Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 968710 mensajes en 44986 argumentos.

Tenemos 1514 miembros registrados

El último usuario registrado es Francisco Manuel

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 42 usuarios en línea: 5 Registrados, 1 Ocultos y 36 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Antonio Urdiales, clara_fuente, javier eguílaz, Lluvia Abril, Ramón Carballal


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Octubre 2022

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Ángel Fernández Fernández (1963- Empty

2 participantes

Ángel Fernández Fernández (1963-

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 38479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Ángel Fernández Fernández (1963- Empty Ángel Fernández Fernández (1963-

Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 24 Jun 2022, 13:23

.


Ángel Fernández Fernández nació en León en el año 1963 y éste es su tercer libro de poemas para adultos, a los que hay que añadir uno de cuentos y otro de versos para niños.


https://ileon.eldiario.es/cultura/038760/angel-fernandez-fernandez-los-poetas-andaluces-nacemos-en-el-norte



Algunos poemas de Ángel Fernández Fernández, de su libro La huerta de los manzanos, Visor, 2019:


LA HUERTA DE LOS MANZANOS

Solo tienes que entrar en la foto que tiembla entre tus manos
y seguiir a esa niña de trenzas en coro0na;
y avivarle el color y la sonrisa.

No es necesario que tengas todo el tiempo en cuenta
que es tu madre,
ni tu edad ni la suya.
Solo sortear el sepia
para llegar hasta la huerta de los manzanos.

Vigilar junto a ella y esperar
el momento oportuno:

Ya se alejan los cencerros de las vacas,
las esquilas de las ovejas.

Sois dos niños de cartón
y en vosotros se mezcla el hambre
y la aventura.

Pasáis por debajo de la cerca y de todos los miedos posibles.
Los frutos de los árboles se arrojan contentos a vuestros brazos.
Tu madre te sonríe entre mordisco y mordisco.

Repartís las manzanas.

Y buscáis la salida.



LOS CUENTOS DE MI ABUELA

Mi abuela le contaba a mi padre
cuentos sin papel.

De lobos que venían de las tierras del sur,
hambrientos y acechantes,
de madres misteriosas que eran luego
brujas o madrastras sanguinarias
(al final de la aventura,
cuando mi abuela apagaba la luz).

Los contaba mudando el rostro constantemente,
el tono de su voz.
Se ayudaba con ruidos de sillas y zapatos,
de rechinar de dientes,
d aspavientos que le hacían parecer
un hada centenaria.

Eran cuentos para no dormir,
para estar atentos, para entrenar a su hijo
en la guerra sin armas de la vida.

Puede que necesarios:
mi padre nunca me los contó.



EL ROBOT DE MAMÁ

Algunas veces un pequeño robot articulado
iba a buscar a mi padre a la cantina.

Mi madre le daba cuerda.

Y él, moviendo sus bracitos de latón,
sus piernas de hojalata,
subía dos kilómetros de vega
y recorría los miles de garitos
que calman la sed de los mineros.

Cuando lo localizaba, accionaba un botón azul
que ponía en marcha la voz de su gravadora:
- Que dice mamá que bajes…
que dice mamá que bajes…

(la cinta estaba rayada).

Y mi padre interrumpía la partida,
bebía otro trago de vino o de coñac,
guiñaba al robot y - a veces -
volvía con él a casa.



CÉSAR

El río se llenó de voces
y los peces quedaron infartados
sobre los lomos relucientes de las aguas.

Los cangrejos comenzaron a gritar
como mujeres parturientas,
arrancándose las pinzas
y las puntas de alfileres de sus ojos.

Porque no querían contemplar
el cuerpo hinchado del niño,
abrazado por los limos y las algas,
expuesto, con osadía, a los rayos del sol.

¡Qué frío de piedras y de caracolas!
¡Qué Vergüenza de Dios y sus recursos!

Todos son culpables.
Por eso saltan a tierra los renacuajos,
se hunden para siempre las flores y salgueras,
los pájaros, las hierbas
y las mariposas.



UNA MUJER EN LOS HAYEDOS

Hay una mujer en los hayedos. Semienterrada.
Coronada de luciérnagas y mariposas.

¿Viva?

Sus ojos son espejos y si te asomas
puedes contemplar un día de verano,
lleno de maestras amordazadas.

Hay una mujer en los hayedos,
justo al lado de la Fuente fría,
con cabellos de helechos tiernos
y un pecho que ondula la tela de su vestido.

Los pájaros anidan en sus manos
y entre sus dedos recuestan sus cabezas de plumas.



TODOS LOS DÍAS

Mi abuela y yo íbamos todos los días al cementerio.

A dar de comer geranio al fantasma.

Mi abuela, además, le limpiaba la tumba, le contaba:
de su mujer, de sus hijos, de su hermano, de la casa…

Le arrancaba las hierbas de la boca,
y besaba – al despedirse – su nombre de metal.

Yo también lo besaba.

Cerrábamos con un alambre la puerta de hierro del camposanto.

Para que no entrara el viento por la noche
con sus gritos de frío y de cuchillo

y despertara al fantasma.



LA NIÑA VA A SERVIR

España tiene frío
y le duele la vida y la garganta.

Los zapatos de plástico se pegan a los pies
si la niña no lleva calcetines.

Llueve carbón.

El castillete es solo un esqueleto de  hierro,
un espantapájaros que a nadie atemoriza,
un minarete para el juego del viento y de las nubes.

La niña va a servir a casa de los ingenieros
y acelera el paso.

Porque ya son las seis de la mañana.



LOS OJOS DE LOS VENCEJOS

Se encendieron los ojos de los vencejos
y los pechos de raso de las golondrinas
para que la tormenta pudiera ver entre las sombras
e hiciera sus embalses y castillos.

A continuación salió un sol gigante y fresco,
un sol de cuento con enanos,
con mofletes de amapola y gran sonrisa.

Yo aproveché para ir al  monte
y buscar la cena de los conejos:
faldas de diente de león, hojas de avellano,
hierbas olorosas y crujientes,
flores de té.

Y prolongué la tarde, porque aún
el tiempo, al escucharme, obedecía.


Ángel Fernández Fernández (De La huerta de los manzanos, Visor, 2019


Última edición por Pedro Casas Serra el Sáb 25 Jun 2022, 03:22, editado 1 vez

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 36019
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 69
Localización : buenos aires

Ángel Fernández Fernández (1963- Empty Re: Ángel Fernández Fernández (1963-

Mensaje por cecilia gargantini Vie 24 Jun 2022, 16:00

Gracias, querido amigo Pedro, por presentarme a este autor que no conocía. Me gustó mucho!!!!!!!!!
Besosssssssssssssss
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 38479
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Ángel Fernández Fernández (1963- Empty Re: Ángel Fernández Fernández (1963-

Mensaje por Pedro Casas Serra Sáb 25 Jun 2022, 03:23

Gracias por tu interés, Cecilia. Celebro que te haya gustado la poesía de Ángel Fernández Fernández.

Un abrazo.
Pedro


Contenido patrocinado


Ángel Fernández Fernández (1963- Empty Re: Ángel Fernández Fernández (1963-

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom 02 Oct 2022, 03:52