Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 874805 mensajes en 41988 argumentos.

Tenemos 1424 miembros registrados

El último usuario registrado es Antonio García López

Últimos temas

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 45 usuarios en línea: 4 Registrados, 0 Ocultos y 41 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

ingrid zetterberg, Maria Lua, Ramón Carballal, Simon Abadia


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Noviembre 2020

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


“Metáfora: Creciendo en poesía. Metàfora: Creixent en poesia” Empty

UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E


“Metáfora: Creciendo en poesía. Metàfora: Creixent en poesia”

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33090
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

“Metáfora: Creciendo en poesía. Metàfora: Creixent en poesia” Empty “Metáfora: Creciendo en poesía. Metàfora: Creixent en poesia”

Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 27 Mayo 2020, 07:02

.


“Metáfora: Creciendo en poesía. Metàfora: Creixent en poesia” Propag10



“Metáfora: Creciendo en poesía. Metàfora: Creixent en poesia”

El grupo Metáfora, integrado por los poetas Glòria Forasté Giravent, Juan Pablo Martínez, Maria Teresa Ferrer, Marta García Sentís, Matilde Marco, Mercedes Carrión Masip y Pedro Casas Serra, presenta un libro bilingüe (con textos en castellano y en catalán), “Metáfora: Creciendo en poesía. Metàfora: Creixent en poesía”, que reune una selección de su actividad durante los dieciocho años de su existencia.

Metáfora se formó como grupo en el año 2002, a partir de un curso de poesía quese impartió en la Universidad de Barcelona por los poetas Jordi Virallonga y Eduard Sanahuja el año anterior. El grupo era reducido pero muy interesado en la poesía Siguieron teniendo contacto a través de actos literarios y se integraron en la Biblioteca Mercè Rodoreda, cuya directora es Isabel Minguillón, y está especializada en esta materia, participando en su Club de Poesía de forma habitual, y en conferencias, presentación de libros, invitaciones de poetas, etc. El entorno poético y el apoyo de la biblioteca han sido esenciales para su evolución como colectivo.

Su primer objetivo fue trabajar a través de talleres, abriéndolos a un público fura del grupo, porque partían del interés general por la divulgación de la poesía; pero con el tiempo se fueron orientando a la labor en equipo y trabajando para el crecimiento personal. La evolcuión de sus integrantes es muy evidente, porque cada uno de los talleres o trabajos monográficos sobre algún autor, tiene siempre una parte práctica. Esta antología es una buena muestra de ello.


Un ejemplo de la participación en el libro de cada uno de los miembros de Metáfora:


FILLA DE LA NIT, de Glòria Forasté Giravent

Soc filla de la nit
com ho és la por i el foc
com les paraules tendres, com les paraules brutes
com un diamant que espurneja
com la lluna que s'emmiralla al sol.

Soc de la nit,
feta de nit i cendra
com una pena aguda o un dolor que rosega les entranyes
com un xiuxiueig dolç, l'escletxa per on sura un raig de llum,
com els espectres i les idees fixes
com els anhels mesquins i els generosos.

Soc feta de la nit
soc el pèlag i soc l'ull inquietant d'un pou desèrtic
el passadís ombriu d'abandó i de tenebra,
soc el sexe inexpert o el sexe desbocat, l'amor omnipotent.
Soc boca de certesa i bogeria,
l'espera d'un diagnòstic a la vora del llit.

Soc, des de la penombra, la veu que vol parlar.


CRECIENDO, de Juan Pablo Martínez

Todos nos vamos construyendo
a medida que pisamos;
nuestras pisadas son
los ladrillos que forman
la torre en que habita nuestro ser,
donde al final colocaremos las campanas
justo antes de irnos,
y las colocaremos
para que ellas lloren
nuestra huida.

Nunca antes de ese justo momento
dejaremos de poner
ladrillos en la torre.

Siempre hacia arriba
creciendo,
creciendo,
hasta el mismo momento de la muerte.


CREPÚSCULO, de Juliana Mediavilla

Esta tarde de julio
se ha cortado las venas
con el borde afilado del lejano horizonte:
se desangra en tus aguas
y agoniza en sus púrpuras.
Yo contemplo la ofrenda mientras juegan las olas
a pillarme los pies.
Me asusta la belleza
de esa muerte que pinta con sus uñas de sangre
tu vieja piel de saurio.

Ya la noche se viene
y en los prados del cielo despiertan las estrellas.
De sacrificio queda
una mancha rojiza que señala el poniente
y no quiere borrarse.

