Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1046822 mensajes en 47807 argumentos.

Tenemos 1578 miembros registrados

El último usuario registrado es Gonzalo

¿Quién está en línea?

En total hay 86 usuarios en línea: 3 Registrados, 1 Ocultos y 82 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Pedro Casas Serra, Ramón Carballal, Simon Abadia


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Temas similares

Últimos temas

» POETAS LATINOAMERICANOS
CLARICE LISPECTOR II - Página 27 EmptyHoy a las 10:46 por Maria Lua

» LA LITERATURA BRASILEÑA
CLARICE LISPECTOR II - Página 27 EmptyHoy a las 10:39 por Maria Lua

» CLARICE LISPECTOR II
CLARICE LISPECTOR II - Página 27 EmptyHoy a las 09:58 por Maria Lua

» MARIO QUINTANA ( Brasil: 30/07/1906 -05/05/1994)
CLARICE LISPECTOR II - Página 27 EmptyHoy a las 09:53 por Maria Lua

» CECILIA MEIRELES
CLARICE LISPECTOR II - Página 27 EmptyHoy a las 09:52 por Maria Lua

» Rabindranath Tagore (1861-1941)
CLARICE LISPECTOR II - Página 27 EmptyHoy a las 09:51 por Maria Lua

» CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE (Brasil, 31/10/ 1902 – 17/08/ 1987)
CLARICE LISPECTOR II - Página 27 EmptyHoy a las 09:50 por Maria Lua

»  FERNANDO PESSOA II (13/ 06/1888- 30/11/1935) )
CLARICE LISPECTOR II - Página 27 EmptyHoy a las 09:44 por Maria Lua

» Khalil Gibran (1883-1931)
CLARICE LISPECTOR II - Página 27 EmptyHoy a las 09:42 por Maria Lua

» Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)
CLARICE LISPECTOR II - Página 27 EmptyHoy a las 09:40 por Maria Lua

Junio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty

4 participantes

    CLARICE LISPECTOR II

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Lun 29 Abr 2024, 09:59

    Felicidad clandestina




    Ella era gorda, baja, pecosa y de pelo excesivamente crespo, medio
    pelirrojo. Tenía un busto enorme, mientras que todas nosotras todavía
    éramos planas. Como si no fuese suficiente, por encima del pecho se
    llenaba de caramelos los dos bolsillos de la blusa. Pero poseía lo que a
    cualquier niña devoradora de historias le habría gustado tener: un papá
    dueño de una librería.
    No lo aprovechaba mucho. Y nosotras todavía menos: incluso para los
    cumpleaños, en vez de un librito barato por lo menos, nos entregaba una
    postal de la tienda del papá. Para colmo, siempre era algún paisaje de
    Recife, la ciudad donde vivíamos, con sus puentes más que vistos. Detrás
    escribía con letra elaboradísima palabras como «fecha natalicia» y
    «recuerdos».
    Pero qué talento tenía para la crueldad. Mientras haciendo barullo
    chupaba caramelos, toda ella era pura venganza. Cómo nos debía de odiar
    esa niña a nosotras, que éramos imperdonablemente monas, delgadas,
    altas, de cabello libre. Conmigo ejercitó su sadismo con una serena
    ferocidad. En mi ansiedad por leer, yo no me daba cuenta de las
    humillaciones que me imponía: seguía pidiéndole prestados los libros que a
    ella no le interesaban.
    Hasta que le llegó el día magno de empezar a infligirme una tortura
    china. Como por casualidad, me informó de que tenía El reinado de
    Naricita, de Monteiro Lobato.
    Era un libro grueso, válgame Dios, era un libro para quedarse a vivir
    con él, para comer, para dormir con él. Y totalmente por encima de mis
    posibilidades. Me dijo que si al día siguiente pasaba por su casa me lo
    prestaría.
    Hasta el día siguiente, de la alegría, yo estuve transformada en la misma
    esperanza: no vivía, nadaba lentamente en un mar suave, las olas me
    transportaban de un lado a otro.
    Literalmente corriendo, al día siguiente fui a su casa. No vivía en un
    apartamento, como yo, sino en una casa. No me hizo pasar. Con la mirada
    fija en la mía, me dijo que le había prestado el libro a otra niña y que
    volviera a buscarlo al día siguiente. Boquiabierta, yo me fui despacio, pero
    al poco rato la esperanza había vuelto a apoderarse de mí por completo y
    ya caminaba por la calle a saltos, que era mi manera extraña de caminar por
    las calles de Recife. Esa vez no me caí: me guiaba la promesa del libro,
    llegaría el día siguiente, los siguientes serían después mi vida entera, me
    esperaba el amor por el mundo, anduve brincando por las calles y no me
    caí una sola vez.






    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Lun 29 Abr 2024, 09:59

    ***

    Pero las cosas no fueron tan sencillas. El plan secreto de la hija del
    dueño de la librería era sereno y diabólico. Al día siguiente allí estaba yo en
    la puerta de su casa, con una sonrisa y el corazón palpitante. Todo para oír
    la tranquila respuesta: que el libro no se hallaba aún en su poder, que
    volviese al día siguiente. Apenas me imaginaba yo que más tarde, en el
    transcurso de la vida, el drama del «día siguiente» iba a repetirse para mi
    corazón palpitante otras veces como aquella.
    Y así seguimos. ¿Cuánto tiempo? No lo sé. Ella sabía que, mientras la
    hiel no se escurriese por completo de su cuerpo gordo, sería un tiempo
    indefinido. Yo había empezado a adivinar, es algo que adivino a veces, que
    me había elegido para que sufriera. Pero incluso sospechándolo, a veces lo
    acepto, como si el que me quiere hacer sufrir necesitara desesperadamente
    que yo sufra.
    ¿Cuánto tiempo? Yo iba a su casa todos los días, sin faltar ni uno. A
    veces ella decía: Pues el libro estuvo conmigo ayer por la tarde, pero como
    tú no has venido hasta esta mañana se lo presté a otra niña. Y yo, que no
    era propensa a las ojeras, sentía cómo las ojeras se ahondaban bajo mis ojos
    sorprendidos.
    Hasta que un día, cuando yo estaba en la puerta de la casa de ella
    oyendo silenciosa, humildemente, su negativa, apareció la mamá. Debía de
    extrañarle la presencia muda y cotidiana de esa niña en la puerta de su casa.
    Nos pidió explicaciones a las dos. Hubo una confusión silenciosa,
    entrecortada de palabras poco aclaratorias. A la señora le resultaba cada vez
    más extraño el hecho de no entender. Hasta que, esa mamá buena,
    entendió al fin. Se volvió hacia la hija y con enorme sorpresa exclamó:
    ¡Pero si ese libro no ha salido nunca de casa y tú ni siquiera quisiste leerlo!


    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Lun 29 Abr 2024, 10:00

    ***

    Y lo peor para esa mujer no era el descubrimiento de lo que pasaba.
    Debía de ser el horrorizado descubrimiento de la hija que tenía. Nos
    observaba en silencio: la potencia de perversidad de su hija desconocida, la
    niña rubia de pie ante la puerta, exhausta, al viento de las calles de Recife.
    Fue entonces cuando, recobrándose al fin, firme y serena le ordenó a su
    hija: Vas a prestar ahora mismo ese libro. Y a mí: «Y tú te quedas con el
    libro todo el tiempo que quieras». ¿Entendido? Eso era más valioso que si
    me hubiesen regalado el libro: «el tiempo que quieras» es todo lo que una
    persona, grande o pequeña, puede tener la osadía de querer.
    ¿Cómo contar lo que siguió? Yo estaba atontada y fue así como recibí
    el libro en la mano. Creo que no dije nada. Tomé el libro. No, no partí
    brincando como siempre. Me fui caminando muy despacio. Sé que sostenía
    el grueso libro con las dos manos, apretándolo contra el pecho. Poco
    importa también cuánto tardé en llegar a casa. Tenía el pecho caliente, el
    corazón pensativo.
    Al llegar a casa no empecé a leer. Simulaba que no lo tenía, únicamente
    para sentir después el sobresalto de tenerlo. Horas más tarde lo abrí, leí
    unas líneas maravillosas, volví a cerrarlo, me fui a pasear por la casa, lo
    postergué más aún yendo a comer pan con mantequilla, fingí no saber
    dónde había guardado el libro, lo encontraba, lo abría por unos instantes.
    Creaba los obstáculos más falsos para esa cosa clandestina que era la
    felicidad. Para mí la felicidad siempre habría de ser clandestina. Era como
    si ya lo presintiera. ¡Cuánto me demoré! Vivía en el aire… Había en mí
    orgullo y pudor. Yo era una reina delicada.
    A veces me sentaba en la hamaca para balancearme con el libro abierto
    en el regazo, sin tocarlo, en un éxtasis purísimo.
    Ya no era una niña más con un libro: era una mujer con su amante.



