose di Fortuna,
    due fonti à: chi de l’una
    bee, mor ridendo; et chi de l’altra, scampa.
    Simil fortuna stampa
    mia vita, che morir poria ridendo,
    del gran piacer ch’io prendo,
    se nol temprassen dolorosi stridi.
    Amor, ch’anchor mi guidi
    pur a l’ombra di fama occulta et bruna,
    tacerem questa fonte, ch’ognor piena,
    ma con piú larga vena
    veggiam, quando col Tauro il sol s’aduna:
    cosí gli occhi miei piangon d’ogni tempo,
    ma piú nel tempo che madonna vidi.

    Chi spïasse, canzone
    quel ch’i’ fo, tu pôi dir: Sotto un gran sasso
    in una chiusa valle, ond’esce Sorga,
    si sta; né chi lo scorga
    v’è, se no Amor, che mai nol lascia un passo,
    et l’immagine d’una che lo strugge,
    ché per sé fugge tutt’altre persone.



    *************

    La más diversa y nueva
    cosa que vio jamás extraño clima,
    esa, si bien se estima,
    más me cuadra, pues tanto en mí Amor hace.
    Allá donde el sol nace
    ave sin compañía está de suerte
    que de elegida muerte
    renace, y otra vida en sí renueva.
    De vida así se ceba
    mi deseo y así sobre la cima
    de su alto pensamiento al sol se vuelve
    y así es que se resuelve,
    y así toma otra vez materia prima;
    y arde, y se mueve, y su furor revive
    y luego vive, y da de fénix prueba

    Osada piedra habita
    allá el índico mar, que de manera
    el hierro atrae y el clavo en la madera
    que toda nave al fondo del mar lleva.
    Pues esto el alma prueba
    en las ondas del llanto, si la roca
    aquella tal la toca
    que a zozobra la vida precipita.
    Así la debilita
    (robando el corazón que duro era,
    cuando uno fue y no dos como ahora encierro))
    imán que más que el hierro
    la carne atrae. ¡Oh suerte mía y fiera,
    que, aun siendo carne, voy guiado a la muerte
    por una fuerte dulce calamita!

    Al extremo occidente
    hay una fiera mansa y quieta tanto
    como otra no; mas llanto
    y muerte dentro de sus ojos tiene,
    de modo que conviene
    no mirarla a los ojos, si se gira;
    pues el que no los mira,
    el resto puede ver seguramente.
    Mas yo, incauto y doliente,
    corro siempre a mi mal, y sé bien cuánto
    sufro y he de sufrir; pero el deseo,
    que es ciego y sordo empleo,
    me arrastra en modo tal que el gesto santo,
    y los ojos son causa de que muera
    por esta fiera angélica e inocente.

    Surge en el mediodía
    füente que del Sol nombre procura,
    y por costumbre cura
    de hervir de noche y por el día enfriarse,
    y tanto más helarse
    cuanto más sube el sol y más se excede.
    Así a mí me sucede,
    que fuente soy de lágrima a porfía,
    pues cuando se desvía
    mi luz y las mías son en noche oscura
    entonces ardo entre lamento y lloro;
    pero si la áureo oro
    y rayos de aquel sol mi vista apura,
    por dentro y fuera siento transmutarme
    y todo helarme. Así me hace y me enfría.

    Tiene otra fuente Epiro,
    que siendo fría, y eso escriben de ella,
    toda hacha sin centella
    enciende, pero apaga la encendida.
    Mi alma, que ofendida
    no estaba aún por amoroso fuego,
    al acercarse luego
    a aquella fría por que así suspiro,
    arde ya con tal tiro
    (cual nunca bajo Sol se vio ni estrella)
    que un corazón de mármol conmoviera;
    y, tras que arder se viera,
    mató el arder virtud helada y bella.
    Así el fuego y el frío en mí renuevo;
    yo, que lo pruebo, bien lo sé y me aíro.

    Allende Atlas rifeño
    en las Islas de fama Afortunadas
    dos fuentes hay nombradas:
    una mata entre risa, otra no daña.
    Así Fortuna entraña
    mi vida, pues morir podría riendo
    de gran placer, entiendo,
    si no lo mitigase triste empeño.
    Amor, que guías mi sueño
    siempre a sombra de famas deslustradas
    callemos de esta fuente que hoy es llena,
    para con mayor vena
    ver cuando Tauro y Sol son conjugadas.
    Así mis ojos lloran todo el tiempo;
    y más el tiempo en que encontré a mi dueño.

    Canción, si hay quien cuestiona
    qué hago, dile tú: «Bajo una piedra
    que el Sorga engendra, en un valle cerrado,
    está, sin ser turbado,
    si no es de Amor, que nunca de él se arredra,
    y de esa imagen fiel que lo destruye.
    Pues por sí huye toda otra persona».



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Sáb 13 Abr 2024, 07:01

    Fiamma dal ciel su le tue treccie piova,
    malvagia, che dal fiume et da le ghiande
    per l’altrui impoverir se’ ricca et grande,
    poi che di mal oprar tanto ti giova;

    nido di tradimenti, in cui si cova
    quanto mal per lo mondo oggi si spande,
    de vin serva, di lecti et di vivande,
    in cui Luxuria fa l’ultima prova.

    Per le camere tue fanciulle et vecchi
    vanno trescando, et Belzebub in mezzo
    co’ mantici et col foco et co li specchi.

