Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1046185 mensajes en 47780 argumentos.

Tenemos 1577 miembros registrados

El último usuario registrado es Juan201004

¿Quién está en línea?

En total hay 62 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 61 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Maria Lua


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» MARIO QUINTANA ( Brasil: 30/07/1906 -05/05/1994)
RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 EmptyHoy a las 19:26 por Maria Lua

» CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE (Brasil, 31/10/ 1902 – 17/08/ 1987)
RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 EmptyHoy a las 19:17 por Maria Lua

» Metáfora. Poemas sobre cuadros. Salvador Dalí. Muchacha en la ventana (1925)
RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 EmptyHoy a las 17:11 por Amalia Lateano

» Metáfora. Poemas sobre cuadros. Edward Hopper. Sol de mañana (1952)
RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 EmptyHoy a las 14:49 por cecilia gargantini

» NO A LA GUERRA 3
RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 EmptyHoy a las 14:37 por Pascual Lopez Sanchez

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: CAN
RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 EmptyHoy a las 14:32 por cecilia gargantini

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 EmptyHoy a las 14:29 por Pascual Lopez Sanchez

» POESÍA INUI (Esquimal) // OTROS PUEBLOAS NATIVOS
RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 EmptyHoy a las 14:28 por cecilia gargantini

» MAIACOVSKI (1893-1930) Y OTROS POETAS RUSOS, 2
RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 EmptyHoy a las 14:26 por Pascual Lopez Sanchez

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 EmptyHoy a las 14:05 por cecilia gargantini

Junio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty

3 participantes

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 24 Jul 2020, 01:27

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS

    El amor y el río Piedra


    Canto tercero. CONT.


    XI

       Y como a ver morir a aquel soldado,
    de emociones sediento,
    subió con gran contento
    al Castillo Romano, hoy arruinado,
    ese invariable público, formado
    de mil inteligencias sin talento,
    cuando vio de dolor desvanecido
    que, pasando un segundo,
    de una campana eléctrica el sonido
    trajo el perdón pedido,
    que llegó como todo en este mundo;
    en un mismo dolor el pueblo unido
    lanzó fatal, desolador, profundo,
    un ay ¡que más un ay! fue un alarido.


    XII

       ¡Altos juicios de Dios!- En aquel duelo
    un claro sol derrama
    tanta luz sobre el suelo
    de la Vega de Alhama,
    que parece que el cielo
    le dice al pueblo absorto:- ¡vive y ama!
    ¡Y hasta alegres, del Piedra los ambientes,
    llegando a confundirse sonrientes
    del Jalón con las ondas sonorosas,
    lo convidan a oír en lontananza
    ese canto inmortal de la esperanza
    que murmura el concierto de las cosas!

    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 24 Jul 2020, 01:30

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS

    El amor y el río Piedra


    Canto tercero


    El castigo. CONT.

    XIII

       Y ¿qué dirán del fin de estos amores
    los que hablan de lo real sin poesía?
    Qué mañana ocultando estos horrores,
    el viejo sol que nace cada día
    alumbrando a leales y traidores,
    sobre tanta agonía
    un velo vendrá a echar de resplandores;
    y dirán además que aunque hoy sentimos
    estas y otras tragedias espantosas,
    sucediendo unas cosas a otras cosas,
    pronto han de ver cómo de nuevo oímos
    los himnos del Otoño a los racimos,
    del Abril las canciones a las rosas.


    XIV

       Y afrontando, por fin, de estos amores
    el problema profundo,
    me preguntáis, lectores
    - «¿qué debemos hacer cuando, iracundo
    el destino consienta estos horrores,
    y entre ser y no ser medie un segundo?»-
    ¡Echar en paz sobre las tumbas flores:
    verlo, sufrir, y despreciar un mundo
    tan lleno de Doloras y dolores!

     
     
    FIN DEL CANTO TERCERO

    FIN DEL POEMA EL AMOR Y EL RÍO DE PIEDRA


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 24 Jul 2020, 01:35

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS

    Los buenos y los sabios


    Poema en varios cantos



    A mi idolatrado hermano Leandro.





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]Canto primero


    El buen Juan



    I

       Tocó a Pedro la suerte de soldado;
    pero hombre sabio y sin ningún denuedo,
    todo desconcertado,
    la sentencia escuchó verde de miedo.
    Y como en casa había
    otro hermano mas joven que tenía,
    como buen labrador, gustos sencillos,
    gran corazón, gran pie, grandes carrillos,
    y unos puños más grandes todavía,
    el padre, por la madre aleccionado,
    - «si a Pedro le ha tocado ser soldado
    y tanto el traje militar le asusta,»-
    pregunta a todos de inocencia lleno:
    - «¿Hay cosa más sencilla ni más justa
    que vaya por él Juan siendo tan bueno?»-
    Y nadie, por temor o hipocresía,
    contra esta vil sustitución reclama.
    Y, pensándolo bien, Juan ¿qué valía,
    comparado con Pedro, que tenía
    la ambición del saber y de la fama?
    Y el cura, el alguacil y el cirujano,
    todo el género humano
    encuentra natural, que Juan, gozoso,
    sacrifique a la ciencia de su hermano
    su fortuna, su amor y su reposo.
    Y a ninguno subleva esta injusticia
    hecha a un ser sin malicia
    de aspecto agreste y de carácter tierno.
    ¡Oh bondad! Tú despiertas la codicia
    de todos los demonios del infierno!

    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 24 Jul 2020, 01:37

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS

    Los buenos y los sabios


    Canto primero. CONT.

    II

       Mientras de Pedro el párroco asegura
    que será en religión un alma pura,
    y un genio sin rival en medicina,
    se burla él ya de la moral del cura
    amando sin virtud a su sobrina.
    Es Pedro un hombre silencioso y grave,
    y, aunque ya tiene vicios,
    ¿qué importan en un joven que ya sabe
    que fundaron a Cádiz los Fenicios?
    Finge bien la modestia el petulante;
    y con genio y carácter volteriano,
    es un mal estudiante
    que estudia bien el corazón humano;
    y, aunque escaso de ciencia,
    como nació de escrúpulos ajeno,
    le enseñó desde niño su conciencia
    que ser sabio es más útil que ser bueno.
    Dice él, que no ama el oro, y no lo creo;
    y blanco de ira y por envidia flaco,
    material por placer, de instinto ateo,
    de rostro afable y de intención bellaco,
    vive con la manía
    de maldecir de su feliz estrella,
    y cual buen pesimista en teoría
    le va en la vida bien y habla mal de ella.



    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 24 Jul 2020, 01:39

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS

    Los buenos y los sabios


    Canto primero. CONT.

