Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 968708 mensajes en 44986 argumentos.

Tenemos 1514 miembros registrados

El último usuario registrado es Francisco Manuel

Últimos temas

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 36 usuarios en línea: 3 Registrados, 2 Ocultos y 31 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Antonio Urdiales, javier eguílaz, Lluvia Abril


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb Nov 02, 2019 9:25 pm

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Octubre 2022

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


María Ángeles Pérez López (1967- Empty

2 participantes

María Ángeles Pérez López (1967-

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 38479
Fecha de inscripción : 25/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

María Ángeles Pérez López (1967- Empty María Ángeles Pérez López (1967-

Mensaje por Pedro Casas Serra Dom Jul 31, 2022 4:18 am

.


María Ángeles Pérez López
(Valladolid, 1967) es una poeta en lengua castellana, editora, profesora e investigadora española. Es profesora titular de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Salamanca, y ha sido profesora visitante en la Universidad James Madison y en la Universidad de Washington. Es miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española desde 2016.

Biografía:

Ha residido casi toda su vida en Salamanca. Realizó su tesis doctoral en 1996 sobre Narrativa y modernidad en Vicente Huidobro (1929-1942). Claves para un acercamiento, por la que obtuvo el Premio Extraordinario de Doctorado de la Universidad de Salamanca.2

Ha prologado y editado antologías de Nicanor Parra (Páginas en blanco), Juan Gelman (Oficio ardiente) y Ernesto Cardenal (Hidrógeno enamorado) con motivo del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. Ha editado las poesías completas de Francisca Aguirre y Ernesto Cardenal. Ha formado parte de diversos jurados literarios, entre ellos el del Premio Miguel de Cervantes en su edición de 2007. De 2008 a 2012 coordinó el ciclo de poesía "Intersecciones" del Servicio de Actividades Culturales de la Universidad de Salamanca.

Su actividad como poeta desde 1997 la ha llevado a la primera línea de la poesía española contemporánea. Es autora de varios libros premiados y traducidos a otras lenguas, entre ellos La sola materia (1998), Carnalidad del frío (2000) o Incendio mineral (2021), por el que recibió en 2022 el Premio de la Crítica de poesía castellana. Antologías de su obra han sido publicadas en Caracas, Ciudad de México, Quito, Nueva York, Monterrey, Bogotá y Lima; también, en edición bilingüe, en Italia y Portugal. De la poesía de Pérez López ha escrito el poeta y crítico Eduardo Moga que "investiga minuciosamente en la forma y la sustancia de las cosas, se sumerge en los tumultos del cuerpo y se afana por decir su sexualidad, esto es, por trasladar sus estremecimientos ensangrentados a la piel de la página". José María Balcells ha afirmado lo siguiente:

   "La prevalencia de la corporeidad de género en la poesía de Pérez López se hace explícita en virtud del extraordinario protagonismo que los sujetos femeninos van adquiriendo a lo largo de sus libros, en especial a medida que progresa su trayectoria literaria desde La sola materia. En [...] Atavío y puñal, y a través de perfiles diferenciados de mujeres, se indaga poéticamente en la condición de la mujer en contextos societarios y temporales distintos, atisbándose una posible condición humana de espectro muy generalizable y vislumbrada desde microcosmos individuales y anecdóticos de arraigo y pertenencia".

Se ha asociado la poesía de la autora con el tema del tiempo, del cuerpo y su relación con el pasado y la memoria; con un "sentimiento de responsabilidad histórica"; con la exploración a través de la conciencia de la fragmentación del sujeto; y con el "continuo cuestionamiento de un lenguaje donde no se siente reconocida". Sería, así, autora de una "poesía que ofrece vías de resistencia" y reivindica "el cuerpo como significante abierto".​ A propósito de Atavío y puñal, Nieves Muriel afirma que la poesía de Pérez López "trata del sentido libre de la experiencia femenina, de la conciencia del mundo y la libertad, del deseo de decir atravesado por los fragmentos que recomponen la historia y la memoria pero como aletheia", y concluye: "Cuando el tener sentido coincide con el ser verdad, es ahí donde la escritura de esta otra poeta se vuelve envidiable".

