Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:
https://www.airesdelibertad.com/u1463

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 752550 mensajes en 38220 argumentos.

Tenemos 1329 miembros registrados.

El último usuario registrado es sofiacervon

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 74 usuarios en línea: 5 Registrados, 3 Ocultos y 66 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Catalina de Alvarado, F. Enrique, javier eguílaz, Liliana Aiello, Maria Lua


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar 16 Mayo 2017, 23:10.

Noviembre 2018

LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E


POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Comparte
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 22 Oct 2018, 00:30

"Desde hace tiempo,
en los periódicos,
en las revistas,
tímidamente asoma
algún poema
en el dieciseisavo rinconero
que le dejó la mancha de la prosa.
Desde hace tiempo
los críticos divulgan,
en comentarios vastos y sesudos,
las razones que explican
la desaparición
de la poesía."

Nos guste más o nos guste menos, tan real como la vida misma. Este poema de Eduardo Hurtado, por su actualidad, es tan real que nos debería llevar a los poetas a la Reflexión.

Besos.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 22 Oct 2018, 00:33

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

A L I C U A N T A
(1984)

A la señora Lupesco

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "Porque voraz el tiempo no los borre."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Sor Juana Inés de la Cruz

II

EL FUEGO Y LA PIEDRA

H

CRÓNICA

Mi corazón ansiaba
atesorar fulgentes
pavesas de su corazón.
¡Hija del aire, le canté,
vuélvete, entona para mí
las estrofas más sabias!
Como en aquella antigua,
melodiosa romanza,
“aventura a lo que amas”
fue su ambigua respuesta.
¿Quién pudo pues no ser
excluido, sino yo
cautivo y admirante?
Mas aire eran tan sólo las palabras.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 22 Oct 2018, 00:36

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

A L I C U A N T A
(1984)

A la señora Lupesco

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "Porque voraz el tiempo no los borre."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Sor Juana Inés de la Cruz

II

EL FUEGO Y LA PIEDRA

I

PARUSÍA

El sol en el cenit.
Profundiza el espacio
el viento: turbación
de la luz. Abajo agua
semejante al acaso.
La identidad se anega
en sí misma, pugnaz,
hasta neutralizarse
en la honda certidumbre.
¿En dónde tus palabras,
movedizas palabras,
al igual que semillas
en humus esparcidas
retan la oscuridad?
La oscilación aérea
de su fruto reclama
—lengua, numen— horror
del grávido futuro.
Elucidas constantes
que rechazan…




_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 22 Oct 2018, 00:48

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

A L I C U A N T A
(1984)

A la señora Lupesco

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "Porque voraz el tiempo no los borre."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Sor Juana Inés de la Cruz


III

ALICUANTA

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "Me da risa esta soga rubí
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - que rechina en mi cuerpo."
- - - - - ----- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - César Vallejo

A

ALICUANTA 666

Desde que tanto a describir alcanza
la mano brota luciente la palabra Amor.
¡Fe repentina, toda exclamación!
En el pensamiento: piel tuya, gozosamente;
en cada cosa, porcelana o arcilla, ébano,
ámbar, en cada cosa el brillo puro
capta y cristaliza mi empeño en ti.

Tal vez silenciosa-mente la muerte
quiere también el alba. Pues aquello
que ilumina la mano muestra la plenitud
de la sed sin reservas: penetrante,
como cuarzo en el agua, transparencia muy lúcida,
fija en un tiempo que a tu frente abrasa.

Y ondula este minuto vibrante, como el sol
en el frescor de la autora en invierno.
Y tu afán viaja, a expensas de la nube;
arrebatado, invicta,
blanda entre todas: compartes conmigo
aérea alegría codiciable.

Sí, se afina la nube. Y se anula: cómo el viento
conduce al sol inmóvil. Irradiante.
Tal una suntüosa vidriera atravesada
por una luna en trance, iris y azogue,
atadura de brisa para un ámbito
de ópalos: llamea el amor, llamean
sus pétalos de espuma inextinguible.
Conocerías cómo, materia dulce, imanta
el corazón de la amistad las horas
ínfimas o virtuales, hondas siempre.
¿Percibirás la clara semejanza?
¿Recorrerán su pecho, palmas mías?...

La mano de un hombre abreva y se amerita
en la luz de ternura. ¿Fuera acaso
gema o fruta, membrillo sedoso, qué rubí
en bolsa de gamuza o sobre labrado cedro
más amorosamente acariciado?
Palpitas, incoercible: el amoroso amor,
estremecida, te dilata. ¿Sí? ¿Otra vez? ¿vuelves?
Con qué ávida avidez tu cuerpo se solaza.
Y dices: “Es el ardor más querible:
melifica mis miembros,
oh, sí, e inventa a expensas del sentido.
Tus manos, amado, que continúas
por entre las dunas de mis caderas,
que no se aparten, pródigo,
cuando el estrépito del ser que te alza
en vilo de mí se prenda… Conoce:
más frágil el espíritu
decae si esparciéndose no habita y se honra
en lo prohibido”.

Y yo: “Tu cuerpo me sacia y se fascina. Amar
es la pasión que no traiciona la tradición.
Uno, como el agua: así vibra tu cuerpo.
Es el medio, es el sueño, es la amistad
de la grandeza, la llama íntegra,
el fundamento, el pregón y la voz…
¡Hónrate buscando a su tiempo al tiempo!
Dime: ¿con cautela, en silencio, la pauta hendida,
buscando el olvido se aplacaría?
Tu mirada, incesante: la vida, sin duda”.

Y las palabras viajan hasta quien, como un lince,
preña la fuerza que lo purifica
afirmando su razón. El yo y el tú crepitan,
ígnea; y pues te nutrió el deseo,
alégrate: la muerte acecha. Mas entretanto
te arrebata pura incandescencia en alma viva.
Deja que reconcilie aquel que prevé que cree…


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 22 Oct 2018, 00:54

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

A L I C U A N T A
(1984)

A la señora Lupesco

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "Porque voraz el tiempo no los borre."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Sor Juana Inés de la Cruz


III

ALICUANTA

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "Me da risa esta soga rubí
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - que rechina en mi cuerpo."
- - - - - ----- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - César Vallejo

B

ME TURBA TU ESQUELETO

Me turba tu esqueleto.
Vida, debo decirte: descubrí en la sintaxis
de tus huesos recónditos
la raíz de mi antojo más secreto.
Constaté, oh alma mía, que mis ansias
categóricas se cifran en esto:
gesto, caricia, abrazo apasionado,
roce, mordisco o beso
que pueda yo ofrendarte,
no tienen otro intento
ni otra querencia que posarse
al fin en tu magnífico esqueleto.
Amada: anhelo ahondar en ti
tanto y tan íntimamente, que creo
que no vacilaría en arrancar
con mis uñas las delicias de tu piel tiernísima,
retirar fibra a fibra tu vestido
de tan gráciles músculos, de nervios
resplandeciendo en cada filamento,
para abocarme a la minuciosa cirugía
de desceñirte toda y por completo
y conocerte y disfrutar de ti
así por afuera como por dentro.
¿Quién me dará la gracia
de abismarme en la hondura de tu ser perfecto?
Amor mío, te lo confieso:
me desvela el misterio,
misterio tremendo, de contemplarte
en la blancura insigne de los huesos.
Hasta la médula quisiera, amada,
penetrar en tu cuerpo: piel adentro,
tejidos, linfa adentro, y entregarme
al deleite exultante de sorberte el tuétano.
Cada célula mía, voraz, te ama
y te apetece, cada músculo, mía, tenso
hacia ti gravita, como hacia el fondo
de un inconcebible agujero negro.
En el corazón de mi pensamiento
estás tú, ¡oh tú!, desnuda hasta los huesos.
Mi cielo está en zambullirme en tu cuerpo.
Me pasman el garbo undoso de tus movimientos
peristálticos, la burbujeante
cadencia de tus órganos tejiendo
y destejiendo la vida, el susurro
nocturno de tu circulación. Veo
estremecido la rotación de tus ovarios,
la masa violácea de tus vísceras
palpitantes, y escucho los secretos
caminos de la sangre en tus arterias
y venas poplíteas, en la safena interna,
la arteria anastomótica;
el sordo bombear de los ventrículos
latido a latido, aliento a aliento…,
¡oh apetecida!, y entonces se acrece
mi deseo de poseerte recónditamente.
Y como en los soberbios
festivales en honor de Toci o de Xilonen,
la mano blandiendo diestra el escalpelo,
muy amorosamente desollarte
y adorar tu pellejo
e irrumpir en la noche
prodigiosa de tu fisiología… Es cierto:
busco, como en otras conturbadas “Bodas Negras”,
tener entre mis brazos tus bien formados miembros
descarnados, estrechar tu mondo costillar,
acariciar tu pelvis, ya sin velos,
y enlazado a tus húmeros y fémures,
los eminentes cóndilos ciñendo,
bailar con tu calavera en el cuenco
de mis ávidas manos, contemplando
en el fondo de tus órbitas huecas
los designios del ardiente universo
y en el vasto vacío, allí, oscilar a las altas,
resplandecientes espirales de las galaxias,
como en el cristalino, puro, neto,
vertiginoso cráneo mexica de cuarzo,
hasta hallar en la entraña profunda,
más allá del abrazo, más allá del deseo
y de la benignidad de los cuerpos,
el reposo que depara la huesa.

