Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 984780 mensajes en 45510 argumentos.

Tenemos 1526 miembros registrados

El último usuario registrado es Jose Antonio Taboada

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 58 usuarios en línea: 4 Registrados, 1 Ocultos y 53 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

clara_fuente, javier eguílaz, Maria Lua, Pascual Lopez Sanchez


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb Nov 02, 2019 9:25 pm

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Enero 2023

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


José Viñals (1930-2009) Empty

2 participantes

José Viñals (1930-2009)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 39463
Fecha de inscripción : 25/06/2009
Edad : 75
Localización : Barcelona

José Viñals (1930-2009) Empty José Viñals (1930-2009)

Mensaje por Pedro Casas Serra Mar Dic 06, 2022 4:53 am

.


José Viñals
(Corralito, Argentina, 23 de julio de 1930 — Málaga, España, 27 de noviembre de 2009), fue un escritor hispano-argentino que cultivó varios géneros: poesía, ensayo, cuento, novela y teatro.

Era hijo de emigrantes españoles: su padre, José Viñals, era natural de Barcelona, mientras que su madre, Laureana Correas, era oriunda de Losar de la Vera. Siendo joven formó pareja con la artista del tapiz Martha Beatriz Guzmán, con la que contrajo matrimonio y a la que dedicó gran parte de su obra poética.

Su carrera comenzó en la década de 1950, trasladándose a Buenos Aires y destacando en el mundo de la fotografía, el cine y el arte. Fue su primera obra poética, Entrevista con el pájaro (1969), la que le otorgó notoriedad entre la pos-vanguardia lírica de Latinoamérica.

Residió en Bogotá durante dos años (1970-1972), etapa durante la cual escribió varios poemarios (Jaula para Juan y 72 Lecciones de Ignorancia), para regresar de nuevo a Argentina. Se estableció en España a partir de 1979, residiendo en varias ciudades como Madrid, Jaén, Torredonjimeno y Málaga, localidad donde falleció finalmente en 2009.

En el año 2000 recibió el Premio Nacional de Poesía de Villafranca del Bierzo y el Premio de poesía Jaime Gil de Biedma, de carácter internacional.

(Sacado de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] )


*


Algunos poemas de José Viñals:


De Aduana, 1999:


VISITANTE

Veo a los hombres que fuman y beben; alguno tiene sombrero, otros gorras o boinas negras. Veo a las mujeres con collares de baratijas y cuellos de falsos zorros, y las bocas con la pintura corrida y ojeras hondas bajo la luz cenital de la taberna.

Veo el labriego solitario de ojos viejos y dorados. Veo a su perro dormido bajo la mesa. Veo al mesonero gordo con mandil a rayas azules y verdes. Veo a la coqueta del barrio desplegando sus estrategias ante un extranjero escuálido de uñas corvas y nuez prominente. En un cartel raído veo un toro.

Me veo a mí mismo casi llorando por mi madre muerta hace tres horas; llevo palillos de dientes en el bolsillo pequeño de mi chaqueta de pana; tengo una mancha en la solapa. He visto al dios del catecismo comiendo setas a la plancha. Y, de golpe, he descendido a los infiernos y he montado una juerga con rameras, sacerdotisas y contrabandistas.

He jugueteado con el dedo en la cerveza derramada; he descubierto un ratoncillo andando por las vigas, y me has besado con toda la elocuencia de tu boca de mujer olvidada y lejanísima.

No soy digno de ti; indigno soy de tus labios de frescor ambiguo; indigno soy de tu cuerpo absoluto, indigno de tus vocales leves y tus incandescentes consonantes, indigno de tus blandas caricias.

Pero es de noche y aunque es muy cierto que soy de raza indigna, igual saldré de esta taberna cogido a tu cintura pues es honor muy alto que la Señora Muerte nos visite y tenga tu sonrisa y tu mirada.



CONTENIDO DEL COFRE

Como cofre de taracea genuino de ébano y nácar, he aquí el poema, silencioso y perfecto, afable y bruñido.

Y aquí la llavecilla del cofre con forma de escorpión, labrado en oro a la manera de Cellini.

Ábrelo, huele a sándalo que es olor apropiado. Ábrelo de mañana, no bien el sol entibie las yemas del almendro. O bien de noche entrada, cuando el sereno elabore el rocío.

