Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1047112 mensajes en 47816 argumentos.

Tenemos 1578 miembros registrados

El último usuario registrado es Gonzalo

¿Quién está en línea?

En total hay 55 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 54 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Maria Lua


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
Michael Hamburger (1924-2007) EmptyHoy a las 05:48 por Pascual Lopez Sanchez

» MAIACOVSKI (1893-1930) Y OTROS POETAS RUSOS, 2
Michael Hamburger (1924-2007) EmptyHoy a las 05:42 por Pascual Lopez Sanchez

» César Antonio Molina (1952-
Michael Hamburger (1924-2007) EmptyHoy a las 04:06 por Pedro Casas Serra

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: CERDO
Michael Hamburger (1924-2007) EmptyHoy a las 03:18 por Pedro Casas Serra

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: MARIQUITA
Michael Hamburger (1924-2007) EmptyHoy a las 03:14 por Pedro Casas Serra

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: PLÁTANO
Michael Hamburger (1924-2007) EmptyHoy a las 03:12 por Pedro Casas Serra

» NO A LA GUERRA 3
Michael Hamburger (1924-2007) EmptyHoy a las 02:36 por Pedro Casas Serra

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
Michael Hamburger (1924-2007) EmptyHoy a las 02:24 por Lluvia Abril

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
Michael Hamburger (1924-2007) EmptyHoy a las 02:20 por Lluvia Abril

» EL JARRÓN
Michael Hamburger (1924-2007) EmptyHoy a las 01:47 por ingrid zetterberg

Junio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Michael Hamburger (1924-2007) Empty

3 participantes

    Michael Hamburger (1924-2007)

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45463
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Michael Hamburger (1924-2007) Empty Michael Hamburger (1924-2007)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 30 Jul 2023, 14:20

    .


    Michael Hamburger (22 de marzo de 1924 - 7 de junio de 2007) fue un destacado traductor, poeta, crítico, autor de memorias y académico germano-británico. Fue conocido en particular por sus traducciones de Friedrich Hölderlin, Paul Celan, Gottfried Benn y WG Sebald del alemán, y su trabajo en crítica literaria. El editor Paul Hamlyn (1926–2001) era su hermano menor.

    Vida y obra

    Michael Hamburger nació en Berlín en una familia judía que se fue al Reino Unido en 1933 y se estableció en Londres. Fue educado en Westminster School y Christ Church, Oxford y sirvió en el ejército británico de 1943 a 1947 en Italia y Austria. Después de eso, completó su licenciatura y escribió durante un tiempo. Ocupó un puesto en el University College London en 1951, y luego en la Universidad de Reading en 1955. Siguieron muchos otros puestos académicos en el Reino Unido y los Estados Unidos. Hamburger ocupó cargos temporales en alemán en Mount Holyoke College (1966–7), la Universidad de Buffalo(1969), Stony Brook University (1970), Wesleyan University (1971), University of Connecticut (1972), University of California en San Diego (1973), University of South Carolina (1973) y Boston University (1975) y 1977). Se instaló de forma permanente en Inglaterra en 1978, año en que se convirtió en profesor a tiempo parcial en la Universidad de Essex.

    Hamburger publicó traducciones de muchos de los escritores de lengua alemana más importantes, en particular poetas. Su trabajo fue reconocido con numerosos premios, incluido el Premio Aristeion en 1990 y la Orden del Imperio Británico en 1992. Hamburger vivía en Middleton, Suffolk, y apareció como un personaje en The Rings of Saturn de WG Sebald. Unos meses antes de su muerte recibió la visita de la artista Tacita Dean, cuya conmovedora película Michael Hamburger se centra en el hombre y su hogar y la unión del hombre y su huerto de manzanos.

