Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1047140 mensajes en 47816 argumentos.

Tenemos 1578 miembros registrados

El último usuario registrado es Gonzalo

¿Quién está en línea?

En total hay 54 usuarios en línea: 3 Registrados, 1 Ocultos y 50 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

javier eguílaz, Liliana Aiello, Pascual Lopez Sanchez


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» ELVIO ROMERO (1926-2004)
ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) EmptyAyer a las 22:58 por Lluvia Abril

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) EmptyAyer a las 22:55 por Lluvia Abril

» CÉSAR VALLEJO (1892-1938)
ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) EmptyAyer a las 15:59 por cecilia gargantini

» 2015-10-18 a 2015-12-09 BESTIARIO EN DÉCIMAS: CERDO
ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) EmptyAyer a las 15:25 por cecilia gargantini

» POETAS LATINOAMERICANOS
ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) EmptyAyer a las 15:06 por Maria Lua

» POESÍA ÁRABE
ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) EmptyAyer a las 15:03 por Maria Lua

» LITERATURA AFRICANA - POESÍA AFRICANA
ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) EmptyAyer a las 14:53 por Maria Lua

» LA POESIA MÍSTICA DEL SUFISMO. LA CONFERENCIA DE LOS PÁJAROS.
ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) EmptyAyer a las 14:45 por Maria Lua

» FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)
ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) EmptyAyer a las 14:42 por Maria Lua

» CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE (Brasil, 31/10/ 1902 – 17/08/ 1987)
ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) EmptyAyer a las 14:40 por Maria Lua

Junio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty

2 participantes

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 15 Mar 2020, 01:45

    Dacarrete Hernández, Ángel María. Puerto de Santa María (Cádiz), 14.XI.1827 – Madrid, 13.X.1904. Político y poeta.

    Hijo de José Luis Dacarrete Ramírez y María Regla Hernández Samaniego, gaditanos ambos. Se formó en el colegio de San Felipe Neri, en Cádiz, bajo la dirección de Alberto Lista, quien le dejó honda huella literaria e intelectual. En 1845 marcha a Sevilla, donde permanece hasta 1852, cuando se dirige a Madrid para continuar sus estudios de Derecho.

    En Madrid se dedica a la poesía y el teatro; en 1855 estrenan Magdalena y un año después, Mentir a tiempo. Según José María de Cossío, Dacarrete es el poeta que alcanzó más importantes logros entre los anteriores a Bécquer, en unas primeras “rimas” y una traducción de Heine —de quien tomó para su propia poesía los rasgos sarcásticos— publicadas en La América en agosto de 1858. A partir de los años sesenta abandonará la literatura para centrarse en su carrera política dentro de la Administración del Estado. En septiembre de 1864, cuando era oficial del Ministerio de la Gobernación, fue nombrado gobernador civil de Valladolid, cargo del que se le cesó en febrero de 1865 para que pasara a ser gobernador civil de Burgos, hasta junio de 1865. Por entonces contrajo matrimonio con la vallisoletana Valentina Álvarez Unzueta, con la que tuvo una hija, María. En julio de 1879 salió diputado a Cortes por el distrito de Aguadilla, Puerto Rico. A partir de 1883 ocupó cargos de consejero de Estado en diversas secciones, hasta su jubilación en junio de 1904. Dos años después sus poesías fueron reunidas y publicadas de manera póstuma.

    En 1900 había sido elegido académico de la Real Española, pero murió el 13 de octubre de 1904 sin haber tomado posesión.

    Obras de ~: Magdalena, drama en tres actos y en verso, Madrid, Imprenta de C. González, 1855 (Salamanca, Est. Tipográfico del Hospicio, 1869, ed. digital en [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] con M. Fernández Caballero, Mentir a tiempo, zarzuela en un acto y en verso, Madrid, Imprenta de la Compañía de Impresores y Libreros del Reino, 1856; Las dulzuras del poder, comedia en tres actos y un prólogo, Madrid, Imprenta de José Rodríguez, 1859; Poesías, Madrid, Tipografía del Sagrado Corazón, 1906 (ed. digital en [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] El libro del amor (antología), pról. de J. L. Tejada y F. M.ª Arniz, Sevilla, Editoriales Andaluzas Unidas, 1986.

    Bibl.: D. Gamallo Fierros, “Un Bécquer que no es Bécquer, anterior a Bécquer. Ángel María Dacarrete”, en La Estafeta Literaria, II, 25 de agosto de 1944, pág. 21 (ed. de J. Rubio Jiménez en D. Gamallo Fierros, Estudios sobre Bécquer, Zaragoza, Diputación Provincial, 2006, págs. 53-64); G. W. Ribbans, “Bécquer, Byron y Dacarrete”, en Revista de Literatura, IV (1953), págs. 59-71; J. M.ª de Cossío, “Poetas prebequerianos: Dacarrete”, en Cincuenta años de poesía española (1850-1900), vol. I, Madrid, Espasa Calpe, 1960, págs. 369-376; J. P. Díaz, “El ambiente prebequeriano”, en I. M. Zabala (coord.), Romanticismo y Realismo, en F. Rico Manrique (coord.), Historia y crítica de la literatura española, t. V, 1982, págs. 273-279; J. L. Tejada y F. M.ª Arniz, “Prólogo biográfico y crítico”, en A. M.ª Dacarrete, El libro del amor (antología), op. cit., págs. 7-24; A. Zamora Vicente, Historia de la Real Academia Española, Madrid, Espasa Calpe, 1999, págs. 201-202.

    Por: Eduardo Hernández Cano


    Última edición por Lluvia Abril el Lun 16 Mar 2020, 01:28, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 15 Mar 2020, 01:49

