Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1050646 mensajes en 47927 argumentos.

Tenemos 1579 miembros registrados

El último usuario registrado es Roberto Canales Camacho

¿Quién está en línea?

En total hay 53 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 53 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Ninguno


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» LA LITERATURA BRASILEÑA
Juan Antonio González Iglesias (1964- EmptyAyer a las 20:26 por Maria Lua

» Luís Vaz de Camões (c.1524-1580)
Juan Antonio González Iglesias (1964- EmptyAyer a las 20:21 por Maria Lua

»  FERNANDO PESSOA II (13/ 06/1888- 30/11/1935) )
Juan Antonio González Iglesias (1964- EmptyAyer a las 20:19 por Maria Lua

» VARIEDAD FRUTAL (ÓLEO)
Juan Antonio González Iglesias (1964- EmptyAyer a las 15:03 por Josefina Simón

» 2017-05-02 a 2017-08-21 SOMBRAS ADORMECIDAS: EL ENSOÑADO
Juan Antonio González Iglesias (1964- EmptyAyer a las 14:24 por cecilia gargantini

» CÉSAR VALLEJO (1892-1938)
Juan Antonio González Iglesias (1964- EmptyAyer a las 14:16 por cecilia gargantini

» 2009-05 LOS PÁJAROS DORMIDOS: PRIMAVERA IV
Juan Antonio González Iglesias (1964- EmptyAyer a las 13:05 por Pedro Casas Serra

» Justo Jorge Padrón (1943-2021)
Juan Antonio González Iglesias (1964- EmptyAyer a las 12:45 por Pedro Casas Serra

» LA POESIA MÍSTICA DEL SUFISMO. LA CONFERENCIA DE LOS PÁJAROS.
Juan Antonio González Iglesias (1964- EmptyAyer a las 09:23 por Maria Lua

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
Juan Antonio González Iglesias (1964- EmptyAyer a las 09:06 por Maria Lua

Julio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty

2 participantes

    Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45752
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 05 Mar 2023, 06:11

    .


    Juan Antonio González Iglesias Salamanca, 22 de septiembre de 1964)​ es un poeta y profesor universitario español en lengua castellana. Está incluido en las antologías poéticas Selección Nacional, última poesía española, de José Luis García Martín (1995) y en Feroces: muestra de las actitudes radicales, marginales y heterodoxas en la última poesía española (1998) de Isla Correyero. Tras su tesis doctoral Estudio del género del diálogo en autores latinos tardíos dirigida por Carmen Codoñer y premio extraordinario de tesis doctoral, completó su formación en teoría de la literatura y del arte en Florencia y en París (École des Hautes Études en Sciences Sociales). En la actualidad es catedrático de Filología Latina en la Universidad de Salamanca y correspondiente en Salamanca de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo (Málaga).

    Luis Antonio de Villena lo consideró en 2007 uno de los mejores nuevos poetas de España:

       Salmantino antiguo, pindárico moderno, amante de la flexibilidad, como cuerpo y energía, este refinado filólogo es un absoluto moderno. Pero también (y quizá por lo mismo) un claro disidente. […] Homosexual convencido del mejor y más cultivado "eros socrático", […] Juan Antonio se siente cristiano. Quizás heterodoxo. […] Su límpida, honda, clara, cinceladísima poesía [está] nutrida de tradición y cultura.
       Luis Antonio de Villena

    Galardones

       Premio Vicente Núñez en 1993.
       IV Premio Internacional de Poesía Generación del 27
       XIX Premio Loewe
       Prix des Découvreurs 2014
       XXXVI Premio Internacional de Poesía "Ciudad Autónoma de Melilla" (2014)
       Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma 201

    (Sacado de https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Antonio_Gonz%C3%A1lez-Iglesias )


    *


    Algunos poemas de Juan Antoni0 González Iglesias:


    De La hermosura del héroe (1994):


    ES UN RIESGO EN SI MISMA LA HERMOSURA

    Es un riesgo en sí misma la hermosura.
    Mas ¿qué haremos con ella? ¿Acudiremos
    al tasador de objetos valiosísimos?
    ¿O dejaremos que se desvanezca
    delante del sediento alucinado
    que no es sino el desierto de sí mismo,
    que no es sino el oasis de sí mismo?

    Lo inalcanzable tiende al espejismo.
     


    BOLLYCAO BOY

    Del polideportivo a la salida
    orgulloso de quince cicatrices
    bandolero grumete de pirata
    cachorro del amor espiritual
    busca entre su desorden la merienda

    El caos de tu mochila ¿quién lo nombra?
    canicas camisetas cromos cartas
    gruesos rotuladores fluorescentes
    cordones la revista dos cartuchos
    de combativos juegos informáticos
    En cuidadoso estuche cual secreto
    los preciosos cristales
    que cubren tu miopía maravillosa
    el slip fabuloso de repuesto
    tal vez ya tu primer preservativo
    publicitario. Al fin el bollycao
    puesto por mamá joven y atractiva
    el bonobús las llaves la toalla
    el libro de latín de segundo de bup...

    Feliz el que te dé clases particulares
    y en la brutalidad de tus labios escuche
    la frágil hermosura de la rosa rosae



    CALIFORNIA DREAM

    Tu cuerpo como espada al sol relumbra

    Miguel de Unamuno

    Tras las gafas de sol se despereza
    la mirada por ti, por el portento.
    El aire a tu hermosura da aposento
    sobre el temblor donde la playa empieza.

    Mayoral de hermosura, tu cabeza,
    el torrente del torso fuerte y lento,
    húmedo el bañador breve, violento
    que a tu morena piel se abraza y reza...

    Mientras con temblor íntimo y rabioso
    el aire se destruye en tu mirada,
    relámpago moreno en la dorada

    playa cercana a Málaga, es hermoso
    recordar presentir como reposo
    que algún día seremos sombra y nada.



    AFTER SHAVE

    Rayo de sol. Desnudo como alguno
    de los dioses del mar, ante cristales
    sonríes. Vas abriendo manantiales,
    juvenil descendiente de Neptuno.

    Desprendes el alud. La mano sube
    al rostro gobernada por espumas.
    Flotando breve distribuye brumas
    blanquísimas, así, barba de nube.

    Embozado en la albura del relieve,
    bellísimo de amor, barbado en nieve,
    vas retirando el suave, sutil peso.

    La piel, tan arriesgada, expuesta al beso,
    siente toallas mullidas cómo llegan
    y el gozo de las gotas que te riegan.



    RARA VEZ LA BELLEZA ES SUBVERSIVA

    Rara vez la belleza es subversiva.
    Rara vez la hermosura
    es calidad moral.
    ..............................Sólo en el equilibrio
    cuando ya no es belleza transmitida
    y
    todavía no es belleza transmisible,
    cuando
    es sólo mensurable con las manos
    de otro. Y aun así
    no siempre el brote nuevo el miembro nuevo
    recibe el sorprendente
    regadío
    de la savia rebelde.

    Rara vez la hermosura
    alcanza cualidad de delincuencia.
    Pero cuando sucede
    ¿cómo no estremecerse ante el milagro
    de la mirada peligrosa, el guiño
    que el instinto ha enseñado, la cultura
    y la naturaleza en alianza,
    movidas a esplendor dentro de un cuerpo?

    Fuera también del cuerpo. Sobre el mundo.
    A la vez luminosa y destructiva
    la hermosura del héroe
    .......................................como el rayo
    como viva señal de lo divino.




    De Esto es mi cuerpo (1997):


    DEL LADO DEL AMOR DUERMO MI CUERPO

    This is a puzzling poem
    G. Williams, sobre la Oda III 2 de Horacio

    Del lado del amor duerme mi cuerpo
    desde niño. He cumplido
    30 años. No escribo mi futuro
    ni mi pasado. Sea
    la medida de todo el corazón.
    He cumplido también sueños y miedos.
    Sea también. He pisado
    un septiembre de lágrimas, amargo
    como frontera atrás, como vendimia
    irremediable. Yeso era el dolor.
    Ahora he comprendido
    que es necesario el ciervo, y es necesario el tigre.
    Afirmo todo aquello que negué.
    Cómo me salvaré sino queriendo.
    He tenido al que fui
    con 19 años en mis brazos
    y lo he visto feliz. He percibido cómo
    mi cuerpo transmitía
    esa felicidad,
    que iba de mis labios a sus labios,
    de mi torso a su torso, de mi piel a la suya.
    Sé que los iletrados y los tímidos
    conocen la verdad. Pierdo mi tiempo
    dejando este reguero
    largo de sílabas, porque movido
    a resplandor, resuelto
    en poema, será
    inapagable luz
    que llegará algún día
    hasta el oscuro centro de tus ojos.



