Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1038795 mensajes en 47536 argumentos.

Tenemos 1566 miembros registrados

El último usuario registrado es Juana N'ssoumer

¿Quién está en línea?

En total hay 42 usuarios en línea: 2 Registrados, 1 Ocultos y 39 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

clara_fuente, Maria Lua


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» NO A LA GUERRA 3
Natan Zach (1930-2020) EmptyHoy a las 05:41 por Pascual Lopez Sanchez

» 2013-03-07 MÁS LINDA QUE EL SOL
Natan Zach (1930-2020) EmptyHoy a las 02:33 por Pedro Casas Serra

» 2013-03-02 HABLANDO CON SALVADOR ESPRIU EN EL CEMENTERIO DE SINERA, y 8
Natan Zach (1930-2020) EmptyHoy a las 02:28 por Pedro Casas Serra

» 2013-03-02 HABLANDO CON SALVADOR ESPRIU EN EL CEMENTERIO DE SINERA, 7
Natan Zach (1930-2020) EmptyHoy a las 02:26 por Pedro Casas Serra

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
Natan Zach (1930-2020) EmptyHoy a las 00:57 por Pascual Lopez Sanchez

» POESÍA SOCIAL XIX
Natan Zach (1930-2020) EmptyHoy a las 00:53 por Pascual Lopez Sanchez

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Natan Zach (1930-2020) EmptyHoy a las 00:48 por Pascual Lopez Sanchez

» LOUISE BOGAN (1897 - 1970)
Natan Zach (1930-2020) EmptyAyer a las 23:29 por Lluvia Abril

» CONCHA URQUIZA , 1910 - 1945, .MÉXICO
Natan Zach (1930-2020) EmptyAyer a las 23:26 por Lluvia Abril

» ANTONIO GALA (1930 - 2023)
Natan Zach (1930-2020) EmptyAyer a las 23:24 por Lluvia Abril

Abril 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Natan Zach (1930-2020) Empty

2 participantes

    Natan Zach (1930-2020)

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44663
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Natan Zach (1930-2020) Empty Natan Zach (1930-2020)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 17 Sep 2023, 05:47

    .


    Natan Zach
    (Berlín, República de Weimar, 13 de diciembre de 1930 - Ramat Gan, Israel, 6 de noviembre de 2020​), fue un poeta israelí, de padre alemán y de madre italiana, pero que emigró a Haifa (Israel) cuando era niño. Este escritor y pensador tuvo gran influencia sobre el desarrollo de la poesía moderna hebrea, como redactor y crítico, y también como traductor y poeta. Nathan Zach fue uno de los más importantes contribuyentes en relación con la poesía hebrea desde los años 1950, siendo conocido sobre todo en Israel, por las traducciones de algunas obras de Lasker-Schüler y Allen Ginsberg.

    Biografía

    Nacido en Berlín, el artista entonces niño emigró en 1936 a lo que entonces era Palestina bajo mandato británico. En lo militar, sirvió en Tsahal (Fuerzas de Defensa de Israel, corrientemente designado con el acrónimo Tsahal) durante la llamada Guerra árabe-israelí de 1948.​

    En 1955 publicó su primera recopilación de poesías (Shirim Rishonim‎) y tradujo numerosas piezas de teatro alemanas para el teatro hebraico.​

    De niño fue a Haifa donde llegó y se instaló con su familia. Perteneció a la avant-garde (vanguardismo) de un grupo de poetas, que comenzaron a publicar sus obras después del establecimiento del Estado de Israel. Como poeta, Nathan Zach tuvo una fuerte influencia sobre el desarrollo de la poesía hebraica moderna, aunque también escribió como crítico literario y como traductor de obras literarias. Este artista se distinguió entre los poetas isrealíes de la generación de los años 1950 y 1960, por causa de su manifiesto poético Zeman veRitmus etsel Bergson uvaShira haModernit [Tiempo y rima en Bergson y en la poesía moderna].​

    Nathan Zach fue uno de los más importantes innovadores de la poesía hebraica desde los años 1950, y es ampliamente reconocido en Israel por las traducciones de la poesía de Else Lasker-Schüler y Allen Ginsberg.​