    III

       Pero Juan, que era el bueno, y trabajaba,
    ¿qué puesto entre sus deudos ocupaba?
    Un puesto tal que, al repartir la madre
    los dulces que a los hijos les feriaba,
    - «¿No das a Juan?»- le preguntaba el padre,
    y ella decía:- «es cierto, lo olvidaba».-
    Por cortedad huraño,
    sólo habla con las mulas y el rebaño
    que hacia los campos guía,
    sin saber qué hora es en ningún día,
    ni el día, ni aun el mes, en ningún año.
    Siendo tan sobrio Juan, a falta de olla,
    con cebolla y con pan se desayuna,
    y ya alto el sol, sin diferencia alguna,
    se come por variar pan y cebolla.
    Como es todo mortal falto de trato,
    según San Agustín, o santo o bestia,
    por su gran castidad y su modestia
    es Juan un Escipión y un Cincinato.
    Para qué sirve el tenedor ignora,
    y coge con los dedos las tajadas,
    y ríe, cuando ríe, a carcajadas;
    y aúlla como un lobo, cuando llora.
    Aunque tiene cierto aire de limpieza,
    dice Pedro su hermano
    que, al tiempo en que se rasca la cabeza,
    se peina con los dedos de la mano.
    Prescinde en esta vida del deseo,
    de la ilusión, del oro y de la gloria,
    y evita, dando vueltas a la noria,
    vendándose los ojos, el mareo.
    Y este ser tan benigno ¿es destinado,
    sin tocarle la suerte, al heroísmo?
    La bondad es el suelo preparado
    en que siempre los sabios han criado
    el pan con que se nutre el egoísmo;
    y por eso ya el vulgo ha sospechado
    que han de ser y que fueron un ser mismo,
    Juan Lanas, el buen Juan y Juan soldado.



    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 24 Jul 2020, 01:40

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS

    Los buenos y los sabios


    Canto primero. CONT.

    IV

       Juan tiene por amante
    a una joven de carnes excedentes,
    que echa mano a la oreja a cada instante
    para ver si están firmes los pendientes;
    pendientes de cerezas que él recoge
    en el campo de amor ciego,
    y que ella fiel, con bíblicas ternezas,
    antes los luce y se los come luego.
    Es María, o Maruja, una aldeana
    que, cual base de un sueño delicioso,
    tiene un tío riquísimo en la Habana,
    bonachón, algo verde y ya gotoso.
    Tiene además los ojos como soles,
    y en las sienes, tocando a las mejillas,
    dos rizos, sostenidos por horquillas,
    llamados en Triana caracoles.
    Responde a los requiebros con cachetes,
    y, no estando de risa amoratada,
    parecen sus mofletes
    un compuesto de leche y de granada.
    Ama Juan a Maruja tan de veras
    que si algo la pedía
    aunque ella le decía:- «lo que quieras,»-
    no sabía él tomar lo que quería.
    Mas será para mí gran maravilla
    si le es fiel a Juan Crespo la aldeana,
    porque, más que a una doble cortesana,
    tengo yo miedo a una mujer sencilla;
    que el candor con sus honradeces,
    tendiéndonos la red de sus patrañas,
    enreda al cortesano con sus dobleces
    lo mismo que a las moscas las arañas;
    y la fe campesina es muy paciente,
    pero, después de todo,
    muy candorosamente
    en el campo la gente
    acomoda el amor a su acomodo.

    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 24 Jul 2020, 01:41

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS

    Los buenos y los sabios


    Canto primero. CONT.

    V

       En conclusión: Pedro obligó a su hermano
    a que fuese a cumplir su mala suerte
    como aquel espartano
    que en nombre de su honor y lanza en mano,
    mandó a su esclavo a combatir a muerte.
    Y al ponerle en camino,
    así Pedro habló a Juan:- «Pues que el destino
    suele hacer de un jayán un caballero,
    y un héroe de un furriel adocenado,
    no olvides, Juan, que para ser soldado
    el despreciar la vida es lo primero».
    Después el cura, de latín henchido,
    en vez de unos doblones,
    le echó, con un sermón, dos bendiciones;
    y el padre, algo afligido,
    como el cura, le dio buenas razones.
    Total: muchos sermones;
    un sermón muchas veces repetido.
    Sólo un viejo pastor, ex-guerrillero,
    sacó, rompiendo en llanto,
    dos monedas gastadas por el canto,
    de un bolsillo de cuero;
    y,- «toma, Juan, le dijo,
    no te doy más porque ya sabes, hijo,
    que es cobarde un soldado con dinero».
    Y Juan, casi ofendido en su ternura,
    se alejó más que a prisa,
    porque a nadie afligió su desventura:
    y es que, según el cura,
    era tan bueno Juan, que daba risa.
    Víctima, en fin, de una implacable ciencia,
    partió Juan con magnánima paciencia.
    ¡Admira el ver de lo que son capaces
    esos hombres de bien que, pertinaces,
    nunca pierden la fe ni la inocencia!

    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 24 Jul 2020, 01:43

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS

    Los buenos y los sabios


    Canto primero. CONT.

    VI

       Mas cuando ya muy lejos, se extinguía
    de un sol de otoño la postrera lumbre,
    oye Juan, o cree oír, desde una cumbre
    que es su casa un delirio de alegría.
    Y se esforzó en seguir. Pero, notando
    que al llegar de su hacienda a los linderos
    el perro con ladridos lastimeros
    le solía llamar de cuando en cuando,
    como al fin se reduce nuestra vida
    al humilde rincón en que nos aman,
    quiere ver, con el alma enternecida,
    si en su mansión querida
    hay seres que le lloran y le llaman;
    y, por la sombra nuestro Juan velado,
    se volvió hacia su casa apresurado;
    porque es nuestro destino
    que pase el porvenir, como el pasado,
    la mitad en andar por un camino,
    y otra mitad en desandar lo andado.

    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 24 Jul 2020, 01:45

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS

    Los buenos y los sabios


    Canto primero. CONT.


    VII

       Al llegar, mira, Juan por el postigo
    lo que en la choza pasa,
    mas se apoya en la esquina de la casa,
    lo mismo que en el hombro de un amigo,
    al ver desde la esquina
    que, alrededor del fuego que brillaba
    el gato de la casa ya ocupaba
    el rincón que él llenaba en la cocina.
    Y al notar con tristeza
    que, olvidándose de él, muchos reían,
    mientras pudo observar con extrañeza
    que en la cuadra las mulas no comían
    por volver, para verle, la cabeza,
    el triste, en actitud desesperada,
    a su dolor se entrega
    con la frente apoyada
    sobre el tronco del árbol de la entrada
    que da sombra a la casa solariega.
    Luego el rostro volviendo hacia la puerta,
    en tanto que su cuerpo sostenía
    el árbol que en verano parecía
    una jaula de pájaros abierta,
    vio que algunos reían y cantaban;
    y al mirar que sus deudos lo olvidaban,
    buscando en su dolor un compañero,
    abrazó con encanto verdadero
    el árbol cariñoso en que sesteaban
    seis gallinas, un gallo y un cordero:
    y hasta creyó que, respirando amores,
    le daba un tierno «¡adiós!» por vez postrera,
    aquel árbol, tan lleno en primavera,
    de perfumes, de ruidos y de flores;
    y entonces conoció su alma encantada
    ¡cuánto al bueno alboroza
    esa canción, sin nombre, susurrada
    por el sauce llorón que está a la entrada
    de la puerta sin puerta de una choza!