Señora, ¿cómo podré decirte lo que siento?
Yo quiero anticiparme a las virtudes
de la nada del polvo y sus excesos.
Y como en un prístino grabado de Posada
—a igual distancia del misticismo y los escépticos—
reconocer la verdad de la vida en la muerte
el enigma de amor mostrando entero.
Pues la experiencia última de la carne radica
¿lo sabemos? en su aniquilamiento.
Y si fuese necesario, para comprenderlo,
arrostrar los silbidos pestilentes,
las horrendas flores azules
de la putrefacción,
la carne deshaciéndose en estertores lentos
de alud o catarata sin premura,
aun así me encontrarías dispuesto
a penetrar en el gran arcano de tu cuerpo.
Amor, de veras, créeme, me turba tu esqueleto.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 22 Oct 2018, 00:59

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

A L I C U A N T A
(1984)

A la señora Lupesco

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "Porque voraz el tiempo no los borre."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Sor Juana Inés de la Cruz


III

ALICUANTA

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "Me da risa esta soga rubí
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - que rechina en mi cuerpo."
- - - - - ----- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - César Vallejo

C

GLORIA IN ELSEXIS DEO

Nuestros ángeles hablan
ricas lenguas arpadas.
Cuando los dos se juntan
es radiante su plática.
Por supuesto no desconocen
de las cosas divinas nada,
pero entre sí no discuten abstrusos
problemas de teología o cábala,
condenaciones, no, ni absoluciones,
cuestiones enigmáticas.
Nada dicen de castigos o premios
o de la ardua salvación de las almas.
Soslayan los recónditos
recovecos de la ciencia sagrada.
No anatemizan ni batallan
ni enarbolan flamígeras espadas
para verte un subvertido edén.
Equidistan del cielo y el infierno.
Habitan un flagrante paraíso.
Son un par de ángeles caníbales:
la afanosa carne los arrebata.
Los intriga el misterio
que electriza los cuerpos
de la planta a las palmas
y dilata los ánimos y pone
la mirada más diáfana.
Nuestros ángeles hablan
ricas lenguas arpadas.
Cantan sones seráficos
de acordadas palabras;
uno al otro se dicen
lo que, cuando se enlazan,
nuestros cuerpos quisieran
comunicarle al alma.
aman las virtudes y vicios
del placer y sus dádivas,
el abrazo que enciende
y la perennidad que avala.
Y porque está en ellos mismos el ser,
el motivo y la entraña,
la substancia y la voz
de la divinidad alada,
son lo que son, lo que están siendo.
Y en la fiel penumbra de la recámara
musitan cadenciosos
las palabras más sabias
en honor del amor
en mutuos cuerpo y alma.
Nuestros ángeles hablan
ricas lenguas arpadas.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 22 Oct 2018, 01:04

Hemos terminado con ALICUANTA, un libro de poesía amorosa sin muchas concesiones a las florituras, poro con momentos de gran profundidad en la trascendencia del amor para el sujeto...
Para leerlo más de una vez y meditar... además, claro, de admirar su belleza ( belleza no convencional; heterodoxa y rompedora, pero belleza).

Daremos paso a los poemas de LA ROSA DE ARIADNA, DE 1992.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 22 Oct 2018, 07:43

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

LA ROSA DE ARIADNA (1992)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "—¿Lo creerás, Ariadna? —dijo Teseo—.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El Minotauro apenas se defendió."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - J. L. BORGES.

PRÓLOGO

Emblema de la animalidad del hombre, símbolo de sus indomables fuerzas instintivas,
presente en multitud de obras escultóricas, pictóricas y literarias desde los orígenes del
mito, el Minotauro raramente ha tenido una voz. Cierto, un sinnúmero de autores,
antiguos y modernos, han hablado de él y de su historia, pero con excepción de unos
cuantos textos (de Borges, de Cortázar, de Hugo Hiriart…), el Minotauro ha sido una
presencia silenciada.

Sabemos por la leyenda que Teseo, en posesión del hilo que Ariadna enamorada
le entregara, penetra en el laberinto y da muerte al monstruo —pero muy poco más.
Nada nos impide imaginar lo que pudo haber sucedido allá adentro antes del arribo
del héroe. La rosa de Ariadna refiere cómo la noche anterior a la llegada anual de los
rehenes a Creta (entre los que viene Teseo), Ariadna, sacerdotisa del Laberinto, atraída
por la gravitación del monstruo, que es su hermano, traspasa el umbral buscando en
las tinieblas el sentido de su culto y el objeto de su veneración; conforme se adentra ese
sentido se le va revelando. Sin embargo, a punto finalmente de encontrarse con el
Minotauro (encuentro que más tarde se cumplirá con Dionisios, otra variante del dios
carnudo), la joven escucha las aclamaciones que saludan el desembarco de Teseo, duda
y, como si despertara de un sueño, como si entrara en otro, sale del terrible palacio. El
Minotauro, que ha vislumbrado el amor, abandonado se pierde en su laberinto, que es
Ariadna. Sin ella, sin lo que gracias a ella ha percibido, no siente más deseos de vivir.
No es el hastío, como ha imaginado Borges en el cuento cuya frase final sirve de
epígrafe a esta obra, lo que vence al Minotauro, sino el amor. Nunca hubo un combate.
Teseo no hace más que liberar a un sufriente.



Personajes:

MINOTAURO, ARIADNA, CORO

La acción en CRETA, dentro del LABERINTO.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 22 Oct 2018, 08:08

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

LA ROSA DE ARIADNA (1992)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "—¿Lo creerás, Ariadna? —dijo Teseo—.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El Minotauro apenas se defendió."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - J. L. BORGES.

I

Un escenario esquemático y desnudo. En el centro se yergue un vasto, simplificado andamiaje
de dos pisos, que varias plataformas cortan en distintos niveles y sentidos y por cuyo interior
desciende una errática escalera de caracol. En la plataforma superior, inmóvil, está el
MINOTAURO; su testuz es una máscara y lleva el cuerpo pintado; cojea.

De la derecha al fondo nace una rampa que, pasando por detrás de la estructura central,
llega hasta el pie de la escalera, en mitad de la escena; por ella entrará ARIADNA.

El CORO no es una presencia visible: las voces que lo integran resonarán en puntos
distintos del espacio, envolviendo la sala.

Oscuro. Lentamente la escena se ilumina. El MINOTAURO de pie en el centro de su maraña; va
y viene sobre la plataforma, fiera enjaulada.

- MINOTAURO:

Como el puro estupor,
como las pesadillas de los reyes
vago en el aire espeso.
La sombra de mis ojos sabe
de una fatiga inmensa.
Y nada dejaría suponer
que sea mejor soñar que no hacerlo.
Porque tal vez es sólo
error del corazón
creer que las cosas suceden
con arreglo a principios.

Mas sé que el cielo gira
y florecen los cuerpos putrefactos,
que las estrellas cambian de lugar.

- CORO:

Un rumor de pisadas en el polvo
y una traza de sangre
y una voz sin origen.

El Rechazado alienta entre sombras secretas.
Pero ya el horrible banquete
ha extinguido sus heces
y a lo lejos viene corriendo un joven fatigado.

- MINOTAURO, reaccionando a la voz:

Nada tengo que ver con las pasiones,
nada con los más rojos andrajos del espíritu.
Suspendido entre el cielo y el mar
no ambiciono la tierra,
y mis lamentos no pagan nada.

- CORO:

En otros sitios
la vida se levanta
como un enorme tallo.
Y otra suerte te llama.

- MINOTAURO:

Esta hora es extraña,
como un trono usurpado.
La humedad y la sombra trazan
cacerías en el muro,
cuerpos
- - - - - - esbeltos como cañas,
terrones grises o arena muerta.
Artificios de un palacio agostado.

- CORO:

La noche avanza
y vuelve a retroceder,
como una pulsación.