    Su ensayo titulado "Reflexiones sobre la poesía de Alterman" publicado en 1959 en la revista Akhshav (Ahora), fue un encendido manifiesto para la rebelión del grupo "Likrat" contra el pathos lírico de los poetas sionistas. En efecto, este manifiesto atacaba a Nathan Alterman, lo que para la época era una audacia, ya que este último era uno de los más importantes y estimado poeta del país. En el citado ensayo, Zach se manifestaba partidario de nuevas reglas poéticas, las que diferían de las tradicionales, que regulaban el ritmo y la métrica usual de la poesía nacional de la época.​

    Entre 1960 y 1967, Zach impartió cursos en varias instituciones de enseñanza superior en Tel Aviv y Haifa. De 1968 a 1979, vivió en Inglaterra, donde obtuvo un doctorado (concretamente el título de philosophiae doctor o PhD) en la Universidad de Essex. Luego de su retorno a Israel, dictó cursos en la Universidad de Tel Aviv, y fue recibido como profesor en la Universidad de Haifa. También fue presidente del grupo encargado del repertorio del Teatro Ohel​ y del Teatro Cámeri.​

    En 2005, fue elegido la personalidad israelí n° 188, en las más importantes series de sondeo de los sitios israelíes de informaciones y noticias.​

    Distinciones y acogida de la crítica

    Aclamado en el mundo entero, Nathan Zach fue llamado "el más elocuente e insistente vocero del movimiento moderno de la poesía hebraica".​ Sin duda, este literato es uno de los poetas israelíes más conocidos fuera de su propio país.

    En 1982, fue recompensado con el Premio Bialik de literatura israelí.​

    En 1993 recibió el Premio Feronia en Roma.​

    En 1995, le otorgaron el Premio Israel de poesía hebraica.​

    Polémica

    En julio de 2010, fue entrevistado por la cadena israelí de televisión Canal 10, oportunidad en la que Zach acusó a los judíos sefardíes originarios de países musulmanes, de ser inferiores a los judíos asquenazís : "la idea de reunir a gente que no tenían nada en común entonces apareció; una parte provienen de la cultura más elevada que existe - la cultura occidental - y la otra parte viene de zonas más atrasadas."​ Acusado de racismo, una petición solicita el retiro de los trabajos de Zach de los cursos escolares, así como su propia exclusión de todos los cargos académicos. El texto de la petición expresaba : "Es inconcebible que se exija a estudiantes y particularmente a sefaradíes, que memoricen poemas de un hombre que menosprecia su cultura y que la define públicamente como inferior... El Ministerio de Educación tiene la obligación de actuar y de expresar claramente a todos, que no permitirá que estas desafortunadas opiniones se cobijen bajo sus alas." (loc. cit.)

    (Sacado de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] )


    *


    Algunos poemas de Natan Zach:


    PORQUE EL HOMBRE ES
    EL ÁRBOL DEL CAMPO

    Porque el hombre es el árbol del campo:
    como el hombre, el árbol también crece.
    Como el hombre, también
    es mutilado el árbol y no sé
    en donde estuve o estaré,
    como el árbol del campo.

    Porque el hombre es el árbol del campo:
    como el árbol, aspira hacia la altura.
    Como el hombre, se quema
    en el fuego y no sé
    en donde estuve o estaré,
    como el árbol del campo.

    Porque el hombre es el árbol del campo:
    como el árbol, tiene sed de agua.
    Como el hombre, se queda
    muy sediento y no sé
    en donde estuve o estaré,
    como el árbol del campo.

    Amé y también odié.
    Ambas cosas probé.
    En un trozo de tierra me enterraron.
    Y siento la amargura, la amargura en mi boca,
    Como el árbol del campo,
    como el árbol del campo.



