Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1033640 mensajes en 47347 argumentos.

Tenemos 1564 miembros registrados

El último usuario registrado es Nicolaz

¿Quién está en línea?

En total hay 73 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 71 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Luty Molins, Maria Lua


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» LA POESIA MÍSTICA DEL SUFISMO. LA CONFERENCIA DE LOS PÁJAROS.
Hermann Broch (1886-1951) EmptyHoy a las 19:58 por Maria Lua

» CLARICE LISPECTOR II
Hermann Broch (1886-1951) EmptyHoy a las 19:30 por Maria Lua

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
Hermann Broch (1886-1951) EmptyHoy a las 19:26 por Maria Lua

» Khalil Gibran (1883-1931)
Hermann Broch (1886-1951) EmptyHoy a las 19:19 por Maria Lua

» Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)
Hermann Broch (1886-1951) EmptyHoy a las 19:16 por Maria Lua

» El fado
Hermann Broch (1886-1951) EmptyHoy a las 18:04 por Maria Lua

» 2011-07-30 HOY, AL DESPERTAR
Hermann Broch (1886-1951) EmptyHoy a las 15:24 por Pedro Casas Serra

» Metáfora. Poemas sobre cuadros. René Magritte. Los amantes (1928)
Hermann Broch (1886-1951) EmptyHoy a las 15:23 por Pedro Casas Serra

» Poesía ultraista española (1919-1925)
Hermann Broch (1886-1951) EmptyHoy a las 14:48 por Pedro Casas Serra

» NO A LA GUERRA 3
Hermann Broch (1886-1951) EmptyHoy a las 14:12 por Pascual Lopez Sanchez

Febrero 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829   

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Hermann Broch (1886-1951) Empty

2 participantes

    Hermann Broch (1886-1951)

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44112
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Hermann Broch (1886-1951) Empty Hermann Broch (1886-1951)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 29 Ago 2023, 05:39

    .


    Hermann Broch
    (Viena, 1 de noviembre de 1886 - New Haven, 30 de mayo de 1951) fue un novelista, ensayista, dramaturgo y filósofo austriaco. Destacó por su capacidad para imbricar en su obra las más diversas experiencias, colectivas o individuales, de su tiempo.

    Trayectoria

    Hermann Broch nació en una familia judía acomodada. Estudió en una escuela secundaria del Estado en Viena, hasta 1904. Luego, hizo cursos técnicos sobre manufactura textil y se integró en el negocio familiar desde 1916. Sin embargo, abandonó ese trabajo en 1928, para estudiar matemáticas, psicología y filosofía en la Universidad de Viena, e iniciarse luego en la escritura y seguir su vocación literaria hasta el final.

    Su consagración artística se produjo tras la publicación de la importante trilogía Die Schlafwandler (Los sonámbulos, 1931-1932), compuesta por Pasenow oder die Romantik, Esch oder die Anarchie, Huguenau oder die Sachlichkeit. La obra, concebida como un fresco histórico de la transición del siglo XIX al XX, presentaba con ironía y suma complejidad estilística la victoria de las concepciones materialistas sobre los antiguos ideales individualistas.

    Entre 1934 y 1936 empezó a escribir Der Versucher (El Tentador), que sólo completaría en el exilio: es una parábola de la situación alemana. Con la anexión de Austria en 1938 fue detenido por ser su familia de origen judío. Tras ser liberado, al poco tiempo, gracias entre otros a James Joyce, emigró a Inglaterra y Escocia. En 1940 marchó a los Estados Unidos, allí escribió su más ambiciosa novela, Der Tod des Vergil (1945, La muerte de Virgilio),​ donde la realidad y el delirio se mezclan durante las últimas horas de vida del poeta latino, en diálogo con el emperador Augusto; en su época veía Broch cierto paralelismo con la propia. La obra fue subvencionada por la fundación Guggenheim, y se publicó en alemán y en inglés.