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE



    Advertencia

    El presente volumen contiene las poesías líricas de D. Ángel María Dacarrete, que la familia del ilustre poeta ha reunido cuidadosamente creyendo, y con razón, que podrán hoy ser del agrado del público no pocas de ellas, y que la crítica imparcial considerará seguramente a todas como muestras preciosas del periodo literario en que vivió el autor, y que tan dignamente representaba.
    Otro no menos abultado, ni de menor mérito, forman también las obras dramáticas, algunas de las cuales, como Magdalena y Julieta y Romeo, valieron a su autor ruidosos triunfos en días en los que para abrirse carrera con gloria en la escena española había que competir dignamente con los Ayalas y Tamayos.
    Ni la familia de Dacarrete ni los amigos se han atrevido a dejar fuera de la colección ninguna de las poesías encontradas, cosa que sólo habría podido hacer cumplidamente el autor con arreglo a sus gustos e ideas. Ya que no éste, hagan hoy la, selección la crítica y el público.
    En todo caso, y por severa y depurada que sea dicha selección, bien puede creerse que quedarán obras más que suficientes para cimentar sobre sólidos fundamentos las alabanzas que el poeta merece, ya por sus versos eróticos, que son de los mejores, ya por alguna de sus composiciones de índole diversa. Si sus poesías religiosas no rayan a tanta altura, téngase en cuenta que pertenecen a los primeros tiempos del autor, y asimismo que son muy contados en nuestra literatura los maestros de esta clase de composiciones en que tanto sobresalieron otros días San Juan de la Cruz y Fr. Luis de León.
    Algunas de las poesías hoy coleccionadas, como las que se titulan A Sevilla, En un baile, son inéditas; otras corrían ya impresas en diferentes épocas y diversas publicaciones. Tales son, entre otras, las nombradas En la muerte de Lincoln, Al Guadalquivir y En Siberia, inspirado y vigoroso canto que basta para conquistar a un poeta imperecedera nombradía. Valera le incluyó en su Florilegio, y Ayala, que no se acordaba muchas veces de sus versos, recitaba de corrido y con verdadero entusiasmo éstos de su gran amigo y compañero de toda la vida.
    Algunos de los sonetos que contiene la parte de este volumen, que su autor solía llamar, y así lo llamo yo por eso El libro del amor, son de los mejores que tonemos en este género, poco fecundo entre nosotros en obras de verdadero sentimiento y de forma natural y sencilla, en tal manera que bien podemos decir que ha sido constantemente un género falso de conceptos y de ideas alambicadas y aparatosa dicción en que rara vez habla el alma inspirada del poeta. Por eso tenemos en tanto las de Dacarrete, a que nos referimos, y que bien podemos calificar de modelos en su clase y comparables con las de los poetas más celebrados de su tiempo.
    Dacarrete tuvo la fortuna de ser discípulo de Lista cuando el maestro sevillano dirigió el Colegio de San Felipe, de Cádiz. Entre las poesías coleccionadas hay dos dedicadas a Lista que reflejan al vivo la veneración, la gratitud y el cariño que atesoraba su alma. Fue en el orden histórico el último hijo, el Benjamín del glorioso patriarca de las letras españolas.
    Fiel a la educación literaria recibida, Dacarrete si se apartó algún tanto, andando el tiempo, de la estrechez de las doctrinas neo-clásicas, abriendo su corazón al romanticismo luego dominante, conservó, en cambio, siempre el buen gusto formado en la escuela misma en que se educaron Espronceda, Ventura de la Vega, Escosura, Pardo, Pezuela, Roca de Togores, Rodríguez Zapata, Ochoa, y otros, igualmente discípulos de Lista.
    Y este buen gusto literario resplandecía, lo mismo en las poesías líricas que en las dramáticas, en los discursos y en cuantas obras salieron de su pluma. Es más, aun en sus escritos de abogado, y hasta en los expedientes en que intervino como empleado, reveló siempre sus altas prendas de estilo y de lenguaje, como su amigo y compañero largos años en los altos Cuerpos de la Administración pública, D. Pedro de Madrazo, de esclarecida memoria.
    Gobernador civil, Diputado a Cortes, Director general mucho tiempo de Hacienda y de Gracia y Justicia del Ministerio de Ultramar, Dacarrete sirvió también durante veinticuatro años en el Consejo de Estado, perteneciendo al Tribunal Contencioso y presidiendo la Sección de Hacienda hasta que quedó cesante por reforma en Mayo de 1904.
    Con decir que murió pobre, queda hecho el mayor elogio del integérrimo empleado. Falleció el 13 de Octubre de 1904. Había nacido en el Puerto de Santa María el 14 de Noviembre de 1827.
    En tiempos en que fácilmente pueden escalar todos los puestos por subidos que sean, no ya las medianías, sino las vulgaridades mismas, medrada sería la gloria de Dacarrete si sobre todos sus honores y cargos no ostentase, como por dicha suya noblemente ostenta, título más alto, título que no pueden otorgar ni el favor ni la intriga, el título de poeta, y poeta excelente y verdadero.

    Como tal mereció que el Gobierno le concediese la Gran Cruz de Alfonso XII y que le abriese de par en par sus puertas en 2 de Febrero de 1900 la Real Academia Española. Murió sin ingresar en ella y cuando había comenzado a escribir el discurso correspondiente, que no pasó de los primeros párrafos.


    Por: Antonio Sánchez Moguel.



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 15 Mar 2020, 01:51

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE




    Poesías religiosas



    El Viernes Santo
     
      Jesus dixit: filiae Jerusalem
    nolite flere super me, sed super
    vos ipsus flere, et super filios vestros.
                                    S. Luc., cap. XXVIII.



    I

    Doncellas de Israel, hoy vuestros ojos
    sangre deben verter, no basta el llanto;
    sangre que a la que vierten los despojos
    del Dios-hombre se mezcle. ¿Cuál quebranto
    al vuestro igualará? Ayer su acento
    embebeció amoroso vuestro oído,
    dulce más que la voz del sentimiento;
    hoy ya, exhalando su mortal gemido,
    por vez postrera repitiolo el viento.


    II
      ¡Ay! La luz sin igual de su mirada
    ayer os hizo presentir el cielo;
    hoy, en sus mustios ojos apagada
    la busca en vano vuestro triste anhelo.
    Ayer visteis su brazo levantado
    cual iris bienhechor de la esperanza;
    hoy, rotos sus tendones, cruje helado,
    mientras sangre del cárdeno costado
    hace que brote la cobarde lanza.


    III
      Sobre un campo de muertos, el guerrero
    de su infausto poder haciendo alarde,
    sangriento agita el triunfador acero
    y en ansia nueva de victorias arde;
    su voz funesta cual la voz del trueno
    el hombre escucha, y desciñendo el luto,
    bate sus palmas de entusiasmo lleno,
    y al que hierro mortal clavó en su seno
    su capa arroja por marcial tributo.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 15 Mar 2020, 01:55

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías religiosas






    IV
    Y a Él que con voz de celestial ternura
    en cada hombre nos legó un hermano;
    a Él que aherrojó con su palabra pura
    entre rotas cadenas al tirano;
    que al que prueba el licor del sufrimiento
    promete horas eternas de alegría,
    que el agua ansiada concedió al sediento,
    que reanimó al enfermo macilento,
    que alzó a los muertos de la tumba fría;


    V
    Que la mujer, cual tierna compañera,
    nos destina en la senda de la vida,
    haciendo suba a superior esfera
    su alma en el fango del placer caída...
    ¡A Él! la turba despiadada y loca
    de aguda espina coronó la frente,
    con torpe mano su mejilla toca,
    lo insulta y befa de la cruz pendiente
    y ofrece hiel a su abrasada boca!


    VI
    ¡Mísera humanidad! De la amargura
    en las tinieblas tu existencia yace,
    y separas los ojos de la pura
    luz que las sombras en vapor deshace!
    Te sellará con marca maldecida
    esa sangre purísima que brota
    de las venas de Cristo; ¡vil Deicida!
    En noche envuelta el mundo, cada gota
    la recibe la tierra estremecida.


    VII
    Cual la luz del relámpago de Oriente
    hasta Occidente el universo llena,
    sobre la ciega redimida gente
    su mirada postrer brilló serena.
    Pidió al cielo el perdón en su agonía
    de sus verdugos: su cabeza amada
    doblose inerte hacia la tierra fría,
    donde su Madre, el alma traspasada,
    inmóvil contemplándole yacía.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 15 Mar 2020, 01:59

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías religiosas



    VIII
    ¡Pobre Madre! En el mundo su tormento
    ¿quién podrá comprender?... Enjutos, rojos
    sus párpados se caen; ¡el sufrimiento
    ha agotado la fuente de sus ojos!
    ¡Oh mujeres, que hiriendo vuestro oído
    de madre el dulce nombre habéis soñado,
    y el corazón de gozo estremecido
    sentís atentas interior latido
    del hijo aun sin nacer ya idolatrado!