    MARGEN AL RESPLANDOR

    Margen al resplandor: eso es poema.
    Tiéndete en la postura de los sueños
    con la garganta hacia las estrellas.
    Acuérdate del ciervo y del latido.
    Existe lo sagrado. Otros lo nombran.
    Tú y yo lo enviamos como un número
    de veces por minuto al laberinto
    azul que somos y desconocemos.
    Existe la violencia. Mis dientes la construyen
    en la tierna voluta del sentido
    que lleva hasta tu alma mis palabras confusas.
    Existe la dulzura. Es tu mirada abierta
    para mí en la mañana, tomada nota de
    todo lo que te voy diciendo. Existe
    el dolor. Es tu cuerpo que estuvo junto al mío
    una noche en París, y he aprendido
    que no estará ya más, hasta el alegre
    amanecer de la resurrección.
    Existe la esperanza, que alborota
    mi corazón tan sólo de pensarlo.
    Y la felicidad, que aguarda en el futuro
    y equivale al aliento de las cuatro estaciones,
    y a su brisa las hojas y los hombres
    se someten. Existe
    la gloria intraducible del abrazo,
    que duerme en la campana, suspendida
    de esta torre intranquila de palomas.
    El amor, que es un caliz simultáneo y volcado.
    Lo inesperado. Este muchachito
    desconocido que en la discoteca
    me comunica sonriendo: somos
    los reyes de la pista.
    Todo aquello
    que no se dará nunca por vencido.
    Yo mismo, que perduro porque estoy
    habitado de amor como los árboles.
    Y tú, que eres mi imagen (yo la tuya),
    porque estás descifrando estas extrañas
    imprecisiones de vocabulario.
    Esta pradera en la que nos amamos.
    Largo será el catálogo, el fulgor
    de uno en el otro, igual que un dimidiado.
    Tiéndete en la postura de los sueños
    con la garganta hacia las estrellas.
    Margen al Resplandor. Esto es poema.
    Decir, como alguien dijo, Esto es mi cuerpo.
    Contribuir al caos
    ...................................con más luz.



    POEMA PLENO DE AMOR PARA ELENA FERRER

    Imagina que todas las mujeres
    y que todos los hombres de este mundo
    fueran maravillosos
    como tú y como yo.
    Imagina también lo cierto. Sueña
    lo que existe. Aventúrate
    a calcular el número (sometido a la hermosa
    indeterminación de lo imposible)
    el número de todos los hombres y mujeres
    que son como nosotros y con sus pasos hacen
    transitable la tierra.
    La serie limitada, imagínatelos
    uno a uno,
    igual que te imaginas a ti misma o a mí,
    diversos de nosotros, de sí mismos,
    inaprensibles siempre,
    libres frente al gobierno, que no sabe que existen.
    El número variable de los maravillosos.
    Nadie los censará, aunque bien sabemos
    que no son infinitos.
    Nacen y mueren. Pero ésa no es
    su variación. No puede
    destruirlos con todos sus abusos
    la estadística. Ellos
    suman su ser al de los animales,
    incorporan su ser al de los astros,
    traen las constelaciones tatuadas
    en el iris, y esperan
    esperan nada más, como los pájaros.
    Desde el centro más íntimo
    se reparten en forma de lirio sus arterias:
    así guardan su cuerpo entero en una lágrima,
    o celebran de pronto la anchura de la vida.
    Así que no podemos decir ni una vez más
    que no pertenecemos a este mundo,
    porque nosotros somos este mundo,
    porque somos reales, tan reales
    como los que administran
    la realidad, o más, porque nosotros
    somos la claridad.
    Por eso yo declaro
    que lo maravilloso, la inocencia,
    esa felicidad que a veces somos,
    la hermosura extendiendo su luz sobre la tierra,
    todo lo que soñamos
    sucederá algún día,
    porque nosotros hemos sucedido.



    QUE VIENEN EN SU CASO A SER CRUELES SINÓNIMOS

    Ahora que, otro milagro, los milímetros ponen
    sus labios al alcance de los míos, un instante
    -que le será invisible- detengo la secuencia
    para gozar, sentir que me estaba muriendo
    por probarle los dientes uno a uno, la forma
    y el sabor, por tocar con la lengua despacio
    el relámpago vivo, la sierra diminuta
    con la que hiere al mundo cuando muerde o sonríe.



    NO SERÉ NUNCA UN LÍDER

    la verdad de nuestro radical deseo de cambio
    no debe basarse en el grito de slogans, sino en
    una manifestación de nuevas formas activas

    KEVIN POWER

    No seré nunca un líder. Pero a cambio
    soy el amor, lo elemental, la suma
    del equilibrio y el desequilibrio,
    el sueño que se cumple. De las formas
    de destrucción prefiero el fuego, o
    su alta forma, la aniquilación.
    De los signos que son inteligibles
    descifro solamente los del tigre.
    Aquí en el corazón lo traigo todo.
    Soy verdadero. Admiro a ciertos seres
    como 106 Kid, tapicería
    vaquera. Me enamora cómo silba
    frente a las fuerzas de orden. Y desnudo.
    En los ratos de encuentro con mi especie
    consumo hermosos desnatados que
    se reflejan en mí, que me deslumbran
    del mismo modo que deslumbra toda
    contraprogramación. Así estrangulo
    a este tangente atleta en un abrazo
    hecho de fuerza, para compartir
    con él la auténtica inmortalidad,
    la que sólo el amor confiere. No
    tenemos ya costumbre de nombrar
    así al amor pero yo anuncio que es
    exactamente eso. Me complacen
    sus bíceps, aunque no más que los míos.
    Es para mí. Yo soy para mi amado.
    Él es mi holografía acariciable.
    Crezco en su piel. Recorro su latíssimus
    dorsi, tiento el vigor de su carótida.
    Somos dos animales del verano.
    Simétricos atlantes, sostenemos
    el dintel transparente del futuro.
    Engendramos mejor que los que engendran.
    La brisa del Espíritu nos mueve.
    Somos el álamo y el río que fluye.
    Somos la lluvia, sí, somos la lluvia.
    Nosotros somos la naturaleza,
    y una sola palabra de los príncipes
    destruye toda la sabiduría.
    Una sola palabra de los príncipes
    declara inexistente el universo.
    Amo la tradición, sueño de un sueño.
    Mi beso es más potente que cualquiera
    de las sentencias o las leyes porque
    es una unión que modifica el cosmos.
    Mi instinto puede más que cualquier libro.
    Soy poeta en el silencio del abrazo.
    El amor masculino es intocable.
    Somos iguales. Nuestros cuerpos tienen
    0% de materia grasa.



    DÉJAME QUE TE ABRACE, AHORA QUE TODAVIA...

    Déjame que Te abrace, ahora que todavía
    tu piel no lleva escritas las mentiras del mundo
    y tus labios son sede sólo de la hermosura.
    Porque sólo he querido ser bueno y verdadero
    y tú puedes hacerme, déjame que te abrace.



    A TI QUE LLEGAS AHORA A ESTE POEMA

    para José María Alamar Belloch


    Territorio de nadie, no man’s land,
    era esto antes de que yo llegara.
    Y nadie lo ha pisado más que yo,
    hasta que tú has venido.
    Aquí el cielo es tangible. No hay metáfora.
    La cúpula sencilla del iglú.
    Nosotros dos y el fuego.
    La alfombra del amor, pisémosla.
    La habitación oscura
    de los adolescentes.
    Ahora estamos tan cerca
    que mis sueños se mezclan con los tuyos.
    Siéntelo bien. Recuerda que esto sólo
    les pasa a los que duermen abrazados.



