Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1047110 mensajes en 47816 argumentos.

Tenemos 1578 miembros registrados

El último usuario registrado es Gonzalo

¿Quién está en línea?

En total hay 45 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 43 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Chambonnet Gallardo, Maria Lua


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
Sonja Akesson (1926-1977) EmptyHoy a las 05:48 por Pascual Lopez Sanchez

» MAIACOVSKI (1893-1930) Y OTROS POETAS RUSOS, 2
Sonja Akesson (1926-1977) EmptyHoy a las 05:42 por Pascual Lopez Sanchez

» César Antonio Molina (1952-
Sonja Akesson (1926-1977) EmptyHoy a las 04:06 por Pedro Casas Serra

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: CERDO
Sonja Akesson (1926-1977) EmptyHoy a las 03:18 por Pedro Casas Serra

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: MARIQUITA
Sonja Akesson (1926-1977) EmptyHoy a las 03:14 por Pedro Casas Serra

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: PLÁTANO
Sonja Akesson (1926-1977) EmptyHoy a las 03:12 por Pedro Casas Serra

» NO A LA GUERRA 3
Sonja Akesson (1926-1977) EmptyHoy a las 02:36 por Pedro Casas Serra

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
Sonja Akesson (1926-1977) EmptyHoy a las 02:24 por Lluvia Abril

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Sonja Akesson (1926-1977) EmptyHoy a las 02:20 por Lluvia Abril

» EL JARRÓN
Sonja Akesson (1926-1977) EmptyHoy a las 01:47 por ingrid zetterberg

Junio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Sonja Akesson (1926-1977) Empty

2 participantes

    Sonja Akesson (1926-1977)

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45463
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Sonja Akesson (1926-1977) Empty Sonja Akesson (1926-1977)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 08 Sep 2023, 12:05

    .


    Sonja Akesson (Buttle, Isla de Gotland, 19 de abril de 1926 - Estocolmo, 5 de mayo de 1977) fue una escritora y poeta sueca,​ especialmente reconocida en el ámbito del nuevo feminismo.

    Biografía

    En 1951 se trasladó en Estocolmo, donde descubrió su vocación por la escritura. En 1957 publicó su primer libro de poemas, Situationer (Situaciones), pero su verdadera irrupción en el panorama literario no llegaría hasta 1963, con su obra Husfrid, publicado en inglés bajo el título Domestic Peace. En esta obra apareció por primera vez su poema más famoso, "Äktenskapsfrågan" (La cuestión matrimonial), en el que se compara el matrimonio con la esclavitud.​ También es conocido como “vara vit mans slav” (ser esclava de Hombre Blanco) frase que se repite varias veces a lo largo del poema. La obra de Åkesson tuvo muy buena acogida en el movimiento feminista de la época y ha sido citada recurrentemente.​

    Su estilo se caracteriza por el tratamiento de la desigualdad en la vida diaria y los asuntos de orden cotidiano. Perteneció a la nueva escuela de poesía llamada “la nueva simplicidad”. Su poema "Autobiografía" es una respuesta línea por línea al del poeta de la generación Beat Lawrence Ferlinghetti, en la que Åkesson describe su vida cuestionando temas de género, de clase, y del propio mundo del arte.​ En Jar bor i Sverige (Vivo en Suecia) rompe con las convenciones lingüísticas, en Sagam om Siv (La Saga de Siv) escribe haikus y utiliza el collage en Pris (Precio). Sus técnicas innovadoras se convirtieron en un distintivo tanto de su poesía como de su prosa.

    Después de tres matrimonios, el último con el también poeta Jarl Hammarberg, y cinco hijos, se trasladó en los setenta a Halmstad, aquejada de problemas psiquiátricos. Falleció en 1977 de cáncer de hígado.

    (Sacado de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] )


    *


    Algunos poemas de Sonja Akesson:


    De Veranda de cristal (1959):


    AUTORRETRATO

    La chica del guardavías no tenía alma,
    sólo tenía corazón, hiel, nervios
    y un morrito pecoso.

    A las personas que tenían alma
    no se les exigía nada
    de momento.
    Nunca eran apretadas por la tenaza del crepúsculo.
    Escuchaban íntimamente a los árboles.

    Algunas tenían hermanas entre los abedules.
    Algunas estaban tristes y satisfechas a pesar de todo.
    Algunas podían hablarle a Dios.




