Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1050295 mensajes en 47918 argumentos.

Tenemos 1579 miembros registrados

El último usuario registrado es Roberto Canales Camacho

¿Quién está en línea?

En total hay 59 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 57 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Juan Martín, Ramón Carballal


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» CLARICE LISPECTOR II
Adolfo García Ortega (1958- EmptyHoy a las 16:47 por Maria Lua

» FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)
Adolfo García Ortega (1958- EmptyHoy a las 16:39 por Maria Lua

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
Adolfo García Ortega (1958- EmptyHoy a las 16:33 por Maria Lua

» JULIO VERNE (1828-1905)
Adolfo García Ortega (1958- EmptyHoy a las 16:22 por Maria Lua

» ADONIS (Ali Ahmad Said) (1930-
Adolfo García Ortega (1958- EmptyHoy a las 15:58 por Maria Lua

» POESÍA ÁRABE
Adolfo García Ortega (1958- EmptyHoy a las 15:56 por Maria Lua

» LITERATURA AFRICANA - POESÍA AFRICANA
Adolfo García Ortega (1958- EmptyHoy a las 15:53 por Maria Lua

» LA POESIA MÍSTICA DEL SUFISMO. LA CONFERENCIA DE LOS PÁJAROS.
Adolfo García Ortega (1958- EmptyHoy a las 15:44 por Maria Lua

» 2017-04-01 GLÒRIA
Adolfo García Ortega (1958- EmptyHoy a las 15:23 por cecilia gargantini

» CÉSAR VALLEJO (1892-1938)
Adolfo García Ortega (1958- EmptyHoy a las 15:15 por cecilia gargantini

Julio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Adolfo García Ortega (1958- Empty

2 participantes

    Adolfo García Ortega (1958-

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45716
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Adolfo García Ortega (1958- Empty Adolfo García Ortega (1958-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 27 Feb 2023, 16:20

    .


    Adolfo García Ortega (Valladolid, 22 de mayo de 1958) es un escritor y traductor español.

    Biografía

    Nació en Valladolid en 1958, instalado en Madrid desde 1975, donde trabajó en diversos empleos, tales como fontanero, carpintero y empleado del servicio de Correos, a la vez que estudiaba las carreras de Filología Hispánica y Filología Francesa. El conocimiento de la lengua francesa le permitió trabajar como traductor literario de este idioma, actividad que siempre ha compaginado con su labor como escritor. Durante los años 80 se dedicó fundamentalmente al periodismo cultural y a la crítica literaria, especialmente en los periódicos El País, La Vanguardia y Diario 16, así como en muchas revistas culturales.

    Entre los años 1988 y 1995 fue asesor en el Ministerio de Cultura, formando parte del gabinete de los sucesivos ministros Javier Solana, Jorge Semprún y Jordi Solé Tura. De 1995 a 2000 fue editor en El País-Aguilar, de donde salió en el año 2000 para dirigir las riendas de la editorial Seix Barral, de la que fue director hasta el año 2007. Desde entonces trabaja en el área editorial del Grupo Planeta, en funciones de asesoramiento. Es firma habitual en algunos periódicos nacionales.

    En su faceta de traductor del francés y del catalán, ha traducido a autores como Valery Larbaud, Roland Barthes, Blaise Cendrars, Isabelle Eberhardt, Denis Diderot, Colette, Claude Lanzmann, Raymond Queneau, Laurent Binet, Jean-Luc Seigle, Jean-Paul Didierlaurent, Yasmina Reza, Alain Finkielkraut, Françoise Frenkel, Georges Perec y Nina Bouraoui; también a los poetas catalanes Álex Susanna y Miquel Martí i Pol.

    Ha llevado a cabo una amplia selección de textos de Hannah Arendt, publicada con el título de El valor de pensar (Paidós, 2021).