    UN PEQUEÑO ERROR EN LA MÁQUINA

    Cuando vinieron los nazis fueron muy amables.
    El padre era un conocido, al menos para ellos.
    La madre, una italiana, no era ningún problema.
    Pidieron unos datos, nada más, la rutina.
    Entraron en casa y ni osaron sentarse.
    Pero esa misma noche, es increíble, llamó un amigo policía.
    Dijo que había que irse y, si era posible, en menos de una hora,
    porque el veredicto ya había sido anunciado-
    Por el dinero, como siempre. Los judíos tuvieron
    siempre dinero, y Judas Iscariotes nunca faltaron, ni
    siquiera entre judíos. Así pasó una hora
    y pasaron dos horas, dos horas muy difíciles
    para un hombre al que le resultaba difícil decidir.
    Pero con la primera luz de la mañana
    cogió a su hijo y su mujer diciendo
    palabras tranquilizadoras, como: es sólo temporal,
    un pequeño error en la máquina. Ya veréis, antes de fin de año
    estaremos de vuelta. Dijo una vez y otra
    y a la tercera se puso a llorar: no puede ser,
    no puede ser que esto me pase a mí...


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44663
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Natan Zach (1930-2020) Empty Re: Natan Zach (1930-2020)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 17 Sep 2023, 14:00

    .


    TAMBIÉN

    También hay un poco de fraude en el desamparo,
    un poco de mentira en estar solo,
    un poco de chantaje en el desasosiego.
    También un poco de robo en la distancia.

    Una raíz profunda
    de la que nada brota.
    Hay una hiel secreta
    que se vuelve dulzor.



    UN MOMENTO

    Un momento, silencio, por favor,
    que quiero decir algo.
    Ël venía hacia mí. Podría haber tocado
    el pliegue de su ropa y no lo hice.
    Quien hubiera
    sabido entonces lo que no sabía.

    Arena pegada a la ropa. En su barba, unas briznas
    como pequeñas ramas enredadas. Es probable
    que durmiera sobre paja la noche anterior. Quién hubiese podido
    saber que, al día siguiente,
    estaría vacío como un pájaro, pesado como piedra.

    Yo no podía saberlo. No lo culpo. A veces siento que, sonámbulo
    como el mar, se despierta del sueño y pasa junto a mí,
    diciéndome, hijo mío, hijo mío.
    Yo no sabía hasta qué punto estabas en mí.



    OIGO ALGO QUE CAE

    oigo algo que cae, dijo el viento.
    No es nada, es sólo el viento, tranquilizó la madre.

    Los dos sois culpables, declaró el juez al demandado.
    Un hombre es sólo un hombre,
    explicó el doctor a los parientes sorprendidos.

    Pero por qué, por qué, se preguntó el muchacho,
    sin creer a sus ojos.

    Quien no vive en el valle, vive en la montaña,
    afirmó el profesor de geografía
    sin gran dificultad.

    Pero sólo el viento que derribó la manzana recordaba
    lo que la madre le había ocultado al hijo:

    Que nunca, nunca, encontraría consuelo.



    PRÓLOGO A UN POEMA

    Este poema es un poema sobre la gente:
    sobre los que creen y los que desean
    y sobre lo que creen que desean.
    Aparte de eso no hay mucho en este mundo de lo que debamos
    preocuparnos. Y es un poema sobre acciones humanas,
    porque las acciones son más importantes
    que las cosas no hechas. Y cada hombre quiere
    que sus acciones se recuerden mucho después
    de que se olviden lo que no
    han hecho. Y es también un poema sobre una tierra grande y espaciosa
    y cuando la oscuridad desciende, envuelta en el crepúsculo
    como piedad, podría un hombre confundirla
    con un desierto y por eso obviamente es también un poema
    sobre un desierto y sobre seres que cruzan por una arena ardiente que se mueve en su sangre
    y es un poema sobre la gente en cualquier parte: cómo
    se sienten cuando la noche azul entona la canción de las caravanas
    y cómo paladean la arena en el fuselaje carbonizado que cae y canta
    como una letanía ardiente: en vez de hablar, esto es un poema
    sobre casas derribadas y otras que se alzan en su lugar
    pero distintas de las anteriores: los poetas cantarán las casas
    mientras haya poetas en el mundo, pero quizá
    no mientras haya casas. Y finalmente estos son poemas
    sobre la guerra y fueron escritos en plena batalla y en una mesa de despacho, sin ningún consuelo.



    CANCIÓN PARA LOS AMANTES SABIOS

    Una canción para los amantes
    sabios que aman sabiamente.
    Sus días se suceden en la felicidad:
    incluso en el infierno no envejecerán,
    ni se separarán nunca, habitarán
    juntos en una casa.