    Las obras representativas incluyeron La verdad de la poesía (1968), una importante obra de crítica. His Collected Poems, 1941–1994 (1995) se basó en una veintena de colecciones. El propio Hamburger comentó con tristeza la costumbre que tienen los críticos de saludar la publicación de su propia poesía con un ritualizado "Michael Hamburger, más conocido como traductor...". Quizás irónicamente, su poesía original es más conocida en sus traducciones al alemán, por el poeta y traductor austriaco Peter Waterhouse. A menudo comentaba sobre la vida literaria: la primera edición de su autobiografía salió con el título A Mug's Game, una cita de TS Eliot, a quien Hamburger admiraba mucho, y a cuyo biblio - simposio del sexagésimo cumpleaños contribuyó con un poema epónimo de cuatro estrofas que cuenta su propia historia.

    Michael Hamburger fue honrado con el Johann-Heinrich-Voß-Preis für Übersetzung en 1964 y con el Petrarca-Preis en 1992. Murió el 7 de junio de 2007 en su casa de Suffolk .

    (Sacado de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] )


    *


    Algunos poemas de Michael Hamburger:


    De Collected poems (1941-1994):


    MUDANZA

    Perdida, la tierra mira hacia otro lado,
    la luz en la huerta vidriosa
    como los ojos de nuestra gata blanca
    que antes de que llegaran las camionetas
    se recostó allí y murió,
    dejando a la última de sus muchas crías
    en un matorral de zarzas, sin destetar,
    los pelos erizados, protestando.
    Y ella a quien enterré allí
    va merodendo por el pasto alto.

    Ella pertenece a la mole negra del olmo,
    el verde como plateado de los manzanos
    y el viento tenue que trae
    los mugidos de las vaquillas
    del campo en el que nació;
    sus prados son de suelo áspero, revuelto,
    el cobertizo para ordeñar y el granero están en desuso,
    las bisagras de los portones rotas;
    más allá las colinas, sus hayas
    amontonadas y acurrucadas, una gruesa nube.

    En la media luz tardía, la tierra
    nos deshereda por completo.
    De ramas viejas como un siglo
    por primera vez, por última vez
    caen peras demasiado maduras.
    Con el rabo en el aire, husmeando,
    las orejas paradas, sorda a mis llamados,
    de una casa vacía
    hacia el jardín del erizo, del búho,
    sale caminando una gata blanca.



    LA VIDA Y EL ARTE I

    para Denis Lowson

    "Una celda", responde cuando las visitas señalan
    las pequeñas y altas ventanas de la habitación en la que trabajo,
    una habitación sin vista. "Exactamente lo que necesito,
    la suficiente luz del día -no más- para hacer avanzar la lapicera,
    y ninguna distracción. Incluso los dos grandes olmos
    con sus congregaciones, disturbios entre razas y conflictos sociales,
    el interminables ir y venir de ardillas, grajillas y lechuzas
    para no ser vistas, sólo oídas."

    Me visitaste una mañana y bosquejaste el jardín,
    todo azul y negro con el volumen y la sombra de esos olmos.
    Enseguida ansié poseerlo (¿el jardín, el croquis?)
    y sobre mi escritorio clavé el silencio proveniente
    de la infinita conmoción de las ardillas, grajillas y lechuzas.
    Mi jardín cuelga de la pared: no hay distracciones.



    LA VIDA Y EL ARTE VI

    Erratas en poemas, sabandijas moteadas en mis parras,
    ambas perennes, no importa con qué minuciosidad las revise,
    las detecte, las arranque.
    Han desaparecido por un tiempo -
    para dedicarse a sorber la savia, marchitar la fruta apiñada,
    otra cosecha repugnantemente ennegrecida.
    Ambas minúsculas, arrasan
    lentamente donde una perforación mínima se vuelve mortífera
    con un moho que se desparrama, contaminación que mana
    por conductos hacia celdas que eran sonido.



    EN SEPTIEMBRE

    Lluvia y vientos poderosos. Poderosos vientos y lluvia
    después de muy poco calor.
    Las peras caen prematuramente, el trigo apisonado
    se va a pudrir, Los duraznos no van a madurar,
    aunque a través de nubes inquietas ahora destellan breves rayos de sol.

    Así es el clima: es inútil protestar.
    Y tanto, tanto más es el clima de lo que creemos.