Te acomodas
con tus bordes inquietos
en un lecho que nunca te viene a la medida.
Como una bestia enorme
respiras y se escucha
un jadeo ancestral de un ancestral cansancio.
Una ola se escapa
y deshace el castillo con su torre de arena.

Temo tu inmensidad,
acaso porque calma
esa sed insaciable del suicida.


RECORD, de Maria Teresa Ferrer

Festes de Galícia
a la vora del mar;
música, ball, nit.
Tires de llums
que gronxen mil colors
giravoltant damunt nostre.
Avui, el record humit de la platja
plora en els meus ulls
quan, sola,
enmig d’una multitud
que riu i balla
al so de les nostres cançons,
enyoro el suport dels teus braços
marcant el ritme.

Qui pogués abraçar-te
i tornar a ballar junts.


ESTAMBUL, ESPEJO DE SUEÑOS, de Marta García Sentís

El clamor de mil minaretes deja un fuerte eco.
Su canto me envuelve en una lejana esencia
y reavivo las fragancias olvidadas.
Náufraga de tactos, me abandono
penetrada por una luz, la luz arracimada.

Despojada mi alma de sus pesares,
despojada de rostros, de palabras,
me queda la gran nostalgia del eros.
Navego en el transbordador n.º 47
que transita mares y memorias marinas.

El vacío se columpia en Estambul, mientras
estrangulo las horas y me pierdo
en la palaciega, acuática ciudad.
Allí elevo feliz vuelo de gaviota,
allí elevo mi dicha con secreto llanto.

En este espacio plagado de mares
abrazo el espejo de sueños,
en una hora en la que Dios sonríe,
dispuesta a unirme al eco de minaretes.
No soy ni de Oriente ni de Occidente.

Hoy beberé el cáliz del ocaso de Bizancio.


DE IDOMENI, de Mercedes Carrión Masip

se me revuelve el pelo escarolado
como al rubio alcornoque de piel acaimanada
en este martes bronco
de viento de sureste africanísimo

como a la caña rastafari

como a la terca encina resiliente
al fuego y su desahucio

ya ves
los adjetivos se alborotan hoy
sobre el papel latente en la pantalla
tan solo con rozar el pulso de las teclas

un tiempo mayecido
preside el despilfarro de energía
que el sol y el viento ceden

hoy que el clamor del desconsuelo atañe
al exilio de tantos refugiados
sin vatios que quemar en sus hogueras

y han de partir de nuevo en autobuses
a lo desconocido que promete
más de la nada en la que están cautivos

el lema Crazy Holidays
figura en el primero del convoy

que hoy parte de Idomeni


A LA VEZ DESTRUCTOR Y DESTRUIDO, de Pedro Casas Serra, 1989

Viví primero para encontrarte,
luego viví para quererte,
más tarde para olvidarte...
Y ahora que has muerto... ¿Para qué he de vivir?

Sin verme reflejado en otros ojos,
sin que a nadie angustie mi tardanza...
¿Quién soy? ¿Adónde voy?
Sin compartirlo... ¡Qué poco vale todo!

Sin besos ni caricias mi cuerpo me es ajeno.
Eran tus besos los que me daban cuerpo
y tus ojos la forma,
tus palabras me vestían,
tu alegría bombeaba mi sangre.

Es el amor quien crea, quien hace a una mujer
diosa de un hombre y a un hombre un héroe,
hablar al elocuente y callar al prudente.

Ahora, sin cuerpo ni alma, confundido,
a la vez destructor y destruido,
añorando un pasado irrecuperable,
buscando algo que no sé definir,
a mitad de camino entre dos nadas...
¿Puede darme alguien lo que yo deseo?
¿Es posible el amor de nuevo?

¿O debo conformarme con ir tirando
y ya que no feliz, mostrarme digno,
no quejarme, no infundir compasión,
no abandonarme...
serenamente pasar lo que me quede
y pensar en los otros que comienzan?

Pesa mucho el pasado
cuando no se vislumbra un camino
y el impulso inicial se va perdiendo.


LA VIOLENCIA DE LAS HORAS, de César Vallejo

Todos han muerto.

Murió doña Antonia, la ronca, que hacía pan barato en el burgo.

Murió el cura Santiago, a quien placía le saludasen los jóvenes y las mozas, respondiéndoles a todos, indistintamente: “Buenos días, José! Buenos días, María!”