Desde julio de 2016, Pérez López es miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y desde diciembre de 2016 es miembro de la Academia de Juglares de Fontiveros e hija adoptiva de Fontiveros. Forma parte del Mapa de escritoras de Castilla y León de la asociación El Legado de las Mujeres.​ Desde 2021 es miembro del Seminario Permanente Claudio Rodríguez y miembro del Comité de Honor de la Cátedra Gonzalo Rojas.

( Sacado de https://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_%C3%81ngeles_P%C3%A9rez_L%C3%B3pez )


*


Cinco poemas de María Ángeles Pérez López, de su obra Incendio mineral, Vaso Roto, 2021:


MI CUERPO CHOCA CONTRA
LOS PRONOMBRES

Mi cuerpo choca contra los pronombres. No sé a cual de sus exigencias obedezco.
....No es cierto que sean cáscaras vacías: son vísceras y plasma en la transfusión que cede cada uno de nosotros.
....Cuando va a amanecer y salimos desnudos a la  habitación más fría del idioma, entregamos materia y ADN.
La luz parece tan solo una escaramuza y los hospitales todavía no apaciguan el pavor, pero nosotros ya avanzamos por corredores simétricos y grises con un hilo de sangre de la mano, como si Ariadna hubiese decidido no llamarse Ariadna sino Penélope y tejer toda la noche su condena. Como si ellas dos se hubieran abrazado en la temperatura del temor y hubieran recordado que la sangre es un hilo que cose cada parte de su cuerpo: un riñon sobre otro en la diálisis; las dos clavículas como dos mariposas atrapadas que el esternón clavó contra su tórax; un ovario que llama a otro en las veintiocho ocasiones en que la luna gira alrededor; o el agua en los pulmones del ahogado. Como si las dos fueran una: solo un hilo.
....De la sangre que gotea por él, muy deprisa, caen los pronombres y manchan el suelo. Se enfadan quienes limpiaban las salas del hospital. Podríamos habe soltado piedritas para tropezar en el agotado itinerario de la vuelta. De todas formas se habrían enfadado, o ¿es que acaso se incluyen en la palabra nosotros? Lo desconozco.
....¿Y ahora? ¿Quién crees que eres yo?
....Solo soy una herida en el lenguaje

(con María Ángeles Maeso)



DESCIENDO HASTA TU CUERPO
Y ME OSCUREZCO

Desciendo hasta tu cuerpo y me oscurezco. Me pierdo en tu penumbra, en la apretada maraña de tu boca.
....Han desaparecido las huellas de enfermeras y de antílopes, de pasajeros sombríos en el atardecer del metro. Los flamboyanes son promesas rojizas que nada quieren saber de la ciudad. Gotea, sobre los túneles también sombríos, la perlada e infame desmesura del sudor. La grasa de los motores recalienta la tarde hasta asfixiarla.
....Entonces, agotado ya el día, entro en ti como en una cueva fresca y sibilante. Atrás quedan las horas insulsas, los platos de comida precocinada que se adhieren al plástico, los teléfonos que suenan sin que nadie conteste. Atrás queda, al fin, la expoliación carnal de las mañanas, fibra en la que los músculos se tensan hasta abrirse en puntitos de sangre que no se ha dejado domesticar por completo.
....Cuando entro en ti, todo se borra: palabras que aprieto contra el paladar hasta volverlas de agua; archivos de memoria que no encuentro; proteína que pierde su estructura en la embriaguez extrema del calor.
....Cuando entro en ti, la noche me posee.
....El cuerpo pertenece a su placer.