    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 40546
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Michael Hamburger (1924-2007) Empty Re: Michael Hamburger (1924-2007)

    Mensaje por cecilia gargantini Dom 30 Jul 2023, 15:01

    Me visitaste una mañana y bosquejaste el jardín,
    todo azul y negro con el volumen y la sombra de esos olmos.
    Enseguida ansié poseerlo (¿el jardín, el croquis?)
    y sobre mi escritorio clavé el silencio proveniente
    de la infinita conmoción de las ardillas, grajillas y lechuzas.
    Mi jardín cuelga de la pared: no hay distracciones.





    Muy interesante este autor, amigo!!!!!!!!!!
    Volveré
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45463
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Michael Hamburger (1924-2007) Empty Re: Michael Hamburger (1924-2007)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 31 Jul 2023, 09:44

    Celebro que te haya interesado, Cecilia. A mi me sorprende y admira su conocimiento profundo de la naturaleza, en época de urbanitas.

    Un abrazo.
    pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45463
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Michael Hamburger (1924-2007) Empty Re: Michael Hamburger (1924-2007)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 31 Jul 2023, 10:18

    .


    JARDINERÍA I

    La mayor parte del tiempo es suficiente
    que se asome una punta verde
    que legitima tu libertad para ver
    el florecimiento del año que viene.
    Aun el terreno pelado, sin cavar,
    podría estar alimentando
    lentos bulbos de azucenas
    que diste por muertas.
    Si aparecen brotes
    debes estar alerta, por si miras para otro lado
    cuando la expectativa, satisfecha o evadida,
    se vuelve nula durante una hora, un día,
    una semana entera.
    Las novedades no son nuevas,
    excepto que fuera el pájaro, el viento,
    que trajo la semilla;
    al final
    tal vez te despreocupes,
    sea de las pasas, del trjgo,
    de la colombina del vecino
    o de las malezas -
    mientras crezcan.
    Nada es extraordinario
    excepto el rayo de sol, el juego de la luz
    en el follaje conocido de antemano.
    Eso te mantiene trabajando, a la espera -
    eso y la necesidad
    de aquello que crees te causa tedio:
    la continuidad,
    un lugar propio
    atravesado por el pájaro, el viento.



    EL SEÑOR AGUAFIESTAS CONTEMPLA SU LEGADO

    ¿Soy prudente, previsor? ¿Redacto un testamento?
    ¿Nombro herederos antes de que, aún más gagá,
    confunda las letras de mi nombre y las fechas?
    No es por mí que dude.

    Sí, tengo la casa, históricamente curiosa,
    sobre todo por las goteras, la decadencia
    de las vigas, los marcos de las ventanas, las junturas y fisuras
    que no se van a reparar. Si cada día de lluvia,
    sea silenciosos, sea vociferantemente furioso,
    corro a buscar razones para atajar lo que salpica y rocía,
    ventilar mis papeles empapados-yo, el necio que lo decidió-
    ¿cómo puedo dejarle a un ser querido mis caprichos,
    encomendarle esa casa, imponérsela con un testamento?
    Y sin embargo la continuidad lo es todo:
    esa pared escrita, torcida, emparchada, estropeada, rajada, agujereada,
    ese techo que se abomba pero, no sabemos cómo, no se viene abajo
    como los escarabajos, y el aserrín, desde las vigas,
    con mugre de años en las grietas que se ensanchan:
    quédese con eso, y lo que heredan es un trabajo penoso,
    irritaciones y sueños intranquilos.
    Véndanla, y la traicionarán con los planes
    de un restaurador que aniquilará el espíritu.