Murió aquella joven rubia, Carlota, dejando un hijito de tres meses, que luego también murió a los ocho días de la madre.

Murió mi tía Albina, que solía cantar tiempos y modos de heredad, en tanto cosía en los corredores, para Isidora, la criada de oficio, la honrosísima mujer.

Murió un viejo tuerto, su nombre no recuerdo, pero dormía al sol de la mañana, sentado en la puerta del hojalatero de la esquina.

Murió Rayo, el perro de mi altura, herido de un balazo de no se sabe quién.

Murió Lucas, mi cuñado en la paz de las cinturas, de quien me acuerdo cuando llueve y no hay nadie en mi experiencia.

Murió en mi revolver mi madre, en mi puño mi hermana y mi hermano en mi víscera sangrienta, los tres ligados  por un género de tristeza, en el mes de agosto de años sucesivos.

Murió el músico Méndez, alto y muy borracho, que solfeaba en su clarinete tocatas melódicas, a cuyo articulado se dormían las gallinas de mi barrio, mucho  antes de que el sol se fuese.

Murió mi eternidad y estoy velándola.


Poema en prosa compuesto de nueve párrafos que van del segundo al noveno, y dos versos, pentasílabo el primero  y endecasílabo, el último. El primer verso tiene la función de introducción o enunciado del asunto que va a desarrollar el  texto: la muerte de todos los que rodeaban al yo poético. El verso dice “Todos han muerto” y a partir de ese enunciado el yo poético  nos da cuenta de aquellos seres que ya no existen.

Por la manera de destacar las distintas peculiaridades de cada persona que ha muerto, el texto sugiere que se trata de un lugar pequeño o de un barrio en el que todos se conocen.

Las figuras retóricas que a primera vista resaltan son la enumeración y la anáfora, reiterada al comienzo de cada párrafo con el verbo morir en pretérito indefinido: “murió”. A pesar de la utilización del verbo al principio de cada párrafo y de la aparición de otros verbos necesarios para la descripción del texto, el poema tiene un estilo nominal a lo que contribuyen las diferentes aposiciones que vemos a lo largo del poema, y los tiempos de los verbos que están fundamentalmente en pretérito imperfecto, tiempo para la descripción, o en gerundio (dos veces), modo que indica simultaneidad con la acción de otro verbo, así como por las oraciones subordinadas adjetivas y substantivas del texto. Pero más importante aún es el recurso de la yuxtaposición que se observa en todo el poema. Se trata de un texto nominal, descriptivo y estático.

Hay tres bimembraciones: “los jóvenes y las mozas”, “tiempos y modos de heredad” y “alto y muy borracho”.

Ejemplos de las aposiciones son: “doña Antonia, la ronca”, “aquella joven rubia, Carlota”, “Isidora, la criada de oficio, la honrosísima mujer”, “Rayo, el perro de mi altura, herido de un balazo”, “Lucas, mi cuñado en la paz de las cinturas”, “el músico Méndez, alto y muy borracho”.

Los verbos en pretérito imperfecto son: “Hacía, placía, solía, dormía, solfeaba y dormían”.

El gerundio está empleado en: “respondiéndoles a todos”, “ dejando un hijito de tres meses”.

Las oraciones subordinadas las vemos en los versículos; “que hacía pan barato” (subordinada adjetiva); “a quien placía le saludasen” (subordinada sustantiva de sujeto); “que solía cantar” (subordinada adjetiva); “de quien me acuerdo” (subordinada adjetiva); “que solfeaba en su clarinete” (subordinada adjetiva).

En el segundo párrafo hay una elisión del relacionante “que” en “placía le saludasen”, y en el quinto dos elisiones, el pronombre relativo “cuyo” en “Murió un viejo tuerto, su nombre no recuerdo” y el verbo saber en “pero (sé que) dormía al sol de la mañana”. Las elisiones junto con el estilo nominal y adjetivo y la yuxtaposición, contribuyen a que el texto sea conciso y tenga valor poético.

Tanto el primer verso, “Todos han muerto”, como el último, “Murió mi eternidad y estoy velándola”, hacen que la estructura del poema sea cerrada o circular. El primero anuncia el tema y el último va más allá, paradójicamente, hasta la eternidad está muerta, y el yo poético la está velando.

En la expresión “doña Antonia, la ronca, que hacía pan barato en el burgo”, es chocante que sea llamada “doña” una persona que tiene el apelativo de “la ronca” y que se dedica a hacer pan barato.

