Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1046822 mensajes en 47807 argumentos.

Tenemos 1578 miembros registrados

El último usuario registrado es Gonzalo

¿Quién está en línea?

En total hay 83 usuarios en línea: 3 Registrados, 1 Ocultos y 79 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

clara_fuente, Pedro Casas Serra, Simon Abadia


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» POETAS LATINOAMERICANOS
Ana Merino (1971- EmptyHoy a las 10:46 por Maria Lua

» LA LITERATURA BRASILEÑA
Ana Merino (1971- EmptyHoy a las 10:39 por Maria Lua

» CLARICE LISPECTOR II
Ana Merino (1971- EmptyHoy a las 09:58 por Maria Lua

» MARIO QUINTANA ( Brasil: 30/07/1906 -05/05/1994)
Ana Merino (1971- EmptyHoy a las 09:53 por Maria Lua

» CECILIA MEIRELES
Ana Merino (1971- EmptyHoy a las 09:52 por Maria Lua

» Rabindranath Tagore (1861-1941)
Ana Merino (1971- EmptyHoy a las 09:51 por Maria Lua

» CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE (Brasil, 31/10/ 1902 – 17/08/ 1987)
Ana Merino (1971- EmptyHoy a las 09:50 por Maria Lua

»  FERNANDO PESSOA II (13/ 06/1888- 30/11/1935) )
Ana Merino (1971- EmptyHoy a las 09:44 por Maria Lua

» Khalil Gibran (1883-1931)
Ana Merino (1971- EmptyHoy a las 09:42 por Maria Lua

» Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)
Ana Merino (1971- EmptyHoy a las 09:40 por Maria Lua

Junio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Ana Merino (1971- Empty

    Ana Merino (1971-

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45433
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Ana Merino (1971- Empty Ana Merino (1971-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 10 Jun 2024, 09:58

    .


    Ana Merino
    (Madrid, 1971) es una novelista, poeta, dramaturga y teórica española de la historieta, ganadora del premio Nadal de novela en 2020 por su obra El mapa de los afectos.​ Pertenece a la Generación Poética del 2000.

    Biografía

    Hija del escritor y académico José María Merino, se licenció en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad Autónoma de Madrid, realizando una maestría en Columbus, Ohio y el doctorado en la Universidad de Pittsburgh, donde escribió una tesis sobre el cómic en el mundo Iberoamericano. Es catedrática y fundadora del MFA de escritura en español en la Universidad de Iowa, el cual dirigió en su primera etapa de 2011 a 2018.​ Colabora como columnista en El País.

    (Sacado de https://es.wikipedia.org/wiki/Ana_Merino )


    *


    Algunos poemas de Ana Merino:


    De Los días gemelos (1997):


    JARDÍN DE INFANCIA

    Mi hijo está enterrado en el museo de Otterlo
    junto a los árboles de un bosque
    que araña las estatuas.

    Como todos los niños que se mueren
    tiene la boca seca de llamar a su madre,
    y los pies doloridos de andar entre la guerra,
    y la piel desvestida por el hambre.



    QUEDARME EN CASA...

    Quedarme en casa,
    sumergida en los pliegues de las horas,
    y no esperar a nadie.

    Que los ojos escuchen
    y se olviden del mundo.

    Que me arrope el silencio
    y respire en mi nuca
    su suave indiferencia.

    Que vivir sea esto,
    sin palabras de aguja
    ni rodillas de llanto,

    con el tiempo desnudo al borde de la cama
    y mi boca dormida en su tímido beso.



    NAGASAKI EN CADA ANIVERSARIO

    Abandonas tu sombra en el camino
    y te empuja la niebla a regar el otoño
    con lluvia de cenizas.

    Quizá te reconozca la añoranza de otros
    que esperan que tus pasos delaten y murmuren
    el nombre de la nube
    que arrancó los cimientos de tu casa.

    No sabrás si tus hijos
    te llamaron a gritos con la boca quemada.

    Si quedaron pupitres
    con niños olvidados
    o la tierra abrazó todas las almas.



    ALGUIEN VINO Y DEJÓ NUESTROS DÍAS MARCADOS

    Alguien vino y dejó nuestros días marcados,
    levantó una muralla
    de costras y silencio;

    y cerramos los cielos
    al vuelo de las águilas
    que llenaron de plumas
    los tejados del alma.

    Alguien vino y dejó el murmullo de un dios
    en la fosa común
    de la tristeza,

    anudó su mitad
    al perfil del rencor
    y olvidó su disfraz al mostrarnos las manos.



    CARTA DE UN NÁUFRAGO

    Con el consentimiento de la nieve
    caminaré despacio.

    Alguien habrá que espere junto al fuego
    y yo, que estaré ciega por el frío,
    haré paradas breves,
    sacudiré el paraguas y empezaré de nuevo.

