Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1039456 mensajes en 47560 argumentos.

Tenemos 1567 miembros registrados

El último usuario registrado es ECCR

¿Quién está en línea?

En total hay 39 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 37 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

javier eguílaz, Josefina Simón


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» VALERY, PAUL (1871 - 1945)
Poetas españolas contemporáneas en las redes EmptyHoy a las 04:19 por Pascual Lopez Sanchez

» 2013-04-21 ÁNGELES NEGROS
Poetas españolas contemporáneas en las redes EmptyHoy a las 03:07 por Pedro Casas Serra

» NO A LA GUERRA 3
Poetas españolas contemporáneas en las redes EmptyHoy a las 02:30 por Pedro Casas Serra

» VERLAINE, PAUL (1841 - 1896)
Poetas españolas contemporáneas en las redes EmptyHoy a las 02:07 por Pascual Lopez Sanchez

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
Poetas españolas contemporáneas en las redes EmptyAyer a las 23:38 por Lluvia Abril

» POESÍA SOCIAL XIX
Poetas españolas contemporáneas en las redes EmptyAyer a las 23:36 por Lluvia Abril

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
Poetas españolas contemporáneas en las redes EmptyAyer a las 23:35 por Lluvia Abril

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Poetas españolas contemporáneas en las redes EmptyAyer a las 23:33 por Lluvia Abril

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
Poetas españolas contemporáneas en las redes EmptyAyer a las 19:28 por Maria Lua

» CLARICE LISPECTOR II
Poetas españolas contemporáneas en las redes EmptyAyer a las 19:24 por Maria Lua

Abril 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Poetas españolas contemporáneas en las redes Empty

    Poetas españolas contemporáneas en las redes

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44716
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Poetas españolas contemporáneas en las redes Empty Poetas españolas contemporáneas en las redes

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 26 Feb 2024, 15:46

    .



    Poetas españolas contemporáneas en las redes.


    Del libro Decir mi nombre. Muestra de poetas contemporáneas desde el entorno digital, selección de Martín Rodríguez-Gaona, Milenio, 2019:


    Cherie Soleil (Patricia Arenillas) (1977- http://www.cpoesiajosehierro.org/web/front.php/cuanto-hacemos-aqui/historico/2019/item/presentacion-de-la-antologia-decir-mi-nombre


    GLEICHNISSE

    Bailo.
    Frente a los hipócritas. Frente a los soberbios. Frente a los que se alimentan de tristeza.
    Bailo frente a los que tienen miedo, esos que justifican la dentellada y la zarpa como medida preventiva.

    Me despeino.
    Frente a los rencorosos. Frente a los que acumulan alambre en la garganta. Frente a los que se sienten con derecho a «ponerte en tu sitio».
    Contoneo mi imperfección ante su moralidad rotunda, ante sus juicios pluscuamperfectos, ante su intachable amargura.

    Alzo la cabeza.
    Frente a los cobardes. Frente a los que siempre piden más de lo que después son capaces de aceptar con humildad. Frente a los que siempre «son correctos».
    Dibujo mi sonrisa ante su egoísmo, ante su pálida inclemencia, ante su mueca de náusea.

    Me desnudo.
    Delante de los categóricos, de su autosuficiencia implacable, de sus representaciones y sus máscaras.
    Dejo que mi piel se erice ante sus inclemencias, frente a su altivez tirana, ante la disimulada herida de sus inseguridades.

    Amo.
    Y admito que en ocasiones tengo miedo, que me equivoco a cada paso, que alguna vez me caigo y necesito ayuda para levantarme.
    Estoy triste a veces y otras me acaricia la locura. Dudo mucho. Y los días de sol me invade la pereza. Me preocupan los demás. También me enfado. Y sueño con la música puesta. Que tengo expectativas, que siento la piel, la sangre bullendo, que voy a morir y lo sé.

    No me detengo.
    No pienso detenerme.

    Bailo:
    No hay mayor venganza contra su corazón minúsculo.



    EL AMOR O LA MÚSICA

    No sabría precisar en qué momento dejé de pensar en ti.

    Pero he caminado
    con una sonrisa
    páginas, calles y cuerpos
    en los que tú no estabas.

    No sabría decirte por qué el cine y el otoño ya no me susurran tu nombre.

    Solo sé que es sábado.

    Y que algunas veces
    tenemos que elegir
    entre el amor
    o la música.



    ESTE AFÁN DE BÚSQUEDA SIN DESEO DE HALLAZGO

    Siento decirte
    que no te he estado esperando toda la vida.
    Que, entre tanto,
    me he dejado llevar por las mareas y el tráfico,
    que he sido bordada por las tardes de sol.
    He bailado mucho,
    y he reído tanto que me duelen las costillas.