    Una canción para los amantes
    sabios, tendidos, silenciosos.
    Con una mano apagan la luz,
    juntos cierran sus ojos
    bendiciéndose el uno al otro.
    Mientras uno lee,
    el otro encenderá la lámpara.
    El reloj y el viento
    de la medianoche escuchan
    la respiración de sus hijos.

    Una canción para los amantes
    sabios que han construido
    una casa y cerrado sus puertas.
    Cerraron las persianas; fuera hace viento y frío
    y se espera tormenta. Ningún invitado
    llegaría en una noche así; no lo admitáis
    si viene. Es tarde y por el mundo
    sólo el frío sopla. También el poeta,
    con angustia, no abundancia, canta. Seguid
    abrazados.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 40123
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Natan Zach (1930-2020) Empty Re: Natan Zach (1930-2020)

    Mensaje por cecilia gargantini Dom 17 Sep 2023, 15:38

    "Oigo algo que cae" y "Prólogo a un poema" me resultaron muy interesantes.

    en vez de hablar, esto es un poema
    sobre casas derribadas y otras que se alzan en su lugar
    pero distintas de las anteriores: los poetas cantarán las casas
    mientras haya poetas en el mundo, pero quizá
    no mientras haya casas. Y finalmente estos son poemas
    sobre la guerra y fueron escritos en plena batalla y en una mesa de despacho, sin ningún consuelo.

    Tiene abordajes muy originales!!!!!! Graciassssss Pedro
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44663
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Natan Zach (1930-2020) Empty Re: Natan Zach (1930-2020)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 18 Sep 2023, 05:10

    Muchas gracias por tu interés, Cecilia.

    Un abrazo.
    Pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44663
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Natan Zach (1930-2020) Empty Re: Natan Zach (1930-2020)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 18 Sep 2023, 06:53

    .


    CONFESIÓN DE GUERRA

    Me he distanciado mucho de mi abuelo
    mientras tocaba el piano.
    He dejado de esperar,
    diga lo que diga,
    a oír mi nombre mientras canta.
    Yo creía acercarme
    mientras me distanciaba.
    Creí que él me olvidó, pero era yo quien olvidaba.

    A veces yo pedía a los pilotos
    que me trajesen mis raciones, las raciones de hierro,
    directamente al refugio donde me ocultaba.
    No me veo creyendo en dioses ajenos. Pese a todo,
    nadie me respondió. Pasó la guerra sobre mi cabeza.
    No conocían el camino, dijeron que no había ni un corredor aéreo.

    No fumo cigarrillos americanos,
    ni siquiera antes de dormir. No vuelo en aviones.
    Yo no soy tan ingenuo.

    Él desapareció en la niebla. Dicen que
    se le acabó la gasolina. No tiene sentido
    hurgar en lo que sucedió.
    A no ser, desde luego, que la familia nos pregunte.
    Fatiga del material, fue la razón que dieron.

    En las ciudades de material  fatigado
    los lamentos de naftalina se desplazan
    en una oscuridad multicolor
    como un laboratorio de alquimista.
    El pulcro caballero de mi edad
    cuenta monedas desgastadas
    que no tienen historia ni tienen esperanza ni tienen redención.
    Revelado  capa a capa,
    polvo tardío en los ojos de una mirada vieja e implacable.
    Con manos temblorosas el anticuario desvela
    el árbol genealógico hace tiempo desacreditado. A la luz de un sol nada teatral
    las manos enormes son peludas. Los monstruos, por otra parte, son microbios
    deformados por el agua. Las montañas son sólo
    sitios de los que descender. Los aeroplanos son abejas
    que ya dejaron de zumbar. En vez de miel acopian bombas
    con manos en vez de alas, sujetas al  polvo y al sueño. Ilumina el engaño
    faros sobre las cimas montañosas para señalar otra conclusión. Fulleros del olvido
    debaten, señalan con cabezas calvas en mapas que incluso ayer
    no tenían nada que ocultar bajo la arena.