    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 24 Jul 2020, 01:48

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS

    Los buenos y los sabios


    Canto primero. CONT.

    VIII

       Y, en fin, viendo afligido
    que el mundo de los Crespo, divertido
    por festejar a aquel que se quedaba,
    al desdichado Juan, que se marchaba,
    dejaban de nombrarle por olvido,
    humilde y humillado,
    lo mismo que un cachorro castigado,
    de dolor traspasadas sus entrañas,
    se marchó a ser soldado,
    al alborear de un día en que, aplomado,
    el cielo se apoyaba en las montañas;
    y huyó, y huyendo se mesó el cabello.
    ¡Ay del mortal que a conocer empieza
    por la primera vez lo que es tristeza!
    ¡Ay del que es bueno y se arrepiente de ello!
    Y solo, y de sí mismo frente a frente,
    empezó a conocer, aunque con pena,
    que es la propia bondad cosa excelente
    para escabel de la ventura ajena.
    Y al ver su porvenir desvanecido,
    maldijo.... Pero luego, arrepentido,
    echó mano al bolsillo en que tenía,
    una estampa de un santo desollado,
    lo besó con furiosa idolatría,
    y después, alejándose de lado,
    para ver bien la casa de María,
    los ojos se enjugaba, y resignado,
    - «¡Cómo ha de ser! ¡cómo ha de ser!»- decía.


    IX

       De este modo, obediente y con tristeza,
    vendido siempre Juan por su ternura,
    fue a abismar su cabeza
    en esa bruma de la vida oscura,
    formada de altivez y de bajeza,
    de injusticia, de envidia y de impostura.


    X

       Y ahora que sabemos
    que lleva la bondad a esos extremos,
    ya escucho esta pregunta en vuestros labios:
    - ¿Quién sabe más, los buenos o los sabios?
    ¡En el día del juicio lo veremos!

     
     
    FIN DEL POEMA LOS BUENOS Y LOS SABIOS.



    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 54937
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 25 Jul 2020, 02:28

    Buena pregunta ¿Quién sabe más, los buenos o los sabios?
    Hasta obtener respuesta, te doy las gracias y te sigo, Pascual, aunque no te lo diga diariamente, pero te sigo.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 01:53

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS



    Índice


    Con el extracto de las advertencias de primeras ediciones




    Prólogo


    En este prólogo el autor hace una defensa de su sistema literario; pero parece más bien un ataque hecho al pasado. En él encarece la necesidad de prescindir en la lírica de las escuelas italiana y francesa, y fundar una escuela nacional poética, basada en el estilo y formas genuinamente españolas.
    Nuestros lectores probablemente opinarán como nosotros, que en este prólogo hay más ideas de demolición que de reconstrucción.



    I

    El tren expreso



    El tren expreso, poema descriptivo, término medio entre lo real y lo fantástico, historia de amor de dos seres desgraciados que se ven una hora para llorarse después toda la vida, es una poesía sencilla y grandilocuente, que unas veces toca en lo bucólico y que raya otras en lo épico; pero en la que siempre se hace gala de un lirismo y de una variedad inagotables.



    II

    La novia y el nido



    La novia y el nido es una composición de esas que la filosofía moderna llama subjetivas, cuya acción pasa dentro de un corazón inocente, en ese instante supremo en que el primer rayo de luz empieza a disipar las tinieblas que envuelven santamente el pensamiento de un alma virgen.



    III

    Los grandes problemas



    Los grandes problemas es la historia de una mujer que se confiesa a los diez años, a los veinte y a los treinta, y cuyas tres confesiones, reducidas a tres dudas o preguntas, abarcan los grandes problemas hacia los cuales convergen todos los demás problemas de la vida humana. Más que la historia de una mujer, es la historia de todas las mujeres. ¡Cuántas, al leerle, irán recordando las inocentes dudas y las tiernas emociones de su infancia! Y ¡cuántas, también, sumidas en ese mar de dudas que lleva siempre consigo la lucha entre los afectos del alma y los consejos de la razón, sentirán desfallecer su ánimo al contemplar el trágico fin de la heroína de este poema! Está desarrollado su asunto con una delicadeza tal de sentimiento, y es tan distinta la forma en que sus tres cantos se hallan escritos, que parece empezado por Samaniego, seguido por Byron y terminado por Goethe.



    IV

    Dulces cadenas



    Es un idilio encantador y profundo el poemita que lleva por título Dulces cadenas. Da libertad a un canario una joven en el mismo día en que ella se casa: el pájaro, cansado de una libertad inútil, vuelve a buscar la prisión en que había vivido feliz; pero sorprendido por una tempestad, muere ametrallado por el granizo en la misma ventana de la alcoba nupcial de su libertadora. El asunto es dramático, el estilo tierno y el fondo elegíaco.



    V

    Historia de muchas cartas



    Un joven que abandona su aldea por venir a la corte; que deja el cielo en que sintió latir su corazón acariciado por el fuego de un amor puro, para entrar en el infierno de las grandes ciudades, ese mar inmenso de malas pasiones; que se acuerda a cada momento de su amada, y que a cada momento se promete escribirle, dejándolo siempre para mañana, mañana que no llega nunca: he aquí el primer canto.- Una pobre niña amante y confiada siempre, y siempre aguardando la carta que no llega; buscando también el mañana en que ha de recibirla, ese mañana que constantemente se renueva y que poco a poco acaba al fin con su vida sin ver realizado su deseo: he aquí el segundo canto.
    ¡Ay! ¡Cuán verdad es, por desgracia, que esa historia se repite con frecuencia! Esa carta que indefectiblemente dejamos todos de escribir para mañana, es acaso el asunto más profundamente humano tratado en Los pequeños poemas. Si viviese aquel D. Benito- decía un amigo nuestro- aquel tipo perfecto del antiguo dómine que con dos pinceladas maestras nos describió el Sr. Campoamor en el Personalismo, y pudiese leer esta composición del que fue su discípulo de latinidad en el Puerto de Vega, sin duda hallaría en él más sentimiento, más gracia y más filosofía, que en todas las obras juntas de ese maldecido Horacio, que, a pesar de su aticismo, ha sido y seguirá siendo el tormento obligado de nuestros primeros años.

    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 01:54

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS



    Índice (CONT.)