    FIN


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    293


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Miér 01 Mayo 2024, 13:31

    Restos del carnaval



    No, no del último carnaval. Pero este, no sé por qué, me transportó a mi
    infancia y a los miércoles de ceniza en las calles muertas donde
    revoloteaban despojos de serpentinas y confeti. Una que otra beata, con la
    cabeza cubierta por un velo, iba a la iglesia, atravesando la calle tan
    extremadamente vacía que sigue al carnaval. Hasta que llegase el próximo
    año. Y cuando se acercaba la fiesta, ¿cómo explicar la agitación íntima que
    me invadía? Como si al fin el mundo, de retoño que era, se abriese en gran
    rosa escarlata. Como si las calles y las plazas de Recife explicasen al fin
    para qué las habían construido. Como si voces humanas cantasen
    finalmente la capacidad de placer que se mantenía secreta en mí. El
    carnaval era mío, mío.
    En la realidad, sin embargo, yo poco participaba. Nunca había ido a un
    baile infantil, nunca me habían disfrazado. En compensación me dejaban
    quedar hasta las once de la noche en la puerta, al pie de la escalera del
    departamento de dos pisos, donde vivíamos, mirando ávidamente cómo se
    divertían los demás. Dos cosas preciosas conseguía yo entonces, y las
    economizaba con avaricia para que me durasen los tres días: un atomizador
    de perfume y una bolsa de confeti. Ah, se está poniendo difícil escribir.
    Porque siento cómo se me va a ensombrecer el corazón al constatar que,
    aun incorporándome tan poco a la alegría, tan sedienta estaba yo que en un
    abrir y cerrar de ojos me transformaba en una niña feliz.
    ¿Y las máscaras? Tenía miedo, pero era un miedo vital y necesario
    porque coincidía con la sospecha más profunda de que también el rostro
    humano era una especie de máscara. Si un enmascarado hablaba conmigo
    en la puerta al pie de la escalera, de pronto yo entraba en contacto
    indispensable con mi mundo interior, que no estaba hecho solo de duendes
    y príncipes encantados sino de personas con su propio misterio. Hasta el
    susto que me daban los enmascarados era, pues, esencial para mí.
    No me disfrazaban: en medio de las preocupaciones por la enfermedad
    de mi madre, a nadie en la casa se le pasaba por la cabeza el carnaval de la
    pequeña. Pero yo le pedía a una de mis hermanas que me rizara esos
    cabellos lacios que tanto disgusto me causaban, y al menos durante tres
    días al año podía jactarme de tener cabellos rizados. En esos tres días,
    además, mi hermana complacía mi intenso sueño de ser muchacha —yo
    apenas podía con las ganas de salir de una infancia vulnerable— y me
    pintaba la boca con pintalabios muy fuerte pasándome el colorete también
    por las mejillas. Entonces me sentía bonita y femenina, escapaba de la
    niñez.





    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Miér 01 Mayo 2024, 13:32

    ***

    Pero hubo un carnaval diferente a los otros. Tan milagroso que yo no
    lograba creer que me fuese dado tanto; yo que ya había aprendido a pedir
    poco. Ocurrió que la madre de una amiga mía había resuelto disfrazar a la
    hija, y en el figurín el nombre del disfraz era Rosa. Por lo tanto, había
    comprado hojas y hojas de papel crepé de color rosa, con las cuales,
    supongo, pretendía imitar los pétalos de una flor. Boquiabierta, yo veía
    cómo el disfraz iba cobrando forma y creándose poco a poco. Aunque el
    papel crepé no se pareciese ni de lejos a los pétalos, yo pensaba seriamente
    que era uno de los disfraces más bonitos que había visto jamás.
    Fue entonces cuando, por simple casualidad, sucedió lo inesperado:
    sobró papel crepé, y mucho. Y la mamá de mi amiga —respondiendo tal
    vez a mi muda llamada, a mi muda envidia desesperada, o por pura bondad,
    ya que sobraba papel— decidió hacer para mí también un disfraz de rosa
    con el material sobrante. Aquel carnaval, pues, yo iba a conseguir por
    primera vez en la vida lo que siempre había querido: iba a ser otra aunque
    no yo misma.
    Ya los preparativos me atontaban de felicidad. Nunca me había sentido
    tan ocupada: minuciosamente calculábamos todo con mi amiga, debajo del
    disfraz nos pondríamos un fondo de manera que, si llovía y el disfraz
    llegaba a derretirse, por lo menos quedaríamos vestidas hasta cierto punto.
    (Ante la sola idea de que una lluvia repentina nos dejase, con nuestros
    pudores femeninos de ocho años, con el fondo en plena calle, nos
    moríamos de vergüenza; pero no: ¡Dios iba a ayudarnos! ¡No llovería!).
    En cuanto al hecho de que mi disfraz solo existiera gracias a las sobras de
    otro, tragué con algún dolor mi orgullo, que siempre había sido feroz, y
    acepté humildemente lo que el destino me daba de limosna.



    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Miér 01 Mayo 2024, 13:33

    ***

    ¿Pero por qué justamente aquel carnaval, el único de disfraz, tuvo que
    ser tan melancólico? El domingo me pusieron los tubos en el pelo por la
    mañana temprano para que en la tarde los rizos estuvieran firmes. Pero tal
    era la ansiedad que los minutos no pasaban. ¡Al fin, al fin! Dieron las tres
    de la tarde: con cuidado, para no rasgar el papel, me vestí de rosa.
    Muchas cosas peores que me pasaron ya las he perdonado. Esta, sin
    embargo, no puedo entenderla ni siquiera hoy: ¿es irracional el juego de
    dados de un destino? Es despiadado. Cuando ya estaba vestida de papel
    crepé todo armado, todavía con los tubos puestos y sin pintalabios ni
    colorete, de pronto la salud de mi madre empeoró mucho, en casa se
    produjo un alboroto repentino y me mandaron enseguida a comprar una
    medicina a la farmacia. Yo fui corriendo vestida de rosa —pero el rostro no
    llevaba aún la máscara de muchacha que debía cubrir la expuesta vida
    infantil—, fui corriendo, corriendo, perpleja, atónita, entre serpentinas,
    confeti y gritos de carnaval. La alegría de los otros me sorprendía.
    Cuando horas después en casa se calmó la atmósfera, mi hermana me
    pintó y me peinó. Pero algo había muerto en mí. Y, como en las historias
    que había leído, donde las hadas encantaban y desencantaban a las
    personas, a mí me habían desencantado: ya no era una rosa, había vuelto a
    ser una simple niña. Bajé a la calle; de pie allí no era ya una flor sino un
    pensativo payaso de labios encarnados. A veces, en mi hambre de sentir el
    éxtasis, empezaba a ponerme alegre, pero con remordimiento me acordaba
    del grave estado de mi madre y volvía a morirme.
    Solo horas después llegó la salvación. Y si me apresuré a aferrarme a
    ella fue por lo mucho que necesitaba salvarme. Un chico de unos doce
    años, que para mí ya era un muchacho, ese chico muy guapo se paró frente
    a mí y con una mezcla de cariño, grosería, broma y sensualidad me cubrió
    el pelo, ya lacio, de confeti: por un instante permanecimos enfrentados,
    sonriendo, sin hablar. Y entonces yo, mujercita de ocho años, consideré
    durante el resto de la noche que al fin alguien me había reconocido; era, sí,
    una rosa