    (Sacado de https://es.wikipedia.org/wiki/Adolfo_Garc%C3%ADa_Ortega )


    *


    Algunos poemas de Adolfo García Ortega:


    De Esta labor digital (1983):


    RÁVENA, UN RECUERDO

    Per un po´ díronia si perde tutto
    SALVATORE QUASIMODO

    En la otra mesa,
    dos mujeres con belleza bífida.
    Nada en realidad,
    una perfecta mezcla de sitios.
    Charlan surcadas de pasado
    en distintos cansancios
    y comen con ardor y fantasía
    unos marrons glacés.

    Junto a ellas,
    un movimiento de saludo,
    inmoral,
    se lanza.
    Creo reconocer la mano amiga,
    mas soy yo mismo quien roza
    los arrebatos eróticos
    que sus muslos despiertan.
    Sin duda,
    acabaré mencionando mi nombre
    a dos mueres cuarentonas,
    aunque esté ahí,
    en Rávena, por fin, tenazmente
    sujeto a la ginebra.




    De La mirada que dura (1986):


    MEJORES AÑOS

    Creer que no han llegado
    los mejores años es buena costumbre.
    Los amigos entonces
    vienen, bebemos, nos reímos
    de cuanta cordura hubiera,
    y amarte en esta lentitud
    se hace la mayor de las dichas.
    Parece un tiempo ocioso,
    casi oficio de paseo. Y aún
    los mejores años no han llegado
    todavía. En su día
    brindaremos por su ausencia.+




    De Oscuras razones (1988):


    FIN DEL VERANO

    La imagen desmedida del cielo
    y el fulgor de las ventanas
    se confunden en Toulouse, como un baile,
    cuando el verano termina.
    Apaciguarte deseas
    con los rastros del verano,
    un día de lluvia en la Place des Carmes,
    repitiendo, exaltado de vivir,
    ese tiempo de nadie
    que se extingue sordo y lento.
    Fin del verano,
    sigilo de un bosque frío
    en alma de ciudad te entrega
    al sereno ejercicio de la meditación.



    AMORES DE VIAJE

    Por la luz oscura de la muerte hoy pasáis,
    indefensos, crueles amores de viaje,
    sembrando las postales de esa distancia sepia
    que es el tono del olvido. No os retengo
    sino tan lentamente, que parece inmóvil
    la emoción de hallaros en un tiempo sumido
    que no existe, igual que el eco de aquel tacto
    en nuestro cielo, ardido y callado cielo
    de silencio.

    .................Como la muerte sois, dejada atrás
    desconocida y única, soledad de un roto
    hechizo a cuya sombra el color de lo pasado
    nos previene.

    .................Pero aunque fuera así, prendidos
    del soñar que nada pasa en vano, por los hoteles
    y camas y pasillos y plazas de un lugar monótono,
    allí encerrada, como una música, permanece
    la dicha fiel a nuestro cielo, la dicha inerme
    de ser dos en tránsito y desesperados.
    Por la luz oscura de la muerte hoy pasáis
    hacia el invierno, importantes solo en la memoria
    de quien sabe que no hay nada, absolutamente nada
    que hacer.




    De Los hoteles (1993):


    LAS COLUMNAS

    Las columnas, los espejos, las palmeras.
    ¡Qué frágil mentira!
    El  yeso de las columnas coronadas
    por capiteles falsamente dorados,
    los bordes sin azogue de los espejos
    dibujando formas de agua,
    el polvo sobre las hojas de papel
    de las palmeras.
    ..........................Impreciso
    como un turbio rencor que renace,
    como una venganza,
    este tono ocre en este viejo salón
    que ya ha muerto,
    la solemne impotencia de los gastados
    telones teatrales.



    MAÑANA DE VERLAINE

    ¿Y qué haces, maldita
    luz de la mañana,
    por qué acosas mi sueño
    hasta enredarlo con la clara
    ceguera que me opones?

    No bien despierto y ya
    tu matinal aviso
    me llega desde la ventana,
    anunciando consigo
    lo que no quiero que pase.

    Y así por horas insistes,
    prevalece tu cénit
    más que el amor en la noche
    huyendo de mí, débil;
    ¿qué buscas en mi lecho?

    Sabes que no te soy dulce,
    que ningún pacto cabe
    entre tu albor y mi oscura
    morada, y a desarmarme
    vienes a escondidas.

