Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 742276 mensajes en 37877 argumentos.

Tenemos 1319 miembros registrados.

El último usuario registrado es José Vicente.

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 37 usuarios en línea: 11 Registrados, 2 Ocultos y 24 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

cecilia gargantini, Esther Gladys Noriega, F. Enrique, javier eguílaz, José Antonio Carmona, Maria Lua, Maria Román, Pedro Casas Serra, Ramón Carballal, Simon Abadia, Walter Faila


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Miér 17 Mayo - 4:10.

Julio 2018

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

"Elogio de los signos ortográficos", por Joan-Pere Viladecans (La Vanguardia, 6 julio 2018)

Comparte
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 27390
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 70
Localización : Barcelona

"Elogio de los signos ortográficos", por Joan-Pere Viladecans (La Vanguardia, 6 julio 2018)

Mensaje por Pedro Casas Serra el Vie 6 Jul - 19:32

.


"Elogio de los signos ortográficos", por Joan-Pere Viladecans (La Vanguardia, 6 julio 2018)


El titular: "Muerto en el acto". Así sin más. El equívoco era inevitable. Luego ¿murió de golge, de improviso, fulminado? En otra edición se añadió una aclaración por medio de un utilísimo paréntesis: (sexual). En estos casos debemos estar agradecidos a los signos ortográficos. Puntos suspensivos, comillas, paréntesis, comas... Un lujo del idioma, de los idiomas, que facilita la comprensión. Se esquivó una posibilidad más creativa y cómplice con la imaginación del lector, unos elegantes puntos suspensivos: "Muerto en el acto...". O "Muerto en el "acto" de servicio". Los redactores actuaron con ironía que, digan lo que digan, siempre es un signo de inteligencia que celebrar.

El caso es que el ciudadano fallecido "murió en el acto" - gracias, comillas - pero no de cualquier manera. Pringó en el libre ejercicio copulativo entrando así a engrosar la leyenda urbana de efemérides célebres. Pero la lamentable defunción ¿se produjo antes, durante o después? Ya me entienden. Hay notables diferencias; en la primera hipótesis se podría haber producido por estrés, miedo, mala conciencia..., o sea: un diagnóstivo psicológico. Si fue después, bueno, es evidente: un ataque de júbilo descorchado. Estamos, pues, prisioneros del paréntesis que va del sosiego al deleite. Una cuestión de matiz. Y de puntuación ortográfica.

El fornicio furtivo tiene sus riesgos. Un decreto municipal debería obligar a los lupanares solventes, y a los que no, a disponer de desfibriladores, cafinitrinas, ansiolíticos.., parque para perros y bicicletas, seres queridos que siempre nos confortan en situaciones difíciles. Una fornicación sostenible. Correcta en lo político. Y es que un difunto en una casa de lenocinio es algo incómodo, perturbador y literario. ¿Qué hacer? Pero vaya usted a saber a lo que va el personal, aparte de para desembozar cañerías. ¿A que le hagan caso? ¿A tratarse de soledades? ¿A representar aquello que quería ser y nunca será? ¿A ocultar, tarifando, fracasos y frustraciones? Un político que hubiera querido ser torero. Un funcionario con ínfulas de delantero centro. Un juez que desearía ser transexual. Un hipocondríaco al que ya no escuchan los médicos... - otra vez puntos suspensivos -. No todo acaba intercambiando humedades. Ya saben: hay gente pa tó. Lo dijo el Gallo. ¿O quizá fue Josep Pla? Ahora mismo...

Joan-Pere Viladecans


.


    Fecha y hora actual: Dom 22 Jul - 20:33