    De Husfrid (1963):


    LA CUESTIÓN MATRIMONIAL

    I

    Ser esclava de Hombre Blanco.

    Hombre Blanco ser benévolo a veces, sí, sí
    pasa el aspirador y juega a la baraja
    con los niños los días de Fiesta.

    Hombre Blanco no tolerar descuidos
    y blasfemar con palabras terribles
    muchos días.

    Hombre Blanco no tolerar descuidos.
    Hombre Blanco no aguantar Comida frita.
    Hombre Blanco no tolerar frase Tonta.
    Hombre Blanco tener gran ataque de nervios
    tropezar botas de los niños.

    Ser esclava de Hombre Blanco.

    Parir hijos de Otro Hombre.
    Parir hijos de Hombre Blanco.
    Hombre Blanco ocuparse de todo
    mantener todos los niños.
    Jamás poder pagar Gran Deuda
    a Hombre Blanco.

    Hombre Blanco ganar Dinero en su Trabajo.
    Hombre Blanco comprar Cosas.
    Hombre Blanco comprar esposa.

    Esposa fregar platos.
    Esposa lavar ropa sucia.
    Esposa ocuparse basuras.
    Ser esclava de Hombre Blanco.

    ¿Hombre Blanco pensar muchos Pensamientos volverse loco?
    Ser esclava de Hombre Blanco.
    ¿Hombre Blanco emborracharse romper Cosas?
    Ser esclava de Hombre Blanco.

    ¿Hombre Blanco cansarse viejos pechos viejo vientre?
    ¿Hombre blanco cansarse vieja esposa
    mandarla al Infierno?
    ¿Hombre Blanco cansarse hijos de Otro Hombre?

    Ser esclava de Hombre Blanco.

    Arrastrarse de rodillas
    mendigar
    ser esclava de Hombre Blanco



    AUTOBIOGRAFÍA

    (respuesta a Ferlinghetti)

    Vivo una vida tranquila
    en Drottninggatan 83 A por el día.
    Sueno a los críos y friego el suelo
    y saco brillo a las ollas de cobre
    y cuezo un puré de nabos y frío morcillas.

    Vivo una vida tranquila
    cerca del metro.
    Soy sueca.
    He tenido una formación sueca.
    Leí debajo de la sábana el libro de medicina
    y fui miembro de las juventudes
    baptistas.
    Soñaba con poder ser miembro del coro
    y cantar acompañada de guitarra
    entre llamas de velas.
    Soñé con participar
    y cantar a la guitarra en la fiesta de Lucía.
    Tenía dos discos de Alice Babs
    y una cazadora de deporte con cremallera
    que había sido el pantalón de mi padre.
    Trabajé en un café
    con espejos y derecho a servir cerveza sin alcohol
    y pocilga en el patio de atrás.
    Todavía puedo sentir el olor a ratas
    y glaseado de frambuesa y a queso
    del propietario que era catador de leche.

    Yo fui una mocosa típica.
    Hice túneles debajo de la nieve.

    Estuve sentada bajo la nieve que dejaba caer un manzano
    esperando el Juicio Final.
    Me sorprendieron en una apartada habitación de criado
    volviendo a casa de la asociación baptista.
    Seguí un curso de taquigrafía por correspondencia
    y dibujaba chicas de calendario
    en el cuaderno.
    Fui en un viejo coche con gasógeno envuelto en nieve
    que recogía refugiados bálticos.
    Hombres con pulmones destrozados
    que todavía pedían agua gimiendo.
    Una mujer con el ojo colgándole
    en la mejilla como un huevo sanguinolento.

    He comido tarta presumida con nata montada
    en refinados círculos de costura de señoras muy educadas
    y he bebido vino tinto caviloso
    entre elegantes literatos
    con chaqueta cruzada y chaleco.
    He asistido a círculos de estudios en Inifrån
    y a una cosa en Modern Lyrik
    donde la esposa del líder del partido conservador
    fue la única que habló.

    He estado sentada en una cabina encristalada
    de la que el tiempo se negaba a ser expulsado
    y he intentado la felicidad en una pequeña cabaña roja
    con Amor en el cuarto de invitados
    y Marte en el dormitorio.
    Nunca he estado en la Costa del Sol
    ni he llegado a la Ciudad Santa
    y tengo pocas esperanzas
    de que un día pueda llegar a hacerlo.

