Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1049486 mensajes en 47892 argumentos.

Tenemos 1579 miembros registrados

El último usuario registrado es Roberto Canales Camacho

¿Quién está en línea?

En total hay 94 usuarios en línea: 4 Registrados, 1 Ocultos y 89 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

cecilia gargantini, clara_fuente, Ma.Beatriz Vicentelo Cayo, Pascual Lopez Sanchez


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» MAIACOVSKI (1893-1930) Y OTROS POETAS RUSOS, 2
Bruno Montané Krebs (1957- EmptyHoy a las 13:52 por cecilia gargantini

» José María Álvarez (1942-2024)
Bruno Montané Krebs (1957- EmptyHoy a las 13:50 por cecilia gargantini

» CÉSAR VALLEJO (1892-1938)
Bruno Montané Krebs (1957- EmptyHoy a las 13:44 por cecilia gargantini

» 2016-12-15 POEMAS VISUALES 1
Bruno Montané Krebs (1957- EmptyHoy a las 13:42 por cecilia gargantini

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
Bruno Montané Krebs (1957- EmptyHoy a las 10:03 por Maria Lua

» JULIO VERNE (1828-1905)
Bruno Montané Krebs (1957- EmptyHoy a las 09:56 por Maria Lua

» POESÍA SOCIAL XIX
Bruno Montané Krebs (1957- EmptyHoy a las 04:57 por Pascual Lopez Sanchez

» Pere Gimferrer ( Pedro Gimferrer ) (1945)
Bruno Montané Krebs (1957- EmptyHoy a las 04:34 por Pedro Casas Serra

» Félix de Azúa (1944-
Bruno Montané Krebs (1957- EmptyHoy a las 04:25 por Pedro Casas Serra

» 2016-12-23 NO PARA LOS FELICES VA MI CANTO...
Bruno Montané Krebs (1957- EmptyHoy a las 03:18 por Pedro Casas Serra

Julio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Bruno Montané Krebs (1957- Empty

3 participantes

    Bruno Montané Krebs (1957-

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45652
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Bruno Montané Krebs (1957- Empty Bruno Montané Krebs (1957-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 30 Oct 2022, 13:27

    .
    .

    Bruno Montané Krebs
    Poeta chileno nacido en Valparaíso. De antepasados catalanes y germanos, de muy joven fue un ávido lector, admiraba a Huidobro y a los poetas beatnik, principalmente a Ginsberg, pero también a Rimbaud. De 1974 a 1976 residió en México y a partir de ese año en Barcelona. Su obra poética es escasa, El maletín de Stevenson (1985), Helicón (1987), Cuenta (1998) y El cielo de los topos (2002), aunque ha publicado en diferentes revistas y antologías, entre ellas, Revista de Bellas Artes (México), Correspondencia Infrarrealista (México), Trilce (España-Francia), La zorra vuelve al gallinero (México) y Litoral (España). Junto a Roberto Bolaño y otros poetas formó el movimiento denominado “infrarrealista” en 1976, cuya primera obra fue “Pájaro de calor” y a la que siguió un poemario en conjunto llamado “Entre la lluvia y el arco iris”. Precisamente Roberto Bolaño, en su novela Los detectives salvajes (1998), narra esos años de convivencia en México y la amistad que formó con el grupo que dio nombre a ese movimiento. Eran además de Montané y Bolaño, Mario Santiago, Cuauhtémoc Méndez, Juan Esteban Harrington, José Peguero y Guadalupe Ochoa. En España fundó la revista RVAC (Rimbaud vuelve a casa), junto a Roberto Bolaño, que convirtieron más tarde en una mini editorial. La poesía de Bruno Montané está escrita a impulsos de precisión, buscando siempre de lo cotidiano el centro existencial desde el cual crea su propio lenguaje.

    (Sacado de https://www.epdlp.com/escritor.php?id=4005 )


    *


    Algunos poemas de Bruno Montané Krebs:



    De El maletín de Stevenson (1979-1981):


    STEVENSON

    La sombra de una palmera en el cuero resquebrajado
    La manilla y los gérmenes el sol
    ............el agua verde y los corales
    La piel húmeda el bigote en la isla oscura
    El surtidor de las palabras se aleja o aúlla:
    el fondo de la enfermedad es un terciopelo quemado
    un aerolito cayendo en el cráter de un volcán
    La constelación de las manos que escribieron
    ............historias
    transforma su habilidad y entonces el escritor
    pierde su maleta la estrella los labios secos