    Peor que eso es el terreno  que era un jardín, prolijo,
    el pasto raso, sin interrupciones excepto por el banco,
    el único límite, extenso, alineado por cercos rectos, petisos,
    sin árboles salvo un cortavientos alrededor de los bordes,
    y árboles frutales en la huerta, árboles útiles
    contra el cerco también, para mayor protección, y para halagar
    con la misma simetría a un gusto más estricto -
    ahora todo medio salvaje, más crecido y baldío,
    más abundante e indisciplinado, exuberante y áspero
    con matorrales a los que se les permitió emigrar desde el pantano;
    incluso sembrados o trasplantados; aunque fuera poco creíble
    cuidado y defendido con el cuidado de un jardinero
    que ahora se olvida cuánta naturaleza hay allí,
    cuánta intención, pero se esfuerza por mantener
    un acuerdo mutable que no podría explicar
    o delegar; acomoda y selecciona,
    y donde siente que debe, corta de cuajo y desecha...
    No, donde y cuando puede; es decir cada vez menos.
    ah, y en un terreno tan impaciente por hacer una regresión
    un breve descuido significa una zona totalmente salvaje,
    enredaderas elásticas, las redes divisorias se enmarañan,
    las raíces débiles se contraen, se estrangulan al enroscarse,
    muy pocas veces él se sienta o camina sin la necesidad
    de salvar aquello que está en peligro, examinar la ambición y la velocidad
    de plantar más bestiales, abortar la semilla que se dispersa.

    Y está el legado irreal, el literario,
    que debe ser administrado, y por alguien desconfiado,
    intransigente, como deben serlo aquellos
    que despejan lo real de la irrealidad,
    ¿Puedo afirmar que de mi legado
    alguien podrá vivir?¿Legar las aflicciones
    y las presunciones, con la esperanza de obtener
    subsidios de esta piedra de moler que se atarea póstumamente?
    ¿Un albacea? Nombrarlo a él, a ella, a ellos,
    como albaceas me resultaría reprochable -
    y hasta sería lento para esto, cuando el desgaste de la usura,
    no el uso o la creación, es la condición verdadera
    de todo comercio e intercambio, los cómputos
    llenan la superfluidad de mente y corazón.
    ¿Quién necesitará de sus confabulaciones y acuerdos oscuro, el arte?

    Como terreno amado, al afecto y al cuidado
    o a la disolución y al abandono
    les dejo el trabajo que no fue voluntario sino dado,
    las palabras tan poco mías como la tierra
    que, atendida, me ofreció recompensas no planificadas,
    descubrimientos, armonías, aproximaciones:
    para eso trabajé, y para ninguna otra dicha que esa.
    ¿Enumerarlos? ¿Repartirlos? ¿Mitigar su falta
    con mis activos, mis chucherías residuales?
    Les deseo lo mejor a las personas más cercanas y queridas,
    mis amigos conocidos y desconocidos - todos innombrables aquí.

    CODICILO

    No fui dueño de nada excepto de lo que se adueñó de mí,
    no poseí nada excepto lo que me poseyó.
    Fue encontrado, y lo encontrarás, y estarás allí
    ......donde, tuyo, podrá atestiguarme.



    ROBLE

    Lento ara crecer, tardío para que aparezcan sus hojas,
    y las hojas enteras oscuras, austeras,
    ni la flor ni el fruto es dulce
    excepto para la lengua áspera del arrendajo, de la ardilla y del jabalí,
    el roble tiene un impulso terrenal, cada rama duda,
    de pronto se elevan, de pronto se estremecen hacia un lado, se retuercen,
    sólo la masa de la parte baja del tronco mantiene
    una línea recta, sólo la masa de follaje amontonado
    logra hacer una forma de nudo y zigzagueos.

    Pero cuando los otros árboles, incluso el fresno de hoja tardía,
    el nogal crece lento, el haya y el tilo se ramas que se despliegan
    se balancean en el viento de verano, se inclinan el álamo y el sauce,
    sólo el roble se ve firme, en la inmovilidad esconde
    tocones negros de extremidades que enlazan o explotan desplumadas;
    y para la muerte reservan la sustancia más perdurable.

    Sobre tablones con cuatro siglos de antigüedad,
    curvados, aunque apenas usados, puedo caminar
    y, en palabras que no son de roble, las de mi tiempo, aplacadas,
    destacar aquellos que nunca fueron un monumento
    sino mera utilidad, y señalar el descrédito,
    la pérdida del árbol paciente, la pérdida de las destrezas
    que se ajustaban a la paciencia, dándole forma a la madera dura
    que sobreviva al trabajador y al usuario;
    cómo puede ser que con vigas de roble, carcomidas por los gusanos,
    esta casa de campo se sostenga, cuando el ladrillo y el yeso se han desmoronado,
    en ventanas batientes de roble descansan los cristales, reforzados con plomo,
    donde nuevos marcos, nuevas puertas, una mera tarea, se han podrido una y otra vez.



