Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1047110 mensajes en 47816 argumentos.

Tenemos 1578 miembros registrados

El último usuario registrado es Gonzalo

¿Quién está en línea?

En total hay 47 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 47 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Ninguno


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
Werner Aspenström (1918-1997) EmptyHoy a las 05:48 por Pascual Lopez Sanchez

» MAIACOVSKI (1893-1930) Y OTROS POETAS RUSOS, 2
Werner Aspenström (1918-1997) EmptyHoy a las 05:42 por Pascual Lopez Sanchez

» César Antonio Molina (1952-
Werner Aspenström (1918-1997) EmptyHoy a las 04:06 por Pedro Casas Serra

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: CERDO
Werner Aspenström (1918-1997) EmptyHoy a las 03:18 por Pedro Casas Serra

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: MARIQUITA
Werner Aspenström (1918-1997) EmptyHoy a las 03:14 por Pedro Casas Serra

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: PLÁTANO
Werner Aspenström (1918-1997) EmptyHoy a las 03:12 por Pedro Casas Serra

» NO A LA GUERRA 3
Werner Aspenström (1918-1997) EmptyHoy a las 02:36 por Pedro Casas Serra

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
Werner Aspenström (1918-1997) EmptyHoy a las 02:24 por Lluvia Abril

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Werner Aspenström (1918-1997) EmptyHoy a las 02:20 por Lluvia Abril

» EL JARRÓN
Werner Aspenström (1918-1997) EmptyHoy a las 01:47 por ingrid zetterberg

Junio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Werner Aspenström (1918-1997) Empty

2 participantes

    Werner Aspenström (1918-1997)

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45463
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Werner Aspenström (1918-1997) Empty Werner Aspenström (1918-1997)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Jue 07 Sep 2023, 13:12

    .


    Werner Aspenström (13 de noviembre de 1918 - 25 de enero de 1997) fue un poeta sueco.

    Nacido en Norrbärke , fue miembro de la Academia Sueca , donde ocupó el puesto 12 de 1981 a 1997. Tras su avance en 1949 con Snölegend ( "Leyenda de la nieve" ) fue considerado uno de los principales poetas suecos del siglo XX. Su poesía ha sido comparada a menudo con las obras de los premios Nobel Harry Martinson y Tomas Tranströmer . Aspenström afirmó que su motivación para escribir era "escribir para su gato".

    Era amigo de Stig Dagerman . Su viuda murió en 2015.

    (Sacado de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] )


    *


    Algunos poemas de Werner Aspenström:


    De Leyenda de nieve (1949):


    EL QUE ESPERÁIS NO PASARÁ
    POR LOS SUBURBIOS

    Como en la clara noche de octubre
    cuando los leopardos procedentes del norte
    perforan el horizonte
    y la gente se reúne en la plaza para rezar
    o solamente para contemplar en silencio.
    ¿Por qué cortáis las calles de los suburbios?
    El que esperáis no pasará por los suburbios.




    De Letanía (1952):


    UNA VEZ EN EL ALBA DE UNA MAÑANA

    Una vez en el alba de una mañana,
    una mañana luminosa y sensual.
    Entre el mundo y tú no había niebla alguna,
    ni velo alguno.
    El cielo era incomprensible como ahora, quizá más alto
    pero sin embargo no parecía lejano.
    ¿Recuerdas que las viviendas de los hombres
    estaban como clavadas fijamente en el suelo?
    Las piedras descansaban profundamente en su envoltura.
    Los caballos soñaban bajo los árboles.
    Para la bandada de pájaros y la canción, para
    los que tienen que huir de país en país
    aún había nidos y lugares de reposo.
    Hasta las grandes ciudades vivían seguras en aquellos tiempo,
    encerradas dentro de sus murallas.



    ORUGA MEDIDORA

    Me estiro desde mi hoja decerezo
    y oteo hacia la eternidad:
    hoy la eternidad es algo demasiado grande,
    demasiado azul y kilométrico.
    Creo que voy a quedarme en mi hoja de cerezo
    midiendo mi verde hoja de cerezo.




    De Los perros (954):


    NOCHE DE VERANO

    La hoguera del sol se ha hundido en el mar,
    el búho enciende sus faroles.