    El único secreto es no sentirse
    inmensamente lleno de verdades.
    No aceptar nunca las invi6taciones
    que la neblina
    sugiere al anidar con sus disfraces
    de paisaje feliz, de grandes sueños.

    Alguien habrá que diga, se ha perdido,
    alguien saldrá a buscarme,
    y llevará el calor de una botella
    donde podré mandarte este mensaje.



    PISTAS FALSAS

    Mi ciudad enloquece
    en los confines de las sombras.

    Cicatrices esclavas de los sueños
    entre el negro alquitrán de la memoria
    hoy respiran los últimos sucesos
    de una esquina sin luz.

    Descubro el rastro
    de las pestañas postizas del dolor,
    y el de las medias
    que esconden las carreras sin hacer,
    y me aprendo el idioma de los desesperados
    que me dicen los nombres
    que señalan el rumbo de unos pasos perdidos
    después de las apuestas.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45433
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Ana Merino (1971- Empty Re: Ana Merino (1971-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 10 Jun 2024, 12:19

    .



    CALENDARIO SIN FECHAS

    He contado los días que me quedan
    por vivir pisando la madera
    de este barco agrietado en el vacío.

    Mi naufragio será como un suicidio
    escondido a lo largo de los años;
    quedarán las señales de una soga invisible,
    libertad creadora de tormentas.

    He contado los días que me quedan
    por vivir mirándole a los ojos
    a ese rostro secreto que me observa
    y me cose los labios lentamente.

    ¡Libertad creadora de universos pequeños,
    hoy me duele perderte,
    arrancar cada costra de azulado accidente
    y quedarme desnuda!



    OFICIO DE CREACIÓN

    Habían limpiado la calle
    con palas de hierro y sal gorda.

    Yo buscaba los anillos de Saturno
    en los desagües.

    Allí sólo había
    arena de jardín y hojas de té.

    El universo, me dijeron,
    atasca los lavabos.

    La creación es obra
    de un fontanero.



    METAMORFOSIS

    Los viejos muebles
    agrietados por el uso,
    rayados por los deberes de la tarde,
    se adueñaron de la casa
    golpearon el suelo y apagaron las luces.

    Los habían subido al desván
    y ellos no querían sufrir en la vejez
    el abandono de los cuartos cerrados.

    El bosque de su infancia se deshizo,
    los fueron transformando en muebles de madera,
    arrancaron el musgo y las raíces,
    secaron su dolor, los aserraron,
    deformaron sus cuerpos circulares
    con martillos y clavos.

    Los viejos muebles
    llamaron a mi puerta,
    me sacaron del fondo de mis sueños;
    yo tenía la piel adormecida
    y escuché su murmullo quebradizo
    de serrín sudoroso.

    Empaqueté sus brazos,
    ordené aquel anhelo en la baca del coche,
    recorrí los caminos que llevan a la sierra
    y dejé aquellos muebles esperando el invierno.

    Nevará en los cajones, en las estanterías,
    se esparcirán sus tablas,
    se romperá el hechizo de lo destartalado.

    Crecerán lapiceros en la tierra mojada,
    semillas de retorno
    en la masa homogénea de las ensoñaciones.



    LAS PALABRAS...

    Las palabras
    esconden en su rostro
    esencias diminutas.

    Si pudieran hablar de lo que piensan
    te quedarías mudo
    por su caligrafía
    de tiempo imaginado,
    por ese fino trazo
    de sílaba indecisa.

    Las palabras
    como agujas de cristal
    se deslizaron por mi cuerpo;

    con ese tono gris del abandono,
    de discurso perdido,
    me miraron.

    Si pudieran hablar de lo que saben
    el rincón de tu mundo
    se llenaría
    de un eco sólido
    en el abismo azul que nos separa.



    POÉTICA

    En el atardecer de los ojos cerrados comienza mi poética. Con el tiempo esparcido debajo de la mesa y las palabras huecas de las ensoñaciones. Con esa imprecisión que salpica las horas de los relojes atrasados. Detrás de unos instantes que no guardan su esencia ni fabrican semillas.

    Así sencillamente comienza el ritual de mi escritura. Buscando en los lugares que dejaron sedienta la memoria. Entre co9sas dispersas que casi nunca nombro, entre líneas rasgadas con palabras desnudas, con migas de galleta y cáscaras de tiempo.

    Con todo lo que olvido comienza la mitad de mis versos invisibles. Con todo lo que queda dibujo la huella de un monólogo extinguido.

    En un atardecer pactado por mi sombra aprende mi poética a planear su vuelo, a imaginar las líneas de unos versos sin mí, a crecer por las grietas de mi nombre.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45433
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Ana Merino (1971- Empty Re: Ana Merino (1971-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 11 Jun 2024, 03:16

    .


