Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 959155 mensajes en 44644 argumentos.

Tenemos 1508 miembros registrados

El último usuario registrado es Guillermo De Marco

Últimos temas

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 28 usuarios en línea: 4 Registrados, 1 Ocultos y 23 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

clara_fuente, javier eguílaz, José Antonio Carmona, Simon Abadia


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Julio 2022

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Donald Hall (1928-2018) Empty

Donald Hall (1928-2018)

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 37818
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Donald Hall (1928-2018) Empty Donald Hall (1928-2018)

Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 02 Mar 2020, 15:16

.


Donald Hall

Donald Andrew Hall Jr. fue un poeta, escritor, editor y crítico literario estadounidense. Fue autor de más de 50 libros de varios géneros, desde literatura infantil, biografía, memorias, ensayos e incluso 22 volúmenes de versos. Hall se graduó de la Academia Phillips Exeter, Harvard y Oxford.
Nació el 20 de septiembre de 1928, en Hamden, Conneticut, Estados Unidos.
Falleció el 23 de junio de 2018, en Wilmot, Nuevo Hampshire, Estados Unidos.


POEMAS DE DONALD HALL:

MANZANAS BLANCAS

Una semana después de la muerte de mi padre
desperté
con su voz en mis oídos
………………………..me senté en la cama
contuve mi respiración
y clavé los ojos en la puerta pálida, cerrada

manzanas blancas y un sabor a piedra

si él volviese a llamar
me pondría un abrigo y los zapatos.


ARDOR

Al cuidarla me sentí vivo
en el momento animal,
olfateando al depredador.
Su muerte fue lo peor
que pudo suceder,
y cuidarla, lo mejor.

Después de su muerte, grité,
molestando al perro deprimido.
Ahora ya no cubro
la pared tapizada
con fotografías,
ni la llamo “tú”
en un poema. Ella retrocede
hacia el museo de granito
JANE KEYTON 1947-1995.

Añoro la presencia de
la mujer de mil rostros
que hace
metáforas
y pica cebolla, bebiendo
una copa de Chardonnay,
engrasando la sartén, tarareando
en voz baja, tal vez pensando
cómo cerrar un poema.
Ahora, al hacer el amor,
algo va mal.
El otoño pasado, una mujer me dijo:
“Desconfío de tu ardor”.

Este invierno en Florida
era reacio a las parejas
de mi edad que paseaban
con sus carnes flojas
tomadas de la mano. Miré
a las mujeres jóvenes con rencor
y deseo, incapaz de amar
o de trabajar o de morir.

Las horas son lentas y las semanas
veloces en su vacío.
Cada día transcurre mientras recito
mis quejas. La lujuria es un dolor
que se giró en el lecho
para mirar hacia el otro lado.


AFIRMACIÓN

Hacerse viejo es perderlo todo.
Envejecer, lo sabemos.
Incluso cuando somos jóvenes,
a veces lo vislumbramos, y lo afirmamos
al morir el abuelo.
Luego remamos durante años en el estanque
de la mitad de la vida, ingenuos y contentos. Pero un matrimonio,
que había comenzado sano, se dispersa
en los escombros de la orilla,
y un amigo de la escuela
muere en la playa rocosa.
Si un nuevo amor carga con nosotros
ya pasada la madurez, nuestra esposa morirá
en su etapa más fuerte y más hermosa.
Nuevas mujeres vienen y van. Y todas se van.
Si el bello amante anuncia
que ella es pasajera es pasajera. La mujer audaz,
de mediana edad contra nuestra vejez,
se hunde en una ansiedad incapaz de soportarlo.
Otro amigo de hace décadas se distancia
con palabras que contaminan treinta años.
Ahoguémonos bajo el barro en el borde del estanque
y afirmemos que es apropiado
y gustoso perderlo todo.


SEXO SEGURO

Si ni él ni ella se conocen, y confían en que no volverán
a verse de nuevo; si él evita las palabras afectuosas;

si ella ha cultivado una piel insensible bajo su piel; si ambos desean
tan solo el tributo del llanto ajeno; si se utilizan uno al otro

para vengar viejos amantes o familias de derecho y acero;
entonces no habrá traiciones, cartas abiertas sin leer,

sin frenesí, sin palabras preferidas de humillación constante,
sin días de temblor, sin vómitos a medianoche, sin la repetida

aparición de un cuerpo flotando bajo la orilla del
…….estanque.