    VI


    El quinto no matar




    El quinto no matar.-Idilio inimitable. Unas cuantas niñas encerradas en un colegio, se enteran de que un pájaro cuenta a la directora todo cuanto hacen y piensan; creen que ese pájaro fantástico es una tórtola que hay en el convento, y, para castigar tan chismoso e inoportuno testigo, deciden matarla de hambre, no echándole ya más desde aquel día

    Migas de pan revueltas con alpiste.



    Algún tiempo después, la tórtola muere de vieja, y las niñas entran en remordimientos, que dan lástima y risa, por la muerte que no han causado. El plan, el desarrollo y las ideas, puestas en boca de la niña que muere con el pesar de haber contribuido a la muerte del pájaro, son de una ternura y de una inocencia encantadoras. La idea de hacer morir con remordimientos por un crimen que no se ha cometido a una criatura que aún no puede tener ninguna idea del mal, es un pensamiento precioso. Esta exageración de virtud, esta purificación de lo que hay más puro, que es la inocencia, excede en ternura y en santidad a todos los pensamientos de todos los autores que hasta ahora se han ocupado en describir paraísos.



    VII


    La calumnia




    La calumnia.- Antes y después de la célebre aria de Don Basilio en El Barbero de Sevilla, hay y ha habido varios cuentos, escritos en diferentes idiomas, que tienden todos a pintar con colores desastrosos los efectos de la calumnia. Este poemita, es de seguro lo más nuevo y mejor escrito de cuanto se ha publicado sobre este asunto.
    Nace una niña

    con un bello lunar en un costado,



    niña que llega a ser una mujer de la más perfecta virtud. La memoria de aquel lunar, encomiado entre unos por amor, y publicado por otros con indiferencia, llega a ser por último, objeto de maliciosas sospechas para todos; y aquella pobre mujer se da la muerte, desesperada, al verse constantemente blanco de una hostilidad que se siente y no se ve. Arrojada por su marido, después de muerta, en la fosa común, para evitar la vergüenza de su recuerdo, cuando llega la hora de la rehabilitación, ni siquiera sus restos mortales pueden encontrarse para ser honrados, pues la calumnia siguió a la infortunada esposa hasta más allá de la tumba.
    Por lo mismo que la causa de la tragedia es tan ligera como la existencia de un lunar, resalta más la filosofía de este poemita, cuyo plan, admirablemente pensado, está desarrollado con una energía y una delicadeza de pincel, que no puede menos de sorprender y encantar al que lo lee.



    VIII


    Don Juan




    El Don Juan, es uno de los poemas más originales, y acaso el que está escrito con más desenfado por su autor. Alguna extrañeza, y lo hacemos notar de propósito, producirá tal vez el sitio elegido para la acción del segundo canto, que se desarrolla, no en el cielo, sino en el vestíbulo del cielo: pero, a los que así piensen, les diremos que, respetando la moral, en materias de arte, el arte es lo primero.
    No se ha podido hacer una sátira más descarada contra el sentido moral del género humano, que el D. Juan de Byron; ni se puede ridiculizar a este personaje con más originalidad que lo hace el Sr. Campoamor.
    Nuestro poeta coge a D. Juan ya viejo, lo mata ignominiosamente de puro amado, y le hace entrar en el cielo, por desprecio, redimido por una de aquellas mujeres a quienes siempre había burlado. La intención y el chiste con que está desarrollado el pensamiento de este poema, es de un alcance sin ejemplo. Si el gran vate inglés pudiese leer este irónico castigo lanzado contra la escandalosa celebridad de su héroe favorito, es posible que no quisiera cambiar la brillantez de su estilo por la inimitable gracia y morbidez del poeta español, pero seguramente envidiaría la originalidad y el arte de dramatizar un asunto, cualidades de que Byron carecía totalmente, y en las cuales el señor Campoamor es maestro consumado.



    IX


    Las tres rosas




    Las tres rosas, en cuyo desarrollo el Sr. Campoamor hace gala de una forma nueva y sorprendente, es un poema dividido en jornadas, y éstas en escenas, cada una de las cuales encierra un verdadero poemita, el que, aislado, resulta tan completo como unido al todo de que forma parte.
    El lector deducirá al través de la fría realidad que se advierte en casi todo el poema, la enseñanza moral que se desprende de una obra en que un mismo personaje, adorado primero por una mujer de más edad, a quien abandona infielmente, llega en su edad adulta a ser castigado por la indiferencia de otra de sus sucesoras.
    Aunque no es nuestro objeto señalar aquí una por una todas las bellezas de Las tres rosas, creemos deber llamar la atención de nuestros lectores sobre algunos detalles que en ésta, acaso más que en ninguna de sus otras obras, demuestran que no es una hipérbole caprichosa el aserto de un crítico cuando dice que nuestro autor suele hablar de las mujeres más apasionadas, con el mismo, a veces con más pudor, que lo hacen nuestros místicos al ocuparse de las vírgenes en algunas de sus descripciones extáticas.
    Citaremos únicamente, en apoyo de lo que decimos, el siguiente terceto:

    Al llegar el instante de la hora
    en que se hunde aquel puente que separa
    a Eva inocente de Eva pecadora...







    X


    Dichas sin nombre




    Es un idilio precioso: descripción de una escena campestre, en la cual un joven tuvo la dicha de jugar en una quinta de Pombal, en Lisboa, con una inglesita muy bella y cuyo nombre no recuerda.
    Seguramente que de este poemita no se podría decir lo que Enrique Heine, con algo de desenfado, decía del gran Víctor Hugo, afirmando que a éste, para ser buen escritor francés, le faltaban tres cosas: la naturalidad, la gracia, y el buen gusto. ¡Qué ironía tan natural! ¡Qué gracia de estilo! ¡qué riqueza de imágenes! y ¡qué variedad de tonos!

    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 01:55

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS



    Índice (CONT.)


    XI


    Las flores vuelan




    Las flores vuelan, capricho literario que no se sabe si es comedia o poema, está fundado sobre un pensamiento tan profundo como agudo. Nada hay más gracioso ni más filosófico que esa flor que, saliendo de manos de un pobre poeta pasa a las de una dama rica y plebeya; de ésta a un conde, del conde a la doncella de la señora, de la doncella al ayuda de cámara del conde, del ayuda de cámara del conde a la planchadora de la dama, y desde las manos de la planchadora vuelve a las del poeta pobre, que fue el primero que echó a volar la flor, a la cual Calderón, con más propiedad que a un ave, la hubiera llamado ramillete con alas.
    Herida la imaginación del poeta por aquella serie de perfidias, por efecto de las cuales vuelve a ser dueño de la prenda de su amor, pide la flor a la dama, ésta al conde, el conde a la doncella, la doncella al ayuda de cámara, el ayuda de cámara a la planchadora, y la planchadora al poeta, quien se la entrega, para poder seguir con la vista el vuelo de aquella flor, símbolo de la inconstancia humana. Pero siéndole imposible al poeta ver los subterráneos sociales por donde la flor vuelve a desandar el camino recorrido, se encuentra de pronto sorprendido con la flor que le devuelve la dama, y entonces cae en el desencanto de que aquella prenda de su afecto ha recorrido todo el círculo social, desde la gran dama hasta la pupilera, sacando por consecuencia que los afectos, o lo que es lo mismo, las flores que los representan, vuelan como los pájaros, no a la luz del día, sino a favor de las tinieblas de los antros de la vida humana.