    También en 1934, uniría su voz a la polémica que había suscitado Heidegger respecto a la autenticidad del lenguaje y del habla para señalar que el problema en torno a ellos no estaba en la palabra en sí, sino en el uso que los humanos hacemos de ella. Aquel habría generado cierto desprecio por la palabra, un escepticismo alrededor de la comprensión entre los sujetos; de modo que se empezó a dar una gran importancia al mutismo, a pesar de que en el mundo hubiera toda una polifonía de voces, más bien caótica, donde se mezclaban una gran cantidad de opiniones dispares.

    En unos pocos años, antes de su desaparición, logró completar obras con grandes esfuerzos; aparecieron póstumamente. Así sucede con su Psicología de las masas.

    Las Cartas representan uno de los mayores documentos de mediados del siglo XX, por los numerosos interlocutores que tuvo. Finalmente en 1950 dio a la imprenta Die Schuldlosen (Los Inocentes), análisis de la Alemania prehitleriana, a partir de escritos publicados veinte años antes y refundidos en esta obra. En el exilio ayudó a muchos perseguidos, entre otros a Robert Musil, sin que éste lo supiese, por lo que conoció a un gran número de escritores y de personas afines. Murió en Estados Unidos, su obra disfrutó posteriormente una continua revalorización, que perdura hasta hoy.

    (Sacado de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] )


    *


    Algunos poemas de Hermann Broch:


    De Poesía completa (1913-1949):


    CANCIÓN DE AMOR

    Como me he cansado de mí,
    me he cansado de mí,
    tú, muchacha, te me has vuelto muy querida,
    y en el aroma de tus cabellos,
    rubios cabellos,
    me traes días, me traes años
    de un viejo paisaje: una costa,
    una ciudad alemana al caer de la tarde,
    campos cosechados y un palmeral,
    una playa rocosa y una piedra con algas,
    un vestíbulo de estación, sonidos de campanario,
    y desde todas las lejanías
    (como me he cansado de mí)
    me traes días, me traes años.
    ¿Amo todas estas maravillas
    o sólo tus cabellos rubios?

    (1919)



    PAISAJE

    Al borde del campo, que en verdes brasas
    igual que un cuenco lleno del brillo de unas brasas
    se extiende ante mí, lo pasado se vuelve mío
    y corre hacia mí en torrentes de un verde profundo

    y todo silencio se convierte en ese ser:
    si hubo una noche en la que descansamos en la fe,
    si hubo una noche así, su temeroso desangrarse
    desde siempre existió y existirá siempre…

    Se sueldan los mundos descansando en el amor,
    igual que el campo verde se une al campo verde
    pero suprimiendo desde la oscuridad las iluminadas
    palabras del silencio, en las que ya nada miente.

    Descansando en ti, se extiende el campo,
    y dado que tú existes, él es intempestivo.

    (1932)



    NOCHE CLARA DE VERANO

    Mecida por las noches claras
    y los ríos que corren
    alma
    tú descansas,
    descansas bebiendo el rocío de los prados
    en la noche avanzada.
    Gracia plateada del alma espejeante,
    qué ligero es el aliento
    que a lo no nacido
    te eleva.

    (1933)




    TORMENTA NOCTURNA

    En las sombras de una noche apacible,
    abierto en el paisaje nocturno
    e igual que el aire en el valle
    envuelve las cosas, envuelto por ellas
    descansa en el valle de mi ser
    el pensamiento,
    sujeto al seno de la calma,
    dormido,
    cuando desde las alturas y los muros que se desmoronan
    la tarde se derrama por la piel de las montañas
    y el oscuro brebaje del olvido brota
    sobre el sueño,
    el pensamiento disuelto en las aguas de la noche
    y la música de las estrellas apagada
    cuando la espera cubre de oscuridad los abetos
    elevándose inmóvil, las copas inflexibles
    en las más negras sombras del aire que corre,
    antes de que la tormenta, la esperada,
    desate la sublime calma de las nubes:
    entonces
    recibe el rayo,
    recibe la rigidez atronadora,
    tierra,
    que sueñas dormida
    con que el seno tranquilo de tu noche
    se abra bajo la nube de lluvia del relámpago
    a la música
    de las estrellas que reaparecen.

