Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 984727 mensajes en 45509 argumentos.

Tenemos 1526 miembros registrados

El último usuario registrado es Jose Antonio Taboada

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 38 usuarios en línea: 4 Registrados, 0 Ocultos y 34 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

cecilia gargantini, clara_fuente, javier eguílaz, Josefina Simón


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Enero 2023

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Charles Simic (1938-  Empty

2 participantes

Charles Simic (1938-

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 39457
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 75
Localización : Barcelona

Charles Simic (1938-  Empty Charles Simic (1938-

Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 02 Mar 2020, 15:05

.


Charles Simic

Charles Simic es un poeta serbio-estadounidense. Recibió el Premio Pulitzer de Poesía por El mundo no se acaba en 1990 y fue finalista para el mismo galardón en 1986 por Selected Poems, 1963-1983 y en 1987 por Unending Blues.
Nació el 9 de mayo de 1938 en Belgrado, Serbia.


POEMAS DE CHARLES SIMIC:

De El mundo no se acaba

Me secuestraron los gitanos. Mis padres me rescataron. Luego los gitanos volvieron a secuestrarme. Esto duró un tiempo. Un minuto estaba en la caravana, mamando de la oscura teta de mi bueva madre, y acto seguido me encontraba sentado en la inmensa mesa del comedor, tomando mi desayuno con una cuchara de plata.

Era el primer día de la primavera. Uno de mis padres cantaba en la bañera; el otro pintaba un gorrión vivo con los colores de un pájaro tropical.



Mi padre amaba los extraños libros de André Breton. Solía alzar su copa de vino y brindar por aquellas remotas veladas en las que “las mariposas formaban una sola cinta sin corte”. O salíamos a orinar al callejón de atrás y él decía: “Aquí hay unos binoculares para ojos vendados”. Vivíamos en un edificio destartalado que olía a gente vieja y a mascotas.

“Flotando al borde del abismo, impregnados del perfume de lo prohibido”, tomábamos turnos para cortar la salchicha ahumada en la mesa. “Me encanta América”, nos decía. Íbamos a ganar un millón de dólares fabricando objetos que habíamos visto en sueños aquella noche.


CHARLA VESPERTINA

Aquello que no has comprendido
Deviene lo que eres. Extraños
Cuya mirada has visto por la calle,
Estudiándote. ¿tal ves son los que como
Iluminados? Ellos sabían lo que tú sabías,
Y te dejaron confundido como un sueño extraño.

Ni siquiera la luz se mantuvo igual.
¿De dónde viene toda esa mirada dura?
Y el aroma, como si seres míticos
Fuesen preparados y alimentados con tallos de heno
Bajo estos techos a la deriva en tardes nubosas.

¡No entendéis nada!
Te encantaban las multitudes que al final del día
traían tantos misterios.
Siempre había alguien a quien estabas destinado a encontrar
Y que por alguna razón no te estaba esperando.
¿O tal ves sí? Pero no aquí, amigo.

Deberías haber cruzado la calle
Y seguido a esa mujer demente, como es obvio,
Con largas mechas de cabello rojo ensangrentado
Que el cielo tomaba como llanto lejano.


EN LA BIBLIOTECA

Para Octavio

Hay un libro llamado
“Diccionario de Ángeles”.
Nadie lo ha abierto en cincuenta años,
Lo sé, pues al abrirlo
Las tapas crujieron, las páginas
Se desmoronaron. Allí descubrí

Que alguna vez los ángeles fueron tan numerosos
Como especies hay de moscas.
El cielo del atardecer
solía llenarse de ellos.
Era necesario agitar ambos brazos
Para mantenerlos alejados.

Ahora la luz del sol atraviesa
Las altas ventanas.
La biblioteca es un lugar tranquilo.
Ángeles y dioses se apilaban
En libros oscuros nunca abiertos.
El gran secreto está
En algún estante que la señorita Jones
Recorre todos los días en sus rondas.

Es muy alta, de modo que mantiene
La cabeza inclinada como si escuchara.
Los libros susurran.
No oigo nada, pero ella sí.


PRODIGIO

Crecí frente a
un tablero de ajedrez.

Me gustaban las palabras final de la partida.

Todos mis primos parecían preocupados.

Era una casa pequeño
cerca de un cementerio romano.
Aviones y tanques
sacudían los cristales de las ventanas.