    Cierro para la noche.
    En la cocina: aromas de eneldo,
    en la alcoba de jazmín.
    Dulcemente levantas al gato
    de la colcha de la cama.
    Tu cuerpo desnudo resplandece
    como borbollones de espuma en la playa.

    Pronto estaré tan cerca de ti
    que se te encresparán las pestañas.



    LA ALEGRÍA

    Un día grisáceo se aplasta contra el caballete del tejado.
    Huele a moho y a tristeza.
    En uno de los ventrículos duele la rabia,
    en el otro bosteza la muerte.
    De repente puede aparecerse la alegría,
    con insolencia matinal, casi ostentosamente,
    como el gallo en un montón de estiércol.



    LOS ÁRBOLES

    Los árboles tienen mucho que contar:
    murmuran como los beduinos a la hora de la oración,
    se juntan inclinándose, susurran y hacen música,
    riñen con la urraca que les roba ramitas.
    Muchos árboles son eminentes pensadores,
    esto es aplicable en primer lugar al abeto de traje talar
    y al arce que da sombra al patio.
    Memorables son las conversaciones
    entre la copa del roble y el manantial del prado segado.
    En ellas se revelan muchos enigmas.

    Algunos encuentran su sentido en la tormenta,
    otros aman la serena noche monacal,
    cuando sólo tiembla la estrella fija.
    Algunos están toda su vida clamando
    con brazos sarmentosos.

    El destino de los árboles: quedarse y perecer.
    El hombre suele morir lejos,
    en cementerios próximos al horizonte.



    LOS DESCONOCIDOS

    Siglo tras siglo
    estas tribus errantes.

    Sobre los llorosos arcos del puente
    arrastran sus carretas de bambú,
    mientras en la cima de las montañas
    resplandecen los palacetes de caza de los príncipes.

    Los desconocidos son siempre mayoría.
    Tú has visto a a unos pocos.
    Has hablado con menos.




    De Poemas bajo los árboles (1956):


    EL CAMINO DEL LEÑADOR AL CIELO

    Tumbado en el patíbulo:
    "Parientes no tengo,
    exceptuando este nudoso tocón."
    La cabeza, rodando:
    "La madera de arce recién cortada también es roja."
    En el cruce del río, al barquero:
    "Debería calafatear la barca con brea,
    no con minio y óleo."
    A los ángeles: "Con un poco de buena voluntad
    parecéis palomas."



    ÍCARO Y EL CHICO GRANITO

    Después de haber leído 73 (excelentes) poemas sobre Ícaro
    desearía decir algunas palabras en favor de su primo del pueblo,
    el chico Granito, abandonado en el prado.
    Hablo también en nombre de un matojo de hierba
    que disfruta de sombra y de abrigo contra el viento.

    Después de haber leído 73 poemas sobre vuelos y alas
    deseo rendir homenaje a la planta del pie,
    el alma vuela boca abajo, al arte de detenerse
    y de tener peso- como el chico Granito
    o su hermana, la hija de casa, señorita Arbusto de Abeto
    que aunque sin brillo verdea eternamente.




    De De día y de noche (1966):


    SE LANZARON ÁGUILAS CONTRA ÁGUILAS

    Una golondrina desorientada voló entre las torres.
    Pensaron: es una abubilla,
    mandemos un halcón para cortarle el camino.
    Se lanzaron águilas contra águilas.
    Se pusieron en movimiento muchas aves de rapiña,
    con brillo a cobalto, no golondrinas.
    ................Exterminio.
    Vi al pueblo ruso y al pueblo norteamericano
    levantarse en el horno crematorio,
    contemplarse mutuamente en silencio
    y desplomarse como estatuas de harina.
    Vi al pueblo escandinavo sentado
    en una esquina del horno, un muchacho de pueblo
    con pasmo en la mirada ante "todos
    los extraños chismes que se inventan",
    lo vi allí sentado dándole vueltas
    a su gorro de punto que voló inmediatamente
    en medio de una lluvia de chispas junto con sus dedos,
    sus brazos...
    vi al muchacho ponerse al rojo vivo de pies a cabeza
    y convertirse en harina.