DESPUÉS DEL AMOR

Cuando el amor se vacía de sí mismo,
nuestros cuerpos se colman totalmente.

Durante una hora yacemos trenzando
el pulso y la piel,

como bebés que suspiran
y dormitan, ensoñados con leche.


(Versiones de Luis Alberto Ambroggio)


.


Última edición por Pedro Casas Serra el Mar 24 Mayo 2022, 13:08, editado 1 vez


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador


Cantidad de envíos : 37818
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 74
Localización : Barcelona

Donald Hall (1928-2018) Empty Re: Donald Hall (1928-2018)

Mensaje por Pedro Casas Serra Sáb 21 Mayo 2022, 13:05

.


Algunos poemas del libro de Donald Hall, Without (Sin) (Sonámbulos Ediciones, 2022), en traducción de Juan José Vélez Otero:


SU LARGA ENFERMEDAD

Desde el amanecer hasta que caía la noche
permanecía junto a su esposa en el hospital
mientras que la quimioterapia, gota a gota,
fluía por el catéter hasta el corazón.
Bebía café y leía
el Globe. Paseaba de un lado a otro, trabajaba
en sus poemas; le frotaba la espalda
y le leía en voz alta. Dominados por el miedo
lloraban y se declaraban, cándidamente,
su mutuo amor una y otra vez.
Una mañana mientras caía la nieve Jane contemplaba
la oscuridad borrosa por los copos.
Desplazaron el gotero, al que ella llamaba Igor,
lentamente a través del control de enfermería
hasta la puerta exterior
para que pudiera respirar el olor de la nieve.


*


Esta vez pusieron a Jane
en el Ala Este -no había habitación en la Burbuja-
pero él recordaba donde estaba.
Una tarde, despistado,
merodeando cerca de la confortablemente acristalada
y aislada sala 4, vio a una persona
aparecer apresuradamente por la pesada puerta
gritando, bañada en lágrimas, tambaleándose,
y detrás un enfermro
que la cogió y se la llevó de allí.
Cuando volvió con Jane
no le contó lo que había visto.
Más tarde un celador les dijo
que había una cama para ella en la Burbuja.


*


Merodeaba afanoso junto a la cama
de Jane: ¿Qué puedo hacer?
Tendría que haber sido  insoportable,
mientras sufría sus propios dolores,
ver la cara preocupada de su marido
planeando sobre ella, siempre deseoso de hacer
algo cuando no había
absolutamente nada que hacer.
En su interior, un niño de cuatro años
sabía que, si era bueno, amable,
considerado, intachable, perfecto,
ella nunca lo abandonaría.


*


¿Por qué no eran
felices, cuatro meses atrás sí, entonces,
Jane no tenía
leucemia? Dentro de un año, ¿se preguntaría
por qué no estaba contento
ahora? Por consiguiente, estaba contento.


*


La mañana siguiente
trabajaron seleccionando poemas
para Otherwise, eligieron
cantos para el funeral; y se intercambiaron
palabras mientras redactaban
y corregían su necrológica. Al día siguiente,
trabajando de nuevo
en el libro, él notó que ella se sentía débil
y le propuso dejar el trabajo para otro día.
Jane negó con la cabeza: "Ahora", le dijo.
"Hay que acabarlo ahora".
Después, rendida por el sueño
dijo, "¿No fue divertido?
Trabajar juntos, ¿no fue divertido?


*


Hablaban de sus aventuras:
el viaje por Inglaterra
recién casados
y los que hicieron a China y a la India.
También rememoraron
los días cotidianos: los veranos en el lago,
cuando trabajaban juntos en sus poemas,
los paseos con el perro, cuando leían a Chéjov
en voz alta. Cuando él se refirió
a las innumerables tardes románticas
en que habían gozado de dicha y reposo
en aquella misma cama pintada,
Jane estalló en lágrimas
y dijo: "¡Se acabó el follar! ¡Se acabó el follar!"


*


"Morir es fácil", dijo ella.
"Lo peor es... la separación".
Cuando dejó de hablar
se tumbaron los dos juntos, tocándose,
y ella clavó en él
sus bellos ojos enormes, redondos y marrones,
brillando sin pestañear,
radiantes de amor y miedo.