    A VECES TARDE POR LA NOCHE

    A veces tarde por la noche
    me siento al piano y toco. ¿Qué más se necesita?
    Qué poco se necesita para vivir,

    Incluso aquí, por no hablar de mundos mejores
    que tal vez nos esperen en el futuro. De verdad,
    qué poco. Mis manos expertas

    se deslizan sobre el teclado y toco. ¡Ah, si todo
    consistiese en tocar! Pero eso basta. No soy como Saúl con su envidia.
    Qué poco necesita un hombre, la calma de la noche se instala y

    uno casi puede creer que la vida vale la pena, que es posible
    vivir incluso aquí, esta primavera, sin el cortejo
    del Génesis: Dios, el árbol, la manzana, Eva, la serpiente.



    EN CONTRA DE LA SEPARACIÓN

    Mi sastre está en contra de la separación.
    Por eso, dice, no se va; no quiere separarse
    de su única hija. Está definitivamente
    en contra de la separación.

    Una vez se separó de su esposa
    y nunca más la vio (Auschwitz). Se separó
    de sus tres hermanas y tampoco jamás
    volvió a verlas (Buchenwald). Una vez
    se separó de su madre (su padre
    murió de viejo). Ahora
    está en contra de la separación.

    En Berlín él era
    el mejor amigo de mi padre.
    Pasaron buenos tiempos en aquel Berlín. Ese tiempo
    pasó. Ahora nunca se irá. Ahora, está
    definitivamente (mi padre
    murió entre tanto),
    en contra de la separación.



    CASI AQUÍ

    No  es verdad, me digo; no tiene
    que ser así. Puede ser de otro modo.
    Hubo también otras noches, guardadas a salvo
    en la memoria.

    Olvida entonces lo que te asusta ahora, en el lecho,
    lo que hizo que te levantases para encender la lámpara:
    son las tres de la mañana. La mujer con perlas y pelo negro como el tizón
    no está más lejos esta noche
    que todas las demás.
    Casi está aquí.



    EL PROBLEMA

    El problema, desde luego, es dar forma a una forma,
    como un diamante, pero también como un lecho muy amplio
    donde un hombre puede estirarse sin
    golpear su cabeza contra el muro y como un cordel tenso
    sin recovecos para atrapar el polvo.

    Lo que debemos decir
    lo decimos con sospechosa fluidez.
    Lo que un hombre quiere decir
    habla entre líneas a menudo.
    Pero lo que se esfuerza por decir
    no se dice, como si fuera ése su destino.

    Y de nuevo el cielo de la noche es un espacio vasto, inerte
    donde aviones y nubes garabatean líneas, curvas y delicadas líneas:
    son el principio dinámico, lo que se escribe y se borra.
    Y el otoño provoca en ti la fruta del lamento
    que pide solamente que te pares, que vayas más despacio, que retengas
    cada color en la negra garganta de la noche que cae.
    Es imposible; ya no hay tiempo.

    El tiempo del poeta es siempre demasiado largo
    o demasiado corto, como zapatos que
    aprietan o resbalan sin razón.
    Lo que deseas decir a las generaciones del futuro
    debe ser dicho ahora, pero tú estás ocupado
    revolviendo chismes en el cajón.
    Quizá sea así mejor: la lluvia del año pasado
    sólo tú la recuerdas. Y las palabras
    que quieres decir a tus nietos
    no volverán a ti para ser corregidas.
    Tienes que ser astuto. Es el principio estático:
    habla a tu tiempo como un periodista
    y espera que así siga por un tiempo
    o todo lo que pueda.



    EL PINTOR PINTA

    El pintor pinta, el narrador cuenta, el escultor esculpe,
    el poeta, sin embargo, no poetiza,
    es una montaña junto a la carretera,
    o un árbol, o un aroma,
    algo se escapa,
    o ya no, algo que fue
    y no volverá a ser, como las estaciones,
    el hielo, el frío y el calor, la risa
    del corazón cuando ama,
    o agua, algo inmenso, incomprensible
    como el viento, o un barco, o un poema,
    algo que deja
    algo.



    SIN GRANDES CAMBIOS

    Todo empieza con el afeitado de la mañana,
    termina al apagar la luz a la una o a las dos.
    Así que el orden diario puede convertirse
    en un desorden terrible en la oscuridad.