    FIN



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Miér 01 Mayo 2024, 13:34


    Come, hijo mío




    El mundo parece plano, pero yo sé que no lo es. ¿Sabes por qué parece
    plano? Porque siempre que la gente mira, el cielo está encima, nunca está
    debajo, nunca al lado. Yo sé que el mundo es redondo porque me lo han
    dicho, pero solo parecería redondo si a veces la gente mirara y el cielo
    estuviera debajo. Yo sé que es redondo, pero para mí es plano, pero
    Ronaldo solamente sabe que es redondo, a él no le parece plano.
    —…
    —Porque yo he estado en muchos países y he visto que en Estados
    Unidos el cielo también está encima, por eso a mí el mundo me parecía
    todo recto. Pero Ronaldo nunca ha salido de Brasil y puede pensar que
    únicamente aquí está encima el cielo, que en otros lugares el mundo no es
    plano, que solo es plano en Brasil, que en otros lugares que él no conoce se
    va redondeando. Cuando a él le dicen una cosa le basta con creérsela, no
    necesita que nada le parezca. ¿Tú prefieres un plato hondo o un plato
    extendido, mamá?
    —Plan… extendido —quise decir.
    —Yo también. En el hondo parece que cabe más, pero solo cabe en el
    fondo, en cambio, en el extendido cabe hacia los lados y uno ve enseguida
    todo lo que tiene. ¿Verdad que el pepino parece inreal?
    —Irreal.
    —¿Por qué?
    —Se dice así.
    —No, digo ¿por qué a ti también te parece que el pepino es inreal? A
    mí también me parece. Uno mira un poco y ve que del otro lado está lleno
    siempre del mismo dibujo, que da frío en la boca, que cuando se mastica
    hace un ruido de vidrio. ¿Tú no crees que el pepino parece inventado?
    —Sí.
    —¿Y el frijol con arroz dónde lo inventaron?
    —Aquí.
    —¿O donde los árabes, como dice Pedrito de otra cosa?
    —Aquí.
    —En la heladería Gatão los helados son buenos porque tienen el sabor
    igual al color. ¿Para ti la carne tiene sabor de carne?
    —A veces.
    —¡Lo dudo! Solo para ver: ¡¿de la carne colgada en la carnicería?!
    —No.
    —Ni tampoco de la carne que hablamos. No tiene sabor cuando tú
    dices que la carne tiene vitaminas.
    —Habla menos y come.
    —Pero tú no me miras con esa cara para que coma, me miras porque te
    gusto mucho. ¿Tengo razón o no?
    —Tienes razón. Come, Pablito.
    —Tú solo piensas en eso. Me pongo a hablar mucho para que no
    pienses solo en la comida pero tú sigues y no la olvidas.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Miér 01 Mayo 2024, 13:36

    Perdonando a Dios


    Iba caminando por la avenida Copacabana y miraba distraída los edificios,
    la franja del mar, las personas, sin pensar en nada. No me había dado
    cuenta aún de que en realidad no estaba distraída, de que era un momento
    de atención sin esfuerzo, de que yo era una cosa muy rara: era libre. Veía
    todo, y por casualidad. Solo poco a poco empecé a advertir que estaba
    percibiendo las cosas. Entonces mi libertad, sin dejar de ser libertad, se
    intensificó un poco más. No se trataba de un tour de propriétaire, nada de
    aquello era mío ni yo lo deseaba. Pero creo que me sentía satisfecha con lo
    que veía.
    Entonces tuve una sensación de la que no había oído hablar nunca. Por
    puro cariño me sentí madre de Dios, que era la tierra, el mundo. Por puro
    cariño, así de simple, sin prepotencia ni gloria alguna, sin el menor
    sentimiento de superioridad o igualdad, yo era por cariño la madre de lo
    que existe. Supe también que si lo que yo sentía «hubiese sido cierto» —y
    no posiblemente una equivocación del sentimiento—, Dios se habría
    dejado querer sin ningún orgullo, sin ninguna pequeñez y sin ningún
    compromiso conmigo. Le habría parecido aceptable la intimidad con que
    yo le daba el cariño. Para mí el sentimiento era nuevo, pero muy real, y no
    se había presentado antes porque no había sido posible. Sé que se ama lo
    que Dios es. Con amor grave, con amor solemne, con respeto, miedo,
    reverencia. Pero nunca me habían hablado de sentir por Él un cariño
    maternal. Y así como mi cariño por un hijo no lo reduce, incluso lo
    agranda, ser madre del mundo no hacía mi amor menos libre.
    Y fue entonces cuando casi pisé una enorme rata muerta. En menos de
    un segundo estaba erizada por el terror de vivir, en menos de un segundo
    estallaba entera de pánico y controlaba como podía mi grito más profundo.
    Corriendo casi de miedo, ciega entre la gente, acabé en la otra manzana
    recargada en un poste, cerrando violentamente los ojos, que no querían ver
    más. Pero la imagen se filtraba por los párpados: una gran rata rubia, de
    enorme cola, con las patas aplastadas, y muerta, quieta, rubia. Tengo un
    miedo desmesurado a las ratas.








    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    299


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Sáb 04 Mayo 2024, 09:20

    ***


    Toda estremecida, logré seguir viviendo. Seguí caminando, perpleja,
    con la boca infantilizada por la sorpresa. Intenté cortar la conexión entre
    los dos hechos: lo que había sentido minutos antes y la rata. Pero era
    inútil. Los vinculaba por lo menos la contigüidad. Ilógicamente, ambos
    hechos tenían un nexo. Me horrorizaba que una rata hubiese sido mi
    contrapunto. Y de pronto me invadió la rebeldía: entonces, ¿yo no podía
    entregarme desprevenida al amor? ¿Qué quería Dios hacerme recordar?
    No soy de esas personas que necesitan que les recuerden que dentro de
    todo hay sangre. No solo no olvido la sangre de dentro sino que la admito
    y la quiero, soy demasiado la sangre como para olvidar la sangre y para mí
    la palabra espiritual no tiene sentido ni tampoco la palabra terrena tiene
    sentido. No hacía falta arrojarme una rata a la cara desnuda. No en ese
    instante. Bien se podría haber tenido en cuenta el pavor que me alucina y
    persigue desde pequeña, las ratas ya se habían reído de mí, en el pasado del
    mundo las ratas ya me habían devorado con impaciencia y con rabia. Pero
    ¿entonces era así? ¿Yo andando por el mundo sin pedir nada, sin necesitar
    nada, amando con puro amor inocente, y Dios que me muestra su rata? La
    grosería de Dios me hería y me insultaba. Dios era un bruto. Mientras
    caminaba con el corazón cerrado, sentía una decepción tan inconsolable
    como solo había sentido cuando niña. Seguí caminando, trataba de olvidar.
    Pero solo se me ocurría vengarme. Pero ¿qué venganza podría tomarme yo
    contra un Dios todopoderoso, con un Dios que hasta con una rata
    aplastada podía aplastarme? La mía era una vulnerabilidad de criatura sola.
    En mi deseo de venganza no podía siquiera enfrentarme con Él, porque no
    tenía ni idea ni dónde estaba. ¿Cuál sería la cosa en donde Él estaría y más
    que yo, mirándola con rabia, fuese capaz de ver? ¿En la rata? ¿En aquella
    ventana? ¿En las piedras del suelo? Era en mí en donde Él ya no estaba. Era
    en mí en donde ya no lo veía.
    Entonces se me ocurrió la venganza de los débiles. ¿Ah, sí? Pues
    entonces, en vez de guardarme el secreto, lo contaré. Sé que entrar en la
    intimidad de Alguien y después contar los secretos es innoble, pero yo voy
    a contar —no cuentes, aunque solo sea por cariño no cuentes, guárdate
    para ti sola las miserias de Dios—, sí, voy a contar, voy a difundir lo que
    me pasó, esta vez no se va a quedar así, voy a contar lo que Él hizo, voy a
    arruinarle la reputación.




    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Sáb 04 Mayo 2024, 09:21

    ***


    … Pero a lo mejor fue porque el mundo mismo es rata, y para la rata
    había pensado yo que también estaba preparada. Porque me imaginaba más
    fuerte. Porque hacía del amor un cálculo matemático equivocado: pensaba
    Página 300
    que, sumando las comprensiones, amaba. No sabía que sumando las
    incomprensiones es como se ama verdaderamente. Porque solo por haber
    sentido cariño pensé que amar era fácil. Y porque rechacé el amor solemne,
    sin comprender que la solemnidad ritualiza la incomprensión y la
    transforma en ofrenda. Y también porque siempre he sido muy de pleito,
    mi modo es pelearme. Y porque siempre intento llegar a mi modo. Y
    porque todavía no sé ceder. Y porque en el fondo quiero amar lo que yo
    amaría, no lo que es. Y porque todavía no soy yo misma, y por lo tanto, el
    castigo es amar un mundo que no es él mismo. Y también porque me
    ofendo sin razón. Y porque acaso necesito que me hablen con brutalidad,
    pues soy muy testaruda. Y porque soy muy posesiva y entonces empecé a
    preguntarme con algo de ironía si no quería también la rata para mí. Y
    porque solo podré ser la madre de las cosas cuando sea capaz de agarrar
    una rata con la mano. Sé que nunca podré agarrar una rata sin morir de mi
    peor muerte. Use yo entonces el magnificat que se entona a ciegas sobre
    aquello que no se conoce ni se ve. Y use yo el formalismo que me aparta.
    Porque el formalismo no ha herido mi simplicidad sino mi orgullo, pues
    por el orgullo de haber nacido me siento tan íntima del mundo, pero de
    este mundo que ya extraje de mí con un grito mudo. Porque la rata existe
    tanto como yo, y quizá ni yo ni la rata seamos para ser vistas por nosotras
    mismas, la distancia nos iguala. Quizá antes que nada yo tenga que aceptar
    esta naturaleza mía de querer la muerte de una rata. Tal vez me crea
    demasiado delicada solo porque no cometí mis crímenes. Solo porque
    contuve mis crímenes creo que mi amor es inocente. Quizá no pueda mirar
    la rata mientras no pueda mirar sin lividez esta alma mía apenas contenida.
    Tal vez tenga que llamar «mundo» a esta forma mía de ser un poco de
    todo. ¿Cómo puedo amar la grandeza del mundo si no puedo amar el
    tamaño de mi naturaleza? Mientras imagine que «Dios» es bueno por el
    solo hecho de que yo soy mala, no estaré amando nada: tan solo será una
    forma de acusarme. Yo, que sin siquiera haberme recorrido toda ya elegí
    amar a mi contrario, y a mi contrario quiero llamarlo Dios. Yo, que jamás
    me acostumbraré a mí misma, pretendía que el mundo no me
    escandalizase. Porque yo, que de mí solo logré no someterme a mí misma,
    pues soy mucho más inexorable que yo, pretendía recompensarme de mí
    misma con una tierra menos violenta que yo. Porque mientras ame a un
    Dios únicamente porque no me quiero a mí, seré un dado marcado y el
    juego de mi vida mayor no podrá realizarse. Mientras yo invente a Dios, Él
    no existirá.