Que nada enturbie tu ojo ni perturbe tu oído. Vas a abrir un misterio, vas a probar la gota de acíbar del mundo, sentirás en tus deseos las hebras de la música, penetrarán tu carne supremos sentimientos, una luz suave llegará hasta tu alma.

O bien el cofre es falso o es cofre de tahúres, o tu alma es de azogue sin trabajar, espejo deformante o agua estancada donde se asfixia el liquen, que no refleja cielo, ni color ni sonrisa.




De "Mi ritrovai per una selva oscura", 2003:


X EL DEMONIO Y SU ARGUCIA

El demonio y su argucia no entran en mis planes. Yo no veo ni huelo sus regueros de azufre. Sólo veo un sol tibio a través de las hojas del sicomoro centenario. Y veo en la horqueta del castaño la cacatúa blanca de Montale. Y el tigre de Lugones restregando su lomo contra la encina abstracta.

Digo que veo pero no tengo ojos para ver. Una película de azogue empaña el ya raído cristal de la mirada. Palpo las ceremonias ondulatorias del mundo en movimiento. Me bamboleo en las cuerdas de tu hamaca de viento, hembra veloz e incorruptible.

Caeré de bruces, ya se sabe, de bruces amarillas. Masticaré los restos sagrados de la noche, el huesecillo del ángel de delgada estatura, la  papilla de trigo candeal de tu sonrisa. La jauría de perros invernales devorará mi sombra.

Lo que quede de mí en el reguero de palomas. Lo que quede de mí, mi última sombra, en el refugio de la axila. Lo que quede de mí tras tu zapato, mujer colérica o demonio de boca delicada. Y no entras en mis planes, sacerdotisa del acabamiento.



XXVII CUANDO ACABE LA LUZ

Cuando acabe la luz.
Cuando acabe el sonido.
Cuando el olor acabe.
Cuando acabe el sabor de los frutos perfectos.
Cuando no sienta la tersura delicada de tu piel de delicia.
Cuando la noche y el alba misma, la tarde y la mañana se hayan cerrado como cajas de amianto.
Cuando el mundo se llene de inaudibles mugidos.
Cuando se calle el ruiseñor y se calle la alondra.
Cuando la pluma fuente no rasguñe el papel.
Cuando lamente el Dios no tener nombre.
Cuando el Libro del Hombre arda en la hoguera.
Cuando el perro esté solo.
Cuando caiga la piedra con inscripciones.
Cuando se palpe la ceniza.
Cuando haya un cofre de madera que nadie quiera abrir.
Cuando lloréis en vuestro cuarto.
Cuando el insomnio llegue y la cruenta vigilia.
Cuando retorne el sueño y regresen los sueños.
Cuando el brote de lirio se anticipe a la brisa.
Cuando florezca la caléndula.
Cuando comáis del fruto de la higuera.
Cuando se dore el pan y su sagrado olor se cuele en vuestros huesos.
Cuando corran nuevamente los ríos del asombro.
Cuando el sol se deslice por tu cuerpo absoluto.
Cuando se escuche en el silencio el rumor de la noche.
Cuando el amor y sus renuevos.
Cuando la paz del alma.
Cuando el olvido.
Cuando el vino.
Cuando olvide el olvido.




De Que es de Salomón, 2004:


BÉSEME, ATRÁPEME LA SANGRE

Canción de canciones, que es de Salomón.
¡Oh, si me besara con ósculos de su boca!
Porque mejores son sus amores que el vino.


Béseme, atrápeme la sangre, rómpame el sentido. Quiébrense los árboles y la sombra de las yeguas en la lejanía. Ocúltense los ríos, avívense las ardientes luminarias. Caigan los astros en el pozo de las maravillas... Que ella me ame entre los cedros, en la cabaña de los pastores de la alta montaña, en el silencio de las turbinas de la catedral del agua. Que me ame de amor, del pesar de los años, de la ancianidad taciturna. Béseme en el perfil de las iglesias decaídas, en las sinagogas cenicientas. Béseme en los alrededores vacíos de la muerte. Oh, hermana.

Béseme en las guerras, en el espanto, en los tugurios de la sangre pervertida, en el racimo de las mandrágoras, en las puertas del cementerio de Casabermeja, en la corola de las corolas, la sencilla, la amanecida en este día de lágrimas.