    No más joven y no mucho más viejo.
    Todavía no ha llegado el momento de quejarme
    de mi edad. La barba corta y no profética,
    la mirada exacta y casi clínica
    (el médico que tiembla en el espejo soy yo).

    El cadáver no duela aú, pero ya es una carga.
    Hay que aprender a vivir con un poco de tripa.
    Las fuerzas que una vez huyeron de la jaula
    vuelven a ella como fuerzas destructoras.

    Así que inmediatamente etcétera y por eso,
    no hay nada nuevo bajo el sol.
    Y quien espere un mal final
    no ha aprendido de la amarga experiencia.

    ¡Sí, la palabra es cadáver!



    UN POEMA DEMASIADO TARDE

    Era lejos, como de costumbre, gotas aún en el cristal
    aquella noche, cuando tú decías, cuando yo decía,
    y estábamos tan cerca de un acuerdo,
    pero muy distantes en todo lo demás.
    Los hombres no hablan de esas coas. No lo suelen contar.

    Tres veces vino y se fue el invierno, huellas por todas partes:
    Cada plato que cojo en mis manos se me cae y se rompe.
    ¿Es el alma?, ¿es el cuerpo
    acosado por un espasmo súbito?, ¿se ha dejado ir?
    Los hombres no hablan de esas coas. No lo suelen contar.

    El pelo de ella era como negro rojizo, en armonía,
    aún queda un poco de ternura, un pequeño destello de ternura,
    quizá no de ternura. No es fácil ser preciso en estas cosas.
    No es fácil explicar por qué no es fácil ser preciso.
    Los hombres no hablan de esas coas. No lo suelen contar.

    Dije ternura, podía haber dicho más,
    siempre, tras de los hechos, puede añadirse algo,
    una bombilla, de las dos que hay en el cuarto, se ha fundido,
    una no basta para poder leer, pero para llorar es suficiente.
    ¿Lloraré en el balcón, en la silla, en el lecho?
    Los hombres no hablan de esas coas. No lo suelen contar.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44663
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Natan Zach (1930-2020) Empty Re: Natan Zach (1930-2020)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 18 Sep 2023, 07:42

    .


    RENACER DE LAS CENIZAS

    Es un asunto complicado. Sólo un pájaro
    puede hacerlo y nadie lo vio nunca.
    La condición previa, desde luego, es que haya cenizas: una chispa,
    o rescoldos, cenizas de cigarrillo, cualquier cosa.
    En ausencia de cenizas, bastarán cascotes,
    yeso desmenuzado, un derrumbamiento general,
    ruinas. Cualquier cosa que sea antibiológica, antiecológica.
    Otra condición es la capacidad de levantarse
    y ponerse de nuevo en pie después de la caída
    como en el cuadrilátero:
    con los puntos en contra, tus posibilidades de ganar
    son escasas, incluso tus seguidores te han abandonado,
    pensando ya en su hogar y en una cena tardía.
    En mi juventud conocí a un hombre que renació de las cenizas (Sí, lo hizo!)
    Cada domingo (de las cenizas del sabbat)
    y cada viernes de las cenizas de los días laborables.
    Como él hay unos cuantos: una especie de maestro en renacer,
    como el artista del hambre de Kafka. Pero por cada hombre que renacía
    yo supe de muchos que no eran capaces.
    Unos quemados en una llama pequeña, cotidiana, como la de una lámpara d queroseno o un hornillo,
    otros en un incendio repentino, como una hoguera
    o en un incendio forestal con sirenas resonantes y ambulancias.
    Y en esto no hay diferencia entre hombres y mujeres
    el cerdo masculino chovinista arde
    igual que la  mejor de las hembras, el sexo débil.
    Y no hay distinción de edad.
    Unos se queman jóvenes, otros en edad avanzada.
    No hay hombre que no tenga hora.
    Y no hay distinción de ocupaciones: ¡también arden los obreros!
    Igual que los empleados y los ejecutivos de las profesiones liberales. A pesar del rumor
    de que son más incombustibles.
    Sólo unos pocos se levantarán a la vida o se pondrán en pie.
    Sin embargo,  no hay que desesperar. Muy al contrario,
    cualquier observador de pájaros confirmará que el fénix
    no es una criatura mitológica.
    Está aquí con nosotros. Pero es raro.