    MANO

    En el centro de la habitación hay una mano
    que acaricia otras partes del mismo cuerpo
    A veces su trayectoria deja una línea
    de espuma seca sobre el fondo negro
    y nosotros pensamos en esa huella
    como en una gruta marina oliendo
    intensamente a sal a frío o sudor
    Hasta que la ola entra por la ventana
    y el suelo se inunda de una lava pegajosa
    como el sol bañándote los ojos al despertar
    como un chorro de luz en el centro del huracán



    ESTATUAS AL BORDE DE UNA CAMA

    Parecemos muertos cubiertos de nieve
    junto a una cama de níquel.
    Y un almacén lejano guarda el mugido
    que generan cintas rojas
    salidas de nuestras cabezas.
    Una mano encenderá una pequeña fogata
    sin lograr remediar el frío.
    Pájaros blancos entran por los boquetes
    que las bombas han dejado en el techo
    y vienen a posarse en nuestros hombros.
    Si pudiésemos abrir los ojos
    estaríamos salvados.



    LA BOCA ES UN DADO NEGRO

    El torturador encapucha al torturado
    y fuera de la cárcel un témpano
    comienza a rozar los muros produciendo
    un sonido que encaja en cada pulsación
    de los voltios que huyen por el cuerpo tendido
    o colgado de las barras de un catre oscilante
    como un témpano.
    Las preguntas quieren revisar una historia,
    empotrar los fragmentos que faltan:
    y la memoria busca una respuesta que camine
    sin peligro por una pradera sin rascacielos
    ni chozas, sin vientres desencajados y brazos
    y piernas a punto de quebrarse por los golpes.



    QUÉ CREES QUE ES LA VIDA

    La vida es el collar caliente
    que nuestras madres nos regalan.
    Una ladera de noche,
    ese dinosaurio que duerme dentro nuestro,
    un cuchillo reforzado con espinas.
    El malditismo, la podredumbre,
    el amor simpático, el capitalismo liberal.
    El deseo de hacer poesía.
    El amor, el amor que es la bolsa llena de sangre
    donde los prisioneros respiran.



    LAS BELLAS PALABRAS

    La palabra es hoguera en los palacios
    y tienda de campaña en los jardines.
    La palabra, tallo de luz,
    muela podrida.
    Y tú sientes que la sintaxis
    es una factoría oculta en el fondo
    del pantano, mugido que no para,
    silencio que la envuelve.
    La palabra es la voz de los resucitados
    que no han muerto, es el juego que se aleja
    invisible, pero no sin antes danzar
    con sus cortinas flameantes
    frente a tu rostro con cerebro,
    que es donde vive la palabra
    ante de desaparecer.



    UN LAZO ROJOALREDEDOR

    No había final en tu abrazo
    y ese momento era un pozo tan
    grande como el paisaje.
    Un lazo alrededor de tu cadera
    o rodeando mi sexo.
    Y tu presencia se hacía la rueda
    donde la saliva se esparce y se evapora,
    mientras acariciaba tu espalda,
    separaba tus nalgas y entraba en ti
    tocándote el vientre y los senos,
    dándote suaves mordiscos en la nuca.
    Los dos cayendo hacia centros que
    desde lejos avistábamos, como los exploradores
    en una extraña leyenda donde todos están
    frente a algo o alguien
    entre solitarios y felices.



    CRUCE DE LENGUAJES

    En tu sueño las palabras serían la superficie
    de un mundo con una sola dimensión.
    Mientras tu voz es un fondo plano,
    un caracol parado sobre una rama quebrada
    o un cubo de hielo que en tu mano se derrite.
    Sin darte cuenta regresas a la misma
    estación de invierno: aquí tus mensajes
    sirven para que los niños jueguen a hacer
    barquitos de papel, aquí vuestros cuerpos
    conviven con bellas estatuas de carne
    que juegan a las cartas y gritan.
    Y no muy lejos está el bosque
    como una santa con hambre que ve huir
    a gentes y animales.
    Hasta que el arcoíris tenga 13.000 grados
    y nos enseñe a hablar y a correr.



    MANO QUE TOMA

    Mano que toma un precipicio,
    tú ves visiones;
    mano que habla, tú naces
    en noches de luna amarilla y nubes;
    mano que aprende, tú caminas
    por cerros llenos de piedra y el camino
    es extrañamente largo;
    mano de silicios, tú escupes
    sobre tu dolor;
    mano santa, te meces,
    te deslizas sobre otro cuerpo;
    mano sin dinero,
    tú alumbras
    las noches futuras.
    Mano de cuero, tú serás el relámpago
    que caiga sobre nuestros rostros adormecidos.