    De La voz de los relojes (2000):


    ¿DE DÓNDE SOY?

    ¿De dónde soy?
    Soy de lo que leo,
    estanterías viejas
    de libros y selvas,
    páginas de tierra ensangrentada
    por los disparos que agujerean las paredes
    y le cierran los ojos a la vida.

    ¿Dónde está mi geografía,
    mi pedazo de mundo?
    No siento la patria,
    ninguna historia se escribe con mayúsculas,
    sólo un susurro extraño
    de ventilador y horas inmóviles,
    tardes prostituidas,
    negocios sudorosos
    y las manos atadas a la espalda.



    SOBRE MI MESA HABITAN INFINITOS PAPELES...

    Sobre mi mesa habitan infinitos papeles
    como un rastro alado de palomas,
    palabras, notas, números, recortes de periódico,
    cosas que ya no leo
    pero que un día se quedaron
    como un nido de plumas
    y cáscaras de huevo.

    Sobre mi mesa,
    abandonados a la deriva
    en un  naufragio gris
    que algunos llaman desorden,
    habitan infinitos papeles
    y yo me limito a contemplarlos
    como si fueran un pedazo de tierra
    que todos pisan y nadie defiende.



    HOY POR FIN HE ENCONTRADO...

    Hoy por fin he encontrado
    el barco
    de mis primeros versos.

    Aquel rincón de madera
    donde quería vivir,
    un lugar en equilibrio,
    sumergido entre el abrazo del mar
    y el de las olas.

    Ese sueño de espuma
    me balancea
    después de tantos días de nieve.

    Hoy el horizonte
    se dibuja con tonos azules
    y ya no soy la misma
    porque esta vez me atrevo
    a desplegar las velas
    y dejarme llevar por otro viento,
    un viento sin infancia,
    sin esas soledades
    de mis primeros versos.

    Los sitios que descubro
    ya no me pertenecen,
    ya no fabrico mundos con arena.

    Hoy se mecen los instantes
    al compás de un abrazo que tirita,
    es el mar que me enseña
    a escribir un poema
    sin sentir ningún miedo
    porque el mar es la vida
    de los que naufragamos.



    LA CURIOSIDAD NO SABE...

    La curiosidad no sabe
    dejar las cosas
    del mismo modo.

    Por eso,
    cuando abrimos las grietas
    de lo invisible
    tenemos que aprender
    a ser silenciosos,
    para que nadie sepa
    mi el comienzo de un abismo
    ni el final de una mentira.



    SOY LA VOZ QUE REGRESA...

    Soy la voz que regresa,
    un eco fugitivo
    que se apropia de tu espacio.

    Tu cuerpo ya no existe
    pero te intuyo en el vacío.

    Mis palabras rellenan
    el molde de tu ausencia,
    y renaces de nuevo
    y te crecen los dedos de las manos
    y hoy escribes,
    para que alguien te lea,
    para que alguien te invente,

    y allí estás,
    sumergido en la memoria,
    hablando mi lenguaje.



    DE NIÑA AL ACOSTARME...

    De niña al acostarme
    cerraba los ojos
    y dudaba de los latidos de mi corazón.
    Con la mano,
    sujetaba el espacio imaginario de mi pecho
    y le rogaba en silencio
    que no se parase.

    Creía que ese músculo de arterias y de venas
    pensaba de otro modo,
    que me podía dejar sola,
    abandonarme
    y decidir de un modo malicioso
    apagar sus latidos.

    Y así todas las noches
    acariciaba mi pecho diminuto
    y entre sollozos le pedía
    que me dejase vivir un día más.



    EL VIENTO SE HACE ABRAZO...

    El viento se hace abrazo
    en mi vestido,
    camino por una ciudad
    que sabe a otros veranos,
    y al andar por sus calles
    me descubro mirándola
    con los ojos inmensos
    de la niñez.

    Me sabe a otros veranos
    la tarde en mis rodillas
    leyendo libros viejos,
    mordiéndome las uñas,
    arrancando las costras
    a las heridas secas
    y espiando al silencio
    para ver como sangra.

    Arrastro los recuerdos
    de otro lugar gemelo a estas paredes,
    y la ansiedad me agota,
    porque sé que al final
    ningún tiempo me espera
    y aunque sean unos ojos inmensos los que miren
    no me dejarán ver
    las imágenes confusas
    de mi memoria enmudecida.



    NO EXISTE...

    No existe,
    la juventud no se guarda
    en ningún frasco.

    No es esencia, ni sabor que perdure,
    no hay nadie que nos la traiga,
    que la venga a devolver
    cuando se pierde.

    No existe
    ninguna receta mágica
    que nos haga inmortales
    y rompa los hechizos de la vida.