    IX
    Que más tarde secáis con vuestra boca
    las lágrimas primeras que derrama,
    que el alma tierna de contento loca
    luego sentís, cuando su labio os llama;
    que al lanzarse en el mar de la existencia,
    viéndoos en él, con orgulloso encanto,
    os embarga el placer de su presencia,
    y si a vosotras lo arrancó la ausencia
    es eterno en sus horas vuestro llanto.


    X
    Ni aun a vosotras comprender es dado
    del alma de su Madre la amargura:
    ¡fue su Dios el que el sueño regalado
    durmió en sus brazos, de la infancia pura!
    ¡Su Hijo y su Dios el que lloró perdido!
    ¡Su Hijo y su Dios el que contempla ahora
    cadáver, destrozado, escarnecido!...
    Y su materno pecho conmovido
    de sus verdugos el pecado llora.



    XI
    ¡Sí, por ellos también!... De todos Madre,
    sus culpas y dolores su alma oprimen,
    su húmeda vista en la región del Padre
    clava pidiendo compasión al crimen,
    ahogándola el pesar, aplacadora
    ofrece ser de las celestes sañas
    que abrumen a la raza pecadora...
    ¡Ah! ¡por aquellos resignada implora
    que hundieron el puñal en sus entrañas!






    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 15 Mar 2020, 03:02

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías religiosas




    XII
      Al suyo unid, mujeres, vuestro llanto:
    con Ella alzad vuestra oración al cielo,
    porque la ira del Cordero santo
    truena irritado sobre el triste suelo.
    La dulce voz del tierno Evangelista,
    convertida en la voz de la venganza.

    el día terrible a comprender alcanza
    en que hecho el mundo miserable ariete
    del pecador acabe la esperanza.


    XIII
      Nadie huirá de la cólera bendita.
    ¡Dichosas las que nunca concibieron,
    las que en estéril soledad marchita
    la casta flor de su hermosura vieron!
    Sus hijos no oirán en aquel día
    la leche maldecir que de los pechos
    de sus madres brotó, ni en la sombría
    mar los verán cadáveres deshechos
    sin escuchar el ¡ay! de su agonía.


    XIV
      No habrá calor ni luz: caerán del cielo
    a apagarse en las aguas las estrellas.
    El hombre huirá su hogar, y en sus umbrales
    sentarase la muerte sonriendo;
    unos de otros con pavor huyendo,
    rumor de carcajadas infernales
    oirán, de sus lamentos al estruendo.


    XV
      La vida odiando, ni en la muerte abrigo
    podrá encontrar la raza del pecado;
    todos dirán su crimen, y el castigo
    de Dios caerá en la frente del culpado!
    ¡Rogad, rogad! los que en el alma pura
    de humildad y fervor sentís la esencia.
    De Adán la infortunada descendencia
    va de la duda entre la sombra impura
    arrastrando su mísera existencia.


    XVI
      Rogad, rogad, porque la aciaga hora
    acaso cerca está de llanto eterno,
    en que el hambre y la peste asoladora
    cabalguen los caballos del infierno.
    En que el amigo esconderá su mano,
    en que el beso de amor el labio evite,
    en que maldito el hombre, el soberano
    día terrible de ira precipite
    que esconde el tiempo en su insondable arcano.

             Sevilla 18 de Abril de 1851.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Lun 16 Mar 2020, 01:31

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE




    Poesías varias

    En Siberia

    Quaquam iater adversus
    Salva virtutes fama.
    (Tácito.)



    I

    Sólo contigo y con tu Madre Santa,
    Señor y Jesús mío,
    muevo al acaso la insegura planta
    por el páramo frío.

    Cárcel mortal entre nevados cerros
    me dieron los tiranos,
    porque osé quebrantar los viles hierros
    que arrastran mis hermanos.

    A ti, postrada la rodilla en tierra,
    se alzó mi alma contrita,
    y el grito di de libertad y guerra
    que espanta al moscovita.

    Hoces y arados en el yunque ardiente
    troqué en espada y lanza;
    pero en olas de sangre nuevamente
    se ahogó nuestra esperanza.


    II

    ¡Ay Polonia infeliz! Sólo veo ahora
    por tus campos desiertos
    cruzar la muchedumbre vencedora
    galopando entre muertos.

    Mudo ya el bronce y del feral combate
    el vocerío inmenso,
    aún se oye el trueno del fusil que abate
    al mártir indefenso.

    Al pie de los altares el pagano
    a tus hijas agarra,
    las azota con látigo inhumano
    y sus lutos desgarra.

    Arrodillado sobre escombros ora
    el anciano doliente,
    y preguntando por sus padres llora
    el niño balbuciente.

    ¡Ay! que tanto dolor y la aspereza
    de mi destino impío,
    no turben de mi alma la entereza,
    ¡no lo quieras, Dios mío!

    Firme en tu fe y en el amor ardiente
    de mi patria querida,
    acabe entre estos hielos tristemente
    la miserable vida.

    Mas no su amigo el déspota me llame,
    mi cuello unciendo al yugo;
    apriételo más bien con cuerda infame
    a mano del verdugo.

    Y antes que manche del perjurio el yerro
    mi lengua que te invoca,
    dura tenaza de encendido hierro
    la arranque de mi boca.

    Madrid, 1855.
    Impresa en el Florilegio de D. Juan Valera.




    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Mar 17 Mar 2020, 02:10

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias



    Despedida
    Divit autem Dominus ad te tu
    parces populum meum Israel, etc.
    Lib. 2 Regnum, cap. 5, v. 2.



    I
    Nunca el incienso de mundana pompa
    pudo embriagar mi libre fantasía;
    jamás al eco de guerrera trompa
    uniose el eco de la lira mía.
    Nunca al que en brazos del poder dormido
    pide de vana admiración tributo
    mi canto consagré desvanecido
    por el aplauso, que interior gemido
    ahogué, arrancado por interno luto.


    II
    Fijé mis ojos en la edad pasada,
    quise en la historia descubrir su suerte,
    y en sus brillantes páginas, manchada
    la hallé con huellas de baldón y muerte!
    Cuando entre nubes de mortal renombre,
    quizás de fuerza superior ejemplo,
    vi de la turba levantarse un hombre;
    después escrito contemplé su nombre
    con llanto y sangre en orgulloso templo.


    III
    ¿Por qué si agora en el poder te veo,
    canto, y mi voz tu dignidad pregona,
    y respetuoso con afán deseo
    una flor añadir a tu corona?
    Mas ¿cómo no ofrecer esta mezquina
    oblación de mi canto a quien el cielo
    por su sagrada voluntad destina
    a gobernar en la región del suelo
    con la palabra del amor divina?


    IV
    Santo poder que la piedad ordena,
    que trueca el desaliento en esperanza,
    que del siervo quebranta la cadena
    sofocando sus ansias de venganza.
    Que al que en miseria y en pesar se agita,
    enjugando las lágrimas que llora,
    vuelve la paz del corazón bendita:
    que a todos con clemencia protectora
    siempre los golpes del dolor evita.