SOBRE EL ECZEMA DEL ASFALTO

Sobre el eczema del asfalto corre una hilera de hormigas laboriosas. Ellas conocen el poema de Pound y no le temen a la palabra usura porque en el territorio del hambre no resulta posible imaginarla. Artrópodos de las inmediaciones del lenguaje.
....Escarban bajo tierra por si hubiera otras acepciones más nutricias. No necesitan decir hoja o decir savia para sentir la felicidad extrema de los dientes. No necesitan que yo ponga en su boca nada más que una miga desenvuelta. Pueden hacer suya la ciudad porque la hemos abandonado a su intemperie y ellas pertenecen también al mismo reino de lo invisible que las mendigas rumanas junto al supermercado.
....Cuando están muy cansadas y se duermen sobre los carros vacíos de la compra, los insectos penetran en su sueño. Al fondo del agua más oscura, donde han quedado quietas brevemente, comparten con las piedras su inmovilidad.
....Nada ocurre en la superficie que se irisa con el viento pero en el lodo profundo las larvas se agitan. Mientras el agua duerme, ellas reclaman alimento a los adultos, que les entregan materia líquida regurgitada.
....Entonces recuerdo de golpe que yo también he crecido con palabras que otros lamieron y han masticado hasta la extenuación, como esos chicles rosa con los que termina doliendo respirar. Las han deglutido y vuelto a deglutir dejándolas resecas en su hollejo, pero yo las chupaba con fruición por si aún soltasen alguna perlita de sabor en mi boca. Las han peinado con morosa severidad o desinfectado cuando sangraba la piel en las rodillas de la infancia. Las han abrigado, vestido de uniforme, desnudado en los hoteles. Las han poseído.
....En el sueño las larvas (las palabras) crecen veloces y avanzan disciplinadamente como niñas enlutadas que llevaran una tela de pañal en la cabeza, madres de otra plaza circular cuyo oscuro grito no termina de agotarse. Cuando el sueño se rasga, la luz primeriza del amanecer descubre a algunas de ellas hilando seda.
....¿Son las moiras? ¿Las ilegibles fulguraciones de la noche que muere? ¿Las que transformaron el cordón umbilical en hilo destrenzado y deglutido?
....También está genéticamente determinado su sexo, y se dividen según sus cromosomas. ¿Las palabras? No, los insectos (e insectas).
....Me sobrecoge sentirme tan cerca de su lado, en lo invisible y verdadero que es la piel enfermiza en la ciudad sobre la que caminan sin temor.
....Los científicos las llaman hormigas del pavimento, y cuando las nombran tan objetiva y presuntuosamente, creen cancelar cualquier duda que se hubiese abierto debajo de sus patas, pero lo cierto es que al correr por la piel enrojecida del asfalto, traen la luz y verdad de lo inasible, Son apelaciones radicales de la sombra.
....Las mendigas y yo también lo somos.

(con Aníbal Núñez)



LA PIEDRA ME REGALA SU APELLIDO

La piedra me regala su apellido. Desmigarse. Perder. Ser solo tiempo.
....Materia granulada que no teme a su sombra. No teme al tumulto sincopado de los días, su conglomerado de arena que olisquea el salitre y el amor. Pueden volverse cauce, o costanera, o cristal en que crujen sordamente el cierzo y el regalo de la luz.
....Nada le preocupa desaparecer, ser otra y ser la misma, que duerma en ella un meteorito mudo que contiene la plena incandescencia y estalla en mil fragmentos, mil porciones minúsculas de sí, piedra que será otra y la misma.
....¿Qué hará después con tanta permanencia? ¿Se sentirá infalible aunque la microscopia voraz nos asegure que los cuerpos sólidos también se desvanecen?
....Dividida y vuelta a dividir, sin embargo mantiene intacta la certeza solar, el corazón inquieto en que beben su rapidez  las lagartijas. Consistencia ostinada y muy feliz.
....En ella transpira lo inmutable.
....Cuando cae a romperse y permanece, se suceden las guerras y monarcas, las largas migraciones de subsaharianos abandonando la tierra más hosca, el comienzo del viento y la escritura, la rebelión de los mineros -hijos terribles del pulmón que arde-, el beso con que las leonas piden su dentellada a las gacelas, el ritual de los minerales de Atacama o ese brote desmesurado y atónito de los almendros que reviven en cada primavera su fragilidad obstinada y muy felis.
....Cada piedrita es plena y poderosa aunque caiga hasta ser un solo grano.
....Entonces me regala su apellido.
Su claridad hacia el amor, su modo desatado de reír cuando los niños buscan en el suelo, animalitos ávidos y sucios, la roca que mejor salte en el río.  Uno de ellos lanza un alarido extenuante porque encontró un canto que botará en el agua tantas veces como para negarse a su caída.
....Lo pétreo transformado hacia lo anfibio en la soberanía del deseo. Piedra a la vez humilde y prodigiosa, guijarro que salta como si no pesase porque no importa su fuerza sino la rapidez.
....Así yo igualmente, ratito de presencia, meteoro que corre para terminar chocándose con la línea invisible de la atmósfera, lagartija desnuda entre el cemento.
....Pérez, hijo de Pedro, hijo de piedra.