    Por eso,
    habrá que acostumbrarse
    a nuestra condición frágil y efímera
    para ser dignos del tiempo y la vejez.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45433
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Ana Merino (1971- Empty Re: Ana Merino (1971-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 11 Jun 2024, 06:56

    .


    De Juego de niños (2003):


    VIDA DE LAGARTIJA

    Yo quise ser animal casero
    con vistas a la playa
    pero soy lagartija y habito entre las grietas
    de una roca volcánica en medio del desierto.

    A veces alguien corta el final de mi cola
    y allí quedan mis sueños moviéndose nerviosos
    creyendo que están vivos.

    Yo soy como las horas que pierden los domingos
    acaricio el descanso metido entre las sábanas
    y espero a que amanezcan los días de diario.

    La vida es un enigma del que sólo descifro
    un trozo de esperanza
    lo miro de reojo y nunca me detengo
    porque temo al acecho de los tirachinas
    o la sombra de un gato.



    FIESTA DE CUMPLEAÑOS

    Qué precio tan alto
    tuviste que pagar
    por un pedazo de tarta,
    por unas velas mojadas
    y un poco de confeti.

    Qué tristes eran aquellos días
    en los que te arrastrabas
    para que te incluyesen
    en una lista de amigos.

    Y yo qué bien fingía
    que a mí no me importaba
    que nadie me invitase.

    Qué precio tan alto
    tuviste que pagar
    por comer medias lunas y gusanitos,
    por ser un niño más
    gritando en un pasillo
    "¡que abran los regalos!".

    Y yo cómo sufría
    al saber que mi tiempo no contaba
    porque mi cumpleaños caía en el verano.



    PRIMERA COMUNIÓN

    I

    Creíamos en Dios
    y en sueños anhelábamos
    saber si en el infierno estaba nuestra vela consumiéndose.

    Un catecismo azul y una cruz de cristal
    impregnados de rezos.

    Cuando a los nueve años
    pisábamos las piedras de los siglos
    y nos arrodillábamos,
    temíamos a Dios sobre todas las cosas.

    II

    La densidad de los huesos,
    la señal de la cruz,
    ya nunca te detienes a esperar a que te alcancen
    mis pasitos de hombre viejo,
    mi mirada blanquecina de inmensa catarata.

    He perdido volumen
    y cada segundo que me queda
    se refugia en el murmullo de las cosas que he vivido.

    La señal de la cruz
    para aferrarme a los latidos
    que los días me regalan,
    para que la memoria me traiga a los que quise
    y respiren conmigo el aliento que me queda.



    EL REY DE LA CASA

    Creces para ser rey
    y acabas conquistando
    un trocito de acera.

    La vida se detiene
    si el patio en donde juegas
    deja de ser inmenso
    y ya no te impresiona
    mirar a los adultos cuando hablas.

    Has querido crecer
    y ser el heredero
    de espejismos dorados
    como un Midas que olvida
    que comer también es necesario.

    Creces para ser alguien
    llevando un equipaje
    que nunca has facturado
    y una carta arrugada
    que relees como un libro por las noches.

    La vida se detiene,
    reconoces su rostro
    con forma de columpio que te llama,
    y tú con voz de hombre
    respondes que ya es tarde,

    que no puedes dejar de ser un rey
    mendigando el amor de unas sirenas
    con piel de renacuajo
    que bucean el mar de las alcantarillas y las charcas,
    y se quedan dormidas en tus manos
    de domador insomne de pulgas y lagartos.

    Has querido crecer
    en un circo que viaja por vías desmontables
    en donde las jirafas
    saludan desde el tren a las cigüeñas
    y los leones saben
    que su reino es la alfombra de tu cuarto.

    Y creces porque tienes
    el poder de cambiar
    los juguetes de sitio,
    y un día dejarán
    de ser el esqueleto de tus sueños.


    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45433
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Ana Merino (1971- Empty Re: Ana Merino (1971-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 11 Jun 2024, 07:19

    .


    ADIÓS A LA NIÑEZ

    Adiós Peter Pan,
    se aleja mi niñez
    dando pasos de gigante
    y tu sombra soy yo
    convertida en mujer.

    La tierra en donde vives
    no me puede acoger
    porque ahora sueño
    que eres agua salada
    mojándome la piel,
    que eres un niño grande
    bebiéndose mi sed.

    Ya no puedo volar
    porque mi boca
    ha aprendido a morder
    con dientes de deseo,
    y he dejado de ser
    la niña que encontraba
    respuestas en los libros.
    Ahora salgo a buscar
    las piezas perdidas de mi alma
    en los ojos cerrados de la noche.

    En tu almohada
    he guardado los tebeos
    que leía de niña,
    el pedazo de cielo de viñeta
    que no podré alcanzar
    por querer ser tu amante.