    EN LONDRES i

    En un momento pensé que mi centro
    era éste, en el corazón de una brújula,
    y la aguja tiritaba
    entre demasiados barrios y puertas.

    Ahora estoy sentado en un parque pequeño
    a unas pocas callea al oeste de la casa en la que murió mi padre -
    bombardeada, luego demolida;
    a unas pocas calles al este de la casa en la que murió mi madre -
    remodelada por extraños, con un tejado añadido
    al garaje que ella no usaba para ningún auto
    en sus cuarenta años de viudez.

    Las rosas han soltado sus pétalos,
    sólo resiste el estigma, pero no aquí:
    hacia el banco del parque
    caen flores enteras
    de un hibisco, blancas con el centro carmesí,
    y capullos que mañana
    habrán volado de las baldosas.

    Una hermana trabaja en otro barrio.
    Una hija trabaja en otro distinto.
    Un par de amigos permanecen en habitaciones que recuerdo,
    en calles todavía reconocibles.

    Muy abstraído en su presente, en su lugar,
    un viejo mira sin ver.
    A su lado las abuelas chusmean
    u observan a los pequeños que juegan,
    chicas venidas de todas partes hacen de niñeras,
    una pareja toma el sol, en silencio
    en medio del tráfico de cochecitos que dan vueltas -

    aislado, aislado todo,
    y cada isla a la deriva,
    cada costa se corre de lugar.
    Más allá de estas voces,
    las bajas, las altas, más allá
    de los ruidos más distantes, atenuados
    por los frentes de las casas, los arbustos,
    y el silencio que mantiene un hombre viejo,
    oigo como rompen las olas del mar.



    EN DUDA

    El mejor de mis libros nunca lo he leído,
    sólo sueño a sueño comprendí
    que había aparecido en alguna parte -
    pirateado, décadas atrás,
    versos o prosa escogidos
    por alguien más sabio que yo de trabajos que había traspapelado, olvidado,.

    He encontrado un ejemplar en mis propios estantes,
    la cubierta tan gastada,
    el título tan borroneado que apenas pude descifrarlo:
    DIARIO DE LOS APADRINADOS. ¡No es mío! ¡No es mío!
    Pero el nombre se veía encima, en tipografía impresa.

    Ya no lo leeré nunca.
    Póstumo desde un principio,
    estuvo siempre más allá de mis límites,
    su coherencia la misma que la de la oscuridad,
    su luz no alcanza para que pueda ver,
    intacta como está, definida.

    Déjalo caer otra vez en la perdición
    detrás de lomos de libros reconocibles.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45463
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Michael Hamburger (1924-2007) Empty Re: Michael Hamburger (1924-2007)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 31 Jul 2023, 13:01

    .


    De Intersections (1994-2000):


    LA JUBILACIÓN ANACRÓNICA DEL SEÑOR AGUAFIESTAS

    ¡Qué presunción disparatada! ¿Cómo, más versos?
    ¿Y para colmo póstumos, como deben ser
    los de aquellos que aún vivos viven en la posteridad?
    El hombre despedido ansía un coche fúnebre tirado por caballos
    ¿para honrar a quién? Al ritmo actual
    aquellos que pueden leer no estarán alfabetizados,
    sus aparentes horas de ocio ocupadas
    con planillas, códigos, publicidades proyectadas en pantallas,
    ignorando a los que han sido, a los que pudieron ser,
    que amaron, ansiaron, confiaron, cuidaron, trabajaron como esclavos y murieron,
    para ser devaluados en el gran abismo.
    ¿Una metanoia cultural? ¿En nuestro infierno
    donde el progreso, démoslo por descontado, va de mal en peor?
    Si no puedes venderte a ti mismo, tu trabajo no se venderá.