    FIN


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    301


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Mar 07 Mayo 2024, 21:52


    Una esperanza



    En casa se ha posado una esperanza. No la clásica, la que tantas veces se
    revela ilusoria, por mucho que así nos sostenga siempre. Sino la otra, bien
    concreta y verde: el insecto.
    Hubo un grito sofocado de uno de mis hijos:
    —¡Una esperanza! ¡En la pared y justo encima de tu silla!
    Emoción de él, además, que unía las dos esperanzas en una sola, ya
    tiene edad para eso. Ante mi asombro: la esperanza es algo secreto y suele
    posarse directamente en mí, sin que nadie lo sepa, y no en una pared
    encima de mi cabeza. Pequeño desorden: pero era indudable, allí estaba, y
    más flaca y verde no podía ser.
    —Pero si casi no tiene cuerpo —me quejé.
    —Solo tiene alma —explicó mi hijo; y como los hijos son para
    nosotros una sorpresa, descubrí sorprendida que hablaba de las dos
    esperanzas.
    Por entre los cuadros de la pared, ella caminaba despacio sobre los hilos
    tenues de las largas patas. Tres veces, obstinada, intentó salir entre dos
    cuadros; tres veces tuvo que desandar el camino. Le costaba aprender.
    —Es tontita —comentó el niño.
    —De eso yo sé bastante —respondí, un poco trágica.
    —Ahora busca otro camino. Mira, pobre, cómo titubea.
    —Ya lo sé, así es.
    —Parece que las esperanzas no tienen ojos, mamá. Se guían con las
    antenas.
    —Lo sé —continué yo, cada vez más desdichada.
    Nos quedamos mirando no sé cuánto tiempo. Vigilándola como en
    Grecia o Roma se vigilaba el inicio del fuego del hogar para que no se
    apagase.
    —Ha olvidado cómo se vuela, mamá, y cree que solo puede andar así,
    despacio.
    Andaba realmente despacio; ¿estaría herida, tal vez? Ah, no; si hubiese
    sido así, de un modo u otro escurriría sangre, conmigo siempre ha sido así.
    Fue entonces cuando, presintiendo el mundo comible, por detrás de un
    cuadro salió una araña. Más que una araña, parecía «la» araña. Caminando
    por su tela invisible, parecía trasladarse suavemente por el aire. Quería la
    esperanza. ¡Pero nosotros también la queríamos, vaya! Dios mío, la
    queríamos y no para comérnosla. Mi hijo fue a buscar la escoba. Yo,
    débilmente confundida, sin saber si desgraciadamente había llegado la hora
    segura de perder la esperanza, dije:
    —Es que no se matan las arañas. Me han dicho que trae buena suerte…
    —¡Pero esta va a matar a la esperanza! —respondió mi hijo con
    ferocidad.
    —Tengo que hablar con la empleada para que limpie detrás de los
    cuadros —dije, sintiendo la frase desviada y oyendo el cansancio cierto que
    había en mi voz. Después fantaseé un poco sobre cómo sería de sucinta y
    misteriosa con la empleada; tan solo le diría: haga usted el favor de facilitar
    el camino de la esperanza.
    Muerta la araña, el niño inventó un juego de palabras con nuestra
    esperanza y el insecto. Mi otro hijo, que estaba viendo la televisión, lo oyó
    y se echó a reír con placer. No había duda: en casa se había posado la
    esperanza en cuerpo y alma.
    Pero qué bonito es el insecto: se posa más de lo que vive, es un
    esqueletito verde y tiene una forma tan delicada que explica por qué yo,
    que tengo la costumbre de agarrar las cosas, nunca he intentado agarrarla.
    Por otra parte, una vez, ahora lo recuerdo, se posó en mi brazo una
    esperanza mucho más pequeña que esta. De tan leve que era no sentí nada,
    solo visualmente me di cuenta de su presencia. Permanecí absorta en la
    delicadeza. Sin mover el brazo, pensé: «¿Y ahora? ¿Qué debo hacer?». En
    realidad, no hice nada. Me quedé extremadamente quieta, como si me
    hubiese brotado una flor. Después ya no recuerdo lo que pasó. Y creo que
    no pasó nada.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    306


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Miér 08 Mayo 2024, 18:19


    Niño dibujado a pluma



    ¿Cómo llegar alguna vez a conocer al niño? Para conocerlo tengo que
    esperar a que se deteriore; solo entonces estará a mi alcance. Helo allí, un
    punto en el infinito. Nadie conocerá su hoy. Ni siquiera él mismo. En
    cuanto a mí, miro, y es inútil: no consigo comprender algo que solo es
    actual, totalmente actual. Lo que conozco de él es su situación: el niño es
    aquel a quien acaban de nacerle los primeros dientes y es el mismo que será
    médico o carpintero. Mientras tanto, allí está él sentado en el suelo, con
    una realidad que he de llamar vegetativa para poder entenderla. Treinta mil
    de esos niños sentados en el suelo, ¿tendrían la oportunidad de construir
    otro mundo, que tuviese en cuenta la memoria de la actualidad absoluta a
    la cual ya pertenecemos? La unión haría la fuerza. Allí está sentado,
    empezando todo de nuevo pero para su propia defensa futura, sin ninguna
    oportunidad verdadera de empezar realmente.
    No sé cómo dibujar al niño. Sé que es imposible dibujarlo a carbón,
    pues hasta la pluma mancha el papel más allá de la finísima línea de
    actualidad extrema en que él vive. Un día lo domesticaremos hasta hacerlo
    humano, y entonces podremos dibujarlo. Pues eso hemos hecho con
    nosotros mismos y con Dios. El propio niño contribuirá a su
    domesticación; se esfuerza y coopera. Coopera sin saber que la ayuda que
    le pedimos está destinada a su autosacrificio. En los últimos tiempos
    incluso se ha entrenado mucho. Y así seguirá progresando hasta que, poco
    a poco —por la bondad necesaria mediante la que nos salvamos—, haya
    pasado del tiempo actual al tiempo cotidiano, de la meditación a la
    expresión, de la existencia a la vida. Realizando el gran sacrificio de no ser
    un loco. No soy loco por solidaridad con los miles de nosotros que, para
    construir lo posible, también han sacrificado esa verdad que sería una
    locura.
    Pero, entre tanto, helo allí sentado en el suelo, inmerso en un vacío
    profundo.





    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    307


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Vie 10 Mayo 2024, 16:34

    ***


    Desde la cocina la madre se cerciora: ¿sigues allí quietecito?
    Convocado al trabajo, el niño se levanta con dificultad. Se tambalea sobre
    las piernas, con toda la atención vuelta hacia dentro: su equilibro entero es
    Página 308
    interno. Conseguido esto, ahora toda la atención es hacia fuera: observa lo
    que el acto de levantarse ha provocado. Pues el incorporarse ha tenido
    consecuencias y más consecuencias: el suelo se mueve incierto, una silla lo
    supera, la pared lo delimita. En la pared está el retrato de El Niño. Es difícil
    mirar ese retrato alto sin apoyarse en un mueble, para eso todavía no se ha
    entrenado. Pero he aquí que su propia dificultad le sirve de apoyo: lo que
    lo mantiene de pie es justamente la atención que pone en el retrato alto,
    mirar hacia arriba le sirve de grúa. Pero comete un error: parpadea.
    Pestañear lo desliga por una fracción de segundo del retrato que lo estaba
    sustentando. Se deshace el equilibrio: en un único movimiento total, el
    niño cae sentado. De la boca entreabierta por el esfuerzo de vida escapa
    una baba clara que escurre y gotea hasta el suelo. Mira la gota muy de
    cerca, como si fuera una hormiga. El brazo se alza, avanza en arduo
    mecanismo de etapas. Y de golpe, como para sujetar lo inefable, con
    inesperada violencia aplasta la baba con la palma de la mano. Parpadea,
    espera. Finalmente, pasado el tiempo necesario de espera de las cosas,
    aparta cuidadosamente la mano y examina en el parqué el fruto del
    experimento. El suelo está vacío. En una nueva y brusca etapa se mira la
    mano: la gota de baba está pegada en la palma. Ahora también de esto sabe.
    Entonces, con los ojos bien abiertos, lame la baba que pertenece al niño.
    Piensa en voz alta: niño.
    —¿A quién llamas? —pregunta la mamá desde la cocina.