    ESTO ES MI CUERPO

    Esto es mi cuerpo. Aquí
    coinciden el lenguaje y el amor.
    La suma de las líneas
    que he escrito ha dibujado
    no mi rostro, sino algo más humilde:
    mi cuerpo. Esto que tocas es mi cuerpo.
    Otro lo dijo
    mejor. Esto que tocas
    no es un libro, es un hombre.
    Yo añado que esto que te toca ahora
    es un hombre.
    Soy yo, porque no hay
    ni una sola sílaba que esté libre de amor,
    no hay ni una sola sílaba
    que no sea un centímetro
    cuadrado de mi piel.
    En el poema soy acariciable
    no menos que en la noche, cuando tiendo
    mi sueño paralelo al sueño que amo.
    No mosaico, ni número, ni suma.
    No sólo eso.
    Esto es una entrega. Soy pequeño
    y grande entre tus manos.
    Ésta es mi salvación. Éste soy yo.

    Este rumor del mundo es el amor.


    Última edición por Pedro Casas Serra el Dom 05 Mar 2023, 16:19, editado 1 vez

    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 40743
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Re: Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por cecilia gargantini Dom 05 Mar 2023, 15:26

    Qué buen poeta, querido Pedro!!!!!!!!!!!
    Me gustó muchísimo!!!!!!!
    Besossssss y graciassss siempre
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45752
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Re: Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 05 Mar 2023, 16:04

    Muchas gracias por tu interés, Cecilia.

    Un abrazo.
    Pedro

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45752
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Re: Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 05 Mar 2023, 16:28

    .


    De Un ángulo me basta (2002):


    ACEPTO QUE BELLEZA ES LA FULGURACIÓN

    Acepto que belleza es la fulguración
    natural de las cosas naturales.
    Me digo que tus dientes mostrados en sonrisa
    son eso. Que tus ojos me dan tanta dulzura
    porque cumplen remotas instrucciones gen éticas.
    Que tu cuerpo de hombre con mi cuerpo de hombre
    construyen un lugar necesario en el mundo.
    Que nada extraordinario hay en dos que se aman.
    Pero, cuando te abrazo una noche tras otra
    y me encuentro tu pulso a oscuras en cualquiera
    de los puntos que laten en tu cuerpo dormido,
    cruza por mi cerebro la palabra milagro.



    ALGUIEN ME HABLA DE UNA BIBLIOTECA

    para Agustín Ramos Guerreira

    Alguien me habla de una biblioteca
    que ya está proyectada. El arquitecto
    es portugués y minucioso. Un cubo
    abierto por un lado, los cristales
    solares. Geometría en los espacios
    donde algún día estudiaré con todos
    estos ascetas y estos animales
    fabulosos. Los panos están lejos
    en otro mundo. Hay sensualidad
    en el contrato: el arquitecto quiere
    diseñar él los muebles, las taquillas,
    hasta el último útil. Armonía,
    cuánto cuidado para no romperte.
    Cuánta belleza en lo que no está hecho,
    en lo que todavía puede hacerse
    bien. Cada obra de arte concebida
    con tanta precisión es una forma
    de humildad y optimismo. Hacia ella va
    mi difusa esperanza cosmológica
    esta mañana, en este bar ruidoso.
    Alguien me habla de una biblioteca
    y yo siento el placer de las cosas futuras.



    DIGO LO QUE ME DICTA MI CORAZÓN SERENO

    Homenaje a Darío Jaramillo
    a partir de unas palabras de Ezra Pound


    Otros escriben para desconcierto
    de las generaciones actuales
    y venideras. Yo
    Sólo aspiro a que alguien
    (no necesariamente en el futuro)
    en alguna cultura muy antigua
    me comprenda.



    CAPOEIRA

    Felices los flexibles.
    Sus tobillos son súbitos
    puntos en el espacio, como estrellas fugaces
    en el atardecer. Sus pies alados
    no pisan las cabezas de los hombres
    porque no quieren. Cercan,
    sobrevuelan los cinco centímetros de aura
    donde el otro se guarda.
    ........................................Nadie
    diría que han estado durmiendo hasta hace poco,
    que han trabajado duro a lo largo del día,
    o han estado metidos en rollos malos, porque
    ahora
    levantan un tobillo por encima
    del horizonte
    y con el otro pie tocan la tierra.
    Así proyectan arcos instantáneos,
    con las extremidades inferiores.
    Son preferibles a los arquitectos,
    y a los programas de diseño gráfico
    más potentes. Benditos
    los acróbatas nuevos.
    Luchan de dos en dos, como los que se aman.
    Se atrapan mutuamente en un deseo
    que los hará volver. Con golpes inaudibles
    se aproximan. Se alejan de los demás mortales.
    Tan simbólicamente
    tan intrincadamente
    combaten, que los ángulos
    los pantalones blancos de algodón intangible
    las líneas y los músculos euclídeos
    trabajan
    como instrumentos de alta precisión
    al servicio de una sorprendente pureza.
    Nada les interrumpe durante media hora.
    Jóvenes conflictivos de barrios marginados
    cada tarde reducen a cero la violencia.
    Felices los descalzos
    que conocen a ciegas
    el número perfecto de la arena.
    Nadie más libre que estos descendientes
    de esclavos.
    Felices los flexibles.



    NO ME INTERESA LA TRADICIÓN DÉBIL

    No me interesa la tradición débil
    de la literatura. Este verano
    leo a san Agustín, a Maquiavelo,
    Thomas de Quincey, Esquilo,
    Umbral o Montherlant
    o simplemente Góngora.
    No me interesan los emperadores
    modernos que firmaban
    su abdicación a lápiz, por si acaso.
    Tampoco quienes pliegan el periódico
    para no ver algunos titulares.
    Esta tarde tenemos
    que pasar a la acción urgentemente.
    Desandar el sendero de la serenidad
    con las personas de temperamento
    irregular, con hombres
    de cuello grueso y moreno, en el que se marque la carótida,
    de cabeza viril y saludable.
    Tener con Dios la misma relación
    que dos osos que luchan en la cueva.
    Un poema violento ¿a qué equivale?
    No me interesa la sabiduría
    sino la conmoción.
    Me interesa el kilómetro
    despedazado, el campo de relámpagos
    de Walter de Maria, los lugares
    humildes donde acudo a esperar lo sublime.
    Mi maestro me ha enseñado
    que hasta la erudición es una forma
    de la sensualidad, y que el adobe
    se puede volver seda en la estructura
    de la sintaxis.
    Ya sólo me interesa
    ser igual que Walt Whitman,
    un puro protoplasma literario,
    un organismo simple que se comunica
    de manera directa con el mundo.
    Me interesan tus piernas, tu cintura,
    tu torso receptivo de claridad.
    Tu paquete que crece debajo de mi mano.
    La aristocracia de tus dientes
    como un puñado de naturaleza.
    A los treinta y seis años
    ya sólo me interesa el amor.



    SNOWBOARD

    Estos surfistas de la nieve forman
    una nueva carnada de animales de invierno.
    Dedican sus horas a la nieve virgen
    y a sus tablas de surf. Trazan estelas
    entre los pinos. Su acrobacia agota
    las posibilidades laterales
    de la montaña. Cuando llegue el verano
    a bordo de sus coches de colores intensos
    buscarán una playa y el significado
    de los nombres antiguos de los vientos.
    Ahora sobre sus bocas carnosas
    fosforece de vida el protector labial.
    Navacerrada los recibe este fin de semana.
    Ni siquiera sus horas vulgares son vulgares.
    Es cierto que ya no son héroes
    sino metáforas de héroes, pero
    siguen desconociendo el color de la melancolía.
    Como los meteoros
    construyen y destruyen sus caminos.
    En el bosque absoluto solamente la tarde
    los encuentra. Se aturden en las sendas
    nunca pisadas. Dejan
    sus marcas esperando que nadie las transite
    hasta que nuevos copos borren cualquier memoria.
    Hemos de confiar en la hermosura
    que no veremos nunca, en las sigmas efímeras
    que escriben los surfistas de la nieve. Cursan
    itinerarios tan imprevisibles
    como los que dibujan las arterias
    bajo la piel. Existen armonías
    que no percibiríamos
    sin las celebraciones
    del arte pop. A veces
    está muy lejos nuestra plenitud
    del lugar que habitamos. Otros son
    los que sustentan nuestros sueños. Ser
    contemporáneos quiere
    decir sólo que somos
    simultáneos de todo nuestro tiempo.
    Por eso algunos días
    logran esta humildad insuperable. Apunto
    estas líneas en una
    caja de Telepizza. Son fragmentos de frases,
    los periodistas de Madrid Directo
    las dicen en la hora de poniente
    enfocando las torres de una ciudad de fuego.
    ¿Es esto lo que siempre
    se ha llamado belleza?