    EL AMOR Y LA MUERTE

    Sucede. El bosque deja que suceda.
    Las hojas amarillean y caen.
    Es así. Remolinos de viento se las llevan.
    También se nos llevan a nosotros. Es así.
    Yo no puedo cambiarlo.
    Los saltos de la cabra montés
    de saliente en saliente -el último,
    mal calculado, ¿quién intervendrá?
    Jamás oí al bosque reclamar
    sus hojas amarillas. El viento se las lleva.
    Es así.
    Pide algo que yo pueda darte: besos,
    un abrigo de invierno nuevo, sinceridad.
    Pídeme sinceridad.
    El que susurra en tu reluctante oído
    no es Dios,
    es tu viejo osito de peluche,
    es el recuerdo de la abuela y la eternidad
    bajo un tilo envuelto en un zumbido de
    abejorros.
    Lo que me persigue día y noche
    no son los demonios,
    sino la muerte más vulgar: la mía.
    Sobre nosotros dos ningún Eurípides
    escribirá una tragedia.
    Nuestro amor fue imperfecto,
    pero al ser arrastrados por el viento
    nuestras manos todavía se buscarán
    mutuamente.
    Caen las hojas al suelo.
    Lo que para algunos es un bello camino
    es para otros un vómito de sangre.
    Sobre la alfombra roja pone el ciervo
    la pezuña y la liebre la pata.
    Juntos amábamos al árbol,
    pero el árbol nos deja vivir,
    nos deja morir. Es así.
    Yo no puedo cambiarlo.
    Es así.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 40546
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Werner Aspenström (1918-1997) Empty Re: Werner Aspenström (1918-1997)

    Mensaje por cecilia gargantini Jue 07 Sep 2023, 15:18

    "Se lanzaron águilas contra águilas" es realmente impresionante.
    Tengo la biblioteca llena de autores; pero de suecos- por lo menos yo- no sé casi nada. Y es un placer encontrar a estos desconocidos en castellano.
    Gracias Pedro!!!!!!! Besosssss
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45463
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Werner Aspenström (1918-1997) Empty Re: Werner Aspenström (1918-1997)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 08 Sep 2023, 03:29

    Gracias a ti por tu interés, Cecilia.

    Un abrazo.
    Pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45463
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Werner Aspenström (1918-1997) Empty Re: Werner Aspenström (1918-1997)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 08 Sep 2023, 03:55

    .


    De La escalera (1964):


    LA CABRA

    La cabra ciega de las Tullerías
    tira de un carrito.
    Subidos en él niños endomingados,
    caballeritos franceses, damitas francesas.
    En un banco un señor mayor con bombín.
    Un libro abierto:
    "Reflexiones introductorias a la historia".
    Un poeta sueco contempla al hombre que lee
    y a su vez es contemplado por una estatua.
    El carrito desaparece por la derecha de la fuente
    y vuelve por la izquierda de la fuente,
    cuya columna de agua se inclina al viento
    sin desplomarse.
    ¡Paz con Rusia!
    El plan de Napoleón era "con un solo rayo"
    obligar a Rusia a firmar la paz.
    500.000 hombres no regresaron jamás.
    El general Joffre "cuidaba de sus hombres".
    700.000 soldados que estuvieron en las trincheras del Somme
    desean hablar con el general Joffre,
    el que "cuidaba de sus hombres".
    El lector pasa una hoja.
    El escritor escribe una página.
    En torno a ellos los castaños despliegan sus hojas,
    ya que es la época del año
    en que los castaños despliegan sus hojas.
    Una cabra ciega camina por las Tullerías.
    Va tirando de un carrito.



    VLADOV ARRASTRÓ UN TRINEO

    Yo era un gigante, tenía las fuerzas de un gigante
    cuando puse en el trineo la catedral y el palacio del emperador
    y me fui arrastrándolo por la llanura nevada.
    Quería acabar con la injusticia.
    Cuanto más arrastraba, más pequeño me hacía.
    Volqué todo y me marché apresuradamente,
    entonces era muy pequeñito.
    Pronto comenzaron a tronar las campanas de la catedral tras de mí.
    Se encendieron las arañas de cristal del palacio.
    Crecieron a mi alrededor
    estatuas, sarcófagos y pequeñas iglesias bizantinas.
    Desde la linde del bosque, donde yo estaba, vi la injusticia
    brillar inmutable.
    Acabar con ella será tarea de mis hijos.
    Deseo muchos hijos: gigantes, implacables.