    Y sin embargo, y sin embargo: aunque el infierno no tenga fin
    nuestro infierno temporario debe empujar a la negación extrema
    hacia un punto cero en el que, tarde o temprano,
    incluso bailarines dopados modifiquen su ritmo y melodía -
    o se desvanezcan, exhaustos por la celebración
    de la velocidad que olvida, que se queda quieta.
    Si no lo hace otra cosa, la náusea limitará la ambición.
    Aunque la vanidad la desafiará cuando esté inflamada,
    los versos siempre llegan demasiado temprano o demasiado tarde
    a los agentes de la fama, a la camarilla que parlotea
    y que eleva o hunde un nombre; lo hacían cuando "crítica"
    le decían al plato que masticaban, después escupían,
    al menos leían los volúmenes que reseñaban,
    mientras que ahora sin ingerir pueden orinar.

    Piensa en el impublicado Hopkins, el poseedor
    de dos vocaciones, dones cruzados, mortificado por eso,
    capado por el silencio, doblemente célibe,
    luego ridiculizado también al ser nombrado profesor,
    cuando la pérdida acallada, dormida, era lo único que podía profesar,
    la fuente obstruida, la gracia tensa,
    ritmos y formas que sólo él había capturado -
    encerrado en el silencio mientras vivió, y enseñó
    hasta que al resurgir renacidas tras una larga demora
    sus oscuridades, sus iluminaciones, pudieran transmitir
    al fin a otros una noche y un día póstumos;
    en él hasta el acento y la aflicción eran capaces de bendecir.

    Déjala zumbar a la máquina pública de palabras.
    Pública o no -el "ambiente" convierte a las dos en lo mismo
    y deja que la verdadera obra sea lo que verdaderamente ha sido siempre,
    su identidad más allá del nombre del hacedor,
    una esencia de algo más, el combustible y la llama.
    Ignora el chismorreo. Olvida el bochinche.
    Te encuentras lejos de eso. Eres libre. Eres póstumo.



    LA VIDA Y EL ARTE XX1

    Arriba de la ventana junto a la mesa en la que escribo
    las avispas han creado un nido, un domo o pirámide invertida
    que se inclina hacia las formas flojas de Gaudí
    pero a fin de cuentas
    una obra maestra cuyo material
    no es más elaborado que aserrín que han succionado
    de los listones de nuestra casa o de los troncos del jardín,
    humedecidos con jugos gástricos
    compuestos en una pasta tan maleable,
    y tan adhesiva, a prueba del agua, del viento,
    como cualquiera que se consiga en el mercado. Una estructura no pensada para un milenio
    pero hecha para resistir lo que fuera necesario -
    más de lo que podría decirse
    de nuestras guarderías infantiles, fábricas, mausoleos,
    y, a diferencia de ellos, extensibles aun cuando son funcionales y están ocupados.
    En su construcción la auto-expresión
    se mezcla a la perfección con la practicidad,
    el frenesí creativo con el cálculo, una presciencia
    de la que, si pudiéramos, deberíamos aprender.

    Siempre y cuando, para nuestra especie, lo que se hace o fabrica no se convierta
    en un problema, el problema en un dilema,
    práctico, moral, estético y también metafísico
    como lo confirma la mitad de nuestra verborrea superflua
    (la otra mitad es tontería, ostentación, fraude).

    Mientras construyen, las avispas son pacíficas,
    están ocupadas, no entran por la ventana abierta,
    no me estorban mientras construyo con palabras.
    Pero si una vez que anidaron bajo tierra
    en alguna ocasión pongo sin querer un pie en el umbral
    me atacan en formaciones desarticuladas cada vez
    que entro al terreno que es mío
    con inyecciones que me desfiguran gradualmente, me incapacitan,
    me obligan a replegarme,
    se apropian de la fruta que perforan y pudren:
    guerras químicas, asaltantes, expropiadoras,
    y "parásitos", desde luego, para los propietarios de l que fuera, vivo o muerto.

    ¡Problema! ¡Dilema! ¿Debería dejar su arte natural
    colgado allí donde lo pusieron por razones que me exceden
    para mirarlo fijo, admirarlo, temerlo
    cuando, hacia el otoño, hayan modificado sus modales?
    ¿O debería entrometerme, destruirlo
    por una autodefensa preventiva que equivale a un infanticidio?