    He ido sentada en un autobús acristalado
    y he visto niños que jugaban a buenos y malos
    entre las lápidas del gueto de Varsovia.

    Me han salido sabañones en las pistas de baile.
    He escuchado a Jularbo Junior
    y la banda Hot de Rune.
    No me encuentro muy a gusto aquí
    pero tampoco quiero regresar
    al lugar de donde vengo.
    Yo siempre he viajado de polizón de polizón de polizón.

    Yo he descansado en la brizna del dolor
    con la pequeña negra Sara.
    He tenido a mi mamá en el cielo
    allí adonde no se puede comprar entrada.
    Y he visto al matarife de mi pueblo
    tocar el órgano con sus dedos gordos, sagrados
    en una antigua fonda de estación
    mientras fuera su novia vagaba
    poseída por otro tipo de espíritu.
    Yo he tenido una aventura secreta
    con mi ídolo
    Clark Gable.

    Vivo una vida tranquila
    en Drottninggatan 83 por el día
    escuchando a la vecina que anda dando vueltas
    con su espabilada escoba.
    Una vez me largué
    del cómodo tresillo de un piso de tres habitaciones
    pero acabé en otro piso de tres habitaciones.
    Las investigaciones fueron demasiadas para mí.

    Me he entrenado en la acomodación
    la simulación y la astucia.
    Yo no tengo alas
    pero sí una joroba fuertemente desarrollada.
    Husmeo en todas las grietas
    como si por allí hubiese una salida.
    Aleteo y aleteo pero la joroba
    me dificulta los movimientos.

    Las mujeres no deben investigar nada.
    Deben quedarse donde están.
    Mi mamá me recuerda en todo momento
    todo de lo que tengo que estar agradecida.

    Inquietud en el vientre.
    Yo descanso.
    He participado.
    He andado currando por todos los sitios
    con mi pequeña vida.
    He entreabierto puertas equivocadas.
    He visto a un ser sensiblero violar a una empleada de lechería.
    He visto como vaciaban
    de sangre a una cocinera
    sobre un pozal de matanza.
    He oído a mi hijo moribundo reírse
    ajeno
    bajo mi mano ajena.

    He yacido insomne en la cama en una pequeña ciudad
    donde los árboles no hacían más que suspirar.
    He oído árboles muy inquietos
    mugiendo como boyas de sirena.
    Me han llevado de un sitio a otro moqueando
    por todos esas malditas instituciones de caridad.
    Me han metido en lugares donde los corazones
    están reducidos a bombas impelentes.
    ¡Qué silencio qué tictaqueo qué andar de puntillas!
    Qué mujeres con manos pálidas
    enredadas entre madejas de lana.

    He visto esculturas de carne y sueños.
    He visto piedras vivas.
    Una vieja abuela guiar a los pescadores a tierra
    iluminándolos con un farol levantado.
    Un joven poeta marcado por una grave enfermedad.
    Y una chica en una clínica abortista
    con un desproporcionado
    rostro de yeso.
    No dudo que Suecia
    sea un país de vikingos.
    He visto a mujeres trabajar dieciocho horas al día
    por un televisor con adornos de latón.
    Su sueño es Hylands Hörna.
    Nunca lograron entrar en el coro.

    Vivo una vida tranquila
    en Drottninggatan 83 A por el día
    practicando mi inglés.
    He leído The Catcher in the Rye
    con ayuda de un diccionario desechado
    y he notado la triste similitud
    entre un escolar de Nueva York
    y un ama de casa de Estocolmo
    olvidada en modales trastocados
    en movimientos convulsivos
    ningún salvador.

    Todos los días leo por encima los editoriales
    y hago serios intentos
    para estar al día en el debate cultural.
    Veo que la Academia Sueca
    ha tenido que tragarse sus premios.
    Veo que han asesinado a un niño
    con tranquilizantes.
    Veo que se está acercando una nueva guerra
    y paso las hojas de largo haciendo conjuros.
    Leo las esquelas
    y siento alivio
    por aquellos que se ahorran estar incluidos en ellas.

    Busco un alma sana
    en un cuerpo sano.
    He guardado por lo menos cien Dagens Nyheter
    y pienso de verdad que un día
    podré seguir bien el debate.

    Veo que una nueva guerra avanza
    por las páginas en blanco y negro.