    SOLO

    Solo en la ráfaga de brisa
    que atraviesa el circo,
    solo en los andenes flotantes
    donde todo se espera.
    Solo en una porción de silencio
    cada vez más reducida; solo frente a
    cualquier figura de simultaneidad.
    Solo en el abrazo.
    Cuando la soledad sigue siendo
    esa emoción primitiva dando
    sigilosos pasos entre montañas
    de desechos donde ya no es sino
    su propio vacío.



    SENTIR TIEMPO

    A la orilla de todo lanzas tus dardos
    al agua. La lluvia te moja los hombros.
    El viento ayuda a que se rieguen
    las copas de los árboles.
    La escena es completa y en los chasquidos
    de la fronda y los suburbios tu voz llena un hueco
    que la imaginación quería.
    Sentir tiempo es ser cachorro de la acción,
    ser un abrazo que en el camino
    vuela de cuerpo a cuerpo.




    De El cielo de los topos (1987-1995):


    HACIA LA LUNA

    Su mirada aprendía
    de lejanas señales
    que alguien le seguía dando,
    como un alimento nuevo
    que surgiera de la noche.
    Adónde iremos,
    parecían decir las palabras
    mientras el cuerpo las esperaba.

    Es hermosa esta luz.
    Ahora al fin estamos fuera
    y el abandono seguirá.
    Voz y cuerpo que nos han amado.



    ACUMULACIÓN

    Hoy vi el avión que se estrellará
    contra el silencio de la especie.
    Era un insecto ciego y gigante
    que agitaba presagios que sólo
    nuestros miedos podrían adivinar.
    Con su pesado vuelo construía
    una enorme espiral que colgaba
    sobre nuestras cabezas.
    Hoy vi el avión de la muerte.
    Era negro y giraba
    contra el cielo gris.



    RESTAÑANTE

    Ésos eran los luminosos jardines de esa historia,
    los fulgurantes tiempos que tañeron los hierros
    de los puentes por los que pasaban trenes
    con pasajeros que esos días podían volver a casa.
    También eran los jardines de las bombas,
    mientras, más abajo, los sótanos
    aún tenían los suelos
    manchados de sangre.



    UTOPÍA PARA LOS PUENTES

    Para el duro corazón de las visiones,
    continuaremos siendo ingenuos.
    En los edificios persistirán
    las señales del amor
    iguales a banderas desconocidas
    en los sueños de un exiliado.
    Sin preguntas, lunares en el cuello
    y noches sin cansancio.
    Como estrellas que el día chupa
    se van esas ideas,
    pero en los huesos y en la piel
    lo único propicio al crecimiento
    es el raro raro amor.



    DESLIZAMIENTO HACIA EL ROJO

    En la oscuridad allá tan lejos
    algo así como la espalda del vacío o de Dios
    es acariciada por una mano
    o por la punta de un solo dedo que toca
    como preguntando a punto de hablar
    en medio de la noche que flota
    de la noche que besa y hiere
    otros cientos de miles de millones
    de espaldas que aparecen y desaparecen
    con el estallido de las explosiones
    mientras alguien abre y cierra una puerta
    mientras se enciende y apaga una bombilla
    a este lado del Universo
    donde la lluvia aún nos recuerda
    los susurros y chasquidos
    de los primeros cuerpos al acariciarse.



    QUÉ ESTÁN ESPERANDO

    Suena la canción del viejo comienzo.
    Entre los gases de la paciencia
    y la comida que se pudre.
    Resuena en la cabeza lo que decimos.
    Lo que nos dicen o imaginamos.
    Un programa un tanto patético y sanguinario,
    dijo el filósofo–hechicero.
    Una colisión de huellas en las ensoñaciones
    de un interpretador del Universo.
    El equilibrio o el eco acelerado
    de nuestras tripas que cantan a media voz.
    Y una vez más la balada
    de los trabajadores desnudos.
    Y una vez más la canción
    de los desnudos torturados.



    EL AGUA

    Con la memoria de las flores y el ruido
    tu mirada se mueve en el agua.
    Esa música es el movimiento de tus ojos,
    estos silencios los pensamientos
    que desde el fondo suben
    a punto de hacerte feliz.
    Al mirar el agua se sabe
    qué ha sido y qué falta,
    se piensa en qué mueve
    cuerpos y tormentas.
    Tu mirada se enciende bajo el brillante
    techo del agua que traspasa los poros,
    las células, el resplandor del cielo.
    Y te ríes.



    UN ZAPATO DE SOL

    Dejo mi zapato en la orilla.
    Más allá se despierta ese mundo
    donde nadie se acostumbra
    a la voz que nada quiere.
    Y mi zapato brilla como hecho de sol,
    hecho de animales que fueron plantas.
    En la orilla hay un poco de vegetación
    y un poco de silencio para amar.
    Ven, ven aquí a dejar tu zapato,
    porque por ahora solo tenemos
    un zapato de sol,
    y el mundo, este desnudo mundo,
    no nos olvida.



