Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 744925 mensajes en 37957 argumentos.

Tenemos 1321 miembros registrados.

El último usuario registrado es Engel

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 32 usuarios en línea: 5 Registrados, 0 Ocultos y 27 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Carlos Ponce Flores, Engel, Maria Lua, Ramón Carballal, Simon Abadia


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar 16 Mayo 2017, 23:10.

Agosto 2018

LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

"Albóndigas suecas con puré" por Quim Monzó (La Vanguardia, 10 abril 2018)

Comparte
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 27548
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 70
Localización : Barcelona

"Albóndigas suecas con puré" por Quim Monzó (La Vanguardia, 10 abril 2018)

Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 10 Abr 2018, 15:07

.


"Albóndigas suecas con puré" por Quim Monzó (La Vanguardia, 10 abril 2018)


Cada jueves los miembros de la Academia Sueca encargados de conceder el Nobel de Literatur se reúnen en el restaurante Den Gyldene Freden de Estocolmo. Supongo que comen y van hablando de sus cosas, entre las cuales los escritores que podrían ganar la siguiente edición. Que si a mí me gusta este.Que si a mí me gusta aquel. Que a mí aquel no me gusta y considero mejor al de más allá... Para acabar, lospostres, los cafés o los tés y a casa. Pero esta vez estalló la bomba. Tres de los académicos (Peter Englund, Klas Östergren y Kjell Espmark) anunciaron que lo dejaban. Las dimisiones no están permitidas porque la elección como miembro es de por vida. Por lo tanto, oficialmente no puedes dimitir, pero sí no asistir más a las reuniones ni participar en las votaciones.

Todo viene del escándalo que se destapó en noviembre, cuando -en una versión escandinava  del #Me Too- varias académicas, cónyuges de académicos e hijas de académicos denunciaron haber sido acosadas sexualmente e incluso violadas entre los años 2013 y 2015 por parte del marido de la académica Katarina Frostenson. El hombre es el fotógrafo francosueco  Jean-Claude Arnaut. La situación actual es que, de los dieciocho académicos que escogen el Nobel, cinco ya se han largado. A los tres del viernes hay que sumar Kerstin Ekman y Lotta Lotass, dos mujeres que lo dejaron hace años. Cuando las denuncias de noviembre, Kerstin Ekman dió su opinión sobre la academia: "Es una secta". El director de Cultura de uno de los dos grandes diarios del país, el Dagens Nyheter, dice que estas dimisiones son "una catástrofe" y que la academia está "en ruinas". El director del otro, el Aftonbladet, dice que "la torre de Babel se hunde".

Lo que a mí me sorprende es que haya gente que todavía se tome seriamente esta camama de los Nobel, como si fuera tan diferente del Festival de Eurovisión, pongamos por  caso. Con la diferencia de que a los votos de Eurovisión tiene acceso el público, y a los del Nobel, solo un grupito endogámico. Como si no estuviese claro que las decisiones a la hora de conceder el premio se basan a menudo en factores más políticos y de autoprestigio que literarios. A Mark Twain, Arthur Miller, Cortázar o Queneau los proscribieron por ser "demasiado populares". De Boris Vian ni hablemos, claro. La Academia Sueca -una congregación de "putas y Ramonetas", de hecho- es la reina de pasar de puntillas por la literatura real. "Sobre todo, ¡no nos enemistemos con nadie!". Ni Tolstoi ni Chéjov lo ganaron nunca por la tradicional tirria sueca hacia Rusia. Lo ganó el occitano Frederic Mistral, pero aprendieron la lección: nunca más lo ha ganado un escritor sin un Estado detrás. Sobre todo, no indisponerse nunca con ningún poder político ni con la carcundia: W.H. Auden se quedó sin él por haber osado decir, durante una gira por Escandinavia, que Dag Hammarskjöl era homosexual como él. Esa es la gente que decide el premio que los que leen más bien poco consideran el más importante del mundo. El Ikea de la literatura, vaya.

Quim Monzó


.


    Fecha y hora actual: Lun 20 Ago 2018, 16:00