    Salí corriendo en el temprano crepúsculo
    y quise extender la mano hasta traspasar el cielo
    pero volví apresuradamente a casa
    para que no se me quemasen las patatas.
    Veo una similitud
    entre las patatas
    y yo.
    A la menor luz en el sótano los brotes buscan a tientas.
    Pero cuidado con los golpes.
    Cuidado con el frío.

    He vivido en un callejón
    demasiado angosto para una respiración ya reducida.
    He fregado platos en un tren cruzando Ångermanland
    detrás de una ventanilla de retrete cerrada.
    He escrito cartas apasionadas
    a destinatarios desconocidos.
    He escuchado el oratorio En el Salón de los Espejos.

    He visto niños silenciosos
    en multitudes hambrientas
    arrellanada en una butaca de cine.
    Los he visto.
    Soy madre.
    Estaba allí.
    Pero no sufrí
    lo suficiente.

    Soy sueca.
    Tengo tarjeta sanitaria.
    Lloro en mi cuarto.
    Moriré de cáncer.

    Me han formado las circunstancias.
    Combato una guerra de posiciones conmigo misma
    en el mapa sobrante.
    ¡Y tengo ciertos planes!
    Tengo una hija
    que tendría que tener el futuro por delante.
    Tal vez me compre una tumba.
    Yo soy sólo ocasionalmente
    un utilizable enser doméstico.

    Nunca cumplo lo que prometo.

    Veo una expectativa
    en mi espejo infantil
    como si pudiera tener un árbol de Navidad.

    Vivo una vida tranquila
    en Drottninggatan 83 por el día al otro lado del patio
    mirando mis vigas.
    Pienso en mi hermana
    que teje meticulosamente agarradores
    con las circunvoluciones cerebrales
    devanadas del cerebro de mi cuñado.
    Pienso en mi hermano
    que es caníbal.
    Frío mis filetes.
    Me lavo las manos.
    He oído el grito solitario
    de la consumida a medias en la región agreste.
    Soy mujer.
    Yo era ella.
    Pero no sufrí
    lo suficiente.

    Entré y cerré mi puerta.
    Estoy sentada en mi cómoda butaca.
    Visito los sobrios grandes almacenes
    donde compro mis estériles
    caramelos de la decencia.
    He escrito poemas dignos de consideración
    con pausas y comas.
    Convierto el pan en piedras.
    Me parece que tengo las manos atadas a la espalda.
    Me parece que tengo una piel muda
    tensada sobre mi rostro
    y fantaseo sobre un cuchillito
    entre los dientes.

    He sentido
    cómo vomité mi garganta
    y cómo también la lengua salió detrás
    un jirón de piel inutilizable.
    ¿Dónde encuentro un instrumento
    para todo el aire que tengo encerrado?
    Soy un zapato sucio
    en una calle abarrotada.
    Soy un perro sin dueño
    lleno de amor pegajoso
    entre indiferentes zapatos sucios.

    Veo una similitud entre las patatas
    y yo.
    He notado la pudrición desde dentro
    en la lluvia otoñal.

    He oído matrimonios
    en colchones de gomaespuma hechos a medida
    quejarse de experiencias no vividas.
    Entiendo su tedio.
    Yo he sentido caricias
    pegadas como chicle.
    Dormito en el borde de mi estanque.
    Espero
    con las madres aburridas.
    Y veo a sus maridos
    venir rodando en sus Volkswagen
    por las roderas acostumbradas.
    Llevan resplandecientes camisas de nylon
    y pequeños cojines de piel ahí en el trasero.
    Tienen cronometradores muy seguros
    y miradas llenas de carne muerta
    y yo lo siento
    en mi propio rostro que roe.

    Vivo una vida tranquila
    leyendo homenajes a la existencia
    de alguien que no ha sufrido lo suficiente.
    Mastico mis chistes.
    Forcejeo con mi correosa piel.
    Yo era el patito feo
    que nunca se transformó en cisne.
    ¿Tuve yo entonces una especie de alas?
    Siento las consecuencias de las quemaduras.
    Me voy curando mi malherida joroba.
    Busco mi cuchillito
    corroído hace tiempo por el óxido
    y destrozado a pisotones en la hierba amarilla.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45463
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Sonja Akesson (1926-1977) Empty Re: Sonja Akesson (1926-1977)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 08 Sep 2023, 13:21

    .