No habrá tiempo esta vez.

- A lo lejos se escucha la voz de ARIADNA.
Voz de ARIADNA, fuera de escena:

¡Déjame vivir… déjame vivir!...

- MINOTAURO:

Una brusca memoria
- - - como agua despeñándose:
tumulto en los pasadizos.
- - - - - - - - - - - - - Y hubo algo
- - - brazos y muslos
de una blancura imperdonable,
y un pecho, como un capullo escarlata.
Confusión de uñas y plantas y polvo.
Una niebla pardusca empañaba los muros,
eh, ¡eh!, y un torso suave privado de la piel.
Y yo lavé mi cuerpo en sangre
- - - y humores amarillos
- - - - - - - y otros huesos sustentaron mi lecho.
Y no volví a soñar…

- Voz de ARIADNA, acercándose:

¡Noche, oh noche resplandeciente,
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - déjame
vivir, déjame ser en medio
de esta quietud sagrada!

- MINOTAURO:

He errado mansamente en el sopor del estío
buscando indicios en los muros mohosos
o no buscando nada.

- Voz de ARIADNA:

¿A qué podría comparar
esta cadencia, que brota del corazón
como arrullo de fronda?
- - - - - - - - - - - - - - - El verano
sepulta todo bajo su aura verde.
Miro el mar de la noche.
Creta dormida.
Olas en los baluartes.
- La voz de ARIADNA se ha acercado hasta un primer plano, a la derecha, en lo alto de la rampa.

- CORO:

Ella está, intacta y tenue,
al pie del laberinto.

- MINOTAURO:

En las tinieblas me
crecieron ojos para ver…

- Voz de ARIADNA:

No hay una puerta aquí, no hay cerraduras.
¿Por qué las piedras abren
alas a mi paso?...

- CORO:

(Un gran arte sutil labró estos muros
que no saben de años, días, minutos:
desgarrones del tiempo.)

- Entra ARIADNA; lleva en las manos una madeja de blanco hilo resplandeciente que irá
desplegando a medida que avanza, en círculos, hacia el centro de la escena. La luz se
intensifica.

- MINOTAURO:

- - - - - - - - - - - - - …Es como si todo
se hubiera confundido
entre el cuerpo vertiginoso
y el flujo de las estaciones.

- ARIADNA:

¿Por qué las piedras,
incapaces de ver,
me están mirando?
- - - - - - - - - - - Tengo miedo,
tengo miedo de caminar entre ellas.

Mis deseos se hunden tierra abajo.
Hay un rumor de cieno que se agita,
un murmullo de cosas que se dejan a atrás.
Y sin moverse, vibran
las paredes de roca oscura.
Cada piedra es abismo…
Otros ojos contemplarán estas mismas estrellas,
otra sangre se agitará
bajo estos muros.
¡Oh, que para mí se abra
la rosa amarga de la desesperación!

Cont.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Walter Faila
Fundador del Foro
Fundador del Foro

Cantidad de envíos : 14968
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Edad : 56
Localización : Santiago Del Estero

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Walter Faila el Lun 22 Oct 2018, 17:52

Hurtado escribió:"Desde hace tiempo,
en los periódicos,
en las revistas,
tímidamente asoma
algún poema
en el dieciseisavo rinconero
que le dejó la mancha de la prosa.
Desde hace tiempo
los críticos divulgan,
en comentarios vastos y sesudos,
las razones que explican
la desaparición
de la poesía."

La verdad que lleva a la reflexión, pero no es la desaparición de la poesía, sino la poca lectura de ella, porque convengamos que la poesía abunda desde siempre, incluso hoy mismo.
Una vez me preguntó un periodista "por qué casi no se lee poesía" y sigo sosteniendo mi respuesta la gente, cansada de su cotidiano andar, llega a su casa sin ganas de pensar ni profundizar, entonces toma una lectura limpia (sin metáforas ni figuras), como ser un cuento o una novela y se entretiene sin esforzar su cabeza.
En fin, es mi pensamiento, abrazos


PD: Tienes que amar la poesía para llegar a casa despues de soportar los problemas del país, con los jefes, la calle, la gente que se choca y tener ganas de leer y entender por ejemplo

"Y yo lavé mi cuerpo en sangre
- - - y humores amarillos
- - - - - - - y otros huesos sustentaron mi lecho.
Y no volví a soñar…"

Esa hermoso realmente, pero...(Se entiende lo que quiere decir?, más abrazos amigos y gracias.)-


_________________



Cualquier realidad desmerece lo soñado, pero todos tenemos derecho a nuestros sueños*
P.Casas Serra¨



avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 22 Oct 2018, 23:42

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

LA ROSA DE ARIADNA (1992)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "—¿Lo creerás, Ariadna? —dijo Teseo—.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El Minotauro apenas se defendió."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - J. L. BORGES.

II

ARIADNA con la madeja de hilo entre las manos, ha descendido hasta un punto situado a la
misma altura en que se encuentra el MINOTAURO, en el extremo opuesto de la escena.

ARIADNA:

¡Otro aroma en la tierra y otros tintes
en las rutas del aire!
Siento nacer una ráfaga libre,
inminencia del tiempo de la estirpe.
Oh mi esperanza, mi incitación y mi ungimiento.

Oh el hijo terrible de mi madre, el Oculto.
Asterión Asterión…
¡Qué distinto resuena en mis oídos
esta noche tu nombre!...
- - - - - - - - - - - - - - - - Asterión,
Asterión el astado.

MINOTAURO olfateando en torno:

No ha crujido el umbral
ni se ha movido el aire…

ARIADNA:

Desorden de pensamientos
- - - - - - - - - - - - - - - - - nacidos
de tu nombre,
- - - - - - - - - - - - hermano ausente y magnífico.

MINOTAURO:

Y sin embargo
- - - - - - - - - - el zumbido incesante
de la noche en las bóvedas
anuncia que un reino va a cumplirse.

ARIADNA:

¡Hermano, hermano! Escucha
el eco de mi voz inobjetable.
Voy hacia ti,
me arrimaré a tu frente,
avivaré su ardor…

Avanzo presa del asta gigantesca.

CORO:

Ella teje y desteje un fantasma
- - - - - en su memoria límpida.
Ella hila su tela con pedazos de vidrio.

ARIADNA:

Recuerdo una plaza desierta
- - - donde temblé
en el alba de un sueño
- - - bajo las flores de abedul.
Lejos tañían campanas de bronce
- - - sobre el mundo que respiraba en paz.
Y un estremecimiento
- - - recorría la madrugada
en la honda luz naranja que atravesaba el cielo.

Te vi ahí, oscuro en el sueño,
- - - habitante del caos;
te vi contra la noche:
- - - un rey envuelto en púrpura.
No había nada ajeno a tu presencia.

Tu carne era tangible
- - - como la muerte,
- - - - - - - - - - - - - - tu cabeza
ostentaba el sol;
- - - tu pecho: una columna
maestra
- - - bajo los domos del templo.

MINOTAURO:

Ciertas nobles palabras presidían
los festines rituales, ciertos gestos,
ciertas danzas y cantos:
un deleite que la sombra exaltaba.

Ahora el aire cala como una obstinación.

ARIADNA:

Iré por los pasillos a tu antojo.
Barreré el confuso camino
de piedras a tu paso,
quitaré despojos y polvo.
Y oirás un rumor de sandalias
que tú no conocías.

¡Que pueda para siempre vivir bajo estas sombras!


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 23 Oct 2018, 07:47

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

LA ROSA DE ARIADNA (1992)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "—¿Lo creerás, Ariadna? —dijo Teseo—.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El Minotauro apenas se defendió."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - J. L. BORGES.

III

El MINOTAURO comienza a descender, lentamente la escalera de caracol.

ARIADNA:

Tiembla la tierra dormida
oscura como tu piel.
Como hoguera relumbras
en el centro del pecho.
Tu imagen se alza
sobre mi frente.

Todo lo cubres…

DANZA de ARIADNA.

ARIADNA:

Hermano de las ondas, hijo de la llanura,
apareces como un cetro de oro,
como un delfín azulísimo.
Guardián de las profundidades,
no desdeñes mi ruego.
Instigador del movimiento
deja que aún exista
esta desemejanza entre lo alto y lo bajo.

CORO:

El agua no puede beberse a sí misma.
El fuego no puede encenderse a sí mismo.
La luz no puede alumbrarse a sí misma.

ARIADNA:

…De la diferencia nace el placer.
Amor del laberinto:
recibe a quien te ofrenda,
abraza, devora, funde
contigo a quien te nombra.