    LAS PALABRAS MÁS REPETIDAS

    Resortes del tiempo en la imaginación
    como cavidad que te señala
    para que ahí resbales.
    Aparecían en un flujo de mareas
    que bañaban los acantilados
    bajo imaginarios faros.
    Una pelea contra la infame economía.
    Y el pensamiento oscurecido
    contra la abominación y el consumo
    de las palabras incinerándose
    en la saturación de discos y pantallas.
    Reetición cruda y ambigua.
    También la confirmación de la vida.
    Y después la variedadmás terrible
    en un tiempo estratégico
    plagado de muerte.



    LA LUNA

    En tu luz está lo que sabemos
    recordar en el silencio,
    y te miramos con los ojos
    de un grito de amor.
    Oímos nuestra respiración
    mientras a lo lejos
    se mueven los árboles.
    Flor y herida
    la sombra de nuestra casa
    hace que seas una boca que habla
    un lenguaje que no podemos entender.
    Por eso te vemos con los ojos
    de un animal que refugiado en una bodega
    asomara su joven cuello
    por una pequeña ventana.
    Y te miramos como ese animal
    que está ahí en la ventana
    y quizá no sabe que te quiere.
    Te miramos con la saliva en los dientes
    y con el silencio del pelaje húmedo
    de tu aliento luminoso.
    En ti vemos el rostro
    de nuestro propio silencio,
    a veces la única señal
    que la noche nos regala.



    TU IDEA DE LA DIVISIÓN

    Sin dinero y aceptando
    el absoluto silencio de mi mente,
    sin que a nadie haga daño
    ni a nadie haga sentir nada,
    miro este silencio
    que se hunde en mi mano.
    Y mientras pensar es un camino,
    todo está hecho
    de lo que queremos comprender.
    O todo es lo que al saberse da dolor
    y hace germinar las llamas
    de una creación que de todo viene
    y a todo mira.



    COMIENZO

    Para Paul

    Ríos que como en una fiesta interminable
    le regalaban las nubes al planeta.
    Aunque aún no existías
    tú ya pensabas en la orilla.
    Llovía sobre las conchas y los peces saltaban.
    Aún no era de noche,
    la lluvia mojaba las copas de los árboles
    y entre la hojarasca los insectos
    ya eran dioses de su propio tiempo.
    Esa misma noche, al mirar las luciérnagas,
    los monos adivinaban los sueños de los niños.
    Entonces, te sacaste el dedo de la boca,
    abriste los ojos y miraste la claridad
    más allá de la piel,
    y silbaste.



    PEÑASCOS

    Te parecen esculturas naturales
    o palabras que los cerros utilizan
    para un lenguaje tectónico que viviese
    en la inclinada página de las laderas.
    A veces las plantas los pueblan
    como si de sombreros
    o raros antifaces se tratara.
    Viven su forma con una esperanza
    que no contempla la vida del mar.
    Y bajo la lluvia parecen flancos
    de inmensos y pacientes animales
    esperando a que el cielo se abra.



    LAS BECAS DE LA MUERTE

    Tú y tu trabajo
    y esta mano blindada
    que se acerca para beneficiarte.
    Tu economía es un borrón
    en los papeles de los banqueros,
    apenas es un temblor eléctrico
    en sus ordenadores,
    un agujero quecomo péndulo
    cualga en el vacío.
    Tu carencia es un fantsma
    que nada tiene que ver
    con la benéfica palidez
    de esta mano blindada.
    Una mano qu regala tiempo
    a cambio de una dudosa comodidad.



    TODO ES UTOPÍA

    En la cama de esta luz que viene
    veo encerradas las palabras,
    y mi mente repite la imagen
    de las semillas que esperan
    bajo las piedras,
    entre el peso y la humedad,
    el movimiento que las libere.
    Bajo esta luz, a veces sostenida
    por la idea de un utópico silencio,
    los sentidos susurran
    lo que pronto verás llegar.


    Última edición por Pedro Casas Serra el Lun 31 Oct 2022, 14:07, editado 1 vez

    A Amalia Lateano le gusta esta publicaciòn

    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 40676
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Bruno Montané Krebs (1957- Empty Re: Bruno Montané Krebs (1957-

    Mensaje por cecilia gargantini Dom 30 Oct 2022, 15:20

    La poesía de Bruno Montané está escrita a impulsos de precisión, buscando siempre de lo cotidiano el centro existencial desde el cual crea su propio lenguaje.