    De Fuera brilla el sol (1965):


    HOBBY I

    Qué asco me doy
    cuando me paso el día pegando recetas de cocina
    y me pongo tibia de bocadillos de queso y salchichón.
    ¿No será porque piense en los que pasan hambre precisamente,
    aunque quizá, sí, claro, un poquito,
    y luego piense en todos los que se están muriendo justo en ese momento
    y en los que yacen en la mesa de autopsia
    (escondo los bocadillos)
    y también piense en los niños
    en las casitas de veraneo
    en que ahora sean prudentes
    en queno se alejen demasiado?

    Y luego pienso quizá en la lotería,
    ¿en si me va a caer algún premio?
    Y en que también me da igual (sí, seguro)
    con premio o sin premio.

    Y luego pienso en
    (es en lo que más pienso)
    que yo, en todo caso, estoy aquí atrapada
    como pegada con pegamento
    y mastico
    y pego
    y mastico
    y pego
    y mastico
    y pego




    De Vivo en Suecia (1966):


    EN NUESTRA CASA

    ¿Cómo te va la vida?
    ¿Cómo andáis en casa tu mujer y tú?
    ¿Os encontráis a gusto uno con otro?

    En nuestra casa la situación es la siguiente:
    Nos detestamos, mi marido y yo.
    No aguantamos vernos.
    Seguimos juntos por los hijos.

    Y porque estamos muy solos

    Imagínate lo solo que te quedarías
    si un día tu mujer te abandonase.

    En nuestra casa la situación es la siguiente:
    Tamborileamos con los dedos en el tablero de la mesa.
    Nos mordemos las uñas hasta la raíz.
    Suspiramos.
    (No  aguantamos oír nuestros respectivos suspiros).

    Temblamos como gelatina, mi marido y yo.
    Hurgamos desagradablemente el uno en el otro.
    Nos masticamos mutuamente.

    nos tragamos el uno al otro
    nos eructamos
    nos escupimos

    nos regodeamos tragándonos el uno al otro
    nos rumiamos

    nos rumiamos



    UNA CARTA

    ¡Hasse!
    ¡Hans Evert!
    ¿Te acuerdas de mí?

    No fui tu primera chica
    claro
    pero tu fuiste mi primer chico.

    Ibas constantemente en bici, una Rambler,
    y llevabas la gorra en la nuca
    y yo iba en la barra con mi abrigo rojo
    y a veces en la parrilla.

    Una tarde nos caímos en la cuneta.

    Qué canciones cantabas.
    Ya entonces eran viejas:
    “A casa de mi chica
    tarde o temprano
    me lleva
    el camino
    a casa de mi chica
    que escribe
    que me quiere”
    aún oigo tu voz con precisión:
    azafrán y canela y unos granos de mostaza
    y desafinabas un poquito en todos los tonos.

    Tu hermana estaba gorda y se llamaba Jenny

    Cuando empezamos tú tenías 17 años y yo —
    no, no me atrevo a decirlo.
    Pudiste haber acabado en la cárcel.

    Tú estabas siempre bronceado por el sol.

    Luego llegó la movilización.

    ¿Recuerdas aquella cabaña a orilla del lago azul
    con el gallo y el gato y los abedules?

    Imagínate que viviésemos allí ahora.

    Yo hubiese tenido un montón de críos
    que se lavarían en una palangana
    en la cómoda
    antes de ir a la catequesis dominical.

    Tu hermana, la gorda Jenny,
    hubiese sido mi cuñada.
    Pero no hubiese tenido suegra.

    Tu padre la había matado de un tiro
    y luego se había cortado el cuello
    con una navaja de afeitar.

    Una vez me enseñaste una foto de ellos.

    A veces te emborrachabas un poco.
    Entonces ponías en el manillar
    ramilletes de jazmín
    o ramitas de peral en flor.

    Una vez te lo hiciste
    con otra chica.

    Cuando enloqueció tu padre te escondiste en un armario.
    Él también había pensado matar a tiros a vosotros, los hijos.

    Yo mentía todas las noches.

    Nunca había mentido antes.

    Cuando mentía hacía como
    si yo no fuese yo.

    Simulaba que era un sueño.

    Pretendía que ni siquiera era yo
    la que soñaba.