Y que yo la bese con dientes amarillos, con arrugas en el entrecejo, con la senectud blanda de las gónadas, con el pelo raído, con el antiguo esplendor de los ojos. Que son turbios, que poco esperan ya, excepto el estupor rojo del orgasmo, el limpio, el retraído, el inminente.

Y que yo la bese tenue, viejecita, oculta fuente de la vida.



SE ABRE EL AIRE Y DA PASO AL AROMA

Tus dos pechos, como dos cabritos
mellizos de gama, que son apacentados
entre azucenas.


Se abre el aire y da paso al aroma. En los labios del día hay una mueca de delicia. Los furtivos caminan cabizbajos con sus flacos lebreles. En la montaña el gato montés y la garduña están ambos
en celo y lanzan sus urgentes maullidos. Te bañas en el río y tus dos pechos brillan como peces de escamas rubias y tornasoladas.

Te miro, mejor decir te observo y se me enturbia el pensamiento, mujer amada y deleitosa, maternal y luciente. En el agua se mece y se dilata y gira la redondez rotunda de tu culo. Y tu risa es de breva que ha rajado el verano y respetado el pico de los pájaros.

A deidad de los sexos te comparo, a fruto terrenal,a estatuilla de barro sin cocer de Maillol te comparo.

Como dos cabritos mellizos de gama, como magnolias lentas, así tus pechos de pico de paloma, así tus dos panales obedientes, así tu ser y tu opulencia, sacerdotisa de las mieses, diosa de los retablos.

Que mis ojos te absorban, que te incrustes como una gema en la palabra, que quepas en la hondura de mi pecho, que abras los manantiales de la idea, que me talles el alma con el cincel de tu correspondencia con la vida.

Desde la gloria de tu piel y tu planta, hazme que cante en ti y contigo, ahora que se inclina, como una rama del granado cargada de dulzuras, la hora breve y cuajada de la tarde, en donde, como música inmóvil, con suavidades palpo la luz de tu silencio.



FUERTE COMO LA MUERTE

Ponme como un sello sobre tu corazón,
como una marca sobre tu brazo:
porque fuerte es como la muerte el amor;
duro como el sepulcro el celo: sus brasas,
brasas de fuego, fuerte llama.


Fuerte como la muerte.
Como el silencio de la muerte.
Como la muerte obscena.
Como las devoraciones de la muerte.
Como la muerte y sus lujurias rojas.
Como la muerte.
Como el sepulcro.
Duro como el sepulcro el celo.

Como la vida en sus sagradas plenitudes.
Como la alondra y su canto.
Como el canto infinito de la alondra celeste.
Como el balido de la oveja en el momento de parir.
Como la vid y el hormiguero.

Como el capricho y la velocidad de la sombra.
Como tú, esposa, hermana, amiga.
Como el caracolillo y la víbora negra.
Como el aljibe y el agua de las lluvias anuales.

Ponme como un sello.
como una marca sobre tu brazo.
Porque fuerte es como la muerte.
Porque es brasa, porque es llama
viva de amor y llama de amor viva.

Porque resbala por la piel
o se incrusta en el pecho.
Porque conmueve a los animales
y mueve las simientes doradas del cosmos.
Porque es limpio y osado.
Porque no tiene límites.
Porque cala los huesos.
Porque se adueña del vino y de la carne.
Porque es astilla de la furia del fuego.
Porque es fuego y es llama
y es brasa sin ceniza.

Porque no tiene nombre,
y el nombre amor no alcanza
a describir su maravilla.

Porque provoca el insomnio en los pájaros.
Porque desvela a las serpientes.
Porque el tigre no mata
y los dos jabalíes se acarician.

Porque tú lo has querido.
Porque yo lo he robado.


Última edición por Pedro Casas Serra el Miér Dic 07, 2022 1:16 am, editado 1 vez


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 77376
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Edad : 71
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

José Viñals (1930-2009) Empty Re: José Viñals (1930-2009)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Mar Dic 06, 2022 5:00 pm

Fuerte como la muerte.
Como el silencio de la muerte.
Como la muerte obscena.
Como las devoraciones de la muerte.
Como la muerte y sus lujurias rojas.
Como la muerte.
Como el sepulcro.
Duro como el sepulcro el celo.