    (1933)



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44112
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Hermann Broch (1886-1951) Empty Re: Hermann Broch (1886-1951)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 29 Ago 2023, 06:01

    .


    LO QUE NUNCA FUE

    Lo que nunca fue
    susurra cada noche
    cuando el animal humano,
    soplado, lanzado
    con ojos que saben sin mirar,
    descansa en el abrevadero del sueño,
    a la vez anfibio y fiera,
    informe e ingrávido,
    inclinado sobre la orilla
    del inmenso e insondable pantano,
    sumerge las patas
    en lo húmedo, que seco y fresco
    como el aire, pero sin serlo,
    corre por los dedos que se agitan.
    ¿Te atreves a mirar hacia abajo
    sobre el borde de tu ser
    en el pozo de millones de años?
    ¿Te atreves a reconocer en el fondo indistinto
    el anillo de las tinieblas,
    el cuerpo de las serpientes?
    Concha de la noche que suena ante las tinieblas
    se hunde una metáfora tras otra
    y queda lo sobriamente irreal
    inflamando a modo de invierno
    el secreto.
    Así, también tú estarás tendido
    al borde la muerte,
    antes de que te arrojes al pozo de tu alma,
    y toda la sabiduría que evitas
    habrás de cargarla sobre ti;
    pues árboles y animales,
    reunidos en la orilla de tu fuente,
    de nuevo te hablarán.

    (1934)




    TE BUSCO...

    ¿Te busco? No lo sé…
    ay, una puerta se cerró
    sin deseo, sin renuncia,
    y te doy por ello gracias.

    ¿Te amo? No lo sé,
    pero pienso tu rostro,
    en mi último ataúd
    debe acompañarme tu semblante.

    (1934)



    OTOÑO TARDÍO

    ¿Oyes las fuentes que se secan, oyes
    las llamas ardientes del follaje?
    Que las nubes de tu ser, llameando
    por última vez, descansen ahora y que
    de los poderosos monarcas de la mañana la mirada
    se dirija a los cielos más tranquilos, en los cuales
    la noche, susurrando, se desposa con el día:
    ni la muerte ni la vida tienen ya valor… así de inmóvil pende la balanza.

    Abismadas descansan las ciudades, apoyadas en la piedra
    de la que surgieron, y ningún beso
    sella su oscuridad insomne.
    Pero tú, aún ciego de paz, tambaleante y aún extraviado,
    estás de pie en la curva del río, donde éste, entre
    los arbustos, apenas fluye ya, y el rostro
    de las montañas está doblado sobre él, sin violencia en el aliento
    de la niebla, el valle candente.
    Escucha, extraviado, escucha en los muros de la tarde,
    susurran las fuentes de las estrellas, y de las
    nubes de tu corazón, en el más profundo borde del cielo,
    se levanta, desde una nube desgarrada, soñando ante la nieve,
    y plateado, el invierno.

    (1934)



    REFLEJO DEL DÍA CANSADO

    Reflejo del día cansado,
    las ventanas han palidecido
    y con un aleteo
    ha llegado el crepúsculo.
    Ya la calle se ha vuelto blanda y gris,
    la valla está oscura como un arbusto;
    pero todas las masas del cielo
    sueñan un sueño verde turquesa,
    y palidecen hasta convertirse en lejanías enlutadas,
    rodeadas de nubes, al salir la piedra de la luna:
    y las turbias farolas de gas
    suavemente anuncian con su zumbido la tarde.

    (1936)



    ¿ADÓNDE VAMOS?