    Una voz solitaria en Asís se enfrenta con cánticos, bendiciones,
    a las deducciones de los hallazgos que trajeron a bordo del Beagle.




    De Wild and wounded (2000-2003):


    LUZ DE NOVIEMBRE

    Vientos en suspenso, el cielo despejado,
    estas cenizas brillan aún más encendidas,
    se colmaron días acortados,
    los colores de un faisán a los que un disparo no pudo dar.

    Ante su desnudez el arce púrpura empalidece
    hacia un rosa bermellón,
    los bordes de nubes que hubieran caído a la tierra,
    ante el bermejo que perdura todo el invierno
    un haya va hacia un amarillo dorado,
    una abundancia a medias mortal liberada de la necesidad:
    manzanas maduras en ramas peladas,
    moras, las rojas, las negras,
    la rosa mosqueta a contrapelo del tiempo,
    todavía no despojadas por el hambre durante la sequía -
    aunque empujados tierra adentro desde los bosques y los brezales
    regresan los pájaros más pequeños,
    los ciervos se atreven a acercarse más, una liebre
    se le ha animado a un seto para explorar
    en suspenso, el suspenso del año
    mientras leves como rayos de luna persisten los del sol,
    parecen crear pocas sombras, manchas informes,
    dejan este azul de genciana.




    De From a diary of non-events (2001):


    SEPTIEMBRE (PARTE 2)

    Las pequeñas campanillas del mirlo tardío, fácilmente pasada por alto,
    brotes de cabeza de alfiler entre el follaje de la mora silvestre
    de una palidez tan propia de las estrellas, tan de pronto se abrirán,
    una bruma blanca, galácticas, apenas más que adivinadas,
    semejante florecimiento parece de otro mundo
    si no fuera por la fragancia,
    el aroma de pachulí que quedó en una habitación vacía -
    esas oscuras hojas perennes, estrellas remotas con más probabilidad de erdurar.
    Viéndolas, sin embargo, con ojos que escapan del tiempo,
    otra vez sorprendido por auras que el aroma evoca,
    vértigos que un cronista arremolina
    de la-muerte-en-vida a la-vida-en-la-muerte, virando.

    Ahora tú abandonas, primorosamente... una voz repite
    desde este manto de penachos mortales,
    vocablos de paloma torcaza que traduzco mal
    y con alas amplias y enmudecidas
    un cárabo planea desde una rama escondida.

    No, no respondo, en la media sombra seguiré ganándome el sustento.




    De Circling the square (2004-2006):


    UNA PESADILLA

    Desde ninguna parte camina hacia mí
    este nadie de cara pálida,
    me entrega un libro grueso y flexible.
    ¿Un libro en rústica? Eso parece
    hasta que la portada se parte
    horizontalmente cuando paso sus páginas
    en busca del índice,
    un recordatorio de lo que pudieran ser sus contenidos.

    "Al fin, tus poemas", declara él.

    Hojeando veo
    borradores descartados durante décadas
    olvidados hace años,
    un desván tan abarrotado
    que incluso la paginación
    es la de hojas arrancadas
    y no puedo saber cuántas
    o cuáles encontró el carroñero.

    "¿Qué?", exploto y apenas evito
    arrojarle el paquete,
    "ha publicado mi papelera,
    no, un gran canasto de basura
    sin recoger, a la puerta de una casa
    sin dueños, sin inquilinos;
    no me avisó, no me consultó,
    no me envió ningún contrato, ni pruebas de galera.

    Se terminó la autoría
    con este barco pirata que hace agua.
    Antes de que un pasajero
    le pague por esta travesía alrededor de su ombligo
    hágame otro favor:
    una tira inamovible
    sobre el nombre castigado:
    que quede para siempre."

    Se encoge, no agrega palabra.
    En el silencio, la furia se diluye
    en una pesquisa, una conmiseración.