CORO:

Adolescente del himen de plata,
anunciadora del alba, muy santa;
¿no sabes que un azar inapelable
veda el cuerpo y el afán de los dioses?

ARIADNA:

Aunque caiga tumbada
como un cielo de lino,
no he de volver sobre mis pasos.

CORO:

Adolescente del himen de plata,
virgen del laberinto:
coronas de jacintos adornaban tus sienes
y tu padre ofrecía sus banquetes por ti.

ARIADNA:

Ebria de su poder, bajo la sombra
voy tras aquel, contradictorio, ambiguo,
que el sueño y el terror revisten
de un esplendor adverso.
Yo soy su laberinto innumerable…

CORO:

Adolescente del himen de plata,
traen las noches otra vida,
círculos de luz y de sombra,
llamas silbantes.

ARIADNA:

Hermano ausente y magnífico,
¿me ves? ¿Sientes mi aliento?
¿Escuchas mi corazón palpitar
en la ciega tiniebla
y aguardas anhelante mi tibieza y mi piel?

Al sentir la proximidad de ARIADNA, el MINOTAURO se exalta: habitante de las tinieblas, la
luz lo toca como una redención.

MINOTAURO:

Quiero ser y saber
por mí mismo.
- - - - - -- - - - - ¡Sostengo
los pilares del espacio y el tiempo!

ARIADNA:

¿Imaginas acaso, monarca de lo informe,
cuál poder hacia ti me lleva y cómo
una impulsión más honda que el poderío del mar
endereza mis pasos?

El MINOTAURO ha descendido al nivel de la escena. Danza del MINOTAURO.

MINOTAURO:
¡Soy el tiempo! Insondables,
secretos e insondables
convergen en mí ríos
de sangre y pesadumbre,
cauces de pobre y sombra,
corrientes del abismo.

Soy el sueño, el poder
soterrado y oculto
que ignora la conciencia:
el encono del mito.
Soy el arduo dominio
de lo vasto y disforme.

CORO:

Sus ojos son los ojos
del pánico; el horror
que exhala su presencia
no conoce la calma.

MINOTAURO:

Soy el Monstruo, el antiguo
esplendor de lo inmundo;
soy el resabio ilícito,
el afán innombrable,
la fuerza del instinto.

ARIADNA:

Diferente y sutil:
yo soy tu sierva,
tú eres mi Señor.

MINOTAURO:

Soy el vértigo inmóvil,
la caída en sí mismo
sin tocar nunca el fondo.
Soy el azar, el éxtasis
de lo desconocido.

Soy la violencia oscura
del amor de la Madre
y la forma terrible
de la culpa, y el miedo.

CORO:

Causa del mundo,
dueño del mundo,
forma del mundo,
signo del mundo,
trono del mundo,
fuerza del mundo,
amor del mundo
----- —destructor.

MINOTAURO:

Soy la sombra, la inquietante
faz nocturna del hombre,
el revés del espíritu,
la confusión del caos.
Un estigma y un símbolo.

ARIADNA:

Oscilación del tiempo,
emblema del abismo:
recibe sin reserva
esta carne intocada.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28177
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Miér 24 Oct 2018, 00:04

MÉXICO


José Joaquín Blanco (1951)


Biografía

José Joaquín Blanco nació el 19 de marzo de 1951 en la Ciudad de México, donde estudió Lengua y Literatura Hispánicas. Desde los 18 años empezó a obtener premios por sus cuentos, como el tercer lugar del concurso convocado por la revista “Punto de Partida”. También ha colaborado en diferentes publicaciones e instituciones de la Ciudad de México, así como en la fundación de importantes revistas y periódicos. Fue miembro de la Sociedad General de Escritores de México (Sogem) y colaborador en diversos guiones para el cineasta Paul Leduc.

Su trabajo como guionista le hizo merecedor al Ariel al Mejor Guion Cinematográfico por “Frida, naturaleza viva” (1983). También escribió los guiones “¿Como ves?/Hombre” (1985), “Barroco” (1989), “Latino Bar” (1990) y “Dollar mambo” (1993).

Entre su abundante obra literaria destacan: “Cuando todas las chamacas se pusieron medias nylon” (1987), “Ciudad de México, espejos del siglo XXI” (1999), “Otra vez en la playa” (1970), “Sentido contrario” (1993), “La siesta del parque” (1982) y su obra de teatro “El castigador” (1993).


_________________


Es una locura odiar a todas las rosas porque una te pinchó,
renunciar a todos tus sueños porque uno de ellos no se realizó.

El principito
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28177
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Miér 24 Oct 2018, 00:07

MÉXICO

José Joaquín Blanco (1951)




CANCIÓN DE W. H. AUDEN

Con una gorra de estudiante en invierno
y mordiendo el barómetro como un lápiz,
viajas dentro de tu cuarto, cortinas cerradas,
por mapas laberínticos como croquis industriales.
Aventurero de los siete mares, has llegado:
Este risco es el edén. Naufraga aquí.

Se trata de perder; que triunfen los codiciosos
y los demagogos, con sus trofeos de hojalata.
No existe qué ganar en estos muelles de carcoma,
sino el combate que se libra y el día que se apaga.
Este risco es el edén. Naufraga aquí.
Aventurero de los siete mares, has llegado.

Te cuentas cuentos de aventuras, ¿y las cotizaciones
bancarias, los horarios de tren, los deportes televisados?
La realidad no se cuenta cuentos de aventuras,
sino radiografías, tasas de interés, encefalogramas.
Aventurero de los siete mares, has llegado:
Este risco es el edén. Naufraga aquí.

Se gana el día de hoy a cada batalla en que se pierde
el propio día de hoy. En cada batalla librada
pierdes una más que librar. Nada se llama victoria.
La realidad no se cuenta cuentos de aventuras.
Este risco es el edén. Naufraga aquí.
Aventurero de los siete mares, has llegado.

Sea tu oficina una isla del sur. El trabajo rutinario
—también los altos guerreros se aburren— tus anabasis.
El bísquet del desayuno sea el manjar de Circe
con la cercanía del amor, del gato y los compadres.
Aventurero de los siete mares, has llegado:
Este risco es el edén. Naufraga aquí.

En tu azotea de tuberías, antenas y chimeneas,
apenas chirria el tedio de un amanecer lluvioso.
Tanta imaginaria epopeya ahora chirria en tus nervios.
Tus hazañas que no existen te sonríen. Vuelve a tu cuarto.
Este risco es el edén. Naufraga aquí.
Aventurero de los siete mares, has llegado.

Hay que volver siempre a Ítaca, desde alguna parte.
No existen otras partes, tu cuarto siempre es Ítaca.
Hay que soñar lo que no es Ítaca para regresar a Ítaca.
Vuelves al fin en ti, tras tus derrotas en ninguna parte.
Aventurero de los siete mares, has llegado:
Este risco es el edén. Naufraga aquí.

Aventurero de los siete mares, has llegado.
La torpe realidad es todo lo que tienes: aprende
a torpemente amarla, como a tu torpe cuarto.
Este risco es el edén. Naufraga aquí.
Son pequeños y rápidos los frutos de la vida,
aprende torpemente a saborearlos, que se pasan.
Olvida ya tus siete mares, naufrágate.


_________________


Es una locura odiar a todas las rosas porque una te pinchó,
renunciar a todos tus sueños porque uno de ellos no se realizó.

El principito
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28177
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Miér 24 Oct 2018, 00:17

MÉXICO

José Joaquín Blanco (1951)

(Elegías)


ELEGÍAS
A MANUEL FERNÁNDEZ PERERA


Yo andaba, andaba, andaba
en un andar en andas más frágil que yo mismo,
en una ingravidez transparente y dormida
suelto de mis recuerdos, con el ombligo al viento...
Mi sombra iba a mi lado sin pies para seguirme,
mi sombra se caía rota, inútil y magra;
como un pez sin espinas mi sombra iba a mi lado
como un perro de sombras...
EMILIO BALLAGAS: Elegía sin nombre

Y errar, errar, errar a solas,
la luz de Saturno en mi sien...
PORFIRIO BARBA JACOB: El son del viento





_________________


Es una locura odiar a todas las rosas porque una te pinchó,
renunciar a todos tus sueños porque uno de ellos no se realizó.

El principito
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 24 Oct 2018, 00:52

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

LA ROSA DE ARIADNA (1992)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "—¿Lo creerás, Ariadna? —dijo Teseo—.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El Minotauro apenas se defendió."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - J. L. BORGES.

IV

ARIADNA ha llegado al centro de la escena, cerca del MINOTAURO, que permanece al pie de la
escalera.

ARIADNA:

El día no es más puro
que mi inflamado corazón.