    Mi madre tenía un olor ligeramente acídulo.
    Se le había caído el pelo.
    Ella lloraba
    y yo también lloraba convulsivamente

    aunque sólo era un sueño,
    y aunque tampoco era yo la que soñaba.

    Todos los días eran un solo sueño.

    Una noche mi madre se sentó con abrigo y sombrero.

    Imagínate que lo hubiesen hecho,
    quiero decir si me hubiesen echado de casa.

    Imagínate, yo que lloraba reclamando a mi madre desesperadamente
    cuando sólo llevaba una semana en casa de la prima Ruth.

    Tú eras bueno con los niños.
    Y no quiero decir nada irónico.
    Yo no era un niño.

    Tú eras muy bueno con los hijos del campesino.
    Tú eras también bueno con la vieja señora de la limpieza.
    La gente decía que eras bueno con los hijos del campesino
    y con la vieja señora.

    “Un saludo con el viento quiero yo enviar
    a mi padre y a mi madre y la chica de mi lugar”

    Cuando cantabas te subía y bajaba la nuez.

    Tú padre llevaba mucho tiempo sin levantarse, paralítico,
    creo que a raíz de un accidente.

    Tu madre estaba muy guapa en la foto.

    Luego estalló la guerra
    y durante varios años
    no fui la chica de nadie en particular.

    Durante algunos años no mentí nunca.

    Más adelante te hiciste de los de Pentecostés
    y luego te casaste, bastante rico,
    con una chica que tenía una finca, también de Pentecostés.

    Te encontré una vez.

    Le habías pedido perdón a Dios, dijiste.
    Me sonó bastante estúpido.
    Sabía que me deseabas.

    ¿Cuántos años puedes tener ahora?
    ¿45?

    ¿Sigues en la congregación redimido?
    ¿Crees que tu padre estará en el infierno?

    ¿Hueles todavía un poco a caballo?

    Aunque tendréis tractor, claro.




    De Precio (1968):


    ¿VIVE EL ROMANTICISMO?

    -Yo no me acuesto con un tío sólo porque es divertid
    .....-Yo me casé con una mujer alegre
    -El humor es lo más importante
    .....-Inteligencia, humor, feminidad, calor
    -Fidelidad absoluta es lo más importante
    .....-Prefiero casarme con una sueca. Tienen más clase que las mujeres extranjeras
    -Leal, espontáneo, juguetón, tiene que ser él
    .....-Tampoco es un inconveniente que sea guapísima
    -La relación sexual naturalmente es lo más importante
    .....-Quiero reconocerla cuando me despierto por la mañana
    -Y él tiene que ser bueno y simpático
    .....-Discreta y pintada con esmero
    -Él tiene que ser alto y comprensivo
    .....-Femenina de manera que se reconozca instintivamente
    -Un tío atrevido con estilo
    .....-No me gustan los calcetines blancos en chicas
    -Le tienen que gustar los gatos y los niños
    .....-Lo de inteligente tiene poca importancia
    -Claro que tonto del culo no debe ser
    .....-Tiene que tener ímpetu: si le digo, por ejemplo, ahora nos vamos para dos meses ella debe estar lista en una hora
    -Sin un céntimo no debería estar
    .....-Por mí puede ser ama de casa
    -Él tiene que ser cariñoso sin sentirse avergonzado
    .....-Preferiría que ella tuviese el pelo rubio largo y suelto
    -Debería ser consciente en el vestir sin parecer artificial. Con pantalones, de buena pana, como los de Harry Belafonte en televisión.
    .....-No estaría mal que fuese virgen
    -Una cierta libertad, eso lo mantengo a rajatabla
    .....-Ella tiene que tener un aspecto representativo. Que se la pueda presentar al jefe.
    .....-Pero yo nunca me iría a la cama con alguien del que no estuviese enamorada. Eso lo mantengo a rajatabla.
    .....-Ella tiene que ser leal con mi manera de pensar
    -Él tiene que tener la capacidad de tomar posición
    .....-En casa ella puede andar, si le gusta, con esas cosas anchas y ondeantes
    -Él tiene que ser unos años mayor que yo
    .....Qué gusto esto de sentarse a mesa puesta
    -Como mujer quiero sentir un cierto apoyo
    .....Por cierto por lo que atañe a los llamados deslices me parece que hay que silenciarlos
    -Si tengo hijos quiero quedarme en casa
    .....-Plantear exigencias recíprocas es terrible
    -Tengo que poder sentir seguridad
    .....-Las tías con píldora son la hostia. Pero claro uno no se casa con una tía que use anticonceptivos