    Adiós Peter Pan,
    el eco de los niños
    que no quieren crecer
    y sólo juegan
    me ha hecho recordar
    que tuve sueños
    que nunca jamás podrán cumplirse.



    TRAUMA

    Casi no recuerdas
    el rastro de su cuerpo
    y sin embargo te pesan
    sus palabras
    como el eco de un alud
    que se aproxima.

    No existes, no eres nada,
    no imagines amor
    donde sólo hay sombras.

    Eres la carretera secundaria
    el desvío de un día sin prisas
    para alguien que juega
    a cambiar de destino
    pero lleva una brújula
    y siempre vuelve a casa.



    MUJERCITAS

    Nosotras que buscamos el amor
    en las metáforas que suspiran,
    que hemos aprendido a recorrer nuestro cuerpo
    con las yemas finísimas,
    deseamos,
    en el espejo de nuestra boca
    que nuestra lengua se transforme en otro paladar, en otros labios
    y los recorran unos dedos inmensos
    que sepan penetrarnos,
    abrir todas las grietas,
    y nos hagan temblar como a los árboles de tronco diminuto
    que se mecen con el viento.

    Nosotras vestidas o desnudas
    florecemos con el agua de los besos
    que humedecen las promesas,
    florecemos con el susurro efímero
    de la felicidad.

    Pero también nosotras, las que buscamos el amor
    en los versos sin alas de todos los ángeles caídos
    nos vamos quedando solas,
    y la geografía de nuestra piel se desdibuja,
    en todas las esquinas, sobre las sábanas,
    en los abrazos de la añoranza,
    en el deseo de una nostalgia a la que rendimos tributo
    bebiendo su semilla.



    CASITA DE CHOCOLATE

    Una casita de chocolate
    para las niñas
    que se pierden en la playa.

    La pared de azúcar de un hotel,
    y el abrazo mortal de un alacrán
    que sólo clava
    su garfio de veneno por la espalda.

    Una casita de chocolate
    para las niñas
    que se van con los piratas
    pensando que son princesas
    y terminan cepillando las cubiertas
    de navíos encallados en la arena,
    vistiéndose con las ropas
    que roban a los ahogados.

    Una casita que se deshaga en la boca,
    que les quite la amargura
    de saberse condenadas
    a vivir a la deriva
    en un cofre de añoranzas.

    Una casita en un bosque
    escondida en las montañas,
    donde no lleguen los barcos.
    Un paredón de silencio,
    una herida que no sangra
    y el olor a chocolate
    como un esmalte de rabia
    coloreando las uñas
    de una bruja enamorada.



    TESTAMENTO DE UNA BRUJA

    En las montañas de Boone
    la niebla de la tarde
    es como el humo espeso
    de un infierno de llamas apagadas.

    Bajo diez metros de nieve
    le prometí a mi conciencia
    esconder los secretos
    que inventan los adultos
    cuando no se resignan
    a vivir una vida
    y quieren el aliento de las otras.

    Mi corazón de azúcar
    se lo daré a la niña
    que llamaba a mi puerta una vez por semana,
    y quería venderme
    la Biblia comentada por un pastor de lobos.

    Con mi pelo podrán
    rellenar seis almohadas
    donde las pesadillas
    se mezclen con el ansia.

    Mis uñas se las daré
    a la hija del barbero
    que siempre anda buscando
    cuchillas afiladas
    para cortarle la lengua
    a los que rumorean por la espalda.

    Que mis escamas sirvan
    para hacer gelatinas y pigmentos,
    que el ocre de mi sangre
    mezcle bien con los óleos.

    Con mis cejas pinceles,
    con los rizos de Venus
    algún filtro de amor
    para entendidos
    que luego se equivocan de mujer.

    Con mis pies
    pisapapeles para bibliófilos y anticuarios,
    para poder patear
    sus muebles y sus libros,
    y así desordenarles el rincón de su alma
    y que enfermen de miedo,
    y que deban tomar
    bebedizos de hiel con valeriana.

    Con los labios de mi boca
    un encendedor
    para fumadores compulsivos
    que saben a alquitrán
    y tratan de esconderlo con pastillas de menta.

    Que mis colmillos les sirvan a los joyeros
    para fabricar cajitas de marfil,
    anillos de pedida, colgantes o pendientes,
    y que los niños juegen
    a las tabas con mis huesos.

    Con las niñas de mis ojos
    un reloj de bolsillo
    para un poeta gótico
    que ande obsesionado con el tiempo.

    Con las líneas de mi mano
    que hagan una brújula
    para el tiempo perdido
    que trata de encontrar
    la fuente de la edad.

    Con mi saliva una red
    para cazar mariposas,
    y con mi risa una rosa
    que se marchite al mirarla.