MINOTAURO:

Algo, algo inasible, ubicuo, algo
cuya existencia intuí
en vigilias de júbilo confuso,
ha penetrado hondo en el laberinto.
Y aunque es incomprensible, esta presencia…

CORO:

—¿Es un dios, una diosa?—

MINOTAURO:

…una vislumbre trae
de una gracia absoluta.
¡Esta luz, esta luz incendiándolo todo!

CORO:

¡Como relumbra el rudo laberinto,
cómo brilla su fábrica:
se diría que el sol ha penetrado
las recónditas salas!

MINOTAURO:

¡La tierra es toda cielo,
la sombra claridad!

CORO:

A su influjo la gruta parece transformarse,
mudarse en fértil brisa, en polvo suave:
estos fétidos túneles,
estas rocas, este suelo anfractuoso
donde nadie pisó con pie seguro.

MINOTAURO:

Las piedras pierden peso, se adelgazan
hasta la limpidez,
hasta la transparencia y el reflejo;
hasta volverse arena, viento, nada:
como si el laberinto entero fuera
de pulido cristal, de cuarzo puro.

CORO:

Como una inmensa rosa diáfana
una intrincada trama
vuelta trazo de luz en vidrio claro…

ARIADNA da vueltas en torno del MINOTAURO, lo envuelve con su hilo.

ARIADNA:

Llegaré, llegaré a ti
- - - - - - - - - - - - alzada
como una luna roja,
y bajaré para poblar
los sueños de tus noches
- - - y abrasaré tu lengua
con las dos llamas vivas de mis pechos
y mojaré tu frente con un paño fresquísimo.

MINOTAURO:

Soy todo ahora, todo.
En toda el alma existo:
el universo en mí
encarna otro sentido.

ARIADNA:

Imperioso: arrebátame
- - - que quiero
cruzar toda la senda del amor:
puente sobre el abismo…
- - - - - ¿Y si cayera…?
¿Si perdiera el amor?

ARIADNA se detiene, duda; palpa los muros invisibles.

MINOTAURO:

¿Qué movimiento nace del vacío,
como una herida que se abriera
en el corazón de la noche?

CORO:

Un sordo clamor quiere
que un héroe respire.

ARIADNA:

Un rumor, un rumor
excesivamente lejano…

MINOTAURO:

Es como si de pronto en la alta sombra
la percusión del mar cesara
y un tumulto trepara en la garganta como arañas.

ARIADNA:

La vaga hora de afuera
parece que oscilara.
¿Es que desciendo acaso
por un camino incierto
- - - - - hacia la muerte?
- - - - - - - - - - - - - …Hace frío
Afuera, tumulto de exclamaciones.

CORO:

¡Está aquí, oh está aquí!

ARIADNA, retrocediendo:

¿Y qué? ¿Quién huye de la luz?
¿Por qué el afán de este sitio funesto?
Parece que los muros,
que estas lúgubres piedras
me quisieran hablar…

MINOTAURO:

¡Nada existe sin mí!
Nada puede ser fuera
de estos fieros umbrales.

El CORO celebra el desembarco de Teseo.

CORO:

Está aquí, oh está aquí,
desembarcó en el puerto
un joven cuyos brazos
serán mil veces útiles.
Y el pueblo corre a verlo.

MINOTAURO:

¿Quién
- - - se atreve a turbar
La cerrada noche de la caverna?

ARIADNA

Mis entrañas se crispan.
¡Mis entrañas se crispan
por él!
- - - - - Invencible, único, real…

MINOTAURO:

¡Nadie puede escapar, ni ser
- - - - - - - - - - - - - - - - - - afuera.
Nadie existe sin mí!
Yo, el inexorable…

ARIADNA, desandando su camino:

Padre del albedrío.
- - - - - - - - - - - Te amaré.
Puño de la venganza.
- - - - - - - - - - - - - Te amaré.
Sí, eres tú el que dispone.
- - - - - - - - - - - - - - - - Te amaré,
te amaré , te amaré.
¡Que sea para mí lo que amor quiera!

CORO:

Virgen del laberinto,
corona de la noche,
nacida de una sangre,
que el amor extraviara,
conoces su furor,
y tal vez lo recuerdas?

Virgen del laberinto,
filigrana de plata,
tu madre se jactaba
de descender del sol,
y un cúmulo de males
afligirá tus días.

ARIADNA:

Los dioses todo pueden.
- - - - - - - - - - - - - - - Lo implacable
es su hora, lo terrible…

CORO:

Los hermanos no vuelven, no se tocan.
Un dios brutal dispersa a una familia
y una joven de largas trenzas negras
solloza junto al mar.

Sale ARIADNA por una puerta lateral; seguirá no obstante oyéndose su voz.

MINOTAURO, que ha quedado preso en el hilo, sin hacer esfuerzos por liberarse:

¿Quién puede conocer qué poderosos músculos
ahogarán de nuevo un cuello palpitante?

CORO:

Como leve libélula
sobre estanques enfermos
una doncella deja
el sitio de su antojo.
No volverá en su huida
- - - - - - - - - - - - - - inviolada,
no volverán sus pasos
- - - - - - - - - - - - - - a medir las estancias
ni el uso de un anhelo
- - - - - - - - - - - - - que no corrompió el goce
a inquietar esta casa.

MINOTAURO:

No apuraré la copa de la cólera:
saber quizás implique
un modo de morir…

CORO:

Amargo prisionero
- - - - - - —del tiempo no: de la ardua eternidad,
Minotauro aciago,
- - - - - - - - - - - ¿no sabías
que más inextricable que tu cuerva,
más oscuro y confuso,
el amor es mortífero?

MINOTAURO:

Desde antes, desde siempre
morir es no ser visto.

Voz de ARIADNA, alejándose:

Espera. Por ti, por mi amor
está el laberinto abierto…
Mira: para ti, inmaculada,
- - - - - - - - - - - - - - - - llevo
la radiante madeja de la resolución…

CORO:

La muerte es el amor
no cumplido…
- - - - - - - - - Morir
es no ser más amado.

MINOTAURO:

No ser amado ni ser, no ser, ni haber sido.

Nadie sabe o sabrá
el oscuro momento
que mi vida es ahora.

Solo en mi ser existo:
espacio desolado
entre espacios desiertos,

no fui jamás indigno
de este palacio lóbrego
que erigió la soberbia,
ni anhelé el simulacro
(vana imagen perdida)
que violentó a la sombra.

Pero hoy un aire acerbo
ha ultrajado las piedras
y mi lengua es de niebla, y ya no entiendo…

Sin embargo duraré
en mi reino incontable,
aunque mi pecho abrace
una furtiva sombra en los pasillos,
aunque la noche sea
la oprobiosa sustancia
de mi condenación.

Voz de ARIADNA:

Otro es el que dispone.

CORO:

Llueve en el laberinto;
en las grietas hay hilos de agua…

Voz de ARIADNA, adelgazándose hasta ser casi inaudible:

Con el alma en un hilo,
como un fuego sin luz
dejaré este palacio:
- - - - - - - - - - - que sobre él
giren el atestado sol, la luna,
las noches y sus astros.
Dejaré este silencio hostil.
- - - - - - - - - - - - - - - - Ya percibo
los rumores del mundo,
ya su voz insaciable…

MINOTAURO, en la sombra:

No, no duraré más.
No he de sobrevivir,
al hueco de su huida,
ni mis ojos exhaustos
contemplarán más tiempo
el corazón en sombras
de mi vasto retiro.

No combatiré más.
Todo está ya perdido.
Queda sólo el silencio,
la belleza abolida
cuyo sentido es nulo
y en la nada se anula…

CORO:

Un gran silencio es lo que queda.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 24 Oct 2018, 01:00

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

LA ROSA DE ARIADNA (1992)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "—¿Lo creerás, Ariadna? —dijo Teseo—.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El Minotauro apenas se defendió."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - J. L. BORGES.

EPÍLOGO

MINOTAURO, irguiéndose:

En la noche sin término,
Tú, que me consolaste,
la última o la primera,
¿vas a volver sobre tus pasos?

Mensajera del alba,
nodriza de las grullas.
¿Regresarás un día
al laberinto abandonado?

Comedora de rodas,
renuevo de la luna:
nada estará perdido
si es que no te he perdido…

Oscuro final.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28177
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Miér 24 Oct 2018, 23:57

MÉXICO

José Joaquín Blanco (1951)
(Elegías)


ELEGÍA DE SAN ÁNGEL

Eyes I dare not meet in dreams; los propios, desapasionados
ojos en el espejo.
Los conscientísimos, inteligentes ojos propios que te mandan al carajo,
cuando al azar te reflejas en el espejeante cristal nocturno de algún aparador.