Excepcional. ¡Qué lástima que Grandes autores no sea más visitado!


_________________
"No hay abrazos que paren los cañones
Ni cañones que maten la esperanza." 
                                                             Walter Faila.


[i]Qué triste es acabarse sin mancharse de barro. [/i]
Miguel Sánchez Gatell
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 39463
Fecha de inscripción : 25/06/2009
Edad : 75
Localización : Barcelona

José Viñals (1930-2009) Empty Re: José Viñals (1930-2009)

Mensaje por Pedro Casas Serra Mar Dic 06, 2022 9:43 pm

Gracias por tus palabras, Pascual. Pero sí que son visitados, y también lo serán los últimos poetas introducidos, contemporáneos nuestros, con cuya obra y motivos podemos sentirnos identificados.

Un abrazo.
Pedro


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 39463
Fecha de inscripción : 25/06/2009
Edad : 75
Localización : Barcelona

José Viñals (1930-2009) Empty Re: José Viñals (1930-2009)

Mensaje por Pedro Casas Serra Miér Dic 07, 2022 1:15 am

.


De Las piquetas de los gallos, 2003:


DE PROMETEO

Retorna el buitre, el carroñero. Viene a por su ración de vísceras civilizadas, a por mi hígado selecto.

No lo espantes, bella mía, déjalo que me coma los órganos sutiles, déjalo que me horade cavernas en la tripa. Yo creceré, yo seré recreado sin sosiego, sobre abundante de estulticia y dolor.

Tú mira simplemente, invitada de privilegio, espía del banquete y de la gloria funeraria.

Déjalo que me devore con lentitud y precisión, ahora que estoy vivo, ahora que copulo simulando la vida.



CELEBRACIÓN

Desvergüenza y delicia. Meto tu seno izquierdo en mi copa. En aquel patio de madreselvas y palmeras ambiguas. Beberé mi champaña, te haré a mi paladar.

Tan monigote, tan borracho. Y la esferita de tu pecho giradora en mi boca.

Teta atrevida, morena y sin complejos.



BODA

Verás lo que te digo:
El altar es pequeño, no  caben las palomas de la suerte, vas a casarte conmigo por la fuerza
de la razón, de la locura.

No tendrás hijos, vas a quedarte viuda,
te vestirás de blanco y de violeta,
monja civil de muslos ardorosos,
huérfana voluptuosa,
dama de la navaja en bhulba,
flor de la miel, columna en celo de la noche.

Es de canela y oro el altarcillo, de tauromaquia edulcorada, de breve municipio.
Tú eres de pan, de agua de río.
Yo tengo traje de muchacho, de viejo pervertido.



DISPOSICIONES

Me comeré un cabrito a la parrilla. ¡Ay, qué manera de morir con mi grasita en la barriga!

Y tú no digas: Este silencio es mío; viuda en sandalias, te sienta mal el luto.+

Como quiera que sea, si vas a incinerarme, dame un beso, maldita.




De Cuan larga eres, 2005:


PLACER DEL DIMINUTIVO

Madonnina, pajarita de papel, abejilla libadora, conchilla de nácar, palomica,  perrilla blanca, caballita de mar, yegüita, botoncillo brillante, duraznito verde, ¿Cuándo aparecerás entre las dunas con tu delgado caminar? ¿Cuándo, en qué noche, encenderás la hoguera?

Hoguerita tú misma, fueguito fatuo. Cometa blanco con su caudal de miles de estrellitas, mujercita fragante, caramelillo.

El mundo, bien lo sabes, no se acaba esta tarde, así más vale que aparezcas a la propia orillita del mar, ya digo, entre las dunas. Que yo estoy solo, que yo estoy solo y que me duele la soledad, la soledad de ti, de estar ausente, y es la naturaleza misma de esta pequeña soledad, sin tu voz, sin tus manos suavecitas, la que duele. Pero es apenas un dolorcillo aquí, en el pecho, un dolorcillo tolerable. No  moriré de este dolor, estoy seguro, así que vengas o no vengas, en mi boca de fraile tendré una sonrisita.
   