Por el contrario, al sacerdote del lugar se le llama “el cura Santiago”, sin el tradicional tratamiento de “don” con el que siempre se ha denominado al sacerdote de un lugar donde todos se conocen. La forma de responder el cura al saludo de mozas y mozos llamando a ellas María y a ellos José, sugiere un personaje a quien lo que le importa es que lo saluden.

“Murió mi tía Albina, que solía cantar tiempos y modos de heredad, en tanto cosía en los corredores, para Isidora, la criada de oficio, la honrosísima mujer”. Coser en los corredores sugiere espacios amplios y lo que canta “mi tía Albina” da idea de canciones antiguas y que se trasmiten de generación en generación y contrasta que cosa para la criada de oficio de la que se destaca su honradez con un adjetico superlativo: “honrosísima”.

En el párrafo “Murió Rayo, el perro de mi altura”, con esa expresión eleva al perro a la categoría humana. Algo  natural, por la cercanía habitual del perro con el hombre.

Las muertes descritas en el párrafo octavo son de difícil interpretación, si bien la dureza expresada en la forma de morir: “en mi revolver mi madre, en mi puño mi hermana y mi hermano en mi víscera sangrienta”, se suaviza cuando dice: “los tres ligados  por un género de tristeza”.

La figura retórica polipote la vemos en la expresión “triste de tristeza”.

El hecho de que las gallinas del barrio del poeta no se durmieran al anochecer, sino cuando oían al “músico Méndez… que solfeaba en su clarinete tocatas melódicas” expresa cómo manejaba su instrumento el músico Méndez.

En resumen, se ha analizado un poema en prosa compuesto por párrafos, con la excepción del primero y el último que son versos y abren y cierran el texto, respectivamente, dándole al poema una estructura cerrada. El texto es nominal. El asunto es la muerte, y el tema la soledad del yo poético que se descubre cuando nos dice en el último verso, “Murió mi eternidad y estoy velándola”, es decir la eternidad de todos sus familiares y convecinos que ahora él vela en soledad.

Las figuras retóricas que destacan son la anáfora, la enumeración, la paradoja, un polipote, y como recursos están la yuxtaposición, la bimembración, la elipsis, las oraciones subordinadas adjetivas. Todo ello configura un texto alrededor de la muerte, y finalmente la soledad del yo poético.

Al acabar de analizar el texto estamos en condición de resaltar el pleno significado del título del poema: La violencia de las horas. Sin duda alude a la hora del tránsito de la vida a la muerte. Violenta la llama el autor. Correctamente a ese momento lo denominaremos trance: el trance de la muerte.

Matilde Marco, 1 de Marzo de 2012.


.

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 33090
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 72
Localización : Barcelona

“Metáfora: Creciendo en poesía. Metàfora: Creixent en poesia” Empty Re: “Metáfora: Creciendo en poesía. Metàfora: Creixent en poesia”

Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 28 Sep 2020, 12:13

.


1- EL MITO

El tema propuesto para dar inicio a la presente antología es la mitología griega. El mito apareció en la época del ser humano primitivo. El hombre primitivo sentía temor ante los fenómenos de la naturaleza por lo que necesitaba creer en la existencia de un ser superior que pudiera ayudarle. Además, tenía una gran inventiva. Los dos factores juntos dieron lugar a la creación del mito. Posteriormente, la labor de los poetas hizo que el mito adquiriera consistencia y fijeza.

Los componentes del grupo nos documentamos sobre el tema que íbamos a trabajar y luego se escribieron poemas acercándose a diferentes personajes de dicha mitología. Se trataba de elegir un personaje mitológico y escribir un poema inspirándose en él utilizando la composición del soneto. Resultó curioso, aunque no extraño, que tratándose de una composición tan cerrada aparecieran poemas tan diversos en la forma.

En los poemas escritos en catalán encontramos versos alexandrins, heptasíl·labs y decasíl·labs. En los escritos en castellano vemos sonetos blancos (catorce versos endecasílabos, sin rima), sonetillos (versos octosílabos), un soneto blanco con estrambote (adición a los catorce de tres versos más) y un soneto clásico con estrambote. También hay un soneto polimétrico. En cuanto al fondo, es natural que se observe una variación en el tono ya que al tratarse de voces diferentes necesariamente tiene que aparecer un tratamiento distinto. En primer lugar porque no coinciden en el ser mitológico elegido y después por la propia individualización del poeta.