    FRANCESCO

    Homenaje a Alvaro Pombo

    Relajado.
    No jerárquico, ajeno
    a las categorías.
    Simple, indocto, desnudo
    sobre la nieve. Súbito.
    Homogéneo.
    Primero en la pobreza, en la fiesta del frío.
    Abstracto, delicado, limpio de corazón.
    Dueño de una montaña diminuta.
    Monócromo, concreto,
    carne sobre la tierra.
    Audacia y sencillez donde descansan
    los intelectuales.
    Enamorado, herido
    cinco veces.
    Solar. Aventurero.
    Indistinto del cosmos.
    Astronauta de humilde
    escafandra. Teorema
    tranquilo, de una línea.
    Sorpresa de los atlas.
    Nombre puro de amor
    junto al océano.
    Colega de los pájaros.
    Lobezno.
    Hermano de las cosas.
    Criatura.
    Poeta.


    AUTORRETRATO COMO ASCETA INCONSCIENTE

    Hoy beberé contigo en copa corta
    el vino humilde que guardé hace un año
    para ti.

    Horacio, traducido
    por Luis Javier Moreno

    Desconozco las marcas de los vinos más caros.
    Ungaretti es la única denominación
    de origen que respeto.
    Estoy entrenado para respirar aire.
    He dormido en el suelo, he comido en el suelo.
    Con un trago de agua mineral
    honro a Píndaro. Expongo
    mi cuerpo entero
    a la temperatura diferente
    de las cuatro estaciones.
    Tomo mi vocabulario del atletismo.
    No me enamoro de mi propio zeppelín.
    He pedido limosna a las estatuas
    muchas veces: estoy acostumbrado
    al fracaso, aunque sé
    que Juan Ramón Jiménez
    no tuvo más sustancia que la que tengo yo.
    Así de claro: tengo
    una idea radical de libertad.
    Igual que un poeta arcaico,
    maldigo las monedas una a una, el dinero.
    Igual que un poeta arcaico, sin embargo,
    celebro la riqueza y la pobreza
    porque son dones. Para leer a Horacio
    un libro de bolsillo. Eso me basta.
    Bibliofilia y tesoros, para otros.
    Mis lujos se consiguen con dos euros.
    El universo está pintado a mano,
    asegura un rapero. Lo suscribo.
    No soy un novelista. Yo no invento.
    No puedo permitirme la mentira
    en esta relación. Doy mi palabra.
    Serenidad: un litro en mis arterias.
    Algo hay
    de revolucionario
    en la felicidad del silencioso.
    Me muevo en los extremos invisibles.
    Algunos días tomo, para volver a casa
    el camino más largo.
    Otros días elijo diagonales.
    Fuera de aquí no logro
    explicarme. Además de torpe, soy
    un asceta inconsciente.



    APOLOGÍA DE LOS MELANCÓLICOS

    para Guillermo Carnero


    Quienes excluyen a los melancólicos
    del lugar de la fiesta, se equivocan.
    El melancólico contribuye al equilibrio de la creación.
    Su detención prepara la plenitud de otros
    igual que la alternancia entre aliento y aliento
    desemboca en esperma.
    Su electricidad estática es superior a la energía visible.
    Él es el que establece la belleza,
    el que con su atención restituye a las cosas
    sus relaciones simples y las convierte en mundo.
    En el centro imperfecto de toda multitud
    el melancólico lleva hasta sus últimas consecuencias
    su condición de único.
    No toma posición donde se cruzan
    los haces de las luces, sino en las escaleras
    a la altura inminente de la ceniza. Mientras
    los otros se desplazan, primordiales
    átomos que no saben hacer sino moverse,
    él organiza el espacio con el despliegue de su amor.



    NUESTRAS IMPERFECCIONES NOS HACEN
    MERECEDORES DE AMOR

    Nuestras imperfecciones nos hacen merecedores de amor.
    De un modo inexplicable hemos adquirido esa sabiduría
    inaccesible a los conferenciantes.
    Sin miedo constatamos que somos el reverso
    del dolor absoluto de las cosas.
    Toda melancolía anterior está consolidada
    en algún almacén, donde por fin
    tiene sentido. Ha llegado la hora
    de nuestro verdadero crecimiento.
    Esperamos el fuego que será.
    Lo llamamos futuro.
    En el atardecer formamos parte
    del sol. Somos un barco.
    ......................................Y un momento
    nos hemos detenido en la felicidad.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45752
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Re: Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 06 Mar 2023, 14:36

    .


    De Selva de fábula (1995-2002):


    OTOÑO

    Dicen que son azúcares aislados que se oxidan
    y producen esta ocre fragilidad. Que es
    el ángel que anualmente te recorre por dentro
    y una a una tus hojas toca con su exterminio,
    la savia retirada, el poema recitado
    hacia atrás, hasta el fondo, escondiéndose dónde
    (dime en qué madriguera se refugia el latido
    aguardando el instante de asaltar primaveras).
    Sincronizara yo mi muerte con la tuya
    para cumplir contigo mi sueño de ser nuevo.
    Entretanto me basta tu hermosura. Muy pronto
    comenzará el otoño imperceptiblemente
    a escandir en monedas el oro de tu fronda.



    EL RÍO, AL QUE LO AMA DESDE EL PUENTE...

    El río, al que lo ama desde el puente,
    le trae el otoño en islas repartido.
    El oro se prodiga y da sentido
    al mes, a su hermosura incandescente,

    fronda a fronda prendiendo. Hacia poniente
    corre la transparencia. Alto, aterido,
    el álamo se mira. Y hay un nido
    tejido junto al junco grácilmente.

    Todo ahora fluye. Todo está en reposo.
    (Ánade inesperado: cauteloso,
    interfiere el cristal que se apresura,

    para sumarse a su premura, para
    ser gamuza impalpable que pasara
    sobre la fugitiva plata pura.)



    LETANÍA DE LA TORRE

    Cariátide del aire.
    Llamarada.
    Memoria de la alondra.
    Colmo de la columna.
    Columbario.
    Perpendicular río.
    Cielo en pos de más cielo.
    Saeta exenta.
    Incisión.
    Desplegada voluta.
    Tersura matinal.
    Extremo del asedio.
    Exactitud.
    Leve gran pesadumbre.
    Gravedad.
    Admiración.
    Alumbramiento.
    Éxtasis
    de los signos.
    Como todo lo hermoso, destructible.
    Como todo lo hermoso, todavía
    no destruida.
    Abatimiento
    en potencia.
    Demolición soñada,
    presentida.
    Proyecto puro.
    Triunfo del amor.
    Visión intraducible a ningún logos.
    Victoria del espíritu.
    Recitada a la altura, letanía
    engendradora de serenidad.



    ARRIBA, DONDE PONE LA TORRE SOLEDAD

    Arriba, donde pone la torre soledad.
    Plantaremos allí cuatro cipreses
    de piedra decreciente
    coníferas de fuego, como lenguas
    como una llamarada inapagable.
    Pinos con otra escala,
    otro tronco, otras ramas, otras hojas,
    dan escolta, podada crestería,
    a la copa
    al seto insometido
    insumiso a las leyes de los cuatro elementos.
    Tienden alta emboscada
    a cigüeñas, a pájaros. Aparte
    de ellos, que nadie suba
    a los cuatro cipreses de la piedra.



    RÍO CANDADO

    Escaramuzaron arcabuceros
    sobre la mar helada

    FERNANDO ÁLVAREZ DE TOLEDO Y PIMENTEL,
    GRAN DUQUE DE ALBA
    en una carta al Rey Don Felipe II

    Este invierno por fin he caminado
    sobre el río. Otros jugaron
    un partido de fútbol sobre el hielo.
    Cada mañana de los siete días
    en el nombre de enero,
    yo bajé a caminar sobre las aguas
    a sentirme muy cerca de los peces,
    a mirarlos, borrosos bajo el rudo
    vidrio que a mediodía se quebraba
    dulcemente. Había
    esperado algo más de treinta años
    el milagro del frío,
    perdido en un remoto
    relato de mis padres.
    Pensé, como los sueños,
    que no se cumpliría.