    Creo que es una definición correctísima de su estilo.

    Por aquí, en libros de escuela secundaria, aparece algún que otro poema suyo. Muchos más, por supuesto, de Huidobro y Bolaño.

    Me gustó mucho:

    A la escritura no le preocupa el discurso
    ni tampoco el correcto pulso de la redacción,
    lo que ella quiere es dejar de ser una palabra
    que esconda sus nervios, lo que ella desea
    es ser un poema, un rayo, un trueno
    en el oído interior del discurso.
    Como sabemos, el poema no se redacta,
    el poema solo quiere aprender a respirar.

    Besossssssssss Pedro y graciasssssssss una vez más

    A Amalia Lateano le gusta esta publicaciòn

    Amalia Lateano
    Amalia Lateano


    Cantidad de envíos : 3937
    Fecha de inscripción : 29/04/2022

    Bruno Montané Krebs (1957- Empty Re: Bruno Montané Krebs (1957-

    Mensaje por Amalia Lateano Dom 30 Oct 2022, 19:23

    Me detengo en el El maletín de Stevenson, el primero de los poemarios-
    STEVENSON

    La sombra de una palmera en el cuero resquebrajado
    La manilla y los gérmenes el sol
    ............el agua verde y los corales
    La piel húmeda el bigote en la isla oscura
    El surtidor de las palabras se aleja o aúlla:
    el fondo de la enfermedad es un terciopelo quemado
    un aerolito cayendo en el cráter de un volcán
    La constelación de las manos que escribieron
    ............historias
    transforma su habilidad y entonces el escritor
    pierde su maleta la estrella los labios secos.

    Intuyo que están matizados por la contención, la serenidad y la plasticidad emotiva que
    caracterizan su voz poética .

    Volveré para releer estas obras tan buenas.

    Gracias.

    Besos

    Amalia

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45652
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Bruno Montané Krebs (1957- Empty Re: Bruno Montané Krebs (1957-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 31 Oct 2022, 13:38

    Gracias por vuestro interés, Cecilia y Amalia. He añadido más poemas a los que ya había puesto.

    Un abrazo.
    Pedro

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45652
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Bruno Montané Krebs (1957- Empty Re: Bruno Montané Krebs (1957-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 31 Oct 2022, 14:49

    .


    De Mapas de bolsillo, 2013:


    PIE DE CORAL

    Abrí los ojos y vi  que mis pies
    eran de coral.
    Abrí la mano y vi una moneda
    que era un agujero.
    Giré la cabeza y vi el sol
    entrar en las ciudades.
    Apoyé la cabeza en una roca
    y vi inclinarse el cielo
    como una manta a punto
    de caerse dela cama.

    El viento dibujó figuras
    en mis pies de coral,
    el cielo abrió la boca,
    levantó los brazos
    y me abrazó
    como a una ola.



    VOCES

    No sé cuántas veces
    he escrito este poema.
    No sé cuántas veces
    he visto  temblar las imágenes
    que esas voces me recuerdan.
    Caen desde el cielo
    y cambian mis visiones.
    Transforman mi caminar
    y se alimentan de mi silencio.



    PIES DE BARRO

    Aquí fuera del lago la luna brilla.
    Parece que fuese ella la que  me regala
    esta brisa tan agradable.
    Aún tengo los pies embadurnados
    con el barro de la orilla.
    Mis pies de siete dedos
    y largas uñas retráctiles.
    Con ellos escribo las raras letras
    de mi alfabeto,
    mi silabario feroz y prensil.
    Cuídate de leerme o escucharme.
    Mis letras son de fuego.
    En la orilla de cieno mis palabras
    suenan como nada en la naturaleza.



    LÍMITES

    La sentencia de una invencible frontera
    entre la mente real y la imaginación.
    El repertorio parado de tus imágenes.
    El repertorio de balbuceos que se proponen
    hablar de lo que uno no sabe hacer.
    La lista oscura de lo que,
    a pesar de uno, se vacía.
    El silencio de lo que no podemos
    imaginarnos.
    La húmeda mano crisálida
    que se abre.



    CISTERNA

    Para Helga Krebs


    Lentas fluyen el agua
    y la respiración de las plantas.
    Aquí abren los ojos y giran el cuerpo
    imperceptibles animales.
    No siento el frío ni el calor.
    La piel no percibe sus límites.

    Aquí soy yo quien tiene
    los ojos cerrados.
    El agua me envuelve.
    La oscuridad me abraza.
    Lo que oigo me ilumina.