Matilde Marco

*

Glòria Forasté Giravent:

VENUS

Quan avui m’he trobat tancada a una vitrina
a la prestatgeria d’un ancià antiquari
m’he semblat una esfinx damunt un escenari
al costat d’una capsa amb una ballarina.

Setinada i lluent la grisa mantellina
s’exhibia orgullosa a dins d’un vell armari
amb segells i monedes d’aspecte mil.lenari.
A sota dels meus peus tenia una petxina.

Estava despullada, portava el cabell llarg,
duia una mà entre els pits i l’altra mà en el pubis.
Els homes que em miraven tenien ulls ingenus.

M’he sentit atrapada, exposada en el marc
d’un pansit retrat sèpia d’una festa de nuvis.
Pro no puc fer-hi res. Soc la deessa Venus.

AMB VEU DE MARE (1)

(La mare parla a la filla malalta)

Com si dona d’aigua fores,
goge, dríada o bé ondina
nimfa de bosc o marina
vares regalar-me espores

per pintar-me un cel d’aurores
i esborrar-me la boirina
dansant com una gavina
i emplenant-me de penyores.

Perquè vull que ara gaudim
et tornaré a la placenta,
de petons un degotim.

Prou de malura, fugim!
No volem cosa dolenta!
Ai petitona, t’estim.

*

Juan Pablo Martínez:

CARTA A FEDRA

Te escribo, amada Fedra, esta carta
para avisarte de que estés atenta.
Te raptará Teseo enamorado
de ti, aunque tú no lo estés de él.

Ándate con cuidado porque tú
te vas a enamorar perdidamente
de Hipólito, su hijo, que huirá
de tus insinuaciones; no le acuses

a él ante su padre. Si lo hicieses,
Teseo enfurecido contra él
lo dará a Poseidón y él, con sus monstruos,

lo arrastrará, cruel, hasta la muerte.
Mandé la carta a Fedra pero tarde,
cuando llegó se había suicidado.

PAN

Dios de los campos, ganados
y señor de los pastores,
tuviste muchos amores
a ti siempre consagrados.

En los bosques y en los prados
sosegabas tus ardores
danzando y rindiendo honores
con las ninfas y venados.

Pitis fue tu gran amor,
y la convertiste en pino
para adorarla mejor;

y con un toque divino
a su sombra y su calor,
la flauta fue tu gran tino.

*

Juliana Mediavilla:

PENÉLOPE

Ya estás tardando, Ulises, ¿dónde paras?
me canso de esperar, la vida corre
y la frescura que dejaste un día
la resecó tu ausencia. Sin el riego

las flores se marchitan, bien lo sabes.
He de aguantar el tipo y serte fiel,
así lo quiso Homero, mi hacedor,
que te dio tanto viaje y tanta guerra

y a mí me rodeó de rondadores
minando mi paciencia y mi recato.
Es mucho tiempo ya, la carne es débil.

Reniego del papel y de la Historia,
tejiendo y destejiendo una mentira:
me aburre tricotar tan a lo tonto.

Hacer y deshacer,
esclava del incendio del deseo
sin besos, sin pasión, sin himeneo…

CUPIDO

Ciego que apuntas y atinas,
caduco dios, y rapaz,
vendado que me has vendido,
y niño menor de edad...
LUIS DE GÓNGORA


No te guía la razón
cuando tus flechas disparas
y en la inocencia te amparas
si rompes un corazón.

Jugando con la pasión,
deidad del amor, en aras
de tu delirio acaparas
del deseo la atención.

Si con los ojos vendados,
travieso como un chiquillo
das tus dardos al azar

pobres los enamorados
que en manos de un diosecillo
conjugan el verbo amar.

*

Maria Teresa Ferrer:

DE QUÈ TENS POR?

(Inspirat en el mite de Psique)

Em demanes que a fosques fem l'amor,
de què tens por, per què vols ocultar-te?
Aquell tast i el perfum d'aquell vell temps
no seran esvaïts aquesta nit.

Per mi segueixes sent aquell mar blau
on trenquen les onades salts d'escuma.
A la sorra encalmada jec estesa,
i en el verd dels teus ulls torno a clavar-m'hi.

Encén el llum, amor, encén-lo ja,
vull gaudir de mirar-te en l'abraçada
i contemplar el teu cos que m'embraveix.

Si tots dos ho volem, si ho desitgem,
si despullats ens vesteix el record,
amor… allarga el braç, encén el llum.