    MALDITO EL QUE DERRIBA LA CASA
    DE LOS PÁJAROS

    Para Juan Carlos Mestre

    ENTENDEMOS X ECOLOGISMO
    Un movimiento socio-económico
    Basado en la idea de armonía
    Del ser humano con la naturaleza
    Que lucha por una vida lúdica
    creativa pluralista igualitaria

    NICANOR PARRA

    Maldito el que derriba la torre de los pájaros.
    Maldito el que profana los lugares sagrados como el bosque absoluto
    y el río absoluto y la isla absoluta.
    Maldito el que no comprende que un árbol es alguien
    muy anterior y muy superior a un concejal.
    Maldito el gobernante sin amor, sin ternura.
    Maldito el poderoso despiadado.
    Maldito el ignorante que ejerce su poder contra los indefensos y los débiles.
    Que sepa que nosotros hablamos en nombre de los árboles,
    en nombre de los pájaros y de los peces.
    Maldito el que dice defender la tradición y el pasado,
    cuando no es capaz de conservar los tesoros del tiempo
    y no respeta la ancianidad de los árboles.
    Maldito el que despoja a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos
    de la serenidad de la naturaleza.
    Maldito el que destruye la ternura de la savia.
    El que tala, el que lleva la muerte al corazón de la vida.
    Maldito el que clava su hacha en el corazón palpitante de la ciudad.
    Maldito el asesino de los álamos,
    el que excluye la sombra de la faz de la tierra,
    el que prohíbe con sus crueles decretos la belleza del amanecer y del ocaso.
    Maldito el enemigo de la primavera,
    el que mata una a una las hojas de los árboles.
    Maldito el que derriba la casa de los pájaros.



    QUE NO TODO HA DE SER URBANIZADO

    Porque quiero que sigan
    los peces a su aire o a su agua
    renuncio aquí a los nombres. Y me quedo
    con los peces. ¿Acaso no va a haber
    un rincón en el mundo que se salve del mapa?
    ¿No va a quedar ni un punto del planeta
    ajeno a GPs, feliz, sin cobertura,
    sin idioma que cubra el movimiento
    de los seres más simples en su selva de fábula?




    De Olímpicas (2005):


    CICLISMO OLÍMPICO

    para mi padre
    por sus victorias en ciclismo


    El ciclismo en pista sucede directamente en un lugar del cosmos.
    La larga ondulación de madera pulida
    forma un hermoso anillo de Saturno
    elástico hasta límites cercanos a la elipse.
    Quiere ser una cinta de Moebius.
    Nociones tan sublimes como el Dios medieval
    que pasara su mano por esta superficie
    modelando su cuenco, resultan anacrónicas.
    Un programa informático ha engendrado estas curvas
    y el hormigón armado es dúctil como arcilla.
    Los corredores portan cascos hiperlineales
    más que los de los nautas de los astros.
    Convertirán su testa en una flecha.
    El estatismo inicial los vuelve vulnerables.
    Son animales frágiles a punto de extinguirse.
    Necesitan la ayuda de biólogos
    que primero los sujetan y luego los empujan
    para que vuelvan a su elemento natural:
    no la tierra ni el aire,
    sino el quinto elemento, el que Aristóteles
    denominaba éter.
    Los trajes y las botas ya no son de este mundo.
    Las bicicletas no son bicicletas.
    Tiene la lentitud y la velocidad
    de los seres celestes.
    Todo es tan silencioso que el encuentro continuo
    entre el parqué y las ruedas se produce
    casi con la intimidad propia del erotismo.
    El público está lleno de pequeños geómetras
    que sin embargo rugen, saben que cualquier cosa
    nos puede suceder cuando nos dividimos
    hasta las diezmilésimas.
    En estas condiciones cada pedalada
    anticipa victoria. Muchos son los caminos
    que conducen al éxtasis de los místicos laicos.
    Bajo el óvalo cósmico giran vertiginosas
    la palabra milésima, la palabra velódromo.
    ¿Cuánto tiempo podremos ser perpendiculares?
    Alguien es responsable de todo este equilibrio
    de que las delicadas bicicletas orbiten
    como satélites de un elegante sistema.
    ¿Qué podremos decir de la fuerza centrífuga
    si ya la conocemos por nuestros corazones?
    No hay principio ni fin. Una campana suena.
    Y éste es ya el momento
    de celebrar únicamente
    la atracción primordial entre las cosas,
    lo mismo que si fuéramos
    otra vez presocráticos
    o al menos anteriores
    a Newton
    para poder decir lo que Leonardo
    da Vinci, que en el Códice
    que se conserva en la Biblioteca
    Nacional de Madrid
    llama a la fuerza de la gravedad
    ese inmenso deseo de volver.




    De Eros es más (2007):


    EXCESO DE VIDA

    Desde que te conozco tengo en cuenta la muerte.
    Pero lo que presiento no se parece en nada
    a la común tristeza. Más bien es certidumbre
    de la totalidad de mis días en este
    mundo donde he podido encontrarme contigo.
    De pronto tengo toda la impaciencia de todos
    los que amaron y aman, la urgencia incompartible
    de los enamorados. No quiero geografía
    sino amor, es lo único que mi corazón sabe.
    En mi vida no cabe este exceso de vida.
    Mejor, si te dijera que medito las cosas
    (fronteras y distancias) en los términos propios
    de la resurrección, cuando nos alzaremos
    sobre las coordenadas del tiempo y el espacio,
    independientemente del mar que nos separa.
    Sueño con el momento perfecto del abrazo
    sin prisa, de los besos que quedaron sin darse.
    sueño con que tu cuerpo vive junto a mi cuerpo
    y espero la mañana en la que no habrá límites.



    YOU LIGHT UP MY LIFE

    Aristóteles dice: un cuerpo bello
    debe ser percibido en su totalidad.
    Así te vi llegar esta mañana.
    Venías de correr una hora en bici
    por la orilla del río. Te duchaste.
    Estuvimos nadando juntos. Varios
    largos en la piscina transparente.
    Nos amamos después, enamorados
    de ser distintos y de ser iguales.
    Por la tarde estudiabas o escribías.
    Te vi algunos instantes. Pero ahora
    que duermes a mi lado respirando
    desnudo en el calor de junio, a oscuras,
    creo que el filósofo no se refiere
    sólo a la epifanía en el espacio,
    al golpe único de la materia,
    sino también al cuerpo hecho de tiempo,
    a la suma sencilla de momentos
    que queda para siempre en el registro
    general de los días de este mundo.
    Aristóteles dice: un cuerpo bello
    debe ser percibido en su totalidad.



    DONCEL CON DÁLMATA

    Con la seguridad de los que han sido
    dibujados por una sola línea,
    delante de la pétrea
    catedral se desplazan
    elásticos. Por ser
    mutuo regalo desde el primer día,
    van sin saberlo dando
    sentido a los jardines. Sus insonorizadas
    zancadas de nike air extralimitan
    a los contemplativos. A lo lejos
    se pierden por la orilla
    del río como una
    única
    criatura.



    CUESTIÓN CUYA RESPUESTA NO IMPORTA

    para Christian Law Palacín

    Se pregunta el teólogo
    medieval si dos ángeles
    pueden
    hablar -comunicarse-
    sin que los otros ángeles los oigan.
    No importa la respuesta
    sino la sensación
    casi física
    de que bajo esos códigos simbólicos
    se dibuja una exacta
    definición de cómo
    funciona la poesía
    trasmitida en especie
    de libro, y este raro
    placer que proporcionan
    las cosas del espíritu
    siempre
    que se escriba en minúscula.



    CAMPUS AMERICANO

    University of Oregon


    Entre la biblioteca y el gimnasio
    se extiende el cementerio donde duermen
    los que fundaron la ciudad. El musgo
    crece por las mayúsculas romanas
    de los nombres británicos, y dentro
    de los exactos números el liquen
    obstruye la lectura: Died September.
    Consigo descifrar que alguien vivió
    28 años 17 días
    en el siglo pasado, el XIX.
    Apenas una cruz, algún ciprés.
    Hiedra por todas partes. Instantáneas
    corren irreverentes las ardillas
    sobre las tumbas. Y por los caminos
    algunas bicicletas, estudiantes
    con los monopatines y los libros
    bajo el brazo, y el tránsito esperable
    de enamorados y de solitarios.
    Yo mismo lo atravieso muchas veces.
    Los jueves por la tarde los alumnos
    juegan en la pradera colindante
    un partido de rugby que terminan
    felices y agotados. Todo indica,
    por el conocimiento que tenemos
    de este mundo, que un día sus magníficos
    muslos descansarán bajo la tierra.
    Pero la sobredosis de futuro
    propia de cualquier campus y la idea
    de que las leyes físicas no tienen
    plena vigencia en este territorio,
    me hacen pensar en la resurrección
    con una intensidad inusitada.
    Tal vez también influya que este otoño
    acabo de cumplir cuarenta años.