    POESÍA

    La efímera rosa
    en la efímera mano,
    en la efímera poesía...
    Estás ahí sentado con las letras.
    El gato ronronea.
    Sí, el gato ronronea tranquilo.
    Y ahí estás tú sentado entre pilas de libros.



    LA CIUDAD

    No soy una persona apolítica.
    Tengo mi opinión sobre cómo se deberían
    hacer las cosas en este país para obtener buenos resultados.
    Considero que la paz es nuestro pensamiento más valioso.
    Pero yo no quiero destrozar
    con la tijera de los grandes sueños
    el tejido de los sueños pequeños.
    Es la hora del día
    en el que el remolcador Rez zarpa rumbo al archipiélago
    para traernos la salida del sol.
    Es la época del año
    en que el gigante de las montañas de Skinnarvik
    lleva el  pelo cubierto de lilas.
    Pronto abrirá sus fauces y escupirá
    sobre la ciudad una bandada de gaviotas reidoras.
    Me parece hermoso, sencillamente.
    Me parece humano, a veces.



    TÚ Y YO Y EL MUNDO

    No preguntes quién eres tú ni quién soy yo
    ni por qué existe todo.
    ¡Que lo investiguen los catedráticos!,
    para eso cobran.
    Pon la balanza de cocina en la mesa
    y deja que la realidad se pese a sí misma.
    Ponte el abrigo.
    Apaga la luz del vestíbulo.
    Cierra la puerta.
    Deja que los muertos embalsamen a los muertos.

    Ahora caminamos por aquí.
    La que lleva las botas de goma blancas
    eres tú.
    El que lleva las botas de goma negras
    soy yo.
    Y la lluvia cae sobre los dos
    es la lluvia.




    De Mientras tanto (1972):


    LA SARDINA EN EL METRO

    No quiero lavarme con ese jabón.
    No quiero lavarme los dientes con ese dentífrico.
    No quiero dormir en ese sofá cama.
    No ma hace ninguna falta ese papel higiénico.
    No me interesa esa póliza de seguros.
    No tengo la menor intención de cambiar de marca de cigarrillos.
    No tengo ganas de ver esa película.
    Me niego a bajarme en Akärholmen.

    La sardina quiere que se abra la lata hacia el mar.




    De Diccionario (1976):


    LOS ZAPATOS TIENEN GANAS DE SALIR

    Hace poco estalló una tormenta.
    Ya ha pasado.
    No tengo perro.
    Pero sí zuecos.
    Están junto a la puerta
    ladrando.




    SUEÑO

    Si uno sueña se vuelve loco.
    Pero en mitad del sueño lo despierta la razón,
    que encarga un tradicional desayuno inglés.
    Uno tiene que seguir medio loco un día más.



    EN LA ESQUINA, CAMINO DE CORREOS

    ¿Desenchufó la plancha?
    A ella suele olvidársele.
    ¿Cerró bien el grifo del agua?
    En eso es bastante descuidada.
    ¿Ha escrito la carta?
    ¿Ha pagado el alquiler?
    En la esquina,
    camino de Correos,
    se le aparece un trigal,
    ella cree ver claramente el saludo de las espigas.
    Las cosecha con los ojos,
    las muele con sus ansias,
    amasa en su cabeza un gran pan
    y se lo come lentamente.
    Después entra y paga el alquiler.




    De Una mañana temprano (1980):


    VISITAS RÁPIDAS

    Llegan.
    Se sientan un rato.
    Se van.
    A veces traen claveles.
    Solo con el cenicero
    y las colillas firmemente aplastadas
    tú piensas en lo que se dijo
    y en lo que no se dijo.
    Algo se acerca.
    Se va haciendo cada vez más grande.
    ¿Por qué se va haciendo cada vez más grande?
    Porque se va acercando.
    Antes se tenía la sensación,
    ahora se sabe.
    Las bromas se han ido haciendo más forzadas.
    "El próximo siglo será un siglo estupendo,
    seguro."
    ¡Adiós!
    ¡Adiós, pues!
    Para que las flores duren
    hasta el día siguiente
    las sacas al balcón.