    Y para los Reyes Magos
    un último deseo,
    que cada seis de enero
    me dejen los regalos
    a los pies de mi tumba.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45433
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Ana Merino (1971- Empty Re: Ana Merino (1971-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 11 Jun 2024, 12:15

    .


    De Compañera de celda (2006):


    PIEDRA, PAPEL, TIJERA

    Piedra
    fría,
    rincón silencioso
    junto al regazo de los muertos.

    Papel
    para escribir
    unas breves líneas,
    la despedida apresurada
    del viajero.

    Tijera
    para cortarle la lengua al mar
    cuando suspira.

    Tijera
    para cortar los sueños
    de los ahogados.

    Papel
    para escribir sus nombres.

    Estrecho de piedra,
    barquito de papel,
    arrecifes de tijera.

    Un poema triste
    para los que se quedaron sin aire
    en las orillas.

    Lágrimas de piedra
    pateras de papel
    y la boca del mar
    con dientes de tijera.



    CIUDAD DE ARENA

    A las niñas de Ciudad Juárez


    Que una ciudad soñada
    amanezca real.

    Que el paraíso también pueda
    edificarse en el desierto,
    sin árbol de la vida,
    sin demonios, ni adanes,
    sin Dios, sólo mujeres
    rodeadas de ángeles.

    Que el paraíso sea
    una ciudad de arena
    donde las niñas puedan
    llegar a ser abuelas.



    EL OFICIO DE LOS NIÑOS

    En los cruces
    una mano sonríe
    con la palma extendida,
    la mirada vidriosa
    de pegamento y sueños.

    Nos lava los cristales
    con agua jabonosa,
    y su boca sonríe
    con los dientes torcidos
    y los labios hinchados.

    En las aceras
    los dragones son niños,
    su fuego sabe amargo,
    solo vuelan de noche
    metiendo la cabeza
    en bolsas de papel.

    Con botes de pintura
    imaginan el tiempo
    decorando los muros
    de una infancia cautiva.

    En el corazón de las rotondas
    se apilan las desdichas,
    se amontonan en bolsas
    y los niños nos miran
    con ojos de serpiente.

    Su prisión es la calle,
    su verdugo es la prisa
    de los coches que pasan.



    LA GIOCONDA

    Aprendes a mirar
    con los ojos ausentes
    y tu boca condensa
    la quietud,
    y el placer de saberse retratada
    y que nadie imagine lo que piensas.

    Aprendes a existir
    porque te inventan sobre la tela,
    y te llenan de luz
    entre los labios,
    y te quieren tocar
    aunque tu rostro
    sean solo pigmentos.

    Aprendes a estar viva
    porque alguien te busca,
    escuchas su latido
    al contemplarte
    y respiras el aire que deja su silencio.

    Aprendes a ser arte,
    a que nada te duela,
    a que el universo sea
    tu mirada distante
    llenándote de niebla,
    y en tus labios se guarde
    la sonrisa perfecta,
    el rastro venenoso
    de una mujer que sueña
    y está rota por dentro.


    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45433
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Ana Merino (1971- Empty Re: Ana Merino (1971-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 11 Jun 2024, 12:34

    .


    DESCIFRO EL PARAÍSO

    Descifro el paraíso
    por si alguien pregunta,
    lleva coco molido
    mezclado con azúcar.

    Los dioses se durmieron
    cocinando el presente
    y se hicieron humanos,
    despertaron desnudos
    en las viejas neveras
    de un mercado de carnes y pescados.

    Descifro el paraíso
    y le añado sabor
    con caldo de ave.

    Limpiaron las neveras
    y los cuerpos desnudos
    se volvieron mortales.

    El hielo se hizo carne con escamas
    y el dios de la esperanza
    nos supo a pez espada.

    Descifro el paraíso
    por si alguien se come
    los ojos de la lluvia
    y amanece llorando como un niño.

    La carne se deshizo
    y el dios que sueña el mundo
    despertó agonizando
    en una olla.



    EL HOMBRE QUE SABE A CHOCOLATE

    El hombre que sabe a chocolate
    se ha quedado dormido.

    Sus ojos,
    de chocolate amargo
    a veces parpadean
    y el aire se condensa
    en su boca de nata,
    en el dulce de leche de sus labios.

    Una intuición me dice
    que el chocolate puro
    no puede ser un hombre,
    que el deseo no debe
    dibujar espejismos tan golosos.

    El hombre que sabe a chocolate
    no parece real,
    no quiero que lo sea,
    el chocolate esconde
    pasiones más oscuras
    que el amor.



    CUCHARADAS

    El encanto
    de las chocolatinas y las fresas,
    como un cuerpo desnudo
    con pedacitos de almendra
    y unas gotas de miel.