    TODAS LAS PALABRAS

    Vive el mundo y escucha
    todas las palabras.
    Mira la realidad  y siente
    el ruido de los desastres,
    el lento canto que se nos regala.
    La realidad es la boca,
    el mundo es el oído.

    Si pudiéramos oír todas las palabras
    quizá nada tendría sentido,
    temblaríamos de risa,
    al fin seríamos la boca que sonríe,
    seríamos el esplendor
    en el único y gran oído.



    TERROR

    Decimos que nada tenemos que ver
    con aquello que mata o ciega,
    nos lo decimos y vivimos
    más o menos tranquilos;
    trabajamos,
    creamos como podemos.

    Creemos que son otros nuestros sueños,
    sabemos que la estupidez del vecino
    nos concierne y que la soterrada
    violencia de los grandes dueños
    toca a la más pequeña flor
    junto al más lejano de los ríos.



    ANTISCIOS

    Nada más bello que nuestras
    sombras contrapuestas.
    Somos un epigrama de luz y sombra
    sobre la curva página del planeta.



    EL CADÁVER DE LA POESÍA

    En una economía de dudoso bienestar
    -como una luz que se nutriera
    de su doble fondo-,
    la poesía es la sombra de una sombra,
    y, en esa soledad ya sabida,
    se convierte en la vibración
    de su propio cadáver.
    La imaginación intenta arrojar
    agua y miel sobre el cuerpo
    de ese fantasma.



    POEMA

    Lee otra vez ese poema que tanto te gusta,
    ese poema que tanto te dice
    pero que no acabas de comprender,
    el poema que cuesta hallar,
    el poema inacabado, el poema
    que lees rápido y que luego olvidas,
    el poema señal que se apaga,
    el poema que duerme.

    Vuelve a leer ese poema,
    el poema que respira
    como una sombra
    en la oscuridad.



    LA PARTE QUE FALTA

    Soñé que era evidente lo que faltaba,
    la señal que no aparece en el mapa,
    el hueco de la mirada,
    el suave tacto invertebrado.
    Imaginé que aquello que aún no habita,
    es decir, lo que aún no existe,
    respira en algún lugar que solo
    se manifiesta con su prístina ausencia.
    Y en mi sueño esa idea se movía
    como las algas bajo el agua.



    EL TEMBLOR DE LA SOLUCIÓN

    No lo sabemos, pero nos pasamos
    la vida entera frente al poema.
    Nos pasamos la vida intentando
    pensar qué dice el poema
    y de repente descubrimos que
    a pesar de nuestros esfuerzos
    el poema siempre habla de otra cosa.
    Durante un instante lo sabemos,
    por un momento lo sospechamos,
    pero aunque vivamos el poema,
    este acaba explicándonos
    que él solo tiene trato
    con quienes nunca hablan ni se preocupan
    de formas, trampas o significados,
    que él solo entiende las intenciones
    de quienes se pasan la vida entera
    frente al temblor y no lo saben.



    SIN NOSOTROS

    El año es como un año hace mil años.
    THOMAS BERNHARD

    Nada nos recordará con la precisa actitud
    y amor con que nos mirábamos.
    Seremos olvidados o tan solo abanicados
    por el brillo de la hoja que cae de un árbol.
    Nadie sabrá cómo nos atrevimos a desear
    cambiar aquello que más nos hería.

    Los años son como hace mil años
    y aún vivimos como si no lo supiéramos.
    Los años sin nosotros, como siempre,
    los años sin nadie que de verdad sepa
    cómo será un año en mil años más
    y en otra parte.



    CIRCUNLOQUIO

    Podemos decir las cosas de un modo fácil,
    eso ya lo sabemos, porque casi todo
    ya está impecablemente dicho
    una y mil veces, pero la vida,
    las palabras y las cosas
    a veces nos confunden.
    La realidad es una nube que nos
    corona la cabeza y nos ofusca
    con precisiones que nos empecinamos
    en comprender. La nube y la realidad.
    Y el circunloquio continúa:
    la cabeza bajo la lluva
    y un largo camino lleno
    de palabras aún no conocidas.



    NULLA DIES SINE LINEA

    Ni un solo día sin abrir los ojos,
    ningún día sin hender los latidos
    y la respiración de aquello
    que a veces no es más que una herida.
    Ni un solo día sin leerle a la vida
    la luz y la oscuridad de sus propias líneas.
    Ningún día sin gravar la curva piedra,
    sin dibujar en la arena
    la orilla de nuestro propio río.

    Que no haya día sin ese temblor,
    sin ese regusto de lo que nunca acaba.
    Que no pase un solo día
    sin aprender lo que vale una línea,
    sin sentir lo que esa sola y única línea
    puede dar.