    ¿A dónde vamos? Un día tras otro,
    un año tras otro quedan a nuestras espaldas.
    Descompuestos en un mundo que se descompone…
    ¿A dónde vamos? Una queja tras otra
    expiran tan oscuras a nuestras espaldas,
    como si no estuviéramos unidos a nadie…
    ¿A dónde vamos? Una pregunta tras otra
    quedan sin respuesta a nuestras espaldas
    descomponiéndose, donde toda palabra se descompone,
    pero es al cabo una pregunta, planteada a nosotros
    y sin respuesta en respuesta esclarecida:
    Lo humano permanece.

    (1939)



    MIENTRAS NOS ABRAZÁBAMOS

    Mientras nos abrazábamos,
    Trotaban afuera los corceles apocalípticos.
    ¿No los hemos oído? Claro que sí,
    Los hemos oído, pero el sonido era tan lejano
    Que era sólo un estorbo para nosotros,
    Un titular de periódico, una voz radiofónica.

    Me perseguían ya una vez más;
    De milagro he escapado
    Ileso de ellos; sí, ileso,
    Y por ello no vale nada esa muerte
    Que ya entonces me había amenazado.
    Yo soy sólo uno de tantos.

    Titulares de periódicos y noticias radiofónicas
    Construyeron las paredes de la caverna en la que nos hallábamos,
    Y rojo era el tejado del brillo centelleante
    De las ciudades que se quemaron por todas partes,
    No fue un placer verte, pero al alzar la mirada,
    Tuvimos que verlo.

    No cerramos los ojos por cobardía, y
    Tampoco por indiferencia ante un cuerpo extraño
    Quisimos no oír;
    No para huir quisimos encerrarnos en nosotros,
    Sino porque ahora tal vez cada uno ha de buscar
    A aquel a quien le valga un último pensamiento,
    Cuando se trata
    De que la muerte no sea un completo sinsentido.

    ¡Oh, no debemos morir en un completo sinsentido!
    Muchos se han restablecido de una enfermedad grave
    O han escapado de otro modo a la muerte, pero sólo
    Quien ya se ha puesto ante la puerta,
    Detrás de la cual los hombres son torturados hasta alcanzar el estado animal
    Hasta que han de entregarse a la muerte sin su yo,
    Sólo ése sabe lo que es el sinsentido.
    Así me ocurrió a mí, y quizás tú lo sospechabas
    Cuando me buscaste.

    De otro modo no habría sido posible que
    Nos abrazáramos, aunque afuera
    Trotaban los corceles apocalípticos,
    Y supimos que su coz
    Parte un cráneo lo mismo que una nuez.

    (1940)


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44112
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Hermann Broch (1886-1951) Empty Re: Hermann Broch (1886-1951)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 29 Ago 2023, 06:23

    .


    LOS QUE EN EL SUDOR FRÍO...

    Los que en el sudor frío de la ejecución
    palidecían cada día, de noche,
    los infernalmente enfebrecidos
    tendrían hoy derecho a cantar,
    y si lo hicieran,
    lo harían en un lenguaje terriblemente nuevo,
    en el que ninguna palabra
    se parece ya a otra.

    Pero callan, siguen llevando
    la mordaza del destino
    en sus bocas entre las dolientes mandíbulas,
    pues lo que ellos tendrían que decir sería mudo
    para nosotros, un penetrante cloqueo de destrucción;
    por eso, el destino nos ha obstruido los oídos
    a nosotros, que debíamos escucharlo.

    Los miramos fijamente, nos miran fijamente:
    los ojos, los suyos, los nuestros,
    aún pueden mirar
    y mentirse
    que están viendo la figura humana.
    Cuidado si alguno habla.

    (alrededor de 1940)




    POR EJEMPLO: WALT WHITMAN

    Donde los tallos brotan, en el medio terrestre del ser,
    Allí se levanta la poesía:
    Sin embargo, llega hasta la frontera más externa de la vida,
    Y ¡mira!, no está fuera,
    Está en el alma.
    Dentro la frontera y fuera el medio,
    Uno pariendo al otro, uno entretejido en el otro,
    Sólo esto es poesía…
    Sin duda, al final descubres con sorpresa
    Que es sencillamente tu vida,
    La vida del hombre.