    V
    Que en vez de cetro o de temida espada
    báculo humilde a sus vasallos muestra;
    que en vez de sangre ajena, derramada
    se ve su sangre en la mortal palestra!
    Tal lo miramos el funesto día,
    cuando un pueblo rugiendo enloquecido
    blandió de muerte la guadaña impía,
    y del cañón el eco maldecido
    el pacífico hogar estremecía.


    (cont.)


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Mar 17 Mar 2020, 02:11

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias


    Despedida
    Divit autem Dominus ad te tu
    parces populum meum Israel, etc.
    Lib. 2 Regnum, cap. 5, v. 2.


    (cont.)



    VI
    Santo Pastor, con maternal gemido,
    acompañando su palabra pura,
    paz gritando, penetra decidido
    del humo espeso entre la noche obscura:
    sobre escombro y cadáveres sin cuento
    muestra la cruz cual fraternal bandera;
    tiñe también su sangre el pavimento,
    y va a mezclarse su oración postrera
    del combatiente al postrimer lamento!(2)



    VII
    Gran dignidad que a la ambición ajena
    del mando evita el deslumbrante yugo,
    que resigna a la victima a su pena,
    embotando el puñal de su verdugo.
    Que rompiendo sus lazos con la vida
    consagra a todos con ardiente anhelo
    su fe por el dolor robustecida,
    para el alma que lucha descreída
    la luz pidiendo y la piedad del cielo.


    VIII
    ¡Ah, tú feliz que con misión tan santa
    ves tu virtud y tu saber premiado!
    Torpe mi voz se anuda en la garganta,
    mas palpita mi seno entusiasmado.
    Si fiel retrató la palabra mía
    no puede ser de lo que el alma siente,
    tú cuyo labio iluminó mi mente,
    comprende cuán la inflaman este día
    gozo sincero y gratitud ferviente!



    IX
    Si tu voz elocuente a otros lugares
    el bálsamo a ofrecer va del consuelo;
    si sagrado deber hoy de tus lares
    quiere arrancarte a venturoso suelo,
    un triste adiós mi seno conmovido
    darte quisiera que a formar no acierto.
    ¡Ah! del Señor la bendición te pido
    implores para mí, que voy perdido
    del mar del mundo en el cambio incierto.

    Sevilla 14 de Octubre de 1851.




    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Miér 18 Mar 2020, 02:06

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias



    Para el centenario de Cristóbal Colón

    La noche antes...
    De alguna estrella el pálido reflejo
    que en las sombras resbala,
    roba a la muda obscuridad apenas
    incierta sombra humana.

    Desde un balcón del santo monasterio
    la vista en el mar clava,
    y otra vez como al peso de una idea
    la frente al suelo baja.

    Pasa por ella la nerviosa mano,
    cual si la nube aciaga
    de negras dudas y de viles miedos
    desechar intentara.

    Mas no teme del viento y de las olas
    a la implacable saña,
    su doble furia el ánimo sereno
    arrostrará, mañana.

    Sólo teme el abismo tenebroso
    donde en hora menguada
    pudiera dar el desengaño impío
    sepulcro a su esperanza.

    Por eso acaso, trémulas las manos
    sobre el pecho cruzadas,
    de la oración el místico murmullo
    entre sus labios vaga.

    Y convertida en ignoradas tierras
    juzga entonces la celda solitaria,
    porque su ruego acoge sonriente
    la Virgen de la Rábida.

    Madrid, julio 1892.



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Miér 18 Mar 2020, 02:07

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias




    En el álbum del asilo de Santa Cristina



    Su mano pálida y mustia
    tiende a nosotros el pobre,
    algo de lo que nos sobre
    pidiéndonos con angustia.
    Y al socorrer cada día
    su desamparo y su pena,
    ¿quién no siente el alma llena
    de silenciosa alegría?
    De gozar tal emoción,
    que nuestro ser ennoblece,
    esta casa nos ofrece
    hoy la feliz ocasión.
    Que aquí cristiana piedad
    acoge consoladora
    la vejez abrumadora,
    la solitaria orfandad,
    y aun el tormento mayor
    de quien vigoroso y sano
    demanda trabajo en vano
    con reprimido furor.
    Venid, pues, los que por suerte
    ignoráis el cruel afán
    del que sin techo y sin pan
    pide descanso a la muerte.
    A remediar tanto duelo
    venid, ¡y habréis conseguido
    el amor del desvalido
    y la bendición del cielo!




    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Miér 18 Mar 2020, 02:08

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias




    En un álbum


    María, cuando pises del Báltico la orilla,
    si vuelves hacia España tus ojos con temor,
    las horas recordando, perdidas para siempre,
    en que el paterno beso tu frente acarició;

    Si turba tu mirada de lágrimas un velo
    y acaso murmurando tu labio una oración,
    tan sólo en esta tierra donde osciló tu cuna
    la losa de un sepulcro descubre tu dolor;

    Recuerda que aquí mismo con pura simpatía
    alguna mano amiga tus manos estrechó;
    y de tu triste padre guardando la memoria
    la de tu patria ausente recuerda con amor.

    Madrid, 1881.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Miér 18 Mar 2020, 02:11

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias




    En el álbum de S. A. R. La Srma. Infanta Dña. Paz de Borbón
    Con motivo de su enlace



    Pronto la mar y la encumbrada sierra
    te apartarán, señora,
    de esta que juzgo venturosa tierra
    al poseerte ahora.

    Quiera Dios que en la patria que te brindan
    deber y amor unidos
    a tu virtud los ánimos se rindan
    como aquí están rendidos.

    A embellecer el extranjero suelo
    te lleva la fortuna;
    no te olvides en él del puro cielo
    que cobijó tu cuna.



    En un álbum


    Como la diosa del amor nacida
    del mar azul entre la blanca espuma
    envuelta en manto de aromosas flores
    sobre las ondas se adormece Cuba;

    Allí a la luz de transparente cielo
    la palma alegre sombreó tu cuna,
    y hoy reflejan sus ramas tristemente
    charcos de sangre que el incendio alumbra.

    ¡Ay! cuando ahora ruborosa inclines
    tu frente, del amor a la coyunda,
    y al recibir la bendición sagrada
    dicha implores llorando de ternura;

    Pide también a Dios que pronto aleje
    de ingratos pechos la ambición ilusa,
    y llore en brazos de su madre España
    el dulce llanto del consuelo, Cuba.

    Madrid.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Jue 19 Mar 2020, 01:43

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias



    En la tarjeta postal de la fiesta de caridad de Cádiz


    De las azules ondas surgió en lejanos días,
    brindando su hermosura fugaces alegrías
    la diosa del amor.
    De las azules ondas hoy surge otra belleza,
    que en gozo inunda el alma, brindando su pureza
    consuelos al dolor.
    Si de las griegas costas, las verdes arboledas
    conservan aún el eco de las canciones ledas
    de ardiente juventud,
    La roca gaditana conservará en sus senos
    los ayes del que sufre, de bendiciones llenos
    y tierna gratitud.

    Cádiz, 1906.