    De El futuro, 2016:


    EL CIELO

    Un cielo al revés, el cielo
    de quienes creen que nada tienen,
    el cielo más recóndito, aquel que vive
    detrás de todas las vallas,
    el del barro y los pies mojados,
    el de los sapos y las hierbas podridas.
    Para él damos el lento trabajo,
    las horas comidas a la noche,
    el esplendor de los perdidos.
    Por ese trabajo escribimos
    poemas inútiles y, mientras soñamos,
    nos sumergimos en el futuro.



    TIBIO SILENCIO

    Dudamos, descreemos de la obcecada lucha.
    Oímos nuestros pensamientos
    como un magma que cae
    contra la vida, y dudamos.
    Arrebujados en un dudoso silencio,
    "cansados bajo el calor de la luna",
    soñamos con los artefactos de la razón.
    Escuchamos raras voces, la dulzura
    de las espigas al atardecer.
    Leemos poemas y recetas oscuras,
    apretamos suavemente la más hermosa cintura
    y crecemos en el más tibio silencio.



    AUTENTICIDAD

    El arte, con su habitual grandilocuencia,
    a veces juega a eludir la autenticidad,
    quiere convencernos de que su tarea es otra.
    Y me digo que todo esto es el trasunto de infinitos
    equívocos, desde que Poe y Baudelaire vislumbraron
    extraños destellos que asomaban en esa fractura.
    Un par de ojos que no sabían si debían o no
    sentirse aterrados en medio de la multitud,
    las manos vacías, el deseo del sexo,
    la dudosa singularidad, los sueños de riqueza,
    la ruina de Esparta.
    La noche del discurso, la luz que
    desciende sobre nuestros sueños.

    Esto me recuerda a unos patos mojados,
    esto me hace pensar en el lago helado
    segundos antes de comenzar a derretirse.
    Y me permito imaginar que bajo la luna
    ya nada nos faltará; la luna y su fascinante
    agujero de luz, la boca iluminada
    que desde el cielo nos habla.
    Y veo que temblamos y compruebo
    que no es el sueño el que duda,
    bajo el cielo ahogado por las estrellas
    que ya no veremos. Nuestro único terror
    es la verdadera desnudez, las manos vacías,
    la piel del corazón en el barro
    y las futuras cenizas.

    Ahora me contradigo, quizá todo
    sea inevitablemente fascinante.



    COHESIÓN

    Todos juntos y abducidos
    por el temblor del Tiempo,
    todos unidos en nuestros miedos,
    afiatados por el tesón de un único latido,
    abrimos la boca ante la anécdota o el desastre.
    Todos juntos, oprimidos y aprensivos
    entre la luz del hambre y el equívoco programa
    del trabajo y del dinero, arracimados
    en una rama que cuelga en el vacío,
    aprendemos todos juntos,
    sometidos a la misma respiración,
    fijados a un idéntico pánico, nosotros,
    hijos de una luz cada vez más extraña.



    CICLO INCÓLUME

    Fauces, tentáculos y bocas
    tragan y fagocitan, digieren,
    expelen y deponen.
    Es la Economía, lo que hacemos
    para huir del frío y de las estrellas,
    aquello por lo que se pelean
    nuestros jefes y vecinos. A miles de
    kilómetros alguien roba a lo grande
    y luego te quedas sin trabajo.
    Trepanaciones, licuefaciones,
    voracidades, opacos cantos
    y fragores de la Economía.

    Solos en la gran noche
    del trabajo y la necesidad,
    toda voracidad nos atrapa.



    MÁQUINA UNO
    -La máquina del sueño-

    El verso respira y el poema es la máquina
    que elegimos para pensar el mundo.
    Maquinar el vacío
    y la contemplación de lo que vive,
    pensar los gestos que cambiarán
    nuestro tedio.
    La respiración de la máquina,
    los huecos del día y el sudor iluminado.


    Inframáquina uno

    Una vez fijado el sueño, la retórica da miedo.
    Pensamos y pensamos, soñar es pura luz
    en el profundo barro de los espejos.



    MÁQUINA CUATRO

    El sueño de la máquina no es automático,
    sueño de oro, sueño de sudor y semen.
    El trabajador sueña, sueñan la máquina y el poeta
    para creer que no serán vencidos por el tiempo.
    Sin embargo, todo sueño suele ser apocalíptico,
    y, solo a veces, puro amor.


    Inframáquina cuatro

    La vida cumple con el tiempo y cuenta
    los días con los dedos de una sola mano.
    El sueño de los cuerpos es infinito.