    XII


    El trompo y la muñeca




    Los hombres debían guardar un trompo, y las mujeres una muñeca, para que en vista de estos símbolos de inocencia, pudiesen recordar en la vejez, las delicias de la infancia.
    Unir los dos extremos de la vida por medio del recuerdo de la ignorancia del mal, es un pensamiento que está aquí desarrollado con una novedad y una gracia que encantan.



    XIII



    La gloria de los Austrias




    Cuentan las crónicas que un labrador del pueblo de Cuacos, hizo bajar a pedradas de la cima de un árbol, al cual se había subido a hurtar fruta, a un niño, que después fue D. Juan de Austria, vencedor de Lepanto.
    Este es el asunto del poema. D. Juan es corrido a pedradas por el labrador. El emperador interviene con algo de mal humor en favor del niño. El labrador detiene a aquel desconocido, en nombre de la ley ultrajada. Un pordiosero garantiza al Emperador detenido, en agradecimiento de haber recibido de él algún mendrugo de pan. Pone en libertad el rústico al Emperador, a ruego del leproso, y al dirigirse al convento el gran Carlos V, en la región donde era conocido

        - ¡Buen viaje, Majestad!- dice la gente.
    - ¡Gracias, gracias! don Carlos repetía;
    y,- ¡buena está mi majestad!- decía.




    La versificación, a pesar de la indocilidad del metro, parece un trozo de un canto del Ariosto. La anécdota es graciosa, y la más propia para escribir este dramita, en el cual la gloria y la grandeza del hombre están reducidas a ser unas nadas miserables, ante la majestad impersonal de la razón y de la virtud.



    XIV



    Los amores en la luna




    Algunas veces hemos oído al ilustre orador, el Sr. Don Alejandro Pidal y Mon, que Campoamor no idealizaba lo real, sino que sensualizaba lo ideal. No comprendemos bien la diferencia de estos dos idealismos, establecida por el señor Pidal. Este amor de San Francisco de Borja a la esposa de Carlos V, es de una verdad histórica incontestable.
    Nuestro autor, al trasladar esta pasión de la tierra a la luna, en vez de sensualizar lo ideal, idealiza lo real, y he aquí probado que la aserción del Sr. Pidal, aunque parece ingeniosa, no establece ninguna diferencia entre los dos idealismos.
    Este pequeño poema, tan original, tan fantástico, tan misterioso y vago que, según la expresión de una mujer, parece escrito con luz de luna, es a pesar de su idealismo lo más profundamente humano que ha salido nunca de la pluma de un poeta.



    XV


    La música




    Como entendemos poco de música, dudamos si este poema es una aria coreada o un cuarteto lírico-poético que ejecuta, trasportada a uno de los sitios más deliciosos del Parnaso, la ilustre familia del primer marqués de Molins.
    Problema: el arte divino de música ¿dice lo que quiere, o más bien, suponemos que nos dice lo que nosotros queremos?
    Un pájaro que canta ¿ríe o llora?

    ¿Por qué la misma música que alegra a unos, entristece a otros? Cuestión importante de psicología. El mundo exterior no es como parece, sino como queremos que sea.

    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 01:57

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    LOS PEQUEÑOS POEMAS



    Índice (CONT.)



    XVI


    La lira rota




    Ginés el Sevillano, al cual una niña le rompe la guitarra por arrojarle una moneda, es el tipo eterno de esos talentos desconocidos que aspirando a la gloria, se encuentran detenidos en su camino, lo mismo por una dicha que por una mala ventura de la suerte.


    XVII


    Los caminos de la dicha




    Un tío paterno aconseja al autor que busque la dicha por la izquierda del camino de la vida, porque él la ha buscado por la derecha, y no la ha encontrado. Otro tío materno le amonesta lo contrario, aconsejándole que tome por la derecha, porque, según su experiencia, por el lado izquierdo no se encuentra jamás la dicha deseada.
    El autor vacila entre estos dos extremos, y tomando un término medio, unas veces encuentra por la derecha el hastío del placer no alcanzado, y otra vez halla por la izquierda el hastío del goce ya agotado. Resumen: que en la tierra no hay camino posible para ir a la dicha.


    XVIII


    Por donde viene la muerte




    La eterna cuestión: la lucha entro lo real y lo ideal.
    Creemos con el Sr. Revilla que esta es una obra de arte perfecta.


    XIV


    El amor y el río Piedra




    Dos amantes no pueden soportar el dolor de la ausencia. Ella huye del hogar doméstico; y él, que es soldado, deserta de su regimiento. Se van a arrojar al río Piedra, y al verse en las aguas, un sentimiento de amor los llama a la vida. Se cansan del amor y él se vuelve a las filas, abandonando a su amada. Han delinquido por amor, y el amor primero los castiga por locos, y después la justicia los castiga por delincuentes.
    Esta historia se conoce que es el pretexto para describir las maravillas del Monasterio de Piedra, donde dicen los que las han visto que allí la poesía nunca llega a la realidad.


    XV


    Los buenos y los sabios




    Juan es el bueno y Pedro es el sabio. El bueno trabaja y sufre, para que el sabio ni sufra ni trabaje. Los hombres todos son, o Juanes o Pedros. La humanidad se divide en dos partes: en explotadores y en explotados.




    Terminemos ya esta larga reseña con dos palabras. El género literario de Los pequeños poemas es tan sencillo y tan filosófico al mismo tiempo, que, a los jóvenes, nos hace pensar con seriedad; y a los hombres de edad madura, les inspira frases como las siguientes, escritas por el célebre poeta portugués D. A. Feliciano del Castillo, en una carta que nosotros hemos visto dirigida al ilustrado embajador de España en Lisboa, el Sr. D. Ángel Fernández de los Ríos: Cuando leo LOS PEQUEÑOS POEMAS, a pesar de mis setenta años cumplidos, siento renacer en mi corazón todos los ardores y todas las alegrías de la primera edad de mi vida.
    De los veinte poemas de que consta nuestra publicación, se debe asegurar lo que decía un ilustre escritor definiendo la poesía: «No se puede sentir más hondo, pensar más alto ni hablar más claro».
    Concluiremos esta corta reseña con una afirmación absoluta, aun a riesgo de desafiar a la crítica más severa y más preocupada de lo extranjero y de lo antiguo.
    Una colección de poemas cortos, escritos con la naturalidad, la elevación y la filosofía de éstos, es un fenómeno literario, del cual no hay ejemplo en ninguna literatura del mundo, ni antigua, ni moderna.
    Los editores







    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:02

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    SONETOS

    I -


    El descreimiento


    A S. M. La reina doña Isabel II



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]   Más que la luz de la razón humana,
    amo la oscuridad de mi deseo,
    y más que la verdad de cuanto veo,
    quiero el error de mi esperanza vana.