    Si he de irme será a tiempo
    de que otro día surja;
    te echaré impávido
    mientras haya luna;
    no volverás a ver mi sombra.



    EL DOBLE

    A Valentín Zapatero

    Sí, yo persigo a ese doble
    que habita mi casa gastando mis horas,
    que me seduce y divide con astucia.
    Sí, lo persigo para librarme
    de la misma y confusa identidad.
    No alcanzo a entender
    qué palabras nos unen.
    ¿Será el lazo del secreto
    de habernos contemplado muchas veces
    en esa miseria humana
    comprada con bajezas
    cuando apenas toleramos ser reales?
    Me engaña acudiendo a mí
    con voz meliflua,
    y me doy sin pensar a sus mentiras,
    acepto su trampa de atrasadas cuentas
    con algo de piedad, y no me duele
    llevarlo hasta mi cama
    en tantas ocasiones.
    ¡Qué débil siervo soy al fin y al cabo!
    Aunque vivimos, en realidad, mundos aparte
    -más difícil el suyo, ya lo sé-
    huyéndonos como enemigos temerosos.
    No podemos encontrarnos muy a menudo
    y eso nos salva de reducirnos
    a una réplica
    de mala vida contagiosa.




    De Travesía (2000):


    LOS OASIS

    Anhela los oasis
    quien inicia un viaje feliz
    y se pierde luego, quemado por el sol,
    abandonado en infinitas dunas sin caminos.

    Esos vergeles en mitad de arenas secas
    y áridos pedregales
    son para el viajero un regalo
    de hierba y gargantas húmedas.

    No siempre hay oasis.
    El instinto los busca frenéticamente,
    desesperadamente, como acuciado
    por la idea cierta de morir
    en parajes inhóspitos.
    Pero no siempre se encuentran los oasis.

    Muchas veces sólo el azar
    permite a los viajeros, cuando el frío
    hiela su sangre en la noche,
    llegar a ellos, gozar de sus palmeras
    acogedoras, más acogedoras que todo el amor,
    más cálidas que toda la memoria.



    EL HIPOPÓTAMO

    El hipopótamo enorme de barriga redonda
    y patas enanas como troncos cortados por un hacha
    dormita bajo el sol a la orilla del gran río Congo.

    No es su enormidad lo que fascina al hombre
    -aunque también le fascine su tamaño inaudito-
    sino cuán ligero nada por los sucios caudales,

    por los lagos cubiertos de aves zancudas a miles,
    y hasta, se dice, por los embarrados charcos
    donde reinan serpientes obscenas y batracios deformes.

    Duerme como los gatos, atentas sus orejas reducidas
    a todo cuanto roza el aire, y al igual que los gatos sueña.
    Pero su bostezo espanta a los monos y a las grullas.

    Nunca ve muy lejos; el pótamo viaja poco, o no viaja.
    Sabe sus limitaciones: las frutas de los árboles más altos
    y los bocados sabrosos de la pradera no son para él.

    Pace en la mugre sin pudor, se revuelca cilíndrico
    y sin asco sobre las miasmas pútridas del lodazal;
    su costra impenetrable es más poética que la del puerco.

    Una vez vi un hipo reventado por sus muchos años,
    y en su jeta de cadáver aún vivían cientos de parásitos
    que, furiosos, no se resignaban a abandonar "su mundo".



    1938 (DIVERTIMENTO TRÁGICO)

    Era mucho lo que debía
    a la fortuna. Su belleza,
    por ejemplo.

    Y su pericia con los filos,
    en riñas malas de truhanes,
    sin tropiezos.

    Naipes, placeres, noches, vino:
    en todo arte de mala vida
    era diestro.

    Mas nunca dio su amor a nadie
    -aunque pagaran- sin deseo
    de por medio.

    Pero, ¡ay!, aquel día, último
    de la batalla, en el treinta y ocho,
    ese cuerpo

    entre otros cuerpos destrozados,
    tenía el amarillo lívido
    de los muertos.