    Già non fostú nudrita in piume al rezzo,
    ma nuda al vento, et scalza fra gli stecchi:
    or vivi sí ch’a Dio ne venga il lezzo.



    ***************


    Llama del cielo entre tus trenzas llueva,
    malvada, que de ríos y bellotas
    tanto eres grande cuanto a otro explotas,
    pues tanto obrar tan mal de agrada y ceba;

    nido de la traición en que se lleva
    el mal que el mundo hoy puebla y tú no acotas,
    sierva de lechos, de vïanda y botas
    en que hace la lujuria extrema prueba.

    Y enreda en tu salón niña con viejo,
    y Belcebú en el medio de este lance
    con el fuelle, y el fuego, y el espejo.

    No fuiste tú criada en este trance,
    sino descalza y desnuda de cortejo:
    vive en modo que a Dios tu hedor alcance.




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    137


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Dom 14 Abr 2024, 09:34

    L’avara Babilonia à colmo il sacco
    d’ira di Dio, e di vitii empii et rei,
    tanto che scoppia, ed à fatti suoi dèi
    non Giove et Palla, ma Venere et Bacco.

    Aspectando ragion mi struggo et fiacco;
    ma pur novo soldan veggio per lei,
    lo qual farà, non già quand’io vorrei,
    sol una sede, et quella fia in Baldacco.

    Gl’idoli suoi sarranno in terra sparsi,
    et le torre superbe, al ciel nemiche,
    e i suoi torrer’ di for come dentro arsi.

    Anime belle et di virtute amiche
    terranno il mondo; et poi vedrem lui farsi
    aurëo tutto, et pien de l’opre antiche.



    *******************


    Tanto ha llenado Babilonia el saco
    con la ira de Dios y el vicio impío
    que está por reventar, y es señorío
    de Jove y Palas no, Venus y Baco.

    Esperando el castigo ardo y enflaco,
    mas ver nuevo sultán en ella fío,
    que al fin hará, no ya cuando yo ansío,
    solo una sede, que ojalá Baldaco.

    Sus idolos caerán de su alta esfera
    y las torres que contra el cielo obra,
    y arderá el que allí esté por dentro y fuera.

    Por quienes solo la virtud se cobra,
    el mundo se guiará, que así él se viera
    lleno del oro de su antigua obra.




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    138


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Lun 15 Abr 2024, 19:23

    Fontana di dolore, albergo d’ira,
    scola d’errori, et templo d’eresia,
    già Roma, or Babilonia falsa et ria,
    per cui tanto si piange et si sospira;

    o fucina d’inganni, o pregion dira,
    ove ’l ben more, e ’l mal si nutre et cria,
    di vivi inferno, un gran miracol fia
    se Cristo teco alfine non s’adira.

    Fondata in casta et humil povertate,
    contra’ tuoi fondatori alzi le corna,
    putta sfacciata: et dove ài posto spene?

    Ne gli adúlteri tuoi? ne le mal nate
    richezze tante? Or Constantin non torna;
    ma tolga il mondo tristo che ’l sostene.



    ******************


    Manantial de dolor, albergue de ira,
    aula de errores, templo de herejía,
    si Roma ayer, hoy Babilonia impía,
    por quien tanto se llora y se suspira;

    oh, cruel prisión, oh, fragua de mentira,
    do muere el bien y el mal se ceba y cría,
    infierno del mortal, ¡qué asombro haría
    que Cristo no te hiciese arder en pira!

    Fundada en la humildad de pobre establo,
    contra tu fundador el cuerno se alza,
    oh puta sin pudor, ¿cual fe es la tuya?

    ¿Adulterios? ¿Riquezas del diablo?
    No Constatino hoy más te viste y calza;
    pero en el triste mundo se destruya.









    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    139


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 68690
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Maria Lua Ayer a las 19:04


    Quanto piú disïose l’ali spando
    verso di voi, o dolce schiera amica,
    tanto Fortuna con piú visco intrica
    il mio volare, et gir mi face errando.

    Il cor che mal suo grado a torno mando,
    è con voi sempre in quella valle aprica,
    ove ’l mar nostro piú la terra implica;
    l’altrier da lui partimmi lagrimando.

    I’ da man manca, e’ tenne il camin dritto;
    i’ tratto a forza, et e’ d’Amore scorto;
    egli in Ierusalem, et io in Egipto.

    Ma sofferenza è nel dolor conforto;
    ché per lungo uso, già fra noi prescripto,
    il nostro esser insieme è raro et corto.


    ************

    Cuanto con más deseo alas despliego
    hacia vosotros, dulce compañía,
    Fortuna el vuelo más me enreda y lía
    y me hace desbandar errante y ciego.

    El corazón, que a su pesar os lego,
    os vuelvo hasta aquel valle cada día
    do el mar envuelve más la Italia mía;
    partíme antier con llanto en que me anego.

    Yo a izquierda voy, y él recto andar desea;
    yo de Fortuna, y él de Amor guiado;
    yo a Egipto marcho, y él marcha a Judea.

    Mas ser paciente alivia en el cuidado;
    que en nosotros el que uno a otro vea
    es ya de antiguo poco acostumbrado.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    140


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    Contenido patrocinado


    FRANCESCO PETRARCA (1304-1374) - Página 7 Empty Re: FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue 18 Abr 2024, 07:02