    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Jue 19 Mar 2020, 01:45

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias




    En una tarjeta postal
    A Sevilla


    Como entre las densas nubes
    que el sol moribundo baña,
    imagina el navegante
    ver la costa abandonada,
    verte imagino, Sevilla,
    ¡siempre hermosa, siempre amada!
    a la luz de los recuerdos
    en la noche de mi alma.

    Madrid, Agosto 1902.



    En un abanico


    Al pie de los montes, besando sus flores
    hoy gimen las olas,
    acaso mañana, sus cimas asalten
    rugiendo espumosas.
    Así las corrientes del mar de la vida
    alteran las horas;
    ¡Dios quiera que nunca sus fieras borrascas
    tú, Carmen, conozcas!

    San Sebastián, Septiembre 1883.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Jue 19 Mar 2020, 01:47

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias




    En un álbum
    A Delfina, a María, a Josefina...



    Cuando en tu boca rosada
    clavando tu madre un beso,
    de tus párpados el peso
    roba todo a tu mirada.

    Y calla todo ruido
    y doblas tu blanca frente
    y una sonrisa inocente
    vaga en tu rostro dormido.

    ¿No te parece escuchar
    voz tan dulce, tan suave,
    que no hay en los cielos ave,
    que la consiga imitar?

    ¿No crees ver un jardín lleno
    de flores, pájaros, fuentes?
    ¿Unas alitas no sientes
    rozar blandas con tu seno?

    Ángela, Andrés, Agustina,
    son ángeles que del cielo
    cuanto sucede en el suelo
    ven con sonrisa divina!

    Aunque lejos te parecen,
    a tu lado siempre atentos,
    si eres buena, están contentos
    y cuando no se entristecen.

    Tú que con pena y amor
    les viste a los cielos ir,
    ¡hazlos siempre sonreír!
    ¡nunca les causes dolor!



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88367
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Jue 19 Mar 2020, 09:09

    Cuando en tu boca rosada
    clavando tu madre un beso,
    de tus párpados el peso
    roba todo a tu mirada.

    Y calla todo ruido
    y doblas tu blanca frente
    y una sonrisa inocente
    vaga en tu rostro dormido.

    ¿No te parece escuchar
    voz tan dulce, tan suave,
    que no hay en los cielos ave,
    que la consiga imitar?

    ¿No crees ver un jardín lleno
    de flores, pájaros, fuentes?
    ¿Unas alitas no sientes
    rozar blandas con tu seno?

    Ángela, Andrés, Agustina,
    son ángeles que del cielo
    cuanto sucede en el suelo
    ven con sonrisa divina!

    Aunque lejos te parecen,
    a tu lado siempre atentos,
    si eres buena, están contentos
    y cuando no se entristecen.

    Tú que con pena y amor
    les viste a los cielos ir,
    ¡hazlos siempre sonreír!
    ¡nunca les causes dolor!

    DELICIOSO POEMA, QUERIDA AMIGA Y EXQUISITO POETA - olvidado, como casi todos los poetas del s. XIX-.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Vie 20 Mar 2020, 03:16

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias




    Soneto


    Muerto está el corazón: ¡ni aun el suspiro
    exhala del dolor! Mustio, cansado,
    enmudece el laúd, desesperado
    fastidio y soledad do quiera miro.

    No con sueños poéticos deliro;
    no suspira mi pecho enamorado,
    ¡quisiera descansar! sí, que abrumado
    me siento por el aire que respiro.

    Ya no puedo cantar, ¡adiós, mi lira!
    tú que de mis ensueños y dolores
    el eco fuiste, queda abandonada!

    Si pronto el plazo de mi ser expira,
    tus vibraciones de pesar y amores
    repite en torno de mi tumba helada.

    Sevilla, Mayo 1849.



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Vie 20 Mar 2020, 03:17

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias




    En la muerte de Lincoln


    No sobre el campo del honor caído
    ni de banderas bélicas cubierto,
    dejó a ese cuerpo ensangrentado y yerto
    su espíritu inmortal nunca rendido.
    Del lauro ya del vencedor ceñido
    la ambición y el rencor en vil concierto,
    con golpe aleve le postraron muerto,
    la desgracia infamando del vencido.
    Mas la mano del bárbaro homicida,
    nuevo triunfo a los triunfos eslabona
    con que ilustró su generosa vida.
    ¡Que llora el mundo su fatal partida,
    y brilla más que la imperial corona
    la noble sangre de su frente herida!

    Impresa en el Florilegio de D. Juan Valera.



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Vie 20 Mar 2020, 03:18

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias




    Al año 1855
    Soneto



    Atrás te deja el tiempo en su carrera,
    del olvido a la tumba te avecinas,
    y cargado de muerte y de ruinas
    la misteriosa eternidad te espera.

    Un año nuevo con sonrisa fiera
    alza la frente cuando tú la inclinas,
    y cual tú de esperanzas peregrinas
    fecundiza del hombre la quimera.

    ¡Un año más en el que sangre y llanto
    verterá persiguiendo a la ventura!
    ¡Un año más que pasará muy pronto!

    Y en el que yo que filosofo tanto
    es posible que siga en la locura
    de estar enamorado como un tonto.

    31 Diciembre.



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Vie 20 Mar 2020, 03:21

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE


    Poesías varias




    A una señora al recibir una pintura de su mano que representa
    el sepulcro de Virgilio



    Magia fue de tu voz, bella Condesa,
    que imaginase respirar mi pecho
    las armoniosas auras que acarician
    los pinos de Sorrento.

    Magia fue de tu voz; de ella pendiente
    vi, de la luna al pálido reflejo,
    bajo el puente fatal de los suspiros
    remar al gondolero.

    Un hombre vi por solitarias plazas
    triste vagando, y murmuraba el eco:
    ¡no, no hay dolor cual recordar la dicha
    en miserable tiempo!

    Desgarrando el sudario de los siglos,
    de hervida lava la prisión rompiendo,
    crucé desiertas y olvidadas calles,
    vi palacios y templos.

    Del Circo vi la ensangrentada arena,
    los perfumados baños, y los juegos
    y alegres danzas en que Amor ceñía
    las rosas de Lieo.

    Hoy no es la magia de tu voz: tu mano
    lleva mi alma, por encanto nuevo,
    a contemplar, devoto peregrino
    de Posílipo el cerro.

    Allí, en la tumba del gentil poeta,
    de su canto renace en mí el recuerdo,
    y con él, de ilusiones que volaron,
    purísimo reflejo!

    ¿Cómo así logra reanimar la magia
    de tu mano y tu voz lo que ya ha muerto?
    Mas ¿qué no lograrás, bella Condesa,
    con tu gracia y tu ingenio?