    Y sin belleza ni fortuna,
    desvaídas en maquillaje
    tan severo,

    yacía perdido en el barro,
    ovillado como uno más
    de los nuestros.



    CARTAS

    Escribes cartas desde este hotel
    sucio, de paredes sucias,
    de olor sucio,
    de una ciudad conocida y gris
    de Alemania llamada Wuppertal.
    Escribes cartas que son un velo
    de mentira, pequeños engaños,
    audacia de otro ser
    metido en ti, más o menos parecido
    al de los sueños ideales, a la sombra
    del hombre que vive en un hotel de Alemania
    en una ciudad llamada Wuppertal
    y que ha robado tu nombre,
    tu identidad, el color de tu piel,
    el permiso que te dieron
    para trabajar en este país de Europa
    lleno de ventajas bancarias
    y de buenas expectativas.
    Escribes cartas... Tu madre vieja
    no te recuerda, tu patria
    es la nostalgia de sus manos.
    Tu corazón, un árbol olvidado
    que talan furtivamente o un río
    al que ha cubierto el hielo.
    Tu nombre nadie lo puede pronunciar.



    ATENAS II

    Esa música que asciende
    por el balcón, desde los mercados,
    es tiniebla blanquísima,
    como la luz del cielo tras las sábanas
    vista por los amantes al despertar,
    y me persigue todo el día
    por las calles de la dulce Atenas.
    Es la canción de un horizonte,
    de unas leyendas, esa música
    que sube hasta mí desde los puestos
    con fruta y cueros y figuras delicadas
    de cerámica de Delfos.
    Se alza sigilosa hacia mis oídos
    y enfebrece como el amor.
    Al vuelo de sus notas
    me adormezco y dejo que suene
    dentro de mí como el inicio
    de una vida nueva que se abre.



    EL CIERVO

    El ciervo, al igual que el oso,
    no mira hacia atrás en su camino:
    puede asestar certeros golpes
    y cornear a las zorras y a otros ciervos
    sin temer su emboscada.

    La figura del ciervo s legendaria.
    En piedras la han grabado en lo hondo
    de grutas y cavernas, y siempre se ha tenido
    por bello y noble su porte.
    Pero todo eso no es más que una mentira.

    El ciervo es zafio y vanidoso.
    Su voz es pastosa, y su gruñido rondo.
    Del árbol de pues de sus cuernos
    se lamenta a solas, lloriqueando al cielo.
    Sabe que se delata así a los cazadores.

    Cualquier ruido lo aterra, y es torpe,
    resbala fácilmente con la lluvia;
    para él no hay bosque lo bastante frondoso:
    en todo lugar se sabe vulnerable.
    Sus cuernos se lucen como trofeos.

    La cabeza del ciervo es muy apreciada
    por los taxidermistas. Seca bien,
    y se vacía sin que sea ingrata labor.
    El ciervo, por costumbre, teme este final indigno:
    acabar petrificado en un museo.

    Los ciervos jóvenes son tan vigorosos como fatuos,
    pero no hay nada más triste
    que el trotar ridículo de un ciervo viejo:
    todo en él es decrepitud,
    sinónimo de muerte y ojos de vidrio.



    ROMA DICHA POR PASOLINI

    Almas de leopardo viven en Roma,
    vienen de las afueras, de los barrios
    periféricos recién asfaltados

    en los que todavía hay desolación y escombros,
    y a veces se ve a tiernas cabirias
    hablándole a sus sueños; vienen

    bajo la forma árida, bella, musculosa,
    de seres humanos jóvenes, cuyo olor impregna
    densamente los deseos con una violenta excitación;

    cuerpos que invitan a la dulzura, recios
    como nervios crispados, secos como cañas,
    elásticos como luchadores latinos;

    amables cuerpos de muchachos, suaves al tacto
    de una mano áspera, pero también rudos
    como la vida, impuros y desleales;

    muchachos que esperan a la salida de un cine,
    un cine que quizá sea el Magno o el Tivoli,
    o que se dan cita en las terrazas tabernarias,

    allá por las colinas desnudas
    desde las que se divisa toda Roma a lo lejos
    hecha una mancha grisácea, un hongo podrido;