    De Deliciosos años 60 (1976):


    VISITA A LA FUNDICIÓN DE SANDVIKEN

    (historia, invertida, camino de la cena en el comedor de la fábrica)

    La choferesa: Sí, fue un choque serio y cuando la policía después de la colisión preguntó cuál fue la causa ella dijo que es culpa de este maldito verano, sabes. ¿El verano? se preguntó la policía. Sí, es este maldito verano: iba por la calle un chaval y llevaba unos pantalones cortos y los pantalones eran muy tenues y de pronto se hinchó la bragueta. Y yo miré, claro, y zas, dijo. Miré y choqué, dijo ella, ja ja ja.
    ................Y las policías evidentemente se mostraron muy comprensivas.
    La delegada-pasajera: Sí, y cada día están más buenos, esos críos, por cada año que pasa.
    ................Y más jóvenes, ja, ja.
    ................(la historia incluye que en el coche iba también un hombre.
    ................No era particularmente joven y tampoco llevaba pantalones especialmente cortos y tampoco demasiado tenues. Se sentía un poco al margen. Y como de costumbre en estos festejos representativos se quedaría como único hombre entre un montón de alborotadoras mujeres con la copa en la mano, pensó malhumorado)




    De El ojo del caballo (1977):


    CANCIÓN NUPCIAL DE JAKOBSBERG (CANCIÓN DE LUCHA)

    El hombre el fuerte
    la débil la mujer
    Al hombre, al fuerte, debe complacer
    Desde tiempo de los monos se oye la tediosa canción
    y es difícil borrar la vieja superstición.

    El hombre era espíritu
    la mujer materia
    Él dejo su semilla en la arcilla de ella
    Ya en tiempos de Aristóteles así se pensaba
    y esa idea aún no ha sido borrada

    El hombre era el sol
    la mujer la luna
    que de él refleja la hermosura
    Él era el que daba el tono vital
    Así ha sido siempre desde tiempo inmemorial
    y el viejo brillo no se ha podido borrar

    Todos juntos tenemos que luchar
    los viejos mitos debemos superar

    En el matriarcado
    el hermano de la madre era el rey
    al que la mamá debía entregarse, estaba obligada
    Así ha sido siempre
    Así fueron entonces
    ¡No queremos que siga así!

    Hombre era el dios
    creador del mundo
    El hombre era luz, del hombre era el verbo:
    con sólo su voz de la costilla de Adán
    le dio a él la chica como consuelo

    Imaginaos que nosotras le diésemos la vuelta a la tortilla
    seguro que los chicos se alejarían del juego de la igualdad
    Tonterías de mujeres Herejía de chicas Jaula de grillos
    sería el estribillo

    Todos juntos tenemos que luchar
    los viejos mitos debemos superar

    El hombre el fuerte
    la mujer la débil
    Al hombre, el fuerte, ella debe complacer
    Desde tiempo de los monos se oye la tediosa canción
    y qué difícil es borrar la vieja superstición


    SÍ GRACIAS

    Una mano cálida.
    Una vivienda cálida.
    Una rebeca cálida
    que ponerle a los gélidos pensamientos.
    Un cuerpo cálido
    que ponerle al cuerpo.
    Un alma cálida
    que ponerle al alma.
    Una vida cálida
    que ponerle a la gélida vida.


    SONJA AKESSON, Vivo en Suecia. Antología poética, traducción de Francisco J. Uriz, Vaso roto, 2015


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 40546
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Sonja Akesson (1926-1977) Empty Re: Sonja Akesson (1926-1977)

    Mensaje por cecilia gargantini Vie 08 Sep 2023, 20:02

    Acá también los movimientos feministas la usaron mucho como bandera.
    Me gusta conocer más de sus escritos!!!!!!!!
    Gracias Pedro. Besosssssssss
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45463
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Sonja Akesson (1926-1977) Empty Re: Sonja Akesson (1926-1977)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Sáb 09 Sep 2023, 02:53

    Gracias a ti por tu interés, Cecilia.

    Un abrazo.
    Pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Contenido patrocinado


    Sonja Akesson (1926-1977) Empty Re: Sonja Akesson (1926-1977)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Dom 23 Jun 2024, 09:01