    He de confesarte
    que no estaba soñando contigo.
    Que dormía profundamente
    las noches de verano
    mientras una lluvia suave mecía mi inconsciencia.
    Que me he dejado caer,
    a veces, hasta el fondo de todas las posibilidades.

    Si te soy sincera,
    no he añorado que estuvieras aquí
    mientras buceaba en un libro,
    o cuando aquella película en la oscuridad de un cine se grababa en mi retina.
    Y que tampoco susurraba tu nombre
    en ese instante en el que mi piel, erizada y húmeda,
    se deshacía,
    ausente de forma y de todos los relojes.

    Has de saber
    que ni siquiera te he dibujado por miedo a limitarte.
    Que no he querido ponerte color o peso.
    Que te he traicionado muchas veces.
    Y que, además, siento que así debe ser.
    Que he amado a otros.
    Que me he sido completa.
    Que he arropado mi egoísmo.
    Que he masticado el mundo y los minutos como si fuera a morir.

    No voy a engañarte,
    incluso he tenido miedo de que llegaras,
    de que quisieras quedarte.
    De que de pronto algo fuera suficiente.
    Pavor
    de que esta libertad,
    este amor imposible que dibuja mis cosas,
    se funda en el aire que rodea mis huesos.
    Esta luz.
    Esta increíble belleza.
    Este abismo.
    Este afán de búsqueda sin deseo de hallazgo
    se pierda.

    Se diuya sin más.
    En ti.
    En algo.
    En alguien
    miserablemente.




    Silvia Nieva (1979- https://gruta77.com/silvia-nieva/


    ¿SE COMEN las hormigas a sus hermanas muertas?
    ¿Les llevará la evolución a inventar armas?
    ¿Usarán la poesía para narrar hazañas épicas?

    O seguirán en fila como nosotros,
    acatando su lugar
    aparentemente delante,
    aparentemente detrás,
    en un afán de búsqueda del mismo alimento.

    Mover una migaja como un sofá
    y mudarse una y otra vez
    por miedo al exterminio.

    Ser hormiga hoy.
    Levantarse, 
    romper el trayecto,
    encontrar el pie que pisa
    y morderlo tantas veces
    que el dolor lo paralice.

    O quedarse. 
    Seguir la línea,
    habitar el agujero.



    NO LES NACEN los bebés
    a las mujeres de mi tiempo.

    No les nacen
    por el peso inerte de sus profesiones.
    No les nacen
    por ser hombres
    y llevar traje y jornada de 15 horas.

    No les nacen porque escuchan que ahora no
    y respetan células.
    El vientre sabe el límite de la juventud,
    el precio del metro de cuna.

    No habrá hogar y tiempo.
    Les crecerá el exceso,
    el juego con extraños.
    Vestirán deprisa, crecerán deprisa,
    impondrán su acento solitario y malcriado.

    Niños de pantalla y tardes de abandono,
    no nazcáis.
    Os perderéis la madre que acunaba aguas
    y prometía naturaleza.

    Os espera el hormigón,
    muro de carga interurbano,
    inocentes derramados
    por un disparo limpio y diplomático,
    la pizarra manipulada,
    el amante suicida y drogadicto.

    Y el hijo, otra vez.
    Os espera decidir
    si dejáis nacer al hijo
    para llenar vuestros fracasos.




    Mónica Caldeiro (1984- https://monicacaldeiro.wordpress.com/


    SERVIRÁ

    Tonight no poetry ill serve.
    ADRIENNE RICH

    para los huesos
    impenetrables
    no servirá
    la escritura
    no servirá
    para la claridad
    para elevar las persianas
    para apaciguar al loco
    para llevar los asesinos
    al paredón
    y dejarlos quietos ante el arma
    que no disparará
    porque mayor es nuestra
    compasión
    para esto
    no servirá
    la escritura
    no servirá
    para el moribundo de cáncer
    infectado por los químicos
    para la mujer violada en un garaje
    de camino a casa
    para la madre soltera
    con cuatrocientos euros al mes
    no servirá
    la escritura
    no servirá

    pero sí la poesía
    en este tiempo
    ................que nos ha tocado
    este tiempo de silencio y ruido
    servirá
    servirá
    para las manos en alto atadas al techo
    por cadenas y grilletes
    servirá
    este lenguaje que nos ha sido dado
    servirá
    metáfora de nuestro mundo
    servirá
    para los portalones de la muralla
    del imperio
    bajo el cielo de neblina
    no espacio
    no luz
    no sol
    servirá la poesía