    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    308


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Sáb 11 Mayo 2024, 18:20

    ***

    Con esfuerzo y gentileza él mira la sala, busca a quien la mamá dice que
    está llamando, se voltea y cae hacia atrás. Mientras llora, ve la sala
    distorsionada y refractada por las lágrimas, el volumen blanco crece y se le
    acerca —¡mamá!—, lo absorbe con brazos fuertes, y he aquí que el niño
    está de pronto muy alto en el aire, muy en lo caliente y lo bueno. Ahora el
    techo está más cerca; la mesa, debajo. Y, como no puede más de cansancio,
    empieza a desviar las pupilas hasta que las va hundiendo bajo la línea del
    horizonte de los ojos. Los cierra sobre la última imagen, los barrotes de la
    cama. Se duerme agotado y sereno.
    El agua se ha secado en la boca. La mosca aletea en el cristal. El sueño
    del niño está surcado de claridad y calor, el sueño vibra en el aire. Hasta
    que, en repentina pesadilla, sobreviene una de las palabras que ha
    aprendido: se estremece violentamente, abre los ojos. Y para su terror no
    ve más que esto: el vacío caliente y claro del aire, sin mamá. Lo que piensa
    estalla en llanto por toda la casa. Mientras llora va reconociéndose,
    transformándose en aquel que la mamá reconocerá. Casi desfallece de
    tanto sollozar, tiene que transformarse urgentemente en algo que pueda
    ser visto y oído porque si no se quedará solo, tiene que volverse
    comprensible porque si no nadie lo comprenderá, si no nadie se acercará a
    su silencio, si no dice y cuenta nadie lo reconoce, haré todo lo necesario
    para ser de los demás y que los otros sean míos, brincaré por encima de mi
    felicidad real, que solo me traería abandono, y seré popular, hago trampa
    para que me amen, es totalmente mágico esto de llorar para recibir a
    cambio: mamá.
    Hasta que el ruido familiar entra por la puerta y el niño, mudo de
    interés por lo que es capaz de provocar el poder de un niño, para de llorar:
    mamá. Es mamá, no se ha muerto. Y su seguridad consiste en saber que
    tiene un mundo para traicionar y vender, y que lo venderá.






    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    309


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Dom 12 Mayo 2024, 20:00

    ***





    Casi desfallece de
    tanto sollozar, tiene que transformarse urgentemente en algo que pueda
    ser visto y oído porque si no se quedará solo, tiene que volverse
    comprensible porque si no nadie lo comprenderá, si no nadie se acercará a
    su silencio, si no dice y cuenta nadie lo reconoce, haré todo lo necesario
    para ser de los demás y que los otros sean míos, brincaré por encima de mi
    felicidad real, que solo me traería abandono, y seré popular, hago trampa
    para que me amen, es totalmente mágico esto de llorar para recibir a
    cambio: mamá.
    Hasta que el ruido familiar entra por la puerta y el niño, mudo de
    interés por lo que es capaz de provocar el poder de un niño, para de llorar:
    mamá. Es mamá, no se ha muerto. Y su seguridad consiste en saber que
    tiene un mundo para traicionar y vender, y que lo venderá.






    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    309


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Lun 13 Mayo 2024, 18:59

    ***



    Es mamá, sí, mamá, con un pañal en la mano. No bien ve el pañal, él se
    echa a llorar de nuevo.
    —¡Pero si estás todo mojado!
    La noticia lo sorprende, se renueva la curiosidad, pero ahora es una
    curiosidad cómoda y garantizada. Mira con ceguera la humedad propia, en
    una segunda etapa mira a la mamá. Pero de pronto se estira y escucha con
    todo el cuerpo el corazón latiendo pesado en la barriga: ¡pii-pii!, lo
    reconoce de golpe con un grito de victoria y de terror. ¡El niño acaba de
    reconocer!
    —¡Claro que sí! —dice orgullosa la mamá—. Claro que sí, mi amor, es
    el pii-pii que ha pasado por la calle, le contaré a papá que ya lo has
    aprendido. Y vaya si no se dice así: ¡pii-pii, mi amor! —dice la mamá
    tirando de arriba abajo y después de abajo arriba, levantándolo por las
    piernas, echándolo hacia atrás, tirando de nuevo de abajo hacia arriba. En
    todas las posiciones el niño conserva los ojos bien abiertos. Secos como el
    pañal nuevo.



    FIN


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Lun 13 Mayo 2024, 19:00


    Una historia de tan grande amor



    Érase una vez una niña que observaba tanto a las gallinas que les conocía el
    alma y las ansiedades íntimas. La gallina es ansiosa, en tanto que el gallo
    tiene una angustia casi humana: carece de un amor verdadero en su harén,
    y además tiene que vigilar toda la noche para no perderse la primera de las
    más remotas claridades y cantar con la mayor sonoridad posible. Tal es su
    deber y su arte. Pero volviendo a las gallinas, la niña tenía dos solo de ella.
    Una se llamaba Pedrina y la otra Petronila.
    Cuando a la niña le parecía que una de las gallinas estaba enferma del
    hígado, le olía debajo de las alas, con una sencillez de enfermera, lo que
    consideraba que era el máximo síntoma de enfermedad, pues el olor de
    gallina viva no es cosa de broma. Entonces le pedía un remedio a su tía. Y
    la tía: «Tú no estás mala del hígado». Entonces, aprovechando la intimidad
    que tenía con aquella tía preferida, la niña le explicó para quién era el
    remedio. Le pareció de buen juicio dársela tanto a Pedrina como a
    Petronila para evitar contagios misteriosos. Pero era casi inútil darles la
    medicina porque Pedrina y Petronila seguían pasándose el día picoteando
    el suelo y comiendo porquerías que les hacían daño al hígado. Y el olor
    debajo de las alas era justamente por la enfermedad. No se le ocurrió
    ponerles desodorante porque en Minas Gerais, donde vivía el grupo, los
    desodorantes no se usaban, como no se usaban prendas íntimas de nylon y
    sí de cambray. La tía seguía dándole la medicina, un líquido que la niña
    sospechaba que no era sino agua con unas gotas de café; y luego venía el
    infierno de tratar de abrir el pico de las gallinas para administrarles lo que
    las curaría de ser gallinas. La niña no había comprendido aún que no puede
    curarse a los hombres de ser hombres ni a las gallinas de ser gallinas; tanto
    el hombre como las gallinas tienen miserias y grandezas (la de la gallina
    consiste en poner perfectamente un huevo blanco) inherentes a sus
    respectivas especies. La niña vivía en el campo y no tenía cerca una
    farmacia donde consultar.