    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Vie 20 Mar 2020, 03:23

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE

    Poesías varias




    Al Sr. D. Alberto Lista

    Lo que puedo te doy, y lo que he dado
    con recibillo tú, yo me enrriquezco.
    Garcilaso, Égloga 3



    Vuela del Betis a la hermosa orilla
    mustio dejando el suelo gaditano,
    vuela, rasgando la cortante quilla
    la dilatada espalda de Occeano:
    Y al contemplar las cristalinas fuentes
    que la ribera bética amenizan,
    mira pasar las rápidas corrientes
    que en la arenosa playa se deslizan.
    Torna los ojos, las verás bramando
    en el profundo piélago lanzarse,
    y con el fiero Noto reluchando
    en los muros de Gades estrellarse.
    Gades, sí, Gades, la ciudad hermosa
    que hoy afligida tu partida siente,
    y entristecida con la faz llorosa
    sólo un recuerdo implora de tu mente:
    Dulce recuerdo que alegrando el alma,
    blandamente halagüeño nos sonría,
    y que devuelva la perdida calma
    a la ardiente, alterada fantasía.
    Que no te olvidan, no, los que amoroso
    les mostraste la senda del saber,
    y de la ciencia el faro luminoso
    Atla billantc les hiciste ver.
    En imitarte cifran su ventura,
    y tan sólo pretenden alcanzar
    que algún destello de tu antorcha pura
    venga un día sus mentes a alumbrar.
    De ellos te acuerda cuando vida nueva
    des con tu ciencia al mísero mortal,
    mientras el alma su cantar eleva
    del Creador a la esfera celestial,
    Y ruega ansiosa que tu vida amada
    se digne largamente conservar,
    en tanto que la fama entusiasmada
    se prepara tu nombre a eternizar.

    9 de Mayo de 1844.



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88367
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Vie 20 Mar 2020, 05:37

    El problema de todos estos autores (Melchor Paláu y Catalá; Dacarrete; Ventura Ruíz Aguilera; Ricardo J. Catarineu; Josefina Pla...) es que son los grandes olvidados de la Poesía española. Yo creo que trayéndolos hacemos justicia.

    Gracias, amiga Lluvia.


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 21 Mar 2020, 02:22

    Pues así es, tal cual lo dices y menos mal que tenemos esta posibilidad.
    Seguimos pues.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 21 Mar 2020, 02:25

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE

    Poesías varias




    En la muerte de la célebre artista Doña Josefa Valero


    Antes que oculte la funesta losa
    ese caro cadáver, un momento
    permitid que a su vista dolorosa
    dígale adiós, mi amargo sentimiento.
    Sí; como yo también todos de llanto
    sentís el noble corazón henchido;
    a todos de su acento hirió el encanto
    ¡ay! todos para siempre la han perdido.
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    ¿A quién encierra ese ataúd estrecho?
    ¡Ya no es ella! ¡sus ojos sin mirada!
    ¡del muerto corazón tumba es su pecho!
    ¡yerta la voz en su garganta helada!
    ¡Y hace poco vibrando seductora
    arrastraba las almas; y esplendente
    ha poco vimos en felice hora
    la luz del genio en su modesta frente!
    ¡Ya todo se acabó! sordo su oído
    está de los aplausos al arrullo;
    ¡ni aun del rezo sentir puede perdido
    entre fúnebres ecos el murmullo!
    ¡Ya todo se acabó! Joven y hermosa
    la asió la muerte en sus fatales brazos,
    cual madre tierna, como casta esposa,
    aquí dejó del corazón pedazos.
    También dejaba como artista un mundo,
    sueños en él abandonó de gloria;
    él hoy la llora con dolor profundo,
    él levanta un laurel a su memoria.
    Y a este tributo, a la oración, al llanto
    ¡inmóvil yace en espantable calma!
    ¡Ay! ¿dónde fue del sentimiento santo
    el noble fuego? ¡A la región del alma!
    Sí; yo escucho una voz que nos lo grita:
    no todo acaba aquí, ya en la presencia
    de Dios, grande su espíritu se agita,
    y el misterio alcanzó de la existencia.
    Con desdén compasivo ya del suelo
    verá las glorias y el renombre vano...
    si ángel nos mira desde el alto cielo,
    a ella se eleve el corazón cristiano.

    Sevilla 12 de Marzo de 1851.





    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 21 Mar 2020, 02:29

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE

    Poesías varias




    A la muerte del poeta Arolas

    Requiescat in pace. Amen.



    Cruza velado por flotantes nubes
    el astro de la noche su carrera,
    y trémula en un mármol reverbera
    su misteriosa luz;
    un sepulcro es reciente; aun removida
    no da la tierra funerarias flores,
    sólo alumbran los pálidos fulgores
    una bendita cruz:

    Símbolo de dolor y de esperanza
    ella declara que en descanso inerte
    allí reposa un ser, y por su suerte
    demanda una oración;
    el que, hincando en el polvo la rodilla,
    por ella implora con piedad ferviente,
    de pura gratitud un eco siente
    herir su corazón.

    Remeda el mar los cantos funerales
    estrellando sus olas en la piedra,
    salpicando tal vez la obscura yedra
    que reviste el ciprés;
    el cimbrando su fúnebre penacho
    por cima los sepulcros entreabiertos,
    de la ciudad ahuyenta de los muertos
    los mundanales pies.

    ¿Qué se encierra debajo aquesa losa?
    un cuerpo que abrigaba un alma inquieta,
    él era un genio ayer, era un poeta;
    ¡hoy es polvo no más!
    Un rayo vio de inspiración divina
    el hombre relucir sobre su frente,
    sobre ella el gusano hoy lentamente
    su cuerpo arrastrará.

    ¡Y está sólo el sepulcro! acaso un ave
    hasta él conduce su volar perdido,
    lo saluda al pasar con un gemido
    y sigue con ardor;
    del dudoso crepúsculo las brisas
    lo acarician también con blando arrullo
    mientra el Turia en su lánguido murmullo
    le prueba su dolor.

    Mas ni una voz del funerario hueco
    contesta, ni demanda ni un tributo;
    aterrador silencio aumenta el luto
    de tan triste lugar!
    Ni una señal que indique al pensamiento
    cuál será de su espíritu la suerte.
    ¿Qué de la llama fue, que ni a la muerte
    le es dado sofocar?

    ¡Silencio! ¡en el misterio de las tumbas
    la eternidad esconde su destino!
    húndete pensamiento en el mezquino
    lugar de corrupción.
    Tus atrevidas alas impotentes
    al alzarse aumentaron tu caída,
    confúndete, ya está desvanecida
    tu orgullosa ilusión.

    Quiera un descanso a su afanosa vida
    haber piadoso concedido el cielo,
    y trocado sus horas de desvelo
    en horas de quietud!
    Su alma arrebatada del delirio,
    su corazón prensado de tristeza...
    ¡Cuánto posar ansiara su cabeza
    sobre el negro ataúd!

    En él está la paz; allí cerrado
    al mundano rumor duerme el oído;
    no se siente el fastidio maldecido
    que acompaña al placer;
    no hay lágrimas ni risas, no; la mente
    claro su porvenir a ver alcanza,
    no flota entre la duda y la esperanza
    condenada a creer.

    ¡Ah, no lloréis por él! nada ha perdido!
    fue un arpa; con sus dulces vibraciones
    arrobó de placer mil corazones...
    el arpa se rompió:
    mas al saltar sus cuerdas, respetoso
    el aire, embebecido en su armonía,
    las notas de su vaga melodía
    en sus alas guardó!

    Recogedlas, guardad esas canciones
    ecos tal vez del corazón doliente,
    tal vez hermosos sueños del Oriente,
    que nos hablan de amor;
    del corcel galopando entre la arena,
    de la sangrienta lanza del guerrero,
    del amoroso canto lastimero
    del viejo trovador.