        Tenéis razón, hermosa Soberana, 5
    que no sé cuándo dudo y cuándo creo;
    si hoy, comparado a mí, todo es ateo,
    tal vez de todo dudaré mañana.




        Entre creer y dudar, mi alma indecisa,
    mientras pasa esta vida de quebranto, 10
    que es eterna en dar fin, yendo deprisa,




        El dudar y el creer confundo tanto,
    que unas veces mi llanto acaba en risa,
    y otras veces mi risa acaba en llanto.


    Última edición por Pascual Lopez Sanchez el Dom 26 Jul 2020, 02:05, editado 1 vez


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:04

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    SONETOS


    II -


    La duda


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]   Tanto quiero creer, que no te creo,
    dicha y tormento de la vida mía,
    veo tu amor tan claro como el día,
    mas lo anubla una cosa que no veo.

        ¡Cuando mis dudas en tu frente leo, 5
    a poderte matar, te mataría!...
    ¡Oh, cuán desesperada es mi alegría,
    que lo que adoro aborrecer deseo!

        ¡Santa virtud, consolador olvido,
    dadme el candor de ver, como hombre honrado, 10
    que soy con honradez correspondido!

        ¡Quítame, Amor, la duda que me has dado,
    pues más que no creer siendo querido,
    quisiera tener fe siendo engañado!




    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:05

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    SONETOS

    III -


    La vida humana


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]   Velas de amor en golfos de ternura
    suelta mi pobre corazón al viento,
    y encuentra, en lo que alcanza, su tormento,
    y espera, en lo que no halla, su ventura.

        Viviendo en esta humana sepultura, 5
    engañar el pesar es mi contento,
    y este cilicio atroz del pensamiento
    no halla un linde entre el genio y la locura.

        ¡Ay! en la vida ruin que al loco embarga,
    y que al cuerdo infeliz de horror consterna, 10
    dulce en el nombre, en realidad amarga.

        Sólo el dolor con el dolor alterna,
    y si al contarla a días es muy larga,
    midiéndola por horas es eterna.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:06

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    SONETOS

    IV -


    Catón de Útica


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]   Rasga su pecho el último romano
    y exclama, deshonrando su memoria:
    -Sueño es la libertad, humo la gloria,
    y la austera virtud un nombre vano.-

        Detén, Catón, la temeraria mano, 5
    que en huir del dolor nunca hay victoria;
    fiel a ese pueblo, mártir de la historia,
    muere, si hay que morir, cara al tirano.

        Torna a ganar la libertad perdida;
    vuelve hacia Roma, y cuando hieran, hiere; 10
    si cae la virtud, caiga vencida.

        ¿Quién su deshonra a su dolor prefiere?
    en las batallas de la humana vida
    sólo se mata el vil; el noble muere.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:08

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    SONETOS

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]- V -


    Los egoístas



       Por no amenguar sus brillos celestiales,
    los lanza el alto y los rechaza el bajo,
    porque achican su horror huéspedes tales.

    (14. -Canto III del Infierno.- Traducción
    del Marqués de la Pezuela.)
                   



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]   Vegeta sin sufrir, vive en mal hora,
    amigo infiel y cómodo enemigo,
    que, egoísta, jamás llevas contigo
    la pena del tormento que se adora.

        De premio indigna tu virtud traidora, 5
    ni dignas son tus faltas de castigo;
    y no hallas en la tierra un solo amigo
    a quien decir ¿qué tienes? cuando llora.

        Vos, los que ajenos de placer y duelo,
    vais dando, sin amar ni ser amados, 10
    abrazos sin calor, besos de hielo.

        Moriréis sin virtud y sin pecados,
    y siendo despreciables para el cielo,
    seréis en el infierno despreciados.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:09

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    SONETOS

    VI -


    Los celos


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]   Ya a traición, ya a traición en el costado
    me hiciste, infame, la mortal herida,
    y subo este calvario de la vida
    el corazón de espinas coronado.

        Nombre maldito a un tiempo y nombre amado 5
    ¡quién pudiera no amarte maldecida!
    ¡Dichoso aquel que indiferente olvida,
    y puede perdonar y es perdonado!

        ¡Vil homicida del amor más tierno,
    que lleves quiera Dios siempre contigo 10
    después de un grande amor, un odio eterno;

        Y mueras inconfesa, y por castigo,
    odiándome y odiada, en el infierno
    adonde iré por ti, vivas conmigo!


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:11

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    SONETOS

    VII -


    Amor conyugal


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]   Caer al río el viento un nido deja,
    y al verle un ave, en pos vuela piando,
    porque dentro, sus huevos empollando,
    flota embarcada su infeliz pareja.

        Con el nido que, hundiéndose, se aleja, 5
    naufraga el ave fiel que va criando,
    y el esposo, después, vaga exhalando
    de árbol en árbol queja tras de queja.

        Creciendo sin cesar su pío, pío,
    donde el nido se hundió los ojos clava, 10
    como diciendo así: -¡Pobre amor mío!-

        Y un día, al fin, que su dolor se agrava,
    se esfuerza, vuela, muere, cae al río,
    se sumerge, suena algo... y todo acaba.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:12

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    SONETOS

    VIII -


    Amar y querer


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]   A la infiel más infiel de las hermosas
    un hombre la quería, y yo la amaba;
    y ella a un tiempo a los dos nos encantaba
    con la miel de sus frases engañosas.

        Mientras él, con sus flores venenosas, 5
    queriéndola, su aliento emponzoñaba,
    yo de ella ante los pies, que idolatraba,
    acabadas de abrir echaba rosas.

        De su favor ya en vano el aire arrecia;
    mintió a los dos, y sufrirá el castigo 10
    que uno la da por vil, y otro por necia.

        No hallará paz con él, ni bien conmigo:
    él, que sólo la quiso, la desprecia;
    yo, que tanto la amaba, la maldigo.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:13

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    SONETOS

    IX -


    El busto de nieve


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]   De amor tentado un penitente un día
    con nieve un busto de mujer formaba,
    y el cuerpo al busto con furor juntaba,
    templando el fuego que en su pecho ardía.

        Cuanto más con el busto el cuerpo unía, 5
    más la nieve con fuego se mezclaba,
    y de aquel santo el corazón se helaba,
    y el busto de mujer se deshacía.

        En tus luchas ¡oh amor de quien reniego!
    siempre se une el invierno y el estío, 10
    y si uno ama sin fe, quiere otro ciego.