    SI ME DESPIERTO EN MEDIO DE LA NOCHE

    Si me despierto en medio de la noche,
    me basta con tocarte.
    A mi lado respira
    tu cuerpo de hombre joven
    como animal en la naturaleza.
    A mi lado descansa
    esta musculatura construida
    en la constancia del entrenamiento.
    El tenista que triunfa
    en las pistas de barrio cada martes,
    el artista, el poeta, el que redacta
    su tesis doctoral, el que diseña
    el que canta, el que baila,
    el que sonríe deslumbrantemente
    el que guarda silencio,
    el que lee,
    el que combate contra mí en la cama,
    el compañero de todas mis horas
    tiene en estos momentos la perfección distinta.
    La alegría, la gracia
    que en las horas solares constituye
    belleza que se mueve
    ahora se resuelve en equilibrio.
    Me gusta estar a ciegas.
    No existe nada más que tu temperatura
    resumiendo los datos verdaderos del mundo.
    En medio de la noche,
    tengo de pronto un indeterminado
    número de minutos
    para quererte
    con el aturdimiento y la clarividencia
    de los desvelados.
    Siento en tu piel al ser humano bueno.
    El ritmo de tu aliento
    me comunica música muy simple.
    Me indica mi lugar
    en el cosmos. Al lado
    de tu serenidad viril. Empiezo
    a quedarme dormido
    abrazado a tu cuerpo.
    Si me despierto en medio de la noche,
    me basta con tocarte.



    JUEVES SANTO

    para Pablo García Baena


    Aún estaban los cuerpos en la arena
    de la orilla del agua dulcemente
    fugitiva o un poco más acá
    sobre la hierba, cuando se convierte
    en ribera completamente urbana.
    Aún estaban los cuerpos en la arena,
    y pasaron los Cristos y Vírgenes
    por el puente romano, verticales,
    mientras abajo los horizontales
    dilataban la siesta hasta las siete.
    Caía el sol de abril tibio y benévolo.
    Compartieron los pétalos, la música,
    la marcha, las trompetas, los antiguos
    timbales. El incienso no hacía
    distinciones. Indicio de la gloria,
    alcanzó a los desnudos como algo
    natural, ni siquiera se movieron
    en su principio de paganidad.
    El caos católico. La apoteosis.
    La yuxtaposición. El más perfecto
    modo de conocer. De los contrarios
    incluso incompatibles creen algunos
    firmemente que son sólo sinónimos.
    Aún estaban los cuerpos en la arena.



    HAY ALGO EN EL AMOR

    Hay algo en el amor que pertenece
    a este mundo. En los múltiples
    instantes en que todo
    tiene sentido desde que llegaste,
    en toda la materia de pronto convertida
    en regalo, pradera que pisamos,
    terraza que se asoma o muralla que guarda,
    también en la dulzura de los días,
    en la rutina humilde de tenerte
    a mi lado,
    lo noto.

    Pero algo en el amor no es de este mundo.
    Algo que no es abstracto.
    Lo pruebo, por ejemplo, en la temperatura
    de tu piel, cada vez que nos quedamos
    dormidos juntos, y cada mañana
    en que no espero más que tu primer
    beso, cuando recobras
    a ciegas tu lugar entre mis brazos.
    Entonces se anticipa lo que un día tendremos
    definitivamente.
    Para poder nombrarlo
    se me hace necesaria la noción de solsticio.
    No lo razono más. Es una especie
    de primicia.




    Poemas sUeltos e inéditos (1999-2009):


    CONSEJOS A UN POETA CAHORRO

    Los jugadores tienen que saltar a la pista
    a darlo todo. Cierto
    que la poesía no es
    un deporte de equipo, sino el único dardo
    que llega más allá de las estatuas.
    Pero cierto.
    .........................E incierto si poema
    constituye un encuentro de alto riesgo
    o un discurso después de los fracasos.
    Lo único seguro es que poema
    es absoluto solo de amor y de lenguaje.

    Por lo tanto, si quieres
    ........................................que no haya
    poeta con menos de cuarenta años
    que sea capaz de resistir tu impacto,
    o más humildemente
    si lo que quieres es
    incorporarte al coro con voz nueva.
    –destemplar el unísono con un grito de júbilo–
    para oscuro en la noche solitaria escribir
    entre el constante número de las constelaciones
    algo que se parezca a Déjame
    que me pierda comprensible
    pregunta de tus ojos, te propongo
    al revés el eslogan de la colonia Hugo:
    Don’t innovate.
    Imitate.




    SONETO SORPRENDENTE

    De los antiguos persas ¿qué sabemos?
    No sólo se besaban en los párpados,
    sino que los asuntos esenciales
    los trataban dos veces, de este modo:

    1º) por la noche, en el banquete
    emborrachados con el mejor vino.
    Y 2º) después de haber dormido
    largamente, serenos, meridianos.

    Era un acuerdo oscuro y luego claro.
    Mediodía después de medianoche
    en el contraste de lo verdadero.

    Yo no encuentro metáfora mejor
    para decir las formas tan extremas
    de nuestro amor. Y el modo en que perdura.



    HORACIO, EPÍSTOLA, I, 20

    Cuando un sol tibio traiga otros lectores,
    tendrás que hablar de mí, pero lo mínimo,
    y menos de mi vida o mi familia,
    pues, de haber algún mérito en mis versos,
    sé que no es mío ni tampoco suyo.
    Les dirás que gusté a algunas decenas
    de personas que fueron importantes
    para mí. Y algo más sobre mi cuerpo:
    1'75, 80 kilos,
    entrenado en gimnasio y con la bici,
    corto o rapado el pelo que me queda,
    sin canas todavía, buena piel
    para exponerme a soles diferentes.
    Que soy muy rápido para enfadarme
    pero también para que se me pase.
    Si se da el caso de que te interroga
    alguno por mi edad, basta este dato:
    son ya cuarenta y cuatro los diciembres
    que he cumplido en el año 2008.


    JUAN ANTONIO GONZÁLEZ IGLESIAS, Del lado del amor. Poesía reunida (1994-2009), Visor, 2010


    Última edición por Pedro Casas Serra el Lun 06 Mar 2023, 16:49, editado 3 veces

    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 40743
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Re: Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por cecilia gargantini Lun 06 Mar 2023, 15:07

    Sigo disfrutando de este ´poeta!!!!!!!!!!!
    Graciassssssss y besosssss, querido Pedro
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45752
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Re: Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 06 Mar 2023, 16:51

    Gracias a ti por tu interés, Cecilia.

    Un abrazo.
    Pedro

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45752
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Re: Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 07 Feb 2024, 08:12

    .


    Dos poemas más de Juan Antonio González Iglesias:


    De Un ángulo me basta (2002):


    MISÁNTROPO MA NON TROPPO

    Que no te pase a ti con los misántropos
    lo mismo que a los hombres con los hombres
    (Meditaciones 7, Marco Aurelio)

    Durante veinte años he tratado
    con muy pocas personas. Desatento
    a todo lo que no fuera solsticio
    o equinoccio,
    en la soberanía del invierno
    y el verano
    celebraba mis fiestas
    esperándote.
    Adonde me invitaban no acudí.
    ¿El motivo? Uno solo:
    me concentro mejor en un ciprés
    que en las conversaciones.
    Así he concluido
    que cada árbol es un incontable
    como el agua.
    Así son cada vez más las personas
    a las que quiero mucho y veo poco.
    Un ángulo me basta,
    un libro y un amigo, un sueño breve.
    Tiempo para el amor es lo que pido.
    En los actos sociales pienso en ti.
    Casi siempre
    entre el ruido de copas, de palabras,
    llega cierto momento en el que pienso:
    Necesito urgentemente ver a un limpio de corazón.
    Hablar con él. Guardarme entre sus brazos.
    Descansar mi cabeza
    encima de la roja frecuencia de su vida.

    Únicamente esto.
    Que en los actos sociales pienso en ti.