    Otro infierno de dificultad era cuando la niña encontraba a Pedrina y
    Petronila flacas bajo las plumas erizadas pese a que se habían pasado el día
    comiendo. La niña no entendía que engordarlas significaba precipitarles un
    destino en la mesa. Y reanudaba el trabajo más difícil: abrirles el pico. La
    niña se convirtió en una gran conocedora intuitiva de las gallinas de aquel
    inmenso huerto de Minas Gerais. Y cuando creció, le sorprendió enterarse
    de que, en el argot de los rufianes, el término gallina tenía otra acepción.
    Sin notar la cómica seriedad que cobraba la cuestión, dijo:
    —¡Pero si es el gallo, que es un nervioso, el que quiere! ¡Ellas no lo
    hacen demasiado! ¡Y es tan rápido que apenas se ve! ¡Es el gallo el que
    trata de amar a una sola y no lo consigue!





    cont

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Lun 13 Mayo 2024, 19:01

    ***

    Un día la familia decidió llevar a la niña a pasar el día a la casa de un
    pariente que vivía muy lejos. Y cuando regresó ya no existía aquella que en
    vida se había llamado Petronila. La tía le dio la noticia:
    —Nos hemos comido a Petronila.
    La niña era una criatura con gran capacidad de amar: las gallinas no
    corresponden al amor que se les da, y, sin embargo, la niña seguía
    amándolas sin esperar reciprocidad alguna. Cuando supo lo que le había
    pasado a Petronila odió a todos los que vivían en la casa, menos a su mamá,
    a quien no le gustaba comer gallina, y a los empleados, que habían comido
    carne de vaca o de buey. Al papá, a duras penas podía mirarlo: era a él a
    quien más le gustaba comer gallina. La madre se dio cuenta de todo y le
    explicó:
    —Cuando comemos animales, estos se vuelven más parecidos a
    nosotros, porque están dentro de uno. De esta casa solo somos nosotras
    dos las que no tenemos dentro a Petronila. Es una lástima.
    Pedrina, secretamente la preferida de la niña, murió de simple muerte
    natural, pues siempre había sido un ente frágil. La niña, al ver a Pedrina
    temblando en el corral candente de sol, la envolvió en un paño oscuro y,
    una vez bien abrigadita, la colocó encima de uno de esos grandes hornos de
    ladrillos que hay en las granjas de Minas Gerais. Todos le advirtieron que
    estaba acelerando la muerte de Pedrina, pero la niña era obstinada y sin
    hacer caso puso a Pedrina toda enrollada sobre los ladrillos calientes. Solo
    al día siguiente, cuando Pedrina amaneció dura de tan muerta, la niña se
    convenció, entre lágrimas interminables, de que había apresurado la muerte
    del ser querido.
    Ya un poco mayorcita, la niña tuvo una gallina llamada Eponina.
    El amor por Eponina: esta vez era un amor más realista, nada
    romántico; era el amor de aquel que ya ha sufrido por amor. Y cuando a
    Eponina le llegó el día de ser comida, la niña ni siquiera supo cómo llegó a
    comprender que ese era el destino final de quien nacía gallina. Las gallinas
    parecían tener una suerte de presciencia de su destino y no aprendían a
    amar a sus dueños ni al gallo. Las gallinas están solas en el mundo.
    Pero la niña no olvidó lo que su madre le había dicho respecto de
    comer animales queridos: comió más de Eponina que el resto de la familia,
    comió sin hambre pero con un placer casi físico, porque ahora sabía que de
    aquel modo Eponina se incorporaría a ella y sería más suya que en vida.
    Habían guisado a Eponina a la salsa parda. De forma que la niña, en un
    ritual pagano que se le había transmitido cuerpo a cuerpo a través de los
    siglos, le comió la carne y le bebió la sangre. Durante la comida tuvo celos
    de los que también se estaban comiendo a Eponina. La niña era un ser
    hecho para amar, hasta que se hizo muchacha y aparecieron los hombres.



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    313


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Mar 14 Mayo 2024, 20:52

    Todos le advirtieron que
    estaba acelerando la muerte de Pedrina, pero la niña era obstinada y sin
    hacer caso puso a Pedrina toda enrollada sobre los ladrillos calientes. Solo
    al día siguiente, cuando Pedrina amaneció dura de tan muerta, la niña se
    convenció, entre lágrimas interminables, de que había apresurado la muerte
    del ser querido.
    Ya un poco mayorcita, la niña tuvo una gallina llamada Eponina.
    El amor por Eponina: esta vez era un amor más realista, nada
    romántico; era el amor de aquel que ya ha sufrido por amor. Y cuando a
    Eponina le llegó el día de ser comida, la niña ni siquiera supo cómo llegó a
    comprender que ese era el destino final de quien nacía gallina. Las gallinas
    parecían tener una suerte de presciencia de su destino y no aprendían a
    amar a sus dueños ni al gallo. Las gallinas están solas en el mundo.
    Pero la niña no olvidó lo que su madre le había dicho respecto de
    comer animales queridos: comió más de Eponina que el resto de la familia,
    comió sin hambre pero con un placer casi físico, porque ahora sabía que de
    aquel modo Eponina se incorporaría a ella y sería más suya que en vida.
    Habían guisado a Eponina a la salsa parda. De forma que la niña, en un
    ritual pagano que se le había transmitido cuerpo a cuerpo a través de los
    siglos, le comió la carne y le bebió la sangre. Durante la comida tuvo celos
    de los que también se estaban comiendo a Eponina. La niña era un ser
    hecho para amar, hasta que se hizo muchacha y aparecieron los hombres.



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    313


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Sáb 18 Mayo 2024, 18:14

    ***

    El amor por Eponina: esta vez era un amor más realista, nada
    romántico; era el amor de aquel que ya ha sufrido por amor. Y cuando a
    Eponina le llegó el día de ser comida, la niña ni siquiera supo cómo llegó a
    comprender que ese era el destino final de quien nacía gallina. Las gallinas
    parecían tener una suerte de presciencia de su destino y no aprendían a
    amar a sus dueños ni al gallo. Las gallinas están solas en el mundo.
    Pero la niña no olvidó lo que su madre le había dicho respecto de
    comer animales queridos: comió más de Eponina que el resto de la familia,
    comió sin hambre pero con un placer casi físico, porque ahora sabía que de
    aquel modo Eponina se incorporaría a ella y sería más suya que en vida.
    Habían guisado a Eponina a la salsa parda. De forma que la niña, en un
    ritual pagano que se le había transmitido cuerpo a cuerpo a través de los
    siglos, le comió la carne y le bebió la sangre. Durante la comida tuvo celos
    de los que también se estaban comiendo a Eponina. La niña era un ser
    hecho para amar, hasta que se hizo muchacha y aparecieron los hombres.



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    313


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Lun 20 Mayo 2024, 18:54


    Las aguas del mundo




    Allí está él, el mar, la más ininteligible de las existencias no humanas. Y
    aquí está, de pie en la playa, la mujer, el más ininteligible de los seres vivos.
    Desde que un día se hizo la pregunta sobre sí misma, como ser humano se
    convirtió en el más ininteligible de los seres vivos. Ella y el mar.
    Sus misterios solo podrían encontrarse si uno se entregara al otro: la
    entrega de dos mundos incognoscibles hecha con la confianza con que se
    entregarían dos comprensiones.
    Ella mira el mar, es lo que puede hacer. Él solo está delimitado por la
    línea del horizonte, es decir, por la incapacidad humana que a ella le impide
    ver la curvatura de la tierra.
    Son las seis de la mañana. Solo un perro libre titubea en la playa, un
    perro negro. ¿Por qué son tan libres los perros? Porque es el misterio vivo
    que no se indaga. La mujer titubea porque va a entrar.
    El cuerpo se le consuela con su propia exigüidad en relación con la
    vastedad del mar, porque es la exigüidad del cuerpo lo que le permite
    conservarse cálido, y es esa exigüidad la que lo hace pobre y libre de la
    gente, con una parte de libertad de perro en la arena. Ese cuerpo entrará en
    el frío ilimitado que ruge sin rabia en el silencio de las seis horas. La mujer
    no lo sabe: pero está realizando un acto de valor. Vacía la playa a esas horas
    de la mañana, le falta el ejemplo de otros humanos que transforman la
    entrada al mar en simple, liviano juego de vida. Está sola. El mar salado no
    está solo porque es salado y grande, y esto es una realización. A esa hora
    ella se conoce menos todavía de lo que conoce al mar. Su osadía consiste
    en continuar aunque no se conozca. Es fatal no conocerse, y no conocerse
    exige valor








    cont

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Lun 20 Mayo 2024, 18:55

    ***

    Va entrando. El agua salada está tan fría que ritualmente le eriza las
    piernas. Pero una alegría fatal —la alegría es una fatalidad— ya la ha
    invadido, si bien ni siquiera sonríe. Al contrario, está muy seria. El olor es
    como el de una marejada vertiginosa que la despierta de sus más
    adormecidos sueños seculares. Y ahora ella está alerta, aun sin pensar,
    como está alerta sin pensar el cazador. La mujer es ahora compacta, leve y
    aguda, y se abre camino en la gelidez que, líquida, se le opone y, sin
    embargo, la deja entrar, igual que en el amor, donde la resistencia puede ser
    un pedido.
    La lentitud del camino aumenta su osadía secreta. Y de repente se deja
    cubrir por la primera ola. La sal, el yodo, el líquido todo, la enceguecen por
    un instante, toda escurriendo, de pie y sorprendida, fertilizada.
    Ahora el frío se vuelve glacial. Avanzando, ella parte el mar por la
    mitad. Ya no le hace falta el valor, ahora está inmersa, antigua, en el ritual.
    Hunde la cabeza en el brillo del mar y se echa atrás una cabellera que, al
    salir, chorrea sobre los ojos salados y ardientes. Pausada, la mano juega con
    el agua; los cabellos, al sol, ya están casi endurecidos de sal. Con el cuenco
    de las manos hace lo que siempre ha hecho en el mar, y con la arrogancia
    de los que nunca darán explicaciones ni siquiera a sí mismos: con el cuenco
    de las manos lleno de agua, bebe a tragos grandes buenos.