    Unos labios de trufa
    y natillas calientes
    con un poco de helado
    y un bizcocho borracho.

    La pasión del azúcar quemada
    sobre la crema fría
    en los postres helados.

    El jadeo
    de las moras silvestres,
    de las claras a punto de nieve
    flameadas al horno.

    Un hechizo perverso
    para las bocas,
    para los paladares insomnes
    que después de amar
    todavía tienen hambre.



    PEQUEÑA CICATRIZ

    Escribo porque tengo
    la cicatriz de los sueños
    dentro de mi cabeza.

    Un golpe seco
    de palabras,
    unas gotas de ideas dispersas
    y el olvido vestido
    de niña sonámbula
    que tropieza con el futuro
    y cae sobre un presente húmedo
    de pis y sudor viejo.

    Escribo porque a veces
    mi cicatriz no sueña,
    y su insomnio
    me asusta.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45433
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Ana Merino (1971- Empty Re: Ana Merino (1971-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 11 Jun 2024, 12:48

    .


    De Los buenos propósitos (2015):


    ALMAS GEMELAS

    El año que te visitaron
    los extraterrestres
    a mí me secuestró la tristeza;
    era una sombra inmensa
    parecida a la que proyectan
    las nubes cuajadas de tormenta,
    una sensación ominosa
    de abismo en la garganta
    que me hacía escupir
    amargura y flemas.

    Hubiera preferido encontrarme
    con seres intergalácticos
    llenos de luz
    y que me diesen
    el don de la dicha
    anidando en las palmas
    de mis manos;
    aprender con un gesto
    a curar el aura gris
    y sus dolencias.

    Ese año en el que los planetas
    abrieron sus compuertas
    de mundos paralelos,
    a ti te tocaron las estrellas
    con su aliento de horizonte habitado
    y a mí me despertó la realidad
    sudada en los desvelos
    del que se siente solo
    y ha perdido la fe
    que se inventan los rezos.
    que se inventan los rezos.



    LAMENTO

    En mi diario de adicciones secretas
    está la poesía de John Donne,
    un salto al siglo XVII,
    un idioma que se apelmaza en mi boca al pronunciarlo.
    La cadencia de un ritmo ajeno
    se desliza por los pliegues elegíacos del amor
    que ya se hizo tiempo de luz
    y sólo deja palabras anudadas al desconsuelo
    de los amantes que saben
    que la distancia dibuja geografías imposibles
    cuando se suman los siglos
    y en la ecuación el eco del deseo
    se parece a un poema que busca desnudarnos.
    Debería volver al chocolate,
    cambiar esta triste adicción lectora
    por la dulzura amarga del cacao más puro
    y olvidar a este poeta
    que me ha llenado de pulgas el corazón.



    EL AMIGO INVISIBLE

    Se equivocó
    al dejarse llevar por la textura
    de los regalos envueltos
    en papeles de seda.

    Sólo podía pensar en los jabones perfumados
    y en esas cremas
    que prometen volver secretas las arrugas.

    Radiantes capas de colágenos
    como una gelatina de escamas,
    como una macedonia de frutas con demasiado almíbar.

    Era el alma del espejo,
    privilegiado espectador de la belleza
    quebradiza en el gesto
    profundo de unos ojos pintados
    que se observan sin verlo.

    El ritual sereno de las sombras,
    el contorno rizado que extiende las pestañas,
    las yemas de los dedos queriendo modelar
    la piel de las ojeras.

    El rostro sin edad del maquillaje denso,
    el polvo mineral, el colorete, la luz cálida de los focos
    y el amigo invisible creyéndose importante
    desde el cristal plateado de su celda.



    MIS DESENGAÑOS

    Creí que eran mías las palabras
    con su idea incrustada
    en el paladar que traga la saliva.

    El despertar de cada tono
    volviéndose niebla
    en ese amanecer ajeno
    de intuiciones caprichosas y cartílagos.

    En la boca se mastican
    todas esas cosas que nombramos
    para que se parezcan al primer pensamiento,
    pero en ellas se condensan
    amarguras que nos confunden.

    Interpretar el instante desde la geometría
    de aquellas decepciones
    que mezclan sus texturas con hidrógeno y pena
    y explotan en nosotros:
    artificios de luz equivocada.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45433
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Ana Merino (1971- Empty Re: Ana Merino (1971-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 11 Jun 2024, 13:01

    .


    LOS BUENOS PROPÓSITOS

    En la lista de cosas por hacer
    está le peculiar obligación de recuperar el tiempo perdido,
    como si en todos esos buenos propósitos
    existiera una fórmula infalible para apropiarse del pasado
    y volverlo presente continuo.