    ¡Guardadlas sin llorar! ¿qué le esperaba?
    ¿más laureles ceñir a su cabeza?
    su sombra que hermosea, da tristeza,
    sus hojas muerte dan.
    Deslumbra con su brillo una corona.
    ¡Bella mentira que adornando mata!
    Su tronco envenenó la turba ingrata
    con envidioso afán.

    ¡Duerme, Arolas en paz, duerme y perdona
    al que atrevido en tu sepulcro canta!
    ahogar la voz quisiera en mi garganta
    que el mármol profanó.
    Porque el labio mundano callar debe
    en el alcázar de las tumbas santo;
    mas no altera tu paz mi débil canto...
    ¡ya el viento lo llevó!

    Sevilla, Enero de 1850.





    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 21 Mar 2020, 02:33

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE

    Poesías varias




    El canto del labrador




    I

    Ya suena la campana del cortijo
    llamando a descansar; en los rastrojos
    canta la alondra, entre celajes rojos
    su luz oculta el sol.
    Cesa el trabajo, hacia el caliente establo
    camina el buey con paso perezoso,
    mientra el ganado agrúpase medroso
    en torno del pastor.



    II
    Vamos a descansar; pero el silencio
    sublime que el crepúsculo derrama,
    la oración interrumpa que reclama
    la Madre de Jesús.
    Sí; descubierta la sudosa frente,
    las rodillas en tierra, nuestro acento
    suba a ella, que el pobre pensamiento
    bañará con su luz.



    III
    Ella, Madre amorosa, nuestros pasos
    irá guiando por la angosta senda,
    hasta el umbral donde la dulce prenda
    de nuestro casto amor
    esperará anhelante que lleguemos
    de nuestros hijos con afán cercada:
    ya la frugal comida preparada
    del hogar al calor.



    IV
    Es el moreno pan a nuestra boca
    rico manjar porque el Señor lo envía;
    de los niños la cándida alegría
    nos llena de placer.
    Y las caricias de la tierna esposa
    que nuevo ser de nuestro ser recibe...
    goces que el hombre que en el mundo vive
    no puede comprender.



    V
    Consérvame, Señor, mi humilde lecho
    donde encuentran mis miembros el reposo,
    donde recibo el beso pudoroso
    que bendijiste tú.
    Donde en los brazos de tranquilo sueño
    serena se adormece el alma mía,
    hasta que llama a mi ventana el día
    con su rosada luz.






    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 22 Mar 2020, 02:13

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE

    Poesías varias




    La casa del Campillo


    Fatale exitium corde durato feram
    Donec fortunam criminis pudeat sui.
    Fedro.

    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    Hora tras hora, que el dolor alarga,
    miro pasar bajo mi angosto techo,
    treguas pidiendo a mi fortuna amarga.

    ¡Sin pan las prendas de mi amante pecho!
    ¡Del hambre por la sorda mordedura
    yo vencido también a mi despecho!

    En vano en el papel fijo insegura
    mi mano por el frío entumecida;
    que más la mente que la noche, obscura,

    ni una chispa, del cielo bendecida,
    produce que liberte al pensamiento
    de la angustiosa cárcel de mi vida.

    En infecunda postración lo siento,
    por ásperas verdades amarrado,
    agriar con la memoria mi tormento.

    Ella el tiempo revive en que alentado
    a toda noble empresa, juzgué loco
    que dicha y glorias me guardaba el hado.

    Por ella el día perdurable toco,
    cuando a salvar a Europa apercibida,
    inflama España de la guerra el foco:

    El humo de la pólvora encendida
    robaba al aire su lugar; sus olas
    bañó en sangre la mar, enmudecida

    de respeto a las armas españolas,
    y allí, con sangre de mi noble herida
    yo esmalté sus triunfantes banderolas...

    También la hora de zozobra llena,
    renueva, en que pensaba en mortal hierro
    convertir del cautivo la cadena;

    Muy más atento que a romper mi encierro,
    a clavar por mi rey la cruz divina
    de la africana costa sobre el cerro.

    El torpe miedo y la traición mezquina
    truecan en aire y bárbaro castigo
    la ilusión de mi hazaña peregrina;

    Y yo la vida rescatar consigo
    porque el hacha apartó de mi cabeza
    secreto amor que morirá conmigo...

    ¡Ay! ¿Cuál el premio fue de la nobleza
    conque una y otra vez busqué la muerte,
    de mi patria y mi fe por la grandeza?

    ¡Grosero olvido y menosprecio advierte
    siempre y doquier mi espíritu cansado,
    a quien se afana por rendir la suerte!

    Mas no será: si el lauro codiciado
    a mi valor se niega, no abatido
    la frente doblaré, sí resignado.
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
    Ya de la aurora el rayo apetecido
    al cielo vuelve su color, e inflama
    con nueva vida al mundo adormecido.

    Como su hermosa y apacible llama,
    de las tinieblas vencedora, vierte
    luz y alegría en cuanto vive y ama,

    rompiendo así las sombras de la muerte,
    quizá en un tiempo la memoria mía
    vengará los agravios de la suerte...

    ¡Si ya se acerca el suspirado día,
    de mis lloradas culpas el delirio
    quiera Dios perdonar en mi agonía
    y pagar con su amor tanto martirio!




    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 22 Mar 2020, 02:18

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE

    Poesías varias




    El Romancero de la Guerra de África

    Romance XV
    Bombardea la escuadra los puertos de la Ría




    Tarde y perezosamente
    rasga las sombras espesas
    de la noche el turbio sol,
    que el soplo de Enero hiela;
    mas de la africana costa
    entre lo obscuro clarean
    ya los peñascosos cerros
    que esclavas las olas besan.
    Entre impaciente y dudoso,
    el alma en los ojos puesta,
    el marinero español
    los descubre entre la niebla.
    Al verlos redobla inquieto
    su entusiasmo en la faena;
    y cuando el fulgor del alba
    pudoroso luce apenas,
    ya bañándose en espuma
    la volteadora paleta,
    ya horadando el agua el hélice,
    ya henchida la blanca vela,
    a combatir aprestada,
    el mar que surca hermosea
    la noble escuadra española,
    que a todo trapo navega.

    ¡Qué gozo brilla en los ojos,
    qué afán el ánimo alienta
    del marino, ya en sus manos
    viendo encendida la mecha!
    Por santa envidia mil veces
    combatida su alma inquieta,
    vencer y morir con gloria
    vio a sus hermanos en tierra.

    ¡Qué bien del noble Bustillos
    hoy la voz se lo recuerda!
    ¡Allí las huestes del moro
    segaron sus bayonetas!
    ¡Allí vertieron su sangre
    por la Patria y por la Reina!
    ¡Que por la Reina y la Patria
    hoy se derrame la nuestra!

    Sacude el viento las jarcias,
    la ola el costado golpea,
    se escapa el vapor rugiendo,
    cruje la nave, y se mezclan
    al pito y a la bocina
    voces que el viento se lleva,
    formando un rumor confuso,
    imponente, que se eleva
    ya como oración grandiosa,
    ya como clamor de guerra.

