Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 787558 mensajes en 39375 argumentos.

Tenemos 1358 miembros registrados

El último usuario registrado es Azalea Díaz

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 27 usuarios en línea: 5 Registrados, 2 Ocultos y 20 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Angel Salas, Chambonnet Gallardo, F. Enrique, javier eguílaz, Ruben Daniel


Hubieron 125 usuarios en línea en la fecha Mar 04 Jun 2019, 03:50

Julio 2019

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


“Mañana de San Juan”, por Daniel Fernández (La Vanguardia, 25-06-2019) Empty

UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E


“Mañana de San Juan”, por Daniel Fernández (La Vanguardia, 25-06-2019)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 29575
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 71
Localización : Barcelona

“Mañana de San Juan”, por Daniel Fernández (La Vanguardia, 25-06-2019) Empty “Mañana de San Juan”, por Daniel Fernández (La Vanguardia, 25-06-2019)

Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 24 Jun 2019, 12:57

.


“Mañana de San Juan”, por Daniel Fernández (La Vanguardia, 25-06-2019)


La noche más corta del año -dicho sea sin entrar en precisiones astronómicas- es esa noche de San Juan que la tradición, con sus ribetes de superstición y rito ancestral, quiere mágica. Ayer tuvimos de nuevo verbena, con o sin petardos, con o sin baile, con o sin familia y amigos, con o sin entoldado… No debería faltar, en cualquier caso, alguna hoguera, por modesta que sea, algún ritual de fuego, otro de agua, por qué no ver salir el sol frente al mar, y el perfume de alguna de las plantas medicinales o aromáticas de San Juan, como la aufàbrega del poema homónimo de Joan Maragall: “Aquesta mata olorosa / de la nit de Sant Joan /llença flaire, silenciosa, / entremig de la bravada / de la nit incendiada / per tants focs que es van alçant”. Noche rara, ahora que somos ya mayores y hemos quedado casi excluidos del juego de buscar leña y muebles viejos para la hoguera, como en la canción de Serrat. O digámoslo con Sisa: “La nit de Sant Joan, és nit d’alegria / estrellat de flors, l’estiu ens arriba”.

Noche también de ausencias y de recordar a tantos que ya se nos han ido, pero noche y -sobre todo- mañana de resurrección. Los días se harán más cortos, y en el corazón del verano palpitan la decadencia del otoño y la sombra de la muerte, del invierno, pero esta de hoy es mañana de vida renacida y milagros. El mayor de todos, el del amor que consiga permanecer o colarse, empezar o seguir entre terrados y plazas, playas y campos. Podemos acudir también al romancero y a todos sus poemas donde brilla la mañana de San Juan: “Yo me levantara, madre, / mañanica de San Juan: / vide estar una doncella / riberica de la mar”, que sigue siendo una noche pagana, pues hasta en en su celebración se impone el sacramento del amor carnal: “Mañanita de San Juan, / mañanita de primor, / cuando damas y galanes / van a oír misa mayor. / Allí va la mi señora, / entre todas la mejor (…) / el que cantaba en el coro / en el credo se perdió; / el abad que dice misa / ha trocado la lección; / monacillos que le ayudan, / no aciertan responder, non, / por decir Amen, Amen, / van diciendo Amor, Amor”. Lo mismo encontramos la ventura que “hubo el conde Arnaldos la mañana de San Juan”, que es uno de los mejores romances de todos, dicho sea con permiso de Menéndez Pidal...

Hay también un rastro antiguo de poemas en los que los caballeros o los moros justan o echan lanzas para impresionar a las damas en la mañana de San Juan. Flores y cabriolas y caracoleo de caballos para celebrar la vida, pues de eso se trata. Y aunque en Menorca se tengan por únicos y especiales en ello -típico de cualquier isla, y todo lugar lo es más cuando te aíslas-, sus rituales de caballos encabritados y multitudes hunden sus raíces en ese devenir de los días y las estaciones, bajo ese mismo cielo que todos compartimos, con unas pocas noches y alguna mañana que nos recuerdan a un tiempo que somos mortales, pero que el ciclo continúa. Y que veremos otro verano más, un verano más. Esa es la promesa de esta mañana…

Daniel Fernández (La Vanguardia, 25-06-2019)


.


    Fecha y hora actual: Miér 17 Jul 2019, 15:25