RETORN AL SENY

Ànima meva, escolto silenciosa
un aleteig de roses i perfums
que em transforma la vida, cendra i fum,
i a qui el present subtilment emociona.

Amor… brollant dins meu, immensa bola
de foc ardent que il.lumina la llum
i aglutina d'uns fets el llarg resum
d'intrèpida certesa feta d'hores.

Ànima que ets amor, amor que ets ànima,
què seria sense Eros dels mortals,
què si és desproveït el cos de Psique?

Dins el profund del cor, en alta estima
fulgureu alts, com intrèpids fanals,
fins doneu joc a escriure un Carpe Diem.

*

Marta García Sentís:

PRIMAVERA DE JAZZ

En la sombra, el éxtasis oscuro
señala negritud, su esclavitud:
labios abiertos, alma de futuro
para sanar heridas, gratitud.

Sus instrumentos son un canto puro,
expresan ritmo, fresca aptitud
con el espectador llenan conjuro,
hay olores, sabores, beatitud.

Esparcen melodías de hora en hora,
son acordes agudos, canto, voz
en la emoción, cuando el gran son aflora.

Como tiempo sin tiempo, es el ahora,
música sensorial, también feroz,
primavera, caricia vibradora.

NOCHE DE JAZZ

La noche que sucumbe es noche ciudadana
la que da sed exacta, con cantos a raudales,
y también con metal, albas sensacionales,
el saxo, la trompeta, melodías que emana.

Batería de estruendos es su base africana,
cuya presencia plena llena los musicales
con delirio de acordes, con ritmos eternales,
alegría de baile es alegría ufana.

Instrumentos curvados, la vida palpitada,
con mis ojos de menta, reflejan un instante,
vital fascinación, caricia atrapada.

Lamentos, alaridos, esta esencia ganada,
azul profundidad, es un swing incesante,
una carga poética de alma ilusionada.

*

Mercedes Carrión Masip:

MÁS QUE MUJER

Conservo de vestal comprometida
lo fiel de cada día en su custodia
y una vieja mirada sobre el fuego,
su mantra rutinario, casi olvido.

Conservo de amazona la coraza,
un sinvivir de almenas cada tarde
cuando el miedo se prende del crepúsculo
sobre el rojo sin fin del horizonte.

Pude haber sido sabia, concurrir
al prístino parnaso de las musas,
ofrecerte en mi voz bellos envites,

atarte a la memoria de mi luz
para vivir contigo la emoción
de ser más que mujer en tus poemas.

TIETA

El hogar en tus manos como un cetro
y al amor de tu fuego la familia
entre aroma de espliego y ropa limpia,
atenta a su servicio todo el tiempo.

Frituras deliciosas y el puchero
exhalando su aroma en la cocina,
tú, Hestia cotidiana, significas
entrega y sacrificio, toda ejemplo.

Cómplice, mimadora y confidente
de los más jovencitos de la casa,
así vives gozosa tu destino:

soltera, que no sola, la que siempre
solo ha sido la sombra de la hermana
y adorada vestal por sus sobrinos.

*

Pedro Casas Serra:

TISBE Y PÍRAMO

Aunque su parentela no quería,
Píramo y Tisbe se han enamorado,
de modo que dejaron concertado
que escaparían juntos ese día.

Al alcanzar la fuente en que han quedado,
vio Tisbe a una leona que bebía
- rojas sus fauces de matar ganado -
y su toca perdió mientras corría.

Pues Píramo al llegar, viendo en el suelo
el paño de su amada tinto y roto,
se mató por matar su desconsuelo.

Volvió Tisbe y hallando junto al velo,
tendido y muerto al que era su devoto,
con su daga acabó su triste anhelo.

- ¿Y cuándo fue ese duelo?
- Solo sé que ocurría en Babilonia
antes de ser de Persia una colonia.

DIÓGENES DE SÍNOPE

No dejó nada escrito
pero cuentan de él
que era pobre y vivía en un tonel,
que a la luz de un candil buscaba un hombrecito,

que con muy poco se quedaba ahíto,
que criticaba cruel
gastar mucho oropel
y la costumbre le importaba un pito,

que Platón le llamó
Sócrates delirante
y que un día, teniendo a Alejandro delante,

cuando todo su reino le ofreció,
díjole algo que aún hoy nos asombra:
- Quita, que me haces sombra.


(Continuará)


.


    Fecha y hora actual: Miér 25 Nov 2020, 04:52