Eyes I dare not meet in dreams
Eyes I dare not meet
Eyes: noche de febrero 26, 1978. Adonde quiera que camines
hallarás la introspección.
Toda la ciudad nocturna es tu consciencia en desastre.

Lo que tienes contra ti mismo te sale al paso en todas las esquinas;
se articula en juicios, te sentencia, te urge a decidir.
Tus ojos son al mismo tiempo los de Dios y los de Caín.
Arboledas del monumento a Obregón. No hay más noche que un desastre introspectivo.

La noche pasa de largo sin reconocerme: es la noche de los otros.
Ha tenido que ver conmigo; pero hoy me ve borracho, sin rasurar,
sucio, malvestido. No quiere ni mirarme; la persigo.
(En otras ocasiones me ha enfrentado a la aventura de otros ojos
como éstos que ahora pasan junto a mí, sin verme).
"Pero yo conozco la noche", me digo. "La he vivido: por lo tanto,
la viviré otras noches". Reconozco las calles planetarias.
Devuelto a la realidad, el fantasma recorre el mundo que fue suyo:
el mundo está aquí, idéntico y prosigue: "¿Cómo en él no me veo?".

Reitero mis pasos, mis miradas, me detengo y comprendo que la noche
sigue igual de viva;
sólo yo me aburro y la estropeo con tedioso andar,
enfundado en mis bolsillos, debilitado por débiles pensamientos.
(Hubo otras noches: las habrá. Alleluia.)

Pero aunque deambule por sus calles un introspectivo depresivo profesional,
que ni consigo mismo es generoso
(y que en vez de sudarlas en un baile,
hoza y chapucea en crisis confusas), aunque...
la noche, al cabo diosa, se vuelca en beneficios,
recompensa a quien otras noches supo recorrerla:
atrae recuerdos, paraísos vividos
que por haber ya existido habrán de repetirse.
(Volver, como fantasma, al mejor momento de la vida,
velarlo invisible y trágicamente:
Nessun maggior dolore, che ricordarsi etcétera.)

***
Tú también, oh malhumorado, eres digno del paraíso
cuando sepas estar limpio y desnudo.
Sumérgete por mientras en tu mierda,
úngete entre tus borborigmos, púrgate con tus pensamientos, reconócete
en tus vísceras: indigéstate —sólo así se conquista la pureza.

No supiste fingir la falsa primavera de amorcillos entusiastas;
Cupido Vivaracho no atinó en tus sentimientos;
pero yo, Venus Cuarentona, mental y caprichosa,
fetichista, escéptica, y cálida también,
y también hermosa (Sick people have such deep, sincere
attachments, etcétera),
sabré traerte veranos nuevos. Y esta promesa se da
mientras caminas tonteando en tu noche sin noche,
en tu soledad sin nobleza, en tu gelatina íntima,
en tu cuerpo sin cuerpo, en tus ansiosas miradas sin deseo:
Whoever you are —I have always depended on the kindness of strangers.

No, no es la soledad lo que se pudre, sino la difícil compañía
de no bastarse uno como cómplice;
buscar en otros la gentil respuesta que ya uno no se da a sí mismo;
de la épica y la danza caer al umbral del templo con la charola y el tilín-tilín del limosnero:
"Fe para quien ya no se toma en serio", "Amor para el asqueado".
(Al que tenga vida la será redoblada, y a quien la haya perdido
Hasta de los restos se le habrá de despojar —dijo el Señor.)

La noche te abandona para no irse al carajo como tú te has ido.
Si sólo hay Noche para quien es Noche en sí mismo, la habrá para quien lo haya sido.

***
Un beso en el bar (que se parece a un beso),
Un deseo al cruzar la calle (que se parece a un deseo),
Un cuerpo que lo es sin cursivas sólo para quien sin cursivas sepa serlo,
todos forman una falsa noche paralela
que ha dejado de intentar la noche... para sólo parecérsele.

Hoy no soy la noche, pero quiero parecérmele, representarla.
Eyes I dare not meet in dreams.
Apostar máscara contra máscara en un juego ficticio con empate.

La noche cerrada: el cuerpo es un tronco: la mente, guiso crudo:
No hay herida: la noche pasa de largo...
Y la veo sin ojos, con una mueca:
Dos muchachos se encuentran y comienzan. Alleluia. Alleluia.
No soy yo quien comienza, no soy yo quien encuentra
pero los veo con mi mueca, con la mueca de una mueca.

La noche es generosa: hay recuerdos.
(Otras noches fui yo el protagonista de esta esquina
y otros pobres me miraron con sus muecas.
Hubo cosas comenzadas, alegrías.)
Húndete en la mierda de tu descontento;
así fue Eleusis, así la espiga.

***
El amor no se pierde, si vivido.
Ve a arreglar tu casa, a encender tu fuego,
a recordar lo que pueda darte impulsos;
otra noche saldrás con la noche contigo:
los recuerdos en flor germinan espigas exteriores.
Espigas exteriores.

La noche se reitera en faroles, en el asfalto mojado.
Se parece a otras noches que fueron mundo.
Noches felices agradecerán a esta inhabitada noche del sin, del nadie, del no-estar consigo.
Se renace entre los propios borgorigmos.

Pero cuánto, en otros, esta hermosa, justa, imparcial noche benéfica,
se desborda en los amantes y en sus lechos.
Se oyen confesiones, dudas, inicios.
Qué maravillosa la noche de los otros.

He llegado a casa. Desde mi ventana agradezco a la noche el recuerdo,
la esperanza realizados esta noche en otros hombres.
Sospecho en departamentos contiguos
el sordo rumor de cuerpos que se juntan.


_________________


Es una locura odiar a todas las rosas porque una te pinchó,
renunciar a todos tus sueños porque uno de ellos no se realizó.

El principito
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28177
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Jue 25 Oct 2018, 00:02

MÉXICO

José Joaquín Blanco (1951)
(Elegías)




SEGUNDA ELEGÍA

Should we ever feel truly lonely if we never ate alone? Amigos, amigos: Should we ever...?
Ya no hablo en mis poemas para un Tú. Sucede que uno deja de andarse enamorando como un perro de un Tú o de otro o de otro y suman cero. Seas amante, amigo, quimera, escucha: seas quien seas, te quiera o no, te haya querido o valga madre: el Tú ya no existe más. Ya no lo venero. Tomo otro trago en el bar y dulcemente sé que ya no lo venero.
Seas quien seas tú, ahora o en veinte años, no codiciaré tus raíces; otro trago más y lo juro: ya ningún encanto, ninguna rabia, ninguna maldita confusión me sacará de mis casillas. La codicia a raya: tú y tú y tú momentáneos: ustedes. ¡Cómo se aligera el aire!
En cada una y en todas las cosas, ustedes: amigos. Tú el lechero y tú mi madre y tú el mejor amigo de mis poemas; tú mi amante y también dolorosamente el de otros. Todos los vecinos y hasta los diputados. Ustedes.
O nosotros. Porque todos estamos solos. Y la peor soledad es no aceptarlo.
Siempre tú y contigo y sin la codicia de respirar ajeno, de arraigarse en ajeno, de salvarse del naufragio en tabla ajena, de coger bastón o guarecerse en otro. Todos solos: ustedes.
Amigos, amigos: Should we ever...!

Estoy comiendo solo como un loco. En la soledad somos felizmente locos, bárbaros, trogloditas. A la chingada los cubiertos y la mesa, y uno come de pie junto a la estufa sin dejar de leer ni de rascarse los sobacos.
Aprenderse solo es como crear la selva que pare y extermina civilizaciones.
A los veintiocho años apenas descubro la soledad. ¿Cómo, si siempre ha andado conmigo, no la había visto tan hermosa?
Antes la odiaba como a un perro lastimoso que no te deja libre y te hace creerte triste, o incomprendido y desesperado. Lobezno con ojos fijos de codicia en busca de alguien con quien salir a flote; nervioso y pálido buscando pendejadas en otras gentes: que el amigo, el maestro, el cómplice o el cariño. Y sólo pasaba lo natural; andar, como todos, solo.
Y es que al paraíso de la soledad se llega tarde y con fatiga —y leyendas de vida y amor para entretener los ocios.
De repente ahí están los otros, no en función de ti sino de todos: ustedes.
Caen los viejos mitos, los hermosos mitos, la codicia del tú-y-yo: ustedes.
En realidad uno nunca ha querido secuestrar ni saquear a nadie, y tampoco ha querido que otro se metiera a revolverle las raíces.
El solo yergue el cuerpo y está entero y más amoroso que nunca ante los otros. Es uno de ustedes. Su maravilla es estar solo y disponible y recomenzándolo todo de nuevo. Otros, en cambio, abdicaron de su soledad y se pusieron argollas, se uncieron al cepo, se alejaron de la espesa y cambiante comunidad de los ustedes.
El solo siempre puede ser otro: de ahí sus hurras de victoria.