    cont

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Lun 20 Mayo 2024, 18:56

    ***


    Y era eso lo que estaba echando de menos: el mar por dentro como el
    líquido espeso de un hombre. Ahora está completamente igual a sí misma.
    La garganta alimentada se encoge por la sal, los ojos enrojecen por la sal
    secada del sol, las olas suaves la golpean y se van porque ella es una muralla
    compacta.
    Vuelve a zambullirse, de nuevo bebe más agua, ahora sin voracidad
    pues no necesita más. Es la amante que sabe que volverá a tenerlo todo. El
    sol se abre más y, al secarla, le da escalofríos; ella se zambulle de nuevo: se
    siente cada vez menos ávida y menos aguda. Ahora sabe lo que quiere.
    Quiere quedarse parada en el mar. Y entonces así se queda. Como contra
    los costados de un navío, el agua golpea, vuelve, golpea. La mujer no recibe
    mensajes. No le hace falta la comunicación.
    Después vuelve a la playa caminando dentro del agua. No camina sobre
    las aguas —ah, nunca haría eso cuando hace ya milenios alguien caminó
    sobre las aguas—, pero esto no puede quitárselo nadie: caminar dentro del
    agua. A veces el mar le opone resistencia y la empuja con fuerza hacia
    atrás, pero entonces la proa de la mujer se vuelve un poco más dura y más
    áspera y sigue avanzando.
    Y ahora pisa la arena. Sabe que brilla de agua, de sal y de sol. Aunque
    dentro de unos minutos lo olvide, nunca podrá perder todo esto. Y de
    algún modo oscuro sabe que sus cabellos que escurren son de náufrago.
    Porque sabe… sabe que ha sorteado un peligro. Un peligro tan antiguo
    como el ser humano.











    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    315


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Miér 22 Mayo 2024, 07:50

    Encarnación involuntaria



    A veces, cuando veo a una persona que nunca había visto antes y tengo
    tiempo para observarla, me encarno en ella y así doy un gran paso para
    conocerla. Y esa intrusión en una persona, quienquiera que sea, nunca
    termina en su autoacusación: al encarnarme en ella, comprendo sus
    razones y la perdono. Debo poner atención para no encarnarme en una
    vida peligrosa y atractiva, que precisamente por eso me quite las ganas de
    regresar a mí misma.
    Un día, en el avión… ¡Oh, Dios mío, imploré, eso no, no quiero ser esa
    misionera!

    Pero era inútil. Sabía que, por haber estado tres horas en presencia de
    ella, yo iba a ser misionera durante varios días. La delgadez y la delicadeza
    extremadamente corteses de la misionera ya se habían apoderado de mí.
    Con curiosidad, algún deslumbramiento y cansancio previo es cuando
    sucumbo a la vida que experimentaré durante algunos días. Y, desde el
    punto de vista práctico, con alguna aprensión: en este momento ando
    demasiado ocupada con mis deberes y placeres para poder cargar el peso de
    una existencia que no conozco, pero cuya tensión evangélica ya empiezo a
    sentir. Incluso en el avión advierto que he empezado a caminar con un
    paso de santa laica: entonces comprendo cómo es paciente la misionera,
    cómo se apaga con este paso que apenas quiere tocar el suelo, como si pisar
    con más fuerza pudiese perjudicar a los demás. Ahora soy pálida, no me
    pinto los labios, tengo la cara fina y llevo esa clase de sombrero de las
    misioneras.

    Cuando baje a tierra tendré ya, probablemente, ese aire de
    sufrimientosuperado-por-la-paz-de-tener-una-misión.
    Y mi rostro llevará impresa la
    dulzura de la esperanza moral. Porque sobre todo me he vuelto totalmente
    moral. Mientras que al subir al avión era saludablemente amoral. ¡Era, no:
    soy!, me grito rebelándome contra los prejuicios de la misionera. Es inútil:
    toda mi fuerza está siendo empleada en la obtención de un ser frágil. Finjo
    leer una revista, mientras ella lee la Biblia.
    Vamos a hacer una breve escala. El sobrecargo distribuye chicles. Y no
    bien el joven se acerca, ella enrojece.

    En tierra soy una misionera al viento del aeropuerto; me sujeto las
    imaginarias faldas largas y grisáceas contra la impudicia del viento.
    Entiendo, entiendo. Ah, cómo la entiendo, a ella y a su pudor de existir
    cuando está fuera de las horas en que cumple su misión. Al igual que la
    misionerita, acuso las faldas cortas de las mujeres, tentación de los
    hombres. Y, cuando no entiendo, dejo de hacerlo con el mismo fanatismo
    depurado de esa mujer pálida que enrojece fácilmente al acercarse el joven,
    quien nos avisa que hemos de continuar el viaje.
    Ya sé que dentro de unos días lograré reanudar integralmente mi propia
    vida. Que, quién sabe, tal vez solo haya sido propia más que en el
    momento de nacer, y por lo demás haya estado hecha de reencarnaciones.
    Pero no: soy una persona. Y cuando se apodera de mí el fantasma de mí
    misma, la alegría es tal por el encuentro, tan grande la fiesta, que por así
    decir lloramos una sobre el hombro de la otra. Después nos enjugamos las
    lágrimas felices, el fantasma se incorpora plenamente en mí y con cierta
    altivez salimos al mundo exterior.

    Una vez, también durante un viaje, encontré una prostituta
    perfumadísima que fumaba entrecerrando los ojos, mientras estos miraban
    fijamente a un hombre que estaba por caer hipnotizado. Para comprender
    mejor, inmediatamente me puse a fumar con los ojos entrecerrados,
    mirando al único hombre que había al alcance de mi intencionada visión.
    Pero el hombre gordo que yo miraba para experimentar y poseer el alma de
    la prostituta, el gordo estaba enfrascado en el New York Times. Y mi
    perfume era demasiado discreto. Todo salió mal.











    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Sáb 25 Mayo 2024, 15:55

    Dos historias a mi manera


    Una vez que no tenía nada que hacer hice, para divertirme, una especie de
    ejercicio de escribir. Y me divertí. Tomé como tema una doble historia de
    Marcel Aymé. Hoy he encontrado el ejercicio, y es así:
    Buena historia de vino es la del hombre a quien el vino no le gustaba, y
    Félicien Guérillot, precisamente dueño de viñedos, era su nombre
    (inventados los nombres, el del hombre y el de la historia, por Marcel
    Aymé, y tan bien inventados que solo la verdad les faltaba para ser
    verdaderos).
    Había vivido Félicien —si hubiese vivido— en Arbois, tierra de
    Francia, y casado con una mujer que no era ni más bonita ni bien formada
    que lo necesario para la tranquilidad de un hombre honrado. Era de buena
    familia, pese a que no le gustaba el vino. Y, sin embargo, sus viñas eran las
    mejores del lugar. Ningún vino le gustaba, y en vano se habría afanado
    buscando aquel que hubiese querido librarlo de la maldición de no amar la
    excelencia de lo que es excelente. Puesto que, aun en la sed, que es la hora
    de aceptar el vino, el mejor trago le sabía a cosa mala. Leontina, la esposa
    que no era ni mucho ni poco, ocultaba ante él la vergüenza de todos.
    La historia, ahora reescrita enteramente por mí, continuaría muy bien
    (y mejor aún si su núcleo nos perteneciera, dadas las buenas ideas que
    tengo acerca de cómo concluirla). Parece, sin embargo, que Marcel Aymé,
    que la había comenzado, en este punto de la descripción del hombre que
    no amaba el vino se enfadó con la historia misma. E intervino en persona
    para decir: Pero de pronto esta historia me fastidia. Y para huir de ella,
    como el que bebe vino para olvidar, he aquí que el autor se pone a hablar
    de todo lo que podría inventar respecto de Félicien, pero que no inventará
    porque no quiere. Y mucho lo lamenta, pues hasta llegaría a hacer que
    Félicien fingiese temblores alcohólicos para ocultar ante los demás la falta
    de temblores. Buen autor, este Marcel Aymé. Tan bueno que ocupó varias
    páginas en torno a lo que inventaría de haber sido Félicien una persona que
    le interesase. La verdad es que Aymé, mientras va contando lo que
    inventaría, aprovecha para contar de todos modos; solo que nosotros
    sabemos que no es así, pues lo que sería no vale hasta que no es inventado.