    De Eros es más (2007):


    FELICIDAD NATURAL


    para Ángeles Pérez López

    Es bueno para el cuerpo contemplar los trigales
    verdes esta mañana de principio de mayo.
    Es bueno para el cuerpo imaginar
    que esta alta pradera, tan sometida al viento
    que parece estar hecha sólo del mismo viento,
    no terminara nunca en una suma
    de áridas aristas.
    Es bueno para el cuerpo que el único sonido
    sea 
    el rumor de la lluvia sobre el techo del coche.
    Es bueno para el cuerpo detenerse.
    Y salir.
    En un punto indeterminado de esta península, la más occidental de Europa,
    recuerdo la liturgia de la Iglesia de Oriente,
    que en el momento de la comunión
    se limita a decir:
    lo bueno, 
    para los buenos.

    JUAN ANTONIO GONZÁLEZ IGLESIAS, Cambio de siglo. Antología de poesía española 1990-2007, Hiperión, 2007.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45752
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Re: Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 07 Mayo 2024, 04:10

    .


    Otros poemas de Juan Antonio González Iglesias:


    De Un ángulo me basta (2002):


    CAPOEIRA

    Felices los flexibles.
    Sus tobillos son súbitos
    puntos en el espacio, como estrellas fugaces
    en el atardecer. Sus pies alados
    no pisan las cabezas de los hombres
    porque no quieren. Cercan,
    sobrevuelan los cinco centímetros de aura
    donde el otro se guarda.
    ..............................................Nadie
    diría que han estado durmiendo hasta hace poco,
    que han trabajado duro a lo largo del día,
    o han estado metidos en rollos malos, porque
    ahora
    levantan un tobillo por encima
    del horizonte
    y con el otro pie tocan la tierra.
    Así proyectan arcos instantáneos,
    con las extremidades inferiores.
    Son preferibles a los arquitectos,
    y a los programas de diseño gráfico
    más potentes. Benditos
    los acróbatas nuevos.
    Luchan de dos en dos, como los que se aman.
    Se atrapan mutuamente en un deseo
    que los hará volver. Con golpes inaudibles
    se aproximan. Se alejan de los demás mortales.
    Tan simbólicamente
    tan intrincadamente
    combaten, que los ángulos
    los pantalones blancos de algodón intangible
    las líneas y los músculos euclídeos
    trabajan
    como instrumentos de alta precisión
    al servicio de una sorprendente pureza.
    Nada les interrumpe durante media hora.
    Jóvenes conflictivos de barrios marginados
    cada tarde reducen a cero la violencia.
    Felices los descalzos
    que conocen a ciegas
    el número perfecto de la arena.
    Nadie más libre que estos descendientes
    de esclavos.
    Felices los flexibles.



    EL HOMBRE DE LOS ÁRBOLES

    El hombre de los árboles comparte con nosotros
    más del noventa y siete
    por ciento de su código genético.
    Sus actos primordiales
    son conseguir comida, aparearse
    y dormir en las ramas a la sombra.
    Apenas tiene tiempo
    para vida social innecesaria.
    De manera indistinta
    habitan en pareja o solitarios
    pero siempre en la altura de la selva.
    Los indígenas dicen
    que los machos adultos
    tratan violentamente a sus retoños.
    La cámara demuestra que no es cierto y que incluso
    copulan en familia.
    ...................................Este ejemplar maduro
    suele escaparse solo, sin motivo aparente
    durante varios días. Tiene brazos
    ocho veces más fuertes que los de un campeón
    de boxeo. Por eso cuando vuelve
    saluda con cuidado a los demás
    los toca incluso con delicadeza.
    Se tiende a descansar cada cincuenta metros.
    Su dieta se compone de alimentos muy simples.
    Comunica emociones inmediatas.
    La selva se convierte en un espacio
    de infinitos espacios para sus pies prensiles.
    La voz en off resume:
    es la serenidad de los orangutanes.



    AY DE LOS QUE PROPONEN LA VIDA CO0MO
    UNA OPERACIÓN INCESANTE
    DE CONOCIMIENTO

    Ay de los que pro`ponen la vida como una operación incesante de conocimiento.
    Los que pretenden imponernos su exceso y su tristeza.
    Los que no se detienen.
    No hay asunto incesante que no se llame vida
    o simplemente amor.
    Nijinski dice algo muy parecido a esto:
    Las personas que piensan demasiado
    acaban escribiendo
    cosas absurdas sobre la belleza.


    JUAN ANTONIO GONZÁLEZ IGLESIAS, Del lado del amor. Poesía reunida (1994-2009), Visor, 2010.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45752
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Re: Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 07 Mayo 2024, 11:43

    .


    Unos poemas de Juan Antonio González Iglesias, del libro Jardín Gulbenkian, Visor 2019:


    JARDIM GULBENKIAM

    Para César Antonio Molina

    Hay una relación fuerte entre el jardín y la liturgia.
    Es una forma estructurada de la esperanza.
    Presupone la idea de la divinidad,
    la teoría de juegos, la sintaxis.
    Es una letanía mensurada en el aire.
    Pone lo momentáneo en lo eterno.
    Nos pertenece a todos, por lo tanto.
    Cualquiera que camine entre las especies
    vegetales que fueron elegidas por el amor de alguien,
    queda signado por la perfección.
    Contiene lo mejor del paganismo.
    Recupera una dulzura irrecuperable
    que de pronto está a nuestro alcance como lo están las frutas.
    Preserva la constancia de que el mundo fue bueno.
    Aporta un conocimiento envolvente.
    Descansa el corazón en su verdura.
    Deja fuera el dinero, a tan grande distancia
    que ni siquiera hace falta maldecirlo.
    No rige aquí ninguna de las cosas que no deberían regir.
    Celebro la presencia del agua, en el lago ordenado,
    y en los círculos frescos donde se fotografían soldados en su día libre.
    Me siento con aquel a quien amo en el tranquilo anfiteatro exterior,
    cuyas gradas de hormigón traen la memoria de la piedra
    hasta erigir una umbría miniatura de Epidauro.
    Al entrar he notado lo mismo que la primera vez que vine.
    Este espacio prodigioso cercano al estuario
    del Tajo y a la amplitud definitiva del Atlántico
    fue concebido en un momento único
    en el que coexistía la arquitectura de Le Corbusier
    con el canto en latín del Veni Creator,
    durante unos segundos todo tuvo sentido.
    Todo lo anterior y todo lo posterior eran simultáneos.
    Me asombra que perdure. Sé que perdurará.
    Los veinteañeros lo aprecian desde el presentimiento.
    Lo intuyen prescindiendo de datos exhaustivos.
    Cumple los ideales de igualdad sin violencia.
    Se hicieron sus caminos para el libre albedrío,
    su itinerario para conciliar lo abstracto y lo concreto.
    Y su tierra esponjada para recuperar el tacto de la arcilla.
    Posee esprit de finesse y esprit de géometrie.
    A la hora de la siesta, en la ladera
    que lleva hasta el nuevo pabellón donde se exhiben
    obras de arte que requieren una apología de los caramelos,
    un joven semibárbaro con el torso desnudo
    practica malabares entre sus camaradas.



    POENTE

    Para Pedron Serra

    Também no Poente onde habito

    SOPHIA DE MELLO BREYNER-ANDRESEN

    Sobrios también podemos embriagarnos
    con este vino que la tarde vierte
    en su pequeña copa. ¿No se llama
    el cielo así? ¿No está hecho de un finísimo
    cristal ligeramente azul, no está
    todo para nosotros preparado?
    Si no es para nosotros este vino,
    ¿para quién? El asombro mudo cabe
    en unas cuantas sílabas. El bosque
    cede ante el puente y más allá la puesta
    de sol, igual que el río, se dirige,
    con una lentitud que ya he hecho mía
    hacia el jardín, hacia el país que casi
    veo desde mi ventana, hacia Poniente.



    LO SENCILLO

    Para Amalia Bautista


    Lo sencillo está diseminado por el mundo.
    A veces no se ve, porque es diáfano.
    Su lugar es la rutina tanto como el acontecimiento.
    No necesita explicación porque ya está desplegado.
    Estaba antes y estará después.
    Vuelve verdaderamente inolvidable
    el encuentro con otro ser humano.
    Convierte las cosas en momentos.
    A pesar de lo que pudiera parecer,
    lo complicado no prevalecerá.