Comer sin calcetines y rascarse el pito mientras se unta el pan con la mostaza. El plato convive con las cuartillas y ruedan entre suéteres las migajas.
Y a veces se come porque sí, atragantándose, y otras se dispone en soledad banquetes rituales y sofisticados.
Qué salvaje es comer solo y sin que te vean: qué triunfo de la selva.
Dedos manchados, mordiscos rudos, ¿qué es lo feo de mascar con las fauces abiertas, y escupir a la mitad del bocado; de toser o carcajearse en la mitad del sándwich?
Es como dormir solo. Canta, oh musa, la cama del soltero, para quien la compañía en el lecho no es hábito sino ocasión de júbilo, y se ha acostumbrado a dormir solo, a moverse libremente, a roncar y rumiar y babear y a despertarse caliente y dueño de sí en mitad de la noche.
Post coitum, homo tristis. Qué represión domesticar el sueño por respeto y miedo al que reprimidamente duerme junto. Y sí, hay dulzura.
Hay una infinita dulzura en esos acercamientos inconscientes, esas caricias, esos piropos apenas insinuados, tarareados, cuando en no sé qué lance del sueño, uno medio sale a flote menos de un segundo a tocar, a murmurar, a fortalecerse en el roce del amante, antes de sumergirse de nuevo en su naufragio solitario.
Sumergirse cada cual en mundos aparte, con la formidable fortaleza de apenas rozarse sin darse cuenta los cuerpos.

Pero estar solo en el sueño es una fortaleza más brutal. Oh la selva. Uno se recoge bajo las sábanas sin red de protección, sin guardián o cómplice alguno, y mientras se le vencen los párpados, cuántas indecentes fantasías urde con toda la culpabilidad en sus ojos.
Y si se sobresalta. Canta, oh musa, los sobresaltos del soltero, cuando despierta de pronto como arrojado cruelmente a la playa, y en ningún cuerpo vecino podrá distraer la experiencia, la fiebre, las ganas vivas de lo que en el sueño ha hecho. Y a veces ya no vuelve a dormir.
La salvaje brutalidad del insomnio. Cuando uno sabe todo lo que podría hacer, lo que incluso haría con euforia: las encendidas confesiones que se hace un insomne.
Y después de esas horas que son batallas, con cuánto cariño se protege a sí mismo, se convence de aflojarse y descansar, y cómo sonríe. Y será más fuerte a la otra noche, en que reciba junto al suyo el sueño del amante.
Canta, oh musa...

Deseoso es aquel que huye de su madre. Pero también ingenuo el que huye ávido de otros paraísos maternales.
Oh qué gran útero más que el útero es el amparo del amor; cómo cobija, y cómo nutre y acompaña.
Y sin embargo no existe. Y uno busca y se tropieza y busca y cae de bruces, y no existe. Se emborracha uno y mienta madres y no existe. Se siente uno en medio del desierto y no existe. Uno se quiere suicidar y no existe.
Y luego, primaveralmente, sobándose todavía las magulladuras del corazón, sonríe con la alegre certidumbre de que el gran útero del amor no existe, pues primaveralmente empieza uno a existir solo, sin andaderas ni úteros, y con una enorme posibilidad de verano: ustedes.
Hacia los treinta años uno es Jesucristo y le salen las barbas de Walt Whitman: ser solo, así, en la dulzura de ustedes.
Sin úteros: ustedes.
Ya ante la soledad no te jalarás los pelos, ni en el fondo de un bar te sentirás impunemente desolado.
Deseoso es aquel que busca convivir consigo mismo.
Y hay tristeza, eso sí, uno se acuerda. Uno se acuerda de las soledades del perro. Y quisiera mimarse y protegerse ulteriormente. Ama el desamparo de andar buscando úteros y —uno nunca aprende— vuelve a veces a las andadas.

Y anda mal consigo mismo, a estas alturas; y ve sus manos: están bien y están vacías, y ama su lecho de soltero: es hermoso, está desierto; y ya más dolorosamente, se empeda y gime como un perro.
Y nuevamente, como deletreo de párvulo, cierra los ojos, se concentra, saca fuerza de sí y empieza a murmurar: One'self I sing, a simple separate person...




_________________


Es una locura odiar a todas las rosas porque una te pinchó,
renunciar a todos tus sueños porque uno de ellos no se realizó.

El principito
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 25 Oct 2018, 13:52

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

MÚSICA DE LA LENGUA
(1999)

1

CANCIONES PARA CANTAR CON GUITARRA

I

CANCIÓN CAMPESTRE

Sobre la cañada
sonaba una flauta.
Detrás de las cañas,
entre los bambúes,
sonaba la flauta.
Tu tañido: el vuelo
raso de las garzas.
De carrizo, de agua
suelta entre los dedos,
el son de esa flauta.

Arrastrando yerbas,
arrastrando ramas,
el agua: viva ansia.
Bajo la montaña,
detrás de la casa,
escucha: la flauta.
Arrastrando sueños
la tarde arreciaba.
Agua que musita
su canción nostálgica.

El son de la flauta:
remanso y cascada.
Sosegada luz,
luz cristalizada.
Las notas, el alma,
qué frescas, qué claras.
Se hace un apretado
nudo en la garganta.
Tañendo la flauta.
Agua sin motivo.
¿Dime, qué escuchabas?

¿Reclamo, lamento,
queja, serenata?
Sol hecho pedazos,
lo sabrás mañana.
Escúchala… Nuestro
corazón sin nada…



_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 25 Oct 2018, 13:56

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

MÚSICA DE LA LENGUA
(1999)

1

CANCIONES PARA CANTAR CON GUITARRA

II

JARANA

¡De dónde vienes, Eligia,
con la cara colorada?
¿Qué, no andabas con Remigia?
¿No vas a responder nada?

Con esa falda plisada
parece un ánfora frigia
o estatua esteatopigia
tu silueta, Eligia amada.

Quitate la falda, Eligia,
deja que luzca, irisada,
tu carne blanca y rosada
como en Venus Calipigia.

Porque lo de calipigia
nadie te lo quita, Eligia.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 25 Oct 2018, 14:00

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

MÚSICA DE LA LENGUA
(1999)

1

CANCIONES PARA CANTAR CON GUITARRA

III

LA LOQUITA FRENTE AL MAR

En un balcón frente al mar
del edificio que habita
con su gato, la loquita
no para de trajinar.

Añora cielos lejanos,
tocada con un bonete
de fieltro y un ramillete
de azucenas en las manos.

Muy seria se contonea,
yendo de aquí para allá.
¿Quién me dirá lo que la
pobrecita fantasea?

Cree que viaja en un barco,
marinera entre las olas.
Y así se está, riendo a solas,
y el gato brinca en un charco

La loquita está de atar:
bajo el alero de alerce
nunca deja de moverse
y tampoco de cantar.

Pero a veces la tristeza
le pone mustia la cara,
y ella inclina la cabeza
e hipa, como si llorara.

Para mí que la loquita
cruzando el mar se quedó
en el viaje, que sintió
una nostalgia infinita

de irse, irse a otro lugar
pues a algún sueño se aferra,
y desde entonces, en tierra,
no cesa de navegar.

La loquita en el balcón
va y viene incansablemente,
entonado su canción,
muy ajena de la gente.

La loquita frente al mar
se ve dulce, incluso bella.
Dios le bendiga. Como ella
quiero ponerme a cantar.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 25 Oct 2018, 14:05

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

MÚSICA DE LA LENGUA
(1999)

1

CANCIONES PARA CANTAR CON GUITARRA

IV

EL AMOR ES LO ESENCIAL

(Variaciones sobre un tema de Fernando Pessoa)

A Aldo Brizzi

El amor es lo esencial,
el cuerpo es un accidente.
Puede ser igual
o diferente.

El amor es lo crucial,
el cuerpo es un aliciente.
Puede ser casual
o recurrente.

El amor, lo principal,
el cuerpo es un referente.
Puede ser virtual
o consistente.

El amor, fundamental,
el cuerpo es sólo un agente.
Puede ser brutal
o consecuente.

El amor, lo cardinal,
el cuerpo es un expediente.
Puede ser cabal
o insuficiente.

