Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 968710 mensajes en 44986 argumentos.

Tenemos 1514 miembros registrados

El último usuario registrado es Francisco Manuel

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 30 usuarios en línea: 2 Registrados, 1 Ocultos y 27 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

clara_fuente, Ramón Carballal


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Octubre 2022

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Albert Balasch (1971- Empty

Albert Balasch (1971-

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 38479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Albert Balasch (1971- Empty Albert Balasch (1971-

Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 24 Jul 2022, 14:28

.


Albert Balasch (12 de febrero de 1971, Barcelona) es un poeta catalán. El 1999 se autopublicó su primera novela A fora. Más tarde, publicó tres libros de versos: Què ha estat això (2002), Decaer (2003) y Les execucions (2006) y el cedé Hans Laguna i Albert Balasch fan dissabte (2008). El 2010 publicó "La caça del home" (Ediciones 62). Con estructura de tragedia clásica, 'La caça del home' se interroga sobre el sentido de la vida, con el lenguaje como protagonista. Con La caça del home, ganó el premio Gabriel Ferrater de poesía de Sant Cugat en 2009. Su último libro publicado es Quadern del frau que recoge, revisada y reordenada toda su producción poética anterior.

(Sacado de https://ca.wikipedia.org/wiki/Albert_Balasch_i_Montull )


*


Algunos poemas de Albert Balasch, de su obra Decaer, Lumen, 2003, en traducción de Eva Garrido y Andreu Jaume:



a la Roisin Ribalta

si pudo sonreír y maldijo al mismo tiempo
si se miró las paredes blancas de su cuerpo
y si entonces se disculpó ante quienes la amaban
con un "no me queda más dolor, lo siento"

si todo esto ocurrió en primavera
(donde todo fin es el principio falso)
es que ella ha cumplido la promesa
"alguien me recuerda y aquí estoy probando vuestros llantos,
de acuerdo, ya está, por favor, por favor, ya está, de acuerdo"




STABAT MATER DOLOROSA

No sé,
si vuelves, vuelve para hablarme.
No olvides tu lengua,
la mía -tan solo ahora enfrentada-
en sílabas mal mordidas por los recuerdos,
herrumbre de lenguaje.

Si vuelves, vuelve para contar todos los hijos muertos
que yacen de locura en tu caja de zapatos,
porque no queda leche de color alguno por escupir... o estrangularse.

O bien huye. Deshazte del pasamontañas,
aférrate al polvo y hazlo polvo, polvo blanco,
que nunca preguntaremos de dónde te has ido.

O bien vuelve. Vuelve y dime si renuevas los pecados esta noche
(a mi lado) o, al contrario, dices silencio,
esta noche (y estás alli).



*


El mal trago es tener que respirar.
Si respirar no fuese el mal trago no sería nada.
Aquello que se merece, por el simple hecho de ser, el mal trago de existir como un aliento
que hiede a vida, a ganas de presencia.
Aquel, pues, que respira está traumatizado hasta la muerte
que no respira ni puede ser.

Así puede ser el mal de los vivos:
tenemos el azar que no nos merece, nosotros somos el azar.
Tenemos el viejo que recoge la vida, el viejo chochea y huele mal ante el fuego.
¿Y qué hacer? Volar por los cielos del artificio.
¿Y qué decir?

El llanto ya no conmueve a
nadie.
No hay final que sea un principio, Mr. Eliot,
ni un principio
que no sea fin.
Es el final que no se detiene. Así puede ser el mal de los vivos.

Tener que respirar el mismo cielo, el mismo siglo.
Así puede ser el mal de los vivos, que sí respira sí puede ser.



*



Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 38479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Albert Balasch (1971- Empty Re: Albert Balasch (1971-

Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 25 Jul 2022, 03:30

.


Te veo con el pelo mojado, los ojos en el corazón mirando las gotas.
Ya derraman tus pechos detalles de otra vida sin tiempo.
Ya se mueve tu boca, carne de carne roja, hacia aquí,
la nueva isla de los desconocidos, que te habla sin lengua.