    COSAS QUE ESTÁN PASANDO

    Es verano y la hilera de álamos
    amortigua el estruendo de las campanas de la iglesia.
    Sé lo que pone en el tablón de anuncios:
    el pago de los nichos se efectuará en la casa parroquial
    martes de 10 a 11, jueves de 18 a 19.
    La peluquería de señoras del barrio Muttern
    informa que está cerrada por vacaciones.
    El  cristalero ha cerrado por enfermedad.
    La tienda de alimentos macrobióticos hace propaganda de Kava Kava,
    unas suaves pastillas tranquilizantes.
    Por el toque de las campanas no se puede oír lo que está pasando:
    ¿boda o entierro?
    Probablemente entierro.
    ¿Tocan las campanas a boda en la actualidad?
    ¿Bautismo?
    Seguramente no se bautiza a ningún niño.
    Los no nacidos parecen bien informados sobre la situación del mundo,
    no se dejan engañar por la calma estival
    que envuelve a una iglesia de ladrillo rojo en Suecia.
    Los aún existentes se cuidan de existir,
    los que han existido se van.
    Un toque excepcionalmente largo, se repite
    y se vuelve a repetir...
    ¿Se celebran en nuestro país cursos de verano
    en el arte de enterrar y en el de tocar las campanas
    al mismo tiempo que las maniobras militares en el continente?
    La gaviota argéntea, que debería estar en el mar,
    aterriza en el oxidado alfeizar de hojalata de la ventana
    y devora los trozos de pan
    que les he echado a las palomas.
    Luego permanece allí un rato
    examinando los objetos de aquí dentro, muebles y símbolos,
    impersonal como un albacea testamentario.
    La casa se vacía de gente.
    Las campanas siguen sonando todo el tiempo.



    PREGUNTAS INEVITABLES AUNQUE INÚTILES

    Si toda nación se compone de individuos
    entonces ¿se puede decir sin tergiversar el idioma
    que Rusia derrotó a Alemania,
    aunque una bala alemana hubiese obtenido una victoria permanente
    sobre el cerebro del soldado ruso Zasetsky
    el 2 de marzo de 1943 en el paso
    del río Vory a la sazón cubierto de hielo?

    Se despertó en una sala donde había estado antes.

    La cama de enfermo estaba donde había estado el pupitre.
    Se tanteaba el vendaje, el blanco turbante de gasa.
    ¿Quién era él? ¿Cómo se llamaba? ¿Cómo se escribía eso?
    El objeto redondo de al lado de la cama, ¿era el sol?,
    y lo que brillaba entre las nubes, ¿la mesa?

    ¿Dónde estaba la palabra "hogar" en el campo
    y en qué parte del cuerpo la palabra "ojo"?
    ¿Cuántas manos tiene un dedo?
    La mosca ¿es más pequeña que el elefante? ¿Por qué?
    ¿Qué extremo del lápiz se utiliza
    para escribir? Fue una larga lección,
    un largo camino de vuelta para el soldado que pasó
    el río Vory a la sazón cubierto de hielo.

    Si el idioma pertenece a todos los ciudadanos de un país
    entonces ¿se puede decir sin tergiversarlo (como cuando se utiliza
    la misma palabra para el corzo del bosque y el de la carnicería)
    que el idioma ruso pertenece al ciudadano ruso Zasetsky
    aunque se lo arrebatase una bala de ametralladora alemana
    un soleado día de marzo en el cruce
    del río Vory a la sazón cubierto de hielo?

    ¿No deberíamos aplazar las guerras en espera de

    que nuestro cráneo adquiriera la dureza del acero blindado
    (o mucho más, hasta que nos acostasen en el interior de la montaña
    como a las trilobitas) y los tres ejércitos
    los de las olas, las tormentas de arena y las erupciones volcánicas
    pudiesen seguir ellos solos las guerras?
    Preguntas inevitables aunque inútiles después de la lectura de

    EL HOMBRE CUYO MUNDO FUE HECHO PEDAZOS



    NI DESEO SABER

    Después de un día más conflictivo que de costumbre
    nos enfrascamos por la tarde en una disputa religiosa.
    Unos daban testimonio de su fe, otros de su incredulidad.
    El maestro Zen, con las mejores calificaciones en autocontrol,
    era el que más chillaba.
    Los hemisferios de mi cerebro se fueron separando
    como dos continentes
    y surgió un océano que estuvo bastante rato agitado.
    Hacia la noche se calmó.
    Durmiendo me oía repetir todavía:
    No sé... no sé... no sé...
    Finalmente:
    Ni deseo saber...