WITHOUT (SIN)

vivíamos en una nación como una pequeña isla de piedra
sin color bajo nubes grises y viento
lejos del inmenso océano la leucemia
linfoblástica aguda sin gaviotas
ni palmeras sin vegetación
ni vida animal sólo percebes y musgos
color plomizo que oscurecían a medida que
.................lo hacían los meses

horas días semanas meses semanas días horas
el año transcurría sin puntuación
febrero sin hielo aguanieve invernal
de nuevo nieve derretida sólo nada
ni deshielo aunque los fríos arroyos fluían veloces
ni galantos ni rosas de azafrán ni hojas
amarillas ni rojas del arce sin octubre

sin primavera sin verano sin otoño sin invierno
sin lluvia sin relámpago de peonia ni zorzal
el libro era mil páginas sin comas
sin ratones sin vendavales de hojas de roble
sin castillos sin plazas sin banderas sin loros
sin carnaval ni procesión de santos
insoportable sin paréntesis ni puntos

silencio sin color sonido sin aroma
sin manzanas sin corteza de cerdo
sin puntuación sin iglesias sin intervalos
sin picos naranja de oropéndolas sin ópera no
sin dedos sin narcisos sin mejillas
el cuerpo era una nación una tribu labrada en piedra
violada sangre blanca partida en pedazos

provincias invadidas bombardeadas tiroteadas voladas
artillería francotirador helicóptero de combate
granada incendio muerte mina hambruna
el alto el fuego duró cuarenta y ocho horas
entonces una bomba explotó en un mercado
dolor vómito neuropatía morfina pesadilla
confusión dolor el terror la tortura

vincristina ara-c Cytoxan vp-16
pérdida de memoria, pérdida del habla pérdidas
pneumocystis carinii pneumonía bactrim
un mar profundo sin espumas sin mar
delirio latigazos de petequia
numerosas ampollas de herpes zoster
y cómo te encuentras hoy me encuentro

una tarde por decir salió el sol
el musgo se puso verde las hojas se cayeron
abrió el mercado una barra de pan un gorrión
un esquelético perro solitario olisqueando un tarugo
sería posible coger un lápiz
estrofas nunca escritas recuperadas y corregidas
hermosas terribles frases sin pronunciar

el mar de olas imparables el mar gris
restos flotantes sin islas embalajes rotos
bloque tras bloque la misma casa en el centro comercial
sin catedral sin lugar para los mendigos las mismas mujeres
y hombres deseaban beberse los campos de heno nada
sin perro sin punto y coma sin plaza de pueblo
sin mono ni azucenas sin ajo


TARJETA POSTAL: 22 DE ENERO

Me hice fuerte durante el verano y el otoño
y ahora puedo cargar con tu muerte. Le doy de comer,
la baño, la acuno, y le cambio los pañales.
Levanta su pequeña calavera, sosegada
y trémula. Sonríe, escupe, hace caca
en el váter, aprende a leer y a multiplicar.
La veo crecer, prosperar, desarrollarse.
Es la niña preferida de su madre.


HIERBAJOS Y PEONÍAS

Tus peonías florecieron blancas como un turbión de nieve
con el centro manchado de motas rojas
en tus magníficos arriates junto al porche.
Entro en casa con una formidable flor
y la pongo en un cuenco de cristal con agua
..................tal como tú lo hacías.

Los placeres cotidianos, el recuerdo de la felicidad,
golpean como la nieve en el jardín abandonado,
triunfantes sobre las margaritas. Tu abrigo azul
se aleja camino de Pond Road entre imaginarios
..................copos de nieve,
Gus a tu lado moviendo su larga cola,

pero no volverás a aparecer cansada y feliz
y las constantes partículas del dolor llenan el aire
como el alarido del perro a lo largo de la noche,
o como el gato desperezándose al despertar para después
volver a enroscarse y soñar con los pezones
..................de leche de su madre.

Un mapache arrancó un geranio de su tiesto.
Las flores, las raíces y la tierra desparramadas
en el jardín trasero donde comienzan los lirios
su gira diaria sobre los muros de piedra
en la eterna estación de los rosales. Paseo junto a hierbajos
y peonías blancas mirando al Mount Kearsage
adonde subías con tus botas cárdenas.
"Vuelve pronto. Ten cuidado al bajar."
Tus peonías inclinan sus grandes pétalos hacia el poniente
como si fueran a vencerse. Algunas ya están vencidas.





_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Fecha y hora actual: Jue 07 Jul 2022, 05:38