    UN AÑO

    Hace un año escribí el primer poema
    en este cuaderno.
    He dejado cuatro o nueve versos
    sobre el persistente silencio de sus páginas.
    Hojas de vacío en el infinito silencio del tiempo
    que se desliza sobre nuestros cuerpos.
    En el exacto momento en que percibo
    la grandilocuencia de mis versos
    que permanecerán mudos, secretos,
    indeciblemente torpes. Los versos,
    deliberados, difusos, aplazados;
    los versos que hablan de la muda abyección
    de las palabras que una y otra vez
    nos esforzamos en escribir y publicar,
    pobrecitos.



    INTERMINABLE ABISMO

    Esa extraña voluntad
    que nos empuja a hacer lo mismo
    en el oscuro y húmedo sismo
    de una misma y única ciudad.
    Pensamiento del humilde valor
    con que te amo y soy siempre el mismo
    en el tiempo y en la bondad
    cuando otra vez me hundo en las flores
    de nuestro hermoso e interminable abismo.



    LA MUERTE NO LEE

    La encontramos en un texto y otro,
    la vemos y sentimos cada día.
    Suave o terrible, siempre persistente,
    obstinada en su tarea, en el duro
    abrazo de su silencio final.
    Hija o hermana de la vida,
    extraña y vieja habitante
    de los lugares donde hay seres,
    objetos creados, dolor, ceguera
    y silencio. Lo sabemos,
    ella no cuenta sus muertos,
    no mira el rostro de aquellos
    a quienes se lleva,
    jamás lee o escucha
    lo que sobre ella se diga o piense.



    APRENDIZAJE Y RESPIRACIÓN

    Dar cuenta de la escritura -ése es el tema-,
    como quien simplemente escribe o habla del amor.
    Redactar es una acción que atraviesa
    el discurso de lado a lado, pero solo
    escribir -que es y no es lo mismo-
    llega hasta el fondo. Decimos que hacemos
    aquello que imaginamos, que hemos razonado,
    y que al fin hemos puesto en práctica.
    A la escritura no le preocupa el discurso
    ni tampoco el correcto pulso de la redacción,
    lo que ella quiere es dejar de ser una palabra
    que esconda sus nervios, lo que ella desea
    es ser un poema, un rayo, un trueno
    en el oído interior del discurso.
    Como sabemos, el poema no se redacta,
    el poema solo quiere aprender a respirar.



    EL MINERAL DE LA SANGRE

    La poesía cava en ti
    y busca el mineral de la sangre.
    La poesía es la lengua propia.
    El poema es el trabajador
    sumergido en esa tarea. el poema
    se escribe como se vive,
    el poema es el viejo puente
    hundido en la sombra.
    La poesía es la búsqueda de una imagen
    que, respirando, habla sobre aquello
    que los poetas llaman El Temblor,
    la conciencia, la idea de un lúcido
    y frágil equilibrio que alienta la vida
    frente al enfatismo de las máquinas
    y el interminable negocio de la muerte.



    EL MIEDO

    Lo sabemos, claro que lo sabemos:
    el verdadero miedo está bien guardado.
    Está bien protegido en nuestras miradas,
    mientras trabajamos en la orilla interminable.
    Bien cubierto está bajo las bóvedas
    que los malos sueldos protegen.
    Está ahí, temblando, en el silencio de los presidentes,
    de los policías y torturadores. Está bien oculto
    en el sueño de la justicia y el dolor,
    en los misterios de los accidentes
    y en las causas que aún debemos dilucidar.
    Es el miedo humano frente al sonido
    de la vida y el Universo.
    Es el miedo de la sangre y las manos perdidas.
    Es el vacío que la vida no llena,
    es el tiempo que se acaba.



    OBNUBILADOS

    Creemos ser poetas del ánimo
    -algunos lo llaman de la experiencia-
    pero solo somos poetas de la economía.
    Poetas que anotan tres o dos imágenes
    para dar cuenta del movimiento del día
    y la frágil deriva de nuestra retórica compartida,
    un aliento que nos empuja al desconsuelo
    o a la violencia. Poetas de los heridos
    cielos de la noche, poetas de la luz mental
    que todos compartimos. Poetas y ratas arrodilladas
    mordiéndose la cola, poetas obnubilados
    cargando la responsabilidad común
    y los temblores de la mente.
    Poetas del fuego, del frío
    y de la invencible Economía.


    BRUNO MONTANÉ KREBS, El futuro. Poesía reunida (1979-2016), Candaya, 2018.


    Contenido patrocinado


    Bruno Montané Krebs (1957- Empty Re: Bruno Montané Krebs (1957-

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Sáb 13 Jul 2024, 14:12