    DESEO DE PRECISIÓN

    Se ha exagerado el número de muertos,
    unos contaron centenares, otros tan sólo cien.
    Dijo uno mujeres quemadas conté treinta y seis
    otro dijo te equivocas había sólo once
    el error es político y deliberado, nunca accidental
    y ahora que he empezado diré también
    que sólo degollaron a ocho mujeres, porque a dos les pegaron un tiro
    y en una persisten dudas y aún  no está
    claro si la mataron, la violaron o sólo le rajaron el ombligo
    y por lo que respecta a los niños, aún no sabemos suficiente
    todos están de acuerdo en que seis murieron por crucifixión y a uno lo torturaron
    antes de machacarle la  cabeza pero ¿quién puede decir
    que todos los que desaparecieron sin dejar huellas aquel día
    fueron lanzados realmente al mar?
    ¿Cómo se explican entonces las manchas de sangre?
    En esas cosas no hay que exagerar, hay que ser
    preciso y tener mucho cuidado
    es un asunto de derecho penal
    y siempre se puede errar en los informes que enviamos
    y siempre ha habido cosas así, sabio amigo mío,
    y también hubo mucho jaleo todo el día
    y de no haber sido por el olor terrible
    lo hubiesen hecho con precisión
    o se hubiesen liado a puñetazos.
    Pues el deseo de precisión no es menos humano
    que el de matar, violar, aplastar, aniquilar a tu enemigo,
    a tu rival, al vecino de enfrente
    al forastero sospechoso, o sólo por placer
    a cualquier hombre, niño o mujer del mundo.



    RECORDADO Y OLVIDADO

    Convirtió el andar sobre las aguas en una especie de arte. Raramente
    se mojaba. Zarpaba del viejo puerto de pescadores varias veces al día, antes del alba. En ocasiones
    regresaba antes del amanecer. A veces al cabo de pocos minutos. A veces
    después de que las crestas montañosas del Este enrojecieran
    con el fuego de la puesta de sol o después de que el incendio en el Oeste
    fuera ya un rescoldo y hubiese oscurecido. Nadie
    comprendía sus paseos solitarios. Algunos le propusieron hacer
    esquí acuático.Muchos se contentaban con un chiste o un encogerse de hombros.
    Los pececitos que se deslizaban en silencio a sus pies iban a lo suyo. No decían su opinión
    sobre el hombre que andaba sobre las aguas.
    Los tiempos eran duros, como siempre.
    Arriba uno tenía que sobrevivir, una tarea difícil
    incluso para los peces. Con los
    años de sequía, el nivel de las aguas había disminuido y los pescadores
    a veces regresaban a casa sin bastante presa en las redes
    incluso para sus familias, que se habían cansado del gusto del pescado y de su hedor,
    de las escamas secas que atiborraban la casa miserable como agujas de pino sobre el suelo del bosque
    oscuro. Fue hace tiempo. Nadie a vuelto a verlo en público otra vez.
    Unos dijeron que se marchó a Jerusalén para un importante asunto diplomático
    o religioso. Otros afirman que lo convocaron
    para una conversación con el jefe. Los graciosos
    -que nunca faltan- aseguraron que allí no llegó andando sobre las aguas.
    Al cabo de un tiempo lo olvidaron. Únicamente los viejos y los rumores
    todavía hablaban de un hombre que estuvo aquí, hace mucho, y que incluso anduvo sobre las aguas.
    No recordaban su nombre. Tampoco sabían, y quizá no lo supieron
    desde el principio, por qué hacía lo que hizo. Eso es lo que pasa
    con historias así, que circulan ampliamente y terminan en algún libro
    u olvidadas. Su historia logró ambas cosas: lo mencionan
    en varios libros de viajes
    bajo el epígrafe "Folclore".



    TRES

    Tres mujeres miopes.
    Llevan gafas y lentes de contacto
    son cuidadosas de noche,
    con un líquido de enjuague especial
    para lo que han visto durante el día,
    sustituyen sus gafas una vez por año
    los cristales son cada vez más gruesos
    no son jóvenes, nunca han estado embarazadas
    envejecen como de puntillas
    aún no han dado a luz
    evitan leer en la cama
    se acuerdan del amor cuando yacen en ella,
    del amor que no era su amor,
    en sus ojos, ojos enfermos,
    ven muy de cerca
    un mundo malo que retrocede.
    A veces, corazones alegres por el vino,
    con maldad vaga y repentina
    que casi parece dolor
    bromean: "Casi no puedo verte,
    acércate, casi no existes ya".