SELVA

Ya me has llevado por una selva oscura, ya he escuchado las voces de las predicaciones de los pájaros que han visto a Dios, supuesto que el engendro existiera. El carbunclo y el credo, el polvo y la justicia, el crimen y el origen, sacerdotes y adeptos, camellos y lagartos caben en mi sombrero campesino. No soy feliz conmigo, carezco de armonía, soy cojo de universo.

Ah, benditos los árboles.

Mi pasión es la noche y la noche te incluye, madonnina, como incluye los sueños de los pájaros y su vigilia sin redención, sus ronquidillos sin promesas. Bendito el perro que me ladra al trepar tus laderas, mujer de largos horizontes.

Ah, benditos los árboles inacabablemente azules, los pinos, los alerces.

Bendita tú que eres una compleja enredadera.



DONDE TE AMO

Aquí y ahora, urgentísimamente, de frente y de perfil, comiendo ostras salvajes, mirando el arcoiris, bebiendo los vientos, apretados, estrujados, rotos, recompuestos, intactos, nuevos, sin señales antiguas, sin heridas, bellos, inconstantes, constantes, activos, cuerdos, anclados en la locura de amor, disciplinados, tontos, insurrectos, dulces, así, como siempre, como era entonces, en la tierra, en el mar, en las nubes, en la cadencia de los eclipses, en la parva de alfalfa, en las eras, en los trigales amarillos, en los bosques, en el pensamiento-palabra-y-obra, en los senderos, en la  curva del río de Cabana, en el portal, en los portales, en los trenes, en los autocares, en camas alquiladas, en la sala de espera del psicoanalista, de día, de noche, al amanecer, lloviendo, cerca de la nieve, en las arenas de la playa, en aquel cuarto piso de Port de Lilas, sobre tapices extendidos ,a la sombra, a plena luz, en hospitales, en piscinas, sobre las mesas del comedor y de la cocina, en tu taller, en el mío, desnudos y vestidos, descalzos y con zapatos, bailando, borrachillos, de duelo, alegrones, durante las siestas, de mañana, al atardecer, de madrugada, embadurnados, en la bañera, en ascensores viejos, en el sendero del pinar, delante de los perros. Así hasta hoy, madonnina, tan subrepticiamente.




De Arte de forja, 2000:


ANIMALES EN EL TEJADO

Es bella esa veleta
con gallo y gato.
Si el viento sopla
veré el Norte.
Y si no sopla
veré la inmovilidad
exacta del hierro.
Mi hierro quieto,
mi estúpida destreza.



SARTREANA

¿Vienes a hablar conmigo,
joven poeta?
Sólo hay en el paisaje
antiguos entusiasmos
y acíbar negro.
Es falso el cielo,
miserable la náusea.



MATEMÁTICA

Dientes de marfil viejo
y carcomido.
Arrugas en la carne
y en la hondonada
del tobillo.
La plenitud se mide
en risas y en orgasmos,
la decadencia
en fraudes.



RESIGNACIÓN

La muerte es honda.
La muerte es serena.

La muerte es apacible.
La muerte es benigna.
Yo, tonto, elijo
el sórdido vacío
de vivir.


CICLOS

Caducan las hojas,
caduca la pinza
roja del alacrán,
caduca el ángel
de piedra blanca,
caducan las estrellas.
Tú ¿cuándo acabs?



ACONTECE LA HISTORIA

Camino más empinado que el camino. Viento blanco. Estatuto del polen y el carbunclo. Primavera negrísima. Cangrejo. Irak. Víspera de justicia, resistencia, atentados y muerte. Derechos sobrehumanos. Vendas de vidrio blando. Ojo de fusil, bayoneta antigua de acero o hierro crudo, trinchera derruida del poeta. Ay, camaradas ¿veis que matan y matan? Dolor de huesos rubios y de huesos morenos. Oráculo del cielo y de las perdiciones. Miro tu mano blanquivioleta, miro tu ojo nauseabundo, oh moribundo, puta de mi silencio, alimaña plateada de la guerra.



DESPEDIDA

Murió ayer el amigo. Le llegó su noche negra, el silenciamiento de los bichos del verano, grillos y cigarras ciegas. Nos veremos si acaso en la eternidad. ¿Nos veremos? Habremos de buscarnos, él y yo, dos moléculas de cieno, dos corpúsculos de ceniza de la incineración, dos trocitos de hierro modelados a martillo. Era un artista con clarividencias, un obstinado de la absurda penumbra de vivir, un demente de las asimetrías, un pajarraco de las revelaciones. Lo quería en su alta verdad de huesos sustantivos. Yo comí de sus profundos alimentos rociados con ginebra y pesares. Yo me reí con él. Yo no tenía corazón, yo tenía un esternón completamente musical, una cosa fea.