Un profesor de astronomía retirado
me enseñó a jugar.

Debe haber sido en 1944.

En el tablero que usábamos
la pintura se estaba desprendiendo
de las piezas negras.

El Rey blanco se había perdido
y había que sustituirlo.

Me han dicho pero no lo creo
que ese verano fui testigo
de hombres colgados de los postes de teléfono.

Recuerdo a mi madre
vendándome los ojos con frecuencia.


(Versiones de Luis Alberto Ambroggio)


.

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 39457
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 75
Localización : Barcelona

Charles Simic (1938-  Empty Re: Charles Simic (1938-

Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 09 Ago 2022, 07:29

.


Charles Simic
(Belgrado, 9 de mayo de 1938) es un poeta serbio-estadounidense. Recibió el Premio Pulitzer de Poesía por El mundo no se acaba en 1990 y fue finalista para el mismo galardón en 1986 por Selected Poems, 1963-1983 y en 1987 por Unending Blues. Fue nombrado el decimoquinto poeta laureado por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos en 2007.

(Sacado de https://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Simic )


*


Algunos poemas de Charles Simic, de su obra Una boda en el infierno, Valparaíso, 2022, en traducción de Nieves García Prados y Javier Gutiérres Lozano:


MOTEL PARAÍSO

Había millones de muertos; todos inocentes.
Me quedé en mi habitación. El presidente
hablaba de la guerra como de una mágica poción de amor.
Mis ojos se abrieron con asombro.
En el espejo mi rostro parecía
un sello de correos ya usado.

Yo vivía bien, pero la vida era espantosa.
Había muchos soldados aquel día,
miles de refugiados atestaban los caminos.
Naturalmente, todos desaparecieron
en un abrir y cerrar de ojos.
La historia lamía las comisuras de su boca sangrienta.

En el canal de pago, un hombre y una mujer
se comían a besos y se arrancaban la ropa,
mientras yo los miraba
con la televisión en silencio y el cuarto a oscuras
salvo por la pantalla en la que el color
se volvía demasiado rojo, o demasiado rosado.



LOS RELOJES DE LOS MUERTOS

Una noche, fua a hacerle compañía al reloj.
Tenía un tic muy fuerte después de la medianoche
como si extrañamente tuviera miedo.
Esto es como silbar al pasar por delante de un cementerio,
le expliqué.
En cualquier caso, le dije que lo entendía.

Una vez hubo relojes como ese
en cada cocina de América.
Ahora las ventanas de la fábrica están todas rotas.
Los viejos del turno de noche están en el barco de Caronte.
El día que te pares, le dije al reloj,
los pequeños engranajes que se habían guardado
habrán acabado en muchos sitios
difíciles de encontrar.

Pensando en esto, se me olvidó darle cuerda al reloj.
Y nos levantamos a oscuras.
Qué tranquila estaba la ciudad, dije.
Como los relojes de los muertos, respondió mi esposa.
Abuela que estás en el muro,
he oído las nevadas de tu infancia
empezando a caer.



ESTA MAÑANA

Entra sin tocar la puerta, hormiga trabajadora.
Yo sólo estoy aquí sentado meditando
sobre qué hacer en este oscuro y nublado día.
La noche fue de tener la radio en volumen bajo,
insomnio irregular, y sueños vagos e inquietantes.
Desperté confundido y enfermo de amor.
Creí escuchar a Estela cantando en el jardín
y a un pájaro respondiéndole,
pero era la lluvia. Las oscuras copas de los árboles
....se balanceaban
y murmuraban. "Ven a mí, deseo mío",
dije. Y ella vino a mí poco después,
con el aliento olor a menta y la lengua
mojando mi mejilla, pero luego desapareció.
Lentamente llegó el día, con una raya gris de luz
para bañarme las manos y la cara.
Las horas pasaron y entonces tú te arrastraste
por debajo de la puerta y te detuviste ante mí.
Visitas los mismos sastres que los dolientes,
señora Hormiga. Me gusta el silencio entre nosotros,
esa quietud -el estado celestial que incluso la lluvia
conoce. Escúchala empezar a caer,
como con los ojos cerrados,
silenciando cada gota con el pálpito salvaje de su corazón.