        Así te pasa a ti, corazón mío,
    que uniendo ella su nieve con tu fuego,
    por matar de calor, mueres de frío.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:14

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    SONETOS


    X -


    Los padres y los hijos


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]   Un enjambre de pájaros metidos
    en jaula de metal guardo un cabrero,
    y a cuidarlos voló desde el otero
    la pareja de padres afligidos.

        -Si aquí, dijo el pastor, vienen unidos 5
    sus hijos a cuidar con tanto esmero,
    ver como cuidan a los padres quiero
    los hijos por amor y agradecidos.-

        Deja entre redes la pareja envuelta,
    la puerta abre el pastor del duro alambre, 10
    cierra a los padres y a los hijos suelta.

        Huyó de los hijuelos el enjambre,
    y como en vano se esperó su vuelta,
    mató a los padres el dolor y el hambre.








    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:15

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    SONETOS

    XI -


    Los hijos y los padres


    A mi sabio amigo don Antonio María Segovia


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]   Ni arrastrada un pastor llevar podía
    a una cabra infeliz que oía amante
    balar detrás al hijo, que, inconstante,
    marchar junto a la madre no quería.

        -¡Necio! -al pastor un sabio le decía,- 5
    al que llevas detrás, ponle delante;
    échate el hijo al hombro, y al instante
    la madre verás ir tras de la cría.-

        Tal consejo el pastor creyó sencillo,
    cogió la cría y se marchó corriendo 10
    llevando al animal sobre él, hatillo.

        La cabra sin ramal los fue siguiendo,
    más siguiendo tan cerca al cabritillo,
    que los pies por detrás le iba lamiendo.


    FIN DE LOS SONETOS.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:18

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    EL ALMA EN PENA

    Leyenda

    Ramón de Campoamor



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


       —114→   

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]Advertencia


    El objeto que me he propuesto al bosquejar esta tragedia, es el de agitar una cuestión que se puede convertir en filosófico-religiosa.
    No presento más que una pequeña fase del cuadro que me había propuesto desarrollar, porque para su total desempeño me han faltado fuerzas, solicitud y tiempo. Esto, sin embargo, no destruye la existencia de la idea primordial, pues aunque estuviera engalanada con accesorios más o menos importantes, y el plan hubiese correspondido a la vasta idea que me formé de él en un principio, el fondo siempre hubiera quedado el mismo.
    La cuestión está reducida a lo siguiente:
    «¿La voluntad, reguladora de nuestros actos físicos y morales, obra por sí misma con absoluta independencia, o lo hace a impulsos de una providencia superior?»
    Jamás he podido convencerme de las razones de los que han pretendido probarnos que carecemos de libre albedrío, y que todos nuestros actos están regidos por la omnipotente mano de Dios. Si esto fuese así, sería necesario confesar que Dios hacía un ayo sobradamente descuidado, porque tales cosas hace el hombre que desacreditarían su augusta dirección.
    ¿Y quién es el necio que por otra parte cree que abandonados a nuestros propios deseos, vivimos, crecemos y nos multiplicamos, ni más ni menos que los animales de un orden inferior? Esta teoría, en mi concepto, era suficiente para hacer morir de hastío a cuantos presumiéramos de tener sentido común. Se me dirá que, al darnos Dios el libre albedrío, nos concedió un instinto de percepción que distingue lo bueno de lo malo, y que por consiguiente somos responsables de nuestros actos, en cuanto obramos con conocimiento de causa; pero esto, a lo más, no pasa de ser una argucia escolástica, porque si los alientos espirituales se hallan subyugados por los estímulos de la carne, poco importa que la Omnipotencia nos haya dado entonces el don de conciencia, pues sería lo mismo que enseñarle a un hambriento el pan inaccesible a su estómago. Doy por supuesto, que no lo creo, que en las batallas interiores tengan el mismo grado de intensidad el espíritu y la materia para ganar la victoria; el que por último quede vencido, aquel será menos fuerte, y el castigarle por su impotencia sería una iniquidad. No es mi ánimo en este lugar prejuzgar la justicia o injusticia de la suerte ulterior que nos espera, y sólo trato de manifestar que así como no me contenta ver a Dios encargado de velar sobre nosotros con un eterno pupilaje, me repugna en extremo hallarme con un albedrío que, a pesar de mi conciencia, ha de ser arrastrado por el sentido más loco.
    Y si por una parte es absurdo pensar en la intervención directa del cielo, y por otra demasiado desconsolador tener por nuestros únicos móviles las eventualidades del acaso, ¿cuáles son los medios por los cuales nuestra naturaleza debe estar en relación con el alto fin para que ha sido creada?
    Un espíritu que se filtra en el corazón de los actores, tomando alternativamente las diferentes formas de un sueno, de una memoria, de un placer, de un dolor, de una esperanza, de un presentimiento, es el resorte invisible que determina las acciones de este drama; pero semejante medio es indeterminado, local, raquítico. Basta para desarrollar esta composición, pero no cumple con el objeto que me había propuesto. La cuestión por consiguiente queda indicada, pero no resuelta. Falta hallar otro eslabón más aéreo que éste, infinitamente más universal, que abrace todos los actos de la existencia de los hombres hasta sus últimos pormenores; que no se aplique a él un caso dado, sino que él sea aplicable a todos los casos. Es menester, en fin, hallar la identidad de ese ser misterioso ante el cual nuestra voluntad es una esclava, a quien unos llaman sino, otros hado, otros estrella; que se insinúa en el corazón por caminos desconocidos, que excita nuestros instintos de un modo tan invisible, que a veces nos fuerza a hacer lo contrario que anhelamos. En la conciencia de la humanidad hay un sentimiento constante de atribuir el buen o mal éxito de sus acciones a un director espiritual; y si al cruzar el erial del mundo tiene el hombre una convicción tan profunda de que jamás marcha solo, ¿quién es entonces ese duende que le acompaña?...
    Abandono la resolución de este problema, porque me parece de la mayor importancia, y digna por lo mismo de que se ocupe de ella otra pluma más diestra que la de un pretenso filósofo de veintitrés años.
       —115→   






    PERSONAJES
     

     
    IRENE,   alma en pena.
    DON LUIS DE CASTRO.
    ELVIRA.
    DON PEDRO DE LARA.
    ANA.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:22