    CAMARADA POETA

    Mis uñas crecen profundas en mi carne, en la muerte,
    y soy un poeta. En botas de exquisito cuero
    ando alrededor del globo con el paso firme.
    Abro cada lugar cerrado, en cualquier parte
    donde la gente se reúne, me acerco y miro.
    Siempre dispuesto, recito mis poemas en los festivales,
    mi tiempo digital disminuye con cada poema,
    cada músculo poético duele, pero aún
    escalaré la cima del Everest, sólo para estar allí,
    cegado por el frío informaré
    sobre la condición humana, me doblegaré desde mi altura
    hacia pequeñas mujeres desnudas
    bajo las mosquiteras en la India.
    Soy grande, soy impresionante,
    pero nadie me invita a su casa,
    soy demasiado famoso y mi fama me hace daño
    entre los jóvenes, impresa en mi frente como la marca de Caín.
    Antes, el papel en donde mis libros se imprimían
    aún tenía madera; hoy está reciclado,
    pero lo bueno es que existí, hice fotos, llené
    un espacio. Nadie podrá negarme
    un lugar en la historia, los judíos ya me
    traducen al inglés. Aún soy fuerte. Escucha,
    la tierra aún tiembla bajo mis pies en el estadio donde leí
    ante 100.000 hombres y mujeres entusiasmados. Allá voy,
    llegando, avanzando por tormentas de nieve, por el frío.
    No me olvidéis: el alcohol era sólo una broma,
    un alivio temporal.



    NATURALEZA MUERTA

    Un joven se inclina desde la ventana para bostezar
    en el crepúsculo, su cuerpo a mitad de camino
    en un gesto redundante.

    Una ligera brisa hace temblar las vistas del agua.
    Un hombre impresionista en gris ansioso
    rompe, para sus necesidades privadas, una pieza torcida

    de la noche como un signo de dolor.
    Una mujer que quiso entrar en cuadro
    vacila en el borde de la naturaleza muerta.

    El hombre aún no ha terminado su obra.
    La mujer no es su esposa.

    No hay más detalles.



    LA CIUDAD

    Cerrar los ojos no te ayudará. Quién puede condenar
    la bomba perfectamente astuta, la mina situada en el lugar preciso,
    sin una leve esperanza de cambio, como señalar
    un absceso o como un médico
    que receta otra dosis para el que agoniza.

    Deja el mundo en manos de la gente y observa
    lo que pasa: una multitud de depredadores
    despojando a otros depredadores -algunos pequeños-
    en carnicerías y en carreteras,
    en dormitorios y en urnas de voto.

    Abandona una ciudad en manos de arquitectos,
    contratistas, gobierno municipal:
    ayer, rascacielos para explorar
    el cielo. Hoy, colmenas
    y corrales de ganado, agujeros rellenos de hipotecas y préstamos,
    plazas rodeadas vertiginosamente de tráfico.

    Y, sin embargo, siempre, hay esta ciudad:
    llegas casi de noche,
    siempre a tiempo, como programado,
    feliz con las sábanas blancas en el lecho,
    y abres la maleta
    y sacas un libro y unas gafas
    y conectas la radio y perdonas
    a quien colgó el espejo y las reproducciones
    y ordenas unos apuntes para una charla
    y recuerdas una cara o una fotografía
    y bajas para inspeccionar el bar del hotel
    cuando la ventana se llena de oscuridad
    y luces diminutas empiezan a florecer
    en una ciudad esto es extraño y encantador
    y, sí, cae la noche
    y es tuya.


    NATAN ZACH, Continente perdido, traducción de Jenaro Talens, Mois Benarroch, Manuel Talens y el autor, Visor, 2006.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Contenido patrocinado


    Natan Zach (1930-2020) Empty Re: Natan Zach (1930-2020)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Vie 12 Abr 2024, 14:28