MOMENTO HEROICO

....Con el culo desnudo fui a la batalla. El propio Presidente escuchó sobre mi insolencia. Me dieron un perro pulgoso en el que montar. Y monté en compañía de cuervos llevando un orinal rojo en la cabeza y un cuchillo de juguete entre los dientes.
....Cuando escuchó las noticias, mi madre hizo que la flota griega se viera privada de vientos favorables en su rumbo a Troya. Bruja, la llamaron, sucia bruja -y ella, tan hermosa, cortaba los champiñones, riendo y llorando sobre la olla del estofado.



FELICIDAD

No te hagas ilusiones,
es solo la ventana abierta,
un pájaro cantando,
el brillo del sol.

La mujer centenaria de tu sueño
cerró la puerta muy suavemente,
pero aún así te despertaste de un salto
hacia los árboles repletos de hojas
y ninguna de ellas moviéndose.

Tenía un niño muerto en sus brazos.
A sus espaldas, había una ciudad en llamas
como después de un bombardeo.
Un olor a putrefacción llegaba a tus fosas nasales

en este lugar encantado,
con su cielo azul,
árboles como una religión misteriosa,
¿quizás una hormiga perdida en la dirección contraria,
debajo de tu zapato negro?



EXPLICANDO UNAS CUANTAS COSAS

Todo gusano es un mártir,
todo gorrión, un objeto de injusticia,
le dije a mi gato
porque no había nadie más a mi alrededor.

Está lloviendo. A pesar de sus inmensos ejércitos,
¿qué pueden hacer las hormigas?
¿Y la cucaracha en la pared
como un camarero en un restaurante vacío?

Voy a bajar al sótano
para acariciar a la rata atrapada en la trampa.
Tú observa el cielo.
Si se despeja, araña en la puerta.



COLABORADOR CELESTIAL

....Es el socio silencioso de todo lo que escribimos: el padre de todo el lenguaje del silencio.
....¡Maldice o reza lo que quieras! Él es el dueño de cada una de nuestras palabras y solo nos las presta, incluso cuando escribimos a quien amamos con locura, diciendo:
...."Queridísima mía, debes de entender que me duele la espalda, no he podido salir de la cama. Estuve todo el día tumbado, escuchando la lluvia y soñando con que te excitaban mis caricias, y me ofrecías tus muslos desnudos...
....¡Cerdo asqueroso!, debes de estar pensando mientras lees esto. Pero recuerda, amor mío,

.........................................¡esto lo escribe Dios!"



LOCO POR SUS GAMBAS

Ni siquiera nos damos un tiempo
para salir a tomar el aire.
Mantenemos nuestras bocas llenas y ocupadas
comiendo pan y queso
y besuqueándonos entre medias.

Justo después de hacer el amor,
estamos de vuelta en la cocina.
Mientras yo corto los chiles,
ella mena el culo
y revuelve las gambas en el fuego.

¡Tan bien sabe el vino
que se ha puesto rojo
por esa boca risueña!
Baja por su barbilla
y sobre sus pechos desnudos.

¡Me estoy poniendo gorda!, dice ella,
girando aquí y allá
frente al espejo.
"¡Estoy loco por sus gambas!"
grito a los dioses de arriba.



LOS PLACERA DE LA LECTURA

En su lecho de muerte mi padre está leyendo
Las memorias de Casanova.
Yo observo cómo cae la noche,
unas cuantas ventanas se iluminan al otro lado de la calle.
En una de ellas una joven está leyendo
cerca del cristal.
Hace un rato que no levanta la vista,
ni siquiera con la oscuridad que se acerca.

Mientras queda todavía un poco de luz,
quiero que mueva la cabeza,
para que pueda verle la cara que ya me he imaginado,
pero su libro debe de ser de suspense.
Además es silenciosa,
y cada vez que pasa una página,
puedo oír a mi padre pasar también otra,
como si estuvieran leyendo el mismo libro.



TEATRO DE TÍTERES

....La mosca es la única criatura viviente. Los títeres corren tras ella, construyen todo tipo de trampas y al final la atrapan. Le arrancan las alas y le quitan las patas una a una. Una niña sostiene una cerilla encendida sobre el insecto que se estremece. "Oh, mosca, acaso no sabes que es mucho peor morir sola en una grieta de la pared", canta.
....¡Qué emoción! Un chico con gafas corre por el esenario gesticulando. Ha traído la silla de ruedas más pequeña del mundo para la mosca. Tiene incluso una diminuta bandera americana, una taza de lata y una trompeta que, por desgracia, es muy grande para que le quepa en la boca.