    (1945)




    LO INENCONTRABLE

    Buscas el comienzo, lo vuelves a buscar;
    Tan bello, tan bello era que tú ahora crees
    Que es el sentido que haces de nuevo reverdecer,
    Y te resucita trozo a trozo
    El pasado, la dicha.

    ¡La montaña, el paisaje, un hotel,
    Los buenos tiempos! Amaste a una mujer,
    Casi tenía sentido; un jardín de infancia lleno de rocío…
    ¿No te arrodillaste? Oh, se escapó, se escapó tan rápido,
    Un modelo de dicha.

    De nuevo te arrodillas, ahora ya un anciano,
    Y buscas lo bello, en lo que ya no crees,
    Porque como siempre te privas a ti mismo de belleza,
    Privado del sentido que corría por los dedos,
    Buscas tu culpa en el pasado, la buscas en el cuándo,
    Palpando lo inaprensible, conmovido de tu robo:
    ¿Cuándo comenzó la desdicha,
    Cuándo comenzó?

    (1944)



    PAISAJE VIRGILIANO

    Porque lo verdadero es serio, desconfío de la alegría.
    Se apagan por la tarde los colores del paisaje, incluso del más alegre
    Y muestra sus líneas más serias
    Cuando el olivo que se oscurece, frente al gris crepuscular del cielo, se mantiene
    Envuelto en la inmovilidad.
    Inmóvil e impasible está lo serio;
    Las velas del barco pesquero, allí fuera,
    Parduzcas y negras, triángulo tras triángulo
    Apenas se siguen reflejando en las olas ya calmadas,
    En las olas del alma, y
    No fluctúa la bandeja de la verdad.
    Oh, lo pasado, que desciende al atardecer
    Como presentimiento de lo siempre existente.
    Luego la piedra se transforma en cristal, pero la tarea diaria descansa en la seriedad
    Por la verdadera permanencia.

    (1945)



    DEL ENVEJECIMIENTO

    Una puerta enrejada de un gris tostado, de un gris podrido, de un gris familiar,
    con un débil cerrojo en una cerca floja;
    cubierto de maleza,
    el lindero a través del terreno, aquí el jardín, allí el bosque.
    Grandeza de la infancia, asombro de la infancia, entonces rico y hoy de nuevo,
    juventud, vejez se vuelven una sola cosa,
    y los eslabones de los años
    parecen ahora perdidos en el tiempo, fueron una espera, apenas una forma.
    Huido del tiempo, perdido en el tiempo, enmudecido por el tiempo en la palabra el niño,
    levanto el pomo del cerrojo.
    y en el lugar profundamente encantado
    se extingue el ser a sí mismo:
    .......sigue siendo el jardín,
    .......pintado con los garabatos del sol,
    .......pero detrás de la cerca, en la suave
    .......oscuridad el eco, está el bosque.

    (1949)


    HERMANN BROCH, En mitad de la vida. Poesía completa, traducción de Montserrat Armas y Rafael-José Díaz, Igitur, 2007.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 39848
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Hermann Broch (1886-1951) Empty Re: Hermann Broch (1886-1951)

    Mensaje por cecilia gargantini Mar 29 Ago 2023, 15:01

    "Canción de amor", "Lo que nunca fue" y el poema de homenaje a W. Whitman me parecieron excepcionales!!!!!!!!!
    Me estoy acostumbrando a encontrar cada día un nuevo descubrimiento!!!!!!!!

    Graciasssssssss Pedro!!!!!!!!!! Besossssssss
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44112
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Hermann Broch (1886-1951) Empty Re: Hermann Broch (1886-1951)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 30 Ago 2023, 03:47

    Celebro que te haya gustado, Cecilia.

    Un abrazo.
    Pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Contenido patrocinado


    Hermann Broch (1886-1951) Empty Re: Hermann Broch (1886-1951)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue 22 Feb 2024, 22:14