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    EL ALMA EN PENA

    Primera parte


    Ángel-Demonio




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]- I -

    Morir amando



       Tenía Irene un amante,
    y aunque al amor no se aviene
    la firmeza del diamante,
    fue esta vez la más constante
    de las amantes, Irene.5
        Siempre vivió entre ilusiones,
    hasta que extinguió su vida
    el fuego de las pasiones;
    que en amantes corazones
    quien bien ama tarde olvida.10
    —116→
        Y sin que en rudos amaños
    un pecho tan inocente
    turbasen los desengaños,
    así pasaron sus años
    uno, diez, quince, hasta veinte.15
        ¡Dichoso el que así camina
    por márgenes deleitosas
    en ilusión peregrina,
    sin que haya entre tantas rosas
    para su planta una espina!20
        ¡Feliz la que tantas veces
    la copa del gusto asiendo,
    dando a sus amores creces,
    jamás apuro, bebiendo,
    de un desengaño las heces!25
        ¡Bien haya el enamorado
    que ve con ojos enjutos
    a los que, mal de su grado,
    pagando al amor tributos,
    gimiendo van a su lado!30
        ¡Y, aunque pese a sus intentos,
    son del destino traiciones,
    que unos alcemos lamentos
    al compás de las canciones
    que entonan otros contentos!35
        Dígalo Irene, que amando
    con tan livianos empeños,
    jamás con impulso blando
    nubló un fantasma pasando
    la nitidez de sus sueños.40
        Bien hizo, con ansia poca
    soñar desterrando enojos,
    aunque a cada idea loca
    se apagó un rayo a sus ojos,
    y perdió un clavel su boca;45
        Que es mejor que la mejilla
    se nos descolore a plazos,
    que ir dejando con mancilla
    de nuestra senda a la orilla
    el corazón a pedazos.50
        -¡Pobre Irene! -exclamó un día
    su madre, al ver que inocente
    muriendo, se sonreía;
    y al verla morir la gente,
    -¡pobre de Irene! -decía.

    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:24

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    EL ALMA EN PENA

    Primera parte


    Ángel-Demonio




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] - I - CONT.


    Dejadla, que, así muriendo,
    será más feliz su suerte.
    ¿Qué más quisierais, que yendo
    hacia vosotros la muerte
    os asaltase durmiendo?60
        Dejadla, y no turbe alguno
    su ilusión con loco empeño,
    pues no ha de darla ninguno
    más que un adiós importuno
    al despertar de su sueño.65
        Más lejos, turbas galanas
    de amantes, que en la locura
    de vuestras mentes livianas,
    quisisteis hacer hermanas
    la desgracia y la hermosura.70
        Necios los que en sus paredes
    escribís, porque no asoma
    a dispensaros mercedes:
    -«¡Ay de la bella paloma
    que gime entre ocultas redes!»-75
        Dejad a Irene que duerma,
    buenos doctores, en calma;
    porque se os muere la enferma
    si vuestro saber no merma
    males del fondo del alma.80
        Y vos, piadosos varones
    que veláis su último instante,
    no perdáis las bendiciones
    en quien da vuestros perdones
    por un mirar de su amante.85
        Y cuide aquel que la infunda
    que sólo rinde a precitos
    de amor la torpe coyunda,
    no sea que aun moribunda
    le arroje a la faz sus ritos.90
        Calle, si en fiera agonía
    rotos tan íntimos lazos
    llora su madre este día.
    ¡Oh, si al nacer, en los brazos
    muriera yo de la mía!95
        Cuantos a Irene han querido
    mitiguen duelo tamaño:
    que lanza el postrer gemido,
    mas no lleva el pecho herido
    por el primer desengaño.100
    —117→
        ¡Del mundo torpes extremos!
    ¡Que nos reciban cantando
    cuando llorando nacemos
    y aun cuando al morir cantemos
    nos han de dejar llorando!105
        Callad; y pues que su holganza
    a nuestro dolor prefiere,
    ¡dichoso el que en bienandanza
    da al mundo un adiós, y muere
    en brazos de la esperanza!110

    FIN DE I ( MORIR AMANDO)


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88226
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Dom 26 Jul 2020, 02:27

    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901)

    EL ALMA EN PENA

    Primera parte


    Ángel-Demonio

    II -

    El alma en pena



        Los sobresaltos y dudas
    que nuestro pecho combaten
    al ver a algún ser querido
    que, presa de ocultos males,
    gime en un lecho, y se siente115
    desfallecer por instantes,
    cuando los dulces recuerdos
    de sus primeras edades
    dan pábulo a su existencia
    para extinguirla más antes,120
    sólo, en las funestas horas
    de tan apurados lances,
    aquel que vela a su lado,
    porque lo siente, lo sabe.
       Así de la triste Irene125
    la desconsolada madre,
    que poco a poco de aquélla
    ve la existencia apagarse,
    víctima junto a su lecho
    de tan íntimos pesares,130
    inunda el suelo de llanto,
    y el viento enciende con ayes.
        ¡Terrible suerte por cierto
    la de la anciana que en balde
    prodiga a su hija adorada135
    el colmo de sus afanes,
    sin que a coartar el vuelo
    de aquel espíritu basten,
    pues de continuo embebido
    en la ilusión de una imagen,140
    existe, goza y discurre
    por las regiones del aire,
    siempre esquivando los lazos
    de la prisión de la carne,
    y siempre anhelando un mundo145
    de espíritus celestiales!
        Tendió una vez su mirada
    a la luz pálida que arde,
    y al ver de Irene tranquilo
    el amoroso semblante,150
    y una convulsión ligera
    que plácida le contrae
    como si en sueño tan dulce
    la hiciera sonreír alguien,
    desfallecida, su rostro155
    en pesadumbre tan grande
    dejó caer sobre el lecho,
    lágrimas vertiendo a mares.
        Parte entregada al desvelo,
    y al sueño entregada en parte,160
    muellemente fluctuando
    entre tan dulces mitades,
    quedó la madre de Irene
    en un éxtasis suave,
    llorando de uno ilusiones,165
    de otro sintiendo verdades.
    Y ya una vez tan ilusa
    seres forjaba ideales,
    que creyó ver en su insomnio
    al lado de Irene un ángel,170
    el que cubriéndola alegre
    con sus ligeros cendales
    como si tal vez con ellos
    su espíritu aprisionase,
    próximo a romper acaso175
    del cuerpo humano la cárcel,
    ligeramente al oído
    la murmuró este mensaje,
    el cual traspuesta la anciana
    creyó escuchar delirante:180
        -«Alma, ¿a qué llamar al cielo?
    Dios a sufrir te condena.
    Aun no es tiempo: acorta el vuelo;
    vaga por el mundo, y pena.
    —118→
        »Si en ti no alcanzan victoria185
    hoy de Luzbel los intentos,
    aun para entrar en la gloria
    te faltan merecimientos.
        »Tu amor fue una idolatría.
    ¡Sombras del mundo engañosas!190
    ¡Ay del que no ama, hija mía,
    a Dios ante todas cosas!
        »Si a una luz engañadora
    creíste al mundo tu amigo,
    Dios te destierra a él ahora.195
    ¡Duro es, Irene, el castigo!

    CONT.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!

    Contenido patrocinado


    RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II - Página 18 Empty Re: RAMÓN DE CAMPOAMOR (1817-1901): I y II

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue 13 Jun 2024, 19:40