    Cuando nos desnudamos
    la geografía de cada cuerpo
    se vuelve una ciencia exacta y nos confirma
    que la vida atemporal es para las estatuas.
    Esa es la arqueología que a veces nos confunde
    mezclando el paladar de los esfuerzos
    con la madurez que da forma a la piedra
    y su gesto inmóvil de secretos cincelados.

    Los pliegues de la carne quieren parecerse
    a la luz evaporada del verano;
    la arena del cristal de los espejos
    es un reloj que araña cada rostro
    y va trazando surcos con ecos murmurados.

    La soledad reconvertida en todos los instantes
    que anidan en nosotros como abismos vacíos.
    Ansiedades insomnes de voz distorsionada
    que escarban sin descanso en el vértigo extraño
    de la mala conciencia que nadie reconoce,
    pero es en realidad ese tiempo perdido
    que se ha vuelto a escapar y nos despierta a cada rato,
    para reírse otra vez de lo que se ha llevado.



    EN LA CUEVA DE FINGAL

    Rodea de puntillas la costra de sus uñas
    y míralo en silencio con respeto distante,
    es un ser que se alumbra con sus propios suspiros,
    resopla leves chispas de luz
    como si en sus pulmones habitaran luciérnagas.

    Parece vulnerable con los ojos cerrados,
    en sus sueños germina el verdor de las rocas,
    y en sus grietas anidan los pájaros marinos
    que vuelan en picado contra el mar.

    Si te acercas a observarlo debes ser cuidadosa,
    el vaho que desprende
    es un gruñido azul con notas musicales
    que harán que estés sedienta y te mojes los labios,
    y le pierdas el miedo a esas fauces inmensas
    y te sientas curiosa extendiendo las manos,
    rozando con los dedos
    el borde pegajoso de sus densas escamas.

    Qué extraño es el deseo, dirán los pescadores
    mientras gritan tu nombre con gesto pesimista
    bordeando la isla en sus pequeños botes de madera,
    temiendo que ese día se haga noche de auroras boreales
    y las nubes de lluvia difuminen tu rastro.

    Qué extraño es el deseo, te dirás a ti misma
    bañándote en la espuma de su aliento,
    encontrando su mueca de reposo quebrado.

    Qué extraña es esta angustia que anida en las doncellas,
    fascinación secreta
    que anhela como tú despertar a los dragones,
    para veros cautivas en sus ojos
    y reíros del tiempo y sus leyendas.



    LA HORA DE LOS TRANVÍAS

    La justa hora de los tranvías
    se acomoda en mi espera
    de soledad lluviosa con febrícula
    y un cansancio que no sabe
    si es fruto del hartazgo de la vida
    o de una enfermedad meticulosa
    parecida al agotamiento mismo
    incubando sus propias bacterias.

    Me siento colonizada
    por los parásitos de la desdicha,
    el corazón desacompasado
    con mi tos improductiva
    saludando en la parada
    a los que pasan de largo.

    Al menos no hace frío, me digo varias veces,
    y busco algún consuelo en el verdor
    que brota entre las vías,
    un guiño en los hierbajos de flor amarillenta,
    los dientes de león que no se rinden
    y se hacen fuertes, y pierden los pétalos
    para volverse molinillos de viento,
    delicadas semillas de raíces profundas,
    infusiones que tal vez curen
    el miedo primitivo, el temblor de la boca
    queriendo sujetar la pena con los labios.

    La sequedad del paladar,
    la lengua áspera como la de los gatos
    y el tranvía repitiendo su ruta,
    y yo titubeando en este acertijo,
    sin saber el lugar de mi viaje,
    si he venido a quedarme
    o simplemente estoy de paso
    y me marcho en este instante,
    y hago magia con mi cuerpo en movimiento,
    valentía enajenada de las mujeres perdidas
    que se creen personajes de novela.



    PARTÍCULA DIOS

    El umbral del deseo desconoce la materia,
    el anhelo absoluto de su fuerza secreta,
    partículas invisibles que tratan de envolvernos,
    sumergirnos en vidas paralelas
    que se quedan sin aire,
    y confunden el cosmos con la rabia felina
    de los que tienen miedo.

    A Dios se lo encontraron
    perdido en la sustancia
    que habita en los comienzos,
    desmemoriado y frágil
    tuvieron que esconderlo
    en un contenedor de contrabando
    y vender su existencia
    con la imaginación de los profetas
    que predican la estela de un enigma sencillo.

    Eclosionó el instinto
    en esa efervescencia de los adolescentes
    que creen en el amor y se desnudan
    buscando el universo con sus cuerpos.

    Eclosionó voraz como una primavera
    de lluvia en el desierto,
    y Dios no pudo ser partícula divina
    se quedó para siempre abrazado al deseo.


    ANA MERINO


    Contenido patrocinado


    Ana Merino (1971- Empty Re: Ana Merino (1971-

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue 20 Jun 2024, 13:16