    En la boca de la ría,
    de la línea a la cabeza,
    la capitana del fuerte
    a los huecos bronces reta.
    En vano llama al combate;
    el preñado cañón truena
    sobre la oscilante tabla,
    lanza el estrago, y deshecha
    la nube de humo, impasibles,
    mostrando entre las almenas
    apagados los cañones,
    a los fuertes se contempla.
    Como gigantes cadáveres
    yacen en la orilla; prueba
    nuestra gente una vez... otra
    a despertarlos... ¡Empresa
    inútil! a nuestras balas
    ninguna bala contesta.

    Quien del ansiado combate
    ve la esperanza deshecha,
    ¿por qué no tiene valor?
    dice, abatida la diestra.
    ¿Sólo con la mar y el viento
    mi lucha ha de ser eterna?
    Si Dios lo quiere, si así
    sólo en holocausto acepta
    nuestras vidas por España,
    ¡oh! ¡que de nuevo por ella
    arroje el agua insepultos
    nuestros cuerpos a la arena!

    Y así diciendo, a las lanchas
    la gente se arroja, rema,
    corta el bote de la ría
    la virgen corriente; llegan
    al fuerte, escalan el muro,
    en su recinto penetran,
    y en vez de ronca amenaza,
    en vez de triste querella
    suplicante, sólo hiere
    su sentido la voz hueca
    del eco, que temeroso
    zumba en las cuadras desiertas.
    La soledad y el espanto
    allí cual señores reinan,
    borrando del fugitivo
    las mal estampadas huellas;
    y en las mudas baterías
    desplegada al aire ondea
    sobre el africano muro
    del español la bandera.

    ¿Por qué alegre vocerío
    del Norte a la parte suena?
    ¿Quién de la playa a las rocas
    con planta impaciente trepa?
    Ya los rápidos transportes,
    ya la escampavía ligera,
    una y otra vez remolcan
    cargadas lanchas a tierra;
    y al pisarlas los que vienen,
    a España la vista vuelta,
    con una triste sonrisa
    la saludan y se alejan.

    Tal vez al paso que el aire
    la marcial música llena,
    va un sofocado suspiro
    volando a la orilla opuesta;
    tal vez la mano que pronto
    rayo será en la pelea,
    entre airada y temblorosa
    húmedos ojos restriega;
    tal vez de una voz querida
    el viento imita la queja;
    tal vez al paso se oponen
    fantasmas calenturientas:
    el tierno niño llorando,
    que las rodillas aprieta
    del padre; la casta esposa
    que sin respirar le alienta;
    la madre que por vez última
    bendice al hijo y le besa;
    la amante virgen que a solas
    con lágrimas por él reza.

    Pero al descubrir al lejos
    en los picos de la sierra
    de las mal enjutas armas
    el brillo, al mirar de cerca
    los atezados semblantes,
    que largas barbas sombrean,
    y los honrosos girones
    del poncho, que mal recelan
    de la bala y la gumía
    las ensangrentadas huellas,
    el bravo general Ríos
    clama a los suyos: ¡Que sean
    para ellos estos recuerdos
    que nuestros almas penetran,
    aliento que los anime,
    oración que los defienda!
    ¡Sus! como a ellos, soldados,
    pensemos que nos esperan
    aquí el deber y la honra:
    ¡Allá por nosotros ruegan!
    ¡Sus! ¡Al combate!-¡Al combate!
    Estremecida la sierra
    repite, y los batallones
    marchan alegres con nueva
    sangre a ennoblecer el suelo
    que bajo las plantas tiembla.

    Ocupados ya los fuertes,
    se oyen rechinar las cuerdas
    y dan crujidos las cabrias
    que a los morteros sustentan.

    El temido tren de sitio
    baja formidable a tierra
    y en formas mil la victoria
    y la muerte en él se encierran.
    Ya los salvadores puentes
    todo recelo desechan
    de que estorbar nuestro paso
    ningún obstáculo puedan.
    Ya del hendido cañón
    la angulosa boca muestra
    hambre de despedazar
    las enemigas trincheras.
    Ya el serpenteante cohete,
    parece que ansioso espera
    la chispa para volar,
    dispersando la agarena
    masa de negros jinetes,
    como huracán hojas secas.

    ¡Ah, Tetuán infelice!
    que verás pronto contempla
    amenazantes reductos
    brotar en tu verde vega;
    cual traílla de lebreles,
    que al cohibido tigre cerca,
    irán cercando tus muros
    hasta abrazarse a tus piedras.
    Pronto de inflamados globos
    serán tus mezquitas presa,
    montón de escombros tus casas,
    y tu laguna sangrienta!
    ¡Ah, Tetuán infelice!
    No opongas loca defensa
    contra la mano de Dios
    que tus errores condena.
    Luz de verdad para el alma,
    condición que te ennoblezca,
    los que enemigos juzgaste
    hoy, pobre ciudad, te llevan.
    ¿Por qué, por quién de tus hijos
    hoy tantos muerden la tierra?...
    No tiene patria el esclavo;
    no adora en Dios quien la afrenta.




    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55057
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 22 Mar 2020, 02:21

    ÁNGEL MARÍA DACARRETE

    Poesías varias





    A una fuente


    I

    Resbalando entre arenales
    ¡pobre fuente!
    vas, tus puros cristales
    nunca riza suavemente
    aura dulce embalsamada
    con la aroma de las flores,
    que tu orilla abandonada
    no sonríe matizada
    con sus vívidos colores.



    II
    Mustia yerba sólo crece
    también triste.
    Sobre ti el llorón se mece
    y de sombra el margen viste,
    y la tórtola quejosa
    acompaña tu murmullo
    con su cántiga llorosa,
    a algún ave más dichosa
    alejando con su arrullo.



    III
    ¡Ah! ¡Sin flores y sin aves
    que su pluma
    sumerjan en los suaves
    blancos copos de tu espuma!
    ¡Oh fuente, siempre has de estar
    en este desierto sola!
    ¿Por qué llegaste a brotar?
    para ir al Piélago a hallar
    un sepulcro en cada ola?



    IV
    Pero no, cuando cansado
    el caminante,
    arrástrase fatigado,
    tardo el paso y vacilante;
    cuando oprimido su seno,
    el calor, ronco maldice,
    si ve tu raudal sereno,
    ¡de cuánta delicia lleno
    su corazón te bendice!



    V
    El árido labio aplica
    a tu corriente,
    su seco ardor dulcifica
    y respira libremente;
    en tu orilla recostado
    su frente tostada moja,
    y en tu frescura embriagado
    su cuerpo débil, postrado,
    en brazos del sueño arroja.



    VI
    ¡Cuán benéfica es tu vida
    silenciosa!
    Fuente entre arenas perdida,
    tan humilde como hermosa.
    ¡Cómo el claro azul del cielo
    refleja tu linfa pura!
    ¡Cómo resbalas obscura
    dulce raudal de consuelo
    escondido en la llanura!



    VII
    ¡Cuán dichosas emociones
    a mi alma,
    que contristan las pasiones,
    dan tu amor, tristeza y calma!
    Deja en tu orilla me siente,
    y de recuerdos fatales
    abrumado tristemente,
    con una lágrima aumente
    tus purísimos raudales.

    Sevilla, 6 Enero 1851.



    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    Contenido patrocinado


    ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904) Empty Re: ÁNGEL MARÍA DACARRETE HERNÁNDEZ (1827-1904)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun 24 Jun 2024, 01:12