    NOVA SINT OMNIA

    Para Isabel Moreno Ferrero

    Como lugar en el que no entra el odio
    se proyectó el jardín, sin que ninguno
    seamos conscientes de esas protecciones
    que nos brinda su espacio. En la acotada
    foresta está previsto, sin que conste
    en ningún plano, que los mil asaltos
    del mundo que profanan la pureza
    de nuestro corazón, no ya excluidos
    pero en suspenso sí, queden el tiempo
    que paseamos. Suenen las pisadas
    sobre el solar que fuera reservado
    para el silencio. Canta en la distancia
    el tren que cruza Normandía. Aquello
    que aquí se dice quede para siempre.
    Una conversación, un monosílabo.
    Trazamos el jardín, con un perímetro
    como el de los antiguos templos, limpio
    de acciones previas, nuevo si es posible
    después de tanto que nos ha pasado
    a cada uno de nosotros. Grande
    es el empeño de trazar recintos
    donde Adán o Epicuro se solacen,
    donde cualquiera de los ciudadanos
    se siente a respirar para que curse
    la sangre a lo demás acompasada.
    Pensó algo de esto el arquitecto y algo
    el paisajista. Todo, sí, el poeta
    lo intuyó y el mecenas que lograron
    ser, después de los años, jardineros.
    Ancho lugar en el que cada cosa
    sea matinal, igual que el tren que cruza
    como una miniatura la distancia.
    Momento de pensar en la liturgia
    católica del día de Año Nuevo.



    A UNOS METROS DE CASA

    Para Carmen Sayagués

    A unos metros de casa algo ha resucitado.
    Todo a resucitado y estamos a unos metros.
    Las cosas parecían terminadas.
    Pero estaba cumpliéndose secreta
    una plegaria griega, la que pide:
    ojalá quede siempre algo de polen.
    Mientras dormimos crece lo visible
    y lo invisible. Hagamos poco o nada.
    Y el bosque nos escolta, otra vez verde,
    como si nada hubiera sucedido,
    porque no ha sucedido. Una mañana
    inaugural y brusca pulveriza
    todo el invierno. Otra vez de pie
    está todo, otra vez estamos todos.
    Está abril al alcance de febrero.
    Una mañana es un cuerpo joven.
    Exhala aroma, emite sus preciosas
    ondas determinadas. Cada cuerpo
    deshace por completo lo incorpóreo.
    Para que no dudemos se nos dio
    lo tangible. Mejor cierro los ojos,
    como hacen los dichosos. Bajaría
    al mundo, pero no hace falta. Abro
    otra vez todas las ventanas. Cierro
    los ojos para ver cómo despierta
    la brisa, y escuchar cómo relumbra
    el brazo transparente de este río
    cuyo nombre me tiene enamorado.
    Saco la mano como si viajara
    en un tren de otro tiempo, en la avioneta
    que ha dejado el aeródromo, kilómetros
    atrás y está ya en pleno vuelo, casa
    que fue para los pájaros y ahora
    está volando ya. Meto mi mano
    en el costado de la primavera.


    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45752
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Re: Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 07 Mayo 2024, 12:11

    .


    LEER

    In memoriam Carmen Jodra

    Recostada en el olmo, la que lee
    a la orilla del Tormes, ha elegido
    la mejor parte. Tiene entre sus manos
    el lenguaje. Ha elegido muchas cosas,
    la hora, el libro y el lugar en sombra,
    el agua y no hacer nada, o no hacer nada
    más que leer, dejarse ser. Leer
    es mejor que escribir, mejor que hacer,
    mejor que todo. Es una primicia.
    Escucha ese silencio que le dice.
    Ha elegido en verdad la mejor parte.
    No le será quitada.



    UNA NOCHE Y UN DÍA

    Una noche y un día los pasé en el abismo.
    Se me hizo más largo que una noche y un día.
    Ya no lo recordaba. Ha vuelto por alguna
    razón que no es la mía. Lo anoto porque sé
    que el lenguaje ilumina a su paso las cosas.
    Para olvidarlo ya definitivamente.



    TAN SIN RUIDO

    Homenaje a Santa Teresa de Jesús

    Quienes amamos este mundo tanto
    tenemos que aprender, pero en qué libro
    perdido de Epicuro se enseñaba
    que el ascetismo tiene su dulzura.
    No desapego, no desprendimiento,
    no quiero aprender eso, no es lo mío,
    prendado como estoy de cada cosa.
    Desasimiento. Sí. Cómo se hace.
    Cómo se cumplen esas cinco sílabas
    que escribió una mujer en esta orilla
    de nuestro río. Cómo irlo aprendiendo.
    Será pos9ible detalladamente
    llegar a todo, pasar cerca y luego
    dejarlo todo, vamos paso a paso.
    Dejar atrás la fiebre, no el amor,
    porque el amor entonces se parece
    al manto azul en el que se han borrado
    las estrellas de oro, poco a poco,
    y así es más bello. Algo ha sucedido
    y algo va a suceder. El mármol blanco
    no tuvo prisa, esperó debajo
    de la policromía, tiempo al tiempo,
    como un amanecer. Todo nos llega
    tan sin ruido. Así nos preparamos
    para Dios, que estará también en todo
    cuando ya no esté todo.



    LOS ANIMALES SON LOS DUEÑOS DEL ESPACIO

    Los animales son los dueños del espacio.
    Y los bosques, del tiempo. En este día último
    de diciembre he mirado por distintas ventanas
    los árboles, las aves, yo soy el que parece
    no seguir aquí ya, casi sin ver, acepto
    que nada es mío. Está bien así. Despojado
    de todo estoy mejor. Ya es bastante decirlo.
    Lo único que tengo es lo que dice algo.
    Estoy con el lenguaje. Soy lenguaje. Esto es.



    DEBERÍA IR RECTO

    Para Asunción Escribano


    Debería ir recto siempre el río.
    De un punto en la montaña a otro en el mar,
    Ir perpendicular a todo puente
    que intente interponerse, que se cruce
    en su camino, recto como espada
    debería bajar, pero describe
    curvas inesperadas. Aquí mismo
    abre una. Dibuja. No un atajo,
    sino una vuelta que se da con calma
    para ver mundo, como da cualquiera
    de nosotros que cambia su paseo
    en la mañana en la que va sin prisa
    porque algo le atrae o porque nada,
    por no llegar tan pronto a su destino.
    Aquí delante mismo de la casa
    traza una hermosa curva y se convierte
    en elástico cuerpo rumoroso,
    cimbreado en el giro, cuánta gracia
    en el trenzado vivo, criatura
    transparente, corriente en el abrazo
    del ser más simple, un enamorado
    que tiene tiempo para todos, piedras,
    aves, peces que beben, juncos altos,
    injertos de la vida en cristal puro,
    y para todos tienes gentileza,
    reflejo y forma para cada uno,
    vas recortando un arco de frescura
    en la corteza del planeta, curva
    que pertenece al cosmos, Tormes mío,
    ¿desde qué punto del espacio puede
    verse tu alfanje azul que escinde el cielo
    en la ventana abierta? Estoy tranquilo
    al verte. Ojalá sea como tú
    todo lo que me espera.


    JUAN ANTONIO GONZÁLEZ IGLESIAS, Jardín Gulbenkian, Visor 2019.

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45752
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Re: Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 07 Jul 2024, 04:36

    .


    Otro poema de Juan Antonio González Iglesias:


    De La hermosura del héroe (1994):


    HÉROE EN LA RENDICIÓN NO EN LA VICTORIA

    Ríndete ya, no cuerpo, no persona,
    sino suma de puntos deliciosos,
    constelación de toda tu presencia.
    Guárdame entre el relieve de tus labios.
    Despliega tu desnudo como mapa
    del tesoro, como isla, como nave,
    como viaje feliz inacabable,
    como tesoro que eres a mis manos,
    como derrame de oro suspendido
    en la zona inasible del espacio
    que otros llaman belleza.
    .............................................Y hazte incendio
    porque no tienes otra salvación
    si de verdad aspiras a ser héroe.


    JUAN ANTONIO GONZÁLEZ-IGLESIAS, Las moradas del verbo. Poetas españoles de la democracia. Antología, Calambur 2010.


    Contenido patrocinado


    Juan Antonio González Iglesias (1964- Empty Re: Juan Antonio González Iglesias (1964-

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Mar 23 Jul 2024, 00:14