De Negro de golondrina, 2005:


NOVIA

¿A qué hueles?
............A pajarita de papel,
............a triángulo isósceles,
............a antorcha en las Termópilas,
............a lobezna,
a ramillete de novia.

Fosforeces como mirada de pantera o
vgata en celo
............en los escuetos matorrales.

¡Orina, ven aquí, orina,
............te lo pido de corazón!
Veré tu oro,
............la mansedumbre de tu pelo.



EN LA GUERRA

Yo no veo tumbas,
............veo campos de trigo
............y tres cabras marrones.
No veo aquí cadáveres,
............veo palomas grises
............y zorzales.
No veo en estas tierras
............viudas ni huérfanos
............ni soldados de piernas
............laceradas,
veo colmenas y jacintos,
veo paraguas plegados
............rojos y azules.
Yo no veo el horror,
............veo el principio de
............la alegría.

Yo no me veo a mí mismo
............ni soy siquiera yo sino
............un retazo de tiniebla
............vacía de sentido.

Yo no soy ni el que era
............cuando comía duraznos
............de pelusa amarilla,
cuando lloré y lloraba.



PROFECÍA

Voy a morir
............eso lo sabe
............todo el mundo.
No habrá sorpresas
............en el metabolismo
............de la aurora.



LA POESÍA

Que perfume, que
............lime el filo
............de los metales
............puntiagudos
............que traen el tétano.
Que golpee en la frente
............al ser de la conciencia.
Que triture
............la voz bastarda del
............poeta romo.
Que ilumine el perfil
............de la visión en ruinas.
Que mame, que degluta,
............que mastique
............los huesos del dormido.
Que haga pan de centeno
............en pleno atardecer.
Que humedezca mis párpados
............con su saliva prodigiosa.
Que me colme, que me vacíe.
Que no me dé respuestas.
Que descienda del sol como
............el lagarto de las ortigas,
............como la muerte
............de los descendimientos
............de la Noche.
Como el dolor umbrío del poema.



MOZARTEUM

Calla el jilguero,
calla el canarito.
............Si se demora
............el colibrí,
una por una caerán
............las estrellas.
Más tarde o más temprano,
............cuando  amanezca
............la pasión fría
............del almendro.




De Cantigas en voz baja, 2004:


CANCIÓN DEL GALLO

Ay, si yo fuera gallo,
si yo fuera el gallo de la muerte,
si te cantara las vigilias,
si te cantara los amaneceres.

Aromita, mi aroma,
no tengo ya esa suerte.
Mi cresta es una esponja
de acíbar, hiel y leche.

Ay, ay, si yo cantara,
no con el peso de lo inerte,
con la gracia del aire,
con el gozo que vierte
tu caminar oscuro
por la luz inocente.
Si viera yo la luz del horizonte,
si verte, amor, no fuese más que verte.



FERIAS

Un bizcochuelo bobo,
una guinda en lo alto,
una flor breve color lila,
un delicioso cerdo blanco,
una taza de tila,
la nariz de un payaso,
todo te alegra, todo,
perrillo manso.

Yo me voy con mi perro por el campo,
yo miro las estrellas,
no conozco el cansancio.

Y es porque tú me esperas
en la puerta del patio
con tu vestido fresco
y tus zapatos claros.

O es porque yo me puedo
lucir mucho este año
en las fiestas del pueblo
tirando los petardos.



CANTIGAS EN VOZ BAJA

Si fuiste una sospecha,
un sueño o un delirio,
si dormiste a mi lado
cuando estaba dormido.

Eras de terciopelo,
de estrella, de infinito.
O nunca como ahora
eres sombra y vacío.

Fuiste la amada y eres
dolor mas nunca olvido


JOSÉ VIÑAS, He amado, La Poesía, señor hidalgo, 2006.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Contenido patrocinado


José Viñals (1930-2009) Empty Re: José Viñals (1930-2009)

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb Ene 28, 2023 10:02 pm