El amor, lo capital,
el cuerpo es un excedente.
Puede ser venial
o impenitente

El amor, lo substancial,
el cuerpo es sólo un afluente.
Puede ser real
o inexistente.

El amor es lo esencial.
Insurgente, convergente,
revolvente, incandescente.

El amor es lo esencial.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 25 Oct 2018, 14:16

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

MÚSICA DE LA LENGUA
(1999)

1

CANCIONES PARA CANTAR CON GUITARRA

V

VIGILIA DEL AMOR

El amor es lo lógico,
aunque suene paradójico.

Es lo que puede ser
real suene paradójico.

Es lo que puede ser
real entre un hombre y una mujer.

Es la vida: lo que pasa
en la calle, el trabajo o la casa.

Materia de que están hechos los días;
la Historia antes de las filosofías.

El amor llena el mundo:
no es más verosímil ni profundo.

Su emblema: lo que tienen en común
la tramontana y el simún.

Enigma cuyo sentido
rara vez es comprendido.

El amor es la esencia de lo que es:
un lance que recomienza cada vez.

Una consulta a la almohada
que nunca nos dice nada.

¿Podría hablarse del amor
como de una variable de infinito valor?

Ardua combinación, cuyo poder
radica en que no la podeos entender

porque nos resulta indecible
más allá ¿ más acá? de lo posible.

El amor es lo lógico,
aunque suene paradójico.




_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 26 Oct 2018, 07:49

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

MÚSICA DE LA LENGUA
(1999)

2

INTERLUDIO

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - A Gabriel Macotela

RONDÓ DE LA MORRALLA

Lágrima de la luna
o redondo cachete del sol, o
alcantarilla, ojo de buey, corcholata,
ley: de oro, cobre, bronce, níquel, plata;
botón de muestra que nunca bastó,
rueda errante de la fortuna.

Caudal sin ton ni son,
marmaja, mosca, luz,
de cara o canto o cruz
subes y bajas, flotas, te deslizas
y lo mismo transformas la opulencia en cenizas
que ablandas al más duro corazón.

De humo, humus, lúnula,
hostia de las estafas, roldana de las quiebras,
súcubo inmunda, obtusa,
tu tufo atrofia,
atarjea, pecunia.
Todos bailamos a tu música.

¿Qué trazos te rayan la cara
o cuáles efigies de reyes
o conquistadores, qué próceres (o aun: qué truhanes
violadores de leyes,
beneficiarios de abyectos desmanes),
cuyo retrato de perfil
nos mide a todos con la misma vara
e igual compra a agosto que a abril?

Canon de las permutaciones,
anillo de las transacciones,
engrane de las acumulaciones,
circuito de las especulaciones,
rueca aciaga de las devaluaciones.

Siempre pagas con la misma moneda.
A ti yo te conjuro, no te hagas rosca, rueda,
más allá de la dicha y de las penas,
¡ven: déjate caer a manos llenas!

Lágrima de la luna
o redondo cachete del sol, o
alcantarilla, ojo de buey, corcholata,
ley: de oro, cobre, bronce, níquel, plata;
botón de muestra que nunca bastó.
Rueda errante de la fortuna…



_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 26 Oct 2018, 07:57

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

MÚSICA DE LA LENGUA (1999)

3

CANCIONERO SENTIMENTAL

I

CANCIÓN SONÁMBULA

Si se abriera de pronto esa puerta
y aparecieras tú,
- - - - - - - - - - - - - - - magnífica
y desnuda, resplandeciente
en el fervor eximio de tu carne intocada,
me paralizaría:
- - - - - - - - - - - - - - - no sabría
en medio de ese fulgor,
enceguecido, cómo reaccionar.

Arrasado por el intenso
relámpago de tu visión,
prisionero del profuso deseo,
no podría atinar a moverme, seguro.

(Prefiero, lo confieso,
la dilación, ala paulatina fiesta
de las aproximaciones sucesivas.)

Así, si fuera el caso
de que el propicio azar me deparara
la dicha de gozarte,
lo haría poco a poco.

Empezaría desabotonando
tu vestido, sin duda claro y largo,
desde el flexible cuello,
suavemente sintiendo, admirando, extasiado,
cómo cae por tu espalda,
lánguida,
- - - - - - muellemente,
- - - - - - - - - - - - - - - hasta tus regias nalgas
y su esplendor sonámbulo,
adivinando en la penumbra apenas
la delicia de ese cuerpo irisado…

No podría, si de golpe se abriera esa puerta
y aparecieras ante mí desnuda,
ni siquiera levantarme a cerrarla.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Ni modo.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 26 Oct 2018, 08:01

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

MÚSICA DE LA LENGUA (1999)

3

CANCIONERO SENTIMENTAL

II

CANCIÓN DEL CIVILIZADO

Es cierto: he sido antojadiza,
inconstante, promiscuo.
Nunca dudé en tomar
la inagotable variedad
que el placer de las formas
emparejó a mi paso.
La pródiga belleza
que encarnó en tantos cuerpos
no me dejó ignorarla
ni fui reacio al goce repetido
de la profusa carne.
La cariciosa insinuación de un torso,
el ávido temblor de una nalgas rotundas,
no me fueron ajenos, no me arredraron.
¿Por qué habría de privarme
de tanta juventud?

Pero ahora ese impulso
se ha congregado en ti:
sólo en ti se amerita,
sólo por ti se colma.
No te me rehúses por eso.
¿No es bastante que hoy prescinda de todas
para abocarme a ti?
Tal vez he sido víctima
del ardid de tus ojos.
¿Mis razones te inspiran desconfianza?
Deberás aprender
a cuidarte de la autoestima.
que no te induzca a error, pues pese a todo
mi devoción puede ser temporal.

De modo que, convengamos: ahí
donde se acrecienta el amor
radica toda la virtud.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 26 Oct 2018, 08:05

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

MÚSICA DE LA LENGUA (1999)

3

CANCIONERO SENTIMENTAL

III

CANCIÓN NOSTÁLGICA

Si desde lejos todavía
puedes reconocerme,
si a pesar de las muchas gentes
y los ásperos años
algo, que nos unió, ha podido
prevalecer en medio
del quebranto del mundo,
y vuelves a oír
el aire de una melodía
que el amor no ha borrado,
dime: ¿evocarás,
así sea sólo un instante,
la sed de aquella dicha compartida?

¿Quieres saber cómo pasé las horas
en que puede anhelar tu pronta vuelta?
Te acordarás de un cuadro:
un valle, en lugares boscosos,
bajo el cielo de un azul apacible.
Ahora déjame también a mí recordarte.
Quizá el tiempo querrá volver
más hermoso lo que alguna vez nos conmovió.
Porque hoy más que nunca me gustaría
saber de ti, aunque ya no reconozca tu voz,
aunque no te cantara…

Pero no. Niégame tu recuerdo.
que la memoria mejor lo haga trizas
como un cristal que cae.
Aléjate, no agitemos las aguas.
Que los años se cierren
sobre el afán que fuimos.
Que el adiós quede nuestro.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 26 Oct 2018, 08:14

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

MÚSICA DE LA LENGUA (1999)

3

CANCIONERO SENTIMENTAL

IV

CANCIÓN SOMBRÍA

Amaneció sin ella.
El día es un manchón gris.
¡Qué raro es no tenerla!
Es tan frágil la ausencia.

¿Llegará acaso el tiempo
de una tristeza nueva,
en que podré olvidarla,
así, sin darme cuenta,
como si ya no fueran
más que un montón oscuro
de ceniza o de brea
su piel, sus ojos claros,
su fervor, su belleza?

La lluvia en mi ventana
vibra, resbala, tiembla.
Con los ojos abiertos,
¿qué desea, qué sueña?
Con los ojos cerrados
todo en mí la recuerda.

Amaneció sin ella.
En el aire de vidrio
qué diáfana es la ausencia.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33408
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 26 Oct 2018, 08:25

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

MÚSICA DE LA LENGUA (1999)

3

CANCIONERO SENTIMENTAL

V

CANCIÓN TRISTE

Si en la profundidad del bosque
un cedro entre los árboles
me tendiera los brazos;
si de pronto mis pies se unieran a los suyos
y tuviera yo sus raíces
y mis cabellos se agitaran con su follaje
y mi rostro aflorara en su corteza triste,
entonces clamaría a las nubes y vientos
por encima de mí.

Pero vivo, móvil,
y las ramas del árbol,
el viento en su follaje
son fuego en mi frente.
Fuego de una inquietud errante
consumiendo la tierra que me aguarda.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ

Contenido patrocinado

Re: POESÍA SOCIAL VII (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun 12 Nov 2018, 19:15