    "O, pensándolo bien, no lo haga,
    avergüence la vanidad
    de la pasión hecha para perdurar.
    Esas tentativas también fueron mías,
    mis desechos, mis abortos;
    y lo que a la larga perdura más
    es el olvido, anónimo o nombrado.
    De modo que gracias. DIsculpe la acusación".



    EL PASO DE LOS AÑOS VI

    Lo increíble del asunto: levantarse de nuevo,
    todavía a diario, con la primera luz del día
    por amor a este aire de invierno
    colmado de lo más vuelto menos,
    un abundante vacío,
    de cualquiera, ahora de nadie;
    salir de los desechos acumulados
    por la noche con las fermentaciones
    desecadas hace tiempo:
    inminencias, implosiones, éxtasis,
    madera promiscuamente atesorada,
    perpetuum mobile
    de caras de muertos, vivos en el sueño,
    por lugares innominados, no llegas nunca
    hasta que no despiertas, desafiando
    el peso de todos esos años,
    la atracción de la gravedad hacia la tumba,
    beber, bañarse, vestirse,
    y seguir trajinando, mientras obedecen las articulaciones dolidas,
    cuidar al árbol que se pasa de los límites,
    cavar, plantar, sembrar, podar, serruchar, despejar.
    Me visiten o no, ambos inaudibles,
    el solo agudo del reyezuelo, y la única llamada del chorlito superan en canto
    a las polifonías de siglos en la cabeza;
    de modo que para cualquier oído
    mantienen al frágil silencio bien alimentado.




    De Late (1997):


    ¿Y QUÉ SI LA NIEBLA OCULTA A LAS FLORES

    ¿Y qué si la niebla oculta a las flores,
    aquellas que persisten, jazmines blancos,
    la madreselva, el flox
    abriendo capullos para compensar
    por los pétalos caídos hace meses,
    rosas obstinadas, o si no
    retrasadas, cólquico,
    rosa o blanco, flores de nerine,
    incluso el jazmín de invierno
    cuyo amarillo pertenece a la primavera;
    y, escondido al mediodía
    en la penumbra de un tejo negro,
    los cien ojos del ciclamen,
    sin párpados, sin hojas, sin pestañear,
    mientras pasan los climas
    antes y después de los ralos
    y pálidos malva y azules
    de la asimilación de la margarita de otoño
    a la luz que es un perdurar,
    en la niebla de la transición?


    MICHAEL HAMBURGER, La vida y el arte. Antología poética, traducción de Matías Serra Bradford, Lumen 2013.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    A Amalia Lateano le gusta esta publicaciòn

    Amalia Lateano
    Amalia Lateano


    Cantidad de envíos : 3852
    Fecha de inscripción : 29/04/2022

    Michael Hamburger (1924-2007) Empty Re: Michael Hamburger (1924-2007)

    Mensaje por Amalia Lateano Lun 31 Jul 2023, 18:09

    Y QUÉ SI LA NIEBLA OCULTA A LAS FLORES

    ¿Y qué si la niebla oculta a las flores,
    aquellas que persisten, jazmines blancos,
    la madreselva, el flox
    abriendo capullos para compensar
    por los pétalos caídos hace meses,
    rosas obstinadas, o si no
    retrasadas, cólquico,
    rosa o blanco, flores de nerine,
    incluso el jazmín de invierno
    cuyo amarillo pertenece a la primavera;
    y, escondido al mediodía
    en la penumbra de un tejo negro,
    los cien ojos del ciclamen,
    sin párpados, sin hojas, sin pestañear,
    mientras pasan los climas
    antes y después de los ralos
    y pálidos malva y azules
    de la asimilación de la margarita de otoño
    a la luz que es un perdurar,
    en la niebla de la transición?


    MICHAEL HAMBURGER,



    Bello tu trabajo de compilación de este Poeta!!
    Besos
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45463
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Michael Hamburger (1924-2007) Empty Re: Michael Hamburger (1924-2007)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 01 Ago 2023, 03:06

    Muchas gracias, Amalia, por tu interés.

    Un abrazo.
    Pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Contenido patrocinado


    Michael Hamburger (1924-2007) Empty Re: Michael Hamburger (1924-2007)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Dom 23 Jun 2024, 14:12