¿Y SI ERES NADIE?

¿Y si eres nadie?
....MIras dentro de ti y solo hay un inmenso páramo en el que nada se oye. Ni siquiera la respiración agitada en el incendio de aquello que fuiste. ¿Adónde irás cargando tu vacío?
....Nada pesa lo que no tienes, pero no hay ligereza posible para ti porque el vacío te arrastra hacia sus pies. Ha arrasado con toda la flora, los días sin viento, las reservas de agua y de pardales. Quedan muchos más pájaros atrapados contra las vallas: vencejos, cormoranes, petirrojos. Un viejísimo albatros sacude su cabeza como si se hubiera atragantado con un mal verso. Entre ellos se disputan las raspas del sol y todos los poemas sobre ruiseñores o palomas que han sido capaces de digerir. Disputan también con quienes han quedado crucifijados contra esas vallas, atrapados en la larga migración del hambre, de la guerra.
....Y mientras, tú sobre tu páramo vacío.
....Te asomas con miedo al brocal de la boca y solo se ve un espejo negro que parece saludarte desde el fondo. También alguna mano de gente difusa tras tantas pantallas entreabiertas. Nada se oye sino la frugalidad de la desgana.
....A lo lejos, tal vez el agua pida que abras la puerta de tu cuerpo.
....¿O vas a conformarte con ser páramo? ¿Eriazo que no habilitan las hormigas? ¿Pedregal que golpea con su sed?
....¿Y si nadie somos todos? Pájaro perro, pájaro persona, población y polluelo enardecido. ¿Qué harás en el transito de las taxonomías?
....En ti están los cien mil caracteres hereditarios que te atan dulcemente a los demás, los tres mil millones de letras del genoma humano que has aprendido sin esfuerzo y silbas con felicidad al levantarte, veinticuatro de los noventa elementos químicos, todas las maletas que quedan extraviadas frente a las aduanas y las noches de Ítaca y Caronte.
....En ti, partículas lejanísimas de estrellas y otros parientes, piedras, peces, patronímicos, banderas deslucidas y otros trapos del dolor. Incluso meteoros en el festejo de la luz.
....Todos ellos te bendicen y completan.
....Bendicen cada una de las capas freáticas que alimentas con tu desesperación y tu amor radical a esta extrañeza que llamaron vivir, estar viviendo.
....Porque tú no eres suficiente para ti.
....Desconoces quién eres y no importa.
....De pronto apremian la vida y los tendones. De pronto estallan granos rojísimos de luz sobre la superficie torpe de tu lengua. Algunos estorninos los disputan y te besan con su canción de alambre.
....¿Cómo dejar entonces que el día colisione? ¿Que haya personas aparcadas como muebles mientras viajan las mesas en primera?
....Alguna vez recibiste en herencia un baúl y una silla de esparto pero hoy todo ha sido arrasado en el fuego, hasta el flequillo que desordenó los días y la expiación y nota a lápiz del convenio laboral, mientras hay personas aparcadas como muebles y están dentro de ti, son tu apellido. Con el agua que mana de sus letras humedeces tu frente y te levantas.

(con Fernando Pessoa
y Antonio Machado
)


MARÍA ÁNGELES PÉREZ LÓPEZ
(De Incendio mineral, Vaso roto, 2021)

cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 36019
Fecha de inscripción : 26/04/2009
Edad : 69
Localización : buenos aires

María Ángeles Pérez López (1967- Empty Re: María Ángeles Pérez López (1967-

Mensaje por cecilia gargantini Dom Jul 31, 2022 6:53 am

Gracias Pedro por estos textos, caracterizados perfectamente en el estudio que los antecede.
Me encantó este descubrimiento que hice hoy!!!!!!!!!!!
Graciassssssss y besosssssssss, amigo
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 38479
Fecha de inscripción : 25/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

María Ángeles Pérez López (1967- Empty Re: María Ángeles Pérez López (1967-

Mensaje por Pedro Casas Serra Dom Jul 31, 2022 6:27 pm

Gracias a ti por tu interés, Cecilia.

Un abrazo.
Pedro


Contenido patrocinado


María Ángeles Pérez López (1967- Empty Re: María Ángeles Pérez López (1967-

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom Oct 02, 2022 6:30 pm