    servirá
    para afrontar la muerte la caída
    el renacimiento
    los pasaportes
    las identidades falsas
    servirá
    la poesía
    para antes de que seamos
    parte de ello
    y no podamos escapar
    servirá
    para escapar
    servirá
    para escapar la poesía
    servirá para correr más rápido
    para gacelas y arqueras
    para fugitivos imperfectos
    con marihuana en los bolsillos
    un billete y una foto de los niños
    la poesía
    servirá
    para el que ha perdido piso casa
    incluso vida
    para el dejado
    para el abandonado
    para el bombardeado
    para el almidonado
    para el que ha ingerido glutamato
    cada día de su existencia
    para ese
    para esos
    para los torturadores bailando
    en nuestras mentes
    servirá
    y para el péndulo de doble filo
    servirá
    para los padres que miran a las niñas
    con minifalda
    un libro de Adrienne Rich
    servirá
    y para ellas
    para aprender a huir
    con zapato plano
    servirá la poesía
    aunque tengamos hambre
    aunque no tengamos manta
    aunque se nos lleven
    tristeza y desesperación
    porque no se nos llevarán
    no se nos llevarán
    servirá
    porque nosotras aún no hemos
    muerto en las calles
    como otras poetas han muerto
    por ellas y para nosotras
    servirá la poesía
    servirá
    con la rabia
    vinculada al fuego
    con la rabia
    que hace arder un mundo
    caído no habitable
    para construir otro
    sin esperar a que llegue la lluvia
    a salvarnos

    yo tengo esa rabia
    yo tengo esa rabia
    y para ella me sirve la poesía
    no tengo agua
    para el fuego
    no tengo agua
    para el fuego
    no tengo agua
    para el fuego
    pero tengo sed
    tengo el verso y por eso
    tengo salvación
    y para eso
    me sirve la poesía

    no quiero
    vuestros zapatos negros
    y lustrosos
    para mi ira
    de cientos de colores
    por cada día que la he mirado
    la poesía me sirve
    para amar con ella
    me sirve
    para amar con ella
    nos sirve
    para amar cada día
    con esa rabia útil
    y fértil

    desde luego
    ante la pobreza
    el fusil el esperpento
    de la sombra
    el golpe de fuerza
    la escritura
    no servirá
    pero sí
    la poesía
    la poesía

    la poesía
    servirá para nosotras
    servirá para ellos
    porque nunca
    es gratuita
    nunca inoportuna
    es extremadamente
    audaz

    servirá
    claro que servirá
    y lo hará
    porque sabemos
    de dónde
    viene

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44716
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Poetas españolas contemporáneas en las redes Empty Re: Poetas españolas contemporáneas en las redes

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 27 Feb 2024, 05:51

    .



    Berta García Faet (1988- https://es.wikipedia.org/wiki/Berta_Garc%C3%ADa_Faet


    CORTEJO Y SUFRIMIENTO

    La belleza es ese misterio hermoso
    que no descifran ni la psicología ni la retórica.
    JORGE LUIS BORGES

    Anoche agonizaste, expiraste
    al depilarte las ingles. Torquemada en el bidet.
    Calma, hay talco. Luego vinieron las cejas,
    las axilas. También te rasuraste: pensaste
    intensamente en por si acaso…
    Y te flagelaste los muslos con crema hidratante
    de soja y, como es natural,
    llevas relleno. Enero. Tres grados. La mini
    te duele. Aún hay que llegar al restaurante Lucio.
    Te escuecen los ojos. Alergia. Se hinchan,
    granates. Pero el rímel los dignifica.
    Pestañeas despacio a lo Lauren Bacall,
    y las manos te sudan: te las secas en la trenca
    por si él decide darte alguna de las suyas…
    Y no te ríes: hay que esconder las encías
    y esas palas indomables desde siempre,
    y te obstinas en ponerte tú a la izquierda,
    para que no vea más que tu lado bueno,
    y si te pregunta algo te aclaras la voz
    y respondes débilmente. Tienes
    que ser femenina y tierna. Y los tacones
    de once centímetros (y cien unidades
    monetarias), esos fusiles de corazones,
    esos hijos de Dior, te pasean un puñal
    por los pies, sanguinarios y elegantes.
    Basta, piensas, basta. Y entonces te dice
    al oído: estás preciosa. Así que show
    must go on. Bella y ridícula, le das las gracias
    con el primer beso de la noche. El carmín
    no se ha borrado, tal y como prometía Yves Rocher.



    DESEO

    y mujeres que solo se alimentan de pétalos de rosa
    OLIVERIO GIRONDO

    and the lovers
    pass by, pass by
    SYLVIA PLATH

    Padres, hermanos, amigos, profesores:
    soy un ser de deseo.

    No es suficiente el contexto
    —yo en el salón, en la bañera, en el cine, en el despacho,
    ocupada en las tareas que desubican el deseo—

    para lograr acallar este hecho sin espacio:
    que, especialmente,
    soy un ser de deseo.