Te veo porque no estás, en cada paso ya dicho de mi pasado,
en cada noche podrida de locura, en cada línea métrica.
Y te quiero así, desconocida, quieta, fuera de los inicios,
atenta al daño que sabes, que sé, nos queremos hacer sin encontrarnos.

Tan solo, eso sí, no dejaremos de reír juntos. Y el uno del otro.



*


Al matadero se llega por el atajo
de la fidelidad con una voz de fondo,
un hilo absurdo, tus milagros incomprendidos.

No hay gemidos camino del santo matadero,
no se oyen quejas y la loca que creía
que te quería ya no sale a tu encuentro
........................................................se queda quieta
en un rincón contando tus pasos largos.

Tus pasos son el canto de las sirenas
que cuando el sonido es más bajo mejor, te hace más daño,
más daño en los pies más daño en el corazón de corteza abandonada.

Silencio, pues, camino de tu matadero.
Los muertos son muertos y los vivos te son indiferentes.
De hecho, examinadas todas las carencias,
mejor que extiendas una mano de costras, vacía

de contenido, al otro que, paciente, te espera
para hacer de ti una pregunta. Tienes el cuándo,
no tengas miedo, no importa cómo, no tengas miedo.



*


El nombre en el buzón. Ante ti
desfilan otras voces que esperan
su turno. Tú tienes, por fin, las manos calientes,
la garganta seca, todas las edades.
Estás despierto, estás a punto (recuerda,
me juego la vida, se juega la vida).
No mires más a tu alrededor, no mires,
.......................................................no, no mires más.
Llegan por tu espalda ciertos
momentos que no puedes olvidar, que no
tienes que olvidar, es la agonía del
cerebro que intenta saber qué pasa,
y dónde has estado hasta ahora. Bien, ya está,
no importa, continúa, ya has rezado
....................................................y has rezado
"Señor, sepúltame el odio de los lunes
porque no sé qué hacer con él todos los lunes"
"Señor, entiérrame el odio de los martes
porque me obliga a creer en los martes"
"Señor, arruíname el odio de los miércoles
porque..." y has rezado... Tú crees. Últi-
mamente sabes como acabará tu
historia. Sabes que te hace falta contarla, como
si realmente interesara a alguien.
La dices, precisamente, para acabar
tu historia, que empieza con un
"es demasiado pronto para levantarse dema-
siado pronto para dormir". Te faltan ad-
jetivos, seguro... más vale así. Un timbre,
que suena como un hilo dentro de los pulmones
.....................................................................de chapa,
te dice que vuelves a llegar tarde. Llegas tarde
y todavía no has hecho nada para reventar.
Con qué mano haces que te olvides, ¿eh?
............................................................¡Revienta!
¿Y de qué cielo te crees que sacarás banderas?
Sursum corda.
De acuerdo, de acuerdo, que alguien te ayude. Siempre
vale más el mal mayor del testimonio
que no las mujeres de la casa. Ahora,
sin embargo, tienes que escoger, ya llegan tus amos
y debes prepararte, porque no llevas ojos. Son oscuros.
Cumple, pues, tu deber de rodillas
y pasa hambre y mira unos ojos y nada.
Tan solo un gusano puede ser optimista. Vale.



*


Los hombres para los otros hombres obedecen
forzando Principio Ahora y Siempre. Servan una voz
en la tempestad:

"Intentaré ayudarlos.

En cuanto los otros caigan, vayan, uno-a-uno,
cayendo a mi alrededor, sabré muy bien dónde estoy.

Primero quizá creeré que estoy en el mundo
de los pobres que no saben hacer de muertos,
después, sin embargo, sabré con certeza que estoy con ellos

a su lado, rogando, para que me acepten una ayuda
que nunca podré dar a cambio.
A cambio de-
Continuarán cayendo a mi alrededor, en escombros,

los otros, uno-a-uno, cayendo en escombros,
como hartos de verse muertos y tristes,

así continuarán, y yo, que sé agonizar
más lentamente, seré de nuevo, poco a poco,
su verdugo limpio. Poco a poco.

A cambio de-"



ALBERT BALASCH

(De Decaer, Lumen, 2003. Traducción de Eva Garrido y Andreu Jaume)


    Fecha y hora actual: Dom 02 Oct 2022, 04:26