    o también, en el Trastévere, en los jardines
    negros, cuando atardece y la voz de la noche
    se aviva y expulsa con la mueca de los grillos

    a los viajantes del Norte, a los milaneses
    que han pagado baratos favores
    entre las matas sucias y los parterres salvajes;

    cuando atardece y la noche acoge los susurros
    de los muchachos más bellos, que se apoderan
    de las sombras y se aman en la penumbra

    bajo los arcos de alguna torre milenaria
    o de una ruina de acueducto cubierta de verdín,
    rugiendo en el aire sus voces de fiera;

    cuando atardece y se aman frente al rojizo
    crepúsculo de Roma, ocaso meridional, de tristísimo
    color como encendidos labios entregados;

    ¡ah, los muchachos que vienen y buscan
    latidos de amor en las calles de Roma,
    en las calles inmortales de Roma!



    DE MADRUGADA, EN LAS CALLES

    Recordarán la calle y el lugar exacto.
    Ya de madrugada, el sabor de sus bocas, la piel,
    las palabras pronunciadas y la inestable
    luz ámbar parpadeando en los semáforos
    arrasaron su país,
    lo calcinaron,
    cayeron las fronteras.
    Por toda compañía, un borracho salido de un portal
    y el cielo era un túnel. Allá, muy cerca,
    un taxi esperaba. Cochero de la cuenta atrás,
    adivinó sus siluetas, supo que se irían.

    Lo que fluye dice adiós,
    todo se cambia,
    pero sus labios, en ese momento, se buscan a golpes,
    habían sido necesarios muchos años
    para que se encontraran allí,
    junto a ese taxi detenido y a ese cielo como un túnel,
    sobre aquella acera transfigurada
    en la geografía más solitaria del mundo.

    La pasión descubierta es una furiosa identidad
    y así las bocas de los dos trataban de arrancar
    el ropaje de amor sin futuro
    con que a veces se viste el amor.
    La pasión, entonces, son cuatro manos sujetas con fuerza
    hasta alejar la sangre de los dedos,
    la pasión es libre como una voz en el teléfono
    a cualquier hora del insomnio.
    Esa misma pasión que anuncia escalofríos
    en el desván del pensamiento,
    y presagia desconsuelo, y exige un cheque de dolor
    pagado en blanco al destino.

    Lo que deseaban
    se decía en el gesto moroso, casi líquido,
    que la mujer emprendió al pasar sus dedos
    por la boca del hombre,
    más desesperados los dos por saber
    que la vigilia, la guardia mantenida,
    la férrea fortaleza de la razón
    iba a ceder el paso a ese cuarto de hora
    de locura, fecundo,
    en que se deja sentir el miedo
    de haberlo perdido todo.

    Por esa noche, al fin, fueron felices,
    aunque luego nunca más hablen de ello,
    allá donde estén,
    y se echen de menos el resto del tiempo,
    duren lo que duren los años.


    ADOLFO GARCÍA ORTEGA, Pienso siempre en aquellos. Antología poética (1983-2000), Diputación de Granada, 2002.


    Última edición por Pedro Casas Serra el Mar 28 Feb 2023, 15:48, editado 1 vez

    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 40725
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Adolfo García Ortega (1958- Empty Re: Adolfo García Ortega (1958-

    Mensaje por cecilia gargantini Mar 28 Feb 2023, 15:43

    Me gustaron mucho, sobre todo "Mañana de Verlaine"...se nota su dominio del francés porque capta muy bien el espíritu general de su obra.
    Además el hecho de dirigir Seix Barral, editorial tan prestigiosa, le da un galardón especial.
    Besossssssss y graciassssssssss, querido amigo
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45716
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Adolfo García Ortega (1958- Empty Re: Adolfo García Ortega (1958-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 28 Feb 2023, 15:49

    Gracias a ti por tu interés, Cecilia.

    Un abrazo.
    Pedro


    Contenido patrocinado


    Adolfo García Ortega (1958- Empty Re: Adolfo García Ortega (1958-

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Vie 19 Jul 2024, 18:35