    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Sáb 25 Mayo 2024, 15:56

    ***

    Y es al llegar a este punto cuando Aymé pasa a otra historia. No
    queriendo saber más de la historia del vino triste, se traslada a París, donde
    toma a un hombre llamado Duvilé.
    Y en París es al contrario: a Étienne Duvilé le gustaba el vino, pero no
    tenía. La botella es cara, y Étienne es un funcionario del Estado. Aunque le
    gustaría corromperse, pero la ocasión de vender o traicionar al Estado no
    se presenta todos los días. La ocasión de todos los días era una casa llena
    de hijos, y un suegro que vivía comiendo sin parar. La familia soñando con
    la mesa llena, y Duvilé con el vino.
    Y resulta que un día Étienne sueña realmente, con lo cual queremos
    decir que esta vez soñaba mientras dormía. Pero justo ahora que
    deberíamos contar el sueño —puesto que Marcel Aymé lo hace
    ampliamente— es cuando a nosotros ça vraiment nos fastidia.
    Escamoteamos lo que el autor quiso narrar, tal como a nosotros nos
    escamoteó el autor lo que de Félicien queríamos oír.
    Solo se diría aquí que, tras el sueño de un sábado por la noche, a Duvilé
    le empeoró mucho la sed. Y el odio hacia el suegro parecía una sed más. Y
    tanto se fue complicando todo, siempre con la causa de la originaria falta
    de vino, que por causa de la sed casi mata al padre de su esposa, de la cual
    Aymé no explica si era o no bien formada, por lo visto ni sí ni no, solo el
    vino importa en la historia. De soñar dormido pasó a soñar despierto, que
    ya es enfermedad. Y quería Duvilé beberse el mundo entero, y en la
    delegación de policía manifestó el deseo de beberse al delegado.
    Hasta hoy permanece Duvilé en el asilo de locos, y no se ve que le
    llegue la hora de salir, pues los médicos, no entendiéndole el espíritu, lo
    someten a la cura con excelente agua mineral, que sacia las sedes pequeñas
    pero no la grande.
    Mientras tanto Aymé, tal vez invadido él mismo de sed y de piedad,
    espera que la familia de Duvilé lo envíe a la buena tierra de Arbois, donde
    aquel primer hombre, Félicien Guérillot, después de aventuras que
    merecerían ser contadas, le ha tomado gusto al vino. Y como no nos dicen
    de qué modo, por aquí nos quedamos nosotros también, con dos historias
    no muy bien contadas, ni por Aymé ni por nosotros, que de querer el vino
    poco se ha de hablar, y mucho en cambio del vino.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    320


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Dom 26 Mayo 2024, 21:13

    ***


    Solo se diría aquí que, tras el sueño de un sábado por la noche, a Duvilé
    le empeoró mucho la sed. Y el odio hacia el suegro parecía una sed más. Y
    tanto se fue complicando todo, siempre con la causa de la originaria falta
    de vino, que por causa de la sed casi mata al padre de su esposa, de la cual
    Aymé no explica si era o no bien formada, por lo visto ni sí ni no, solo el
    vino importa en la historia. De soñar dormido pasó a soñar despierto, que
    ya es enfermedad. Y quería Duvilé beberse el mundo entero, y en la
    delegación de policía manifestó el deseo de beberse al delegado.
    Hasta hoy permanece Duvilé en el asilo de locos, y no se ve que le
    llegue la hora de salir, pues los médicos, no entendiéndole el espíritu, lo
    someten a la cura con excelente agua mineral, que sacia las sedes pequeñas
    pero no la grande.
    Mientras tanto Aymé, tal vez invadido él mismo de sed y de piedad,
    espera que la familia de Duvilé lo envíe a la buena tierra de Arbois, donde
    aquel primer hombre, Félicien Guérillot, después de aventuras que
    merecerían ser contadas, le ha tomado gusto al vino.






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    320


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Mar 28 Mayo 2024, 21:34

    El primer beso



    Más que conversar, aquellos dos susurraban: hacía poco que el romance
    había empezado y andaban mareados, era el amor. Amor con lo que trae
    aparejado: celos.
    —Está bien, te creo que soy tu primera novia, eso me hace feliz. Pero
    dime la verdad: ¿nunca antes habías besado a una mujer?
    —Sí, ya había besado a una mujer.
    —¿Quién era? —preguntó ella dolorida.
    Toscamente él intentó contárselo, pero no sabía cómo.
    El autobús de excursión subía lentamente por la sierra. Él, uno de los
    muchachos en medio de la muchachada bulliciosa, dejaba que la brisa
    fresca le diese en la cara y se le hundiera en el pelo con dedos largos, finos
    y sin peso como los de una madre. Qué bueno era quedarse a veces quieto,
    sin pensar casi, solo sintiendo. Concentrarse en sentir era difícil en medio
    de la barahúnda de los compañeros.
    Y hasta la sed había empezado: jugar con el grupo, hablar a voz en
    cuello, más fuerte que el ruido del motor, reír, gritar, pensar, sentir…
    ¡Caray! Cómo dejaba de seca la garganta.
    Y ni sombra de agua. La cuestión era juntar saliva, y eso fue lo que
    hizo. Después de juntarla en la boca ardiente, la tragaba despacio, y luego
    una vez más, y otra. Sin embargo, era tibia, la saliva, y no quitaba la sed.
    Una sed enorme, más grande que él mismo, que ahora le invadía todo el
    cuerpo.





    cont

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Mar 28 Mayo 2024, 21:35

    ***

    La brisa fina, antes tan buena, al sol del mediodía se había tornado
    ahora árida y caliente, y al penetrarle por la nariz le secaba todavía más la
    poca saliva que había juntado pacientemente.
    ¿Y si se tapase la nariz y respirase un poco menos aquel viento del
    desierto? Probó un momento, pero se ahogaba enseguida. La cuestión era
    esperar, esperar. Tal vez unos minutos solamente, tal vez horas, mientras
    que la sed que él tenía era de años.
    No sabía cómo ni por qué, pero ahora se sentía más cerca del agua, la
    presentía más próxima, y los ojos le brincaban más allá de la ventana
    recorriendo la carretera, penetrando entre los arbustos, explorando,
    olfateando.
    El instinto animal que lo habitaba no se había equivocado: tras una
    inesperada curva de la carretera, entre arbustos, estaba… la fuente de
    donde brotaba un hilillo del agua soñada.
    El autobús se detuvo, todos tenían sed, pero él consiguió llegar
    primero a la fuente de piedra, antes que nadie.
    Cerrando los ojos entreabrió los labios y ferozmente los acercó al
    orificio de donde manaba el agua. El primer sorbo fresco bajó,
    deslizándose por el pecho hasta el estómago



    cont

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 70671
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Maria Lua Mar 28 Mayo 2024, 21:36

    ***

    Era la vida que volvía, y con ella se empapó todo el interior arenoso
    hasta saciarse. Ahora podía abrir los ojos.
    Los abrió, y muy cerca de su cara vio dos ojos de estatua que lo
    miraban fijamente, y vio que era la estatua de una mujer, y que era de la
    boca de la mujer de donde el agua salía. Se acordó de que al primer sorbo
    había sentido realmente un contacto gélido en los labios, más frío que el
    agua.
    Y entonces supo que había acercado la boca a la boca de la mujer de la
    estatua de piedra. La vida había chorreado de aquella boca, de una boca
    hacia otra.
    Intuitivamente, confuso en su inocencia, se sintió intrigado: pero si no
    es de la mujer de quien sale el líquido vivificante, el líquido germinador de
    la vida… Miró la estatua desnuda.
    La había besado.
    Lo invadió un temblor que desde afuera no se veía y que, empezando
    muy adentro, se apoderó de todo el cuerpo, explotando el rostro en brasa
    viva.
    Dio un paso hacia atrás o hacia delante, ya no sabía qué estaba
    haciendo. Perturbado, atónito, se dio cuenta de que una parte de su
    cuerpo, antes siempre relajada, estaba ahora en una tensión agresiva, y eso
    no le había ocurrido nunca.
    Dulcemente agresivo, se hallaba de pie, solo en medio de los demás,
    con el corazón latiendo pausada, profundamente, sintiendo cómo se
    transformaba el mundo. La vida era totalmente nueva. Era otra,
    descubierta en un sobresalto. Estaba perplejo, en un equilibrio frágil.
    Hasta que, surgiendo de lo más hondo del ser, de una fuente oculta en
    él manó la verdad. Que enseguida lo llenó de miedo y también de un
    orgullo que no había sentido nunca. Se había…
    Se había hecho hombre.


















    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    323


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    Contenido patrocinado


    CLARICE LISPECTOR II - Página 27 Empty Re: CLARICE LISPECTOR II

    Mensaje por Contenido patrocinado

      Temas similares

      -

      Fecha y hora actual: Jue 20 Jun 2024, 12:58