    En el reino de la astenia y sus panfletos,
    en este el milenio de la saturación y los cuerpos bellísimos
    encerrados en patéticos frasquitos de fobias,
    sin tocarse,
    yo soy un ser de deseo: bocas entreabiertas,
    corazón-voluta.

    En el mundo de los helados estanques
    de unidades inconmensurables y aisladas del contacto
    (cuerpos bellísimos agarrados a maderas,
    miedosos de rozar un tobillo,
    por si al final se enamoran),

    es tan-solemne-y-tierna-y-felizmente anuncio
    una pulpa de deseo: no puedo salir de Shostakóvitch
    y me alimento de trompetas y de amores de infancia
    que me encuentro en el metro y de señores-frutas.

    Soy un ser de deseo: 

    1. Sé lo que es una revuelta de hormigas rojas
    africanas
    por entre las piernas.

    2. Sé lo que es llegar a morderse los labios.

    3. Sé lo que es decirle, por ejemplo

    “oh qué interesante”

    mientras pienso
    “oh Dios lo que te haría,
    oh Dios oh Dios en cuanto te descuides
    te planto un beso que te mueres de colores”;
    y,
    luego,
    impondré mi disciplina —y una cierta dulzura—
    en tu cuarto ex-templo-de-ver-castamente-películas;
    y,
    luego,
    montaré una fiesta con los que un día fueron míos,
    y os haréis buenos amigos, y volveremos todos
    a un cierto París básicamente de cuellos.

    Porque,
    sobre todo,
    soy un ser de deseo;
    y si me muevo por el mundo
    es para que engorde, que engorde, que engorde
    a mis expensas.
    Constantemente paso hambre.
    Soy un ser de deseo, caminamos juntos
    por mi diagonal de cosas:
    algún prodigio, alguna ventana.

    Y sólo cuando mi deseo
    se ha convertido en una inmensa bola
    o en un pichón o conejo obeso y planetario,
    lleno de estrías por seguir creciendo
    hasta llegar al límite abismal de su voluntad posible,

    sólo entonces,
    cuando su tamaño ya nos resulta plenamente asqueroso,
    socialmente nocivo, sentimentalmente molesto,

    lo mato
    y me lo como.




    Natalia Castro Picón (1989- https://bailedelsol.org/261_castro-picon-natalia


    ¡ALLÁ VOY! ¡AL ESTE! ¡HACIA LA NOCHE!

    ¡Allá voy! ¡Al este! ¡Hacia la noche!
    a donde el tiempo viene
    como una sombra sólida
    La noche avanza rompe en sus orillas
    las fronteras de las patrias los tontos muros
    y cobardes, mientras las gentes duermen
    como en el fondo de un lago, al este donde
    la ley es la noche y temporera
    nos busca, nos acuna, nos susurra
    los himnos del filibustero y nómada
    Yo quiero pedirle asilo a la noche, a mis
    hermanas que sueñan bajo su agua negra
    a su país hecho de tiempo y corrientes.



    ALGO PARECIDO AL VIDRIO

    Algo parecido al vidrio
    o algo parecido al aire
    estalla
    Mira lo que nos hace la música, así nos hiere
    Entonces somos esa cosa rota
    que se escarcha entre ángulos agudos
    Sé que estás a mi costado
    azul luminaria gélida casi un muerto gozoso
    vacío en el vacío eléctrico
    No sé por qué no te di la mano, no sé por qué
    no te constaté el cuerpo
    Desvanecidos, afiliados, solos del otro
    así nos hiere la música
    y tú lo sabías ¿no es cierto?
    Desde el principio



    COMPAÑERO

    Compañero,
    he venido a decirte que quiero contigo
    lo que el mendigo tiene con el perro callejero
    que podamos contar "No es mío, pero anda conmigo"
    y que la ciudad entienda que nuestro amor es peregrino
    y político, porque yo he venido aquí para luchar en tu trinchera
    a cargar en mi lengua los barros que nos germinen
    un pedernal húmedo en la boca
    Te anidaré ratones entre los muslos con que llevar hasta
    las calles el calor de la plaga.
    Amor mío, edecán,
    marcharemos por los barrios viejos
    felices como piezas rotas que se juntan y no coinciden
    y en ese esguince habrá un vórtice, yo qué sé
    una tormenta eléctrica
    por la entrenube un sendero
    también de feroces torceduras
    pero derechito, derechito
    a alguna parte
    allí


    De Decir mi nombre. Muestra de poetas contemporáneas desde el entorno digital, selección de Martín Rodríguez-Gaona, Milenio2019.


      Fecha y hora actual: Jue 18 Abr 2024, 06:51