    UNA MAÑANA TEMPRANO

    Una mañana temprano, tarde en la tierra
    está el regimiento de palomas
    limpiándose su resplandeciente plumaje
    en el tejado de un viejo cuartel
    aún sin derribar.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45463
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Werner Aspenström (1918-1997) Empty Re: Werner Aspenström (1918-1997)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 08 Sep 2023, 05:00

    .


    De Susurro (1983):


    AMOR

    Ella se preguntaba si podía acariciar al difunto.
    La enfermera le dijo que sí que podía.
    ¿No se envenenaba una de cadáver?
    No, no se envenenaba.
    Habían estado viendo una reposición en la tele,
    él había tratado de hacer una profunda aspiración
    y entonces había... ocurrido,
    Lo ideal sería que nos fuésemos juntos, los dos
    habían dicho muchas veces.
    Ahora había quedado allí sola
    como una rebanada de pan olvidada en el tostador.
    Usted, enfermera, ¿me entiende?
    La entiendo.
    ¿Tal vez podría lavarme la mano después?
    Claro que podría.
    Pero no es necesario ¿verdad?
    No, no es necesario.
    Entonces voy a acariciarlo, sí, al difunto.




    De Privado y público (1988):


    ELLA CREE QUE ES UNA ESTRELLA

    La señora del muguete estaba retrasada.
    Las verjas se cierran al atardecer.
    Es dudoso a quién va a rendir homenaje:
    ¿a alguno de los sabios de exquisito gusto
    o al sabio del pueblo con sabor a tierra en la boca?
    Aquí yacen esparcidos
    aquellos que esparcieron palabras.
    Toda luz es prestada.
    Los planetas giran en torno al sol
    en órbitas encadenadas.
    Justo ahora el espejo de guardia es Júpiter.
    Pronto aparecerá a la izquierda de la torre de la iglesia.
    Ella cree que es una estrella.
    El murciélago y la señora del muguete
    lanzan un grito en su encuentro bajo los tilos.
    Eso de que sean parientes
    es algo que ella no puede creer.




    De Privado y público (1991):


    SUCDESOS DE LA SEMANA

    "Un hombre agachado con boina negra
    se alejó corriendo hacia la calle Skomakar."
    ¿Qué buscaba? Un huerto.
    Quería meterse en el corazón
    de una manzana y encerrarse allí.
    Pero era una estación equivocada, una calle equivocada,
    en un reino extraño.



    DENTRO DE DIEZ MIL AÑOS

    Dentro de diez mil años se derretirá el hielo.
    El niño congelado se liberará
    y reanudará su juego:
    crear con piñas y ramitas
    toros, vacas y terneras
    y también una empalizada contra la muerte.




    De Porque (1993):


    LA NIÑA Y LA ARAÑA

    La manera de doblar el periódico del padre
    desvela su preocupación por la situación mundial.
    Con estrépito en el fregadero trata la madre de silenciar
    sus propios pensamientos.
    ¿Quién se ocupa de la niña
    que no puede dormir?
    Una araña se ocupa de la niña
    que no puede dormir,
    se descuelga y se balancea como un péndulo
    delante de ella- hasta que empieza a mecer
    su solitaria cabecita al mismo ritmo,
    y entra en la pequeña y amable muerte.



    LOS TRIUNFADORES

    ¿Es que no va a acabar nunca la época bizantina,
    és en que el emperador se sienta en tronos de oro,
    los generales en sillas de plata
    en torno a mesas de crisólito
    y en la que hasta los sirvientes llevan medallas al valor

    y todos se reúnen después de la cena
    en los jardines de los traficantes de armas
    para escuchar a los ruiseñores
    que ahogarán con su trino el silencio de los campos de batalla
    y el de las ciénagas y los desiertos

    surcados por huellas recientes de vehículos
    que retiran despojos de soldados
    y restos de mujeres y niños?


    WERNER ASPENSTRÖM, Uno tiene que saber dónde vive (Antología), traducción de Francisco J. Uriz, Bassarai, 1999.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Contenido patrocinado


    Werner Aspenström (1918-1997) Empty Re: Werner Aspenström (1918-1997)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Dom 23 Jun 2024, 08:28