SALMO

Llevas mucho tiempo tomando decisiones,
oh Señor, sobre estos chiflados
que dirigen el mundo. Su alcance es largo
y sus garras deben de haberte asustado.

Uno de ellos me encontró con su sombra.
El día se volvió frío. Me colgué
entre el terror y el coraje
en el rincón más oscuro del dormitorio de mi hijo.

Te busqué con los ojos, a Ti en quien no creo.
Has estado ocupado haciendo hermosas las flores
y que los corderos corran detrás de su madre,
¿o tal vez no has estado haciendo ni siquiera eso?

Era primavera. Los asesinos estaban haciendo bromas
y plenos de alegría, y sus teólogos
estaban a su lado, para asegurarse
de que nuestros íúltimos adioses se dieran correctamente.



imperios

Mi abuela profetizó el fin
de nuestros imperios, ¡oh, estúpidos!,
mientras planchaba. La radio estaba encendida.
La tierra temblaba bajo nuestros pies.

Uno de nuestros héroes estaba dando un discurso.
"Monstruo", lo llamó mi abuela.
Había vítores y disparos al aire para saludar al monstruo.
"Podría matarlo con mis propias manos",
me anunció ella.

Nohabía ninguna necesidad. Todos
van a irse al infierno en cualquier instante.
"No vayas parloteándole a nadie con esto",
me advirtió.
Y me tiró de la oreja para segurarse de que lo entendía.



EL SECRETO

Tengo una excusa, Señora Muerte,
la vieja nota que escribió mi madre
el día que falté a clase.
Caía la nieve. Le dije que me dolía la cabeza
y el pecho. El reloj dio
la hora en punto. Y yo me quedé en la cama de mi padre
haciéndome el dormido.

Por la ventana podía ver
los tejados cubiertos de nieve. En mi imaginación
montaba a caballo; estaba en un barco
en mitad de una tormenta. Entonces me quedé dormido.
Cuando me desperté, la casa estaba en silencIo.
¿Dónde estaba mi madre?
¿Había escrito la nota y se había marchado?

Me levanté y me fui a buscarla.
Nuestro gato blanco estaba sentado en la cocina
quitándole la cabeza sangrienta a un pescado.
En el baño, la bañera estaba llena,
y había vaho en el espejo y en la ventana.

Cuando los limpié, vi a mi madre
en su albornoz rojo y en zapatillas
hablándole a un soldado de la calle
mientras la nieve seguía cayendo,
y se llevó un dedo
a los labios, y lo sostuvo un tiempo.


CHARLES SIMIC, Una boda en el infierno, Valparaíso, 2022, en traducción de Nieves García Prados y Javier Gutiérres Lozano.

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 36871
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 69
Localización : buenos aires

Charles Simic (1938-  Empty Re: Charles Simic (1938-

Mensaje por cecilia gargantini Dom 11 Dic 2022, 14:55

Debe haber sido en 1944.

En el tablero que usábamos
la pintura se estaba desprendiendo
de las piezas negras.

El Rey blanco se había perdido
y había que sustituirlo.

Me han dicho pero no lo creo
que ese verano fui testigo
de hombres colgados de los postes de teléfono.

Recuerdo a mi madre
vendándome los ojos con frecuencia.

Me gustó mucho este poeta, amigo!!!!!!!!!!!!!
Sigo descubriendo autores a través tuyo. Habría tanto para leer...sé que es misión imposible conocer a todos, pero sería feliz si pudiera hacerlo.
Como te dije una vez, a los clásicos me los dio la facultad, pero es inagotable todo lo que vino después.
Besossssssssssss Pedro y gracias
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 39457
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 75
Localización : Barcelona

Charles Simic (1938-  Empty Re: Charles Simic (1938-

Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 20 Dic 2022, 05:22

Impresionante el poema que aportas, Cecilia. Gracias.

Un abrazo.
Pedro


Contenido patrocinado


Charles Simic (1938-  Empty Re: Charles Simic (1938-

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Vie 27 Ene 2023, 11:41